Violet evergarden Gaiden - Capítulo 2




La chica miraba fijamente un edificio de ladrillo rojo que tenía una veleta en su parte superior.
Mientras la muchacha estaba de pie a la orilla del camino, la gente entraba y salía incesantemente de esa compañía postal de apariencia un poco anticuada. Un joven que lleva un paquete. Una mujer joven que sostiene una carta dirigida a un ser querido bajo el brazo.
Las ventanas ya estaban abiertas.
Dentro del lugar, un cartero subió a su motocicleta mientras bostezaba. Una mujer hechizantemente hermosa vino tras él trotando. Chasqueando su lengua hacia ella mientras se apoderaba con fuerza del asiento del pasajero, el joven hizo una cara que no parecía nada insatisfecha desde un ángulo que ella no podía ver.
Desde el balcón del tercer piso se escuchaban risas animadas. Igual que la voz de una mujer joven que estaba enojada por alguna razón. Finalmente, un hombre se dirigió al balcón con una taza de té en la mano. Vio a la chica, que no era más que una parte del paisaje de la ciudad, y la saludó con sinceridad a pesar de que era su primer encuentro.
Después de eso, una joven mujer de lustroso cabello rubio apareció.
Era un lugar más ruidoso y valioso de lo que se había imaginado. Para la chica, ese lugar era de ensueño.
Agarrando con firmeza el vestido blanco con el que estaba vestida, se acercó. Y, al mismo tiempo, recitó un hechizo mágico.


-----------------------------

Cuando me desperté, lo primero que entró en mi visión fueron las cortinas doradas que descendían lentamente.
  Es de día, Milady.
Iluminada por la temprana luz del sol desde más allá de las cortinas de encaje con sombreado de globos, su cabello parecía brillar, incluso en mi tenue línea de visión. Su color era comparable al de la Luna, las estrellas y las espigas de arroz. Cambiaba dependiendo del momento en que uno la miraba. Esa persona era una belleza espectacular.
La mañana empezó así.
Tirando de mi manta, me senté y busqué el cofre junto a mi cama. El objeto dentro de él, hecho de nada más que dos delgadas placas de vidrio, incrementó enormemente mi campo de visión. Entre los muchos bienes que me envió alguien a quien aún no estaba segura de si debía llamar “padre”, mis gafas eran mis aliadas. Y también tenía un aliado más.
  Hoy, tendrá práctica de baile después del final de las clases. Ha llegado el momento de que pase a la siguiente etapa. No hay casi nada que corregir en su manera de caminar. Por favor, tenga confianza. Después, practiquemos la transcripción del material oral.
Una sirvienta de orbes azules que eran atractivos hasta cierto punto. No, en realidad, no lo era en absoluto. La verdad es que era una Auto-Memories Doll enviada por mi bien. Pero se suponía que no debía dejar que otros lo supieran. Tuvimos que engañar a todos en la academia.
Soy Isabella York. Ha pasado medio mes desde que iniciamos una rutina juntas, pero nunca he visto la cara dormida de la Auto-Memories Doll que se dormía más tarde y se despertaba antes que yo.

----------------------------

Escuché que la propiedad de la academia a la que asistía había sido una vez una plantación de rosas perteneciente a un país extinto, que había existido en un pasado lejano. La escuela donde se siembran cuatrocientos tipos de rosas estaba envuelta en fragancias hasta el punto de hacer que uno tosiera durante los períodos cálidos de floración.
El suelo se podía ver desde la casa de estudios, escondida como si estuviera en una cordillera, pero la gente nunca llegaría a ver el edificio desde el exterior. Las únicas a las que se les permitía vivir allí dentro de habitaciones aisladas eran a las mujeres jóvenes y a las sirvientas que tenían permiso para permanecer solo por un período fijo. Lo que protegía a las damas como un caballero era una valla alta que bloqueaba el aire del mundo exterior. Rodeaba y encerraba el edificio de la escuela. Los que podían entrar eran únicamente familiares, futuros prometidos y profesores.
Entre las maestras no había ningún varón. Era esencialmente un jardín de chicas. Una vida completamente empaquetada dentro de una caja, en la que no se nos permitía regresar a casa una vez que nos inscribíamos, excepto durante las vacaciones largas.
Las circunstancias de las estudiantes variaban, pero consistían en aquellas que tenían la intención de tomar una posición social de alto rango o que se conformaban con casarse eventualmente con alguien que tuviera dicha posición. Si lo dijera, probablemente yo sería esto último. Tuve una negociación y llegué a un acuerdo con mi padre para vender el resto de mi vida. El hecho de que me metieran en una escuela de este tipo había sido, sin duda, el resultado de que él quisiera que me pulieran para convertirme en un buen producto.
  ¿De qué color será el listón?
Ahora mismo, tenía la intención de convertir mi cabello rojo vino en trenzas apretadas y firmes. Reflejada en el espejo del vestidor, ella y yo llevábamos el mismo uniforme. Era una capa blanca pura sobre un vestido de una sola pieza azul oscuro, calcetines blancos y zapatos rojos. Los adornos especificados por la academia eran elementos que hacían perceptible la excelencia de su calidad.
  Rojo...
Sus dedos, todo el tiempo cubiertos por largos guantes blancos, ataron el listón por mí.
De vez en cuando, se producía un ruido mecánico chirriante. Como ella y yo estábamos durmiendo en la misma habitación con nuestras camas una al lado de la otra, sabía que la causa de dicho ruido eran sus prótesis. Me gustaba bastante el sonido. Creía que era una parte de su yo robótico que tenía un toque de humanidad. El significado de esas palabras es contradictorio, pero así es.
Una vez hechas las dos trenzas de tres hebras, me di la vuelta y dije:
  Tú... siempre llevas el pelo así, ¿eh?
Mirando mi reflejo en el espejo, asintió con la cabeza.
Ese tipo de trenzado no parecía algo que yo pudiera hacer. No se despeinaba por mucho que se moviera durante todo el día, así que probablemente era un peinado bien pensado. Pero la forma en que se veía cuando estaba suelto era más encantadora. Si tuviera que hablar de su torpeza antes de irme a dormir....
Miré fugazmente por la ventana de la habitación. Sólo había algunas estudiantes que se dirigían del dormitorio al edificio de la escuela. Entonces me levanté de la silla en la que había estado sentada y me dirigí a la parte de atrás de ella. Mientras me reía de lo cautelosa que se había vuelto de su espalda, la tranquilicé con un:
  Tranquila, tranquila, tranquila —y la hice sentarse. Y así, desaté su trenzado perfecto.
  Hum, Milady. Esto podría ser problemático. No llegará a tiempo a las clases de la mañana.
  Está bien. Sabes, solía ser... una profesional en trenzar el pelo de mi hermana pequeña. Puedo hacerlo rápido. Tu cabello tiene una sensación de terciopelo al tacto... Parece que se vendería por un precio muy alto —accidentalmente salieron de mi boca pensamientos viles.
Dejándome hacer lo que quisiera, frunció el ceño.
  ¿Lo venderá?
  Huhu... no lo haré.
Conseguí una sensación ligeramente agradable de su cara, sin expresión de forma predeterminada, nublándose.
  Todos en mi lugar de trabajo me dicen que lo mantenga largo.
  Así es. Yo también lo creo. Mira, mientras hablábamos de eso, lo terminé.
Era un par de trenzas muy simples. Las vetas onduladas colgaban como rastros del pelo que había sido trenzado en los puntos un poco por encima de sus orejas. Su impresión de adulta se había desvanecido bastante.
  ¿Cómo está?
  Tengo la sensación de que parece infantil.
  ¿Es eso cierto? Creo que es lindo.... Entonces, lo convertiré en moños... Mira, es un peinado de cuernos de carnero.
  No va bien con el uniforme.
  De hecho, este vestido de aspecto casto es demasiado para una mente alegre. ¿Qué debo hacer?
  Milady, está jugando conmigo, ¿verdad?
  ¿Así que me atraparon?
  Por favor, deje de jugar. Además, ya se lo he dicho muchas veces, pero le ruego que utilice un lenguaje correcto y preciso. ¿De acuerdo?
Era inexpresiva y difícil de leer, pero parecía que la había enfurecido. Yo diría “sí” dócilmente sólo en momentos como esos, pero cuando estábamos a solas, no tenía la intención de arreglar eso. Porque sería sofocante.
Al final, se nos acabó el tiempo, así que terminó acompañándome con el pelo suelto.
Por lo que escuché más tarde, no le gustaba demasiado tener el pelo suelto. Según ella, eso se debía a que podía obstaculizar su campo de visión si el viento soplaba y causaba graves accidentes cuando estaba haciendo algo.
Siguiendo esa lógica, sentí que tener un pelo tan largo no era algo bueno en sí mismo, pero le quedaba bien, así que no había nada que hacer. Las opiniones de la gente de su lugar de trabajo también se sumaban a esto. Yo también quería decirle que se lo mantuviera largo.
Curiosamente, a pesar de que ella era el tipo de persona que no parecía necesitar a otros, hacía que los demás sintieran que no debían dejarla sola. Estaba un poco celosa de eso.
  Milady, una hija de la Casa York no puede llegar tarde de ninguna manera. Por favor, apúrese.
Mezclándonos con las estudiantes que se dirigían al edificio de la escuela, caminamos a través de un camino de ladrillos rojos.
El edificio de la escuela estaba lejos del dormitorio. Pero ese sendero estaba rodeado de árboles y flores y era extremadamente hermoso. Como me crié en una tierra de verdor, me daban ganas de parar y mirar.
  Las monjas nos regañarán si corremos.
  Entonces, vayamos a un ritmo rápido.
  Ahahah, ¿qué pasa con eso?
Ella tiró de mi mano y trotó. Mientras la miraba, estaba pensando.
--¿Cuánta gente en este mundo no pensaría que soy alguien sin importancia?
Reflexioné sobre eso mientras corríamos. No se me ocurrió nadie más que mi hermanita. Sin embargo, sólo era una niña de tres años.
Ella me llamaba con un "oye, oye, oye" sin siquiera pronunciar bien mi nombre.
Como no quería compartir mis pensamientos con ella, le dije a la que estaba frente a mí:
  Oye, ¿qué tal si no vamos a clase sino a otro lugar?
Me preguntaba qué estaba haciendo ahora. Me preguntaba si no tenía hambre.
  ¿A dónde?
Mi adorable hermanita. Su dulce voz era a veces irritante, a veces entrañable.
  ¡No importa! Vamos juntas.... El clima es tan bueno.
Tenía el cabello color caléndula, esponjoso y rizado como de ángel. Había una suavidad en sus mejillas hinchadas.
  Quiero ir a algún lado. Sería reconfortante si estuviera contigo.
Todo eso era nostálgico.
  No podemos dejar esta academia, Milady.
Todo esto era nostálgico.
  No podemos ir a ninguna parte.
Esas palabras me congelaron el corazón y terminé deteniéndome.
Sólo estaba diciendo la verdad, así que no tenía la culpa de nada. Ella no tenía la culpa.
  Tienes que mentir en momentos como este. Sé amable.
Sin embargo, accidentalmente terminé hablando de una manera desagradable.
Pronto pronunció un “Lo siento muchísimo” y bajó la cabeza profundamente. Me sentí disgustada. Eso estuvo mal; no era lo que yo buscaba.
No era como si quisiera hacer uso de mi posición para estar por encima de eso.
  Hm-hm, yo era la que estaba equivocada hace un momento. Lo siento.
Sólo quería que me tratara como a una amiga.
Una vez que acerqué su mano, apoyé mi cabeza en su hombro. Por supuesto, le pedí que me diera una palmadita en la cabeza. No, podría ser que deseara que fuéramos algo así como pareja.
Quizás ya se había acostumbrado a eso, ya que me acariciaba con su brazo artificial incluso sin que yo dijera nada. Las alumnas que pasaban por allí nos miraban. Probablemente habría rumores sobre nosotras otra vez. Que la hija de la casa York y su sirvienta tenían una relación inusual.
Lo que sea. Desde ahora, no necesitaba más aliados que ella.

