Rakuin no Monshou Volumen 2 - Capítulo 4

FESTIVAL DE LA ESPADA 


PARTE 1 

En este día, Zaat Quark tuvo muchos visitantes. 

Por la mañana fue Simon Rodloom. Tan pronto como vislumbró la cara de Zaat, preguntó: 

— ¿Has adelgazado? 

Zaat sonrió amargamente y negó con la cabeza. 

— No importa cuál sea la situación, la cantidad que como y bebo no cambiará. Es mi única buena característica. Bueno, quién sabe lo que podría pasar en una semana. 

— Milord ha sido indultado de su arresto domiciliario. Ahora puedes comer y beber tanto como quieras. 

— ¿Indultado? 

La forma informal en que Simon mencionó esto dejó a Zaat estupefacto. Simon señaló hacia la ventana, y efectivamente, los guardias que rodeaban la sala residencial se estaban retirando. 

Esta mañana, Simon se presentó ante el emperador, y por un golpe de suerte, los dos pudieron hablar a solas sobre el festival. Pasaron algún tiempo discutiendo sobre Garbera, los movimientos de Ende y también sobre cómo comenzar con su enemigo de hace mucho tiempo, la Casa Bazgan del oeste, nuevas actividades han tenido lugar en un grupo de ciudades fortaleza de Tauran. Después de esto, Simon sacó el nombre de Zaat como por casualidad. Y el emperador, como si lo hubiera olvidado por completo, se echó a reír. 

— Después de eso, el arresto domiciliario fue cancelado de inmediato. Su majestad estaba alterado en el momento del incidente, pero yo no me lo tomé en serio. Es por eso que estaba tranquilo. Su majestad no ha dado ningún tipo de castigo o algo por el estilo. De aquí en adelante, si fueras a mostrar tu eterna lealtad a Mephius... 

— A Mephius —dijo Zaat malhumorado. 

Se había resignado a morir en Mephius. Sin embargo… 

Si él había entendido o no el significado implícito, Simon guardó silencio. Zaat luego planteó el problema de Kaiser Islan. Su ejecución se llevaría a cabo mañana. Incluso Simon no pudo cambiar esto. Tanto Zaat como Kaiser habían objetado las decisiones del emperador, pero los sentimientos del emperador hacia sus castigos diferían enormemente. 


— De esta manera, él no es diferente de un esclavo gladiador. Por capricho del público, se le puede ordenar morir o se le puede permitir vivir. Esto hace que todos salvaguarden a los imperiales más que a los esclavos del emperador—. Dijo Zaat, mirando fijamente—. Yo, por supuesto, amo a Mephius. Soy bastante aficionado a la naturaleza simple de nuestra gente, y el rasgo militar que ellos a veces poseen. No hay nada en nuestro país que pueda superar a nuestras fuertes y feroces tropas. El éter se ha agotado, y una vez que las armas aéreas y esa despreciable magia desaparezcan de este mundo, el único soberano reinante en el mundo no puede ser otro que Mephius. Pero con la forma en que Mephius es ahora... con nuestro actual emperador... 

— Detente, Zaat. No sabes dónde están sus oídos. 

— Lord Simon, ¿no lo desprecia? ¡El emperador está intentando revivir la Fe Ryuujin por segunda vez! Lo más probable es que sea por el expreso propósito de reinar como el soberano absoluto. Igualmente marcaría a todos los que expresen su objeción contra él como rebeldes. Sí, al igual que Jasch Bazgan alguna vez comenzó su reinado de terror en nombre del Dios Dragón. 

El asunto relacionado con la Fe Ryuujin era un rumor que ya se estaba extendiendo por todas partes. De cómo en la víspera del festival, los ancianos convocados participaron en grupo en las actividades del ritual dentro del santuario del Santuario del Dios Dragón. Y también de cómo Kaiser, que se había opuesto a él, sería ejecutado bajo con la etiqueta del primer y principal rebelde. 

— La paz con Garbera también es lo mismo. Es posible que haya prestado oído a sus partidarios y aceptado sus palabras, sin embargo, eso es solo por un breve periodo de tiempo. Seguramente, una persona de tu calibre debería ser capaz de entender esto. Su majestad ha estado celebrando varias reuniones con un mensajero de Ende. El contenido de ellas se puede adivinar fácilmente. Cuando llegue el mañana, no me sorprendería si la Princesa Vileena fuera expulsada del país, y en su lugar se celebrara el matrimonio con la gran princesa de Ende. 

— Eso es... 

Ansiedad fluyó en los ojos de Simon. Esto también era un hecho definitivo. El emperador Guhl no era alguien obsesionado con un solo país como Garbera. Al competir por el control del centro del continente, incluido Ende, el equilibrio en las relaciones entre los tres países era esencial. Guhl quería ser el que controlara a los otros dos países. 

El sometimiento de Ryucown había servido para fortalecer la alianza con Garbera, pero debido a eso, Ende ya no podía ignorar a Mephius. Hubo incluso conversaciones. Ende había propuesto una alianza beneficiosa para Mephius; todo de acuerdo con la aprobación de Guhl. 

— Sin embargo, si eso sucediera, perderíamos la confianza de otros países y la reputación de Mephius llegaría a lo más bajo. Si su majestad continúa ejerciendo su poder como le plazca, tarde o temprano Mephius entrará en las dificultades del declive. —En ese momento, los ojos de Zaat brillaron —. Hay un gran número de personas desagradables con el emperador. Si Lord Simon fuera el centro de ellos, los nobles obtendrían gran popularidad y la gran mayoría renunciaría a su nombre por la causa. Los pocos señores que hay se han reunido en Solon. No hay mejor momento que ahora durante el festival. 

— Zaat. Fingiré que no escuché esto. Ahora me iré —Simon se levantó de su asiento—. Es precisamente porque pensamos en el futuro que debemos pensar igual. El asunto con Kaiser es muy lamentable, pero no tengo la intención de permitir que lo mismo se repita. 

— ¡Con mayor razón, Lord Simon! 

— Veo que estás más que dispuesto a dar tu vida. Sin embargo, eso llevaría a un atropello total de la ley. Si tratara de llevar a cabo tus planes en un ataque de impaciencia, se derramará sangre innecesaria. La gente también será arrastrada a esto, y daría la oportunidad a otros países de atacar. Esa es la única cosa que debemos evitar. Estoy seguro de que lo entiendes, Zaat. 

Simon puso sus manos sobre los hombros de Zaat, y luego salió de la sala de espera. 

Esa fue la reunión de la mañana. 

La reunión de la tarde fue con Oubary Bilan. Aunque sus posiciones les habían llevado a encontrarse en persona innumerables veces hasta ahora, habían hablado directamente entre ellos mucho más recientemente. 

Oubary no se quedó por mucho tiempo. Tuvieron una charla ociosa y estaban jugando una partida de un juego de mesa recreativo, cuando se levantó de inmediato. Y aprovechando esa oportunidad, le entregó una determinada carta a Zaat. 

— Me gustaría que dejaras el tablero como está— Oubary se rió en voz alta, mientras señalaba hacia el tablero de juego en el momento de su partida—. Continuemos en otro momento, digamos, cuando intercambiaremos un brindis de celebración. 

Después de que Oubary se fuera, Zaat comió ligero, luego se retiró a su estudio. 

— Esos Garberanos insolentes—. Examinó la carta decenas de veces y finalmente la soltó, extendiéndola sobre su escritorio—. ¿Planean usarme? 

La firma de Noue Salzantes estaba en ella. Hasta ahora, se habían entregado bastantes cartas de Noue, pero esta vez el contenido de la carta era mucho más directo. Si bien ese es el caso, el contenido difícilmente podría ser elogiado como heroico. Sin duda había encendido las llamas de la revolución y seguramente esperaría adulación hacia su final, pero en cambio lo que recibió prácticamente se convirtió en una queja. 

Desde que se había decidido la boda entre el Príncipe Gil y la Princesa Vileena, las relaciones entre Garbera y Ende se habían tensado. Originalmente había sido planeada extraoficialmente para que se llevara a cabo en Ende. Sin embargo, Garbera decidió no poner toda su confianza en Ende y priorizar los intereses de su país por encima de todo, eligió aliarse con Mephius. Para guardar las apariencias, Ende no dudó en hacer uso completo de sus recursos diplomáticos. Ende redujo los aranceles a los bienes importados, como la seda y las especias, y el segundo príncipe y jefe de la Orden del Tigre de Garbera, Zeno Owell, se presentó ante el archiduque con el cual intercambiaron juramentos eternos de amistad. 

Sin embargo, el archiduque, el cuerpo de Malchio Le Doria está llegando a su fin. 

A través de sus fuentes diplomáticas y su red secreta de inteligencia, Mephius había comprendido más o menos lo esencial. Malchior era un hombre de unos cincuenta años, pero su condición física empeoraba rápidamente. A pesar de sus apariciones ante el público esas dos veces en el último año, existían rumores de que incluso podría haber sido envenenado hasta la muerte. Lo más probable es que no tuviera mucho tiempo, o eso veía mucha gente, a pesar de las actividades nacionales e internacionales de Ende. 

El archiduque tuvo dos hijos. El mayor era el Príncipe Jeremie, y el siguiente en la línea era el Príncipe Eric. Jeremie, aunque prudente, tenía pocas capacidades militares, y Eric era diestro en las artes de la guerra, aunque era carente en términos de prudencia, según el informe. Y entre ellos, el corpulento Eric parecía desear la guerra con Garbera, como estaba escrito en la carta. 

Eric era originalmente la primera elección para ser el prometido de Vileena. Siendo ese el caso, la alianza fue desechada y él, tomándolo como un insulto, se unió a algunos de los vasallos con intenciones de declarar una proclama de guerra contra Garbera. 

Es lógico que el que tenga éxito en la posición de archiduque sea Jeremie. Entonces, él ha anticipado salidas con esto en mente, ¿lo ha hecho? 

Estaba haciendo una demostración de su poder y acciones para ganar el favor de la gente y aparecer como el candidato más adecuado. Aunque el actual archiduque esperaba mantener relaciones amistosas con Garbera, parecía que era solo cuestión de tiempo hasta su fallecimiento, momento en el que Ende prepararía sus tropas. 

Como tal, el último rayo de esperanza de Garbera estaba en su alianza con Mephius. Sin embargo- 

Ese maldito Noue. No puedo soportar a ese hombre. 

Zaat lo había mencionado hace un par de días, que Guhl Mephius secretamente se encontró con un mensajero de Ende. Se llevó a cabo en absoluto secreto, pero Noue de alguna manera, a través de su red de información, captó el contenido de esa reunión. 

En tiempos de guerra, Noue estaba desconcertado por la cantidad de refuerzos que Guhl Mephius enviaría a Garbera. Eso, y el asunto del intento de asesinato de Ryucown hacia la familia real también podría ser considerado y Vileena podría regresar a su país. 

Esto llevó a Noue a vigilar a Zaat. Como el hombre valiente que había defendido tan justamente la alianza con Garbera, no escatimó ni un segundo en acudir en su ayuda, o eso estaba escrito en la carta. El objetivo de Garbera era ocasionar inestabilidad política en Mephius. Aunque seguramente estaba más allá del poder de Zaat hacerlo, un estado temporal de confusión aliviaría, en la actualidad, sus temores de ser apuñalado por la espalda. 

— Sin embargo —Zaat dejó escapar un gruñido bajo. En otras palabras, precisamente porque Garbera y Ende estaban actualmente en un estado de tensión, es que era una buena oportunidad para llevar a cabo la reforma de Mephius. Incluso con un estado temporal de desorden, había poca preocupación de que los otros países intervinieran. 

Había transcurrido la mitad del día desde que se había revocado la orden de detención domiciliaria de Zaat, y poco después de que arreglara un punto de contacto, partió. Esperando en el carro de caballos que Zaat Quark miraba, estaban el grupo de soldados bajo su comando de la División Blue Bow. Todos y cada uno de ellos eran personas en las que confiaba. Un poco antes, les había transmitido la señal que les indicaba que se prepararan. A través del arresto domiciliario en este punto, entendieron que “ese momento” se acercaba. 

Zaat regresó a su mansión desapareciendo de la vista. Allí vio un mar de llamas. Parpadeó varias veces con sorpresa. Las hileras de llamas desaparecieron. Fue una ilusión. 




Al día siguiente, justo antes del mediodía, Simon Rodloom inesperadamente se encontró cara a cara con Noue Salzantes en el gran estadio de Solon. 

Noue acababa de aparecer desde el carruaje de una mujer noble que cortejaba anoche, y Simon había programado visitar a Kaiser, que había sido trasladado al sótano subterráneo del estadio. 

Después de intercambiar saludos: 

— Vengo aquí todos los días —dijo Noue con una sonrisa—. Estoy completamente fascinado con los juegos de gladiadores. Los del año pasado fueron, por supuesto, un espectáculo digno de ver. 

— Déjennos cordialmente darle la bienvenida. 

Después de dos o tres charlas cortas, Simon se fue. Noue miró fijamente al hombre que se marchaba. 

Ese hombre es el más prominente entre los líderes Mephianos. Sería bueno tenerlo como un aliado, pero sería mucho más fácil predecir sus movimientos como el pequeño accesorio que es Zaat Quark. 

Era lo mismo con Oubary Bilan. A medida que avanzaban las conversaciones de paz, Noue había enviado una carta escrita al general. Había oído que Oubary pertenecía a la facción opuesta a las negociaciones pacíficas y él parecía haber ganado sobre la causa de Oubary, todo con la intención de tenerlo como otro peón bajo su control. Noue había investigado a Oubary de antemano. Oubary poseía la fortaleza de un soldado, y si bien tenía su parte de logros, no era el más brillante de los hombres. Su manera de manejar las cosas provocó insatisfacción y quejas, y reflejaban sus hábitos. Él era el tipo de hombre más fácil de controlar. 

Noue le envió repetidas veces cartas a Oubary, haciéndole más que consciente de lo mucho que Garbera lo miraba. Y al hacerlo, llevó a Oubary a mostrarse aún más indignado por la injusta posición en la que se había visto obligado a estar en Mephius. Entonces Oubary recordó cómo Garbera valoraba sus verdaderos méritos. 

Muy pronto, Oubary envió una carta. La información de que el hombre conocido como Zaat Quark era también el jefe de la facción anti imperial, fue recibida de Oubary. 

Puedo usar esto. 

Pensando esto, Noue pronto se contactó con Zaat por medio de correspondencia. Noue observó que él también poseía una personalidad fácil de manipular. Zaat era un hombre engreído, y al igual que Oubary, se jactaba con orgullo. 

Mephius es un gran dragón. Su cuerpo, o más bien, sus años de larga vida han agrandado su orgullo, tanto que cree que su cuerpo es más grande de lo que realmente es, dándome así la oportunidad de abrir una brecha. El punto muerto, en un futuro no muy lejano, ser dominados por nosotros a través de los preparativos que he puesto en marcha. 

El descontento entre los nobles mephianos hacia el emperador estaba ardiendo. Eso fue, por supuesto, también investigado. Por eso diseñó un plan que solo requería que lanzara un solo enfrentamiento, pero luego ocurrió el asunto con Kaiser y Zaat, y las cosas de repente comenzaron a avanzar en su favor. Todo esto no fue obra de Noue, sino más bien, como resultado del emperador, la conducta de Guhl Mephius. 

Mephius está andando por el camino hacia su propia ruina. 

Mephius, según su plan, agotaría su buena suerte. Ahora podría dedicarse al país de Ende. Noue no esperaba la destrucción de Mephius, ni deseaba que fuera asimilada por otro país. Quién sabe cuánto dinero y tiempo tomaría para que eso suceda. Lo que le preocupaba a Noue era la existencia del aliado de Ende, el poderoso país oriental de Arion. Se decía que la larga campaña de Arion en el este se acercaba a su fin. Si el país de Garbera se involucrara con este lejano país en una sola batalla, no tendría las más mínimas posibilidades. Para este propósito, Mephius no puede continuar esta inquietante alianza. 

Noue tenía como objetivo provocar desorden temporal en Mephius y golpear fuertemente al emperador. Apoyaría a Zaat o a los imperialistas, de acuerdo con el bando que ofreciera las mayores ventajas. Luego tendría a Oubary a la cabeza, mientras el general se sumergía por completo en el papel de un “héroe patriótico”. Si es este hombre, podría leer la situación doméstica en Mephius y Noue podría planear fácilmente un medio para que resulte en éxito. Y, sobre todo, Mephius sin duda reformaría su alianza con Garbera esta vez. 

Desde que reclutó la ayuda de Oubary en Mephius, la idea de que la Princesa Vileena entrara en sus planes nunca salió a la superficie. 

Esa persona es demasiado directa. 

Ella era una líder adecuada, pero tampoco pensaba aprobar un plan así. Su noción de sangre real difería de la de Ryucown. Pero por el contrario: 

Si esa sangre real derramada terminara protegiendo a Garbera... 

Un resplandor sensato moraba en sus ojos, debajo de ese disfraz sonriente e indiferente. 




Mientras Noue pensaba en su estrategia, Simon se encontró con Kaiser en el calabozo. Aunque podría llamarse una reunión, era a través de las barras de la prisión, y solo se permitía una conversación de apenas cinco minutos. 

Como tal, Simon omitió los saludos. 

— ¿Cómo está tu familia? 

— Les dije que no vinieran —Kaiser palideció y luego sonrió—. Milord, ¿qué hay del futuro de la Casa Kaiser? 

— Lo sé. Déjamelo a mí. 

— Gracias. 

Kaiser seguía siendo un hombre íntegro hasta el final. Para Simon, era un hombre sincero con poco o ningún gusto. Sin embargo, lo sentía verdaderamente representativo, quien permanecía sincero y demasiado serio para su propio bien. 

— ¿Qué hay de su majestad? —Dijo, mientras miraba el techo desde abajo—. ¿Ha cambiado de parecer? 

— … 

— No le guardo rencor. Solo que, en el momento en que la emperatriz anterior, Lana-sama estaba viva, era un hecho que tenía un temperamento feroz, pero no importaba quién fuera la persona, se convertía en motivo de celebración siempre que mantuviera la fuerza que su majestad deseaba. Pero ahora, su majestad ni siquiera puede confiar en sí mismo. En este mes, lloré, clamé y grité unas mil quejas a los cielos vacíos, pero en este momento no servirá para conmover a Su Majestad hasta las lágrimas. 

A veces incluso se murmuraba dentro de las paredes del palacio. En la época en que Lana estaba cerca, el emperador a menudo escuchaba cuidadosamente a sus vasallos. Eso fue sin duda gracias a la generosa personalidad de Lana. El único control en el lugar se perdió, y el emperador comenzó a actuar de acuerdo a sus.deseos 

Ese es seguramente el caso. 

Simon y Kaiser habían actuado como un apoyo para el emperador desde que era joven. Estaban bien familiarizados con la emperatriz anterior Lana y la relación que mantuvo con ella mientras estaban casados. 

El emperador confiaba en muchos de manera problemática, pero por naturaleza tenía una personalidad reservada. 

En la actualidad, se volvió a casar con Melissa y parecía estar lleno de la energía de un joven. Su relación con ella ciertamente parecía tan buena como con su ex esposa, pero Simon vio esto solo como una apariencia. 

¿No es como si el emperador hubiera perdido su apoyo? 

Simón no pudo evitar sentir que el emperador estaba decidido a encerrarse. Ya no podía reconocer a su amigo Simon de mucho tiempo en lo más profundo de su corazón, ni le ofrecía nada de amor a su hijo, Gil Mephius. 

A continuación, Simon y Kaiser entablaron una conversación alegre. Simon nunca dijo las palabras, “Lo siento”. Eso era lo único que sabía que no debía decir. 

“Esto no sucederá una segunda vez” le había dicho a Zaat con convicción. Simon estaba enfadado consigo mismo por no poder detener la procesión de Zaat. 

Y después de que Simon se fuera, él, por alguna extraña razón, recordó a un hombre, cuyo nombre era todo lo que había escuchado, y de cuyo ser no sabía nada. Este hombre, con quien sentía una especie de vínculo. 

El hombre llamado Ryucown. 

Él tenía la pasta de un tonto. 

La rebelión provocada por Ryucown era no tenía futuro. Era una inconsciente de los tiempos, o posiblemente una que intentaba huir de los tiempos. Fue un acto de un tonto. Fue una tontería lo que hizo que se derramara sangre; tontería que invitaba al caos. 

Sin embargo... Simon pensó. ¿No era algo de lo que él mismo estaba consciente? Actuó y arriesgó su vida sabiendo que no había precedentes y sabiendo que estaba condenado al fracaso. Toda la sangre lavada, la sangre derramada, hacia su propio país Garbera no debe desperdiciarse. 

Ese fue el grito de Ryucown. 

Así es como lo sentía Simon.


PARTE 2 

Alineadas en la mesa estaban frutas frescas y bebidas. Había una gran selección de carne, como para un glotón, que era más que probable que enfermara después del asalto matutino. 

Orba apenas ahondó en su comida, habiendo comido solo uno o dos bocados de pan. Aunque debe decirse, esto no fue un problema de momento o de su salud. 

Era porque se unió al emperador para su comida de la mañana. Guhl, Melissa, Ineli y la hermana menor, Flora, y no se limitaba a los miembros de la familia imperial, Simon Rodloom, el comandante militar, Odyne Lorgo, y uno de los hombres de estado mayor, Colyne Isphan, estaban incluidos en este desayuno. 

De esta manera, el emperador había recibido a los que buscaban una audiencia y los invitaba a unirse a él para su comida de la mañana, donde escucharía sus preocupaciones. Aunque podría considerarse un acto vano, era una costumbre que no había cambiado desde el pasado, y todavía se realizaba hasta el día de hoy. 

Era la primera vez que Orba participaba en una reunión como esta. Hasta ahora, usó una razón u otra para excusarse de asistir. Fedom quería evitar que la persona que actuaba como Gil se encontrara con su familia y aquellos parientes inmediatos que lo conocían bien. Pero esta vez era diferente. Había evitado que Fedom lo supiera. Si lo hubiera sabido, habría usado todos los medios para obstruirlo, e incluso podría haber acompañado a Orba. 

Bien. 

Orba estaba nervioso, pero había esperado esta oportunidad; la conversación había llegado a un punto de completo silencio. Orba respiró hondo y luego abrió la boca. 

— Padre. 

Todos miraron a Orba con ligera sorpresa. El antiguo príncipe Gil podría haberse abstenido de hablar. Los ojos del emperador también se agrandaron cuando miró a Orba. 

— ¿Qué pasa? 

— Me gustaría hacer una solicitud. 

— ¿Oh? ¿Podría ser que quieres algo? ¿Un caballo tal vez? ¿O podrías querer el puesto de general? Si es la corona lo que deseas, todavía es demasiado pronto para ti. 

El emperador lo dijo de buen humor. Lo más probable es que hubiera anticipado una respuesta bastante “animada”, pero Orba no se dio cuenta. 

— Se trata de los juegos de gladiadores. 

— Habla. 



El estado de ánimo del emperador dio un giro completo, mientras hablaba de mal humor. Desde la mañana, había estado bebiendo vino de frutas como si fuera agua. No era como si Orba no hubiera notado el cambio en el ambiente, pero por ahora, expresó sus pensamientos con firmeza. 

— Me gustaría que permitieras que un miembro de la Guardia Imperial, el que derrotó a Ryucown, participe en los juegos de gladiadores celebrados durante el festival. 

La inesperada propuesta provocó murmullos de interés por parte de todos, con excepción del emperador. Oubary y el resto brillaban con anticipación. El emperador resopló a Orba. 

— Otra vez, ¿por qué ahora? 

— He escuchado cuantos tienen esperanzas de que Orba participe. La gente también se alegrará. 

— ¿Qué crees que estás diciendo? —El emperador miró directamente a Orba—. ¿La gente se alegrará? Solo lo estás usando como pretexto. Esperas que tu Guardia Imperial gane para que puedas alardear más, ¿no? Por el contrario, ¿por qué no participas? No es como si ningún miembro de la familia imperial hubiera participado antes. 

— D-Debes estar bromeando. 

Orba rápidamente bajó la cabeza, temeroso de que el emperador pudiera haber visto a través de él como el gladiador que era. Orba estaba seguro de que esa era la razón, pero el emperador, la mirada de Guhl Mephius, ejercía una presión en una escala completamente diferente en comparación con aquellos a los que se había enfrentado hasta ahora. 

— Hmph —el emperador resopló—. Bueno, puede que no duela dejar que las cosas vayan como quieres. Por lo menos, quiero ver una victoria digna de un héroe. 

— P-Por favor espere, ¡Su Majestad Imperial! 

El que había interrumpido era Simon Rodloom. Una atmósfera forzada flotaba en el aire. Naturalmente, era porque todos los presentes eran conscientes del incidente que ocurrió en el Santuario del Dios Dragón. 

— Si puedo decir algo, le imploro que no deje que las cosas sigan su curso, sino que también profundice en las implicaciones de un Guardia Imperial participando en los juegos. Sí, los gladiadores no pueden ser esclavos por completo, pero permitir que un miembro de la Guardia Imperial de su Alteza Real sea asesinado frente a los ojos de la audiencia dañará nuestra autoridad. 

— Ooh. 

— Su majestad mencionó anteriormente que en la historia de Mephius, no es la primera vez que un miembro de la familia imperial participa en un combate de gladiadores, pero las circunstancias de la época eran diferentes y no deben utilizarse como una comparación. 

— Ooh —dijo el emperador una vez más. Puso su barbilla contra su brazo que descansaba contra el sillón y miró a Simon con sus ojos entrecerrados. En ese momento, Colyne Isphan habló. 

— ¿No está bien? Nosotros en Mephius somos un país de espadas y dragones. Lugar de nacimiento y linaje no tienen nada que ver. Está en nuestra sangre que compitamos. 

— Aun así- 

— Y también, el Guardia Imperial que derrotó a Ryucown es ciertamente un héroe. Sin embargo, también fue originalmente un esclavo gladiador, y como tal, la gente también dudará en alabarlo abiertamente. Si puedo aventurarme, ¿no es cierto que los señores y todos y cada uno de los generales no están de acuerdo sobre si es o no apropiado invitarlo a la fiesta nocturna de esta noche? Es lógico que haya significado en que el Guardia Imperial compita por el asiento de Clovis. 

— Bien dicho. 

El emperador asintió con la cabeza con aprobación, mientras Colyne asentía con humildad. Colyne se destacaba en actuaciones como esta. Leyó los sentimientos del emperador, e incluso si el emperador tenía algún sentimiento, distorsionó el razonamiento detrás de él, haciendo que aparentemente pareciera aún más sólido cuando lo dijo. 

— Aquellos que han obtenido el mismo honor que Clovis y su ayudante Felipe, suponiendo que nacieron esclavos, competían todos los años por ese título. Por supuesto, son héroes. Entre ellos también están aquellos que han llegado a ser generales. Esta instancia data de hace no más de treinta años en nuestra historia, ¿no es así, Simon? 

— Sí. 

Cada año, el torneo de gladiadores celebrado durante el festival premiaba a los dos gladiadores ganadores, que ganaban de entre todos los demás, como héroes. En el último día, esos héroes conducirían a los doscientos esclavos restantes y lucharían contra dragones como parte del evento principal. Incluso en la historia de Mephius, el héroe Clovis y su ayudante Felipe y todos aquellos que los siguieron fueron, independientemente de su origen, oficialmente alistados en las fuerzas mephianas. 

— Hasta el último, todos han sido héroes que no avergüenzan su título. Los que pierden solo pueden llegar a eso, pero esos guerreros caídos que compiten por asiento de Clovis son grandes hombres que se sacrifican por la tradición de Mephius. No habrá daño a nuestra autoridad ni nada por el estilo. 

— Ooh. 

— Ya veo, eso es realmente cierto. 

Los otros nobles lo colmaron de elogios, después de lo cual Simon no ofreció más protestas. De esta manera, habían dejado al príncipe en cuestión fuera de la conversación. Durante este tiempo: 

— Así que escuchaste mi pedido, hermano. 

Ineli mostró furtivamente una sonrisa que se extendió por toda su cara. 

Orba no le respondió ni siquiera con un simple “ahh” o “sí”. Aun así, a ella no le importaba. Ya estaba perdida en sus pensamientos. 

— Si dijéramos que gana como campeón, debo ser el que le dé el casco dorado que es prueba de Clovis. En ese momento, lo anunciaré como el héroe que también salvó a la princesa imperial, Ineli, de las garras de un dragón. 

Orba estaba en ese momento preparándose para la siguiente fase de sus planes en su cabeza, inconsciente de que Ineli estaba como una niña que hablaba de su sueño, y que anidaban dentro de ella sentimientos maliciosos que buscaban tomar posesión del enmascarado gladiador, Orba. 

Los rumores de la participación de Orba se extendieron por todo el palacio en muy poco tiempo. Aunque pudo haber sido un antiguo gladiador, era una situación sin precedentes en la que un miembro de los guardias imperiales participaba en los juegos. Las respuestas de las personas naturalmente fueron en ambos sentidos. 

— El príncipe ha estado cumpliendo con nuestras expectativas. 

Había aquellos que lo aprobaban de todo corazón. 

— ¿Acaso el príncipe no solo está aprovechando la gloria de su primera campaña? 

También hubo quienes lo criticaron a sus espaldas. 

Una persona, Fedom Aulin, al darse cuenta de estos rumores estalló en un ataque de ira. Para él, el títere, Orba, por quien había hecho todo lo posible para ponerlo en su lugar, estaba poniendo su vida en peligro bajo su nariz. Sin embargo, Orba había apelado directamente al emperador y ya era algo que Fedom no podía revertir. 

— Solo quedan dos o tres batallas. 

Orba, ocultando sus planes de atrapar a Noue y Oubary, habló en un tono despreocupado. 

— Esto extraño. En este momento, en el mundo entero, uno pensaría que la persona que más se preocupa por mi vida es usted. 

— Cállate la boca —la expresión de Fedom titubeó, como si estuviera a punto de desmayarse—. Escucha bien. No debes morir. Eso es obvio, pero tampoco debes lastimarte. Será sospechoso cuando vuelvas como el príncipe. Argh, ¡¡maldición!! Es mejor que te prepares. ¡Una vez que termine el festival, te encadenaré como cuando eras esclavo! 

Y, por supuesto, ese rumor también había llegado a los oídos de Vileena Owell. Tan pronto como escuchó esto, se sacudió a Theresia, quien quería detenerla y se dirigió hacia donde estaba el príncipe. 

En preparación para la aparición en el escenario de mañana, Orba salió de su habitación y se dirigió al estadio. 

Su decisión de tomar parte en los juegos obviamente no fue porque la gente lo hubiera deseado. Lo pensó como un medio para contactar a Pashir a través de este torneo. Oubary había mencionado claramente el nombre de este esclavo gladiador. No había duda de que Pashir jugaba un papel importante en sus planes. Orba desbarataría esos planes de cualquier manera que pudiera. 

— ¿Oh? 

En ese momento, se cruzó con Vileena, que corrió en su dirección. Tenía los labios cerrados y los ojos curvados hacia arriba. Anoche, cuando fue a visitarlo, su actitud agresiva permaneció bien escondida. Ahora resurgió una vez más. Y era cada vez más directa. Era como si él fuera culpable de haber hecho algo que le valiera su desprecio. 

— ¿Por qué? 

Vileena comenzó su investigación. 

— ¿Por qué, qué? 

— Orba. ¿Por qué lo hiciste participar en los juegos? 

— Oh. ¿Tiene algo que ver con la princesa? 

— Él- 

Vileena, que se había enfurecido, se encontró sin palabras. Orba caminó dejándola atrás por segunda vez. Nunca hubiera pensado que el asunto de la princesa era sobre sí mismo. Sabiendo esto, ya no tenía ganas de discutir con ella. 

— Él es un querido amigo. 

Cuando esas palabras lo desgarraron, sus pies se detuvieron al instante. 

La princesa de catorce años fortaleció su mirada. 

— ... Es por eso que este es un asunto relacionado conmigo. Hasta ahora, ha vivido difíciles batallas, las ha vencido y finalmente ha sido liberado de esos vínculos y se ha convertido en un hombre libre. Estás forzándolo a pelear justo como lo hicieron cuando era un esclavo. ¿Y con qué fines? 

— La princesa de Garbera no sabe de eso. Ves los juegos de gladiadores como un infierno en la tierra, pero es el mejor entretenimiento de Mephius. Que un gladiador bien conocido participe animará el ambiente del festival. 

— ¿No te estás dejando llevar por el estado de ánimo del festival para que recibas la atención de todos? ¡Incluso si tienes que sacrificar la vida de Orba para hacerlo! 

— No morirá —dijo Orba con cara pensativa. 

Las mejillas de la princesa extranjera se sonrojaron y se acercó aún más a él. Su rostro era una reminiscencia de otro momento. Se parecía por completo al que tenía cuando se enfrentó al príncipe por no hacer un solo movimiento mientras procedían hacia la Fortaleza Zaim. 

— ¿Por qué lo dices? 

— Eso es... porque él es Orba. Nunca ha perdido una sola vez. Como su querida amiga, debes confiar en sus habilidades. 

— ¡Eso no es lo que estoy diciendo! 

— Esto también es lo que Orba quiere. No hables más sobre esto, princesa. 

No importaba cuanto trataba de suprimirla, su irritación continuaba acumulándose. La forma en que hablaba de sí mismo era como lo hacen los nobles mephianos. 

— Aun así, pensar que eras su amiga —se burló Orba—. ¿Qué sabes sobre él? ¿Sabes cuántas vidas ha tomado? Alguien como tú y esos “orgullosos” nobles y los caballeros encuentran que las batallas son algo serio, honorables y significativas. Él no pelea por ninguna de esas razones, solo para que pueda sobrevivir. Se mancha con carne y sangre solo para que pueda sobrevivir. 

— Eso es porque ustedes los nobles Mephianos- 

— ¡¡CÁLLATE!! 

Habiendo excedido su umbral, la ira de Orba corría desenfrenada en sus palabras. 

— No te llames amiga de Orba otra vez. No hables con él. No actúes como si supieras todo solo porque eres de la realeza. 

Vileena se enfureció al instante. Sin embargo, contrariamente a su apariencia, se quedó quieta y no pronunció una sola palabra. 

Orba, perdido en sus emociones y sin saber qué hacer con ellas, abandonó rápidamente el lugar. 

¿Quién soy? 

Sus pesados pasos, junto con el latido de su corazón lo carcomían mientras cuestionaba su propio sentido identidad. 

— Como gladiador, soy alguien que no puede convertirse en algo así como el amigo de la princesa. 

— Como esclavo, no puedo soportar cuando la princesa habla como si estuviera al tanto de las circunstancias de un esclavo. 

— Como príncipe, no me importa incluso si Orba tiene que ser sacrificado para lograr mis objetivos. 

— ¿Quién soy? 

Mientras se cuestionaba repetidamente, rápidamente perdió toda conciencia del mundo exterior. 




Este día, Orba se dirigió al estadio y llegó poco antes de que se pusiera el sol. Los juegos del día ya habían llegado a su fin, y no había rastros de personas en los asientos del estadio. 

Los esclavos gladiadores aparecieron poco a poco en los terrenos del estadio. De los gladiadores que participaban en el torneo, todos los que tenían el estatus de esclavos eran mantenidos en un campo de detención equipado del estadio. Allí, pasaban el día trabajando sus cuerpos en los terrenos del vasto estadio. Preparándose para su encuentro al día siguiente. 

Los guardias vigilaban el centro, donde los gladiadores balanceaban libremente sus espadas, practicaban el trabajo de pies y participaban en batallas simuladas uno a uno. 

Entonces, el gladiador enmascarado apareció de repente. Naturalmente, le lanzaron miradas de todas partes. Probablemente habían escuchado historias de él hasta cierto punto, y aunque no parecían sorprendidos, ni lo llamaron ni se acercaron a él. En cambio, un asistente del estadio se le acercó. 

— He escuchado historias de ti. Sin embargo, no es necesario que rompas tus hábitos para quedarte aquí. El día de tu batalla, enviaremos un guía a recogerte. 

— Es una atmósfera que no he experimentado en mucho tiempo. Me gustaría acostumbrarme a eso. 

El asistente quedó desconcertado, y luego sacó una espada para él. Orba comenzó sus estiramientos y luego procedió a balancear su espada. Y una vez más, los esclavos solo miraban. También podría decirse que no pudieron ignorarlo y despejar su interés en él. 

Fingió hacer su rutina de ejercicios, dirigiendo su mirada hacia los esclavos innumerables veces, pero nunca encontró a Pashir entre ellos. 

Quedaban dos días en los juegos de gladiadores. Si Pashir tomaba parte en los planes de Noue, independientemente de cuál fuera su rol, probablemente haría su movimiento dentro de estos dos días. Tenía el estatus de esclavo y no podía moverse a su antojo. Esto significaba que los planes de Noue progresarían dentro del campo de detención. 

Hasta entonces, necesitaba acercarse a Pashir y comprender la totalidad de sus planes. 

Orba se sentía impaciente, pero también pensaba, que no podía apresurar las cosas. 

Lo que estaba en juego era el futuro de Mephius, en otras palabras, la esperanza que finalmente había alcanzado, la posición del Príncipe Gil. 

-La vida de la princesa, eh. 

Giró su cuerpo y dio un paso hacia afuera mientras hacía un corte en diagonal con la espada. 



PARTE 3 

Al día siguiente. 

A través de una pequeña ventana cincelada en una pared de piedra, Orba observaba el desarrollo de los juegos de gladiadores. Él estaba en la sala de espera para gladiadores. Ya que tenía el estatus de esclavo en esta situación, se le colocó en la misma antesala que los otros esclavos gladiadores, pero al ser un Guardia Imperial lo colocaron en una habitación estrecha pero especialmente preparada. Por supuesto, sus pies también estaban libres de cadenas. 

Al igual que cuando había venido con Ineli y los demás anteriormente, se estaban llevando a cabo una gran cantidad de juegos simultáneamente. Y sin embargo, el encuentro más esperado era el de Orba, cuyo turno pronto iba comenzar. 

— Por aquí, por favor. 

Una esclava del estadio entró en la sala y le dejó su equipo. Él reconoció a esta chica. Ella era quien les había llevado el té cuando vino aquí con Ineli y compañía. Sus rasgos refrescantemente ordenados le habían dejado un recuerdo en su memoria. 

Ayudó a Orba a ponerse la armadura de cuero. Insertó la espada como en los viejos tiempos en un escudo redondo, y vestía ropas y sandalias que también parecían de los tiempos antiguos. 

— Estos son unos equipamientos bastante viejos. 

— Llevan el símbolo de la época de Clovis. Probablemente no haya nadie que sepa realmente si los gladiadores de la antigüedad participaban con esta apariencia. Pero es cuestión de establecer un buen estado de ánimo. 

Encontró algo humorístico en la forma en que se encogió de hombros. Algo intrigado, él le preguntó su nombre, y Orba escuchó “Mira” como respuesta. Y al hacerlo, se movió nerviosamente, como si hubiera algo que quisiera decir. 

— Eres una persona que pertenece a la Guardia Imperial del príncipe, ¿verdad? Es grosero que alguien como yo te pida que transmitas un mensaje, pero si tuvieras la oportunidad, ¿podrías extender mi gratitud hacia el príncipe? 

— ¿Gratitud? 

— Por ofrecer su ayuda a Pashir-sama. 

Con su cara ligeramente enrojecida, Mira salió de la habitación. 

¿Oh? 

Pashir parecía ser cabeza dura y del tipo que era increíblemente popular entre las mujeres. 

Una vez que Orba estuvo solo, tal como lo había hecho en el pasado antes de un encuentro, se apoyó contra la pared y respiró hondo. 

Así que estoy aquí otra vez. 

Así que estoy aquí “otra vez”. 

Aunque había planeado controlar sus pensamientos, sus emociones se habían desvanecido y habían dejado a Orba con apatía. Temprano en la mañana, Ineli y el resto, ante del Príncipe Gil, lo invitaron a observar el festival con ellos. Era para ver nada menos que los juegos de gladiadores, pero por supuesto, Orba los rechazó, alegando que sentía nublada la cabeza. 

Ineli dijo que me vio en Ba Roux... 

Ese sería el momento en que los Sozos se volvieron locos. Se sorprendió al descubrir que el príncipe también había ido. Eso significaba que todavía estaba vivo en ese momento. 

¿Podría ser que el príncipe haya sido asesinado por Fedom? ¿Pensaba hacerme un doble desde el principio y ha estado esperando esta oportunidad? 

Sus pensamientos estaban fragmentados, y no podía concentrarse en lo más mínimo. Entonces, el nombre de Pashir fue llamado repetidamente. 

Orba vislumbró y vio que Pashir estaba en medio de una pelea uno a uno. Luchaba de una manera bien controlada, como la última vez que Orba lo había visto. Triunfó a través de tres encuentros ileso. Y antes de que tuviera tiempo de admirarlo, el turno de Orba estaba encima. 

Su nombre fue pronunciado por el guardia y él salió de la habitación. Los otros esclavos estaban apiñados en una serie de antecámaras. Todos sus ojos siguieron a Orba. Desde el frente, desde los lados, desde la parte de atrás, las miradas lo atravesaban desde todas las direcciones. 

Mientras continuaba caminando por el pasadizo, Pashir salió del escenario y se dirigió hacia allí desde el otro extremo. Con cabello y bigote de color negro oscuro, su estatura era un poco más alta que Orba, aunque poseía un cuerpo macizo. Viéndolo de nuevo, podría considerarse un cuerpo proporcionado e ideal. 

Su respiración se elevó y sus ojos estaban inyectados de sangre inmediatamente después de la batalla. Se cruzó con Orba. 

— ... Maldito perro. 

Pashir escupió eso al momento. Orba se dio la vuelta y vio la espalda del hombre voluminoso. Se podía ver una marca; la marca de una X con una línea recta hacia el centro. La espalda de Orba, del mismo modo, tenía la misma marca. La marca de un esclavo. 

— Maldito perro Mephiano. Será mejor que no pierdas hasta que me enfrentes. Te haré pedazos con estas manos. 

Pashir habló sin voltear atrás. Orba vio que esa marca ardía con su voluntad y pasión mientras se desvanecía en la distancia. 

Entonces así es como es. 

Pashir era un esclavo. Por supuesto, tenía sus propias circunstancias que lo llevaron a convertirse en uno, pero a juzgar por la forma en que hablaba, odiaba a Mephius. Y aparte de los Mephianos, odiaba al elogiado héroe, el que se había convertido en un Guardia Imperial. 

Aunque era una discusión absurda, en este momento servía como grilletes de Orba. Sería difícil ganar la confianza de Pashir de esta manera. Y que se hubiera desviado de su camino para cruzarse con Orba provocó una cierta convicción dentro de él. 

Si así es como “es”, hay varias maneras de enfrentar esto. 

Justo antes de salir por la entrada en forma de arco, una luz brillante resplandeció sobre él y con cada paso que daba, la luz llenaba la gran arena, hasta que la arena en su totalidad estaba pintada de blanco. 

— ¡Es Orba! 

— ¡Es Iron Tiger! 

Las ovaciones cayeron sobre él como un maremoto, abrumando a Orba desde todos los ángulos. 

Incluso aquellos en la primera fila estaban situados tan lejos y por arriba de Orba, que su rostro parecía más pequeño que un grano de arroz, e incapaces de verlo, se amontonaron en los asientos en su celo para obtener una mejor vista. 

Los recuerdos de los tiempos en que permanecía de pie al aire libre mientras se ponía a sudar luchando vívidamente volvieron a él. Cada vez que su corazón latía, sus músculos se hinchaban, como si cada nervio se uniera a esa única fibra. 

— ¡Guardia Imperial Orba, avance! 

El oponente de Orba era un hombre llamado Miguel Tes. Era un prometedor gladiador para el futuro, y según la impresión de Shique de su primer encuentro: 

— Es un gladiador inteligente que se apega a lo básico. 

Eso parecía. 

— Si vas a hacerlo, hazlo con determinación. 

Orba recordó cómo el día anterior, Gowen repetidamente le había importunado con esto. 

Primero se opuso a que Orba participara en el torneo. 

— No has empuñado una espada por más de un mes. Debes saber que no será probable que ganes una serie de batallas en la arena —Gowen reprendió a Orba con un suspiro, muy consciente de su rasgo obstinado. 

— No tomes a la ligera a tu oponente solo porque es el típico gladiador. Más bien, es porque es así que lo hace más fuertes en sus momentos finales. No importa qué tan fuerte seas, cuán grande te vuelvas, nunca olvides lo básico. Cada técnica, cada esquema, cada asesino que llama la atención se basa en lo básico. Y mantén tu compostura. 

Gowen incluso se había entrometido en la habitación del príncipe y lo había molestado sin fin. 

— Si haces eso, no morirás. 

Sé eso. 

Caminó hacia el centro de la arena de Solon y se encaró a Miguel Tes. Cabello rubio y ojos azules, de unos veinte años, era un hombre de hermosas facciones. Sus ojos azules miraban directamente a Orba y una leve sonrisa se podía ver en las comisuras de su boca. Su perfil actual en los juegos era de diez encuentros y diez victorias. 

— Mis mejores deseos. 

Miguel lo saludó sin una pizca de vacilación. Orba nunca respondía a los gladiadores que lo saludaban de esta manera. También permaneció en silencio esta vez. 

— Ryucown debería ser el más fuerte de los caballeros de Garbera ¿no? —El joven señaló sin rodeos, y luego continuó hablando—. También es el hombre al que Mephius más temía. Lo que significaría lo mismo contra cualquier caballero Garberano, cualquier soldado Mephiano, tú, que lo derrotaste serías aún más fuerte. No hay mejor pelea que pueda pedir. 

Sonrió y reveló sus dientes blancos. Su compostura parecía indicar que ya había experimentado más de cincuenta batallas. 

— Si él derrota a ese Miguel, su popularidad se disparará incluso fuera de Solon. 

Hoy, Ineli también estaba sentada en la exclusiva área de asientos para nobles. Ella se divertía en la primera fila cuando una esclava le sirvió té. 

— Esa es una bonita expresión de él. Tiene cerebro, y estoy segura de que muchas mujeres quieren apoyarlo. 

— No lo creo. 

Dijo Baton Cadmos, que estaba sentado junto a ella. El gordo Troa estaba de pie en las gradas completamente absorto en la compra de alimentos. 

— ¿Y? ¿Él es Orba? Eso creo, pero ¿no es bastante delgado? O más bien, ¿no es solo un niño? —espetó con arrogancia. 

Su actitud hacia Ineli era claramente diferente de cuando Gil estaba cerca. Pero Ineli realmente no sentía la necesidad de criticarlo. 

— ¿No es solo el regreso de un gladiador que viene lleno de arrogancia? Bueno, me gustaría ver cómo pasa a través de esto. Siempre he pensado que era imposible que no importara a dónde fuera y a quién se enfrentaba, siempre era el más fuerte. No hay forma de que una persona pueda ser tan ingeniosa. 

— Pero, mató a un dragón ante mis propios ojos. 

— Eso también es sospechoso. Es una estratagema para animar a la multitud, sin mencionar que el dragón también estaba drogado... ¡Ay! 

Ineli pisó los pies de Baton tan fuerte como pudo, haciendo que saltara. Ineli lo miraba todo el tiempo. 

— De verdad, ¡fui atacada! Sería diferente si no hubiera estado involucrada. 

Ella lo sacudió con el movimiento de una mano, como si Baton lo estuviera pidiendo. 

— Hmph. Bueno, ¿por qué no echo un vistazo a su habilidad? Las habilidades que Miguel mostró ayer fueron bastante buenas. 

Ella era consciente de que la multitud ya estaba coreando el nombre de Miguel. Como había captado la atención de la gente de Solon en este escenario lleno de gladiadores, demostró que su habilidad era la verdadera. 

Bueno, tendrás que verlo por ti mismo entonces. 

Sus labios regordetes formaron una sonrisa. Los gritos que pronunciaban el nombre de Orba también eran estruendosos. Pero solo lo conocían de nombre. Un sentimiento de superioridad se apoderó de ella, sabiendo que este héroe la había salvado personalmente. 

En el otro extremo, situado frente a la zona de asientos para los nobles Mephianos, había una zona de asientos para los invitados donde el mensajero de Garbera, Noue Salzantes, estaba presente. Miraba en medio del entusiasmo ardiente, manteniendo una apariencia refrescante y hermosa por la cual las mujeres morirían. 

— Comiencen. 

La pelea uno contra uno entre Orba y Miguel comenzó. Miguel intentó zambullirse de inmediato. Sin embargo, era una finta, y solo había desplazado la parte delantera de su pie. Orba rápidamente saltó hacia atrás. Miguel se encogió de hombros ante la respuesta excesiva e incitó la risa de los espectadores. 

Solamente una persona. 

¿Ves eso? 

Ineli sonrió, como si lo supiera todo. Cuando Miguel intentó avanzar, Orba retrocedió. Con la espalda encorvada, continuó manteniendo una distancia que le permitía calibrar el movimiento de su oponente. 

— Es como un gato —se rió Baton. Ineli lo ignoró. 

Miguel entró corriendo con toda seriedad. Y Orba también saltó hacia atrás, esperando ganar distancia. Pero esta vez, Miguel no se detuvo. Demostró un excelente juego de pies que lo hacía parecer casi como si lo arrastraran a Orba, y siguió adelante. 

Dos, tres veces, las cuchillas brillaban entre los dos. Orba parecía haber rechazado los golpes, pero Miguel acortaba constantemente su distancia. Los pies de Orba se detuvieron. El ataque de Miguel, disfrazado como una finta, finalmente había llegado a su máscara. 

La multitud se sorprendió de cómo en ese instante, Orba estaba al alcance de la mano de Miguel. No era que la espada hubiera llegado a la máscara sino que Orba se había acercado, lo que provocó que la punta de la espada se empujara contra la máscara y se detuviera con fuerza. 

A una distancia donde incluso sus empuñaduras estaban una al lado de la otra, el ligeramente sorprendido Miguel esperaba una competencia de fuerza bruta. En ese momento de esperanza, Orba una vez más saltó hacia atrás. Miguel habiendo ejercido su fuerza, tropezó hacia adelante. La espada de Orba cayó sobre él. La serie de maniobras corporales hábilmente empleadas dejó a Ineli con los ojos muy abiertos. 

Al mismo tiempo, se escuchó el sonido estridente del metal. En un intento inmediato de defenderse, la espada de Miguel fue enviada volando en el aire. Cayó, manos y rodillas en el suelo. Cuando Orba agarró su espada de nuevo en un intento de poner fin a la batalla, Miguel arrojó sus puños al suelo por segunda vez. Esa era la señal de rendición. 

— Oooh —Se escucharon gritos de desesperación y elogios desde los alrededores. 

Orba miró a su alrededor. 

En la arena, asumiendo una situación donde el encuentro se decidió y la vida del perdedor estaba intacta, el resultado de su vida quedaba a consideración de la audiencia. Si la mayoría ponía el pulgar hacia abajo, la vida del perdedor se tomaría sin piedad. Por el contrario, si la mayoría de la multitud lo levantara y agitara sus manos en coro, estaría por el momento exento de la muerte. 

Hubo muchos casos en los que los gladiadores populares y los espadachines que mostraban una pelea brillante podían vivir. 

Pero incluso si ese fuera el caso, si se sentía que la emoción del momento es particularmente deficiente, o si la audiencia no está satisfecha con la cantidad de carnicería, desearían un final brutal. 

Por un golpe de suerte, Miguel recibió mucho apoyo y se salvó. Orba arrojó su espada y se alejó del perdedor. Orba había mostrado una abrumadora diferencia en su habilidad, pero la multitud estaba perpleja por la conclusión repentina. 

— ¿Vieron eso? ¿Tú, Baton, Troa? ¡Su fuerza abrumadora! 

La única que gritaba de emoción era Ineli. 

— Sí —respondió Baton, no muy feliz por eso. 

Y Troa, que no tenía la menor idea de las reglas de la arena, simplemente asintió con la cabeza. 

Lo que a Baton le pareció más desagradable era cómo sus ojos se humedecieron y sus mejillas se tiñeron de rojo. Sospechaba que no era resultado de la sed de sangre. Y, de hecho, Ineli estaba inusualmente emocionada. Mientras miraba la pelea de Orba, la escena que se desarrollaba en Ba Roux vívidamente regresó a ella. 

Cuando el Sozos se acercó a ella, solo sintió miedo. La silueta del gladiador enmascarado después de salvarla, mientras ella se dejaba caer al suelo y lo miraba, quedó grabada para siempre en su memoria. Ella era una niña cansada de la vida cotidiana y siempre en busca de emociones. Pensando en esa escena, su corazón palpitaba y una sensación placentera llenaba su interior. 

Sin embargo, mientras ella apoyaba al gladiador enmascarado, también lo odiaba. Él no le había dado ni una sola mirada y la dejó allí cuando la salvó del dragón. Y para agregar un insulto más, ofreció su mano a la princesa extranjera, justo cuando Ineli estaba solo a un paso de darle un golpe que la humillaría más allá de la redención. Ella no podía perdonarlo por eso. 

Si vas a ganar, gana con un golpe. Quiero que todos te reconozcan como un héroe. 

Y cuando mueras, muere como un perro. Entonces voy a arrancar esa máscara de tu cadáver. 

Estos dos sentimientos conflictivos chocaban, provocando una tormenta de emociones, pero Ineli todavía podía sentir su cuerpo temblar por el dominio de una sensación agradable. 

— Me pregunto si de alguna manera puede ser invitado a la fiesta de esta noche. Sería incorrecto si yo personalmente enviara un mensajero. Baton, ¿no puedes hacer algo al respecto? 

Muchos gladiadores fueron invitados como huéspedes a las fiestas nocturnas celebradas en el palacio y en las salas residenciales de los nobles durante el festival. Y al invitar a los gladiadores muy populares, los nobles elevaban su posición. 

— ¿No puedes pedirle al príncipe que lo haga? —Respondió Baton, sin el menor interés—. Él es el guardia imperial del príncipe. 

— ¿No crees que lo sé? Estoy preguntando esto porque no puedo confiar en mi hermano — dijo Ineli con un puchero. 

Troa sonrió con un kebab pegado a la cara. 

— Se siente mal otra vez. Debe haber estado asustado por el campo de batalla. 

— Ah, olvídalo. ¡Está bien! Quizás podría preguntarle a Fedom. Él es el director del gremio de gladiadores, ¿verdad? Me pregunto si podría negociar algo con él sobre Orba. 

Mientras estaban hablando, salieron los siguientes gladiadores que procedieron a apostar sus vidas a su espada. 

Después de eso, Orba luchó dos encuentros más. Era en una fosa contra un animal de pelo dorado, supuestamente transportado desde las tierras del este, del cual tomó su nombre, un tigre, y luego cruzó espadas contra gladiadores en un dos contra uno. 

Ambos terminaron en una victoria satisfactoria. Esto era diferente de cuando estaba en el ambiente extraño que era el palacio. En una batalla donde tenía una espada en la mano, no tenía nada que temer. 

Su inquebrantable despliegue de habilidad estuvo a la altura de las expectativas de los espectadores, pero la forma en que emprendió las batallas fue algo sencilla y dejó a los ciudadanos amantes de la arena de Solon ligeramente insatisfechos. 




Los juegos de gladiadores terminaron antes del atardecer. Orba no regresó al palacio esta noche y solicitó al supervisor del campamento poder dormir en la misma habitación que los esclavos. Su razón era que regresar allí cada vez sería molesto. 

Orba se unió a los esclavos en el comedor. Los hombres apenas vestidos sentados en los bancos de piedra entregaban los platos que las esclavas llenaban con las comidas pequeñas que tenían. Mientras comía con las manos desnudas, Orba pensó que no había experimentado esto en mucho tiempo, y le pareció extrañamente divertido cómo este ambiente evocaba una sensación de nostalgia. 

Había poco o nada de habla. Eran todas personas enviadas por compañías de esclavos de varias regiones. Ciertamente, sería extraño verlos hablar alegremente cuando se verían obligados a matarse entre ellos al día siguiente, pero la atmósfera actual era de alguna manera diferente. Al igual que el día anterior, todos eran conscientes de Orba. Pero nadie lo llamó. Ellos solo continuaron en silencio. 

Orba vislumbró a Pashir que estaba sentado frente a él. Una vez más estaba mirando en dirección a Orba. Cuando sus miradas se encontraron, inmediatamente levantó su copa vacía en el aire y Mira se apresuró a trotar llevando un jarrón y vertiendo agua en la copa. 

El hombre que aparentemente supervisaba a los esclavos se presentó un momento, pero se fue sin decir una palabra. Justo cuando su comida estaba a punto de terminar, Pashir habló de repente. 

— Que alguien como tú haya venido aquí es algo bueno. 

Orba lo miró medio boquiabierto, sin idea de lo que Pashir estaba diciendo. 

— El alcaide siempre nos saca, pero se contuvo por gente como tú, un Guardia Imperial estaba aquí. Gracias a eso, hemos tenido suficiente tiempo para comer. 

Pashir soltó una carcajada y todos intervinieron de manera similar. 

Poco tiempo después se calmaron, 

— ¿Por qué has venido aquí? Eres un héroe de Mephius. ¿Tienes tanta confianza en matar a otros? 

— Me ordenaron venir. ¿Qué más podría ser? No hables como si tuviera los mismos gustos que un esclavo. 

Orba negó deliberadamente sus afirmaciones y se levantó de su asiento. Él era el único sin cadenas en sus pies. Entonces, justo cuando estaba a punto de irse: 

— No hay diferencia entre tú y nosotros. Incluso si tus pies no están envueltos en cadenas, si te ordenan matar, entonces eres lo mismo que un esclavo. Yo diría que eres una bestia encadenada para matar en público. 

— Cállate. 

Después de alzar la voz, se alejó con grandes zancadas. 

Poco después de salir de en medio, los pies de Orba se detuvieron mientras se perdía en sus pensamientos. Caviló sobre el corto intercambio en este momento. 

Pashir está resentido con Mephius. Lo odia. 

Este plan, entonces, no serviría para beneficiar a los nobles mephianos. 

¿Propusieron Oubary y Zaat este plan mientras mantienen sus nombres en secreto, o es este el plan de Noue para tomar represalias contra Mephius? 

Mañana, Orba estaba listo para participar en un encuentro en la espalda de un dragón. Sería una pelea entre dos luchadores ensillados en un Baian de tamaño mediano. 

Por supuesto, Orba no había puesto un pie aquí solo para matar a otros esclavos. Necesitaba hacer uso completo del poco tiempo que tenía.






ANTERIOR -- PRINCIPAL -- SIGUIENTE



1 comentario:

  1. Muchísimas muchísimas gracias por el cap tan largo y pronto que me dieron estuvo genial me encantó n_n esperando el siguiente con mucha paciencia

    ResponderEliminar