Rakuin no Monshou Volumen 1 Capítulo 1

HIERRO Y SANGRE


1

El resultado estaba decidido.

El anfiteatro de Ba Roux tembló. La infinidad de espectadores gritaba unánimemente el nombre del vencedor y pateaba con sus pies, creando un estruendo que sonaba como un maremoto.

Mientras que el ganador estaba siendo bañado en vítores apasionados y bulliciosos, el que había recibido el destino opuesto yacía inmóvil junto a sus pies. Finalmente, el cuerpo sin cabeza del perdedor fue golpeado con un gancho y arrastrado por las manos de dos esclavos.

El sol todavía brillaba a pesar de que estaba cerca de la tarde. Los rostros de los espectadores estaban cubiertos de sudor y brillaban intensamente, como si alguien los hubiera untado con aceite, sus ojos también brillaban con sed de sangre, ya que anticipaban que la próxima pelea sería una nueva batalla a muerte. Quien ganaba o perdía no se quedaba en sus mentes por mucho tiempo. Era solo el calor de la batalla lo que les dejaba un sabor eterno, se mantenía en el aire y seguía dando vueltas por la arena.

— ¡Ve, ve!

— ¡Hazlo, mata!

Hoy fue otro éxito. Debido a que las personas más virtuosas que vivían en la ciudad podían ver los juegos. Para quienes el precio de la entrada no era más que el subsidio semanal de un niño. Se reunieron más de mil espectadores.

El siguiente combate fue una batalla de caballería. Ambos hombres estaban armados con lanzas, emergiendo de las puertas este y oeste, se cruzaron a una gran velocidad. En la segunda carga, uno de los hombres fue arrojado de su montura y mientras se apresuraba a levantarse, el otro rápidamente saltó de su caballo para dar el golpe final.

A continuación había dos hombres apenas vestidos, que comenzaron a forcejear con sus manos.

Eran esclavos de espadas o los llamados gladiadores. En compensación por estas batallas públicas, de vida o muerte, a estas personas se les concedía unos pocos días de sus vidas y la cantidad mínima de alimentos necesarios para sobrevivir. Algunos de ellos ya habían nacido como esclavos, otros habían sido arrojados a la arena por cometer crímenes e incluso había algunos que se habían presentado personalmente para entrar a este infierno.


Pero si los gladiadores que eran lo suficientemente conocidos como para convertirse en veteranos, recibían un tipo diferente de popularidad entre la multitud. Uno de ellos, llamado Shique, era un apuesto gladiador que era popular entre las mujeres y acababa de ganar la pelea. Era extrañamente pretencioso, inclinándose de una forma muy similar a la de un noble y voces agudas se alzaron entre la multitud.

— ¿Viste eso, hermano? ¡Shique acaba de ganar! 

Era la voz de una chica aún en sus años más tiernos, estaba sentada en una de las gradas entre los asientos de la primera fila. Los altos pilares que se elevaban desde las esquinas a la izquierda y a la derecha, sostenían un techo que cubría el soporte. Solo aquellos que podían pagar una gran cantidad de dinero eran capaces ver el encuentro desde estos asientos especiales.

Por lo que parece, el joven descansando su barbilla en sus manos al lado de ella, a quien ella llamaba “hermano”, estaba insatisfecho. Con un paño largo envuelto alrededor de su cabeza, con los extremos colgando tanto de la izquierda como de la derecha, como un creyente de Badyne, parecía que estaba ocultando su rostro de las miradas de las personas a su alrededor.

— Ahh, es como dices—. Dijo—. El gladiador en el que has puesto el ojo ha ganado. Ahora, ¿no es suficiente? ¿Podemos darnos prisa y conseguir algo de comer? Este lugar me está dando dolor de cabeza.

— Pero solo está comenzando, ¿no es así? ¿Te enfermó el olor a sangre? ¿Tú, el sucesor de las tierras de Mephius?

— Cuida tu lenguaje.

No del todo preocupada por el claro nerviosismo del joven, la chica soltó una risa ligera.

La siguiente pelea ya había comenzado, por lo que el joven se vio obligado a quedarse y descansó sus mejillas en sus manos de nuevo con una mirada amarga en su rostro. ¿Cuánta sangre tenía que ser derramada y cuántos músculos sudorosos tenía que ver antes de que ella se canse?

Ocasionalmente miraba de reojo la piel blanca y el bello rostro de la joven. Tenía una inocencia que encajaba con su edad, pero también una extraña belleza sensual y madura: era una visión mucho más encantadora que la de la salvaje pelea que se desarrollaba abajo.

Luego, después de dos batallas, se estaba poniendo un nuevo escenario en la arena. Un enorme poste fue colocado en el centro y una mujer fue atada a la parte superior. Era una mujer hermosa. La hicieron usar ropa desgarrada a propósito, cada vez que se retorcía de dolor, sus pechos y muslos se balanceaban mientras silbidos llegaban del acalorado público masculino.

Sin embargo, la mujer no estaba en condiciones de molestarse por su aspecto obsceno, porque al mismo tiempo que se colocó el poste, llevaron una gran jaula de aproximadamente la misma altura.

Dentro, había una bestia furiosa de unos siete u ocho metros de largo. Sus verdes escamas viscosas parpadeaban a la luz del sol. Era un gran dragón. Criado a través de repetidas cruzas seleccionadas por humanos, era de una variedad llamada “Sozos” que Mephius también usaba en las guerras.

Sus dientes enormes y apretados y cada una de sus garras extendiéndose desde seis patas, eran como espadas afiladas. Probablemente porque estaba drogado, parecía tener una ferocidad algo reprimida y los instintos embotados, pero ser golpeado por esa masa causaría heridas graves y parecía que podría hacer volar la jaula de acero como un juguete.

— ¡Ahora entonces! ¡Reúnanse señoras y señores!

De repente, un orador de pie en una elevación comenzó a hablar por un altoparlante, deseoso de terminar su discurso antes de que la bestia escapara.

— Enseguida, es el comienzo de nuestro programa. Los grandes dragones alguna vez vagaron por la tierra y probablemente establecieron nuestra cultura, ahora no son más que esta simple bestia sedienta de sangre a la que despreciamos. No hay necesidad de temer. Somos las almas valientes, las mentes más puras que se hicieron cargo de una era de viajes por el espacio. No seremos superados, ni siquiera por los colmillos y garras del dragón, sin mencionar su temible y terrible aliento. Por favor, echen un vistazo a la evidencia. ¡Contemplen las figuras de estos valientes hombres que desafían a este dragón de antaño, a esta bestia de un dios falso y aterrador! 

Desde la puerta este, un gladiador solitario avanzó. En las manos del hombre, que lucía un cuerpo musculoso, había una bola de hierro conectada a una cadena.

— ¡Ballchain Verne!

Los aplausos del público se hicieron aún más fuertes, porque era un gladiador que podía enorgullecerse de ser uno de los luchadores más famosos de Ba Roux. El hombre tenía unos treinta y tantos años y tenía la piel oscura, él respondió saludando con la mano a las damas y caballeros de la audiencia. Entonces:

— ¡Es el Tigre!

— ¡Mira, Iron Tiger Orba!

Un espadachín también solitario, salió, pero de la puerta oeste.

— Qué excéntrico.

Comentó el joven sobre la máscara de acero azul que cubría la cara del gladiador. Como imitando a un tigre, pequeños colmillos sobresalían de los labios, dejando solo un pequeño espacio para la boca de este hombre llamado Orba. Cortadas en dos divisiones, había aberturas donde deberían estar los ojos del tigre, pero naturalmente solo eran los ojos de Orba los que asomaban. Y a pesar de que un tigre normalmente tenía orejas redondeadas, la máscara tenía extremos puntiagudos en ambos lados, era casi como si cuernos salieran de las esquinas.

Sin embargo, eso era todo. No tenía otras características sobresalientes. En comparación con Verne, tenía un cuerpo casi débil y solo sostenía en su mano una espada larga, común y corriente.

Los espectadores comenzaron a ridiculizarlo, diciendo:

— Mira su delgado cuerpo. ¡Un solo golpe de la bola lo aplastará por completo! 

— Dicen que cortó la cabeza de Meier el Barón en la Arena de Tidan después de solo dos ataques. Veamos hacer lo mismo con nuestro Verne. ¡Vamos!

— Este Iron Tiger Orba—. Dijo la chica, mientras sus mejillas se sonrojaban de emoción—. ¿No es esta su primera aparición en Ba Roux? Pero parece ser famoso. ¿Lo conoces, hermano?

— ¿Cómo podría conocerlo?

— Vaya, qué respuesta tan fría. Bien, si estás tan aburrido de estar aquí, ¿por qué no tenemos una pequeña apuesta en este encuentro? Tal vez terminará interesándote un poco.

— Una apuesta, ¿verdad? ¿Para qué y cómo?

— Sencillo. De esos dos a punto de luchar, ¿quién esperas que gane?

— Eso es estúpido. ¿Cómo es eso una apuesta? Incluso yo sé el nombre de ese tipo Verne. Y su físico es mucho mejor. Incluso un aficionado puede ver eso. Estás tratando de estafarme, apostando tú misma por el claro vencedor, ¿verdad?

— ¡Vaya, eres un cliente difícil! Pero está bien. Puedes enfurruñarte así todo el tiempo que quieras. E incluso pensé en traerte para que pudieras tener un poco de distracción. Pero lo entiendo, entiendo, odias pasar tiempo con Ineli. Si ese es el caso, nunca más te invitaré, ¡no te preocupes!

La chica apartó rígidamente su rostro, mientras el joven presa del pánico quitaba las manos de su mentón.

— E-Espera. Estaba equivocado—. Dijo—. Apuesto a ese espadachín enmascarado. Eso es lo que quieres, ¿verdad?

— No. Ineli decidió apostar primero por ese espadachín. Puedes apostar por Ballchain Verne, hermano.

— ¿Huh? ¿Por qué?

— Porque me gusta.

¿Aunque no puedes ver su cara? Era lo que el joven iba a decir, pero se detuvo a tiempo. No podía darse el lujo de disgustarla aún más.

