Rakuin no Monshou Volumen 1 Capítulo 6

LA BATALLA DE LA FORTALEZA ZAIM

PARTE 1

Después de eso, Mephius y Garbera, que siempre habían sido enemigos mutuos, estaban completamente fuera de sintonía y solo podían mirar la fortaleza de Zaim ante ellos.

Cuando pasaron alrededor de cinco días después de establecer sus campamentos, la desconfianza en el Príncipe Gil finalmente también aumentó en el campamento Mephiano. Hubo rumores entre ellos de que no podía entrometerse con la causa de Ryucown porque quería atraer los sentimientos de su futura esposa, la princesa Vileena.

Pero como no había absolutamente ningún desarrollo en el asunto, incluso Vileena se sentía como si estuviera en una cama de clavos.




Hablando de lo que Orba hacía en ese momento, se quedaba en el campamento cada vez que tenía la oportunidad. Aunque nunca dio las órdenes importantes para atacar, deambulaba haciendo extrañas solicitudes por todos lados, y todos en el campamento tenían problemas para lidiar con ellas. Se extendían desde la ubicación de los guardias, hasta el contenido de la cena.

— No debería alejarse demasiado de aquí, su alteza. ¡Nunca se sabe dónde se esconden los soldados de Garbera!

Los soldados Mephianos lo llamaban en voz alta mientras Orba se dirigía hacia las laderas de la zona de las colinas. Eran parte del mismo equipo, así que seguramente no era un milagro que hubiera soldados de Garbera acechando entre ellos.

Luego, galopando cuesta abajo, Gowen susurró al oído de Orba.

— Orba, sé un poco más cuidadoso.


Gowen y el resto, como su guardia personal, estaban siendo observados por los otros soldados con miradas vacías. Esos antiguos esclavos habían sido designados como guardias imperiales por el príncipe en un capricho. Dejando a un lado a los nobles, los gladiadores fueron naturalmente blanco de odio y celos por parte de los engreídos soldados que se jactaban de arriesgar sus vidas sirviendo a Mephius.

— ¿Al otro lado de estos bosques?— despreocupado, Orba preguntó a los aldeanos cercanos que había traído.

Eran Garberanos, por supuesto. Que el que les hablara fuera el príncipe Mephiano, les complicaba las cosas, pero estar rodeados por soldados armados con armas y espadas en este momento, comprensiblemente no los hizo querer intentar oponérsele o engañarlo.

— Ahí fluye un río. El lecho del río es ancho pero, aun así, si los soldados de Lord Ryucown se mueven allí, serían completamente visibles desde este campamento.

Orba se puso de puntillas. De hecho, al principio solo había visto el paisaje habitual de una ribera. Pero ahora se daba cuenta de que, si concentraban a sus soldados allí, probablemente serían detectados de inmediato.

— ¿Cuál es su orden?— Preguntó Gowen, manteniendo un tono respetuoso frente a los soldados—. Básicamente, será casi imposible para nosotros tender una emboscada a las fuerzas de Ryucown aquí.

— Si es Ryucown.

Dando su enigmática respuesta, Orba se fue a otro lugar. Mientras pasaba, algunos soldados y oficiales comisionados inclinaban la cabeza, pero a pesar de que saludaban perfectamente en posición vertical, apenas tenían respeto cuando veían al “Príncipe Gil”. Incluso escuchó voces que cuchicheaban que preferirían colocar al Príncipe Gil en un confinamiento indulgente y convertir al General Oubary en su comandante, si eso significaba evitar que la victoria se les escapara de las manos.

Dejando que los soldados esperaran detrás, Orba se dirigió a los corrales donde se guardaban los dragones. Los dragones más pequeños utilizados para la guerra estaban todos juntos allí. Entre ellos, pudo ver las formas de los dragones grandes y medianos del grupo Tarkas. Había entrenadores de animales al servicio de los militares, pero en su lugar Orba llamó a Hou Ran, quien se convirtió en un miembro de la Guardia Imperial.

— Orba, ¿terminaste con la máscara?

— Ahh— una sonrisa forzada apareció en su rostro debido a las palabras directas de Ran—. ¿Cómo están los dragones?

— Los niños del ejército siempre están de mal humor. A Casi todos los están drogando. No puedo llegar a un acuerdo con ellos aquí, Orba. Haz algo con esos tipos si has llegado a ser tan importante.

Parecía que Ran también estaba de mal humor. Con “esos tipos”, probablemente se refería a los entrenadores de animales.

— Lo entiendo. Pero incluso como príncipe, es imposible hacerlo de inmediato. Por ahora me aseguraré de que los dragones del grupo no reciban más drogas. Me llevan a todos lados, pero si los dragones se irritan, también tendré problemas para ocuparme de ellos.

— Obviamente.

Con respecto al cambio repentino en el medio ambiente, podría haber sido ella quien se había integrado con mayor éxito. Estirando la mano entre los barrotes, acarició los hocicos de los dragones como siempre lo hacía, para sorpresa de los otros entrenadores de animales.

Luego, mientras Orba y los demás miraban el campamento de un lado a otro, tuvieron problemas para moverse al borde del campamento cuando el sol estaba a punto de ponerse. La persona en cuestión era la princesa Vileena del Reino de Garbera. La escotilla del hangar del buque de guerra estaba abierta. Había varias naves de alta velocidad utilizados para exploración alineados en una fila, pero Vileena estaba siendo interceptada por los soldados.

— ¡Déjame ir!— Dijo Vileena, tan valiente como siempre—. ¡Suéltame! ¡Es inútil intentar detenerme!

— Pero, alteza. Es una invitada aquí en Mephius. Además de protegerla, no podemos acompañarla a ningún lado sin recibir órdenes precisas.

— ¡Es por eso que dije que iría sola!— Dijo Vileena, exaltada, cuando sus ojos se encontraron con Orba que se acercaba—. Si quieres tus órdenes, ¿por qué no le preguntas al príncipe por allí?

— Está bien, retrocede— dijo Orba.

Después de que los soldados se retiraron con miradas insatisfechas, él y la princesa eran los únicos en el hangar. Aún con su mano en el asiento de la nave, Vileena le lanzó una fugaz mirada. Las aeronaves mephianas estaban principalmente modeladas en base a los wyverns, pero aparte de eso, apenas había diferencias con los modelos de Garbera.

— ¿Qué estás tratando de hacer?— Preguntó.

— ¿Qué?— La joven princesa levantó una ceja—. ¿Puedo hacerte una pregunta a cambio? ¿Qué quiere hacer, Su Alteza? Es porque no estás haciendo nada, que solo puedo recurrir a la acción.

— ¿Oh? ¿Me estás diciendo que vas a reunirte y derramar sangre con tus compatriotas?

— N-No es eso. Algo como eso…

A punto de enloquecer, Vileena respiró hondo, no queriendo irritarse con sus comentarios.

— Sin la ayuda de Mephius, las fuerzas de Garbera solo serán atravesadas. La sangre ya se ha derramado. No puedo soportar mirarlo.

