Violet Evergarden Volumen 1 Capítulo 6


EL MAYOR Y LA MUÑECA ASESINA AUTOMÁTICA





Leidenschaftlich, al escuchar el nombre, la gente decía que era una nación militar. Ese era el tipo de impresión que emitía su país.

Dicho país estaba ubicado al sur del continente. Era una nación marítima con sus principales ciudades a lo largo de la costa. Las temperaturas eran en su mayoría cálidas durante todo el año y las nevadas no eran comunes en invierno. El principal interés nacional eran los productos marinos y los recursos naturales que rodean el océano, así como su utilización en el comercio exterior. Leiden, la capital que servía como puerta de entrada a tierra desde otros continentes, era conocida como un puerto comercial.

También había muchos países cuya economía no sobreviviría si el comercio se detenía en Leidenschaftlich. Esa era la razón por la cual había tantas amenazas de enemigos extranjeros apuntando a su patria. Si uno estudiara la historia del país, encontraría en su mayoría registros de batallas contra los invasores. Incontables soldados de naciones enemigas que venían del mar o de las fronteras entre otros continentes habían muerto frente a sus fuertes. También ha estado bajo el control de otros países en numerosas ocasiones.

En esas ocasiones, todos los ciudadanos eran animados a expulsar a los intrusos y recuperar su país. Eso podría considerarse la principal cualidad y el espíritu de las personas que viven en la nación llamada Leidenschaftlich. Debido a muchos conflictos continuos, mejorar sus defensas se convirtió en una necesidad. Incorporaban de manera flexible las culturas y armas de otros países obtenidas a través del comercio y las usaban sin dejar de mejorarlas. Esas experiencias convirtieron a Leidenschaftlich en una nación militar reconocida en todo el continente.

Dentro de Leidenschaftlich había un linaje que había existido desde su fundación, la Casa Bougainvillea. Era una familia cuyos antepasados ​​eran adorados como héroes nacionales. Su comienzo estuvo marcado por el momento en que el jefe de familia de la primera generación, Ratchet, se convirtió en un patriota dedicado a la salvación de su país al expulsar a una miríada de invasores con sus habilidades con la espada y sus estrategias militares, salvando a muchas personas.

Siguiendo la grandeza de sus predecesores, era tradición en la familia Bougainvillea que sus hijos se unieran al ejército como algo natural, no había cambiado incluso en los tiempos actuales, cuando la 26ª generación gobernaba la familia. Esta historia comenzó en un punto de inflexión en la vida de Gilbert Bougainvillea, el jefe de familia de la generación 26.



----------------



Gilbert Bougainvillea vio “eso” por primera vez durante un encuentro fortuito después de varios años con su hermano mayor, Dietfriet, en el hotel con más prestigio de la ciudad capital, Leiden.

Los que tenían la sangre de Bougainvillea nacían con cabello negro azabache, ojos esmeralda, extremidades largas, cinturas delgadas y hombros anchos. Dietfriet dejó crecer su pelo como una mujer y lo ató con una cinta, usando indebidamente el cuello abierto de su uniforme naval blanco, mostrando el collar de oro alrededor de su cuello.

— Oye, Gil. ¿Has estado bien? Como siempre, tienes una cara deprimentemente seria. Es como la de papá.

Por otro lado, a pesar de ser del mismo linaje, Gilbert era lo opuesto a su hermano mayor, en apariencia tenía un aire coqueto sobre él. Su cabello negro estaba cuidadosamente peinado desde su frente hasta la parte posterior de su cabeza y sus iris eran de un tono más suave que las esferas de color verde oscuro de su hermano, brillando como una verdadera piedra preciosa esmeralda. A diferencia de la expresión imparcial de su hermano, la suya era viril. Sus rasgos se asemejaban a una escultura de mármol, pestañas tan largas que proyectaban una sombra en su tendencia a estar medio cerrados. Quizás la evaluación de aquellos que lo miraron objetivamente era precisa cuando decían que era un hombre hermoso con una cara melancólica.

Desaprobando la figura de su hermano, llevaba el collar acolchado de su propio uniforme: un traje negro púrpura combinado con hombreras de lino color borgoña abotonado diligentemente hasta su cuello y una tela decorativa con pliegues como de acordeón reluciendo alrededor de sus caderas. Los colores estoicos coincidían bastante bien con la personalidad de Gilbert.

En la última planta de un edificio alto de 12 pisos, en una habitación donde el alojamiento por una noche valía un mes del salario de una persona común, los dos hermanos se abrazaron con fuerza y ​​se sentaron en un sofá cercano. Había otras personas presentes además de ellos. Eran los camaradas que Dietfriet había traído mientras visitaba a su hermano menor al pasar por Leiden. Todos ellos bebieron y fumaron en la barra situada en el exterior de cada apartamento. El humo blanco se arremolinaba alrededor del techo.

— Hermano eres... el mismo de siempre—. Comentó Gilbert, 

Mirando a la figura de su hermano mayor que no parecía soldado, así como a los compañeros que dirigía, que vestían prendas similares. Él era una presencia sobresaliente en ese medio.

— Son vacaciones, ¿sabes? A diferencia del ejército, los de la marina nos volvemos muy liberales cada vez que regresamos la tierra.

— Hermano... te vistes así sin importar si estás en mar o tierra, ¿no? Ese pelo... si papá lo viera, definitivamente no lo habría permitido. Probablemente lo cortaría con su sable.

— Eso sería una molestia. Es bueno que muriera.

Dietfriet pretendía ser alegre, pero su hermano menor no lo dejó pasar. Le dio a una mirada severa a su hermano.

Quizás debido a su debilidad por recibir esa mirada, Dietfriet suspiró. 

— Aah... Lo siento. Él podría haber sido un buen anciano para ti, pero para mí, era el peor. Eso es todo.

— ¿Es esa la única razón por la que no asististe a su funeral y me dejaste tomar la herencia solo a mí?

— Te sienta mejor, ¿no? Esa Casa nunca fue adecuada para mí y no estoy hecho para ser el jefe de familia. En lugar de dejar que el honor de nuestro brillante linaje se viera contaminado por mis pobres habilidades simplemente porque soy el mayor, es mejor tener un tipo adecuado y justo haciendo el trabajo. Incluso por el bien de los futuros descendientes. Oye, Gil. ¿No ha sido ya un largo tiempo? Solo perdóname. No quiero seguir sintiendome culpable durante toda nuestra reunión. Podría haberme separado de la Casa Bougainvillea, pero quiero seguir siendo tu hermano. Hablemos de algo divertido.

Escuchando los argumentos de su hermano, Gilbert guardó silencio.

Era una costumbre general en la familia Bougainvillea unirse al ejército. Aunque el ejército y la marina eran organizaciones de defensa que servían al mismo país y eran parte de las fuerzas armadas, eran entidades separadas. Cada una era consciente de la otra y ambas eran a menudo hostiles entre sí. El motivo principal era que las dos tenían que compartir el presupuesto militar de Leidenschaftlich. El dinero y el interés eran causas de conflicto, independientemente de la ubicación o época.

En la historia de la familia Bougainvillea, Dietfriet había sido el primero en elegir la marina sobre el ejército. No solo se había unido a ella, sino que también se había labrado una carrera profesional. Todo se debió a su confianza en conseguir logros con sus propios esfuerzos y talentos, incluso sin hacer uso de la gloria de sus padres. Gilbert reconoció eso, por lo que no pudo evitar pensar que su hermano era el que realmente debería haber tenido éxito.

— Ya que finalmente has venido... ¿qué te parece visitar a mamá? Por favor, se nuestro mediador junto conmigo.

Si su hermano no fuera tan malo aceptando la realidad, las cosas no se habrían vuelto tan complicadas.

— Nuestra familia es grande, así que si fuera a ver a mamá, tendría que saludar a nuestras hermanas, a la abuela y a todos los parientes mayores, ¿no? Sería una molestia. Puedo ver claramente que les grito y me voy después de que comiencen a enlistar mis defectos.

Cuando Dietfriet se recostó sobre su espalda, con las piernas cruzadas, Gilbert dejó que su conmoción se reflejara con lenguaje abusivo.

— ¿No somos familia? ¿No puedes hacer un esfuerzo para llevarte bien con ellos al menos un poco?

— Es exactamente porque somos familia que quiero mantener la distancia... Pero tú... realmente puedo estar cerca de ti. Es difícil con los demás. Gilbert, estoy agradecido. Las expectativas de nuestros padres se canalizaron hacia ti porque me uní a la marina, y has respondido con precisión a ellas. Incluso yo... entiendo que no me han dicho tantas veces que regrese a casa porque has sido un buen sustituto para mí. Es por eso que... llegué presuroso a la celebración de tu promoción... ya que somos hermanos—. Incluso desde la perspectiva de su hermano menor, Dietfriet era muy carismático mientras sonreía juguetonamente con los ojos cerrados.

Aunque Dietfriet tenía una personalidad egoísta y autoritaria, tenía algún tipo de cualidad que atraía a otros hacia él. Siempre estaba rodeado y era respetado por muchas personas, nunca fue tímido. Como Gilbert no podía amar a nadie por ser demasiado severo, su hermano mayor tenía todo lo que le faltaba, hasta el punto de hacerle sentir infinita envidia como ser humano.

— Es verdad, traje algo grandioso para la fiesta—. Dietfriet hizo una seña con la mano a uno de sus amigos que estaba cerca.

Mientras lo hacía, el hombre trajo en sus brazos un costal de cáñamo tomado de una habitación diferente.

— Esta es el arma que he estado usando últimamente pero te la daré. Con esto, no hay duda de que seguirás obteniendo promociones aún mayores.

El costal fue colocado descuidadamente en la mesa oval entre los dos. Dietfriet sonrió tímidamente cuando Gilbert notó que algo se movía en el interior del costal e inmediatamente se levantó del sofá, agarrando firmemente la espada en su cinturón.

— Está bien. Está bien, Gil. Cálmate. No es nada extraño. No, tal vez es una locura. Jaja. Puede ser un poco difícil de manejar y peligrosa, pero se comporta bien cuando no le das órdenes. Pero no pienses en hacer nada raro... ya que su apariencia no es nada mala. Por lo que sé, ocho personas intentaron colarse en su cama y les rompieron el cuello. Su mal genio es problemático. No sirve para darte confort.

— ¿Qué hay adentro?

— Solo... úsala como arma. No pienses en ésta como cualquier otra cosa. No te apegues a esta cosa. Es un “arma”. ¿De acuerdo?

— Estoy preguntando... qué hay dentro.

— Intenta abrirlo—. Las palabras de Dietfriet sonaron como la invitación de un demonio.

Gilbert movió sus manos para desenredar el cordón enredado alrededor del costal de cáñamo que se retorció una vez. La persona que estaba dentro parecía una princesa sirena al momento en que el costal de cáñamo yacía en su cintura.

— No le hemos dado nombre a esa cosa. Simplemente la llamamos “tú”.

Esa “cosa” era una chica. Sus ropas de color hollín eran harapos raspados hechos de cuero y pieles de pobre calidad. Una gargantilla que apestaba un tanto a subordinado estaba abrochado alrededor de su cuello. Un olor que parecía una mezcla de lluvia, animales salvajes y sangre flotaba de su cuerpo. Todo lo que la envolvía estaba sucio. Sin embargo, en lugar de simplemente ser una niña ligeramente cubierta de lodo que necesitaba ser aseada...

Es impensable... que ella sea de este mundo.

Era demasiado hermosa. La respiración de Gilbert se detuvo ante la silueta de la chica. Su cabello cenizo, largo hasta la cintura, brillaba más que cualquier joya de oro. En su rostro había demasiados arañazos y raspones. Sus ojos azules podían verse bajo las rendijas de su cabello desordenado.

Orbes que no eran exactamente del color del cielo ni el mar miraban directamente a Gilbert. Los dos se miraron uno al otro por un momento. Ninguno de los dos se movió, como si el tiempo se hubiera congelado.

— Oye, saluda—. Dietfriet agarró agresivamente la cabeza de la niña y la obligó a inclinarse.

Al ver eso, Gilbert apartó rápidamente la mano de su hermano y abrazó a la niña. Ella tembló en sus brazos.

— ¡No seas violento con una niña! ¿¡Has estado traficando gente!?

Mientras la abraza como si la protegiera, no importa cómo lo mires, Gilbert se enfureció. Su cara de ira pura con una vena que sobresalía en su frente silenció la alegre conversación de los otros hombres en la habitación.

Entre ellos, solo Dietfriet permaneció tranquilo y con una expresión neutral. 

— No digas tonterías. No necesito esclavos. Aunque quiero guerreros.

— Entonces, ¿qué es esta chica? ¿Qué tiene de divertido ofrecerme una niña tan pequeña?

— Como dije... esto no es una niña. Es un “arma”. Te lo acabo de decir, ¿no? Eres un hermano menor bastante desconfiado.

Gilbert observó a la chica. Aparentemente, ella tenía alrededor de diez años. Su rostro, finamente adornado, despedía una leve impresión adulta, pero su madurez era desacreditada por sus hombros y manos delgados. ¿Qué en ella era un arma? Ella era solo una niña que fácilmente podía caber en sus brazos.

La ira de Gilbert disminuyó, gradualmente suplantada por tristeza. Sin soltar a la niña, miró a su hermano y se levantó de su asiento. 

— Me la llevo conmigo. Llamar a esta pequeña... un arma... Yo... no quiero volver a verte nunca más.

Ante esas palabras, Dietfriet estalló en carcajadas mientras cerraba sus ojos. Lo mismo hicieron sus camaradas. Gilbert sentía disgusto, así como un poco de miedo, mientras innumerables risas a su alrededor resonaban en sus oídos. Era una atmósfera extraña. Se sentía diferente de ellos de alguna manera, aunque el sentimiento no estaba en concordancia.

Es casi como si... fuera yo quien que está loco.

Desde el principio, solo Gilbert era el diferente entre ellos. Tan perverso como algo pudiera ser, la minoría opositora era considerada la que estaba equivocada si se considerara a la mayoría. La anomalía de la gran mayoría progresivamente invadía la normalidad de la minoría.

— ¿Qué es tan divertido? 

Dietfriet se levantó lentamente, caminó hacia el lado de Gilbert y le tocó el hombro. 

— Gil... creo que me expliqué mal, lo siento. Claro, solo mirando a esa cosa, cualquiera tendría ese tipo de reacción. Además, eres un tipo serio y agradable. No comprenderás a primera vista que esta es un arma. Por eso... te lo mostraré de una manera práctica que será fácil de entender. Tú también vienes—. Le dijo Dietfriet a la chica.

Sin demora, ella escapó suavemente de las manos de Gilbert y siguió a Dietfriet. Sin embargo, mostró una actitud de duda hacia Gilbert por un instante. Cada vez que se movía, sus ojos azules, de los parecían salir resplandores, llamaba a la gente con esa sola mirada.

Gilbert se apresuró a levantarse nuevamente. A donde se dirigieron fue a la habitación contigua, de donde venía la chica cuando estaba en el costal, una habitación de lujo.

Era natural que hubiera más de una mercancía, el problema era cómo se estaba utilizando esa otra. La cama estaba presionada contra el costado de la pared, dejando un espacio ampliamente abierto en el centro. Lo que había allí eran otros cinco costales de cáñamo. Su tamaño era lo suficientemente grande como para que hombres adultos cupieran en ellos. A diferencia de la chica, se movían constantemente. A través de ellos se filtraban débiles sonidos parecidos a gritos de ganado, que se fusionaban con palabras que no se podían entender. Lo más probable es que quienquiera que estuviera dentro había sido amarrado y amordazado.

No importa el motivo, tratar a los humanos de esa manera era incorrecto. Gilbert pensó que aquéllos que podían quedarse con expresiones tranquilas en tal situación eran realmente retorcidos. La locura contagiosa se extendió desde la punta de los dedos de los pies hasta su garganta, sin embargo, de alguna manera logró sacar su voz, 

— ¿Quiénes... son ellos? ¿Por qué están atados? Hermano, explica lo que está pasando—... Su corazón retumbó sórdidamente, como si estuviera prediciendo el futuro.

— Ah, tengo que presentar a estos tipos primero, ¿verdad? Son inmundicias que se infiltraron en nuestro barco cuando pasamos por un puerto—. Dietfriet pateó suavemente uno de los costales con sus zapatos de cuero pulidos—. Supongo que estaban buscando cosas valiosas. Entraron sin examinar la estructura interna, terminaron tropezando con tres cocineros en la cocina y los mataron para mantenerles la boca cerrada. Para nosotros, que vivimos en el mar, tener comidas satisfactorias es muy importante—. Levantó la pierna hacia atrás y la balanceó lo suficiente para que la punta de su zapato golpeara el costal—. Gilbert hizo una mueca ante el grito que provenía del interior—. Estos tipos... mataron a nuestros mejores cocineros, incluido el chef. ¿Qué tan geniales eran, dado que vinieron del extranjero a nuestro barco para cocinarnos u causa de nuestra solicitud? No puedes pagarles con la misma cantidad con la que se compraría a una mujer por una noche. Nosotros, la marina, nos ocupamos de las cosas que suceden en cada barco de acuerdo con nuestras propias leyes. Bueno, estamos en tierra en este momento, pero... eso sucedió en el barco, entonces esto es válido. Ahora, te mostraré algo interesante... hey, sácalos. Además, denles armas.

Después de que Dietfriet diera esa orden, los hombres que también habían venido a la otra habitación desataron los costales de cáñamo uno por uno y dejaron salir a los ladrones. Mientras los hombres soltaban las cuerdas al mismo tiempo que les apuntaban con sus armas, les entregaron cuchillos a cada uno. Los cinco ladrones parecían desconcertados y tenían sus labios arrugados con expresiones temibles mientras preguntaban: 

— ¿Cuál es el significado de esto?

Ignorándolos, Dietfriet hizo un gesto exagerado con la mano. 

— Ahora, este es el comienzo del juego más misterioso y fascinante del mundo. Caballeros... bueno, no hay ninguno aquí. Tampoco hay damas. Entonces, ¡bastardos! Lo que estoy por mostrarles es la mocosa salvaje que encontré en un continente oriental—. Al ser señalada, la chica se miró las puntas de los dedos con una cara que parecía no presentar ninguna emoción. Continuó—: Encontré esta cosa hace aproximadamente un mes cuando destrozamos por completo a una flota armada de mierda que estaba planeando destruir uno de los puertos de comercio marítimo de Leidenschaftlich. En cierta noche, en el medio de la batalla, fuimos alcanzados por una gran tormenta. Fue una grave catástrofe en la que nuestros aliados y nuestros enemigos se hundieron en los mares costeros. Parece que esto fue noticia. No lo sabía porque estaba a la deriva en ese momento.

Gilbert se mostró escéptico porque nunca había sido informado de que su hermano había evitado por poco la muerte, pero no tuvo oportunidad de discutir el tema al calor de la historia.

— El barco quedó varado, algunos de mis compañeros y yo llegamos a una isla desierta que no estaba marcada en ningún mapa mediante el uso de un pequeño bote salvavidas. Encontré esta cosa en esa misma isla. Estaba sola, mirando a la distancia desde arriba de un gran árbol. ¿Murieron sus padres? ¿Sufrió un accidente en el mar como nosotros? Todavía no hemos descubierto su identidad—. confesó Dietfriet—. Su apariencia no es tan mala, ¿verdad? En diez años o más, probablemente podría sacudir a todo un país, pero sigue siendo una mocosa. No tengo ningún interés en mocosas. Yo no... pero hay personas en este mundo que lo hacen. A algunos de mis antiguos subordinados les encantaban ese tipo de cosas. Alegremente se acercaron e intentaron meterse con esta cosa inmediatamente. Habíamos estado a la deriva por un tiempo, sin embargo, estaban muy enérgicos. Eso fue espantoso. Me encontraba muy molesto, y estaba a punto de decirles que no me irritaran más de lo que ya estaba, pero cuando fui a intentar detener a esos imbéciles—... Dietfriet agarró a la niña por los hombros y la llevó justo frente a los ladrones, sus ojos azules los evaluaban—... antes de que pudiera hacerlo, esta cosa mató a mis subordinados—. Él agarró sus pálidos brazos por detrás y los alzó violentamente en el aire. El movimiento era el de una bestia salvaje a punto de atacar a una presa.

Los ladrones se rieron secamente ya que la chica estaba siendo tratada como una marioneta en el pequeño juego de Dietfriet. Era una reacción natural. Exactamente, ¿qué podría hacer esta niña?

— Con un palo que estaba tirado junto a sus pies, apuñaló a uno de ellos en el cuello, luego robó un arma de la funda de su cintura y le disparó en el corazón—. Gilbert pudo notar por la expresión de su hermano que no estaba bromeando—. Todos huimos. Existen numerosos tipos de pueblos en este mundo. Pensar que somos los únicos fuertes es un error. Si solo uno de sus retoños era tan fuerte, ¿qué tan poderoso sería un adulto? Pero no importa cuánto corrimos, esta cosa nos persiguió. Nunca se acercó demasiado, pero tampoco estaba lo suficientemente lejos como para que pudiéramos perderla de vista. Recorrimos toda la isla. Nuestros nervios estaban destrozados. Estaba exhausto y decidí que teníamos que hacer algo, así que hice que mis camaradas prepararan sus armas y grité: “¡Chicos, mátenla!”. Yo había... querido decir que íbamos a matarla. Aun así—... Dietfriet continuó con cara helada—... en el siguiente instante, esta cosa masacró a todos en ese lugar a excepción de mí—. Su forma de hablar era de alguien que evidentemente guardaba rencor. Dietfriet miró a la chica con ojos irritados—. Después de eso, fui perseguido por este demonio asesino. Me siguió sin dejar mi lado. Perfectamente pudo haberme asesinado, pero no lo hizo. Las palabras no funcionaban con esta cosa. Si bien no pude entender cómo hablar con ésta, poco a poco me di cuenta de que era la única habitante de esa isla. ¿Tienes idea de lo aterrador que es tener un demonio asesino pegado a ti? Cuando mi cordura finalmente llegó a su límite, dije, “solo mátame”, y luego esta cosa mató a un animal escondido en la hierba. Fue entonces cuando entendí... que había matado porque se lo había ordenado. Una vez que consideré esto, lleve a cabo repetidos experimentos. Por ejemplo, si señalaba animales o insectos y decía “mata”, inmediatamente lo hacía como una especie de muñeca mecánica. Claramente, ella también exterminaría a las personas si se lo pidieran. No sé por qué me eligió. Tal vez estaba de acuerdo con recibir órdenes de cualquiera, o podría haberse sometido a quien percibió como la persona más influyente del grupo que había encontrado. Esta cosa tiene poca inteligencia. No habla ningún idioma, pero puede entender la orden de masacrar. Es como si no necesitara saber nada más. A pesar de mis preocupaciones, dejé que esta cosa permaneciera a mi lado mientras sobrevivía y esperaba el rescate. La llevé a casa conmigo.

Mientras tanto, las personas que estaban de pie junto a la salida y el centro de la sala se habían dispersado. Dietfriet empujó a la niña hacia los ladrones después de darle un cuchillo. Era demasiado grande para sus manos.

— Hermano—. Mientras pensaba que eso no podía estar pasando, Gilbert lo reprendió—: Hermano, no hagas nada estúpido. 

Sabiendo que no sería suficiente, estiró un brazo hacia su hermano y a la chica desde atrás.

Dietfriet sonrió solo con los labios, y luego señaló a los ladrones mientras asentía con la cabeza hacia la chica. 

— Mata.

Gilbert estaba a punto de agarrar los diminutos dedos de la niña, pero en un segundo, su mano había desaparecido.

La ejecución de la orden fue instantánea. La chica saltó como un gato sobre el hombre más cercano con el cuchillo en posición, cortándole la garganta tan limpiamente como si cortara una fruta de un árbol. De su cuello, la “rama”, una gran cantidad de sangre brotó, y su cabeza, la “fruta”, tembló implacablemente.

Ella no tenía ninguna duda al asesinar, y rápidamente pasó a su siguiente movimiento. Usando el cuerpo del hombre como un trampolín, la niña saltó y envolvió sus piernas desnudas en el cuello de otro ladrón, empujando el cuchillo en la coronilla de su cabeza. Gritos de agonía mortal resonaron en la habitación.

Entonces la chica tomó el arma del segundo cadáver y se volteó para mirar a las otras tres personas. Los ladrones, que finalmente se habían dado cuenta de la seriedad de sus circunstancias, gritaron y se lanzaron contra la chica. Pero ella fue más rápida. Usando su pequeño cuerpo, se deslizó entre sus pies y apuñaló uno tras otro por detrás.

Era tan ligera, pero la forma en que agitaba sus brazos era tan pesada. Su cuerpo era incluso más impresionante que el de Gilbert, que había sido entrenado en la batalla y en técnicas marciales, así como en el manejo de armamento en el ejército. Parecía que no tenía peso ni centro de gravedad. Cada vez que volaba, salía sangre fresca.

— Por favor, detente—... el último hombre arrinconado rogó por su vida. Había perdido por completo la voluntad de defenderse, suplicando desesperadamente con labios temblorosos y una voz llena de miedo—. No volveré a hacer eso nunca más... pagaré por mis crímenes... así que por favor, no me mates.

Lo más probable es que estaba recordando lo que los cocineros le habían dicho al encontrarse en la misma situación, balbuceando lo que podía recordar. Luego dejó caer su arma para no mostrar resistencia.

La chica miró detrás de su hombro mientras aún sujetaba el cuchillo ensangrentado. Ella buscaba el juicio.

Gilbert gritó: 

— ¡Detente!

— Hazlo. 

Al mismo tiempo, Dietfriet levantó el pulgar e hizo un gesto con la mano como si se estuviera cortando un cuello.

La chica abrió la boca un poco, mostrando renuencia. Sus ojos se movieron entre los dos sin fijarse en ninguno. Al ver eso, Dietfriet quedó perplejo por un momento, luego comenzó a reírse. Él parecía feliz.

— Mata—. Ordenó una vez más, todavía riendo.

La chica movió su brazo mientras seguía mirando a Dietfriet robando la vida del último hombre. La serie de asesinatos tomó menos de un minuto en total. Respirando pesadamente, miró en su dirección otra vez. Ella no habló, pero sus ojos preguntaron: “¿Es esto suficiente?”

¿Qué es esto? se preguntó Gilbert. ¿Qué? ¿Qué demonios está pasando? Él tragó atontado. ¿Esto es real?

— Lo entiendes, ¿verdad? Ésta, Gilbert... no es solo una niña. Una vez que comprendas cómo usarla, puede convertirse en la mejor arma del mundo.

Ya no dudaba de las palabras de su hermano.

— Pero me asusta.

A pesar de que acababa de matar gente, la chica simplemente se quedó allí, esperando apáticamente más órdenes.

— Me sigue todo el tiempo. Se apega a quien le dé órdenes. Es útil, pero una vez que ya no la necesite, no podré matarla. Esta cosa es como una pared de hierro cuando se trata de su propia protección. Quiero usarla y descartarla, pero no puedo. Tiene un talento natural para la carnicería... no, para pelear. Te la daré, Gilbert. Tómala. Como es mujer, podría ocasionar problemas durante esos días del mes, pero si eres tú, puedes lograrlo, ¿verdad?

Por su expresión, Gilbert comprendió que Dietfriet estaba aterrorizado de la niña con todo su corazón. Aunque estaba sonriendo, estaba tenso.

— Definitivamente eres mejor para esto.

El hermano mayor le estaba entregando al más joven un ser vivo que no podía manejar por sí mismo. Por eso había llamado a este último, con la excusa de celebrar su ascenso.

— Oye... la llevarás contigo, ¿verdad, Gilbert?

Una vez más, su corazón resonaba desagradablemente.



-------------------



Al final, Gilbert se llevó a la niña con él. En parte se debía a la simpatía hacia su confiado hermano, que nunca había afirmado tener miedo de nada, pero tenía algo a lo que temía. El resto se debió a que él decidió que nada bueno saldría de dejar a la chica con Dietfriet.

Durante el tiempo de la despedida, Dietfriet le dijo: 

— Adiós, monstruo. Este es tu nuevo maestro—. Aunque nunca la había tratado como a un humano hasta el final, le dio una palmadita en la cabeza.

La niña permaneció en silencio, pero se volvió para mirar hacia atrás muchas veces mientras era guiada por Gilbert, quien la tomó de la mano. Puso la chaqueta de su uniforme militar a la chica descalza, la tomó en sus brazos y se detuvo en medio de la calle.

Incluso después de un incidente tan grande, la ciudad de Leiden era la misma de siempre. El escenario era lo suficientemente brillante como para hacer que uno quisiera taparse los ojos y preguntarse si realmente no era de día. Esa carnicería que acababa de ocurrir no se había filtrado al mundo exterior. Los cadáveres seguramente los encontrarán en un lugar completamente diferente o nunca los descubrirían. Gilbert sabía que su hermano no era de los que tomaba una cuestión de ese tipo a la ligera.

— Oye, no pienses en dejarla en un orfanato o algo así. Si luego se convierte en el lugar de un sangriento asesinato, no tendrá nada que ver conmigo. 

La advertencia que su hermano le había clavado como una estaca se reprodujo en su cabeza.

Después de haber sido testigo del estilo de pelea de la chica, ni siquiera pensó en dejarla escapar de su vista ni un momento. La niña que lo miraba como si fuera algo enigmático no era más que una desafortunada huérfana.

En solo un día, mató a cinco personas.

¿Cómo debería manejar al pequeño “demonio asesino”?

Gilbert parecía diferente de Dietfriet, pero en el fondo eran similares. Ambos veían las cosas empíricamente, determinaban exactamente lo que estaba sucediendo en el presente, y trataban de lidiar con ello de la mejor manera. Incluso si tuvieran un lado humano de tamaño significativo, la misma cantidad de frialdad era gracias a ser parte del ejército.

Él no la dejaría al cuidado de nadie más. Lo que tenía que hacer con la niña que nunca podría descuidar debido al olvido era obvio cuando la consideraba un “arma”; tenía que aprender a “usarla” adecuadamente.



-------------------------



Actualmente Leidenschaftlich estaba en conflicto con muchos países del mismo continente y llevaba a cabo una guerra de incursión. Desde el pasado, las razones de los enfrentamientos entre seres humanos variaban desde el agua y el combustible hasta la tierra y la religión. Se incluían todo tipo de problemas complejos, pero el principal objetivo de Leidenschaftlich para participar en la guerra era evitar el saqueo del comercio marítimo debido a las invasiones de otros países.

Las guerras entre los grandes países simplemente se conocían como guerras continentales. El origen de la guerra continental actual era que el norte del continente se había movido hacia el sur e invadido su territorio. Se traspasaron las áreas económicas del sur para la caza furtiva y la ocupación ilegal. Desde el punto de vista del Norte, esto había sido necesario.

Durante algún tiempo, muchos de los países del Norte y del Sur intercambiaron suministros y servicios entre sí. El Norte, que carece de recursos naturales, depende demasiado del comercio con el Sur. A medida que el Sur se dio cuenta de eso, los precios subieron constantemente. Una vez que el Norte solicitó tarifas más razonables, el Sur amenazó con suspender el comercio. Tomar el control del adversario a través de la dominación económica había sido una iniciativa del Sur. En una respuesta irracional, los indignados países del norte decidieron ocupar el Sur. Cooperando entre ellos, lo invadieron y destruyeron una y otra vez.

Hubiera estado bien si el conflicto hubiera sido solo entre el Norte y el Sur, pero ocurrió otro diferente al mismo tiempo: una guerra santa entre Oriente y Occidente. Los países occidentales y orientales se habían fundado originalmente como una sola nación con una religión principal. Mientras reverenciaban al mismo Dios, las diferencias en los modos de adoración e interpretación de la doctrina se extendieron, y así se dividieron en Occidente y Oriente.

Aunque originalmente era un país del este-oeste, el Oeste y el Sur formaron una alianza, y el Este, que tenía una fuerte amistad con el Norte, mostró un enfoque solidario con respecto a la invasión del Sur. La Alianza del Noreste pidió la reconsideración del tratado comercial del Sur y la rendición de las áreas de peregrinaje propiedad del Oeste. La Liga del Suroeste exigió una compensación por la agresión de las fuerzas militares, expresando a fondo su intención de resistir. Y así, el continente se envolvió en guerras.

En medio de todo, Leidenschaftlich era la piedra angular de los países del sur. Era el país comercial número uno del continente, así como una nación militar. Si Leidenschaftlich caía, el Sur definitivamente perdería y sería gobernado por el Norte. Daba la casualidad de que el Sur podría tener un buen uso.

Ninguno de los dos podía permitirse ser derrotado.

Leidenscahftlich contaba con una unidad de intercepción para protección interna, una unidad naval que avanzaba hacia el exterior y el ejército (con las fuerzas aéreas desplegadas tanto en el ejército como en la marina), y desde que Gilbert se alistó, se había integrado en la unidad de ataque del ejército. La relación con los países del norte empeoraba desde el momento en que se unió. Fue enviado al campo de batalla a la edad de diecisiete años y luchó alrededor de ocho años, regresando a su patria unas cuantas veces al año.

Recientemente, Gilbert fue ascendido a mayor a la luz de sus logros en tiempos de guerra y a las expectativas de su linaje. En este momento tenía permiso temporal del campo de batalla para completar procedimientos ceremoniales, como recibir un premio por su promoción. Conocer a la chica en este momento oportuno podría considerarse el destino. Era el momento más apropiado para aprovechar la oportunidad de ocupar un puesto de mayor rango.

Gilbert decidió reclutarla en una unidad militar para la cual había sido designado a tomar el mando general en su ascenso a mayor. El objetivo detrás del establecimiento de dicha unidad era pulir talentos que actuarían en maniobras secretas, separadamente de las fuerzas principales, en la batalla decisiva contra los países del norte, que eventualmente llegaría. Era un lugar ideal para criar a la chica asesina como un soldado mientras la mantenía a una distancia donde la pudiera vigilar. Aun así, incluso si se convirtiera en miembro de sus tropas, enlistar a una niña que no tiene la edad suficiente para servir nunca sería permitido. También había personas que consideraban incorrecto tener niños tan cerca. Para la aprobación de su alistamiento, era necesario presentarla a las autoridades militares superiores de la misma forma en que Dietfriet lo había hecho con Gilbert.

Habían pasado pocos días desde que presentó una apelación directa al supervisor en jefe. Se le otorgó permiso para realizar experimentos privados en los campos de entrenamiento en cuanto a si la niña realmente podría ser un “arma”. El propio Gilbert se sorprendió de que el caso hubiera sido aprobado, pero la razón por la cual los superiores habían consentido el alegato de un joven que acababa de convertirse en mayor era por cortesía al aprecio que había acumulado. Como era el líder de una familia influyente, aquellos que conocían al hombre llamado Gilbert Bougainvillea sabían que no haría una propuesta como esa en broma. La confianza que él había construido había ganado al final.

Sin embargo, cuanto más brillante es la luz, más grande es la sombra.

El día del experimento, Gilbert y la niña se encontraban en los campos de entrenamiento de la base militar de Leiden. Era una institución utilizada principalmente para entrenar técnicas de combate cuerpo a cuerpo. Tenía la forma de una caja rectangular y mucho espacio.

Gilbert había planeado mostrar las habilidades de combate de la niña a un pequeño número de personas y en privado. Además de matar, sus habilidades físicas eran lo suficientemente sorprendentes. Sin embargo, cuando llegó el momento de ponerlo en práctica, se convirtió en un “espectáculo” en lugar de entrenamiento.

— Esos asesinos hedonistas...

Cortinas oscuras bloqueaban las ventanas de la sala de entrenamiento y una gran alfombra, sucia y pesada estaba tendida en el suelo. Diez prisioneros condenados a muerte habían sido puestos en posición. Entre ellos había algunos que habían cometido violencia contra las mujeres y robo con asesinato. La chica debía luchar contra ellos sola. Era como si quisieran decir que, si las aseveraciones de Gilbert eran ciertas, sería fácil derrotar a diez criminales violentos. El propio Gilbert, así como la Casa Bougainvillea, eran parte de la facción que pensaba mal de tales mecanismos de prueba malvados.

¿Debería cancelarlo? Gilbert contemplaba la escena con resentimiento. No, pero…

No había otra manera de criarla mientras la mantenía cerca. Él era un soldado, ella era una asesina, y por el bien de que pudiera vivir con él, tenía que afirmar su propia existencia y ganarse un lugar donde pertenecer. Se preguntó: ¿De qué servía dudar en ese punto? Si alguna vez la llevara al campo de batalla, ella no tendría que enfrentar solo a diez enemigos. A miles de soldados se les permitía masacrar usando la guerra como pretexto. El que necesitaba reafirmar su resolución, no era la niña, sino él mismo, para poder convertirse en su “usuario”.

Mientras reflexionaba sobre eso, Gilbert se dio cuenta de que los gemelos de su manga estaban siendo jalados. 

— ¿Qué pasa?

La niña lo estaba mirando. Como ella era inexpresiva, no podía decir lo que estaba pensando. Parecía simplemente observar la actitud de su nuevo maestro con sus enormes ojos azules. Podría ser que ella estuviera preocupada por él.

— Aah, yo... estoy bien—. Aunque supuestamente no entendía las palabras, Gilbert le habló amablemente.

Al escuchar la respuesta, dejó de moverse por un momento, luego tiró de los gemelos de nuevo.

Sintió que ella quería decir: “Si tiene órdenes de dar, por favor hágalo”, sonrió con amargura. 

— Todo está bien. Más importante-

— ¡Gilbert!

Cuando lo llamaron desde atrás, dio media vuelta a la mitad de la frase. 

— Hodgins.

Un hombre de la misma edad que Gilbert se le acercó con una sonrisa despreocupada. A primera vista, parecía una persona sociable que se llevaba bien con las mujeres. Tenía un rostro atractivo y ojos caídos, sus rasgos eran cincelados y excepcionalmente masculinos. Su característico pelo rojo tenía rizos suaves. Su uniforme militar estaba gastado, una tela escocesa ornamental colgando de su cinturón. Daba una impresión completamente diferente a la de Gilbert, que vestía el mismo atuendo pero sin accesorios.

— Maldición... ¡estoy tan feliz! ¡Estabas vivo! Ha pasado un tiempo. Y encima de todo, ¡te están promocionando a mayor!— El hombre llamado Hodgins continuamente golpeó a Gilbert en el hombro sin contenerse.

Tal vez porque tal vez porque su cuerpo no estaba bien equilibrado, Gilbert se inclinó hacia adelante como si estuviera a punto de saltar. 

— Eso duele... no me pegues—. Fue lo que dijo cuando abrió la boca muchas veces.

Esa era la relación entre los dos viejos amigos.

La niña miró a Hodgins con cautela, pero como si concluyera que no tenía malas intenciones hacia su Señor, soltó el gemelo de este último.

— Lo siento, lo siento. Acabo de regresar de recibir una medalla. Escuché que estabas en una situación extrema cuando estaba saludando a todos, así que le pedí a mi superior, con quien me llevo bien, que me dejara venir aquí. ¿Has estado bien? ¿Estas comiendo bien? Aún no tienes prometida ni nada por el estilo, ¿eh?

— Puedes decirlo con solo mirar, ¿verdad?

— Esa actitud fría tuya... ha pasado tanto tiempo que la estoy encontrando entrañable, qué raro... ¿Así que, en lugar de una prometida, terminaste consiguiendo una hija?— Hodgins desvió su mirada de Gilbert a la chica. Luego, se agachó de manera natural para mirarla a los ojos. ¿Cuál es tu nombre?— Silencio—. Esta chica es bastante taciturna.

— Ella... todavía no tiene nombre. Es huérfana sin educación y no entiende cuando le hablan—. explicó Gilbert mientras, sin darse cuenta, giraba en la dirección opuesta. Por alguna razón, por sus propias palabras lo lastimaron.

— Tú... eso es terrible. Ella es tan linda. Solo elige un nombre digno de ella. ¿Verdad?

Hodgins le preguntó, pero como esperaba, la chica no reaccionó. Casi podía oír el tictac de una calculadora saliendo de sus ojos azules.

Era como si hubiera aislado un objetivo, pero estaba haciendo algún tipo de análisis sobre qué clase de existencia consideraba que era él.

— Me avergonzaré si sigues mirándome así... oye, Gilbert, me enteré de las circunstancias, pero ¿estás bien?

— ¿Con qué?

Hodgins se levantó después de limpiar el polvo de su rodilla. Como era más alto que Gilbert, este último tuvo que mirar hacia arriba.

— Creo que todavía hay tiempo para retractarse. ¿De verdad vas a dejar a esta niña en esta fiesta de matanza? Parece que los altos mandos lo están esperando, pero yo no soportaría que una futura belleza sea masacrada tan cruelmente.