---------------

  Señorita York. ¿No te gustaría comer con nosotras alguna vez?
En la academia, donde el apellido de uno era su propio nombre, yo era conocida como “Señorita York”.
Parecía que, al ser investigada, la familia York se cruzaba con el linaje de una familia real. Si no me equivoco, era Drossel o algo así.
En mi primer encuentro con la persona que me había sido asignada como sirvienta, me explicó que ella también había sido introducida a Drossel. Había pensado que era una belleza extraña la primera vez que nos vimos. Como ella era tan querida para mí ahora, las llamadas emociones humanas eran increíbles para mí.
Para retomar el tema, parecía que el hecho de que la casa de York tuviera relaciones con una familia real era magnífico, pero ¿era algo tan honorable involucrarse conmigo? Tal vez por eso, mis compañeras de clase con las que no estaba muy familiarizada venían a menudo a hablar conmigo. Por ejemplo, “¿No te afiliarás al Salón?” O, “Quiero ser tu amiga”. O, “Mi padre está en deuda con tu padre”. Me daban información de forma unilateral. Aunque nunca les pedía nada en el sentido de, “por favor, cuéntamelo”.
Lo que significa que formar una conexión conmigo equivalía a aumentar el prestigio de los estatus de mis compañeras de clase.
--Cielos, aunque las posiciones sociales cambien, la verdadera naturaleza de la gente sigue siendo la misma.
La miré y asentí. Sólo con sonreír no me ganaría nada. Para ser honesta, no se me permitía hablar mucho.
  Mis disculpas. Parece que esta vez Milady preferiría abstenerse de hacerlo.
Eso era porque, si hablaba sin cuidado, la parte grosera de mí terminaría expuesta. Hasta que terminara mi “educación”, ella actuaría como mi representante para todo tipo de asuntos. Por regla general, sólo se nos permitía incorporar sirvientas durante tres meses después de inscribirnos en la academia, así que a partir de ese momento, tendría que hacer todo yo misma.
  Lo rechazaste la última vez diciendo lo mismo.
Por eso le robaba y copiaba las formas de lidiar con ese tipo de situaciones, mi mentora.
  El cuerpo de Milady no es fuerte, y ha estado viviendo su infancia, pasando una gran cantidad de tiempo sola. No está acostumbrada a vivir en una institución. No tarda en sentir fiebre por hablar con extraños. Si pudieran esperar hasta que Milady se familiarice con la rutina de la academia... Sabemos los nombres y el pedigrí de las personas que han venido a hablar con ella. Lo más probable es que sea ella la que acabe haciendo las invitaciones.
  ¿Es eso cierto? Entonces está bien. Bueno, Señorita York, que tenga un buen día.
Esa fue una forma de rechazo perfectamente femenina, que no causó que ni nosotras ni ellas perdiéramos el honor. La compañera rechazada tampoco parecía haberlo tomado como malas intenciones. Rápidamente se fue con otras amigas.
  ¿Qué debemos hacer ahora?
Era una regla que todo el cuerpo escolar tenía que comer en la cafetería. La estructura en forma de atrio de dicha cafetería, que también tenía asientos en la terraza, tenía un aire de amplitud. Aunque las trescientas estudiantes y todo el personal de la academia comían juntas al mismo tiempo, contaba con asientos más que suficientes para acomodarlas.
Dependiendo de la época del año, también se celebraban eventos de temporada. A partir de ese momento, el lugar estaría preparado para un baile. Yo también tenía que prepararme para ello. Pero no quería hacerlo.
  Milady, ¿qué comerá?
  Estoy preocupada. Tengo ganas de comer fideos hoy.
Cada una tenía que ordenar sus comidas de un menú predeterminado por el personal. Me divertía ordenando cosas diferentes cada vez, pero al final, me conformé con comer una rica sopa de fideos con muchos mariscos que ella me recomendó. Como las Auto-Memories Dolls viajaban por todo el mundo, conocían los productos y manjares más conocidos de cada región. Los fideos tenían un sabor digno de elogio. Lo dijo al tomar una decisión, poniendo hojas de té mezcladas con pétalos de rosa en una olla, y me pregunté si no iba a comer nada sólido, ni siquiera un solo pan.
  ¿No tienes hambre así?
  Tengo un almuerzo conmigo.
Terminó de comer en cuestión de segundos, comentando sobre mi aspecto y mi actitud con respecto a lo que me rodeaba mientras tomaba el té negro después. No le había preguntado sobre su historia personal, pero sus acciones eran como las de los guardaespaldas que se encontraban cerca de mi padre. También comían muy rápido. Lo hacían porque no podían agarrar sus armas con la suficiente rapidez mientras comían. También comía rápido. En mi caso, era porque vivía en un entorno en el que no tenía ni idea de cuándo podría volver a conseguir comida si no comía en el acto.
Con la cuchara en la mano, suprimí mi deseo de tomar el plato en mis manos y beber el resto de la sopa a grandes sorbos. Mientras comía, me di cuenta de que ella había estado observando un punto todo el tiempo. Había una chica que venía hacia la dirección pasando por delante de nosotros a un ritmo vacilante después de haber colocado pasteles post-comida y té en una bandeja.
--Parece que se le va a caer.
En el instante en que lo pensé, la chica tropezó con algo. El hecho de que existiera una chica que pudiera tropezar tan hermosamente de una manera que podría llamarse estimulante era incluso sorprendente. Fácilmente podría imaginar el desastre que se produciría. Me preparé para los tres tipos de pastel que volaban hacia mí mientras cerraba los ojos.
Sin embargo, no importó cuántos segundos me preparé para esa realidad, el futuro que había predicho no llegó.
Mientras abría con temor los ojos, que estaban bien cerrados, allí estaba ella, abrazando la cintura de la chica con una mano y sosteniendo la bandeja con la otra. Aunque algunos de ellos se derrumbaron, los objetos que habían sido arrojados en el aire estaban asegurados.
  ¿Está bien? —Ella, cuyos antecedentes eran desconocidos y que frecuentaba la academia interpretando el papel de mi sirvienta, mostraba maravillosos modales de Caballero.
  Sí... —Las mejillas de la chica que había sido sujetada con seguridad junto con los pasteles estaban teñidas de rosa.
Yo estaba celosa de que ella fuera capaz de ver esos orbes azules y de que se le hablara con esa voz como de alondra desde una distancia muy cercana. Parecía que mucha gente pensaba lo mismo, pues de alguna parte surgieron voces chillonas.
  Tengamos cuidado y vayamos juntas a su mesa. Milady, la dejaré por un momento.
Asentí elegantemente, haciendo un leve gesto para que se ocupara de ello. Aunque fue grosero de mi parte, si describo el nerviosismo de la chica que estaba siendo escoltada por ella, que caminaba con tanta gracia, era de risa. No había manera de evitarlo.
Dentro del primer mes de asistencia, ella ocasionalmente ayudaba a gente como yo. No había fin para las estudiantes que idolatraban ese estilo cortés además de su apariencia, voz y forma de comportarse. ¿Cómo podría decirlo? Tal vez era una persona que podría fácilmente... convertirse en alguien admirado en un jardín sólo para chicas. Su aspecto era de una belleza increíble, pero el interior era varonil, por así decirlo. No, era un poco diferente a eso. Tenía un núcleo firme y valía la pena confiar en ella. Parecía fría, pero era amable. Me daba una sensación de absoluta tranquilidad. Su figura que siempre se mantenía reservada a mi lado a una distancia razonable era casi como la de un Caballero.
Sí. Todas querían ser protegidas. No de un enemigo extranjero específico, sino de las muchas clases de incertidumbres que soportábamos.
Debido a eso, yo sabía desde hacía mucho tiempo que se la conocía secretamente como la “Princesa Caballero”. (Nota: El Caballero se refiere más a, por ejemplo, Los “Caballeros” de la Mesa Redonda, que a alguien que simplemente se comporta con cortesía y distinción).

-----------------

  Eso es todo para la revisión de la clase de hoy.... Ahora, entonces, me gustaría empezar a practicar el baile.
Las lecciones del día generalmente terminaban al atardecer. Después, por regla general, volvíamos a nuestra habitación y rehacíamos el contenido de las clases. Después de todo, nunca había recibido una educación que se pudiera llamar realmente educación. Había muchas cosas que no sabía. Ella había sido la que me había enviado para que pudiera tomar clases en secreto con el mejor maestro y disimular la diferencia entre las otras alumnas y yo.
La duración de nuestro contrato era de tres meses. Nos quedaban veinte días. Tendría que hacer auto estudio a partir de entonces. Podía manejar mis lecciones incluso a través del auto-estudio, pero no podía hacer eso con respecto a las habilidades de conversación, la manera de comportarme o el baile. El hecho de que tuviera una relación con Drossel había sido la causa principal de su selección, pero había otras razones.
La persona que la había invitado había sido la encargada de cuidar a la familia real que hacía el llamado papel de nodriza, y parecía haber detectado un talento para enseñar en esta última cuando la había contratado previamente como Auto-Memories Doll. ¿Había servido como mediadora al decir que había una persona buena y capaz cuando mi padre había estado pensando a quién debía enseñarle en secreto a una muchacha tan difícil? No tenía ni idea de si esa mujer conocía mis verdaderas circunstancias, pero creía que había tomado una decisión soberbia.
Entre las Auto-Memories Dolls, había muchas que habían recibido una educación femenina y que además eran muchachas jóvenes. También era fácil para ellas infiltrarse como sirvientas. Si hubiera sido una tutora privada que acaba de graduarse de la universidad, existía la posibilidad de que fuera demasiado mayor, y más que nada, no era como si fuera a ser muy refinada. Pensando de esa manera, tal vez podría decirse que las llamadas Auto-Memories Dolls eran modelos de mujeres que no causaban vergüenza sin importar dónde se presentaran. Sin embargo, probablemente dependía de cada persona. Como mínimo, estaba cualificada. No soy nadie para hablar, pero tenía la sensación de que ella estaba acostumbrada a tratar con gente problemática.
Di un fuerte suspiro.
  ¿De verdad vamos a hacer esto? Yo.... definitivamente terminaré pisándote los pies.
  No se trata de poder hacerlo o no; es un elemento indispensable que hay que cuidar —me dijo con rotundidad mientras expresaba mi objeción con mi afilada lengua.
  Princesa Caballero, das miedo.
  ¿Acaba de decir algo?
Con una mirada helada dirigida a mí, agité rápidamente la cabeza a diestra y siniestra.
  No... no lo hice, no lo hice. ¿Está bien si lo hacemos usando el uniforme?
  De hecho, debería ponerse un vestido... pero el vestido de Milady aún no está listo, así que lo haremos así hasta que llegue. Yo haré el papel del hombre. Su mano derecha...
Estaba encantada sólo de tomar su mano. Arreglé mi postura de acuerdo a lo que ella dijo.
  El siguiente evento se llama baile de gala, pero es una velada de baile. No habrá problemas si aprende los pasos más básicos del vals. Creo que está bien no atenerse demasiado a las formalidades. El objetivo es disfrutarlo mientras conversa con sus compañeras de clase. Milady, para que no se preocupe cuando reciba las invitaciones, haré que desempeñe los papeles masculino y femenino.
Sus manos me rodearon la espalda y nuestros cuerpos se acercaron de inmediato. Mi pecho que particularmente no formaba un escote y su pecho que se veía delgado debajo de la ropa se tocaron, y mis mejillas se enrojecieron sin darme cuenta. Entonces cerré los ojos.
  ¿Cuál es el problema?
  Pensé que me ibas a besar.
  ¿Puedo preguntar por qué lo pensó?
  De alguna manera.... Cuando los cuerpos están tan juntos, ¿no tienes ganas de hacerlo?
  No lo sé. No lo haré.
Ser instruida por alguien que no parece tener ni una sola onza de deseo sexual también marchitó mi voluntad. A regañadientes, decidí tomarme en serio la clase de baile.
  La posición natural no es pararse derecho, sino girar un poco la mitad del cuerpo hacia un lado... Sí, y con la mano tocando el área del omóplato de Milady. Los codos no deben agitarse. Tienden a temblar a medida que nos movemos, pero tenga en mente una línea horizontal.
Era bastante difícil tener en cuenta la rectitud. Me hizo darme cuenta de lo poco firme que estaba normalmente. Mi cuerpo temblaba sólo por mantener mi postura.
  Esto es difícil.
Ya era bastante difícil para mí volverme un poco coqueta por todos los largos suspiros y agonía.
  Acostúmbrese a ello. Repitamos el mismo movimiento.... Milady, por favor, entréguese al papel masculino a medida que progresamos. Proteger a su acompañante en un lugar donde otras personas también bailan es el papel masculino. Déjeme su cuerpo.... Si no lo hace, no puedo protegerla cada vez que parezca que alguien va a chocar con nosotras.
  Como que quiero moverme con más vigor.
  No es posible, por favor, sienta mis movimientos... que coincidan con mi respiración.
  Siento que.... mi respiración se detendrá. Es realmente insoportable, como si mi cuerpo estuviera tenso.
  Se relajará con el tiempo. Hágalo despacio, sin prisa.
Si tuviera que describir su enseñanza, sería como si sólo se hubiera extraído la parte de “palo” de  “el palo y la zanahoria”.
Estaba exhausta por la fatiga sólo por hacer eso durante diez minutos. Tal vez porque había seguido haciéndolo con el cuello doblado hacia atrás, el dolor muscular pronto comenzó a actuar. Me había cansado por completo de bailar durante el receso.
Rodando en la cama de mi habitación, abracé mi almohada y grité:
  ¡Quiero hacer algo más divertido!
Mientras movía las piernas para expresar mi disgusto, ella me reprendió sin demora:
  Su ropa interior es visible.
Por más que lo intente, parecía que el baile no me convenía.
Cuando levanté brevemente la cara, ella me observaba con una mirada que, obviamente, parecía decir: “Es una persona muy problemática”.
Grité con rabia y desafío:
  ¡No puedo hacer todo tan bien como tú! ¡Tú y yo somos diferentes!
  ¿Diferentes?
  ¡Así es! Diferentes en todo.... Eres injusta...
La diferencia era suficiente para ir más allá de los celos y llevarlos al punto de la desesperación.
  ¿No eres tan afortunada?
Era una mujer bonita, inteligente y orgullosa que podía ir a cualquier parte. Eso era lo opuesto a mí, que de ahora en adelante sólo iba a ser pulida y vendida como si fuera una mercancía llamada “mujer”. Vivía para poder finalmente ser enviada con una cinta envuelta a mí alrededor a un anciano que no tenía ni idea de la cantidad de años que tendría de diferencia con respecto a mi edad. En cuanto a ella.... No sabía para qué vivía, pero era capaz de tomar todo tipo de decisiones por sí misma.
Ya no podría elegir nada por mi cuenta. Porque una vez tomé una gran decisión.
  Milady.
Se sentó en la cama y se acostó cerca de mí. Luego, lentamente, me quitó con sus dedos artificiales un mechón de pelo que se me había pegado a la boca.
El hecho de que ella empezara a mirarme dulcemente sólo en momentos como estos, a pesar de ser siempre inexpresiva, ¿era una prueba de intimidad por haber pasado los últimos dos meses conmigo? ¿O podría ser...
  La he cansado un poco...
...una técnica de ella? Ella era realmente, realmente.... extremadamente bondadosa de vez en cuando. Estaba siendo tan gentil conmigo porque le pagaban por ello, pero aun así, esa gentileza podía convertirse en un hábito. Decidí verla de una manera que me haga pensar en cómo esa era sin duda la razón por la que era famosa en el negocio de las Auto-Memories Doll.
  Mis más profundas disculpas por hacer que se esfuerce demasiado.
Hacía que equivocadamente la gente se sintiera casi como si fueran más especiales que los demás. Incluso alguien como yo.
  Traeré agua caliente. Por favor, vaya a curar su agotamiento con un baño.
A pesar de que una ama egoísta la estaba regañando sin razón, no dio la más mínima señal de irritación. No podía imaginarla enfadada, pero había un límite a lo que uno podía soportar en esa situación. Sentí como si se hubiera cansado de mí, como si se hubiera dado por vencida y se hubiera puesto inquieta.
  Oye... —como si estuviera trabajando en automático, mi mano se movió—. Yo también iré —tomé el dobladillo de su falda y me senté.
  Milady. Los cubos son pesados para que los cargue.
  No quiero que los cargues sola.
  Milady, todo lo que tiene que hacer es actuar como una dama.
  Lo haré, lo haré. Me convertiré en la dama que quieres delante de todos. Pero, cuando estamos a solas...
Tal vez porque estaba haciendo una cara desesperada, sus ojos se suavizaron un poco.
  Entendido.
Hicimos tres viajes para llenar mi bañera de porcelana de oro con agua hirviendo para un baño caliente y finalmente terminamos de recolectar el agua. Había una gran bañera en el dormitorio que todos usaban en conjunto, pero no nos apetecía. Sus brazos eran prótesis, y tampoco quería que revelara su cuerpo desnudo a otras personas.
Cuando estaba a punto de salir del baño con un “Bueno, entonces, tómese su tiempo”, la detuve.
  Entremos juntas.
  No, gracias.
  Si entras después de que salga, el agua se habrá enfriado.
  No me importa.
  Seré feliz si entras conmigo.
  Milady, no estoy aquí para hacerla feliz.
  Siempre repetimos este diálogo, pero al final, pierdes tu temple, así que solo tienes que estar de acuerdo.
Silencio. Tenía plena conciencia de lo débil que era ante la presión. Aunque parecía que quería decir algo, dijo:
  No hay manera de evitarlo. Sin embargo, por favor, deje de mirarme fijamente cuando me estoy desvistiendo. Por favor, no me toque sin permiso. Dejaré este trabajo en el momento en que tenga lugar cualquier acción inapropiada.
Lamento no haber podido ocultar mis motivos ocultos.
Nos sumergimos en la bañera lado a lado. Aunque la bañera es amplia, es estrecha para que entren dos personas. Se sentó en el borde lo mejor que pudo para que sus prótesis no tocaran el agua caliente, mientras yo tenía las rodillas dobladas dentro de la bañera.
Era muy difícil no mirarla fijamente de arriba a abajo mientras se limpiaba el cuerpo con un paño empapado en agua tibia. A diferencia de mí, que nunca había hecho ejercicio físico, ella tenía un cuerpo tonificado. El lustre de su piel tenía un brillo nacarado. Ella misma era la copia de una ninfa celestial de un cuadro. Creía que nadie conseguiría no prestar atención a una mujer con una figura tan bella y desnuda, sin importar el género. Planteé un tema con la mayor naturalidad posible:
  Por cierto, esa chica... te llamó al final de la clase al lado de la entrada del edificio de la escuela, ¿verdad? Verás, la que tropezó magníficamente durante el descanso del almuerzo.
  Aah.... Mis disculpas por alejarme de su lado esa vez.
  Eso está bien. Pero, ¿no te hizo nada raro?
  Ella no era el tipo de persona que incita a otros a besarse como lo hace Milady.
Me preguntaba si yo era la persona más peligrosa en su percepción.
  Cierto, cierto.... Ella me dio algo en un envoltorio en ese entonces como gratitud. Aquellas cosas que sirven para aplicar color a las uñas... ¿se llamaban “esmalte de uñas”? Había incontables tipos de ellos en él. Pero estoy reflexionando sobre cómo usarlas, ya que mis manos son prótesis.
Su prótesis comenzaba de forma impresionante en la zona de los dos hombros. Daban la impresión de ser falsos. Quizás por eso, su humanidad era indistinta. Realmente parecía una muñeca mecánica. Por supuesto, la parte de carne de ella era extraordinariamente sensual y rebosante de encanto. ¿Bajo qué tipo de circunstancias se había convertido en eso? ¿Habían sido cortados sus brazos, se habían podrido y caído? Sus cicatrices visibles no eran sólo esas. Desde el cuello hasta los dedos de los pies, rasguños grandes y pequeños pueden ser ligeramente notados.
  ¿Es así...?
La guerra había terminado unos años antes en nuestro continente. Incluso sin preguntar por su pasado, de alguna manera podía adivinarlo. En realidad, allí existían brazos de piel blanca y lisa, al igual que sus otras partes. Incluso ella, a quien no se podía decir que tuviera el cuerpo de un adulto, se suponía que no le gustaba el hecho de que sus brazos se hubiesen convertido en algo artificial. Por eso dije con especial ligereza:
  Te pintaré las uñas de los pies. Cuando salgamos del baño. Ya lo has recibido... así que es mejor usarlo por el bien de esa chica. Ella podría haber estado contenta de que lo aceptaras.
  Milady... —apretó firmemente su largo pelo rubio, gotas de agua derramándose de él—. Milady, no me ha preguntado por mis brazos ni una sola vez.
Las gotitas que caían con ruidos chorreantes parecían arena de un reloj de arena. Me hicieron consciente del tiempo que me quedaba con ella. Me acerqué a su lado y sonreí. Para expresar que abusar de ella no era lo que pretendía hacer, levanté las dos manos una vez. Encima de eso, puse mi mejilla sobre su rodilla. Emitía el sentimiento de tibieza de un ser humano. Me había imaginado que tendría la piel suave de una chica, pero ese no era el caso.
as



 

  Tampoco me has preguntado dónde o cómo vivía antes de convertirme en la hija de un millonario de renombre.
Como estaba enamorada de ella, tenía ganas de monopolizar su futuro, pasado y presente. Pero la gente tenía cosas que hizo y de las que no quería hablar. No era muy inteligente, pero era consciente de ello. Porque también era válido para mí.
No importa lo que pasara, no quería contarle mi pasado.

--------------------

Esa noche, nos fuimos a dormir después de habernos pintado las uñas de los pies con esmalte de uñas del mismo color.
Tuve un sueño. Un sueño sobre mi hermanita. Estaba comiendo panqueques con ella. Fue en algún lugar que no reconocí. Una simple casa de madera... el tipo de casa que la gente usaría para describir un hogar feliz.
Nunca comimos panqueques durante el tiempo que vivimos juntas, así que eso podría haber sido una manifestación de mi deseo. El deseo de comer algo sabroso con mi hermanita.
Todavía no podía sostener la cuchara adecuadamente, así que la estaba alimentando. En el sueño, habíamos echado mucha miel y crema sobre los panqueques y los habíamos decorado con coronas de cereza. Cuando le pregunté si era delicioso, ella sonrió y asintió con la cabeza. Estaba tan, tan feliz con esa sonrisa...
Y luego me desperté.
Sobrecogida como estaba, con un sentimiento de gran alegría que superaba cualquier placer y droga, no pude reprimir mis lágrimas y mis toses. Me limpié los mocos y las lágrimas con la manga de mi camisón. No era como si quisiera llorar.
Pero aun así, qué función tan inútil del cuerpo. Las lágrimas no sirven para nada. Sabía con todo mí ser que nadie me ayudaría aunque me lamentara.
Incapaz de soportar estar acostada de lado, me senté. La enfermedad era más agonizante si me quedaba acostada. Al frotarme el pecho con jadeos, intenté desesperadamente contener la tos.
Esta enfermedad me ha aquejado desde que conocí a mi padre, pero no era un hilo conductor de mi vida. Era sólo que la tos era dolorosa.
Me preguntaba por qué estaba pasando eso. Se suponía que iba a ser feliz ahora mismo. Sin embargo, mi cuerpo se quejaba de lo desafortunado y atormentado que estaba.
Había tomado una decisión. Por el bien de esa niña, podría hacer todo lo que pudiera. Honestamente había pensado que sería capaz de soportar cualquier cosa. Había estado segura de que ese sentimiento no se desvanecería sin importar cuántas noches frías tuviera que pasar. Eso no ha cambiado ni siquiera en los últimos tiempos, donde mi situación era diferente.
--Aun así, ¿por qué me siento tan mal?
— Milady —una clara voz resonó por toda la habitación que estaba envuelta en la noche.
Mis hombros se estremecieron al girar mi cara hacia la cama junto a la mía. Me preguntaba por cuánto tiempo había estado despierta, porque me estaba mirando. Sus ojos azules eran como la luz de una vela en la habitación ligeramente oscura.
  Mi tos no...
  Le traeré agua.
  Está bien, no es necesario. Es inútil...
  Entonces voy a ir allí.
Se puso a mi lado antes de que se lo pidiera. Recogiendo sus propias almohadas y cojines del sofá, apiló muchas de ellas. Cuando las colocó en mi espalda, pude encontrar una posición cómoda incluso cuando estaba sentada. También se sentó a mi lado, las dos compartiendo una manta. Cuando estiré la mano, ella se aferró a ella.
  ¿No es difícil para ti dormir si no puedes acostarte?
  Puedo dormir en cualquier parte.
  Tienes un trabajo horrible, ¿eh? A pesar de que sólo eres una Auto-Memories Doll.... tienes que pasar tres meses con alguien como yo.
Pero era sólo por un poco más.
  No hay nada bueno o malo cuando se trata de trabajar. Además, el que yo sostenga la mano de Milady ahora mismo no es mi deber.
Mi tiempo con la única persona que actuó como aliada en mi vida académica llena de mentiras fue escaso.
  Sí —Apoyé mi cabeza en su hombro—. Oye, eres amable... pero ¿por qué?
  ¿Qué quiere decir?
  ¿Sabes?, normalmente eres estricta... pero eres súper amable en momentos como este, ¿verdad? ¿Por qué? A pesar de que era bastante repugnante. Desde el principio, siempre...
  ¿”Repugnante”...? —Como si no entendiera de lo que le estaba hablando, tenía un signo de interrogación sobre su cabeza.
  ¿No te lo dije cuando nos conocimos? “No tengo intención de familiarizarme contigo. Así que no me hables de otra cosa que no sea el mínimo necesario para mi enseñanza”.
En aquel entonces, me habían arrojado a un mundo que no conocía, así que cada persona que veía me parecía un enemigo. Me había convencido a mí misma de que una belleza tan osada que había venido a mi casa a un precio tan alto también me estaba despreciando por dentro.
  De hecho, me lo dijo. Estaba haciendo lo que me ordenó hasta la mitad.
  Jaja, porque me retracté de ese pedido... soy... horrible. Eres.... agradable...
Había ocurrido una semana después de la inscripción, en medio de la noche. Había tenido un ataque de tos debido al vértigo emocional, igual que ahora. Recordé que había reaccionado rápidamente y había levantado su cuerpo. Durante un tiempo, ella me había vigilado desde la cama vecina mientras tosía. Como sólo se había quedado observando, yo le había guardado rencor, pensando en lo terrible que era.
--No tengo un solo aliado.
No era como si hubiera estado embriagada de tragedia. Pero no podía pensar otra cosa que eso. Suprimiendo firmemente las lágrimas, me enrosqué.
--No voy a perder; no puedo mantenerme débil. Tengo esta tos porque mis sentimientos son débiles.
A pesar de mi regaño, la tos sólo había empeorado y no mejoró. Aunque al parecer se trataba de una enfermedad llamada asma, no había un medicamento específico para ella. Sólo podía esperar a que se calmara.
--Es difícil respirar y no hay nada que pueda hacer.
Estaba a punto de volverme loca.
--Quiero dormir, pero no puedo.
Mientras cerraba los párpados y descansaba, la tos me había impedido dormir. Justo cuando estaba a punto de gritar desde ese círculo vicioso, sentí que alguien me tocaba la espalda. Mi cuerpo se había convulsionado al principio. Nunca había experimentado que alguien hiciera algo así por mí.
Cuando doblé mi cuello para mirar hacia atrás, la había encontrado acariciando en silencio mi espalda. Aunque no dijo nada, su mirada parecía preocupada. Siguió acariciando mi espalda. Nuestros ojos se habían encontrado en la oscuridad, y ella había abierto la boca una vez, pero luego la cerró. Me preguntaba por qué. Finalmente, me di cuenta.
--Ah, es porque yo...
Fue porque le dije que no hablara. Como una máquina, había seguido fielmente lo que le había dicho. Esa había sido sin duda la razón por la que no me había preguntado si estaba bien.... Porque yo misma lo había pedido.
Pensaba que era una persona terrible.
--Yo soy la que es terrible.
Me acosté boca abajo, escondiendo mis lágrimas y dejando que hiciera lo que quisiera.
--Me preocupo mucho por mí, pero esta persona es....
Su mano nunca se detuvo.
¿No era yo la que era realmente malvada para el mundo? De repente, ese pensamiento cruzó mi mente. Porque, verás, se suponía que yo debía ser una ama desagradable desde su punto de vista, pero ella se preocupaba por mí. Se supone que ella también tenía sueño. Decir que tener que pasar tres meses al lado de una niña engreída y poco refinada era una especie de castigo que no podía considerarse una broma. Aun así, fue amable.
--Ella es agradable.
Sólo cuando estaba a su lado podía pensar con un poco de gentileza del mundo. Podía sentir que me estaban cuidando. Sólo un poco, mi existencia brilló. En el mundo que tanto rechacé, por primera vez, había sido capaz de respirar apropiadamente.
Después de que esa noche pasara, le volví a hacer mi petición. Le había dicho que, si podía, quería que me hablara con normalidad como a una chica cercana a ella en edad.
  ¿Soy agradable...? —Como era de esperar, se quedó con una expresión inquisitiva. Parecía que no tenía intención de hacerlo.
Miré nuestras uñas de los pies mientras nuestros pies se asomaban de la manta y reían:
  Lo eres.
  ¿Es eso cierto? Sólo lo estoy copiando. Una vez, cuando me herí, la persona que estaba conmigo me dejó cojines así para que la parte herida no me doliera. Gracias a él, pude dormir bien ese día. También hubo una vez en la que tuve fiebre por el exceso de trabajo, y se despertaba muchas veces por la noche para darme agua.
Como había sido tratada con amabilidad, lo imitaba en una situación similar, eso es lo que decía.
  Ya veo.
Me preguntaba cuánta gente en esta tierra podría hacer eso. Cuántos de ellos entendían el verdadero significado detrás del mérito de hacerlo.
  Milady, si no puede dormir, ¿hablamos de constelaciones? Siempre las estudio.
La mayoría de la gente se preocupa por sí mismos.
  De acuerdo.
Incluso ser cariñoso con los demás involucra cálculos y ganancias.
  Entonces, déjeme contarle sobre la anécdota de las estrellas gemelas que brillan en el cielo nocturno en esta época del año.
Fueron capaces de comprender apropiadamente la maravilla de la bondad natural sólo después de haber sufrido mucho.
  Bien.
Quería ser fuerte, pensé.
Quería tener un alma que se mantuviera erguida sin importar los vientos y las olas que vinieran hacia mí. Quería un corazón de acero que no cediera, por mucho que mi tristeza y mi soledad intentaran matarme. Además, quería aceptar varios asuntos y ser amable con la gente.
Creía que seguramente su gentileza se filtraba tan profundamente en mi carne y mis huesos, porque ella había sido herida en igual medida. Había numerosos arañazos grabados en su cuerpo. ¿No eran los mismos que las heridas de su corazón? Precisamente porque ella era una persona que había sido lastimada, su bondad era diferente a la de los demás.
No quería olvidar la emoción que estaba teniendo en ese momento. Eso fue lo que ella me hizo sentir.

-----------------------

Rápido, rápido, girar.
Repetimos la práctica de baile una y otra vez, y cuando llegó el día del baile, me entregaron un paquete. Tenía un mensaje a nombre de mi padre.
Un sinnúmero de cajas grandes estaban apiladas en una esquina de mi habitación. Joyas, vestidos y zapatos de tacón alto se revelaban a medida que desenvolvíamos sus bonitas envolturas. Una parte de ellos era para ella también.
Al mirar la carta de presentación de la agencia postal adjunta al equipaje, hizo una mueca como si estuviera suprimiendo un estornudo.
  ¿Qué pasa?
  Mi vestido fue enviado por el presidente de mi compañía... así que el que lo entregó a las puertas de la academia era probablemente un cartero que conozco. Hay un garabato aquí.
En la carta de presentación estaba el nombre del cartero, y al lado había una marca de sonrisa que parecía haber sido dibujada por un niño. Había una burbuja de diálogo que salía del garabato, y en ella estaban escritas las palabras “¿Estás jugando?”
  ¿Qué significa esto?
  Me imagino que quiere decir, “apresúrate a volver a casa”.
  ¿De verdad?
  Mi ocupación original es la de escritora fantasma, después de todo. La razón por la que acepté este trabajo fue porque recibí una invitación del Reino de Drossel, que tiene conexiones muy arraigadas con la Casa York. Milady, este es un tema que no tiene nada que ver con usted, pero ya que he sido contratada por ellos anteriormente, he recibido varias propuestas de trabajo.... Incluso para una empresa de correos, rechazarlas era una ardua labor. A petición del Presidente, ahora estoy en este lugar, pero yo nunca he estado fuera de la agencia durante tanto tiempo. También es difícil mantenerse en contacto con el mundo exterior en este lugar, por lo que no puedo informarles con una periodicidad fija. Esta carta es probablemente su manera de mostrar preocupación.
Su voz resonó más suavemente de lo habitual mientras hablaba. La expresión facial de hace un momento podría haber sido su sonrisa mordaz.
--Ya veo, ¿hay otras personas así?
Si hubiera sido la yo de hace un tiempo, mi cabeza se habría llenado de celos. Pero después de tres meses, había llegado a saber qué clase de persona era, y había llegado a conocerme a mí misma a través de ella. Los valores del ser humano que era yo, se habían reformado un poco.
No hubo muchos cambios en su expresión, pero parecía feliz, así que yo también lo estaba. Por supuesto, también sentí soledad.
  Oye, te vas hoy, ¿verdad?
  Sí. Nuestro contrato terminará tan pronto como finalice el baile. Me iré esta noche.
— Entonces, vamos a divertirnos mucho juntas... en el baile —me obligué a reír.
--Sólo un poco más cerca. Quiero que la figura de mí misma que permanecerá dentro de ti sea algo alegre.
— Bueno, pues bien.
--Porque te aprecio. Así que quiero que me coloques en tus buenos recuerdos. Aunque no me convierta en parte de tu vida, aunque me olvides, aunque sea la única que lo recuerde, quiero hacer un pequeño esfuerzo. Tanto para la chica que me gusta como para la hermanita que amo, quiero ser algo bueno. Quiero permanecer como algo bueno.
— ¿Podrías acompañarme? —Estiré la mano y lo dije en broma, pero ella asintió con demasiada seriedad, levantó una pierna y se arrodilló en el acto.
  Con mucho gusto, Milady.
A pesar de que la llamaban la “Princesa Caballero”, no había manera de evitar su genialidad.

----------------------------

Mis guantes sin dedos estaban hechos de encaje negro. Las correas Bijou sostenían mis delgados zapatos de tacón.
No necesitaba mis gafas. Tenía una escolta.
Puse una corona tejida con flores frescas en mi cabello. Mi vestido de satén de cuello cuadrado y color rosa pastel, que parecía hacer un llamado ridículo a la belleza, era tan ligero como una pluma. Un panier rojo que parecía rosas apiladas era visible desde debajo del dobladillo del tobillo.
Como sólo me había vestido modestamente en la academia, las compañeras de clase a las que pasaba susurraban algo ante la discrepancia en la impresión que les causaba. No, quizás no fuera yo. La persona sobre la que se corría la voz era otra.
  Todo el mundo te está mirando.
Su vestido de cuello alto apretado hasta el cuello no permitía ninguna exposición que distrajera. Era una protección completa llamada túnica de manga larga. Quería elogiar el sentido de la persona que lo había elegido. Ocultaba sus brazos de mecanismos artificiales de una manera espléndidamente elegante.
  ¿Hay algo extraño en ello?
  No. Significa que eres bonita.
  Pero todo el mundo está muy bien vestido.
  Eres la más bonita de todas.
Decorada con una trenza, su largo, largo y dorado pelo caía en cascada desde un lado de su cara. Vista desde atrás, su figura era encantadora. Como las estrellas, había adornos de rosas por doquier en su pelo y vestido. Ella misma parecía un poco dubitativa, pero su belleza era algo que se podría observar para siempre.
La cafetería se transformó y se convirtió en un salón de baile. Dicho lugar, cubierto de marcas blancas y azules brillantes, era como un mundo hecho por los cielos nocturnos. Los globos de plata volaban y se esparcían por el techo del atrio. En incontables mesas largas e interconectadas había varios manjares que mostraban la destreza de los cocineros de la academia.
Desde platos de carne hasta platos de pescado, uno puede comer gemas de ricos matices en el buffet. Una abrumadora sensación de presencia se desprendía de las magdalenas y las galletas alineadas en filas, que tenían el glaseado aplicado incluso en sus entrañas.
Parecía que el plan de coordinación de las mesas también estaba en marcha. Las flores decoraban las tazas de té, la luz de las velas se movía entre los golpes de vidrio y todos los vasos tenían cintas de jazmín atadas a su alrededor.
  Sublimemente caro, ¿eh? Casi como una ceremonia de boda. Aunque nunca he asistido a una.
Si existiera una tierra de sueños, me preguntaba si se sentiría así.
A diferencia de mí, que estaba nerviosa por estar por primera vez en una situación así, ella era algo majestuosa. En realidad, no es muy distinta de lo normal.
  ¿Buscamos algo...? ¿Hay algo que desee?
Puse una mano sobre mi estómago y gruñí:
  Mi corsé está apretado así que no parece que vaya a poder comer mucho.... Oye, no te apartes de mí lado. Mi visión está bastante borrosa. No es que no pueda ver.
  Lo prometo. No me apartaré de su lado.
Tal como lo declaro, aunque mucha gente la llamó, ella no se apartó de mi lado. En el momento culminante del banquete, las estudiantes voluntarias se reunieron trayendo instrumentos y comenzaron a tocar música. Todos empezaron a balancearse y, mientras seguían ciegamente la melodía, salieron al salón de baile con sus parejas. Me empezó a doler el estómago cuando por fin llegó ese momento.
--Si fallo, descubrirán que no soy una chica de la nobleza.
Un acto que mancharía la dignidad de la familia York. En tal caso, podrían ser incapaces de aceptar las condiciones establecidas a cambio de que yo cumpla con el deber de sucesora.
A pesar de decir: “No quiero, no quiero”, había estado haciendo todo lo posible por ese motivo.
  Milady —me susurró alguien al oído, causando que se me pusiera la piel de gallina.
Giré todo mi cuerpo, que se había agarrotado por la ansiedad hacia su dirección. La que estaba a mi lado era...
  Por favor, tranquilícese. Milady, su dominio del baile es perfecto. Se lo garantizo.
...mi única aliada.
  Puede ser fácil tropezar con zapatos a los que no se está acostumbrado. Sin embargo, si le preocupa tropezar, eso no sucederá en absoluto.
Ella era la única chica que conocía mi situación.
  Después de todo, la protegeré.
Mi chica, que era como un Caballero.
--Si tú lo dices, no habrá errores. Porque lo sé. No mientes, y definitivamente cumples tus promesas.

Podría ser una idiotez por mi parte creer tanto en ella a pesar de que sólo habíamos pasado unos pocos meses juntas. Si fuera yo misma, nunca bajaría la guardia así. Aun así...
--Sin embargo, es porque eres tú.
— Sí, confío en ti.
--Porque eres tú.
— Y gracias por todo hasta ahora; este es tu último trabajo.
--Porque eres tú.
— Te dejaré el papel masculino a ti, pero déjame decirlo.
--Porque eres tú, me enamoré y fui tras de ti.
— Violet, por favor toma mi mano.
La Auto-Memories Doll de pelo dorado y ojos azules, la persona más bella y distinguida de todas las personas con las que me he encontrado, Violet Evergarden, sonrió un poquito mientras decía:
— Con mucho gusto, Milady.

--------------------------

Después del baile, nos bañamos juntas como siempre, nos secamos el pelo y nos peinamos. Violet volvió a tener el mismo aspecto que cuando nos conocimos, con su chaqueta, su moño, vestido de una pieza, su broche esmeralda y sus botas marrón cacao, y se marchó de la academia después de la medianoche.
Al día siguiente, seguramente me enfrentaría a un bombardeo de preguntas. Sobre adónde se había ido la Princesa Caballero.
Mientras nos despedimos, le hice una sola petición:
  Algún día pagaré por esto; ahora tengo las manos vacías, así que no puedo darte nada, pero definitivamente te devolveré el favor. Por eso, ¿puedo preguntarte algo como amiga...?
Violet Evergarden respondió con su voz dulcemente sonora:
  Lady Amy Bartlett. No acepto dinero de amigos.
Al escuchar esa respuesta, me sentí lo suficientemente dolorida como para dejar de respirar.
Nunca la volví a ver después de eso. Sólo nuestro intercambio de cartas continuó por siempre.