— Incluso si lanzo el ataque, será inútil. Además, no puedo hacer nada de cualquier manera.

De repente, comenzó a tener una forma de hablar más descuidada Podía mantener un acto frente a otros nobles y generales, pero cuando estaba frente a ella, no era capaz de mantener las apariencias. Esta princesa era demasiado directa, y para él, ocultar su estatus social inconscientemente le daba una extraña sensación de culpa.

— ¿Qué quieres decir?

— Significa que Ryucown es más que consciente de que Mephius irá tras él.

— ¿Así que has establecido una especie de trampa? Pero aun así, ¿por qué manejas todo tan indiferentemente? ¿Qué pasa si tienen miedo y simplemente tiemblan y miran, sin hacer nada?

— Las cosas ya han sido puestas en movimiento. Los hemos rodeado con la “Princesa Vileena” como nuestra abanderada. Estoy seguro de que en este momento las cosas ya han comenzado, incluso podría decir que las cosas pronto llegarán a su fin. Incluso si algo sigue sucediendo, no cambiará la situación actual.

— Eso es…

Al darse cuenta de lo que el príncipe señaló, Vileena bajó la cabeza. Con la puesta de sol al mismo tiempo, había un leve brillo rosado en sus mejillas. Como si una vez más se hubiera tragado todos esos sentimientos, la ira y la desgracia, levantó la cabeza.

— Ciertamente reconozco mis defectos. La verdad es que estaba a punto de reunirme con Ryucown por mi cuenta, aunque incluso no creo que pueda poner fin a esto yo sola. Sin embargo, por esa razón, debes apartarte de mi camino. Si solo pudiera hacerle llegar mi voz cuando hable con Ryucown en persona, ya que ambos nos consideramos Garberanos, debería ser posible abrir sus ojos a otra conclusión. Otra que una muerte honorable en la batalla.

— Pero por encima de eso, si por casualidad te perdemos, es probable que nos desmoronemos por completo. Las manos que acaban de unirse a Garbera se soltarán.

— Tienes toda la razón, lo admitiré— dijo hoscamente Vileena.

Su cara, bonita como flores en el alféizar de una ventana, pronto se distorsionó con el odio y se mordió los labios.

Caray... Orba murmuró en su cabeza. Esta princesa, ciertamente tiene orgullo y dignidad en lo que dice, entonces ¿por qué a veces siento que estoy intercambiando palabras con alguien de un pueblo?

Habiendo ganado la partida, Orba estaba a punto de ahuyentar a la princesa, cuando:

— Por qué estás tan tranquilo no es nada menos que un misterio para mí— dijo—. Mañana, las fuerzas de Ryucown y Garbera pueden enfrentarse de nuevo. Si eso sucede, esos soldados morirán en vano. ¿Eres capaz de llevar los sentimientos de todos esos hombres? ¿No eres tú el que odiaba perder sus vidas por el bien de la nación y su nobleza?

Sin duda había dicho esas palabras solo por ironía, pero apuñalaron el corazón de Orba como dagas. Jadeando por la sorpresa, esta vez fue él quien bajó la cabeza avergonzado.

Ella puede estar en lo cierto...

Orba no había considerado los sentimientos de los soldados con respecto a la batalla actual. Era más importante determinar el resultado de una batalla, que todos los sacrificios hechos. Era como el punto de vista en el juego de ajedrez. Sin embargo,

Ese es el pensamiento de los nobles que más odio.

Y al mismo tiempo.

Pero creo que, en este momento, esto es necesario.

Cuando solo era un chico normal de una aldea rural, cuando lo habían obligado a matar a otros como esclavo, tanto el odio albergado como la intención de matar habían sido reales, pero al mismo tiempo también era cierto que no podría obtener la victoria si quería proteger las vidas de todos y cada uno de los soldados alistados.

Bajo el cielo ardiente, como aceite en llamas, Orba estaba demasiado conmocionado para moverse, su corazón ardía con esa contradicción.

— ¿Qué te molesta?

Como se mantenía en silencio, y era evidente para cualquier extraño que parecía estar en estado de shock, Vileena frunció ligeramente el ceño y cambió de tono.

— Nada— dijo.

— ¿Pero no has comenzado a verte peor?

Orba abrió distancia, mientras la princesa se acercaba.

— Eso no es todo— dijo—. Princesa, así como es ahora, si las tropas mephianas participan con Garbera, la batalla se volvería más intensa, lo que provocaría una gran cantidad de cadáveres. Todos los miembros del ejército de Ryucown luchan mientras están preparados para morir. Es por eso que tenemos que esperar por un tiempo. De esta manera, estoy pensando en los soldados. Espera... para ver si obtengo una victoria de la manera en que pienso... 

El final de su oración pareció esfumarse con la brisa de la tarde y desapareció. Sin darse cuenta, Orba apretaba los puños con tanta fuerza que los músculos de sus brazos se hincharon.




Al día siguiente, la noche del sexto día desde que se estableció el campamento, la Princesa Vileena terminó su comida en su habitación a bordo de la nave. Aunque no era razonable pensarlo, considerando que era un campo de batalla, se sentía completamente inquieta desde el amanecer hasta el anochecer mientras pasaba los días mirando al exterior.

Era de esperar, pero básicamente no tenía a nadie con quien hablar porque no había sido capaz de traer a Theresia con ella. Había pajes Mephianos estacionados en el campamento, pero se mantenían bien lejos de Vileena a menos que fuera realmente necesario.

Por lo general, Theresia siempre estaba a su lado para encargarse rápidamente de las cosas. Comenzaba la mañana de Vileena tomándose el tiempo de peinar el cabello de la princesa. Theresia siempre estaba molesta porque Vileena no podía ser tan diligente como ella y nunca podía quedarse quieta, pero era una rutina para ellas desde que Vileena era una niña. Ella creía que podía hacerlo sola por una vez, pero el trabajo tomaba mucho tiempo esa mañana y fue puro aburrimiento. Entonces, ahora que lo sabía, todas las mañanas Theresia, que tenía poco tiempo libre, se tomaba la molestia de reunir una gran cantidad de temas para que hablaran.

Aunque estaba en el suelo de su tierra natal Garbera, ahora que Theresia no estaba allí, era la primera vez que tenía una sensación de soledad, independientemente de que lo admitiera o no, como si la hubieran arrojado y dejado sola en tierras extranjeras.

Seis días…

Solo había pasado ese tiempo. Pero se sentía más como seis años, como si cada segundo le cortara. Ayer, las fuerzas de Garbera habían atacado la fortaleza de nuevo y, como siempre, Mephius solo les dio apoyo antipático por medio de bombardeos.

Por supuesto, no solo Garbera estaba insatisfecha, sino que las voces también se elevaron una detrás de otra en el lado Mephiano. Vileena sabía que no solo eran los oficiales, sino también algunos de los soldados comunes los que criticaban al príncipe.

