Violet Evergarden Volumen 2 Capítulo 13 - FINAL

VIOLET EVERGARDEN



Edición 11/02/2018: CAPÍTULO COMPLETO



El ferrocarril que partía del país marítimo meridional Leidenschaftlich recientemente por fin se extendió a las naciones del norte.


Los medios públicos de transporte eran bastante útiles para viajar por un amplio continente, así, los trenes en todo el continente contribuían en gran medida en términos de logística no solo a las personas sino también a la sociedad. Podría decirse que los resultados actuales se han logrado debido a que la Guerra Continental Norte-Sur terminó de manera superficial.

La información de que una ceremonia se llevaría a cabo para la partida del tren intercontinental se extendió rápidamente en la ciudad de Leiden, y la gente corrió en busca de entradas para el primer viaje. Al día siguiente, el periódico de la mañana anterior a la ceremonia de despedida, que estaba completamente acaparado por esta última, fue hecho para ser entregado no solo a lo largo de Leidenschaftlich sino también a los países vecinos.

Aunque era un artículo trivial para los que no estaban interesados ​​en el tema, la aparición de una mujer entre las fotografías publicadas de las personas que buscaban las entradas instigó, para bien o para mal, un sentimiento subrepticio en aquellos que la conocían. Lux Sibyl, que estaba en el Servicio Postal CH a primera hora de la mañana, sonrió orgullosamente al ver la figura de su bella amiga. Un novelista que silenciosamente recitaba palabras en medio de las montañas estaba de buen humor como si hubiera encontrado un tesoro en medio de las fotos del artículo, y lo colocó como decoración en su pared. Un joven astrónomo en medio de un viaje compró dos copias más del mismo periódico después de un momento de asombro, y Cattleya, que estaba en su deber de amanuense en un lugar lejos de la oficina, le preguntó a su cliente masculino, con el periódico en mano, quién era la más linda entre ella y la mujer que aparecía en él. Alguien que no había visto su rostro durante mucho tiempo se entregó a trazarlo con la punta de los dedos.

Era solo una imagen, pero en la mañana de ese día, una premonición de que algo especial estaba por comenzar quedó grabada notablemente en las mentes de aquellos que habían estado involucrados con Violet Evergarden.


La ceremonia de despedida se celebró en la estación de Leidenschaftlich a las dos de la tarde, y a las tres en punto, después de que los pasajeros habían subido al tren intercontinental, abandonó la ciudad para dar fin a las formalidades. Los niños que viajaban en un tren por primera vez inclinaron sus cuerpos sobre las ventanas y elogiaban el paisaje, orgullosamente alardeando mutuamente de la buena fortuna de lograr el primer paseo. Aquellos que lo usaban para viajes relacionados con el trabajo estaban satisfechos con el cuidadoso servicio de atención al cliente y la segura conducción, y los que habían reservado los vagones para dormir, su corazón había sido robado por la comodidad ya que sus cuerpos inmediatamente abrazaron la somnolencia.

La operación continuó sin ningún problema en general. Se observaron problemas menores, como los empleados a cargo de transportar equipaje que lo enviaban a la habitación equivocada o un cliente de uno de los vagones que pidió un plato sin cebollas y encontró un pequeño trozo y se enojó, pero no era nada que se pudiera considerar importante.

El paisaje que pasaba afuera de las ventanas se teñía gradualmente de rojo más intenso, y justo una hora después de la partida, el mundo comenzó a estar rodeado por las señales de la noche. Una vez por hora, el tren debía ser abastecido con agua.

— Pronto nos detendremos un momento en el punto de suministro de agua, así que por favor tomen asiento, ya que el tren se sacudirá—. El conserje informó a los clientes de cada vagón.

Como la gente estaba completamente fascinada con el viaje, no intentaron entrometerse con aquellos que se mantenían de pie sin ninguna intención de sentarse. También hubo muchos que observaron el paisaje mientras bebían alcohol. Aquellos de buen humor no escuchaban lo que otros decían.

El conserje, que había dado la advertencia, sonrió mientras pensaba “qué patrocinadores tan molestos” mientras caminaba suavemente junto a los pasajeros y les pedía que tomaran sus asientos.

Fue un viaje excepcionalmente maravilloso. Nadie imaginaba que hubiera alguna tragedia. Tampoco nadie encontró sospechoso el comportamiento de esas personas. El hecho de que clavaran un cuchillo en el cuello del conserje y lo cortaran también pasó desapercibido.

Ese día se suponía que era genuinamente maravilloso para varias personas.



-------------------------



A las cuatro y media, bajo las gruesas nubes que se extendían en un cielo otoñal, se arrojó un cadáver a la vía del ferrocarril como si fuera tierra. Rodó sobre el suelo y, antes de que los cuervos pudiesen devorarlo con avidez, lo encontró el dueño de un prado cercano, que pasaba por allí. Al igual que la lluvia que cae sobre la superficie de un lago, este acontecimiento dejaba entrever la magnitud de algún tipo de gran incidente. La primera gota fue el cadáver. Una, dos gotas más cayeron del cielo, lo que marcó el descubrimiento de un problema que ahora estaba creciendo progresivamente.

El comportamiento anormal del tren intercontinental atraía bastante la atención, originalmente se suponía que debía hacer paradas, pero pasaba por todas las estaciones mientras mantenía a los pasajeros a bordo, y, en algún momento, el ejército se movilizó. Primero vino un informe de empleados y civiles de una de las estaciones que pasó de largo el tren, y el mensaje fue transmitido a la policía militar.

La policía militar se basaba principalmente en el cumplimiento de la ley para proteger la seguridad de la vida cotidiana de los ciudadanos, y era una entidad separada del ejército, a pesar de tener la palabra “militar” en su nombre. Cuando la policía militar llegó al Ministerio del Ejército de Leidenschaftlich, también se había emitido un pedido de refuerzos para la situación desde Ferrocarriles Nacionales de Leidenschaftlich.

La sede del Ministerio del Ejército Leidenschaftlich era, en una palabra, un fuerte. Para ser un simple edificio, tenía una arquitectura difícil de describir. En primer lugar, había una construcción similar a una torre de un castillo que albergaba el Ministerio del Ejército, con paredes dobles de piedra rodeándola. Había un foso seco afuera de las paredes, y los árboles y arbustos más allá de dicho foso habían sido completamente cortados para despejar la vista. No había lugar para que los enemigos se escondieran en caso de invasiones. La estructura parecía intimidar con un “si quieres vencerme, ven a intentarlo”.

Ser capaz de tomar el sol en una constitución que estaba tan bien sintonizada con la hostilidad probablemente era una prueba de que sus soldados habían superado numerosas guerras. En ese contexto, por cortesía del sistema del país, el proyecto de solicitud de refuerzos, “Caso del secuestro del tren intercontinental”, debía iniciarse en el Ministerio del Ejército en una etapa temprana, pero los oficiales reclutados aún no estaban al tanto de la extensión de esa lluvia caótica.



---------------------



A las cinco y veinte minutos de ese día, en una de las habitaciones del Ministerio del Ejército, Gilbert Bougainvillea estaba discutiendo el curso de acción de la Fuerza Especial de Ataque de Leidenschaftlich, que él solía dirigir.

— Disolverse sería razonable, pero si se va a entregar, me gustaría ser el que elija el personal.

Gilbert Bougainvillea, que solía ser un Mayor del ejército de Leidenschaftlich, había servido equitativamente como teniente coronel y, en reconocimiento de los logros de la Fuerza Especial de Ataque del ejército de Leidenschaftlich en la Gran Guerra, liderada por él mismo, otra promoción le fue concedida y se le permitió usar la insignia de rango de coronel. Después de convertirse en coronel, operar dentro del Ministerio del Ejército era básicamente su tarea principal. De esta manera, su tropa había estado en marcha tanto dentro como fuera del país, ya que las circunstancias habían requerido intervenciones armadas posteriores a la guerra, pero se mantuvo a flote como resultado de su exitosa carrera.

— Es mi honesta opinión que la disolución es lamentable. Hay miembros que quieren renunciar debido a su ascenso, pero incluso con esas vacantes, tiene un alto nivel de excelencia. Hasta el punto que puede funcionar como una unidad independiente. Bueno, los de arriba probablemente no lo permitan tan fácilmente... ya que podrían pensar que son soldados privados. 

Un hombre de pelo negro azulado estuvo de acuerdo con las palabras de Gilbert. “Laurus Schwartzman” estaba escrito en la placa de identificación en su escritorio.

Gilbert asintió ante la perspectiva de la persona que tenía el mismo estatus de coronel que él, pero solía ser su superior en el pasado. 

— Eventualmente, podríamos crear esta unidad independiente... Desde el punto de vista de aquellos que lo están manejando, una unidad que tiene demasiada libertad es peligrosa, pero gasta grandes esfuerzos cuando hay grandes emergencias. Sin embargo, si nos dicen que no ha habido ninguna hasta ahora, no se nos otorgará el consentimiento. Por lo tanto, me gustaría dejar una base preparada por el bien de ese acontecimiento... y, si voy a pasarlo a otra persona, quiero una persona que tenga en cuenta las cualidades individuales de cada miembro para hacerse cargo de ella. Después de todo, los miembros fueron pulidos al estar a mi cuidado personal.

— ¿A quién tienes la intención de nombrar como sucesor?

— Idris. Él es apto para ser comandante.

— ¿No es él un tipo sin educación ni seguidores? Es casi como yo. ¿No recomendarás a alguien del linaje Bougainvillea? Debería haber personas en el ejército que pertenezcan a tus ramas familiares.

— Coronel Laurus... me recomendó porque le desagradan las nominaciones basadas en facciones, ¿pero ahora me está diciendo que nomine a un Bougainvillea? Idris es inteligente incluso sin educación. Él también es muy ambicioso. En cuanto a los seguidores... puedo convertirme en uno.

— Solo estaba bromeando; no te enojes tanto. 

Ante el tono de voz bajo de Gilbert, Laurus se rió rápidamente y se disculpó. A medida que envejecía, Gilbert había llegado a poseer una presencia que no tenía en su juventud.

— Bueno, entonces, con respecto a la colocación de un sucesor para mis tropas... contaré con tu ayuda para los arreglos necesarios.

— ¿Y mi recompensa será...?

— Mi hermana menor ha dicho que quiere montar a caballo contigo en nuestra próxima salida.

Laurus mostró una reacción complacida y Gilbert suspiró un poco, con los hombros caídos como si un peso se hubiera colocado sobre ellos.

La posición de Gilbert en el ejército parecía estable, pero no era así en realidad. Aunque había personas que lo apoyaron simplemente por ser una Bougainvillea, también hubo quienes intentaron aislarlo por ello. Gilbert había llegado a un período en el que tendría que decidir a quién elegiría como sus aliados. Los celos y la corrupción siempre crecían allí donde había influencia. Poco a poco, reuniendo en sus manos a aquellas personas que le resultaban tan difíciles de manejar como él y asegurándolas firmemente bajo sus brazos, era algo necesario para Gilbert en los últimos tiempos.

Laurus era alguien cuya espalda solía observar como si la persiguiera cuando se había unido al ejército, y ahora Gilbert finalmente estaba lado a lado con él. Había muy pocos que podían lograr el ascenso de coronel a general de brigada y de general de brigada a general de división. Como el propio Laurus no mostraba interés en ser promovido, Gilbert creía que no pasaría de ser coronel. Sus orígenes, a diferencia de Gilbert, tampoco lo dejaban en una condición ventajosa para disputar con éxito.

— Esto depende de ustedes dos, pero por favor nunca ofendas a mi hermana, ya que ella te aprecia profundamente. Prométemelo.

— Sé que ella lo hace. Después de todo, ella confesó su amor por un tipo como yo. Tengo la intención de estar con ella incluso en mi tumba.

No mostraba signos de buscar competencia y se podía confiar en su naturaleza. Para que Gilbert pensara que podía dejar a su hermana al cuidado de Laurus, tenía que ser una persona encomiable.

Al suavizar las arrugas entre sus cejas con las puntas de los dedos de su mano izquierda, que se había convertido en una prótesis, Gilbert tomó un periódico no relacionado con el trabajo que estaba sobre el escritorio. Desde que lo había leído por la mañana después de despertarse, lo había llevado consigo mientras estaba de servicio. Inconscientemente miró la parte que tenía fotos del tren intercontinental.

— Has estado leyendo eso desde la mañana, eh. ¿Te gustan los trenes?

— Si llega la oportunidad de hacer un recorrido turístico, quiero probarlo—. Con gestos que no podían ser percibidos como antinaturales, dobló el costado con las imágenes y dejó el periódico.

Los dos hombres habían estado en una situación en la que incluso Laurus había llegado a preguntarse por qué Gilbert había abandonado a la Doncella Guerrera del ejército de Leidenschaftlich después de la Gran Guerra, y por lo tanto, no deseaba entrar en el tema. Mientras charlaban sobre asuntos cotidianos triviales, alguien llamó a la puerta.

— Coronel Schwartzman... ah, coronel Bougainvillea, está aquí en un buen momento. Estamos teniendo una reunión de emergencia. Un gran incidente ha sucedido. El caso se ha establecido en los cuarteles de contramedidas, así que por favor, vengan rápido. En este momento, estamos convocando a todo el personal de las fuerzas especiales.

Cuando el funcionario administrativo se los dijo, los dos se miraron a los ojos y se pusieron de pie al mismo tiempo.



-----------------------------



Quienes se reunieron en los cuarteles, en la que se preparó una mesa redonda, eran principalmente coroneles. El incidente sería de antemano explicado por el general de división.

— Antes que nada, a las dos de la tarde, se realizó una ceremonia de despedida en honor del tren intercontinental, y una hora más tarde, los pasajeros subieron a bordo y salió de la estación. Pasó por Attaccare, que era una de las estaciones de parada, y procedió así. También fue en este momento que un cadáver fue arrojado en las cercanías de Attaccare. El cuerpo fue encontrado y reportado por un agricultor de esos alrededores. Según la información de Ferrocarriles Nacionales de Leidenschaftlich, el tren está detenido actualmente en la estación de Rauschend, que es uno de los puntos de suministro de agua. Una demanda de recompensa a cambio de los pasajeros fue emitida a Leidenschaftlich a través del personal de la estación—. Mientras todos le prestaban atención, el general de división dijo mordazmente—: El enemigo nos dice que liberemos a un criminal político que se mantiene en la Prisión de Altair. Es un criminal de uno de los países que formó una alianza en la guerra anterior, Rohand. Después de la proclamación de su derrota, chantajeó a los líderes de su madre patria para que revocaran el anuncio, causó un conflicto interno y fue arrestado. Los responsables de este incidente de secuestro son quizás sus perros guardianes, sin duda sus camaradas. Lo que significa que los principales infractores de este caso son las personas que todavía no quieren reconocer que perdieron la guerra.

Una sensación de tensión recorrió el lugar cuando el general de división reconoció al otro bando como un “enemigo”. En Leidenschaftlich, “enemigos” causaban daño a toda la nación. Todos se convertían en objetivos de eliminación, y la mayoría de ellos contaban con el poder militar como su medio de control, no estaban dispuestos a resolver nada con el diálogo.

— Para colmo, los enemigos esperan migrar a su país. El tren se dirige a la ciudad portuaria más al norte del continente. Tienen un barco preparado allí también. Parece que esperan que todo vaya a la perfección—... El general de división golpeó la parte norte del mapa colocado en la mesa redonda.

Las personas sentadas en la mesa redonda no se movieron incluso cuando se sobresaltaron, y su línea de visión estaba fija en el general de división. Aceptaron la ira que emanaba de él.

— Nosotros... nosotros del ejército de Leidenschaftlich... existimos por el bien de defender a nuestra gente y nuestro territorio de las amenazas extranjeras. Permitir algo como esto después de terminar una guerra es una desgracia para el nombre de Leidenschaflich. Pero esto no es solo una cuestión de honor. Ya ha habido bajas. Esta es una declaración bastante obvia, pero está claro que la gente de nuestro país será llevada en en este viaje hasta que su escapatoria tenga éxito. Seguramente hay mujeres y niños que no pueden luchar en ese medio. No es difícil imaginar por lo que pasarán. Debemos evitar esto sin importar qué. El “enemigo” se está moviendo. El problema es cómo tomar las riendas. Formaremos una estrategia considerando la hipótesis de incluso los peores escenarios. A partir de este punto, doy permiso a todos, independientemente de que sean de rango superior o inferior, para expresar sugerencias.

Ante las palabras del general de división, todos empezaron a construir tácticas mientras observaban el mapa. El tren estaba en movimiento. Si lo atacaran, su única opción sería tomarlo. Atacar desde el exterior comprometería la vida de los pasajeros en el interior. La opinión de que no había más remedio que esperarlo en uno de los puntos de suministro de agua y emboscarlo se estableció sin importar qué. Pero el enemigo probablemente anticiparía eso. Se enunció la preocupación de que puedan matar a un rehén para permitir el paso de los delincuentes, así como el hecho de que los pasajeros estarían en circunstancias atormentadas, ya que no podrían hacer nada hasta que el tren se detuviera en el punto de suministro de agua. Buscaban contacto urgente.

El debate se caldeó. En medio de eso, solo Gilbert estaba reticente mientras palidecía en silencio. Sus oídos registraron los intercambios de todos. También estaba formulando en su cabeza las propuestas que debería verbalizar, ya que podría ser necesario hacerlo. Sin embargo, un solo hecho dominó todo su cuerpo y detuvo sus funciones externas.

Violet está a bordo.

No había forma de que él hubiera podido confundir su figura al verla en una fotografía de las personas que trataban de comprar boletos para el primer viaje. Era extremadamente natural que una Auto-Memories Doll viajara alrededor del mundo confiando en los trenes. Lo que significa que no habría nadie más a bordo del tren intercontinental en su lugar.

Si llamo a Hodgins, ¿responderá?

Había juzgado a Gilbert por haber dejado a Violet sin dejar rastro. En su última conversación, él había dicho que cortaría su vínculo hasta que Gilbert lo reconsiderara.

— ¿Gilbert? Estás... tranquilo, pero ¿no tienes alguna idea?

Mientras Laurus le hablaba desde un lado, Gilbert se volvió hacia él. Probablemente estaba haciendo una cara que normalmente no haría. Laurus se recostó.

El mayor de división lo notó rápidamente. 

— ¿Qué pasa, Laurus? No te detengas al dar tu sugerencia.

— No... yo... cierto, estoy de acuerdo con la emboscada en el punto de suministro de agua. Será improvisada desde la guarnición en el ferrocarril, pero creo que no podemos hacer otra cosa que preparar a las tropas y estar a la espera... Creo que organizar un plan y al personal que pueda respaldarnos durante la batalla de captura después de la espera es más crucial. Después de todo, el hecho de parar en los puntos de suministro de agua es obligatorio para el tren, es su característica—. Una vez que Laurus pronunció su propuesta, tal vez debido a que Gilbert se sentía mal, le preguntó a este último en un tono bajo— ¿Estás bien?

Gilbert asintió sin decir nada. Como el general de división también solicitó su opinión, Gilbert se conformó con decir: 

— Apruebo la dirección de la discusión de la situación actual.

Como estaba preocupado por la seguridad de Violet y de los pasajeros, Gilbert favoreció el curso de acción de una batalla decisiva a corto plazo.

Sin embargo, es solo una cuestión de tiempo para que se manifieste una visión antagónica. Tal como lo creía, lo que Gilbert temía pronto se convirtió en realidad.

— Siento una incongruencia en esta tendencia. Para asegurar el éxito de nuestro plan, ¿no sería mejor formular un plan para que tomemos el control del tren en la última estación en esa ciudad portuaria del norte?— Después de que Laurus y Gilbert expresaron sus valoraciones, un coronel que había únicamente observado, al igual que Gilbert hasta ese momento, levantó la voz.

— Ahmar, cuando objetas, tienes que explicar tu plan en detalle—. El general de división instó al coronel Ahmar a que siguiera hablando.

Laurus tenía una cara obviamente disgustada. Barbudo y enorme, el hombre llamado Ahmar estaba a la par con él, pero los dos eran como perros y gatos. La gente presente estaba consciente de que el hecho de que Ahmar no había expresado sus sugerencias hasta entonces se debía a querer oponerse a Laurus. El aire se hizo más pesado.

— Esta opinión fue dada hace un momento, pero si los atacamos en el punto de suministro de agua y logran pasar, el número de muertes aumentaría, ¿no? Los perpetradores matarían a los rehenes por venganza, y sus demandas con nosotros aumentarían. Mientras tanto, ya puedo ver que usarían un rescate por sus requisiciones. Si ese es el caso, hacer que el otro bando piense que las cosas continuarán tal como lo solicitaron y luego eliminarlos de inmediato es una mejor idea. Lamento haber retrocedido la discusión, pero si esto es una emergencia, creo que deberíamos elegir un plan seguro.

— ¡No! Si piensas en los ciudadanos, ¡debemos actuar de inmediato! ¿Cómo crees que se sienten las personas en ese tren en este momento? ¿Estás diciendo eso mientras sabes cuánto tiempo lleva alcanzar la última estación? ¡Sus familias también quieren que el ejército haga algo lo antes posible!

— Laurus, siempre muestras tus principios con argumentos orientados a la emoción, pero eso es innecesario para una estrategia. Los resultados son todo, y podemos elaborar el proceso más adelante. ¿Estás dando esas sugerencias al imaginar las consecuencias de las consecuencias? Ya ha habido víctimas, y por el hecho de no causar más de ellas, no tenemos más remedio que hacer que los pasajeros lo soporten.

El tema de la reunión se dividió en dos partes: Laurus, que pensaba en el rescate de los ciudadanos antes que nada, y Ahmar, que priorizaba poner la situación bajo control.

Gilbert, que guardaba silencio al lado de Laurus, pudo sentir a su inquieto corazón decidirse en el curso de los acontecimientos. En lugar de agitación, su impaciencia por hacer algo con respecto a la dirección que tomaban las cosas, que no era la que él quería, era cada vez más fuerte. Gilbert no podía estar de acuerdo con los métodos de Ahmar.

Era difícil imaginar que Violet Evergarden viajara dócilmente hasta la estación final. Ella probablemente tomaría algún tipo de acción. El hecho de que estuviera a bordo no sólo generaba grandes esperanzas, sino también una sensación de inquietud.

Si está sola, es evidente que será imprudente.

Ella no era el tipo de mujer que no se defendería si estuviera en una situación que lo requería. Gilbert la había disciplinado de esa manera.

Debo ir en su ayuda. Debo protegerla. Es precisamente porque ella es fuerte que ella...

Significaría retractarse de su determinación de ese día, en el que había derramado lágrimas mientras tomaba la decisión de separarse de ella. Si descubría que todavía estaba vivo, Violet definitivamente intentaría convertirse en la herramienta de Gilbert una vez más. Ese era su mayor miedo.

No quiero... volver a ver a la que amo actuar como herramienta.

Gilbert se preguntó a sí mismo: en las circunstancias actuales, ¿a qué le tenía más miedo el hombre llamado Gilbert Bougainvillea?

La muerte de Violet.

Gilbert se preguntó a sí mismo: en las circunstancias actuales, ¿qué es lo que más deseaba?

Su seguridad.

Al asomarse a las discordancias de su corazón, lo que tenía que hacer era claro como el agua.

Esto... ¿también es el destino?

Gilbert cerró los ojos una vez. Niveló su respiración. El rostro de la chica que había abandonado resurgió en su mente. También lo hizo su apariencia en esa fotografía, que demostró que había crecido mucho mientras no se habían visto.

Había dedicado muchos esfuerzos hasta lograr tomar ese asiento. El siguiente al que apuntaría sería el asiento del general de división. Cuanto más ascendía, más podía hacer a cambio de restringir su libre conducta.

En ese momento, mientras ocurría este incidente, podía sentir la guía de Dios una vez más. Se había angustiado al preocuparse por Violet, pero podía entender claramente lo que tenía que hacer al razonar con calma.

¿Para qué estás viviendo? No te pongas nervioso.

Lentamente, lentamente, abrió sus párpados.

He elegido un sendero por el que podría caminar en momentos como estos. El momento ha llegado. Eso es todo.

— ¿Puedo... ofrecer mi sugerencia?

No había vacilación en sus orbes verde esmeralda. Miró al general de división y a todos en la mesa redonda. Sabía cómo debía comportarse, incluso sin pensar en ello.

— Tengo una idea—. Su voz no era demasiado alta ni baja—. Primero, sobre enviar soldados a la guarnición ubicada en la ruta del tren. Estoy de acuerdo con eso. Simplemente no debemos dejarlo ir al Norte. Si, por casualidad, llega al mar, la marina será la que se encargue. Hablaré con mi hermano mayor, Dietfriet Bougainvillea. Como ha dicho el General de División, debemos movernos teniendo en cuenta el peor escenario posible.

Era importante hablar con una actitud tranquila.

— Sobre el problema actual de dónde deberían participar los soldados enviados, estoy en contra de una batalla en la estación final. Si el lugar se convierte en un campo de batalla, se verán involucrados problemas emocionales con el lado norte. Esas personas son héroes desde el punto de vista del Norte. Mostrarlos siendo purgados en tierras del norte, su propio hogar, se convertiría en una gran exhibición, pero deberíamos esperar que provoque una conmoción lo suficientemente grande como para causar un incidente. En este momento, están mostrando una actitud de buen comportamiento hacia el sureste con respecto a la liberación de sus fuerzas militares, pero definitivamente guardarán rencor contra esto.

— ¡No deberíamos discutir eso ahora!

Gilbert respondió con firmeza al enojado rugido de Ahmar: 

— El que habló sobre imaginar las consecuencias de las consecuencias fuiste tú, coronel.

— Tú... tienes algo de coraje para usar palabras tan groseras conmigo, dado que te convertiste en coronel recientemente...

— El General de División indicó desde el principio que deberíamos dar nuestras sugerencias libremente. ¿Estás en contra de la decisión del General de División?

Como citó a su superior, Ahmar se negó a retroceder con “de ninguna manera”, su rostro se puso rojo brillante.

Tal como Ahmar había hecho con Laurus, Gilbert presentó una protesta, 

— Permítanme continuar explicando mi idea. No hay garantía de que el daño esté limitado solo a los pasajeros. Es necesario evacuar todas las estaciones a lo largo del curso del tren y también a los ciudadanos en sus alrededores. Junto con el ataque de emboscada en el punto de suministro de agua, propongo un plan de infiltración siguiéndolos desde la capital Leiden—. Dijo en voz alta con una forma de hablar que tenía un toque de compostura y elegancia.

Las personas juzgaban a otros principalmente a través de la visión y la audición. Tomar esa conducta los haría pensar, “lo que este hombre dice vale la pena escuchar”.

— ¿“Plan de infiltración”? ¿Lo haremos a tiempo si comenzamos a perseguirlos ahora?

Gilbert replicó a la burla de Ahmar sin siquiera levantar una ceja, 

— Haré que los Nighthawks salgan volando.

— ¡Incluso si el tren está parado ahora, eventualmente se moverá!

El que se volviera sentimental perdería.

— Incluso si lo hace, se detendrá nuevamente. Para reponer el agua. Si la infiltración resulta exitosa, aumentará en gran medida la tasa de éxito de la neutralización estimada en el punto de suministro de agua. Rescatar a los pasajeros es una prioridad. Cuanto más tiempo tome este caso de secuestro, más aumentará el número de muertos. Tanto el lado de los criminales como el de las víctimas están perdiendo la cordura. Sabrás si los Nighthawks llegan a tiempo o no si me dejas esto a mí. Vamos a movilizar la Fuerza Especial de Ataque de Leidenschaftlich. Por supuesto, seré el que esté al mando.

Hubo un gran revuelo. Examinó la tez del General de División, pero este último no encontró fallas en su propuesta.

Sin dejar que la inercia se le escapara Gilbert, comenzó a hablar: 

— Hace un momento, había un comentario sobre cómo debemos preparar personal específico para este tipo de situación, pero todos, ¿lo han olvidado? La Fuerza Especial de Ataque de Leidenschaftlich ha estado muy activa como unidad desde tiempos de guerra. Ellos claramente tienen la disposición de roles necesaria para el proceso de infiltración con un pequeño número de personas. Si nos dicen que nos movamos ahora, podemos actuar de inmediato. Aunque puede haber opiniones de que no debería ser yo quien comande dado mi rango, las tropas aún están bajo mi cuidado, y mi estatus es de coronel recientemente nominado. Demostraré mi eficacia. Por favor, piensen en mí como una pieza en el tablero. Un tablero que movilizará a la marina y, si todo va bien, cumplirá con la infiltración que traerá una resolución rápida a esto. Si mis tropas fallan, los que están al acecho serán los soldados enviados del ejército de Leidenschaftlich. Encuentro extremadamente difícil de creer que este incidente simplemente provenga de la venganza del Norte. Debe haber... algo más sucediendo detrás de escena. No hay solo una trampa. Siento que... están buscando una victoria devastadora, para la cual tienen otra maquinación que no podríamos aplastar junto con las trampas dobles y triples que han establecido—. Después de detenerse una vez para tragar saliva, Gilbert preguntó—: General de División, ¿qué dice? Desearía que me permitiera hacerlo— Suplicó, pero el derecho a decidir no era suyo. Manteniendo su postura, suplicó aún más con sus ojos y su propuesta.

Gilbert era consciente. Desde muy temprana edad, siempre había entendido cómo debía comportarse cada vez que estaba en presencia de otros. Si cometiera un error, la advertencia llegaría volando hacia él. Ese era el secreto del triunfo para vivir como un Bougainvillea. Dependiendo de las actitudes que tomara, sabía cuál podría ser el resultado de su oponente. Dentro del mundo que entendía, él existía actualmente por el bien de la única persona que alguna vez no sabía que amaba.

— Bueno, inténtalo. Demuestra tus habilidades como una pieza de tablero.

— Definitivamente le mostraré resultados satisfactorios— Mientras respondía, Gilbert ya había creado una estrategia diferente.



------------------



Si había algo que pudiera ser considerado un brillante día en la vida de Samuel LaBeouf, sería hoy. Había sido elegido ingeniero en jefe de la sala de máquinas frontal del primer tren intercontinental, que permanecería en la historia del país. Uno tenía que preguntarse cuántos besos de alegría había plantado en las pulidas paredes negras del vagón. Se había jactado de ello ante su familia y amigos innumerables veces. La gente que conocía sus esfuerzos lo elogió sinceramente y observó la partida el primer servicio con una sonrisa. Inicialmente, Samuel había planeado gastar su tiempo tarareando una melodía mientras viajaba por el mundo mientras el Sol se ponía, reproduciendo ese maravilloso día en su cabeza.

— Los sustitutos... ¿todavía no han llegado?

— Lo siento, lo siento, ¡lo siento!

Eran exactamente las seis y cuarenta y tres minutos de la tarde. Samuel tenía una pistola en su cuello desde atrás. El cuerpo inmóvil de uno de los ingenieros y ayudantes de su colega yacía a sus pies, la cabeza colgando. Dicha persona, que había saludado y hablado con él ese mismo día, ahora estaba inmóvil. El tren cuya historia acababa de comenzar y cuyo nombre quedaría grabado en la historia había sido secuestrado y ocupado por delincuentes.

¿Por qué... por qué... llegó a esto? ¿Acaso hice algo?

Cuando se exponen a un destino cruel, las personas en su mayoría tienen pensamientos similares. En primer lugar, se lamentaban de su perdición.

¿Dónde y qué hice mal?

Luego, trazaban en sus cerebros el camino de regreso a cuando fueron golpeados por la desgracia. La hora en que el tren intercontinental que se suponía que debía conducir Samuel había dejado la estación de la ciudad capital de Leidenschaftlich, Leiden, después de la ceremonia de despedida, la cual había sido un poco antes del crepúsculo.

El tren intercontinental, llamado “Femme Fatale”, era un tren completo de trece vagones compuesto por la Locomotora 1, 2 y 3, Vagón de Dormitorios Individuales 1 y 2, Vagón de Dormitorios Simple 1 y 2, Vagón 1 y 2, Vagón de asientos panorámicos, Vagón restaurante 1 y 2 y un vagón de carga. Para tirar de los otros diez vagones, cada una de las tres locomotoras tenía un ingeniero e ingeniero asistente, y con un silbato de vapor como señal, cada locomotora trabajaba independientemente para ajustar su velocidad. Por lo tanto, incluso si el personal de manejo careciera de una sola persona, la operación no sería la deseada.

Femme Fatale había sido invadida por secuestradores con armas ni siquiera una hora después de partir de Leidenschaftlich. Los secuestradores se habían dispersado en cada vagón al comienzo de la operación, tomando el tren del vagón de carga. En el proceso, los asesinados fueron un conserje del Vagón de Dormitorios Simple 1, un ingeniero de la Locomotora 3 y los compañeros de Samuel, un total de tres ayudantes, de la Locomotora 1.

Femme Fatale necesitaba abastecimiento de agua, que era su combustible, de las estaciones de parada. Actualmente, paralelamente al suministro de agua, se había enviado una demanda a Leidenschaftlich y a Ferrocarriles Nacionales para que reemplazaran los puestos vacantes de ingeniero y ayudantes, y se esperaban los sustitutos. Los secuestradores parecían haber hecho otras demandas al gobierno, pero no notificaron a Samuel de tales cosas, ya que era simplemente uno de los rehenes.

Tenían una tela con el emblema nacional de cierto país del norte envuelta en sus brazos. ¿Cuál demonios era su objetivo? ¿Era para vengarse de su derrota? ¿Tenían planes aún más atroces? De cualquier manera, se podría suponer que su grupo estaba lleno de personas que se comportaban con descuido y no aceptaban órdenes. Después de todo, sin importar cuánto carecían de conocimiento sobre cómo funcionaban los trenes, terminaron matando a miembros del personal por obstaculizar la operación.

— No te preocupes. Si no hubieras escuchado nuestras instrucciones, sería una historia diferente, pero ya que eres un conductor, no te mataremos. Este espacio está abarrotado. No te asustes demasiado y te mojes los pantalones. Apestaría— Dijo uno de los secuestradores como para calmar a Samuel, quizás debido a que su actitud temerosa era desagradable a la vista.

— Hum, una vez que la vacantes sean ocupadas... ¿hasta qué punto se supone que debo conducir?

— Ve a la parada final sin cambios en el curso. Lo que exigimos de ti es que nos lleves de manera segura.

Había pensado que decir algo los irritaría y le darían una respuesta violenta. Por lo tanto, estaba un poco sorprendido de poder hablar normalmente con ellos.

Pueden ser seres humanos como yo, pero no puedo pensar en ellos como tales.

Desde el punto de vista de Samuel, parecían personas de un mundo completamente diferente.



-------------------------



Obviamente, había otras personas aparte de Samuel LaBeouf preguntándose por qué las cosas habían salido de esa manera. A diferencia de Samuel, que tenía su vida asegurada hasta cierto punto por su posición de ingeniero, los otros en cuestión eran los pasajeros asustados, que no tenían idea de cuándo podrían ser asesinados si se atrevían a molestar a los secuestradores.

Habían pasado varias horas desde que el incidente había comenzado al llegar al punto de suministro de agua. El número de delincuentes no era demasiado grande, pero algunos de ellos estaban monitoreando a los rehenes turnándose entre ellos. La información de que un ingeniero y algunos asistentes se habían resistido y habían sido sacrificados en la sala de máquinas delantera, y que estaban esperando al personal de reemplazo no había llegado hasta ellos. El estado de tensión debido al miedo persistió por un largo tiempo, y la condición mental de los pasajeros estaba llegando a su límite.

— Aah, realmente, ¿por qué tuvo que suceder esto?— En la parte trasera del Vagón Restaurante 2, uno de los clientes, un anciano caballero, se lamentó con su comida fría frente a él.

En este momento, se suponía que iba a ver a mi sobrina en su vestido de novia y casándose en nuestra ciudad natal.

No había esperado que el viaje en tren, que había comenzado con un humor tan feliz, se convirtiera en algo tan horrible. Los grandes incidentes que veía en los periódicos y de los que oía hablar en rumores siempre se producían lejos de él y, por lo tanto, nunca había imaginado que ocurriría un desastre de una proporción similar.

No había estado dirigiendo sus palabras a nadie en particular, pero la mujer sentada cerca de él reaccionó ante ellas.

— ¿Para qué se supone que es un tren intercontinental?

En medio de un escenario tan sobreexcitado, una bella y refrescante voz resonó en sus oídos: 

— Tal como lo dice su nombre, es un vehículo a gran escala que hace conexiones a través de un ferrocarril que va de un extremo al otro del continente, y transporta cualquier cosa, desde objetos hasta personas. Otorga accesibilidad y ganancias a muchos. Sin embargo, los trenes no pueden funcionar si no hay vía férrea. Para construir vías férreas, el suelo debe ser limpiado. Incluso si hay plantíos o casas en dicho terreno, lo que sea que esté en el camino se descarta a la fuerza y ​​se elimina su existencia. 

Pertenecía a una excéntrica y atractiva mujer que solo miraba muda el cambio de colores en el cielo sin dejar escapar un solo grito desde que el grupo secuestrador tomó el control del tren. Como si una maquinaria o algo por el estilo estuviera incrustada en su cabeza, ella hablaba calmadamente: 

— Para construir este ferrocarril, parece que un castillo del norte, que solía ser un monumento cultural, fue demolido. Además, he oído que los operadores del Norte, el bando perdedor, han sufrido profundamente debido al exceso de trabajo como consecuencia de la mano de obra barata. Los caminos se abren con explosivos para que podamos atravesar las montañas. La cantidad de accidentes con explosivos que ocurrieron en el proceso no fue pequeña— Los ojos azules de la mujer observaron el emblema del país del norte envuelto en el brazo de un secuestrador que sostenía su arma.

— Eso no puede ser. No deberías decir mentiras. Esas cosas no estaban... en los periódicos, ¿verdad?

Pocas eran las personas que no se sentirían incómodas al enterarse de que el estado o nación al que pertenecían era el lado malvado. Mientras el caballero hablaba un poco indignado, la mujer, Violet Evergarden, afirmó: 

— No es una historia muy conocida. Yo también lo escuché por casualidad cuando viajaba. Después de todo, he estado en todos lados. Lo más probable es que se puede suponer que este es su ímpetu... pero si ese fuera el caso, arriesgarse a destruir este vagón de tren y matarnos debería ser el objetivo principal. Han asesinado a miembros del personal, pero parecen pensar en la vida de los pasajeros como algo considerablemente importante. Allí... podría haber algún otro propósito.

El caballero se estremeció ante una chica tan frágil que pronunció la palabra “asesinado”. 

— ¿Con eso, quieres decir...?

— ¿Quién sabe? Como nos tomaron como rehenes... es razonable creer que están haciendo demandas al gobierno.

El caballero no estaba convencido del discurso de Violet, pero quedó impresionado por su inteligente suposición.

¿Qué hace exactamente esta chica para ganarse la vida?

Ella era una joven misteriosa que tenía una apariencia similar a una de esas muñecas que las niñas pequeñas llevarían consigo. El miedo que lo había estado envolviendo se calmó un poco debido a su curiosidad con respecto a ella.

— Aun así, eso no tiene nada que ver con nosotros. Simplemente... quería asistir a la boda de mi distante sobrina.

— Sí. Sin embargo— Violet continuó—. Nuestras circunstancias tampoco les importan. Cuando cada bando persiste en sus convicciones es de lo que se trata la guerra. Este lugar ya puede considerarse un campo de batalla.

El mundo, que había sido cubierto por el crepúsculo, se transformó en noche. El suave resplandor de las linternas colgando en el vagón producía una luz suave que contrastaba significativamente con una situación tan tensa. Los ojos azules se fijaron en el estado de los procedimientos de suministro de agua en el exterior, las lámparas del vagón y los hombres que gritaban a unos pocos pasajeros que habían sido tomados como rehenes.

— Pronto debería... ponerme en marcha.

Fue entonces cuando el caballero finalmente se dio cuenta. Ella no estaba simplemente observando la situación en silencio. Ella había estado buscando algún tipo de apertura.

— Oye, tú, no sé lo que piensas hacer, pero es mejor que te detengas.

— Está completamente oscuro afuera. Esta ventana es bastante grande, ¿no?

El caballero estaba confundido por las observaciones que no tenían sentido.

— Señor, si puedo preguntar, ¿fuma cigarrillos o puros?

— S-Sí.

— ¿Tiene fósforos?

— En mi bolsillo derecho.

— Por favor, permítanme pedir prestado solo uno de ellos más tarde— Sin decir nada más, Violet se puso de pie inmediatamente. Lentamente levantó una mano hacia el ramillete en las trenzas de su cabello.

El caballero pudo ver que su mano agarraba una aguja de plata finamente afilada. Era uno de sus dispositivos ocultos, que podía usarse tanto en combate cercano como en combate a larga distancia, pero desde la vista de una persona ordinaria, podía percibirse como nada más que una aguja gruesa.

Sin embargo, uno de los criminales sostuvo a Violet a punta de pistola ya que ella había comenzado a actuar de forma extraña.

— ¡¿Hey, qué estás haciendo?! ¡Manos arriba!

— Entendido— Ella levantó los brazos, tal como le dijeron.

Al instante siguiente, solo las linternas del vagón estallaron bruscamente y las luces se apagaron. Los gritos de los pasajeros se mezclaron con las voces airadas de los secuestradores. Pero no hubo disparos. Los sonidos de algo llamativo y de vidrios rotos continuaron. Entonces, se volvió completamente silencioso. Todos estaban envueltos en el desconcierto ante el silencio que los había encontrado en medio de la oscuridad total.

¿Qué le había pasado a los secuestradores? ¿Qué había sido de la chica que se había levantado de repente? ¿Qué diablos estaba pasando en el vagón en ese momento? Mientras las mentes de los pasajeros estaban llenas de preguntas, el fuego se encendió dentro de una de las linternas destrozadas. Una hermosa mujer sosteniendo un fósforo emergió de la oscuridad como un espíritu. Con un dedo índice contra sus labios, ella susurró un “shh”. La mujer se destacaba vívidamente contra los colores de la noche. Todos los pasajeros que se percataron de ella guardaron silencio por compulsión.

— Encantada de conocerlos. Soy una viajera. Soy consciente de que todos deben estar cansados. Por favor esperen un poco más. Ahora tomaré el control... de los guardias afuera y del vagón de carga— Sin decir nada más, Violet apagó el fuego del fósforo con un soplo.

El caballero se dio cuenta entonces de que había tomado un fósforo del bolsillo de su chaqueta sin que él lo notara.

Dentro de ese mundo de oscuridad, los ruidos comenzaron a resonar una vez más cuando se abrió una de las ventanas del lado izquierdo y alguien aterrizó afuera. Los sonidos de alguien pisando grava y corriendo seguían. Después de un momento, se pudo escuchar el gemido de un hombre. Unos segundos más tarde, hubo un crujido de algo pesado siendo arrastrado.

Los pasajeros se estremecieron, asombrados por el giro inesperado de los acontecimientos. Luego escucharon una pisada sobre la grava una vez más. Era un ritmo ágil, acercándose al vagón. Los pasos de la persona invisible avivaron la sensación de inquietud en aquellos que habían estado inmersos en el miedo durante un largo período de tiempo.

— Disculpe.

— ¡Hih!— El caballero gritó secamente cuando la ventana fue golpeada casualmente desde afuera.

Violet estaba en el mundo exterior con la luz de la luna contra su espalda, donde uno podía confiar únicamente en el brillo de la luna.

— Todo el mundo, asegúrense de permanecer callados. Por favor, escapen antes de que la gente de los otros vagones vengan a atacar éste.

Ropa de muñeca, características de muñeca. Los indicios de su humanidad eran tenues en todo su ser.

— Ayuden a mujeres, ancianos y niños. Sigan a lo largo de la vía y caminen en la dirección opuesta al viaje. Probablemente tome tiempo, pero si van a la estación más cercana, la policía militar definitivamente les dará protección. No es una buena idea quedarse en esta estación. Las personas que parecían ser del personal de la estación conversaban amistosamente con los guardias, por lo que debe haber otras entidades que participen en esta situación.

Se podría decir sin ver directamente su pelea. Ella no era una persona común.

La gente comenzó a subir a la ventana y bajar en oleada.

— ¿Qué pasa contigo? ¿No vendrás con nosotros?— El caballero le preguntó a la enigmática mujer por la que sentía curiosidad una vez que puso pie en el suelo.

Violet negó con la cabeza. 

— Tengo algo que hacer aquí. Un incidente como este es el primero desde que terminó la guerra. Lo más probable es que el ejército de Leidenschaftlich haga su movimiento para lidiar con esta contienda. Es extremadamente difícil detener un tren sin atacarlo desde el exterior... ya que es como una caja con personas dentro. Si el interior está vacío, no habrá necesidad de vacilar. Está claro que comenzará una batalla en una de las siguientes estaciones de parada. Hasta entonces, tengo que hacer lo que pueda.

— Eso... no es algo que tengas que hacer, ¿verdad? Vamos a huir todos juntos.

— No…

Sus ojos azules miraban al caballero frente a ella, pero su conciencia estaba en otra parte.

— No, es algo que debo hacer. Esto es... esto es... por el bien de alguien de quien deseo convertirme en su fortaleza, aunque sea indirectamente.

Ella estaba mirando a Gilbert Bougainvillea, que estaba, en algún lugar lejano en la distancia, seguramente prodigando esfuerzos en el rescate de los ciudadanos.

— Afortunadamente, iba a llegar al lugar adonde me dirigía un día antes de lo previsto. Usé este tren por coincidencia, pero hay otros medios de transporte. Si todavía puedo contactarme hoy con mi oficina central, deberían poder preparar un sustituto para mis funciones. Este es un incidente bastante grande, por lo que el presidente de mi compañía podría haber anticipado esta situación y haber arreglado un reemplazo. Ese es el único problema que me tiene preocupada.

— Deberías preocuparte por tu propio cuerpo en lugar de cosas como esas. Es peligroso... ¿No eres solo una jovencita?

— No se preocupe. La noche es profunda, así que creo que puedo tomar el control de esto con el menor daño posible.

— “Control”, dices...

“Tomar el control” fueron las palabras que también ella había dicho un rato antes. No fueron ni “resistir” ni “aprovechar”. El punto de vista del que ella habló era diferente. Ella estaba planeando forzar la batalla a una rendición. Esa hermosa mujer no parecía temerosa ni nerviosa en lo más mínimo por ser superada en número.

Tengo la sensación... de que esto no es tener absoluta confianza.

Todas sus acciones le parecieron al caballero como un mecanismo automático.

— ¿No tienes miedo?

— No lo tengo— Su actitud era de alguien a quien no molestaba el hecho de que estaba a punto de pelear con los secuestradores.

El tren pronto comenzó a moverse.

El caballero le agradeció por salvar a todos cuando volvió a subir y preguntó por último: 

— ¿Tú, cómo te llamas?

La expresión de Violet se hizo aún más atractiva que antes mientras colocaba el dedo índice sobre sus labios sin decir nada. Cuando el tren se fue, el caballero no pudo escuchar su nombre.



----------------------



De regreso a las seis y veintisiete minutos, Gilbert había enviado una convocatoria de emergencia a sus tropas, reuniéndolas en una pista donde los Nighthawks despegaban. Todos estaban esperando en un lugar cerca de dicha pista para la transmisión del contenido de la operación, el armado de las tropas y el ajuste de los aviones Nighthawk se finalizaban. Había decidido usar ese tiempo y ponerse en contacto con los dos hombres con los que necesitaba hablar.

— Estamos conectados con el Ministerio de Marina de Leidenschaftlich.

— Lo siento por eso. Voy a tomar prestado esto. Cuento con que mantengas alejada a la gente por el momento.

La persona de la sala de comunicaciones, a quien Gilbert había pedido de antemano que llamara a su hermano, le cedió el asiento.

La voz de su hermano pronto podía ser escuchada. 

— Gil, ¿tenías un favor que pedirle a tu gran hermano mayor?

Era el tono de alguien que finge desagrado, pensó Gilbert.

Aunque Dietfriet hacía solicitudes a Gilbert, por lo general no sucedía lo contrario. Cada vez que pedía algo, su hermano adoptaba una actitud de molestia, pero nunca lo rechazaba. Probablemente se sentía en deuda con Gilbert por el tratamiento que le había dado a este último hasta el momento.

— Sí, hermano. Tengo un favor.

No había forma de que el mayor no estuviera contento de que su hermano menor confiara en él.

Gilbert había declarado en la reunión que la marina se movilizaría ya que las posibilidades de éxito de sus aseveraciones eran visibles. Las circunstancias parecían haber sido transmitidas también al Ministerio de la Marina, por lo que se emitió oficialmente una solicitud para que se despachara un barco de guerra y se evitara el escape desde la capital portuaria del Norte.

Aunque ambas eran organizaciones nacionales, el ejército y la marina de Leidenschaftlich eran entidades separadas que compartían el presupuesto militar. Se necesitaba un mediador para que uno consiguiera la cooperación del otro, o bien, era bastante difícil hacerlo cuando no había gran ganancia para ninguno de los dos. Con el paso del tiempo, el hecho de que Dietfriet había traicionado a los Bougainvillea, una familia que se había unido al ejército por generaciones, y se alistó en la marina se había convertido en una ventaja para los dos hermanos. Al igual que Gilbert, Dietfriet se había labrado una posición que le permitía mover sus tropas en gran medida.

— Bueno, entonces, definitivamente te pagaré por esto algún día.

— Trae bebidas y celebra mi cumpleaños conmigo cuando éste llegue. Eso será suficiente.

— Si es algo como eso, lo haría incluso sin que sirva como pago— Gilbert respondió y estaba a punto de colgar, pero las yemas de sus dedos, que se habían extendido hacia el equipo de comunicación, se detuvieron ante las siguientes palabras de Dietfriet.

— Es verdad... solo una cosa más. La razón por la que estás tan desesperado es por “eso”, ¿no es así? Vi el periódico. Terminé viendo a “eso” incluso sin querer. ¿”Eso” ha venido a verte? “Eso” descubrió que sobreviviste, ¿verdad? Tenía curiosidad sobre lo que sucedió después. ¿Hiciste a “eso” tuya?

— ¿Hah?— Era común desde su infancia que su hermano le hiciera bromas, y entonces, Gilbert pensaba que al principio había sido una ingenuidad insípida— Deja de hacer bromas malas en un momento como este, hermano. Violet no sabe de mi supervivencia.

Silencio.

— ¿Hermano?

— No fue una broma. Ya veo... estaba seguro de que “eso” iba a ir a verte lo más pronto posible, pero estaba equivocado, ¿eh? Así que “eso” mantiene perfil bajo debido a esta situación... Como eres tan amable, te mantuviste alejado para darle una vida pacífica a “eso”, así que seguramente te preocupas porque “eso” podría descubrirlo debido a este plan de rescate de emergencia. No te preocupes, “eso” ya lo sabe.

— ¿Qué... qué estás diciendo?— sudor frío lentamente descendió por su espalda—. No hay forma de que ella lo sepa— Su voz era vacilante.

— Pero parece que sí. La última vez que te vi durante las Cartas Voladoras... Te dije que había visto a “eso”, ¿verdad? En aquel entonces, “eso” me preguntó... si estabas vivo. Di una respuesta que ni afirmó ni negó nada. Y entonces, “eso”... ella se convenció. Quiero decir, de que estabas vivo.

Aunque Gilbert no podía cambiar lo que ya había sucedido, sintió ganas de decir “espera”. Su visión se puso blanca. Estaba lo suficientemente mareado como para estar a punto de vomitar. Con una mano en sus labios, se mantuvo en silencio.

Violet... ¿lo sabe?

— Oye, Gil. ¿Estás bien?

Había escuchado en detalle de Hodgins acerca de cuánto le había afligido y entristecido su mentira. Si ella hubiera sabido que él estaba vivo, entonces Gilbert no era nada más para Violet que el Señor que la había echado sin alabar sus hazañas militares. No podría evitarlo si ella llegara a odiarlo.

— ¿Por qué... hiciste algo tan fuera de lugar?

Intensa ira envolvió el corazón de Gilbert. Estaba a punto de desahogarse, pero la única salida para su ira era su hermano.

— Como si me importara. No me involucres en tu lío de amor ciego. No respondí, pero ella estaba convencida de eso. Eso es todo.

— Crees que no está relacionado contigo... Hermano, tú siempre... ¿¡Cómo se supone que voy a enfrentarla!?