— No estoy preocupado por eso. Hodgins, es hora de que vayamos a las gradas.

— Oye, Gilbert.

De frente a la chica que solo observaba sin participar en la conversación, Gilbert abrió la boca, 

— Puedes... hacerlo, ¿cierto?

Fue una pregunta sin sentido. Ella era incapaz responder. Sin embargo, Gilbert no pudo permanecer sin una confirmación.

— Tú... vas a superarla. Esta situación. 

Mientras miraba a la niña, su resolución fue sacudida. Las palabras de su amigo también aumentaron su sentido de culpa. Sin embargo, se tragaría todo y se aferraría a un futuro en el que pudiera vivir con ella.

Desde el momento en que te acepté, nuestros destinos se entrelazaron.

Gilbert creía que tenía que afirmar su casi imposible existencia.

— Estaré mirando desde arriba.

Dejando a la niña con el evaluador de entrenamiento, Gilbert se sentó en una de las gradas más cercanas al techo. Hodgins se sentó junto a él como si fuera lo más obvio. Mientras sacaba un cigarrillo y le preguntaba: 

— ¿Quieres uno? 

Gilbert lo tomó en silencio. Con el cigarrillo entre sus labios, usó la punta del de Hodgins para encenderlo.

— Ha pasado un tiempo desde que fumé.

— ¡Después de todo, estabas con un niño! Es difícil fumar cerca de ellos.

— Parece que está acostumbrada, pero tose de vez en cuando. Al verla así, ya no pude fumar.

Hodgins entrecerró los ojos amablemente ante el perfil de Gilbert. 

— Gilbert, ¿siempre has sido este tipo de hombre? Te has vuelto realmente suave. ¿Qué hay de comprar una casa? Puede ser inesperadamente apropiado para ti.

— ¿Estás recomendado eso a pesar de que no tienes intención de casarte?

— ¡Soy filantrópico, así que no puedo quedar atrapado por una sola persona! Ah, volveré a preguntar... ¿esa niña realmente tiene tanto potencial para la batalla como dijiste a los superiores?

— Por supuesto—. Gilbert no tenía preocupaciones en ese sentido.

— Oye, no respondas tan rápido.

— Seguramente, incluso yo no puedo ganar contra esa chica. Lo mismo para ti. Aunque sería una historia diferente si ambos estuvieran desarmados.

— Eso es mentira, ¿verdad? No hay forma de que yo pueda perder. Simplemente lo digo, pero aunque puedo ser amable con las mujeres, no me contengo si son enemigas.

— Tu actitud no es el problema. Ella es un prodigio.

Hodgins se inclinó hacia adelante en la grada y observó a la chica de abajo. El hombre que se desempeñaba como supervisor le estaba entregando armas. Pistolas, espadas, arcos: aparentemente eran de libre elección según sus preferencias. Después de un momento de indecisión, ella tomó una pequeña hacha. Lo siguiente fue un cuchillo y un arco mecánico de una sola mano.

Risas se extendieron por el lugar mientras su figura seleccionaba más de dos armas de manejo diferente. Sin embargo, cuando ella equipó el arco mecánico en un brazo sin reticencia y disparó un tiro de prueba, la sala quedó en silencio. Posteriormente, se produjo una ruidosa ola de susurros.

— Cuanto más fuerte sea el arma, mejor.

Poco a poco, todo el mundo estaba empezando a darse cuenta de la extravagancia de esa hermosa criatura.

Gilbert le había explicado al oficial supervisor que solo se movería si se le ordenaba “mata”. También había recibido órdenes de sus superiores de que el que desempeñaría ese papel sería el supervisor, alegando que era para comprobar si no era solo un truco.

No hay trucos ni nada, pero si eso hace que reconozcan su fortaleza, tendremos que estar de acuerdo.

Los grilletes en los pies de los presos fueron cortados con sables. Les dieron porras. Su velocidad de precisión y poder era diferente a la del hacha, pero esas no eran personas que flaqueaban por empuñarlas contra un niño. Además de eso, era una pelea todos contra uno. Incluso si hubiera elegido un arma de fuego, sería asesinada si se quedaba sin balas, así que al final, sería lo mismo que si dejara que el hacha se le escapara de las manos.

— Huuh, bueno... ¿quién es tu favorito?

— ¿Hah?

— Quiero decir en la apuesta. Sobre quién ganará Después de escuchar lo que dijiste, apuesto a esa Pequeña Dama. Por cierto, estamos apostando con cigarrillos. Las mercancías son más valiosas que el dinero en este momento.

— Haz lo que quieras. Y no tengo ninguno.

— Aggh, entonces te prestaré un poco. Tú también debes apostar cinco a esa chica. Si ganamos, obtenemos el triple de eso. Si perdemos, invítame una comida. Con bebidas.

— No necesito cigarrillos.

— Joven Gilbert, estamos usando cigarrillos para poner las manos sobre otras cosas. Como información o artículos más caros. Si las cosas van bien, cómprale a esa chica ropa de verdad. Esas prendas primitivas puede ser que sean buenas para moverse con facilidad, pero no son lindas en lo más mínimo—. Hodgins argumentó a su conveniencia y dejó su asiento.

Gilbert ni siquiera podía llamarlo sorprendente. Hodgins era el tipo exacto de hombre que apuesta a favor de una niña justo después de decir que no soportaría verla morir.

Cuando regresó, las gradas estaban casi ocupadas completamente. Mientras los soldados observaban, el supervisor hizo su movimiento. No hubo nadie para aclarar el significado o el origen del experimento que se produjo; simplemente requirió el consentimiento de Gilbert, a lo que este último asintió.

Después de dirigir a la niña y los presos a extremos opuestos del campo de entrenamiento, el supervisor dijo en voz alta: 

— Ahora, comiencen.

Envuelto en un silencioso calor, comenzó la fiesta de matanza.

Los prisioneros sonrieron mientras miraban a la niña. Ninguno se movió inmediatamente para intentar matarla. Sus cuerpos habían sido liberados después de un largo tiempo. Probablemente pensaron que sería aburrido terminar las cosas tan fácilmente. Mientras tanto, la niña estaba completamente inmóvil, incluso cuando el supervisor le ordenó “mata”. Como una estatuilla, se quedó quieta mientras sostenía el hacha.

— ¿Entonces realmente era mentira? Nos han obligado a atender algo tan patético—. Algunos bromeaban sin importarles que Gilbert los oyera.

— No hay manera de que la niña pueda ganar contra los adultos. Solo retráctate ya. Pobrecita—. Algunos murmuraron a favor de la niña.

— Los Bougainvilleas seguro han caído bajo. Pensar que tratarían de atraer la atención con esta farsa—. En un momento tan crítico, algunos incluso hablaron mal del poder conservado por la familia de Gilbert.

— Qué desperdicio de nuestro tiempo—. Los soldados de los alrededores hablaban estridentemente entre ellos.

— Oye, Gilbert—. Hodgins lo llamó con aprensión, pero Gilbert permaneció callado sin mostrar nerviosismo.

¿Por qué no se mueve?

Gilbert observó a la chica. Ella agarró el hacha con fuerza. No había forma de que no tuviera voluntad de atacar.

En ese entonces, ella también estaba sosteniendo esas armas sin dudarlo. Tampoco presenta signos de tener miedo. Falta algún tipo de señal. Pero si esa no es la orden, entonces, ¿qué es?

Mientras razonaba, el hombre más grande del grupo se salió de la línea para atacar a la chica, girando la porra y riendo. Aunque estaba a cierta distancia, la niña no se movió.

— ¡Oye, Gilbert! ¡Ella será asesinada así! 

Con un movimiento brusco, la chica reaccionó a la voz de grito de Hodgins, mirando hacia las gradas. Sus orbes azules encontraron a los verdes de Gilbert entre los muchos otros soldados.

— ¡Gilbert, ve a detenerlos! ¡Oye!

Sus miradas se fusionaron y, por un segundo, Gilbert tuvo la sensación de que sus latidos también estaban sincronizados. Thump, thump, thump. Podía sentir el sonido perturbador de su propio corazón resonar en sus oídos.

Por alguna razón, el tiempo transcurría lentamente. Hodgins era demasiado ruidoso a su lado. Los superiores maldecían a la chica con palabras inapropiadas. Podía oírlos, pero era como si estuvieran en un video en cámara lenta.

En sus ojos, el prisionero se acercó a la niña a un ritmo apático. El espacio entre ellos se estaba cerrando. Ante ese peligro mortal inminente, miraba solo a Gilbert. No importa cuántas veces el supervisor diera la orden, sus ojos no reflejaban a nadie más que a él.

Ella mira fijamente... a su elegido.

En respuesta a eso, Gilbert recitó la palabra mágica, 

— Mata.

Habló en un volumen que solo las pocas personas a su alrededor habrían podido escuchar, pero definitivamente había llegado a la chica. El sonido del hacha cortando el viento mientras daba vueltas lo siguió de inmediato.

La hoja del hacha de madera tenía unos quince centímetros de longitud. El arma letal fue liberada de la mano de la niña, volando en el aire. Fue lanzada después de ser sostenida en alto desde atrás, girando continuamente en bellos arcos.

El lanzamiento de la chica había sido demasiado casual. Ella apuntó a matar sin vacilar, moviéndose extremadamente calmada y sin tener dudas sobre qué hacer para defenderse del amenazante adversario.

— Ah—... un gemido idiota pero lastimero escapó de los labios del prisionero.

Al mismo tiempo, la gente en la audiencia quedó boquiabierta con las mandíbulas caídas.

— AAA-AH... AAAA-AAAH... AAAAAA-AH, AAH, ¡AAAAAAH!

El hacha había aterrizado en su frente. La sangre brotaba de la herida.

— AAAAAAAAAAAHH! UH... AH... AUUAAAAAAAAH, AAAAH, AAAAAAAAAAAAH-AAH... AH, AAAH ... ¡AH, AH, AH!

Inmediatamente, la niña apuntó con el arco mecánico y disparó una flecha de hierro. Golpeó perfectamente el mango del hacha clavada en la cabeza del prisionero. Con el impacto de la flecha, la cuchilla fue enterrada aún más dentro de su cráneo. El prisionero siguió gritando hasta que colapsó hacia atrás con una expresión dolorosa y agonizante.

Toda la charla cesó.

Sin prestar atención a la multitud, la chica movió sus pequeños pies en dirección al prisionero convulso, apuntando el arco hacia su torso y disparando otra flecha mientras se acercaba. Fue un asesinato despiadado, preciso y mecánico. La flecha de hierro le atravesó el pecho y le quitó la vida para siempre.

La niña recuperó el hacha del cadáver y la balanceó ligeramente hacia abajo, la sangre y la grasa de la hoja salpicó el suelo. También parecía familiar con el patrón sucesivo de recoger las flechas de hierro y reposicionarlas. Aunque su cuerpo era el de una niña pequeña cuando se detuvo, su imagen era la de un hábil cazador cuando se movía.

Nadie había previsto que la alfombra tendida en el campo de entrenamiento estaría manchada con la sangre de los prisioneros. Pero a partir de ese momento, ese lugar estaría cubierto por ella. Una niña soldado que grabaría su nombre en la historia del ejército de Leidenschaftlich estaba a punto de nacer. Mientras los espectadores aceptaban temerosamente esa premonición, sus miradas se centraron en Gilbert.

Se levantó, apoyando su cuerpo contra la barandilla de seguridad. Una vez más, él dio la orden, gritando a todo lo que daban sus pulmones, 

— ¡Mata!

La niña se movió como una muñeca automática. Ella aceleró, su pequeño cuerpo descendiendo progresivamente. Una vez más, arrojó el hacha, que todavía brillaba con sangre, al punto vital de uno de los prisioneros.

A pesar de estar abrumados, unos prisioneros se dispersaron y otros cargaron empuñando sus porras. Los que escaparon fueron fusilados sin piedad repetidamente en la cabeza por las flechas. Los valientes cooperaron el uno con el otro y rodearon a la niña. Parecía que planeaban acorralarla y golpearla hasta la muerte. Atacaron al mismo tiempo, tratando de robarle sus armas.

Pero ese plan fue un error.

En el momento en que no se podía ver a la niña a través de los espacios entre sus cuerpos, los prisioneros gritaban y rodaban por el suelo. Sus tobillos habían sido golpeados, y no fue un ataque al azar, los apuñaló y los cortaba una y otra vez. Esa táctica podría ejecutarse debido a la flexibilidad efectiva de la niña. Su silueta mientras estaba de pie con el cuchillo en la mano en medio de los caídos era horriblemente extraordinaria, como un hada concebida a partir de pétalos de sangre.

Cuando un prisionero intentaba escapar mientras arrastraba sus pies, corrió a agarrar su cabeza por detrás y le rasgó la garganta con el cuchillo, terminando su vida en silencio. Sus movimientos de manos eran similares a los de un chef que decapitaba peces y pollos. Luego se volvió hacia los prisioneros que esperaban ser deshechos, asesinándolos uno por uno. En el proceso, el cuchillo finalmente se volvió inutilizable y no pudo matar con nada excepto con las porras.

— ¡No! ¡No! ¡No!

— ¡Ella es un monstruo! ¡Ayúdennos! ¡Oigan, ayúdennos!

— ¡NOOOOOOOOOOOO!

Utilizó una porra persona por persona. Las caras de los prisioneros se convirtieron sin problemas en depresiones profusas. Poco a poco, incluso algunos de los soldados en las gradas, acostumbrados a ver cadáveres en el campo de batalla, comenzaron a vomitar y alejaron sus ojos de tal atrocidad. Sin embargo, Gilbert lo miró todo. Agarrando firmemente su espada y reprimiendo sus emociones, mantuvo los ojos bien abiertos hasta el final.

La que originalmente pretendía servir de cebo para este juego homicida había sido la niña. Sin embargo, tampoco había deseado que ella fuera la única que respiraba al final. Después de que todos los prisioneros habían sido asesinados, ¿habían sido insuficientes ya que la niña miraba fijamente al supervisor que observaba todo mientras sostenía un arma?

El asustado supervisor apuntó con el arma a la niña, pero si era capaz de matarla o no era debatible. Independientemente del arma usada para enfrentarla, las posibilidades de ganar eran escasas. Ella era absoluta. Sus técnicas de lucha usando múltiples armas compensaban su menor poder físico. Sus habilidades sobresalientes fueron superiores a la fuerza bruta.

¿Dónde había aprendido todo eso y qué solía hacer? Incluso si pudiera hablar, no se podía esperar una respuesta decente.

Sus técnicas de asesinato dejaron en claro que tenía un don para conquistar las cosas a través de la carnicería. Ni siquiera ser superada en número era un problema. La audiencia de este “espectáculo” fue extasiada por ella y no pudo evitar aplaudir ante su maravilloso talento. Ella era un prodigio. Si existían dioses que controlaran la muerte, seguramente ella era muy querida por ellos.

La pequeña asesina que había obedecido las órdenes de su Señor dirigió su mirada hacia Gilbert. Ojos azules y verdes se encontraron.

— Detente—. Sacudió la cabeza hacia la chica. Cuando Gilbert dijo esto, ella dejó caer la porra que había estado sosteniendo y se arrodilló en el acto.

Sentada en el charco de sangre, la niña respiraba profusamente. Incluso cuando estaba sofocada con sangre y grasa, su figura mientras inhalaba y exhalaba con labios tan pequeños no era más que la de una niña. Eso solo la hizo más terrorífica.

Hodgins previamente se había sentido pésimo hacia Gilbert, ya que este último había estado demasiado despreocupado, pero se sintió un poco aliviado al ver que su perfil estaba pálido, el puño cerrado temblaba. Hodgins era el tipo de tonto que intentaría hacer una broma en esta situación, pero como sus propias manos también estaban temblando, se conformó con golpear la espalda de Gilbert. 

— Esto es todo un descubrimiento, mayor Gilbert.

Gilbert no respondió al alegre elogio.

Se había dado cuenta de dos cosas con este “experimento”. Una era que la niña tenía una fuerza incomparable y era realmente un monstruo. La otra era que probablemente solo escuchaba sus órdenes.



--------------------



Las acciones de la niña habían convulsionado al ejército de Leidenschaftlich.

Más tarde, Gilbert recibió una orden interna. El superior directo le informó que se había establecido una nueva tropa para que la dirigiera como capitán-comandante. Según lo dispuesto originalmente, la unidad de ofensiva fue nombrada Fuerza Especial de Ataque del Ejército de Leidenschaftlich. Se le requirió a Gilbert que dirigiera dicha unidad en la próxima batalla final. Además, había una cosa más que se esperaba que hiciera: mejorar un arma secreta que no figuraba en los documentos que enumeraban a los soldados que constituían la tropa.

Leidenschaftlich certificó su existencia como armamento, no como persona. Su usuario era Gilbert Bougainvillea. No había un nombre registrado. En realidad, la unidad atacante había sido creada para ella.

El día había terminado en un instante mientras se trataban diversas preparaciones y comunicaciones para el lanzamiento del equipo. Gilbert la saludó formalmente como una subordinada, y aunque se le había prohibido acercarse a las puertas de entrada, se le permitió caminar alrededor de los cuarteles. A pesar de no estar registrada como humana, ella era la que siempre estaría a su lado a partir de ese momento.

De acuerdo con las palabras de Hodgins, de alguna manera logró persuadir a una oficial aterrada de hacerse cargo de las necesidades diarias de la chica. Se había cortado el pelo y vestía un uniforme militar completamente nuevo, se hizo famosa en las oficinas centrales, y hubo quienes llegaron tan lejos como para ir hasta el dormitorio de Gilbert a verla. Si tuvieran en rangos más bajos que él, se iban con solo un grito, pero no podía hacer nada imprudente cuando se trataba de oficiales superiores. También había muchos que miraban fijamente a la chica con ojos pervertidos, lo que le hacía suspirar varias veces al día.

Estoy haciendo algo terrible.

Era cierto que la niña era diferente de los seres humanos normales, y también que era alarmantemente fuerte y podía asesinar a varias personas a la vez. Sin embargo, también era cierto que ella era una “jovencita”. No importa cuántos perecieron por sus manos, ella era solo una niña pequeña, y la razón por la que no hablaba era que nadie le había enseñado cómo hacerlo.

Si ella es un monstruo, ¿está bien usarla así? ¿Está bien utilizarla como arma? Aunque era algo que el propio Gilbert había comenzado, vaciló en sus adentros. Aunque, ¿en qué otro lugar podría dejar a esta niña?

Era un problema auténtico, pero ignoró el dolor de su conciencia y lo dejó en el fondo de su mente. Si había algo que él podía hacer, creía que era convertirla en una gran soldado. Después de todo, ella era una niña guerrera enviada por el cielo que solicitaba sus órdenes.



----------------------------



La ceremonia de despedida se completó. La noche anterior a la fecha de despacho, Gilbert decidió hablar con la chica sobre sus sentimientos en el dormitorio.

Su silueta justo antes de irse a dormir, vestida con un negligé, era insoportablemente adorable. Su cabello dorado suelto era tan suave como un toque de seda. A partir de mañana, se teñiría de nuevo con el color de la sangre.

La hizo sentarse en su cama, arrodillándose en el suelo para mirarla a los ojos. 

— Escucha. A partir de mañana, irás al campo de batalla conmigo. Tomaré prestada tu fuerza. Seguramente, todavía no entiendes por qué tienes que hacer esto, o por qué... estás conmigo después de separarte de mi hermano—. La chica simplemente escuchaba las palabras de Gilbert—. No sabes nada. No sabes nada excepto cómo pelear. Estoy haciendo uso de eso. Es por eso que tú también debes hacer un esfuerzo para usarme. Cualquier cosa esta bien. Oro, posiciones de poder... róbame lo que quieras. Vuélvete capaz de pensar en todo tipo de cosas. Yo... no puedo protegerte de ninguna otra manera. De hecho, quiero conseguirte padres para que te críen adecuadamente. Pero no puedo—. Admitió Gilbert dolorosamente—. Estoy... asustado... de que hayas matado a alguien sin que me haya enterado. Quiero que... entiendas por qué eso me aterra tanto. Está bien si lleva tiempo. Aunque solo sea un poco, acepta mis valores. Si lo haces, deberías poder convertirte en algo más que una “herramienta”, que es como que te están tratando en este momento. Por favor, busca un lugar al cual pertenecer a mi lado y sigue viviendo. 

Él habló desesperadamente con las manos apoyadas en sus delgados hombros. De todos modos ella no entendía lo que estaba diciendo, pero incluso mientras era consciente de eso, al no tener ningún otro método para transmitir sus sentimientos, Gilbert continuó, sonriendo con ligera angustia a la chica que continuaba sin decir nada. 

— Decidí... llamarte Violet. Así es como te llamarás. Es el nombre de una diosa flor mitológica. Cuando seas grande... definitivamente te convertirás en una mujer digna de él. Entiendes, ¿Violet? No seas una “herramienta”, se “Violet”. Conviértete en una chica adecuada a ese nombre.

La niña, Violet, miró aturdida al hombre que decía su nombre, parpadeando varias veces. Mientras lo hacía, aunque se suponía que no sabía cómo hablar, por alguna razón, asintió lentamente y abrió la boca. 

— Mayor.

Los ojos de Gilbert se abrieron con asombro ante el susurro que se escapó de sus labios. 

— ¿Puedes usar palabras? 

Su corazón se aceleró hasta el punto de ser doloroso. Las palabras que dijo en los innumerables días que pasó conversando con ella pasaron por su mente instantáneamente.

— Mayor.

— ¿Entiendes lo que estoy diciendo, Violet?— Preguntó, algo feliz a pesar de encontrarse algo ansioso.

— Mayor—. No importaba cuánto preguntara, ella no decía nada más. Luego, señalándose a sí misma, repitió—: Mayor.

— Incorrecto, eres Violet—. Tomando su pequeño dedo índice, él alternativamente la señaló a ella y a sí mismo varias veces—. El mayor soy... yo. Tú eres Violet ¿Entiendes? Soy el Mayor. Tú eres Violet.

— Mayor. Violet.

— Correcto. Eres Violet.

— Mayor.

— S-Sí. Yo soy... yo soy... el Mayor.

¿Por qué ella había comenzado a hablar repentinamente? ¿Por qué su honorífico fue la primera palabra que pronunció? ¿Se habría enterado ella de que lo llamaban “Mayor” al oír a alguien referirse a él como tal? ¿Había sentido que estaba tratando de darle un nombre y decidió confirmar el suyo? Solo ella sabía las respuestas a tales preguntas. Al final, ella todavía no podía decir nada además de “Mayor” y “Violet”.

Tristemente afligido, Gilbert apoyó la cabeza en su hombro y suspiró. Ella simplemente lo dejó hacerlo. Ignorándolo mientras su cabeza colgaba descuidadamente, continuó susurrando: “Mayor”. Fue un intento de memorizarlo, como para nunca olvidar la palabra.

— Mayor.



-----------------------------------



A través de su flequillo dorado, sus ojos azules se abrieron lentamente.

Sonidos de explosiones subsecuentes hicieron eco en los alrededores. El cielo era de un azul soleado, pero desde los ojos de los pájaros arriba, solo se podía ver un tiroteo continuo. En una llanura deshabitada que era casi un desierto, la unidad se dividió en dos facciones, trabajando en ofensiva y defensiva.

La dueña de los ojos azules era una mujer que no encajaba para nada en una tierra de guerra. Con una belleza similar a la de una muñeca, su complexión demasiado refinada se veía como algo inalcanzable para la gente común. Todo su cuerpo estaba cubierto de tierra mientras ella yacía de espaldas sobre el suelo, murmurando mientras miraba al hombre que la miraba agitado: 

— Mayor... ¿por cuánto tiempo... he estado inconsciente?— La voz que salió de sus labios rojos tenía una dulce tono en ella.

— Ni siquiera un minuto completo. Acabas de sufrir una conmoción cerebral leve debido al impacto de una explosión. ¿Estás bien? No te fuerces a ponerte de pie. 

El que respondió era un hombre de enormes ojos esmeralda. Su uniforme de batalla estaba hecho de tela verde pasto y piel blanca. Tenía hermosos rasgos faciales que armonizaban con su expresión sombría.

La joven inmediatamente se sentó, a pesar de que le dijeron lo contrario, y confirmó la situación. En la línea del frente había soldados que vestían los mismos uniformes militares, formando una barrera protectora en el campamento para bloquear los disparos. Detrás de ellos había un agujero gigantesco con numerosos cadáveres distribuidos a su alrededor. Los médicos de combate estaban en todas partes, pero no se esperaban muchos sobrevivientes. En el otro lado de la barrera de los aliados, más allá del polvo que soplaba en los campos enemigos, el arma de gran calibre, que había creado la montaña de cadáveres, se perdió de vista. Probablemente retrocedió debido al bombardeo y no mostró signos de movimiento en el corto plazo.

— Mayor, cruzaré al otro campamento, causaré problemas y romperé su equilibrio. Entonces acabaré su cañón. Como es tan grande, tomará tiempo para volver a cargarlo. Por favor, deme ayuda. 

Tan pronto como ella lo dijo, la joven levantó el hacha de batalla que había estado sosteniendo incluso cuando había perdido el conocimiento.

Mientras los sables, las armas y los cañones eran comunes, el hacha de guerra era un arma clásica. Era amenazante en combates a corta distancia, pero no sería más que una desventaja contra un oponente a larga distancia. Para compensar eso, el hacha con mango largo manejada por la joven era enorme. La longitud total era probablemente más que su altura.

El llamado “Mayor” mostró una expresión agónica por un momento, pero de inmediato levantó la voz y dio órdenes, 

— ¡Violet detendrá las balas de cañón! ¡Vanguardia frontal, protéjanla desde donde están! ¡Vanguardia trasera, cubran a Violet y desháganse de quien sea que interfiera!

Los soldados que estaban detrás de la espalda del mayor se formaron rápidamente mientras ella se preparaba, colocando la empuñadura de su arma a gran escala, que tenía casi el mismo diámetro que el cuerpo de un niño humano, sobre su hombro. La razón para hacerlo solo podía ser comprendida mientras despegaba.

— ¡¡Fuego!!

Un disparo de bala de cañón después de la señal voló más allá de Violet cuando ella echó a correr, aterrizando en el suelo y creando humo blanco cuando estalló. Era una bomba de humo; una forma de esconder su persona de la línea enemiga. Desde el otro lado solo podía ver una niebla creciente. Las tropas con estrellas en sus banderas del ejército, una prueba de eran de la alianza del Norte, dejaron de moverse ante la inesperada cortina de humo.

— ¿Tienen intención de huir? 

Preguntó uno de los soldados del Norte sorprendido mientras aflojaba accidentalmente la mano que tenía en el gatillo de su arma y el comandante le regañaba. Este último gritó instrucciones para disparar a la pantalla de humo, pero cuando las balas fueron disparadas contra el objetivo invisible, desaparecieron. Solo dio paso a la ansiedad, ya que era un desperdicio inevitable de munición.

El humo blanco se extendió como una nube de tormenta. Dicha visión era el único matiz para los guerreros cuya misión era quitarles la vida a sus enemigos. No era algo para sentirse incómodo; más bien, solo causaba perturbación. Un indescriptible “temblor” surgió dentro de sus cuerpos ante el abrupto silencio provocado por Leidenschaftlich después de un tiroteo tan acalorado.

El espacio entre los dos campos comenzó a aclararse. Cualquiera que fuera el próximo movimiento del ejército de Leidenschaftlich, no había manera de que los atacara repentinamente. Una vez que el humo se asentó, ¿no quedaría nada? O mejor dicho, ¿habría una “bestia” aterradora que avanzaba hacia ellos desde ese bosque de humo que estaba adelante?

— Sí, sí... ¡algo viene!— Se escuchó un grito una vez que la premonición se hizo realidad.

Algo que parecía una serpiente surgió de la cortina de humo y se envolvió en el tobillo de uno de los soldados. Inmediatamente se vio atrapado en la blancura, y de ella se escucharon sus gritos de angustia fatal.

En poco tiempo, el objeto no identificado regresó. Mirando de cerca, era una larga cadena con contrapesos. Su punta tenía un adorno en forma de fruta de la planta physalis. Parecía que su usuario intentaba el mismo movimiento otra vez, estaba dirigido a los pies de otra persona y fue repelido por un sable.

La cadena se retiró rápidamente, volviendo después de unos segundos. Como si la velocidad previa hubiera sido simplemente una prueba, regresó golpeando en la cara a todos los tiradores de la guardia delantera con una rapidez notablemente diferente. El movimiento lo hizo con el adorno de la punta de la cadena, que en realidad era un grupo de hoces afiladas. Les quitó dolorosamente los ojos y la nariz a los soldados, y rápidamente dejó sin poder luchar a decenas de personas.

— AAH-AAAAAAH-AAH... ¡AH, AH!

— ¡DUELE! ¡DUELE, DUELE, DUELE! AH, AH, AH... ¡NO... NOOOOO!

— ¡MATÉNLA! ¡NO DEJEN QUE ESA COSA NOS ATRAPE!

Múltiples órdenes y gritos entremezclados.

El comandante, a quien los soldados habían estado protegiendo, terminó al descubierto. Como si apuntara a una presa indefensa, la cadena se extendió. Las hoces de la punta le atraparon la cabeza. Después un sonido similar a un disparo, la decoración que terminó convirtiéndose en parte del armamento aplastó la cara del comandante en el acto. La sangre se derramó, la carne salpicó. El comandante cayó de rodillas y colapsó sin vida.

Los aliados del Norte se quedaron totalmente inmóviles por un momento ante la inesperada brutalidad, antes de que una infinidad de gritos llenase nuevamente el espacio.

— ¡Ataque! Cualquiera que sea el oponente, ¡mátenlos! 

Dijo alguien en medio de los disturbios. Parecía que el cañón que se estaba preparando muy atrás de la guardia frontal finalmente estaba listo para disparar nuevamente. Su intención era probablemente volar al enemigo desconocido.

La cadena empapada de sangre arrojó sin piedad a su víctima y regresó al humo, apuntando al cañón una vez que regresó. El artillero se puso en posición una vez que se hicieron los preparativos para la descarga. Sin embargo, no fue atacado del mismo modo que el comandante; en cambio, el arma lo ató por las manos y los pies, como para sujetarlo al cañón.

Tal como lo había hecho hasta ahora, la cadena se retiró en la misma dirección de la que venía. Probablemente tenía una función de extensión y contracción, y no podía arrastrar nada demasiado pesado. Dado eso, lo que sucedió después es que la cadena fue tirada por el lado opuesto. Se escucharon sonidos de maquinaria más allá del humo.

El usuario de la cadena finalmente se reveló. Podrían haber estado esperando que el caos extremo alcanzara su punto máximo. Solo un soldado estaba de pie en medio de la cortina de humo, retrayendo la cadena que unía firmemente al cañón y al artillero. Llevaba un hacha de batalla del tamaño de una persona.

— ¿¡Qué es eso!?

La desconcertante arma del intruso era extraña: la cadena de contrapeso se extendía desde el extremo del mango del hacha. Avanzaba hacia el campamento enemigo a gran velocidad mientras se impulsaba hacia la cadena de reducción automática. Además de eso, tenía una pistola en la mano, disparando a la gente con la que se cruzaba en la cabeza, yendo tan lejos como para saltar artísticamente al cañón y exponerse a los soldados del ejército de la alianza del norte.

El guerrero con la peculiar hacha de guerra que había penetrado en la defensa enemiga era una chica de ojos azules y cabello dorado. Llevaba el uniforme militar de Leidenschaftlich como prueba de que ella era parte de él. Los soldados se sorprendieron no solo por el hecho de que ella era una mujer o porque parecía demasiado joven, sino también por su sorprendente belleza.

— Advertencia. Si no quieren morir, ríndanse. 

La maravillosa soldado pateó la cadena con sus botas militares, haciendo que se sacudiera violentamente el coñón, exigiendo su rendición. 

— Aquellos que no dejen sus armas en el suelo—. una de sus manos se aferró al hacha de batalla, la otra a la pistola—. Se considerará como si planearan contraatacar, y serán aniquilados en nombre del ejército de Leidenschaftlich—. Antes de terminar la última oración, Violet levantó el hacha sobre su cabeza.

Incluso sin una señal de comienzo, la batalla se reinició. Violet saltó a la horda de soldados que vinieron a buscarla con los ojos inyectados en sangre. Múltiples cuchillas le apuntaron simultáneamente, como para ensartarla.

— La advertencia fue dada.

No importaba lo increíble que fuera el arma que ella usara, era extremadamente imprudente arrojarse sola al campamento enemigo. Pero aun así, una lluvia de cadáveres estalló en su entorno. Era lo mismo que cuando había peleado en los campos de entrenamiento de Leidenschaftlich.

Una lluvia de sangre salpicó el suelo. En medio de la tormenta roja, ella era una hermosa flor que brotaba.

Manipulando el hacha de batalla, que era lo suficientemente alarmante con solo mirar, Violet golpeó y cortó a los enemigos. Como su pistola se volvió inutilizable, les robó armas de fuego: pistolas, bayonetas, rifles, cualquier cosa. Ella no mostró problema a usar todo tipo de arma. Por el contrario, cuando las robó, parecían volverse aún más vigorosas en sus manos.

Incluso contra soldados mucho más grandes y más fuertes que ella, como un acróbata, saltó como si bailara, poniendo en uso sus extraordinarias habilidades físicas. Su figura mientras lo hacía era espectacularmente impresionante. Ella poseía la fuerza de mil hombres en técnicas cuerpo a cuerpo y de armas.

Las tropas de Leidenschaftlich llegaron un poco después al infierno de gritos agonizantes en los que se había convertido el campamento enemigo. La victoria perteneció a la Fuerza Especial de Ataque del Ejército Leidenschaftlich.



-------------------------



La batalla había sido desencadenada por el hecho de que la tropa de Gilbert se estaba moviendo al siguiente campo de batalla. Ya sea por filtración de información o por una verdadera coincidencia, se habían topado con la unidad enemiga de antes y de repente habían entrado en combate.

Después de dejar la tortura de los prisioneros de guerra a otra persona, Gilbert Bougainvillea caminó en línea recta mientras mostraba su agradecimiento a los soldados confirmando el daño que cada persona había recibido. Ante de su campo de visión estaba Violet, que estaba sentada en el suelo sosteniendo el hacha de guerra y apoyada en uno de los camiones militares con los ojos cerrados.

— Violet, he traído agua—. Mostró la botella de agua en su mano.

Violet abrió los ojos en un instante, aceptó la botella y, después de llevársela momentáneamente a los labios, se echó el agua sobre la cabeza. Sangre y barro fueron lavados de su cara.

— ¿No tienes heridas? ¿Te duele en algún lado?

— Mayor, no hay problema. Una bala rozó mi hombro, pero la hemorragia ya se detuvo—. Las vendas debajo de su uniforme de combate estaban teñidas de negro por sangre. Un botiquín de primeros auxilios yacía en el suelo.

A pesar de ser la que más contribuyó en la batalla anterior, nadie expresó su gratitud hacia ella más que Gilbert. Todo el mundo simplemente observaba desde lejos, como si una valla hubiera sido colocada a su alrededor.

— Deberías descansar adentro. Tengo un auto sin nada más que equipo para limpiar. Tardará un par de horas llegar a la ciudad donde hay suministros. Ve a dormir—. Gilbert señaló el vehículo más grande de la unidad.

Violet asintió, tambaleándose hacia el vehículo mientras arrastraba el hacha de batalla. Se subió a la camioneta militar con una capota convertible, acuclillada en un lugar hecho para que una sola persona durmiera. Inmediatamente cayó dormida.

Después de confirmar que Violet había entrado en el vehículo, Gilbert comenzó a dar órdenes a los otros soldados. Toda la tropa dejó esa tierra atrás, alejándose con seriedad.

El sol se estaba poniendo, el cielo cambiaba de naranja a cobalto oscuro, cuando la unidad finalmente llegó a su destino. La ciudad era la base de las divisiones del ejército de Leidenschaftlich. Las tropas de Gilbert fueron bienvenidas y recibidas por camaradas en el dormitorio. Se quedarían allí por unos días.

Gilbert dijo brevemente a los que no resultaron heridos que "no sobrepasasen los límites" como una forma implícita de regañarles mientras les daba permiso para salir. Al final, el número de miembros de la Fuerza Especial que habían permanecido en el dormitorio era pequeño. Violet durmió en su habitación, que era el único alojamiento privado en lugar de uno compartido.

— Mayor. Mayor, no es necesario—. Mientras Gilbert se dirigía a su habitación con una bandeja de cena, uno de los miembros de la división local lo llamó nerviosamente—. Yo lo llevaré—. dijo el joven mientras se ofrecía a llevar la bandeja, pero Gilbert negó con la cabeza.

— Se ha dicho algunas veces, pero como algunos de nuestros empleados terminaron volviendo como cadáveres, este es mi trabajo.

— Eh, ¿“cadáveres”? ¿Fueron asesinados por esa mujer? ¿Es... Violet?

— Está bien. Bueno, cuando preguntamos al respecto, nos dijeron que era porque eran culpables de acciones que inevitablemente habrían resultado en su muerte—. Aunque su explicación era parca, cualquiera que no fuera desproporcionadamente ingenuo podría entender las implicaciones en ella.

— ¿Es por eso que está tiene una habitación para ella?

No hubo mucha reacción. A los ojos de otros miembros, probablemente parecía que Violet recibía un trato especial, ya que ella era una chica soldado. ¿O tal vez porque era el objeto del afecto de Gilbert? Había muchas maneras de verla en una luz obscena.

Gilbert escupió un discurso que ya se había acostumbrado a dar. 

— Ella es por mucho el miembro más hábil de nuestra unidad. En circunstancias normales, ella tendría una medalla adecuada en su pecho y se supone que deberías saludarla. Pero como lamentablemente ella es mantenida en secreto, al menos puede ser tratada de acuerdo con sus logros. De todos modos... aunque tu oferta fue por cortesía, no puedo aceptarlo. Si hay algo en lo que pueda necesitar ayuda en el futuro, contaré contigo. Hazte a un lado.

El joven tenía una expresión compleja, pero se inclinó y se retiró. A medida que el sonido de sus pasos crecía más, Gilbert suspiró.

Me hace querer un tatuaje en mi cara que diga “no preguntes”.

Habían pasado unos años desde que había aceptado a la pequeña Violet. No importaba a dónde fuera ni a quién conociera, lo buscaban para obtener explicaciones sobre su existencia. No había manera de evitarlo.

Un rumor plausible corría entre el ejército de Leidenschaftlich: que el hijo de la familia Bougainvillea, los héroes del país, tenía una chica soldado que era celebrada como una diosa de la guerra. También parecía que la llamaban “la doncella guerrera de Leidenschaftlich”, un apodo que alguien había inventado. No era un título dado a una simple chica soldado. Fue entonces cuando los hombres comenzaron a rodearla a menudo, después de conocerla en persona las personas que habían creado una imagen de monstruo para ella comenzaron a difundir de boca en boca, que era como una bruja con el rostro de un ángel. Tener un subordinado con una belleza demoníaca y una prominencia destacada de origen natural en la batalla le dio un momento difícil como jefe.

La crié para que sea digna de su nombre.

La vajilla resonó cuando Gilbert subió por la vieja escalera de madera del dormitorio. Aunque varias partes de la división habían recibido advertencias de no acercarse a su habitación, se encontró con numerosos hombres que trataban de asomarse al interior y les gritó. Solo llamarles por sus nombres fue suficiente para que se fueran. Suspiró de nuevo ya que tendría que hacer arreglos para que el líder de su unidad los castigara.

Abrió la puerta después de llamar. 

— Violet.

A su llamado, ella levantó la cabeza de su posición acurrucada en el colchón, vistiendo una camisa de hombre demasiado grande.

— Comamos. 

Gilbert, que había traído su propia comida, la dejó sobre la mesa en la esquina de la sala y se sentó en la silla que la acompañaba. Luego le entregó a Violet su parte en la bandeja. 

— ¿Puedes sostenerlo... con ese brazo?

— Muchas gracias. El lado derecho está ileso. 

Mientras se inclinaba gentilmente en gratitud, no había nada en sus acciones que pudiera decir que se parecían a la vez que se habían conocido. Su cuerpo también se estaba transformando del de una niña al de una mujer con el paso de los años. 

— Mayor... ¿está bien con no salir?

Después de decirle a Violet que comiera mientras sostenía la cuchara sin tocar la comida, Gilbert respondió: 

— Los informes se han estado acumulando, y también hay una reunión para decidir la estrategia de la próxima batalla. Jugar por ahí es el trabajo de otras personas. Sin embargo, es otra historia si tú quieres salir. Te habrían permitido si hubieras ido con alguien.

— ¿Con quién?

— ¿Quién sabe? Cualquiera está bien.

Violet negó con la cabeza. Ella no hablaba con los camaradas que trabajaban en la misma unidad. Probablemente se debía a la llamada “una cucharada de miedo y dos cucharadas de falta de tacto”. Aquellos que la veían pelear de cerca inevitablemente querían mantener continuamente la distancia. Gilbert era condescendiente, pero eso no se aplicaba a todos.

Esto no es nada.

Y así, ella había crecido sin hablar casi nunca con nadie más que él.

Sin embargo, si ella se apega a otra persona, sería un problema.

Eso tenía que ver con sus preocupaciones sobre que le “robaran” su “arma”, pero últimamente también había motivos emocionales prohibidos.

— Si te falta algo, solo pídele a una mujer oficial que te lo compre. ¿O quieres hacerlo tú misma?

— No, tengo todo lo que necesito, así que está bien.

— Como no usas tus ahorros, se han acumulado... ahora eres una adolescente, así que está bien comprar uno o dos accesorios. Puede que no haya muchas oportunidades para usarlos, pero es bueno tener uno.

— ¿Qué es una “adolescente”?

— Niños que han crecido tanto como tú. Aunque pareces... un poco... madura para tu edad.

Habían pasado cuatro años desde que los dos se habían conocido por primera vez, sin que Gilbert supiera nunca su edad real. Suponiendo que ella tenía diez años en ese momento, ahora tenía catorce. Si ella fuera normal, Violet aún tendría cara de querubín. Sin embargo, sus características extremadamente sofisticadas borraron esa inocencia y la hacían parecer una mujer adulta.

Después de enseñarle cómo hablar, Gilbert había intentado preguntarle sobre su pasado, pero no tenía recuerdos antes de conocer a Dietfriet. Antes de que ella se diera cuenta, según Violet le había dicho, estaba en una isla habitada esperando las órdenes de alguien.

— ¿Qué compran las adolescentes?

— Veamos... no estoy casado y no he visto a mis hermanas muy a menudo después de haber sido enviado al campo de batalla, así que no puedo decir mucho, pero... creo que son cosas como vestidos, broches, anillos y muñecas lindas.

Violet miró su hacha de guerra y su mochila militar colocada en la esquina de la habitación. El hacha descansaba detrás de su Señor, envuelta en una tela sucia. Su equipaje consistía solo en eso.

— Creo que no tiene sentido que yo tenga algo de ese tipo. Solo... recibir Brujería del Mayor es suficiente. El diseño es justo como esperaba y es bastante fácil de manejar.

El hacha que había usado en el campo de batalla anterior era un encargo especial que Gilbert había pedido para ella. El nombre que le dio su creador fue “Brujería”.

Gilbert sonrió con amargura ante el hecho de que se parecía mucho a Violet, que anhelaba un arma mortal, en vez de querer cosas que la gente común haría. 

— Si yo... hubiera hecho más por ti cuando eras más joven, me pregunto si tendrías interés en esas cosas.

Él nunca había intentado comprarle vestidos o muñecas. Durante los cuatro años después de conocer a Violet, la unidad se movía constantemente por el continente, sin tomar un descanso lo suficientemente largo. Esa era la vida militar. Gilbert, que acababa de ser ascendido a Mayor y tenía la responsabilidad de dirigir las tropas, siempre estaba ocupado con los asuntos cotidianos, y le había enseñado a hablar como la máxima prioridad. Sin embargo, fueron tantos los logros de ambos que ella pudo construir y mantener una sólida reputación en el ejército a pesar de ser tan dispares. Había dedicado un gran esfuerzo para que esta chica única se familiarizara con la sociedad. Y él había tenido éxito.

Gilbert miró a Violet. Su piel cremosa nunca se oscureció, sin importar cuánto estuvo expuesta al sol. Sus rasgos faciales eran notables incluso sin maquillaje.

Una vez había dicho que debería ser digna de su nombre. Ella se estaba desarrollando como él había deseado. Su belleza era un poco divina. Sin duda sería aún más elegante si vistiera algo más que el uniforme militar. Ciertamente, podría convertirse en una flor más bonita y más tierna que cualquier mujer de la nobleza.

Al principio, se suponía que debía seguir ese camino.

Gilbert le había enseñado palabras y modales. Ella nunca mató aparte de cuando se le ordenada y para su protección. Por el contrario, ella era así desde el principio, incluso antes de que hubiera podido hablar. Si él hubiera rechazado sus miedos y la hubiera enviado a una organización de beneficencia apropiada, ella podría haber seguido con su vida sin tener contacto con el campo de batalla. Como resultado de haber sido tomada bajo el ala de Gilbert, Violet había recibido un disparo, su agotado cuerpo descansando en la cama mientras sorbía una sopa fría, lo hizo sentir miserable.

— Violet, mañana... no, pasado mañana... Haré algo de tiempo, así que ¿por qué no salimos juntos un tiempo?

— ¿Por qué?

— Te has vuelto más alta y no has comprado ropa por un tiempo, ¿verdad? Vamos a conseguir algo para ti.

— Las que recibo son suficientes.

— No te están dando ropa de dormir, ¿o sí? Esa está muy gastada—. Gilbert señaló la manga de su camisa.

Él siempre dejaba la compra de sus artículos de necesidad diaria a las oficiales que estaban en espera y nunca lo había hecho él mismo. Sus prendas de dormir se habían manchado por matar a los perpetradores, por lo tanto, él simplemente le había prestado la suya como medida temporal.

Aunque no estaba apegada a nada más, Violet se negó, como si los artículos que recibió de Gilbert fueran excepciones. 

— Pero... es algo que el Mayor me dio, así que aún puedo usarlo.

La voz de Gilbert se suavizó naturalmente ante su adorable actitud, 

— No quiero que te pongas... negligés como los que solías usar cuando eras más pequeña en los dormitorios, pero hay cosas similares que son igual de cómodas. No, no tiene que ser ropa de dormir. Puede ser algo que quieras comer.

— Si el Mayor quiere salir, voy a esperar aquí. Estará tranquilo si no salgo de la habitación, ¿verdad? Si cierro con llave, la gente tampoco puede entrar—. Hizo un gesto para representar a alguien que se cuela en su cama—. Después de todo, no puedo contenerme cuando estoy herida.

Violet estaba cohibida por matar gente. Era encomiable que ella usara su instinto de defensa imparable para contener a todos los que intentaban violarla, pero el asesinato de camaradas era ir demasiado lejos. Ella era consciente de que Gilbert la mantenía a distancia de los demás para protegerlos.

— Yo... tú... quiero... salir contigo. Solo de vez en cuando... ¿me dejarías actuar como un padre?

Era una excusa algo contundente, pero si Gilbert hubiera contraído matrimonio joven, no sería extraño que tuviera un hijo casi de la misma edad que Violet. Él le había enseñado todo, desde el lenguaje hasta el estilo de vida del día a día. Su relación podría describirse como padre e hijo, hermano mayor y hermana menor, profesor y alumno...

— El Mayor... no es mi padre. No tengo padres Es extraño usar al Mayor como reemplazo para eso.

…y, por supuesto, superior y subordinado. Su delicada voz perforó el pecho de Gilbert.

— Incluso si... piensas eso... para mí, tú eres...

Tú eres…

Él no pudo continuar apropiadamente. ¿Qué era ella para él? ¿Qué palabra la definía mejor? “Arma” podría ser la más apropiada. Sin embargo, era claramente inconsistente ser protector de una mera “arma” por la propia conciencia de que era sexo opuesto. En ese caso, ella era su “hija” o “hermana pequeña”. Aun así, no importa cuánto intentara copiar las acciones para con la familia, ella no les prestaba mucha atención y no las trataba como tal.

Violet no pensaba en Gilbert como su padre. Aunque él era de un estatus más alto, si Violet no lo viera en una posición más elevada que la de ella misma, una vez que girara sus colmillos hacia él, automáticamente estaría acabado; además, las razones por las que tenían su tipo actual de relación era que Violet solicitaba sus órdenes y poseía grandiosos atributos de pelea. Entre ellos había una cooperación intercambiable: él le daba instrucciones en el campo de batalla y ella le prestaba su fuerza para la victoria. Esa era la verdad inmutable.

— Yo... tú…

Gilbert y Violet no tenían ninguna relación real.

— Yo…

Mientras observaba cómo Gilbert cerraba la boca, los ojos de Violet se movieron en una rara muestra de confusión. 

— Si el Mayor lo desea, iré—. le dijo—. Si el Mayor me lo ordena.

— No es una orden...

— Si... es su deseo...

No importa qué, Violet no le dejó tener esperanzas. Sin embargo, Gilbert sonrió, a pesar de sentirse tan mal, mientras ella intentaba consolar a su abatido ser. 

— Sí, es mi deseo, así que por favor cúmplelo.

Una vez que la sonrisa apareció en su rostro, Violet exhaló profundamente como si estuviera aliviada y asintió. 

— Sí, Mayor.

Ella era casi como una muñeca.



----------------------



En la tarde de dos días después, por primera vez en los cuatro años que habían pasado juntos, los dos salieron a la calle por asuntos no relacionados con sus trabajos. Gilbert de alguna manera había logrado tener tiempo libre al comenzar el trabajo temprano, y fue a buscarla a su habitación.

Había informado a sus compañeros de trabajo que iba a dejar los cuarteles, pero en lugar de recibir miradas frías, los miembros de su unidad los vieron a él y a Violet como si estuvieran presenciando algo excepcional. En el caso de Violet, solo salir ya era raro. En el caso de Gilbert, dado que normalmente estaba ocupado con documentos y reuniones con personas interesadas en negocios, personalmente nunca tuvo tiempo para salir. La razón que presentó para su permiso es que tenía un “compromiso”, por lo que tal vez todos creyeron que se iba a trabajar. No ser interrogado fue favorable para él.

Se dirigieron al centro a pie. Estar uno al lado del otro era lo habitual, pero caminar por la ciudad junto a Violet, vestida con una falda, hacía que Gilbert tuviera escalofríos. Él terminó mirándola constantemente de reojo.

El cielo se había vuelto un poco oscuro. Las farolas iluminaban el distrito comercial. Cuerdas intercaladas con linternas unían los edificios entre sí a cada lado de la gran calle, imitando el brillo de las estrellas. El clima era cálido, el ambiente adecuado para tomar una copa mientras escuchas música alegre. Sin embargo, ni Gilbert ni Violet sonrieron como si lo estuvieran disfrutando, solo caminaban sin expresión.

El dúo entró en una gran tienda de ropa que todavía estaba abierta. Era una tienda extraña, con ropa que colgaba del techo al piso. Tal vez porque esa era la ciudad donde se encontraban las oficinas centrales del ejército, cuando entraron los dos militares, fueron recibidos sin ninguna reacción de sorpresa.

— Esto luce bien. Esto también se ve bien.

La encargada era una mujer de unos cuarenta años. Hablaba con Violet como si escogiera ropa para probarla con su propia hija.

Cuando Violet se quedó quieta con una actitud preocupada, Gilbert habló por ella. 

— Estos son demasiado llamativos. Cualquier color se ve bien en ella... pero no olvide que es un soldado.

— Entonces, ¿qué tal esto, señor oficial?

— Tiene un buen diseño. Me quedaré aquí, así que por favor, elija también la ropa interior a su propio criterio.

La encargada tocó suavemente el pecho de Violet, su rostro se puso rígido. 

— De Verdad. Se siente como si lo que lleva no concuerda con su talla.

Cuando las dos mujeres desaparecieron en la trastienda, Gilbert pudo finalmente respirar. Se llevó una mano a la boca y se volteó hacia un lado, contento de no hubieran visto sus mejillas ponerse rojas.



----------------------



— ¡Gracias por comprar tantas cosas! Vengan de nuevo.

Ya era de noche cuando terminaron sus compras de ropa y la encargada los despidió. Podrían haberse ido a casa en ese momento, pero Gilbert cambió de opinión cuando Violet se detuvo para observar el camino que brillaba con linternas.

— Es como si las estrellas hubieran descendido a la tierra.

Como ya estaban allí, decidió mirar el área del centro por la noche. Primero, fueron a los puestos de bebidas. Los puestos de licor con alcohol recolectados de varios lugares y los carros de comida con carne asada y patatas fritas atrajeron a clientes de todas partes con sus deliciosos aromas. Algunos que parecían estar borrachos cantaban alegremente, una banda tocando una melodía improvisada para ir a su ritmo. La gente se reunió en la atmósfera aparentemente entretenida, los bailarines se aprovecharon de ella para ganar algunas monedas.

A medida que los dos avanzaban, disminuyó el número de tiendas que ofrecían comida, dando espacio a una serie de vendedores ambulantes que vendían gemas preciosas y accesorios étnicos. Gilbert había escuchado de un miembro que había disfrutado de su descanso desde el primer día que las tiendas cambiaban de día a noche, pero los dos no sabían qué había en el día. Sin embargo, aunque el número de personas no difería mucho, a diferencia de la vivacidad anterior, esa parte del distrito tenía un aire más sereno.

No parecía que nada hubiera despertado particularmente el interés de Violet, pero al ir allí, sus pies se detuvieron por un momento.

— ¿Hay algo que quieras?

— No—. Ella negó, pero sus ojos continuaron mirando en la misma dirección.

Gilbert la tomó del brazo y la llevó por la fuerza para que mirara más de cerca.

— Bienvenidos—. Un bondadoso y anciano tendero los saludó cortésmente.

Las cajas de cristal que contenían joyas yacían en filas sobre una alfombra de terciopelo negro colocado en el suelo. Gilbert no podía decir si eran genuinos, pero sintió que la calidad con que estaban hechos era más elaborada y elegante que los productos de los otros vendedores. Violet examinó atentamente los productos y Gilbert se estremeció cuando ella dirigió su mirada hacia él como para matarlo con un tiro.

— ¿Qué pasa?

— Los ojos del Mayor están aquí—. Violet señaló una gema. Su esbelto dedo blanco se extendía hacia adelante, hacia un broche esmeralda.

Sin lugar a dudas, se parecía al color misterioso de los iris de Gilbert. Era un gran óvalo brillante, que florecía desde el interior de su caja de vidrio de una manera más llamativamente hermosa que las otras joyas.

— ¿Cómo le llama a esto?

Mientras Violet abría la boca y fruncía el ceño como si no pudiera encontrar la palabra, el tendero le ofreció ayuda. 

— Esmeralda.

— No... el nombre...

— Si no es el nombre, ¿a qué te refieres?

— Cuando... vi esto... me pregunté qué clase de palabra sería la más adecuada…

— Así que eso es lo que era—. El tendero se rió de ella—. Es “hermoso”, jovencita.

Desde el punto de vista del tendero, la risa era la reacción obvia. Él era un comerciante de joyas. Sin duda era una palabra arraigada a su rutina. Sin embargo, Violet, que era más digna de ese término que cualquier otra persona, sintió su boca rumiar mientras pronunciaba por primera vez la palabra que acababa de aprender.

— “Hermoso”

— ¿Qué pasa contigo? ¿No conocías esa palabra?

— No sabía “hermoso”. ¿Tiene el mismo significado que... “bonito”?

— ¿Es eso cierto? Vaya, estoy sorprendido. Pareces tan inteligente.

Ah, qué situación.

Gilbert se quedó estupefacto entre los dos. Su cuerpo se volvió intolerablemente caliente. La sensación era similar a cometer un terrible error, con sudor frío, latidos acelerados y vergüenza quemándole las entrañas.

Él fue quien le enseñó a hablar. Durante los cuatro años que habían vivido juntos, él había entrenado con ella lo necesario para las conversaciones cotidianas. Eso incluía la jerga militar.

Sin embargo, yo...

Él no le había enseñado una palabra tan simple. Una vez que había aprendido a hablar hasta cierto punto, él había creído que lógicamente aprendería otras palabras. La había medido linealmente, por su propia cuenta, a pesar de que ella solía ser una niña pequeña que no podía decir otra cosa que “Mayor”.

— ¿Eres una huérfana de la guerra?

— No, pero no tengo padres.

Ella no buscó ninguna palabra aparte de “matar”. Después de aceptarla y convertirse en su tutor, solo la había llevado a los campos de batalla. Este era su primer día saliendo de compras de esa manera.

Ah... ahí estaba yo, discutiendo sobre actuar como un padre, y aun así...

Él no le había enseñado correctamente las palabras. Fue extremadamente desconcertante.

Pensar que nunca he dicho “hermoso”, a pesar de que puedo decir “matar”... a pesar de que la palabra realmente es apropiada para ella...

Mientras Gilbert se arrepentía profundamente, la charla continuó.

— ¿Qué tal escribir? ¿Puedes hacerlo?

— Solo mi nombre...

— Entonces quien te dio a luz es incompetente. Incluso yo puedo escribir.

— ¿Saber escribir algo bueno?

— Podrías escribir cartas.

— ¿Cartas?

— Si vives lejos de tu ciudad natal, al menos deberías escribir algo.

— ¿Es así?

Gilbert colocó su billetera en una caja de vidrio para interrumpir su conversación.

— Espera, tú... no puedes hacer eso. La mercancía…

— Voy a comprar uno... Violet, elige—. dijo en voz baja, como si estuviera enojado.

Violet parpadeó. 

— ¿Es eso una orden?

— Sí, lo es... elige algo. Lo que sea está bien.

La verdad era que no quería llamarlo una orden. Sin embargo, no pensó que ella escuchara obedientemente si hubiera dicho lo contrario.

Violet miró nuevamente las cajas de cristal y, como era de esperar, señaló el broche esmeralda. 

— Entonces, este.

Cuando Gilbert presionó al tendero con una expresión rígida, este simplemente sonrió y le tendió el broche mientras decía: 

— Regresen de nuevo en cualquier momento—. Siendo un broche caro, era evidente que, como propietario de la tienda, estaría tan satisfecho como fuera posible.

Al aceptar el broche, Gilbert tiró de Violet por el brazo una vez más y dejó el lugar. Las calles estaban llenas de personas que habían venido a disfrutar de la ciudad por la noche. Dentro de la multitud, los dos, que generalmente siempre eran cuestionados acerca de su relación y existencia, sin importar a dónde estuvieran, no eran más que una parte del mar de personas.

Como Violet no estaba acostumbrada a las multitudes, sus ojos se movieron en todas direcciones y sus piernas se quedaron atrás. En el proceso, sus manos se soltaron y ambos se separaron. Fue entonces cuando Gilbert finalmente se volvió para mirar a Violet. Su cabello dorado estaba escondido en la masa de cuerpos.

— Mayor.

Podía oír su llamado en medio del ruido. Independientemente de cuántas personas estuvieran allí o de que no pudiera verla, no había manera de que no reconociera esa voz. Siempre, desde la primera vez que ella había dicho “Mayor”, su timbre como de campana de viento había sido grabado en sus oídos. Se apresuró a alejarse unos pasos del camino por el que habían venido.

— Violet…

Violet miró al aturdido Gilbert con una expresión tranquila mientras éste respiraba pesadamente. Parecía que perderse no la había puesto para nada nerviosa.

— Mayor, ¿qué debo hacer con esto... ahora que lo tengo?— Le mostró el broche que había estado sosteniendo firmemente todo el tiempo.

— Abróchalo en el lugar que quieras.

— Terminaré perdiéndolo.

Gilbert suspiró. 

— En una batalla, sí. Pero puedes usarlo en tus días libres. Sin embargo, dado que tus ojos son azules, tal vez hubiera sido mejor haber comprado algo también azul.

Violet negó con la cabeza en la última frase. 

— No, esta era el más “hermoso”—. Dijo mientras perforaba su ropa con la aguja del broche—. Es del mismo color que los ojos del Mayor.

Su afirmación fue clara. Gilbert contuvo la respiración por un segundo ante las palabras pronunciadas en su dulce tono.

¿Por qué... estás... diciendo que mis ojos son hermosos... en un momento como este?

A pesar de que era una chica que actuaba como si no tuviera corazón, adoraba al hombre que la había criado sin enseñarle a expresar sus emociones.

No tengo... derecho... a que me digan esas cosas.

Sin tener ni idea de lo que Gilbert estaba pensando, Violet continuó: 

— Siempre he... pensado que eran “hermosos”. Pero no sabía la palabra, así que nunca lo había dicho—. Como si no pudiera poner el broche con precisión, empujó la aguja continuamente—. Pero los ojos del Mayor, desde el momento en que nos conocimos, eran “hermosos”.

La visión de Gilbert se nubló ante esas palabras susurradas. Fue solo por un instante. Sus ojos pronto pudieron capturar el mundo claramente otra vez mientras empujaba hacia atrás todo lo que ardía dentro de él.

Borra tus sentimientos. No puedes dejarte ver con una cara así.

Suprimir sus sentimientos y sus placeres había estado dando sus frutos. Trabajar como soldado requería eso en particular.

— Déjame—. Tomó el broche de su mano y se lo puso a Violet.

Violet bajó la mirada ante el centelleo de la gema en su cuello.



— Mayor, muchas gracias—. Su voz se había vuelto un poco más débil—. Muchas gracias.

Mientras se le dijo repetidas veces, se sintió incómodo y su pecho se sentía como si estuviera en llamas.

No puedo... decir nada. No tengo derecho.

Reflexionó sobre lo aliviado que estaría su corazón si expresara con sinceridad sus pensamientos en palabras. La culpa, el arrepentimiento, la amargura, la frustración, la ira, la tristeza. La sopa de sentimientos mezclada en su cabeza estaba a punto de desbordarse.



-----------------------



El campo de batalla cambió repentinamente unos días después. La guerra continental que había comenzado con un conflicto económico entre el Norte y el Sur y los conflictos religiosos entre Occidente y Oriente, habían estallado en el mismo período, se interconectaron y complicaron aún más las circunstancias. Gilbert y la Fuerza Especial de Ataque del Ejército de Leidenschaftlich no solían ser enviados a campos de batalla a gran escala, sino a otros más pequeños en diferentes lugares. El papel de llevar las cosas a un final dependía de la Unidad de Asalto. Pequeñas batallas, en otras palabras, escaramuzas, se extendieron en el continente. No eran enfrentamientos fáciles en los que las fuerzas enemigas colisionaban en una sola área.

Al extenso campo de batalla compartido por las líneas de defensa de la invasión del norte y la defensa del sur se le había llamado Intense. Se estableció en medio del continente. La totalidad de la región consistía en tierras sagradas, de acuerdo con la religión compartida por los países de Oriente y Occidente. Era una ciudad hecha de piedra y el mayor centro de suministro en el territorio suroeste. Deseando tomar posesión del lado oeste de las tierras sagradas, Oriente prestó su fuerza al Norte como nación aliada, y en consecuencia, Occidente se unió al Sur.

Eran las tres de la madrugada cuando llegó un informe diciendo que las líneas de defensa de Intense habían sido destruidas. Dichas líneas de defensa, que estaban llenas de campamentos militares, fueron rápidamente aniquiladas por los ataques del Norte, entrando en un continuo estado de expectación. Al mismo tiempo, se desarrollaban conflictos más pequeños en diversas áreas. Los detalles del incidente denotaban que el Norte, que carecía de recursos naturales desde el principio, y el Este, que le había ofrecido su apoyo, se habían visto imposibilitados para obtener suministros, enfocando silenciosamente sus fuerzas militares en Intense, apostando todo en un solo enfrentamiento de todo o nada.

Los campamentos del Suroeste, que no estaban preparados para responder de inmediato a los ataques sorpresa con abrumadora diferencia de poder, reanudaron su avance. Las órdenes para que se unieran fueron entregadas a Gilbert y su unidad, que pertenecía a la Unión Aliada de las Naciones del Suroeste y habían escuchado el informe sobre el avance de las líneas de defensa. Un mensajero había venido a anunciar oficialmente que todos los soldados allí reunidos debían participar en la batalla decisiva, en la que todos los ejércitos se reunirían.

Parecía que las tropas de las naciones aliadas del noreste ya habían alcanzado los terrenos sagrados y tomado el control de los mismos. En realidad, la próxima batalla no era simplemente por un sitio de reabastecimiento o la recuperación de tierras sagradas: sería una batalla final en toda regla. Cualquiera que no tuviera éxito claramente tendría sus territorios restringidos y sus países arrebatados por el enemigo. Pelotones que habían sido dirigidos a varios lugares se congregaron en una fortaleza establecida en las afueras de los terrenos sagrados de Intense.

Era ya entrada la noche cuando Gilbert y los demás llegaron a la sede. En el campamento, se reunió con Hodgins después de tanto tiempo.

— Estabas vivo. 

Esta vez, fue Gilbert quien encontró a Hodgins y le dio unas palmaditas en el hombro.

El pelirrojo sonrió ampliamente mientras se giraba. 

— Gilbert... hey. Entonces estabas vivo también. ¿Estabas preocupado por mí? Muchos de mis subordinados murieron, pero yo... sobreviví.

Era responsable de una parte de las tropas estacionadas en Intense. Su fatiga y pesimismo de perder a sus compañeros no se ocultaban bajo su sonrisa. Se había reído de su propia broma, pero las bolsas debajo de sus ojos eran profundas y su cara estaba sucia.

Mientras cambiaban de ubicación, Gilbert y su tropa habían echado un vistazo al del campo de batalla de la línea de defensa de Intense, pero no encontraron nada más que un montón de cadáveres que no habían sido perdonados esparcidos por el suelo. No había habido tiempo ni siquiera para ofrecer una oración silenciosa; se suponía que todos debían prepararse para la batalla decisiva.

Las condiciones eran probablemente difíciles de soportar para Hodgins, ya que esos habían sido camaradas a los que les había confiado su vida y en los que confiaba diariamente. Sin embargo, en el momento en que vio a Violet mientras aparecía, finalmente mostró una mirada genuinamente alegre. 

— ¿Esta es... esa pequeña niña?

— Violet. Así es como la nombré.

— Tú... puedes salir con algunos nombres bastante pomposos. Pequeña Violet, ¿eh? Bueno, este no es tu primer encuentro conmigo, pero no lo recuerdas, ¿verdad? Se podría decir que soy un conocido tuyo. Llámame “Mayor Hodgins”.

Sosteniendo una taza de la sopa que se estaba distribuyendo, Violet lo saludó. Incluso en la oscuridad, su mirada fascinante lo hipnotizó por un momento, resaltada por el fuego de la lámpara. Gilbert carraspeó y lo devolvió a la realidad.

— Te has convertido en una belleza—. Hodgins puso un brazo sobre el hombro de Gilbert y habló en voz baja mientras ambos daban la espalda a Violet—. Oye... esto es... realmente malo, ¿sabes? Una mujer joven como ella en un área de combate... bueno, quiero decir... no parece que haya necesidad de ser cautelosos con su cuerpo... incluso mi tropa sabe de sus actos.

— Estoy vigilando a Violet, así que no hay necesidad de preocuparse.

— Eso puede ser, pero... ¿cómo puedo decirlo? Es un desperdicio. No es que la fuerza física sea el único don que le fue otorgado desde su nacimiento. Sería... genial si tuviera un trabajo que hiciera uso de sus otros atributos.

Las palabras traspasaron el corazón de Gilbert. Era bastante doloroso escuchar sus pensamientos siendo señalados por otra persona. Además, la causa de todo era el propio Gilbert. Después de todo, siendo su tutor, él era ante todo un oficial militar que voluntariamente la hizo pelear.

Lo sé... mejor que nadie.

No importaba lo deslumbrante que fuera o lo mucho que pareciera tener otros talentos, ya que mientras estuviera encadenada a un soldado como Gilbert, no sería más que una muñeca asesina automatizada.

— Sabes, yo... estoy pensando en dejar el ejército y abrir mi propio negocio una vez que termine esta guerra. Cuando eso suceda... me pregunto si debería invitar... a la pequeña Violet—. Hodgins sacó un cigarrillo de la caja que estaba maltratada y se lo metió a la boca.

Como solo quedaba un cigarrillo en la caja, Gilbert lo tomó. No fue tan tonto como para no aceptar el ofrecimiento de su amigo en la noche justo antes de la batalla decisiva después de incontables semanas de no fumar. Al juntar sus rostros, los dos compartieron el fuego.

— Cuando un soldado dice algo así justo antes de la última batalla, normalmente significa “eso”—. Dijo Gilbert con una expresión sombría mientras exhalaba humo.

— ¡No, no voy a morir! Absolutamente. En realidad, hace tiempo que pensaba en comprar una empresa ya existente.

— ¿De dónde sacaras el dinero para eso?

— De una apuesta en una determinada organización, en la cual apostamos nuestras fortunas por quién ganara esta batalla.

— ¿Por qué... llevas un estilo de vida tan efímero?

— Verás, no vengo de una Casa en su mayoría de soldados. Mi familia tiene un negocio ordinario en nuestro país. Y soy el segundo hijo. Me uní al ejército porque el que sucedería al negocio familiar era mi hermano mayor. Si hay algo en lo que un segundo hijo desempleado puede contribuir con su familia, eso sería protegerla protegiendo el país, ¿no? Por eso, si gana el Sur y Leidenschaftlich ya no tiene que luchar más, aunque solo sea por una hora menos, abriré mi propia agencia. Ya sabes, soy el tipo de persona que puede hacer cualquier cosa si se lo propone, podría subir algunos rangos más si me quedara en el ejército de esta manera, pero... algo sobre eso se sentía mal. Finalmente entendí qué.

Gilbert sinceramente sentía envidia de Hodgins mientras hablaba tímidamente de sus sueños. Puede que no tengan un mañana. En tales circunstancias, su amigo pudo decir que había cosas que deseaba hacer y planear un futuro con ellas. Podría haber gente que se reiría de ello por tonto, pero Gilbert lo vio como algo deslumbrante.

No tengo nada que quiera hacer, y no puedo pensar en ningún otro lugar al que pueda ir.

Había llegado tan lejos actuando como se esperaba de un niño nacido en la noble familia militar que era Bougainvillea.

Entonces, ¿qué pasa con Violet?

Violet se sentó en el suelo a poca distancia, mirando la hoguera. Como siempre estaba al lado de Gilbert, nadie la llamaba, pero podía sentir que las miradas de los soldados en el campamento estaban concentradas en ella. Ella no era adecuada para ese tipo de espacio.

Suponiendo que pudiera... vivir el resto de su vida vestida con ropa más bonita, como la adolescente que es... No, está bien si no son bonitas. Si pudiera vivir en un lugar... donde pudiera hacer cosas por su propia voluntad, y no por mis órdenes... siento... que ella podría... obtener algo más único de eso.

— Cierto. Si tu negocio prospera, podría terminar dejándola a tu cuidado.

Gilbert tenía aptitudes para la milicia. Nunca sintió ansiedad o miedo cuando recibió ascensos en el ejército. Dios le había otorgado un destino que le hacía juego perfectamente.

Como Hodgins no anticipó que iba a recibir su consentimiento, estaba a punto de soltar el cigarrillo mientras pronunciaba 

— ¿Hah?— Como si pidiera confirmación.

Violet, que había estado en silencio, reaccionó lentamente y levantó la cabeza en su dirección.

— Como dije, si es apropiado para Violet, podría dejarla a tu cuidado.

— ¿¡De Verdad!? ¡Lo tomo como una promesa! ¡Escribe una declaración!

Gilbert tosió cuando fue agarrado por el cuello de la chaqueta de su uniforme y sacudido de un lado a otro. 

— ¡Dije “podría”! ¡No está confirmado!

— M-Mi negocio definitivamente requerirá una chica que pueda viajar a áreas peligrosas sin dudarlo.

— Si la obligas a hacer cosas peligrosas, me niego.

— Bueno, incluso si digo que es peligroso... no es... como si fuera la regla.

— Continuemos esta discusión más tarde. Nos vemos, Hodgins. 

— ¡Oye, Gilbert! ¡No olvides lo que dijiste ahora sin importar qué! ¡Sin importar qué!, ¿¡Entiendes!?

Ignorando las palabras de Hodgins, Gilbert llevó a Violet con él de vuelta a su tienda. Pasarían la noche solos. Como varias tropas estaban reunidas, no había suficientes alojamientos para todos, y Violet no podía tener una habitación para ella. Además, si fuera enviada a las otras carpas grandes, habría riesgo de que personas intentaran acciones inapropiadas y la cantidad de soldados disminuyera justo antes de la batalla.

La tienda a la que se dirigieron ambos estaba destinada a guardar el equipaje y tenía un espacio limitado para acostarse. Si se daban la vuelta mientras dormían, sus cuerpos definitivamente se tocarían. Gilbert se dio cuenta de que estaba extrañamente nervioso por ese hecho.

No, pero... Me fui a casa con ella en mis brazos cuando nos conocimos.

Cuando estaba cubierta de sangre y no sabía cómo hablar, aunque estaba aterrorizado, aun así la había abrazado. Todo el tiempo, ella lo había visto como si fuera algo misterioso. En el presente, mientras observaba su perfil mientras ella se soltaba el pelo, a pesar de haberse convertido en una joven esbelta, ella todavía era una niña con respecto a la edad. Sin embargo, sus rasgos maduros parecían ser nada más que los de una mujer, y dentro de su cuerpo habitaba el alma de un feroz guerrero.

Tal vez porque Gilbert estaba la mirando, Violet se giró para observarlo. Sus miradas se encontraron.

— Mayor—. Lo llamó en voz baja, como a punto de contar un secreto.

— ¿Qué pasa?— Preguntó Gilbert de la misma manera.

— ¿Qué... debería hacer... más adelante?

— ¿Qué quieres decir? Mañana es la última batalla. Cumpliremos con nuestros deberes como Fuerza de Ataque.

— No, quiero decir después de mañana. ¿Qué debería hacer cuando mañana termine? Mayor, usted... estaba hablando de eso con el Mayor Hodgins. Que me dejaría a su cuidado.

— ¿Estabas escuchando?— Violet era inexpresiva como siempre, pero su voz sonaba extrañamente nerviosa—. Eso... no se ha decidido todavía.

Mientras Gilbert hablaba con un toque lodoso, Violet preguntó: 

— ¿Ya no soy necesaria?

— ¿Violet?

— ¿Voy a ser transferida al Mayor Hodgins... como resultado de ser desechada? ¿No podré recibir las órdenes del Mayor?— Las preguntas establecían que ella se consideraba a sí misma como una “cosa”—. Yo... muy probablemente... no pueda tomar órdenes del Mayor Hodgins. Yo misma... no... lo entiendo muy bien... pero no puedo moverme si no es por órdenes de aquellos a quienes he reconocido. Es por eso... que sería más útil... quedándome al lado del Mayor.

La cara de Gilbert se nubló frente a esa frase mecánica. 

— ¿Tanto así... quieres mis órdenes?

Era un superior que no decía nada más que “mata”. Ese era el tipo de padre que la había criado. Ese era el tipo de hombre que era.

— Las órdenes son mi todo. Y... si ellas no son dadas por el Mayor... yo... 

¿Por qué... me siento tan miserable otra vez?

Las cosas siempre eran lo mismo. Violet lo amonestaría mientras se consideraba una herramienta. Ella lo haría incluso sin que nadie lo deseara. Esa era su naturaleza. Esa era su forma de vida. Ese era el tipo de ser que ella era.

Sin embargo, ¿por qué...

Era muy difícil para él seguir viéndola de esa manera.

…tengo…que…

— ¿Por qué... tengo... que... ser yo?

— ¿Eh?

Su murmullo había sido uno que no podía ser escuchado, sin importar lo cerca que estuvieran. Gilbert escupió palabras dolorosamente con una expresión de franqueza que nunca antes le había mostrado a Violet: 

— Después de esta batalla... ya no tienes que seguir mis órdenes. Yo... planeo dejarte ir. Deberías hacer lo que quieras también. No tienes que escuchar las órdenes de nadie. Actúa por tu propia voluntad. Ahora ya puedes... vivir sola en cualquier lugar, ¿verdad?

— Pero... si lo hiciera, las órdenes de quién…

— No escuches las órdenes de nadie.

Con la cara que estaba haciendo, Violet no era más que una niña. Le hizo querer preguntar por qué iba a ir a un campo de batalla. ¿Por qué su cuerpo estaba inclinado a la guerra? ¿Por qué se confió ella misma a otras personas y se convirtió en su herramienta?

¿Por qué ella... me eligió como su Maestro?

— ¿Es eso... una orden?— Como si rechazara la idea, Violet reclamó sin cambiar mucho su expresión—. ¿Es la orden del Mayor?

Ah... ¿por qué? ¿Cómo?

— Eso no lo es… 

— Pero dijo “no escuches”.

Ah, no es eso.

La frustración de que las cosas no salieran como él quería bullía dentro de su cabeza y estalló. 

— ¿¡Por qué... piensas en todo como una orden sin importar qué?! ¿Realmente crees que te veo como una herramienta? Si ese fuera el caso, ¡no habría sostenido a la pequeña tú en mis brazos o me habría asegurado de que nadie se metiera contigo mientras crecías! Independientemente de todo... no te das cuenta... de cómo me siento... hacia ti. Normalmente... cualquiera... seguramente entendería. Incluso cuando estoy enojado, incluso cuando las cosas son difíciles, ¡yo!— Pudo ver el reflejo de su rostro patético en los ojos de Violet—. Yo... Violet...

Esos ojos azules siempre miraban a Gilbert. Sin embargo, era lo mismo para sus verdes. Antes de darse cuenta, dirigiría sus ojos hacia ella. Desde un mes hasta cuatro años, irían a cualquier lugar juntos.

— Ma... yor…

Desde el momento en que sus labios rosados ​​habían dicho su primera palabra, Gilbert había hecho todo lo posible por protegerla. Él también era un simple joven cuando se conocieron, y no tenía ni idea de cómo criar niños.

— ¿No tienes sentimientos? No es eso, ¿verdad? No es como si no tuvieras ninguno. ¿No es así? Si no tienes sentimientos, ¿qué hay con esta cara? Puedes hacer una cara así, ¿no? Tienes sentimientos. Tienes... un corazón como el mío, ¿verdad?

Sus gritos probablemente podían escucharse en las tiendas cercanas. Pensando en Violet por un segundo, sintió que su pecho se tensaba. Él no tenía el derecho de sermonearla con tanta presunción.

— No... entiendo... los sentimientos—. dijo Violet con voz temblorosa, como para indicar que no sabía que su expresión era de aprensión.

— Tú... piensas que doy miedo en este momento... ¿no? No te gustó... que gritara de repente, ¿verdad?

— No lo sé.

— No te gusta que te digan cosas que no comprendes, ¿verdad?

— No lo sé. No lo sé.

— Eso es mentira.

— No lo sé—. Violet sacudió su cabeza, suplicando fervientemente—. Mayor, realmente... no lo sé.

Le faltaba algo esencial como persona. Incluso si ella tuviera sentimientos, no podía percibirlos. Ella había sido criada de esa manera.

¿Quién tiene la culpa de esto?

Gilbert puso las manos en sus párpados y cerró los ojos. De esa forma, ya no podía ver su cara. Todo lo que podía oír era el sonido de su respiración. No podía ver nada de ella.

— Mayor—. Mientras rechazaba la realidad, la voz de Violet resonó en sus oídos—. No me entiendo ni yo misma. ¿Por qué me hice tan diferente de otras personas? ¿Por qué no puedo... escuchar órdenes de nadie a excepción del Mayor?— Ella sonaba extremadamente desesperada—. Solo, cuando... me encontré por primera vez con el Mayor, pensé, “sigue a esta persona”—. Solo escuchándola, él podía decir qué tan joven era incluso si no quería—. Mientras me preguntaba qué decían en medio de aquel torbellino de palabras que no podía entender, el hecho de que el Mayor me abrazara en primer lugar... eso fue... probablemente... lo que lo hizo. Nunca había habido nadie que hiciera eso por mí... en ese momento o ahora... con la intención de protegerme. Es por eso que... quiero... escuchar las órdenes del Mayor. Si... tengo las órdenes del Mayor, puedo ir a cualquier parte.

Desde niña, buscó sinceramente solo a Gilbert.

¿Quién tiene la culpa de esto?

Después de un momento de silencio, Gilbert susurró humildemente: 

— Violet, lo siento—. Abrió los ojos y extendió una mano hacia ella, colocando la manta sobre su cuerpo hasta la línea de su boca—. Terminé hablando como si te estuviera acusando de algo de lo que no tienes culpa... Me gustaría que me perdones. Mañana es... la batalla decisiva. Las expectativas de muchos radican en tu fortaleza. Entonces, duerme. Vamos a hablar más tarde... sobre lo que haremos después de eso—. Utilizó el tono más suave que pudo manejar.

— Sí—. Violet suspiró aliviada—. Definitivamente intentaré ser útil. Buenas noches, Mayor.

— Aah... buenas noches, Violet.

Hubo un susurro descuidado por un momento, pero pronto, Gilbert pudo escuchar los sonidos regulares de la respiración de alguien que duerme. Dándole la espalda a Violet, intentó inducir el sueño en su cuerpo de la misma manera que ella. Sin embargo, las lágrimas se desbordaron desde el interior de sus ojos cerrados.

El interior de mis párpados se siente caliente. Es como si mis ojos se estuvieran quemando.

Las lágrimas que se habían acumulado durante tanto tiempo ya no pudo soportarlas y se derramaban incesantemente. Hizo lo mejor para no dejar que su voz se filtrara. Poniéndose una mano en la cara, soportó el dolor en su pecho.

¿Quién tiene la culpa de esto?

Eso fue todo en lo que pudo pensar.



-----------------------



Una gigantesca pared de piedra protegía los terrenos sagrados de Intense. Su aspecto exterior desprendía una atmósfera atroz, pero el interior tenía una estructura casi parecida a la de un jardín en miniatura, que contenía un complejo canal de agua, molinos de viento y un campo abierto. Solo había una entrada y una salida. Un largo y único camino, llamado Camino de Peregrinación, se internaba en el centro de la ciudad, la pendiente aumentaba a medida que avanzaba, terminando en una catedral. Protegía las escrituras que representaban de manera creíble el Génesis Continental y los diversos dioses venerados en todo el continente, así como sus antiguas batallas y lo que sucedería durante el apocalipsis.

El lugar era considerado como sagrado debido a que estaba donde se había construido la catedral en la cual se guardaban las escrituras originales. El Génesis Continental describía las características y acciones de los dioses y, en última instancia, las escrituras originales eran el objeto de fe más exacto, sin importar en qué dioses se creyera. Era una tierra de paz donde todas las sectas se encontraban por casualidad mediante la difusión de los materiales originales. Gilbert y el Ejército del Suroeste tuvieron que entrar en dicha tierra de paz y reclamarla.

— El problema es crear un método de infiltración.

Temprano por la mañana, mientras el sol aún no se levantaba, los comandantes reconfirmaron sus planes en una reunión. Como líder sobreviviente, a Hodgins se le encomendó el progreso de las principales estrategias. Dibujó pequeños diagramas y escribió notas con un bolígrafo sobre una caja de equipaje. 

— Solo hay una puerta. La ciudad es como un jardín. La captura será problemática. 

Según Hodgins, quien había luchado incesantemente en las líneas de defensa de Intense, existía una orden de caballeros para proteger las escrituras en los terrenos sagrados, y se había construido un acueducto subterráneo para escapar en caso de que alguien intentara robar los originales.

— Las fuerzas principales participarán en una batalla de defensa y ataque en las puertas. Pensamos escalar a mano las paredes para un ataque sorpresa, pero son enormes. Es imposible. Mientras estuviéramos construyendo una escalera, la moral de las tropas caería y el noreste convertiría los terrenos sagrados en su ciudadela. Ahí es cuando me gustaría confiar en las fuerzas irregulares aliadas de la Unión del Suroeste, que han resultado ser un número cuantioso. Primero, el comandante Gilbert de la Fuerza Especial de Ataque del Ejército Leidenschaftlich.

Señalado por Hodgins, Gilbert levantó la mano. Aparte del suyo, se pronunciaron los nombres de los cuatro comandantes de las unidades de ataque, que habían unido fuerzas con Leidenschaftlich. Eran unidades separadas formadas en diferentes países. Era la primera vez que los miembros se encontraron cara a cara.

— Para decir la verdad, las escrituras guardadas en la catedral para la adoración de los peregrinos son una copia. Los originales fueron trasladados a otro lugar por la Orden inmediatamente después de la invasión del Ejército del Noreste. No sé si el enemigo lo ha notado o no... pero los acueductos subterráneos aún se pueden usar, por lo que tendremos a la Unidad de Asalto infiltrada desde allí. El Escuadrón 1 tomará el control de la catedral y disparará una bengala después de la supresión para declarar la victoria. Obviamente, será una farsa, pero causar disturbios es un golpe efectivo. Los escuadrones 2 y 3 se dirigirán al centro de la ciudad. La batalla se concentrará en la única entrada. Los guardias probablemente se dispersarán por la ciudad, pero si no distribuimos nuestras fuerzas militares, la supresión será imposible. El enemigo se sorprenderá con la declaración de victoria y subirá por el largo, largo Camino de Peregrinación, así que los derribaremos. El escuadrón 4 atacará como vanguardia para penetrar la Puerta.

Seleccionada como Escuadrón 1 era la unidad de Gilbert. Cualquiera que sea la posición en la que los colocaran, el peligro no cambiaría, pero serían los responsables de la misión más importante.

— Quiero decir, este es un plan basado en condiciones ideales, pero es evidente que las cosas no funcionarán tan increíblemente en la realidad. Si la Unidad de Asalto falla, existe la opción de retirarse y quemar el lugar desde el exterior. Los campos son extensos, por lo que el fuego será grande. Después de todo, arderán más rápido. Es un rodeo... pero incendiar los terrenos sagrados es inaceptable, emocionalmente hablando. Por favor no nos odien, oficiales del Ejército del Oeste. Nosotros del Ejército del Sur no somos ateos. No soy ateo. Pero en serio. Este es el último recurso. Sin embargo, ahora es nuestra única oportunidad. Cuanto más pasa el tiempo, más avanza el enemigo fortaleciendo el área de peregrinaje de Intense y más difícil se vuelve recuperarlo. Las personas adentro también sufrirían más daño. Quiero poner fin a esta guerra hambrienta de recursos, incluso si cuesta ensuciar el rostro de los países del suroeste con barro. Todos piensan lo mismo, ¿verdad? La clave será... la Fuerza Especial de Ataque del Ejército de Leidenschaftlich. Contamos contigo.

Habiéndose dicho eso con un tono firme, Gilbert respondió humildemente. 

— Lo sé. La defensa de la catedral es probablemente la más fuerte. Pero no hay necesidad de preocuparse por eso. El “arma” de Leidenschaftlich lo garantiza. Me gustaría que cada unidad esté tranquila y se concentre en la supresión.

Las palabras de Gilbert parecían infundir poder a sus camaradas cuando estaban a punto de partir hacia la guerra. Todos los presentes le desearon buena suerte mientras levantaban sus manos para estrechar la suya. Además, el juramento contenía los deseos de Gilbert.

— Realmente... quiero que esta sea la última batalla.



---------------------



Alrededor de la valla de piedra que rodeaba los terrenos sagrados de Intense había un canal de irrigación. Era un canal lo suficientemente profundo como para que el agua llegara a la cintura de un adulto. A lo largo de su curso, podían verse numerosos abismos en forma de cascada donde uno podría caer bajo tierra. El interior del sistema de drenaje se divide en muchos caminos, y si algunos conducen a la ciudad, debe haber aquellos que conducen a la catedral.

Las unidades comenzaron su infiltración mientras descendían cuidadosamente una escalera instalada. Los escuadrones 2, 3 y 4 tomaron rutas separadas una tras otra, y finalmente, solo Gilbert y el escuadrón 1 se abrieron camino hacia el extremadamente largo acueducto subterráneo. Habían creído firmemente que habría una emboscada esperándolos, estaban decepcionados ya que no se encontraron signos de ello.

Algunos de los miembros de la tropa se mostraron optimistas sobre la batalla decisiva hasta el punto de comenzar una charla alegre, pero una vez que Gilbert miró a Violet, él concluyó que ella no tomaría parte en ello. La cara que hacía cada vez que su propia vida estaba amenazada seguía sin emociones, aunque ligeramente diferente de la habitual.

Violet es... sensible al peligro.

Después de correr un tiempo, pudieron ver el final del complejo canal de riego. Había una escalera, y encima había algo similar a una tapa de hierro. Más allá estaba el mundo exterior.

Las piernas de Violet dejaron de moverse por completo. Todos los demás naturalmente se detuvieron también.

— Mayor, el enemigo probablemente ya esté en posición por encima de nosotros.

— ¿Escuchaste algo?

— No, supuse eso porque no escuché nada. Si yo fuera su comandante, erradicaría la Unidad de Asalto justo aquí mientras intentaba una jubilosa invasión. Si simplemente subimos por la escalera y salimos, probablemente nos maten. Mayor, iré por mi cuenta—. dijo Violet, separando el hacha de guerra que estaba hecha especialmente para ella de la funda en su espalda.

— No puedes. No sabemos contra cuántos nos enfrentamos.

— Si son muchos, razón de más para que derrote a los enemigos y así todos salgan seguros. Sus órdenes, Mayor.

El pecho de Gilbert se contrajo ante la palabra “órdenes”.

— Mayor, sus órdenes.

Era como un eufemismo para decirle que vaya a morir.

— ¡Mayor!— Ella le estaba pidiendo que dijera tal cosa.

No solo la mirada de Violet sino las de todos se centraron en Gilbert.

— ¿Está lista la bengala?

Después de un corto tiempo de planificación, todos se alinearon contra las paredes, mientras que Violet solo quedó parada debajo de la tapa de hierro. Sosteniéndose firmemente en Brujería, ella maniobró la cadena de contrapeso. Torciendo su cuerpo con todas sus fuerzas, disparó la punta de la cadena hacia la tapa de hierro. La tapa voló con un estruendo excepcional. Un vistazo a las caras sorprendidas de los soldados enemigos se podía ver desde el otro lado. Sin embargo, antes de que pudieran bañar a Violet con balas, la punta de la cadena estirada apretó una cápsula y soltó la bengala. La luz cegadora abrumaba a los soldados enemigos.

— ¡Aquí voy!

Violet subió rápidamente la escalera y desapareció en la planta baja. Muy pronto, se escucharon gritos.

— ¡Está bien, también vamos a subir! ¡Vamos a algún lugar donde podamos escondernos mientras Violet nos cubre! 

Gilbert subió la escalera, guiando a todos, mientras Violet se encargaba de decenas de personas.

A lo que condujo el canal subterráneo no era la catedral, sino un atajo. Con su línea de visión enfocada en ella, los miembros de la unidad corrieron apresuradamente hacia el edificio que funcionaría como su escudo y se ocultaron.

— ¡Francotirador! ¡Prepárate!

El objetivo eran en los soldados que rodeaban a Violet. Ella empujó a Brujería contra el suelo, dando un gran salto. Cuando colocó los pies sobre su extremo, parecía estar bailando en el aire mientras se alejaba de la mira del rifle.

— ¡¡Fuego!!

Las balas pasaron junto a Violet y alcanzaron a los soldados que la acorralaban. Al mismo tiempo, giró en el aire y tomó una pistola de la funda de su uniforme militar. Antes de aterrizar, disparó a dos enemigos que estaban a punto de atacar a Gilbert y los demás desde las sombras. Cuando sus pies tocaron la tierra, ella no agarró la empuñadura de Brujería sino su cadena y se giró. Los cuellos de algunos otros que intentaron escaparse volaron. Algunos caminos que previamente habían sido bloqueados por los enemigos se abrieron y Violet echó a correr después de matar a la vanguardia. Todo sucedió en un instante.

— ¡Todos, adelante!

Por orden de Gilbert, todos sacaron sus sables y lo siguieron. No había una sola alma que dudara de esa pequeña espalda. Ese día, su dueña ejercía sus mejores técnicas de asesinato.

— ¡¡OOOOOOOOOOOOOOOOOH !!"

La Fuerza Especial de Ataque del ejército de Leidenschaftlich cargó hacia la catedral.



----------------------



Mientras tanto, una batalla desesperada entre el sur y el norte se extendió en las puertas principales. La Unidad de Supresión liderada por Hodgins tuvo éxito en atravesar las puertas a pesar de las muchas bajas, participando en las proximidades de la misma.

— Esa fue una pelea muy elegante—. Con el papel de dar instrucciones por detrás, Hodgins se lamió los labios—. Muy, muy fácil para un comerciante como yo. Demasiado fácil. Puedo ver claramente las ganancias tanto de los perdedores como de los ganadores de esta guerra. ¿De verdad tienen tanto miedo de que la ciudad sea destruida? Después de todo, es su nuevo y precioso proveedor. Los terrenos sagrados que vieron incluso en sus sueños. ¿No es así? ¿No es así?— Levantó la voz con una sonrisa valiente—. ¡Escuadrón de Apoyo, traiga una catapulta! ¡Arrasemos el molino de viento que los enemigos están usando como cobertura! ¡Lo derribaremos y aplastaremos su retaguardia! ¡Sus soldados vendrán uno tras otro, pero no cedan! ¡Quien pueda hacer un mejor uso de este fuerte gana! ¡Enséñenles quién lo hace mejor!

— ¡Sí!— Gritos de afirmación se produjeron en respuesta, ya que cada guerrero actuó con prontitud.

El resultado aún no era visible. Sin embargo, eso también significaba que tenían una posibilidad de ganar.

En la parte posterior de la ladera que se extiende detrás del enemigo se podía ver la majestuosa catedral. Ni una sola señal había llegado de allí todavía.

Gilbert, cuento contigo. Estoy harto de todo.

— He estado enojado desde ayer... no, ¡desde siempre! ¡Terminemos ya con esta estúpida guerra!— Levantando su arma, Hodgins entró en la nube de polvo para luchar junto a sus camaradas.



-----------------------



— Las fuerzas principales han comenzado la invasión desde las puertas. Las unidades del noreste que controlan esta área están divididas en dos bandos uno para las puertas y otro para la catedral. El general a cargo probablemente esté en cualquiera de ellos. Para salir victoriosos, debemos cortarle el cuello y tomar el control de la catedral. Si su moral baja, ganamos.

Los miembros de la Fuerza Especial de Ataque del Ejército de Leidenschaftlich se escondían en un edificio cercano frente a la catedral. Clasificaron las circunstancias después de escuchar a los soldados enviados desde la puerta principal.

La catedral que se podía ver desde las ventanas del edificio estaba protegida por un muro de seguridad de acero que era casi ridículo. Soldados armados rodeaban la periferia de la torre cilíndrica de la catedral. Por el contrario, el personal de la Fuerza de Ataque era escaso. Aunque los heridos habían sido llevados al edificio, no podían ser contados, y la parte superior de la catedral estaba bastante lejos de donde estaban. Para subir hasta ahí, la única opción era la puerta sobre el suelo, que era la única entrada y salida. No parecía haber otra esperanza. Sin embargo, entrar directamente desde el frente terminaría en nada más que ellos siendo asesinados. Todos estaban exhaustos. Habían escapado a ese lugar para prepararse, pero no podían quedarse allí para siempre.

A pesar de que otros estaban sentados en el piso, Violet estaba de pie junto a la ventana todo el tiempo. Gilbert pensó que estaba mirando al enemigo, pero parecía haber planeado algo.

— Mayor, mire ese edificio.

Echó un vistazo afuera. Era una estructura cuadrada sin peculiaridades.

— La azotea está abierta y la distancia a la catedral no es demasiado grande. Si soy yo, debería ser capaz de saltar desde aquí si tomo suficiente impulso.

— Evidentemente, algo así es...

Él creía que era imposible. Aunque la distancia entre el edificio y la catedral era ciertamente cercana, no habría donde aterrizara aunque hiciera el salto. La caída era evidentemente fatal.

— Hay vidrieras en los laterales. Si las rompo y entro, estará un poco lejos de la parte superior pero será más accesible. Por supuesto, mientras lo haga, será necesario romper el vidrio con un arma de fuego. Después del disparo, nuestra posición será descubierta. El Mayor y los demás deben retirarse, reúnase con los Escuadrones 2 y 3, y solicite ayuda. Tomar el control de la catedral será imposible con esta cantidad de hombres. Una vez que llegue a la cima, dispararé la bengala. Nuestro objetivo como Escuadrón 1 es hacer que el enemigo piense que tenemos el control de la catedral, independientemente de que sea una mentira.

— Incluso si esto funciona, significa que tendrías que pelear sola.

— Confío en que el Mayor traerá de manera segura a todos de vuelta aquí. No puedo pensar en ningún otro método. Es absolutamente necesario restringir al enemigo para que salgamos victoriosos.

— ¿Estás preparada para morir?

— No sé... si la muerte es algo para lo que debería estar preparada... o no.

Era lo mismo que decir que no le tenía miedo a la muerte.

— No puedo dar mi consentimiento.

— Entonces, ¿tiene la intención de esperar aquí hasta que llegue la Unidad de Supresión?

— Eres... la única persona... que no quiero sacrificar.

— Dejándome de lado, llegados a este punto, muchos de nuestros camaradas han muerto. Y esto no es un sacrificio sino una medida importante. El Mayor debería simplemente tomar las decisiones correctas, como siempre. Por favor déjemelos a mí. Por favor, ordéneme, no importa lo que pase... Mayor. Y luego, voy a... definitivamente—… Violet, canalizando sus propósitos claros en su voz—... convertirme en su “escudo” y “arma”—. Se quedó mirando los ojos verdes de Gilbert como si fueran algo deslumbrante—. Lo protegeré—. Sus palabras no contenían mentiras—. Por favor, nunca dude de esto. Yo soy su “activo”—. Curiosamente, las comisuras de los labios de Violet se curvaron ligeramente hacia arriba.

Gilbert nunca la había visto sonreír. De todas las cosas, ella estaba sonriendo en ese momento después de lanzar esa afirmación. Era terriblemente frustrante, triste y enloquecedor.

Gilbert cerró el puño. 

— Ahora lo entiendo perfectamente. 

— ¿Puedo preguntar qué?

Yo…

— Lo que es mejor... y lo que es peor. 

No puedo compararte con nadie más. Incluso si mueren incontables de mis subordinados, quiero que vivas. Yo…

— He estado pensando todo este tiempo... sobre el destino que me encontré como resultado de priorizar siempre mi propio beneficio. 

Si es posible, quiero preparar una ruta de escape solo para ti y hacerte prometer que no volverás a verme nunca más. Yo... lo entiendo perfectamente ahora. 

— Tiene razón. Favorecerse a uno mismo está mal. Hay otras cosas... que deberían priorizarse.

Soy... un veneno mortal para ti.

— Lo entiendo, Violet. Vamos a hacer eso. Sin embargo—, agregó Gilbert—, no te dejaré ir sola. Nos separaremos en un grupo para el asalto y un grupo para solicitar refuerzos de los escuadrones 2 y 3. Lanzaremos un cable de acero a la terraza y tú descenderás también de él. Una vez hecho esto, no solo tú sino que todos los demás podrán entrar.

Violet parpadeó sorprendida por lo que le acababan de decir. Parecía que ella no había pensado en esa posibilidad.

— Chicos, diseñaré la estrategia. Pongan atención.

La infiltración comenzó por fin. Moverse al edificio señalado por Violet fue fácil. Quizás debido a lo terrible que era el estado de la guerra, además de los que se colocaron en la catedral, todos los soldados alrededor de la ciudad se dirigieron a la puerta.

Cuando llegaron a la azotea, el cielo se podía ver encerrado por una red de acero oxidado. Quitaron solo las partes que serían un obstáculo en el pasillo, haciendo más fácil para Violet correr. Luego fijaron el cable de hierro al suelo en el punto donde Violet saltaría. Todo lo que quedaba por hacer era que ella abriera el camino.

— Seré... la primera en la fila. Todos ustedes pueden seguir en orden.

Todos tomaron una parte de la red de malla de hierro que se cortó en pedazos más pequeños. Lo usarían para colgarse del cable de hierro y deslizarse hacia abajo.

— ¡Aquí voy!— Violeta comenzó a correr con un grito.

Las tropas de los soldados que quedaron colocaron sus armas y dispararon a las vidrieras de la catedral justo delante de sus ojos. Los sonidos del vidrio fragmentado resonaban cuando sus piezas de colores intensos llovían sobre la tierra.

Violet saltó. Como un pájaro, como un ciervo.



Las voces de los soldados enemigos podían escucharse desde abajo. Parecía que habían sido descubiertos.

Asegurándose de que el cable de hierro sujeto al cuerpo de Violet era lo suficientemente apretado, Gilbert descendió vigorosamente. Cuando golpeó la pared y de alguna manera logró subir, Violet inmediatamente le ofreció su mano. Se mantuvo firme sobre sus pies y soportó el peso de sus otros camaradas bajando por el cordón de hierro.

— Violet. ¿Estás bien?

Cuando se lo preguntaron, de repente se tiró al suelo en el acto. La cuerda de acero había sido disparada por armas de fuego enemigas. Los soldados a medio camino cayeron al suelo y murieron. Gilbert hizo una señal con sus manos a los compañeros que quedaron en el techo, “por favor, pidan ayuda”.

Al final, solo dos personas habían tenido éxito en la infiltración, pero Gilbert sentía que de alguna manera que ese giro de acontecimientos estaba destinado a ser.

— Violet, ¿estás escuchando?

— Sí, mayor.

Ella se veía pésima. Sus mejillas blancas tenían arañazos de los pedazos de vidrio manchado. Su ropa de batalla estaba destrozada. Estaba cubierta con olor a humo, mojada con la sangre de los soldados enemigos, y su respiración estaba alterada, como si su fuerza física estuviera en su límite.

— Somos solo nosotros dos. Puede que nos maten.

— Sí.

Los hombros de Gilbert también subían y bajaban a causa de la fatiga. 

— Pero esto es un orden: no importa qué, no mueras.

— Sí, definitivamente viviré y lo protegeré, Mayor.

— Buena chica—. Realmente... eres capaz de hablar tan bien. Has crecido. No eres... un “activo”—. Pero esa es mi línea.



-------------------------



La habitación a la que habían entrado furtivamente estaba a unas cinco plantas debajo del techo. Se conservaban instrumentos musicales y estatuas de bronce. Probablemente eran un simples antigüedades.

Fuera de la habitación había una escalera de caracol que conducía a la terraza. Los dos miraron por las ventanas mientras subían, observando como el suelo parecía estar muy abajo. Una alta nube de humo se elevó desde las puertas. Gilbert ansiosamente se preguntó si Hodgins todavía estaba vivo.

— Mayor, pronto llegaremos al último piso—. Violet agarró una vez más su hacha de guerra.

Los soldados que estaban en espera oyeron sus pasos, sacando sus sables y descendiendo para atacarlos. Simultáneamente, otros soldados rugieron mientras subían corriendo las escaleras.

— ¡Mayor!— Violet giró hacia atrás después de cortar a los soldados que habían intentado atacarla con sus espadas.

Gilbert sacó su propia espada y se puso en camino hacia los pisos inferiores. 

— Ve, Violet. Mientras los mantengo ocupados, elimina los que están arriba y dispara la bengala. Con eso... será lo mismo que una declaración de victoria en esta batalla. Incluso si somos inferiores en número, las probabilidades están a nuestro favor.

A pesar de no haber dudado nunca al tomar decisiones crueles, Violet vaciló. Si todos los soldados de los pisos inferiores se acercaran, no podía imaginarse a Gilbert teniendo una oportunidad él solo.

— ¡Permítame luchar también, Mayor!

— ¡Es una orden! ¡Ve!

— Pero yo-

— ¡Te estoy diciendo que es una orden! ¡Vete, Violet!

Cuando le gritó, el cuerpo de Violet se movió en automático a medias. Subió las escaleras sin poder responder, echó abajo la puerta del último piso en la que se dibujaban las figuras de los dioses y salió. Mientras lo hacía, ante su vista había una escena tan hermosa que podía hacer que uno se arrepintiera de haberla visto en esa situación. Una pequeña fuente susurrando suavemente. Macizos de flores que crecían en verdor. Su aroma dulce y puro mezclado con el hedor del humo.

La terraza de la catedral era un jardín en el cielo. Por un momento, Violet se sorprendió por la excesiva ausencia de realidad.

— ¡Es el enemigo! ¡Mátenla!

Había cuatro soldados. Eran francotiradores y observadores. ¿Cuántos de sus camaradas habían sido asesinados por ellos cuando trataban de invadir la catedral? Estaban en un gran lugar de tiro.

Gritos y disparos resonaron desde abajo. El sonido de los latidos del corazón de Violet aumentó bruscamente.

— Muévanse—. Ella balanceó el hacha de batalla, la sangre de aquellos que había matado salpicó el lugar mientras miraba a los enemigos frente a ella con una mirada bestial—. ¡Muévanse, muévanse, muévanse, muévanse, muévanse!

Ella solo estaba preocupada por los sonidos detrás de ella.

— ¡Muévanse, muévanse, muévanse, muévanse, muévanse, muévanse, muévanse, muévanseeeeeee!— Violet saltó ampliamente hacia los soldados. Ella cortó los brazos y las piernas de tres de ellos, triturándolos hasta la muerte—. ¡Muévanse, muévanse, muévanse, muévanse, muévanse, muévanse!

La sensación de impaciencia opacó la habilidad de Violet para manejar las armas. Una bala rozó su vientre y melló la carne de su brazo. Era un error que generalmente no habría hecho. Su visión se nubló por el dolor.

Gilbert la estaba defendiendo desde abajo. Tenía que regresar lo más pronto posible y proporcionarle ayuda.

— ¡MUÉVANSEEEEEEEEEEEEE!

Ella torció el cuello del último hombre. Sus piernas cayeron al suelo debido al dolor del disparo. Parándose de nuevo, disparó la bengala, que estaba en la funda de su arma, hacia el cielo. El brillo blanco se dispersó en el aire. Era como una flor de luz.

Ella no dejaría que las cosas terminaran así. Trituraría todos los escombros restantes.

La última bengala emitió un sonido llamativo. Inmediatamente después de dicho sonido, Violet se desplomó de cabeza.

— Ah... augh... ugh...

El siguiente sonido que escuchó no fue por la bengala que acababa de disparar. Bruscos gañidos se filtraron ante las abrumadoras circunstancias. Su hombro derecho había sido disparado a corta distancia, lo que le había abierto un gran agujero. Su rostro estaba sumergido en un charco de su propia sangre.

Violet escuchó el sonido de un arma que se cargaba detrás de ella. Instantáneamente sacó su propia arma con su mano izquierda y disparó un tiro mientras giraba. Ella mató a un soldado que sostenía un gran rifle que había fallado en dispararle en el cerebro.

No podía respirar bien. El hombro de su mano dominante colgaba flácidamente. Los sentidos de su mano derecha eran débiles.

— Ugh... augh... uugh...

Ella no debía levantarse. Cuanto más se movía, más sangre fluía.

— ¡Mayor!

Aun así, Violet regresó por donde había venido. La única razón por la que podía mover su cuerpo a pesar de las graves heridas era la obsesión por su único Señor. Dejó un rastro de rojo mientras caminaba.

— ¡Mayor, mayor! ¡Mayor! 

Llamó varias veces, buscando a Gilbert. Esquivando los cadáveres de los soldados que había matado en el penúltimo piso, buscó alrededor, preguntándose si él estaría allí. 

— ¡Mayor!— Gritó Violet, sonando como si rompiera cristales.

Gilbert yacía en medio de las escaleras, a punto de morir apuñalado por la bayoneta de un soldado enemigo. Las manos del enemigo se desviaron por la voz de Violet, pero la punta de la bayoneta perforó la cara de Gilbert.

— ¡Tú... BASTARDOOOOOOOOOOOOOOOOOO! 

Arrojó el hacha de batalla con una mano y cortó el torso del enemigo. El colapsó. Violet también cayó con el impulso. Luego se arrastró hacia Gilbert. 

— ¡Mayor, Mayor, Mayor!

Uno de los ojos de Gilbert había sido arrancado y tenía heridas severas. Ya no podría ver la luz o los colores con él. Se veía inexpresablemente como un cadáver que no podía hablar pero aún respiraba. Sin embargo, su respiración era críticamente lenta. Sus manos y piernas estaban ensangrentadas con arañazos de bala y espada.

¿Sería más rápido morir de una hemorragia profusa o ser asesinado por soldados enemigos que venían de la planta baja? De cualquier manera, la brillantez de la vida estaba a punto de desaparecer en él.

— ¡Mayor, Mayor! 

Alzando la voz, Violet inclinó a su superior sobre sus hombros, pero él no respondió. Violet forzó sus flácidas manos para llevarlo sobre su espalda. 

— Uugh... ah... uuugh... ah...

Su brazo dominante no podía soportarlo y ella sucumbió. Bajó unos pocos pasos, se levantó una vez más y extendió una mano hacia Gilbert. Como había usado demasiada fuerza, sus brazos se cayeron de sus hombros. Es poco probable que su brazo sea capaz de manejar armas.

Violet ni siquiera pensó en dejar a Gilbert o al hacha de batalla como una opción. Arrojó el hacha de batalla e intentó bajar con Gilbert usando el brazo que aún funcionaba. Mientras lo hacía, un grupo de hombres armados entró corriendo desde abajo.

— ¡¡UUUUUUUUUUAAAAAAAAAAAAAAAAAH!!

Violet recogió el hacha de batalla una vez más y cortó a los enemigos con una mano. Ella golpeó sin piedad con la cadena de contrapeso a aquellos que intentaron abrirse paso y les rompió el cráneo con la punta.

Luego repitió sus acciones anteriores. Todavía tratando de llevar a Gilbert, los enemigos seguían viniendo de abajo. Ella los mataba. Más aparecían. Ella no podía avanzar. Es un sufrimiento, es una batalla de resistencia.

— ¡MUEREEEEE!

Finalmente, Violet terminó permitiendo que un joven soldado solitario, que gritaba mientras corría, le propinara un golpe. Su grito no fue audible. Su sable roía la base de su otro brazo.

Era un enemigo sin habilidades de combate. En condiciones normales, probablemente sería un niño que no tenía ninguna conexión con la guerra y no necesitaba empuñar una espada.

Dejando caer el arma con la que la apuñaló y poniéndose de pie, el soldado gritó. Él la miró desde una corta distancia, retrocediendo al darse cuenta de que la que se suponía que debía eliminar era una chica.

— Puedes—... la sangre goteaba de sus labios—… matarme... así que por favor... no mates... al Mayor—. Violet suplicó por la vida de Gilbert. 

El atónito soldado se reflejaba en sus hermosos ojos azules, pero no podía verlo correctamente debido a la sangre y el sudor que caían de su cabeza. Ella no podía discernir qué expresión estaba haciendo.

— Lo... lo siento... no lo dije en serio... yo—... la voz del soldado se quebró.

— No... mates al mayor.

— ¡No lo dije en serio! ¡Lo siento! ¡No lo dije en serio!

— Por… favor.

— ¡No es eso! ¡Este…! ¡No lo dije en serio!— Gritó el soldado mientras huía.

Para mayor seguridad, Violet lo vio retirarse antes de regresar al lado de Gilbert. 

— Mayor—... Sus pies eran inestables, tal vez porque estaba a punto de perder el conocimiento—. Yo... lo hice, Mayor... Mayor...

— Violet—. Gilbert, que había estado con los ojos cerrados todo el tiempo, apenas abrió uno de ellos mientras hablaba.

Al escuchar su nombre ser pronunciado, Violet respondió con una voz llorosa, 

— Mayor…

Era un tono que no había conocido hasta entonces. Su anterior aura demoníaca parecida a un dios había desaparecido y su rostro era el de una niña asustada acurrucada en una esquina del campo de batalla.

— Violet... ¿qué está pasando... ahora mismo? ¿Dónde estamos?

Violet respondió a la pregunta de Gilbert con voz congestionada, 

— E-Esta sigue siendo la catedral. Hemos logrado nuestra misión. Ahora solo tenemos que esperar refuerzos para poder huir, pero aún no han llegado. Los enemigos vienen de abajo. No hay fin para ellos. Mayor, por favor, de las instrucciones. Por favor, deme una orden.

— Hu… ye.

— ¿Cómo se supone que voy a huir... mientras llevo al Mayor conmigo?

— Déjame... aquí... y escapa.

Incapaz de comprender lo que le habían dicho al principio, Violet tenía dudas sobre cómo responder. 

— ¿Me está diciendo que... lo abandone?— Ella sacudió con la cabeza en señal de negativa—. ¡No puedo hacer eso! Mayor... lo llevo conmigo.

— Estoy bien. Si me dejas aquí y te vas... deberías... todavía... tener la oportunidad de sobrevivir. Por favor, escapa, Violet.

Una fuerte explosión se podía escuchar a lo lejos. Solo el lugar donde se encontraban los dos estaba en silencio, como si fuera una dimensión diferente.

— ¡No voy a huir, Mayor! Si el Mayor se queda, ¡entonces pelearé aquí! ¡Si se supone que debo escapar, ¡llevaré al Mayor conmigo!— Gritó mientras usaba sus dos brazos, sangrando y con calambres, para agarrarse al cuello del uniforme de batalla de Gilbert y arrastrarlo.

— Violet, detente...

Podía escuchar el estallido de los vasos sanguíneos. Probablemente Violet sentía un dolor tremendo mientras su carne se desgarraba.

— ¡Violet!

Su brazo dominante, que colgaba flácido, cayó al suelo. Sin siquiera mirarlo, siguió tirando de Gilbert con su otro brazo.

— Para... detente... detente, Violet.

Violet no escuchó la orden. Sus respiraciones salían como silbidos y, poniendo su fuerza restante en el brazo que había sido apuñalado por una bayoneta, bajó un paso a la vez. Cuanto más se movía, más la cuchilla le cortaba la carne.

— ¡Violet!

Su único brazo restante la traicionó y se desgarró también. Violet luego regresó a su posición anterior. Como un pájaro cuyas plumas habían sido arrancadas, sus brazos sangraban abundantemente. Según su propio hábito, movió su cuello hacia la izquierda y hacia la derecha para confirmar la situación y sintió ganas de sonreír tenuemente.

— Mayor, lo salvaré ahora.

Aun así, mientras se mordía los labios con fuerza, volvió a subir las escaleras solo con sus rodillas. Sin embargo, su cuerpo había perdido el equilibrio sin sus brazos. Se resbaló en los escalones muchas veces y rodó por las escaleras. Ella se caía y se ponía de pie, se caía y se ponía de pie. Preocupándose solo por Gilbert, ella convirtió la escalera en un mar de sangre.

Aunque ella no estaba en su campo de visión, una vez que Gilbert se dio cuenta de que ella había perdido sus brazos por él, las lágrimas comenzaron a brotar de su ojo. 

— Basta—. Su voz suplicante hizo eco con tristeza—. ¡Ya basta, Violet!

— No quiero—. Nuevamente, ella se negó de inmediato—. Mayor... solo... solo... un poco más...

— Es suficiente. Ya es suficiente... tus brazos... tus brazos han... 

— Los soldados enemigos ya no vienen. Lo más probable es que hayan llegado refuerzos abajo. Puedo escuchar... los sonidos.

— ¡Entonces baja primero! Así es, es mejor así. Llama a los refuerzos. Ve, ¡estoy bien!

— ¡No quiero! Si... si el Mayor muere mientras yo no estoy, ¿qué voy a hacer?

— Si eso sucede, todo terminará para mí. Está bien, ¡solo baja!

— ¡No quiero! No importa qué... ¡No quiero! Si dejo al Mayor aquí... y para cuando regrese...

— Está bien si muero. ¡Está bien mientras tú vivas!

— ¡No puedo obedecer esa orden! 

Agachándose, Violet continuó tratando de agarrar a Gilbert. Ya no tenía brazos y, por lo tanto, no podía cargarlo. Apenas podía caminar usando sus articulaciones, pero no podía llevarlo con ella. 

— No importa qué... no importa qué... no dejaré que el Mayor muera—. Los dientes de Violet se clavaron en el hombro de Gilbert. Ella era como un perro que llevaba algo en la boca. 

— ¡U... Uuuuuuh! 

Su voz se filtró agonizantemente. Su cuerpo tembló mientras repetidamente intentaba tirar de él. Sin embargo, con heridas tan graves como las de ella y un cuerpo que no era de un perro, sino de un ser humano, no había forma de que tuviera éxito. 

— Ma... yor...

— Violet, detente... t mo—... Gilbert se atragantó—... e am... te... ¡te amo!— Gritó, su visión borrosa por las lágrimas desbordadas— ¡Te amo! ¡No quiero dejarte morir! ¡Violet! ¡¡Vive!!

Era la primera vez que él se lo decía. Él no había dicho “Te amo” hasta ese momento. Hubo muchas oportunidades, pero él permaneció en silencio. “Te amo, Violet”. Siempre, siempre, siempre, eso era lo que su corazón había susurrado. Aun así, no lo había dicho en voz alta, ni siquiera una vez.

¿Cuándo brotó esa sensación dentro de él? No tenía idea cual había sido el catalizador. Si alguna vez le preguntaran qué le gustaba de ella, no sería capaz de expresarlo adecuadamente con palabras.

— Violet.

“Mayor”. Antes de darse cuenta, estaba feliz cada vez que ella lo llamaba. Él creía que tenía que protegerla mientras ella lo seguía desde atrás. Su pecho latía con devoción inmutable.

— Violet, ¿estás escuchando?

No le llevó mucho tiempo devolverle la mirada ardiente con la que lo miraba fijamente. Usarla como arma le había dolido, y ella arrojando su vida a la basura se convirtió en su mayor temor.

— Me gustas.

Yo... quiero dejar de preguntarle a Dios qué está bien y qué está mal. Si decir esto es un pecado, quiero liquidar todas mis cuentas en el momento de mi muerte.

— Te amo—. Ella fue la primera persona que Gilbert Bougainvillea realmente amó—. Te amo, Violet. 

— A... mo... 

La sangre todavía se derramaba de sus brazos, Violet pronunció la palabra como si la escuchara por primera vez. Ella arrastró su cuerpo al costado de Gilbert, se puso en cuclillas junto a él y le miró a la cara. 

— ¿Qué es... “amor”?— Sonó sinceramente confundida. Sus lágrimas cayeron desde arriba, mojando las mejillas de Gilbert—. ¿Qué es el “amor”? ¿Qué es el “amor”? ¿Qué es el “amor”?

Su cara llorosa y desordenada era algo que él no había visto incluso cuando era niña. Ella no lloraba mientras mataba personas, o cuando estaba sola por no ser amada por nadie. Ella era una niña que nunca había llorado antes.

— No entiendo, Mayor...

Esa misma chica ahora estaba llorando.

— ¿Qué es “amor”?— Era una pregunta sincera.

Ah, es cierto.

El corazón de Gilbert dolía mucho más que su cuerpo. Ella no sabía. No había forma de que ella pudiera saber. Después de todo, él no se lo había dicho. Él no le había “enseñado” sobre eso.

Ella no conoce... el amor. Ante eso, Gilbert una vez más derramó grandes lágrimas. Que idiota soy.

No poder expresar sus sentimientos a su ser querido fue el resultado de negarse al amor. ¿Hubo una manera más vergonzosa de morir?

— Violet.

Sin embargo, su corazón estaba extrañamente pacífico. Tenía el presentimiento de que el dolor en su cuerpo disminuía gradualmente. Era una sensación peculiar. El hecho de que finalmente pudo reunir sus sentimientos más honestos era probablemente la causa. De alguna manera sintió que todo había sido perdonado.

— Violet... el amor...es—... Gilbert le dijo a la chica que era lo que más amaba en toda su vida—: Amar es... pensar que... quieres proteger a alguien más en el mundo—. susurró con dulzura, casi como si estuviera sermoneándola, como si todavía fuera la niña pequeña de cuando se conocieron—. Eres importante... y preciosa. No quiero que estés herida. Quiero que seas feliz. Quiero que estés bien. Por eso, Violet... debes vivir y ser libre. Escapa del ejército y vive tu vida. Estarás bien incluso si no estoy cerca. Violet, te amo. Por favor vive—. Gilbert repitió—. Violet, te amo.

Después de esa declaración, lo único que podía escucharse eran los gritos de la persona que recibía el mensaje. 

— No entiendo... No entiendo—. se quejó entre sollozos—. No entiendo... No entiendo el amor. No entiendo... las cosas de las que habla el Mayor. Si así es como es, ¿por qué razón he estado luchando? ¿Por qué me da órdenes? Yo soy... una herramienta. Nada más. Su herramienta. No entiendo el amor... solo... quiero salvarlo... Mayor. Por favor no me deje sola. Mayor, por favor no me deje sola. Por favor, ¡deme una orden! Incluso si me cuesta la vida... ¡por favor pídame que lo salve! 



La niña que instintivamente no podía escuchar otra cosa que no fuera “mata” estaba lamentándose para que él le pidiera que lo ayudara. En lugar de extender su mano para abrazarla, Gilbert solo pudo murmurar una frase mientras su conciencia se desvanecía, “Te amo”.

Podía escuchar ruidos de alguien que venía de la planta baja, pero ya no podía mantener el ojo abierto.

Los registros de la chica soldado llamada Violet terminaron allí.






1 comentario:

  1. Esto es algo que el anime no adaptó bien, realmente estoy llorando fuertemente, tanto detalle, me rompe el corazón.

    ResponderEliminar