-------------------------

Cuando el nombre de Isabella York seguía siendo Amy Bartlett, había recogido a una niña de un distrito de prostitutas cercano casi al amanecer.
  Ve a robar algo mejor la próxima vez.
Un niño con un sombrero de caza y una chaqueta que escondía su cuerpo hasta el cuello salió de una tienda de segunda mano que también se dedicaba a la venta de objetos robados. Al mirarlo mejor, era obvio que en realidad era una niña, pero su cuerpo no totalmente desarrollado ocultaba su género. Para que una mujer se vista como un hombre, si no como un pasatiempo, la razón tiene que ver principalmente con la protección de su castidad.
Así era esa ciudad.
Mientras chasqueaba la lengua y escupía maldiciones a las negociaciones ambiciosas del comerciante, Amy encontró a una niña sentada en el suelo mientras salía de la tienda.
--Ah, esta niña...
Más que una niña, estaba más cerca de ser un bebé. Era la hija de una camarada comercial a la que Amy estaba muy unida. Sin embargo, tanto el padre del niño como Amy eran adolescentes del mismo grupo de edad.
Todo el pueblo donde vivía Amy era un distrito de prostitución situado en un punto intermedio que interconectaba a las grandes ciudades. La estructura económica de la ciudad se basaba en entretener a los viajeros que se quedaban sin suministros y a los soldados que se desplazaban. El negocio más común en la ciudad después de la prostitución era el robo. También había casos en los que las prostitutas servían como ladronas.
Las pertenencias robadas se llevaban a la tienda de segunda mano, sus dueños aparecían buscándolas y el comerciante hacía un trato con ellos por el doble del precio original. Era un círculo vicioso de comercio en el que había complicidad entre ladrones y vendedores.
Amy veía a menudo a esa niña cada vez que salía de la tienda de segunda mano. También había chismorreado muchas veces con la madre de esta última.
  ¿Dónde está tu mamá?
Cuando Amy se lo preguntó, la niña señaló un lugar no muy lejano. Alguien se había desmayado allí. La forma en que estaba torcido el cuello de la persona era extraña, así que Amy supo inmediatamente que había muerto.
  No se mueve.
  Claro, está muerta.
¿Había sido un conflicto debido a los celos, o había sido un atacante cualquiera?
Era inútil decirle a alguien que una persona había fallecido. Como era de esperar, si le dijera que vivir en una ciudad como ésta, donde el 90% de los crímenes que ocurren son olvidados, es peor.
--Pero como no conocemos otro lugar ni otra forma de vida, este es el único pueblo donde podemos vivir.
Amy miró a la niña que aún no era capaz de entender la muerte de su madre. Tenía el pelo esponjoso y rizado de color caléndula. Aunque usaba paños, sus rasgos faciales se parecían mucho a los de su madre.
Si la dejaran sola, probablemente se la llevarían y la venderían a algún proxeneta. O eso o quedaría atrapada en el negocio del robo y sería incapaz de liberarse de él. Si uno presumiera un resultado aún más horrible, todo su cuerpo sería cortado en pedazos y terminaría en las manos de un diletante. 
  Tu madre me compró pan una vez.
En el pasado, Amy se había visto obligada a tomar la misma decisión. Para ella, esta niña casi se parecía a ella misma.
  No había conseguido robar ninguna billetera y no había comido nada por quién sabe cuántos días, así que fue una gran ayuda.
La verdad es que nunca había recibido nada de pan de ella, y sólo decía una mentira para usarla como razón.
  Por eso te ayudaré a enterrarla.
Amy regresó a la tienda de segunda mano, le contó a su dueño sobre la situación y le pidió un hombre para que la ayudara. También estaban presentes conocidos de la madre de la niña, pero nadie propuso denunciarlo a la policía militar.
Después de ser examinada, fue enterrada de forma segura en un cementerio militar cercano. Al terminar el entierro, todos parecían tener los ojos muy pesados.
  ¿Qué hacemos con esa cosa? —El comerciante de la tienda de segunda mano trataba como un objeto a la niña que no intentaba alejarse de la tumba de su madre—. ¿Cortarla en pedazos o venderla? Si me lo dejas a mí, te daré una parte.
En ese momento, las manos de Amy se aferraron al destino de esa niña que para ella no era diferente de un bebé.
--Cuando fui yo, este hombre decidió convertirme en ladrona.
Para Amy, un día a día en el que tenía que vivir como ladrona era lo peor, pero quizás tenía que estar agradecida por no haber sido conservada en formol. No, ¿se suponía que tenía que estar resentida con él? Él la había empujado a vivir en un mundo así.
  La haré mi hermana pequeña.
  ¿Qué?
Por eso Amy pensó en darle a la niña otra opción.
  La convertiré en mi hermana. No hay que cortarla en pedazos ni venderla.
Nadie la usaría, ni ella usaría a nadie. Se le concedería la opción de ser amada como una niña, que podría haber existido incluso si no hubiera nacido en ese lugar.
  Amy. No es tu hija, ¿verdad? ¿Qué sentido del deber tienes al hacer eso?
Amy contestó al dueño de la tienda de segunda mano mientras se reía:
  Por venganza.
Para ella, la niña y la madre, Amy creía que quería vengarse del mundo y del destino que les estaba sometiendo a esas circunstancias.
Amy había estado enojada desde que nació. Y cuando su madre fue asesinada por un matón. Y cuando un hombre la obligó a robar. Incluso ahora, mientras estaba de pie en medio de un cementerio cubierto de niebla matutina, Amy estaba todo el tiempo enojada. ¿Qué era este mundo?, se preguntó.
--¿Qué hice o qué hicieron ellas? ¿Por qué el mundo es tan injusto?
Era lo suficientemente absurdo, violento y cruel como para provocarle náuseas. Todos los días, le dolía el cuerpo o el corazón. No había un solo día sin dolor.
--Quienquiera que haya creado el mundo, quienquiera que haya dado mentes a los humanos y los haya dejado caer a la tierra está loco.
Amy maldijo a los bastardos pervertidos a los que tanto les gustaba ver sufrir a la gente.
  Haré feliz a esta niña. Se supone que tuvo mala suerte. Cambiaré eso. Se lo merecen las personas horribles que supuestamente iban a ganar dinero con ella y el Dios que había estado dictando su destino. Sólo miren.... Definitivamente, definitivamente le daré un estilo de vida apropiado.

----------------------------

Amy Bartlett se había convertido en Isabella York un año después de eso.
Justo cuando Amy había aprendido a amar a alguien, un mensajero de alguien que decía ser su padre la visitó. Según el mensajero, incluso ahora quería al niño de una amante con la que se ha asentado por sobre el dinero en un pasado lejano.
Sus herederos habían perecido uno tras otro a causa de una epidemia. Él la sacaría de esa pobreza. Por lo tanto, ella debe presentarse ante él. Aunque el mensajero hablaba de una manera delicada, al final, había venido a decir una cosa semejante.
El destino hizo uso efectivo de la irracionalidad. El mundo sólo usaba a Amy.
Amy preguntó por su hermana pequeña. ¿Qué le pasaría a esta última si fuera a la casa de York?
El mensajero miró a la hermana de Amy, a quien había sostenido en sus brazos y no la había soltado desde que apareció, y sonrió.
No podrían volver a verse nunca más. A una persona de ese hogar no se le permite estar involucrada con la hija de una prostituta. Si ella hacía todo como se le había dicho, podían enviar a su hermana a un orfanato o a una familia que quisiera tener hijos adoptivos.
— Eso también sería mejor para ella. ¿La dejarás vivir así? —preguntó mientras se reía.
--¿“Déjala vivir así”?
Al ser cuestionada, Amy miró alrededor de su apartamento. Incluso para alguien que vivía solo, las habitaciones eran muy estrechas. No tenía idea de cuántos años de construcción tenía el lugar. Tanto el suelo como el techo estaban inclinados, y si llegaba una tormenta, la gente que vivía allí volaba por los aires. Había una sartén con los restos de una sopa que había hecho dos días antes en la cocina. Era lo único que tendrían como comida para ese día. Faltaba uno de los lados de las cortinas de la habitación. En el suelo yacía una muñeca que había comprado para su hermana. Había dos libros ilustrados. Ambos habían sido limosnas de otra persona. Esos eran los únicos juguetes infantiles que tenían. Debido a una rutina sin horario diurno ni nocturno, su ropa sucia parecía estar a punto de desbordarse de su cesta.
Era un apartamento desordenado. No había nada limpio. Sin embargo, era lo máximo que Amy podía hacer en este momento. No había nada más que pudiera hacer. No importa cuánto tritura su cuerpo y trabajara, Dios no le daría nada. No existía. Al menos, nunca se le había aparecido.
No había esperanza en su vida. Nada de pasión. Nada de bondad tampoco. No había ni una sola cosa que brillara en un mundo tan tenue como el de las tinieblas. Si sólo hubiera una cosa maravillosa en él...
  Hermana mayor —desde los brazos de Amy, el más precioso de los elementos que la componían, su hermana pequeña, emitió una voz llorosa—, —Her-Hermana mayor —Quizás al sentir la angustia de su guardiana con todo su cuerpo, había empezado a poner cara de llanto—. Hermana mayor.
Todavía no era capaz de decir el nombre de Amy correctamente, así que le habían enseñado una abreviatura de "hermana mayor" como nombre provisional de una mascota. (Nota: en la traducción al inglés la niña llama a Amy “Big Sis” como abreviatura de “Big Sister”).
  Hermana mayor.
Amy había querido hacer muchas cosas por la niña una vez que creciera.
  Hermana mayor.
Quería que asistiera a la escuela, que hiciera amigos y que viviera muchos momentos agradables.
Su relación había comenzado por venganza, pero ese no era el caso ahora. Había logrado encontrar la esperanza de vivir en su vida insatisfecha y horrible. Salvar a un pequeño ser vivo que no estaría protegido por nadie más que por ella.
Era la única cosa maravillosa de Amy. Se había convertido en la razón por la que luchaba en ese momento para vivir.
  Vamos, sólo hay una respuesta que puedes dar, ¿verdad?
El hombre que le extendía una mano en la delgada oscuridad de la noche se estaba convirtiendo no en un ángel sino en un demonio. Las campanas de alarma resonaron en su cabeza, diciéndole que aquellos que avanzaban más allá de ese punto tenían que desechar por completo la esperanza.
No podía permitirse el lujo de separarse de lo valioso en su vida, y que finalmente había encontrado. No quería hacerlo. Quería huir.
--...pero...
Como había dicho el hombre, solo había una respuesta que podía dar.

-------------------------------

A lo largo de una carretera de verde floreciente, había un orfanato creado a través de la renovación de un edificio que solía ser una iglesia. En las cercanías de la institución nacional, a la que Drossel contribuía, había campos y pastizales que servían de sustento a los inquilinos.
Los niños que habían sido acogidos estaban trabajando en la granja mientras ocasionalmente jugaban entre sí. Mientras el personal que los vigilaba les reprendía con la frase “Háganlo con seriedad”, pudieron escuchar el ruido de una motocicleta, el cual no se podía discernir bien debido a que estaba muy lejos de donde estaban. Circulaba ágilmente por el camino de tierra sin pavimentar.
Dicha motocicleta que atravesaba una escena de alegre rutina se detuvo frente al orfanato. Justo cuando el personal fue a preguntar por el invitado, un hombre estaba bajando de la motocicleta.
  Es el correo.
Era un cartero extraño que usaba botas de tacón alto que parecían dificultar el andar en una zona tan rural. Su forma de hablar era áspera, pero había saludado apropiadamente.
Los envíos postales eran cartas, y el destinatario era una niña que acababa de llegar al orfanato. Era una niña que todavía no podía hacer trabajos agrícolas.
A pesar de que el hombre lo rechazó y afirmó que entregaría el correo en persona y no escuchó a nadie, el personal lo condujo a la habitación donde se encontraba la niña. Al entrar en dicha habitación, la niña estaba observando distraídamente las luces de colores que brotaban de un vitral que había permanecido intacto desde los tiempos en que el lugar era una iglesia.
Las vívidas luces que se habían fundido transparentemente en la habitación la iluminaban. Tal vez la habitación era un lugar para guardar el material de recreo propiedad de los niños, ya que había muchas estanterías y juguetes dispuestos en ella. Una joven vestida de monja, que parecía que le gustaban los niños, estaba cuidándolos.
  Tienes dos cartas dirigidas a ti —El cartero se agachó para mirarla a los ojos y le ofreció las cartas.
La niña no trató de tomarlas. Podría ser su primera vez recibiendo cartas.
Se sacó de la boca el dedo que había estado chupando y se señaló a sí misma.
  Taylor.
Un resplandor que parecía atraer a la gente flotaba en sus grandes ojos. Aparentemente, ella estaba dando la bienvenida al elemento extraño que había entrado abruptamente en su vida, el cartero.
La voz del hombre resonó con un tono naturalmente suave:
  Sí, son para ti —Sus ojos se entrecerraron y sonrió un poco.
  ¿Para Taylor?
  Así es. Dos cartas para la Srta. Taylor Bartlett. ¿Sabes leer? Supongo que hacer una pregunta a una mocosa que parece un bebé es estúpido. Oye, tú, la de allá, ¿sabes leer?
De repente, cuando el apuesto cartero le habló mientras ella permanecía en silencio, la joven monja tenía la cara roja. Luego agitó la cabeza en silencio.
  No hay forma de evitarlo. Oye, Taylor, te las leeré. ¿Está bien eso?
  Taylor.
  Genial, así que está bien.
  Hermano Mayor.
  ¿Quién es el Hermano Mayor? Yo tengo “Benedict Blue” como mi increíble nombre... No, escucha. Estos dos sobres han sido enviados por un remitente diferente. Uno es de Violet Evergarden. Ella es mi colega. Allí dice que puedes visitarla si tienes algún problema o algún favor que pedir en el futuro. Incluso, cortésmente, incluyó un mapa al Servicio Postal CH... Significa que puedes venir si tienes problemas para conseguir un trabajo —El cartero, Benedict, le pasó la carta a Taylor después de haber terminado de leerla—. Siguiente: Remitente desconocido. Está escrito en él.... ¿Qué? Tan corto... —No había ningún otro texto mientras intentaba dar vuelta al papel, así que Benedict lo leyó tal como estaba—, “Esta es una palabra mágica que te protegerá: “Amy”. Sólo tienes que recitarla”... es lo que dice.
Taylor reaccionó con sobresalto a esa palabra. Sus ojos se abrieron de par en par, parpadeando varias veces.
Sólo por el hecho de sacarlo a la luz, Benedict se inclinó hacia la monja y le lanzó una queja:
  Deberías enseñarle a leer a esta niña.
  Tal vez sea por el entorno en el que se crió, pero su absorción del conocimiento se queda atrás en comparación con los otros niños. Tenemos que cuidar a los otros niños también, así que no tenemos tiempo para enseñarle con supervisión constante...
  Lo entiendo, pero —comenzó Benedict—, va a ser necesario para cuando crezca, ¿no? Y lo que es más importante, no puede leer las cartas... aunque me tomé la molestia de entregarlas. La gente escribe cartas porque quiere que sean leídas, ¿no? Y hay dos. Dos personas que le enviaron cartas. Está bien si lleva tiempo; sólo enséñale.
A diferencia de las Auto-Memories Dolls, el trabajo de los carteros era la entrega. Sin embargo, incluso para ellos, el deseo de enviar correctamente los sentimientos que alguien les había confiado era el mismo.
Las Auto-Memories Dolls llegaban a ver las caras de sus clientes, pero en su mayoría no veían las caras de las personas a las que los clientes les enviaban cartas. Los que son testigos del momento en que llega la entrega de alguien son ellos.
Indiferente al intercambio entre Benedict y la monja, Taylor intentaba pronunciar la palabra que le habían dicho:
  A-... hermana mayor.
Lo intentó, pero lo que salió fueron palabras diferentes. Ese era el apodo de la persona adulta que había estado con ella durante un año en su vida, que acababa de empezar.
Una cama nueva, muchos extraños que nunca antes había visto. Dentro de ese cotidiano diario, sus recuerdos de esa persona se desvanecían. Taylor ya no recordaba ni siquiera la cara de su propia madre. Seguramente sus recuerdos de la persona llamada “Hermana Mayor” serían lanzados a un horno del olvido.
  Hermana mayor.
Sin embargo, ahora era diferente. Podía recordar la muñeca que esa persona le había dado y el sabor de su sopa.
  Hermana mayor, hermana mayor.
Podía recordar el calor de los tiempos en que fue abrazada por ella, así como su cabello que solía oler azucarado.
  Hermana mayor.
Podía recordar el hecho de que esa persona solía ser una existencia significativa para ella.
Cuando las lágrimas aparecieron en sus ojos, pudo recordar los vestigios.
  Amy.
Para Taylor Bartlett, antes de que se diera cuenta, esa palabra se había convertido en un hechizo mágico para reunir valor.

---------------------------

La chica miraba fijamente un edificio de ladrillo rojo que tenía una veleta en su parte superior.
Mientras la muchacha estaba de pie a la orilla del camino, la gente entraba y salía incesantemente de esa compañía postal de apariencia un poco anticuada. Un joven que lleva un paquete. Una mujer joven que sostiene una carta dirigida a un ser querido bajo el brazo.
Las ventanas ya estaban abiertas.
Dentro del lugar, un cartero subió a su motocicleta mientras bostezaba. Una mujer hechizantemente hermosa vino tras él trotando. Chasqueando su lengua hacia ella mientras se apoderaba con fuerza del asiento del pasajero, el joven hizo una cara que no parecía nada insatisfecha desde un ángulo que ella no podía ver.
Desde el balcón del tercer piso se escuchaban risas animadas. Igual que la voz de una mujer joven que estaba enojada por alguna razón. Finalmente, un hombre se dirigió al balcón con una taza de té en la mano. Vio a la chica, que no era más que una parte del paisaje de la ciudad, y la saludó con sinceridad a pesar de que era su primer encuentro.
Después de eso, una joven mujer de lustroso cabello rubio apareció.
Era un lugar más ruidoso y valioso de lo que se había imaginado. Para la chica, ese lugar era de ensueño.
Agarrando con firmeza el vestido blanco con el que estaba vestida, se acercó. Y, al mismo tiempo, recitó un hechizo mágico.
  “Amy”

---------------------------

Mi más amada Taylor,
esta es una carta que no puedo enviar.
De ahora en adelante, no tendré ningún tipo de relación contigo. Este es el acuerdo que he hecho.
Taylor, la verdad es que tal vez no quería ser una hermana mayor, sino una madre.
Te amo, así que tomé esta decisión yo sola. Me pregunto cómo afectará esto a tu vida. No pararé de desear que vaya en una buena dirección.
Seguro que te olvidarás de mí. Me pregunto si crecerás pensando que no tienes familia. Pero ¿sabes, Taylor?, aunque ya no esté cerca, e incluso si me entierro en tus recuerdos, dirás mi nombre. Sólo eso es suficiente.
Nuestro vínculo es eterno.
El hecho de que me gustaba tu cabello, el color de tus ojos y tu sonrisa, y el hecho de que creía que quería hacerte feliz, todo eso se volverá eterno. Ya que "Amy" es un nombre que no puedo seguir recibiendo, ya que te amé y como ese tiempo fue una eternidad para mí, habrá una continuación de ello cada vez que recites algo como si fuera magia. Habrá una continuación del yo que tanto amas.
Por eso, Taylor, di mi nombre si te sientes sola.

6 comentarios:

  1. wou fue muy interesante muchas gracias hicieron muy buen trabajo estaba esperando este capitulo pero fue un poco confuso para mi este capitulo pero me encanto.
    por favor no se tarden con el tercer capitulo tengo muchas ganas de leerlas

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Dependemos completamente de lo que se tarden en traducirlo al inglés.

      Borrar
  2. Disculpa, ¿cuándo podrían continuar con la traducción?, aprovechando que se viene la película en septiembre, gracias.

    ResponderBorrar
  3. Como puse en el comentario de arriba, dependemos de los traductores al inglés y lamentablemente en más de medio año no han publicado nuevo material. Són nos queda seguir esperando.

    ResponderBorrar
  4. En la película de Eternity and the Auto Memory Doll tenía mis sospechas de que Isabella estaba enamorada de Violet, aunque aquí literalmente ella misma confesó que sí era el caso.
    ¡Me encanta tanto esta trama!

    ResponderBorrar