Violet Evergarden Gaiden - Capítulo 1



Los ingredientes de los que estoy compuesta son: 

una cucharadita de egoísmo, lágrimas y camelias blancas; 

una cucharada de soledad, irritación y Alberta; 

una pizca de tristeza por ser tratada como herramienta; 

y, como toque final, una pizca de aprensión y esperanza en el futuro. 

Estoy hecha de esas cosas. 

Una cucharadita de artificialidad, desapego e indiferencia; 

una cucharada de broche esmeralda, inocencia y devoción; 

una pizca de secretos del pasado escondidos en iris azules; 

y, como toque final, una pizca de espíritu sin miedo a la búsqueda de lo desconocido, junto con la capacidad de actuar. 

Violet Evergarden está hecha de esas cosas. 

Después de desplomarme, conocer y recibir amor, cambié. Mientras miro hacia afuera en las profundidades de un bosque, de repente me encontré reflexionando sobre cuánto podría haber cambiado esta excéntrica Auto-Memories Doll hasta ahora. 




CAPÍTULO 1 

LA PRINCESA Y LA AUTO-MEMORIES DOLL 

— Este es un evento tradicional, por así decirlo —Alberta le dijo a la mujer que la seguía mientras caminaban sobre la alfombra colocada a lo largo de los pasillos, en la que se dibujaban camelias blancas iguales al motivo de su nación. 

Ella ocupaba el asiento número uno de la corte real de damas en el Reino de Drossel como su institutriz. Ese era su papel y profesión. 

Un delantal blanco moderadamente adornado con volantes estaba atado sobre su largo vestido negro, el cual estaba perfectamente abotonado hasta cierto punto. La figura distinguidamente ataviada de Alberta, era la de una anciana con mechones blancos mezclados en su pelo, dejaba una impresión diferente en los espectadores en comparación con las otras damas de la corte más jóvenes. El hecho de que las personas que pasaron junto a ella, envuelta como estaba en una profunda solemnidad, mantuvieron la etiqueta y asintieron al ver que su estatus en el palacio es bastante alto. 

— Nuestro país Drossel ha estado solucionando problemas políticos desde viejos tiempos y evitando la guerra a través del matrimonio con las familias reales de las naciones vecinas. Ni una sola princesa nacida aquí se ha quedado en el país. Todas se casan con extranjeros. Sin embargo, existe un sentimiento nacional de aquellos que no piensan bien de esto, y el evento tiene sus formalidades, por lo que es necesario mostrar que las princesas que se casan, desde el nido que es su nación, lo han estado haciendo en nombre completamente del amor por los príncipes extranjeros. 

Mientras hablaba, Alberta se dio cuenta de que la persona con la que hablaba caminaba de forma inquietantemente silenciosa. Independientemente de cuán suave sea la alfombra en la que estaban caminando, ni siquiera podía sentir la presencia de ella a su espalda. Era similar al ritmo de los Caballeros de operaciones encubiertas, que solo había tenido algunas oportunidades de presenciar durante su larga estadía trabajando en la corte. 

A diferencia de los caballeros ordinarios, los de operaciones encubiertas, su existencia no era de dominio público y pertenecían a una organización secreta al uso personal del rey. Para exterminar a la gente y escuchar conversaciones, no emitían sonidos al caminar. 

Poniéndose ligeramente nerviosa y dándose la vuelta, parada allí, encontró a una mujer no menos maravillosa que el hermoso interior del palacio detrás de ella. 

— Eso serían las Cartas de Amor Públicas, ¿no? 

Las palabras que brotaban de sus labios sonrosados sonaban tan hermosas como el canto de los pájaros. 

Aunque Alberta era del mismo sexo que ella, se quedó estupefacta por un instante ante tanta belleza. Su cabello dorado brillaba mientras se bañaba bajo la luz del sol que brillaba intensamente desde las ventanas del palacio. Enmarcados por pestañas del mismo tono dorado, sus ojos eran gemas azules. Lo que envolvía su cuerpo era una chaqueta azul prusia sobre un vestido como la nieve con un moño. Precisamente en medio del moño había un broche de esmeralda impresionante. Unos guantes negros cubrían las manos que sujetaban su maleta. Por último, sus pies estaban decorados con botas de punto marrón cacao. Dichas botas pisaban constantemente sobre la alfombra, por lo que caminar sin producir ningún ruido era probablemente una técnica de la mujer. 

— Sí, es correcto. Es por esto que te llamaron, Lady Violet Evergarden. 

Pronunciado por la voz ronca de Alberta, aun así su nombre era elegante. Aunque sintiendo una especie de aura extraordinaria de la Auto-Memories Doll, que tiene rasgos en una medida poco común, Alberta se recompuso y guió a esta última a su cliente, la tercera princesa. 

El Reino de Drossel era una nación pequeña, con su palacio ubicado junto al río. Rebosante de belleza artística, sus construcciones son famosas, por lo que la industria del turismo es la principal fuente de ingresos para la gente. Como los macizos de flores hechos por el hombre están muy extendidos en la capital, es apodada la “Ciudad de las Flores”. 

Aunque el palacio y la familia real existen, los asuntos políticos han sido transferidos al parlamento y la familia real es para los ciudadanos un símbolo de la historia. Si alguien nacido en la casa real es hombre, su trabajo es participar en eventos de muchos países, pero la condición actual de las mujeres, como explicó la mujer de la corte Alberta, es de recursos políticos, forzadas a casarse con otras naciones 

— Lady Violet Evergarden del Servicio Postal CH está aquí para tener una audiencia con Su Alteza, la tercera princesa Charlotte Abelfreyja Drossel. 

Y es la situación actual de la única princesa del país. 

— Has llegado, amanuense. 

En el fondo de la sala de audiencias, la tercera princesa de Drossel estaba descuidadamente en el asiento real, reverentemente arreglado, abrazando juguetes de peluche. Más claro que el marrón, su cabello ambarino rosáceo caía en cascada como el flujo de un río. Su tiara, que probablemente había estado en su cabeza, estaba tirada en el suelo junto con pañuelos de papel usados, y la persona que lo había hecho tenía el rostro como el de alguien que ha llorado desde el fondo de su alma. Si su nariz no estuviera abrasada y sus ojos no estuvieran rojos e inyectados con sangre, podía notarse que era una niña adorable en su adolescencia. A pesar de que estaba vestida con un magnífico vestido azul real, por el momento, parecía como una niña sollozando. 

Alberta se cubrió la cara con una mano y dejó escapar un prolongado suspiro al ver a la princesa. 

— Mucho gusto en conocerla. Me apresuro a cualquier lugar que mis clientes deseen. Soy del servicio Auto-Memories Dolls, Violet Evergarden. 

La mujer invitada, Violet, se puso de pie haciendo una reverencia, expresó su cortés etiqueta sin deshacer su rostro sin expresión como el de una muñeca. No podía entender muy bien a la única princesa del país, pero tampoco ilustraba un aspecto de nerviosismo como Alberta que perdió los estribos. 

— Soy Charlotte Abelfreyja Drossel. Como tercera princesa de este país, a partir de este momento, estoy dispuesta a casarme con el príncipe de una nación vecina, Damian Baldur Flügel. Haré que seas la escritora fantasma en las Cartas de Amor Públicas que se supone que debo intercambiar con Lord Damian. (Nota: Escritor fantasma es el oficio de escribir cualquier tipo de texto para un tercero a cambio de una retribución económica y sin esperar ningún crédito oficial en la publicación, que generalmente aparece a nombre de la parte contratante.) 

Su voz aún sonaba joven. 

— Princesa, incluso si habla con una dignidad de tan alto nivel, su apariencia es impropia —Alberta ofreció un comentario sincero, ante el que Charlotte infló sus mejillas. 

— Las mujeres a punto de casarse son emocionalmente inestables. Lo sabes ya que te casaste dos veces, ¿verdad, Alberta? ¡Dos veces! ¡Debe estar bien! ¡Las personas de las clases más bajas pueden divorciarse! 

— Déjeme fuera de esto... Princesa, aunque esta persona es contratada, es de otro país. No está dando un buen ejemplo. Por favor, siéntese correctamente en su trono. Ustedes, chicas, tampoco me importa si arreglan el cabello de la princesa. 

Una vez que Alberta aplaudió con brusquedad, las otras damas de la corte, que habían estado esperando, aparecieron y pusieron en orden el piso y a la princesa. En cuestión de pocos minutos, a causa del polvo de arroz, rubor y la postura correcta para sentarse, Charlotte fue reconstruida en una figura presentable. Derecha, era una figura digna de elogiarse como una bella y hermosa princesa. 

Como si su aplomo hubiera estado allí desde el principio, Charlotte apuntó con fuerza la vara cargada de piedras preciosas que sujetaba hacia Violet. 

— Las Cartas de Amor Públicas son una práctica tradicional en toda esta región. Si los bellos textos realmente comunicarán amor y si de hecho hacen que las personas crean que el matrimonio entre nosotros dos será extraordinario, todo depende de tus habilidades. 

— Estoy al tanto. Trabajaré para no traicionar las expectativas. 

— De alguna manera, no parece que esté hablando con un ser humano. A veces, eres como la sombra de una persona... amanuense. ¿Cuántos años tienes? 

Ante la pregunta, la expresión de Violet cambió a una de sorpresa por primera vez desde que llegó a este lugar. Ella brevemente puso una expresión facial pensativa. 

— Oye, ¿vas a mentir sobre tu edad? Por favor, date prisa y responde. 

— Me disculpo. La verdad es que no sé cuántos años tengo. 

Charlotte parpadeó. 

— Mientes. No hay nadie que no sepa su edad. 

— Soy huérfana. 

Ante la respuesta, la habitación que ya estaba callada se envolvió aún más en completo silencio por un instante. Charlotte se dio cuenta de que había personas que eran excepciones a lo que ella consideraba un sentido común lógico. 

La princesa podría haber fingido que no había cometido ningún error en ese momento, pero después del desconcierto, cerró los ojos avergonzada. 

— Eso estuvo mal de mí parte. Conocía la realidad de que hay personas en este tipo de circunstancias desafortunadas entre las clases bajas. No hay forma de saber cómo son hasta conocerlos personalmente, ¿eh? ¿Podrías perdonar mi rudeza? 

— Por favor, no se moleste. Esas palabras son un desperdicio. Nunca sentí que fuera desafortunado. Pero volviendo al tema, ¿por qué preguntar mi edad? 

Ligeramente decepcionada por la respuesta nada triste, Charlotte respondió: 

— Eres una plebeya, así que quería saber cómo te sientes con respecto a algo, ya que tienes el aspecto de alguien aún joven... ¿hasta qué diferencia de edad crees que podrías tener una oportunidad con un hombre mayor? 

— ¿Por casualidad, se refiere...? 

— Hasta qué punto es posible verlo como un objeto de interés romántico —Alberta le susurró al oído para complementar. 

Ante eso, Violet hizo la misma cara pensativa de antes. 

— ¿Qué... podría ser “interés romántico”? 

Ahora todos en la sala tenían signos de interrogación sobre sus cabezas. 

— Espera, yo soy la que hace las preguntas, ¿sabes? 

— Yo... no entiendo... la sensación de amor romántico —Violet tomó su broche verde de esmeralda en su mano y acarició su superficie brillante—. Me disculpo. Estoy en medio de estudiar ese tema. Pero si tuviera que intentar responder de la manera que puedo... Hay un sinnúmero de parejas casadas y novios con diferencia de edad. ¿No hay fronteras sociales particulares para la edad? 

— ¿Incluso si el otro es diez años mayor? 

— Creo que eso no está relacionado. 

— ¿Incluso si no hay amor? 

Silencio. 

— ¿Qué es esta vez? 

— Estoy reflexionando... sobre la parte amorosa. 

Esa sola palabra probablemente había adentrado a Violet aún más profundamente dentro de un torbellino de pensamientos. Ella terminó guardando silencio. 

— ¿¡Qué pasa contigo!? ¿Cómo has vivido tu vida hasta ahora? ¡La conversación no se está llevando a cabo correctamente! En lugar de hablar de mí, ¡estoy preocupada por tu futuro! ¿Vas a escribir cartas de amor en esa condición? Te llamé porque escuché que tu escritura fantasma es altamente rumoreada. ¡Asegúrate de no decepcionarme! 

Mientras las piernas y brazos de Charlotte se retorcían de indignación, Violet dijo de forma concisa: 

— Desde luego. 

— ¡Dilo con un poco más de expresión en tu cara! ¡Parece que soy la única que está enojada! 

— Pero no estoy enojada. 

— ¡No me gusta ser la única que expone sus sentimientos! ¡Deja esta inexpresividad! 

Cuando se lo dijo, Violet acercó sus manos a sus mejillas, empujándolas ligeramente. Como si llegara a la conclusión de que algo no estaba bien, se detuvo a medio camino. 

— Intentaré hacer un esfuerzo, así que ¿podría esperar un momento? 

Luego comenzó a tocar sus suaves mejillas nuevamente. Aparentemente, estaba tratando de hacer algo con respecto a su falta de expresión con fuerza física. 

Incapaz de resistirlo, Charlotte bajó de su trono y se aferró a Alberta. 

— ¡Alberta! ¡Esta amanuense es un engaño! 

Alberta replicó amonestando a Charlotte, que había puesto los pies en el piso de madera: 

— Lady Violet es alguien muy prometedora en el mundo de las Auto-Memories Doll. Los humanos son criaturas que muestran lados diferentes de sus vidas privadas cuando trabajan. 

— ¡Alguien que no entiende el amor romántico no puede escribir una deliciosa carta de amor! 

El grito desesperado de Charlotte resonó en todo el palacio, pero su lamentación fue anulada unos días después. 



--------------------- 



“Lord Damian Baldur Flügel, si dijera que solo pronunciar su nombre o escribirlo de esta manera hace que mi corazón se estremezca, ¿qué pensaría usted? Mis días en esta capital de las flores consisten en suspirar por unirme con usted a través de varias clases de circunstancias. Cuando observo la Luna en el cielo nocturno, por ejemplo, pienso en la Luna eclipsada como un pétalo bailando y revoloteando. Y, en secuencia, reflexiono sobre lo siguiente: ¿en qué piensa cuando ve lo mismo? ¿Podría ser la garra de un gato, o tal vez una brillante espada curva? Como era de esperar, ¿ve a la Luna simplemente como una luna? Estoy segura de que consideraré lo que sea que responda como maravilloso y probablemente exponga una sonrisa. Afuera en las noches oscuras en las que las estrellas se reflejan bellamente en el cielo, ¿hay alguna que le haga pensar en mí en su palacio iluminado por la luna? No, no me importa si no está debajo de la Luna. Incluso si estuviera bajo los cielos del rocío brillante al amanecer, junto a la orilla de un río azul perfectamente transparente capaz de robar corazones, o dentro de una muchedumbre donde ni siquiera estar quieto está permitido, ¿hay alguna situación en la que piense en mí como pienso en usted? Lord Damian Baldur Flügel, ¿a qué hora cruzo por su mente? Mientras admiro amorosamente a las camelias blancas, siempre estoy pensando en usted”. 

Frente al palacio, donde los ciudadanos se juntaban en un tumulto, una joven dama de la corte bien vestida leyó la carta de amor de la princesa en voz alta en un pergamino. Después de haber escuchado todo, los corazones de la audiencia fueron atravesados por los inocentes rasgos de una doncella enamorada de la princesa y alzaron la voz en señal de ánimo a la carta de amor. 

— Lady Charlotte es adorable. 

— ¡¡Cierto!! ¡Y es muy fácil de identificarse! A menudo me pregunto qué piensa de mí la persona que me gusta en la oscuridad de la noche. 

— ¡No podemos perdernos la respuesta de Lord Damian a esto! 

Principalmente, la primera fase de las Cartas de Amor Públicas consistía en un anuncio hecho por alguien de la corte, y la segunda fase consistía en colocar la carta en el tablero de anuncios de la ciudad. A continuación, se entregaba la carta de amor al otro interesado y la gente miraba el intercambio de las cartas. 

— Esta vez la Auto-Memories Doll es una especialista en textos desgarradores, ¿eh? 

— Con esto, tenemos que ver qué tipo de Auto-Memories Doll fue contratada por Flügel, ¿no? 

En realidad, la población no tenía idea de que el intercambio fuera meramente cortés. Para ellos, Cartas de Amor Públicas ya se había convertido en un festival que ocurría una vez cada pocas décadas. 

— Aunque no entiendes el amor romántico, ¿no eres muy buena con las cartas de amor? 

Un rato después de la presentación pública, en un jardín dentro de las instalaciones del palacio, Charlotte y Violet se sentaron cara a cara en una mesa y tomaron té dentro de un lugar de descanso en forma de cúpula, en el que se habían tallado esculturas de diosas y ángeles. En el jardín con el cielo bastante despejado y la deslumbrante luz del sol, los macizos de flores de camelias blancas se balanceaban con el soplo de la brisa. 

— Yo misma no tengo una comprensión del amor romántico, sin embargo, ya que estoy empleada en esta profesión, he leído muchos libros por rutina. Novelas románticas incluidas. Una vez que retengo eso como información, el vocabulario, el estilo de escritura y los clichés que las comprenden, todo lo que queda por hacer es unirlos. 

— ¿Qué pasa con eso? Hablas casi como si fueras matemática. Bueno, está bien siempre y cuando haya una buena recepción por parte de los ciudadanos. Pero hiciste muchas cosas, ¿verdad? 

— En todos los rincones del mundo, las llamadas “doncellas enamoradas” piensan en su pareja durante todo el día y siguen deseando conocer los sentimientos de este último. En las novelas románticas, estadísticamente hablando, eso es. 

Mientras Violet bebía con gracia su té negro, Charlotte resopló. Ella quería colapsar de alguna manera la expresión de esta mujer que era prácticamente similar a una muñeca, pero no podía encontrar una forma hábil de hacerlo. 

— ¡No lo perdonaré si la respuesta pierde contra esto! 

— ¿Es una cuestión de ganar o perder? 



----------------- 



La carta de amor de Flügel fue enviada a Drossel poco después. 



“Lady Charlotte Abelfreyja Drossel, esto es para usted, que tiene una belleza encomiable en su castillo de camelias blancas. Sobre el tema de lo que pienso bajo la luz de la luna, no es una pregunta fácil de responder. Me imagino todo tipo de cosas con respecto a nuestro futuro. ¿Qué tipo de sonido hará mi corazón una vez que nos veamos cara a cara? Cuando finalmente llegue el momento en que intercambiemos un beso, ¿sonreirá tímidamente al abrir los ojos? Una vez que abrace su cuerpo delgado, ¿podré mantener mi toque tan suave como si usted estuviera hecha de vidrio? Mis sentimientos rampantes con respecto a usted, el objeto de mi pasión en mi historia de amor, se desbordan constantemente. A partir de ahora, será la persona a la que prestaré más atención en mi vida. Mis ojos ya le pertenecen, y su existencia también ha cautivado mis pensamientos. A pesar de ser una princesa, es casi como un espíritu de agua que hunde naves con su sedosa voz cantarina. Es extremadamente difícil expresarle que me estoy ahogando. Lo único que puedo decir de inmediato es que creo que quiero tocarla, una vez que se vuelvas mía, muy pronto.” 

Ante la carta de amor de Flügel, que un mensajero había leído con voz resonante, las caras de las jóvenes mujeres de Drossel se tiñeron de rosa, y hubo quienes se desmayaron en el acto. Mientras tanto, al escuchar dicha carta de amor, la cara de su destinataria, Charlotte, se puso roja como la remolacha, luego su cuerpo se estremeció, y finalmente, se encerró en su habitación mientras derramaba lágrimas. 

Violet y Alberta, que habían estado leyendo, miraron al enemigo juntas frente a las puertas cerradas de la habitación. 

— ¿Podría estar avergonzada? 

— Esa manera de llorar no es por eso. Es el llanto de cuando las cosas no salen como la princesa imaginó. 

— La entiende bastante bien. 

— Conozco a la princesa desde antes de que ella naciera. Cuando vino a este mundo, fue apartada de las manos de su madre, la reina, y yo vigilé su crecimiento... Dado que nuestros estatus son diferentes, esto no se puede revelar a la gente de este país, pero ella es como si fuera mi propia hija. Conozco su cara cuando llora. 

— ¿Entonces esa cara llorando de ahora era de disgusto ante la ferviente respuesta? 

Alberta calló por un momento ante la pregunta de Violet. 

— La princesa se encontró con su compañero de matrimonio, Lord Damian, solo una vez. Parece que los dos tuvieron una conversación aparte de los saludos correspondientes. Eso fue aún antes de que se discutiera el compromiso. En aquel entonces, la princesa había estado llorando. Al final, ella nunca dijo por qué. Por lo que sé, ella podría estar pensando en lo que sea que eso fue... 

— Ya veo. 

Alberta terminó riéndose un poco de la Auto-Memories Doll que hablaba entre las interrupciones en la conversación imprudente y hábilmente. 

— Esa persona todavía es una niña. Sin embargo, tiene un lado prominente similar a un adulto. La hemos criado de esa manera, en una condición ambigua. Tal vez porque su niñez fue interrumpida, la princesa vuelve a ser una niña de vez en cuando. Llora y pierde la compostura. Lady Violet, la princesa podría ser inadecuada como representante de su gente, pero por favor, perdónela. 

— Soy la Doll de mis clientes. Esa consideración no es necesaria. Hablando de eso, aún no he visto al rey y la reina; ¿No es necesario que los salude? 

Ante la pregunta, Alberta negó con la cabeza. 

— El rey tiene asuntos gubernamentales que atender. La reina ha... estado viviendo en el Palacio Imperial desde hace varios años. Lo más probable es que asistan a la ceremonia de arbitraje de la boda, sin embargo... Disculpe, Verificaré la situación de la princesa por un momento. 

Violet se inclinó una vez y dejó el lugar. 

Alberta sacó un llavero con varias llaves del bolsillo de su delantal e insertó la más pulida de ellas en el cerrojo de la cerradura de la puerta. 

— Princesa, aunque se esconda, sabré dónde está inmediatamente. 

Dentro de la habitación de la princesa había numerosos muebles todos de color blanco y llenos de una sensación de alta calidad. Al pasar junto a una cómoda y una enorme cama que parecían lugares en los que una persona se escondería, Alberta se dirigió hacia las cortinas, que claramente se abombaban en forma humana. Corrió una de las cortinas, allí estaba Charlotte, hipeando y sollozando dentro de las cortinas de encaje. 

— No entiendo esta mentalidad de esconderse pero que quiere que la encuentren... 

— ¡Alberta, eres mala! ¡Pareces una suegra! 

— Si yo fuera su suegra real, ya habría perdido puntos conmigo. Princesa, cuando se vuelve emocional, se olvida rápidamente de su posición... estoy preocupada. En Flügel... no estaré con usted. 

Ante esas palabras, las lágrimas de Charlotte se detuvieron por completo y por un momento se quedó petrificada. Ella continuó mirando a Alberta en silencio, y luego, lágrimas lentamente comenzaron a salir de sus ojos otra vez. 

— ¿Cómo puedes decir tal cosa? 

Ella era consciente de ese hecho, pero no había querido escucharlo de la persona en cuestión. Esos sentimientos se filtraron de su voz. 

— Soy la institutriz imperial del Palacio Real. Creo que varias jóvenes cortesanas la seguirán cuando salga del país, pero no puedo unirme a ellas. Mi papel es criar a las princesas nacidas en este país. 

— Podrías criar a mis hijos. Cuando los tenga, te llamaré. Alberta, querrás ver a mis hijos también, ¿no? Vivir en Flügel seguramente será divertido si estamos juntas. ¿No es así? 

Mientras Charlotte la miraba con ojos implorantes, Alberta giró la cabeza hacia un lado. 

— Esa es una propuesta a la que no puedo responder positivamente. Pertenezco al Palacio Real, no a usted, lady Charlotte. 

Los labios de Charlotte temblaron de forma errática. Giró sus pequeños puños y golpeó el pecho de Alberta sin ninguna fuerza. 

— Tú... me sacaste del vientre de mi madre, y tú... ¡me criaste! ¡He olvidado cómo se ve la cara de mi madre! ¡Me perteneces…! ¡Por lo menos, te pertenezco! ¡Me has criado desde el comienzo de mi vida hasta este momento! ¡Eso es parte de tu propia vida! Aun así... Aun así... ¿cómo puedes separarte de mí... tan fácilmente...? 

— Princesa, es por su bien. 

— Si es por mi bien, se supone que debes quedarte a mi lado... Ya es suficiente... Se siente como esas cartas, tú y muchas otras cosas me abrirán la cabeza... 

— Princesa… 

— Vete... ¡vete! —Envolviéndose en las cortinas, Charlotte se agachó ahí mismo y ocultó su rostro. 

— No, estaré a su lado. 

Alberta no se fue ni siquiera después de que se lo pidieran. Retiró la mano que estaba a punto de tocar a Charlotte y en cambio la abrazó en silencio por detrás. 

Esa dulzura la hizo feliz. Esa gentileza era odiosa. Esa gentileza era algo que ella temía perder. La furia, el dolor y la alegría brotaron en Charlotte, desorientándola. 

— Si no estarás conmigo, no me trates con amabilidad —hizo lo que pudo para decirlo. 

— Es precisamente porque no puedo ir usted... que quiero tratarla amablemente. Aunque solo sea por ahora. 

De todos modos, la respuesta de Alberta la hizo llorar una vez más. 

Los sonidos de sus sollozos continuaron por un momento, y después de un instante de silencio, Charlotte preguntó con voz temblorosa: 

— Oye, cuando me case, ¿qué pasará? 

Fue una pregunta extremadamente abstracta. 

— ¿Por ese “qué”, quiere decir...? 

Mientras Alberta preguntaba más suavemente que de costumbre, Charlotte preguntó como un niño pequeño: 

— Ya no podré volver aquí, ¿verdad? 

— Es la princesa, después de todo. No puede regresar despreocupadamente. 

— Entonces, ¿en quién debería apoyarme allí? ¿Qué pasa si alguna vez necesito la ayuda de alguien? 

— Es decir… 

— Me consagraré a Flügel. A Lord Damian también. Para eso nací. He vivido como una princesa porque es mi estatus social. Esto es lo que puedo hacer por mi gente. Pero... —Charlotte agregó en una rápida sucesión antes de que Alberta pudiera decir algo—, pero, aunque soy una princesa, soy una llorona. 

Lágrimas llamativamente grandes viajaron desde los ojos de Charlotte a sus blancas mejillas. 

— Una llorona y una gatita asustada —tocó las manos de Alberta, que seguía abrazándola por detrás, aferrándose a ella—. Hay muchas cosas que no puedo hacer. 

Era una gran misión para un cuerpo pequeño. Su interior estaba lleno de ansiedad. 

— Hasta ahora, has estado conmigo. Es porque estuviste aquí que pude hacer todo lo posible en muchas cosas. Tú... todo lo que tienes que hacer es verme ir. Pero después de que me vaya, ¿qué va a pasarme...? 

Mientras giraba el cuello para mirar la cara que Charlotte estaba haciendo, Alberta exhaló un suspiro. Charlotte estaba completamente pálida y aterrada, sus lágrimas caían como lluvia. 

— Estoy... en una situación de la que no se me permitirá huir. 

Reflejada en las esferas de Charlotte, Alberta tenía una expresión de tener dificultades. No importaba lo que dijera Charlotte, era solo egoísmo y no podía reemplazar a Alberta. Sin embargo, el hecho de que la niña sufriera realmente le fue transmitido en verdad. Su sufrimiento se convirtió en el de Alberta. 

— Lord Damian seguramente se convertirá en su fortaleza. 

— Aunque... ¿nuestro matrimonio sea arreglado? 

— Eso… 

— ¿Será capaz de apreciar a una mujer que ni siquiera le gusta? 

— Con el tiempo, construirá una buena relación. 

— Alberta, planeo hacer un esfuerzo. Por supuesto, esa es mi intención. Daré lo mejor de mí... pero, ¿qué hay de Lord Damian? 

Alberta no pudo responder. 



-------------------------- 



Con uno entregando y el otro recibiendo, sin conocer los sentimientos reales del otro, las Cartas de Amor Públicas continuaron. 



Lord Damian Baldur Flügel, 

¿Sabía usted que hay una anécdota en mi país que dice que presentar una cinta de oro a un ser querido hará que dicho amor dé sus frutos? El oro es el color de las estrellas. Ya sea de día o de noche, brillan justo encima de nosotros a pesar de la visibilidad. No importa lo lejos que estemos en la distancia física, estamos bajo la misma luz. La cinta de oro cumple el papel de emisario de las estrellas y comunica estos sentimientos incluso cuando no podemos estar juntos. Por favor, piense en ella como si fuera yo y téngala a su lado. 



Lady Charlotte Abelfreyja Drossel, 

Ciertamente he recibido la cinta dorada. En este momento, el color dorado de las estrellas está emitiendo un suave brillo en mi brazo. 

Como me ha contado acerca de la anécdota amorosa de Drossel, permítame contarle acerca de cómo se habla de manera convincente entre las parejas aquí en Flügel. Le he enviado un pañuelo bordado con rosas de Flügel, que los Caballeros de Flügel dejan a sus amadas que permanecen en el país cuando se dirigen a los campos de batalla. 

Las rosas de Flügel florecen con un rojo tan apasionado como los sentimientos de las parejas y son rosas que han sido mejoradas por nuestro país. Hay una razón por la que las elegimos. Su lenguaje floral significa “eres mía para la eternidad”. 

Cuando reflexiono sobre el futuro, en el que su belleza llegue al máximo, incluso termino creyendo que deseo tomarla en mis manos pronto y encerrarla en algún lugar sin dejar que nadie la mire. 



Lord Damian Baldur Flügel, 

El otro día, tal vez porque había estado mirando un retrato suyo todo el día, solo por el viento que mecía una puerta, terminé preguntándome si estaría allí. Extraño, ¿no es así? Hay un gran río entre nuestros países, y usted está más allá, en el reino dentro de un bosque de abundante verde. No hay forma de que haya podido venir aquí. De todos modos, me parece estar pensando así. 

A partir de ahora, seguramente le recordaré en varios casos. ¿Desaparecerá el dolor y el temblor que se propagan en mi pecho durante esas ocasiones una vez que vaya a donde está? 



Lady Charlotte Abelfreyja Drossel, 

Su dolor es mi dolor El sonido que hace su corazón debe ser definitivamente similar al mío. Ambos contamos los días que faltan para vernos. Solo esta verdad es lo que me consuela de su ausencia. 

En mi palacio, los preparativos para que le dé la bienvenida avanzan de manera constante. El zumbido en mi corazón durante este tiempo en el que no puedo verla es una prueba de cuánto tiempo tomará hasta el día en que pueda abrazarla, ¿no es así? 

Puede creer que llegará a un país desconocido completamente sola. Sin embargo, el que le espera es su siervo enamorado y el que la protegerá. Si me deja todo a mí, estoy seguro de que todo saldrá bien. 



--------------------- 



De acuerdo con el patrón de las Cartas de Amor Públicas, para dar más profundidad al intercambio, los arreglos para la ceremonia de la boda también progresaban. 

La estadía de Violet durará un mes. Mientras tanto, la corte imperial de Drossel gradualmente se volvió frenética. Después de todo, la única princesa del país se iría a una nación extranjera. No era una exageración decir que la lista de artículos para la boda iba de una esquina a la otra de los largos corredores. 

La diferencia entre la princesa y los civiles era que los que se ocupaban de sus necesidades eran personas distintas de ella. A pesar de ser la persona en el centro de este torbellino, Charlotte estaba desconectada de ese tumulto. Para poder contemplar el contenido de sus cartas, una vez más estaba teniendo una reunión con Violet mientras tomaban el té. 

— Violet, pásame la leche. 

— Entendido. 

— Estos dulces son deliciosos. Come más. 

— Muchas gracias. 

Se habían acostumbrado naturalmente a la forma de mantener la distancia entre ellas a pesar de estar cara a cara. Lejos de las damas de la corte real, probaron té negro en la cúpula del jardín. Era una fiesta de té muy tranquila, en la que la suave brisa acariciaba el pelo de las dos doncellas. Tal vez porque estaba bajo la influencia de Violet, siempre tan silenciosa, o debido a la inestabilidad emocional antes del matrimonio, la conducta y el tono de Charlotte también eran pasivos. 

— ¿Cómo debería responder... a la próxima carta? 

Mientras Charlotte murmuraba en pausas, Violet respondió con voz tranquila: 

— Si dócilmente está de acuerdo con las palabras de él, las tácticas románticas llegarán a un cierre, así que creo que deberíamos estirarlas un poco más. 

— De alguna manera, no me importa... —siguió un profundo suspiro. 

Aunque el corazón de Charlotte había estado inquieto durante la primera etapa del intercambio de cartas, en cierto punto, se había vuelto tan serena como un océano tranquilo. Su rostro estaba cansado mientras se reflejaba en el té negro. Ni siquiera echó un vistazo a la gran variedad de dulces dispuestos en la mesa, su mano jugueteaba con sus finos mechones. 

— Apuesto a que una amanuense como tú fue contratada como escritora fantasma para él. Puede ser que ni siquiera debatan sobre el contenido como lo hacemos nosotras... A diferencia de una tercera princesa, el hijo más joven, el Príncipe Damián de Flügel es alguien que espera su derecho como el siguiente para suceder al trono. Ese es seguramente el caso. 

— Princesa, parece que no estás satisfecha con las respuestas —Violet puso azúcar en su té y lo mezcló con una cuchara de plata. 

Tal vez por el silencio, el sonido retumbó más fuerte. Ruido, ruido. Era un ruido molesto, muy parecido al de la mente Charlotte. 

El matrimonio era político. Un dulce sabor de felicidad no era todo lo que había. 

— No, no es como... Creo que el contenido es apasionados y hace palpitar mi corazón. En este momento, entre las jóvenes de este país, parece que el rango de Lord Damian está en auge. Es solo que... —Charlotte alzó su rostro abatido, los macizos de flores del jardín se reflejaban en sus ojos. 

Montones de camelias blancas mantenían el cuello alto. Ese año, también, la temporada más próspera de esas camelias blancas plantadas en todo el país dio sus frutos. Desde ese punto de vista, Charlotte pudo ver el pasado. 

— Es solo que... el Lord Damian que me encontré solo una vez no era el tipo de persona que use esas palabras. 

Dentro de sus orbes, el paisaje de sus recuerdos resurgió débilmente. 

Violet no había incitado particularmente a una conversación. Ella bebía sin palabras su té negro. Si quien hablara con Charlotte fuera una de las damas de la corte a la que le encantaba parlotear o Alberta, que podría considerarse su madre sustituta, probablemente no habría tenido ganas de continuar con las siguientes palabras. 

— Esa persona... es completamente diferente de estas cartas. 

Sin decir nada, Violet dirigió con seriedad sus ojos azules a Charlotte. Al darse cuenta de su mirada, Charlotte se tocó la tiara en su cabeza. El símbolo de la familia real brillaba plateado. Se pondría en su camino cuando estaba llorando, por lo que siempre se la quitaba. 

Charlotte se la quitó con delicadeza del cabello y la dejó sobre la mesa. 

— Solo por ahora, quiero dejar de ser la tercera princesa de Drossel —el suyo no era el tono de alguien que dice una broma—. Violet, solo por ahora, deja de ser una amanuense y escucha mi historia como tu ser original. Simplemente escucharlo está bien. No necesito consejos ni lástima. Solo escucharlo está bien.... solo escucharlo está bien —dijo en repetidas ocasiones. 

Violet colocó su taza de té en su platito. 

— Entendido. 

Y, como era de esperar, ella asintió con la cabeza como una muñeca. 

Esa actitud y voz distante, que principalmente habían irritado a Charlotte, no le daban más que una sensación de tranquilidad ahora. 

Esta muñeca definitivamente no le da la espalda a las órdenes de su superior. 

Charlotte sonrió un poco. Era la primera vez que la princesa daba una sonrisa a la muñeca. Ella siempre había se había mostrado llorando y lamentando su destino. 

Ya no es una princesa, Charlotte comenzó a narrar a Violet: 

— En mi décimo cumpleaños, se celebró un banquete grandioso en el castillo de Drossel. 

Ese día también Charlotte se había unido a la sociedad. Ya que la criaron en el palacio como si estuviera escondida hasta ese momento, fue un completo cambio de ambiente. 

Había príncipes y enviados famosos de países vecinos, así como reuniones con una cantidad de candidatos matrimoniales lo suficientemente grandes como para que ella no los recordara a todos. Los bailes y conversaciones a las que no estaba acostumbrada se extendieron hasta altas horas de la noche. Absolutamente agotada por ellos, había huido al jardín sin llevar consigo a una dama de la corte para que la acompañara. 

— En cuanto a edad, los niños de diez años se consideran niños, pero entre los miembros de la realeza, es seguro decir que ya hemos entrado en edad de casarse. No tuve la menor impresión de que se celebrara mi cumpleaños. 

Cada vez que alguien abría la boca, era sobre matrimonio. Los ingeniosos incluso habían empezado a pensar en nombres para sus hijos. Aunque su pareja no había sido decidida, el hecho de que Charlotte se iba a casar ya lo había hecho. 

— Estaba molesta. ¿Por qué no tenía más remedio que pensar en matrimonio? ¿Por qué todos querían apresurar las cosas? ¿Por qué tengo que nacer mujer? ¿Por qué las mujeres son las que dan a luz? ¿Por qué tengo que ser una princesa? ¿Por qué nadie me preguntó qué quería hacer? Estaba pensando mucho en esas cosas, y todas esas palabras superficiales de felicitaciones hirieron mi corazón... así que... naturalmente terminé llorando. 

La estrella principal del banquete que se rompió completamente sola, no era algo que alguien debería haber descubierto. Mancharía el rostro de Drossel, el anfitrión, con barro. A pesar de ser una niña pequeña, ella era consciente de eso. 

Su atuendo en ese día había sido un vestido de gasa blanco puro. Seguramente, si se mezclaba con los montones de flores de camelias blanca, nadie la encontraría. Pensando así, se había colado en un macizo de flores ligeramente expuesto por la luz de la luna. 

— Estaba llorando sin parar en medio de las camelias blancas. Muchas cosas me habían deprimido. 

Ya no había marcha atrás. Era incapaz de volver a los tiempos en que su cumpleaños era simplemente algo para estar feliz. Ella ya se había unido a los adultos. Había dejado de ser alguien que solo pertenecía a ella misma. Ya se había convertido en una herramienta política con forma de princesa en el verdadero significado del término. Ya no era Charlotte. Al pensar en eso, se sintió abatida y las lágrimas brotaron de sus ojos incesantemente. 

— Esa noche, la Luna Creciente era realmente hermosa. 

En un mundo de oscuridad, sobre el que había caído el velo de la noche, lo que había consolado a Charlotte era la luz de la luna no tan confiable. Si hubiera sido completa oscuridad, su miedo se habría sumado a su tristeza y probablemente habría llorado más. 

— Pero, ¿sabes?, la luz de la luna se bloqueó de repente. Me sobresalté cuando mi campo de visión se ennegreció y levanté mi rostro. Cuando lo hice... esa persona estaba... 

Un hombre estaba de pie ante su línea de visión, que había girado hacia arriba sin enjugarse las lágrimas, ocultando la Luna. 

— ... esa persona me estaba mirando como si mirara algo extremadamente divertido. 

Con una sonrisa indescriptible, dijo que el hombre había hablado primero, sin decir nada más que “Hola”. Era un uso indebido de palabras que era impensable que viniera de alguien que había entrado en ese palacio. Y así, poniéndose en cuclillas en ese mismo lugar en que estaba Charlotte, él había preguntado: “¿Nadie ha venido a buscarte?” 

— Me había saludado, por lo que sabía que yo era la princesa de Drossel... pero me trató como si fuera una niña jugando al escondite. Eso me molestó... pero no tenía idea de cómo responder, así que terminé llorando más. 

Al hacerlo, el hombre le había acariciado la cabeza con rudeza y alentado su llanto diciendo “llora, llora”. La caricia fue similar a lo que se haría con un perro o un gato. Ni siquiera Alberta le había hecho algo semejante a ella. 

— Mientras seguía llorando, le dije, “no me digas eso cuando lo que quiero es dejar de llorar”. Aun así, no importa qué, esa persona no me dijo que dejara de llorar. Me dio una suave palmada en la espalda y me dijo: “puedes llorar un poco más”. Cuando pregunté, “¿cómo es eso?”... 

Colocándose en frente de Charlotte, el hombre se rió y dijo: “Durante el banquete, pensé que eras una niña inquietante. Porque te estabas comportando casi como si fueras más adulto que cualquier otra persona. Me sentí aliviado de verte llorando afuera. Es verdad. Esta fiesta de cumpleaños es la peor. Haría que cualquiera quisiera llorar”. 

— Después de escuchar esas palabras, lo miré a la cara con seriedad por primera vez. 

Ella estaba segura de que él era el príncipe de un país próspero ubicado en una cuenca en las profundidades del bosque. No pudo recordar nada sobre él aparte de eso. Tampoco muchos recuerdos de cuando se encontraron habían permanecido en ella. En un mundo tan llamativo, todos parecían tener las mismas características. Sin embargo, a diferencia de todos los demás, que se reían como si llevaran una máscara, él tenía una sonrisa ligeramente maleducada. 

Su pelo corto era del color del bronce. Su cara era pecosa. Sus rasgos no eran de ninguna manera galantes. Era extremadamente normal. 

— A pesar de todo, en aquel entonces, pensé que era una persona maravillosa. 

Había otros príncipes mucho más corteses. Había otras personas mucho más hermosas. 

— No me habló con arrogancia ni me trató como si yo fuera demasiado exagerada por llorar. Comprendí que había dejado de lado nuestro estatus hablar conmigo cuando vi su rostro sonriente. 

Las personas en cuestión habían sido un hombre de veintitantos años y una niña de diez años. Él le había hablado porque ella estaba llorando. Como era una niña, él le había dicho que llorara como lo haría cualquier niño. Eso fue todo lo que el hombre había hecho. Había sido su único logro. 

Sin embargo… 

— Me hizo… 

Sin embargo, solo eso... 

— Me hizo… 

Solo eso había sido extremadamente... 

— Me hizo muy feliz. 

En ese momento, en esa noche, en ese instante, su corazón había sido robado. 

Probablemente, los ojos de Charlotte no miraban a nadie, solo veían la sombra de esa persona cuando aparecía en ellos. Sonrojadas mejillas, dedos superpuestos, labios temblorosos. Todos le hicieron notar que estaba enamorada. 

— Nuestra conversación solo duró unos minutos. Pronto fui encontrada por Alberta y devuelta al palacio. Cuatro años después de eso, hasta ahora, no nos hemos visto. Cuando se planteó el tema de la propuesta de matrimonio, me sorprendió. Creí que era una oportunidad especial que Dios me había otorgado. Absolutamente no podía perderlo. Investigué tanto como pude sobre cómo sería de interés político si Drossel y Flügel se unieran. Continuamente hablaba de eso solo con padre y los miembros del parlamento durante nuestras cenas. No sé si fue por esto, pero al final, Drossel eligió Flügel. 

La ilusión de una persona que Charlotte parecía estar mirando en una parte del jardín ya había desaparecido de sus ojos. 

— Sin embargo, yo... me asusté mucho después de que todo se decidió. Estoy tan feliz con esta boda que no puedo evitarlo, pero ¿qué hay de esa persona? Quizás ya tenía a alguien en su corazón, pero no pudo casarse con ella por mi culpa. ¿Estuvo bien que decidiera sobre esa persona solo porque fue amable conmigo una vez? Aunque soy un recurso para Drossel, estoy mezclando mis sentimientos en esto, así que ¿qué haré si conduce a un resultado que funcione para los ciudadanos después? Hay una diferencia de edad entre esa persona y yo. Puede que no estemos en la misma sintonía. Sin mi condición de princesa, no soy más que una niña llorona. Él podría llegar a odiarme en algún momento. Si eso sucede, ¿cómo debería seguir viviendo en un país desconocido lejos de mi tierra natal...? 

Ella continuó reflexionando sobre su preocupación interminable por esas cosas. Su cabeza estaba llena de su razonamiento y era impotentemente ruidosa. Su ansiedad se desbordó posteriormente. 

— Pienso y pienso, y luego todo comienza a ser una ardua tarea —con su conciencia de nuevo en la realidad, Charlotte bajó la cabeza de manera insegura y cayó postrada sobre la mesa—. Esas cartas son un fraude. No puedo ver en ellas lo que yo o esa persona realmente piensan. Esta situación confusa... roe mi corazón como una enfermedad y me hace inestable. 

Sin decir nada más, Charlotte cerró la boca. Rodeándolas desde lejos, las mujeres que estaban observando la fiesta de té del dúo movieron el cuello nerviosas. 

Tener su frente contra la mesa fría había ahuyentado sus pensamientos ociosos por un momento, pero su cabeza pronto comenzó a tener pensamientos por su cuenta una vez más. Las lágrimas fueron tomando forma lentamente en los ojos de Charlotte. 

Ni siquiera hemos sellado nuestro matrimonio; me veo como una idiota. 

Sin embargo, ella estaba tan, tan ansiosa que no podía soportarlo. Inevitablemente tenía miedo todos los días, del presente y del futuro. 

— Lady Charlotte, es una llorona. 

Era un tono de voz sin rudeza, cálido y amable. 

Charlotte miró a Violet. 

— ¿Violet? 

Violet se había levantado de su asiento. Tenía el rostro de alguien que había tomado algún tipo de decisión. Poniendo un dedo en sus labios, Violet susurró, 

— Nosotras, Auto-Memories Doll, somos Dolls escritoras fantasmas de nuestros clientes. No hacemos nada fuera de nuestro papel. Es por eso que lo que voy a hacer... es una acción entrometida de mí ser original, al igual que Lady Charlotte quitándose la tiara. Tenga en cuenta que esto no está relacionado con mi firma, el Servicio Postal CH. 

— ¿Que estas intentando hacer? 

— Voy a hacer una excursión. La verdad es que la escritura de la Auto-Memories Doll que responde me es familiar. Esa manera ávida y encantadora de súplica... Si es la persona que tengo en mente, es muy probable que ella me ofrezca ayuda. Iré a verla. 

Quería decir que planeaba visitar la Capital de Woods al otro lado del río. ¿Qué demonios estaba tramando? 

— Deseo detener sus lágrimas. 

La figura de Violet mientras susurraba y permanecía en medio de la exuberante vegetación no parecía otra cosa que luz resplandeciente para Charlotte, que no podía ver el mundo adecuadamente debido a sus lágrimas. Cuando preguntó por qué, Violet simplemente respondió que no sabía y que quería hacerlo. Mientras la observaba, por alguna razón, Charlotte llegó a la conclusión de que, si se tratara de una Auto-Memories Doll, ella podría guiarla en una buena dirección. 

Para Charlotte, que vivía en un mundo de egoísmo y continuaría haciéndolo a partir de ahora, la Auto-Memories Doll era demasiado inocente y no había falsedad en ella. 

— Lo entiendo, Violet. Lo dejo en tus manos. Por favor. 



------------------------- 



Unos días después, se entregó una carta de amor pública de Flügel. En realidad, se suponía que Drossel sería el que enviaría una carta. Esta situación nunca antes había sucedido en la historia. 



Lady Charlotte Abelfreyja Drossel, 

¿Me recuerdas de esa noche? 


El contenido de la carta no era más que eso. No hubo palabras de amor o suspiros ardientes. 

Expectantes de cómo habían sido las palabras de fervientemente y suplicantes, los civiles estaban perplejos. Sin embargo, los desconcertados no eran solo las personas de Drossel. 



Lord Damian Baldur Flügel, 

Lo hago. Te reíste al ver mi cara llorando, ¿verdad? Te reíste como si te estuvieras burlando de mí, o, poniéndolo de forma negativa, como si fuera una tonta. Estaba muy irritada. Sin embargo, siempre recuerdo la amabilidad de tu voz cuando dijiste que estaba bien que llorara. 

Los ciudadanos de Flügel también se mostraron escépticos ante el texto enviado desde Drossel. 



Lady Charlotte Abelfreyja Drossel, 

Me reí porque llorabas como cualquiera de tu edad y era lindo. No es que tuviera ninguna mala intención. Pero lo siento. 

Mi título es de príncipe, pero no tengo la personalidad que todos desean. Es posible que te sorprendas después de casarnos. Por favor, no esperes a un hombre maduro solo porque soy diez años mayor que tú. 

¿Qué hay contigo? Solo nos hemos visto una vez, en esa noche. ¿Qué tipo de chica eres? 



La princesa y el príncipe de repente habían iniciado un intercambio de cartas con vocabulario informal. La población comenzó un escándalo sobre cuál era su significado. Incluso aquellos que no tenían ningún interés en los asuntos reales se divertían con los rumores de asombro por la ruptura de la tradición. 

— La princesa de Drossel y el príncipe de Flügel están intercambiando cartas de amor de verdad —decían. 



Lord Damian Baldur Flügel, 

Soy... una llorona y tengo mal genio. Siempre me deprimo por cosas pequeñas y me regaña Alberta. Alberta es una dama de la corte que es algo así como mi guardiana. Seguramente no soy el tipo de mujer joven que te haría enloquecer. 



Había personas que cuestionaban a los palacios reales al respecto, pero ninguno de los países tuvo respuesta. Eso aumentó la conciencia de las cosas. Los interesados ​​probablemente no lo esperaban, pero estaban llamando la atención de ambas naciones como nunca antes lo habían hecho. 



Lady Charlotte Abelfreyja Drossel, 

Tampoco soy tan bueno como ser humano. Pero, estoy acostumbrado a las chicas lloronas. Tengo una hermana como la menor de los hermanos. Ella tiene tu misma edad. Albergo sentimientos tristes y negativos por eso. Planeo atesorarte, pero tampoco tengo el encanto suficiente para que te vuelvas loca por mí. Lo siento. 



La princesa y el príncipe expusieron todo y no ocultaron nada dentro del rango apropiado para su edad. Voces de crítica llegaron esporádicamente de los veteranos que honraban la tradición, sin embargo, los jóvenes en su mayoría tenían fe en el intercambio y abucheaban el rechazo. 



Lord Damian Baldur Flügel, 

No, ya estoy loca por ti. 



Charlotte apilaba palabras juntas como nada más que una niña, mientras Damian continuaba dedicando mensajes sin mentiras o falsedades a ella como un hombre joven. Los ciudadanos que velaban por las cartas verdaderas de los dos, que eran diferentes a las primeras cartas de amor de sentimientos mutuos intercambiadas al principio, se preocuparon. Finalmente, comenzaron a enviar cartas de aliento a cada palacio. 

En respuesta a los sentimientos del público, el intercambio de cartas se aceleró. 



Lady Charlotte Abelfreyja Drossel, 

El yo de esas cartas no era mí ser real. Fueron escritas por una hábil Auto-Memories Doll. 



Lord Damian Baldur Flügel, 

No me refería al tú de esas cartas. Me refiero al tú que palmeó mi cabeza hace cuatro años. 



Lady Charlotte Abelfreyja Drossel, 

Estoy seriamente sorprendido. Es decir, meramente te consolé cuando estabas llorando solo una vez. 



Lord Damian Baldur Flügel, 

Atesoro esa “solo una vez” como una piedra preciosa. 



El hecho de que los recuerdos del pasado habían despertado sus sentimientos románticos era lo que Charlotte quería transmitirle más a Damian. Hasta llegar a tal punto, Charlotte había tirado innumerables hojas de papel en la papelera. Escribía y descartaba, escribía y descartaba, y, después de ser regañada por Alberta por gastar los fondos del gobierno, practicó a fondo su letra con letras pequeñas en una sola hoja y luego hizo una copia limpia de la misma. 

Violet principalmente tomó el papel de guía con respecto al texto. El contenido eran los sentimientos sin adornos de Charlotte. Violet simplemente trabajó para asegurarse de que escribiera con pulcritud para transmitir su sinceridad solo con palabras. La caligrafía de Charlotte, ni mala ni bella, mejoró ante sus ojos. 

A la misma velocidad que el amor creció. 



Lady Charlotte Abelfreyja Drossel, 

Estoy abrumado. Esa no era mi intención. Por favor no crees prospectos de mi parte. Hay innumerables hombres mucho más soñadores. Tendrás encuentros con varias personas en el proceso de convertirte en adulta. Soy insensible y no entiendo cómo piensan las mujeres. Creo que constantemente te dejaré sola e iré de cacería. Soy consciente de que no soy un buen hombre. No puedo responder a tus esperanzas 



Para cualquiera que lo haya visto, la reacción de Damian fue obviamente desfavorable. En su punto de vista, la unión matrimonial con Charlotte era claramente un matrimonio político. Desde el principio, no existió amor. Aunque tenía consideración por la joven princesa que estaba por debajo de él en edad, la pasión que un hombre le ofrecería a una mujer no se mezcló en ella. Sin embargo, Charlotte escribió una carta que contenía sus pensamientos puros. 



Lord Damian Baldur Flügel, 

Perdone mis palabras, pero numerosos hombres jóvenes me han cortejado. Desde que cumplí diez años. ¿Qué tipo de persona es un “hombre maravilloso”? ¿Uno con bella apariencia? ¿Uno de un país rico? Creo que una persona maravillosa es del tipo que entra en contacto con los demás sin ser mentiroso consigo mismo. En medio de personas que tienen su exterior pulido como si fuera de vidrio, eres el único que conozco que ha dicho que no eres un buen hombre. Estoy bien con eso. Está bien de esta manera. Si vas a cazar, yo también. Por favor, no subestimes a una princesa de Drossel. Estamos educadas para casarnos con cualquier tipo de caballero. Si son cabalgatas largas, soy más rápida que tú. 



Después de la transcripción, Charlotte lo lamentó muchas veces. ¿Por qué no había podido escribir de una manera más adorable? Si resultó de esta manera, en lugar de transmitir sus puntos de vista, ¿no hubiera sido mejor dejarlo en manos de Violet? 

Apenó a Alberta con su especialidad: su temperamento impulsivo. Sin embargo, ya sea que llorara o riera, no había forma de detener la carta que ya había sido enviada. Los ciudadanos, también, estaban conteniendo la respiración. 

La última carta de Damian fue la siguiente: 



Lady Charlotte Abelfreyja Drossel, 

Bueno, bueno, siento que me ganarás en ser considerada. Por lo que parece, mi futura novia es una persona inteligente, testaruda e interesante. Serás una gran reina. Vamos a casarnos. Voy por ti, Milady. 



El día en que se fijó y se hizo pública la carta, los vítores de los ciudadanos hicieron eco y se escucharon desde el castillo. 



------------------ 



Era costumbre que el sellamiento del matrimonio tuviera lugar en el país de la princesa. Posteriormente, un festival nacional tendría lugar durante una semana. La gente despediría a la novia cuando se casara en la nación del novio. 

Charlotte Abelfreyja Drossel estaba vestida con un vestido de gasa blanca, igual que en su décimo cumpleaños. La diferencia era el hecho de que este vestido era uno llamado de boda. 

Habiendo terminado de vestirse, se sentó junto al alféizar de la ventana, observando el país en el que había nacido y partiría en pocos días. Desde la ventana del vestuario, la ciudad que rodeaba las instalaciones del castillo era visible. Dicha ciudad disfrutaba de una gran dicha con la unión matrimonial del joven dúo de las dos naciones. 

En ambos países, las banderas nacionales mezclaban una Casa con la otra y las calles se cubrieron de tormentas de confeti blanco y rojo que representaban camelias blancas y rosas Flügel. Los tablones de anuncios en los que las cartas que venían del dúo se habían presentado al público se estaban convirtiendo en lugares de visita para las parejas. 

— ¿Violet está en alguna parte de esa multitud? 

Mientras Charlotte murmuraba, Alberta a su lado, que estaba observando su ser inestable antes de la ceremonia de firma, respondió: 

— Probablemente ya esté saliendo del país. La verdad es que su trabajo terminó tan pronto como se escribió la última carta. Ya que la obligaste a quedarse por unos días más, es probable que afecte su próximo deber. 

Cuando le dijeron algo insensible, Charlotte frunció los labios. 

— Eso es porque quería que ella me viera usando este vestido. Me las arreglé para que ella echara un vistazo al final. Es gracias a ella que no estoy tirando la tiara y estoy llorando en este momento. Violet solicitó a la amanuense del otro país que Lord Damian escribiera cartas con sus propias palabras. 

— También se puede decir que contaminó la tradición... En realidad, los de los clanes reales no deben exponer su ser real. Absolutamente no olvide que debe girar con dignidad, para dar ejemplo a la gente. 

El tema era uno que dolía a los oídos de Charlotte. 

El abrupto cambio de dirección causado por las dos Auto-Memories Doll fue una acción que había anulado la historia de las Cartas de Amor Públicas hasta ese momento. Confiar algo a una Auto-Memories Doll probablemente se marcó en la antigüedad como intercambios con bellas frases. Nadie podría elogiar las suyas o considerarlas una forma adecuada de escribir cartas. No contenían letras claras ni palabras que pudieran sacudir a los demás. 

— Sin embargo… —la institutriz que ocupaba el primer asiento de la corte de las damas del Reino de Drossel, y tenía más de setenta años, sonrió amargamente mientras hablaba—: En mi largo tiempo trabajando en la corte, estas fueron las cartas de amor públicas que más permanecerán en mi corazón. Sí... en un buen sentido. 

Charlotte dirigió una mirada atónita a cómo había llegado una declaración que no era una de objeción por parte de la anciana, que siempre le arrojaba palabras estrictas. 

Moviéndose lentamente, Alberta se arrodilló y tomó las manos de Charlotte, que estaban envueltas en largos guantes de seda. Sus propias manos, cubiertas de arrugas, eran las que llegaban en ayuda de Charlotte desde que era bebé. Mientras apretaban fuertemente a Charlotte, incluso su corazón se tensó. 

— Lady Charlotte, ¿ya no está ansiosa? —cambiando completamente de la cara ceremonial de la corte de hace un momento, Alberta preguntó con la expresión de una anciana amable. 

Ante la pregunta, todo el cuerpo de Charlotte fue asaltado por una soledad indescriptible. 

— Lo estoy. Siempre estoy ansiosa. De hecho, ahora siento ganas de llorar. 

Su voz definió su deseo de llorar. Ella firmemente mordió sus labios mientras temblaban inquietos. 

— No debe llorar. Terminará disolviendo su precioso maquillaje. 

— Quiero casarme con Lord Damian. 

— Sí. 

— Pero no quiero separarme de mi país. 

— Sí. 

— Sin embargo, lo que menos quiero... no es separarme de mi padre o mi madre, sino de ti, Alberta —Charlotte apretó las manos de Alberta. Las palmas que solían sentirse grandes cuando era niña ahora parecían bastante pequeñas. 

Ah, me veo como una idiota. Realmente soy egoísta 

En este momento, en este instante, este momento en el que ella todavía no le pertenecía a él, estaba pensando en cómo deseaba volver a su infancia, donde simplemente era malcriada por Alberta. En los tiempos en que siempre caminaban de la mano, ella simplemente no reflexionaba sobre su nerviosismo hacia el futuro o el significado de su existencia. 

Yo... quiero volver a ser una niña, cuando solo seguirte era suficiente. 

Sin embargo, Charlotte ya había crecido. 

— Si dice algo como eso, incluso esta anciana va a llorar. 

Incapaces de contenerse, las dos mujeres se abrazaron. 

— No llores. Si lo haces, no podré contenerme. 

— Princesa... de las princesas que he criado, eres la más inteligente y la más trabajadora. 

— Basta, lo dije... Aah, las lágrimas ya están... 

Acariciando las manos de Charlotte para calentarlas, Alberta susurró algo. Dando lugar al rastro de una sola lágrima en la mejilla, decorada como había estado con polvo de arroz y rubor. 

— Princesa Charlotte. Por favor encuentre la felicidad. 

A pesar de que no tenían relación de sangre, esa voz suya llegó a Charlotte como el tono de una madre. 



Un pequeño y solitario bote navegaba por el río que separa los territorios de Drossel y Flügel. 

Al llegar a la orilla del río de Flügel, una tierra de verdor y sol, una mujer le entregó monedas de cobre al barquero y desembarcó. Con un sombrero de ala ancha adornado con camelias blancas, la mujer avanzó silenciosamente hacia tierra firme. 

Después de un rato, llegó a una llanura despejada. Los orbes azules de la mujer vieron a alguien vestido con una casaca de color rojo que incluso era ardiente. Dicha persona, cuya gran maleta de viaje estaba en el suelo cuando se puso en cuclillas, saludó al observar a la mujer. Ella era una belleza cautivadora. 

Cuanto más cerca de los extremos, más laxo su cabello oscuro era. Sus orejas y pendientes finamente modelados como la Luna, eran un poco visibles. Sus ojos de amatista en forma de almendra eran parte de su encanto. El frente de la casaca con una cinta alrededor de su voluptuoso cuerpo estaba descuidadamente abierto, mostrando a medias su escote blanco lechoso. Su altura era evidente una vez que se levantó rápidamente. 

Las dos eran diferentes tipos. Si Violet era tan impecablemente hermosa como una muñeca de cerámica, el aura, el coqueteo y los gestos de la mujer vestida con la casaca roja poseía una exquisitez diabólica que hablaba mucho sobre su brillo y atractivo sexual. 

— Cattleya. 

— Violet. 

Mientras se llamaban, se acercaron. 

Cattleya, que era más alta que Violet, tomó ágilmente el sombrero que llevaba puesto una vez que llegó a su lado. 

— ¿Qué es esto? ¿Siempre has tenido un sombrero? 

— Lo recibí de la princesa. Parece que las asistentes femeninas de sus ceremonias usan sombreros como este como accesorio. No pude asistir, pero me lo dieron como conmemoración. Será un buen protector solar. 

— Esto definitivamente es caro, ¿no? Increíble, tiene camelias blancas hechas de joyas. Muy adorable. ¿Me lo das? 

— Tendré que declinar. 

— Violet, estás en deuda conmigo esta vez, ¿verdad? Convencer a Lord Damian fue una molestia. Esa persona hizo un alboroto sobre cómo no podría escribir una carta a una chica y qué embarazoso era, así: “wah~, wah~”. Por lo tanto, dame esto como muestra de gratitud, yo, que tuve un momento difícil. 

Hizo un guiño y lanzó un beso al aire. Violet no movió ni una pulgada de su expresión facial. 

— Si lo dices así, ¿qué ocurre con las innumerables veces en las que acepté cambiar de lugar contigo para las tareas, Cattleya? 

Silbando en lugar de responder, Cattleya se puso el sombrero sin permiso. Luego, giró para mostrarlo. El dobladillo de su vestido se balanceaba aleteando. 

— ¿Cómo se ve? —su figura mientras se reía y hacía una pose era de una belleza que borraba su realce. 

— Cuando Cattleya lo usa, aparece un encanto adulto. 

Tal vez porque la respuesta de Violet era diferente de lo que había deseado, Cattleya arrugó los labios. 

— Di que es “lindo”. Incluso yo misma estoy preocupado por eso. Sin embargo, estaría bien si tuviera una cara como la tuya. Si es así, podría usar tanto encaje y volantes como me plazca. 

— Cattleya, ¿no estaría bien si te pones esos también? Seguramente se verían bien contigo. 

— No los uso. Quiero decir, este es el tipo de atuendo que el Presidente elige para mí. 

Violet observó el encanto principal de la casaca de Cattleya: el escote. 

— ¿Debe el frente ser tan abierto? 

— No hay botones de aquí para arriba. Es el gusto del presidente. 

— Creo que debe ser frío. 

— ¿Eso es lo que comentas? Bueno... yo misma sé que es un punto de venta, aunque esto es algo triste... Hey, vamos a comer ahora o algo así. 

— Tengo prisa, así que pasaré. Debo dirigirme lo más rápido posible a donde está mi próximo cliente. 

— Eres realmente poco amistosa. ¿Acaso nuestra empresa no acaba de abrir? ¿No tienes intención de llevarte bien con tu colega Doll? Quiero comer carne. 

— ¿De qué estás hablando? 

— Sobre la comida que me invitarás. Estaremos a mano esta vez si haces eso. 

— Como dije, me voy a adelantar... 

— ¡Ah! ¡Esas flores son bonitas! ¡Nunca las había visto antes! —Cattleya se adelantó con sencillez. 

Violet la siguió, aparentemente sin otra opción. 

— Cattleya, por favor devuelve el sombrero. 

— No quiero. Si lo devuelvo, te irás antes que yo, ¿verdad? Ahora mira estas flores. Qué bonito. Ah, ¿esta hermana mayor debería hacerte una corona de flores? 

Silencio. 

— Esta soleado. Buen clima para una boda hoy. ¿No lo crees? 

Desde la orilla opuesta, el sonido del saludo de armas ya no podía escucharse. 

La Auto-Memories Doll con cabello dorado se dio la vuelta una vez. Pudo ver el castillo, casi como si se reflejara en una superficie de agua. 

— Sí, eso es correcto —el tono de voz de Violet era suave, incluso para ella—. Es un buen clima para las bodas. 

Las preciosas y pequeñas flores, florecían a lo largo del camino verde. Las siluetas de las dos mujeres, una al lado de la otra, no eran tan bellas como ellas. 

La extendida tierra era interminable. Las dos Auto-Memories comenzaron a caminar hacia sus siguientes maestros. 

Todo el tiempo apreciando el maravilloso momento.






ANTERIOR -- PRINCIPAL -- SIGUIENTE



1 comentario:

  1. Que hermoso, se ven más detalles que en los que se vieron en el anime. Me hubiera gustado saber si Charlotte y del príncipe Damian llegaron a tener hijos

    ResponderBorrar