— Ahora bien—. Dijo el orador, levantando la voz nuevamente—. ¿Quién asumirá el papel de héroe y liberará a esa mujer? ¿Orba o Verne? ¿O lucharán estos rivales en vano? Cuando la jaula se rompa y esta pobre y hermosa dama termine en el estómago del dragón.

A partir de ahí, los dos espadachines lucharían y el ganador rescataría a la mujer, o como dijo el orador “una cierta princesa de un país en ruinas”, de las garras del dragón y también se ganaría una noche de amor apasionado. O eso fue lo que se estableció en la escena.

Los dos hombres dieron un paso adelante al mismo tiempo. A medida que se acercaban, la diferencia en el físico de Orba se hizo aún más evidente. Verne habló con una voz que podían oír los que estaban en los asientos de la primera fila.

— Entonces, te llamas a ti mismo tigre, ¿eh? Escuché tu nombre. Pero no hay nada menos confiable que un rumor. Puedes tratar de ocultar tu cara, pero puedo ver la piel debajo. Todavía eres joven, solo un niño.

Los labios gruesos de Ballchain Verne, en proporción al resto de él, se doblaron en una sonrisa.

— Estoy seguro de que la máscara es solo un farol para que la gente no se burle de ti. ¡No eres un tigre, solo eres un perro sarnoso! ¡Te enseñaré de qué se trata realmente la batalla de un hombre de verdad!

Frente a Verne, que se estaba riendo a carcajadas, Orba no respondió. Probablemente, asumiendo que sus nervios habían estallado, Verne lo miró con desprecio, adoptó una postura defensiva y colocó la cadena sobre su hombro.

— ¡Comiencen!

Hubo una señal con una voz puntiaguda, pero a medio camino desapareció en el creciente sonido de los aplausos de la audiencia. En un instante, Verne hizo su movimiento.

Él manejaba la cadena de hierro con todas sus fuerzas. Al principio, el espadachín enmascarado estaba a punto de precipitarse, pero como aterrado por su fuerza, rápidamente retrocedió. Hubo una pequeña chispa cuando la bola de hierro rozó la máscara. Fue suficiente para que Verne persiguiera al tambaleante Orba. La enorme bola de hierro, que era mucho más grande que una cabeza humana, se acercó con el clamor del viento y Orba continuó evitándola dando un paso atrás.

Rodó por el suelo, saltó excesivamente a un lado, y finalmente se hizo un lío haciendo un gesto evasivo, lo que provocó la risa de los espectadores.

— Mira eso, parece que el espadachín que te gusta no puede salir de un aprieto—. Dijo el mismo joven—. ¿O podría ser que esta pelea no sea tan justa?

— ¿Crees?— Dijo la chica, mirando hacia adelante mientras colocaba un dedo sobre sus labios regordetes y rubicundos—. Si eso es así, ¿por qué no ha terminado el encuentro?

— Eso es porque su oponente sigue corriendo lastimosamente de un lugar a otro.

— Me pregunto por qué Verne no puede acorralar a un oponente que sigue huyendo tan torpemente.

El joven quería decir algo para contestar pero mantuvo la boca cerrada. Mientras observaba, notó que Orba no se estaba retirando por completo, sino que seguía dando vueltas alrededor de su oponente mientras mantenía una distancia fija. Y parecía que Verne ya no era capaz de atacar y perseguir a su oponente tan rápido.

Probablemente porque perdió los estribos, Verne puso todas sus fuerzas en lanzar otro golpe. La bola de hierro pasó por encima del hombro de Orba y aunque a los espectadores les pareció obvio que era una oportunidad de oro, solo devolvió un ligero golpe con su espada, mientras una vez más tomaba distancia.

— ¡Ponte serio!

— ¡Deja de perder el tiempo!

La audiencia dejó de reír y comenzó a abuchear a los gladiadores. No solo a Orba, sino también a Verne que no parecía capaz de acabar con su oponente que huía constantemente.

— ¡Bastardo!— Gritó Verne.

Cuando trató de apresurarse hacia Orba en diagonal, la chica de repente levantó la voz.

— ¡Ah!— estaba sorprendida.

Orba, que hasta ahora solo se había retirado hacia atrás, de repente comenzó a lanzarse hacia adelante. Deteniéndose en su camino, Verne también aprovechó la oportunidad para asestar otro golpe.

Orba inclinó su cuerpo ampliamente hacia la derecha, evitando la bola de hierro y mientras giraba sobre la punta de su pie izquierdo, destelló su espada en un golpe ascendente en diagonal. En el momento en que la cadena se cortó, un sonido extraño y claro resonó por toda la arena, luego Orba giró su cuerpo otra vez y giró su espada hacia abajo con la fuerza de un rayo.

El cráneo de Verne se partió en dos y el gigante colapsó poco después.

— ¡M-Magnífico!— Gritó el orador.

Sin embargo, debido a que había sucedido tan rápidamente y llegó con una conclusión tan inesperada, la audiencia parecía bastante estupefacta. Aunque el incómodo silencio envolvió la arena, al vencedor no pareció importarle en absoluto y se dirigió a la hoguera y con la ayuda de varios esclavos para levantarlo del suelo, usó su espada para cortar las cuerdas que mantenían a la mujer atada.

Con un grito de deleite, ella se aferró alegremente a su cuello, solo para ser apartada con una mirada confundida en su rostro, mientras Orba inmediatamente regresaba a la puerta por donde había salido.

La chica en el asiento especial, quien también había estado mirando boquiabierta el súbito desenlace del combate, lentamente comenzó a formar una sonrisa en sus labios. Ese gladiador llamado Orba no parecía ser consciente de la audiencia en absoluto. Como si manifestara que la única razón por la que estuvo aquí hoy fue para pelear y matar como le habían dicho.

— Él... eliminó a Verne.

— De un solo golpe.

Después de ese momento de silencio, las voces que alababan a Orba comenzaron a elevarse poco a poco. Ahora que el estado de ánimo se había vuelto incómodo para los visitantes, lentamente los aplausos, el golpeteo incómodo de los pies y los vítores apropiados para el vencedor comenzaron a llenar las gradas. Entonces, casi en el instante en que la arena regresó al estado en el que se suponía que debía estar, el aire retumbó.

Era el rugido del Dragón Sozos.

Podría ser que de la droga había dejado de tener efecto o una reacción instintiva al olor de sangre, pero de repente comenzó a balancear su enorme cuerpo de derecha a izquierda, rompiendo una parte de su jaula. Uno de los esclavos que estaba quitando todas las cosas, fue atrapado y levantado de la cabeza por la garra del dragón. Antes de que se pudiera resistir su torso desapareció en la boca del Sozos.

Hubo un sonido de huesos rotos. Y al mismo tiempo que se escuchaba el terrible sonido de la saliva mientras el dragón masticaba, el área de la arena de inmediato se llenó de gritos. En medio del miedo y el pánico que barrieron rápidamente la zona, el Sozos extendió sus extremidades con tranquilidad y emergió de la jaula rota.

Siendo arrastrado por la multitud que luchaba por ser el primero en escapar, el joven de antes casi cayó al piso. Pero entonces, fue agarrado por una mano a su lado.

— Por aquí. ¡De prisa!

Era uno de los soldados que había estado vigilando los asientos especiales. Mientras se movía con una espada y una pistola, trató de llevar al joven adentro.

— E-Espera. Ineli está...

A pesar de que trató de resistir, no podía moverse libremente mientras seguía siendo empujado por la multitud de personas que trataban de escapar. Entonces, escuchó un grito sospechosamente familiar y agudo. Justo en frente de las patas delanteras del Sozos más allá del muro divisorio, había una figura que no pertenecía a nadie más que a Ineli. La chica se había puesto pálida cuando se había caído de la tribuna y parecía que estaba a punto de perder el conocimiento en cualquier momento.

El hocico largo del dragón se abrió de arriba abajo. Cuando las filas de colmillos similares a afiladas espadas puntiagudas se abrieron, formaron largos hilos de saliva. El joven estaba a punto de desviar la mirada involuntariamente, cuando un delgado hilo de sangre brotó del cuello del Sozos. Los guardias contratados por la arena de gladiadores habían entrado con armas de fuego. Sin embargo, debido a que estaban cerca de los asientos, solo podían disparar a quemarropa y por la forma en que se pararon, apenas tenían el valor suficiente. Mientras entraban en conflicto sobre qué hacer mientras se acercaba, el Sozos se volteó rápidamente y los golpeó con su cola, enviando a varias personas a volar.

La chica se había hundido en el suelo, con los ojos abiertos mirando a su alrededor.

Entonces, con esos ojos, ella observó.

Había una sombra que corría como una ráfaga de viento más allá del flanco del Sozos. Justo antes de chocar contra la pared de ladrillo que separaba los asientos del campo de la arena, la sombra la golpeó y se elevó en el aire. Un hombre con una máscara de hierro imitando a un tigre saltó a la vista de la chica, y la figura de Orba, el gladiador, aterrizó sobre la cabeza del Sozos.

A pesar de que ella acababa de verlo correr hacia el Sozos desde atrás mientras el dragón estaba distraído por las balas, no podía creerlo tan de repente.

A pesar del delgado cuerpo de Orba, sus articulaciones y músculos parecían fortalecer sus brazos como el acero mientras agarraba con firmeza el cuello del dragón. Mientras colocaba el cuello del dragón entre sus piernas, se sujetó con un brazo y con el otro, bajó la espada hacia la cabeza.

El Sozos balanceó su larga cola y sacudió el suelo pateando con sus pies, aún luchaba, incapaz de sacudirse al gladiador. Evitó un segundo golpe. Pero el tercero rompió sus escamas, tan duras como una armadura de hierro y pedazos de carne y sangre salpicaron. Sin embargo, la espada se rompió cuando llegó el cuarto golpe, pero en ese momento los otros gladiadores se precipitaron hacia el dragón.

— ¡Orba!

Al recibir una espada lanzada por un espadachín de piel morena, Orba una vez más la levantó para un quinto ataque, siguiendo exactamente el mismo proceso que antes, hasta que hundió completamente el centro de la hoja en la corinilla de la cabeza del dragón.

Sus ojos dorados se posaban en el cielo con nostalgia. Justo antes de que su enorme cuerpo se hundiera desde el cuello, el espadachín había caído al lado de los asientos de los invitados.

La chica, todavía arrodillada en el piso, lo estaba mirando. Era casi como si él viniera de un cuento, porque se sentía como una princesa atrapada por un mago malvado y aunque ella fijó sus ojos en él con corazón palpitante, el gladiador aspirante a héroe continuó su caminata, ignorándola completamente y ágilmente saltó de la pared divisoria y regresó a la arena.

Todavía había una nube de miedo caótico sobre la arena mientras él le mostraba su espalda y se despedía, pero en lugar de flotar con el aire de un vencedor, se parecía más a una figura solitaria que apenas podía soportar las miradas sobre él.

— ¿E-Estás bien?

Volteó sus ojos hacia el joven que había traído con ella, quien vino corriendo con la respiración contenida y de repente tuvo una extraña sensación. Ella solo le había echado una mirada fugaz antes, pero los ojos debajo de la máscara de ese espadachín parecían asemejarse mucho a los del joven.

Y había otro hombre que centró una larga mirada en la espalda de Orba, sorprendido por otra razón.

— No puede ser, él está vivo.

Se secó el sudor de su mentón ligeramente flojo con el dorso de su mano. De pie detrás de la espalda del joven, también era uno de los hombres que habían estado en los asientos especiales, hablaba maravillado mientras el olor único de la sangre flotaba a su alrededor.

— ¿Orba era su nombre? Dos años... Dos años completos, eh.



2

— Dos años.

El gladiador Orba, mirando la oscuridad que lo rodeaba, de repente murmuró esas palabras. A pesar de que eran solo “dos ​​años”, en esta línea de trabajo, habían estado llenos de dificultades, sangre y cadáveres. ¿Cuántas veces había luchado por su vida, solo para tener los dos pies encadenados al final, pasando la noche en las barracas de esclavos, donde su único pasatiempo era entrenar toda la mañana para seguir viviendo como un gladiador? Y luego habría otra pelea.

Nadie, excepto el propio Orba, esperaba que pudiera vivir más de cinco batallas. Hace dos años, cuando Orba pisó por primera vez la arena, todavía tenía catorce años. Su cuerpo era aún más delgado de lo que era ahora y apenas era capaz de manejar las armas.

Sin embargo, en el momento de la verdad había sobrevivido. Blandió el arma que sostenía en sus manos hasta los límites de su poder, elegida de una de las pocas armas que podía empuñar. Solo sabía cómo pelear atacando imprudentemente. A medida que ganaba experiencia, su habilidad, el grosor de cada una de sus fibras musculares, el dominio de las nuevas armas, así como los cadáveres de sus oponentes sobre los que se alzaba, aumentaban cada vez que prevalecía en otra lucha.

Y así pasaron dos años. Orba no sabía si era mucho o poco tiempo. A veces, pensaba que era una persona considerablemente mayor, pero a veces también se sentía como un joven que todavía no sabía nada sobre las batallas.

De todos modos, tal vez simplemente tenía que ver con el hecho de que no había sido bendecido con la oportunidad de ver su cara. Tumbado boca arriba, todavía llevaba la misma máscara de hierro que llevaba en la arena. A causa de que nunca había sido removida en estos dos años, los otros espadachines pertenecientes a la misma Compañía de Gladiadores de Tarkas no tenían forma de conocer su verdadero rostro.

— ¡Levántense, esclavos! ¿Odian levantarse? ¡Entonces prepárense para su peor día! 

Cuando llegó la mañana, comenzó otro día para los esclavos. El encargado de entrenar a los gladiadores, y el principal supervisor de los esclavos, era Gowen, quien los sacaba a todos de sus dormitorios y los hacía limpiar los alojamientos.

Cuando terminaban con eso, los esperaba cuidar de los leones, serpientes, jabalíes, tigres y demás, los animales que eran utilizados en la arena. En particular, cuidar de los dragones era un trabajo duro. Incluso el cuidado de los dragones pequeños y medianos era demasiado para una sola persona, pero cuidar a los dragones Sozos de gran tamaño era mucho peor. Mientras que se esperaba que los esclavos murieran por la espada, muchos de estos también habían sido aplastados por estos dragones entrenados a propósito para no acostumbrarse a los humanos.

Orba puso los pies en la enorme estancia del dragón, era mucho más grande que las viviendas de los esclavos, no había ni comparación y se parecía al patio de un castillo, pero se detuvo en seco cuando notó la espalda de una mujer.

Ella era Hou Ran. De todos los otros esclavos ordenados para alimentar a los dragones, ella era la única que tocaba directamente las escamas de los dragones. Por supuesto, las patas y los cuellos de los dragones estaban encadenados, ya que no era necesario que se repitiera el ejemplo de ayer, pero eso de ninguna manera era una garantía absoluta. A una distancia que incluso haría vacilar a un gladiador, saludando a cada dragón uno por uno, tocaba suavemente sus escamas con los dedos.

— Orba.

Diciendo su nombre, ella rápidamente se dio vuelta.

— Así que me descubrieron.

— Me lo ha dicho la “voz” de los dragones.

Ran sonrió. Parecía realmente inadecuada para el solo para hombres, por no mencionar salvaje, campo de detención de los gladiadores y Orba todavía no se había acostumbrado a su sonrisa indefensa.

Su piel como el ébano pulido, combinado con un cabello que parecía haberse vuelto pálido, emitía un misterioso encanto. Originaria de los nómadas adoradores del Dios Dragón que merodeaban por las montañas occidentales de Mephius, a diferencia de sus parientes recluidos, Ran siempre había tenido una excepcionalmente rebosante curiosidad, subió secretamente a uno de los carros de caravanas de su tribu y se salió al mundo exterior. Como nunca le contó exactamente lo que había sucedido después de eso, no supo cuándo la contrató Tarkas y cómo podía cuidar de los dragones sin ayuda de nadie así.

— ¿Estos tipos saben mi nombre?

— Sus “voces” llegan como imágenes a mi cabeza. Todos conocen tu cara, Orba. Le agradas a los dragones.

Si bien parecía idiota, de hecho, parecía que sus pupilas, que daban la impresión de estar profundamente inmersas en el mar, tenían algún tipo de inteligencia perdida para los hombres civilizados. Desde el otro lado de la valla, los dragones de tipo pequeño asomaban sus hocicos y se peleaban con él.

— No se ve así—. dijo Orba con una leve sonrisa.

En el momento en que apareció Orba hace dos años, Hou Ran ya estaba en el campo de detención. En aquel entonces, aunque no hacía contacto visual con los demás empleados de Tarkas, ni siquiera abría la boca. Ya sea que vean la cara de Orba o escuchen la voz de Ran primero, pronto se convertió en el objetivo de las apuestas entre los gladiadores con poco entretenimiento.

Pero una vez, Ran estaba a punto de ser maltratada por varios nuevos espadachines que recientemente habían llegado al campamento. Orba pasó por casualidad y los golpeó y desde entonces Ran al menos había podido hablar con él un poco.

— Escuché que fuiste atacado por un Sozos en Ba Roux.

— Fui yo quien atacó a los Sozos—. Enfatizó—. De repente comenzó a ponerse violento.

— Incluso con drogas, es inútil encarcelar su corazón a la fuerza. Si yo hubiera sido quien lo supervisara, tal cosa nunca hubiera sucedido.

Se mordió los labios, pero no porque estuviera preocupada por Orba o los visitantes. Con la figura de una chica acariciando la nuca de un dragón Baian de tamaño mediano por el rabillo del ojo, Orba terminó su propio trabajo y dejó la estancia del dragón detrás de él.


Después de alimentar a los animales y hacer la limpieza, llegó el momento de dar mantenimiento a sus armas. Debido a que dejaban sus vidas a su cuidado, cuidadosamente les daban mantenimiento una a una. Cada vez que manejaban armas, alrededor de diez guardias con armadura completa actuaban como supervisores. Naturalmente, estaban allí para asegurarse de que ninguno de los espadachines intentara rebelarse.

Luego, después de terminar una comida con una cantidad lamentable de pan y sopa (los supervivientes de los combates de ayer recibían carne y fruta como recompensa), cada uno de ellos comenzó su entrenamiento al inicio del mediodía. Justo como cuando estaban dando mantenimiento a las armas, había soldados armados al acecho, pero esta vez, las cadenas que conectaban ambos pies se quitaban.

Los gladiadores que duraban más de dos años como Orba eran extremadamente raros. Las vidas se perdían una tras otra, y nuevas caras siempre aparecían al día siguiente. Gowen les enseñaba incansablemente el trabajo paso a paso de cómo sostener una espada o cómo manejar una pistola, y los entrenaba a fondo hasta que estuvieran completamente preparados.

Orba también tenía algunos de los recién llegados como oponentes. A veces chocaban espadas, como en una pelea real, y no era raro que alguien perdiera un miembro o la vida en medio del entrenamiento.

Hoy, no hubo víctimas. Pero eso no significaba que tuvieran suerte. Al día siguiente podían tener un destino aún más miserable y muertes más espeluznantes pueden estar esperando a estos gladiadores.

Cuando las caras de todos los espadachines se habían oscurecido, con la piel húmeda de sudor y cubierta de polvo, Orba se movió hacia la valla que separa los campos de entrenamiento de un pasillo en el otro lado y vio la figura de Tarkas.

Mientras decía al recién llegado: 

— ¡En descanso!— Orba corrió hacia él.

Notando al hombre enmascarado, Tarkas se detuvo en seco. Había una sensación de desconfianza deslizándose por sus mejillas hundidas.

— ¿Qué pasa, Iron Tiger? Ahh... buen trabajo ayer—. Tenía una expresión en su rostro como si acabara de recordar que olvidó alimentar a su perro—. Verne se estaba convirtiendo rápidamente en un gladiador conocido. La otra compañía de gladiadores comenzó a hablar sobre querer enfrentarlo contra ti. “¿No podemos recuperar todo el dinero que invertimos en Verne de esa manera?”, no intenten esa mierda sarcástica conmigo. Bueno, supongo que me siento un poco agradecido también. Y matar a ese Sozos...

— Tarkas, ¿cuánto tiempo más tengo para seguir ganando?

— ¿Qué es eso?

— Ya han pasado dos años. He seguido ganando todo el tiempo. Cuantas veces tengo que ser el “evento principal” como ayer. ¿No es hora de quitarme estas cadenas de los pies?

Los gladiadores, todos ellos, eran intercambiados con un contrato cuando los compraba un comerciante. Aunque Tarkas parecía manejarlo bastante vagamente.

— No creas que no puedo leer. Incluso un esclavo debería tener el derecho de revisar su contrato. He estado esperando aquí, Tarkas. Deberías haberme permitido irme hace mucho tiempo.

Mientras Orba hablaba justo en frente de él, Tarkas bruscamente entrecerró los ojos.

— Entonces, ¿a dónde planeas ir? Seguramente puedes ser liberado de mis manos, pero igual serás un criminal. No tienes el dinero para pagar el resto de tu pena de prisión. ¿O tal vez quieres trabajar en Minas Tsaga a lo largo de la frontera occidental? Gases venenosos, bestias salvajes devoradoras de hombres, tribus de goblins que cazan humanos y por supuesto, trabajo extremadamente miserable y riguroso. Si es el mismo infierno, o si crees que puedes estar mejor aquí, date prisa y vuelve a tu entrenamiento. Y nunca me hables como a un igual, hasta que te conviertas en un espadachín hecho y derecho que gane su sueldo.

Apretando su grueso dedo en la cara de Orba, Tarkas se fue rápidamente dirigiéndose a su oficina. Detrás de él, caras desconocidas lo imitaron. Teniendo en cuenta que este era un lugar donde las piernas estaban atadas con cadenas, probablemente eran esclavos recién adquiridos.

Orba permanecía en silencio. Sin embargo, sus ojos estaban llenos de ira, pero las palabras de Tarkas tampoco eran mentira. Con respecto a la ley Mephiana, básicamente puedes vender tu vida o ir a prisión. Como las Minas de Tsaga de las que habló Tarkas: ¿debería solicitar el servicio público del país, acompañado de peligros y venderse como esclavo allí?

Agarrando la valla con fuerza en sus manos, perdió toda sensación en sus dedos antes de darse cuenta, Orba permaneció allí parado.

— ¿Qué estás haciendo, Orba? ¡Regresa aquí!

Después de ser finalmente reprendido por Gowen, volvió a practicar. Como siempre.

Unas pocas horas después de eso, después de lavar sus cuerpos con un balde de agua, era hora de su segunda comida del día. Orba, que doblaba su cuerpo como un jorobado en la esquina del comedor, casi agarraba su comida. Como un hábito, no podía pasar una comida sin leer un libro.

Entonces:

— Orba, buen trabajo ayer—. Otro esclavo, el llamado Shique, se acurrucó sobre su espalda, y Orba lo sacudió bruscamente con la mano—. Esa cadena con bola de Verne se agrietó. Cuando se decidió el encuentro, no sabía qué hacer. Si parecías estar en una gran desventaja, pensé en derribarlo desde afuera.

— Vete. A menos que quieras que lastime ese rostro presumido tuyo.

— Ooh, aterrador. Pero no me importaría ninguna herida que me hayas hecho, porque se convertirá en un vínculo entre tú y yo.

A pesar de que era difícil, a pesar del comportamiento de risa de Shique, hacer un juicio preciso sobre si hablaba en serio o bromeaba, Orba no socializaba con él de ninguna manera. El elegante Shique había dejado crecer su cabello e incluso usaba maquillaje cuando se trataba de una batalla de gladiadores. Y así como así, ya que parecía favorecer su degenerado buen aspecto, era tremendamente popular entre la multitud femenina. A pesar de que la persona misma era un enorme misógino autoproclamado.

— Sin embargo, no esperaba menos de ti, Orba. Incluso sin echarte una mano, lograste hacer una actuación realmente magnífica. ¿Me pregunto si eres, tanto en nombre como en realidad, el mejor gladiador de Tarkas?

— No diría que fue magnífico.

Gowen, el encargado de entrenar a los gladiadores, hizo su aparición. Aunque Orba mostró claramente la molestia en sus ojos cuando se sentó en la misma mesa, no pareció importarle.

— Aunque lo hiciste bien, es un hecho que también fue peligroso. Cuando entraste, tu ritmo era demasiado apresurado. Es un mal hábito tuyo correr riesgos cuando te arrinconan, aunque sea por poco tiempo. Debes dedicar más tiempo a esforzarte para garantizar tu predominio. Aunque Verne era un brillante espadachín, no era del tipo que apuntaba a los puntos débiles de su oponente. Pero un oponente más observador podría ver fácilmente a través de tu temperamento explosivo y desbalancearte.

Era un hombre canoso de unos cincuenta y tantos años, pero todavía tenía un cuerpo robusto y bronceado, y las miradas que les dedicaba a los espadachines estaban llenas de intensidad.

— Sin embargo, su oponente era ese Verne. Ese tipo estaba, curiosamente, en perfecta forma—. Dijó una nueva voz, perteneciente al gigante número uno del Grupo de Gladiadores de Tarkas, Gilliam.

Había estado en la misma arena que Orba y Shique el día anterior, llevando una hacha de guerra sobre su hombro y con eso los tres gladiadores más fuertes estaban reunidos. Con el largo cabello castaño rojizo tan desordenado como era posible, su rostro, sonriendo con los dientes apretados, tenía una apariencia tan intimidante como la de un león salvaje.

— Cuando supe que tenías que ir en contra de Verne, honestamente pensé que te habías quedado sin suerte. Bueno, no tienes malas habilidades. Pero, como de costumbre, todavía no sabes lo que significa ser un gladiador. No vale nada si ganas sin gracia. No dejará satisfechos a los invitados. La forma en que descuidadamente seguiste corriendo de un lugar a otro y de repente decidiste el combate de un solo golpe no fue entretenida. Tienes que golpearlos de frente.

Para alguien como un gladiador, no se trataba solo de ganar el encuentro. Debes ser popular, en resumen, asegúrate de que un montón de visitantes vengan a ver solo a ese gladiador. Los gladiadores comunes, después de haber ganado una gran cantidad de dinero, serían arrojados en solitario ante animales salvajes o dragones, solo para satisfacer los gustos sádicos de sus clientes.

Por eso los gladiadores (todos ellos) se esforzaban por perfeccionar sus habilidades y también trataban de atraer a la audiencia con personalidades llamativas para poder sobrevivir. Algunos decoraban su cuerpo con armaduras vistosas, otros daban un espectáculo arrastrando el corazón de su oponente después de su muerte, mientras que otros entintaban sus cuerpos con tatuajes misteriosos.

En cuanto a Shique, afirmó dramáticamente que era “un descendiente de una antigua dinastía real”.

— Esta vez, pelea conmigo, Orba. Te enseñaré lo que es luchar de verdad.

— No estoy interesado.

— Jaja, ¿me tienes miedo?

— ¡Oh! Lo estoy. Estoy asustado. Así que piérdete.

— ¡Bastardo!

Mientras Orba continuaba comiendo con su habitual comportamiento encorvado, Gilliam lo empujó por la espalda.

— ¡Basta!— Ordenó Gowen.

Si había un disturbio, los soldados que pertenecían al grupo de gladiadores se apresurarían a entrar, así que por el momento, Gilliam se fue con la cara enrojecida.

— Ahora que lo pienso, han aparecido algunos recién llegados extraños—. dijo Gowen, después de un tiempo, como si de repente lo recordara.

Parecía que él estaba hablando de los que Orba había visto también, detrás de Tarkas en ese momento.

— ¿Extraños? Algo así como con cuernos en el pelo, y el bulto de una cola en la parte posterior de los pantalones—. intervino un gladiador llamado Kain.

Era un chico, de la misma edad que Orba, que llegó al centro de detención hace un año y se hizo cargo de él. No era tan bueno físicamente ni con una espada, pero se destacaba por su destreza, especialmente cuando manejaba pistolas o rifles.

— O tal vez un sobreviviente de la Tribu Ryuujin, ¿no suena romántico?

— Ryuujin, Goblin, o cualquier tipo de persona que aparezca ahora, probablemente ni siquiera me sorprendería. Después de todo, se trata de una compañía de gladiadores, un lugar de comercio para todo tipo de razas.

— Es una historia mucho más simple. Escuché que ninguno de esos muchachos tiene ninguna habilidad con la espada.

— ¿Qué?

Kain miraba estirando sus brazos, aparentemente desinteresado.

— Principalmente no puedo creer que Tarkas hubiera comprado un montón de buenos para nada sin una cara gruñona. Pero parecía estar de un humor inusualmente bueno.

— ¿Oh?

— Ciertamente. Para un amo como Tarkas, cuyos ojos siempre están deslumbrados por el brillo del oro, suena realmente extraño, ¿verdad?

— ¿Buen humor? ¿Ese tipo?— Dijo Orba, recordando la situación con Tarkas durante el día.

— Lo conozco hace más tiempo que tú. Las únicas veces que he visto a Tarkas de buen humor es cuando tiene la oportunidad de ganar una gran cantidad de dinero.

— Entonces, me pregunto si fueron los nobles quienes vinieron a visitarnos. Por una pelea de exhibición o algo así. Esos recién llegados también podrían haber sido nobles que pedían ser comprados. O tal vez son delincuentes políticos que se opusieron al Imperio Mephius. ¿Podría haber una solicitud para que se alimente horriblemente a los dragones con ellos en público?

— Hay una extraña intensidad en tus palabras, ya que no puedo ver tu cara.

— De todos modos, ¿dónde está el nuevo libro? Han pasado tres meses desde que lo pedí.

Perdiendo interés en la conversación, Orba preguntó acerca de otra cosa. Los otros muchachos habían comenzado a plantear diferentes temas entre ellos. Para mañana, es probable que pelearan como oponentes, incluso si fueran gladiadores que trabajan para la misma compañía. La idea de profundizar una amistad más de lo necesario nunca había estado en la mente de Orba desde el principio.

— Ahh, ya ha sido comprado. Estará aquí mañana. Sin embargo... aunque parece un poco tarde para decir esto, también eres un poco inusual. De los muchachos aquí, incluso aquellos que pueden leer y escribir letras, dudo que hayan leído más de cien páginas en sus vidas.

Arrancando el pellejo del pollo, Gowen miró a Orba.

— A veces, incluso yo estoy soy tentado por el impulso de arrancar esa máscara. ¿Cuál es la verdadera cara que se encuentra debajo? Hay momentos en los que creo que eres solo un mocoso salvaje, y hay veces en que se asoma la cabeza fría de un hombre que ha sobrevivido a muchos campos de batalla. Ayer fue así. Tomaste las acciones apropiadas contra un Sozos sin titubear.

— ¿Me estás alabando o no?

— Te estoy alabando. Aparte de tomar una espada y luchar por ti mismo, consideras las circunstancias con calma. Aunque creo que en realidad puedes ser mejor como líder, si no fuera por tu temperamento explosivo. Te gustan los libros sobre historia y personas, te absorbes leyéndolas hasta altas horas de la noche y asimilas su conocimiento.

Al encontrarse con él por primera vez, básicamente desde el momento en que fue comprado por la compañía Tarkas, la cara de Orba había estado cubierta por una máscara. Desde entonces, no se la había quitado ni una sola vez. Por supuesto, todos querían saber por qué. Querían ver su cara. Se preguntaban sobre sus orígenes.

Al principio, le preocupaba a Gowen que Orba intercambiara puños con ellos en respuesta a su curiosidad y sus sospechas. Pero cuando había transcurrido medio año, pensó en la improvisada excusa de que “un mago lo maldijo” y después de un año las burlas cesaron, pronto ya nadie le preguntó acerca de eso. Aunque algunos recién llegados ocasionalmente le preguntaban al respecto, Orba podía hacer la vista gorda.

— ¿Qué ganas leyendo un libro? Al menos, en el lugar donde nací y crecí, no ganas respeto sin importar cuántos libros tengas.

— Parece que te han criado hombres simios o Goblin.

— Cuida tu lenguaje, Orba. Creo que soy especialmente amable contigo considerando las circunstancias. Si no te importa, yo también puedo adoptar esa misma actitud.

Comportarse como un hombre que no podía entender una broma era uno de los amados hábitos de Gowen. Orba reveló una sonrisa sofocada, pero el profundamente arrugado oficial de entrenamiento de esclavos le dio inesperadamente una mirada seria.

— Como esclavo gladiador, normalmente solo haces tu mejor esfuerzo para sobrevivir día a día. Algunos regresan a este mundo corrupto, pero como no pueden vivir sin cometer otro crimen, hay personas que se contentan con ser esclavos gladiadores por el resto de sus vidas, aunque para la mayoría, “toda su vida” probablemente sería muy corta, pero eres diferente. Tú al menos, no te absorbes en la matanza y te concentras en el futuro. Después de eso, siempre pienso: Oye, ¿qué debería decirle a un hombre así? ¿Debo decirle que abandone un futuro como ese? Es difícil incluso si te aferras a él con tanta devoción. ¿O debería decirle que se aferre seriamente a esa esperanza? ¿Porque será su fuerza para vivir a través de esto?

— ¿Bebiste a escondidas un poco de alcohol, abuelo? Estás muy hablador.

— Lo digo en serio.

Gowen negó obstinadamente con la cabeza. Orba decidió que realmente se había emborrachado. Por lo general, Gowen no habría permanecido en silencio después de ser llamado “abuelo”.

— ¿Para quién luchas? ¿Por los otros gladiadores, por ti, o tienes algún otro objetivo en mente?

— No lo sé.

Arrastrando sus palabras como un niño, Orba miró en otra dirección. No quería que vieran sus sentimientos internos, donde temblaba como un niño.

Terminando su comida, Orba salió rápidamente del comedor. Aunque los gladiadores podían caminar libremente, no había nada más que el comedor y las habitaciones en el campo de detención. Se llamaba dormitorio, pero no era muy diferente de un establo para mantener el ganado. Cuando se acostó en una esquina, Orba se miró las manos.

Habían pasado dos años desde entonces. Incluso hoy, él podía recordarlo muy bien. Y si él mismo no lo hubiera confirmado, esos “dos años” no habrían sido más que un número. Durante dos años, Orba apenas se había mantenido con vida, rodeado por el olor a sangre, vísceras y hierro.

Sin embargo, él mató, sobrevivió, y lo hizo todo de nuevo, ¿qué sentido tenía todo eso?

Orba volteado en el piso. Ya se había acostumbrado a la sensación de su dura máscara tocando el suelo. Era como dijo Tarkas. Incluso si era liberado de ser un esclavo, ya no sabía más cómo vivir la forma de vida “inteligente”, pero parecía que Gowen había malentendido algo: no esperaba con esperanzas de un futuro como ese. Suponiendo que lo hiciera...

Bajo la delgada sombra formada por los colmillos, Orba rechinó los dientes con fuerza.

Si vivo a después de esto, ¿qué debo hacer?

Fue decidido. Estaba cansado de hacer cosas una y otra vez en la arena, las masacres, la sangre, las peleas, matándose unos a otros. En retrospectiva, nunca fue capaz de pensar en cosas como “está bien” o “será más fácil”.

Una ira inexplicable estaba atrapada en el brillo de sus ojos, al otro lado de la máscara.

Lo recuperaré. Lo tendré de regreso. Y a los que me lo quitaron, aunque no sea suficiente, haré que prueben completamente el dolor de los gritos agonizantes de todas las personas que he matado en los últimos dos años.




3

— Así que estabas aquí, Orba.

De repente Roan apareció.

Orba, que había estado mirando el cielo nocturno, apartó bruscamente sus ojos. Como castigo por dejar de cuidar a los animales y jugar, su madre lo había dejado sin cenar y ahora estaba fuera del granero, enojado. Su rostro, así como las dos rodillas donde enterró su rostro, estaban llenos de arañazos.

— ¿Tuviste otra pelea?

— En realidad no.

El temperamental Orba a menudo se peleaba con los otros niños del vecindario. Balanceando una espada de madera, incluso iba hasta la aldea vecina para pelear. Los aldeanos que veían su silueta, casi caían hacia adelante mientras corría por los campos, medio en broma decían:

— Oh, Orba está dando lo mejor de nuevo—. mientras agitaban sus manos y lo vigilaban. Por supuesto, después de tener sus peleas, su madre lo regañaba sin fin.

— ¿Por qué no sigues el ejemplo de tu hermano?— Era lo que siempre decía.

Su hermano mayor era capaz de hacer cualquier cosa. En los viejos tiempos, había visto un solo libro que su padre trajo cuando venía de la ciudad, y con solo eso pudo leer y escribir letras por sí mismo. También aprendió a hacer matemáticas básicas a una edad muy temprana. Cuando cumplió diez años, después de suplicarle a un comerciante de la ciudad que lo tomara como asistente, también estaba apoyando a los gastos cotidianos de su pobre familia.

Orba, por otro lado, aunque había aprendido a leer y escribir de su hermano mayor, era terrible en matemáticas y, sobre todo, no sabía qué hacer con su terrible hiperactividad.

Casi todas las noches, pasaba horas sin dormir mirando el techo. Su sangre siempre gritaba en la oscuridad. Después de las peleas y demás, el dolor punzante de sus heridas parecía desbordarse con la sangre negra más ardiente y dolorosa del interior, como si simplemente saltara a la luz.

En esos momentos, se ponía de pie y salía. Y levantaba su espada de madera que estaba apoyada contra el granero. No importa cuántas veces hubiera sido confiscada por su madre, siempre hacía una nueva. Tampoco era raro que balanceara su espada hasta el amanecer.

— Está bien si te metes en peleas—. dijo Roan, sentándose al lado de Orba—. Pero tienes que ayudar a tu madre adecuadamente. Trabajar como madre soltera es muy difícil. Tú también lo sabes, ¿verdad?

A lo largo de la frontera sur del Imperio Mephius, había un lugar comúnmente conocido como el Valle de la Sequía. Mientras que un valle donde el río se había secado era un terreno bastante común en Mephius, este pobre pueblo en tierras áridas, cuyo nombre ni siquiera estaba escrito en ningún mapa, era donde Orba había crecido.

Orba no tenía muchos recuerdos de su padre. Falleció cuando tenía dos o tres años. Mientras se había dedicado a trabajos de construcción adicionales para la Fortaleza de Apta que protegía la frontera al sur de la aldea, desgraciadamente su padre había caído víctima de un derrumbe mientras excavaba en el acantilado. Cortar a través de los abruptos acantilados del valle en vez de construir casas o edificios era a menudo el caso en Mephius, y su padre había sido un trabajador de la construcción.

— Padre fue un hombre que nació solo para cavar un agujero oscuro en el suelo.

Recordó que un día, su madre había dicho esas palabras en un tono que no era ni de queja ni de dolor. Dicho esto, su madre también era una persona que no encontraba ningún placer en trabajar todos los días siempre duro desde la mañana hasta la noche. Araba los campos yermos, vendía ropa y toallas tradicionales que hacía en la ciudad de Apta una vez al mes, y hacía el guiso casi sin sabor para los jóvenes hermanos todos los días sin cansarse nunca de ello.

Orba también pasó por la vida sin cambio o color, su único placer era cuando su hermano regresaba a casa para tomarse un descanso, dos o tres veces al mes y traía muchos libros diferentes.

Los libros escritos sobre el Viejo Mundo donde la humanidad alguna vez dejó su nido, libros sobre el Rey Mágico Zodias y, sobre todo novelas históricas con coloridas ilustraciones o historias heroicas, lograron que Orba estuviera completamente absorto en ellos. Valientes héroes balanceando sus espadas para rescatar a un país lleno de peligros, hermosas doncellas con ropas delgadas que estaban aprisionadas en altas torres, dragones revividos de antiguas ruinas, cosas que nunca experimentaría en toda su vida y las muchas aventuras deslumbrantes en esos mundos hicieron que Orba volcara toda su atención a ellos, y cada vez que cerraba un libro, estar de vuelta en esa realidad pequeña y miserable que lo rodeaba solo lo desesperaba.

Ansiaba las viejas épocas, como la época en que los bárbaros blandiendo espadas largas alguna vez fueron reyes. Pero la verdad era que, desde el momento en que nació, se decidió que Orba viviría su vida bebiendo aguas fangosas, y que si quería hacer más en el futuro, sería mucho más difícil que devolver la vida a los muertos.

— Sabes, hermano— dijo Orba, enterrando su cabeza entre sus rodillas envueltas en sus brazos—, tengo ganas de hacer algo más.

— Ni siquiera tienes diez años, ¿verdad? Preocuparse por esas cosas no va contigo.

— Es en serio. Mira a todos los adultos aquí. Incluso seré así dentro de unos pocos años. Día tras día, trabajas y trabajas, pero la vida no será más fácil. Me casaré con alguien tarde o temprano, nacerá un niño, y si el niño es un “chico rebelde” como yo, algún día seguramente dirá que quiere ir a la ciudad, ser un soldado de Mephius, o volar un dirigible Garberano y diré algo como: “Oh, en los viejos tiempos tu padre también se aferró a sueños como ese”, y luego probablemente me reiré junto con los otros adultos mientras tomo mi té.

— Todos son así—. Se rió Roan, bañándose bajo la pálida luz de la luna.

Alrededor de esta hora, siempre se podían escuchar voces que provenían de la casa al otro lado de la calle. Escuchando las voces alegres de los hombres que se emborrachaban, aunque él no estaba realmente prestando atención, dijo:

— Nadie sabe qué tipo de persona será. Hay personas que no pueden vivir sin trabajar duro todos los días, personas que navegan sobre olas violentas en bote, viejos filósofos que se entierran en libros milenarios, sacerdotes de Badyne que predican su verdad a numerosos creyentes, muchos generales renombrados que surcan los cielos en naves de Dragonstone, e incluso líderes de países que han sometido a muchos territorios a sus pies. Lo que hacen en un día puede ser sorprendentemente diferente, ya sea que empapen sus espadas con sangre, se ahoguen en las letras del alfabeto, o incluso canten el nombre de Dios, pero creo que ni siquiera ellos pueden darte una respuesta.

— Ellos nunca piensan en nuestras condiciones de vida. Incluso el rey, rodeado de lujos para los que no tendría dinero en toda mi vida, se llena el estómago con comida deliciosa todas las noches. A veces toma un gran ejército para ir a una campaña, o se sorprende por la traición, pero todos los días está vivo. Ni siquiera puedo pensar en vivir una vida así. Nunca podré. Ni el rey ni los nobles, ni siquiera pueden imaginar lo que hay dentro de nuestros sueños. Esas personas... Sí, tomemos esta noche como ejemplo, ni siquiera se consideran a sí mismas mirando a la misma luna que yo.

— Me pregunto. Podría ser que, exactamente porque el rey pasa todos los días así, a veces puede sentir un anhelo de pasar su vida en la ciudad. Tal vez, para alejarse de la vida restrictiva en la corte imperial, a veces quiere ir a un bar de olor agrio y ahogarse en vino barato, escuchar historias ridículas, disgustado porque todos los días no puede bajar la guardia, ni siquiera con sus parientes. Y probablemente pensará: “Ahh, ¿no sería fácil pasar la vida sudando”, sin preocuparse más por ser un blanco?

— Eso es solo un engaño. ¿Quieres decir que anhela una vida como la nuestra? Solo porque él no conoce las dificultades e inseguridades de una vida así, solo lo pensará por capricho.

— Exactamente. ¿No es eso lo que dije? No hay un ser humano en ninguna parte que lo entienda todo, sepa lo que realmente quiere o sepa quién es realmente. Creo que todos anhelan lo que no saben, lo que no han experimentado, y también están buscando donde sea que su verdadero rumbo pueda estar. En este sentido, no son diferentes de nosotros.

— No lo sé. Entonces, ¿quieres decir que incluso el rey, incluso el gran sacerdote, son personas que no están completamente satisfechos?

Pero cuando su hermano estaba a punto de responder,

— ¿Por qué están hablando de cosas tan difíciles?

De repente, Alice apareció, balanceando ligeramente su cabello castaño oscuro. Fue entonces cuando notaron que las voces de la casa se habían detenido por completo. Parecía que la chica finalmente había venido a mandarlos a dormir.

Ella parecía haber escuchado solo un poco, Alice mostró una sonrisa con hoyuelos,

— Al final, no son más que cosas sin sentido. En este mundo, no importa de dónde eres, en primer lugar Orba, tienes que empezar por cuidar a tu madre y trabajar arduamente para que puedas comer mañana.

— ¿Escuchas eso, hermano? Cuando no están interesadas ​​en la conversación, las mujeres inmediatamente lo encuentran difícil, insignificante o tienen cosas más importantes que hacer.

— Eso también es verdad—. Se rió Roan alegremente.

Alice era dos años más joven que su hermano y tres años mayor que Orba. Y cuando Orba era aún más chico, jugaban como si los tres fueran hermanos.

Poco después, disfrutaron hablando de los recuerdos de aquellos días. Cuando por sugerencia de Alice fueron a pescar al río, y Alice casi se ahoga cuando resbaló de las rocas. O la vez que fueron a ver los caballos de la caravana cuando llegaron a su pueblo, y Orba se metió en problemas tratando de montar uno en secreto, haciendo que el caballo se volviera loco. O cuando, debido a que un niño de la aldea cercana dijo que “vio un dragón salvaje”, los tres se dirigieron al lugar rumorado y se perdieron por completo en el intrincado camino del cañón. Aunque finalmente llegaron a casa tarde, los tres tuvieron que sufrir a causa de un buen regaño.

— De todos modos, ¿no fue porque Doug de esa aldea nos engañó? Desde entonces han tenido una mala relación, ¿verdad? Incluso fue tu oponente de la pelea de hoy...

— Ya cállate.

La uña lo golpeó justo en la cabeza, Orba volvió la cara. Aunque la razón por la que se peleó con Doug fue todo por culpa de Alice, nunca habló de eso. Sin embargo, mientras reían y recordaban juntos durante toda la noche, fue la última vez que habló en paz con su hermano.

En aquellos días, la Dinastía Imperial de Mephius y el Reino de Garbera ya estaban en guerra. Se decía que la caballería Garberana había cruzado recientemente su frontera, aunque los dos países tenían una historia de conflicto desde hace algún tiempo con respecto a la definición misma de esa frontera. La fortaleza del sur de Apta, que estaba cerca de la aldea de Orba, también había sufrido ataques de las tropas montadas de Garbera en muchas ocasiones.

Eventualmente, Garbera abandonó temporalmente la toma de la Fortaleza de Apta y los atacó por otra ruta. Y eso fue al preparar una trampa. Atacándolos cuando la mayoría de las tropas estacionadas en Apta habían sido llevadas de vuelta a la capital imperial, inmediatamente los asediaron.

Naturalmente, la Fortaleza Apta fue forzada a una batalla desesperada y defensiva. Rápidamente se convirtió en resistir hasta que llegaran los refuerzos de la capital imperial, el ejército de Mephius requisó a la fuerza a los soldados de las aldeas circundantes. Y el hermano mayor de Orba, Roan, era uno de ellos.

Por supuesto, su madre gritó llorando. Si había una esperanza por la que su madre trabajaba en su vida casi incolora, probablemente era su hermano. Aunque se aferró al soldado que intentó llevarse a su hermano, Roan le puso una mano suavemente en el hombro y le dijo:

— Está bien. Pronto llegará la ayuda de la capital imperial, así que ten paciencia hasta entonces.

Además, añadió con una sonrisa que la paga era mucho mejor que la del asistente de un comerciante.

Orba de pie junto a Alice lo vio irse, mirando la espalda de varios jóvenes de la aldea cruzando las capas de roca.

Orba pensó: Si fuera un poco más grande, podría ir a la fortaleza en lugar de mi hermano. Entonces, madre tampoco tendría que estar tan triste e incluso podría recibir un servicio distinguido entre los soldados.

Después de que su hermano desapareció su madre, que siempre había sido tan dedicada al trabajo, pasó días enteros en oración, como si algo dentro de ella se hubiera roto por completo. Aunque a veces se acordaba de pararse en la cocina y preparar una comida, cuando se trataba del menú, actuaba como si su hermano Roan estuviera a punto de regresar de la ciudad, haciendo solo su comida favorita. Pero cuando ella recordaba que él no estaría en la mesa del comedor, su madre lo tiraba todo en el patio trasero.

Mientras tanto, Orba araba los campos descuidados y también cuidaba de los pocos animales que tenían por sí solo. Durante las noches, Orba subía por una estrecha vereda tallada en los acantilados y siempre miraba la dirección de la capital imperial, buscando hileras de hermosas armaduras, vastas nubes de polvo generadas por los dragones militares durante su marcha y las majestuosas figuras de las naves de batalla de dragonstone, pero nunca vio lo que estaba esperando.

Y cuando habían pasado aproximadamente tres semanas desde que su hermano se había ido, los residentes de un pueblo al otro lado del valle, que estaba más cerca de la fortaleza que el suyo, estaban llegando sin aliento.

— ¡La fortaleza ha caído!

Vinieron con las peores noticias.

La Fortaleza de Apta había caído antes de que las fuerzas de Garbera se acercaran. Dijeron que los comandantes y el personal principal que custodiaban la fortaleza habían comenzado la huida, dejando a sus soldados atrás. No había refuerzos de la capital imperial en Apta, ya que habían sido enviados a la fortaleza natural de Birac, junto al barranco más al norte. Por lo tanto, parecía que la capital imperial ya había decidido que sería el corazón de la línea de defensa de la frontera sur. Apta solo se había usado para ganar tiempo.

Y con respecto a la tierra en el medio, las fuerzas de Garbera que estaban acampadas en la fortaleza, comenzaron a arrasar las aldeas circundantes. Hubo actos de saqueo y asalto.

La gente de la aldea tenía prisa por recoger sus pocas pertenencias, aunque casi no había comida con la cosecha tan cerca y se limitaban a tener sus propios cultivos, abandonaron la aldea a toda prisa. Los que tenían conocidos en las cercanías se apresuraron hacía allí, mientras que las personas que no lo hicieron, buscaron refugio temporal en el valle, hasta que los soldados de Garbera abandonaron su aldea.

Obviamente, Orba los siguió, pero en medio de su fuga, notó que su madre no estaba cerca.

Sobresaltado, Orba volvió a la aldea. Más allá de las rocas que se alzaban sobre la zona como colinas, podía ver el panorama completo de su aldea hundiéndose tras las brumas de la noche. Sin duda, ella todavía estaba allí. Ella estaba esperando que su hermano regresara. A su hermano, quien posiblemente nunca regrese.

— Orba, ¿a dónde vas? Orba!

Cuando la voz de Alice lo llamó por detrás, empujó a la multitud y regresó a la aldea apresuradamente.

Cuando logró llegar a su destino, no había ni una sola alma, la aldea se había vuelto tan silenciosa como la muerte. Debido a que estaba familiarizado con el paisaje, había una inquietud como si hubiera vagado en otra dimensión. Desde el otro lado del valle pudo ver a un grupo de hombres y caballos acercándose, y Orba corrió hacia su casa a toda prisa. Cuando abrió la puerta de atrás, su madre estaba allí. Ella estaba tratando de preparar una comida como de costumbre.

— ¿Roan?— Dijo su madre, dándose la vuelta, pero cuando sus ojos se fijaron en la figura sudorosa de Orba, ella se encogió de hombros—. ¿Todavía estabas jugando, Orba? Sólo ayúdame un poco, tu hermano llegará a casa pronto.

Afuera, los sonidos de las voces de los soldados se podían oír levemente, persiguiendo a los animales que habían quedado atrás. Temeroso de que el humo se levantara, intentó apresuradamente detener a su madre. Sin embargo:

— ¿Qué es esto? ¡No hay nada!

— Qué aldea tan miserable. A pesar de que a esos tipos en Gascon les fue mejor. Parecía que se habían acostado con todas las chicas.

— ¿No hay al menos algo de alcohol? ¡Ve y mira!

Tan pronto como creyó oír esas voces acercándose, la puerta fue violentamente derribada.

Tres soldados entraron ruidosamente, cada uno de ellos equipado con una simple cota de malla, lanza y espada. En sus rostros, ennegrecidos por nubes de polvo, solo los ojos emitían una luz blanca única.

— ¡Oh, hay una mujer!

— ¿Qué? ¿No es muy vieja? Además, ¿no hay alcohol? ¿O algo para comer?

Después de mirar a su madre, quien sostenia protectoramente entre sus manos a un Orba acurrucado, comenzaron a destrozar la casa, haciendo lo que querían. Orba estaba agachado completamente, ocultando su respiración como un herbívoro tratando de no llamar la atención de las bestias salvajes.

Cuando los soldados de Garbera atravesaron la puerta, sus ojos habían visto la espada de madera, que había estado apoyada contra ella rodando por el suelo. Pero al final, no era más que un juguete para niños. Odiaba que le dijeran eso más que nada y estaba más que ansioso por replicarle a ese tipo de personas, pero ahora lo entendía dolorosamente.

Luego, cuando los soldados estaban saqueando las estanterías, agarraron la tosca vajilla de cerámica del interior y despreocupadamente la arrojaron a un lado. Haciendo un sonido fuerte, los pedazos rotos se esparcieron por el piso. A Orba le tomó por sorpresa, ya que eran las cosas que su hermano Roan usaba, y su madre, que había sido sumisa hasta ahora, se levantó con tal fuerza que Orba fue empujado a un lado. Desde ese momento, ella comenzó a aferrarse a la espalda de uno de los soldados.

— ¿Hey, qué? ¿Qué?

— ¡Parece que quiere jugar conmigo!

Un soldado de cara roja se quitó de encima a su madre, la hizo girar y la empujó hacia abajo. Colocó su mano en su boca cuando ella intentó lanzar un grito agudo, luego sacó un cuchillo puntiagudo escondido dentro de su cota de malla, y lo empujó ante la pálida cara de su madre.

— Basta, tomarías a cualquier mujer, ¿no es así?

— El sabor de una muchacha joven es agradable, pero una flor vieja como ella tampoco está mal.

Mientras hablaba, su cara roja mostraba una sonrisa vulgar y el hilo que sostenía los tensos sentimientos de Orba se rompió. Lanzando un torpe grito, cargó hacia el soldado. Sin embargo, era un esfuerzo inútil y fue fácilmente derribado con un solo brazo.

Golpeando la parte posterior de su cabeza contra los estantes, aunque aturdido por un momento, Orba rechinó los dientes e inmediatamente volvió a mirar hacia al soldado. Y desde la parte superior del estante, había algo que cayó con un fuerte estrépito. Era algo largo y estrecho envuelto en un paquete y con la parte delantera rota, emitía un brillo plateado ante los ojos de Orba.

Esto es…

Escondiéndolo por reflejo, Orba rápidamente rompió el paquete. Como había esperado, era una espada corta de unos sesenta centímetros de largo. El pomo redondo tenía las características de las espadas hechas en Mephius. En concordancia con su fina hoja, el mango también era un poco delgado, encajando muy bien en la mano de un niño.

Mientras la agarraba, varias letras talladas en la hoja saltaron a sus ojos.

O, R, B, A...

Fue solo por un instante, con los gritos de su madre, el sonido del soldado de cara roja quitándose su cota de malla y el ruido de los soldados arrasando la casa. Aunque una oleada aterradora de sangre negra hervía en su cuerpo, la apartó, y en ese instante, todos sus pensamientos lo guiaron a una explicación.

La cuchilla estaba grabada solo con “Orba”. Por supuesto, él no sabía que tal cosa estaba en su casa. No creía que su madre ni otros conocidos lo hubieran preparado especialmente para él. Por lo que sabía, ¿no era esto un regalo de su hermano Roan?

Pero Roan debería haber entregado el dinero que recibió por sus servicios a su madre. Además, una cuchilla como esta no podría comprarse en ciudades comunes. Lo más probable es que después de ir a la Fortaleza Apta, le proporcionaron armas como soldado, y le había pedido al herrero estacionado en la fortaleza que grabara su nombre.

Y luego lo dejó con la caravana que rodeaba la fortaleza y las ciudades. Pero cuando llegó a su casa, su madre debe haberlo aceptado. Pensando que no debería llegar a las manos de Orba, lo más probable es que tuviera la intención de mantenerlo alejado de la vista de su hijo. Seguramente pensó que era demasiado peligroso para Orba, o tal vez temía que Orba se fuera como Roan si tuviera una espada en la mano.

De todos modos…

— Oye, ¿qué tienes ahí?— Gritó un soldado desde la espalda de Orba—. Parece que tienes algo valioso. Oye, ¿por qué no me lo enseñas?

— ¡Esto es mío!

— Eso no lo decides tú, sino yo. Ahora, dámelo.

El soldado que ridiculizaba a Orba le puso una mano en el hombro tratando de apartarlo con fuerza. Fue más que suficiente.

Así es, Orba respondió a su voz interior.

— Dije, que me lo muestres- ¡gyahh!

Dando media vuelta, Orba balanceó su espada hacia abajo. Con la sangre rociándose del hombro del hombre, Orba se deslizó bajo el brazo del soldado tambaleante y corrió hacia el hombre que estaba inclinado sobre su madre.

El hombre de cara roja apartó los ojos de su madre y saltó hacia atrás. Tomando rápidamente su hacha de mano, recibió el golpe de Orba que venía hacia él. Orba se mantuvo firme en ambas piernas y de alguna manera intentó atravesar con la espada, pero aun así, la espada era corta y la fuerza de un niño no podía empujar un hacha de mano de esa manera. Sin embargo, en lugar de dejarse superar tan fácilmente, Orba se dejó caer hacia un lado.

— Este mocoso…

El hombre de cara roja lanzó otro golpe con intención asesina. Orba rodó hacia un lado. Después de hacer un giro, el borde del hacha pasó zumbando justo en frente de sus ojos. En ese mismo instante su sangre se congeló,

— ¡Detente!

Su madre estaba aferrándose a los pies del hombre de la cara roja. Consumiéndose en ira, el hombre pateó sus manos, se dio la vuelta y levantó su hacha aún más alto. Cuando Orba lo vio, la tensión de su sangre negra, la ansiedad, la irritación, la ira y otras emociones diversas que habían estado hirviendo en el cuerpo del niño durante tanto tiempo, estaban a punto de ser liberada de un solo golpe, como si hubieran tomado su forma final.

Se paró. Sosteniendo su espada con ambas manos, la forzó bajo su brazo y la enterró junto con el resto de su cuerpo, contra la indefensa espalda del soldado.

En la espalda del hombre, que se había quitado la armadura, la espada se enterró con bastante facilidad. Luego hubo una pequeña resistencia, pero la espada continuo entrando suavemente cuando Orba la empujó con ambas manos, hasta que en un abrir y cerrar de ojos, la punta de su espada finalmente atravesó el pecho del hombre.

Debido a que Orba también estaba siendo arrastrado mientras el hombre de cara roja se tambaleaba, rápidamente soltó la espada. El hombre chocó con su espalda contra la pared. Después de girarse para mirar al triunfante Orba, hizo que su boca se abriera y se cerrara, probablemente tratando de decir palabras llenas de rencor, y vomitó una gran cantidad de sangre mientras se hundía en el suelo, hasta que su lengua roja brillante cayó y después ya no se movió.

— ¡Bastardo!— haciendo una mueca de dolor, el soldado al que le había cortado el hombro gritó.

— Mataste a Douga. Infeliz mocoso.

El otro soldado también gritó con voz potente y corrió hacia Orba. Ya sin la espada, Orba recibió un golpe en todo su cuerpo y rodó sobre el piso otra vez. Lo patearon en el estómago y le pisaron la espalda.

— Tanto a madre e hijo, voy a colgar su cabeza debajo de la cornisa.

Arrastrándose a cuatro patas, la punta de la espada fue puesta en la nuca de Orba. También levantaron a su madre, retorciéndole la mano, y la colocaron en la misma posición al lado de Orba. No importaba que forcejeara con su cuerpo con todas sus fuerzas, no podía quitarse el peso del hombre que estaba sobre sus espaldas.

— ¡Déjame ir!

— Ahh, en seguida. ¡Después de convertirte en un cadáver!

Orba, lanzando un grito bestial, de repente flotando en ese momento que se interponía entre la vida y la muerte. Con el sonido cortante del viento cuando fue lanzado directamente hacia abajo. Finalmente, gritó el nombre de su hermano Roan, cuando:

— ¿Qué está pasando?

De repente, el sonido cortante el viento cesó. Orba, con sus pensamientos revueltos reflexionaba en su cabeza, sin embargo, se dio cuenta de que no era su hermano quien había aparecido.

El que acababa de entrar a la casa era un soldado garberano. Sin embargo, a diferencia de los soldados que habían entrado, tenía un armadura de cuerpo completo, sin una sola parte intacta, y su armadura también brillaba en plata. Él todavía tenía una cara joven.

Durante un corto periodo tiempo los soldados retrocedieron ante el intruso, pero luego:

— Es como puede ver, Señor Aprendiz de Caballero.

— Hemos venido a recibir nuestra justa recompensa después de ganar la batalla. Solo porque estuviste en un servicio distinguido por un tiempo, después de todo estás vestido como un caballero, seguramente no has venido a parar cosas tan poco refinadas como estas, ¿verdad?—Explicaron los dos con gravedad.

Fingiendo una actitud cortés, había claramente un aire que estaban tomando a la ligera al hombre.

— Además, mira. Nuestro camarada fue asesinado. No hay forma de que los soldados con el orgullo de Garbera puedan dejar pasar esto sin obtener venganza, ¿verdad?

El soldado que habló pisó el cuerpo de Orba y estableció el objetivo de la espada con la otra mano. Lo que vieron los ojos de Orba al mirar el techo, era la punta de la espada, pero luego un solo hilo de luz brilló desde un costado.

— ¡Qué estás haciendo!

— Qué lamentable. Venganza, ¿verdad? ¿Quiere decir que hay algo de orgullo en eso contra un niño?

El joven con armadura había desenvainado su espada. Parecía que el hombre había derribado a ese soldado, porque Orba se dio cuenta de que la espada que debería haber atravesado su corazón había sido repelida de algún modo hacia un lado. El otro rugió algo con una voz ronca cercana. Parecía que había dicho el nombre del hombre con armadura, pero Orba no lo captó en ese momento.

— T-Tu camarada... ¿cómo te atreves, bastardo?

— No quiero que una persona inferior como tú me llame camarada o algo semejante.

Mientras sacaba la ensangrentada punta de su espada, el soldado dio un paso atrás.

— ¿Inferior, dices? A pesar de que tienes la misma historia. Solo porque fuiste bendecido con la oportunidad de hacer un servicio distinguido, te dejas llevar. Siempre cantando, caballero, caballero, como si fuera tu palabra favorita, pero ¿te convertiste en un verdadero caballero? No compartes un linaje con la familia real de Garbera, serás un “aprendiz” toda tu vida. ¡Conoce tu lugar!

Pronto, el soldado que parecía estar dando un paso atrás, rápidamente sacó algo de detrás de su espalda y lo trajo frente a él. Era una ballesta, fija con un pedestal largo y delgado y jaló el gatillo.

En ese instante, el joven con armadura se apartó ágilmente. Dando un solo giro, como si estuviera bailando, evitó por poco la flecha y decapitó la cabeza del soldado. No hubo la menor vacilación. La cabeza decapitada giró en el aire, golpeó la pared de la casa y rodó por el suelo.

— Garbera es un país de caballeros. En lugar de profanar aún más tu nombre, recibe el honor de ser muerto en acción.

Su hermosa apariencia, su manera de pelear y esas palabras que murmuró, era como si un héroe hubiera surgido de los libros que Orba leía todo el tiempo.

— Comandante, ¿¡qué es esta conmoción!?

Una voz se escuchó desde el exterior, pero él respondió “No es nada”, mientras limpiaba la sangre de su espada.

— ¿Eres un hijo de Mephius?

Orba no supo de inmediato cuál era la mejor respuesta a la pregunta que le hicieron. Tampoco era que él fuera especialmente consciente del nombre del país llamado Mephius. La gente de la aldea de Orba, que generalmente vivía en un mundo de unos diez kilómetros a la redonda de la aldea, no estaba muy interesada en el país ni en sus disputas territoriales.

El hombre le dedicó a Orba una leve sonrisa cuando no respondió, miró al soldado que se había hundido en un charco de sangre. Orba, que su cuerpo se congeló de repente, sujeto firmemente los hombros de su madre. Empezó a buscar si había algún arma a su alcance, cuando,

— Date prisa y aléjate de aquí—. Dijo el joven—. Fue para proteger a tu madre, ¿no? Realmente tienes el espíritu de un caballero dentro de ti. Mucho más que la gente de Garbera, que parece haberse olvidado por completo del camino del caballero. Ahora, puedes salir de aquí. Trataré de detener el saqueo y los asaltos tanto como sea posible, pero no puedo atraparlos a todos.

Esos ojos por alguna razón se parecían a los de su hermano Roan. Sosteniendo el hombro de su madre sollozante, Orba se asomó lentamente a la puerta de atrás, luego, tirando de su madre de la mano se escapó a toda velocidad. Un viento invernal que soplaba por las calles después del atardecer golpeó sus mejillas. Instando a su madre, que no cesaba de murmurar “Roan, Roan”, a veces incluso gritándole, finalmente se unieron con Alice y la gente del pueblo después de una hora.

Después de eso, siguieron al padre de Alice y se dirigieron a un pueblo que estaba quince kilómetros río arriba, al norte.

Orba no sabía si el joven hombre con armadura había sido fiel a sus palabras, pero al menos a partir de allí el saqueo ya no se llevaba a cabo alrededor de Apta, que más tarde se convirtió en el territorio de Garbera.

Sin embargo, las llamas aún se acercaban al pueblo al que Orba y el resto habían logrado escapar anteriormente.




Apenas hubo signos. De repente, “ellos” llegaron con toda su fuerza e inmediatamente comenzaron a saquear. Eran hombres que estaban completamente enjaezados en negro. Provisiones, ropa, y por supuesto dinero y bienes, todas las cosas de posible valor fueron tomadas por la fuerza. La gente, tampoco fue la excepción. Tan pronto como llegaron al pueblo, tomaron a las mujeres y empalaron a cualquier hombre que intentara resistir con lanzas desde lo alto de sus caballos, decapitaron sus cabezas con espadas y los expusieron a disparos de armas de fuego.

En medio de toda la confusión, Orba perdió de vista a su madre. Justo cuando tropezó con impaciencia y miedo:

— ¡Alicie!

Vio a Alice siendo atada por un soldado con los brazos a la espalda. A pesar de que estaba a punto de ser arrastrada, Alice todavía le gritaba que huyera. Perdiendo el control por completo, Orba saltó hacia adelante. La sensación de matar a esa persona aún permanecía en sus manos. Y ahora él había decidido hacer lo mismo. Extendió su mano en busca de la espada que el soldado llevaba.

Pero, en el momento en que agarró el pomo de la misma, recibió un fuerte golpe en la parte posterior de su cabeza. La vista vaciló ante sus ojos, y su conciencia estaba a punto de desvanecerse. Justo antes de hacerlo, tuvo la sensación de que oyó la voz de Alice gritando su nombre.





Cuando volvió en sí, Orba yacía en el suelo de espaldas con los brazos abiertos. Su cabeza estaba palpitando dolorosamente. Su conciencia aún estaba un poco nublada y ni siquiera estaba seguro de si estaba soñando o no.

— General Oubary, ¿qué quiere hacer?

No sabía cuánto tiempo había pasado cuando escuchó esa voz. Entre los gritos de los hombres y las mujeres cercanas y los disparos en la distancia, Orba secretamente miró con los ojos entreabiertos a quien habían llamado antes.

Era un hombre montado en un caballo, sosteniendo una botella de licor que probablemente había robado. Vestía una armadura ligera y elegante, calvo, y tenía el aire majestuoso de un gigante. A pesar de que tenía una apariencia tan seria, había lápiz labial violeta en sus delgados labios, dándole a la figura elevada y burlona un extraño tipo de apariencia.



— Si ya no hay objetos de valor, préndele fuego al solar. No dejes ni un solo grano de trigo para Garbera.

Diciendo esas palabras, el hombre llamado general tiró su botella de vino. Salpicó contra las mejillas de Orba.

— Muy bien, este pueblo fue quemado por Garbera. Dejen que los soldados sean minuciosos. Pueden tener a las mujeres, pero mátalas cuando terminen con ellas. Ni siquiera las vendan. Tú supervisarás.

Poco después, los chillidos y gritos se extinguieron. En cambio, un viento caliente le asó la piel y un hedor acre comenzó a llenar el aire. Cuando finalmente logró ponerse de pie, su entorno se había convertido en un mar de llamas.

No había una sola persona con vida. Orba vagabundeaba por la aldea, llamando a su madre y a Alice con gritos, mientras apartaba las chispas de fuego de sus manos. Pero lo único que se apareció fueron los cadáveres sacrificados de la gente del pueblo. Los cuerpos de los ancianos, mujeres y niños.

Ese Oubary...

Con el lugar incendiado, el cuerpo entero de Orba se había vuelto rojo oscuro con la sangre y el hollín cayendo desde arriba.

¿No ese Oubary... de la fortaleza de Apta?

Él recordó haber escuchado sobre eso. Cuando la fortaleza había estado reclutando soldados con urgencia, estaba seguro de que los militares que aparecieron en la aldea habían pronunciado ese nombre. Era el general veterano a quien se le había confiado la protección de la fortaleza.

Eso significaba que este había sido el ejército de Mephius. Después de la caída de la fortaleza, las tropas, incluido Oubary se dirigieron al norte, por delante de las tropas que perseguían a Garbera e incendiaron la aldea a la que Orba y los demás habían escapado antes. Y se habían llevado todo el botín de guerra antes de volver a la capital, para que Garbera no pudiera usarlo.

Los mataré, juró Orba.

Reuniendo la fuerza de algún lugar de su cuerpo, aunque antes ni siquiera le quedaba una gota, el poder que lo mantenía avanzando provenía de su juramento asesino e implacable.

Aunque no tenía respuestas claras sobre si matar a Oubary, a los soldados de Garbera o al Emperador, ni sobre cómo lograr esos fines, por ahora simplemente siguió caminando.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario