Youkoso Jitsuryoku Shijou Shugi no Kyoushitsu e Volumen 3 - Capítulo 3

EL SIGNIFICADO DE LA LIBERTAD 



Las preguntas que nos había hecho Kouenji a Sakura y a mí habían estado en mi mente por mucho tiempo. El día 3, abandoné el campamento base justo antes del mediodía y me encaminé para entrar en el bosque. Justo en ese momento, había una chica que se acercaba corriendo desde detrás. 


— Jadeo, jadeo, jadeo... ¿qué piensas hacer ahora, Ayanokouji-kun? 

Sakura vino corriendo como si me estuviera buscando. Exhaló, y con cada exhalación, sus grandes pechos se movían hacia arriba y abajo. 

— ¿No até un pañuelo a un árbol? Iré allí para verificar algo. 

Quería confirmar si era cierto antes, pero apenas tuve tiempo para hacerlo. 

— Wow...... sé que no debería ir................ ¿cierto? Sería un obstáculo, pero.............. 

— No deberías hacerlo. ¿No te preocupan ciertos rumores que circulan? 

— No me molesta en absoluto. Además...... murmullo, murmullo. 

Con un susurro, ella dijo algo, pero aunque acerqué mi oído, no pude comprenderlo. Su voz era así de baja. 

Decidí rechazar la propuesta de Sakura con una excusa apropiada. Pero… 

— ¡Bueno, hacer esto es divertido para mí! 

Sakura retrocedió, sintiéndose más mal de lo que imaginé. Con esas fuertes palabras, nuestros ojos se encontraron con una mirada de horror. Entonces Sakura se puso en cuclillas, escondiendo su rostro. 

— Nerviosa... Ahhh, en otras palabras, ¡esto será diferente! ¡Urghhh!... 

...No sabía exactamente lo que Sakura estaba diciendo. Todo lo que puedo decir es que es una chica interesante. Ella solo tenía que mostrar esta parte de sí a los demás. 

— Entonces, ¿deberíamos ir juntos? Hay una condición. Más tarde, incluso si nos metemos en problemas, no te culparás. 

— ¿¡Está bien!? 


Respondió mientras ocultaba su rostro con sus manos. ¿Qué tipo de plática fue esta? 

En el camino, encontrando el silencio extraño, decidí matar el tiempo sacando un tema familiar. Nada podría ser más incómodo que el sonido solitario de crujientes pasos en el suelo. 

— ¿Te está yendo bien en compañía de las chicas? Este tipo de vida, no puedes hacerla sola. 

— Nuh-uh, para nada. Ni siquiera hablo con ellas, ni hago otra cosa. 

Como si estuviera avergonzado por mi patético ser, tosí mientras hacía rodar un mechón de cabello con mi dedo índice. 

— Realmente no puedo hacer nada. No puedo estudiar ni hacer deportes, nunca mejoraré en nada. 

— Eso no es cierto en absoluto. Sakura-chan está mejorando constantemente. 

— ¿Ehhh? Yo, ¿mejorando? Jajaja...... De ninguna manera. 

— Es verdad. Tal vez no lo veas tú misma, pero poco a poco, ciertamente estás creciendo. 

Transmití estas cosas, no solo con palabras sino también por mi comportamiento. Es efectivo para los que no tienen confianza como Sakura. Era la primera vez que hacía una afirmación con palabras desde el fondo de mi corazón, con la esperanza de que también pudieran resonar en el corazón de mi compañera. Sakura se detuvo y me miró con ojos vacilantes. Como si esas palabras no vinieran de mí. Inconscientemente estaba tratando de encontrar el verdadero significado de mis palabras. 

— Está bien. Sakura podrá hacer nuevos amigos pronto. La escuela será aún más divertida. 

Cuando nuestros ojos se encontraron, Sakura rápidamente desvió la mirada y miró hacia abajo. 

Incluso el hecho de que logró mirar a alguien por un momento. Incluso aceptar una sola reacción de los demás era una gran diferencia de cuando nos conocimos. 

— Dicho eso... parece que ese hombre renunció después del incidente. 

Ese hombre trabajaba en una tienda minorista de electrónica ubicada en las instalaciones de la escuela. Era un fan extremadamente entusiasta de Sakura cuando era una gravure idol... No, él era un acosador. No estaba satisfecho solo con pasar todo su tiempo en la página de Sakura, sino que si había una posibilidad intentaría cualquier tipo de contacto con ella y yo me di cuenta que estaba tramando algo. 

— Gracias por aquella vez..... Todo es gracias a Ayanokouji-kun. 

— No hice nada. Sakura se ha salvado solo porque Kushida se ha hecho más cercana contigo y porque Horikita e Ichinose cooperaron, mientras yo era un simple espectador. Aparte de eso, ¿qué pasó con ese incidente? 

Aunque el acosador abandonó las instalaciones de la escuela, también es posible contactarse a través de Internet. 

— Sí, está todo bien. Ahora, la gente del tablón de anuncios también se está tomando un pequeño descanso. 

Esto era por precaución, ¿verdad? Creo que hicieron una buena elección. 

— Y sin embargo, incluso si estabas nerviosa y asustada cuando eras una idol, siempre has tenido una expresión digna. 

— Sobre eso……. básicamente, quería tomar fotografías por mi cuenta. 

— ¿Hace mucho tiempo? ¿Eran selfies en las revistas? 

Sakura, que escuchaba, respondió con una sonrisa un poco amarga. 

— No funcionó del todo y tardaba mucho más que otros. Además, un camarógrafo tomaba fotografías de todas las chicas para reducir el número de personas involucradas tanto como fuera posible. Además…. como no tenía emociones cuando me borré a mí misma, podía soportarlo vanamente. Pero, al final, desde que llegué a mi punto de ruptura, dejé de hacerlo. 

Debido a que habló sin detenerse, Sakura repentinamente se detuvo un momento y recuperó el aliento. El caso del acosador parecía haber dejado una gran cicatriz en Sakura, pero todo está mejorando. 

Ante nuestros ojos, había un grupo bastante grande de gruesos árboles. Dejé el lado de Sakura y me adelanté para abrir un camino. Si Sakura terminara herida por las ramas, habría muchos problemas. Luego, después de seguir caminando durante un tiempo, sentí que el camino se estaba volviendo bastante abrupto, así que decidí que sería mejor tomar un descanso pronto. 

Mire hacia atrás. Nunca pensé que vería a Sakura tambaleante y con los hombros temblorosos. 

— Tomemos un descanso. Tomará un poco más llegar a nuestro destino. 

Sakura estaría exhausta si camináramos por un sendero tan difícil durante 30 minutos. Está comenzando a parecer un poco feliz. 

Busqué un gran árbol con sombra que pudiera protegernos del clima que se estaba calentando cada vez más. Me senté entre un espacio de las raíces donde dos personas cabían bien. Sin embargo, Sakura, tal vez por precaución o modestia, quería sentarse un poco alejada. Pero el terreno era desigual, y le dolería si se sentaba allí. 

— Siéntate aquí. 

— ¿Está bien? 

— Aquí está bien. Pero nunca descansaremos lo suficiente en este lugar. 

— Mhm, sí... 

Después de esta breve interacción, Sakura se dejó caer a mi lado, manteniendo su distancia. Era una distancia donde las mangas de nuestros uniformes de deportes se tocaban ligeramente. 

— La naturaleza es increíble, ¿no? ... Me gusta pasar mucho tiempo incluso caminando solo un poco. 

— Considerando que Kouenji parecía decepcionado, parece que este lugar todavía es lo suficientemente bueno para la escuela, que lo preservó con tanto cuidado. Ir a una jungla en el extranjero habría sido más peligroso. 

— Al principio, cuando partimos, estaba muy deprimida. No tenía amigos, ni me gustaba viajar. Pensé que sería mejor quedarme en mi habitación. Porque así, sería igual que siempre. Pero luego, esto sucedió. Nos dijeron que esto sería una prueba... 

Puse mi espalda en el árbol y Sakura miró hacia el cielo. 

— Pero, en este momento... creo que fue bueno que hayamos venido aquí, juntos incluso por un momento. Nunca tuve la oportunidad de hablar contigo así en la escuela, Ayanokouji-kun... 

Parecía que sentarse en lo profundo del bosque, envueltos en la naturaleza, traía una sensación de calma. 

— ¡Ojalá pudiéramos quedarnos así para siempre! 

— Sí, eso sería agradable. 

Aún era el tercer día desde que habíamos llegado a la isla desierta y sentí que había pasado más tiempo a solas con Sakura que con alguien más. Me preguntaba si esto era algún tipo de acuerdo entre personas que no tienen amigos. Sin embargo, no se sentía extraño y no sucedió en vano. Como dijo Sakura, sentí que la distancia entre nosotros se había acortado un poco. 

No era una historia de amor o algo así, pero de hecho, nos hicimos amigos. Nuestra relación cambió tan repentinamente que ni siquiera entendí cuándo había comenzado a cambiar. 

— Hmm... Es una pena. Si tuviéramos una cámara digital, podríamos haber tomado las mejores fotos... 

Sakura levantó el pulgar con ambas manos, pero instantáneamente se sintió avergonzada por el gesto y el arrepentimiento se reflejaba en su rostro. 

Ciertamente, las cámaras son esenciales para dar forma a los recuerdos. Una cierta forma permanece intacta. Mientras recordaba haber visto a Sakura en la escuela llevando una cámara digital y tomando fotos todo el tiempo, pensé que este momento debía ser una oportunidad perfecta para ella. Para que cierta forma permaneciera intacta... Veo por qué Ibuki tenía una cámara digital. 



— Sin embargo, cuando tomemos la foto, ¿eso significa que también estropeamos el paisaje? 

— Si está Ayanokouji-kun, entonces será la mejor... ¡Ah!... ¡No!... Quiero decir... ¡Eso es porque nunca he tomado fotos con un amigo! 

Sakura siguió negando lo que dijo, sacudiendo su rostro. Es genuinamente natural. En ese punto, tuve evidencia concluyente. 

Mientras estábamos sentados uno al lado del otro, de repente miré a Sakura. 

Al principio, Sakura no se dio cuenta de que mis ojos la estaban mirando, pero a medida que nuestro largo silencio continuaba, finalmente se dio cuenta. 

— ¿Qué... qué? ¿Qué pasa? 

— ¡Oye! Cálmate. Silencio. 

Sostuve firmemente a Sakura por sus hombros, quien había entrado en pánico. 

— ¡Kyaaaaa! 

Cuando sostuve el cuerpo de Sakura más cerca del mío, ella no pudo moverse, como una rana encantada por una serpiente. Eché un vistazo a sobre la cabeza de Sakura. Vi algo moviéndose... un insecto se arrastraba sobre su cabello. Incluso yo, que no sabía mucho sobre insectos, podría identificarlo fácilmente. Es lo que comúnmente llamamos “una oruga”. 

De verdad, solo mirándola, me sentí enfermo. Un cuerpo que se movía, y unidas al cuerpo, una miríada de extremidades que también se movían, de modo que es demasiado para que su columna quede recta. Aparentemente, cayó de las hojas del árbol que utilizamos como cobertura. 

Bueno, ¿qué debería hacer ahora? Si le dijera a Sakura que había una oruga en su pelo, entonces, la posibilidad de que entrara en pánico y comenzara a gritar era alta. Si la oruga se metiera entre su cabello o a su ropa, sería un desastre adicional. 

— Sakura, hay algo que quiero preguntarte. 

— ¿Qué... qué es? 

— Bueno... ¿Estás bien con los insectos? 

— In... ¿Insectos? 

— Sí, insectos, como saltamontes o libélulas, ese tipo de insectos. 

— N... No soy buena con ninguno de ellos. Tampoco soporto las hormigas. 

— Ah, bueno, lo entiendo. 

Tal como lo había imaginado, parecía que no podía decirle lo que estaba sucediendo. No había otra alternativa que pensar en otra forma. Desearía poder eliminarlo rápidamente, pero como soy un chico de ciudad, también los odio. 

Incluso si tratara de eliminarla con una rama o algo así, Sakura notaría inmediatamente mi comportamiento sospechoso. 

— Déjame ver. Por el momento, no te muevas, ¿está bien? 

— Ah, sí. Está bien. 

Después de darle este consejo, solté el hombro de Sakura. Mientras tanto, la oruga se movía poco a poco, parecía que iba a alguna parte. 

Tenía que pensar en una forma de eliminarla de forma segura. 

— ¿Qué pasa? 

Sakura inclinó la cabeza desconcertada, mientras intentaba formular un plan en mi cabeza. 

¿Sentía el peligro solo con el movimiento de mis manos? La oruga estaba tratando de escapar con movimientos enérgicos. Aahhh... Esto es peligroso, oruga, ¡deja de ser tan obstinada! 

Esto estaba yendo demasiado lejos. Pero, tenía que salvar a Sakura, incluso a mi propia costa. Lo soporté valerosamente, con mis manos temblando, con mi mano derecha, alcancé el pelo de Sakura lo más rápido que pude. ¡Ahora! Pude sentir mis dedos tocando la oruga. Entonces, la agarré más rápido de lo que mi conciencia me permitía y la arrojé a los arbustos. 

Sakura ni siquiera pudo respirar mientras hice ese movimiento, pero aun así, logré protegerla. 

— Uh... de alguna manera sentí que me salvaste de algo desagradable... 

Después de un descanso adecuado y mientras conversábamos amistosamente, llegamos a nuestro destino con la ayuda del pañuelo. 

Me pareció que había tomado menos tiempo de lo que pensaba. Llegamos en 20 minutos. Por el momento, doblé cuidadosamente el pañuelo y se lo devolví a Sakura. Intentaría observar los alrededores desde donde pensaba que Kouenji había estado parado. Hasta ahora, no pude notar la diferencia caminando por el bosque, especialmente a primera vista. Me pregunto si es por aquí. No hay nada más aquí, ¿aquí? ¿Cuál es el significado de esto? 

— ¿Viste algo? 

— Eh... algo se siente diferente. 

Si no puedes recabar la información necesaria de tu sentido de la vista, tendrás que depender de tus otros sentidos. 

— Por ahora, vamos a investigar por aquí. Sin embargo, revisaremos regularmente de no alejarnos hasta el punto en que ya no podamos vernos. Si nos concentramos demasiado en encontrar algo, es fácil descuidarse. 

Buscamos con nuestras manos en las raíces y las bases de grandes árboles que no se podían ver estando de pie, en las hojas verdes, en las gruesas ramas que crecían sobre nuestras cabezas y en el suelo. A veces, el viento cálido nos golpeaba la nariz y los oídos. Mientras usábamos nuestros cinco sentidos, revisábamos el área sin pasar por alto ni el más mínimo cambio. 

— ¡Ah! 

Una voz sorprendida casi como un grito llegó de Sakura, que estaba buscando en los arbustos un poco más allá. Los arbustos eran tan profundos que solo podía ver una parte del cuerpo de Sakura. Me preguntaba si ella se había caído de nuevo. 

— Eso es... maíz... ¿verdad? 

— Eso parece. 

Me preguntaba si el maíz estaba creciendo solo en esta parte. No conocía bien las plantas, pero era obvio que la situación no era natural. El suelo en el cual se plantó el maíz es de un color diferente al del suelo en este bosque. Era algo que demostraba que este maíz se cultivaba artificialmente. Rodeado de arbustos, era extraño lo difíciles que eran de encontrar debido a las malas hierbas. 

— Esto es lo que Kouenji estaba insinuando... 

Él se dio cuenta de esta existencia de inmediato, pero no estaba dispuesto a decirnos. 

De todos modos, no había duda que de acuerdo a este lugar, la escuela visitaba con frecuencia esta isla desierta. Cuando saqué un ejemplar para revisarlo, salió un hermoso maíz de aspecto ordinario. Esta hermosa forma debe haber cobrado vida debido a un manejo y cultivo cuidadosos. 

— Debería haber traído una bolsa... Probablemente no, pero me pregunto si podemos llevarlos con nosotros. 

Había poco menos de 50 piezas de maíz, pero tomarlos todos en nuestras manos era imposible. Era inevitable que tuviéramos que hacer algunos viajes para hacerlo. Me quité la camisa que llevaba puesta. 

— ¿¡Huuuuuh!? Qué qué qué, ¿qué estás haciendo? ¡Ayanokouji-kun! Es muy pronto— Sakura dejó caer el maíz que tenía en sus manos y bloqueó su vista. 

— Lo siento. Considerando que lo has aprobado pensé que estaría bien. ¿Qué es demasiado pronto...? 

Pensé que a ella no le importaría en particular el cuerpo desnudo de un hombre, pero me faltaba consideración para alguien de su edad. 

— Si atamos los extremos de la camisa, obtendremos un sustituto de una bolsa. Podemos cargar más de una sola vez. 

Existía la posibilidad de que este lugar se cosechara si las personas de otras clases lo encontraban mientras no estábamos. Era un riesgo que quería evitar al máximo. 

— Informaremos a otros compañeros de clase y dejaremos que cosechen cuando regresemos. 

— Sí. 

Esta inesperada gran cosecha hizo que nuestros corazones palpitaran de emoción, pero aparecieron visitantes imprevistos. 

— ¡Mira, Katsuragi-san! ¡Es una increíble cantidad de comida! 

Concentrando su atención en el maíz, los hombros de Sakura se sobresaltaron. Rápidamente tomó un camino sinuoso y se escondió detrás de mí. Al ver esto, Katsuragi dijo una palabra de disculpa. 

— Lo siento, no quise sorprenderlos. Este tipo tampoco tenía malas intenciones, por favor, discúlpennos. 

Dirigió a Yahiko una mirada dura, animándolo a disculparse. Como un cachorro enojado, Yahiko se disculpó, mostrando su bajo ánimo. No pensé que los encontraríamos en un lugar como este. Katsuragi no reaccionó ante nosotros, pero Yahiko se dio cuenta de inmediato. 

— ¡Tú fuiste el que nos espió ayer! 

Gritó en voz alta, Sakura una vez más se sorprendió y se acurrucó. Al ver esto, Katsuragi dejó caer un puño sobre la cabeza de Yahiko. Un sonido agudo y doloroso pudo escucharse hasta aquí. 

— Soy Katsuragi de la clase A. Este es Yahiko. Como esta es la segunda vez que nos vemos, al menos una presentación estaría bien. 

— Soy Ayanokouji de la clase D y ella es Sakura. 

Después de un breve intercambio de saludos, Katsuragi echó un vistazo a la gran cantidad de maíz y comenzó a caminar. 

— Esto es lo que has encontrado. No te preocupes, no tengo intención de arrebatártelo a la fuerza. Pero si alguien más encuentra este lugar, hay muchas posibilidades de que te lo quiten. 

— No hay nada que podamos hacer, solo somos dos. 

Además de rezar para que este lugar no fuera descubierto, no había otras opciones. Pensaba en tomar y esconder todo, pero la posibilidad de que alguien más la encontrara en el proceso tampoco era la más baja. 

— Tonto, uno de ustedes puede quedarse y vigilar. ¿Cierto? Katsuragi-san. 

— Tú eres el que no entiende, Yahiko. No descartes el peligro de moverse solo por el bosque. Después de todo, las acciones tendrán sus límites si participan tanto el hombre como la mujer, sin mencionar si es solo un hombre. 

Como Katsuragi lo entendía bien, en lugar de solo, actuó junto con Yahiko. 

— Déjanos ayudarte. 

— ¿D-De verdad, Katsuragi-san? Trabajar con la clase D--- 

Yahiko mostró obvio rechazo, pero las palabras se quedaron en su garganta, habiendo recibido el agudo discernimiento de Katsuragi. 

— Agradecemos tu oferta, pero nuestra clase nos dijo que tengamos cuidado. Se enojarán cuando descubran que recurrimos a la clase A. Lo siento, pero tenemos que rechazarlo. 

Era una mentira, pero Katsuragi solo podía retirarse después de eso. 

— Ya veo. Si ese es el caso, no puedo forzarte. ¿Pero puedes confiar en nosotros? Existe la posibilidad de que tomemos todo después de que te vayas, ¿verdad? 

— En ese caso, no tengo más remedio que resignarme con la parte que tengo ahora. 

Con esta respuesta, Katsuragi se apartó del camino en silencio. Sakura mostró signos de inquietud y rápidamente volvimos. Después de regresar con Sakura al campamento base, informé acerca del descubrimiento del maíz. 

— ¡Gran hazaña, Ayanokouji! ¡Sakura! ¡Vamos a buscarlo ahora, Yamauchi!— De pie cerca, Ike llamó a Yamauchi. Luego, se lanzó enérgicamente hacia nosotros y con una fuerza que podría derribarme, agarró mi brazo, alejándome de Sakura. 

— ¡T-tú-tú! ¿Por qué estás a solas con Sakura con la parte superior de tu cuerpo desnuda? ¡Qué! ¿¡Oye!? 

— Cálmate. Esto es un gran malentendido. No hicimos nada, cálmate. 

No sabía qué tipo de ilusiones tenía, pero este no era el momento de oponerme a Yamauchi. 

— Tengo que hablar con Hirata. Lo siento. 

— ¡Confío en ti, Ayanokouji! 

Dejé al alterado Yamauchi para informar el caso del maíz. Poco después, formamos un equipo de estudiantes en el campamento, que partirían una vez más para traer el maíz. Además, también había planes para explorar otros lugares y encontrar comida. 

En algún momento después de la 1PM, regresaron después de terminar la cosecha. 

— ¡Hay tanto! 

No nos faltaba maíz, con muchos dentro de las bolsas. 

— Pero fue peligroso. Ese chico Katsuragi de la clase A estaba cerca. 

Parecía que Katsuragi decidió ayudarnos quedándose en ese lugar sin quitarnos el maíz. Este tipo parecía como si careciera de buenas o malas intenciones.





No hay comentarios.:

Publicar un comentario