Rakuin no Monshou Volumen 2 - Capítulo 7

VEREDICTO VACÍO 

PARTE 1

Más de treinta espadas y armas apuntaban a los estadistas mephianos. Los nobles se pusieron pálidos, e incluso los comandantes quedaron momentáneamente mudos frente a la silenciosa intención asesina dirigida hacia ellos. Los guardias responsables de proteger el estadio trataron de apresurarlos. 

— ¡No se muevan! —una voz entre los soldados los detuvo bruscamente—. ¡Ni uno solo de ustedes se mueva! ¡Den un paso más y comenzaremos a dispararles uno por uno! 

Con la amenaza de que el objetivo eran las figuras centrales de Mephius, estaban impotentes. 




— S-Su majestad... 

El emperador apartó el brazo de la emperatriz Melissa, que había tratado de detenerlo, y se levantó. 

— ¡Identifíquense! —declaró Guhl Mephius, con su barba blanca temblando de ira—. ¿De quién son órdenes esto? ¿¡Ustedes tontos entienden a quién apuntan sus armas!? 

Sin embargo, estos hombres que usaban cascos sobre sus ojos, ni siquiera se inmutaron ante su estruendoso rugido. Era consciente de que su equipo provenía de Mephius, pero no llevaban blasones ni ningún tipo de bandera de guerra que pudiera revelar sus orígenes. Era imposible decir de quién eran subordinados, o si pertenecían a un poder completamente ajeno que había robado el equipo a Mephius. 

— ¡Tch! 

La mano del comandante Rogue Saian agarró la empuñadura de la espada en su cintura, pero no había nada que él pudiera hacer en esta situación. El joven Romus se aferró a su pierna. Abrazó los hombros del chico y murmuraba “cometí una torpeza” repetidas veces. 

— ¡No dejaré que se acerquen más a la princesa, rufianes! 

— Theresia, retrocede. 

Su señora, Vileena, por supuesto también estaba presente en medio de este levantamiento. Sudor frío recorrió todo el cuerpo de Vileena, pero mantuvo una vigilancia constante en todas las direcciones. 

Su compostura hizo que los temblores de los nobles se destacaran como un pulgar dolorido. Al no tener medios para protegerse, algunos habían abandonado sus asientos, mientras que otros se habían encogido de miedo al ver las armas. Otros, sus cuerpos congelados por el miedo, habían invocado distraídamente los nombres de sus aliados; esperando que esto no fuera más que un mal sueño. 


Así que esto es lo que vale el Mephius actual. 

Solo una persona, Zaat Quark, se encontraba sumergido en un torrente de satisfacción y, alternativamente, uno de abatimiento. 

Sin saber que han sido arrinconados por la habilidad de Noue y Oubary, yo que los he llevado hasta donde están ahora, puedo con un solo movimiento de mi espada, hacer que se rindan fácilmente. Este es el actual Mephius. 

Zaat contuvo su risa con dificultad. El buque insignia de la Guarnición era un sustituto preparado apresuradamente. Había desplegado sus tropas a bordo de la nave con la orden de tomar el control inmediatamente después de recibir el aviso de la rebelión. 

El siguiente paso sería que él se pusiera de pie y saliera del cerco. En ese momento, el Emperador y sus tontos partidarios finalmente se darían cuenta de quién fue el que se atrevió a apuntar su espada contra ellos, y quién era el que tenía sus vidas en sus manos. 

Y se declararía como el líder de Mephius. 

De todos ellos, la mayoría sin duda elegiría ser su aliado. Había estado descontento con el emperador desde el principio y solo simulaba ser un leal seguidor para poder algún día hacer esto. 

Nunca tuvieron el talento para halagar al emperador. Son iguales a las bestias salvajes que obedecen a los fuertes. 

Los disidentes serían encarcelados. Por supuesto, el emperador y su familia no serían la excepción. 

¿Qué cara hará Guhl Mephius? Ese solo pensamiento puso a Zaat a temblar de emoción. Esta vez, él sería el que se mantendría sobre de ese anciano que hizo caso omiso de los pensamientos de los demás. 

Zaat, en el pico de su orgullo, levantó la espalda por fin. Da ese primer paso hacia la creación de un nuevo país. 

Pero, antes de que pudiera siquiera terminar ese paso, sus manos fueron detenidas a la fuerza. 

— ¿Qué estás- —comenzó, pero fue interrumpido por la presión de la punta de una daga contra su cuello. 

Para los presentes, parecía como si un insurgente hubiera capturado a Zaat en su intento de escapar. 

Ineli y algunos otros cerca de él salieron de sus asientos con gritos. Solo el rostro de Vileena mostraba comprensión: quien había detenido los movimientos de Zaat era la hermosa esclava que había visto antes. 

¿Ella también es parte de esto? pensó Vileena. 

Zaat también pensó lo mismo. 

— ¡¿Qué estás haciendo?! —Susurró confusamente en voz baja—. ¿No eres una esclava que conoce el plan? Los soldados aquí, todos ellos, son mi ... 

— Exactamente eso es lo que pasa. 

El tono irrespetuoso de la esclava causó que los ojos de Zaat se abrieran completamente. Esa voz no pertenecía a una mujer. La fuerza que detenía sus manos tampoco pertenecía a la de una mujer frágil. Y mientras la esclava continuaba apuntando su daga a Zaat, habló con una voz clara y resonante. 

— Señoras y señores aquí reunidos, siento decir que hay algo de lo que debo informarles en medio de esta crisis; y por eso les pido perdón. Sin embargo, estoy convencido de que esto es algo que ha despertado el interés de todos ustedes, damas y caballeros. De la mente maestra que organizó esta rebelión, y quien tiene tanto recelo, trataré de proporcionarles esas respuestas. 

— ¿Qué?! —gritó Zaat, tan estupefacto como todos los demás. 

Finalmente, solo Vileena notó la verdadera identidad del esclavo: el corte de cabello, una mirada encantadora, un delgado puente nasal y tan buena apariencia que no era de extrañar que lo confundieran con una mujer. 

— No puede ser... ¿Shique? ¿De los guardias imperiales del príncipe...? 

El esclavo vestido como chica le guiñó un ojo. 





— ¡¿Guardias imperiales, dices?! —escupió Rogue Saian—. P-Pero tus acciones pueden verse como apoyo a la rebelión. ¿Quién es el cerebro? ¡Adelante, dilo! 

— ¿No entiende? Justo ahora, estaba casi por contarles a ustedes, bellas damas y finos caballeros. 

A pesar de haber sido descubierto que es un hombre, Shique mostró una sonrisa hechizante. “Ah”, tanto Rogue como Simon respondieron, estupefactos. 

Con la daga aún presionada contra el cuello de Zaat, utilizó al noble como escudo y se volteó para enfrentar a los soldados. 

— Es como ven. Ahora, ¿qué harán, señores soldados, ustedes que acaban de aterrizar desde el cielo? ¿Por qué no han dado un solo paso durante todo este tiempo? ¿Se preocupan por la vida de Zaat-dono? ¿Por qué de entre Su Majestad Imperial y la mayoría de los hombres de Estado que han refrenado con su vista, solo él no está entre ellos? 

Cuando Shique lo mencionó y como las caras de los soldados estaban cubiertas, sus expresiones eran ilegibles, pero estaba claro por su comportamiento que estaban temblando. 

Y en este momento, en el otro lado de la arena, abajo, estaba ocurriendo un disturbio. 

Casi al mismo tiempo que los soldados habían aterrizado desde la compañía aérea, varios hombres habían intentado escalar la atalaya. Hasta entonces, se habían hecho pasar por guardias de seguridad y habían ocultado sus verdaderas identidades. Sin embargo, cuando trataron de moverse de acuerdo con el plan, un obstáculo les cerró el camino repentinamente. 

Parece cierto que alguien tomó la decisión correcta. 

Shique murmuró y lanzó una fugaz mirada hacia Vileena. 

Probablemente planeaban hacer uso de la confusión, derribar a los guardias y atacar a la princesa. 

Pero debido a que alguien lo había anticipado, el “plan” había sido interceptado. Esto fue, hecho por los guardias imperiales que se disfrazaron de esclavos y se desplegaron en el área circundante. Los francotiradores, tomados por sorpresa, no ofrecieron resistencia y fueron todos detenidos. 

Tomando nota de la señal, Shique desplegó una sonrisa profunda. 

— Con esto llegamos a un punto muerto, ¿no? 

— Yo... no sé a qué te refieres. ¡Suéltame, esclavo! ¿Cuánto tiempo seguirá tocándome alguien como tú? La gente como tú es mucho más sospechosa de ser la mente maestra. 

— Te estás contradiciendo, Zaat-dono. No hay manera de que alguien como un esclavo pueda ser la mente maestra. ¿Por qué crees que no se han movido? Vengan, siéntanse libres de dispararnos a los dos. 

Cuando Shique dio un paso adelante, nerviosamente dieron un paso atrás. Todos dentro de la arena ahora los miraban. Los ciudadanos que antes estaban en estado de pánico se detuvieron, y los nobles que alguna vez perdieron la cabeza también pusieron su atención en él, sin poder apartar la vista. 

La mente de Zaat comenzaba a vagar, y justo antes de perder todo control sobre sí mismo, de repente recordó que le quedaba una última esperanza y formó una sonrisa. 

— Maldito tonto. Dijiste que eres un Guardia Imperial, ¿no? Razón de más para que no puedas estar tranquilo y dejar que lo maten, ¿o sí? ¡Ese idiota del príncipe heredero fue capturado por los esclavos! 

Con el Príncipe Gil aún capturado por los esclavos en la arena, era natural que eso evitaría que Shique se moviera imprudentemente. 

La atención de todos se dirigió a la arena, mientras Zaat se reía. 

— Si lo entiendes, ¡entonces suéltame, sucio perro! 

Shique, sin embargo, no titubeó. 

— Eso es lo que él dice, mi príncipe —gritó. 

En ese momento, los ojos de Zaat se encontraron con una visión inimaginable. La cuerda que debería haber atado fuertemente las manos del príncipe se deslizó fácilmente y cayó. El príncipe caminó hacia él. Ninguno de los esclavos intentó detenerlo. 

— Bastardo. 

La única reacción que vio fue la de Pashir apretando los dientes con fuerza. No, los esclavos enviaban miradas llenas de animosidad y odio hacia el príncipe, incluso si no se habían movido ni un solo paso. 

Gil-Orba, consciente de esto, se sintió amargado. 

Que lo tomaran como rehén los gladiadores había sido una estratagema desde el principio. Naturalmente, el que ordenó esto fue el propio Orba. Él había tomado a la joven esclava del campo de detención amada por todos los esclavos, Mira, como rehén para enfrentarlos. 

Su sangre se había congelado cuando lo descubrieron junto con Kain, pero incluso el fuerte Pashir había sido incapaz de luchar con Mira usada como escudo. Hizo que Kain apuntara con su arma a la joven, le mencionó que había “escuchado todo el plan de labios Orba” y que contendría los movimientos de los esclavos. Con su plan expuesto por los imperiales, su resolución de luchar hasta la muerte se derrumbó. Los esclavos colapsaron de rodillas desesperados. 

Solo Pashir continuaba mirando al príncipe con una mirada intensa, si una mirada pudiera matar a alguien, habría sido suficiente para Orba, sin importar cuántas vidas tuviera. Y mientras tenía este sentimiento por dentro. Orba reprimió sus sentimientos a pesar de sí mismo mientras se apoderaba de esta mirada. 

Esto hubiera sido suficiente para detener la rebelión de los esclavos, pero no era suficiente para acorralar al enemigo. El plan debía ser llevado a su segunda fase a toda costa, y por lo tanto, quería una situación en la que se produjera una rebelión. 

Sin embargo, si la rebelión realmente tenía lugar, el daño sería muy grande. El escenario de un levantamiento sin una sola muerte le vino fácilmente a la mente, uno donde el punto vital requerido era que Gil Mephius fuera capturado por ellos. 

— Tú mismo lo has dicho, Zaat —Orba retumbó cuando la arena comenzó a calmarse—. Cómo trataste de usarlos, y cómo participaste tú mismo en el levantamiento. Ahora está claro como el día en que eres la mente maestra detrás de esto. 

La cara de Zaat se ruborizó con un rojo intenso. 

— ¿Es cierto, Zaat? —Simon Rodloom se puso de pie y disparó eso con voz dolida—. ¿Es realmente cierto que planificaste esta rebelión? 

Zaat volteó la cabeza. No quería ver la ira, la desesperación y la piedad en los ojos de Simon. 

El emperador Guhl, la emperatriz Melissa, los estadistas mephianos, todos miraron sin decir palabra a Zaat y al guardia imperial que sostenía una espada contra él. Un silencio extraño cayó sobre ellos. Orba, sin ningún indicio de orgullo por su logro, miraba con indiferencia. No notó la sombra que se acercaba lentamente a su espalda. 

— ¡Príncipe! 

La primera en percibir eso fue Vileena. 

Orba se dio la vuelta rápidamente, y vio a un esclavo detrás de él lanzando un golpe. Rápidamente giró su cuerpo y lo esquivó por poco, pero inmediatamente cayó de rodillas. Era natural que su cuerpo no siguiera a sus pensamientos, considerando el daño que su cuerpo había acumulado en las batallas previas. 

Con una expresión retorcida, el esclavo atacó de nuevo. Desde su costado, un brazo cayó sobre el esclavo como un vendaval y lo agarró. Era Pashir. Sin darle tiempo al hombre para luchar, lo arrojó al suelo con una fuerza tremenda y lo inmovilizó. 

— Bastardo. ¿Vas a dejar morir a Mira? —Dijo Pashir, su cuerpo temblando de ira. Y luego hizo una mueca. 

— Por supuesto. Tú fuiste quien me contó sobre el plan. Entonces eso también te convierte en el que escondió el hecho de que estabas conspirando con ese noble. Planearon hacer que camináramos hacia nuestras muertes y hacer uso de eso, ¿no? —dijo el esclavo. 

El hombre levantó la vista hacia Orba, con los ojos en llamas, cuando de repente brotó sangre de su boca. Su cuerpo se convulsionó, dos veces, tres veces, y poco después, murió. Había tragado veneno. Los francotiradores que los guardias imperiales habían capturado también corrieron la misma suerte en ese momento. 

En ese instante, como una bestia acorralada, Zaat hizo su último acto de resistencia. Como Shique estaba distraído por los golpes en la arena, Zaat de repente lo empujó, tiró de la mano de la cercana Ineli y la usó como escudo. 

Ineli ni siquiera tuvo tiempo de gritar. Con movimientos rápidos como si hubiera salido de un trance, se subió a una nave bajo las instrucciones de sus soldados. 

— ¡A-Ayuda! 

Ineli extendió sus manos. Pero Baton no hizo nada más que retroceder con la cola entre las patas. Zaat obligó a Ineli a entrar en la aeronave, y continuó elevándose en los cielos ante sus ojos. 

— ¡Ayúdame! 

Sus gritos se volvieron distantes. 

— ¡Ayúdame, madre! 

Los soldados de Zaat se elevaron por el cielo uno tras otro. Había una compañía aérea delante de ellos. 




PARTE 2 

Orba se levantó rápidamente e inmediatamente reunió a sus guardias imperiales. Les rugió órdenes. Dejó a unos pocos para inspeccionar a los esclavos, y el resto los persiguió en aeronaves. Había preparado una unidad de aeronaves en caso de que Zaat se resistiera incluso con Shique apuntándole con su espada. 

En este momento, Pashir observó de cerca a Orba, o a él, el Príncipe Gil. En esta confusión, pronunciaba órdenes rápidamente una tras otra sin ninguna vacilación. El que hábilmente le arrojó la espada en el anterior juego de gladiadores; el que hizo que Orba se colara entre ellos para reunir información... 

Este mocoso... 

Lo odiaba lo suficiente como para no estar satisfecho incluso si lo mataba diez veces, pero por otro lado, podía sentir que le tenía a Gil Mephius un poco de admiración. 

Las naves de la Guardia Imperial despegaron una por una, pero la proa de las aeronaves piloteadas por los subordinados de Zaat se voltearon para interceptar a las que estaban en su cola. La unidad de aeronaves de Orba estaba compuesta por personas experimentadas en vuelos, pero la cantidad de naves asignadas era escasa, y tampoco se podía decir que habían recibido entrenamiento oficial. Fueron bloqueados por un puñado de naves y no pudieron perseguir a la nave bajo el pobre manejo de Zaat. 

— ¿No hay otras naves? 

Orba giró a izquierda y derecha, preguntando a un soldado que agarró, pero no había aeronaves aquí en la arena, ya que no era útil tenerlas alrededor. Por supuesto, una nueva guarnición de naves dragón se estaba preparando en este momento, pero si Zaat llegara a la nave insignia antes de que rescataran a Ineli, no podrían echarle una mano encima a Zaat. 

Maldito Zaat, por resistirte inútilmente. 

Orba quería capturar a Zaat vivo por todos los medios posibles. Luego podría hacer que dijera los nombres de todas las personas involucradas en el plan. 

— ¡Maldición! 

Entonces, una aeronave aterrizó junto a Orba justo cuando él gritó. Alguien había logrado obtener una. 

— Bien —dijo Orba, 

Una sonrisa se extendió por su rostro, y cuando miró por encima, se quedó con los ojos abiertos por un instante. 

— ¿No vienes? 

Era Vileena. 

Escuchó el grito del príncipe y, personalmente, aseguró una aeronave utilizada para llevar a los embajadores a un lugar seguro que acababa de llevar a los nobles. Sin hacer ningún intento de detenerla, encendió el motor de éter y corrió hacia Orba. 

Sostuvo la aeronave justo por encima del suelo, y rápidamente ató su cabello. 

Orba estaba a punto de comenzar a decir algo, pero fue apresurado rápidamente por su mirada y asintió. 

— Por supuesto. 

Este no era el momento de discutir. 

Orba se sujetó a la porte trasera y Vileena partió sin demora. El zumbido del motor de éter latía como el castañeteo de los dientes y la nave, adoptando la apariencia de un wyvern, se elevaba, ganando velocidad gradualmente. 

— Hiciste… 

— ¿Huh? 

— ¿Hiciste que Orba participara en el torneo para esto? 

Por un instante, Orba fue incapaz de ocultar su inquietud cuando mencionó su verdadero nombre. 

— S-Sí. 

— ¿Por qué no me dijiste esto antes? Debes haberte estado riendo de mí cuando hacía mi berrinche infantil. 

— P-Por supuesto que no. 

— ¿Entonces por qué? ... ¿No crees que ya puedes confiar en mí como tu futura esposa? ¿Todavía sospechas que soy una asesina Garberana? 

Mujeres. 

¿Por qué era que incluso en momentos como estos podían tener prioridad sobre sus propias circunstancias? Incluso mientras el rugido del viento pasaba silbando junto a ellos y las aeronaves que pasaban continuaban disparando. 

Entonces, una nave enemigo los notó y comenzó a descender. 

— ¡Más importante aún, ahí vienen! 

— Ya lo sé. Preferiría que no me menosprecies. 

Vileena resopló y desvió la nave a la izquierda con todas sus fuerzas. Orba, que sintió como si se fuera a caer, se agarró rápidamente al borde de la cabina. El sonido de disparos justo debajo de la nave pasó zumbando junto a ellos. 

— Puede que me haya olvidado de mencionarlo, —dijo Vileena con calma mientras sus ojos estaban fijos en el frente— pero como advertencia, este no será un viaje tranquilo. 

Esta perra. 

Instintivamente, Orba estaba a punto de bañarla con insultos de los días de su infancia, pero se contuvo. En lugar de eso, agarró el arma montada en la parte trasera de la nave y disparó un tiro de advertencia hacia la nave que acababa de pasar volando y comenzaba a dar la vuelta. El rastro anaranjado de la bala se dobló como un látigo debajo de él. 

— Espera. ¿Podrías no disparar por favor? Es molesto para volar. 

— Pero… 

— El aire es mi dominio. 

Mientras decía esto, Vileena continuaba esquivando espléndidamente el fuego enemigo. Mientras Orba era atacado por una sensación escalofriante sin fin, Vileena se deslizaba a través de las naves enemigas que trataban de extenderse en una formación defensiva y se puso justo detrás de la nave que Zaat piloteaba. 

Impresionante. 

Orba estaba sorprendido de las habilidades de maniobra de la princesa. Ella sería una prometedora instructora de vuelo para la Guardia Imperial. 

El buque insignia de la guarnición se acercaba, bloqueando la luz del sol y oscureciendo la vista frente a él. Y rápidamente, se alineó con la nave de Zaat y abrió su escotilla, a donde Zaat saltó. 

Vileena aceleró la aeronave y después se detuvo. Orba, sin detenerse, saltó e intentó correr hacia Zaat. 

— ¡No te acerques! 

Zaat también saltó y aterrizó con un giro mientras sostenía a Ineli por los hombros, pero no se olvidó de apuntarle con la pistola a la frente. 

No había señales de que hubiera alguien en el hangar. La mayoría de los soldados habían sido desplegados afuera y el resto probablemente navegaba el buque insignia. 

— H-Hermano... 

Usando a la jovencita temblorosa como un escudo, Zaat se levantó una vez más. 

— ¿Quién hubiera pensado que sería el príncipe? Nunca hubiera esperado ser atrapado con las manos en la masa por ti —esos ojos destilaban odio—. La vida concedida por Su Majestad, ¿verdad? ¿O podría ser de Lord Simon? Ese hombre habla demasiado honestamente con demasiada frecuencia. Sea como sea, nunca hubiera imaginado que te darías cuenta de la rebelión de los esclavos- 

— Ya es suficiente, Zaat. No hay lugar a donde correr. Si también eres noble, acepta la derrota como un hombre y entrega a Ineli. 

— ¡Ja! —Zaat resopló—. Bueno, ¿acaso no eres el héroe, príncipe? Apuesto a que te encantaría tener esto escrito en la historia. Pero desafortunadamente para ti, eso no sucederá. Como si quisiera dejar un poco de tu historia imperial. Para que el amanecer me celebre como el rey “fundador” de Mephius, primero, tengo que quemar por completo esa historia contaminada. 

— Eso es genial. 

— ¡Silencio! 



Zaat apretó aún más el arma contra Ineli, que era casi como un bebé a punto de estallar en lágrimas. 

Un fuerte viento soplaba desde la escotilla abierta. En medio de la ropa y el cabello aleteando ruidosamente, 

— No terminará así. El estancamiento que ustedes autoproclamados imperiales crearon los arruinará desde adentro. Y en ese momento... regresaré. ¡A este lugar, a estas tierras de Mephius! 

Al decir esto, Zaat disparó un tiro al lado de Orba. Fue para contener a Vileena, que había comenzado a rodear sigilosamente la aeronave detrás de la espalda de Zaat. La princesa se agachó y gritó. En ese momento, Orba corrió hacia Zaat. 

Sacando la espada de su espalda, intentó abalanzarse sobre el brazo de Zaat. Éste nunca esperó que el príncipe viniera a atacarlo con un arma en una mano y rápidamente cambió de objetivo. Pero ya era demasiado tarde. En ese rápido momento ya estaba dentro de rango. 

Sonó un disparo. Esta vez, la suerte estuvo de parte de Zaat. Las heridas de Orba en sus batallas con Gash y Pashir lo afectaron más de lo que esperaba, y cuando estaba a una distancia lejana, se cayó por el viento. 

— ¡Guh! 

Orba cayó hacia atrás con un gemido. La bala le atravesó el pecho. 

— ¡Hermano…! 

— ¡Príncipe! 

Los gritos de estas dos chicas se superpusieron. Zaat soltó una carcajada baja y maníaca mientras sus cejas brillaban con sudor. 

— Con esto... con esto, no hay vuelta atrás. 

Orba yacía derrumbado e inmóvil. 

— ¡Príncipe! —gritó la princesa desde la nave una vez más. 

Zaat giró su arma hacia la princesa que comenzaba a subir a su aeronave. Su cabello platino se balanceó mientras miraba al rebelde. 

— ¡Tú…! 

— Esto es lo que obtiene por actuar heroicamente. Debería haberse quedado como el príncipe habitual y temblar tranquilamente en la esquina de las gradas. 

— Y tú eres el que fue acorralado por la mano de ese príncipe, ¿no es así? Entrégate, Zaat. Entonces solo habrás sido un hombre que se apartó de su camino. 

— Quiero devolver a Mephius a la mano del hombre, es por eso que he realizado esta acción. ¿No lo entiendes, pequeña niña? 

— Hombre lamentable —murmuró Vileena—, cegado por tus propias palabras. Un país no puede ser dirigido por una sola persona. Eres un hombre lamentable que no presta atención a los tiempos, y continúa persiguiendo una mentira sin saber cuándo rendirse, como ese lamentable Ryucown. 

Vileena lanzó palabras llenas de burla hacia él, pensando que podría hacerlo tambalear incluso un poco. Sin embargo, la fortuna todavía sonreía a Zaat. Viendo que los Guardias Imperiales estaban más o menos controlados, una nave de uno de los subordinados de Zaat salió a la luz. Incluso entonces, ella no se dio por vencida. 

— Primero y ante todo, ¿a dónde escaparás? No hay poderes dispuestos a esconderte, a ti que te volviste contra tu amo. 

— Oh, entonces, ¿qué piensas de Garbera? —se burló Zaat, de repente disfrutando de esta conversación en su totalidad—. Como justos caballeros, ¿no me darán la bienvenida con alegría, yo que ataqué con mis colmillos al nefasto Mephius? 

— Qué tontería. Mientras esté aquí, Garbera y Mephius estarán unidos. ¿Crees que puedes cortar ese vínculo tan fácilmente? 

— Jovencita, hablas como si supieras todo. Pero no entiendes nada. Fue nada menos que Garbera la que te involucró, a tu vida, en este plan. 

— ¿Qué quieres decir? 

— Bueno, quien sabe... ya hablé demasiado. Habrá mucho tiempo a partir de ahora. ¿Por qué no te lo explico lentamente durante nuestro viaje por el cielo? 

La escotilla se abrió y entró una aeronave. Dos soldados saltaron y se acercaron a ella. Vileena apretó los dientes. El príncipe apenas entraba en su vista. El príncipe, colapsado boca arriba, todavía estaba inmóvil. No puede ser, pensó ella. El príncipe criticó y se burló de muchos. A decir verdad, Vileena también estaba molesta por su actitud débil. También se había enojado con él. Pero era un príncipe que a veces tomaba iniciativas valientes con un ingenio que irritaba a sus enemigos. Todos los días, mostraba una cara diferente, cuando intentaba entenderlo, de repente se daba cuenta de que el día había pasado y se preguntaba si tal vez hoy, podría llegar a comprenderlo. 

Que ese príncipe encontrara su fin aquí... 

E incluso cuando se miraron el uno al otro, Zaat llamó a los soldados que sostenían sus bayonetas. 

— Nos llevaremos a las mujeres con nosotros. Aleja el cadáver del príncipe. Asegúrate de desecharlo adecuadamente. Es mejor hacer que parezca que tenemos más rehenes. 

Los soldados pasaron por encima del cuerpo de Gil y se llevaron a Ineli lejos de Zaat. En ese momento, Ineli luchó débilmente. 

— ¿Yo? ¿Qué es lo que me pasará? ¿Qué harás conmigo? 

— ¿Tú? Hmm... te haremos actuar como un escudo contra los perseguidores de Mephius —Zaat sonrió—. Y después de eso... cuando complete mi conquista, supongo que te pondré en la guillotina para representar a los imperiales. La gente se regocijará y se burlará y lanzará piedras contra ti cuando llegue tu castigo. 

— Yo... yo no creo eso. ¡No he hecho nada malo! 

Zaat reprimió una risa eufórica. 

— Incluso tú debes ser consciente de los problemas cotidianos que atraviesan las personas. Debes saber de la angustia que sufren sus seguidores, sabiendo que la base misma del país podría cambiar mañana por el simple capricho del emperador —dijo como si estuviera cantando. 

No había duda de que Zaat Quark se consideraba a sí mismo un enviado de la justicia en este momento, de quien se contaría a lo largo de muchos registros históricos. ¿Por qué los ojos que deberían haber sido incapaces de capturar el sufrimiento del ciudadano ahora podían? Él, en este momento, tenía la impresión de que había defendido a la gente. 

— ¡Hiii! 

El soldado que agarró el hombro de Ineli de repente dio un grito contenido. 

Alguien lo había agarrado por la espalda. Mientras el soldado se balanceaba violentamente de su brazo presa del pánico, alguien le robó la bayoneta, y luego le dio un golpe en la cabeza con el mango y pateó al soldado a un lado. 

— ¡No puede ser! 

Zaat tropezó hacia atrás. Ante sus ojos, frente al soldado desplomado, vio una aparición de rostro pálido. 

— ¡Imposible! L-La bala... Estoy seguro de que la bala definitivamente te dio... 

Orba, mientras jadeaba por aire, esquivó por poco un empujón de un soldado y lo acuchilló en el estómago. El soldado cayó en silencio y esta vez, Orba fue quien pisó su cuerpo. 

Con cada paso que daba, sentía dolor en la parte superior de su cuerpo. La bala definitivamente lo había golpeado. Ese impacto, incluso ahora, golpeaba todo su cuerpo como un ladrillo pesado. Sin prestarle atención a Ineli, que ahora prácticamente se arrastraba para escapar, Zaat soltó un grito ruidoso. 

— ¡N-No te acerques! —gritó, como si estuviera poseído por un fantasma. 

Apuntó con su arma de nuevo. Orba lo golpeó con su mano derecha. 

— ¿Qué fue eso? ¿Qué acabas de decir, cuando usabas a los esclavos, de cómo estancaron sus vidas, y luego los pisotearon? Como si pudieras siquiera entender. 

Orba lo dijo con voz ronca y golpeó a Zaat en la sien con la mano izquierda. 

Sus rodillas perdieron todo el poder. Orba dejó su cuerpo inconsciente en el suelo. En ese momento, 

— ¡Zaat-sama! 

Vio a otro hombre en la escalera que llegaba desde el hangar. El nombre y el rostro del hombre no le eran familiares a Orba, pero era un oficial de la División Blue Bow, Gary Lynwood. 

Fue desafortunado para los dos que, en ese momento, Gary vio a Zaat colapsar como una señal de que estaba muerto. Él cedió a su ira y disparó su arma. Una bala rebotó cerca de los pies de Orba. 

Orba devolvió el fuego. En ese momento, fue asaltado por un vértigo furioso. Sus reacciones eran más lentas por sus heridas. 

¡Bang, Bang, Bang! Se hicieron tres disparos y su cuerpo se convulsionó. Sin embargo, no era de Orba, sino el cuerpo de Zaat, que rápidamente usó como escudo. 

— Tch. 

Orba escupió un poco de sangre y disparó un tiro sobre los hombros de Zaat. Golpeó a Gary en el pecho y lo arrojó contra la pared donde cayó de lado, dejando un rastro de sangre. 

De esta manera, la lucha donde un solo aliento llenó todo su cuerpo con fiebre llegó a su fin. 

— ¡Mierda! 

El cuerpo de Zaat se deslizó de su brazo. El propio Orba cayó de rodillas y arqueó furiosamente la espalda. Sudor corría por su cara y continuó goteando en el suelo del hangar. 

Sin duda, Zaat había exhalado su último suspiro. Orba mordió sus labios. 

Ahora el camino que lleva a la participación de Oubary se ha ido. 

También podría tratar de capturar a los subordinados de Zaat, pero las posibilidades de que supieran todo el plan eran escasas. 

Las feroces emociones que lo sostenían, después de la batalla concluida, habían sido alcanzadas por una avalancha de angustia. 

¿Por qué estaba luchando entonces? ¿Para proteger el estatus del príncipe? ¿Para proteger a esos malolientes nobles mephianos? 

Cuando estaba a punto de olvidarse de sí mismo y patear el cadáver de Zaat: 

— Príncipe Gil. 

Una chica corría hacia él como si estuviera tratando de volar. 

Vileena frunció el ceño y abrió sus labios ligeramente húmedos. Bajo los fuertes vientos generados a través de la escotilla, su cabello se había deshecho y se balanceaba detrás de ella. Cuando Orba la vio, un sentimiento misterioso se apoderó de él. 

Ya veo... 

Llegó tan de repente y llenó el vacío sin fondo dentro de él, aunque sea un poco. 

Si tuviera que haber una, si tuviera que haber una razón, entonces mi objetivo era... 

— ¿Estás lastimado? Déjame ver dónde te dispararon. No, en realidad, no te fuerces a hacer lo imposible y acuéstate allí... 

— Estoy bien. 

— Pero… 

Y fue en este momento que Orba fue vencido por el agotamiento. Alcanzó el único punto que ardía bajo su pecho y sacó una brillante medalla dorada. La bala golpeó la parte superior de esa medalla. Se derrumbó, pero parecía emitir calor. Vileena se quedó sin aliento. 

— ¿Príncipe? —preguntó Vileena con dudas—. ¿Por qué el príncipe lleva esto? 

Orba estaba momentáneamente sin palabras. Solo el sonido de los gemidos de Ineli resonaba dentro del hangar. 





Después de eso, Orba se fue en una aeronave pilotada por un soldado. Ineli se subió a la nave de Vileena. Ambas naves volaron desde el buque insignia. 

Debajo de ellos, la pelea continuaba desarrollándose. Allí, Orba anunció desde arriba la muerte de Zaat y el rescate de Ineli. Los movimientos de los soldados de Zaat rápidamente se hicieron menos coordinados. La victoria ya estaba más o menos decidida en la arena. Sabían que sus acciones finales de resistencia eran en vano y que era una lucha inútil. 

El buque insignia capturado por los soldados de Zaat también había sido recapturado por las guarniciones de la flota. 

Así, el último día del festival de la fundación había pasado y la serie de revueltas había llegado a su fin. 

Y Orba estaba... 

Bueno, estaba recordando el dolor insoportable que sufrió en todo su cuerpo, particularmente en su hombro derecho. 

Aunque la medalla había detenido la bala, el impacto probablemente había fracturado la clavícula. Sin embargo, no podía darse el lujo de descansar su cuerpo. Todavía quedaba la parte de la limpieza. 

Orba vio que dejaban a Vileena y los demás en un lugar seguro y dirigió su nave hacia la arena una vez más. 




PARTE 3 

Aunque era antes del mediodía, los pasillos del Palacio Principal eran sombríos. 

Las nubes lo habían cubierto. 

Orba, acompañado por Shique y Gowen, se paseaban por el pasillo. 

Ni siquiera habían pasado siete días desde el último día del festival. Orba tenía un yeso alrededor de su brazo, pero caminaba con su pecho en alto. 

Las doncellas y chambelanes por los que pasó se detuvieron y le hicieron una reverencia. Esos ojos tenían un respeto nunca visto hasta ahora hacia el príncipe que detuvo la rebelión de Zaat Quark. 

La fama de cómo después de su primera campaña, había expuesto su ingenio oculto, se extendió dentro del país. Pero también aparecieron los reclamos etiquetándolo como un excéntrico. 

Esto vino a consecuencia de la acción de Gil inmediatamente después de rescatar a Ineli de la nave de Zaat. 

Regresó a la arena y anunció a los esclavos que “los haría trabajar bajo su mando” 

Es posible que esto haya sido animado y usado por Zaat, pero era difícil imaginar nada excepto la pena capital contra los esclavos que planearon una rebelión. Eso sería convertirse en esclavos en el campo de batalla, o eso es lo que dijo Gil: 

— De uno a doscientos de nuestras tropas se rebelaron contra Mephius. Con una correa firme, seguramente se convertirán en héroes que traerán la victoria a Mephius. 

— ¿Qué piensas, Colyne? 

El emperador le preguntó a su subordinado, incapaz de ocultar su sorpresa por cómo su hijo logró detener la cadena de disturbios. 

Era lo mismo para Colyne Isphan. Sin embargo, era natural al leer las intenciones de su señor, y esta vez también, respondió con cortesía. 

— ...... El príncipe tiene habilidad. Creo que es mejor dejarle las cosas a él. 

Con esa conversación, el emperador Guhl Mephius se decidió. Como la recompensa de Gil, él reconocería esa demanda. 

Sin embargo, fue solo esta vez que Guhl hizo una muestra de generosidad como emperador. Desde lo sucedido con Zaat, el emperador comenzó a actuar cada vez más como farisaico. Como si hubiera olvidado la oposición de Kaiser a la reubicación del Santuario del Dragón, ahora planteaba la cuestión del establecimiento del santuario, y en muy poco tiempo, comenzó su construcción. Como consejeros del emperador, se decidió que el grupo de ancianos habitaría dentro del santuario, y el emperador, en lugar de hacer uso de la rebelión de Zaat, había fortalecido sus poderes políticos. 

Eso me convierte en el que lo ayudó a lograr eso, pensó Orba. 

Además de detener la rebelión de Zaat, Orba peleó una batalla donde obtuvo muy poco de lo que quería. Incluso entonces, la pequeña porción satisfactoria que le habían concedido era la caída en picada de la evaluación de Oubary Bilan. Sabiendo del plan, Oubary probablemente desapareció en medio de la rebelión y planeaba ayudar al bando ganador, ya sea el emperador o Zaat, jugando el papel de un héroe patriótico. Sin embargo, en base a los resultados, fue criticado por haber “dejado atrás al emperador y ser el único en huir”. 

Una débil sonrisa se dibujó en la boca de Orba, cuando enfrente de él llegó Noue Salzantes. Noue lo saludó con una sonrisa. Permaneció en Solon incluso después de que el festival había terminado para continuar la discusión de la transferencia del territorio de Apta, pero eso también vería su final hoy. 

— Lord Noue. 

Orba llamó despreocupadamente a este hombre, que estaba a punto de pasar. 

— ¿Sí? —Se giró. 

— Es genial, sobre todo, que la princesa esté a salvo. 

— ¿Perdón? 

Noue momentáneamente se quedó en blanco. Luego, afirmando con un asentimiento: 

— Sí, lo es. Ciertamente había temor de que le ocurriera algo malo a la princesa en ese disturbio. Su Alteza, los esfuerzos heroicos del príncipe heredero también nos han rescatado a nosotros, los seguidores de Garbera... 

— La próxima vez —Orba señaló a su propia cabeza—, yo podría ser su objetivo. 

Y continuó caminando acompañado de Shique y Gowen sin voltear atrás. 

Noue miró su espalda con incredulidad. Esas palabras parecían insinuar que la princesa no había quedado “atrapada en el disturbio”, sino que el enemigo seguramente apuntaba a su vida. Quería transmitir a propósito eso a Noue... 

Su objetivo era claro. 

La fachada sonriente de Noue, que por lo general nunca se caía, se derrumbó. 

Gil Mephius. 

Sin darse cuenta, se secó el sudor de las cejas. Por supuesto, tenía ira y sorpresa por cómo Gil pisoteó sus planes. Sin embargo, fue en este momento que experimentó un escalofrío en su verdadero sentido. 

Qué hombre tan insondable Así, hubiera sido mejor si solo lo hubiera observado. 

A partir de este momento, Noue Salzantes no pudo ver a través de Gil. Si bien era un hecho que Gil había provocado la muerte de Ryucown, cuando Noue lo alcanzó a ver, había llegado a la conclusión de que no era una gran amenaza y se olvidó de recoger sus “fragmentos”. 

Mis ojos se nublaron. El único a temer en Mephius es solo ese hombre. 

Con un movimiento de su cabello, Noue giró una vez más. 

Interesante. Quién hubiera pensado que en el país bárbaro de Mephius, existía un hombre del mismo tipo que yo. Qué temible, y sin embargo interesante. 

¿No fue la última vez que tuvo estos sentimientos cuando se encontró con el futuro deslumbrante de Ryucown? Mientras pensaba esto, una risa siguió escapando de su rostro pálido. 





— Rápido, princesa. Por favor, dese prisa. Lord Noue se va. 

— Espera. Solo un poco más. 

Vileena estaba, en este momento, encerrada en su habitación, sentada frente a un escritorio inusual. Estaba escribiendo cartas para entregarlas a la gente de su ciudad natal. Ella las confiaría a Noue, que estaba regresando a su país. 

Había estado en esto todas las noches recientemente. Pero ella era una mujer de mala caligrafía y para empeorar las cosas... 

— Vaya, vaya, está actuando como si hubiera estado separada de Garbera por decenas de años. ¡Sigue escribiendo más y más! 

Era como Theresia comentó. Lo que estaba tratando de escribir no era una cantidad insignificante. Ella no podría estar satisfecha con lo que tenía. 

Debido a que ella era la Vileena con la mala costumbre de corregir cualquier desliz de escritura cada vez que escribía cartas, la habitación se convertía fácilmente en un desastre de papeles desechados. Naturalmente, recaía en Theresia recogerlos. 

— ¿Qué tal si dedica parte de esa pasión a escribirle una carta de amor al príncipe? 

Naturalmente, Vileena decidió ignorar esto y continuó obsesionada con la forma en que quería contarle a su amado abuelo sobre esto, y cómo quería escribirle. 

Hablando del príncipe... 

Su pluma se detuvo repentinamente. 

Era sobre la medalla. Luego, cuando cuestionó al Príncipe Gil al respecto, 

— La... la tomé prestada de Orba. 

Él respondió, algo titubeante. 

— Pa... parecía un buen amuleto. Así que lo tomé prestado mientras detenía la rebelión de Zaat. Ha llegado a esto... pero no te preocupes, la arreglaré de alguna manera. Debería estar bien. Probablemente. 

Vileena estaba escribiendo su impresión del Príncipe Gil. 

        Él es algo así como un niño. 

Ella anotó. Continuando: 

        Pero no es alguien con quien pueda bajar la guardia. 

        Entre el príncipe y yo, ¿quién controlará Mephius? Él será un buen competidor. 

Vileena sonrió cuando terminó de escribir. 





— Así que has venido. 

— Sí, padre. 

Orba unió sus pies en señal de saludo, y detrás de él, Gowen y Shique hicieron una reverencia y se despidieron. 

El emperador lo había convocado personalmente. 

Estaba en una de las cuatro torres que rodeaban el Palacio Principal. Desde el último piso, el emperador inspeccionaba los jardines y las barracas de los dragones dentro del palacio. Dos dragones Gor de tamaño mediano se enfrentaban entre sí como parte de los ejercicios de entrenamiento y en un lugar separado, un jinete dragón montado en un pequeño dragón Tengo corría dando vueltas. 

Orba tenía algunas ideas de por qué el emperador lo había convocado. Y Fedom también tuvo sus quejas. 

— Realmente... ... ¡ese descaro tuyo! 

Fedom Aulin estaba en su límite. El ascenso del príncipe a la fama era un buen progreso para Fedom, pero no podía perdonarlo por no permitirle participar en él. 

— No te hubiera hecho daño hablar bien de mí. Todo podría haber ido mejor. Lo peor fue cómo hiciste que esos esclavos trabajasen bajo tu responsabilidad. Su majestad, Guhl, puede haberlo recibido con los brazos abiertos, pero seguramente te regañará después. ¡Será mejor que no hables fuera de lugar! Espera, y espera hasta que disminuya la ira de su majestad. 

Pero incluso Orba no se atrevía a desafiar al emperador. Miró a la espalda del emperador, esperando los regaños que vendrían. Pasó un tiempo. 

De esta manera, no vio ningún cambio en lo que solo podía verse como la espalda de un anciano. Por supuesto, no llevaba espada ni portaba armas, pero Orba todavía tenía reparos en cómo su vida podría llegar a su fin ahora. 

— ¿Conoces a Axe Bazgan? 

Habiéndole preguntado tan repentinamente, Orba solo pudo responder con un: 

— Sí. 

Al oeste de Mephius, había una nación que consistía en varias fortalezas extendidas. Alguna vez sirvió bajo la corte imperial, pero se separó después de insurrección tras insurrección, y en el presente competía con Mephius por el poder. Perteneciente a esa nación, estaba el enemigo de mucho tiempo de Mephius, Axe Bazgan. 

La Casa Bazgan provenía de una línea familiar que servía a Mephius, pero hace aproximadamente doscientos años habían acabado los zerdianos extendidos por las tierras occidentales con su propia espada en su intento de dominio. Orba aún tenía que enterarse de lo que sucedió después, pero aparte de eso, desde entonces tenían una relación antagónica con la Dinastía Imperial de Mephius. 

Axe Bazgan había invadido el territorio de Mephius tres veces y, cada vez, Mephius lo había repelido, pero Ax era un hombre entusiasta y oportunista y, en esas tres ocasiones, Mephius no pudo tomar su cabeza. 

Doce años atrás, Guhl Mephius despachó un ejército al oeste tras su cabeza. Sin embargo, Axe abandonó fácilmente su propia fortaleza y, con la ayuda de un pariente, escapó con seguridad a una ciudad-estado diferente. El ejército ocupó la fortaleza, pero la pequeña ciudad-estado que debería haber estado en una guerra civil fue extrañamente cooperativa con los forasteros enemigos y lanzó un ataque simultáneamente junto a tres fuerzas. 

Entre ellos estaba, por supuesto, Axe, y pronto reclamó el terreno como propio después de que el ejército Mephius retrocediera. Después de eso, Mephius comenzó su guerra de diez años con Garbera y las fortalezas occidentales destilaban hostilidad entre ellas una vez más. 

Los movimientos de Axe Bazgan habían sido sospechosos últimamente. 

La fortaleza Apta estaba en la parte suroeste de Mephius. La fortaleza donde su único hermano, Roan, había sido reclutado y de la que Oubary había tomado el mando, pronto sería devuelta a Mephius. Habían recibido noticias de que Ax se estaba preparando para montar un ataque con el objetivo de tener esa oportunidad. 

— Los rumores de la rebelión de Zaat se han extendido a los países vecinos. En cualquier caso, la cantidad de países que enviaron embajadores es muy alta. Es imposible frenar el flujo de información. Al mismo tiempo, no sería extraño que alguien atacara a Mephius al ver sus disturbios políticos. 

— No, no lo harían, padre. 

— Puede haber aquellos estimulados por Zaat y dispuestos a desafiarme nuevamente. No puedo asignar un ejército considerable a Apta. Ahí, Gil, es adonde debes ir. 

— ............ 

Orba no tenía palabras para expresarse. Sus fuerzas estaban compuestas por los sesenta y tres miembros de la Guardia Imperial y los doscientos seis esclavos de la rebelión que ahora trabajaban para él. Allí, la División Acorazada Negra de Oubary y la División del Hacha Dorada de Odyne proporcionarían cada uno cincuenta soldados para ayudar a salvaguardar a Apta. 

— Un mes será suficiente —dijo Guhl, con la espalda vuelta hacia otro lado—. Contén de tropas de Ax en Apta por ese tiempo. Una vez que termine el mes, enviaré refuerzos si no hay movimientos de Ende o las facciones anti imperiales. En el amanecer de ese día celebrarás tu matrimonio y tu cita oficial como encargado de Apta. 

Orba guardó silencio mientras inclinaba la cabeza. 

¿Está probando a su propio hijo? 

Aunque no se le escapó ningún sonido, decenas de miles de palabras flotaron en su mente. 

De las tropas entregadas al príncipe, tres quintas partes se habían levantado recientemente contra el país y era cuestionable si él podía o no controlarlas. Si Ax realmente atacaba, era cuestionable si incluso podría durar tres días, y mucho menos un mes. 

Era una mala jugada del emperador. Si las cosas iban mal, él perdería el territorio finalmente devuelto y posiblemente a su sucesor. 

Sin embargo, Orba tampoco hizo ninguna acotación a su recolección de información. La posibilidad de que estallara la guerra entre Ende y Garbera se había convertido en la comidilla de los estadistas. El emperador solo podía pensar en usar la excusa del ataque de Ax desde el oeste para no enviar refuerzos para mantener su relación con Ende. 

Entonces, ¿planea aguantar el mayor tiempo posible para ver qué lado es más fuerte? 

Guhl era cauteloso. Si simplemente se pusiera del lado de Garbera, habría una posibilidad de que el aliado de Ende del este, Arion, saliera. Hasta ahora, Arion había gastado la mayoría de sus fuerzas en su expedición al este, y habiendo logrado esta hazaña en su mayoría, probablemente pondría su ojo en el centro del continente. Además, sabiendo de la agitación política de Mephius en este momento, el poderoso Arion bien podría apuntar el peso de su fuerza a la capital Solon. 

Pero si Mephius se alía con Ende, ¿qué le sucederá a Vileena? ¿Cómo afectará esto a Gil Mephius? 

Y aunque esto aún no estaba confirmado, otro tema se había convertido en el tema de los chismes dentro del palacio. 

Se había visto a un equipo de médicos de la Corte Imperial frecuentando las cámaras de mujeres. Los rumores difundían que esto podría significar que Melissa concebiría un niño. 

Y sin tomar nota de las emociones que corrían por la mente de Orba, el emperador habló una vez más. 

— Me temo que la princesa tendrá que esperar más tiempo. También deberías llevar a la Princesa Vileena contigo. Apta eventualmente será tu castillo. La princesa también debería acostumbrarse a vivir allí. Celebraremos tu matrimonio después de un mes —murmuró Guhl. 

Mientras movía su cabeza para una reverencia, sintió una furia ligera a través de su pecho. Fluyendo dentro de la inundación que corría por su cuerpo, el instinto más primitivo, su deseo de luchar, había sido encendido. 

Ahora lo entiendo. La amenaza no se limita solo a Axe y los gladiadores. 

Una batalla con una pequeña posibilidad de victoria. 

Más específicamente, incluso más batallas. 

Lo que Orba podía esperar era, al final, una batalla continua. 

En ese caso- 

— Lo entiendo, padre. 

Orba unió a sus pies en saludo. 

Lo haré. 

Comparado a cuando juró su venganza, Orba ahora estaba de pie; incluso si esa posición significa que su vida está constantemente en peligro. 

Comparado a cuando juró su venganza, Orba ahora tenía sus propias tropas; incluso si las llamas del disturbio todavía se agitaban dentro de esas tropas. 

Comparado a cuando juró su venganza-. 

Lo haré. Volveré a poner un pie aquí, en Solon, triunfante. 

Apta que estaba cerca de su ciudad natal facilitaría la obtención de información sobre su hermano y su madre. Sin embargo, si Orba lo sabía o no en ese momento, las veces que chocó espadas con Ryucown y Zaat habían cambiado su punto de vista hacia la batalla. 

Cuanto más duras eran las batallas y más grandes eran sus enemigos, más se iluminaban los sentimientos de Orba como una llama para igualarlas. 

Los ojos de Orba y todo su cuerpo ahora irradiaban la ferocidad de un tigre. 












2 comentarios: