Rakuin no Monshou Volumen 2 - Capítulo 1

CAPÍTULO 1 



BATALLA INTERMINABLE 

PARTE 1

Al enterarse de que Kaiser había sido encarcelado, Fedom Aulin saltó. Kaiser Islan era un noble que una vez sirvió como miembro del consejo imperial. 

Una semana antes. En un concilio matutino, el emperador de Mephius, Guhl Mephius, propuso la reubicación del santuario del Dios Dragón acompañado de una reconstrucción a gran escala. El santuario, construido hace 200 años para adorar al Dios Dragón, siempre ha estado en el sótano de la famosa Torre Negra, de la capital imperial Solón. Ahora se movería hacia las proximidades del palacio, y se convertiría en una estructura maravillosa. 

De los comentarios repentinos, algunos de los nobles ofrecieron zalameramente halagos, pero Kaiser había expresado directamente sus sentimientos de oposición. La cantidad de oro y personas requeridas no tenía precedente. Ahora era el momento de arreglar las relaciones entre Mephius, Garbera y Ende, aunque, por supuesto, las circunstancias no proporcionaban la mejor perspectiva. Para empezar, en los festivales dedicados al Dios Dragón que se celebraban varias veces al año, prácticamente ya ninguna persona aparecía; en otras palabras, se había convertido en cosa del pasado. 

— Debería haber asuntos más críticos de momento. Perdone mi insolencia, pero por favor reconsidere. 

— ¿Es así?— Fue todo lo que dijo el emperador. Y la charla terminó. 

Kaiser tenía cincuenta y tantos años y mantenía una relación desde hace mucho tiempo con el emperador actual. De esta manera, nadie le dio importancia a la disputa. 

Pero, cinco días después, Kaiser, en una fiesta nocturna pública celebrada en su residencia, reprochó nuevamente las medidas políticas del rey. 

— Recientemente, su majestad aprueba cualquier cosa que él mismo diga sin avisar— se lamentaba borracho ante los amigos cercanos que había invitado. 

Normalmente, esto no habría justificado ningún curso de acción especial, pero esta vez al emperador le dio un ataque de ira por alguna razón desconocida y declaró: 

— ¡Esos son los pensamientos de un rebelde!— De repente, las tropas rodearon la residencia de Kaiser y lo arrestaron—. Estoy actuando sin avisar— y las propias acciones de Kaiser se convirtieron en evidencia contra él. 


La inquietud pronto se extendió dentro de Solon cuando surgieron dudas, cuestionando si su majestad planeaba ejecutar a Kaiser. Tres días y noches pasaron. Kaiser fue colocado bajo tierra, en una prisión no apta para un noble, y prohibió incluso una sola reunión con su familia. 

Fedom se había sobresaltado, a causa de ser golpeado por una aparente mezcla de conmoción y pavor -porque también había expresado personalmente su opinión al rey al haber visto la oportunidad de acelerar las negociaciones de paz con Garbera- y había algo más; algo completamente diferente. Su pecho se llenó de una sensación de placer que bordeaba la emoción. 

Por fin puede ser mi turno. 

El emperador Guhl Mephius una vez más pondría en acción su plan de fortalecer su autoridad, y en el proceso ganaría la hostilidad de su entorno. Era entonces que Fedom pondría en práctica su plan y se acercaba el testimonio de ese día. La fundación de un nuevo poder político, uno en apoyo del Príncipe Gil, se formaría dentro del imperio. 

Era una gran ambición. ¿Los sentimientos dentro de él eran los mismos que tenía Kaiser? No, era un hecho que mantendría ojos severos a partir de este punto para hacer imposible detectar siquiera un destello de sus emociones. Y fue esto lo que lo impulsó al desafío. 

— Lord Fedom. 

Por el pasillo del Palacio Principal, mientras Zaat Quark lo saludaba, pensó Fedom para sí mismo, encontré a un tipo problemático

— ¿Has oído hablar de la situación de Lord Kaiser? 

— Claro. 

— ¿Qué es lo que está planeando su majestad? ¡Esto ha ido demasiado lejos para ser una broma! Debes decirme lo que piensas. Lo llevaré conmigo a la tumba. 

Zaat era implacable, y Fedom evasivamente respondió de manera apropiada. Zaat Quark era el jefe de la llamada facción anti imperial. Por supuesto, no era como si caminara con un letrero colgando de él que indicara quién era. Al igual que Fedom, seguía una línea de pensamiento similar, y en objeción ante el emperador, que insistía tanto en luchar hasta el final, ayudó a convencerlo de que promoviera las negociaciones de paz. También ocupó un puesto como miembro del Consejo Imperial Fundador, y era evidente que de ninguna manera abrigaba sentimientos positivos hacia el emperador que había reducido el Consejo Imperial a prácticamente nada. 

En este sentido, Zaat consideraba a Fedom como un camarada. O al menos, debería hacerlo. 

— No ha habido demasiadas situaciones agravantes, pero es probable que haya una reacción violenta. Por esta razón, vamos a difundir esta charla ociosa de sus intenciones con esta “broma”, que en cambio se convertirá en verdad. Este es un asunto secreto. Sabes muy bien del temperamento del rey. 

— ¿Cómo estás tan calmado? ¡Esto es traición al emperador! ¿Sabías que... el otro día, el rey se encontró con un mensajero de Ende y... 

— Disculpa. Tengo algunos asuntos que atender. 

— Lord Fedom— Zaat frunció sus profundas cejas negras— Así no eres tú. Preocupado por el futuro del país hasta este punto, ¡incluso estás preparado para enfrentar el juicio de su majestad! Seguramente, el asunto de Lord Kaiser no te hecho perder el juicio. 

— Cuida tus palabras, milord— Fedom dirigió una mirada penetrante a Zaat. En cuanto a la edad, Fedom tenía 10 años más. 

— Qué grosero de mi parte. Pero últimamente, has estado actuando extraño— Extraño, probablemente se refería a cómo él recientemente se había quedado con el Príncipe Gil Mephius todo el tiempo. 

Dejando al todavía insistente Zaat, Fedom se apresuró. Para Fedom, que debería haber estado en la misma facción anti imperial, no había otra alternativa más que cambiar aparentemente su lealtad. 

¡Ese maldito Zaat, maldición! Hacer una cara como si lo supiera todo. Planea ponerme a prueba, ¿eh? 

Para empezar, Fedom nunca tuvo buena voluntad hacia Zaat. Había muchos intelectuales competentes a su alrededor, pero solo por el conocimiento de Fedom, muchos hombres poderosos habían acudido a él en busca de favores. En el caso de las conversaciones de paz, después de desatar un documento histórico, “El precedente de ese país era tal y tal”, “De acuerdo con las tradiciones anteriores, esto y aquello debería hacerse”", él, poco a poco consiguió antigua información que dejó a los demás estupefactos. 

¡De entre todas las cosas, ser tratado como un cobarde! 

Lejos de eso, Fedom había cruzado una línea mucho más peligrosa de lo que nunca había hecho Zaat al expresar sus preocupaciones al emperador. Solo en términos de riesgo, su plan era inconmensurablemente más peligroso. Y este plan finalmente estaba a punto de poder implementarse. Estaba deslumbrado ante la idea. 

— ¿Qué pasa?— Orba preguntó, mirando a Fedom, mientras éste emitía una expresión espeluznante—. De repente te quedaste quieto, y tu tez se volvió azul, luego roja. Pareces muy enfermo. 

— ¡Cierra la boca!— Fedom maldijo avergonzado. Estaban en la habitación del príncipe dentro del Palacio Principal. Por si acaso, había fingido traer un regalo al príncipe para desear su pronta recuperación, aunque Fedom siguió comportándose groseramente—. Dejando eso a un lado, ¿qué pasa contigo? ¡Vengo a visitarte para encontrar que no has logrado ni una pizca de progreso! No tienes todo el tiempo del mundo. Dinn, ¿cómo explicas este lamentable estado? 

Precisamente porque la hora decisiva se acercaba, no podía ser impaciente con la educación del Príncipe Gil para garantizar el éxito. Dirigió el peso de sus frustraciones hacia Dinn, el paje a cargo de su educación. 



— No puedo creerlo— se quejó Gil Mephius. 

Fedom se fue inmediatamente después de que había terminado de decir lo que pensaba. Gil dio un gran bostezo, después de leer sin descanso todos los libros de historia Mephiana esparcidos sobre la mesa. 

— Una vez más es como si fuera un esclavo gladiador novato a punto de entrar en la refriega de la arena por primera vez. Aunque esos tipos generalmente no tienen la oportunidad de aparecer por segunda vez. 

— En cualquier caso, Fedom-sama tenía razón en regañarte— dijo Dinn mientras retiraba las hojas del té recién hecho—. Si solo te esforzaras más. Entonces podrías asumir la apariencia del príncipe en público sin avergonzarlo, y sin embargo, a este ritmo, dos, tres o incluso diez años no serán suficientes. 

— Modales en la mesa, estudio de la cultura Mephiana, memorizar los nombres de las sucesivas generaciones de emperadores y sus logros, y pasar una hora al día de pie delante de un espejo corrigiendo mi postura y sonrisa; estas son cosas que podría no usar en toda la vida. ¿De qué sirve continuar con esto? 

— Todo es necesario. 

— Estoy harto de aprender las caras y los nombres de esos vejestorios. De todos modos, trae los documentos militares. Puedes colocarlos junto a los registros de batallas recientes. 

Se acostó en el sofá, mientras fingía no escuchar los reproches de Dinn. Justo ahora, Fedom parecía irritado por alguna razón, pero para Gil, el gladiador Orba, también conocido antes como Iron Tiger, sus emociones reprimidas no eran menores que las de Fedom. 

Había sido escogido por Fedom para actuar como un doble, pero desde el principio, Orba nunca tuvo la intención de hacer lo que le decían. Incluso si tuviera que hacer uso de esta posición, lograría su objetivo: 

Vengarse de las personas que le quitaron todo. Y buscar todas las cosas que había perdido. 

Finalmente había llegado al punto en el que, con sus manos, podía acercarse a todos los objetivos que tenía y que no podía lograr con el estatus de gladiador-esclavo. Pero la situación había llegado a un punto muerto. 

— Hoy, otras veinte solicitudes para una reunión tuvieron que ser rechazadas. Es la quinta vez de Rodloom-sama por solicitud de Ineli-sama y Baton-sama, si recuerdas su nombre, es uno de los mejores amigos del príncipe, ha venido dos veces. Ya pasó un mes desde tu primera campaña, y parecerá cada vez más inusual. 

Durante este mes, Fedom había confinado a Orba a la habitación del príncipe. Con el pretexto de que la tensión mental de su primera campaña y el cambio repentino en el ambiente durante varios días habían causado que su condición física se desmoronara, no se le permitió participar en asuntos oficiales y se le prohibió reunirse personalmente con una gran cantidad de personas que buscaba acercarse a él. Durante este tiempo, se dedicó a la educación de Orba para hacerlo más príncipe, sin importar cuán poco, como parte de su plan. 

Naturalmente, en ese mes, Orba aumentó su conocimiento y dominó los modales. Se vio obligado a repetir estas actividades sin fin. Incapaz de buscar a su madre, a su hermano y el paradero de Alice, pasó su tiempo en una extravagancia sin sentido que solo servía para poner a prueba su paciencia hasta el límite. 

— Debido a que Fedom-sama no está al tanto de la situación actual aquí, está convencido de que resolvió todo con las palabras “rechazar las reuniones”, pero realmente necesita ponerse en el lugar del que se niega. Todos finalmente habían empezado a ver el príncipe de una manera diferente después de su primera campaña, y ahora sucede esto— Dinn refunfuñó, pero de repente vaciló. 

— ¿Eres tonto?— Orba lo interrumpió—. Si todavía estoy horrorizado por mi primera campaña, se preguntarán qué estaba haciendo ese príncipe heroico cuando tuvo lugar la batalla, después descubrirán que no acató el decreto para ir a la batalla, solo estaba temblando de miedo. 

— ¿Q-Quieres dar un paseo? 

— Eso es algo que pensé. ¿No es cierto? El antiguo príncipe era este tipo de persona. Esto no borraría las sospechas. 

El problema es, 

Mientras bromeaba, Orba pensó en otro asunto. Cuando Fedom había venido momentos antes, había algo que no se atrevió a preguntar. 

de los dos, quien es el verdadero “tonto”. 

Un doble normalmente solo actuaría el papel durante momentos esenciales. No debería haber necesidad de establecer un doble, especialmente cuando la situación del palacio era normal. Posteriormente, Fedom afirmó que era porque existía el riesgo de asesinato incluso en la ciudad capital Solon, lo que debería haber sido una explicación suficiente, pero Orba obviamente no lo creyó. 

Y también, 

Cuando la batalla en la Fortaleza de Zaim había terminado, Fedom accidentalmente dejó escapar que nadie más sabía del hecho de que el príncipe había sido sustituido por un doble. En ese caso, Fedom podría ser el único involucrado en este plan que él mismo había formulado. Si ese fuera el caso, incluso Orba -quien estuvo a las puertas de la muerte durante sus dos años como esclavo- no se podría sacudir esa sensación abrumadoramente escalofriante. 

Que nadie más que lo supiera implicaría que Fedom estaba engañando a todos los mephianos, excepto él mismo. Orba también, bajo ninguna condición, podría permitirse descansar. Este era un asunto del que pendía su vida. 

— El festival del fundador de Mephius se acerca. Es un festival que reúne a todo el país. Si no haces una aparición allí, las cosas se tornarán muy malas. ¿Cuánto tiempo Fedom-sama... 

En ese momento, sonó la campana. Dinn salió. Más allá de la puerta, se podía oír una voz desde una pequeña habitación que daba al pasillo. Parecía Ineli. Inmediatamente después de que el emperador Guhl perdiera a su esposa, se casó con una segunda y su hija, Ineli, se convirtió en la hermanastra más joven de Gil. 

Una vez que la acalorada discusión terminó, Dinn regresó. Tenía una cara de total agotamiento. 

— Esa persona es de lo más difícil. 

— ¿Qué pasó? 

— La invitación habitual de tus amigos más cercanos: “Vamos a pasar el rato”, y “en lugar de estar encerrado en esa habitación con su cuerpo tan débil, necesita actividades recreativas”. 

— Ya veo— dijo Orba, algo ocupado con otros pensamientos—. En aquel entonces, ¿qué te dijo Gowen? 

— ¿Eh? Oh, preguntó si podíamos ir juntos a la residencia del general Saian después de recibir su invitación. 

— Entonces veamos dónde están Ineli y el grupo. Me ocuparé de estos dos compromisos de una vez. Dale a Ineli el mensaje. 

— Pero Fedom-sama dijo... 

— Es mejor si conozco algunas caras de cerca. Vamos con esta artimaña: el príncipe tiene un temperamento desagradable debido a su mala forma física. Nadie lo pensará mucho si actúa de manera un poco diferente, especialmente si está dentro de su hogar. Si es solo un poco, funcionará. 

Orba de ninguna manera tenía la intención de ser igual al nervioso Dinn. Él rehusaba a quedarse sin hacer nada. No importaba cuán grande, en esencia, esta habitación no era diferente de una prisión, y se sentía aplastado por la impaciencia y las inseguridades a medida que transcurrían los días. 

Esto también cuenta como una batalla. Convertirme completamente en el príncipe me acercará un paso más en la búsqueda de Alice y mi familia, murmuró para persuadirse a sí mismo. 




Y en Solon había otra persona incapaz de disipar su creciente irritación. 

— ¿Qué tal este vestido? ¿Cómo es en comparación al anterior blanco vívido? Aah, pero me pregunto si el segundo vestido podría ser mejor, ya que es un Mephiano. Pero entonces la tiara que traje de mi país no combinará. Tendré que preguntarles a las criadas de aquí, y mostrar mi agradecimiento más tarde. 

— Uh, Huh. 

En una habitación que se encontraba en lo más profundo de los aposentos de las mujeres, comparada con la enérgica Theresia, Vileena no ofrecía ni el más mínimo movimiento. Como invitada de Garbera, la princesa de catorce años jugaba con los vestidos y probaba con múltiples adornos. Al presenciar esta visión, incluso los enemigos de sus padres fruncirían el ceño ante su apariencia reflejada. 

— Honestamente, si fuera la corte real de Garbera, no importaría lo famoso que fuera el diseñador. Al enviar un aviso oficial de que una princesa necesitaba nuevas provisiones, una pila de vestidos aparecería en su habitación en menos de una semana. Salir y pisotearlos juguetonamente era lo que significaba ser una princesa. 

— Cierto. 

— Solon, estando lejos de cualquier punto comercial marítimo, tiene muy poca ropa de alta calidad. Aunque es mi primer conjunto de ropa a la medida, si hubiera sabido hace tres meses que era necesario un pedido por adelantado, habría tomado medidas antes de la boda. 

— Cierto. 

— Si se volviera más hábil para depender de los demás, es posible que no tenga la oportunidad de acercarse más a la emperatriz, es decir, a su madrastra. Se preocupa por un vestido y una tiara. Convertirse en una prometida significa entrar en la familia de su pareja. Para llegar a ser una pareja armoniosa, esos esfuerzos son necesarios... Aah, pero si mal no recuerdo, la emperatriz actual es la segunda esposa. Debido a que el príncipe no es su hijo, puede que no le importe mucho su esposa. 

Sí, y la silueta de Vileena estaba una vez más frente al espejo. Theresia la fulminó con la mirada, y en poco tiempo decidió tomar una respiración profunda. 

— ¡Vileena-sama! 

— ¡Eek! 

Con un sobresalto, Vileena se detuvo al instante. 

— Gritar en el oído de una persona así... 

— Si no hubiera usado ese volumen de voz, entonces la princesa actual no me habría escuchado— Theresia hinchó el pecho—. La princesa elige la ropa que usará en el festival de la fundación como si fuera el problema de otra persona. Generalmente, cuando las mujeres eligen su vestido y cualquier arete o brazalete que combine un poco, se mueven inquietas, incapaces de calmarse. Esperando a su pareja predestinada, o posiblemente dándose cuenta de sus inseguridades, se entregan a sus preocupaciones mientras se divierten. 

— En ese asunto, tengo completa fe en ti. Si es tu opinión. 

— Oh, estoy muy contenta de recibir un elogio tan generoso... ¿y qué está pensando realmente? ¿Lo va a compartir conmigo? ¿Está pensando en cómo no ha viajado en una aeronave recientemente?, ¿O que quiere volar por el cielo? O si no es volar lo que quiere hacer, entonces ¿cómo podría pasar el tiempo haciendo mantenimiento, o cómo extraña el olor del aceite? ¡Ah! Debe ser porque el príncipe no ha venido a visitarla. 

— ¡Ese último estuvo completamente fuera de lugar! 

Vileena frunció el ceño, pero no pudo ocultar la sonrisa en su boca. Theresia siempre había sido un enemigo formidable. En una batalla directa de ingenio, ella inmediatamente sería atrapada en su ritmo. Y luego con un encogimiento de hombros, 

— Bueno, desde su regreso de su primera campaña, se encerró en su habitación todo este tiempo. El frágil príncipe parece una princesa. 

— Ya pasó un mes desde entonces, y no ha permitido que nadie vea su cara. Para una doncella enamorada, es un periodo bastante largo... 



— ¡De todos modos!— Vileena interrumpió a la fuerza—. No estoy escondiendo nada. Estoy molesta. ¿Cuánto tiempo más durarán estos tiempos incómodos? El día programado para la boda no ha sido decidido en absoluto, y mi rango de actividades ha sido restringido todo el tiempo. Seré sincera. ¡Esto no es para nada divertido! 

— Haaa. 

Sobre esa afirmación, Theresia no tenía idea de qué hacer. Pero ella también captó las palabras de la princesa. Tuviera o no Garbera alguna influencia sobre ello, la ceremonia de matrimonio había sido pospuesta indefinidamente. Había muy pocos lugares que Vileena podía recorrer libremente, y día tras día su creciente irritación empeoraba. 

Originalmente, incluso dentro de su tierra natal Garbera, ella era una princesa bastante activa que no se encontraba en el mismo lugar a la misma hora. Pasar días enteros viviendo su vida haciendo todo dentro de una pequeña porción de los aposentos de las mujeres era algo con lo que ella no podía estar completamente de acuerdo. De vez en cuando se presentaba a tomar el té y a cenas después de recibir una invitación de las mujeres de la nobleza, pero no experimentaba más que agonía cuando ponía el aspecto de una cara sonriente. 

— El príncipe también parece haber olvidado por completo que su prometida está aquí. Pero en momentos como estos, ¿no está también eso? Él podría intercambiar cartas y luego pasar el mensaje al chambelán, ¿verdad? 

— A menudo se usa en las historias. Acompañar secretamente la carta sería un poema de amor. 

— Por supuesto que me enojaría si ni siquiera me dijera sus intenciones. Y para aumentar los problemas, sin importar cómo lo mires, hay descontento dentro de Mephius. El emperador se niega a ofrecer una explicación por su juicio sobre Islan, quien parece haber sido encarcelado. No habría nada que ganar al hacer esto en Garbera. Sus partidarios, sin embargo, ni lo desafían ni protestan contra él, solo miran furtivamente su semblante y se cuidan de no provocar su ira. 

— Si los partidarios no pueden dar consejo debido al miedo, entonces el príncipe debe actuar como intermediario para los partidarios. El emperador puede encontrar la plática desagradable, pero si es Gil, su hijo y sucesor, debería estar dispuesto a prestar atención. 

— Cierto. 

Es exactamente como ella dice, Theresia pensó en su cabeza. Por lo general, no hacía una declaración tan comprensiva basada únicamente en rumores, pero Theresia la conocía desde hacía mucho tiempo y guardaba silencio. 

— Y sin embargo, no ha superado su pobre condición física ni se ha curado de la enfermedad que contrajo en el frente. Si se preocupa por el futuro de su país, incluso debería estar gateando sobre sus rodillas si fuera necesario. Si fuera mi abuelo, lo estaría regañando por no tener las agallas suficientes. 

— Hablando de eso, quiere tener una reunión con el príncipe, ¿verdad? Si ese es el caso— dijo Theresia aplaudiendo— ¿deberíamos darle un regalo para desear su mejoría? 

— ¿Un regalo para desear su mejoría? 

De hecho, Theresia había estado esperando el momento adecuado para abordar el tema. No había forma de que Vileena no hubiera considerado ese pensamiento, pero era difícil para ella decir personalmente que iría a ver a su prometido, el cual la había descuidado por tanto tiempo. 

— Vamos, la princesa iba a emboscar al príncipe ¿no? Para que se enamore locamente de usted, será necesario cierto grado de preparación. Para que esto suceda, esta Theresia en la que ha confiado plenamente hará lo mejor que pueda, ¡la hará la mujer más hermosa de Mephius! 

Theresia inmediatamente comenzó a seleccionar la ropa que encantaría al incapaz futuro marido. 



PARTE 2 

— ¿Qué piensas de Su Alteza Gil? 

— ¿Qué quieres decir?— Ineli inclinó la cabeza. 

— Sabes de lo que estoy hablando— dijo hablando con mala cara. Él era Baton Cadmos. 

— Incluso ahora todavía no puedo creerlo. Que ese príncipe heredero, Gil, lograra méritos en su primera campaña. 

Ensillados en sus caballos en la cima de una colina, los jóvenes que esperaban al Príncipe Gil se acercaban a los veinte años y eran todos hijos de familias de distinguidos nobles. Aunque esto era cierto, ninguno de ellos tenía el derecho del hijo mayor a suceder su familia. Baton también, era el tercer hijo de la Casa Cadmos y ya había cumplido 19 años, pero pasaba todos los días vagando sin hacer nada. 

Los chicos asintieron al unísono. 

— Eso es verdad. Parece que hay bastantes rumores. 

— ¿Rumores? 

— Por ejemplo, que fue enviado a su primera campaña a ser adornado con méritos para parecer más adecuado como sucesor. Después de que ganó la batalla, Oubary se ha estado quejando de que lo tuvo bastante difícil con él a su lado. 

— ¿No es un poco tarde? Su Majestad, el Emperador, ya ha denunciado públicamente a Su Alteza como un inútil, ¿sabes? 

— Es porque es el presente. La familia imperial de Mephius no tiene otro heredero varón. Si te casaras y consiguieras un marido, esa sería una historia diferente. 

— Lo siento— Ineli sacó su lengua—. Bueno, el hermano que conozco no puede estar conectado con el que participó activamente en el campo de batalla como he escuchado. 

— Es por eso, probémoslo— dijo Baton con una sonrisa. 

— Baton, cuando tienes estos pensamientos, nada bueno sale de eso. 

— Estará bien. Nadie va a lastimarse. Solo quiero ver cómo funcionan las cosas. ¿Ese príncipe que valientemente participó en el campo de batalla mantendrá o no la compostura cuando se enrede con el matón de tu barrio? 

— Supongo— Ineli abrió completamente la boca de forma deliberada—. Realmente, tienes una gran personalidad, ¡Lord Cadmos! 

— ¡Shh! Aquí vienen. 

Los guardias que acompañaban al príncipe Gil Mephius aparecieron a lo largo de la cresta de la colina. Todos cortésmente dieron sus saludos. 

— Ah— Gil descuidadamente asintió. 

Parecía un poco pálido. Estaba más que justificado para alguien postrado en cama y soportando la fatiga mental del campo de batalla. 

— Ha pasado un tiempo, su alteza. Ahora todos saludan al nuevo héroe de Mephius— dijo Baton en broma, haciendo que todos rieran. Gil mantuvo una expresión severa sin ninguna sonrisa. Los guardias fueron enviados de vuelta, y Gil subió a su caballo. 

Orba se unió a todos los demás y lentamente se marcharon. Ni siquiera treinta minutos atrás en el palacio, la que propuso que fueran a caballo parecía haber sido Ineli. 

— El clima finalmente es agradable. Tomemos un pequeño desvío— sugirió. Había otras cinco personas que la acompañaban. 

Según la información que Dinn había investigado de antemano, todos eran hijos de distinguidos nobles, y habían estado familiarizados con el príncipe desde jóvenes. 

Para Orba, su primera exposición a la luz solar en un mes fue genial. El viento acariciaba suavemente su rostro, y la fragancia que se filtraba desde los jardines de flores del palacio tampoco era tan mala. Pero él nunca bajó la guardia. Mientras llevaba el ceño fruncido lleno de disgusto, Orba cuidadosamente prestó atención a su conversación. Necesitaba captar sus personalidades y confirmar qué tipo de relación de poder tenía con ellos. 

Esto también es una batalla. 

— ¿Podrías animarte un poco?— Ineli apareció por detrás y dijo con una sonrisa. Él montaba junto a ella. Sus brazos sorprendentemente esbeltos envolvieron su cintura. 

— Realmente no debería haber venido— Orba desvió la mirada—. Quería dormir un día más. 

— Eso no servirá. Si el príncipe no hubiera recibido una invitación, ni siquiera nosotros podríamos encontrarnos con ese grosero Rogue—. El que sacó la lengua con aire de exaltación era Troa Hergei. El joven asomó la cabeza por debajo del caballo, dejándolo como algo digno de lástima. 

En un tono aburrido, Baton Cadmos comenzó: 

— ¿Qué? ¿La casa de Rogue otra vez? 

— Es correcto. ¿Siempre has tenido una relación tan cercana con él? 

— Me apoyó durante mi primera campaña. No dejaba de hablar sobre cómo quería contarme historias de guerra y cómo debería hacerle compañía al menos una vez. 

— Oh, apoyo en la batalla, dices. No se esperaba menos del futuro sucesor del Imperio Mephius, parece que no puedes quedarte como los niños que somos. Apoyo y demás, con el debido respeto, esas palabras que dijiste son impensables ¿Podría ser que lentamente has superado esos momentos lúdicos con nosotros? 

Solo un año mayor que el príncipe, y en consecuencia dos años mayor que Orba, Baton hablando mientras asumía un aire de superioridad, francamente, lo ponía mal humor. Tenía un físico prominente, pero su lenguaje y sus gestos demostraban claramente que no era más que un niño de corazón. 

Esta maldita basura de noble. 

No era solo Baton, sino que todos los otros chicos también despreciaban al Príncipe Gil. Pasar el rato con una compañía de amigos de este tipo significaba que Gil tenía muerte cerebral o una personalidad muy capaz. 

En poco tiempo, tenían a la vista la Espada Negra que estaba en el centro de Solon a su izquierda, cuando un trueno resonó en la ladera, y finalmente llegaron a la mansión de Rogue Saian. 

Rogue abrió las puertas y saludó a todos con una sonrisa en su rostro. 

— Oh, si es el príncipe. Lamento haberlo molestado para que venga. Está bien de salud, espero. Después de todo, el príncipe aún es joven. Coma a con todo su corazón para reponer su vigor, beba hasta que su sangre se caliente, y rechace todo tipo de enfermedades en cualquier momento. 

El anciano pero cordial Rogue ya estaba en el patio asando carne y colocando varios tipos de vino. Antes de su llegada, Gowen intercambió sonrisas con Orba. El una vez supervisor en jefe, ahora se desempeñaba como oficial al mando de la Guardia Imperial del príncipe heredero. Habían tenido éxito en la campaña anterior, como veteranos de batalla, y desde entonces, habían estado en buenos términos. 

— ¿Oh? 

La cercana Hou Ran había llamado la atención de Baton. Su piel brillaba con un brillante color ébano bajo las caricias del sol. 

— La raza de esta persona es rara en Solon. ¿De quién es invitada? 

— Es mi hija adoptiva. Hou Ran también es una oficial interina en la Guardia Imperial. 

Gowen respondió a la pregunta descortés de Baton con un ligero cambio de expresión. Después de la batalla en la Fortaleza de Zaim, no se le permitió entrar en la vivienda de la Guardia Imperial. Entonces Orba le dio otra casa y la hizo vivir bajo la adopción de Gowen. 

Baton nunca detuvo sus curiosas miradas. Durante esta situación, Hou Ran ignoró por completo la conversación de los chicos. Realmente así era ella, y Orba apenas podía contenerse. 

Salió la esposa de Rogue, guiando a un niño pequeño de la mano y ofreciéndole saludos. 

— Este es el príncipe de Mephius. Romus, ¿no lo vas a saludar?— Rogue instó al niño. 

Era un niño de unos doce o trece años, y poseía una atmósfera similar a la de Dinn que lo diferenciaba de un chico abierto y una boca que solo dejaba escapar un ligero murmullo. Rápidamente se hundió detrás de Rogue. 

— Es un lindo nieto el que tienes ahí. 

— ¡No, en absoluto! Es un hijo bueno para nada. 

Y con solo esa explosión, Ineli se abstuvo de expresar cualquier impresión adicional. La esposa de Rogue ciertamente parecía mucho más joven que él. 

— El único rasgo que ha heredado es esa cobardía mía. Incluso ahora, tiene miedo de salir en compañía de otros. Me hace preguntarme si podrá superar su ceremonia de adultez en una sola pieza así como es. 

El festival de fundación se llevará a cabo la próxima semana. Por supuesto, se organizan varios eventos y ceremonias, y entre ellos se celebraría una ceremonia de mayoría de edad para los hijos de nobles y familias distinguidas. Y también habría un evento inimaginable para cualquier otro país: montar en público en la espalda de un dragón. La ceremonia usaba dragones bebé de apenas varios meses de edad, pero cuyos colmillos eran más que suficientes para morder a un adulto en su mejor momento y matarlo. En el pasado, había victimas todos los años. 

A diferencia del pasado, rara vez se celebraba en la actualidad. Una vez cada pocos años, las casas como la familia Saian, con un linaje de comandantes militares, celebraban un evento para mostrar a sus orgullosos hijos. Esta vez, Rogue seguramente tenía la intención de que su hijo participara. 

— Le imploro a su alteza que detenga a mi esposo. Ese tipo de ceremonia es completamente imposible para Romus. Lo único que recordará es la escena atroz que se desarrollará... 

— Detente. No molestes a su alteza con nuestras circunstancias familiares. No te preocupes, él entrenará duro para este día. ¿No es así, Romus? 

Romus no estuvo ni de acuerdo ni en desacuerdo, solo miraba a su padre con corazón débil, incapaz de decidir si tenía más miedo del dragón o de enojar a su padre. 

Rogue dijo que había pedido prestado a un joven dragón del campo de entrenamiento militar del ejército para que Romus practicara y se acostumbrara. 

— Un día, siento que querrá ingresar a una escuela de entrenamiento para convertirse en un Oficial Dragón Alado. Pero primero, Romus debe poder exudar un espíritu noble ante grandes multitudes. 

Sin embargo, un dragón alado, literalmente un dragón con alas, era una existencia que se encuentra solo en las islas volcánicas del sur del planeta. 

Conocidos como oficiales dragones alados en Mephius, los comandantes calificados tenían autoridad sobre más de cien hombres y se les encomendaba la operación de naves voladoras, llamadas, naves de dragonstone. El propio Rogue Saian era un oficial dragón alado y tenía la autoridad para tomar el mando de flotas enteras. 

— Ahora, si terminaste con tu comida, ve a ocuparte de los dragones, Romus. Necesitas toda la práctica que puedas. 

Una vez más, Romus dio una despedida convencional en respuesta a las palabras de su padre y se fue. 

Orba y los demás permanecieron sentados mientras los sirvientes de la Casa Saian cortaban la carne y las verduras en pedazos, y preparaban el vino. Orba rechazó el vino con un gesto de la mano. Nunca tuvo una gran tolerancia al alcohol, y quién sabía lo que podría dejar salir en estado de ebriedad. Durante el curso de su comida, Rogue contó historias del campo de batalla. Orba no hizo nada más que dar fe de ellos. 

— No estamos exactamente interesados ​​en tu historia— Baton y los otros señalaron sin rodeos con aburrimiento. La única que mostraba sorprendentemente interés era, la mujer Ineli. Escuchaba atentamente las circunstancias que giraban en torno a la batalla con emoción. 

— Princesa, puedo ver que tiene el espíritu de un guerrero— Rogue dijo rebosante de placer—. Ojalá mi hijo pudiera ser así. 

La historia finalmente llegó al punto en que, gracias a la astucia del príncipe, pudieron entrar en la fortaleza donde varios fuertes guerreros acechaban. Y entonces Ineli de repente aplaudió mientras recordaba algo. 

— Es cierto. Siempre he tenido la intención de escuchar sobre eso si alguna vez me encontraba con mi hermano. ¿No fue el que derrotó a Ryucown un gladiador? Me sorprendió mucho cuando escuché su nombre. Hermano, ¿te acuerdas de él? Ya sabes, ese ¡Iron Tiger Orba! 

A Orba, que estaba bebiendo té en ese momento, le dio un ataque de tos. 

— Lo viste en Ba Roux, ¿no? ¡El que me salvó de ese dragón Sozos! 

— S-Sí. 

— ¿Sabías que se convirtió en miembro de tu Guardia Imperial? Si ese es el caso, ¿no puedes dejar que me encuentre con él una vez? 

— ¿Qué va a pasar cuando conozcas al supuesto gladiador? 

Sin prestar atención a la respuesta de Baton, 

— Nunca le di las gracias por esa vez que me salvó del dragón. Y quería hablar con el que personalmente intercambió golpes con el General Ryucown. ¿Qué clase de caballero era el General Ryucown, y qué tan hábil era con la espada? ¿Pensar en eso no te deja temblando de emoción? ¡Estoy tan cerca de la persona que prácticamente experimentó la escena que dejará su huella en la historia! 

Ineli continuó absorta en su charla. Sin darse cuenta, ella había oscurecido la expresión de Orba, 

— Ahh, hubiera sido tan grandioso si Ryucown hubiera sido capturado y lo hicieran luchar contra Orba uno a uno dentro de la arena. La batalla en la fortaleza podría rehacerse, y si Orba lograra tomar la cabeza de Ryucown, entonces, el festival llegaría a su apogeo... 

¡Boom! Orba había golpeado su taza contra la mesa, haciendo que la voz de Ineli se atenuara. Orba temblaba y la atención de todos se volvió rápidamente hacia él. 

— Príncipe. 

El que inclinó su cuerpo hacia adelante fue Gowen. Sirvió té en la taza ahora vacía de Orba. Sus ojos se clavaron en los de Orba, instándolo a no ser tan emotivo. Orba echó hacia atrás la barbilla y asintió. 

Girando para enfrentar a Ineli, 

— Lo harás pronto— dijo con la esperanza de suavizar las cosas. 

— ¿De Verdad? 

— Pero suponiendo que lo conozcas, realmente no es una persona interesante. Tampoco tiene modales adecuados. Todo lo que hará es dejarte una experiencia desagradable. 

— Bueno, eso es aceptable, soy bastante indulgente con eso. No espero que todas las personas de este mundo adopten un comportamiento similar. No puedes platicar en el mismo idioma con tu dragón después de años de atender a sus necesidades, ¿puedes? 

Orba hizo un esfuerzo para evitar que sus sentimientos de incomodidad se reflejaran en su rostro. El incidente con Hou Ran pesó repentinamente en su mente. Pensó que ya era hora de que la chica que le había contado acerca de la “voz” del dragón se metiera repentinamente en su conversación, pero no podía encontrarla. 

Mientras todos estaban teniendo una conversación agradable, Baton aprovechó la oportunidad para dejar su asiento. Orba notó que sus ojos se movían inquietos mientras caminaba, como si estuviera buscando a alguien. 




Entre la mansión y el otro extremo del jardín había una celda. Dentro de ella estaba un Baian bebé. Su longitud era aproximadamente de dos metros. Desde hace algún tiempo, el dragón había estado bajando la cabeza e incesantemente metiendo su lengua bífida dentro y fuera, silbando amenazadoramente a Romus que estaba parado frente a la jaula. 

Mantuvo la distancia durante un rato, mirando al Baian con horror, pero se preparó y, sosteniendo un paquete de carne del jardín en su mano, se acercó al dragón. Con las piernas casi desarrolladas y las garras afiladas como una espada, difícilmente podría llamarse un dragón bebé. 

Romus rápidamente tiró la carne. Sin embargo, aterrizó directamente en frente de la jaula. Romus no se acercó más, haciendo todo lo posible para intentar echarlo dentro. 

Gawrr, rugió el dragón, mientras golpeaba violentamente su cabeza contra la jaula. Romus cayó hacia atrás y trató frenéticamente de escabullirse. El Baian introdujo su larga lengua en el hueco y se metió la comida en la boca. 

— ¡Tú...! 

El joven Romus perdió los estribos. 

— ¡Tú, tú, tú, tú!— Tomó una lanza de tres puntas apoyada junto a la jaula en su mano. Era una herramienta para usar contra dragones. 

Los extremos estaban embotados, de modo que podían empujarse entre las barras de la jaula sin herir al dragón, pero Romus blandió el arma como si estuviera a punto de matar a su enemigo y le dio un empujón a la cabeza del dragón. 

El dragón sacudió su cabeza mientras emitía fuertes gemidos. Empujó por segunda vez, y en la tercera, golpeó cerca del ojo. Persiguió al dragón extenuado y en retirada con movimientos profundos. Mientras lo hacía, repentinamente su mano fue agarrada por un lado, sorprendiendo a Romus. 

Era Hou Ran. La mano lo arrojó hacia un lado. Romus una vez más yacía en su trasero, mientras los rugidos del dragón reverberaban con la fuerza de un cañón en su oreja. Usando su pata trasera para pararse, el dragón procedió a desnudar sus colmillos mientras se aferraba a la jaula. La cara de Romus perdió color. Había perdido su guardia, y el dragón continuó acercándose, seguramente planeando atacarlo con un solo golpe. 

— Ten cuidado— dijo Ran. 

Por un momento, Romus no estaba seguro si ella le estaba hablando a él o al dragón. Entonces la chica estiró su mano a través de la jaula y acarició suavemente la garganta del Baian. 

Observó con asombro cómo el Baian, que no escuchaba nada hasta hace poco, emitió un suave gemido, dejó de ponerse de pie y bajó la cabeza. Hou Ran se inclinó y acarició su frente. 

— Ven. 

Ran extendió su otra mano y llamó a Romus. El pelo parcialmente pálido se podía ver en su piel oscura. Al aceptar esta figura misteriosa en el corazón, se acercó nerviosamente. 

— ¿Tienes miedo del dragón? 

— No estoy asustado. Quiero decir, él podría atacarte incluso así. 

— Como le temes al dragón, el dragón también te tiene miedo. 

— ¿Eh? 

Romus hizo una mueca, no por el inesperado comentario, sino porque ella le tomó la mano y la llevó en dirección a la jaula. 

— Especialmente los dragones bebé, tienen corazones como espejos. Reflejan tu corazón. Míralo a los ojos y siéntelo. 

Tomó aliento y miró a los ojos vidriosos del dragón. Por supuesto, no podía percibir ninguna de sus emociones. Pero, por alguna razón, nunca soltó la mano de Hou Ran, y poco a poco, se acercó a las escamas del dragón, y lo tocó. 

Contrajo los hombros y la espalda, dos, y luego tres veces. No era que tuviera miedo. En esas partes, podía sentir una sensación caliente transmitida, y la más prominente era un impacto como si recibiera varios golpes en la frente. 

Cuando se dio cuenta de lo que era, rompió a llorar, mientras Ran abrazaba su espalda. 

— Eres un niño fuerte— le susurró Ran al oído—. Y hay potencial en ti. Has escuchado su “voz”, ¿no? Ya no tienes que tenerle miedo al dragón. Pero tampoco debes mostrar tu espalda con demasiada frecuencia. Los dragones y los humanos son diferentes. La manera en que vinculan una relación de confianza, la forma en que hablan, la forma en que pasan su tiempo, y la forma en que se ponen felices. Debes pasar un tiempo entendiéndolo. 

— Bueno, esto un espectáculo para los ojos doloridos. 

La broma llegó cuando Baton Cadmos se reveló. Romus, avergonzado de su llanto, rápidamente se levantó y se enjugó los ojos. Baton se acercó a grandes zancadas y se detuvo frente a Hou Ran. 

— ¿Dices que estabas en un campo de detención de esclavos solo para varones? ¿Qué estabas haciendo allí? ¿Ayudaste a los hombres a liberarlos de su aburrimiento? 

Hou Ran le devolvió la mirada, sin estar impresionada. Baton se pasó la lengua por los labios, como una presa acechando a un depredador. 

— No eres tan mala. 

— De verdad. 

— Una mujer como tú que apesta a estiércol de dragón de vez en cuando no está nada mal. Incluso si formas parte de la Guardia Imperial, debes aburrirte, ¿verdad? Deberías trabajar en mi mansión. Lo convertiré en una “buena” experiencia. Mucho mejor que la que esos crueles esclavos o dragones inútiles de gran tamaño podrían darte. 

Hou Ran estaba a punto de decir algo, cuando de repente lo miró. Reposando contra la pared sobre los hombros de Baton estaba Orba, mirándola fijamente. En respuesta, Ran se enfrentó al joven noble, sus labios se arrugaron para revelar una sonrisa deslumbrante. 

— Me gustan los hombres fuertes. 

— Eso es correcto. Y tengo poder— Baton sonrió ampliamente—. Lo suficiente como para tenerte. 

— Eso no es lo suficientemente bueno. Tendrás al menos que mostrarme tu fuerza, como lo hizo este niño. 

Ran señaló su mano hacia Romus, y luego hacia el Baian dentro de la jaula. 

— Ja— se burló Baton—. ¿Son los dragones los estándares para ustedes, gente de la Fe Ryuujin? Si ese chico puede hacerlo, no hay forma de que yo no pueda. Incluso derribé un Baian en la caza de dragones del año pasado. Un dragón bebé como este no es nada. 

Con un movimiento de sus hombros, Baton se acercó al Baian y tocó su cabeza. Baton sonrió triunfante y dio media vuelta, sin darse cuenta de cómo la mirada de Hou Ran lo atravesó, y se centraba en el dragón. 

Una cadena de saliva colgaba de la boca del Baian, cuando se abrió y dio un rugido antes de que se levantara. 

— ¡W-Waahhh! 

El asustado Baton saltó hacia atrás. El dragón movió fervientemente sus garras entre los barrotes de la jaula. Baton se alejó apresuradamente, golpeándose fuertemente la cadera en el proceso, sin detenerse hasta que estuvo seguro de haber llegado a un lugar sin peligro. Su cara estaba completamente pálida. 

— Eso es muy malo. 

Con una pequeña sonrisa, Hou Ran arrojó su cabello hacia atrás y se dio la vuelta, para dar una mirada despreciativa a esa figura. Ella se acercó a Orba. Antes de que él pudiera llamarla, ella lo golpeó. 

— Me estabas poniendo a prueba. 

Ella pisoteó sus pies. Orba saltó ante el inesperado asalto. 

— Estabas mirando lo que estaba haciendo. Sabías que no era tu lugar. Y aun así pensaste en hacer más profunda nuestra amistad. Así que me probaste. 

— E-espera. Oye, Hou Ran... 

Fue exactamente como ella dijo, pero Orba nunca imaginó que eso la enojaría. En cierto modo, entendía menos sobre los sentimientos de una chica que sobre la “voz” de los dragones. 



PARTE 3 

Dinn usó el tiempo mientras el príncipe había salido para limpiar completamente la habitación. Hacerlo solo hubiera sido un trabajo demasiado pesado, por lo que habló con el gran chambelán y obtuvo ayuda de varios más. No era inusual que varias personas se encargaran de cuidar a un miembro de la familia imperial. El que arregló que solo a Dinn se le confiara este deber no era otro que Fedom, por temor a que la verdadera personalidad de Orba saliera a la luz. La razón oficial era porque el malhumorado príncipe no podía confiar en ningún otro chambelán, excepto Dinn. 

En cualquier caso, terminó poco después del mediodía. Los otros chambelanes se despidieron, y cuando dejó escapar un suspiro de alivio, sonó la campana que anunciaba visitantes. Los soldados que actuaban como guardaespaldas de la habitación lo habían llamado. 

De alguna manera, Dinn tenía un mal presentimiento sobre esto. 




— ¿Pasó algo malo? 

Ineli cautelosamente le susurró al oído, señalando a Baton, quien claramente estaba de mal humor. Su expresión juguetona molestó a Orba. 

— No logró ser aceptado por una chica. Déjalo en paz. 

Él respondió, más o menos ahora acostumbrado. Ineli soltó una risita, y tomando la mano de Orba, se unió a sus sorprendentemente delgados brazos. Fue un juego bastante habilidoso, y luego Orba escuchó lo que decía, 

— ¿Qué vas a hacer ahora, Baton? Si quieres regresar y llorar, no te detendré. 

— No bromees. Hay un lugar que quiero visitar. Es una tienda muy conocida que incluso el príncipe aprobaría felizmente. 

Era un hecho que Orba no tenía manera de saber, pero para Baton, este sería el evento principal del día. 

Los caballos se quedaron en la residencia de Saian, y Baton fue el primero en tomar la iniciativa y comenzar a caminar. 

El distrito suroeste estaba dividido por el río Sazan entre el área del palacio y la residencia de los nobles. Una vez que recorrieron el Distrito del Pueblo, dieron algunas vueltas por aquí y allá, y se separaron del camino principal. Había olor a basura, lo que llevó a Ineli a taparse la nariz. Los otros chicos también intercambiaron miradas de preocupación. 

— ¿Estás seguro de que este es el lugar correcto, Baton? 

Incluso Troa, quien debería tener conocimiento del plan, le preguntó esto con preocupación. Baton resopló. 

Después de todo, fueron criados como hijos de familias acomodadas. 

Era poco probable que los nobles pusieran un pie en este tipo de lugar en ausencia de guardaespaldas. Pero para Baton, era un espectáculo familiar. Harto de sus días habituales de aburrimiento, solía frecuentar estos lugares. Era parte de sus aventuras buscar emociones. 

— Oye, espera. 

Varios hombres pobremente vestidos vinieron de la dirección de la voz y se acercaron a ellos. Uno de ellos silbó. 

— Bueno, ¿no son un grupo de jóvenes maestros bien vestidos? 

— Aquí es peligroso, porque hay un montón de gente mala alrededor. Los despojarán rápidamente de tus pertenencias. 

— Ya que somos buenas personas, los ayudaremos a salir de aquí, así que si nos ofrecen algo de valor, eso nos hará realmente felices. 

Estaban manchados con heces, dando la apariencia de matones, pero todos ellos eran conocidos de Baton. 

Conferían al acaudalado Baton el puesto de líder, y a menudo se juntaban en “grupos” alrededor de estos lugares. A veces, llegaban a simular chantajes y robos. 

— No me jodas— Baton se exaltó, de acuerdo con el plan—. Como si fuéramos a dar la menor cantidad de dinero para poder pasar a tipos como tú. ¡Ustedes que no conocen su lugar, lárguense! 

— ¡¿Qué fue eso?! 

La persona frente a él escupió y luego sacó una daga de su espalda. 

Ineli se encogió cuando instintivamente dejó escapar un grito. Baton le palmeó casualmente la espalda, 

— Es una actuación— dijo en voz baja. Él continuó: 

— ¿Cómo vamos a hacer esto? 

Miró al aparentemente estupefacto príncipe. El príncipe había estado en silencio todo el tiempo. Baton tenía la despectiva idea de que se había quedado temblando de miedo y sin palabras. 

¿Dicen que tuvo éxito en su primera campaña? ¿Y qué puede hacer este príncipe malcriado en una situación de vida o muerte? 

Desde hace un tiempo, los dos pueden tener una relación en la que charlaban juntos, pero dentro del corazón de Baton, había despreciado al príncipe todo este tiempo. Se sentía un hombre mucho más capaz. Pero ahora ese príncipe era aclamado como un héroe. Por esta razón, quería que hiciera el ridículo en público. Quería que vieran las habilidades del príncipe desde otra perspectiva. 

No había forma de que Baton supiera, por supuesto, los sentimientos que Gil-Orba estaba albergando en ese momento. Porque nunca imaginaría que Gil había cambiado de lugar con un antiguo gladiador, tampoco era demasiado exagerado que Orba tuviera una extraña sensación de nostalgia. 

El fuerte olor, los callejones, la extorsión con la amenaza de las cuchillas apuntando, y el robo- 

Estas fueron todas las cosas que experimentó de niño. En los pocos años posteriores a la época en que Oubary había incendiado su pueblo hasta convertirlo en gladiador, había vivido bebiendo las aguas fangosas de las peores partes de la ciudad. 

Ante sus ojos, vio a muchos hombres blandiendo dagas. 

— Ahora, ¿cuál es el problema? Si sus bocas no funcionan, ¿qué tal si los obligo a abrirlas? 

El chico apuntó su daga a la boca de Orba. Orba no se giró, mirando cuidadosamente más allá de su espada y observando a sus oponentes. Ellos eran cuatro. Todos muy probablemente portaban armas. Llevaba una pistola y una daga en la espalda. Si podía aprovechar la oportunidad, estaba completamente seguro de poder vencerlos, pero no podía permitirse el lujo de hacerlo demasiado hábilmente en presencia de Ineli y los demás. 

Ahora bien- 

Mientras Orba pensaba en un comportamiento de príncipe que pudiera sacarlos de esta situación, Baton de repente extendió su mano y golpeó la daga frente a la boca del príncipe. 

— No deberías ir demasiado lejos con tus bromas, o te enfrentarás a un mundo de dolor— dijo Baton con aire triunfal. 

Ya estaba satisfecho, después de haber podido mostrar la inutilidad del príncipe frente a sus mejores amigos. 

— Somos nobleza mephiana. Si nos infliges una herida, en un abrir y cerrar de ojos te colgarán. Vamos a pasar por alto esto. ¡Ahora vete! 

Esa era la frase clave, pero los oponentes no mostraron siquiera la más mínima indicación de estar intimidados; estaban sonriendo. Y para empeorar las cosas, 

— Oh, nobleza, dices. 

Sobresaltado, Baton se giró para enfrentar la voz que hablaba. Había otros tres hombres acercándose, vestidos con harapos como los demás. Pero no tenía recuerdos asignándolos como elenco en esta obra. 

— Ahora que miro más de cerca, diría que eres real. Escuchamos tu pequeña charla y no pudimos evitar pensar en las cosas terriblemente poderosas que dijiste. 

— Bueno, esto es una captura mayor de lo que imaginaba. 

— ¡Ustedes bastardos!— Baton lo dejó salir en voz baja. Era muy consciente del color abandonando su rostro. Habían seguido el plan propuesto por Baton y les tendieron una trampa. 

— ¿Q-qué vas a hacer? Si es dinero lo que realmente quieres, estaré seguro de que más tarde... 

— No necesitamos tus monedas, chico Cadmos. Con tantos rehenes, no les importaría si exigiéramos aún más dinero, ¿verdad? 

Ineli una vez más dio otro chillido estridente; uno de los matones había puesto sus manos sobre su vestido. 

— Son unos lindos atuendos los que llevas puestos. Quiero llevarlos a casa con mi hija. 

— ¡Suéltame! ¡Escoria, quítame tus sucias manos! 

Ineli abofeteó su mejilla. Fue una acción por reflejo que tensó la situación. 

— Esta niña. 

— ¿Quién es el verdadero asqueroso, malditos nobles Mephianos. Hazlo. 

— ¡Espera! ¡Espera, te digo que esperes! 

Baton gritó, cuando las piernas de Ineli cedieron. Con una expresión frenética, 

— E-El de aquí es el príncipe heredero de Mephius. Debes entender que no hay forma de que te salgas con la tuya... 

— ¿El príncipe, dices? 

Un semblante alegre apareció en sus caras contrariamente a las expectativas de Baton, pero uno de ellos dirigió sus ojos llenos de odio hacia su “invitado”. Él era el hombre más viejo del grupo. 

— ¡Príncipe Mephius! ¿Quién hubiera pensado que podría encontrarlo aquí? Él es la ruina de Layla, y la única persona a la que no debo dejar escapar. 

De nuevo, el mismo hombre actuó y desenvainó su espada. La espada desenvainada dejó a los nobles jóvenes sin palabras y congelados, cuando uno de ellos pensó: 

¿Layla? 

Al escuchar el nombre por primera vez, él confió en su conexión con estos hombres y en la memoria. 

— Primero, dejemos que entregue esa arma. En realidad, quédate allí. Yo la tomaré. 

Según las instrucciones del hombre que desenvainó primero su espada, Orba llevó sus manos hacia su espalda. 

El tiempo que aparentemente se había detenido continuó fluyendo. Orba rápidamente alcanzó el arma de su espalda. 

— Espera— mientras sus compañeros matones gritaban, Orba rápidamente apretó el gatillo. 

Habiendo recibido un disparo en la parte media del pie, el hombre se derrumbó en agonía. Orba no dudó. En una situación donde los enemigos eran muchos, perder la oportunidad de dar el primer golpe era fatal. 

— ¡Idiota! 

— Mientras esté vivo, ¡me importa un comino! ¡El arma, corta todo su brazo! 

Él esquivó ágilmente al hombre que lo atacó desde atrás. 

— ¡Corre!— Orba gritó. Prácticamente pateó a Baton por atrás, empujándolo hacia un lado. 

No necesitaron más indicaciones, y cuando los otros matones persiguieron a los chicos, se encontraron con otra ronda de balas. Cayeron de costado mientras la sangre brotaba de sus cuerpos. 

— ¡Ahora lo has conseguido! 

Los hombres restantes corrieron hacia Orba. Estaban demasiado cerca, y Orba, considerando que la pistola no podía manejarse adecuadamente a quemarropa, le dio una patada en la rodilla al hombre que estaba al frente, arrebatándole la espada corta de las manos. Dos veces, tres veces repelió la avalancha de puñales. 

El color de la sorpresa e impaciencia asomaba en las caras de los hombres cubiertas de suciedad. Habían acordado secuestrar a los nobles más jóvenes, y se habían decidido más o menos, pero habiendo dejado que todos escaparan, los nobles seguramente regresarían y llovería la venganza sobre ellos. 

— ¡Este mocoso! 

Con una habilidad inesperada, se inclinó hacia abajo, diagonalmente sobre los hombros de un hombre que tropezaba. 

— ¡Rodéenlo!— y en el instante en que Orba escuchó el bramido, saltó hacia atrás. 

Bloqueó la espada que lo perseguía usando la katana sujeta en su mano derecha para realizar un movimiento de barrido hacia arriba, y con la daga atada a su espalda, apuñaló al hombre en el pecho con la izquierda. 

Si él disminuyera sus números, entonces las posibilidades de éxito de estos matones disminuirían drásticamente. Giró la espada a su derecha en arcos, y los enemigos continuaron cayendo en medio del estrépito, hasta que solo quedó un hombre. Era el hombre que había gritado “la ruina de Layla”. 

— ¡Tú eres, tú bastardo! 

Agarró su espada, listo para atacar. La cara con barba del hombre tembló en su totalidad, mientras miraba a Orba. Pero no era a Orba a quien odiaba. Era una persona que poseía la misma apariencia que él, a quien el hombre detestaba. 

Justo cuando estaba a punto de atacar, Orba disparó un tiro cerca de sus pies. 

— Hiiii— el hombre saltó y se desplomó sobre su trasero. 

— ¿Quién es Layla?— Orba preguntó, mientras establecía su objetivo. 

— ¡N-No te hagas el tonto! No voy a dejar que digas que olvidaste que lo hiciste con Layla. 

— Dilo—.Empujó el arma en su barbilla— ¿Quién es Layla? ¿Y a qué te refieres con venganza? 




Pasó bastante tiempo, cuando Orba alcanzó a Ineli y los demás a lo largo de la orilla del río Sazan. 

— H-Hermano. 

Ineli miró a Orba como si estuviera viendo a un muerto volver a la vida. Orba colapsó en el suelo en el acto, fingiendo que apenas había escapado de una situación cercana a la muerte. 

— ¿Estás bien? 

— A-Apenas. Chicos, ¿no fue demasiado huir y dejarme atrás así? 

— Eso es... Su Alteza fue quien dijo que huyéramos— dijo uno de los muchachos, pero Orba hizo una mueca como si no lo recordara en absoluto. 

Al final, después de que quedó claro que todo el mundo había salido a salvo, la expresión de Ineli se convirtió en una que disfrutó por completo de la emoción, y volvió a su yo habitual. 

— Nunca hubiera pensado que de repente dispararías. 

— Fue muy repentino para mí también, y realmente no lo recuerdo muy bien. 

— Oye, ¿Su Alteza? No te enojes demasiado después de escuchar sobre esto, ¿de acuerdo? Todo esto fue... 

— Ine-Princesa Ineli— Baton tosió violentamente para interrumpir a Ineli—. Por favor, mantenga la información sobre ese asunto c-c-confidencial. 

A pesar de que Ineli estaba sin aliento, ella mostró una sonrisa en su rostro. Orba podía adivinar de qué se trataba, pero mantuvo la boca cerrada. Ineli planeaba, bajo la influencia del “secreto”, jugar con Baton al máximo. 

De todos modos. 

El asunto con respecto a la ya mencionada “Layla” pesaba en la mente de Orba. De acuerdo con lo que escuchó del hombre al que amenazó, Gil Mephius había ejercido el privilegio exclusivo de la familia imperial, “derecho a la primera noche”, sobre una novia local. Esa era Layla. Su padre era un oficial de la Guardia Imperial directamente bajo el control del emperador, pero después del incidente, explicó a los familiares y amigos cercanos invitados a la boda: 

— Es el coqueteo habitual del príncipe. Nada sucederá— explicó. 

Nadie estaba convencido. Pero esto afectó el honor de su hija, y el oficial imperial les hizo jurar nunca revelar este asunto a otros. Después de eso, nunca volvieron a ver al padre y a la hija. Su mansión en la ciudad de Solon, en algún punto, se vendió. Corrieron rumores de cómo los habían matado para silenciarlos, y en poco tiempo, las pláticas sobre este asunto cesaron. 

El hombre al que preguntó Orba también era un pariente lejano de Layla. 

Con el temor constante de saber cuándo vendría un asesino, había perdido toda la voluntad de trabajar y llegó a realizar actividades como un ladrón nocturno. Detestaba a los nobles mephianos y, sobre todo, a Gil Mephius. 

— Ahora entiendo. 

Una vez que había terminado de escuchar todo, Orba bajó su arma. Se fue, dejando a los hombres caídos en charcos de sangre. 

Rone Jayce. 

Un oficial de la Guardia Imperial. Esto valía la pena investigarlo. El incidente del “derecho de la primera noche” ocurrió justo antes de que Orba se convirtiera en el doble de Gil. Además, Gil compartía la cama con Layla en un bar, cuando el hombre atestiguó a nada menos que Fedom corriendo a la habitación. 

¿Qué paso ahí…? 

En el camino de regreso, con el balanceo del caballo, Orba se perdió en sus pensamientos. 

— Su Alteza— Ineli extendió la mano por atrás y empujó suavemente a Orba, indicando que el sol ya se estaba poniendo—. Lord Zaat está aquí. 

— Ah— Orba dejó escapar involuntariamente. 

Saliendo de la tienda junto con varios hombres armados con espadas que actuaban como guardaespaldas, había un hombre vestido con lo que podría identificarse fácilmente como ropa para un noble, y Oubary Bilan. Estos dos dejaron de moverse, pareciendo haber notado al príncipe. 

— Es el príncipe. Qué lugar tan inusual para haberlo encontrado. Supongo que está bien de salud. 

Los labios finos, abiertos y púrpura de Oubary se curvaron para formar una sonrisa. Solo ver su rostro era suficiente para que Orba sintiera que su cuerpo ardía, y solo pudo responder con un leve asentimiento. Y la otra persona era: 

Zaat Quark. 

Con los retratos que Dinn había trazado, pudo recordar levemente las caras de los principales nobles. Era miembro del Consejo Imperial Fundador. La Casa de Quark había existido desde la fundación de Mephius, y seguía siendo una familia distinguida en las generaciones sucesivas. Mientras miraba a Orba con una gran actitud y ojos llenos de vigor, abrió la boca. 



— Felicidades por su primera campaña exitosa... Ya pasó un mes desde entonces, como recuerdo en esta hora tardía, pero lamento informarle que no he tenido la oportunidad de visitarlo desde entonces. Su Imperial Majestad también ha estado preocupado. ¿Qué tal si le muestra su cara mañana, o antes? 

— Ah, sí. 

— Si los otros nobles vieran que el príncipe, que se supone está postrado en cama enfermo, está divirtiéndose en un lugar como este, no habrá impedimento para que hablen mal de usted. Mephius está más o menos al borde de una rebelión. Ya que es un importante príncipe, tenga cuidado. 

De hecho, hablaba con una actitud refinada y tono suave, a pesar del destello penetrante en sus ojos. Zaat no era uno de los doce generales, pero portaba los vestigios de la Casa de Quark que una vez tuvo el dominio sobre esa posición. Comparado con genuinos comandantes militares como Rogue u Oubary, tenía pocos soldados y no debería haber estado personalmente en un campo de batalla antes. Pero esos ojos justo ahora eran exactamente del tipo que se fijaban intensamente en el enemigo. 

Entonces... ¿él es el jefe de la facción anti imperial? 

No había recibido esta información de Dinn, pero recordó que Fedom lo había mencionado en algún momento. Zaat parecía ser el que más se oponía al encarcelamiento de Kaiser Islan. ¿Habría vacilado el príncipe con esto? Mientras Orba tenía este pensamiento, de repente fue interrumpido. 

— Bueno, entonces, por favor discúlpeme. 

Después de dejar su mensaje cortésmente, se fue con Oubary. Orba miró la silueta de los dos hombres que abordaban el carruaje que había estado esperando frente a la tienda, o más exactamente, solo a Oubary. 

Un día, Orba juró en su mente. 

Un día te voy a quemar hasta los huesos. Así es, “un día”. Ahora no. No soy tan amable como para matarte ahora. 

— Es mejor no preocuparse por eso, hermano. 

Ineli consideró que el silencio de Gil significaba que se deprimido por la crítica indirecta de su inactividad. Ella sonrió mientras le daba palmaditas en la espalda. 

— Aun así, qué combinación tan extraña— uno de los muchachos ladeó la cabeza—. Nunca he visto que los dos se llevaran tan bien hasta ahora. 

— Lo que sea. Démonos prisa y regresemos. No queremos recibir las reprimendas de otra persona importante. 

O al menos eso dijo Baton, pero incluso ahora, su rostro palideció. Era obvio para todos que estaba aterrorizado por los otros problemas en los que podría verse atrapado. 





Qué día tan extraño. 

Orba pensó mientras caminaba por el pasillo del palacio. 

Pasaron muchas cosas, pero en este momento, el amigo más cercano del príncipe aún no sospechaba sus verdaderas intenciones. Podría considerarse el primer paso. Era absolutamente necesario para obtener todos los derechos y privilegios que tenía el príncipe, y para hacerlo, tenía que ser capaz de soportar los diversos sucesos insignificantes. 

Sea como fuere, estas inusuales batallas lo dejaron exhausto, en cuerpo y mente. 

— Dinn— llamó al paje una vez que abrió la puerta—. No voy a necesitar un baño o una comida hoy. Y tú tampoco... 

— Príncipe. 

Orba notó que Dinn mostraba una expresión de incomodidad. La habitación del príncipe eran tres habitaciones continuas, y la primera puerta que se abría conducía a una pequeña habitación donde se acomodaban sillas y un mostrador para dejar que un visitante que esperaba se instalara. 

Allí, la sombra de una silueta se podía ver sentada en un silencio melancólico. Con una sola mirada, la fatiga de Orba lo había abandonado. Era la tercera princesa de Garbera, Vileena. Con su abundante cabello plateado colgando a su espalda, la digna belleza levantó la mirada directamente hacia Orba. 

— Te doy la bienvenida, Su Alteza Príncipe Heredero, Gil. 

— S-sí. 

— Por favor dime, ¿a dónde fuiste? 

— Bueno, eso es... oh, fui invitado a la casa del general. 

— Ciertamente pareces gozar de buena salud. 

Todos y cada uno de ellos dicen exactamente lo mismo. 

Ese pensamiento cruzó por su cabeza. Planeó contener esa sensación, pero debe haber aparecido en su rostro. 

— ¿Acaso dije algo raro? Después de todo, soy una invitada no acostumbrada a Mephius. No tengo conocimiento de la cultura y el humor de este país. Es decir, me gustaría que nos entendiéramos de inmediato, o al menos, que me respondas con firmeza. 

— ¿Qué estás tratando de decir?— Orba miró enojado a la chica dos años más joven que él—. Esto no es muy parecido a una princesa. Si hay algo que quieras decir, dilo francamente. 

— ¿Es así? Entonces, seamos sinceros. Príncipe, ¿conoces el asunto de Kaiser Islan? 

— Sí. 

— ¿Es todo lo que tienes que decir?— sus pupilas de ojos estrellados se ensancharon. 

— Como dije, ¿qué estás tratando de decir? Solo indica lo que quieres. 

— Eso es suficiente. 

Con una cara roja, Vileena se levantó de su asiento. Orba quería acostarse y descansar, aunque fuera un segundo antes, pero esta actitud solo sirvió para avivar su ira. 

— ¿Qué quieres decir con que “eso es suficiente”? Yo no he escuchado nada aún. 

— Me preguntaba si habías colapsado debido a la enfermedad, solo para encontrarte vagabundeando hasta ahora. Si estuvieras angustiado por el futuro de este país, debes haberlo pensado al menos, por lo que parece, no has sopesado el asunto en tu mente ni siquiera un poco. No importa lo que te diga, sería inútil. 

— Tienes algo de coraje, criticando descaradamente a alguien que apenas conoces basada solo en especulaciones. 

Acababa de arreglárselas para mantener una máscara llena de apariencias delante del grupo de amigos cercanos, y de alguna manera, ante esta princesa de catorce años, se había convertido en polvo. Lo más probable es que la princesa haya dicho algo que no debería decirse. 

— Hay cosas que un niño no puede entender. Antes de que te interfieras en los asuntos de la gente, ¿qué tal si primero vas y creces, princesa? 

— ¡Sin duda lo haré! 

En un instante, Vileena se puso de pie con gran fuerza, y más rápido de lo que Dinn pudo soltar un “Ah”, se dirigió hacia Orba. Pensando que la fuerza se transmitiría a través de una palma abierta, Orba presionó su espalda contra la pared por reflejo. 

— ¡Buen día! 

Dejando esas palabras afiladas, Vileena salió pisando fuerte de la habitación de una manera que no era propia de una princesa. 

Orba aflojó su espalda, mientras se dejaba caer contra la pared. 

Primero Ran, y ahora esta princesa. 

— También tengo la culpa— dijo Dinn con un aspecto demasiado triste—. Cuando llegó la princesa por la tarde, le expliqué que habías salido con tus amigos. 

— Entonces, ¿a qué hora regresará?— la princesa había preguntado. 

Pensando que sería malo si el príncipe tardaba demasiado divirtiéndose, Dinn dio una respuesta insustancial: “Regresará de inmediato”. 

— Le dije en repetidas ocasiones: “Una vez que regrese, me pondré en contacto inmediatamente”, pero ella siguió esperando de esta manera... 

Era por la tarde, y eran las cuatro, y ahora habían pasado las 5 en punto. Orba dejó escapar un largo suspiro. 

No hay tiempo para descansar, mientras engañe a todo este país. Maldita sea, bajé la guardia. 

No había duda de que Vileena volvería a ser una amenaza en la batalla continua de Orba por fingir su posición actual. Por supuesto, como se trataba de Orba, no había notado siquiera que el vestido de Vileena Owell era más atrevido de lo habitual.





2 comentarios:

  1. Gracias por la traduccion, realmente me encanta esta novela

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el capítulo estuvo muy bueno como siempre n_n

    ResponderEliminar