— Las personas más cercanas a ti son familia, ¿verdad? Parecía que ella siempre había creído que habías vivido. Cuando ella confirmó que estabas vivo, ¿cómo puedo decirlo? Bueno, ella tenía sus ojos brillando como una idiota. Si no ha ido allí para verte... eso es verdad. Solo hay una cosa en la que puedo pensar. Como ella es una herramienta, está esperando que su Maestro la utilice. Probablemente está esperando un momento en que la necesiten... porque es tonta. Es una buena oportunidad, así que ve a buscarla.

— ¡¡Hermano!!

— Te estabas preparando para lo peor al hacer este plan de rescate de emergencia, ¿verdad? Agradece a tu hermano mayor por darte este empujón. Adiós, Gil. Déjame el mar a mí. La próxima vez que nos veamos será en mi cumpleaños... te amo.

— ¡Hermano, espera!

La línea fue desconectada. Gilbert estaba mudo, demasiado perplejo.

Quizá la gente estaba esperando a que terminara la conversación, ya que la puerta fue golpeada desde el exterior de la sala de comunicaciones. Alguien de sus tropas le entregó una maleta con las armas y munición que él había especificado. El que había traído el equipaje estaba preocupado por la aflicción rezumante de Gilbert, tomándolo simplemente como un atisbo de las intensas negociaciones con la marina, pero en realidad, ese no era el caso.

Mientras revisaba el contenido de la maleta, Gilbert sostuvo firme el arma. Si disparara una bala contra su cabeza, sus preocupaciones sobre todo lo que llevaba en los hombros desaparecerían, pero no podía hacerlo.

Luego contactó con el Servicio Postal CH de Leidenschaftlich. Una chica con una voz que sonaba joven contestó el teléfono, pero le informó que estaban cerrando temporalmente ese día. Parecía que ya sabían del incidente del secuestro.

— Por favor, comunique... que llamé para ofrecer ayuda en el caso del secuestro del tren intercontinental. Uno de sus miembros está en él, ¿verdad? Si dice que soy del ejército de Leidenschaftlich, él debería poder saber quién soy...

Pudo oír débilmente un estado de agitación en la persona al otro lado de la línea. Fue el grito de su viejo amigo, seguido por el golpe de algo como una silla siendo derribada cuando alguien se puso de pie, crujidos de papeleo cayendo, y finalmente, fue capaz de captar los sonidos de una respiración.

— ¡Gilbert! Tú... ¡¿Dónde has estado y haciendo qué?!— Una voz claramente cubierta de ira resonó en sus oídos estridentemente. De todos modos, Gilbert terminó sintiéndose feliz. Realmente había pasado mucho tiempo desde la última vez que habló con Claudia Hodgins.

— Hace un momento escuché de la secretaria que habías contactado al ejército. Lo siento. Estaba en una reunión.

— ¡No tengas reuniones mientras uno de mis empleados está en un gran problema! Tú... sabes lo que pasa, ¿no? El ejército está haciendo su movimiento, ¿verdad? ¡En el caso del secuestro del tren intercontinental! Ella está... ella está...

— Estoy enterado. Violet está a bordo, ¿no? Había una foto de ella en el periódico.

Hodgins quedó estupefacto ante la respuesta casual de Gilbert y de inmediato replicó: 

— ¡No hables con tanta calma!— Perdió la compostura aún más, comenzó a hacer extrañas afirmaciones— Yo soy de la manera en que soy, y se suponía que tú también deberías ser como yo. Se suponía que deberías ser así todo el tiempo.

Es sentimental y un chico bullicioso.

Gilbert terminó riéndose. Se sintió avergonzado de lo mucho que había anhelado a ese ruidoso amigo suyo mientras no habían hablado entre ellos. Sin dejar que se notara que estaba tan ansioso como Hodgins, respondió con palabras que no eran solo vanidad, sino que también se fusionó con sus verdaderos sentimientos:

— Como si pudiera darme el lujo de volverme loco. En tiempos de crisis, es mi deber idear medios para proteger a los ciudadanos.

— ¿Pequeña Violet... cuenta como uno de esos ciudadanos?

— Obviamente.

— ¿Estás enojado... por dejar que Pequeña Violet corra peligro a pesar de que me la confiaste?

Gilbert estaba sinceramente sorprendido de que le preguntaran algo completamente diferente. 

— ¿Qué estás diciendo? Te estoy agradecido No la habría confiado... a nadie más. Eres un hombre con sentido de la responsabilidad, así que te la dejé. Pero eso no tiene nada que ver con lo que está sucediendo ahora.

— No lo creo.

Gilbert se dio cuenta de lo que Hodgins estaba hablando como si hubiera agarrado el asunto con sus manos. A pesar de que no tenía la culpa, culparse a sí mismo mientras se preguntaba qué más podría haber hecho era un rasgo de la personalidad de su mejor amigo.

— Hodgins.

— ¿Qué?

— Eres mi amigo número uno.

— ¿Qué pasa con eso, tan de repente?

— Hodgins. Un amigo como tú... no se presentará ante mí nunca más. Eres tan importante, incluso si no quieres serlo. Soy lo mismo para ti, ¿verdad? Es por eso que... pensé que estabas tomando mis pecados a la ligera. Me preguntaste por qué dejé ir a Violet y me dijiste que fuera a verla, ¿verdad? Y dijiste que no debería llamarte a menos que lo reconsiderara.

— Sí. Definitivamente lo hice.

— Yo... sentí profundamente que era la última persona que debería ver, así que la dejé ir. Cuando nos conocimos, creí que era mejor para mí vigilarla mientras la mantenía a distancia, pero esa era una fachada, y al final, la usé como una herramienta.

— Pero eso... en esas circunstancias, no había forma de evitarlo. Yo hubiera hecho lo mismo.

— ¿Eso es realmente así? Yo... no creo que lo hubieras hecho. ¿Cómo está ella ahora, la Violet que guiaste y criaste? Si yo... no hubiera tomado la decisión equivocada... si no la hubiera criado a mi lado, ella habría crecido sin conocer el campo de batalla. La Violet actual es como originalmente se suponía que debía ser. Es por eso que no es tu culpa si algo como esto sucede en el proceso. Para empezar, fue un accidente.

— Si vas a decir eso, puedo regresártelo. No hagas parecer que Pequeña Violet luchando a tu lado en la guerra era algo malo. Eso es una blasfemia contra cada soldado con el que vivimos en ese período. El problema era cómo la habrías guiado después de eso. Y fue entonces cuando me enojé, porque priorizabas solo tus sentimientos y no pensabas en Pequeña Violet. Pero, ¡escucha! Cesaré el fuego temporalmente. Ahora no es el momento de estar enfrentados. Los dos somos sus guardianes. Vamos a salvarla— Su tono estaba decidido y parecía llevar la mirada ardiente y deslumbrante de sus orbes azul grisáceo incluso a través del equipo de comunicación.

— Estoy de acuerdo con eso... Por su bien, todo lo que puedo hacer... para mantenerla lejos del ejército, he hecho varios preparativos para evitar su regreso. Conexiones personales, méritos... me dediqué a que todo fuera lo máximo y lo mejor posible. Estoy en el medio de eso, incluso en este momento. Si se trata de proteger a Violet, no voy a criticar los métodos.

— Entonces, vas a poner una pose genial como “lo que no sea por ella... será excluido, incluso si soy yo mismo” y la protegerás de las sombras.

— Sí, es cierto.

Por lo que parece, Hodgins tampoco parecía saber la verdad. Eso significaba que Violet realmente había llegado a la conclusión de que Gilbert había sobrevivido y, como había dicho Dietfriet, simplemente lo estaba esperando. A que su Maestro vaya a buscarla.

— Pero me pregunto sobre eso... pronto, la mentira en que la atrapé podría ser reventada. Hay muchas posibilidades de que entre en contacto con Violet.

Después de un breve silencio, la solicitud de Hodgins para que lo repitiera llegó en forma de un:

— ¿¡Haah!?— resonó en voz alta. Finalmente se dio cuenta de los sonidos de la turbina que venían de detrás de Gilbert— Espera un poco, entonces, ¿dónde estás?

— Cerca de una pista que estaba reservada para los Nighthawks de mis tropas. Actualmente estoy coordinando la partida— Gilbert cargó su arma mientras hablaba. También se había quitado su uniforme militar y había terminado de cambiarse a su atuendo de batalla. Este último se sintió más familiar en su cuerpo.

— ¿De la Fuerza Especial de Ataque de Leidenschaftlich? T-Tú... ¡¿los estás comandando y yendo al rescate?!

— Es correcto.

— ¡Tú... dijiste que no la verías! ¿Está bien si lo haces?

Silencio. Gilbert creía que la conversación se alargaría por mucho más tiempo si revelaba que Violet aparentemente sabía de su supervivencia.

— ¿Porque estas callado? ¿No es eso así?

— Cuando todo haya terminado, me disculparé e informaré a ti también. Esto es para salvar a Violet. Ya no hay otra opción. Si terminamos encontrándonos, pediré perdón. 

Su tiempo para hablar se estaba acortando.

— Entonces prepárate para lo peor. Esto es algo que tú causaste— Hodgins dijo algo similar a lo que Dietfriet— Entonces, ¿qué harás una vez que los Nighthawks despeguen? No me digas, ¿saltarás al tren mientras está en movimiento?

— Es correcto.

— ¡De verdad... a veces estás loco! ¡Un caballero en armadura brillante enloquecido por el amor! ¡Jajaja! Te elogiaré por eso.

La risa de Hodgins pudo ser escuchada. Como Gilbert no pudo contradecir, su rostro se enrojeció.

— Por cierto, eh, ¿eres... todavía un teniente coronel? ¿No hubo algún acuerdo sobre que recibas otras dos promociones de rango?

— Estás lleno de preguntas... Esperaron a que mis heridas sanasen. Me convertí en coronel hace unos días

Con su brazo protésico izquierdo, Gilbert acarició el parche con la palma de la mano, que ocultaba el ojo derecho que había perdido. Incluso con solo un lado de su visión, su manejo de las armas no se había deteriorado.

— ¡¿Y sin embargo eres tú el que manda!? ¡Eso es aún más loco! ¡Los de arriba hicieron una gran concesión!

— No más burlas, Hodgins. Te lo dije, ¿no? Si es por el bien de Violet, no critico mis métodos. Por supuesto, nuestro objetivo es establecer la situación actual, pero no hay manera de hacerlo sin que yo comande en el campo. Antes, dijiste que harías todo lo que pudieras. Si esas palabras no son una mentira, quiero que me muestres tus habilidades de adquisición de datos. ¿Hay alguna información que el ejército no sepa?

— La tengo. Te diré. Pero déjame decir una cosa.

— ¿Qué es?

— Tú... te vuelves un gran idiota cuando se trata de Pequeña Violet, eh. Me gusta mucho eso.

— Cállate.

¿Por qué era eso? Entre amigos, incluso si pasaban mucho tiempo sin hablarse, una vez que eventualmente abrían la boca y se alcanzaban, terminaban hablando como si el flujo de tiempo en esa brecha nunca hubiera existido. Los dos se olvidaron cuando habían dejado de contactarse y comenzaron a parlotear.

— Diré lo que tenemos aquí, por lo que tú también me lo dices. Tengamos un intercambio de información. Los secuestradores tenían en ellos el emblema nacional de cierto país del norte, Rohand. Los restos de un partido extremista que también causó problemas antes al asaltar un sitio de construcción cuando se estaba construyendo el ferrocarril intercontinental se encuentran en ese grupo. Aun así, parece que no se suponía que fueran un número de personas lo suficientemente significativo como para causar un incidente tan grande... podrían haber conseguido más colaboradores.

Gilbert pasó un bolígrafo por su cuaderno. También habló sobre lo que había escuchado durante la reunión, así como sobre las demandas de que un delincuente político retenido en la prisión de Altair fuera entregado para emigrar a otro continente a cambio de los pasajeros. Era consciente de que no eran con quienes negociar en circunstancias normales.

— Nuestra información y la tuya no son tan diferentes en cuanto a lo recientes que son. El tren está haciendo una parada en un punto de suministro de agua. Se ha confirmado a través de la información complementaria de Ferrocarriles Nacionales de Leidenschaftlich que un ingeniero y algunos ayudantes de ingeniería del tren fueron asesinados, y que los criminales buscaron personal sustituto. Es bueno que hayamos sido capaces de ganar tiempo, pero dijiste que sus números deben ser pequeños ya que están tomando medidas tan imprudentes a pesar de tener un plan, ¿no? Normalmente, cuando una organización antigubernamental crece y descarga espontáneamente de esta manera, se debe principalmente a que bastardos inútiles son arrastrados por un factor primario que hace que los números se equilibren. Lo que significa que han causado una situación en la que no hay vuelta atrás, ¿eh?

— De cualquier manera, quieren golpear al Sur en la cara y emigrar a un país que no es el suyo. ¿Sabías que el territorio de Rohand está en la ruta del ferrocarril? Por ejemplo, si hubiéramos sido nosotros los que perdiéramos la guerra, las ciudades de Leidenschaftlich habrían quedado destruidas y se habría construido una vía de carreteras, ¿qué te parece?

— Evacuaría provisionalmente, almacenaría armas, reuniría guerreros y regresaría.

— Si fuera yo, encontraría mi felicidad en otra tierra, pero harías algo así. Esto probablemente también sea válido para los enemigos. Y seguramente hay un camarada suyo en la prisión de Altair en quien piensan que podría lograrlo. Si yo... fuera el criminal de este incidente, y tú estuvieras en Altair, tal vez habría hecho lo mismo que ellos.

Si fueras tú, tomarías una ruta más inteligente. Gilbert pensó, pero no lo expresó.

Quizás habiendo sido capaz de darse cuenta de algo del silencio de Gilbert, Hodgins dijo rápidamente: 

— Los enemigos son lo suficientemente juiciosos como para no matar a los pasajeros, pero pronto caerán en la desesperación. Si eso sucede, hay una gran probabilidad de que aumente el número de muertes. Dijiste que nuestra información no era diferente en cuanto a lo reciente que es, pero todavía tengo material. Las regulaciones después de la suspensión de las fuerzas militares en el Norte son rígidas. Si los secuestradores lograron obtener armas, es muy posible que las importen de otro continente. Se ha confirmado que hay grupos armados que tienen en sus manos armas con las que todavía no estamos familiarizados a través de intercambios comerciales entrelazados con otros países y continentes. Aun así, parece que la relación entre los traficantes de armas de estos continentes y las personas que queremos armas no puede considerarse buena. Parece que las tarifas están bastante sobrecargadas. Lo que significa que se están aprovechando de ellos.

— Incluso Leidenschaftlich tiene problemas en comercio internacional con otros continentes. Desconfían de nuestros recursos naturales y no se limitan a intercambiar bienes, sino que también tratan de comprar tierras aquí. Es, aah... casi como eso.

— Sí, como una advertencia de que hay algún proyecto que involucra al Sur y al Norte. ¿Lo entiendes? Es necesario comprender el trasfondo del incidente que está ocurriendo en este momento. A primera vista, parece una batalla entre Leidenschaftlich, del Sur, y un país del Norte, Rohand, pero en realidad, hay una entidad más. Solo está mirando. Pero existe. Como tercera influencia, quiere saber qué tan bien Leidenschaftlich puede manejar una situación como esta. Además de estar del lado que ganó la guerra, también somos la nación militar más grande.

— Planes de migración, otro continente, nuevos armamentos.

Aunque desordenadamente, un resumen del incidente se estaba descifrando dentro de Gilbert. Un hilo se arrastró por su mente, y los resultados de la información acumulada salieron a la luz. Uno: el contenido de las demandas hechas por los secuestradores era que, una vez que el tren intercontinental llegara a su última estación en la ciudad portuaria, el delincuente político y el criminal de guerra del Norte podía emigrar con ellos a otro continente. Dos: ellos, que eran de la nación derrotada, habían podido ejecutar el secuestro a través del apoyo del otro continente.

Aquellos con buena intuición podrían decirlo. La situación actual había sido inducida porque el desencadenante de una próxima guerra estaba a punto de estallar. Justo cuando todos pensaban que los horrores de la guerra se habían establecido en su continente, ahora había otros continentes que lo atacaban.

Cuando la suposición de Gilbert terminó llegando a la diana, su cabeza se volvió pesada. 

— Nuestra victoria debe ser abrumadora.

— ¿Leidenschaftlich enviará tropas de rescate distintas a la tuya?

— Las órdenes han sido dadas. El objetivo será el punto de suministro de agua, atacarán, ayudarán a los pasajeros a escapar y se enfrentarán en la batalla. Será una emboscada de la guarnición del ejército del norte. Si, por casualidad, todavía se esfuerzan por escapar a otro país, los que tendrían que enfrentarlos luego sería la marina. Mi hermano también está en movimiento. Pero no podemos dejar que lleguen al mar. Por eso, tengo un favor que pedirte.

— ¿Qué es? Puedes decir lo que sea.

— Compra la tierra de una estación de suministro de agua por la que se espera que pase el tren.

— ¿Hah?

— Los trenes generalmente requieren suministro de agua. Es una relación de una parada por hora. Una vez que se repone el agua, perderemos la oportunidad de rescate nuevamente. Sin embargo, es predecible que utilizarán rehenes como escudo y las tropas del norte enviadas tendrían que permitir su paso. Quiero un lugar donde definitivamente se detengan. Y luego, quiero que se destruya la vía férrea para que se detengan... Por eso, compra la propiedad y destrúyela.

— “Comprarla”, lo dices, como si fuera algo fácil.

— ¿No puedes?

— No preguntes estupideces. No se trata de poder o no. Lo haré. ¡Mi empleada está en eso!

— Ya que eres tú, pensé que dirías eso. Las tierras de los puntos de paso se dividen en dos tipos: las que pertenecen a Ferrocarriles Nacionales de Leidenschaftlich y las que se alquilaron a los propietarios originales y están en uso. Cuando miré el mapa, pude reducir los lugares donde podríamos tener una batalla de emboscada llamativa hasta unas pocas paradas, en las que apenas afectaría a otros territorios y en las que el tren, sin duda, se detendría inmediatamente lejos del punto de suministro de agua. Y entre ellos, solo hay un punto que es una propiedad privada. Quiero que la compres con tu talento para los negocios. A partir de ahora, tan pronto como sea posible.

El propio Gilbert pensó que estaba diciendo algo irracional.

— Tú... Gilbert, tú...

Sin embargo, estaba seguro de que, si era su mejor amigo, este último definitivamente lo manejaría.

— Espera, espera, espera, espera. ¿Por qué redujiste eso?

— A decir verdad, el general de división no aprobó esta estrategia.

— Bueno, no hay forma de que alguien acepte inmediatamente que le digan “vamos a comprar tierra, destruirla y patearles el culo a nuestros enemigos”, ¿verdad?

— Parecía que habría sido capaz de convencerlo si hubiera tenido más tiempo, pero desafortunadamente, estoy a punto de volar. En ese momento decidí hacer de esto una estrategia no militar, sino privada. El dinero vendrá de mí. Los lugares en posesión de Ferrocarriles Nacionales de Leidenschaftlich no pueden ser negociados. Sin embargo, si es una tierra en alquiler propiedad de una persona, puede ser nominalmente privada. Cómprala bajo tu nombre Si te conviertes en titular, lo que sea que hagas con ella es asunto tuyo.

— Aun así, sería malo destruirlo, ¿verdad? Lo está alquilando Ferrocarriles Nacionales, ¿no? Incluso si es solo de nombre privado, está siendo utilizado por Ferrocarriles Nacionales. No puedo ir y dañar la propiedad.

— Ahí es donde viene tu ayuda. Después de que se venda la propiedad privada, extorsiona al responsable de Ferrocarriles Nacionales. Puedes hacerlo cuando el incidente se calme. La gestión de crisis del Ferrocarriles Nacionales de Leidenschaftlich seguramente será interrogada sobre su ausencia una vez que este caso esté terminado. Di que harás una ruta de escape para ellos. En circunstancias normales, prefiero que entreguen la tierra por sí mismos, pero eso es imposible para la burocracia. Es por eso que seremos nosotros quienes lo propongamos. Si permitimos que los delincuentes lleguen al mar, esto no terminará solo con los responsables despedidos. A cambio de que podamos ir desenfrenados en una propiedad privada, hagamos que la gente prometa no investigarlos más adelante. Y luego, pídele a una compañía de periódicos que...

— Pude entenderlo de alguna manera. Me metiste en esto con la intención de convertirlo en una historia impresionante, ¿verdad?

— Eres rápido.

El plan que Gilbert había ideado era como una secuencia.

El presidente de la compañía postal Claudia Hodgins, por la protección de sus empleados y por la seguridad de las personas tomadas como rehenes, sugeriría un callejón sin salida en un territorio alquilado por la propia Ferrocarriles Nacionales de Leidenschaftlich (dicho presidente de la compañía postal también era un ex soldado de Leidenschaftlich y consiguió el logro de haber sido promovido a mayor). Temiendo el agravamiento de la situación, incluso si Ferrocarriles Nacionales de Leidenschaftlich fuera a predecir a través de la sugerencia del dueño de la propiedad de que la vía férrea difícilmente sería utilizable después, priorizaría las vidas reales sobre los gastos y aceptaría el plan.

De ahora en adelante, se imprimirá un acuerdo de la estrategia transmitida por alguien del ejército y el plan se ejecutará inmediatamente. En realidad, la tierra no le pertenecería a Hodgins ya que el que pagaría por ella sería Gilbert Bougainvillea, pero mientras ese hecho no viera la luz del día, podría crearse una especie de historia grandiosa al respecto. A diferencia de las circunstancias actuales, la crítica pública severa era algo que podía aliviarse.

— Cuento contigo como seguro. Si esto no funciona, simplemente lo llevaremos al siguiente punto de suministro de agua. Sin embargo, habrá más víctimas, y la posibilidad de que la supervivencia de Violet se vuelva dudosa será mayor. Una resolución rápida es necesaria. Te dejaré hacer uso de uno de mis subordinados. Él tiene los documentos para la compra de la tierra, así que llámalo. Probablemente tendrá que negociar con su representante, pero si eres tú, puedes resolverlo con tu adulación engañosa.

— ¡Me siento honrado por los elogios! Pero esto definitivamente reventará más tarde. La gente sabe sobre nuestra relación, ¿verdad?

Gilbert se dio la vuelta al ser golpeado en el hombro. Parecía que los Nighthawks estaban listos.

— No me importa perder mi posición por esto. Pero intentaré demostrar que no soy alguien que pueda ser cortado tan fácilmente. En lugar de mí, lo importante es la seguridad de los ciudadanos... de Violet. Escucha, no perdono a los que ponen en peligro a los ciudadanos de nuestro Leidenschaftlich, no importa quiénes sean. Ya se perdieron varias vidas. Definitivamente se las devolveremos. No importa quién sea la otra parte, ya sea el Norte u otro continente. Nuestro Leidenschaftlich no cede a la invasión o presión extranjera. Ha sido así desde su fundación. Haré que los enemigos se arrepientan de poner sus manos en Leidenschaftlich— El heredero de los Bougainvillea escupió su callada ira en un tono de voz que incluso su amigo encontraba ominoso.


-------------------------






Sobre las líneas dobles del contrato de arrendamiento de tierras escrito en un pergamino, se imprimió el nombre del nuevo contratista, Claudia Hodgins. Cuando los procedimientos de la documentación se terminaron, Hodgins le dio una palmadita en el hombro a John sin reparos, mientras éste bajaba la cabeza deprimido, como si se preguntara si realmente no habían hecho algo atroz. Luego Hodgins llamó a su compañía, el Servicio Postal CH, cuando le permitieron tomar prestado el teléfono.

Gilbert y Hodgins no eran los únicos angustiados por la lucha actual. Después de un tono en el teléfono, Lux respondió.

— Pequeña Lux. ¿Todos se están moviendo según mis instrucciones?

— Todos han sido enviados. Si da permiso, Presidente, puedo llamar y hacer que se muevan ahora mismo. Aunque en su mayoría solo los carteros... 

— Solo has reunido a los fuertes de entre los hombres, así que está bien. ¡Una secretaria que trabaja rápido es lo mejor! 

— ¿Ya ha puesto el plan en marcha?

— Las tierras pobres se compran a menudo. Es más fácil que seducir a una chica. Más importante aún, la estación del pueblo que estoy a punto de mencionar, la aldea de Ritorno... diles a todos que la devasten, sin importar el método que usen. Hemos hablado con los aldeanos. De todos modos, tiene que ser hasta un punto donde el hecho de que el tren no pueda pasar por allí sea claramente visible desde la sala de máquinas. No dejes que se olviden de usar un pañuelo rojo para que otros puedan diferenciarlos de los enemigos. Además, diles que disparen una bomba de humo como señal de que el plan se está ejecutando.

— Puede que sea tarde para esto, pero, hum, incluso si es por el bien del rescate... ¿las personas influyentes de este país no estarán enojadas con nosotros o algo así?

— Está bien. Incluso si es de mi propiedad, la gente probablemente se enoje. Después de todo, un negocio privado, nada menos que una compañía postal, tomará medidas que causarán un gran daño a las actividades económicas de la administración estatal.

— ¿Está bien con esto?

— Lo que haremos es destruir las vías y proteger a la gente que escapará del tren cuando se detenga. No interferiremos con los militares... siempre y cuando los tipos que están allí no enloquezcan... muy probablemente... sí. Incluso si lo hacen, que me griten es mi trabajo. Tengo un conocido de una compañía de periódicos. Si este incidente trae algo bueno, les pediré que escriban un artículo que dificultará echarnos la culpa a nosotros. Todos los involucrados estarán lívidos, pero las grandes organizaciones son débiles en contra de la opinión pública con la que el ejército se une, y hay asuntos que podrían ser utilizados en nuestra contra, y es por eso que haré algo al respecto. No dejaré que nadie haga algo que termine contigo abandonada en las calles, así que estate tranquila. De todos modos, solo diles a todos que, una vez que la locomotora pare, deben concentrarse en rescatar a los pasajeros, y huir si creen que las cosas son peligrosas. Eso es todo. Estoy a punto de dirigirme al Nighthawk que mi amigo dispuso para mí.

— Presidente Hodgins.

— ¿Qué pasa, Pequeña Lux?

— Yo quiero ir también.

— Imposible. Necesito que alguien vigile la oficina en mi lugar. Confío y cuento contigo.

— ¡Violet es mi primera amiga! Yo... quizás no pueda hacer nada, pero... ¡quiero ir a ayudarla incluso si no hago nada!— Dijo Lux con voz sollozante.

— Pequeña Lux. No es como si no pudieras hacer nada. Es porque puedes que estoy dejando la compañía a tu cuidado. Lo que puedes hacer ahora es dejarme libre. Hay mucho trabajo que se puede hacer a medida que me muevo. Eso está relacionado con ayudar a Pequeña Violet. Definitivamente la salvaré y regresaré, así que solo espera.

— ¿De Verdad?

— De Verdad. Siempre te estoy causando problemas, pero ten fe en mí.

— Lo hago. Lo hago, así que vuelva pronto... lo más rápido posible... con todos, quiero decir.

— Volveré. A ti, quien está protegiendo el lugar al que puedo regresar.



-------------------------



Ocho en punto de la noche, la hora en que los días de la gente terminaban y llegaban a sus hogares. En cierta ciudad de cierto país, Cattleya Baudelaire estaba discutiendo con el cochero de un carruaje compartido. Parecía que las farolas que la iluminaban casi revelaban su ansiedad solo por cuán poco confiables brillaban.

— El carruaje designado para hoy está completamente ocupado, así que no puedo dejar que subas— La explicación del cochero se mezcló con un consejo sincero.

— Como dije, ¡se lo ruego!

La nariz y las mejillas de Cattleya estaban teñidas de rojo. Esa situación ocurría cuando se exponía al clima frío o a las peleas, pero se puso sonrosada hasta los ojos como si estuvieran inyectados en sangre debido a la necesidad de contener el impulso de llorar.

— ¿Lo sabes, cierto, que el tren intercontinental fue secuestrado? ¡Tengo que ir ahí! Mi... mi... mi colega está... mi amiga... y yo... yo... tengo que saberlo, y luego... y luego... 

Cattleya, que se había enterado de las circunstancias, había estado viajando con extrema prisa después de terminar el trabajo. Ella ya había pasado por las instalaciones de transporte de dos ciudades. Al hacerlo, se comunicó con el Servicio Postal CH y finalmente se encontraba cerca de la aldea de minas de carbón a la que Hodgins le había ordenado ir. El último vehículo que se dirigía a esa aldea estaba a punto de partir.

— ¡No digas cosas tan egoístas, jovencita! Solo muévete. El mundo no gira a tu alrededor. Estás causando problemas a los clientes que realizaron los procedimientos adecuados.

— ¡Haría los procedimientos si pudiera! ¡Pero Violet podría morir! ¡Yo... yo... tengo que ir a ayudarla! Esa chica... es súper fuerte, pero ahora que las cosas han llegado a esto, ¡no sé si ella está bien! Si ella muere, entonces... ¡Por eso quiero ir! Por favor, incluso podría ir agarrada al andamio, ¡así que déjeme subir!

Al ver a Cattleya derramar lágrimas con exasperación, el cochero quedó sin palabras. 

— Me gustaría hacerlo si pudiera— Miró dentro del carruaje. La gente del interior lo miraba irritada, diciéndole que se diera prisa en irse. Sin embargo, había un hombre que se levantó sin mirarlo.

Las puertas del carruaje, que habían sido cerradas, se abrieron. Desde dentro, un hombre de cabello oscuro y con un aura gentil asomó la cabeza. 

— Oye, me bajaré. Déjala que tome mi lugar— Tenía un tono de voz distintivo.

— Maestro... pero... usted...

— No me importa. Me quedaré en esta ciudad por una noche más. ¿Puedes preparar el primer carruaje de mañana por la mañana para mí?— El hombre estalló en una sonrisa edificante.

El cochero estaba muy conmovido por su desbordante amabilidad. Aquellos que trabajaban en la industria de servicios, en su mayoría, se encontraban con clientes con problemas. Encontrar uno tan compasivo era la primera vez en su larga vida trabajando como cochero. Su pecho se entibió debido a que también había oído hablar de la situación de Cattleya.

— ¡Oye, jovencita! Se agradecida con esta amable persona... maldita sea. Maestro, estoy descargando su equipaje. Jovencita, dame el tuyo.

— ¿E-Eh?

— Alguien está bajando para que puedas subir. Entonces podrás abordar y dirigirte hacia donde está tu amiga que está a punto de morir. Bien por ti…

— ¿De verdad? Gracias. ¡Muchas gracias!

— Al que deberías agradecer es a ese joven— Dijo el cochero mientras tomaba su equipaje.

Todavía incapaz de creer en la suerte que le había sucedido, se puso frente al hombre mientras todavía estaba sorprendida e inclinó la cabeza. 

— ¡G-gracias! ¡Gracias de verdad! Pagaré la tarifa por su estadía; ¡Gracias de verdad!

El hombre dejó escapar una risita ante el aspecto de Cattleya y estiró su mano. Él limpió las lágrimas que bajaban por sus mejillas con las yemas de sus dedos. El acto fue tan natural que Cattleya no pudo reaccionar negativamente. Más bien, ella abrazó una sensación de éxtasis que era casi cómo la que sentiría con Hodgins.

— H-Hum... erm...

— No me importa, jovencita.

Los orbes del hombre de alguna manera tenían un poder cohesivo. El lunar bajo su ojo avellana era encantador.

— Habías dicho “Violet”, ¿no? ¿Violet Evergarden?

— Sí, usted... hum, ¿la conoce?

— Correcto. Le hice escribir una carta para mí una vez. Supongo— Después de estar callado por un breve momento como si estuviera pensando, habló con profundo significado— hm, podrías decir... que tenemos una relación profunda de la que no podemos hablar a la gente. También somos viejos amigos. Tenía la intención de ir a verla un poco, pero parece que Leidenschaftlich se está involucrando en cosas que apestan a fuego. Dejaré pasar más tiempo para ir a verla. ¿Puedes enviarle mis saludos?— Con una capa negra, el hombre comenzó a alejarse como si se derritiera en la noche.

— ¿C-Cómo se llama? ¡Le daré... su nombre!

Mientras Cattleya decía eso, el hombre se dio vuelta y se rió. Su piel pálida lo hacía parecer un fantasma en el camino nocturno.

— Edward Jones— El hombre agitó su mano, y Cattleya le devolvió el saludo con una gran sonrisa.

El hecho de que nadie se dio cuenta de que en realidad era un fugitivo anteriormente en el corredor de la muerte era uno de los acontecimientos de esa noche.



--------------------



También a las ocho en punto, Gilbert Bougainvillea estaba mirando al suelo después de sacar su cuerpo fuera del Nighthawk. Era un espectáculo que podía hacer que uno se sintiera mareado. Volaban bastante alto para no ser descubiertos por el enemigo.

— Lo encontré, está en el noroeste.

— Bien, Coronel Bougainvillea. Copiado.

Al noroeste había un objeto brillante que se precipitaba por del terreno negro a través de las grietas entre las nubes. Era el tren intercontinental “Femme Fatale”.

— Esta es la Unidad 1. Hemos encontrado a Femme Fatale. Comienza a descender.

Con la señal de la radio del piloto, el total de siete Nighthawks se precipitaron sistemáticamente a tierra. En el proceso, fueron testigos de una bola de fuego que se alzaba ruidosamente desde las montañas en dirección a la vía del tren.

— Esa es la bomba de humo lanzada desde el punto de suministro de agua del que habló el coronel.

— Cambiar a la estrategia número tres. La unidad 5 se retirará. Únanse a la Unidad Especial de Ataque de Armas de Fuego, que está esperando la llegada del tren, e infórmenles de la situación. Digamos que el objetivo afortunadamente se detuvo debido a un repentino incendio forestal o algo por el estilo. En orden, desde la Unidad 1 en adelante, la primera mitad del equipo combatiente aterrizará en el campo de batalla. Nos apoderaremos de las locomotoras 1, 2 y 3, que son la vanguardia de este tren de trece vagones. Actúen después de la parada de emergencia. Después del descenso de la primera mitad del equipo combatiente, la segunda mitad dará apoyo y comenzará un ataque sorpresa desde el exterior después del aterrizaje. Habrá civiles ayudándonos a proteger a la tripulación. Quien tenga un pañuelo rojo alrededor de su brazo es un aliado. No los ataquen por error. De acuerdo, escuchen, el resultado de esta estrategia podría determinar el resultado de la continuidad de esta unidad. Si son ustedes, probablemente puedan resolver las cosas donde quiera que vayan, pero quiero que se queden en algún lugar donde mis ojos puedan alcanzarlos por un poco más de tiempo.

El piloto de la Unidad 1 soltó una risita. Fue porque Gilbert había dicho algo fuera de su personaje.

— Rezo por nuestro éxito. Bien, la primera mitad, prepárense para descender.

Con un total de seis unidades -salvo la quinta, que se había retirado ahora- y un personal de doce individuos, la tropa de Gilbert, la Fuerza Especial de Ataque de Leidenschaftlich, estaba en formación y actualmente intentaba enfrentar al tren intercontinental secuestrado. En primer lugar, las seis personas en los asientos traseros aterrizarían en la parte superior del tren y comenzarían la supresión. Las locomotoras 1, 2 y 3 del tren, que funcionaban conectadas, serían controladas por dos personas. Divididos en aquellos que entrarían y aquellos que se quedarían afuera, comenzarían su lucha contra los secuestradores. Posteriormente, las seis personas del grupo del piloto se alojarían cerca del lugar programado como la próxima parada del tren. Era un plan que les permitía dar cobertura a las seis personas que se infiltraban en el tren y protegían a los pasajeros desde el exterior.

Después hacerles memorizar las instrucciones de su meticuloso plan Gilbert dirigió a los miembros de la Fuerza Especial de Ataque, que era una selección de unas pocas personas elegidas, no con la conducta del ejército de un equipo que seguía la forma habitual de liderazgo, sino como miembros ordinarios de la brigada que participarían en una batalla coordinada. Incluso si fueran cortos con una persona, alguien más lo compensaría al asumir su tarea.

Junto con los miembros del primer grupo, Gilbert saltó del Nighthawk y se lanzó hacia la parte superior del tren. Los vuelos a baja altura no podían durar mucho. Había apostado en el momento, saltó y, después de agarrar con desesperación el casco, fijó su postura en el tren.

Evidentemente, la gente del interior se daría cuenta de que había sonidos de turbinas de los aviones. Apareció un hombre que parecía ser un secuestrador de la Locomotora 1. Gilbert estiró su brazo izquierdo artificial y le dio un puñetazo en la cara, y cuando el hombre retrocedió, agarró la nuca de este último, arrastrándolo por la ventana por el torso. Aunque un secuestrador de la Locomotora 2 cercana disparó su arma contra Gilbert, terminó golpeando al desafortunado hombre cuyo cuerpo estaba afuera.

— Coronel, voy a seguir adelante.

Uno de los miembros de la tropa de Gilbert, que saltó y aterrizó tras él, torció su pequeño cuerpo y pateó a un secuestrador de la Locomotora 2 que tenía a Gilbert en la mira de su pistola, introduciéndose al tren en el proceso. Gilbert arrojó al hombre que derramaba sangre fuera de la locomotora y también se coló en ella.

— ¡Por favor ayuda! ¡No me mates! ¡Si muero, también lo harán los pasajeros y esta locomotora!— El que gritaba, llorando como rogando por su vida, era el lastimoso Samuel LaBeouf.

Sus asistentes estaban muertos. Un joven asistente de ingeniero estaba palideciendo mientras intentaba no pisar un cadáver, y no había señales de otros secuestradores.

— Por favor, tranquilízate. Soy coronel del ejército de Leidenschaftlich, Gilbert Bougainvillea. Ahora estamos iniciando la operación de rescate de los pasajeros de este tren.

— ¿Un aliado? ¿Alguien del ejército?— Probablemente se había estado haciendo el fuerte todo el tiempo, ya que derramó una sola lágrima con una expresión claramente aliviada.

Gilbert golpeó suavemente su hombro. 

— Eres muy valiente. Hubiera sido la peor situación posible si te hubieras angustiado. Eres digno de una medalla.

La sinceridad en los rasgos faciales de Gilbert y el aura que lo rodeaba provocaron un efecto persuasivo diferente al que Hodgins haría. Cualquiera se emocionaría si le dijera eso un bello soldado que les tendió ayuda durante circunstancias críticas. Extremadamente conmovido, Samuel comenzó a temblar.

— Ingeniero, ¿cuál es su nombre?

— Sa-Samuel, Coronel.

— Señor Samuel. Al verlo como un héroe de Leidenschaftlich, hay un favor que quiero pedirle. ¿Cuál es el próximo punto de suministro de agua?

— Es Ritorno.

— Hay otro de nuestros batallones en ese lugar. Habrá una gran señal, así que haga una parada de emergencia antes de entrar a las instalaciones de la estación.

— ¿“S-Señal”?

— Sabrá la señal cuando la vea. Después de la parada, salga de aquí y corra en dirección de la aldea.

Samuel y su asistente se miraron el uno al otro.

— Pero, los pasajeros... y también... mis otros colegas—... Samuel miró los cuerpos de sus antiguos compañeros de trabajo— Incluso si ya no están vivos, quiero entregárselos a sus familias— Los dos dijeron al unísono.

— Todo estará bien. Se supone que debe llegar otra unidad del ejército además de la nuestra. Una vez que todo haya terminado, los que han fallecido y ustedes dos serán devueltos a nuestro país. Sin embargo, quiero que aquellos que aún puedan mover sus piernas puedan evacuar temporalmente por sí mismos. Las personas con pañuelos rojos en sus brazos estarán supervisando la evacuación. Por favor, acompáñelos.

Quizá por sentirse consolado, Samuel exhaló un gran suspiro. Sin embargo, como para sacudirse su alivio, se podían escuchar disparos desde algún lugar.

¿Hay alguien... en medio de una pelea?

Gilbert había ordenado a sus subordinados que se mezclaran con la agitación de la parada de emergencia y aplastaran a los enemigos después de disparar proyectiles de humo dentro de los vagones. Si hubiera ataques dentro de la Locomotora 3, serían un obstáculo tan grande como era posible. Actualmente, el número de miembros que habían llegado primero era de seis personas. De los reclutas seleccionados para esa tropa de élite, cada uno tenía un poder de combate igual a diez soldados ordinarios.

— Creo que... esto probablemente es de afuera. Por el sonido.

Cuando Samuel le dijo eso, Gilbert trató de asomar la cabeza por la ventana. Su cara fue golpeada por las ramas de los árboles.

— Desde hace un tiempo, algo ha ido mal. He estado oyendo gritos. Yo... he sido alabado desde que era pequeño por mis buenos oídos, así que aunque sea desde muy lejos, puedo escuchar a la gente maldiciendo.

— Deberías estar más orgulloso de ti mismo. Si lo que dices es cierto, debemos ayudar a quien no esté del lado de los criminales. Lo siento. Voy a subir. De nuevo, no olvides tu misión.

Ante las palabras de Gilbert, Samuel asintió mientras mostraba una sonrisa que denotaba tanto placer como nerviosismo.

A pesar de estar obstaculizado por la resistencia del aire, Gilbert subió a la cima del tren una vez más. La tierra en la que se había construido el ferrocarril probablemente solía tener una floresta en el pasado. A pesar de haber sido pisoteados, los pétalos de las flores que todavía mantenían vida se dispersaron en el viento que se oponía al curso del tren. Dentro del mundo de oscuridad pura, volaron colores como el blanco, el azul, el amarillo, el rojo y el naranja que aún no habían sido segados por el otoño. Aunque eventualmente serían reducidos a polvo, crearon una vista deslumbrante que decoró parte del mundo. Más allá de los ricos matices, Gilbert encontró a quién estaba buscando.

— Coronel, ¡¿la situación requiere refuerzos?!— La sexta unidad descendió después de las otras, y el compañero de Gilbert acababa de aterrizar como si fuera una señal.

Gilbert lo detuvo con una mano. 

— Idris. Parece que un civil está luchando contra los secuestradores... deberíamos haberlo notado antes.

— Estábamos desesperados por nuestro descenso durante el aterrizaje. Yo tampoco vi nada. Bien, entonces…

— Voy a ir. Te nominaré como el próximo comandante. Si por casualidad no vuelvo, tú te harás cargo.

— ¿Te refieres a esto en serio?

— Lo hago.

— Tengo suficiente talento para obtener promociones y superarte pronto. Por favor, regresa seguro y continúa de pie frente a mí. Si no tengo a alguien a quien perseguir...

En lugar de responder, Gilbert golpeó su hombro con el puño.

El grupo de personas con abrigos azules borró la figura de la persona que buscaba. Además, tendría que recorrer todo el camino desde el primer vagón para llegar hasta ella. Llevaría tiempo.

Gilbert echó a correr sin dudarlo.



----------------------



Todavía alrededor de las ocho en punto, las balas volaban desde las bayonetas de los caballeros. Aunque arañaron el cuerpo de Violet, ella esquivó los golpes directos y cargó hacia adelante.

Pelear por encima de un vehículo en movimiento contra ese número de personas era un reto. Tal vez el otro bando era consciente de eso, ya que alguien más que el líder de los caballeros atacó primero. Violet corrió como si fuera absorbida por él. Se defendió del sable que se balanceaba hacia él con la bayoneta, pero Violet pudo evitar varios disparos al tomar una gran distancia, y luego comenzó a correr diestramente una vez más.

— ¡Por nuestros camaradas de guerra que fueron asesinados por ti!

Violet arrojó la vaina a la cara del hombre y le propinó una patada voladora en lugar de cortarlo. El caballero, cuyas piernas habían perdido el equilibrio, parecía estar a punto de colapsar, pero logró detenerse. Él sonrió y tiró del gatillo de la bayoneta.

Una bala fue disparada. Con los ojos muy abiertos, Violet la evitó simplemente moviendo rápidamente el cuello. Sus listones volaron lejos. La sangre manaba de su ramillete de trenzas y su cabello se soltó. Su oreja había sido rozada. La hemorragia era profusa, pero no dejó escapar ningún sonido agonizante.

Violet pateó al hombre en el pecho con la punta de su bota. Él gritó mientras caía. Sin embargo, la siguiente persona en caer fue la propia Violet. A pesar de que recibió repetidos golpes de bayoneta que caían sobre su espalda con el sable, perdió balance. El sable mismo había desaparecido de sus manos después de que le dispararan.

El caballero que había atacado la espalda de Violet la encontró mientras ella de alguna manera se aferraba al marco de una ventana. Cuando un pasajero sorprendido intentó abrir dicha ventana, ella insertó una mano en el espacio y la abrió con su brazo mecánico. Solo así, ella ingresó a la Vagón de Pasajeros 2.

— ¡¿Qué pasó?!

— Esa mujer, ella entró…

Los caballeros restantes se dieron cuenta de que las luces del Vagón de Pasajeros 2, que habían estado brillando debajo de sus pies, habían desaparecido de repente. Los pasajeros estaban gritando.

— ¿D-Deberíamos volver a entrar?

— Espera.

Los otros dos hombres fueron silenciados por la orden del líder de los caballeros.

Eventualmente, ya no podían oír ningún grito por la ventana en la que Violet había desaparecido. No pudieron escuchar ni un solo ruido.

El líder de los caballeros estaba sumido en sus pensamientos. ¿Qué clase de lío armaría la ex chica soldado que era como una bruja?

— ¿Quién... está ahí abajo?

— Alguien de la organización armada de despliegue que contratamos.

— También había personas en el vagón de asientos panorámicos y el vagón restaurante 1. Pero, las personas posicionadas en estos dos últimos vagones persiguieron a esa mujer hasta acá... y fueron derrotadas. Sin embargo, supuestamente están siendo reemplazados.

Cuando las luces se apagaron nuevamente, los gritos se intensificaron desde el vagón de asientos panorámicos y el vagón restaurante 1, respectivamente. Y luego, se detuvieron.

El líder de los caballeros sintió la piel de gallina bajo su capa azul ante acontecimientos tan extraños e irreales. 

— Ella se está moviendo.

“Femme Fatale” era un tren de trece vagones compuesto, de adelante hacia atrás, de la Locomotora 1, 2 y 3, Coche de Dormitorios individuales 1 y 2, Coche Dormitorio Sencillo 1 y 2, Vagón de Pasajeros 1 y 2, Vagón de Asientos Panorámicos, vagón restaurante 1 y 2, y un vagón de carga. Violet había saltado al Vagón de Pasajeros 2. Y luego, probablemente se había trasladado al Vagón de Asientos Panorámicos y al Vagón Restaurante 1. Ella misma había desalojado el Vagón Restaurante 2. ¿Qué haría al huir a un lugar que no tenía nada?

— Líder, tal vez realmente deberíamos entrar—... intentó decir uno de los caballeros, pero su rodilla se derrumbó y fue impulsado hacia abajo. Un agujero había sido abierto 

Más disparos siguieron.

— ¡Abajo!

Las balas rozaron sus cabezas.

El caballero ileso extendió una mano al herido. La palma que se había extendido para ayudar fue disparada.

— ¡Retirada! ¡Entra y pide refuerzos!

— Pero, Líder-

— ¡Trae un arma de mayor calibre!

Los subordinados se arrastraron hacia la consecución de vagones mientras apretaban sus heridas frescas.

La dirección de donde procedía la bala era indudablemente del último vagón. El tiroteo se había hecho en sucesión, pero cesó una vez más. Los ojos del líder de los caballeros podían ver algo que florecía en la oscuridad.

— ¿Así que han escapado? Los perseguiré más tarde. Bueno, entonces, una vez más— “Eso” cortésmente lo llamó y esperó a que se pusiera de pie.

La mujer era una directora de orquesta del campo de batalla. Interpretaba melodías a través de la mezcla de ataques, realzando las emociones de sus espectadores con abrumadoras artes marciales, aturdiéndolos con acciones inimaginables y dominando el área por completo. No importa cuán húmedo con sangre estaba su cabello, cuán desgarrada estaba su ropa, o cuántas heridas se había ganado...

— Bueno, entonces, una vez más.

... ella no dejó de pelear. El líder de los caballeros había llegado a entender claramente por qué la apodaban la Doncella Guerrera de Leidenschaftlich.

— Aquí voy, Mayor.

Violet probablemente no tenía balas. Ella desechó el rifle que le había robado a un enemigo abajo. Luego sacó una daga. El arma de su oponente, el líder de los caballeros, era una bayoneta. El peso de su estocada era diferente.

Los dos chocaron sin decir nada. Ella le propinó golpes consecutivos con el filo de su daga, pero al final, la daga perdió en peso con la bayoneta y se rompió. Violet se deshizo del arma que no podía usar y la arrojó con su brazo artificial sin siquiera mirarla. Rasguñó la cara del líder de los caballeros, pero él también, indomablemente, sacó la bayoneta de un lado y golpeó el cuerpo de Violet con ella. Cuando su postura se desmoronó por el impacto, más golpes sobrevinieron. Mientras Violet esquivaba la punta de la hoja de la bayoneta, le cortaron el pecho. Al instante extendió su mano, balanceando su peso así, girando su cuerpo y tomando distancia. Quizá debido a que él era de hecho superior a los demás, los ataques del líder eran diferentes en agilidad.

Violet buscó armas. Metió la mano a su falda y sacó un cuchillo balístico del porta cuchillos sujeto alrededor de su muslo.

Las agujas una vez ocultas en su pelo habían desaparecido cuando su peinado se había deshecho. El cuchillo balístico era la última arma. Después de eso, ella solo tendría sus puños.

— ¿Cuántas armas tienes ocultas dentro en tu persona?

— Son para defensa personal. 

Con su aliento agitado como el de una bestia, Violet dio un paso atrás. Ella sabía que el próximo ataque sería un golpe importante para determinar el resultado de la batalla. A pesar de que estaba en contra de alguien inferior a ella en poder de lucha, cualquiera estaría respirando pesadamente después de ponerse de pie continuamente y luchar hasta ese punto. A pesar de todo, ella no tenía ni una pizca de voluntad de perder.

Eso fue hasta que se dio cuenta de que algo que se suponía que estaba en su cuello expuesto había desaparecido. Su respiración agitada se detuvo. Su línea de visión se movió rápidamente cuando se retiró.

— Aunque soy tu enemigo, admiro tu sed de victoria. Sabes que no debes rendirte.

No era algo de lo que debería preocuparse en estas circunstancias. Sin embargo, sus ojos buscaron el broche. No pudo encontrar de inmediato el objeto que centelleaba en la parte superior del tren el cual no correspondía a este lugar y era hermoso.

— No es... como si quisiera ganar. Al ganar esta pelea, no hay una sola cosa que gane— Violet habló inconscientemente rápido. No debía dejar que se diera cuenta de que estaba buscando algo.

— Entonces, ¿qué buscas a través de la lucha?

— Nada, es solo que se ha creado una situación en la que tengo que luchar. Es por eso que lo hago. Para mí, luchar es vivir. Si pierdo, solo significa que moriré.

— ¿Estás diciendo que no hay emociones en esto?

— No lo sé. Yo... no sé nada de mí misma. Soy una ex soldado, pero no recuerdo nada de antes de convertirme en una. Puede que sea tarde en este punto, pero me pregunto... si no es extraño que no recuerde algo como esto. No sé dónde nací, de quién soy hija o cuál era mi nombre. Pero, si algo de eso me ha preocupado o no, diría que nunca lo hizo. Eso... Eso—... Mientras hablaba, Violet encontró el broche. Golpeó directamente contra los pies del líder de los caballeros.

Él lo notó también.

— Eso es porque... he estado esperando algo que lo cancelara todo.

Ella empujó hacia abajo y suprimió la sensación de que quería apresurarse y aferrarlo.

— Justo cuando pensaba que la charla se estaba alargando... ¿es esto?— El líder le indicó que se detuviera con la palma de su mano mientras lo levantaba. Era la primera vez que él veía que le pertenecía a alguien— ¿Es algo importante?

¿Lo tiraría si ella asentía con la cabeza? ¿O lo devolvería? Violet no sabía. Sin embargo, si ella estuviera en su lugar y tuviera a alguien a quien salvar y cosas que debe hacer sin importar lo que ocurra después de esa batalla, sin duda, tendría que intentar imaginarse en su posición para entender su pensamiento.

Si ella fuera él...

— ¡Ven por él!

... ese objeto se convertiría en un simple señuelo para atraer a su enemigo, independientemente de los tipos de sentimientos que contenía.

El broche fue lanzado al aire. Violet echó a correr de inmediato. La bayoneta del líder de los caballeros la atacó. Violet apuntó a sus pies y arrojó el cuchillo balístico. Tal vez había anticipado eso, ya que lo repelió como si lo superara. Mientras tanto, Violet agarró el broche. La gema flotando en el cielo nocturno era lo mismo que los ojos de su Señor, que ella había definido como la cosa más bella del mundo.

— ¡¡Idiota!!

Ella evitó un ataque con su brazo izquierdo, que no era el que agarraba el broche. Cuando perdió su centro de gravedad debido a golpes consecutivos, cayó hacia atrás uno, dos o tres pasos. Y luego, finalmente, el brazo izquierdo de Violet se rompió, volando en muchas partes. Estaban destrozadas y separadas de ella de una manera que las hacía parecer como pétalos dispersos.

Thump, thump, thump Violet sintió que los latidos de su corazón resonaban desagradablemente en sus oídos.

Por alguna razón, el tiempo fluía lentamente. El líder de los caballeros bajó el sable mientras levantaba la voz y le lanzaba algún tipo de insulto. Su espalda golpeó el andamio del tren. Cuando él le pisó su estómago con su zapato militar, ella no pudo moverse. Unos segundos después, ella sería ensartada. Todo eso estaba sucediendo, pero era como si todo estuviera en cámara lenta.



En lugar de la punta de la hoja que se le acercaba, Violet miró el broche esmeralda que ella no había soltado hasta el final. Fue firmemente agarrado dentro de su mano derecha. Quería mirar con sus ojos dentro de ese verde durante sus últimos momentos mientras todavía estaba viva.

Su brillo era esa persona en sí.

Mayor.

Él no iría a ningún lado nunca más.

Mayor.

Ya no estarían separados.

Mayor, yo... viví.

Eso la hizo extremadamente “feliz”.

Mayor, ¿recuerda... que me abrazó cuando nos conocimos? Me ha temido por mucho tiempo. Las bestias pueden sentir ese tipo de miedo muy agudamente. Aun así, me mantuvo a su lado. Lo más probable es que... yo... definitivamente... haya sido desechada porque me quedaría en manos de cualquiera. Aun así, quería ser útil porque me necesitaba. Los días en los que no pude verlo eran de pérdida continua, así como también experiencias que parecían dar lugar a más de ella. Siempre me he preguntado por qué les dijo a otros que dijeran que había fallecido. Un día, si hubiera podido encontrarlo, hubiera querido responder a su pregunta de “¿por qué no puedes entender mis sentimientos?” Y a las palabras “Te amo”. Mayor, ¿era... era yo su Violet... aún amada por usted?

En lugar del sonido de los huesos y la carne siendo cortadas, se produjeron disparos que parecían cortar a través del viento. La bayoneta desapareció de la línea de visión de Violet. El brazo del líder de los caballeros se balanceó bruscamente como si fuera un juguete, y lo patearon en la dirección opuesta.

Alguien estaba luchando.

El líder de los caballeros preguntó a gritos quién era la tercera persona, pero no recibió respuesta. El otro desenvainó silenciosamente su sable y protegió a Violet. Luego comenzó a atacar. Esa manera de manejar una cuchilla mientras la ponía a punto y la espalda junto a la que siempre había caminado, Violet detuvo su respiración.

— Violet, ¿estás viva?

Esa voz era exacta a la que Violet repetía en su cabeza para no olvidarla. Los latidos de su corazón reverberaban intensamente. Aunque forzadamente, ella levantó su cuerpo.

El hombre cortó al líder del escuadrón con su sable y giró sobre sus talones hacia ella con una expresión frenética. Delante de sus ojos había una persona diferente a como solía ser en los días en que tuvo contacto con él. Su apariencia había cambiado mucho desde cuando los dos se habían conocido por primera vez. Sin embargo, había una cosa que permanecía intacta: el hecho de que una vez que los orbes azules y verdes se encontraban entre sí, el tiempo se detenía entre ellos por un momento. Era como si quisieran decir: “Tiempo, quédate quieto. Eres hermoso”.

Así es cómo eran las cosas desde el principio.

— ¡Mayor!

Desde el principio, los dos habían nacido para encontrarse por casualidad de esa manera.

Gilbert corrió hacia Violet, sosteniendo su cuerpo. 

— Ven, Violet— Se arrodilló y, después de levantar su cuerpo en cuclillas y llevarla de costado, se quitó el cinturón de la espada y lo envolvió alrededor de su brazo. Luego lo envolvió alrededor de Violet— Voy a... explicar las circunstancias más tarde. Hay muchas cosas por las que quiero disculparme. Pero por ahora, perdona lo que voy a hacer... No lo sueltes nunca.

Violet recordó lo que había estado agarrando firmemente: el broche de esmeralda que había recuperado apresuradamente durante la pelea. Ella descubrió lentamente sus dedos y se lo mostró a Gilbert. Ella entonces lo miró directamente. Mientras que solo él se reflejaba en ese azul, sus labios temblaban, era incapaz de decir una palabra. Ella simplemente deseaba informarle que había guardado el objeto.

Al ver el broche esmeralda, los ojos de Gilbert se deformaron amargamente. 

— Tú... ¿todavía tenías esto?— Su actitud mientras tomaba el broche de la palma de Violet y se lo volvía a poner como si lo cosiera nuevamente en su blusa, que había sido rasgada en el área del pecho, era la misma que la de su yo pasado.

— ...yor— Intentó decirle algo, cualquier cosa serviría—. ¡Mayor!

Sin embargo, el líder de los caballeros, que se suponía que estaba tumbado, intentaba ponerse de pie. Apoyado por uno de sus subordinados heridos, les apuntó con una escopeta de gran calibre. 

— ¡Tú, perro de Leidenschaftlich!— Su cuello sangró con el golpe de la espada de Gilbert. Arrojó burbujas de sangre— ¡Te borraré! ¡Los borraré a los dos a la vez! ¡Eres innecesario en este reino! ¡Desaparece de nuestro mundo! ¡Desaparece! ¡Desaparece! ¡Desaparece!

Cualquiera de los dos bandos no podría luchar sin recibir ayuda. Era demasiado tarde para convencer a la otra parte de que pusiera fin al conflicto. Ninguno de los dos podía retroceder.

— Mayor, por favor déjeme atrás—, dijo Violet sin dudarlo. Si soltarla y dejarla caer al suelo facilitaría las cosas, dado que era él, definitivamente sería capaz de superar la situación. Eso era lo que ella creía.

— Te dije que no te soltaras— Gilbert negó con la cabeza. Su agarre en el brazo y el torso de Violet se hizo aún más fuerte. Luego levantó su otra mano artificial desde arriba del tren.

El líder de los caballeros se rió. Lo más probable es que hubiera llegado a la conclusión de que la pareja que estaba abrazada había elegido morir juntos.

— Mayor... entonces, por favor— Violet miró a su Señor, que era mucho más hermoso que la gema que había estado protegiendo incesantemente— no vaya a ninguna parte.

La escopeta estaba dirigida a ellos.

— Por favor, manténgase a mi lado... No me importa cómo me trate. Simplemente quiero estar con usted. Eso es todo. Nada más... es necesario. Mayor, yo... 

Había aprendido a escribir y podía decir innumerables palabras, pero no salían debidamente ante la persona que realmente apreciaba.

— ... quiero estar junto a usted.

La que estaba allí no era una Doll. Era una chica que anhelaba el amor de un solo hombre.

— No voy a ir a ningún lado... te necesito. ¡Estaré a tu lado!— Gilbert Bougainvillea respondió a la súplica como si gritara.

Era porque algo más que una bala había volado en su línea de visión.



-----------------------



A las ocho y veinte de la noche, Samuel LaBeouf, que trabajaba como ingeniero en el desafortunado tren intercontinental, obedeció la orden del coronel de Leidenschaftlich que se había presentado como una descarga eléctrica y continuó su tarea mientras esperaba la señal. ¿Qué diablos sería dicha señal? A pesar de que le habían dicho que lo sabría de inmediato una vez que la viera, ¿qué debería hacer si accidentalmente lo echaba a perder?

Sin embargo, su preocupación era innecesaria. Después de todo, un evento que supuestamente rompería la situación actual que estaba en punto muerto lo aguardaba.

Una aparatosa explosión surgió, las luces de la explosión se dispersaron en la oscuridad de la noche. En ese momento, estaba ocurriendo una terrible catástrofe en la aldea de Ritorno.

— ¡¿Qué es eso?! ¡Para, para! ¡Parada de emergencia!

La estación estaba en llamas.



-------------------



A las siete y cincuenta minutos, un joven atractivo con cabello rubio arena y ojos azul cielo colgaba el teléfono con: “Entiendo”. Su atuendo era ligeramente diferente para el pequeño lugar de reunión en un pueblo desolado.

— Benedict, ¿qué dijo el presidente Hodgins?— Preguntó un hombre dotado de una cara dura, piel negra y peinado fino afeitado en forma de crucifijo, vestido con una camisa a rayas y fundas para los hombros.

— El viejo vendrá aquí. Él nos dio tres órdenes. Uno: arrasar la estación de esta aldea de manera llamativa, para que sea visible desde el tren que se dirige hacia ella. Dos: ayudar a los pasajeros y, en consecuencia, rescatar a V. Tres: suprimir a ese grupo armado, ya que es probable que opongan resistencia. Un contrato ya ha sido sellado por la ley. Esta tierra pertenece a nuestra compañía. Dijo que está bien arruinarlo sin dudarlo. ¡Chicos, vamos a salvar a V!

Durante la reunión con Lux, que estaba en la oficina central, ella había intentado hacer que los empleados de CH que allí se congregaran tomaran armas. En respuesta a eso, todos habían comenzado a retozar ruidosamente como si estuvieran en un festival.

Cada uno de ellos tenía diferentes edades y colores de piel. Eran las personas que Hodgins había reunido y descrito como “todos los bichos raros con sus propias circunstancias”. Los que habían sido llamados y se apresuraron a ese lugar de reunión eran ellos, los carteros que hacían entregas en todo el continente. Era impensable que estuvieran a punto de participar en una peligrosa operación de rescate por una orden de emergencia de su jefe. Su actitud era más cercana a los borrachos en un bar.

En contraste con ellos, una atmósfera similar a un funeral se cernía sobre los aldeanos de Ritorno. Era lo que cabía esperar, ya que una extraña agencia postal que llevaba armas les había informado de repente que la estación de su aldea sería destruida.

Benedict se acercó a la mujer más anciana que estaba en medio de ellos, la cual estaba sentada en una silla. 

— Abuelita, haremos un poco de alboroto. Si hay personas entre los aldeanos que puedan tratar a los heridos, quiero que los traigas si puedes.

— ¿Ya me vas a hacer trabajar?— Era una forma de hablar acusadora.

Benedict frunció el ceño. 

— Ustedes fueron convencidos por las palabras de nuestro presidente bueno para nada y vendieron esto, ¿verdad? ¿No está bien, ya que cada persona en este pueblo va a ser empleada por nuestra oficina? Abuelita, tú también eres nuestra colega. Ahora eres una empleada de la compañía, por supuesto que te haremos trabajar. Si sospechas que te estamos engañando, te equivocas— Con el resonante sonido de sus tacones en forma de cruz, se paró frente a la jefa de la aldea, acercando bruscamente su cara a la de ella— Estás confundiendo eso con ser protegidos. Si ese viejo piensa en hacer algo, puede usar algunos métodos bastante horribles. Pero él no lo hizo y en su lugar hizo las negociaciones adecuadas, y también cumplió con la discusión de los precios, ¿verdad? El viejo... el presidente trata cruelmente a la gente, pero atesora a sus trabajadores. En este momento, estamos en movimiento por el bien de una empleada al que está súper apegado como si fuera su hija. Ella es como una hermanita para mí también. La apreciamos. Así que no tengas tanto miedo. Mantén la cabeza alta.

— Cierto. El presidente definitivamente recompensa el trabajo duro con pago y apoyo. La industria funcionará aquí en el futuro. Al principio, nuestro deber será salvar vidas, Jefa— Añadió otro cartero, como para ayudar al discurso de Benedict.

— ¿Realmente van a hacer esto?

— Claro. Una vez que se dice que lo hagamos, definitivamente lo haremos. Y si nos derrotan, lo haremos de nuevo. De eso se trata nuestra agencia.

— No lo odian, ¿verdad?

— ¿Oh, qué es eso? ¿También puedes poner una cara fuerte?

— Soy una mujer nacida y criada en las minas de carbón. Qué pregunta tan tonta.

Aunque estaba a punto de comenzar un gran incidente, el aire que los rodeaba era ligero, y todos caminaban uno tras otro hacia la estación en una atmósfera algo tranquila. A pesar de haber enfrentado el problema de cómo arrasar la estación, la Jefa ofreció los explosivos restantes de las minas de carbón que ya no se usaban.

— Abuelita, te estás metiendo en esto, ¿eh?— Benedicto le dio una señal de aprobación a la Jefa de la aldea para mostrar su gratitud.

Sin embargo, parecía haber varias personas con traumas provenientes de las detonaciones, por lo que la mayoría de los aldeanos simplemente observaban desde lejos y los carteros eran quienes instalaban los explosivos.

— Yo... cuando nací, la mina ya había sido cerrada, ¡así que es la primera vez que veo una explosión!

Los niños que se divertían eran los únicos espectadores que se acercaban al área.

Cuando le pidieron al niño que retrocediera, Benedict comentó: 

— Bien por ti.

— Soy malo tratando con adultos, ¡pero esto es increíble!

— ¿Eres malo con los adultos?

— Antes de que naciera, hubo una explosión en nuestra mina de carbón y todavía está ardiendo, incluso ahora. Y se dice que mucha gente murió allí. Nunca vi a mis abuelos. Ambos murieron por eso.

— Hmm...

— Ya lo enterraron, sin embargo, es el único lugar que no queda cubierto por la nieve durante el invierno. Es súper caliente. Sin embargo, no puedo divertirme demasiado cuando pienso en mis abuelos. Es mejor no ser minero de carbón, pero tampoco me gusta ser pobre.

— ¿Es así?— Benedict puso una mano sobre la cabeza del niño que intentó continuar hablando y le revolvió el cabello. Miró una vez más a la Jefa del pueblo, que estaba sentada en una silla que alguien había dispuesto para ella.

— ¿Están listos los preparativos?

— Sí.

— Esto es importuno de mi parte, pero su presidente realmente nos compensará mucho por este asunto, ¿no? Me he preocupado. Aunque esto salva vidas... nuestra estación podría ser solo uno de los puntos de paso del tren, pero si se destruye, es muy probable que Leidenschaftlich no se quede en silencio.

— Te estoy diciendo que no te preocupes, ¿verdad?— Benedict puso una mano sobre su cadera, y después de un breve momento, se rió burlonamente. Probablemente fue porque la persona en cuestión había surgido en su mente— Es increíble. Cuando tiene que hacer algo, lo hace. Él es un buen hombre. Así que cálmate— dijo tranquilizador.

— ¿Es eso cierto? Vendí el pueblo porque sobrevivir a nuestro invierno nos costaría mucho... Quiero que los niños también se vayan de este lugar como inmigrantes para hacer sus propias vidas. Tu trabajo será la última gota de esperanza. Probablemente pueda ver a su presidente eventualmente, pero también se lo diré a él.

— Está bien. También hablaré con él.

— Cuento contigo— Una sonrisa apareció en su rostro cubierto de arrugas. Seguramente, había arrugas que ella había adquirido no solo por el envejecimiento, sino por numerosas dificultades.

— Abuelita—, Benedict levantó el pulgar—, eres una mujer de las minas de carbón, ¿verdad? No te asustes de algunos grandes fuegos artificiales. Me gustan las mujeres fuertes.

— Los niños no deberían hablar tan altivamente— La Jefa de la aldea se rió. Quizá por reírse demasiado, se le formaron lágrimas en las comisuras de los ojos.

Un tiempo después, un parpadeo se encendió en la línea de fusibles. La forma en que bailaba en el medio de la noche era como una serpiente de fuego.

A la llamada de Benedict, todos comenzaron la cuenta regresiva:

— ¡Cinco, cuatro, tres, dos, uno!

El calor, el viento y los resplandores surgieron y abrumaron a las personas presentes. Las ráfagas de calor y las ondas de choque estallaron, las mujeres soltaron gritos. La barandilla salió volando y el edificio de la estación colapsó, cubierta en llamas. Era una vista espectacular. Aun así, qué acontecimiento. Como una flor que brota en la noche, la destrucción era algo hermosa. Ya acostumbradas a las explosiones, las ancianas aplaudieron, los niños lloraron y el personal del servicio postal CH aplaudió mientras soplaban silbatos. Luego cada uno recogió sus armas.

— Puede ser tarde para decir esto, pero eso no parece ser un trabajo que los carteros deberían hacer.

— Bueno, está bien de vez en cuando, ¿verdad? Considerando mi ocupación anterior, nunca rechazaría una solicitud del presidente, ya que me devolvió a la decencia.

— ¿Somos decentes? Por cierto, ¿vamos a recibir bonificaciones por atravesar este peligro?

— Es sofocante. ¿No deberíamos extinguir ese fuego antes del rescate? Benedict, hey, Líder.

— Todos ustedes son ruidosos. Escuchen. Asegúrense de no ser confundidos y disparados por el ejército. Sin disparos accidentales, tampoco. Fuego amigo es lo peor. No se dejen llevar y hagan algo radical. Además, pónganse el identificador. Si alguno de ustedes encuentra a V, díganmelo inmediatamente. Ella recibirá un sermón por darnos este problema. De todos modos, ¡nuestro principal objetivo es V!

Los sonidos del tren se podían escuchar a lo lejos.

Benedict envolvió un pañuelo rojo alrededor de su brazo. 

— Bueno, después de los fuegos artificiales, viene el festival— Con sus pistolas listas, se pasó la lengua por los labios.



----------------------



A las ocho y veinte, los efectos secundarios de la gran explosión también alcanzaron a Violet y Gilbert. La luz se dispersaba y las llamas se elevaban como flores dentro de la oscuridad. Una parte del techo de la estación, que había estallado, salió volando y golpeó directamente las espaldas del líder de los caballeros y su subordinado. El gatillo fue accionado, pero la bala desapareció en la dirección incorrecta. Como los dos no habían estado preparados para siquiera sostenerse en su lugar, con expresiones de sorpresa, golpearon el marco del vagón y cayeron. Al instante, Violet intentó ofrecerles su mano mientras cruzaban por su lado, pero ese brazo era el lastimado.

— ¡Violet, no te sueltes.

Gilbert soportó el impacto hasta que el tren se detuvo por completo mientras apoyaba a Violet. Podía escuchar los gritos de los pasajeros. El tren se detuvo sin girar, casi a punto de chocar con la estación.

Sin un momento de retraso, se escucharon disparos. Una cortina de humo escapaba del frente del tren. Los miembros de la Fuerza Especial de Ataque de Leidenschaftlich estaban comenzando a tomar el control aprovechando la oportunidad, como lo había hecho Gilbert. Además, al evitar los obstáculos en la estación, no solo una sino varias motocicletas saltaron hacia el tren. Decir que estaban saltando era una manera extraña de hablar, pero no había forma de evitarlo ya que estaba sucediendo en el sentido literal. Venían tanto como pilotos individuales como en parejas, pero había una cosa que todos ellos tenían en común.

— ¡Todos los que quieran huir, vengan por aquí!

Eran empleados del Servicio Postal CH. Aprovechando la conmoción, montaron las motocicletas que normalmente se usaban para entregar cartas y comenzaron a guiar a aquellos que intentaban escapar hacia la dirección de la aldea. Entre ellos se encontraba un hombre fuerte que cortaba a los secuestradores que disparaban intensamente a través de los cristales de las ventanas. Era el colega de Violet, Benedict. El otro batallón de Leidenschaftlich, que actuaba como refuerzo para el rescate, también hizo su aparición.

Gilbert exhaló un suspiro al verlo. Lo mismo Violet. Parecía que todas las medidas para proteger a los pasajeros funcionaban bien.

En su tranquilidad, los dos quedaron petrificados por un tiempo. Después de todo, la escena era terriblemente caprichosa. Cenizas, chispas y destellos de fuego se disiparon a través del viento en la oscuridad del cielo, bailando mientras llovían.

Gilbert se quitó el cinturón para la espada que había atado alrededor de Violet. Luego se quitó la chaqueta de su uniforme de batalla y la puso sobre los hombros de ella. 

— Violet.

Parecía peligroso bajar en estas condiciones. La siguiente acción que se suponía que debía tomar Gilbert era controlar la confusión y confiar a Violet al equipo de carteros. También tenía que regresar a la batalla y ayudar a suprimir el caos.

— Mayor.

— Violet, escucha.

“Te daré una mano, así que tienes que levantarte” era lo que estaba a punto de decir, pero las palabras se retiraron a la parte posterior de su garganta mientras la miraba.

Los ojos de Violet parpadearon. Las lágrimas que había acumulado parecían a punto de derramarse incluso ahora.

— Mayor— Se aferró firmemente al área de su pecho, donde el broche se apoyaba.

Gilbert Bougainvillea estaba justo frente a sus ojos. Solo ese hecho hizo que el sonido de los latidos de su corazón sonara de una manera que ni siquiera el campo de batalla podía manejar.

— Voy a luchar también. Ha venido a salvar a los civiles, ¿verdad?— Quizá porque siempre se había disciplinado para ser una máquina, Violet intentó ser útil para Gilbert incluso en estas circunstancias.

— Eres parte de ellos.

— Yo soy... la herramienta del Mayor...

— No eres una herramienta. Tú, a quien debo proteger, no debería pelear. Ese deber es mío como Coronel del ejército de Leidenschaftlich, Gilbert Bougainvillea. También es el trabajo de mis subordinados. Violet, ahora te dejaré en un lugar seguro.

La cara de Violet era de alguien que había recibido un golpe. 

— Coronel... Mayor... Coronel... Gil... bert.

— No me importa que me llames “Mayor”.

— Ma... y... Gilbert—... Violet terminó ocultando su rostro con su mano derecha. Las lágrimas viajaban por los espacios entre sus dedos.

Ella estaba en este momento “triste”.

— Si... no soy una herramienta, ¿por qué... dijo que no la dejaría ir?

Que le dijeran que no la dejaría ir la había hecho sentirse “contenta”. Sin embargo, al ser negada su razón de existencia, se sentía “triste”. Si él se había mostrado ante ella una vez más, ¿por qué no permitía que ella volviera a ser una herramienta? En la perspectiva de Violet, ella era consciente de que su valor solo estaba dentro de la violencia.

— Violet.

Mientras se debatía por siempre entre ser una herramienta y una persona, en ese momento, Gilbert intentó una vez más transmitir algo a la chica que no conocía el amor.

— Hice de tu vida un desastre. Te dejé ir a la guerra. Te lastimé. Lo lamenté tanto que pensé en suicidarme. Sin embargo, sabía que siempre me has estado buscando. A pesar de que había decidido protegerte desde la distancia, hoy, no pude contenerme y terminé viniendo. Yo no soy el tipo de hombre por el que me tomas. No soy un Señor magnífico, ni un individuo honorable. Definitivamente no soy digno de ti.

Que su amor no se agotaría, sin importar lo que ella fuera, donde sea que ella estuviese viviendo o incluso si fuera una tonta.

— Aun así, incluso ahora, te amo como persona. Para mí, no eres una herramienta.

— ¿Incluso... si... no soy... una herramienta?

— Ahora tampoco soy tu Maestro. De todos modos, quiero que me dejes estar a tu lado.

Silencio.

— ¿Violet?

Violet admitió algo que parecía quemarle ferozmente la garganta al pasar. Sus lágrimas eran febriles. Eran una prueba de sus sentimientos, solo las había derramado en su vida algunas veces, las cuales podían contarse con una sola mano.

La primera vez que lloró fue cuando solía ser una niña soldado. Ella era una joven herramienta con bellos ojos como gemas de iris azules y pestañas doradas.

— Yo…

Su yo actual ya no tenía la misma estatura que cuando ella y Gilbert se conocieron. Tampoco su apariencia era la misma que cuando estuvo en el campo de batalla. Su cabello se había vuelto más largo y se había convertido en la joven elegante y digna que ahora estaba delante de él. Con la figura adulta de la chica que él había amado, como la existencia la cual le había soltado la mano, ahora estaba delante de Gilbert.

— Yo…

Después de unos años, ella finalmente había llegado al lugar donde podría transmitir sus sentimientos.

— No lo había entendido al principio... el significado del Mayor abandonándome, entregándome a la pareja Evergarden, y confiándome al presidente Hodgins. O la razón por la que me dijo que fuera libre. Simplemente... me pregunté por qué no me había desechado, a pesar de que no era necesitada. No entendí... ninguno de sus sentimientos, Mayor. Incluso ahora, Mayor, a pesar de que me diga esto, me encuentro pensando que estoy mejor como herramienta. Yo... yo soy la que... no es digna de usted, Mayor... mi existencia es... como una especie de producto fallido que fue creado por error. También son los pensamientos de las personas... Pero... 

Grandes lágrimas corrían por sus ojos azules. Se arrastraron a lo largo de su barbilla, vertiéndose en su broche de esmeralda.

— Me he vuelto capaz de sentir algo. Con esta nueva vida, que el Mayor me concedió, fue solo poco a poco, pero he llegado a ser capaz de entender. La tristeza y la alegría... orgullo, miedo, todo... lo que alguien puede sentir hacia otra persona... Sin embargo, no los entiendo como propios. Pero al escribir en nombre de otros y a través de la gente que conozco, puedo sentirlos. Mayor, yo... gradualmente... también he llegado a entender... las cosas que dice.

Las cosas que él había dicho. Las cosas sobre las que le había contado.

Si yo... hubiera hecho más por ti cuando eras más joven, me pregunto si tendrías interés en estas cosas.

Incluso si... piensas eso... para mí, tú eres...

¿Tú... quieres mis órdenes tanto?

¿¡Por qué... piensas en todo como una orden sin importar qué?! ¿Realmente crees que te veo como una herramienta? Si ese fuera el caso, ¡no habría sostenido a la pequeña tú en mis brazos o me habría asegurado de que nadie se metiera contigo mientras crecías! Independientemente de todo... no te das cuenta... de cómo me siento... hacia ti. Normalmente... cualquiera... seguramente entendería. La razón por la que estoy enojado y por qué estoy sufriendo eres tú. Aun así, no comprendes ni una fracción de esto.

¿No tienes sentimientos? No es eso, ¿verdad? No es como si no tuvieras ninguno. ¿No es así? Si no tienes sentimientos, ¿qué hay con esta cara? Puedes hacer una cara así, ¿no? Tienes sentimientos. Tienes... un corazón como el mío, ¿verdad?

Amar es... pensar que... quieres proteger a alguien más en el mundo.

Eres importante... y preciosa. No quiero que estés herida. Quiero que seas feliz. Quiero que estés bien. Por eso, Violet... debes vivir y ser libre. Escapa del ejército y vive tu vida. Estarás bien incluso si no estoy cerca. Violet, te amo. Por favor vive.

— He llegado... a entenderlos— Antes de darse cuenta, su voz se había apagado como si se estuviera marchitando. Su campo de visión se estaba difuminando también. Las lágrimas continuaron derramándose por los ojos azules de Violet. Los labios que solían decir que no entendía los sentimientos dijeron palabras diferentes— También entiendo... un poco... “Te amo”.

Ella aún no lo entendía del todo. Sin embargo, sin negar nada de eso, quería entenderlo a partir de ese momento. El motivo detrás de su intención de hacer esos esfuerzos era que Gilbert Bougainvillea la amara.

El pecho de Gilbert estaba apretado con las emociones desenfrenadas en él. Una fina capa de lágrimas se extendió en sus ojos por el dolor y el deleite.

— Violet— Gilbert estiró su mano.

Sus dedos se detuvieron a medio camino. De repente había tenido miedo de tocar su cuerpo, algo que no había tenido tiempo de sentir apenas un momento antes, ya que él, para protegerla, la había abrazado con una desesperación mortal.

¿Ella lo aceptaría? Ya no era la herramienta de Gilbert. Tampoco era una niña pequeña. No podía tocarla tan fácilmente.

Violet Evergarden, un ser vivo, la única mujer que amaba en el mundo, estaba allí. Era la primera vez que Gilbert amaba a alguien. Él no solía conocer las complejidades de amar y ser amado.

Dentro del sonido de la batalla que les convenía a ambos, algo finalmente estaba comenzando.



Gilbert adoraba tanto su figura que lloraba que no pudo evitarlo. 

— Violet, quiero limpiar tus lágrimas.

Ante esa petición, Violet ocultó su rostro con su mano aún más. Seguramente no le gustaba que la vieran llorando. En su propio razonamiento, temía la posibilidad de ser odiada por el hombre que tenía enfrente a través de todas y cada una de sus acciones. Ella instintivamente asumió que, aunque el amor era algo gentil, también era frágil.

— Violet, por favor. Muéstrame tu cara. No importa qué forma tomes, mis sentimientos hacia ti no cambiarán— Como ella no miró en su dirección, Gilbert dijo mientras se reía tímidamente—: Mira, estoy a punto de llorar también.

En verdad, sus lágrimas ya estaban fluyendo. Él era incapaz de serenarse. No había forma de detenerlas. Las lágrimas se formaban y caían, se formaban y caían. Al igual que sus sentimientos por ella, no podían ser frenados.

— Violet.

El cuerpo de Violet se estremeció cuando su nombre fue dicho, simplemente dicho, por él.

— Está bien si es poco a poco. Si... llegas... a entenderlo, esperaré cualquier cantidad de tiempo. Poco a poco está bien. No... buscaré una respuesta de inmediato. Hasta que digas “entiendo”... esperaré el tiempo que sea necesario... solo por ti. Hoy, quería decirte “te amo” una vez más, pero no es como si hubiera deseado algo de ti a cambio.

Sus lágrimas terminaron derramándose una vez más.

— Yo... ya no robaré de ti nada más, y no deseo hacer nada más que dar. Si, algún día, llegas a pensar que “entendiste”, quiero que aceptes mi amor. Violet— El hombre le dijo a la chica que lloraba e intentaba reprimir sus lágrimas con su brazo artificial: “Te amo. Déjame secar tus lágrimas”.

La que estaba detrás de la mano que él tomó y alejó no era una Auto-Memories Doll taciturna, inexpresiva y verdaderamente mecánica. En cambio, era un niña humana que lloraba de leve felicidad y miedo al recibir la forma de amor “número uno” de alguien por primera vez.

Gilbert abrazó a Violet, que derramaba lágrimas mientras temblaba, después de acariciar lentamente sus mejillas. 

— Siempre quise hacer esto— Susurró mientras más lágrimas se desbordaban— Violet, te amo.



-----------------------



“Auto-Memories Doll”. Había pasado mucho tiempo desde que ese nombre se popularizó.

El creador fue el investigador de muñecas mecánicas, Profesor Orland. Su esposa, Molly, era novelista, y todo había comenzado una vez que perdió la vista. Después de quedarse ciega, Molly estaba extremadamente deprimida por no poder escribir novelas, algo que había hecho la mayor parte de su vida, y se había debilitado a medida que pasaban los días. Incapaz de soportar verla en tal estado, el Profesor Orland construyó la primera Auto-Memories Doll. Estaba destinada a registrar todo lo dicho por la voz de su maestro, así como a escribir palabras dichas por voces humanas, en otras palabras, una máquina que servía como “amanuense”.

Aunque solo tenía la intención de hacer una para su amada esposa, más tarde se hizo famosa con el apoyo de una gran cantidad de personas. Actualmente, las Auto-Memories Dolls se vendían a un precio razonablemente bajo, y había algunos tipos que podían alquilarse o tomarse prestadas.

Aquellos que trabajaban con amanuenses eran referidos como “Auto-Memories Dolls” en todo el mundo. Era una profesión venerada por muchos desde la antigüedad.

En la industria que se ocupaba de las Auto-Memories Dolls, había una persona particularmente famosa. Su voz tenía un dulce tono y combinaba con su belleza. Ella era una Auto-Memories Doll femenina con cabello dorado y ojos azules.

Su lugar de trabajo era el Servicio Postal CH de un grandioso país del sur, Leidenschaftlich. Era una empresa notoria, que había recibido una adjudicación por parte del Ministerio del Ejército por su cooperación en la resolución del incidente de secuestro de un determinado tren. El joven presidente del Servicio Postal CH había aparecido en los periódicos de esa época llevando suministros a la escena. Los carteros habían trabajado para rescatar a los pasajeros. Una morena de impresionante belleza había llorado mientras abrazaba a los heridos y los envolvía en mantas.

La compañía había publicado varias fotos de esta famosa persona, pero no era como si tuvieran alguna conexión con su popularidad. En todo caso, decir que la empresa era conocida porque ella era parte de la misma era más preciso. Las estampillas con el nombre de la flor por la que la habían nombrado eran los artículos de mayor venta de los producidos del Servicio Postal CH. De una persona a otra, los rumores sobre ella no sabían dónde detenerse.

¿Preguntas exactamente qué clase de ser es ella? Las impresiones de aquellos que la conocieron son muchas. Algunos dirán que su voz era agradable. Algunos dirán que su letra era bonita. Algunos dirán que sus corazones fueron salvados por ella. Algunos elogiarán sus encantos al decir que fueron embrujados por ella.

¿Te interesaste en solicitar sus servicios? Te diré cómo contratarla. Si deseas conocerla, todo lo que debes hacer es llamar. Si buscas en una guía telefónica una empresa postal a nombre de “Hodgins”, deberías poder encontrarla de inmediato. Lo más probable es que una mujer joven, con una forma de hablar infantil e intelectual, escuche inmediatamente tus necesidades a través del teléfono. Cuando te pregunten si tienes preferencia por cualquier Auto-Memories Dolls, di su nombre. Es posible que quedes en la lista de espera, pero se te enviará una Auto-Memories Dolls que merece la pena esperar en el futuro. Mientras un cliente lo desee, ella aparecerá en cualquier lugar en cualquier momento.

— Me apresuro hacia donde deseen mis clientes. Soy del servicio de Auto-Memories Dolls, Violet Evergarden.

Ella es una chica un poco extraña.










9 comentarios:

  1. Gracias, lo estuve esperando

    ResponderEliminar
  2. Habra volumen 3? o este es el ultimo? Gracias por la traducción

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. según lo que tengo entendido y lo que vi en wiki japon, salio un nuevo volumen gaiden osea un spin off creo y sobre todo que en diversas paginas e visto que dice que las novelas terminaron pero al parecer ha tenido tanto exito que lo mas problable sea que continúen las historia con una segunda parte de las novelas(es mi opinion), en wiki japon aparece que todavia las novelas estan en emisión, no le han puesto finalizadas

      Eliminar
    2. No me había dado cuenta de eso, creo que es bastante confuso el estatus de la novel. Ya lo estuve checando, gracias por el dato.

      Eliminar
  4. Díganme gilbert está vivo entonces?
    Se logra contactar con violet diganmee

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, si lees la novela sabrás que esa no es realmente una pregunta. Pero como el anime y la novela son tan diferentes no sé como lo vayan a continuar en el anime.

      Eliminar
    2. Tengo la misma duda, porq en el anime ponen que esta muerto :(

      Eliminar