Solo desperdiciando sus fuerzas, a este ritmo, Garbera tendría que renunciar al apoyo de Mephius y solicitar aún más refuerzos de la capital. Si las tropas mephianas se volvieran cada vez más numerosas, Ende probablemente no pensaría en invadir el territorio de Garbera. Habiendo tomado eso en cuenta, esta pareció ser la razón por la cual el bando de Garbera decidió no criticar públicamente a Mephius.

Porque, si eso sucediera, la situación de guerra se volvería más feroz. Como el príncipe había dicho, Ryucown no cedería ante un acercamiento con fuerza bruta. Sin embargo, también hubo soldados que se unieron a él. Y de acuerdo con las palabras de un oficial que tuvo una audiencia en este campamento el día antes de ayer,

— Los familiares de quienes siguen a Ryucown, los que eran demasiado viejos o estaban demasiado enfermos para ir a la fortaleza junto con él, se han suicidado.

O eso había escuchado.

Probablemente no podrían soportar estar en esa situación tan difícil después de haber sido expuestos como una familia traidora, y si se hubieran dejado atrapar, serían encadenados y utilizados como rehenes. Ella se preguntó cuál era realmente la verdad. Pero debido a esto, los soldados que siguieron a Ryucown probablemente también estaban preparados para cualquier cosa. En lo que a ellos respecta, simplemente hizo su vínculo mucho más fuerte. Probablemente continuarían luchando con cada gramo de fuerza hasta que el último de ellos sea derribado por una bala.

Vileena se puso de pie por enésima vez ese día. Caminó a lo largo de la pared de la habitación y miró las cuerdas que conectaban las aeronaves. Caminó varios pasos hacia adelante y luego, otra vez por enésima vez ese día, dio media vuelta.

Mordió su labio inferior. Era un mal hábito de ella que Theresia siempre consideraba señalar.

— Los de la realeza no deben revelar sus verdaderos sentimientos antes que los demás. Cuando todo el mundo la moleste, ría y cuando todos rían, muéstreles una mirada seria. Su alteza, su rostro es la cara de su país.

Ella sabía lo que quería decir con eso. No podría ser una princesa poco femenina para siempre. Porque, esta vez, sus acciones temerarias podrían influir en el país. Sin más pausa, Vileena volvió a levantarse. Aunque su idea de tener una conversación directa con Ryucown había sido descartada, no podía contar con que ese fuera el caso. Ella decidió reunirse con Gil Mephius una vez más.

Aunque también hay rumores de que no quiere salir del campamento...

Se decía que Mephius, que había supuesto que tendrían una batalla más fácil, quería renunciar a esta batalla infructuosa lo más rápido posible. Y la fuente de estos rumores no provenía de Garbera, sino del campamento Mephiano. Varios soldados habían oído, filtrado por los guardias imperiales, que el temperamental príncipe ya se había cansado de jugar como soldado y quería apresurarse a regresar al palacio.

Vileena, como de costumbre con su rabia encendiéndose como el fuego, había estado a punto de asaltar sobre Gil e interrogarlo sobre el asunto en detalle. Sin embargo, Theresia había comentado anteriormente que aún no podía hacerse una impresión de él, y Vileena tenía los mismos pensamientos. Ella creía que la razón por la que no había dado órdenes de ataque no se debía a que fuera simplemente un cobarde o algo así, sino porque no se dio cuenta ni se preocupó por escuchar las críticas que lo rodeaban.

Él está pensando en algo.

En la conversación de ayer, Gil hizo un comentario que insinuaba eso. Primero que nada, el problema era él. Al igual que con Ryucown, si ella quería sopesar sus verdaderas intenciones, tendría que acercarse para confirmar lo que estaba pasando dentro de su corazón. Si ella pudiera aprender sobre ese “algo”, y si pudieran unir sus ideas en el proceso, sería genial.

Está bien. ¡Lo olvide por completo!

Vileena repentinamente pensó en su propia determinación en este matrimonio. Investiga los asuntos internos de Mephius y manipula al príncipe “tonto”. Ella involuntariamente dejó escapar una sonrisa.

Así es, ¡está bien! El príncipe y yo podemos pensar en esto juntos, y si no le gusta, tendré que patearlo hasta que lo haga.

Casualmente, mientras sentía que se estaba ridiculizando a sí misma, llamaron a la puerta justo cuando estaba a punto de ponerse de pie.

— ¿Príncipe Gil?

Sintiéndose atrapada, como si sus verdaderas intenciones hubieran sido expuestas, Vileena pronunció su nombre en el fragor del momento. La puerta se abrió y ella se sonrojó. Parecía que era un paje que venía a recoger su comida. Vileena formó una sonrisa inusualmente rara, mientras sus mejillas estaban rojas por la vergüenza, y le entregó la bandeja ella misma.

Luego, mientras amablemente inclinaba la cabeza, notó que era diferente del paje habitual.

— Princesa…

Al escuchar la tensión en su voz, un mal presentimiento cruzó su corazón.

— Por favor escúcheme con calma, si lo desea— susurró—. Vengo del campamento de Garbera. Pero no es porque simplemente quiera una audiencia... 




Fue esa noche.

Un hombre con aspecto descuidado había entrado en la habitación del Príncipe Gil. Él era de su guardia personal, pero, lamentablemente, se había introducido en el campamento de Garbera justo antes de conocer a la importante figura mephiana: el gladiador conocido como Iver.

Rápidamente convocó a Gowen y Shique, y se sorprendieron al ver que Orba llevaba armadura.

— ¿Qué está pasando, Orba?

— ¿Has escuchado algo de Iver? ¡No me digas que el enemigo no es Ryucown, sino el ejército de Garbera!

Durante estos últimos días, fueron los dos los que más se sorprendieron por las acciones escandalosas de Orba. A pesar de las palabras que dijo a continuación, parecía que llevaba una mirada indiferente.

— Eso es correcto— dijo, y les mostró algo en la mano—. Tienen la intención de atacarnos en una sola operación. Date prisa con los preparativos. Tomaré nuestro regalo y correré hacia él.

Una máscara de hierro, imitando la cara de un tigre, brillaba débilmente bajo las luces de la habitación.



PARTE 2

El sol estaba a punto de ponerse.

Un pequeño grupo de personas se acercó al pie de la colina donde Mephius había establecido su campamento. Había una estricta vigilancia en el lugar, por supuesto, pero atravesaron fácilmente la puerta que se había colocado allí. Vinieron como representantes del campamento de Garbera y dijeron que habían programado un consejo de guerra con los Mephianos.

Sin embargo... la hora acordada se suponía que sería una hora más tarde.

Habiendo atravesado la puerta, observaron cuidadosamente su entorno. Y luego, en el momento adecuado, uno de sus miembros prendió fuego a la edificación que guardaba la pólvora cerca del final de la colina.

En un suspiro, la noche de sueño del campamento se hizo trizas. Hubo una explosión rugiente y llamas extendiéndose por todas partes.

Aprovechando la enorme conmoción que seguramente tendría lugar, como después de hurgar en una colmena, el sonido de una estampida llegó desde el lado opuesto de la explosión. Uno de los centinelas, que notó por primera vez que se acercaba la unidad de jinetes dragón de Garbera, murió cuando las garras de un dragón lo atravesaron como si fuera papel.

Casi al mismo tiempo, las puertas de entrada de la fortaleza de Zaim emitieron un sonido chirriante y se abrieron. Un grupo de jinetes dragón de élite, soldados de caballería y aeronaves estallaron con la fuerza de un cañón.

Tenían un solo objetivo: el buque insignia del ejército mephiano, Dhum.




Debido al repentino ataque, Oubary no pudo dar una respuesta adecuada.

— ¡Libera la propulsión de éter hasta la palanca tres de inmediato y asciende! ¡Ordena a los jinetes dragón que protejan el buque insignia!

Tenía la sensación de que enviar un mensajero en una aeronave ya sería demasiado tarde.

Parecía que el príncipe ya se había recluido en su habitación en este momento de emergencia y no saldría. Sin darse cuenta él mismo, Oubary estaba rechinando sus muelas.

— Esos malditos Garberanos.

Golpeó con su puño los controles. Aquellos garberanos traicioneros y la carga del ejército de Ryucown podrían, por supuesto, estar relacionados. La idea de que podrían haber planeado todo esto desde el principio pasó por las mentes de los líderes mephianos. Podrían haber tratado de atraer al ejército Mephiano desde el principio, y organizaron todo el escenario del ejército rebelde de Ryucown.

— Reasigna las formaciones de batalla de inmediato. ¡Comienza a atacar al ejército de Ryucown por delante y a las fuerzas de Garbera en nuestro flanco! 

— No podemos, general Oubary.

El comandante dragón alado Rogue expresó de inmediato su desacuerdo. Parecía que se había puesto su armadura apresuradamente, probablemente porque acababa de despertarse, después de haber estado dormido por la noche.

— Si nos mantenemos en posición, solo quedaremos atrapados en un ataque de pinza. Es mejor prepararse de inmediato para retroceder y salir de este campamento.

Oubary había estado a punto de gritarle, pero logró contenerse. Diez años mayor que él, este general había corrido por todo el campo de batalla. Y no esperaban que Oubary, quien era conocido por su enfoque de la fuerza bruta, pudiera enfrentar una situación como esta. Justo como esa vez con la Fortaleza Apta en el sur.

— ¡Mierda!

Oubary mordió sus delgados labios, en contraste con su aspecto habitual. Este desarrollo poco probable llegó justo cuando pensó que esta sería la oportunidad perfecta para hacerse un nombre. Todo era culpa del príncipe y su enfoque optimista de “esperemos y veamos”. Parecía que tendrían que abandonar la fortaleza después de todo. Y si ese fuera el caso, sería casi imposible silenciar a la facción Garberana anti-realeza.

— ¿Todavía no ha salido el príncipe?— Simón vino gritando al puente desde otro corredor.

— Un paje y sus guardias personales están protegiendo la puerta. No permitirán que nadie atente contra la vida del príncipe.

— ¿¡Vino aquí, y esa es su orden!?— Simon gritó involuntariamente frente al soldado. Parecía un hombre que era tan diferente de su yo habitual, y al instante se arrepintió.

— ¿Qué pasa con la Princesa Vileena?

— Sí. Varios de los guardias personales del príncipe la están protegiendo también.

Había sido rápido en preparar todo eso. Mientras sus sospechas sobre el príncipe aumentaban aún más, esto todavía era un estado de emergencia. No importa qué, había otras cosas que necesitaba hacer.

— ¿No has podido contactar a los cuarteles de Garbera?

Más allá, en el puente, podía oír a Fedom gritar hasta el punto en que su voz se volvió ronca.

— Hace un tiempo enviamos una nave, pero aún no ha regresado.

Woosh...

En ese momento, un fuerte viento sacudió la nave de dragonstone. Con todo esto, ni siquiera pudieron preparar formaciones de batalla. Una nave de tamaño pequeño necesitaba acumular solo una pequeña cantidad de éter, pero su área de actividad solo cubría unos pocos kilómetros en el mejor de los casos. Necesitaban aumentar la distancia de este lugar lo más rápido posible.

¿Pero será eso lo suficientemente rápido?

Con su fuerza principal ya fuera de la fortaleza, ya no podían responder a su ataque.

La nave, que aún estaba empezando a moverse, estaba siendo blanco de bombas que caían como lluvia. Dos veces, tres veces... y las piernas de Simon continuaron temblando.




Mientras tanto, en la Fortaleza Zaim.

Había un salón en la parte superior de la fortaleza. Rodeado por balcones por los cuatro lados, se podía ver el fuego de la guerra sobre los soldados. Detrás del balcón que daba al área, una sola aeronave estaba guardada fuera de la vista. Tenía la intención de evacuar al comandante si, por casualidad, la fortaleza caía.

Sin embargo, él, un hombre que se mantenía inmóvil y llevaba el color de las llamas lejanas en sus ojos, no tenía intención de usarlo en lo más mínimo. Estaba allí solo porque sus seguidores le habían suplicado que lo preparara a toda costa.

Estaba vestido con armadura y armado con una espada colgada de su espalda. Era alto, y aunque era joven, tenía la clase de grandeza que no permitía que otros se acercaran. No se movió ni una pulgada y se quedó allí parado con una mano sobre su barba recortada, pareciéndose mucho a uno de los héroes de las pinturas que decoraban los corredores del castillo.

Originalmente era un caballero del Reino de Garbera, el general de la Segunda Flota Aérea, Ryucown. Una vez anhelando la fama nacional, el hombre que había recibido el odio y el desdén de Mephius y que era objeto de miedo se quedó mirando los fuegos que mostraban las hazañas de su estrategia.

Fue un ataque sorpresa que había hecho en sincronía con el campamento de Garbera. Haber infiltrado agitadores había dado sus frutos. Según sus últimos informes, el número de generales y sus soldados que habían decidido rebelarse, no más de un centenar, comenzarían un ataque sorpresa en esta noche sin luna. También causaría confusión en los cuarteles de Garbera. Probablemente convencidos de que Mephius estaba rodeado de enemigos, es posible que no puedan acudir rápidamente en su ayuda.

Primero lees las pautas, luego viene la estrategia. Antes de dar un golpe, asegúrate de dar en el blanco. Posiblemente sea el último movimiento que hagas.

Entonces:

— Milord.

Un soldado apareció en el pasillo, juntó los talones y se inclinó. Ryucown todavía tenía el puesto de guardia militar, pero desde que lideró un ejército de mil seguidores, todos comenzaron a llamarlo “Señor”. Al final, todos eran camaradas que se habían agachado bajo muchas cuchillas y habían atravesado las lluvias de disparos juntos.

Había muchas personas entre ellos que habían perdido camaradas o miembros de la familia a causa de Mephius. Y, aunque era más probable debido a los talentos de Ryucown, apretaba sus vínculos como el hierro.

— Permítame felicitarlo. Los soldados han regresado de Dhum en este momento.

— ¿Ah, es así?

— Sí. La princesa Vileena también ha sido traída a salvo.

Hubo lágrimas en los ojos del soldado cuando anunció esto en voz alta. Esta era su gran esperanza. Por el momento, los seguidores de Ryucown no eran más que rebeldes, sin importar cuánto más sufrieran por su país o cuán puras fueran sus intenciones. Sin embargo, para anclar su nombre en el futuro, no, para cambiar el curso del futuro de Garbera, necesitaba tener a la Princesa Vileena.

Si solo pudiera conquistarla, podría hacerse cargo del movimiento político a través del linaje real de Garbera. Ella era muy popular y reverenciada como una ídolo, lo que le permitió obtener el apoyo de la nación. Además, Ryucown estaba convencido de que la princesa tenía el espíritu más fuerte entre los miembros de la familia real.

— No ha sido lastimada, ¿verdad?

— No.

— Bien. Tráela adentro.

Muy pronto, guiada por un soldado, Vileena salió al pasillo.

Su rostro era tan blanco como el papel, pero al menos sus ojos estaban llenos de vida mientras miraba en su dirección.

Su corazón fue golpeado por un sentimiento nostálgico. Se habían conocido hace un año cuando se comprometieron, pero a Ryucown le recordó incluso un momento antes, cuando Vileena aún tenía nueve años.

Al acudir en su ayuda cuando la tomaron como rehén durante la rebelión causada por Bateaux, Ryucown se había infiltrado en el castillo con un grupo de exploración para derrotar a Bateaux. La que los había guiado no había sido otra que la princesa. Aunque todavía era una niña, había demostrado ser ingeniosa, y Ryucown había admirado sus valientes acciones.

Entonces, el héroe que había tomado la cabeza de Bateaux había sido invitado a arrodillarse ante la princesa y recibir un beso en la mejilla.

Habían pasado cuatro o cinco años desde entonces. Naturalmente, su cuerpo había madurado todo este tiempo. Todavía no había perdido su condición de niña, pero dentro de tres años, sería una belleza que probablemente causaría problemas no solo en Garbera o sus países vecinos, sino incluso en el mundo al otro lado del mar.

Ryucown le dio una respetuosa reverencia.

— Ha pasado un tiempo, su alteza.

— General Ryucown. Tú-

Vileena lanzó el primer disparo, como si tratara de dejar que el vigor de sus palabras enmascarara la vacilación.

Era como si su corazón estuviera confundido. Parecía un pequeño bote de madera con las velas levantadas sobre olas demasiado altas, de modo que ni siquiera el timonel podía predecir hacia dónde se dirigía. 

Unos diez minutos antes de que comenzaran las hostilidades, un hombre disfrazado de paje había llegado repentinamente a su habitación privada en Dhum y se llamaba a sí mismo «una persona del campamento de Garbera». Él había dicho que una parte de Garbera, en concordancia con Ryucown, había planeado hacer un ataque sorpresa a Dhum.

Princesa, la guiaré hasta Lord Ryucown desde aquí.

Vileena se puso pálida y tontamente se puso de pie para advertir al príncipe.

Perdóneme.

Si había o no esperado esta reacción, el soldado había respondido rápidamente. Varios soldados que habían esperado en la parte posterior le impidieron hacer un sonido o moverse, restringiendo su boca, brazos y piernas. 

Mientras trataba de resistir, lentamente sintió que su conciencia se escapaba y pensó que probablemente pusieron en la tela que le cubría la boca una droga para dormir. Cuando volvió en sí, estaba en la fortaleza de Zaim: las llamas se alzaban sobre los soldados de abajo.

— Tú-

— Sé muy bien lo que quiere que haga— Ryucown suavemente interrumpió las palabras de Vileena.

El vigor habitual no estaba en los ojos de Vileena mientras lo miraba fijamente. Sus emociones eran furiosas como el fuego, pero por alguna razón no llegó al exterior. Incluso para ella, como había sido el caso de Ryucown, fuertes emociones despertaron a través de la distancia del tiempo.

Hace un año, los dos se habían conocido cuando se comprometieron. En contraste con las muchas batallas que enfrentó de frente, no parecía poder mirarla a los ojos ni una sola vez cuando era su prometido.

Ahora, sus bellas facciones se habían adelgazado un poco y mostraba cansancio y tristeza en su rostro, lo que podría haberse alejado por su refinamiento urbano, o tal vez simplemente había obtenido un sabor aún más salvaje. La armadura de plata ceniza que vestía le había sido dada por el propio rey cuando había sido conferido como un caballero hecho y derecho.

— Sin embargo, tengo que mantener mis creencias. Con todo respeto, la gente ya no sigue a la familia real actual. Estoy de acuerdo en que el linaje es importante, pero si confiamos solo en eso, el país estará en el camino del declive.

— Pero una guerra civil arruinará el país. ¿Por qué dejarías que una batalla tan inútil se alargara?



— No voy a dejar que se alargue. En realidad, la apertura de esta batalla terminará en una gran victoria para nosotros. Y nuestra victoria tendrá un impacto enorme y duradero. Garbera temerá a más rebeldes que se alzan contra ellos en su país, y será imposible mover una gran fuerza. Para proteger su honor, Mephius no tendrá más remedio que ir al campo. Una vez que se den cuenta de que no pueden ganar fácilmente, lo harán una razón para retirar sus fuerzas inmediatamente. Y cuando eso suceda, solo se necesitará un último golpe para terminar las cosas.

Fuera de la fortaleza, la batalla continuaba aumentando.

Mientras el fuego de la guerra continuaba iluminándose por todas partes, desafiando la oscuridad de la noche, Vileena apretó sus tiernos puños. Ella no quería ver esto. Era precisamente por eso que se armó de valor y decidió casarse en Mephius.

— Tengo la intención de convertirme en un mártir para sentar las bases de la paz— dijo Ryucown, mostrándole su manto negro con forro rojo— Por favor, quiero que me confíe su vida.

Más allá, dos, tres veces, podían oír el sonido del fuego de cañones.



PARTE 3

Aprovechando el impulso, las fuerzas de Ryucown estaban presionando fuertemente al ejército Mephiano.

Como fueron golpeados por un ataque sorpresa, y no habían esperado que se coordinara con un grupo de traidores de Garbera, las fuerzas Mephianas se dispersaron.

Hubo algunos soldados que trataron de escapar de las llamas saltando sobre la nave de guerra, ya que todavía estaba tratando de ganar velocidad y altitud y hubo quienes intentaron abandonar la nave y escapar por su cuenta. El rol del líder era mejorar las fortalezas y el valor de cada individuo en una guerra. Pero los soldados mephianos que mostraban un comportamiento tan vergonzoso en realidad habían atravesado por la guerra de diez años con Garbera. Incluso debería haber muchos entre ellos que habían sido galardonados con un servicio distinguido.

Si hubieran sido bendecidos con un buen líder, probablemente habría diez entre cada cien hombres que elegirían este lugar para morir a fin de que su líder escapara. Pero desafortunadamente, el príncipe que se suponía que debía cumplir con su deber no había dado ninguna orden, y estaba claro para todos que el capitán de la nave, Oubary, había perdido la compostura, y que el pánico había infectado incluso a las filas.

— Esto no servirá.

El gran general Rogue que salió a cubierta había captado la situación y estaba pensando en si deberían marcharse o no. Cuando miró la situación de la batalla con calma, los atacantes eran más numerosos. Sin embargo, que esa diferencia pudiera ser absorbida en un abrir y cerrar de ojos era parte de la batalla.

Oubary de ninguna manera era un mal comandante. Si tenía el impulso a su lado, tenía un poder unificador con el cual podía convertir incluso al soldado más vacilante en un héroe. Sin embargo, en el mismo sentido, si estaba en circunstancias adversas, las personas a su alrededor estaban listas para huir de la escena.

Necesitaban a alguien aquí con carácter. Una persona que jugara un rol activo y vigoroso.

— No hay forma de que vaya a tener mis huesos enterrados en las tierras de Garbera— murmuró Rogue para sí mismo, un gruñido que surgió del fondo de su corazón.

No debería haber ningún general que deseara un cierto lugar o una determinada forma de morir. Pero le tocó a él proteger al príncipe en la batalla, o al menos dejar que sea una muerte noble.

Le recordaba a la familia que había dejado en su país. Y mientras pensaba eso, los soldados Mephianos llegaban corriendo mientras daban la espalda al enemigo, las balas atravesaban sus cabezas antes de caer al suelo. Su armadura estaba pintada con sangre como un dibujo infantil, y Rogue se colocó un casco sobre la cabeza.

Exponiendo esta miserable figura aquí, me avergüenza como general. Pero prepararse para la muerte en este lugar, es un honor para el general.

Desenvainó su espada con una chispa, y se dirigió hacia la cola de la nave de dragonstone, gritando en voz alta.

— ¡Bienvenidos, traidores Garberanos! Si quieren dar otro paso, tienen que atravesar el cadáver de este hombre, el de Rogue Saian. ¡Pero este viejo no morirá solo! ¡Se llevará a cien, mejor dicho, a mil personas junto con él! ¡Quien quiera llevarme, debería pensar en su familia por última vez!

Mientras los disparos del enemigo caían sin cesar, Rogue saltó de la nave que estaba a punto de ganar altitud. Varios soldados a los que su espíritu de lucha había sido invocado, se reunieron alrededor del viejo general. El enemigo se abalanzó sobre ellos desde el frente como una avalancha. Una bala rozó la mejilla izquierda de Rogue. Otra completamente hundida en la mandíbula de un soldado a su derecha, que cayó de espaldas. Entonces, justo cuando Rogue estaba a punto de cargar contra ellos con la sonrisa de la muerte en su rostro,

— ¡¡Fuego!!

Un agradable grito llegó a sus oídos.

No vino del enemigo. Rogue se dio cuenta de que la voz provenía del área boscosa de una colina, que estaba justo al lado de las fuerzas de Ryucown que se aproximaban. Desde ese mismo lugar llegó el sonido continuo de disparos rápidos.

La estela del jinete líder de los atacantes fue derribada junto con su caballo, uno tras otro, hombres, caballos y dragones colapsaron en chorros de sangre.

Cuando el tiroteo terminó, llegó una única orden,

— ¡¡Carguen!!

Y los espadachines saltaron de los arbustos. Todos tomaron espadas brillantes de la espalda o la cintura, y se prepararon para atravesar las filas enemigas. Esas personas definitivamente tenían un coraje intrépido. Rogue miró mientras la sangre se rociaba por todo el lugar, y las cabezas y las extremidades volaban por el aire, desvaneciéndose en la oscuridad de la noche.

— Ohh...

Contempló la escena y dejó escapar un suspiro de admiración mientras el suelo retumbaba y aparecían dragones desde la parte posterior donde se reunían las fuerzas enemigas. Eran varios dragones de tamaño mediano, guiados por jinetes montados en los de menor tamaño.

— ¡Adelante, adelante!

— ¡Apártate! ¡O si no te aplastarán!

Esos dragones deben haber estado escondidos desde el atardecer, esperando el momento oportuno en la arboleda al otro lado del río. Las fuerzas de Ryucown e incluso el propio Rogue no lo habían visto venir.

Lo que lo hacía posible, parecía ser un truco que la chica llamada Hou Ran les había enseñado. Era difícil creer que una persona en el campo de batalla pudiera hacer una gran diferencia como lo ella hizo.

Habiendo caído en un ataque de pinza tan repentino, las tropas de Ryucown cayeron en el caos.

Rogue no pudo soportar esperar más y también se apresuró a atacar. Con un solo golpe, le cortó el brazo a un soldado que intentó subir a la nave, probablemente porque tenía prisa por alejarse del enemigo, o tal vez porque quería poner la cabeza del príncipe que estaba a bordo del barco encima de una pica.

Mientras la sangre goteaba desde la punta de su espada, el viejo general corrió hacia el guerrero que antes había dado esas órdenes.

Era un hombre de pelo blanco y piel morena. Parecía de edad similar a la de Rogue.

— ¿Un aliado? Pero con todo respeto, no creo haber visto tu cara antes.

— Ah, bueno— el comandante de cabello blanco, Gowen, sonrió torpemente—. Somos la Guardia Imperial del Príncipe Gil Mephius-sama. Pero hasta hace poco hemos mantenido el estatus de gladiadores.

— ¿Qué?

Rogue estaba desconcertado en todos los sentidos de la palabra. Había oído que el príncipe había empleado meros gladiadores como su guardia personal. En ese momento, no había pensado en nada más que como otro capricho del príncipe “tonto”.

Sin embargo, los hombres que tenía ante él poseían un temple que era digno de la perfección. Con un espíritu creciente, nivelaron las fuerzas de Ryucown con un espléndido uso de espadas, hachas, lanzas y pistolas.

Esta fue exactamente la razón por la que Orba los había traído como una carta de triunfo. Él no confiaba en sus características individuales en absoluto. Por el contrario, sabía lo poco preparados que estaban los gladiadores. Confiaban plenamente en sus instintos. Pero como príncipe, Orba, les había hecho una promesa. Aquellos que trajeran las cabezas enemigas a esta pelea recibirían una recompensa, a más cabezas sería mayor, sin exceptuar su libertad.

Entre las recompensas que obtuvieron al matar a otros, este día fue la primera vez que podían recuperar su propia vida. Por la libertad, el tipo de libertad donde podrían ganar oro, no evitarían ningún peligro. Para ellos, tener que enfrentar mil cuchillas enemigas y una tormenta de bombas cayendo sobre ellos no era nada.

— Sea como sea, esto es toda una hazaña. Tender una emboscada y detener la marcha del enemigo en este tipo de emergencia.

— No, no. Esta fue toda la idea del príncipe. No fue alguien como yo en absoluto.

Gowen utilizó involuntariamente una vieja forma de hablar frente al comandante militar Mephiano, pensando que de alguna manera debía mantener un tono digno como guardia imperial.

— Al darse cuenta de que había señales de traición en el campamento de Garbera, el príncipe consideró que también sería cuando las fuerzas de Ryucown atacarían y nos tenderían una emboscada en su ruta de avance. Examinó este terreno durante el día y- ¡artillería, apunten a la nave enemiga!

Interrumpió su explicación para dar nuevas órdenes.

— ¿Qué?— Rogue murmuró una vez más.

Como dijo, en el otro lado, el suelo tembló por el bombardeo y un dragón Goll de tamaño mediano rugió y cayó por un lado.

— Pero no recibimos ninguna orden.

— Bueno... personas como nosotros no somos capaces de leer los pensamientos de Gil-sama en todo momento— dijo solemnemente Gowen—. Pero si el príncipe intuyera de antemano que habría una traición entre los Garberanos, en una situación en la que no sabía quién era amigo o enemigo, ¿no podría haber tenido miedo de filtrar información importante?

— Si quieres engañar a tu enemigo... ¿verdad?

Suspiró, mirando hacia los cielos, pero Rogue pronto recuperó la cara de un comandante militar y echó una larga mirada a los soldados que tenía delante. Incluso más refuerzos enemigos se acercaban a ellos.

— General, tenemos que retirarnos por ahora— dijo Gowen—. Necesitamos unirnos al buque insignia y poner fin a esta persecución.

— Estoy de acuerdo.

Los dos se pararon hombro con hombro como si fueran viejos camaradas de armas y, con respiraciones igualadas, ambos dieron órdenes a sus propias tropas.

Cuando sus soldados retrocedieron, Gowen miró hacia atrás y vio que los refuerzos enemigos se acercaban con aún más vigor.

Su moral no caerá tan fácilmente.

Aunque no lo dijo en voz alta, Gowen no tenía ninguna razón para entusiasmarse solo por su corta victoria de hace un momento. Detener la persecución del enemigo y ayudar en la evacuación del buque insignia, ese no era su propósito en este momento. Tenía que mantener el cuerpo principal de las fuerzas de Ryucown inmóvil a toda costa.

Pero estaba bien que haya ido como se había predicho hasta ahora, Orba. De lo contrario, serías tú el que esté en mayor peligro.

En ese momento, una fría sensación lo atravesó cuando una bala de cañón golpeó un árbol cercano y esparció leña y fuego en todas direcciones. Se inclinó hacia delante para protegerse y siguió corriendo hacia la nave insignia, Dhum. La vieja sangre en este cuerpo que había estado en el campo de batalla antes, estaba siendo reavivada.




— ¿Los gladiadores?

Simon recibió la noticia y no supo qué decir. Por supuesto, era difícil de creer de repente. Pero, era cierto que la persecución del enemigo se había debilitado.

En ese momento, el paje Dinn y varios guardias imperiales ingresaron al puente.

— Tengo órdenes del príncipe.

— ¿Qué?

Oubary mostró sus dientes, tan sorprendido como Simon.

— Después de todo esto, ¿qué clase de “órdenes” tiene nuestro príncipe heredero tembloroso?

— ¡Por favor, cuide su lengua!— Dijo Dinn, causando que la agitación se reflejara en su rostro—. Fue decisión del príncipe emplear su propia guardia personal

Oubary miró al pequeño niño. Estaba flanqueado por hombres parecidos a rufianes a su izquierda y derecha. Pero incluso ahora, pensó que esto tenía que ser una especie de broma.

Fue entonces cuando Dinn transmitió el mensaje del príncipe a los que estaban en el puente. Los soldados de abajo tenían que establecer una formación para encontrarse con las fuerzas de Ryucown, ya que no pasaría mucho tiempo antes de que la fuerza principal de Garbera se uniera a la refriega...

— Dijo: “Un escuadrón de caballería e infantería se unirán a la guardia imperial hasta que haya apoyo de Garbera, para que puedan atacar a los traidores desde ambos lados. La fuerza principal se centrará alrededor del buque insignia Dhum para que pueda disparar a las fuerzas de ataque de la fortaleza”.

En el interior de la nave insignia cayó un silencio forzado cuando se dieron cuenta de que no iban a salir de la refriega de la batalla.

Bueno, pensó Simon, acariciando su barbilla. ¿Es el príncipe “actual” el mismo príncipe que he llegado a conocer?

— Que idiotez— dijo Oubary en un gruñido bajo—. ¿Qué no solo sufriremos pérdidas si recolocamos a nuestras tropas en medio de la batalla?

— No, el número de enemigos no es mucho.

— ¡General Rogue!

El viejo general Rogue Saian había aparecido en el puente sin aliento. Su casco y su armadura estaban bañados en sangre enemiga, elevándose como vapor. Sin embargo, la sonrisa en su rostro tenía una intensidad espeluznante.

— Gracias a las acciones de la guardia imperial, hemos recuperado la moral de nuestras tropas. En un momento como este, Sir Oubary, uno debe emitir una apelación.

Pero su mirada implícita,

¿No dijiste hace un momento que necesitábamos atacar al enemigo?

Como se le insinuó a Oubary de esa manera, no había mucho que pudiera decir a cambio.

— Exacto— Esta vez fue Dinn quien intervino—. El príncipe también anima a todos desde la cima del puente... ¿No pueden oírlo?

Ciertamente, sobre el puente, alzando la bandera nacional en lo alto de un poste, un hombre levantaba una fuerte voz dirigida a los numerosos soldados que la rodeaban.

Con su rostro completamente cubierto con un casco, vestido con una armadura de plata, el “príncipe” reprendió a los soldados que continuaban escapando de la confusión, alentándolos a volver a formar parte de sus filas.

— Por favor, príncipe.

Aunque el “príncipe” levantó la voz, estaba temblando debajo de toda esa armadura. Su físico y estatura eran los mismos que los de Orba, o más bien los de Gil, considerando a la gente de aquí, pero en su lugar era el gladiador Kain.

— Tengo un pobre vocabulario. No puedo repetir lo que me han dicho, así que... ¡Adelante! ¡Peleen! Ustedes son soldados que llevan el orgullo de Mephius. ¿Entienden? ¡Solo terminen esto rápidamente!




Ryucown y Vileena seguían de pie cara a cara con los colores del fuego detrás de ellos.

— ¿Qué quieres decir con confiar mi vida?

— Quiero que se convierta en mi esposa.

La propuesta de Ryucown fue directa al grano y Vileena sintió como si su respiración se detuviera por un momento. Una vez más apretó sus pequeñas manos y de inmediato recuperó la fuerza de su resolución.

— ¿Y qué piensas hacer después de eso?

— Declararé que un nuevo rey ha ascendido al trono de Garbera.

Sacó la espada colgada de su espalda e hizo su anuncio como si hubiera pensado en eso en ese momento.

— ¿Qué crees que puedes lograr con solo una fortaleza?

— Si derrotamos al ejército Mephiano hoy, muchos oficiales y hombres vendrán a mí. Las revueltas aparecerán por todo Garbera, acelerando los preparativos para mis planes.

— Y todo esto eventualmente ayudará a Ende. Si realizas esto, tarde o temprano todo Garbera será subyugado por Ende.

— No soy tan tonto. Ende ha puesto su atención en Mephius. Todo lo que quieren es aferrarse al oeste. Tanto mejor si Garbera está en desorden, porque no tienen que preocuparse por eso. Es por eso que no han salido a la luz y han enviado hombres, yo tampoco. Incluso si no avanzamos aquí, habremos atendido su plan de reanudar las hostilidades con Mephius nuevamente. Aunque será difícil confiar verdaderamente en una alianza tan poco entusiasta, es mucho mejor que la humillación de unir las manos con Mephius.

— Ambas cosas hacen poca diferencia— Vileena confesó en voz alta con todo el vigor que había estado manteniendo—. No hace mucha diferencia para nuestros ciudadanos. ¿Cuántos miles de personas se convertirán en víctimas de tus planes, pensamientos y orgullo?

Vileena ni siquiera se dio cuenta de que esas eran exactamente las mismas palabras que el Príncipe Gil había usado contra ella antes. Ryucown, por otro lado, no mostró cuartel.

— ¿No es tu familia real criada en una pila de cadáveres? Terminemos esta discusión infantil. Teniendo el verdadero orgullo de Garbera, tomé medidas solo porque quiero hacer una nación de verdaderos caballeros. Mira el mundo, princesa. Este es un conflicto que pondrá fin a un gobierno de traición, opresión y engaños. Solo los caballeros de mente pura pueden salvar verdaderamente este mundo.

— ......

— Lo caballeresco es algo maravilloso. Los elegidos se imponen con una autodisciplina a su deber, siempre queriendo tener un espíritu puro. Esos son los tipos adecuados de personas para llevar a cabo nuestra política. Es bueno que los campesinos confíen en alguien nombrado como rey o emperador en tiempos difíciles, pero el país solo está involucrado en una guerra sangrienta debido a la simple codicia. Tal como está, Garbera, el país de los caballeros, ha perdido su ideal de orgullo. Entonces, primero tendré que cambiar a Garbera, no, debo devolverlo a sus raíces. Garbera, como un verdadero país de caballeros.

— Reconozco tu patriotismo. Pero si eso es así, ¿qué necesitas con un cuerpo juramentado a la familia real Mephiana?

— ¿Qué quiere decir?

— Lo que quiero decir es que este cuerpo ya ha intercambiado sus votos matrimoniales. (NTI: Lo que quiere decir es que ya tuvo relaciones sexuales. El término para “intercambio de votos matrimoniales” (夫婦の契り) también puede significar “tener sexo como marido y mujer”).

Era una mentira, y obviamente Vileena no pudo evitar sentirse asqueada por dentro. Sin embargo, ella no dudó en lo más mínimo. Quería aplastar completamente a este Ryucown, que parecía estar completamente poseído por algo.

— Miente, alteza. Usted conoce las sutilezas de un hombre y una mujer. Ese acto no es posible.

— Solo dices eso porque no quieres aceptarlo. Ahora, si he perdido esta pureza de la que hablas, y si ya me he sentido poseída por esta “sucia existencia” de un Mephiano, deberías apuñalarme con esa espada ahora mismo. ¿No es ese tu ideal?

Vileena habló con lágrimas, pellizcando la punta de la espada con sus dedos y presionándola contra su cuello.

Ryucown abrió los ojos de par en par. Más allá en la distancia, el sonido de la artillería volvió a rugir como un trueno. El guerrero Garberano sosteniendo la espada y la princesa alabada como la flor de Garbera se miraban fijamente.

— ¿Estabas tan contenta con Mephius?

— Si simplemente los calificamos como bárbaros, solo podemos ser acusados ​​de ser ignorantes. Además, el país no tiene ningún lazo de sangre. Es justo como dijiste. La familia real no es una piedra angular, el sentido de orgullo por sus vasallos y su gente es el mismo: puedes encontrar la misma luz en esa nación. ¿Quién demonios seguirá a un hombre que puede decidir por sí mismo qué es este orgullo?

— Ha descartado su orgullo y a su país, princesa— decidió Ryucown—. O tal vez podamos concluir que la joven princesa Vileena ha crecido. Usted tiene el espíritu de un soldado. Sin embargo... por eso mismo, será un obstáculo para nuestra causa. Si vive y no puede reconocer nuestros puntos de vista...

De repente retiró su espada. Sin embargo, se veía bastante grandioso cuando la colocó sobre su hombro.

— Al menos quiero que protejas el orgullo de la familia real de Garbera muriendo.

— ¿Qué?

— Por desgracia, para tomar represalias por la traición de Garbera a su alianza, nuestra princesa Vileena ha sido asesinada por la mano del príncipe Mephiano.

— Si eso sucede— dijo Vileena, sonando ronca. ¿Garbera no se unirá bajo una sola causa?

— La situación solo puede mejorar a partir de ahora.

Vileena apartó sus ojos de la punta de la espada. Allí vio los ojos de Ryucown, tan tranquilos como siempre. ¿Qué era tan diferente de su yo joven que se había colado en un castillo con solo unos pocos hombres hace cinco años? ¿Era como en aquel entonces? Esta era la acción de un hombre que creía sinceramente en los ardientes ideales que tenía cuando era joven y no había dejado que esos ideales envejecieran.

— Adiós, princesa. La primera condecoración que recibí en mi vida, fue tu beso infantil.

Su espada dibujó un arco brillante. La princesa solo parpadeó una vez durante ese tiempo. Una lágrima cayó en el instante en que bajó los párpados, reflejando la espada que se acercaba.

Vileena estaba llorando. Estaba frustrada por su propia impotencia, mientras que realmente creía que podría llegar a un acuerdo con él si se encontraban cara a cara. Este acto de violencia causado por la “pureza” de Ryucown la desilusionó. Por primera vez desde su nacimiento, Vileena sintió desesperación, y estaba predestinada a que su vida acabara inmediatamente después.

Entonces, el brillo de la espada cayó hacia el esbelto cuello de Vileena.

¡Cling!

Un sonido exquisito interrumpió el arco de la espada justo antes de que la alcanzara. Era un puñal que fue arrojado de repente, y Ryucown había cambiado la trayectoria de su espada para interceptarlo.

— ¿Quién eres tú?

Dirigió su mirada hacia la entrada de donde un espadachín salió de entre los pilares. Aunque estaba vestido con una armadura Garberana, Ryucown no reconoció esa cara. O más bien, no podía discernir la cara del hombre.

El espadachín que se adelantó, con una espada en la mano derecha, tenía el rostro cubierto por una máscara de hierro.






2 comentarios:

  1. Muchísimas gracias estuvo brutal>—<
    el capítulo el prota y sus planes ya se va a ganar a su princesa jajajaja n_n gracias por la rapidez esto parece droga quiero mas

    ResponderEliminar