Youkoso Jitsuryoku Shijou Shugi no Kyoushitsu e Volumen 4.5 - Capítulo 1

IBUKI MIO, SORPRENDENTEMENTE ES UNA PERSONA CON SENTIDO COMÚN 



Examen especial 

Lo primero que se viene a la mente al escuchar esas palabras normalmente son exámenes escritos o pruebas prácticas relacionadas con deportes o algo parecido a eso. 

Sin embargo, en la escuela a la que asisto, la Advanced Nurturing High School, los exámenes especiales no son cosas simples como esas. 

Un examen especial que enfrenta a las clases entre sí en una prueba de supervivencia en una isla deshabitada, o un juego intelectualmente exigente que enfrenta a mentirosos contra mentirosos en un crucero. Esas pruebas que superan la lógica continuaron una tras otra en el transcurso de las vacaciones de verano. 

Para alguien de primer año como yo, los días de breve descanso de todo eso, incluyendo el día de hoy, son solo siete. Una vez que se acabe ese tiempo, se reanudará el segundo semestre. 

Y, por cierto, la manera en que pasé esos días de descanso es bastante simple. Simplemente paso día tras día sin llamar a nadie ni hablar con nadie. 

En otras palabras, es muy solitario. 

— De todos modos no me importa. 

Ya estoy satisfecho con solo tener mi libertad, no deseo ninguna felicidad extra. 

No es como si quisiera amigos propios. Pero recientemente, había comenzado a pensar algo así. 

Cuantas más conexiones forje con las personas, más son las personas con las que podría pasar el rato. 

Pero eso en sí mismo es problemático. Si un amigo mío fuera a invitarme, existe la posibilidad de que me llene de alegría. 

Pero incluso en la soledad, hay cosas que aún puedo hacer. 

De hecho, estoy haciendo una de esas cosas ahora, usando mi teléfono para acceder a mi saldo de puntos. 


Vi en la pantalla que actualmente tenía 106,219 puntos. De ellos, transferí 100.000 puntos a uno de mis compañeros de clase, Sudou Ken. Y no mucho después, la persona que recibió la transferencia, Sudou, me llamó. 

— Hey, Ayanokouji. ¿Qué estás haciendo ahora? —pregunta. 

— Nada en particular. Me preguntaba qué cenar. 

— Ya veo. Comí un poco de Sasami justo ahora. El sabor es simple y es fácil que te canses de él, pero para eso, puedo cambiarlo un poco. Puedo hornearlo o hervirlo... pero qué demonios, eso no es importante. Lo que quería preguntar era sobre la adivina — dijo Sudou. 

¿Adivina? Esa es una palabra que no esperaba que Sudou dijera. 

Normalmente Sudou, que piensa en términos de blanco y negro, prefiere cosas que son simples como el Sasami que acaba de comer. Nunca esperé que Sudou hablara de cosas tan abstractas como la adivinación. 

— El caso es que parece que una adivina muy precisa está aquí en el Centro Comercial Keyaki solo durante las vacaciones de verano. Parece ser una tendencia entre los estudiantes de último año. Incluso durante mi club, todos hablaban de esa adivina. Ya que obtuve algunos “puntos extra” y tengo ganas de divertirme allí, vamos juntos. Por supuesto que te invitaré. —me dijo Sudou. 

Fue una invitación a pasar el rato con mi compañero de clase, Sudou. 

Hablando del Centro Comercial Keyaki, parece ser esa instalación que los estudiantes usan a menudo. Dado que los estudiantes están obligados a vivir en los terrenos de la escuela, es necesario preparar las instalaciones requeridas por ellos. 

Pero no es tan diverso e ilimitado como el mundo exterior. Por ejemplo, no hay conciertos de ídolos, parques de atracciones ni zoológicos. Como el área es limitada, las instalaciones también son limitadas. Para decirlo simplemente, es un mundo pequeño. 

Y en una escuela así, siempre que sucede algo nuevo, termina siendo una moda entre los estudiantes, pero nunca esperé que fuera la adivinación. Era inesperado. 

Pero aun así, respondo con tono positivo. 

Como nunca antes nadie me había invitado a salir con ellos, me alegré tanto que no pude detener estos sentimientos y rápidamente le respondí. 

— ¿Cuándo vas a ir? 

— Mañana por la mañana. Aparentemente abre a las 10 pero si no vas temprano parece que estarás atascado en la cola, deberíamos estar allí a las 9:30. 

Sudou me dice. 

Parece que Sudou ya tiene el cronograma planeado en su cabeza, eso significa que nos ahorrará tiempo. 

— Yo estoy bien, pero ¿y tu club? —Le pregunté. 

— Sí. El torneo del que te estaba hablando hace un momento terminó justo ahora, así que está bien. Hemos estado entrenando todos los días, hasta que colapsamos, ya sabes. Si no nos dejan descansar de vez en cuando, nuestros cuerpos no resistirán —responde Sudou. 

Sudou estuvo en un torneo de baloncesto hoy. A pesar de que había estado practicando tranquilamente por su cuenta todos los días, estaba preocupado por los resultados del torneo. Y otra cosa también. 

— ¿Tuviste algún “problema”? —Le pregunté. 

Me aseguré de enfatizar la palabra “problema” para que Sudou entendiera el significado de esto rápidamente. 

— Sí. Fue bastante difícil, con directores y entrenadores allí. El nivel de supervisión no se puede comparar con los días de la secundaria. Ni siquiera se nos permitía conversar con estudiantes de otras escuelas aparte del contacto durante la competencia. Las restricciones iban tan lejos hasta para ir al baño. Pensé que era imposible —Sudou me dice. 

A pesar de que las actividades del club eran técnicamente fuera de la escuela, parece que la escuela todavía las controla severamente. 

— Pero de todos modos, lo logré. Lo superé de alguna manera con agallas —él dijo. 

— Ya veo. Eso es un alivio. ¿Qué hay de Yamauchi? —pregunté. 

— Me aseguré de borrar la información, así que no te preocupes. Al menos entiendo eso. 

Incluso la vida escolar de Sudou depende de esto, por lo que no hará nada precipitado. Pero por las dudas, debo reunirme con Yamauchi directamente para confirmar que los datos han sido eliminados, solo para estar seguros. 

— Por cierto, ¿lograste jugar en este importante partido? 

— Sí. Y entre los de primer año, yo fui el único que pudo jugar. Incluso recibí elogios por ello. Pero perdí el partido, así que no hay mucho de qué enorgullecerse —dijo Sudou. 

No sé mucho sobre esto, pero poder debutar en un juego como estudiante de primer año en sí mismo es algo digno de alabanza. 

Y por las palabras de Sudou, sentí más una sensación de aprobación que una de frustración. Por el contrario, parece que constantemente está logrando resultados en el club de baloncesto. Probablemente estuvo practicando muy duro para este torneo. 

Especialmente porque los de primer año estaban fuera de la escuela en los exámenes especiales, así que para compensar eso, debe haber estado practicando más duro que cualquier otro estudiante. 

— Entonces, ¿qué vas a hacer? La adivinación. ¿Vas a ir o no? —Sudou me preguntó. 

— No hay nada que haya planeado, así que supongo que me iré. 

Una vez que acepté ir, Sudou cambió la conversación y me dijo: 

— Asegúrate de invitar a Suzune también. Definitivamente la tienes que invitar. ¿Entiendes? —Dijo Sudou. 

— ...Ya veo 

Parece que Sudou nunca tuvo intención de pedirme que fuera a ver a la adivina, sino que simplemente quería ir con Horikita. Pero debe haber sentido que incluso si la invitaba, las posibilidades de que aceptara eran bajas, por lo tanto, confiaba en mí. 

— Solo para que lo sepas... no creo que le interese la adivinación —le dije. 

— Aun así, asegúrate de invitarla. Esta es la única especialidad en la que eres bueno ¿no? — me dice Sudou. 

¿Qué especialidad? Quiero que deje de usarme como máquina para invitar a Horikita. 

— Trataré de preguntarle, pero no esperes demasiado —le dije. 

— Intentar no es lo suficientemente bueno —respondió Sudou. 

— ¿No es suficiente?... 

Sentí que las palabras de Sudou, que contenían un poco su ira, tenían peso en ellas. Está planeando salir mañana con el supuesto de que Horikita definitivamente estará allí. 

— Definitivamente tienes que hacerlo. Si no invitas a Horikita, no tiene sentido —dijo. 

— Incluso si dices eso, no conozco sus planes para mañana. Y no sabemos si ella está interesada en la adivinación o no. ¿No es más fácil invitarla a ir de compras o ver una película? —pregunté. 

— No te preocupes. A todas las mujeres les gusta la adivinación —dijo Sudou. 

Creo que eso es solo absolutismo... 

Pero de todos modos, las chicas tienen la imagen de que les gusta la adivinación. Pero cuando se trata de Horikita, no puedo imaginarla actuando como una chica normal y disfrutando de la adivinación. 

— ¿Entiendes? Si la invitas o no, asegúrate de decirme. Absolutamente, ¿lo entendiste? —Sudou me dijo. 

Y después de decir eso, Sudou cortó la llamada. 

Pensé que era extraño que Sudou me invitara a ver a una adivina, parece que esto es lo que realmente quería. 

Aunque me sentí un poco decepcionado, cambié rápidamente mis sentimientos. Mejor llamo a Horikita. 

Si Sudou se entera más tarde que ignoré su petición, será problemático para mí también. Antes de que me olvide, llamo a Horikita de inmediato. 

Y pronto, Horikita contestó la llamada. 

— Hola, Horikita, ¿te gusta la adivinación? —le pregunté. 

A todas las mujeres les gusta la adivinación. Si hay una mujer capaz de destruir mis nociones preconcebidas sobre las chicas en general, es indudablemente esta mujer. 

— Dices las cosas más extrañas como saludo —dijo Horikita. 

En efecto. Pero para mí, no tengo nada más para iniciar la conversación, por lo que no había otra opción. 

— Sería muy útil si me respondieras —le dije. 

— ¿Entonces eso significa que si no te respondo en absoluto, existe la posibilidad de que no seas salvado? —ella pregunta. 

No esperaba que respondiera así, pero existe la posibilidad de que no me salve si no responde. Me vino a la mente la imagen de Sudou haciéndome en una llave de lucha en la cabeza. 

— Entonces, ¿me vas a salvar? —le pregunté. 

— Si no te importa deberme una. 

Así que le deberé una solo por responder si le gusta o no la adivinación ¿eh? 

Resistí el impulso de mover los dedos y terminar la llamada, pero tengo que aguantar, después de todo, la cara enojada de Sudou apareció en mi mente. 

— Por favor, considéralo así —le dije. 

Después de darse cuenta de que su respuesta vale algo, Horikita levantó la voz ligeramente y respondió. 

— Veamos... no estoy muy entusiasmada con eso, pero sería mentira decir que no me gusta —me respondió. 

Inesperado, inesperado. Horikita me había respondido como si aprobara la adivinación. 

— ¿Quizás alguna vez te han dicho tu fortuna? —le pregunté. 

— Por supuesto que no. Es solo que he visto la fortuna en las noticias todas las mañanas. 

Tal vez ella está hablando sobre la adivinación por el mes de cumpleaños que aparece en las noticias. 

No me puedo imaginar que Horikita se cambie de ropa o compre accesorios después de escuchar que su color de la suerte es rojo en una pantalla de televisión. 

— ¿Eres adicto a la adivinación? —pregunta. 

— No, no es así. Ha habido rumores esparciéndose recientemente, ¿has oído hablar de esa adivina? 

— ¿Adivina? 

Silencio, como si hubiera recordado algo, y quizás recuerde algo, Horikita pronto responde con tono convencido. 

— De hecho, parece haber mucho alboroto. He oído hablar de eso —dijo. 

— Sentí un poco de curiosidad al respecto. Dicen que es muy precisa, quería ver cuán exacto es en realidad. Pero no puedo creer que la adivinación sea tan precisa. 

Esperaba que estuviera de acuerdo conmigo, pero una opinión diferente llegó del otro lado del teléfono. 

— ¿Es eso realmente cierto? Creo que una persona con poder real puede ser precisa —dijo Horikita. 

— No, no. Solo un esper o algo así puede ser tan preciso —respondí rápidamente. 

Inesperadamente Horikita parecía creer en eso. 

Cosas como predecir el futuro de una persona a partir de su cara, manos o fecha de nacimiento. No creo en cosas tan poco realistas. 

— No es así. La adivina no tiene poder para adivinar el futuro. ¿No es obvio? Es tan absurdo como alguien que cree que existen fantasmas. Pero a diferencia de los psíquicos, los adivinos tienen acceso a una gran cantidad de tus datos pasados En otras palabras, basan sus predicciones en los patrones de un ser humano, por lo que su habilidad de adivinar esas cosas de sus clientes es realmente alta —me dijo Horikita. 

Entonces ella no es solo una chica soñadora sino que en realidad tiene una respuesta basada en teoría. 

— En otras palabras, un poder derivado de la lectura en frío, ¿eh? 

— Conoces algunas cosas descaradas —Horikita respondió con un tono divertido—. No podemos vernos objetivamente, pero los adivinos, en un corto período de tiempo, pueden extraer información sobre ti y saber incluso cosas que la persona en cuestión no se da cuenta. Y eso es lo que queda como resultado de la adivinación. ¿No podríamos pensar de esa manera? —Dijo Horikita. 

Lectura en frío. 

Literalmente significa leer la mente de alguien sin ninguna preparación previa. Es una técnica que extrae información de una persona a través de una conversación informal para hacerles pensar que sabes más acerca de ellos de lo que realmente lo haces. 

Usar habilidades de “observación” y “visión” para obtener información sobre tu objetivo. Y les haces creer que puedes ver el futuro y el pasado usando palabras magistralmente. 

Es fácil de decir, pero en realidad hacerlo mientras se evita la desconfianza del objetivo y hacer que crean en él requiere un alto nivel de habilidad. 

— Me he interesado un poco. 

— Estoy contenta. Creo que será bueno que vayas —dijo Horikita. 

— Entonces, ¿por qué no vienes? —le pregunté. 

— ¿Estás bromeando, verdad? —responde. 

— Estoy hablando en serio. 

— Me niego —dijo. 

Intenté invitarla hábilmente a través de nuestra breve conversación, pero ella lo rechazó brillantemente. Pero tengo mis propias razones para no poder aceptar simplemente su rechazo. 

— Soy un aficionado cuando se trata de adivinación, así que creo que es mejor tener a alguien como Horikita conmigo —le dije. 

— Lo siento, pero pasaré. Soy del tipo que es mala tratando con las multitudes, tú también lo sabes —responde Horikita. 

De hecho, eso es verdad. Naturalmente, habría una gran cantidad de estudiantes apiñados alrededor de la adivina que resulta ser el tema de moda en este momento. 

Incluso existe la posibilidad de que no sean solo estudiantes sino también adultos los que vayan. Ciertamente no puedo imaginar que Horikita esté en una multitud así. 

Traté de reconfirmarlo con ella, pero incluso si insisto, terminaré despertando sus sospechas. 

En cuanto a mí, si realmente entendiera las palabras de Horikita, ya no habría ninguna razón para insistir. Estoy seguro de que Sudou no causará un gran problema. Tal vez. 

Una vez que me rendí en invitarla rápidamente corté la llamada. Envié un mensaje breve a Sudou por el chat. Por supuesto, inmediatamente se registró como “leído” y palabras insatisfechas regresaron a mí. 

Sudou había respondido por correo [Entonces renuncio]. 

Como había pensado, mi existencia solo era necesaria para invitar a Horikita. Y como había fallado, ya no tenía más uso para mí. 

Pero debo admitir que sería extraño que dos hombres vayan juntos a una adivina. 

Pero aun así... 

— ¿Adivinación, eh? —Murmuré. 

Al principio no me interesaba, pero después de mi conversación con Horikita me interesé un poco. 

Supongo que iré a echarle un vistazo mañana. 



***** 


¿Quién diablos pensó realmente que era una buena idea ir a ver a una adivina? 

— Lo pude haber arruinado... 

Lo sabía, pero una mañana de finales de agosto atacada por una ola de calor lo convirtió en un infierno ardiente. Incluso podía ver un espejismo formarse y fluctuar suavemente sobre el concreto que se encuentra cerca de los árboles al borde del camino. 

Por supuesto, las instalaciones de la escuela tienen aire acondicionado, por lo que no sentimos calor. En los corredores, en los vestíbulos o en nuestras habitaciones. Sin embargo, cuando se expone directamente al sol, uno comienza a sudar instantáneamente. 

Así que así es como los humanos mueren. 

Mientras pienso en cosas así, intento desesperadamente encontrar algo de sombra. 

Afortunadamente para mí, la escuela se jacta de sus grandes terrenos que tienen bastantes árboles plantados. Gracias a eso, no hay escasez de sombras que obstruyan la luz del sol. En este momento son 9:30, antes de que los estudiantes comiencen sus actividades. 

Me dirijo hacia donde se encuentra la rumorada adivina. Parece que comienza su adivinación a las 10:00, pero no pienso quedarme por mucho tiempo. Simplemente le haré adivinar rápidamente mi fortuna e inmediatamente me iré. Ese es mi objetivo. 

Pero a medida que me acercaba a mi destino, me di cuenta de que mis expectativas habían sido traicionadas. 

En el centro comercial Keyaki, que esperaba que estuviera en su mayoría vacío, una multitud de estudiantes con vestimenta de verano ya estaban allí. Si bien esperaba que no todos estuvieran aquí por la misma razón que yo, es poco probable que así sea. 

Por ahora, para escapar del infierno ardiente de afuera, decidí refugiarme dentro de Keyaki. Dado que el evento parece estar ubicado en el quinto piso, busqué un elevador cercano. 

— Geeh... 

Esa voz se escapó inesperadamente de mí. 

Porque cerca de diez estudiantes ya formaban una multitud frente al ascensor. Me pregunto si las personas con la misma deficiencia de comunicación que yo también podrían entender. 

Cada vez que tomo el ascensor solo, soy el tipo de persona que pulsa repetidamente el botón “Cerrar” apenas entro. Pero no soy tan bueno para tomar el ascensor con un grupo grande de personas de la misma edad que yo. Necesitaré un poco de coraje para entrar con la multitud. 

Puede ser un poco problemático, pero por ahora tomemos un desvío y elijamos otro ascensor en otro lugar. Hay otro ascensor en la dirección opuesta que los estudiantes no usan y se mantiene como reserva. 

— Esto es tranquilizador... —murmuré. 

Esto requirió un esfuerzo adicional de mi parte, pero estoy agradecido por la tranquilidad que me brindó. Es triste sin embargo. 

Al llegar al quinto piso, busco rápidamente la ubicación de la adivina. 

Y allí encontré una situación más desconcertante que la anterior. 

— Solo hay parejas aquí. 

Chico y chica. Grupos de dos en uno. 

En otras palabras, una multitud compuesta principalmente de estudiantes en una relación de pareja. Por supuesto, hay grupos con solo chicos y grupos con solo chicas, pero son la minoría. 

La adivinación estaba originalmente pensada para este tipo de cosas. 

Solo adivinar la compatibilidad entre un novio y una novia no es algo tan especial en sí mismo. Sin embargo, es solo que me di cuenta de que este lugar es mucho más incómodo de lo que esperaba. 

No hay muchas personas que vinieran por su cuenta. Más aún si solo es un chico como yo. 

En cualquier caso, dado que ya hay una cola, decidí alinearme con ellos. Y cuando lo hice, una mujer que parecía estar manejando la fila me llamó. 

— Buenos días. ¿Tu pareja llegará después? —me preguntó. 

— ¿Pareja? No, estoy solo —le respondí. 

Por supuesto, debido a que las personas que nos rodean son principalmente parejas, es natural hacer esa pregunta, pero me gustaría que piense más sobre nosotros los solteros. 

— Ummm... —quizás todavía tenga algo que decir, pero la mujer continuó con cara de disculpa —. Me temo que la adivinación de Sensei es solo para parejas... —me dijo. 

— Entonces, ¿es imposible para mí solo? —pregunté. 

Ella asiente levemente y señala hacia adelante. 

No podía verlo bien a través de la multitud, pero había una nota que advertía sobre los requisitos. 

“Los guiaremos como pareja. Tengan en cuenta este hecho.” Eso decía. 

Razonable. No debería haber una persona sola como yo aquí. Como no me había enfrentado a una situación incómoda como esta antes, no se pudo evitar. 

Parece que ahora mismo, estoy en una posición muy difícil. 

Y también, ahora entiendo la razón por la que Sudou quería invitar a Horikita aquí. 

En este formato de adivinación, él y Horikita tendrían mucho tiempo para hablar mientras hacían fila para la adivinación y podían pasar un largo tiempo juntos hasta que la adivinación termine. 

— Eso también significa que nunca importé desde el principio —murmuré. 

Habiendo comprendido todo esto, las palabras y el comportamiento de Sudou comienzan a adquirir un significado completamente nuevo. Que ni siquiera fui invitado en primer lugar. E incluso si lo hubiera sido, me pregunto si habría encontrado una excusa para deshacerse de mí. 

Qué historia tan triste. 

— Por cierto, la fila a tu lado es la misma, ¿no? —pregunté. 

— ... Sí. Ukon-sensei solo dice la fortuna a parejas... —responde la empleada. 

— Entiendo. 

Incliné la cabeza hacia la empleada y salí de la cola. 

Y los estudiantes, que ya estaban alineados detrás de mí, simplemente dieron un paso adelante. 

Nunca esperé que este tipo de truco estuviera involucrado. En cuanto a mí, mi imagen de la adivinación era la de una mujer mayor a un lado de la calle contando monedas mientras hacía su trabajo, algo así. Pero recientemente, parece que este tipo de adivinación para las parejas también existe. 

Pensé que no sería tan malo experimentar la adivinación al menos una vez, pero parece que no se puede evitar. No tiene mucho sentido tratar de invitar a Horikita a salir de nuevo, así que será mejor que me retire aquí silenciosamente. 

— ¿Huh? ¿Así que me estás diciendo que no puedo entrar sola? 

Parece que en la cola, a mi lado, hay otra víctima que vino sola, ya que se podía escuchar una voz que sonaba como si estuviera enojada. 

Y cuando di una mirada compasiva hacia ella, mis ojos se encontraron con los de esa persona. 

— Ah. 

Esa breve respuesta vino de una persona que resultó ser conocida mía. 

Cuando fingí no haberla visto e intenté irme, por alguna razón y al mismo tiempo, ella caminó en la misma dirección que yo. Aceleré mis pasos. 

— Espera. 

Tal vez pensó que estaba intentando huir (estaba intentando huir), pero ella me persiguió. 

— ¿Hay algo con lo que te pueda ayudar? —le pregunté. 

— ¿Dónde está Horikita? 

Después de hacer esta breve pregunta, la chica observó rápidamente su entorno. 

Ella era Ibuki Mio, una estudiante de la Clase C. 

Ella también, como Sudou, parecía estar tratando de llegar a Horikita a través de mí. Sin embargo, a diferencia de Sudou, las acciones de Ibuki en este caso son razonables. 

Es solo que sería una gran ayuda si pudiera llegar a Horikita sin necesidad de pasar a través de mí. 

— No es que siempre esté saliendo con ella, estoy solo hoy —le dije. 

— Ahh, ya veo. 

En la prueba de la isla deshabitada, Ibuki fue enviada a la Clase D como espía e intentó esparcir caos en la clase. Luego peleó con Horikita, y desde entonces Ibuki ha sido antagónica de Horikita. Rivalidad sería la palabra más precisa para su relación. 

Aunque su actitud fría habitual no ha cambiado, tiene un sentido de la moda bastante bueno y definitivamente deja una buena impresión. Si actuara un poco más madura, no me sorprendería si se hiciera popular. 

— Normalmente, la adivinación de la fortuna se hace individualmente, ¿no? No esperaba esto en absoluto, ¿no estás de acuerdo? —Ibuki me pregunta. 

— Supongo que sí. Tenía ese tipo de imagen —le respondí. 

— Entonces, ¿no le preguntaste a Horikita sobre esto? —preguntó. 

Primero Sudou y ahora Ibuki. El tema de la conversación siempre es sobre Horikita, que ni siquiera está aquí. 

— No lo hice. Si quieres hablar tanto con Horikita, ¿por qué no vas a verla tú misma? Dile que quieres que vayan a la adivina juntas —le dije a Ibuki. 

— ¿Huh? Definitivamente no. No es como si tuviera algo de lo que hablar con ella. 

Si ese es el caso, me gustaría que no hables de Horikita una y otra vez. 

— Nunca estuve realmente interesado en la adivinación, así que no me arrepiento. ¿Y tú? —le pregunté. 

— Estaría mintiendo si dijera que no me arrepiento... —me dijo Ibuki. 

Parece que el requisito de pareja representa un problema difícil para ella, mientras negaba con la cabeza mientras expresaba su arrepentimiento. 

— No puedo hacer otra cosa que rendirme. También soy mala para hablar — dijo Ibuki. 

Esa fue una respuesta que no fue realmente una respuesta en absoluto. 

Dijo que era mala para hablar, pero a diferencia de Sakura, no parecía del tipo que tendría problemas para mantener una conversación normal. De hecho, ella es perfectamente capaz de hablar conmigo en igualdad de condiciones... o incluso menospreciarme. 

— ¿Por qué no invitas a Ryuuen? —le pregunté a Ibuki. 

Lo dije como una broma adicional, pero ella hizo una mueca de disgusto igual o incluso mayor que la de Horikita. 

— Odio ver su cara incluso durante las vacaciones. Debes estar bromeando —Ibuki me respondió. 

— Pero estabas junto a él en el barco, ¿no? ¿No es normal pensar que ustedes dos son íntimos? —le pregunté. 

— ... Eso es solo porque me sentí responsable de no descubrir al líder de la Clase D —Ibuki dijo. 

Ella respondió débilmente. 

Si lo que dice es cierto, eso significaría que Ibuki actuó junto con Ryuuen como un medio para tomar responsabilidad por su fracaso. Solo eso no me dio una idea completa, pero debe ser algo que solo la Clase C puede entender. 

Aun así, en la primera parte del examen especial, la prueba de la isla deshabitada, Ibuki identificó exitosamente Horikita como líder de la Clase D, y no estaba equivocada en su evaluación. Si no hubiera interferido, sin duda habría hecho una gran contribución a la clase C. 

— Quería preguntarte algo, pero durante la prueba en la isla, ¿quién era el líder de la Clase D? —Ibuki me preguntó. 

— Eso me pregunto. 

— ¿Eso me pregunto? No es como si no supieras —dijo. 

— Incluso si lo supiera, no te lo diría. Pero realmente no lo sé. Creo que la mayoría de la Clase D también lo ignora, ¿no es así? Horikita se movía en las sombras, ella debe haberlo logrado de alguna manera y eso es todo lo que puedo decir de esto —le dije a Ibuki. 

Ibuki me miraba como si viera a través de mí. Pero, no soy tan tonto como para ser descifrado por una observación tan simple. 

— ... Bueno, si fuera así de fácil, no tendría que pasar por tantos problemas. 

Ibuki se encogió de hombros como si se hubiera dado por vencida. 

— Si Ryuuen no está bien, ¿por qué no invitas a chicas de tu clase? —Le pregunté a Ibuki. 

— Si tuviera una persona así no estaría en este problema. No me gustan las chicas de mi clase —dijo Ibuki. 

Parece que incluso sus compañeros de clase están incluidos en la categoría de personas que no le gustan. 

Ibuki es como Horikita... o incluso peor en su naturaleza antisocial. En ese sentido, son idénticas. Y con algún catalizador, parece que podrían llevarse bien. 

— Pero al igual que me estás hablando en este momento Ibuki, deberías poder hablar con cualquier otra persona. No me da la sensación de que seas particularmente mala con la gente —le dije. 

— Eso no es verdad. Cuando hablas conmigo tienes esa sensación ¿no? Un sentimiento espinoso —respondió. 

— Supongo que es verdad. 

Cada vez que hablaba con Ibuki, me daba la sensación de que estaba siendo perforado por una sierra afilada. Así es como probablemente Ibuki expresa su distancia con los demás. 

Estoy seguro de que este sentimiento también se transmite a los otros estudiantes. 

— Haga lo que haga, el estado de ánimo siempre termina así de mal. ¿Entiendes? —dijo Ibuki. 

En otras palabras, porque ella es mala para socializar, no puede invitar a sus compañeros de clase. 

Todavía está en duda si “mala para socializar” es apropiado o no, pero debe ser un hecho que Ibuki ve incluso a sus compañeros de clase como antagónicos. 

Incluso puedo imaginarla desafiando a la adivina con esa actitud testaruda suya. 

— A pesar de que eres mala tratando con personas, es extraño que intentes que te digan tu fortuna. 

— Ese es otro de mis problemas. Es como que te gustan los gatos pero también les tienes alergia. Ese tipo de cosas —Ibuki me dijo. 

Eso debe ser realmente frustrante. Aunque a uno le guste algo, le resulta difícil aceptarlo o hacerlo, o algo así. 

— Es increíble que fueras el espía en la clase D a pesar de que eres así —le dije. 

A pesar de que siempre tuvo una actitud fría, nunca mostró ningún signo de incomodidad durante sus actividades de espionaje, ni una sola vez. Porque incluso los estudiantes de Clase D, sin sospechar de Ibuki, la acogieron. 

— Eso y esto son diferentes. En cualquier caso, hablar con los demás me pone ansiosa. Y como me pongo ansiosa, me pongo nerviosa. No me gusta. Por eso no se puede evitar. No es como si fuera así porque me gusta. ¿Por qué estoy hablando contigo sobre esto? ¿Y si nos malinterpretan? 

Ibuki detuvo la conversación mientras miraba hacia otro lado. 

Pero esa también es mi línea. 

Y antes de darme cuenta, la gente que nos rodeaba ya había avanzado en la fila y solo nosotros dos nos quedamos apartados. Los otros estudiantes pueden malinterpretarnos. 

Pero aun así, ponerse nervioso después de estar ansioso, ¿eh? Entonces ahí está la raíz de su debilidad. Si eso es cierto, un método para contrarrestarlo podría ser inesperadamente fácil. 

Hay un plan que contrarrestaría esta debilidad sin necesidad de descubrir las raíces de lo que la había angustiado en el pasado. 

— Antes dijiste que era un asunto diferente cuando estabas espiando, ¿verdad? —le pregunté a Ibuki. 

— Lo hice. Porque es un hecho. 

— Entonces, ¿cuál es la diferencia entre ese momento y lo habitual? —continué la pregunta. 

Habiendo escuchado la pregunta, Ibuki reflexionó sobre la respuesta y guardó silencio por un momento. Respondió de una manera que se parecía mucho a ella. 

— No lo sé. Las cosas diferentes son diferentes. Eso es todo —dijo. 

Más que una respuesta, parece que ha renunciado a tratar de discernir la diferencia por completo. 

— Parece que no lo has pensado mucho —dije. 

— Obviamente, no noto esas diferencias triviales. Después de todo, estaba actuando —Ibuki me respondió. 

— No, creo que es sorprendentemente simple. La diferencia entre hablar con los demás y actuar en ese momento es simplemente una cuestión de “reconocimiento”, creo —dije. 

— ¿“Reconocimiento”? 

En respuesta a esa palabra que no esperaba escuchar, el interés de Ibuki debe haber despertado ya que se volteó para mirarme. 

— Cualquiera se sentiría ansioso si se imaginara hablando con una persona cara a cara. Pero, ese nerviosismo es solo porque eres consciente de ello, si hay una actuación involucrada o no es irrelevante —le dije a Ibuki. 

Por ejemplo, alguien que es malo para tratar con personas del sexo opuesto, incluso si se convence a sí mismo “voy a convertirme en alguien normal”, y va a citas en grupo y cosas así, no hay garantía de que su ansiedad no le impida hablar con elocuencia. 

Como resultado, no podría ejercer más poder de lo que normalmente lo hace. Y si puede hablar hábilmente a pesar de eso, eso solo significa que desde el principio, siempre tuvo esa capacidad en él. 

Todo lo que se necesita es considerar las habilidades de comunicación y el atletismo como lo mismo. Su talento y habilidad que ha cultivado se prueban en ese sentido. 

En otras palabras, Ibuki tiene la “capacidad de hablar con los demás”, pero simplemente carece de la capacidad para “llevarlo a cabo correctamente”. 

— Hasta ahora, has estado proyectando tus delirios sobre las personas que conoces, y cuando te encuentras cara a cara con ellos te paralizas. Eso se convierte en ansiedad y como resultado, no puedes hablar bien con ellos, ¿no es así? —le dije a Ibuki. 

— ¿Qué se supone que significa eso? Si se trata de alguien con una gran capacidad de comunicación ni siquiera se daría cuenta. Pero normalmente cuando te encuentras cara a cara con una persona, cualquiera se pondría ansioso, ¿no? —Ibuki responde. 

— Naturalmente, yo también soy igual, pero estar ansioso incluso con los comerciantes es algo exagerado. Por ejemplo, ¿aún te sentirías ansiosa si estás hablando con un empleado de una tienda de conveniencia? —le pregunté a Ibuki. 

— ¿Huh? 

— Por ejemplo, encontrarte cara a cara con el empleado en una tienda de conveniencia a la que normalmente vas. ¿Tiene una tarjeta de puntos? ¿Le gustaría que lo calentáramos? ¿Te pones ansiosa cuando el empleado dice esas palabras?, seguramente no. 

— Eso es... bueno —murmuró Ibuki. 

Al final, te vuelves consciente de la persona con la que estás hablando y terminas ansioso. 

Me pregunto qué van a pensar de mí, quiero que me recuerden a menudo, me gustaría que sean buenas personas. Es porque uno piensa cosas así empieza a estar ansioso. 

Pero la Ibuki que se infiltró en la Clase D seguramente no tuvo tiempo de pensar cosas así. Había estado ocupada interpretando a la víctima y no tenía tiempo para ser consciente del hecho de que quería hablar con los demás. 

Es por eso que sin siquiera tener que pensar, fue capaz de llevarlo a cabo. Eso es porque al dejar salir sus sentimientos y dejarlos desbordarse como es habitual, fue capaz de convencerlos de su enfrentamiento con la Clase C. 

— Ahora que lo dices, eso es verdad... —murmuró Ibuki. 

— Es inevitable que te sientas ansiosa, ya que es natural tener la impresión de que estarás cara a cara con la adivina, pero al no pensar demasiado en ello, eso ayuda a aliviar algo de tensión, ¿no? —le dije a Ibuki. 

— ... Ya veo. Oye, ¿por qué diablos tengo que ser sermoneada sobre esto por ti? 

Una vez que Ibuki notó su alivio, me miró como si estuviera a punto de saltar sobre mí. 

— Una vez que has sido un solitario el tiempo suficiente, notas pequeños detalles como ese. Comienza cuando empiezas a preguntarte por qué no puedes hacer amigos, y como dije antes, piensas en la diferencia entre las personas con las que te pones nervioso y con las que no. Y luego terminas pensando de dónde viene la gente y adónde van —le dije a Ibuki. 

— Terrorífico... pareces del tipo que se convertirá en un asesino en serie en el futuro... ¿eres siempre este tipo de persona? —Ibuki me pregunta. 

— ... bueno algo así —respondí. 

Pensé hacer sonar esto como un profundo reflejo mío, pero parece haber tomado un extraño giro. Puede que le haya dado la impresión de que soy un chiflado. 

— Volveré por ahora. ¿Y tú? —le pregunté a Ibuki. 

— Creo que volveré también. No parece que me digan mi fortuna estando sola. Estaba interesada en Tenchuusatsu. 

— ¿Tenchuusatsu? 

Respondí sin pensar a esas palabras que normalmente no escucharías. 

— ¿Viniste aquí sin siquiera saber eso? —Ibuki suspiró con resignación. 

Pero incluso si dice eso, genuinamente soy un principiante en la adivinación. Acabo de llegar aquí con una vaga idea de que mi fortuna sea dicha libremente. 

— Si tengo que decirlo simplemente, es la adivinación en la que te dicen qué días son desafortunados para ti —Ibuki me dijo. 

He oído que el mundo de la adivinación es profundo, pero no sabía que era posible decir la fortuna de un objetivo específico. 

Desde la perspectiva de un ameteur como yo, cosas como “usar el color rojo” o “tener cuidado con la pérdida de sus pertenencias este mes” eran toda la extensión de la adivinación. Pero por lo que Ibuki me está diciendo, parece que no se limita a eso. 

— Estaba esperando eso, de verdad. Nunca pensé que era solo para parejas —Ibuki dijo mientras miraba la larga cola con una expresión de consternación. 

— Pero mirando desde la perspectiva de los estudiantes, usar la adivinación para asuntos amorosos no es extraño, ¿verdad? ¿Este Tenchuusatsu? También debe haber gente interesada en entre quienes vinieron aquí —Le respondí. 

— Aun así, es imposible tan pronto como ponen la restricción de pareja —Ibuki dijo. 

Y con eso, sin siquiera despedirse, Ibuki se fue. 



***** 



Después de regresar a mi habitación, investigué un poco sobre Tenchuusatsu. Y cuando lo hice, resultó ser un tema extremadamente profundo. 

Parece que justo antes de 1980, con el público cada vez más consciente de su existencia, Tenchuusatsu estaba en el centro de atención. 

Sin embargo, a medida que su popularidad crecía, su credibilidad también se puso en tela de juicio. 

Hubo incluso un caso en las noticias de una famosa adivina obligada a retirarse después de revelar el funcionamiento de Tenchuusatsu. 

No iré tan lejos como para decir que la adivinación en sí misma no tiene sentido, pero obsesionarse con ella o creer demasiado puede convertirse en un problema. 

Pero por otro lado, también se podría decir que la adivinación es tan encantadora como para atraer la atención de tanta gente. 

Es un tema dominante, e incluso hoy en día, si lo enfocas desde la perspectiva de alguien que cree, tiene una cantidad considerable de precisión. 

Ahora sabiendo esto, sentí una sensación de curiosidad en mí. Como era de esperar, no puedo descifrar hasta qué punto estos artículos que encontré en la red explican la verdad del asunto. 

Debería ser imposible ver el futuro o a través de una persona con la adivinación. Esa es precisamente la razón por la que quería que me dijeran mi fortuna una vez, para discernir su credibilidad. Para que pueda concluir que es simplemente una extensión de la lectura en frío. 

— Me pregunto si está limitado solo a este mes —murmuré. 

Una vez que lo investigué, parece que cuando finalicen las vacaciones de verano, la adivina se irá y todavía no se sabe cuándo volverá. Dependiendo de las circunstancias, es posible que ninguna persona relacionada con la adivinación visite nuevamente esta escuela. 

— Pero incluso si digo eso... 

No tengo a nadie a quien invitar. Estoy acorralado en este momento. 

Horikita probablemente me rechazará nuevamente y no tengo el coraje de invitar a Kushida. 

Estoy seguro de que Sakura estaría dispuesta a acompañarme, pero si la llevo a un lugar lleno de parejas, puedo hacer que se sienta incómoda. 

Aparte de eso están Sudou, Ike o Yamauchi. Ese grupo de chicos. Pero probablemente no quieran pasar los días restantes de las preciosas vacaciones de verano yendo a una adivina con otro hombre. 

— ... Jaque mate, ¿eh? —murmuré. 

Una respuesta simple llegó. 

En mis limitadas relaciones interpersonales, no importa cuán imposible me parezca. En primer lugar, no me gusta el tipo de adivinación solo para parejas. Casi podrías decir que es el mismo tipo de pensamiento que Ibuki. 

Para aquellos genuinamente interesados en la adivinación, sería una gran barrera. Y así, detuve mi búsqueda en línea. 



***** 


Y al día siguiente, después de que me había dado por vencido, extrañamente mis pasos se dirigieron hacia la adivina. 

Probablemente sea solo porque estaba libre todos los días. No hay otra razón más que eso. 

— Ahh. 

Sin embargo, otro extraño encuentro. Al mismo tiempo y en el mismo lugar, volví a encontrarme con Ibuki. 

— ¿Por qué viniste de nuevo? ... y solo además —Ibuki preguntó. 

Ibuki se abraza mientras me mira con expresión de disgusto. 

— Lo mismo digo. Te devolveré la pregunta —respondí. 

— Dijiste que te gustaba la adivinación, ¿no? Pensé que tal vez intentarías que te dijeran tu fortuna incluso si estás solo. Eso es todo. 

Es una especie de renegociación en ese momento, o tal vez llegó esperando que la situación haya cambiado. O algo por el estilo. 

Me pregunto si a Ibuki le gusta mucho la adivinación. Empecé a sentir ganas de saber qué parte de la adivinación le gusta en particular. 

— Esta es una pregunta directa, pero Ibuki, ¿eres del tipo de persona que cree en la adivinación? —le pregunté. 

— ¿Está mal si creo en eso? 

— No, no estoy diciendo eso... pero no es algo en lo que puedas creer de repente ¿cierto? 

No es que todos entiendan que la adivinación es una aplicación de la lectura en frío, como lo hace Horikita. En otras palabras, hay muchas personas que creen en este misterioso poder. 

— Es algo que la gente interesada en la adivinación a menudo piensa primero, pero si no puedes dejar de lado ese pensamiento, sería mejor que no te interesara en absoluto —Ibuki dijo. 

— ¿Estás diciendo que los que no creen no tienen derecho a la adivinación? —le pregunte. 

— Eso no está del todo bien... déjame decir esto, no creo incondicionalmente en la adivinación. Es solo que las personas que son escépticas desde el principio no pueden obtener nada de esto —Ibuki continúa—. La gente que se burla de la adivinación está llena de contradicciones. Muchas personas normalmente no creen en la existencia de un dios. Pero cuando están en problemas, a menudo es ese dios al que rezan. 

Una buena analogía. 

Dios no existe, los fantasmas no existen. Las personas que a menudo hacen declaraciones como esa le rezan a Dios. 

Visitan los santuarios el día de Año Nuevo y rezan por una vida sana, un negocio próspero y la realización en el amor. Incluso si reemplazas eso con la adivinación, sigue siendo lo mismo. Lo que realmente crees y lo que quieres son cosas diferentes. Nadie puede negar eso. 

Pero, sí, si pienso en esas cosas, de hecho puedo entender lo que quiere decir Ibuki. 

Pero la adivinación y creer en dioses normalmente siguen siendo diferentes. Es porque la adivinación la hace un humano que existe como tú. Es natural ser escéptico hacia algo así. 

— ¿Entiendes? —me pregunta. 

— Sí. Fue fácil de entender. 

Por supuesto, todavía tengo mis dudas, pero entendí el punto que Ibuki estaba tratando de mostrar. Y ahí es donde le hice una propuesta. 

— Oye, esta adivinación requiere ser pareja, pero no es que lo único que estén adivinando sea sobre el amor, ¿verdad? —le pregunté. 

— Naturalmente, sí —Ibuki dijo. 

— En ese caso, ¿por qué no ignoramos quién es nuestro compañero y vamos a que nos digan nuestras fortunas? Tú y yo estamos genuinamente interesados ​​en la adivinación. En cualquier caso, si es una relación que no seguirá después de esto, no creo que haya ningún problema —le propuse a Ibuki. 

Yo mismo no siento nada más que una emoción vacía hacia Ibuki. No siento nada particularmente bueno o malo hacia ella, casi como una primera impresión. 

— No me importa... me gustaría que me digan mi fortuna también. Pero, ¿estás de acuerdo? —Ibuki me pregunta. 

— Horikita es solo una amiga para mí —le respondí. 

— Eso no es lo que quiero decir. Desde la prueba de la isla, todavía hay estudiantes que guardan rencor —dijo. 

Parece que, a su manera, Ibuki está cuidando de mí. Si me vieran junto a ella, mis compañeros de clase también podrían guardarme rencor, así que parece que Ibuki está preocupada por mí. 

— No creo que debas preocuparte por eso en absoluto —le dije. 

Y mientras le respondía, Ibuki inclinó la cabeza con curiosidad. 

— No entiendo por qué respondiste así. 

— Si esta fuera una escuela donde todos se llevan bien, tus acciones serían una violación de la moral. Pero a esta escuela solo le importa la “habilidad” y eso es todo, y además, fue un examen donde las clases competían directamente entre sí. dependiendo de la situación, también es posible realizar actividades de espionaje o sabotaje. ¿Estoy equivocado? —le pregunte. 

— Hay quienes no estarán satisfechos con esa lógica. No es como si todos fueran tan flexibles —me respondió. 

— No creo que la gente así tenga las calificaciones necesarias para inscribirse en esta escuela. 

Habiendo dado mi opinión honesta, Ibuki se cruzó de brazos y pareció pensarlo un poco. 

— Eres sorprendentemente descarado —Ibuki finalmente me dijo. 

— Sin embargo, soy un fracaso de estudiante. No me interesa subir ni bajar. Simplemente me aferro a las faldas de una estudiante como Horikita y lo considero afortunado —le dije a Ibuki. 

Desde la perspectiva de alguien que intenta confiar solo en sí misma como Ibuki, lo que acabo de decir habría sido una historia para reír. Pero Ibuki ni se rió ni se burló de mí. 

— Esto no es fuera de lo común. En primer lugar, todos los que se inscriben en esta escuela solo miran los privilegios para cuando se gradúen. Nadie hubiera esperado terminar en una competencia como esta. La mayoría de las personas encontraría esto difícil —me dijo. 

Parece que los estudiantes de la Clase C no son tan diferentes de la Clase D. 

Si ese es el caso, Ibuki, que llamó la atención de Ryuuen y que fue asignada para espiar nuestras actividades debe estar en lo alto de la jerarquía de la Clase C. 

Como ella le presta bastante atención a su entorno, no es raro que actúe al lado de Ryuuen. Había dicho que solo estaba con Ryuuen por su fracaso, pero hasta cierto punto, está con él porque Ryuuen también confía en ella. 

Con los dos convencidos, nos pusimos en la cola. 

Y la empleada que había hablado conmigo ayer vino otra vez para confirmar que éramos de hecho una pareja y nos dio un boleto. Parece que hay 8 parejas antes de nosotros y tendremos que esperar. 

— Parece que vamos a esperar un poco. 

Si solo hay una adivina disponible por fila, si hubiera diez parejas eso nos obligaría a esperar más de una hora. Se está convirtiendo en una larga espera. 

La única pregunta ahora es, ¿cómo vamos a soportar los dos durante más de una hora? No parece que pueda mantener una conversación por tanto tiempo. 

— Ahh. No te preocupes por el silencio, nuestra relación es solo por la adivinación, así que no necesitas hablar inútilmente conmigo, ¿verdad? —dijo Ibuki. 

— Supongo que sí... 

Parece que ella ha visto mis pensamientos. Eso me ahorra el problema. 



***** 



— Siguiente persona por favor. 

Ya era la tarde cuando escuché una pequeña voz que provenía del interior de las instalaciones colocadas temporalmente. 

— Los he hecho esperar. 

Al final, parecía que cada grupo tomaba alrededor de 15 minutos y terminé haciendo cola durante bastante tiempo. 

Fue cuando comenzaba a no preocuparme más por la adivina de adentro, que una voz llegó de la sala detrás de la cortina. 

Y cuando entré, adentro había un escenario que a menudo veía en la televisión. La iluminación oscura en el interior era solo de unos 30 lux. Y añadido a eso, había un libro grueso, un martillo y una bola de cristal que también podría usarse para lanzarse y cuyo propósito no conocía. 

La vieja mujer adivina en el interior tenía una capucha y no podía ver su expresión. 

El ambiente de este lugar es de primera. Parece que la bola de cristal está brillando incluso ahora como si reflejara el futuro de Ibuki y el mío. 

Y frente a la adivina, había colocados dos asientos redondos sin respaldos. Supongo que es allí donde debemos sentarnos. 

Y cuando los dos nos sentamos, la adivinadora simplemente se rió brevemente y su mano derecha se movió. 

— Antes que nada, la paga —nos dijo la adivina. 

Y una vez dicho esto, sacó un lector de tarjetas de debajo de la mesa y lo colocó sobre la mesa frente a nosotros. 

Ante la atmósfera impresionante que casi desprendía la sensación de un museo de adivinación, artefactos de la civilización moderna apareciendo así emitían una sensación incongruente. 

Por supuesto, no pensé que sería gratuito, pero de repente volví a la realidad. 

— ¿Qué vas a adivinar para nosotros? 

Antes de sacar su tarjeta de estudiante, Ibuki primero hizo esa pregunta. 

— Tus estudios, trabajo, asuntos amorosos y todo lo que quieras. 

La adivina respondió mientras se reía escalofriantemente con una sonrisa. 

Ciertamente transmitía un sentimiento poderoso, pero más que una adivina, me pareció que era una bruja. 

Pero la lista de precios colocada sobre la mesa realmente no está en concordancia. 

Parece que los precios están separados en diferentes categorías. Las cosas que la adivina dijo hace un momento parecen estar incluidas en el “paquete básico”. 

De allí, se divide en más paquetes. Y uno de ellos incluye Tenchuusatsu. Y entre otros que te permitirán ver hasta el final de tu vida. Y dado que la adivinación tiene el requisito de pareja, también hay muchos que se centran en el romance. 

Este es solo mi pensamiento, pero si la adivinación resulta en una mala compatibilidad entre parejas, entonces me pregunto qué harían. Es solo que para cualquier paquete, se requieren más de 5000 puntos. Es bastante caro. 

— Aun así... es caro. 

Para un estudiante de la Clase D que lucha con el tema de los puntos todos los días, esto parece ser un gran gasto. 

Pero incluso si digo eso, sería un desperdicio regresar sin tener la oportunidad de investigar a Tenchuusatsu. 

Siempre existía la opción de simplemente escuchar los resultados de la adivinación de Ibuki y luego regresar, pero si lo hacía, no tendría forma de decir su exactitud de manera confiable. 

Lo pensé cuando revisé mi saldo de puntos en mi teléfono. En la pantalla, se muestran mis puntos privados. El saldo que tenía actualmente era de aproximadamente 6 000 puntos, por lo que apenas puedo pagarlo. 

— Simplemente iré con el paquete básico —Ibuki dijo inesperadamente. 

A pesar de que ella le había profesado su agrado por la adivinación, no parece tener la intención de hacer el curso completo. 

— ¿Qué vas a hacer? —me pregunta. 

— El mismo plan que Ibuki. 



En este punto, parece que estoy ordenando una comida en un restaurante, pero dije eso y levanté mi tarjeta de estudiante. El sonido de la tarjeta siendo usada resonó y cierta cantidad de puntos se dedujo de mi tarjeta. 

— Entonces comencemos con la dama aquí, ¿cuál es tu nombre? —preguntó la adivina. 

— Ibuki. Ibuki Mio. 

Ella respondió brevemente. 

— Mi adivinación me permite ver la cara, las manos y los corazones de mi cliente. Y en medio de todo eso, podría ver algo que preferirías mantener en privado. ¿Estás de acuerdo con eso? —pregunta la adivina. 

— Haz lo que desees —Ibuki respondió rápidamente. 

Ibuki respondió que no estaría molesta por eso, independientemente de que lo creyera o no. Por debajo de su capucha, pude ver no solo la piel arrugada de la adivina sino también su aguda mirada. 

Y luego, ordenando a Ibuki que extendiera ambas manos, comienza a hablar de los resultados de su adivinación lentamente. 

— Comenzando con la lectura de la palma de la mano, vivirás una vida larga. No puedo verte sufriendo enfermedades importantes... —habló. 

Parece que la historia que uno suele escuchar al principio. Personalmente no entiendo cómo uno puede adivinar eso de las líneas de la palma de la mano. 

Pensando que no tenía sentido, sentí que mi prejuicio quería negar la adivinación. 

¿Tal vez la adivina está usando las estadísticas de su propia experiencia para adivinar esto? Si fuera yo, simplemente usaría la buena salud de muchos de los clientes para, por el color de su cara y eso, dar mis respuestas. 

Y continuando, la adivina habló de estudios, suerte financiera y romance con respuestas inesperadas. 

Mientras que uno normalmente estaría enojado con las palabras aparentemente falsas de la adivina, Ibuki continuó escuchándolas con una sensación de satisfacción. No hubo muchas predicciones malas, en su mayoría predicciones de un futuro brillante para ella. 

A veces le da advertencias, pero parece que no hay un riesgo particular para su vida y bienestar. 

— Muchas gracias —dijo Ibuki. 

Habiendo terminado la sesión de adivinación, Ibuki bajó la cabeza. 

Parece ser que mi turno, donde podría entender mejor la adivinación de la fortuna, está por venir. 

La adivina sigue el mismo procedimiento que usó durante su sesión con Ibuki. 

Las respuestas para mi sesión fueron casi las mismas que las de Ibuki. Aunque las circunstancias pueden divergir, la conclusión es que las predicciones fueron en su mayoría cosas buenas por venir. 

Sin embargo, me advirtieron que tuviera cuidado con la calamidad en algunas ocasiones. Me dieron ese tipo de conocimiento. 

— ... Ya veo. Parece que has tenido una infancia bastante dura —me dijo la adivina. 

Pero incluso si dices algo así, la mayoría de los niños experimentan cosas que consideran difíciles al menos una o dos veces en su infancia. Más aún si ese niño es un chico. De ser posible, me hubiera gustado que respondiera de manera más detallada. 

Más importante aún, es un gran misterio por qué la adivina que se supone que habla del futuro está hablando del pasado. 

Pero Ibuki a mi lado, sin interrumpir ni bostezar, escucha atentamente la adivinación. Quizás la adivinación de la fortuna se supone que es algo como esto. O tal vez como un ritual necesario, volvemos al pasado. 

Ahh, la adivinación de verdad es así. En esta etapa, simplemente pensé eso. 

Debido a que los humanos son criaturas sencillas, una vez que se les predice “buena suerte”, encierran eso en sus recuerdos y aun si ocurre algo afortunado, sin relación con la adivinación, sacan ese recuerdo y lo interpretan como “Ahh. Entonces la adivinación de esa vez hablaba de esto”. 

Pero en realidad es diferente, porque en la vida, es inevitable que todos experimenten buena fortuna y desgracia, así como felicidad y miseria. 

— Esto es... 

Una vez más, la adivinadora que parecía estar en medio de algún ritual, detuvo las manos. 

— Eres el poseedor de un fatídico Tenchuusatsu —me dijo. 

— Uwa... ¿en serio? 

Las sorprendidas por el resultado no fui yo sino Ibuki y la adivina misma. 

Tenchuusatsu era una palabra de la que ni siquiera yo era consciente hasta ayer, por lo que incluso si agregara otra palabra además de eso, solo me causaría más confusión. 

— En pocas palabras, desde el momento en que naciste, has estado viviendo una vida de desgracias —Ibuki me explicó. 

— Eso es, otra vez, algo increíble... 

Sea o no una pura coincidencia, una vez más fue precisa. Es solo que la adivinación fue ambigua en lo que respecta a este asunto. 

Porque si uno se ve a sí mismo de manera pesimista, no faltan personas que miren hacia atrás y piensen que sus vidas no han sido afortunadas. Pero si es el inusual Tenchuusatsu, sería un riesgo para la adivina decir eso también. 

— Por cierto, ¿ese fatídico Tenchuusatsu va a continuar de aquí en adelante? —pregunté. 

— Hace un momento, esa chica dijo que significa vivir una vida de infortunios, pero eso está mal. 

— Esa chica... 

— Un fatídico Tenchuusatsu es poco común. Pero eso no significa que maldiga toda tu vida para ser desafortunado. De hecho, el flujo en sí es malo, no podrás recibir la bendición de una familia o padres. Pero eso depende de tu personalidad. Lo que harás a partir de ahora es algo que tú mismo debes decidir —me dijo la adivina. 

A diferencia de la expresión aguda que tenía antes, ahora en los ojos de la adivina podía ver benevolencia. 

— No hay necesidad de sentirse pesimista y tampoco hay necesidad de actuar como el protagonista de una comedia —me dijo. 

He escuchado bastantes historias interesantes hoy, pero después de todo solo es adivinación. No es algo que te haga mirar con los ojos inyectados en sangre o inclinar los oídos para escuchar mejor. 

Cuando traté de levantarme de mi asiento, la adivina me llamó nuevamente. 

— Una predicción más para ti. Ve derecho en lugar de tomar desvíos. Si te desvías innecesariamente, es posible que te quedes estancado durante mucho tiempo. Pero incluso si te quedas atascado, no te asustes. Mantén la calma y si cooperas, deberías ser capaz de superar eso también —me dijo la adivina. 

Ella dejó atrás esas palabras proféticas. 



***** 



— ¿Cómo fue, tu primera experiencia con la adivinación? 

— ¿Qué hay de ti? 

— Mayormente satisfecha. Esa adivina es bastante famosa en todo el mundo. Se dice que su precisión es bastante alta —Ibuki me dijo. 

— Supongo que sí... parece una profesión simple, pero es sorprendentemente difícil. 

— ¿Que se supone que significa eso? —Ibuki pregunta. 

Más de la mitad se basó en una plantilla, las imágenes y las palabras que normalmente se escuchan en la adivinación. Pero dentro de eso, no se puede negar que también hubo hechos precisos. 

Y eso es algo que no pudo haber adivinado usando solo las palabras clave que le había dado. Ya no puedo simplemente dejarlo como algo que se gana al vivir una larga vida o tener experiencia en la adivinación. 

— A partir de ahora, ya no pensaré en esto como mera adivinación. Así es como me siento —le dije a Ibuki. 

— Ahh, ya veo. 

Esa fue una respuesta bastante desinteresada a pesar de que ella fue quien me preguntó. Y juntos, llegamos a un ascensor cercano. 

— Geh... está abarrotado de nuevo. 

Si continúo es un infierno, y si doy la vuelta sigue siendo un infierno. 

Los estudiantes inundaron el espacio frente al ascensor. 

— Lo siento, pero tomaré un desvío para regresar —le dije a Ibuki. 

— Yo también —responde rápidamente. 

Parece que Ibuki también está pensando en algo similar. 

Y mientras los dos nos dirigimos hacia un ascensor distante, las palabras de la adivina regresaron a mi mente. 

— Hablando de eso, antes... 

— La adivina nos dijo, no te desvíes. 

Por un breve momento, mis ojos se encontraron con los de Ibuki. 

Ya sea simplemente una coincidencia o algo inevitable, estábamos a punto de tomar un desvío en este momento. 

— Supongo que podría ser interesante. Descubramos cuán precisa es esa predicción. 

Si no es así, podría regresar sin que suceda nada. Y podría pensar que al final es solo una simple adivinación. 

Pero al final, sin que ocurra nada, llegamos al distante ascensor. Y en ese momento, no había nadie a nuestro alrededor. Pudimos llamar el ascensor tranquilamente. 

— ¿Estás bien con el primer piso? 

— Regresaré así —Ibuki respondió. 

Parece que no tenemos el mismo camino de vuelta, así que presioné el botón del primer piso y cerré las puertas del ascensor. 

El ascensor comienzo a moverse lentamente. 

Como ya no tenemos nada en particular de qué hablar, pasamos el tiempo en el ascensor en silencio. 

Pero cuando se movió, fue solo brevemente. Cuando la luz del tercer piso se encendió, el ascensor se detuvo con un sonido pesado. 

Tampoco parece que alguien intente entrar en el 3er piso, pero el ascensor, en su intento de descender más allá, se detuvo a la mitad. 

Mientras meditaba sobre eso, por un instante, las luces se apagaron y se volvió negro. 

Sin embargo, en ese momento, las luces de emergencia se encendieron y pudimos evitar una situación de total oscuridad. 

— ¿Podría ser un apagón? —Ibuki pregunta. 

— Lo más probable. 

No hay muchas personas que hayan experimentado fallas en el ascensor como esta. Si este es el revés inesperado que pronosticó la adivina, en cierto sentido dio en el blanco. 

— Por ahora, ¿no debería ser suficiente el teléfono de emergencia? 

No hay necesidad de entrar en pánico. El ascensor ha sido preparado para situaciones como esta. También hay cámaras de vigilancia en el ascensor y botones de emergencia instalados previamente (un intercomunicador que conecta el ascensor con un centro de prevención de desastres). 

Y después de decirle esto, sin objeciones, Ibuki se recostó en la pared del ascensor... Supongo que presionaré el botón y llamaré para pedir ayuda. 

Lo hice, sin embargo--- 

— No hay respuesta. 

No sé si la llamada llega a destino o no, pero no siento que esté llegando al centro de prevención de desastres. 

— ¿No los apagones también impiden las llamadas? —Ibuki me preguntó. 

— No. Los ascensores generalmente tienen una batería de respaldo que puede funcionar durante varias horas. Como evidencia de ello, las luces de emergencia están encendidas ahora. Eso significa que debe haber alguna otra falla interna en el ascensor —le respondí. 

Intenté presionar el botón que usan las personas con discapacidad auditiva, pero ese tampoco respondió. En otras palabras, el panel de operación en sí mismo está descompuesto. 

Las baterías están funcionando y el aire acondicionado también funciona. Solo eso es una bendición, pero ¿qué hacemos ahora? 

— ¿Puedes contactar a la escuela con tu teléfono? Debe estar dentro del rango —le pregunté a Ibuki. 

— Lo siento. Pero por favor hazlo tú —me respondió. 

— Puedo entender tu sensación de no querer hablar con la gente, pero ¿no es eso demasiado? 

— ...¿Es en serio? 

Ibuki murmuró mientras sacaba su teléfono con una expresión de disgusto. 

Pero cuando miró su pantalla, cambió a una mala expresión. 

Luego gira la pantalla para mostrarme. En la pantalla había una notificación que indicaba escasez de batería, y pronto la energía se agotó en su teléfono. 

— Debido a que no tengo ningún contacto en mi teléfono, ni siquiera me di cuenta hasta que la batería se agotó. Por lo tanto, llama tú —me dice Ibuki. 

— No tengo elección. 

Saqué mi teléfono, miré una vez la pantalla e inmediatamente me congelé. 

— Llama ahora, rápido —Ibuki me apuró. 

— Parece que la situación es mucho más grave de lo que esperaba —le dije. 

Al igual que Ibuki hizo antes, esta vez, le muestro a Ibuki la pantalla de mi teléfono. 

El porcentaje de batería que se mostraba era un mísero 4%. Era como la llama en la parte superior de un faro que podría desaparecer en cualquier momento debido al viento. 

— Realmente estás bromeando conmigo —Ibuki me dijo. 

— Soy muy parecido a ti. No tengo mucha gente con la que pueda hablar, no importa si me queda batería o no —respondí. 

— No, no. Realmente estamos en problemas ahora. Eres un hombre inútil. 

— Eres muy dura a pesar de que somos iguales... el problema es adónde llamar ahora, ¿eh? —le pregunté a Ibuki. 

Podría llamar a la policía o a los servicios de emergencia, pero algo sobre eso me pareció desagradable. 

Si es dentro de los terrenos de la escuela, debería haber otro lugar al que pueda llamar. Y pensando eso, comencé a buscar para ver si podía encontrar el contacto para los servicios de emergencia del ascensor. 

Cuando lo hice, cerca del tablero de operación del ascensor, había un número de 10 dígitos. 

Pero --- debe haber sido la idea de alguien para causar estragos, pero los últimos 4 dígitos estaban cubiertos con pintura. 

— Este tipo de broma es demasiado... 

— ¿Por qué no llamas a uno de tus amigos y pides ayuda? —Ibuki entonces me pregunta. 

— Amigos, ¿eh? 

Parece que no hay otra opción, pero el problema es a quién llamar. 

— Si todo va bien, entonces Horikita —dije. 

— Rechazado —Ibuki respondió de inmediato. 

— ... Pensé que dirías eso. 

— Si la llamas, significaría que vendría a salvarme. No bromees —me dijo. 

Sin embargo, no creo que sea importante quién es el salvador en este escenario. Y tampoco es que fuera culpa de Ibuki, es solo una avería del elevador, así que no hay necesidad de preocuparse por eso. 

Supongo que simplemente no le gusta mostrar su debilidad frente a su rival. 

— No quieres convertirte en una molestia si hacemos eso. 

Ibuki asiente levemente en respuesta. 

En otras palabras, alguien que nos ayudaría sin causar un alboroto mientras se esfuerza al máximo. 

Eso significa que los 3 idiotas ya están fuera de cuestión. En un evento como este, no sería sorprendente si comienzan a pregonar esto por todos lados. 

Pero incluso si confío en alguien que no va a divulgar esto como Sakura, resolver esta situación sería difícil para ella. 

Sería inconveniente para ella ponerse en contacto con un adulto y terminaría provocándole problemas. 

En ese mismo sentido, Kushida y Karuizawa tampoco serían aptas para este tipo de cosas. Alguien que puede venir y ayudarnos sin hacer un alboroto. 

Y en este caso, en el que puedo confiar es- 

— En ese caso. 

En mi lista de contactos, la única persona en la que puedo confiar ahora no es otra que ese hombre. 

— Respetaré tus deseos. Pero tienes que dejarme el resto a mí —le dije a Ibuki. 

— Mientras no sea Horikita estoy bien con eso —Ibuki rápidamente me responde. 

Entonces llamé a cierto hombre. Y unos segundos después de que la llamada había comenzado a sonar, ese hombre reservado responde silenciosamente la llamada. 

Le conté mi situación y le pedí que nos ayudara. Pero no mucho después de que empecé la conversación, mi teléfono se apagó silenciosamente. 

— La batería se acabó —le dije a Ibuki. 

— ¿Le dijiste adecuadamente? 

— Tal vez. 

Ahora todo lo que puedo hacer es sentarme y esperar. No hay necesidad de precipitarse. 

Tarde o temprano, alguien se dará cuenta de esta situación. Incluso si tratamos de escapar del ascensor como en las películas, eso solo conducirá a más peligro. 

Pero la situación parece estar progresando de una manera inesperada. 

Y cuando creí escuchar el profundo sonido producido por la máquina que reverberaba en el interior del ascensor, el aire acondicionado que enviaba una brisa confortable a la habitación se detuvo. 

— Esto no puede ser real... 

Ibuki, que había estado tranquila hasta ahora, comenzó a entrar en pánico. 

Estábamos en un espacio sellado en pleno verano, no era difícil imaginar que la temperatura comenzaría a subir. 

En este momento el aire dentro del elevador se había vuelto un poco tibio pero con el tiempo, nos guste o no, inevitablemente comenzaríamos a sudar. 

— ¿Hay alguna manera de salir por nosotros mismos? —Ibuki me preguntó. 

— La escotilla de rescate parece estar allí, pero… 

Hoy en día esto parece estar disminuyendo, pero hay una salida colocada en el techo del ascensor. 

Es algo familiar que generalmente se ve en las películas, pero escapar en realidad es- 

— ¿Cómo se supone que debemos abrir eso? 

Ibuki, que estaba mirando hacia arriba, inevitablemente hizo esa pregunta. 

Normalmente, la escotilla de rescate no se puede abrir desde el interior. Está ahí para el escenario donde los rescatadores no puedan abrir el elevador sellado, puedan usarlo como último recurso para rescatar a las personas atrapadas en su interior. 

— Creo que es mejor no hacer nada y simplemente esperar. Es una norma hacer eso en el caso de una emergencia en un ascensor —le dije en respuesta. 

Esa es la forma más segura y efectiva. 

— Si puedes manejar este baño de vapor —Ibuki devolvió el fuego. 

Y mientras estábamos haciendo este intercambiando improductivo, la temperatura había subido. 

Puedo entender el impulso de salir de aquí, pero me gustaría evitar tomar malas decisiones. Me quité el abrigo mientras me sentaba en el piso. 

En situaciones como esta, lo que hay que hacer es evitar aumentar la temperatura corporal. 

— ¿Qué tal si te sientas también? Si hace demasiado calor, puedes desnudarte —le dije. 

— .... ¿eh? ¿Quizás estás pensando algo lascivo en esta situación? —Ibuki me pregunta. 

Parece que Ibuki interpretó mis palabras de esa manera y su guardia aumentó. 

— Escuché que fuiste capaz de luchar en igualdad con Horikita. No hay forma de que pueda vencer a alguien como tú —le dije a Ibuki. 

— Eso es cierto, pero... 

— Por supuesto, si te vas a desnudar, voy a darte la espalda para que te relajes —continué. 

— No me voy a desnudar. 

Habiendo dicho que no lo haría, Ibuki se sentó en el acto. 

Después de eso, esperamos unos 30 minutos con paciencia, pero no hubo contacto desde el exterior. 

— Esto es malo... 

Murmuré después de escuchar que el aliento de Ibuki se volvió áspero a mi lado. 

Comenzamos a transpirar por nuestras frentes. Y el sudor que salía de nuestras cabezas, empapó nuestro cabello y comenzó a gotear. 

La camisa que llevo puesta parece que ha estado bajo una cascada, creo que la situación es mucho más peligrosa de lo que había imaginado. 

Pensando en ello, este ascensor está instalado en la pared del centro comercial Keyaki. Gracias al aire acondicionado que normalmente siempre está encendido, no me di cuenta, pero esta ubicación es muy sensible al calor en estas condiciones. 

Ha habido incidentes de niños muriendo en pleno verano después de haber sido encerrados en un automóvil, pero lo mismo es cierto para los adultos. Y por así decirlo, el golpe de calor comenzó a atacarnos. 

— Ahh, ya estoy en mi límite. ¡Muévete! 

Sintiéndose frustrada, Ibuki se puso de pie y, con todas sus fuerzas, pateó el interior del elevador, dejando una abolladura en el lugar donde lo hizo. 

Patea el mismo lugar otra vez. El ascensor se balanceó ligeramente pero no mostró signos de movimiento. 

— Estás desperdiciando tu energía... una vez más, realmente no puedo decir que quedarte quieta es la opción más segura —le dije a Ibuki. 

Incluso si una persona se da cuenta de la falla del elevador en 5 minutos, aún le tomaría al equipo de rescate aproximadamente 30 minutos para llegar a nuestra ubicación. Si vienen, debería ser hora de que llegue el rescate. 

Si permanecemos aquí después de ese tiempo, no podemos evitar sufrir un golpe de calor. Y en algunos casos, también podría convertirse en un riesgo para la vida. 

Debido a que así es la situación, ya no puedo decir que quedarme quieto es la decisión correcta. 

— No hay otra opción... 

Me niego a morir en este sauna-ascensor. 

— ¿Deberíamos patear desde el frente? Oye, ¿deberíamos patear? —Ibuki me preguntó. 

Puede haber perdido su frialdad por el calor y parece estar reprimiendo desesperadamente su impulso de enloquecer. 

— Dejando de lado salir o no por ahora, intentemos abrir la escotilla en la parte superior —le dije. 

En este momento, lo más importante es escapar de este cuarto sellado. Incluso si no podemos salir, siempre que la escotilla se abra, sería suficiente. 

— La altura debería ser --- un poco más de 2 metros, alrededor de 2.2 o 2.3 metros. 

— Incluso si levanto mis manos, naturalmente no podré alcanzarla. 

— Muévete. 

Ibuki me miró amenazante mientras calibraba la altura de la escotilla. 

Luego saltó desde debajo de la escotilla. Fue un salto vertical magnífico. Luego extendió su mano derecha hacia el techo, y empujó hacia arriba con todas sus fuerzas. 

Pero la escotilla no parecía mostrar ningún signo de abrirse, y por el impacto de Ibuki aterrizando, el elevador se balanceó violentamente. 

— ... parece que está atorada. 

— Supongo que sí. 

Si solo estuviera cerrada como una tapa, con eso de justo ahora, debería haberse abierto. 

— Predijiste que estaba bloqueada. Pero si es así, ¿cuál es el mecanismo de bloqueo para ello? —Ibuki me pregunta. 

— Eso me pregunto. Creo que está bloqueada con un candado, pero... ¿es algo importante? 

Con respecto a ese tema, tampoco estaba seguro. 

— La voy a patear —dijo Ibuki. 

— No, espera. Seguramente eso es imposible. 

No estoy seguro de si ella es tan segura de sí misma en sus técnicas de pateo, pero no es algo que uno pueda hacer fácilmente. 

— Esa es la compuerta de emergencia, ¿no? Eso significa que está conectada al exterior. Es por eso que los rescatistas pueden abrirla desde el exterior, eso significa que se abre hacia afuera desde aquí hasta donde yo sé. La fuerza necesaria para eso también debería ser mínima —me dijo Ibuki. 

No es que no pueda entender por lo que estaba pasando, pero la situación es la situación. 

En primer lugar, ya que la escotilla está ubicada en el techo, olvídate de patearla sería difícil para sus piernas incluso golpearla. 

— No lo sabré a menos que lo intente —dijo Ibuki. 

Parece que Ibuki quiere escapar de este calor lo más rápido posible mientras comienza a mirar las paredes a la izquierda y derecha. 

No me digas que quiere hacer un salto triangular al pisar las paredes. Si es ella, estoy seguro de que pensaría en algo así, pero no puedo dejar que haga eso. 

— ... Podría decir que es exactamente como se predijo, pero parece que la predicción de la adivina se hizo realidad, ¿eh? 

— ¿Huh? ¿Qué fue eso? 

— Esa anciana lo dijo, ¿verdad? Incluso si sufrimos un revés, no entren en pánico. Y colaboren entre sí. 

Eché un vistazo a la ubicación donde se encuentran los botones del ascensor. 

— El botón de emergencia no responde. Me pregunto sobre los otros botones. 

Como la luz del primer piso todavía estaba encendida, al pensar en ello, al menos parte de la batería sigue funcionando. Intenté presionar el botón del 2° piso como prueba. Y cuando lo hice, la luz del segundo piso también se iluminó. 

Es posible que solo las luces sigan activas, pero vale la pena intentarlo. Luego comienzo a presionar botones al azar. 

— Aparentemente es inútil. 

Después de haber pulsado todos los botones, Ibuki dijo nuevamente. 

— No hay más remedio que patear —dijo. 

— No. Todavía hay otra forma. Los elevadores tienen algo así como un comando de cancelación en ellos, ¿verdad? 

No es como si fuera un experto en ascensores, pero es solo algo trivial que conocía de algún lado. Era una forma de cancelar el comando cuando por error presionas un botón. 

Creo que el comando difiere dependiendo del fabricante, pero continúo presionando repetidamente el botón cancelar, o eso se suponía. Pero después de haber dejado el botón del segundo piso tal como está, la luz amarilla se encendió y parpadeó repentinamente. 

— Debe haber algunos comandos disponibles en modo expreso limitado... 

— ¿Expreso limitado...? 

— Por ejemplo, digamos que este es el tercer piso. Si hay alguien que desea bajar en el segundo piso, presiona ese botón, se detendrá en el segundo piso. Pero si usas el comando expreso limitado, ignorará esos comandos anteriores e irá directamente al primer piso —le dije a Ibuki. 

Pero no sé si este comando expreso limitado está instalado en este elevador o no. 

— El problema es encontrar una forma... 

— ¿Vale la pena intentarlo? —Ibuki pregunta. 

— Es mejor que hacer la difícil tarea de patear el techo —le respondí. 

Pero, no creo que el ascensor empiece a moverse solo por eso. Solo dije eso para ganar tiempo y cambiar el tema al darle esperanza a Ibuki que estaba a punto de perder su raciocinio. 

— Préstame tu ingenio. Este tipo de comando también podría ser revelado por los pensamientos de diferentes personas. Si me das ideas, podría tener un éxito inesperado —le dije a Ibuki. 

Luego presioné el botón para el primer piso repetidamente y luego intenté presionar todos los botones para todos los pisos. 

Pero ninguno de ellos hizo que el ascensor reaccionara. 

— Cambiemos. 

— ...Entendido. 

Ibuki luego comienza a trabajar frente a los botones. Parece que es necesario considerar la posibilidad de que la ayuda realmente no llegue. 

No es como si quisiera usar la idea de Ibuki, pero tengo que considerar que puede ser necesario echar abajo la puerta principal. 

Incluso si romperla es imposible, podría abrir una pequeña abertura para que un humano pueda pasar. 

No soy un experto en ascensores, pero siempre que sea posible escapar al exterior, todo vale. Es solo que, si es posible, me gustaría salir sin tener que revelar ese tipo de fortaleza. 

— No se pude cancelar, pero no creo que puedas obtener el comando expreso limitado solo a través de una combinación de botones que se usa a diario —Ibuki dijo. 

Por supuesto, usar el sentido común es obvio. 

A los niños a veces les gusta jugar machacando los botones. Y si el ascensor ingresa al modo expreso limitado todas y cada una de esas veces, sería inconveniente para los otros pasajeros. 

En otras palabras, la posibilidad de que no encontremos ese modo solo con las combinaciones habituales es bastante alta, o al menos ese es el razonamiento de Ibuki. 

— Esa podría ser una buena idea... entonces también sería mejor incluir combinaciones complejas —le dije. 

Por ejemplo, después de presionar una secuencia como 1, 6, 5, 5, 4, 2, 4, podría presionar el piso al que me gustaría ir. Pero eso sería difícil de memorizar para las personas e impondría un estricto requisito de al menos 6 pisos. 

Sería extraño a menos que uno pueda usarlo con un ascensor que solo sube a 3 pisos. 

— También deberíamos intentar usar los botones de emergencia. 

Si reacciona solo presionándolo, sería difícil usarlo como un comando. 

— Entonces en otras palabras... 1 o 2 o 3. ¿Cerrar y abrir en 5? 

— Deberíamos asumir que está hecho de ese tipo de combinación. 

Pero, si hay más combinaciones que eso, sería muy difícil probarlas todas. Entonces Ibuki continúa probando los patrones establecidos. 

Y mientras la veía hacerlo, excluí las combinaciones que no funcionaban. 

— Ahh, hace calor. 

¡Bang! Ibuki golpea la pared con los puños para disipar la frustración que el calor le ha causado. 

Normalmente, le daría otra advertencia contra esto, pero como ella está satisfecha solo con eso, decidí dejarla. 

— ... No se abre. ¿Todavía no lo has intentado todo? 

— Más o menos todo. Si queda algo... 

Como todavía hay una posibilidad, decidí probar el comando que aún no he probado. 

— ¿Por qué no intentas presionar el piso de destino y el botón de cerrar al mismo tiempo? 

— ¿El botón de cerrar?... Bien. 

Mientras piensa que no hay forma de que sea así, Ibuki probó esta combinación. 

Y cuando la presionó, aunque pensé que no iba a funcionar, en ese mismo momento el ascensor comenzó a moverse lentamente de nuevo. 

Los dos nos miramos de inmediato. 

Y en unos pocos segundos, el ascensor llegó al primer piso y las puertas se abrieron lentamente. Una brisa fresca entró al ascensor, dos adultos que cambiaron de expresión voltearon a mirarnos. 

— ¿Están bien ustedes dos? ¿Están heridos? 

— Ahh. No, no estamos heridos. Hacía calor allí. 

Solo mirando lo sudorosos que estábamos, es fácil adivinar qué tan cálido estaba. Tal vez los adultos también se dieron cuenta, e inmediatamente nos dieron bebidas deportivas. 

Y luego, por las dudas, recibimos instrucciones de ir al centro médico para recibir tratamiento. 

— Umm. ¿Podemos preguntar algo? ¿Podría ser que el ascensor se movió- 

— Sí. Lo operamos desde aquí. 

Aparentemente hay un control remoto especial que puede operarse desde el primer piso, parece que fue gracias al uso del modo expreso limitado. Y casualmente usamos esa combinación al mismo tiempo. 

— ... deben haber tenido un momento difícil. 

— Realmente fue desastroso. Ya he tenido suficiente de la adivinación por un tiempo. 

No es que no entendiera los sentimientos de Ibuki cuando dijo eso. 

Luego expresé mi gratitud a los adultos, y el hombre que estaba mirando desde la distancia se nos acercó. 

— ¿Estás bien, Ayanokouji? —me preguntó. 

El hombre grande que se acercó tenía un aura familiar sobre él y me preguntó eso con una voz preocupada. 

— Nos salvaste. Lograste que pudiéramos bajar. 

La falla del ascensor causó algunos problemas. Pero parece que no causó un alboroto notable. 

Este hombre, Katsuragi, probablemente logró hacer eso por nosotros. 

— La información que me dijiste por teléfono fue suficiente. ¿Esto fue lo suficientemente bueno, verdad? —me preguntó. 

— Tengo que ir al centro médico ahora. Permíteme que te devuelva el favor en otro momento —le dije a Katsuragi. 

— No es necesario. Me ayudaste mucho, y también Sudou. Dado que somos de diferentes clases, hay una línea que no podemos cruzar. Pero si nos podemos llevar bien a pesar de eso, es algo bienvenido —me respondió Katsuragi. 

— Parece que todo salió bien entonces. 

— Sí. Sudou respondió mis expectativas brillantemente. Por favor, dile de nuevo que lo aprecio mucho —dijo Katsuragi. 

— Entiendo. 

— Y, Ayanokouji. También debo agradecerles. Aunque se prepararon evidencias previas, al menos debería haber habido alguna resistencia antes de aceptar la solicitud que había hecho —continuó. 

Inclinó la cabeza disculpándose conmigo. Pero me siento igual de agradecido en este momento. 

Si hubiera estado atrapado por más tiempo en ese ascensor, seguramente habría perdido la calma. 

— Si hay algo que necesites de nuevo, contáctame. Si puedo ayudarte, cooperaré. Fuera de los exámenes. 

Katsuragi se ríe brevemente y se va mientras me dice esa broma. 

Y antes de darme cuenta, me estaba acercando a Katsuragi. 

Casi tan cerca como con los 3 idiotas, tal vez incluso más que eso. 

¿Por qué sabía la dirección de contacto de Katsuragi de la Clase A, y por qué era tan cercano a él? 

--- Esa es una historia de hace algún tiempo.









No hay comentarios.:

Publicar un comentario