Rakuin no Monshou Volumen 4 - Capítulo 1

NUBES OSCURAS SOBRE APTA 

Oubary Bilan llegó a Apta dos horas después de la puesta del sol. Por supuesto, debió llegar cuando aún era de día, pero así era Oubary: después de haber permanecido demasiado tiempo con las mujeres en la ciudad de la post-estación, había llegado tarde. Pero no había razón para apresurarse. Por lo que había escuchado, después de ser atacado violentamente por Taúlia, Apta finalmente se había visto obligada a aliarse con ellos. Se sintió deprimido al imaginarse la miserable atmósfera de derrota que debe estar impregnando el interior del castillo. Aunque... 

Ya que es ese príncipe que supuestamente había dejado de ser tan infantil. 

Siendo ese el caso, no se sentía tan mal. 

Oubary albergaba rencor contra el heredero al trono imperial, Gil Mephius. Con motivo de la primera campaña del príncipe, sólo él había sido reconocido por sus actos meritorios; en el momento de la rebelión de Zaat, se suponía que su “acuerdo” con Noue desembocaría en que Oubary desempeñara el papel de héroe patriótico, pero, por culpa del príncipe, ese plan había fracasado por completo, y en su lugar, la desaparición del príncipe en plena insurrección desencadenó que Oubary incurriera en el descontento del emperador. 

Por eso, cuando estalló una revuelta de esclavos en Kilro, una zona al sureste de Solón, Oubary se había ofrecido para reprimirla personalmente. Como general que se jactaba de una larga carrera militar, volcar su espada contra algo como los esclavos no era algo de lo que pudiera jactarse. Había cumplido su misión a pesar de todo, pero su orgullo por su noble persona había sufrido un duro golpe. 

Ya sea esa vez o esta. 

Oubary sintió que todo era culpa del Príncipe Gil. El hecho de que los esclavos hubieran organizado un levantamiento armado en ese momento se debió probablemente a la rebelión de Zaat. Pero Oubary creía que la actitud indulgente de Gil al nombrar a los esclavos como soldados de la guardia imperial, o al hacer sus subordinados personales a los esclavos gladiadores que se habían rebelado, también era culpable. 


— Humph. 

Al llegar a un punto desde el que se divisaba la Fortaleza Apta, Oubary pudo ver claramente que su aspecto había cambiado debido a los bombardeos. Parecía muy dañada. Oubary sonrió desagradablemente. Incluso la puerta del castillo aún no había sido reparada del todo. 

— General Oubary Bilan, entrando al castillo. 

Con esa proclamación, pasó por la puerta parcialmente destruida. 

¿Oh? 

Poniendo un pie en las calles de la ciudad, Oubary juntó sus cejas finamente cuidadas. Tenía una sensación incómoda. El fuego enemigo también había alterado el aspecto de la fortaleza. Por supuesto, era de esperar que el daño se extendiera a las calles. Había pensado que el lugar estaría hundido en la penumbra, pero en contra de sus expectativas, la gente del pueblo que iba y venía, así como los soldados con los que hablaban a la ligera, todos tenían una apariencia alegre. 

Oubary continuó más allá de la luminosa avenida principal y desmontó de su caballo. Como se decía que la sala del castillo estaba inutilizable en ese momento, fue guiado a la mayor de las barracas. Una vez que pasó por la entrada, la sensación de incredulidad de Oubary creció cada vez más. 

En la espaciosa sala se celebraba un banquete. Por todas partes, soldados de cara roja caminaban de la mano con mujeres que parecían traídas de la ciudad para servir como camareras. Las montañas de comida se amontonaban en lo alto; las copas de vino se rellenaban tan pronto como se vaciaban; era como si estuvieran celebrando la victoria de una batalla. 

— Oh, General. 

— Esperábamos que llegara hoy, pero llegó bastante tarde. 

Los subordinados de Oubary de la División Blindada Negra que habían estado apostados en la fortaleza también estaban muy animados. Oubary capturó a un capitán de la compañía llamado Bane. 

— ¿Qué es todo esto? ¿El príncipe vencido cayó enfermo de la desesperación? 

Bane sonrió burlonamente como si hubiese escuchado algo escandaloso, su apariencia tan poco atractiva como siempre. 

— Esta es una celebración de la victoria. 

— ¿Qué, una victoria? 

— Aunque era Ax de Taúlia, lo capturó dentro de esta misma Apta. El príncipe... ese hombre es realmente hábil en la guerra. 

Oubary recibió una explicación detallada sobre la batalla por parte de Bane. Cuando se enteró de que después de atraer al enemigo, el mismo príncipe bombardeó la fortaleza, casi involuntariamente gritó sorprendido y fue sólo con esfuerzo que se mantuvo a raya. 

— Eso no es todo. 

— Una vez más, —fue todo lo que pudo hacer para mostrar una sonrisa forzada— una campaña sin precedentes. Ciertamente no es algo que cualquiera pueda hacer. Aunque uno debe tener cuidado de no engañarse a sí mismo creyendo que son ricos sólo porque tienen dinero y posesiones materiales. 

Aunque esas palabras salieron de su boca, es extraño, era lo que estaba pensando. 

Nunca habló con el Príncipe Gil antes de la primera campaña de este último, pero por supuesto había escuchado muchos rumores sobre él. Las historias de cómo era un tonto que pasaba todos los días jugueteando no había duda de que llegaron a otros países. Sin embargo, a pesar de ello, había derrotado al comandante supremo de la Fortaleza de Zaim, Ryucown, y había impedido una rebelión en Solón. Y ahora, aquí en Apta, había capturado a Ax Bazgan e incluso había logrado una alianza amistosa. Además, lo había hecho sin recibir refuerzos de su país. 

Es como si Gil fuera un general con años de servicio militar. 

No era simplemente que le diera una sensación desagradable. Era obviamente diferente del príncipe del que Oubary había oído hablar. Se podría atribuir a que tenía excelentes oficiales del Estado Mayor, pero aquí en Apta no había otros generales presentes, y casi todos los asistentes del príncipe eran ex esclavos. 

Aunque era de la realeza, ¿era posible que la gente se transformara así en tan poco tiempo? Entonces, ¿es porque era un tonto que, uno tras otro, se le ocurrían planes con los que otras personas nunca soñarían? No sólo Oubary, muchos de los cortesanos de Mephius albergaban dudas sobre el príncipe, casi convirtiéndose en una nueva persona. 

— Ah, Su Alteza. 

— Su Alteza Imperial, felicitaciones por su trabajo contra Taúlia. 

Dentro de la sala, Gil Mephius apareció ante él. 



¡Ah! 

Shique y Gowen, conocidos de Orba desde hace mucho tiempo y que estaban en el pasillo bebiendo con sus respectivos camaradas, intercambiaron miradas. Incluso desde lejos, podían ver que Orba estaba borracho. Trastabillando inestablemente por la habitación, sonreía descuidadamente a la gente que le llamaba. Su cara estaba tan roja como si le hubieran vertido pigmento escarlata. Probablemente tampoco estaba actuando. Sobre todo, ambos sabían que Orba nunca había sido bueno con el alcohol. 

Cuando Orba vio a Oubary Bilan, aunque por supuesto, para la gente de la habitación era el primer sucesor del trono imperial de Mephius, se dirigió hacia él, haciendo un gesto exagerado con la mano. 

— Oh, general. Así que has llegado. Pero llegas tarde, estaba empezando a preocuparme. 

— Su Alteza —se inclinó cortésmente Oubary—, No soy digno de su preocupación. Para mi vergüenza, ya que el asunto en Kilro fue sorpresivamente problemático, no llegué a tiempo para la batalla con Taúlia. 

— No importa. Ven, tomate un trago. 

Cuando parecía a punto de caerse, un chambelán cercano se apresuró a atraparle. Sacudiéndolo bruscamente, Gil tomó un poco de vino de una bandeja y se lo ofreció a Oubary. Al aproximarse su rostro, Oubary declinó educadamente. Los pasos de Gil eran inestables y sus ojos estaban desenfocados, pero al ver eso, lo miró fijamente. 

— ¿No beberás mi vino, general? —preguntó amenazadoramente. Sonriendo amargamente, Oubary tomó la copa de vino y la vació. El príncipe lo observó fijamente, entonces, 

— ¡Su Alteza! 

Sin prestar atención a los gritos de asombro de la gente cercana, sacó suavemente la espada de su cintura. Naturalmente, Oubary rápidamente entrecerró los ojos al ver esto, 

— ¿Qué es esto, Su Alteza? 

— ¿Realizamos una danza de espadas, general? 

— ¿Una danza de espadas? 

Las danzas de espadas eran una especialidad de Solón en la que varios hombres bailaban mientras blandían espadas. Con motivo del Festival de la Fundación, se celebró un baile de este tipo en el palacio. 

— A pesar de que esto es una celebración, el entretenimiento es escaso. En momentos como éste, la gente de Mephius no debería celebrar tan vulgarmente. No es refinado. Así que hagamos una danza de espadas, tú y yo. Todos, regocíjense. 

Pensando que el príncipe no estaba sobrio, los labios delgados de Oubary se transformaron en una sonrisa, 

— Aunque es una propuesta gratificante, Oubary Bilan no es digno de cruzar espadas con el Príncipe Heredero. ¿Por qué no nos instalamos allí y charlamos tranquilamente? Me gustaría mucho escuchar sobre la batalla contra Taúlia. 

Un agudo chasquido resonó en la mejilla de Oubary. Gil había abofeteado al general con el dorso de su mano. 

En vez de armarse un escándalo, la sala se quedó en un silencio mortal. Mientras los sorprendidos espectadores contenían la respiración, 

— ¿No cruzarás espadas con el príncipe heredero? Una cosa linda de decir. Entonces este príncipe heredero te lo ordena. Ven, desenvaina tu espada. 

Gil hizo una estocada con la espada que sostenía. La sonrisa de Oubary se volvió rígida, pero la mantuvo incluso cuando se echó hacia atrás. 

— Su Alteza, Su Alteza —apeló. 

La postura del príncipe era inestable, por lo que evadirlo no era difícil; sin embargo, cuando su tercer estocada pasó por encima de la parte superior del hombro del general, una fuerte ráfaga de aire golpeó la mejilla de Oubary. Un pequeño corte se abrió en su piel. Cuando vieron gotas rojas caer por su mejilla, las mujeres gritaron. 



— Ge-general. 

— Su Alteza, Su Alteza, por favor espere. 

Los soldados también gritaban de todas partes. Aunque Shique y Gowen intentaban abrirse paso entre la multitud que se dirigía hacia el sudoroso Gil, él seguía blandiendo su espada. La mano de Oubary fue a su cintura. Al ver eso, la boca de Gil se retorció en una feroz sonrisa cuando - 

Un sonido metálico resonó intensamente. 

La espada salió de la mano de Gil. Tanto él como Oubary dejaron de moverse y miraron la nueva espada que se extendía por su lado. 

El que la sostenía era un hombre de cuerpo fuerte. El ex esclavo espadachín que había competido con Orba en la ronda final de los juegos de gladiadores del Festival de la Fundación: Pashir. Le había quitado la espada a Gil por un costado. Los ojos de Pashir estaban parcialmente ocultos en las sombras mientras sostenía sin expresión la mirada ardiente de Gil antes de devolverle la espada a su cintura. 

Alrededor de ellos, todo estaba conmocionado. 

— ¡General! 

Oubary levantó la mano para tomar el mando de los soldados que corrían hacia allí. 

— Eso... ¿No fue demasiado para una broma hecha bajo la influencia del alcohol, Su Alteza? 

Gil tomó su espada y, aunque la tensión aún lo rodeaba, la devolvió a su vaina. 

— Entonces deberías haber accedido a una danza de espadas —Se encogió de hombros como si no estuviese interesado en nada. Entonces, con una mirada de reojo a Pashir—, cada uno de ustedes es insoportablemente aburrido. Por eso dicen que la gente de Mephius no sabe cómo crear ambiente durante las festividades —Con eso, salió de la habitación, con los pasos todavía inestables. 

Con la mano contra la mejilla, Oubary le vio marcharse. Más que palidecer de rabia, todo su cuerpo temblaba. 

— ¿Qué fue eso? —Se murmuró a sí mismo—. Está loco si lo llama una celebración. ¿O es que mostraba su verdadera naturaleza de tonto? 

En la puerta del otro lado del que el príncipe había desaparecido, una silueta se quedó inmóvil. Vileena Owell. Había estado en el tejado hacía poco tiempo, pero había venido corriendo cuando escuchó el alboroto. Aunque había llegado un poco tarde, podía entender lo esencial de lo que había sucedido al escuchar lo que decía la gente que estaba alrededor de la habitación. Se quedó de pie por un momento atónita y luego cruzó rápidamente la habitación para perseguir al príncipe. 



PARTE 2 

— ¡Qué demonios estabas pensando! 

El grupo de personas a las que perseguía por Apta reconoció la figura de la princesa que sostenía el dobladillo de su falda para correr hacia ellos. 

El príncipe, que se encontraba entre Shique y Gowen y que se apoyaba contra la pared para caminar, parecía que escuchaba algo increíblemente molesto. 

— ¿Qué quieres decir con “qué”? 

No paró de caminar. Ella se acercó a él. 

— Te pregunto otra vez, ¿tus acciones tuvieron un significado más profundo? Hasta ahora, por más tonta que parezca tu conducta, siempre tienes una razón secreta que yo no puedo siquiera imaginar. 

— El hecho es que Su Alteza actuó así porque está borracho. 

Aunque el tono Shique era placentero, sus palabras tuvieron el efecto contrario en Vileena. Sus ojos se abrieron aún más. 

— ¿Lo hizo porque está borracho? Hmm, ¿es así? En ese caso, permíteme cambiar la pregunta: estar tan borracho que no podías distinguir el bien del mal y atacar a un súbdito con una espada, ¿por qué demonios lo hiciste? 

— Estaba borracho. Por el vino. 

Gil refunfuñó con voz gruesa. Parecía el típico borracho. Sintiéndose aún más indignada, Vileena comenzó a acercarse. Justo cuando Shique agachó los hombros como si se estuviera preparando para un rayo, la expresión furiosa de Vileena se desmoronó repentinamente. 

Porque lo recordó. 

La apariencia del príncipe, que se veía exactamente como si se arrastrara de rodillas mientras sollozaba. Tal vez emborracharse hasta la muerte también tenía algo que ver con eso; como ese pensamiento le vino a la mente, Vileena perdió la energía para estar enojada. 



Al entrar en la habitación que le habían asignado en el cuartel, Gil -o mejor dicho, Orba- se tiró a la cama. Gowen fue el primero en abrir la boca. 

— ¿Qué pasó? —Preguntó a Orba, que se quejaba en voz baja. 

Shique se volteó hacia Dinn, el paje que había estado esperando el regreso del príncipe, y lo envió de vuelta diciendo “Está bien por hoy”, y luego, después de haber ahuyentado a los soldados que estaban de guardia con unas pocas palabras rimbombantes, cerró la puerta. 

— No pasó nada. 

— Orba —dijo Gowen en voz baja. Orba, que en ese momento tenía la cara tan roja como la de Gowen, le hizo una amplia sonrisa. 

— Oh, ahora mismo, has vuelto a tu cara de supervisor de esclavos. Cuando se levantaban por la mañana, todos sabían de qué humor estabas por la expresión de tu cara. 

— ¿Es eso cierto? Entonces diré esto: ahora mismo, mi estado de ánimo es el peor —Gowen miró a Orba que se enterraba en su almohada—. Destruir todo lo que has protegido arriesgando tu vida hasta ahora, al ahogarte en alcohol, es algo que ni siquiera un niño haría. Este no es el tú usualmente calmado. Deberías estar agradecido con Pashir; si no te hubiera detenido, habrías causado tu propia caída. 

— Estás siendo demasiado serio, abuelo. 

— ¡Orba! —Gowen ladró furioso. Estaba levantando sus gruesos brazos cuando Shique lo detuvo apresuradamente. 

— Vamos, vamos, Gowen. Orba tiene que esforzarse constantemente, así que debe estar exhausto. Repentinamente pasando de ser un esclavo gladiador al príncipe heredero del país; dadas las circunstancias, está bien que a veces se sumerja en el alcohol, ¿verdad? 

— No lo está —La respiración de Gowen era irregular—. Orba, tú mismo lo dijiste, ¿no? Convertirte en un Doble fue algo que Fedom hizo por su cuenta. Si alguien más en Mephius descubre tu verdadera identidad, serás enviado directamente a la guillotina. Ni siquiera tú puedes estar preparado para eso. Y también, si se descubre tu verdadera identidad, también seremos sospechosos de ser conspiradores y nuestras vidas estarán perdidas. No es sólo tu problema si te cortan el cuello. 

Orba dejó de sonreír y ahora yacía boca arriba en la cama. Al darse cuenta, se volvió de nuevo para dar la espalda a Gowen y Shique. "Orba", Gowen continuó presionándolo para que respondiera cuando escuchó una voz que era casi un susurro: 

— No hay razón para seguir siendo el príncipe. 

Gowen de repente dejó de dar vueltas. Intercambió una mirada con Shique. 

— No hay razón para dejarlo vivir —La espalda de Orba temblaba y sus palabras se desvanecían de manera desigual—. Mi hermano murió aquí. Lo abandonó. Alice y mi madre también, probablemente fueron asesinadas. Por su culpa. Prendió fuego a las aldeas de su propio país, ¡Mephius, con sus propias manos! 

Hace poco tiempo, Orba parecía estar muy animado por el vino, pero ahora dio un giro total, gritando inmediatamente después de lloriquear. 

— Este “él” del que estás hablando... —comenzó Shique. Continuó Gowen, 

— No me digas que estás hablando de ese general que atacaste con una espada. Si mal no recuerdo, se llama Oubary, ¿verdad? ¿Qué hizo ese hombre? ¿Lo habías conocido antes de convertirte en el príncipe? 

Mientras Gowen seguía haciendo esas preguntas, una posible explicación para todo lo que Orba acababa de decir se le ocurrió. Ya sabía que Oubary Bilan era el general que anteriormente estaba a cargo de la defensa de Apta. Si el hermano de Orba había muerto aquí, ¿podría significar que era un soldado apostado en la fortaleza? 

— Dices... ¿Que prendió fuego a una aldea mephiana? Orba, no puede ser —como si se diera cuenta de algo, Shique levantó la voz—, no puede ser que estés planeando vengarte de él. 

Orba, aún de espaldas, no contestó. 

Lo que también significa que no lo negó. Shique dio un gran sorbo mientras a su lado, Gowen suspiraba profundamente. Hasta entonces, Orba siempre había sido algo misterioso. Tenía una cara muy fría, pero también tenía una cara que veía cómo sus emociones se desbordaban de repente. Desde una perspectiva externa, el equilibrio mantenido entre esas dos mitades en conflicto parecía precario. Porque era muy posible que en cualquier momento, sus emociones pudieran desbordarse y destruir la personalidad tan fragmentada de Orba. 

¿Ese momento va a ser ahora? 

Hace dos años - no, probablemente fueron más de tres años, cuando se conocieron por primera vez, él había pensado que era un tipo al que no podía quitarle los ojos de encima. No era sólo la máscara de hierro, su corazón también llevaba una máscara, así que no había forma de captar sus verdaderas intenciones. Sin embargo, ahora, mientras ahogaba su llanto, la espalda de Orba no podría estar más indefensa. El hombre que se jactaba de estar invicto con una espada no se veía por ninguna parte, ni había rastro alguno del hombre cuyos enemigos caían en las trampas de sus estrategias todoterreno. La forma de esa espalda era la de un niño. 

Sin embargo, Gowen intencionadamente mantuvo su tono estricto, 

— Venganza, ¿eh? Si dices que tu familia fue asesinada, entonces seguro, no es algo que puedas perdonar. Pero en este momento, si dejas que la venganza tenga prioridad, lo perderás todo. Todo lo que has obtenido al sobrevivir de algún modo a una muerte segura, tú... 

— Todo, ¿eh? Ese “todo”, ¿qué es? —Orba gritó con voz casi ronca—. Ya lo he perdido todo. ¿Qué más hay? ¿Mi vida? Entonces daré mi vida. Si a cambio puede probar la angustia del infierno, se la daré en cualquier momento. 

— Tienes deberes que cumplir, Orba. ¿Crees que cualquier cosa está bien si estás cansado de jugar con la posición de príncipe heredero? Pero ese puesto conlleva responsabilidades. Tanto si las quieres como si no. Dame una buena razón por la que deberías hacer lo que te plazca. 

— ... 

Era la primera vez que Shique había visto a Gowen ser tan locuaz mientras reprendía a alguien. 

Desde el momento en que había sido supervisor de esclavos, nunca había sido un hombre que se involucrara profundamente en la vida de otras personas. Les enseñaba esgrima, y les enseñaba a prepararse y los trucos para salir adelante. Sin embargo, nunca mostró nada parecido a la preocupación por las circunstancias de otras personas. Era un mundo de cien esclavos gladiadores a los que entrenaba, nunca podía saber si uno de ellos seguiría vivo un año después. No era posible saber acerca de todos y cada uno de ellos más allá de lo que se necesitaba para el trabajo. 

Apenas había pasado medio año desde que Orba se convirtió en el príncipe heredero. Durante ese tiempo, el desconcertante cambio de situación no sólo le había afectado a él, sino que además Orba no era el único que había cambiado. 

Es por eso que, 

— Así es, Orba —Shique también intentó razonar con Orba, que se encontraba en este estado—. Dejando a un lado nuestra situación, le prometiste a la princesa Vileena refuerzos para Garbera, ¿no? Si matas a Oubary aquí, definitivamente no podrás mantener esa promesa. Dado que el general Oubary se encuentra en estos momentos en Apta, no hay riesgo de que pierda la oportunidad de actuar. Si quieres, como Guardias Imperiales, podemos ayudarte a vigilarlo. Encajará perfectamente con el desempeño de nuestras tareas habituales. 

Orba no dijo nada. 



Cuando los dos se fueron, el silencio absoluto llenó la habitación. En la cama, Orba estaba completamente quieto. 

Inmediatamente después de regresar de Taúlia, Orba habló con el maestro herrero Sodan y se enteró de la muerte de su hermano. Durante mucho tiempo ya se había dado cuenta de que no había manera de que su hermano siguiera vivo, pero de alguna manera se había aferrado a la esperanza - no, ni siquiera podía llamarse esperanza, más bien ilusión. 

Aunque él mismo viviera días infernales, mientras que aquellos de los cuáles se había separado, su hermano, su madre, Alice y los demás estuvieran vivos en alguna parte, entonces tal vez, antes de que se diera cuenta, llegaría súbitamente un día en el que se encontrarían de nuevo. Sin embargo, cuando escuchó oficialmente a Sodan decir la verdad sobre su hermano, las frágiles ilusiones que Orba tenía en su interior se hicieron añicos. No era sólo su hermano: Alice, su madre, y todos los que había conocido antes - todas sus ilusiones se desmoronaron cuando se dio cuenta desde lo más profundo de su corazón que ninguna de ellas existían ya en este mundo. 

Lloró. Lloró hasta que sus lágrimas se secaron, dejando paso a emociones ardientes que salían de su interior. Pensó en cortarle el cuello a Oubary Bilan. O quizás, cuando Oubary estuviera dentro de la fortaleza, Orba debía enfrentarse a él con verdadera intención de matar y sin preocuparse por las consecuencias. 

Sin embargo, Oubary aún no había llegado a Apta. La angustia violenta de Orba se quedó sin objetivo. Volviendo a su habitación, y sin escuchar el consejo de Dinn de que se detuviera, se bebió el vino. Una copa, dos copas; al beberlas, Orba olvidó sus límites. En realidad, no se sentía ni un poco borracho. Sin embargo, cuando se puso el sol, se enteró de que Oubary había llegado, le resultó difícil levantarse de su silla. Después de eso, los eventos en el salón ocurrieron. 

Tsk. 

El alcohol al que no estaba acostumbrado empezaba a hacer que se sintiera mal. Se tragó su propia saliva varias veces y torció su cuerpo a diestra y siniestra porque no podía encontrar una posición cómoda. Bajo el peso de la fatiga acumulada desde la batalla de Apta hasta su visita a Taúlia, su cuerpo clamaba por dormir. 

— Hermano... 

Esa palabra salió de labios ásperos y secos. 



Su hermano se había ido a trabajar como ayudante de un comerciante aquí en Apta, la ciudad fortaleza más cercana a su pueblo. Dos o tres veces al mes, se tomaba un descanso y regresaba con su familia. Para Orba, para quien el cielo y el suelo del estrecho desfiladero en el que vivían era todo, las historias que escuchaba sobre la vida en la ciudad eran como algo de un mundo diferente. Hasta entonces, Orba no sabía de la existencia de aeronaves propulsadas por éter que volaban por el cielo, ni de la existencia de las arenas circulares en las que se celebraban juegos en los que los esclavos competían entre sí. Aunque aparentemente para esos esclavos, ganar el derecho a vivir un día más era suficiente recompensa, Orba había insistido en que “si me convirtiera en esclavo, ganaría dinero”, lo que hizo parpadear a su hermano. En una aldea tan remota como en la que vivía Orba, tampoco había oportunidad de conocer a gente perteneciente a la clase de esclavos. 

La perspectiva de Orba se había ampliado con los relatos de los viajes de su hermano Roan y con los muchos libros que traía a casa. Su hermano también le había enseñado a leer y escribir. Orba absorbió lo que estaba escrito en esos libros. Cuentos ilustrados para niños; libros sobre juegos populares; libros que escribieron sobre el tiempo en que la humanidad había dejado el Viejo Mundo; libros que hablaban del antiguo rey Zodías y de su milagrosa invención de la magia; y, lo mejor de todo, los muchos cuentos históricos de los héroes. 

Se perdía en la lectura, y luego se sentía desesperado, ya que, después de todo, estos relatos nunca le sucederían a alguien como él. Pero tal vez, algún día -si pudiera salir de esa pequeña aldea y adentrarse en el ancho mundo- tenía la ligera esperanza de que él también podría vivir en ese mundo de leyendas. Quería contemplar el interminable mar azul; quería experimentar por sí mismo el resplandor de la nieve amontonada en invierno; descubrir qué tipo de lugar era realmente el Palacio Dorado, que se decía era un nido de intrigas. 

Orba pensó que su hermano era como él, alguien que abría los libros uno a uno y también le explicaba con entusiasmo todo eso. Como en la ciudad su hermano se había familiarizado con el mundo que él mismo no conocía, y como su hermano era mucho mejor que él en el manejo inteligente de las cosas, ya que siempre había estado por delante de él, la joven mente de Orba creía que su hermano ya había puesto un pie en el mundo que Orba sólo conocía a través de los libros. 



Dentro de un oscuro letargo, Orba estaba soñando. 

En el recuerdo más vívido de la infancia de Orba con su hermano, estaban sentados uno al lado del otro fuera del granero. Sobre ellos, las estrellas parpadeaban. 

Esto es.... 

Fue en esa época, pocos días antes de que su hermano fuera reclutado por Apta. Orba fue regañado por su madre después de haber tenido una pelea con Doug de la aldea vecina, y su hermano había venido a hablar con él. 

— Nadie sabe qué clase de persona es realmente. 

Después de decir eso, su hermano miró al cielo bañado por la pálida luz de la luna. Durante toda su vida, Orba nunca olvidaría las palabras que su hermano había dicho entonces. 

— ¿Qué están haciendo? —En ese momento, Alice también se unió. 

Ella era su amiga de la infancia y vivía en la casa frente a la de ellos. Como era tres años mayor que Orba, en edad estaba exactamente en medio de Roan y él. Antes de que se dieran cuenta, estaban hablando de sus recuerdos. Cómo una vez, cuando alguien de la aldea dijo haber visto un dragón salvaje, los tres habían ido al lugar donde lo habían visto. Sin embargo, el camino por el barranco era complicado y se perdieron por completo. Finalmente, arrastrando los pies que parecían haberse convertido en plomo, regresaron a la aldea, pero como ya habían pasado dos horas de la puesta del sol, fueron duramente regañados por sus padres. 

— De todos modos, como mamá me regañó por llevar al Hermano Mayor, no lo culparon en absoluto. Me regañaron en su lugar. 

— ¿Pero no es eso lo que pasó? —Alice frunció los labios—. Después de todo, el que empezó todo y que fue el primero en presumir que: ¡“He visto un dragón” no fue otro que más que tú, Orba! 

— ¿De qué estás hablando? 

— Después, cuando les pregunté a los otros niños sobre el tema, todos dijeron que no habían escuchado ese rumor. Ahora que lo pienso, debes haber sido tú, Orba. 

— ¡Te equivocas! Fue Doug... 

— Sea como sea, fue divertido —dijo Roan. Mientras miraba las estrellas que parecían caer, una leve sonrisa apareció en sus labios. Los otros dos se quedaron en silencio—. Ayer, de repente, pensé en ello. Según mis recuerdos, fue cuando caminábamos por ese barranco. Lo recordé inesperadamente. Al final, después de que Alice dijo que debíamos volver atrás, luchamos durante unas tres horas y finalmente llegamos a ese lugar que era como una llanura llena de rocas. Era muy fuerte el viento allí; sí, si fuera allí, entonces podría haber dragones - y no el tipo de dragones que son criados de forma selectiva por los humanos o que han sido domesticados, los de verdad, de cuando se llamaban dioses dragón, con inteligencia y alas... no, no sería extraño encontrar dragones de verdad allí, los que pueden recitar hechizos mágicos, eso es lo que pensaba. 

— Pff, eso es realmente exagerado. Definitivamente son hermanos. Estaba pensando que no eran realmente parecidos, pero en esa área, son exactamente iguales. Francamente, Orba todavía cree que ascenderá en el mundo a través de la fuerza. Un plebeyo que consigue un país sin nada más que una espada: ¿De qué época es ese cuento de hadas en el que crees? 

Alice siguió burlándose de él en ese sentido hasta que Orba resopló amargamente: “Bueno, es mi culpa”. Mientras decía eso, la cara de Alice mientras miraba intensamente a su hermano parecía algo solitaria. 

— No es así —Su hermano agitó la cabeza con timidez—. Incluso si para los adultos sólo es una caminata de una hora, para nosotros cuando éramos niños, fue una gran aventura. Al no poder ver tu destino y sentir que mi corazón latía rápido por eso, realmente creí que una vez que llegáramos allí, las cosas serían diferentes y que una vida en la que cada día sea extraño y asombroso podría estar esperándonos —A Orba le pareció que las palabras de su hermano le habían apuñalado en el pecho, pero no sabía por qué. 

Después de eso, comenzaron a recordar de nuevo; cuando Alice se burló de Orba, Roan la reprendió gentilmente, repasaron cada uno de sus recuerdos a detalle y se rieron de nuevo. 

Y ese fue el último momento que pasó con su hermano. 



Cuando Orba se levantó lentamente, aún no había amanecido. 

Los efectos del alcohol estaban desapareciendo. Con sólo unas horas de sueño, su joven cuerpo se había sacudido de la fatiga. Agarró la jarra que estaba junto a su almohada y echó agua en su garganta reseca, vaciando la jarra de un trago. 

Fuera de su ventana, la brumosa luz de la luna brillaba. Por alguna razón, mientras Orba miraba hacia arriba, una lágrima solitaria cayó por el rabillo de su ojo. Miró casualmente hacia su escritorio y vio que Dinn había amontonado una montaña de documentos encima de él. Antes de partir para Taúlia, había pedido que se prepararan. En el interior debe incluirse información sobre el Principado de Ende. Pensando en el futuro, parecía que evitar problemas con Ende era imposible. Y así, se había abastecido de información, incluyendo información sobre los dos sucesores de Ende. 

Pero eso ya no es así.... 

Probablemente no era algo de lo que él haría uso. Como una marioneta cuyas cuerdas habían sido cortadas, Orba cayó hacia atrás. La cama rebotó debajo de él. 

Ya no tengo nada que ver con el príncipe heredero ni nada de eso. 

El techo al que miraba era mucho más bajo que el de sus habitaciones en Solón. Eso fue porque como originalmente era una habitación en el cuartel, no era tan grande. Aun así, comparado con su situación cuando era esclavo, esto podría llamarse la cumbre de la comodidad. 

Mataría a Oubary. Lo que significa que perdería todo lo que tenía en su entorno actual. Exactamente como Gowen había dicho. Pero Orba ya había perdido todo lo que quería conseguir. ¿Qué necesidad tenía de temer ahora? Y sin embargo... 

— Tienes obligaciones que cumplir. 

Las palabras de Gowen pasaron por su mente. Y con ellas, un dolor punzante. Tal vez por el vino, o tal vez por los problemas que se sucedían uno tras otro, le dolía la cabeza como si se la estuvieran partiendo en dos. 

Lo mataré. Mátalo. Mátalo... 

Obligaciones. Obligaciones. Obligaciones.... 

Los párpados de Orba se cerraron una vez más. No quedaba fuerza en su cuerpo, ni en su corazón. Ya no sabía lo que su verdadero yo quería. Aunque Orba deseaba matar a Oubary, Gil clamaba incesantemente para que no lo hiciera. 

Yo, 

No era sólo la cabeza, la fiebre le recorría hasta la espalda. La marca que había sido quemada ardía con el fuego de su profundo resentimiento. 

Yo, ¿quién soy? 

No importaba cuántas veces ese grito se repitiera en su corazón, sentía que lo único que llegaba a sus oídos era un fuerte eco. 



PARTE 3 

En ese momento. En la capital imperial Solón, un señor mephiano, Fedom Aulin, estaba ocupado preparando la partida. Como había sido una decisión repentina, estaba inundado de trabajo. 

¡Esa chica! 

Pero no importaba lo ocupado que estuviera, Fedom no necesitaba reconsiderar la decisión precipitada de ayer. 

Ineli Mephius apareció repentinamente en su mansión y, de todas las cosas, dijo: 

— El actual Gil Mephius, ¿no es, por casualidad, un impostor? 

Sólo con recordar eso, sentía que se ponía pálido. Sin embargo, Fedom era consciente de que se había lanzado a una lucha en la que arriesgó su propia vida. Apenas lograba ocultar sus temblores, consiguió responder riendo, 

— ¿El príncipe es un impostor? Ya veo; la Corte ha buscado en diversas direcciones una razón para la transformación del príncipe, pero como se esperaba de Lady Ineli, su forma de ver las cosas es totalmente diferente a la de otras personas. Sin embargo, si dice que Su Alteza el Príncipe Heredero es un impostor, ¿cuál es su verdadera identidad? ¿Quién es este héroe que derrotó a Ryucown y mantuvo a raya la rebelión de Zaat? 

— Bueno.... 

— No sé si una dama tan joven como usted lo sabe, pero mirando a través de la historia, desde tiempos inmemoriales, existen muchos precedentes tan sorprendentes como éste. En particular, hay anécdotas de personas que ahora son llamadas héroes y que fueron rechazadas y despreciadas en su infancia por las personas que las rodeaban. Aunque creo que es el colmo de la descortesía que alguien como yo pueda especular, si se me permite humildemente adivinarlo, de Su Alteza Gil Mephius también se hablará en la historia de esa manera, ah, de hecho, seguramente parecerá para la posteridad que fue juzgado erróneamente por los hombres ordinarios, incapaces de discernir sus talentos. 

— ¿Es eso cierto? —Ineli frunció el ceño. Pasó su dedo repetidamente alrededor del borde de la taza que tenía en la mano. Al observarla, Fedom se sintió un poco aliviado. Era ciertamente imprevisto que una chica tan joven se acercara a la verdad, pero, 

Después de todo, se trata de una hija que de vez en cuando imita a su madre que se convirtió en emperatriz. 

Probablemente no tenía ningún plan en particular. 

— Como broma, fue divertido, sin embargo, lo mejor será no hablar con demasiada imprudencia. Digan lo que digan, Gil-sama sigue siendo el heredero al trono. Si alguien se tomase en serio ese chiste y lo hiciera circular en la Corte, cuando llegue el día en que provoque un escándalo, incluso usted, una Princesa Imperial, podría ser llamada para asumir la responsabilidad. Debido a ese asunto con Zaat Quark, la situación en la Corte Imperial es tal que la mentalidad de la gente es incómoda. 

Cuando Fedom emitió esa sutil amenaza, con un: 

— Hmmm, bueno... —Ineli sonrió maliciosamente. Y de hecho, se fue poco después como si estuviera huyendo asustada. 

Sin embargo... Aun suponiendo que eso fuera sólo un pensamiento pasajero de su parte, si se convertía en un rumor, podría convertirse en un problema. 

Dada su situación, Fedom no pudo evitar ser agitado por una joven tonta y comenzar a sudar frío. En general, las acciones totalmente egoístas del doble de Gil que había puesto en marcha, Orba, eran intolerables. Necesitaba recuperarlo rápidamente y poner fin a todo su comportamiento innecesario. 

Dicho esto, Orba se encontraba actualmente en la Fortaleza Apta, cerca de la frontera suroeste. Ahora que el príncipe había formado una alianza con Taúlia, ¿cómo lo trataría el emperador?, ¿lo llamaría urgentemente a Solón, o lo mantendría en su lugar como señor de Apta? hasta ahora, no se había tomado ninguna decisión. 

Por eso, Fedom había decidido dejar Solon por un tiempo. Hasta ahora había contactado repetidamente a los nobles de lo que podría llamarse la facción anti-Guhl para que se reunieran y celebraran una reunión en un lugar. Ese lugar era Kilro, al sureste de Solón. El lugar donde los esclavos se habían levantado en rebelión sólo para ser completamente suprimidos por la División Blindada Negra, liderada por Oubary Bilan. Kilro había sido un área supervisada por una poderosa familia leal a Mephius, sin embargo, como habían sido asesinados por los esclavos rebeldes, Indolph York, uno de los doce generales de Mephius, fue designado como su nuevo señor feudal. Por fortuna, era uno de los integrantes de la facción anti-Guhl que Fedom había logrado se pusiera de su lado. 

Pensando que era una buena oportunidad, y bajo el pretexto de ayudar al gobernador de Kilro por un corto tiempo, los nobles y generales de la facción anti-Guhl -siete personas en total- se reunirían a toda prisa. 

Sería la primera vez que todos los miembros se reunieran. No era el momento de cometer errores. 

Para instalar al príncipe heredero Gil y elevar el nivel de la rebelión contra el actual emperador, Fedom Aulin creía que pronto sería el momento de revelar este audaz plan a su familia, por lo que, una vez terminada la reunión, había planeado visitar su dominio de Birac, donde residía ésta última. 



Aunque en muchos sentidos Fedom Aulin no era en absoluto incompetente, para alguien que se dedique a la política, centrar la mente en un solo asunto podría ser fatal. Al día siguiente de su partida de Solón, exactamente como si el momento hubiera sido planeado, el Emperador Guhl dijo repentinamente a los vasallos invitados a su mesa de desayuno: 

— Ya era hora de que le envié un mensajero a ese mocoso Gil. 

— ¿Un mensajero? 

Preguntó suavemente Simon Rodloom. Naturalmente, había mucha gente aparte de Fedom que tenía curiosidad por saber qué tipo de actitud tomaría el emperador hacia el Príncipe Heredero Gil. 

— Tengo un mensaje verbal para él. 

El emperador había caído recientemente en el hábito de murmurar en voz baja y con los ojos desviados, sin dirigirse a nadie. 

Seguramente... 

Los vasallos intercambiaron miradas. Ni de palabra ni de obra el emperador había expresado sus intenciones respecto a la guerra entre Garbera y Ende, y ahora iban a averiguar cuáles eran. Sentían que el mensaje del emperador sería advertir a Gil que no enviara refuerzos a Garbera. 

— No sólo Gil, también necesito enviar una carta oficial a ese Ax. La Casa Bazgan, que escupió sobre la protección divina del Dios Dragón al separarse de Mephius, en realidad, no pensé que un día intercambiaría cartas con ellos de esta manera —Habló como si se lo hubiera dicho a sí mismo. 

En ese momento, 

— En ese caso, Su Majestad, por favor, nómbreme como su mensajera en Apta. 

La petición vino de una fuente tan inesperada que ninguno de los asistentes presentes -ni siquiera Simon- pudo ocultar su sorpresa. 

Levantando su delgada mano, estaba Ineli Mephius. Últimamente, se había recluido en el Palacio Interior, por lo que su tez era un poco pálida, pero sus ojos rebosaban de vida. 

Los vasallos inmediatamente movieron sus brazos como si dijeran que era impensable. 

— Aunque hayamos formado una alianza con Taúlia, no se ha entablado ni una sola negociación oficial. Las tropas armadas también tendrían que ir con usted en caso de que la situación se complicara. 

— No hace falta que todos exageren tanto. Puede que hablara de forma repentina, pero sólo quiero darle una sorpresa a mi hermano. Padre, dirá que puedo, ¿verdad? La princesa Vileena también debe estar allí. Si me dice que no puedo porque es peligroso, me pregunto qué pensará la gente de Garbera. 

— Princesa. 

Ineli sacó la lengua riéndose de los nobles de aspecto amargado. En momentos como estos, Ineli tenía el arte de convertir hasta la propuesta más extravagante en una linda persuasión infantil. Por supuesto, dentro de un año tendría que usar otro tipo de táctica y encanto, pero en esas áreas tampoco le faltaban preparativos a Ineli. 

— Tú también, Ineli, aún no has superado lo infantil —El Emperador Guhl Mephius entrecerró los ojos—. Muy bien. Haré que preparen una nave aérea. Te asegurarás de transmitir correctamente mi mensaje a Gil. El decreto imperial del emperador es que las acciones no autorizadas como las que tomó con respecto a Taúlia no serán toleradas por segunda vez. 

— Entiendo, Su Majestad. 

No se tolerarán acciones no autorizadas: seguramente se refería al envío de refuerzos a Garbera. La convicción de los vasallos sobre eso se profundizó. 

Sin embargo, Garbera era, por supuesto, una nación aliada de Mephius, y la prueba de ello es que la princesa Vileena es la prometida de Gil. ¿Realmente aceptaría el príncipe Gil la advertencia y, de ser así, cómo respondería Garbera a la política de esperar y observar de su aliado? 

Olfateando algo así como el olor de la lucha, los vasallos tenían caras sombrías. Y, momentos después, percibieron que pronto podría ocurrir una agitación de otro tipo. 

— Ineli. 

Justo cuando el desayuno estaba llegando a su fin, la emperatriz Melissa llamó a su hija. La emperatriz tampoco se había presentado en público en varios días, pero esa mañana, afirmando que su condición física era buena y acompañada por su hija Ineli, se mostró por primera vez en mucho tiempo. 

— Como el emperador es amable, te concedió su permiso; sin embargo, no puedes comportarte como una niña eternamente. Después de todo, pronto serás la hermana mayor de un niño que será responsable de Mephius. 

— Sí. 

Todo el mundo sonrió cuando la expresión de Ineli se tornó malhumorada después de ser regañada, pero, al mismo tiempo, la mayoría de los seguidores volvieron a intercambiar miradas. 

Como era de esperar. Melissa-sama está embarazada. 

Un pequeño pliegue apareció entre las cejas de Simon. Había pensado que pronto se daría un aviso oficial. Pero a este ritmo, en un día, todos en el palacio sabrían de la situación. 

Pues bien. 

Simulando no darse cuenta de que otros nobles le estaban echando una mirada significativa, Simon se limpió deliberadamente los labios con su servilleta. Aunque fingió estar tranquilo, sus manos estaban húmedas de sudor. 

Bueno, con esto, el interés dentro del palacio sobre el tratamiento del príncipe adquirirá un significado diferente. 



En un sentido, Fedom había partido de la capital de Mephius, Solón, de donde Ineli saldría a su vez en pocos días; mientras que en la ciudad-estado de Taúlia, cerca de la frontera con Apta, que estaba en el suroeste de Mephius, Esmena Bazgan también estaba haciendo preparativos para salir. 

Inmediatamente después de que la paz se estableciera con Mephius, el Príncipe Heredero Gil Mephius visitó Taúlia. Esta vez era el turno de Taúlia de enviar un emisario de paz y Esmena insistió en ofrecerse personalmente para ese papel. 

— Padre. Madre. Yo, Esmena, me voy ahora a Apta. 

En el salón de audiencias, Esmena realizó la despedida oficial de su padre, Ax Bazgan. Su madre, Jaina, estaba al lado de Ax. Jaina originalmente era bailarina, y su hija había heredado toda su belleza de ella. 

— Asegúrate de ser lo suficientemente cuidadosa —dijo Jaina—. He escuchado que el área alrededor de Apta está infestada de bandidos. No sólo eso, sino que también, esa tierra fue devuelta recientemente por Garbera y podría haber bandas de rebeldes que atacan al amparo de la confusión general. 

A su lado, Ax sin querer empezó a toser violentamente. Apenas unos días antes, él hacía lo mismo que los que su esposa llamaba "bandas de rebeldes". Sin embargo, Jaina no estaba reprendiendo sarcásticamente a su marido. Tenía una naturaleza honesta y franca, y sus pensamientos fluían directamente de su boca. Sin saber que sus palabras podían tener un significado implícito, no se dio cuenta del malestar de su marido. 

Mientras el Archiduque Hirgo Tedos sofocaba una sonrisa que parecía decir que se parecía mucho a la dama, se dirigió a Natokk, el comandante del Sexto Batallón del Ejército que había sido escogido como escolta para esta misión. 

— Asegúrate de que no haya errores. Pase lo que pase, no pierdas de vista a Lady Esmena. 

— Sí —asintió Natokk. Era el hombre que había liderado el ataque sorpresa a Apta. Había sido derrotado y capturado por el Príncipe Gil, sin embargo, cuando se acordó la paz con Mephius, él y sus hombres fueron liberados. 

— Y también —Hirgo bajó la voz para que los padres Bazgan y su hija, que charlaban alegremente, no lo oyeran—, si esos vuelven a ocurrir. 

La estrecha cara de Natokk se apretó. “Esos”, eran los episodios que Esmena experimentaba a veces. En medio de la noche, salía tambaleándose de su habitación como una sonámbula y salía a la calle, arrastrando a numerosas sirvientas que trataban de contenerla. Además, repetía una y otra vez el nombre de aquel abominable y antiguo hechicero, como si fuera un conjuro. 

También por eso, Ax al principio se había opuesto vehementemente a que su hija fuera a Apta. Fue él quien dijo que ella no debía dar ni un solo paso fuera de su habitación. Por eso, era aún más improbable que le permitiera salir de Taúlia y entrar en el territorio de Mephius, que hasta hace pocos días había sido su enemigo de larga data. 

Sin embargo, 

— ¿No está bien? 

El que la había apoyado con un tono de voz pausado fue el estratega, Ravan Dol. 

Fue en una noche, cinco días antes, cuando estaban bebiendo juntos y jugando un juego de mesa que ambos disfrutaban. 

— Ya estás otra vez metiéndote en los asuntos de los demás. Si un incidente como ese ocurriera en Mephius, podría destruir esta paz improvisada. 

Ax -de quien se decía que cuando estaba irritado, sus vasallos tampoco podían calmarse ni por un momento- le envió una mirada. Sin embargo, con una expresión tranquilizadora, dijo Ravan: 

— En cuanto a eso, los ataques de la princesa están disminuyendo. En gran medida, también está volviendo a su semblante saludable anterior. Rechazar la petición directa de la princesa y encerrarla en su habitación tendrá un efecto adverso, ¿no le parece? Esta será la primera vez que Lady Esmena visitará un país extranjero. Un cambio de aire y de paisaje también podría ayudarla a sentirse renovada. 

— Pero... 

— Sin embargo, en caso de otro ataque —al ser Ravan, silbó al asumir la elusiva expresión por la que era famoso—, sabrán que no sólo Lady Esmena, sino también las nobles damas de todas las ciudades de Tauran, sufren de la misma condición. En mitad de la noche, se levantan de la cama y vagan sin rumbo por la ciudad en trance. 

— Es por eso que... 

— Sin embargo, mientras esta historia se susurra en todas las provincias de Tauran, si da un solo paso en un país extranjero, parece que realmente nadie ha oído hablar de ello. 

Bouwen Tedos observaba con inquietud la situación con la familia Bazgan. Era el hijo adoptivo del Archiduque Hirgo y, aunque era joven, era un comandante del ejército que había participado en la segunda incursión en Apta. 

Durante tres días antes de la fecha elegida para la partida de Esmena, Bouwen se había ofrecido continuamente para ser su escolta, pero como la situación en las provincias de Tauran era inestable en ese momento, no se le permitió alejarse de Taúlia durante más de dos o tres días. Como Bouwen era, por supuesto, un soldado, no podía rechazar una orden de su señor e imponer su voluntad, pero no podía dejar de preocuparse por Esmena. Él estaba ciertamente preocupado por su bienestar en Apta, pero en su caso, también había algunas razones más personales. 

— Bouwen, por favor, cuida de Taúlia mientras estoy fuera —sin embargo, sin saber lo que estaba pensando Bouwen, Esmena sonrió deslumbrantemente—. También a Padre y Madre. Te compraré algo como recuerdo. 

— Ja, ja, ja, ja... 

Al no querer que su amiga de la infancia se diera cuenta de esas razones personales, su respuesta fue más tensa de lo habitual. 

— ¿Qué te gustaría? 

Bouwen, a quien le hicieron esa pregunta despreocupada, no era el único que estaba preocupado, 

Hmph. 

Dentro de la sala de audiencias, había otra persona que albergaba sentimientos encontrados, aunque diferentes de los suyos. 

Raswan Bazgan. 

Era el sobrino de Ax. Su padre era el hermano menor de Ax, Toún Bazgan, el general encargado de la defensa de Taúlia. 

Tienen agallas todos ellos, mostrando esas caras pacíficas. 

Mephius era un enemigo de unos doscientos años. Ahora, cuando se avecinaba una misteriosa amenaza conocida como Garda, era esencial entrar en una alianza que salvaguardara su retaguardia, pero, naturalmente, no todos en Taúlia acogían con beneplácito esa alianza. 

Debido a que Ax era un gobernante muy popular, pocos mostraron abiertamente su ira y oposición, sin embargo, la verdad es que la mayoría de la gente se sentía sorprendida y confundida. 

Y el principal de ellos era Raswan. Era un joven que aún no tenía veinte años, pero su temperamento era aún más feroz que el de su señor, Ax. 

Por encima de todo, desde el principio había estado en igualdad de condiciones con Bouwen como candidato para convertirse en el marido de Esmena; en otras palabras, era candidato para la sucesión de Taúlia. 

Dejando a un lado sus propios deseos, no podía soportar el hecho de que después de lanzar finalmente un ataque intrépido contra Apta, su tío había regresado después de haberse comprometido en una alianza con Mephius. 

También se rumorea que le robaron el sello del soberano. 

Era un rumor entre los soldados. El sello del soberano era parte de la historia de Taúlia y era el orgullo de la Casa Bazgan. 

Si por casualidad había sido robado por su archienemigo Mephius, entonces Ax había perdido de vista el significado mismo de la existencia de Taúlia. ¿Podría confiarse a un hombre así el destino de su país?, se preguntó mientras la ira sin fin burbujeaba dentro de él. 

Si yo fuera Ax, le ordenaría a Esmena que lo sedujera, o quizás que ocultara una daga, y que planeara recuperar el sello del soberano. 

Había sucedido con Garbera y al final, Ryucown se había levantado. Y ahora también en Taúlia, una alianza con Mephius había encendido el fuego ardiente del descontento.











1 comentario:

  1. Wuuuua lloro con Orba se le rompió todito el corazón T_T muchísimas gracias por el capítulo esperando el siguiente con muchas ansias n_n

    ResponderEliminar