Youkoso Jitsuryoku Shijou Shugi no Kyoushitsu e Volumen 9 - Capítulo 5

DIFUNDIENDO RUMORES


Transcurrió el fin de semana y ya es lunes por la mañana.

Después de salir de la ducha, me sequé el pelo con un cepillo de dientes en la boca. Había pasado más tiempo relajándome de lo habitual por la mañana. El plan es esperar hasta que se me haga un poco tarde para ir a la escuela.

Recordé que había apagado el teléfono antes de acostarme anoche, así que lo volví a encender.

La pantalla de mi teléfono se iluminó inmediatamente y mostró todos los mensajes que se habían acumulado durante la noche.

[Kiyotaka-kun, ¿tienes un poco de tiempo esta mañana? ¿Está bien si voy a tu habitación?]

El mensaje era de Airi, y parecía que llegó justo después de que me duchara.

También había una llamada perdida de Kei, pero la llamaré más tarde.

[Lo siento. Estaba en la ducha, así que no me di cuenta de tus mensajes. No hay mucho tiempo ahora mismo. ¿Podemos hablar en la escuela?]

[Está bien. No te preocupes. Puede esperar hasta más tarde.]

Su respuesta llegó inmediatamente después de que envié el mensaje.

La rapidez de su respuesta me hizo preguntarme si por casualidad estaba mirando su teléfono, o si estaba esperando a que le respondiera.

Sin embargo, su respuesta me dijo que no se trataba de una emergencia.

Siendo ese el caso, me concentré en arreglar mi apariencia primero.

No tuve tiempo de aminorar la marcha. Terminé mis preparativos para el día y llamé al ascensor para que me llevara al vestíbulo. Muchos estudiantes se dirigen a la escuela por la mañana, por lo que el ascensor está bastante ocupado y no llega inmediatamente después de llamarlo. Había esperado hasta el último momento para ir a la escuela, pero aún así no pude evitar la espera.


Mientras tanto, saqué mi teléfono y le envié un mensaje a Kei.

[¿Cuál fue el motivo de tu llamada? Si es posible, me gustaría reunirme contigo esta noche.]

El mensaje fue marcado como leído inmediatamente después de que lo envié.

[No llamé por ninguna razón en particular, sólo olvídalo. De todos modos, estoy bien con la reunión, pero ¿podemos hacerlo antes? Ya tengo planes para salir con mis amigos esta noche.]

En ese caso, decidí sugerir un momento alrededor de las cinco.

[¿Esta bien a las 5? Cualquier momento antes de las 6 está bien.] 

[Entonces, a las 5. ¿De qué se trata?]

[Te lo explicaré cuando nos encontremos.]

El ascensor llegó en cuanto envié el último mensaje.

Hirata era el único a bordo.

— Hola. Buenos días Ayanokouji-kun.

— Qué raro, Hirata. Ambos vamos a llegar en el último minuto, ¿no?

Hirata es un estudiante de honor, así que normalmente se va a la escuela por las mañanas con bastante tiempo de sobra.

No es normal que sea uno de los estudiantes que sale tarde, pero lo es aún más si se está yendo a la última hora posible.

— Para ser honesto, había planeado irme antes, pero...

A medida que sus palabras se apagaban, su expresión cambió a una sonrisa un tanto complicada y amarga.

— ¿Pero?

Interrogué a Hirata cuando bajamos del ascensor en el primer piso, sólo para encontrar a varias chicas esperando allí.

No todas eran de la misma clase. Por el contrario, las chicas que estaban delante de nosotros eran desde la clase A hasta la clase D. Tuve que pensar por un momento en el motivo por el que se habían reunido todas, pero rápidamente me di cuenta de la situación.

— ¡Buenos días, Hirata-kun!

— Sí. Buenos días.

Tenía una sonrisa refrescante en su cara, pero aún así parecía algo agotadora.

— ¡Esto.... es para ti!

En coro, las seis chicas le regalaron chocolates de San Valentín al mismo tiempo. Esta escena es probable que ya se haya repetido muchas veces. Cuando regresó a su habitación con los chocolates, me imaginé que seguramente se retrasaba tanto debido a que ya ha realizado algunos viajes de regreso a su habitación.

Me separé de Hirata y decidí apresurarme a ir a la escuela.

Habría sido fácil esperarlo, pero perdí ante la presión de no querer interponerme en el camino de las chicas.

Así que hoy es el día de San Valentín, ¿eh?

— Nunca antes me han regalado chocolates...

Accidentalmente murmuré una cosa así.

Antes de considerar si quiero una novia o no, creo que sería bueno recibir chocolates.

Me sorprendió que tuviera ese deseo.



PARTE 1

Al parecer, no era el único hombre entusiasmado con la idea de recibir chocolates de San Valentín.

Tan pronto como entré en nuestro salón, me di cuenta de que la Clase C estaba inmersa en una atmósfera extraña.

Muchos de los muchachos estaban reunidos en un solo lugar.

El día de San Valentín es la culminación de un año entero de excitación.

Era, junto con la Navidad, un día que resalta el romance entre los chicos y las chicas.

— Oh, ahí estás Ayanokōji. Ven aquí un momento.

Sudō me llamó, así que me acerqué al grupo.

— ¿Obtuviste algún chocolate?

— ¿Eh?

Sudō me preguntó con una expresión algo tensa, una luz en sus ojos.

— Para explicarlo, parece que realmente está preguntando si has recibido un chocolate de Horikita.

Añadió Ike con una sonrisa astuta.

— No digas cosas raras como esas, idiota. No tiene nada que ver con eso.

Contrariamente a lo que había dicho, los ojos de Sudō no sonreían en absoluto.

Estaban prácticamente llenos de intensidad demoníaca, exigiendo una respuesta.

— No obtuve nada de ella. No hay posibilidad de que me dé nada.

— ... ¿De verdad?

— Sí.

Sudō asintió un par de veces antes de liberarme de su firme mirada.

— Bueno, puedo entender por qué Ken está nervioso. Después de todo, Ayanokōji es un monstruo, ¿entiendes?

Con eso, Ike dibujó en el aire el contorno de algo parecido a una botella de agua de plástico con su mano.

— ...Ayanokōji, cabrón, no asumas que has ganado sólo por eso, ¿entendido?

— No, no estoy para nada...

Desde el campo de entrenamiento, a veces escuchaba cosas molestas sobre lo que pasó.

— Ahora que lo pienso, ¿cómo van las cosas por tu lado, Kanji? ¿Las cosas siguen bien con Shinohara?

— ¿H-huh? ¿Por qué mencionas a Shinohara ahora?

— En serio, deberías dejar de tratar de restarle importancia. Todo el mundo ya lo sabe.

— Todo el mundo lo sabe... ¿Lo sabes, Ayanokōji?

De alguna manera terminó tratando de confirmarlo preguntándome sobre ello.

Comprendí el flujo de la conversación a estas alturas, así que le respondí con un ligero asentimiento con la cabeza.

Ike gimió de vergüenza y se agachó para esconder su cara ruborizada.

— ¿Ves? Hasta un aguafiestas como Ayanokōji lo sabe. Entonces, ¿qué pasó? ¿Conseguiste algo de ella?

No noté que nadie tuviera envidia en la voz, probablemente porque Shinohara no es muy popular dentro de la clase. Su amigo Yamauchi podría haber mostrado una pobre muestra de irritación al respecto, pero en ese momento no tenía ninguna.

— No conseguí nada...

— Entonces tú y yo estamos en el mismo barco.

Sudō apoyó su mano en el hombro de Ike con simpatía.

— No, está bien. Tengo chocolates de Kushida-chan.

Mientras hablaba, Ike alardeaba orgullosamente de una caja de chocolates atada con un lazo rosa.

— Eso dices, ¿pero no han conseguido algo todos los chicos? También me dio chocolate.

— Lo mismo digo. Por supuesto que estoy contento, pero al final, sólo es un chocolate obligatorio.

No esperaba que Kushida diera chocolates a todos los hombres de primer año. Me hizo preguntarme cómo lo hizo.

Aunque, para Kushida, supongo que no es tan sorprendente.

A pesar de todo, lo único que pude ver fue a un grupo de chicos hablando como locos. Este tipo de comportamiento infantil es la razón por la que ninguno de ellos puede acercarse a las chicas, pero no hay nada que se pueda hacer al respecto.

Es inevitable que así sea para una clase como la nuestra, que apenas tiene experiencia con el amor.

Conseguir algo o no conseguir nada. Todo depende de cómo se comporte alguien normalmente.

La reputación no es algo que se pueda cambiar rápidamente.

Me senté y pensé en esto, viendo como una chica de la clase B le ofrecía una caja de chocolates a Akito. 



PARTE 2

— Mañana 15, se espera que todos ustedes completen un exhaustivo exámen provisional. Sin embargo, al igual que con el examen a principios de este año, no tendrá ningún efecto en sus calificaciones. El objetivo es probar a fondo sus fortalezas actuales. Además, les ayudará a prepararse para los exámenes finales que se realizarán al final del año. Aunque las pruebas no contendrán preguntas idénticas, el examen provisional tendrá preguntas similares a las que se encuentran en los exámenes finales. No descuiden sus estudios sólo porque ascendieron a la clase C.

La apreciada explicación de Chabashira-sensei terminó, marcando el final de las lecciones de hoy.

Mientras la chica en el asiento de al lado comienza sus preparativos para regresar a casa, opté por hacerle una simple pregunta.

— ¿Cómo te va con Kushida?

— ¿Adónde quieres llegar?

— Te estoy preguntando si has tenido éxito con ella últimamente.

— No lo sé. Estoy trabajando duro para planear cómo mejorar mi relación con ella. ¿Intentas ayudar?

— Sólo preguntaba.

— Kushida-san ha cambiado, poco a poco.

— ¿De qué manera ha cambiado?

— Hoy, después de que terminemos aquí, tomaré el té con ella en el Centro Comercial Keyaki. La Kushida-san de antes habría rechazado ese ofrecimiento sin dudarlo.

Resultó que estos acontecimientos inesperados no parecían ser más que superficiales.

— En otras palabras, ¿esperas ver resultados?

— Si nos comunicamos, podríamos llegar a un entendimiento mutuo.

— Me alegra oírlo. Nos vemos.

Después de dar una breve respuesta a Horikita, me levanté de mi asiento.

— ...¿Qué fue eso?

En respuesta a mis acciones, Horikita me miró con un ligero rastro de desprecio en sus ojos antes de mirar hacia otro lado.

Poco después, Horikita también se puso de pie.

— Ah, Suzune. Uh.... ¿Cuándo es un buen momento para que me ayudes con mis estudios?

— Eso es muy proactivo de tu parte, Sudo-kun.

— Eso es.... bueno, no quiero abandonar la escuela, ¿sabes?

A pesar de lo que dijo, tenía una apariencia algo nerviosa.

Su verdadero objetivo era, por supuesto, recibir chocolates de San Valentín de Horikita.

— En cualquier momento está bien conmigo. Incluso hoy.

Sin embargo-

— Las actividades de tu club aún no se han detenido, ¿verdad? Tendremos tiempo para estudiar después de los exámenes provisionales.

Con eso, los sueños de Sudo se hicieron añicos.

Dejé el aula.

El grupo Ayanokouji estaba haciendo planes para reunirse, pero decidí no hacerlo esta vez.

Había otros asuntos que requerían mi atención en este momento.

— ¡Kiyotaka-kun!

Escuché mi nombre con reserva desde el pasillo detrás de mí.

— ¿Qué pasa, Airi?

— ¿De verdad no te vas a unir al grupo hoy?

— Ese es el plan.

— Está bien si llegas tarde, así que, ¿podrías intentar unirte a nosotros?

— Supongo.... ¿Quizás después de las 6?

— ¡Claro! ¡Creo que todos todavía estaremos juntos a esa hora!

— Muy bien. Me pondré en contacto contigo después, ¿de acuerdo?

Con eso, la expresión firme de Airi se convirtió en una sonrisa radiante. Me separé de ella y comencé a moverme hacia mi destino. El aula de la clase B estaba extrañamente tranquila cuando llegué allí.

Como sólo había unos pocos estudiantes de clase B con los que podía hablar de forma fiable, hablar con Kanzaki habría sido mi primera opción. Sumida y Moriyama, con quienes había compartido alojamiento en el campo de entrenamiento, también habrían estado bien.

Sin embargo, mientras miraba alrededor del salón de clases, ninguno los tres estaban aquí.

Esperaba encontrar a alguien adecuado antes de que se fueran, pero no fue así como funcionó.

Decidí regresar por el momento.

Cuando salía, escuché por casualidad una conversación entre dos chicas cuando salían del salón de clases detrás de mí.

— Oye.... ¿Crees que la razón por la que Honami-chan estuvo ausente hoy....

— Algo así es totalmente imposible.

Los dos compartieron una breve charla entre ellas.

¿Ichinose se tomó un día libre?

¿Fue una mera coincidencia, o está relacionado con lo que pasó hace unos días, como dijo esa chica?

Pensé en esto mientras me alejaba de la clase B.

En primer lugar, ¿cómo supo Sakayanagi el secreto de Ichinose?

Sin lugar a dudas, existen técnicas de conversación diseñadas para obtener secretos de otras personas, como la lectura en frío y en caliente. Sin embargo, no puedo imaginar que Ichinose estuviera dispuesta a que se le escapara algo sobre su pasado robando en las tiendas. El hecho de que lo estuviera negando incluso ahora es prueba suficiente de ello.

Considerando cómo se ha manejado hasta ahora, incluso me hace preguntarme si alguna vez cederá o no ante la provocación de la mayor clase enemiga.

Sería diferente si fuera Ike o Yamauchi, pero Ichinose es inteligente.

— ¿Se dejó llevar por la instigación de Sakayanagi...?

¿Es posible que haya alguien más que sepa el secreto de Ichinose?

Pero incluso Kanzaki, la persona que parece ser el aliado más cercano de Ichinose, no sabía nada.

Y después de ver a sus amigas íntimas, parece que ellas tampoco lo saben.

Entonces, ¿uno de los profesores o... el consejo estudiantil?

— Si Nagumo abandonara a Ichinose y se pusiera del lado de Sakayanagi, sería posible.

Sin embargo, esta hipótesis se basa en que sean ciertos algunos supuestos.

En primer lugar, no hay más pruebas detrás de esta conclusión que lo que Kamuro me dijo.

Además, la única persona que podría refutar esa premisa sería Ichinose Honami.

La escuela puede ser grande, pero cuando se la compara con la sociedad, en realidad es muy limitada.

Debido a eso, si quieres hablar con alguien en secreto, debes dar la máxima prioridad a asegurarte de que los dos estén realmente solos.



Básicamente, esto implicaría limitar las interacciones a las primeras horas de la mañana o a las últimas horas de la noche.

Aunque no sé el número de habitación de Ichinose Honami, conseguirlo en este momento debería ser fácil. Simplemente hay que llamar a la oficina de gestión de los dormitorios y pedirlo directamente. No hay razón para que la escuela mantenga en secreto el número de habitación de sus estudiantes. Si les dices que estás en un aprieto para ponerte en contacto con esa persona, deberían ser comprensivos.

Hice la llamada para verificar el número de habitación mientras seguía caminando, obteniendolo sin ninguna dificultad.

Sentí la presencia de Hashimoto detrás de mí, mirándome desde lejos, pero le ignoré.

Recientemente, se ha dedicado a seguirme tanto de día como de noche.

No tiene un mal sentido de la distancia, dando la impresión de que ya tenía experiencia en seguir a la gente.

A primera vista, no parece que haya ninguna ventaja en ir a ver a Ichinose con él siguiéndome. Pero, en realidad es al revés. El hecho de que estuviera mirando fue exactamente lo que hizo que valiera la pena mostrarle lo que estaba haciendo.

Había decidido regresar temprano a los dormitorios para confirmar las cosas con Ichinose, así que fui a su piso. Desafortunadamente, había varias chicas frente a su habitación cuando llegué.

Un grupo de chicas que eran amigas cercanas a ella.

Inmediatamente me di la vuelta y volví al ascensor.

Tendré que rendirme por hoy.



PARTE 3

A las 5 en punto. Me puse en contacto con Kei, llamándola a un lugar a poca distancia de los dormitorios.

A pesar de que el destino es poco popular, no es que nadie lo visite.

—Ah, hace frío. ¿Por qué nos reunimos en un lugar como éste? Hay otras opciones, ¿sabes?

—Pero el vestíbulo no es bueno para ti, ¿verdad? Extraños rumores podrían empezar a propagarse si nos ven juntos de esta manera. Eso sería un problema para ti, ¿no?

—Bueno, más o menos.... Pero encontrarnos a escondidas así... ¿no se destaca a su manera? Si nos ven por descuido, siento que eso producirá rumores igualmente...

—No te preocupes por eso.

—Tengo la sensación de que no has sido muy cuidadoso con esto.... pero no importa.

No hay problema. Después de todo, el hombre que me ha estado siguiendo también tiene que aguantar un tiempo.

—Aún así, hace demasiado frío. Desearía que el verano llegara antes.

—En verano, ¿no dirías que desearías que el invierno llegara pronto?

Después de que le pregunté esto, reflexionó un poco sobre la pregunta.

—Así es como son las doncellas, ¿bien?

Karuizawa hizo pucheros.

—Ahora que lo pienso, me pregunto si no habrá un examen especial este mes.

—El campo de entrenamiento acaba de terminar, así que sería extraño.

—Entonces, ¿podemos tomárnoslo con calma?

—¿Están listos para los exámenes de fin de año? Parece que van a ser bastante difíciles.

Mientras decía esto, noté que los movimientos de Kei se ponían rígidos.

—Eh... ¿En serio?

Hasta ahora, Kei ha conseguido pasar de alguna manera, pero no estaba en condiciones de volver a ser negligente con sus estudios.

—¿Podrías ayudarme a estudiar?

—Pregúntale a Hirata. Sería difícil para ti, pero no imposible, ¿verdad?

Kei es lo suficientemente descarada como para pedirle ayuda, aún después de separarse de él, pero no parecía muy ansiosa por hacerlo. Me miró fijamente.

La solución más sencilla sería que Keisei le diera clases particulares, pero eso no es muy realista.

Si de repente la metemos en mi grupo, definitivamente habrá problemas.

—Tendría que ser a mitad de la noche. ¿Está bien eso?

—Es mucho mejor a que me expulsen, supongo.

Exactamente.

—Bueno, organizaré un horario.

—Está bien.

Sin embargo, incluso si aprueba los exámenes de fin de curso, un nuevo problema aparecerá poco después.

El próximo mes de marzo. Con toda seguridad, un gran examen especial nos espera.

Al parecer, sólo estará a salvo después de pasar lo que queda en el plan de estudios del primer año.

No podremos relajarnos hasta que esta batalla llegue a su desenlace.

—En fin, ¿qué necesitas de mí?

Preguntó ella, nerviosa por alguna razón.

—¿Qué pasa?

—Nada. Sólo pensé que querías encontrarte conmigo urgentemente hoy.

—No hay nada que hacer hoy, pero me gustaría comprobarlo con anticipación.

—Hmph.

Se mofó, una mirada de sospecha llenando sus ojos.

Decidí hacer caso omiso de ello y centrarme en el tema que nos ocupa.

—¿Sabes algo de este número?

Le mostré el número de teléfono sin identificar que me llamó unos días antes.

—¿Eh? ¿Quién es éste? ¿Qué, estás recibiendo llamadas de extraños?

—Algo así.

Kei presionó el botón de marcado en su teléfono e introdujo manualmente el número en el teclado virtual.

Si el número está registrado en su teléfono, aparecerá un contacto después de que el número haya sido tecleado.

—Parece que no tienes nada.

—Tengo más contactos que una chica normal, pero no conozco a muchos de los estudiantes mayores.

Quería ver si ella tenía el número registrado, pero, como esperaba, en el mejor de los casos era sólo una pequeña esperanza.

—¿Por qué no intentas llamarlo?

—Intenté hacerlo un par de veces, pero siempre está apagado.

—¿De verdad...? Si es tan importante, ¿por qué no me pides que lo compruebe por ti?

—Sí. Por eso te he llamado hoy. Pero, no seas descuidada con la manera en que lo haces.

Asintiendo con la cabeza, Kei tomó nota del número de teléfono.

—¿Eso es todo?

—Sí. Nos vemos.

Intenté terminar nuestra conversación, pero Kei me llamó con prisa.

—Por cierto, hay una cosita de la que me gustaría hablar. ¿Puedo preguntarte algo?

Mientras me despedía, Kei me detuvo con una extraña pregunta.

—¿Sabes qué día es hoy? Empieza. 5… 4… 3-

—...Esta es una pregunta más fácil de lo que imaginaba. Tanto que siento que me están engañando para que dé una respuesta equivocada.

—No lo pienses demasiado, sólo dímelo directamente.

—El día de San-

—Sí, sí, sí, sí.

Me golpeó con delicadeza en la cabeza con una cajita.

—¿Me estás dando esto? 

—Originalmente iba a dárselo a Yousuke-kun, pero ya no hay razón para que lo haga.

—Para Hirata, ¿cierto?

—Oh, ¿así que no te gusta?

—No, estaba pensando con cuánto tiempo de anticipación te habrás preparado para el día de San Valentín.

Había pasado más de un mes desde que Kei había decidido romper con Hirata.

—Yo... yo me preparo cuidadosamente con mucho tiempo, ¿de acuerdo? Aunque ya había decidido romper con él, todavía había una posibilidad de que lo necesitara, ¿sabes? Bueno, supongo que no debo esperar que alguien tan inexperto en el amor pueda entenderlo.

Eso puede ser verdad.

—Pensé que querías verme hoy esperando que te diera algo como esto.

—Lo siento. Nunca cruzó por mi mente.

Kei mostró brevemente una expresión ligeramente irritada en su cara, pero rápidamente se recuperó.

—Como sea, ¿conseguiste algo de otras chicas?

Kei cambió el tema muy levemente. Como si tratara de evitar hablar de ello.

—No, nada en absoluto.



Decidí responder así, independientemente de si había recibido o no algo de otra persona.

—Te lo mereces. Un hombre que absolutamente no encaja con los demás~.

Empezó a burlarse de mí sin dudarlo.

—Pero, ¿estás de acuerdo? Si me das esto, ya encajaré, ¿sabes?

—Eso te hace mucho más lamentable. Sólo significa que tendrás que buscar la salvación en mí.

Realmente me miraba con desprecio.

—Ah, sí, y puedes agradecerme devolviéndome el favor 1000 veces.

Sigue diciendo insensateces irrazonables.

—Por cierto, uh-

Kei intentó cambiar el tema una vez más.

Sin embargo, se tragó sus palabras tan pronto como me miró a los ojos.

Parados a una corta distancia, nos miramos fijamente.

Lentamente moví la mirada en dirección al dormitorio.

—Bueno, entonces, me voy a mi habitación.

—Sí. Nos vemos.

Con ello, Kei estaba lista para volver rápidamente a los dormitorios.

Inmediatamente puse su regalo en mi mochila.




ANTERIOR -- PRINCIPAL -- SIGUIENTE




13 comentarios:

  1. Espera creo olvidar algo ¿Cómo Ayanokoji sabe el secreto de Ichinose?.

    ResponderEliminar
  2. gracias por seguir trabajando en esto.Ahora a esperar un poco mucho

    ResponderEliminar
  3. Si no se hubiera tragado sus palabra al final... Qué creen que hubiese pasado?

    ResponderEliminar
  4. una pregunta.. que dias suben los capitulos??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay fechas ni días predeterminados, se sube cuando está listo. Para el caso particular del siguiente capítulo, como es el más largo del volumen y nos basamos en la traducción en inglés creo que al menos tardará dos o tres semanas y recalco el por lo menos. Ya que el traductor al inglés no ha avanzado nada.

      Eliminar
  5. Cuando saldra el siguiente volumen?

    ResponderEliminar
  6. interesante :v ya quiero leer el siguiente :) gracias por subirlos

    ResponderEliminar