Violet Evergarden Volume 1 Palabras del Autor

Querido a quien corresponda, es un placer conocerte. ¿Te está yendo bien? Yo estoy igual que siempre.



Pasé mucho tiempo pensando en vivir sola y, por lo tanto, comencé a escribir novelas. Durante unos tres años, fui al Santuario Jinguu de Hokkaidou y recé a los antepasados: “si soy capaz de convertirme en novelista, no me importa si a partir de ahora nunca me vuelve a amar nadie” como una forma de un intercambio equivalente. De alguna manera, en esa medida quería algo para mí seguro e inflexible.

Seguí haciendo esto, y en los primeros días del tercer año, durante el Hatsumoude, la fortuna que tomé fue una de “gran suerte”. Su contenido llenó mi cuerpo con un sentido similar a un déjà-vu. “Por alguna razón... siento que voy a recibir un premio este año”, es lo que recuerdo haber dicho en aquel momento. Unos meses más tarde, recibí el prestigioso primer premio de Kyoto Animation. “Finalmente, he vendido mi alma”, dije mientras me anclaba bajo el peso de un intercambio equivalente, pero al quedarme quieta por una vez después de correr hacia adelante y mirando a todo lo que había sucedido hasta ese punto, me di cuenta de que ese no era realmente el caso.

Violet Evergarden otorgó varias formas de “amor” a alguien como yo, que había pensado que debería vivir sola y que no necesitaba nada de eso. También hubo muchas personas que me ayudaron milagrosamente en el camino a la publicación. Entonces me sentí irremediablemente avergonzada de mi decisión anterior.

Básicamente, había sido una tonta idiota.

Yo fallo y lloro a menudo. Pensé que lloraría menos cuando creciera, pero solo me volví más llorona. La única diferencia en la forma en que lloro ahora de la forma en que solía llorar cuando era niña es que mi yo actual se quita el barro de las rodillas por sí misma, se para de nuevo con la cara llena de lágrimas y reanuda la carrera a toda velocidad, usando su sufrimiento como combustible. El hecho de que no disminuí la velocidad, el hecho de que me fijé en la gente que me estaba observando mientras corría y recordé mostrarles mi gratitud... todo lo que sentí se vertió en Violet Evergarden. No es una historia muy feliz, porque la vida es dura.

No quiero que llegue el mañana. Aun así, en este mundo cruel, me conmueve hasta las lágrimas cada vez que suceden ocasionales momentos de asombro. Yo creo que eso es hermoso. Si alguna vez se permitiera una historia así, querría escribir más sobre ella. Si hay alguien que ha leído hasta este punto que no desea que llegue el mañana, por favor no te rindas. Te estoy animando. También quiero que me den ánimos, así que vamos a hacer que las cosas funcionen de alguna manera y hagamos todo lo posible.

Ahora bien, que todos los que encontraron esto creíble también tengan momentos maravillosos.

Mis mejores deseos.






No hay comentarios.:

Publicar un comentario