Entrada destacada

PETICIONES

Bueno, después de 7 años terminamos Gamers!, hace poco también terminamos Sevens. Con esto nos quedamos solo con Monogatari Series como seri...

Tezcatlipoca - Capítulo 28

 cempöhualli-huan-chicuëyi

 

Era un hombre de rasgos afilados y mejillas hundidas, tal y como dijo Suenaga. Muy cauto y frío, pero con unos modales y una voz lo bastante tranquilos como para desarmar a cualquier interlocutor receloso.

Un hombre que parecía encajar perfectamente en el papel de médico clandestino. A Valmiro, Kenji Nomura le parecía del mismo tipo que los abogados o contables que contrataban los cárteles.

En el salón de un hotel de Horikawa-cho, en Kawasaki, los dos hombres estudiaban detenidamente un catálogo de purificadores de aire y conversaban en inglés. A diferencia de Suenaga, Nomura no hablaba español.

Haciéndose el hombre de negocios y bebiendo su café, Valmiro preguntó por el origen de la cocaína de Nomura. Se enteró de que el suministro del hombre no procedía enteramente de los yakuza. Tenía su propia y exigua conexión.

Es un tipo interesante, pensó Valmiro, evaluando a Nomura. ¿O quizá es sólo la mafia japonesa lo que me parece interesante? En los cárteles mexicanos, un abogado o contable que venda una centésima de gramo de cocaína del cártel es hombre muerto. ¿Tiene más libertad de acción porque es un médico clandestino? O tal vez este Nomura tiene un don para los disfraces.

Según el propio Nomura, llevaba traficando con cocaína de Taiwán desde que era anestesista en activo. Valmiro imaginó un mapa del mundo de la droga. Tras derrotar a Los Casasolas, el Cártel Dogo consolidó el este de México y ahora controlaba las rutas hacia Estados Unidos. Por lo que él sabía, aún no enviaban ningún producto al este de Asia. Y el cártel de Sinaloa, que controlaba el oeste de México, estaba centrado en Estados Unidos y la UE. Por tanto, era muy probable que la cocaína taiwanesa procediera de alguna nueva potencia de Michoacán o Jalisco.

Gamers! - Volumen 11 Capítulo 6

 VIDEOJUGADORES Y LA MAESTRÍA JUVENIL

 

Hoshinomori Chiaki

 

Haa, tiene que estar tan lejos de la escuela. P-Phew...

Casi me quedo sin aliento mientras murmuro para mis adentros en un oscuro y extremadamente frío camino montañoso.

Sólo el camino de nieve ya me está haciendo sufrir más de la cuenta. Si incluimos condiciones como montañas, pendientes y atardeceres, estoy totalmente indefensa. Sinceramente, no dejaba de pensar si debería rendirme y volver a casa.

Esta... es... totalmente... la opción equivocada... Keita.

El lugar donde nos encontraremos el Día Blanco tiene que ser esa plaza. Me quejé airadamente.

De hecho, ahora mismo, voy al lugar que visitamos hace unos 5 meses-.

-Starry Plaza.

Ese es un lugar para citas construido sobre una plataforma alta llena de escaleras. Se puede llegar por los caminos montañosos. Al igual que su nombre, es un lugar donde se pueden ver hermosas estrellas. También...

--Es ahí... donde me confesé con Keita...

En este punto, mis mejillas aún se inflaman si pienso en ello.

Me quedé aturdida un rato y me calmé. Luego, me agarré al asa con una capa de nieve mientras me dirigía a la plaza una vez más.

Por suerte, aunque es infrecuente, un autobús lleva desde la escuela hasta esta Starry Plaza. Por eso evité un gasto adicional de resistencia y llegué al inicio del camino. Al menos, comparado con haber desperdiciado un día entero usando el GPS del juego móvil la última vez, ahora me siento mucho mejor. Bueno, aunque la nieve también está agotando mis fuerzas.

Accidental Love - Capítulo 11

 AHHHH, SHI YAN, ¡¿ERES TÓXICO?!

 

No había empezado a llover, pero se oían truenos constantemente. De vez en cuando, caía un relámpago que asustaba a los gatitos que se encontraban a los lados de las calles.

Justo cuando Zheng Shuyi salía del edificio, una ráfaga de viento helado que arrastraba hojas por el suelo sopló hacia ella.

Acompañado de truenos, el cielo sombrío hizo que todo se sintiera aún más frío. Zheng Shuyi suspiró y, en silencio, se apretó más la bufanda.

Desde aquí hasta la puerta principal había unos cientos de metros. Aunque había farolas, Zheng Shuyi aceleró inconscientemente el paso.

No venían vehículos ni ningún otro obstáculo por la ancha carretera; se podía ver el final de las farolas de un vistazo.

Bajo las brillantes luces amarillas, Zheng Shuyi vio a una mujer que caminaba hacia ella.

Iba vestida de forma muy extravagante, con un abrigo corto de piel negra, tacones altos y una cajita de cuero en la mano. Le resultaba difícil no atraer la atención de los demás.

Zheng Shuyi la miró y se dio cuenta de que se trataba de Qin Shiyue.

No le sorprendió verla aquí, después de todo, había nacido con cuchara de plata. Quizá viviera aquí, o quizá viniera a visitar a sus parientes.

Pero Qin Shiyue se sorprendió un poco al ver aquí a Zheng Shuyi.

Se acercó hasta que sólo les separaban unos metros y se aseguró de que sus ojos no mentían.

A esta distancia, era un poco incómodo, ya que era imposible fingir que no se había fijado en ella.

Who Rules The World - Capítulo 36

 FUEGO EN DINGCHENG

 

Puede que te confundan los dos nombres similares de este capítulo. Sólo se diferencian por una letra.

Ren Chuanyu: El consejero militar del Reino Feng. Y es el confidente de Feng Lanxi. No le gusta mucho Feng Xiyun. Ya verás por qué no le cae bien.

Ren Chuanyun: General del ejército Mo Yu. De naturaleza más calmada a diferencia de su hermano. Muy diferente a su hermano.

Como Baidu no lo especifica, supongo que son una sola persona. Porque sus apariciones nunca han sido juntas. Sólo en este capítulo aparecieron los dos juntos. Así que podría editar los capítulos anteriores. Si alguno de sus nombres está mal escrito o algo. Si la diferencia no fuera de una sola letra, no importaría. El problema es la diferencia en una sola letra. Huhuhu. (de la traductora del Indonesio)

(Gladheim: en realidad ya aparecieron juntos en el capítulo 34)

 

*****

 

El monte Cha del reino Bai no es tan majestuoso como el número uno, el monte Cangmang de la dinastía Dong, ni tan escarpado y remoto como el monte Tianbi del reino Huang, pero es la montaña más famosa por ser el segundo pico más alto.

Hay una leyenda entre la gente que cuenta que en la antigüedad, el Dios de la montaña Cha, por celos, quería superar al monte Cangmang y convertirse en la montaña más alta del mundo, así que se bebió el vino Langgan del Emperador. Se dice que el vino Langgan está hecho de las perlas del árbol de hadas celestiales Langgan. Un humano podía convertirse en un poderoso guerrero con un sorbo, mientras que un dios de la montaña podía crecer hasta treinta metros de altura con un sorbo. Después de que el dios de la montaña Cha bebiera un sorbo de vino Langgan, realmente creció 30 metros de altura de la noche a la mañana, pero cuando quiso beber un segundo sorbo, fue sorprendido por el emperador. El emperador se puso furioso y no sólo le quitó el vino Langgan, sino que también bajó un hacha de trueno para partir en dos su espíritu de montaña. ¡Dejándolo sufrir el dolor de estar separado para siempre, como castigo.

Accidental Love - Capítulo 10

 ¿TE CORTEJO?

 

Su risa hizo que Zheng Shuyi se arrepintiera.

Si hubiera sabido que esto iba a ocurrir, habría preguntado: «¿Tienes algún problema conmigo?», al menos con eso podría recibir una respuesta directa de «sí» o «no».

Ahora él sólo estaba allí de pie riéndose; cualquiera en su posición se sentiría avergonzada.

Shi Yan caminó hacia delante y se inclinó más cerca.

¿Qué te hizo pensar que quería verte?

Zheng Shuyi levantó la mirada con seguridad y le devolvió la pregunta:

Entonces, ¿por qué rechazaste mi borrador tres veces?

Su tono era firme y arrogante. No había planeado estas palabras con antelación, pero ahora que las dijo, tenían un perfecto sentido lógico.

¿No es cierto? Mi borrador es tan bueno que ni siquiera el editor jefe profesional puede encontrarle defectos.

Sin embargo, ¿lo rechazó tres veces? ¿Hay alguna otra razón además de que quieres verme?

Sin embargo, Shi Yan sólo respondió a la ligera,

No estoy satisfecho.

¿No estás satisfecho? ¿Cómo?

Mientras soplaba el viento, Zheng Shuyi se ciñó más fuerte la bufanda y dijo rápidamente mientras lo miraba: