Violet Evergarden Volumen 2 Capítulo 12







CARTAS VOLADORAS Y LA AUTO-MEMORIES DOLL (PARTE 2)



En ciudades, pueblos e incluso bosques, los tocados por los vientos se reían por su grandeza. Los ruidos del vendaval furioso eran una melodía de sonidos. Con la gracia del Sol, cielos azules limpios bendijeron a la gente de abajo.

Ese día, el viento se había vuelto fuerte de repente de la tarde a la noche. La vigorosa corriente de aire era casi como un dragón ondulando su cuerpo y pisoteando la tierra. Dondequiera que pasara el dragón de la ráfaga, los sonidos de las hojas y el ruido de los pájaros y los insectos resonaban. Rodeado de bosques, el sitio de la base de la Fuerza Aérea del ejército de Leidenschaftlich también se convirtió en el patio de recreo del viento.

Montones de invitados que acababan de llegar salieron de un camión de pasajeros que había estado yendo en repetidos viajes por el bien de este día especial. Cuando su interior se vació, una vez más regresó a la ciudad. Las personas que habían descendido cruzaron el camino del bosque mientras charlaban alegremente entre ellos. Mientras caminaban por el sendero del árbol, sus rugidos y voces alegres se elevaron al sonido profundo y giratorio de los aviones de combate que bailaban en el cielo.

La séptima Exposición Aeronáutica estaba teniendo lugar.

En ese medio, las siluetas de los miembros del Servicio Postal CH, dirigidos por Claudia Hodgins, también estaban presentes. Desde empleados que habían estado trabajando en la oficina hasta carteros que habían terminado con sus entregas, todos caminaban con caras envueltas en un sentimiento de liberación.

— Alégrate, Pequeña Lux.

Mientras todos los demás parecían estar divirtiéndose, solo Lux tenía una expresión amarga. El presidente, que ahora tenía más de treinta años, intentó desesperadamente hablar con ella para hacerla sonreír.

Pensando que ella misma era una niña, Lux escupió los sentimientos incomprensibles de su corazón, 

— No, no es como si estuviera de mal humor. Yo... algo de lo que no pude hacer nada al respecto... fue resuelto con una sola declaración suya, presidente... una vez más he llegado a comprender cómo funcionan las cosas en este mundo; Simplemente estoy subiendo las escaleras a la adultez... Este mundo es tan...

— ¿Fue tan malo que la oficina pública haya extendido el plazo? Pero mira. Gracias a eso, pudimos traer a todos los miembros de la compañía al festival. Yo... también quería hacer algo por todos, ya que hicieron todo lo posible en el trabajo porque querían venir aquí. 

— Pero esa recepcionista de la oficina pública era su ex, ¿verdad, presidente Hodgins?

— Aah... bueno, ¿lo era?— Respondió vagamente, ya que en realidad no era alguien que se pudiera contar como una novia, ya que los dos simplemente conocían sus cuerpos desnudos.

— En resumen, tienen una relación de simpatía, en la que normalmente se pasan por alto el uno al otro... es por eso que, si hubiera sido yo quien hubiera pedido el favor, hubiera sido inútil... es por eso que...

Hodgins había estado observando a Lux, quien estaba haciendo varias caras cómicas, con preocupación al principio, pero gradualmente se convirtió en diversión y terminó riendo. La actitud infantil de esta chica era adorable, ella que todavía estaba alienada a las sutilezas de las relaciones humanas a pesar de haber sido capaz de hacer un montón de trabajo, y por lo tanto seguía siendo demasiado inocente.

— Pequeña Lux. Frustrarse por algo como esto no es bueno. Eres mi secretaria, así que tendrás que seguir aprendiendo mis malos modales a partir de ahora. ¿Las declaraciones del presidente son...?

— A-Absolutas.

¿Qué estaba tratando el Presidente de hacerle aprender?

— Te falta energía. Una vez más. ¿Las declaraciones del presidente son...?

— ¡A-Absolutas!

Hodgins le dio unas palmaditas en la cabeza a Lux con satisfacción. 

— Pequeña Lux es tan linda. Te convertiré en un gran miembro de la sociedad.

Mientras él continuaba acariciándola de la misma manera en que lo haría con un perro o un gato, su mano fue atrapada por los otros empleados.

— Presidente, lo arrestarán por esto. La policía militar.

— Lux, tampoco deberías seguir lo que dice el presidente al pie de la letra. Eres la estrella de la esperanza de la compañía, por lo que debes luchar contra cualquier cosa inapropiada como si pretendieras apuñalar al presidente.

— ¿No son ustedes terribles?

Los empleados se rieron, y Lux naturalmente terminó riendo también. Al mirarlos, Hodgins finalmente se sintió aliviado. Él no era bueno con las mujeres que hacen expresiones sombrías.

Ahora, en cuanto a la otra chica que me preocupa.

Después de confiar algo de dinero de su propia billetera a Lux para que comprara a todo el mundo algo que deseaban, Hodgins se fue a buscar a Violet y Cattleya. Alguien había dicho que las encontraría si continuaba caminando, pero la cantidad de invitados que asistieron a las Cartas Voladoras era el doble que la vez anterior y rompió un récord. La base de la Fuerza Aérea en sí era extensa, por lo que él creía que sería una tarea difícil.

He intentado motivarlas para que se lleven bien, pero me pregunto si lo logré.

A diferencia de Violet y Lux, estas dos eran un par con una tasa de éxito cuestionable para promover el crecimiento de una amistad. Sin embargo, como Hodgins tenía a Gilbert y a sí mismo como un ejemplo de triunfo, quería apostar a que las dos sorprendentemente podrían hacerse amigas. Estaba desconectado de Gilbert por el momento, pero trató de no pensar en eso.

Evitando caminar sin rumbo, Hodgins se encaminó directamente al lugar de descanso general. Habían pasado varias horas desde que Cattleya había dejado la oficina. Debieron pasar un buen rato viendo la mayoría de las exhibiciones y puestos.

Se dio cuenta de que ser alto era útil en ese tipo de situación. No le llevó demasiado tiempo encontrar a Cattleya. No había manera de que una mujer tan sorprendentemente bella, que incluso podría considerarse fastuosa, no se destacara.

Cattleya estaba sentada en un banco, parecía estar sola.

— ¿Así que fallé?

Mientras intentaba llamarla con un “heey”, otro hombre fue a hablar con Cattleya primero. Él la tomó del brazo para forzarla a ponerse de pie mientras ella lo ignoraba intencionalmente. Probablemente la estaba invitando a caminar por el festival con él.

— Esto es malo…

Hodgins no estaba preocupado por Cattleya. Caminó rápido, abriéndose paso entre la multitud.

— ¡No me toques de una manera tan familiar!

Cuando oyó el grito de una voz aguda, empujó a la gente sin detenerse. Sin embargo, Hodgins estuvo un paso tarde para el rescate. Cattleya se había levantado firmemente y había torcido el brazo por el que la habían agarrado, liberándose rápidamente, luego agarró al hombre de su ropa por la zona del pecho y le clavó una rodilla en la entrepierna. Sin duda fue un dolor inimaginable. El hombre yacía en el suelo sin moverse.

Como Cattleya tenía la intención de asestar más golpes, Hodgins la detuvo gritando: 

— ¡Cattleya, ven aquí!

— ¡Ah, presidente!— Parecía feliz, ella lo saludó con la mano y corrió en su dirección.

Soltando una risa escéptica, Hodgins le devolvió el saludo.

Cattleya saltó a su pecho. Aunque las miradas de la gente de los alrededores eran dolorosas, él prefirió el estado mental de Cattleya. La abrazó suavemente una vez, luego dio un paso atrás, recibiendo una sonrisa completa mientras le preguntaba si estaba bien.

— Supongo que no llegué a tiempo...

— Presidente, ¿estabas tratando de ayudarme? No voy a perder. Pero, ya veo... si actúo débil en este tipo de situaciones, intentarás salvarme. Debería haberlo dejado así por unos segundos más.

— No, hum. Así es—. No admitió que al que había estado tratando de salvar era al hombre—. Pero, ya sabes, Cattleya... estoy seguro de que te dije que deberías tratar de resolver las cosas pacíficamente en momentos como estos.

— No usé mis puños. Pensé que un antiguo artista marcial como yo no debería hacer eso con una persona común, así que usé mis piernas. Porque mis piernas no son tan fuertes. Elógiame, elógiame, presidente.

La joven llamada Cattleya Baudelaire era de una belleza brillante que parecía tener a muchos hombres en la palma de su mano con solo una mirada, pero por dentro, era como un perrito. Ella era inocente e ingenua, así como vehemente, ya que no había malas intenciones en lo que sea que ella hiciera. Quizás porque tenía confianza en su fuerza física, tenía la costumbre de resolver cualquier cosa por la fuerza.

— Es genial que no te dejes atrapar por un hombre extraño, pero la autodefensa excesiva no es buena, así que puntos menos. Vamos a dejar este lugar. La gente está mirando.

— Elógiameeeee... ah, hum... pero...

Arrastrándose por el suelo, el hombre que se había derrumbado escapó mientras los dos estaban hablando.

Después de echar un vistazo a su estado, Cattleya se volvió hacia Hodgins. 

— Tengo que quedarme aquí. Violet salió corriendo a alguna parte. Pero ella dijo que volvería a este lugar. Si me voy, terminaremos no encontrándonos.

— “Salió corriendo a alguna parte”... ¿lo que significa que no sabes dónde?

— Sí. Creo que probablemente... fue a perseguir a esa persona a la que llama “Mayor”.

Hodgins perdió la voz ante las palabras de Cattleya. Con cara de asombro, él la agarró por los hombros con manos inquietas y temblorosas. 

— ¿¡Un hombre de pelo negro con uniforme militar!?— Era raro de su parte hablar tan alto.

Quizás su inquietud se transmitió a Cattleya, y ella también comenzó a temblar. 

— Yo-yo, no sé. No lo vi. Pero Violet dijo que él era su usuario en el pasado.

— ¿¡En qué dirección se fue!?

Inmovilizada por una actitud tan amenazante, Cattleya señaló hacia la multitud, su dedo oscilando débilmente.

— En esa dirección... pero, ha pasado un tiempo desde que ella se fue.

— Iré tras ella. La traeré de vuelta. Lo siento, Cattleya, pero todos los de la compañía se dirigen al lugar de recuperación de las Cartas Voladoras, así que ve a reunirte con ellos allí.

— E-Eeh, ¿estaré sola?

— ¡Eres una buena chica, así que ve allí! ¡¿Bien?! ¡Y ninguna pelea imprudente incluso si alguien te molesta!

— ¡Presidente!— Cattleya estaba a punto de perseguir a Hodgins como si quisiera aferrarse a él, pero se rindió a mitad de camino. Ella estaba algo agotada.

Terminó suspirando mientras veía a alguien desde atrás mientras echaba a correr por segunda vez ese día. No había forma de evitarlo ya que no podía oponerse a Hodgins, quien cuidaba a Violet como un padre sustituto, y entonces, Cattleya comenzó a caminar tambaleándose. Mientras pensaba que sería genial si ella se convirtiera en alguien a quien otros persiguieran también, ella se sentía sola una vez más.

¿Hoy es un buen o mal día? Me pregunto cuál. Pensó.

Agregó el hecho de que había logrado hablar un poco con Violet a la puntuación. El hecho de que ella había dejado Cattleya obtuvo puntos menos. Pronto se uniría a la gente de la agencia y ya no estaría sola. Puntos más. Sin embargo, Hodgins poniendo a Violet antes que ella obtuvo puntos menos. Después de evaluar exhaustivamente los altibajos de sus sentimientos, pudo decir que su situación actual era tener un mal día.

La razón por la que no le gustaba estar sola era porque la hacía sentir como si no tuviera encanto.

La gente naturalmente se reunía alrededor de individuos carismáticos. Hodgins era uno de ellos. Cattleya también se había sentido atraída por él como una mariposa a la miel. Sin embargo, entendió que no podía ser como él.

Se mordió los labios ligeramente. Su corazón se estaba marchitando. Se suponía que era un comienzo de mes extremadamente maravilloso, y la parte de ella que lo había estado esperando estaba terriblemente deprimida.

— Oye, mujer estúpida. ¿Estás sola?

Estaba deprimida, y aun así...

— Benedict…

... sus lágrimas volvieron a la frase irónica cuando la llamaron por detrás.





Mientras tanto, Violet Evergarden, el centro de ese remolino, estaba de cara a un hombre como si lo confrontara. Lejos de la multitud, los dos se pararon bajo la sombra de los ciruelos que rodeaban la zona de maniobras, casi pareciendo una pareja. No era como si fueran completamente imperceptibles, por lo que desde la distancia, probablemente parecían tener una cita secreta.

— Ha pasado un tiempo.

Cabello negro, Orbes verdes. El hombre miró a Violet con esas verdes órbitas como si estuviera molesto. Aunque pareció que ella lo perdería en el mar de gente muchas veces, desde el momento en que finalmente pudo agarrarlo del brazo y detenerlo, se había mostrado hosco.

— Por favor, espere.

Girando bruscamente el brazo que Violet había agarrado, el hombre se dio la vuelta. Quizás porque su figura de adulto era demasiado diferente de la última vez que la había visto, la reacción del hombre titubeó un poco.

Cuando se dio cuenta de quién lo había agarrado, sin reparos chasqueó la lengua y la empujó por el hombro. 

— No me toques.

Era muy parecido al hombre que Violet había recordado, pero un poco diferente. Él la miró con disgusto ya que ella no se movió ni una pulgada incluso después de haber sido empujada, su torso aceptó el impacto.

— Puede que no me recuerde, pero...

— Te recuerdo. No hay forma de que olvide al arma asesina que masacró a mis camaradas.

El hermano mayor de Gilbert, Dietfriet Bougainvillea, estaba allí.

Violet parpadeó lentamente una vez ante esas palabras que la atravesaron. Dietfriet era diferente a Edward Jones, con quien se había encontrado previamente, pero aun así muy similar en el hecho de que intentaba exponer su pasado.

— Ya veo—. Simplemente respondió Violet.

— ¿Qué estás haciendo. Alguien como tú tiene que estar bajo vigilancia. ¿Qué le pasó a tu Maestro?

Dietfriet llevaba el uniforme de cuello alto de la marina. Tal vez estaba aquí por cuestiones relacionadas con el deber.

Como Violet no podía responder, Dietfriet chasqueó la lengua y agregó: 

— No me refiero a Gilbert. Has sido acogida y estás siendo utilizada por su amigo últimamente, ¿no? Apresúrate y regresa allí. No te aferres a mí—. Hizo un gesto como si espantara a un perro.

— ¿Lo sabía?

La actitud de Violet mientras hablaba calmadamente probablemente fue tomada por confusión por Dietfriet. Cuando la conoció, ella era un monstruo con baja inteligencia que no podía pronunciar una palabra.

— Deja de bromear—. La miró como si su hermosa apariencia y su figura adulta hubieran instigado más miedo dentro de él—. Esto concierne a mi hermano. Y al mal manejo. Eso es obvio. Es mi hermano pequeño del que estamos hablando. Ahora ven, me siento ansioso al verte en medio de una multitud—. Dietfriet mostró irritación. A la luz de su ira, agarró con fuerza el brazo de Violet. Mientras un crujido chirriante resonaba, lo soltó con sorpresa. Miró el brazo y luego a la cara de Violet.

Los dos estaban tensos. Al igual que un herbívoro que se encuentra con un carnívoro en medio de una pradera, ambos estaban perdidos en cuanto a quién se movería primero.

— No estoy... llevando ningún arma. No mataré a nadie. Me dijeron... que no mate más. Y yo... no lo haré, incluso si se me ordena hacerlo—. Violet desveló ambas manos para enfatizar que estaba desarmada.

— Como si pudiera creerte. ¿Eso es verdad? Tú... eres una herramienta que solo quiere órdenes, ¿verdad? Te dejé ir, pero si ordeno algo, ¿no lo harás? Oye. Solías hacer eso cuando te mandaba en el pasado, ¿verdad?

— No lo haré.

Dietfriet puso un dedo en el pecho de Violet. Su uña perforó ligeramente su escote. Parecía que su reacción de defensa se despertaría ante la cruda sensación de ser tocada por la punta del dedo de un hombre. Su yo habitual hubiera actuado inmediatamente. Sin embargo, ella no se movió.

— Suicídate.



La respiración de Violet se detuvo. Por uno, dos, tres segundos. Aunque el aire pronto llenó su cuerpo otra vez, su cara permaneció pálida. Incluso el sonido de los latidos de su corazón se sentía como si se detuviera ante las palabras que recibió del hombre que recordaba, en su aspecto, vestigios de la persona que respetaba y amaba.

Y, sin embargo, Violet respondió: 

— No lo haré. Me han ordenado... que viva—. La respuesta que dio con mucho esfuerzo se mezcló con pesar.

— ¿En serio? Faltó poco. Pensé en esto... después de que te entregué a Gil... Te dijo que no murieras o algo así, ¿verdad? De verdad, que faltó muy poco. Él es un blandengue. Hubiera sido mejor si hubieras muerto mientras te usaba Gilbert. Y sin embargo, todavía estás vivita y coleando. Incluso ahora... todavía visito las familias de las personas que mataste para darles dinero.

El campo de visión de los ojos azules de Violet se volvió inestable. La yema del dedo que se había retirado no extrajo sangre, pero esas palabras la impactaron dolorosamente de la misma manera que la violencia física.

— Si... hay.... algo que pueda-

— ¡No necesito nada! ¡No de ti!

Al levantar la voz, atrajo la atención de los demás. El dúo terminó pareciendo un hombre con uniforme militar intimidando a una mujer civil.

— Tú, vete. Solo vete.

— Todavía... tengo preguntas.

Dietfriet exhaló un profundo, profundo suspiro. Se rascó el flequillo y frunció el ceño a Violet como si realmente la odiara. Y entonces, agarró el brazo artificial que una vez había empujado. 

— Entonces ven conmigo de una manera que no se vea rara para los demás. Vamos a otro lugar.

Para aparentar, Violet se acercó lo más posible a Dietfriet. Las personas cercanas probablemente creían que simplemente tenían una pelea de pareja.

Los dos caminaron en silencio por un momento. La consideración de Dietfriet en su manera de guiar a una dama era proporcional al lenguaje abusivo que había usado en Violet. Si era algo que hacía automáticamente o no, su significado no se podía adivinar por su expresión facial. Después de todo, llevaba puesto el uniforme de la marina. Ese comportamiento puede ser convencional. Es decir, caminando como si estuviera protegido por un hombre adulto.

No era la primera vez que Violet recorría un escenario de gente riendo alegremente con su mano tirada por alguien con uniforme militar, pero en general era una experiencia de vida rara. La situación era completamente diferente de la vez anterior. La persona a la que seguía, la altura de su línea de visión al mirarla, todo.

La ex mujer soldado en pleno derecho alcanzó su broche de esmeralda por reflejo. Su yo infantil podría haber sido invencible. Violet, la Auto-Memories Doll adulta, temblaba de aprensión.

Una vez que la cantidad de personas había disminuido, Dietfriet soltó su brazo como si lo arrojara.

— ¿Tienes algún asunto conmigo? Si es por resentimiento, no voy a escuchar.

— No le tengo... resentimiento— Dietfriet resopló. 

— Me pregunto sobre eso. Recibí elogios y envidias desde muchas direcciones. Después de todo, tengo ese tipo de personalidad. A veces, siento como si estallara.

— No lo haré. No le haré... algo así a usted.

Ante la respuesta de Violet, sus ojos verdes se tensaron indescriptiblemente. A diferencia de su desdén anterior, furia rodeaba ahora dichos ojos.

Como si fuera empujada por Dietfriet mientras se acercaba a ella, Violet retrocedió unos pasos. Su columna vertebral se pegó al tronco de un gran árbol, pero mientras ella lo miraba atentamente sin apartar su mirada, un puño voló junto a su cara. No fue golpeada, pero un pedazo de madera le rasgó la mejilla. Ella no fue la única que sangró. Con una mirada de soslayo, confirmó que se había derramado sangre del puño de Dietfriet.

— ¿Recuerdas? Cuando eras pequeña, solía golpearte y patearte.

— Sí.

— Cada vez que no sentía tu intención asesina, recibías un cierto grado de tratamiento violento de mi parte. Cuando estoy contigo, también me convierto en un monstruo... tú me haces así.

— Yo… ¿lo hago así?

— Correcto. Es tu culpa. Es así incluso ahora. Estar y hablar contigo me enfurece. Mi corazón no puede descansar. Tú me haces eso. Mataste a mis compañeros. Lo que sucedió en ese entonces aparece en mis sueños una y otra vez. Pero aunque estoy asqueado por ti, no te desprecio. No, es posible que simplemente te odie tanto que no puedo manejarlo, pero no se siente como una ofensa. Está más cerca de darse por vencido. Creo que no tengo más remedio que conformarme con el hecho de que un recurso defectuoso como tú existe en este mundo... ¿tienes alguna idea de por qué?— Dietfriet golpeó el árbol una vez más con su otro puño.

Violet no miró hacia otro lado. Ella miró seriamente a Dietfriet con esos ojos azules. Tal vez porque eran demasiado azules y claros, terminaron provocando una sensación de exposición a Dietfriet.

— Uno de mis camaradas al que mataste intentó violarte. Es por eso que lo asesinaste. ¡Todo, todo, todo, todo va en círculos! ¡Es porque todo va en círculos! Es por eso que no me molesta nada de eso— dijo Dietfriet.

— ¿Las cosas... que hice... y que me hizo?

— Cierto. ¿Nadie te lo ha dicho?

Violet sacudió ligeramente su cabeza. 

— No, me lo han dicho.

Como si hubiera dado en el blanco, la predicción de Hodgins ahora regresó a Violet, “Y entonces, por primera vez, notarás las muchas quemaduras que tienes. Te darás cuenta de que todavía hay fuego a tus pies. Te darás cuenta de que hay personas vertiendo aceite sobre ellos. Puede ser más fácil vivir sin saber esto. Ciertamente habrá momentos en que llorarás”.

Hasta el momento en que sus párpados se cerraran por la eternidad, ella no sabría la sensación de tener su cuerpo quemado. Ese era el monstruo que ella había estado destinada a ser. Sin embargo, el monstruo, la herramienta, Violet vivía actualmente como persona. Ella había estado haciendo eso desde que lloró cuando llevó a un joven fallecido a su ciudad natal, más bien, mucho antes de eso. A pesar de olfatear el olor de ella misma envuelta y ardiendo en llamas, ella había elegido “vivir”.

— Y es por eso que, incluso si me molestas, te diré “como si me importara”.

Había una razón por la que ella había elegido vivir como persona. Excepto, esa era la única luz brillante en la vida de la monstruosa chica.

— Está equivocado, esa no es la razón.... por la que me disculpo por haberlo detenido. Yo simplemente... quería preguntar sobre el Mayor.

Dietfriet lentamente aflojó su puño. La sangre manaba de sus nudillos blancos.

— Se convirtió en un completo desastre gracias a ti, pero ¿qué pasa con él?

— ¿Qué debería hacer?

— ¿Haah?

Violet Evergarden le preguntó a Dietfriet Bougainvillea: 

— Aunque soy... una herramienta, no pude protegerlo. Pero... él me dijo que viviera, por eso estoy viviendo. Si hay... algo más... que yo... pueda hacer, deseo que me lo diga. ¿Está bien... que esté viva? Termino... rebosante de sensaciones. Sensaciones... de estar involucrada con la gente. Solo de estar involucrada con ellos. Aunque... soy la herramienta de Mayor... me dijeron... que viviera... yo... hacia el Mayor... 

Los dos solían ser un monstruo y su guardián, portador y su herramienta. Todo en su relación había cambiado.

— ¡Como si lo supiera! ¿¡Por qué me estás preguntando!?

Aun así, el sirviente siguió las enseñanzas de su antiguo maestro.

— Porque yo solía ser... su herramienta.

El monstruo que había tomado de una isla desierta se había desarrollado, se volvió capaz de hablar y temblaba de inquietud.

— Si eres una herramienta, ¡no tengas voluntad propia!

Temblando de inquietud y buscando ayuda.

— Porque... usted... solía ser... mi... Maestro.

Dietfriet fue sorprendido por la declaración de Violet.

¿Pensabas que yo era tu Señor?

Las esferas azules de Violet eran maravillosamente cristalinas. Por lo tanto, hicieron que Dietfriet recordara las cosas que él le había hecho hacer en el pasado.

— ¡Como si me importara una herramienta que tiré! ¡Eres un monstruo y una calamidad que destruyó la vida de mi hermano pequeño!

Las cosas que la gente le hizo a los demás regresaron a ellos a través del tiempo.

— Sir Dietfriet... entonces, ¿por qué... usted... me entregó al Mayor?

El dolor y la gentileza volvieron a él. Era una mirada que parecía disparar en su dirección. Una que estaba colgada sobre él, pero eso no lo decía. Esos eran los mismos ojos que le había mostrado a Dietfriet cuando se separaba de él. Había sido atravesado por esa mirada y la trajo consigo desde esa remota isla, dejándola con su hermano menor, que era el único miembro de su familia con quien tenía contacto.

¿Por qué la había entregado a Gilbert? Era como había dicho Violet.

Ella era una herramienta útil, pero Dietfriet la había considerado demasiado para él. No creía que tuviera una prueba concreta de que su hermano menor podría usarla adecuadamente cuando se la había confiado a él. El hecho de que él podría haberla mantenido viva y venderla debe haberle pasado por la cabeza. Daba la impresión de que Dietfriet presionó a Gilbert.

¿Qué tenía en mente Dietfriet cuando le dejó Violet a Gilbert? ¿Realmente no había nadie como opción a excepción de Gilbert? ¿Qué hay de los otros oficiales de la Marina? En aquel entonces, debe haber habido otras elecciones. Sin embargo, él se la regaló a su familia.

— ¿Comprendes los sentimientos humanos?— Dietfriet extendió sus manos para agarrar el cuello de Violet ¿Quería golpearla? ¿Quería matarla? ¿O tal vez era un sermón?— Si lo haces, entonces muere. Acepta mi ira y dolor. Pero tú... no morirás aunque te lo diga, ¿verdad?

— Sí.

— Yo tampoco voy a morir. Y no quiero entender... lo que te tiene tan confundida. He estado haciendo cosas mucho peores de lo que tú hiciste en el pasado para ganarme la vida. ¿Y qué? Estoy vivo. Cuando muera, se terminará. Incluso yo tengo lamentos y dificultades. También hay momentos en los que creo que morir sería mucho mejor, y en esos momentos, considero hacerlo. Sigues haciendo una cara como si fueras la única que la tiene difícil; todos lo tienen difícil. Los tipos que mataste no habrían muerto si no se hubieran involucrado conmigo. Pudo haber sido mi culpa. Ya que yo era el comandante No pude protegerlos mientras los dirigía. Pero, sabes, Monstruo... si tienes... el más mínimo remordimiento por lo que hiciste, y no morirás sin importar qué... sigue viviendo, hasta que alguien te mate o se te agote la vida. En lugar de morir... 

¿Quería golpearla? ¿Quería matarla? O quizás…

— ... es más difícil mantenerse con vida.

Quizás…

— Es mucho más difícil mantenerse con vida. Aun así, trágate todo y vive. Simplemente sucede que aquellos que no pueden hacer esto terminan muriendo. Si no vas a morir por tus propias manos, nunca culpes a otros de tus pecados y sigue viviendo. Vive, vive, vive, vive, vive, vive, vive, vive, vive, vive, vive, vive, vive, vive, vive, vive, vive, vive—... Dietfriet de repente soltó cuello de Violet— y luego muere.

Violet le dio a Dietfriet una mirada diferente a la que le daría a Gilbert, pero sin duda era de alguien que estaba mirando a su Señor. 

— Sir Dietfriet. ¿El Mayor realmente... falleció?

— ¿Qué quieres que te diga?

Ante sus palabras, Violet respiró bruscamente. Ella podía ver algo brillante en el cielo. 

— No va a decir... “sí”, como todos los demás, ¿verdad? Lo acabo de confirmar. Si el Mayor hubiera muerto, definitivamente y por todos los medios... usted ya me hubiera matado.

Dentro del campo de visión de Violet, algo cayó de los cielos azules sobre la cabeza de Dietfriet, como la nieve, como flores.

— Él está vivo, ¿verdad?

Las Cartas Voladoras estaban lloviendo. Una ráfaga de viento barrió entre los dos, soplando ferozmente con un estruendo. Las cartas fluyeron como una ventisca.

Aviones amarillos volaban como si cortaran el cielo abierto. Esparcían las cartas que llevaban los sentimientos de muchos, para entregarlos a la gente de abajo. Era como si quisieran decir: “Elige una de éstas. La carta que elijas después de su caída alegrará tu destino”.

— ¡Violet!— Dentro de una línea de visión limitada, alguien gritó el nombre de Violet y la llevó con fuerza como si fuera equipaje.

La figura de Dietfriet se fue alejando cada vez más. Ella intentó susurrar su nombre, pero ya no pudo alcanzarlo. Lo último que vio de él fue cuando de repente giró sobre sus talones. Él no dedicó ni una sola mirada en su dirección.

Violet luego llamó a la persona que estaba corriendo después de haberla secuestrado desesperadamente, 

— Presidente... Hodgins.

— ¡Mantén la cabeza abajo!

— Todo está bien, presidente Hodgins.

— ¡No lo está! ¿Por qué... estás con una persona tan peligrosa?

Violet comprobó una vez más el resplandor del objeto brillante que había confirmado antes. Ya nada se podía ver allí.

— Realmente está bien. Ya había notado que estaba bajo el objetivo del rifle del francotirador de su subordinado desde esa colina.

— ¿“Francotirador”? 

— Sus guardaespaldas no estaban con él, pero una vez que estuve cerca de él, pude sentir el peligro. Esa persona... siempre ha caminado con guardaespaldas... así que lo supe cuando no los vi. Pero esto fue solo para observar. Él no tenía ninguna intención de dar alguna señal. Presidente Hodgins, ¿el trabajo va bien?

Su calma generalmente era confiable, pero no podía decirlo en esta situación.

Hodgins respondió con enojo e impaciencia mezclados con alivio, 

— Pensaba que Cattleya lloraría, así que terminé lo más pronto posible... y entonces, me enteré de que habías perseguido a un hombre con uniforme militar. Me dieron escalofríos. Nunca vayas a ver al hermano mayor de Gilbert, Pequeña Violet. Aunque esa persona está relacionada con Gilbert por sangre, son completamente diferentes. Incluso si él es tu antiguo Señor, no puedes. Él es alguien de temer. Él... te odia. Fui descuidado. A partir de ahora, incluso si es un festival, no participaremos en esto. Pensé que ibas a ser arrastrada de regreso al ejército. Te pediré que vuelvas a casa por hoy. ¿Bien?

— Sí.

— ¿Dijo algo? ¿Estás bien?

Violet no respondió de inmediato. Ella extendió una mano hacia el cielo. Todavía llevada por Hodgins, tomó una carta en sus manos.

— Oye, ¿dijo algo raro? ¿Pequeña Violet?

Escogió los pensamientos de una persona dirigida a otra.

— No, no. Nada... solo... he recibido algo.

“Vive”.

— ¿Qué es?

“Sin culpar nunca a nadie, vive. Vive. Vive”.

— Ánimo.

“Y luego muere”.



-----------------------



Dietfriet caminó entre las cartas dispersas. Se distanció del centro del área de maniobras, en la que la gente se volvía loca por las Cartas Voladoras, entrando en la torre de control a la que nadie tenía acceso, excepto el personal. Él asintió con la cabeza a los que vestían el mismo uniforme naval que él, así como a los que llevaban el uniforme del ejército.

— Si hubieras hecho algo indebido, mis subordinados en el vuelo acrobático lo habrían visto—. Entre ellos, un hombre que estaba de pie al lado le habló—. Todavía están volando—. Con un chirrido que resonó en su brazo mecánico, el hombre que había hablado señaló hacia el cielo.

— Han pasado algunos años.

Su apariencia era diferente a la que Dietfriet conocía. Uno de sus ojos estaba cubierto por un parche, y una laceración estaba medio oculta por él. Su cabello era del color del crepúsculo. Sus iris verde esmeralda eran como verdaderas gemas. Su perfil, bordeado de melancolía, plagado de frialdad. Su cuerpo alto estaba vestido con el uniforme del ejército negro purpúreo de Leidenschaftlich, el país de la costa tan famoso por ser una nación militar. No era el que cualquier soldado podría usar. Una insignia dorada unida a su capa indicaba la escala de su estatus.

Gilbert apartó la mano de Dietfriet, que había descansado sobre su hombro.

— Qué frío. Justo ahora, me encontré con tu herramienta.

Para los dos, era obvio a qué “herramienta” se refería.

— No estoy mintiendo. Ella me persiguió. Aunque no parece que ella me haya confundido contigo. Ten cuidado. Estás fingiendo estar muerto, ¿verdad? ¿Por qué estás haciendo las cosas de una manera tan complicada?

— Hermano, sobre Violet…

— No le dije nada— Dietfriet no pronunció ninguna mentira—. Parece que ella estaba confundida después de que te fuiste. Simplemente le dije algo como su antiguo Señor: vive tanto como puedas y luego muere.

Debido a que él no había afirmado nada, Violet Evergarden había regresado a casa con la esperanza que ella había estado abrazando alentada. Él no tenía la intención de revelar eso a su hermano menor.

— Este es tu deseo, ¿verdad? Probablemente no sea lo mismo... para esa cosa. Antes de darme cuenta, alguien se la estaba llevando. Dado que tenía el pelo rojo llamativo, debe haber sido ese colega tuyo de tus días de la escuela militar, ¿verdad? Debió haber pensado que iba a matarla. Jajaja, como si pudiera hacerlo. Si pudiera matarla, ya lo habría hecho... Oye, Gil. No irás a decir que te gusta ese monstruo, ¿verdad? La has convertido en una mujer hermosa, pero sabes lo que hay dentro. Para con eso.

— No te concierne.

— Me concierne. Eres importante. Eres mi hermano pequeño.

— Esto es entre Violet y yo. No le concierne... a nadie más. El que le dejó todo a ese “importante hermano pequeño” fuiste tú, ¿no? Cualquier cosa que yo, que fui dejado atrás—... Los orbes esmeraldas de Gilbert se inclinaron. El cielo era tan brillante que mirarlo le causaba dolor en los ojos. Sin embargo, él no los cerró—... Apuesto mi vida entera a que es mi deber proteger. Estoy tallando mi posición para eso. En este momento, mi razón de vivir no es por el objetivo de tener un prestigio de más alto rango en el ejército, o limpiar la Casa Bougainvillea. Es por ella. Si alguna vez haces algo, te aplastaré con todo lo que tengo. Para eso están mis armas. Esto no cambiará aunque mi oponente seas tú, hermano.

Al ver cuánto había cambiado su hermano menor, con quien se encontraba por primera vez en mucho tiempo, Dietfriet observó el cielo como si fuera demasiado deslumbrante. 

— Ya no eres un niño pequeño, ¿eh?— Apretó los puños e intentó golpear a Gilbert en el hombro.

Gilbert lo aceptó. Agarró firmemente la mano de su hermano. Dietfriet aguantó el latido en su mano y la envolvió sobre la de Gilbert. Era casi como cuando se tomaban de las manos en su infancia.

— Oye, puedo ser un hermano de mierda para ti, pero... te amo.

Los hermanos se contaban secretos. En voz baja, para que nadie más lo oyera.

— Lo sé.

Dentro de la casa de Bougainvillea, siempre habían hablado de esa manera. Para no ser regañados, solo susurraban, solo ellos dos.

— Realmente... entiendes, ¿eh? Incluso así, te amo... con todas mis fuerzas. Te amo, Gilbert... Me pregunto por qué... es que... no puedo transmitir esto a las personas a las que realmente amo.

— Lo sé, hermano.



---------------------



A medida que el velo de la noche descendía, las personas que habían ido a la Exposición Aeronáutica confiaban en la luz de la luna y en las lámparas de sus habitaciones para leer las palabras de aliento que les enviaba alguien desconocido. ¿Sus propias cartas inspiraban a alguien? Con sus pensamientos enloquecidos, reflexionaron a fondo ese día. Pudo haber sido bueno para algunos. Puede que no sea así para otros. Sea lo que sea, la amabilidad que se les dio redujo incondicionalmente la soledad de una larga noche y la ansiedad hacia la mañana siguiente, otorgándoles un poco de esperanza.



Sola, de pie junto al alféizar de la ventana, Violet intentó abrir el único sobre que había traído consigo de las Cartas Voladoras después de haber sido llevada de vuelta a la mansión Evergarden.

— Sí.

Todo lo que contenía era la palabra “Anímate”, con una letra que parecía ser de un niño.



---------------------



El alba llegaba por igual para todos. No importa quiénes eran.

La mañana era simplemente una pequeña parte de todo un día. Sin embargo, también era un momento importante en el que la conducta de las personas se demarcaba. El color del cielo que veían, el aroma del aire, si habían comido, cuánto habían dormido el día anterior, cada pequeño elemento era definitivo para sus elecciones y de hecho dictaba sus destinos. Sin saber mucho, las personas luego se arrepentían de las decisiones que habían tomado casualmente. Después de todo, el amanecer llagaba por igual para todos, pero eso se aplicaba únicamente a los vivos.

Una vez que algo comenzaba, lo único que quedaba por hacer era avanzar hacia el final.








1 comentario: