Youkoso Jitsuryoku Shijou Shugi no Kyoushitsu e Volumen 4 - Epílogo




LA DEFERENCIA ENTRE CADA PERSONA 

PARTE 1 

El último día del examen había comenzado. Y a diferencia de la vez en la isla deshabitada, el tiempo pasa rápidamente en un lujoso barco. Además, cada día había dos horas de debate sin que se discutiera demasiado contenido. 

Mientras que el plan de frente unido de Ryuuen y el plan de la fortaleza de Katsuragi continuaban como siempre, Ichinose Honami de la Clase B pasaba su tiempo sin poder contraatacar esas estrategias. 

— Waah. ¡Perdí otra vez! ¿Quizás soy mala en Old Maid? —Ichinose dice mientras esparce las cartas en su mano frente a mí. 

A pesar de ser el quinto período de discusión que hemos tenido, Ichinose una vez más sugirió jugar a las cartas. Hubiera cuestionado este enfoque, pero parece que nadie en la Clase A está dispuesto a participar en la discusión. Así que solo un pequeño grupo de personas pensaban que sería mejor jugar que pasar tiempo sin rumbo fijo en los juegos de cartas. 

El contacto de Manabe y las demás con Karuizawa fue un poco preocupante, pero parece que el efecto de enviarle esas imágenes funcionó de manera excelente. Y ahora se están alejando sumisamente de ella. Karuizawa también creyó en eso y actuó como de costumbre. 

Por otro lado, mirándolo desde la perspectiva de Manabe, la persona misteriosa que envió la conversación debe haber sido Yukimura o yo, que estábamos presentes en el incidente de la escalera de emergencia. Añadí en el chat que recibí las imágenes de un compañero de clase, pero está claro que cualquiera de los dos debe ser el que tomó las fotos. 

Eso o esas imágenes se las dieron a la misteriosa persona que envió el chat como algo interesante. Manabe debe haber obtenido ese tipo de idea de todo este asunto. 

Mientras no pueda asegurar con certeza que fui yo el responsable, no puede tomar medidas contra mí. Porque no tiene sentido averiguar la identidad de la persona que tomó esas imágenes. 

— ¿Está bien que me quede aquí así? 

Yukimura dijo eso mientras estaba sentado a mi lado con una expresión triste y deprimida 

— Estás triste, Yukimura-kun. Aquí es donde juegas con tu corazón y te sacudes de tu ira. Revancha. ¡Revancha! 

— Voy a pasar. De todos modos, no me apetece. Más importante aún, ¿está bien, Ichinose-san? Poner fin al examen de esta manera. Pensé que eras la que estaba a cargo de este grupo y nos guiaba a todos a través del diálogo —Yukimura le pregunta a Ichinose. 

Y en respuesta a eso, Ichinose, cuyas manos habían estado sosteniendo las cartas, se detuvo brevemente. 

— ¿No es eso demasiado conveniente para ti, Yukimura-kun? Si realmente quieres ganar, no confíes en que alguien más lo haga por ti y usa tu propio poder para ganar —le replica Ichinose a Yukimura. 

— ... Lo sé. Lo entiendo —contestó Yukimura. 

El hecho de que no puede permitirse tener esa responsabilidad, estoy seguro de que Yukimura también es consciente de ese hecho. Pero a pesar de saberlo, supongo que todavía quería cambiar esta atmósfera resignada. 

Yukimura, que posee calificaciones de primer nivel, sería uno de los más confiables si el examen midiera puramente nuestra destreza académica. Pero el hecho de que estés dotado académicamente no siempre se traduce en levantar el ánimo de las personas. No es como si pudieran inventar ideas novedosas. Hay cosas en el mundo que no se pueden hacer simplemente memorizando palabras y ecuaciones. 

Durante las vacaciones de verano, hemos tenido dos exámenes especiales, incluso Horikita se vio obligada a enfrentar su impotencia frente a ellos. Me pregunto si en este punto muerto, Ichinose y Machida y los demás también sienten esta irritación. Sin embargo, incluso esa frustración, siempre y cuando no termine rompiendo tu espíritu, eventualmente puede ser utilizada para fortalecerte. 



PARTE 2 

— Y con la próxima reunión, el examen habrá terminado. ¿Cómo están las cosas de tu lado, Ayanokouji-kun? 

Tengo mi última reunión con Horikita. El mundo exterior ya ha sido envuelto por la oscuridad. Los registros de nuestra conversación permanecen en el teléfono. Para evitar eso, nos estamos reunimos cara a cara. 

— Ningún cambio particular de mi lado. Parece que el “objetivo” podrá escapar con seguridad. ¿Y tú? —le pregunto a ella. 

Pensé que no podía esperar mucho de Horikita, pero... 

— Ganaré —respondió brevemente. 

— Entonces, ¿has encontrado al “objetivo”? —pregunté. 

— No sé quién nos esté escuchando, así que aún no puedo contarte los detalles, pero no me importaría si crees en mí. Todo irá bien —me respondió Horikita. 

De Hirata, ya escuché que el “objetivo” del grupo (Dragón) es Kushida. Por supuesto, estoy seguro de que Ryuuen y Kanzaki ya han hecho todo lo que está en su poder para descubrirla. Pero parece que Horikita ha navegado con éxito a aguas seguras y sobrevivido. 

Si ella tiene tanta confianza, estoy seguro de que no hay mucho de qué preocuparse. Tendremos que esperar que 500,000 puntos aparezcan más adelante. Podría incluso describirse como una victoria sólida para nosotros en ese caso. 

— ¿Tal vez quieres consultarme algo? —pregunta. 

— No hay necesidad de eso. Haz tu movimiento como quieras —le dije. 

Incluso si ella me contó sobre el grupo (Dragón), no es que pueda hacer mucho para ayudarla. 

— Entonces, dijiste que necesitabas hablar conmigo sobre algo, ¿qué es? Me gustaría evitar el contacto descuidado si es posible —me dice Horikita. 

Quizás ella desconfía de la existencia de Ryuuen que ha estado acechándola. No siento ninguna amabilidad por su actitud, pero sería problemático para mí si Horikita repentinamente adopta una actitud amable hacia mí. 

— No puedes permitirte el lujo de estar aterrorizada por la mirada de Ryuuen para siempre, ¿sabes? —le dije a Horikita. 

— A juzgar por ese tono, ¿puedo suponer que tienes un plan? —me pregunta. 

Pero parece que no espera mucho de mí, ya que parecía sorprendida cuando asentí en respuesta a eso. 

— He traído a Hirata a nuestro lado. Creo que puedo construir una relación de cooperación con él en el futuro —le dije a Horikita. 

— Realmente no quiero nada de eso —responde ella. 

— Está bien. No te pido que te involucres con Hirata personalmente. Me encargaré de la charla, así que solo síguenos el ritmo —dije. 

— ...No me gusta esto. No me gusta que te muevas así a mis espaldas —me dijo Horikita. 

Pensé que ella diría algo como esto. 

— Entonces muestra la cara cuando discutamos las cosas. Incluso si no puedes forzarte a decir algo, puedes mantenerte al tanto de las discusiones para que no haya ningún problema, ¿no? —le pregunté. 

— Supongo que sí. 

Todavía parecía estar insatisfecha, pero si le doy a Horikita la opción de participar o no, no puede negarse. Además, la existencia de Hirata es una gran ayuda para la clase, y después de ver su liderazgo en la isla deshabitada, Horikita seguramente lo comprenderá también. 

— Incluyendo a Hirata, hay otra persona que me gustaría presentarte. Por favor, libera un poco de tiempo antes de que termine el examen —le dije. 

— Todavía no me gusta. No incluyas más personas de las necesarias —responde. 

— Por favor, considéralo como una consecuencia de tu presencia en la primera línea de batalla. Además, esa persona seguramente nos será útil —le dije. 

— Creo que más o menos puedo entender lo que está pasando... pero está bien. Reunámonos aquí justo después de que el examen termine —respondió Horikita. 

Después de intercambiar esa promesa, miro la hora en mi teléfono. 

La última discusión tendrá lugar en 30 minutos. 

— En este examen, me pregunto cuántos grupos se decidirán por traidores — dijo Horikita. 

— Eso me pregunto. Me sorprendió que el examen del grupo (vaca) terminara de repente, pero dudo que algo así se repita. Creo que los resultados más probables serán el “objetivo” escapando cuando se termine el examen —respondí. 

— Supongo que sí. También creo eso. 

Y solo por un momento, Horikita desvió la mirada. Ese es un gesto inconsciente que hacen los humanos cuando están preocupados por algo. 

— ¿Qué pasa? —le pregunté. 

— Nada. Es solo que sentí que algo andaba mal con la forma en que se desarrolló este examen. Pero no debería haber ningún error. Definitivamente no debería perder —me dijo. 

Parece que algunas de las ansiedades que había estado almacenando se filtraron ligeramente. Incluso si ofreciera palabras de aliento, estoy seguro de que lo verá como un problema innecesario. Así que decidí simplemente callarme. 



PARTE 3 

Los miembros del grupo (Conejo), sin haberse acercado a hacer un gran avance en el examen, ingresaron a la sexta y última discusión. Como quería considerar mi idea con calma y racionalidad por un tiempo, decidí dejar la habitación donde estaban Hirata y los demás y comencé a dirigirme a la sala de debate grupal. Como aún quedaban alrededor de 30 minutos para el inicio de la discusión, era obvio que nadie estaría allí todavía. 

Pero esas expectativas fueron aplastadas por la existencia inesperada de una persona... 

— ... una llegada anticipada, ¿eh? 

Era la silueta de una chica durmiendo en el piso de una habitación cuando nadie debería estar allí todavía. Aun así, me pregunto por qué su falda hace que el corazón de un hombre cosquilleé. Esto es malo, malo. Como estaba acostada, los muslos regordetes de Ichinose eran aún más evidentes de lo normal así como las partes que cubren la falda y no se pueden ver, me encontré incapaz de quitar mis ojos de ellos. Si existiera un hombre que no sintiera eso hacia Ichinose, entonces es gay o bisexual. Este es un destino del que un chico sano no puede escapar. 

Aunque pensé que no tenía sentido, no pude evitar mirar desde sus muslos hasta sus pies, luego su rostro, luego sus pechos, y luego sus muslos. Mi mirada titila entre ellos. Mientras me sentía frustrado a esta edad, de repente me sentí distraído por algo más atrás de la cabeza de Ichinose. Es decir, el teléfono que debe haber estado usando antes de conciliar el sueño. 

En el teléfono asignado por la escuela, se registra bastante información. Y no solo juega un papel importante en este examen, sino que también te permite determinar los puntos de cada individuo. Naturalmente, para confirmar esto, se requieren cosas tales como una identificación personal y contraseñas, pero para evitar la molestia de tener que iniciar sesión cada vez que desees verificar esto, hay muchos estudiantes que almacenan dicha información en una terminal móvil. Eso significa, que si puedo robarle el teléfono a Ichinose ahora mismo, podría determinar su nivel de vida y la cantidad de puntos que posee. Hace un tiempo, ya determiné que para ahorrarse la identificación y contraseña, Ichinose también almacena su información en una terminal móvil. 



Si esa situación no ha cambiado, podré obtener información. Lentamente y con cautela, me le acerco. 

— ...uuuuu. 

— Woah. 

A medida que la distancia entre nosotros se cierra, tal vez la atmósfera cambia y siente la presencia de otra persona, Ichinose se agitó levemente. Pero luego inmediatamente se durmió de nuevo. Parece que he logrado hacerlo sin despertarla. Cierro nuestra distancia nuevamente. 

— ...nnn. 

Me pregunto qué estoy haciendo. Aunque es por el bien de reunir información, si alguien ve esto, solo me vería como un pervertido. ¿Qué pasa si Ichinose se despierta mientras le doy la espalda? Siento que estoy haciendo algo que no debería estar haciendo. 

Dado que la discusión comienza en 30 minutos, no hay problema incluso si llegué temprano, pero si es así, ¿no debería esperar con calma dentro de la habitación? Si no hay nada de lo que deba sentirme culpable, debería actuar de manera normal. Paso a paso, cierro mi distancia con Ichinose. 

— ...nnnnn... munyumunyu. 

Esto es imposible. Cada vez que hago un movimiento, Ichinose constantemente muestra signos de despertarse. Para probar esta hipótesis, trato de mover los pies en el lugar sin moverme realmente. Si Ichinose responde a esto, puedo deducir de eso que tiene el sueño ligero. Se dice que las personas que tienen el sueño ligero son personas prudentes... 

...esto es patético 

¿Por qué estoy siendo tan sigiloso? Pero, curiosamente, ella no habla en sueños. Pero si alguien me ve ahora, todo lo que verían es la palabra pervertido. 

Después de haber reconocido mi comportamiento como un esfuerzo estúpido, renuncié a robar su teléfono y me alejé de ella. 

Luego me senté a una gran distancia de Ichinose. Desde este punto de vista, no hay riesgo de ver accidentalmente los secretos escondidos en sus muslos. 

Y no me pondré en contacto accidentalmente con ella de esta manera. 

Más importante aún, ya que es bastante temprano. Me pregunto cuándo llegó Ichinose aquí. Luego, unos 20 minutos antes de que comenzara la discusión, sonó una linda música en la habitación. Venía del teléfono de Ichinose. 

— ... nnnn. 

Mientras mantiene los ojos cerrados, busca su teléfono y opera la pantalla de su teléfono, detiene la música. Parece que la música vino de la alarma que ella había puesto. Todavía soñolienta, Ichinose se levanta del suelo y nota la presencia extraña en la habitación, es decir, mi existencia. 

Me preguntaba qué haría si mostraba una cara de disgusto por mi presencia, pero ni siquiera estaba preocupada por eso. 

— Buuueeeenoos días, Ayanokouji-kun. Lo siento, ¿mi alarma te sobresaltó? —preguntó. 

— No, no particularmente. Parece que dormiste bien. 

— Ahahahaha. Lo siento, lo siento. De repente me quedé dormida. Llegas temprano, todavía faltan 20 minutos. 

— Lo mismo va para ti. ¿Desde cuándo has estado aquí? 

— Desde hace una hora. Solo quería pasar un poco de tiempo en silencio. Si es en mi habitación, hay bastante alboroto con mis amigos entrando y saliendo —respondió ella. 

Parece que este era el mejor lugar para tomar una siesta. 

— Además. Quería ordenar mis pensamientos. 

Más que refrescada por su sueño, su rostro parecía más como si hubiera tenido un destello de perspicacia. 

— ¿Obtuviste algún resultado? —pregunté. 

— Más o menos. 

Luego, poniéndose de pie, Ichinose por alguna razón, caminó a través de la habitación hacia mí y me sentó a mi lado. Una habitación con solo dos personas presentes, y una distancia cerrada. No pude ocultar mi nerviosismo en esta situación, pero parece que Ichinose no lo ha notado en absoluto. 

— Todavía queda tiempo antes del examen, ¿charlamos un poco? Si no te estoy molestando, —pregunta. 

— No, no es molesto en particular. Si estás de acuerdo con eso, vamos a charlar —le respondí. 

— Entonces está decidido. La verdad es que hay algo que quería preguntarle a Ayanokouji-kun. También le he preguntado esto a todos mis compañeros de clase, incluso a los chicos como Kanzaki-kun. Pero no he escuchado las opiniones de las otras clases, así que tengo curiosidad. Ayanokouji-kun, ¿alguna vez has querido subir a la Clase A? —me pregunta. 

Me preguntaba con qué me cuestionaría, pero era una pregunta sorprendentemente común. 

— Por supuesto, pienso en eso. No... más que querer ascender a la Clase A, es más que debo tener por objetivo a la Clase A. Esa sería una forma más apropiada de expresarlo —le digo. 

— En otras palabras... ¿por la garantía de una buena carrera y colocación laboral? 

En esta escuela, los estudiantes se dividen en clases de la A a la D y se les hace competir. Pero el máximo privilegio de poder ir a cualquier universidad y obtener un empleo después de la graduación solo se otorga a la Clase A. Estaba escrito ambiguamente en el folleto de la escuela, por lo que puede parecer un fraude al principio. 

— En estos tiempos, después de la graduación no podrás mantenerte al día con tu vida y tu trabajo, especialmente cuando se trata de ser empleado —dije. 

— Supongo que es verdad. También creo eso. Pero tener demasiada fe en el sistema también es peligroso, ¿no crees? En el 99.9% de las palabras que dicen, hay trampas invisibles que no podemos ver —dijo. 

Por supuesto, la trampa de la que habla Ichinose es probablemente la tasa de empleo garantizada del 99,9% y el avance educativo promocionado por la escuela. Por ejemplo, si quisiera convertirme en un jugador profesional de baloncesto pero carezco de la experiencia necesaria, la escuela intentaría encontrar formas de elevarme al nivel de un profesional. Además, esta escuela es también un caldo de cultivo para las conexiones interpersonales. Pero solo porque juegas baloncesto regularmente o te has graduado de una famosa universidad o escuela, no necesariamente garantiza tu futuro. 

Las personas que logran los sueños que han declarado desde el principio, son solo una pequeña fracción. Según ciertas estadísticas, solo uno de cada seis estudiantes de primaria logra sus sueños. 

A primera vista, parece una alta probabilidad, pero los datos son ambiguos en el mejor de los casos y los estándares de las estadísticas no están claros. Convertirse en un jugador profesional de baloncesto con éxito no significa que te conviertas en un jugador de primer nivel. Los jugadores que pertenecen al baloncesto profesional, por ejemplo, incluidos los aprendices, serán alrededor de 900 o 1000 personas. Sin embargo, solo a través de jugar de forma regular y compitiendo y ganándole a tus rivales puedes lograr tu sueño. Al final, solo 100 de esas personas habrán logrado sus sueños con éxito. 

En otras palabras, tener como objetivo tu sueño y lograrlo con éxito tiene una probabilidad muy baja. En cualquier caso, lograr un sueño es extremadamente difícil. Muchos estudiantes simplemente repiten sus aburridas vidas una y otra vez mientras hablan vagamente de sus sueños. Pero si uno realmente desea hacer su sueño realidad, necesita de mucho esfuerzo y suerte. 

— Pero aun así esta escuela... si lo piensas, tiene una gran influencia ¿no? Y muchas personas han tenido éxito en la vida por su ayuda. ¿O estás diciendo que no estás interesado en ella, Ichinose? —pregunté. 

— Nada de eso. Incluso yo tengo un sueño, graduarme en la Clase A. Y también un sueño que quiero cumplir —dijo Ichinose. 

Y a pesar de que ella lo dijo con una sonrisa, pude ver un fuerte e inquebrantable sentimiento en sus ojos. 

— El sistema escolar es bueno y todo eso, pero si no puedes graduarte de la Clase A, tus perspectivas son mínimas. Como la escuela funciona con realismo, si no puedes ganar usando tus talentos, no hay nada que puedas hacer al respecto, los estudiantes son asignados a las clases basados en sus méritos, así que ahora entre Ayanokouji-kun y yo, solo uno de nosotros podría alcanzar sus sueños moviéndose hacia la cima. Aah, pero también hay casos donde ninguno de nuestros sueños se puede cumplir —continuó. 

En otras palabras, aunque estamos sentados aquí charlando como amigos, al final solo una clase puede ser la ganadora. Las tres clases restantes no compartirán esas recompensas. 

— ¿Escuchaste que también hay excepciones a esas reglas? —finalmente dijo. 

— ¿Hmm? ¿Cómo cuando los individuos acumulan 20 millones de puntos? —pregunté. 

— Sí. Parece que nadie ha logrado algo así en la historia de la escuela, pero también hay Ultra C’s —respondió Ichinose—. Sí, sí. Si tenemos en cuenta eso también, es posible que los dos podamos graduarnos de la Clase A —dijo Ichinose. 

— El problema es si puedes ahorrar 20 millones de puntos o no, en primer lugar, incluso si guardas puntos en los exámenes, el sistema ya está configurado para que no llegues a los 20 millones —respondí. 

Si solo miramos este examen especial, dependiendo de tus acciones a lo largo de él, es posible recibir una gran cantidad de puntos. Y solo dos de esos exámenes se han terminado hasta el momento. A partir de este punto, es posible que se reduzcan la cantidad de puntos que se pueden ganar y que se consuman a causa de grandes penalizaciones. 

— Supongo que eso es cierto. Si comienzas a ahorrar tus puntos, al llegar solo a la mitad de esa cantidad, ya levantarías sospechas —dijo Ichinose. 

— Eso es verdad. La situación financiera en la Clase D, especialmente, es terrible. Aunque Horikita hace todo lo posible por nosotros, los puntos obtenidos de la isla deshabitada aún están muy lejos. No, incluso es posible que podamos perder esos puntos en este examen. Ichinose, ¿estás ahorrando puntos? No me parece que seas del tipo que trabaja duro para obtener puntos —le pregunté. 

— Ummm... eso me pregunto. No sé sobre los demás, pero supongo que uso puntos algunas veces y los guardo también a veces. Aunque estoy en la clase B, no tengo tantos puntos ¿sabes? —dijo. 

En respuesta a mi pregunta, Ichinose responde en un tono muy natural sin indicios de que esté ocultando algo, juzgándola únicamente por su comportamiento. 

— Ayanokouji-kun. 

— ¿Hmm? 

En el siguiente momento, Ichinose repentinamente cierra la distancia conmigo y se da vuelta para mirarme a la cara. 

— Parece que después de todo lo viste, esa vez. 

Hermosos ojos que parecen succionarme me miraban sin soltarme. Parece que Ichinose es mucho más inteligente de lo que esperaba, ella ha visto a través de mis planes. 

— ... Lo siento. Mientras usabas tu teléfono antes, simplemente vi la pantalla. Tenía curiosidad y solo quería preguntarte —respondí. 

— Ahaha... no es como si te estuviera culpando por eso. Ciertamente esa es una gran cantidad de puntos, ¿verdad? — dijo Ichinose. (NT: Supongo que esto sucede en el volumen 2, la parte que está sin traducir, pero si no mal recuerdo se ve en el anime). 

Es verdad. Incluso antes del final de un semestre, Ichinose ya ha acumulado una gran cantidad de puntos. Si guardo todos los puntos asignados mensualmente sin usar uno solo, aún no podría ahorrar tanto. 

— No te preocupes. No se lo he contado a nadie más. También existe la posibilidad de que haya visto mal. No investigaré más —le dije. 

Incluso si investiguara, dudo que pueda obtener una respuesta satisfactoria. 

— ¿Has podido encontrar la manera de ganar? —pregunté. 

— Ummmm... creo que sí. Creo que encontré una pista. 

Pensé que no había forma de que ella respondiera honestamente, pero tal vez por su confianza, Ichinose respondió en un tono relajado. Parece que ella es del tipo que actúa sobre sus convicciones sin perder tiempo. 

— Entonces esta pelea... se convierte en una batalla para ver si A ganará o B lo terminará —dije. 

— No lo sabré hasta que caigan las cortinas. La victoria a la que aspiro es- 

Pero antes de que pudiera terminar, es cuando se acercaba el momento de la discusión grupal, los miembros del grupo comenzaron a aparecer uno detrás de otro. Los estudiantes de Clase A fueron los primeros en llegar, sin embargo, sin intercambiar un saludo con nosotros, simplemente tomaron sus asientos. 

— ¿Qué? ¿Ya estás aquí, Ayanokouji? 

— Junto con Ichinose-dono. Solo ustedes dos. ¿Qué clase de contacto secreto estaban planeando aquí? 

Tanto Yukimura como Sotomura me bombardearon con esas preguntas cuando entraron juntos a la habitación. No pude notar ansiedad ni depresión en sus rostros, por lo que quizás ya hayan renunciado a la victoria en este momento. Por otro lado, los estudiantes de la Clase B parecían casi relajados. 

— Esta es la última, ¿has encontrado alguna pista? —Hamaguchi me pregunta después de haber esperado en silencio a que la discusión en grupo comenzara. 

— Honestamente, no tengo idea. No hemos podido establecer un diálogo adecuado en absoluto —le respondí. 

Lo dije, pero ya he ejecutado las estrategias que había planeado desde el inicio del examen. Fue mediante el uso del correo que la escuela había enviado a nuestros teléfonos que el “objetivo” se había camuflado con éxito. El “objetivo” del grupo (Dragón) es Kushida, pero ¿qué sucede si, por ejemplo, Kushida y Horikita intercambiaran sus teléfonos? Al mirar ese teléfono, cualquiera sospecharía que Horikita es el “objetivo”. 

Y si hubiera un traidor que supiera de este hecho, al enviar el nombre de Horikita como el “objetivo”, cometería un error y la victoria se lograría de esa manera. 

— Buenas noches, vamos a llevarnos bien —habiendo dicho esto brevemente, Ichinose recompone su postura y sonríe como de costumbre. 

Pero aún es demasiado pronto, porque aún no se sabe qué ocultan y planean los otros miembros. 

Además, si todos se enfocaran en el tema en cuestión, sería cada vez más difícil camuflar el “objetivo”. Había estado esperando que Ichinose siguiera hablando antes, pero decidí interrumpirla ahora. 

— Si todos están de acuerdo con eso... 

— Hay algo que me gustaría decir. 

Curiosamente, tanto Hamaguchi como yo dijimos esas palabras al mismo tiempo. 

— Disculpa, adelante, Ayanokouji-kun —dice. 

— No... para nada, tú primero. Estoy bien hablando más tarde —respondí. 

Nunca esperé esta coincidencia en este momento. Una terrible coincidencia. Mi plan en sí no tiene fallas, pero si ocurre un problema inesperado como este, el efecto de mi plan puede volverse inestable. 

Supongo que puedo escuchar lo que Hamaguchi tiene que decir primero antes de calibrar mi discurso y volver a intentarlo. En respuesta a lo que había estado pensando en ese sentido, Hamaguchi destruyó mis expectativas de una manera inesperada. 

— Entonces, con su permiso. Durante los últimos tres días, he estado pensando constantemente en la mejor manera de lograr el primer resultado —Hamaguchi comienza a hablar de su plan a los otros del grupo (Conejo). 

Sorprendentemente, el contenido de su propuesta era similar a la estrategia que había planeado. 

— Y finalmente se me ocurrió una sola conclusión, que es posible que todo el grupo busque el primer resultado y una forma de hacerlo posible —continuó Hamaguchi. 

— ¿Es eso realmente cierto, Hamaguchi? 

Para los ojos abatidos de Yukimura y los otros que habían perdido toda ilusión, un rayo de esperanza había regresado. 

— Por supuesto. Es una idea que surgió después de escuchar a todos aquí, incluso Ichinose-san y Machida-kun —dijo Hamaguchi. 

— Increíble. No hay forma de que el primer resultado se pueda lograr a través de solo el diálogo —el que se opuso a esta ingenua propuesta de ensueño fue, por supuesto, Machida. 

— Escuchemos primero. Hamaguchi-kun no es el tipo de persona que habla antes de pensar. 

Ichinose apoyó a Hamaguchi y creó un ambiente propicio para la discusión. 

— Ahora procederé a mostrarles a todos mi teléfono. Naturalmente, la escuela me envió un correo electrónico. Estoy seguro de que comprenden a qué me refiero. Ya que está prohibido falsificar o alterar los correos electrónicos de la escuela de alguna manera, no hay riesgo de ser engañados. Por eso es una cuestión fácil, simplemente mostrándonos nuestros correos, podemos encontrar quién es el “objetivo”, esa es mi manera de encontrar la verdad —nos dijo Hamaguchi. 

— Esto es estúpido. ¿Quién mostraría sus correos de esa manera? Todavía no sabemos si alguien nos traicionará en el momento en que mostremos nuestros correos, no hay nadie que acepte esto. 

En respuesta a este plan que cualquiera podría haber pensado, pero con el cual nadie estaría de acuerdo, naturalmente, el espectador Machida quedó estupefacto. 

— Sin duda, debido a que saben que existe la posibilidad de una traición, el “objetivo” no mostrará el correo en su teléfono. Pero mirándolo desde la perspectiva de aquellos que no son el “objetivo”, hay poco riesgo en mostrar el correo. El examen pronto terminará, si no hacemos nuestra jugada ahora, no ganaremos. Si una clase colabora para proteger al “objetivo”, ninguno de ellos mostrará sus correos. Al hacer esto, es posible acorralar al “objetivo” —continuó Hamaguchi. 

— Incluso si conoces la identidad del “objetivo” o la clase a la que pertenece, si alguien nos traiciona se terminó. El problema no se resolverá. ¿Estás planeando jugar un juego en el que el más rápido en traicionar gana? 

Usando esta estrategia, de hecho es posible descubrir la identidad del “objetivo”. Pero eso es todo lo que puede hacer. Al final, no todos jugarán limpio y los demás responderán en consecuencia. 

— Entonces, cállate. Estará bien si Machida-kun no participa —dijo Hamaguchi mientras se negaba a sucumbir ante la actitud poco cooperativa de los demás y procedió a mostrarnos el correo en su teléfono. 

— Estoy de acuerdo con la idea de Hamaguchi-kun. Mostraré el mío también —Beppu de la Clase B también hizo lo mismo. 

Parece que este no es un evento aislado y aleatorio sino, sin duda, la estrategia de Ichinose en acción. El desarrollo es el mismo que la estrategia que había planeado. Pero, no sé hasta dónde han pensado esto. Pero si creen que todos creerán obedientemente en esas palabras y mostrarán los mensajes en sus teléfonos, eso sería imprudente... 

— Creo que esto es una buena idea. No tengo objeciones en mostrar mi teléfono —Ichinose sonrió una vez más como si aceptara seguir el plan de Hamaguchi. Combinando las acciones de los demás, también busca en el bolsillo derecho de su falda para sacar el teléfono—. He estado reflexionando sobre esto durante mucho tiempo, pero finalmente lo entiendo ahora, después de escuchar lo que ha dicho Hamaguchi-kun. Lo siento, lo he mantenido oculto hasta ahora, pero... —y con esas palabras intencionadas, Ichinose sacó su teléfono. 

Decidí atacar ahora antes de que pudiera completar su estrategia. 

— Hablas en serio, ¿verdad, Ichinose? Si vas a apostar por eso, aceptaré esa oferta. 

Antes de que Ichinose pudiera revelar el contenido de su correo, ofrecí mi teléfono. Pero este no era el mío, sino uno que había intercambiado con cierta persona. 

— Ayanokouji-kun... ¿estás bien con eso? 

— Sí. Después de escuchar a Hamaguchi, creo que no hay otra manera más que esto. Como soy malo en comunicarme, lo único que puedo hacer es mostrarte la verdad, así que eso es lo que haré —le dije. 

— Espera Ayanokouji. Me opongo. No hay forma de que este tipo de estrategia directa vaya a ir bien. 

Yukimura trató desesperadamente de detenerme, pero me encogí de hombros y simplemente le mostré mi correo. 



Y con eso, probé que no era el “objetivo”. Una gran cantidad de agua ya se había acumulado en esta presa invisible. Si se abriera un agujero de 1 centímetro, la presa seguramente colapsaría y se convertiría en una corriente fangosa. Esta acción fue el disparador para abrir ese agujero. 

— Hmm... ciertamente parece que Ayanokouji-kun no es el “objetivo”. 

— Entonces mostraré el mío también. 

¿Ahora quién seguirá? De entre la gran multitud de personas que aún se reían de la estrategia de Hamaguchi, una chica expresó su aprobación y consentimiento. Era la persona que nadie hubiera esperado. Ibuki Mio. 

— ¿Estás loca? No hay beneficio para nosotros al hacer esto —Fue Manabe quien objetó las arriesgadas acciones de Ibuki. 

Pero las palabras que Ibuki dijo en respuesta fueron de hecho, bien razonadas. 

— Los que no son el “objetivo”, ni pertenecen a la misma clase que el “objetivo”, no obtienen ninguna ventaja en mantener el status quo. La Clase B también lo comprende. Si no hacemos nada, nunca alcanzaremos a las clases superiores a nosotros. Es por eso que están mostrando sus teléfonos. Y estoy pensando lo mismo que ellos. Eso es todo —dijo Ibuki. 

— Pero eso es... 

— O tal vez, ¿eres el “objetivo”? —Ibuki le dijo eso a Manabe, quien se suponía que era su aliada, de una manera hostil que correspondía a un enemigo. 

— N-no es e-eso... 

— Entonces deberías poder mostrarlo también, tu teléfono —Ibuki le dice a Manabe. 

En cierto modo, sus palabras podrían haber sido tomadas como amenazas para sus aliados, pero como si finalmente entendieran, Manabe y los demás también sacaron sus teléfonos. La caza del “objetivo” está en marcha. Karuizawa también saca su teléfono con una correa y lo coloca frente a todos. 

— Karuizawa, ¿tú también estás de acuerdo con Ayanokouji? ¿Vas a seguir esta estrategia también? — pregunta Yukimura. 

— Solo estoy haciendo esto por mí, también quiero puntos privados —respondió Karuizawa. El correo de la escuela también decía que ella no era el “objetivo”. Karuizawa también se consideró limpia. 

— ... ehhh. ¿Qué debería hacer? —murmura Sotomura. 

— Piensa por ti mismo, Sotomura. Esta no es una verificación obligatoria sino voluntaria, ¿sabes? 

— Uuuu... terminemos con esto, supongo. 

En una situación en que muchos estudiantes se han unido, después de haber juzgado que él no tiene otra opción tampoco, Sotomura se mueve para mostrar su teléfono. Sin embargo, antes de que pudiera, Yukimura rápidamente lo detuvo. 

— ... ¿de verdad crees que mostrarlo que es el movimiento correcto? —pregunta. 

— Desde hace un tiempo, ¿por qué te estás entrometiendo? ¿Quizás eres el “objetivo”? —En respuesta a Yukimura que se oponía fuertemente a la estrategia, Ibuki lo golpea con esa pregunta. 

En ese momento, todos pudieron ver que la expresión de Yukimura se endureció. 

— Uwa... ¿hablas en serio? 

— No. Yukimura no es el “objetivo”. Lo escuché anteriormente —Rápidamente lo apoyé. Pero risas espontáneas provinieron de algunos de los estudiantes. 

— ¿Realmente esperas que creamos solo en tus palabras? Puedes estar mintiendo —Manabe dijo eso mientras dudaba de Yukimura como una cuestión de hecho. 

Sin duda, continuar negando que él sea el “objetivo” solo provocará más sospechas. Él debería saber eso también. Pero no puedo hacer un movimiento todavía. Porque Yukimura es- 

— Todavía es demasiado pronto para sacar una conclusión. Porque Yukimura-kun también tiene un punto —Ichinose, que había estado observando la serie de acontecimientos, dijo eso mientras sacaba su teléfono del bolsillo izquierdo. 

— Me quedé atrapada por la corriente por un tiempo, pero también me gustaría mostrar mi teléfono —dijo ella una vez más, demostrando que ella no es el “objetivo” del grupo. 

— Espera, Ichinose. Antes, dijiste que había algo que querías decirnos. ¿Dijiste que has estado callada al respecto todo el tiempo? —Sin haberse olvidado de esa declaración, Machida la presiona. 

— ¿Eso? Es solo el hecho de que también siempre he tenido la misma idea, eso es todo —responde a Machida. 

— ... ¿la misma idea? 

— Digo la misma idea, pero como líder de la Clase B, lamentaba haber sido derrotada por Hamaguchi-kun —Ichinose responde a Machida. 

En cualquier caso, parece que todos, salvo la Clase A y Yukimura, han demostrado al grupo que no son el “objetivo” 

— ... 

Los estudiantes aquí no son tan tontos como para no entender el significado detrás del silencio de Yukimura. Machida y los otros estudiantes de la Clase A, en algún momento se acercaron a Yukimura para mirarlo. 

— ...... bien entiendo. Les mostraré. Solo tengo que mostrarlo ¿verdad? 

Ya no pudo soportar la presión que todos le dirigían, Yukimura se dio por vencido y también sacó su teléfono. 

— Pero antes de hacerlo, quiero que me prometas una sola cosa —dijo. 

— ¿Promesa? ¿Qué quieres decir con eso, Yukimura-kun? 

— Que nadie aquí se convierta en traidor. Todos aquí. Especialmente la Clase A, quiero que saquen sus teléfonos y los coloquen donde pueda verlos. No, todos. Todos pongan sus teléfonos donde pueda verlos —dijo Yukimura. 

Había dirigido esa condición al representante del grupo, Machida, pero Machida le responde en tono despectivo. 

— No entiendo a qué te refieres. ¿Qué quieres decir? —le dijo a Yukimura. 

— Exactamente lo que dije. Nada más y nada menos —responde Yukimura. 

— Bien. Si solo es colocarlos allí —Al acercarse a Yukimura, todos los estudiantes de la Clase A sacaron sus teléfonos y los colocaron frente a él. 

Habiendo confirmado ese hecho, sin siquiera una pizca de duda en su expresión, Yukimura hizo su movimiento. Sacó el teléfono de su bolsillo y enciendió su pantalla, ingresa su contraseña requerida de 6 dígitos en su teléfono. 

Luego abre el correo que le envió la escuela y levanta la pantalla directamente para que todos la vean. 

—...Lamento haberte mentido, Ayanokouji... —Yukimura se disculpa mientras abre el correo enviado por la escuela. 

Los más sorprendidos después de ver la oración escrita en el correo deberían, por supuesto, ser los miembros de la Clase D. 

— Yo soy el objetivo... —dijo Yukimura. 

En la pantalla había un correo diferente del que todos los demás habían recibido. 

— ¿Q-qué, Y-Yukimura-dono fue el “objetivo” todo el tiempo? —Sotomura lo mira con ojos asombrados. 

Esto también significa que hemos renunciado efectivamente los 500.000 puntos que de otra manera se hubieran dado a la clase D. Sin embargo, Yukimura es la persona con quien he intercambiado teléfonos en secreto. 

— Si hubiera sabido que las cosas terminarían así, habría hablado desde el principio —dijo Yukimura. 

Karuizawa también parecía realmente sorprendida y su expresión mostraba inquietud. Mirando la perspectiva de aquellos dos que nunca hubieran pensado en Yukimura como el “objetivo”, tiene sentido. Machida se levantó y miró el correo en el teléfono de Yukimura una vez más. 

"Parece que el correo es real. Todos los otros correos personales sin duda también parecen ser de Yukimura—dijo Machida después de haber revisado incluso las charlas privadas de Yukimura sin permiso. 

A Machida quien se acercó a la situación con sospecha, Ichinose trató de explicar la situación con calma. 

— No hay forma de que sea falso. Después de todo, conoces las reglas que la escuela implementó. Con respecto a los correos enviados por la escuela con respecto al examen, copiar el correo y transferirlo está explícitamente prohibido. El correo se envía desde la dirección de la escuela, la posibilidad de que sea falso es cero —dice Ichinose. 

Exactamente, desde el principio, la falsificación de información en este examen está expresamente prohibida. Ya que el castigo conocido como expulsión aguarda a aquellos que violan la regla, todo lo que se presenta aquí tiene que ser nada más que la verdad. 

Incluso si uno supera este obstáculo mintiendo aquí, el problema seguirá esperándolos después del final del examen, por lo tanto, el resultado sería el mismo de cualquier manera. 

— Eso significa que definitivamente es Yukimura-kun —Manabe asiente de acuerdo. 

Lo importante aquí era la condición de que el correo de Yukimura se mostrara. Si la persona que tiene ese teléfono es realmente el propietario o no... es irrelevante. En otras palabras, tomar una decisión sobre si la persona en cuestión posee el teléfono o no es una tarea sorprendentemente difícil. 

Especialmente para los estudiantes que están en guardia durante el examen, la idea de que alguien haya cambiado su teléfono con otra persona no es una hipótesis particularmente inesperada. Sin embargo, ingresar casualmente la contraseña de 6 dígitos y desbloquear el teléfono frente a ellos hace las cosas diferentes. 

No hay forma de que un alumno pueda conocer la contraseña de otro. Inevitablemente, sacarán esa conclusión casi inconscientemente al suponer que será así si es su teléfono. Esto no está arraigado en el razonamiento sino en una idea previa que ha sido plantada en sus mentes durante muchos años. 

— Lo siento, Yukimura-kun... pensé en esto como último recurso... 

— No, creo que esto es lo correcto. Intenté de algún modo mentir para salir de esto. Pero eso estaba mal. Estoy seguro de que Ayanokouji y Sotomura, y también Karuizawa sentirían que esto es lo correcto —respondió Yukimura. Al decir eso, se veía como la persona que intentaba asegurar los puntos solo para sí mismo—. ...Con esto todos deberían saber que el “objetivo” soy yo. Por lo tanto, todos deberían haber llegado a una respuesta —continuó. 

Así es, al aprobar el examen juntos, el grupo completo puede ganar 500,000 puntos. El primer resultado que parecía inalcanzable al principio se puede obtener ahora. 

Ichinose asiente con la cabeza una vez, una vez más, con más fuerza que antes, le suplica a la Clase A. 

— Por favor, no perdamos el valor de Yukimura-kun. Cooperen con nosotros. No nos traicionen. 

— Estábamos siguiendo las instrucciones de Katsuragi-san desde el principio. No haremos nada por nuestra cuenta —Machida responde a Ichinose. 

Él dijo eso, pero antes del final del examen, habrá un período en el que definitivamente tendremos que disolvernos como grupo. Antes de que finalice el examen, durante ese período en blanco de 30 minutos, debemos confiar no solo en nuestros compañeros de clase, sino también en los alumnos de otras clases. 

— Quiero creer... no, creo en todos ustedes... —Yukimura dice eso como si estuviera pidiendo un deseo. Cada clase recibe eso por igual. Me pregunto si los estudiantes que pasaron el mismo tiempo juntos en los últimos días han ganado algo parecido a una amistad. 

Me pregunto si aceptarán los sentimientos de Yukimura y cooperarán para la victoria. No, eso es imposible. Estoy seguro de esto, alguien definitivamente se convertirá en traidor. Y si es así, los de la Clase D que hemos cambiado nuestros teléfonos entre nosotros seguramente ganaremos. 

Yukimura seguramente debe haber creído en eso. Debe haber estado luchando para evitar estallar en carcajadas. Sin embargo, el placer que debió sentir se evaporó cuando el teléfono que Yukimura sostenía en su mano de repente sonó y resonó en la habitación. Yukimura fue el más sorprendido por la llamada entrante. En su prisa por agarrar el teléfono de la mesa, tropezó y el teléfono cayó de su mano. Por coincidencia, con su pantalla hacia arriba, cayó justo en frente de nosotros. Como estaba en modo silencioso, envió vibraciones a través de la mesa. 

El nombre de la persona que llamaba era --- “Ichinose”. 

Mientras sostenía el teléfono sobre su oreja, miró a Yukimura, y luego a mí con ojos serios. 

— ¿Qué estás haciendo, Ichinose? No tiene sentido llamar al teléfono de Yukimura en un momento como este —Machida dijo eso mientras miraba a Ichinose con cara de asombro. 

Habiendo creado una situación en la que solo Yukimura y yo pudiéramos entender el significado, Ichinose termina su llamada en silencio. 

— La escuela dijo que “alterar o copiar el correo” está prohibido. Es por eso que creímos que el correo en frente de nosotros era indudablemente real. Eso es seguro. Pero no hay una regla que diga que no se puede engañar a alguien con el teléfono. ¿Entiendes lo que eso significa? —Ichinose dice mientras levanta el teléfono caído y se lo devuelve no a Yukimura, sino a mí. 

— La persona que posee el teléfono con el correo del “objetivo”, eres tú ¿no es así, Ayanokouji-kun? Porque hace un momento, no llamé al teléfono de Yukimura-kun, sino al de Ayanokouji-kun —dijo Ichinose. 

Intercambié mi número de contacto con Ichinose hace un tiempo. Es por eso que ella sabía mi número. No, incluso si no lo supiera, habría investigado para averiguar mi número de todos modos. 

— P-pero ¿no es extraño? Yukimura fue capaz de poner la contraseña del teléfono frente a nuestros ojos. También verifiqué sus correos privados y su historial frente a todos —dijo Machida. 

— Eso es falso. Fácilmente podría saber la contraseña simplemente preguntándole a Ayanokouji-kun de antemano. Además, todo el historial de llamadas, el correo y hasta las aplicaciones se pueden replicar aunque se haya necesitado bastante esfuerzo para eso —respondió Ichinose. 

Después de haber escuchado eso, Machida cambió su expresión y rápidamente agarró el teléfono que me habían devuelto. 

— La gente no puede mentir tan fácilmente, ¿sabes? Especialmente cuando la meta está a la vista, inevitablemente se ponen ansiosos y revelan aperturas. Yukimura-kun mintió, y es por eso que sus gestos y actitud parecían diferentes de lo habitual y parecían sospechosos —Dijo Ichinose, habiendo visto por completo mi intento de camuflaje. 

Habiendo escuchado su deducción, el rostro de Yukimura ya se había puesto pálido. No, puede que incluso lo haya escuchado todo. 

— También hemos estado pensando en ello por un tiempo, si el “objetivo” estuviera en nuestra clase, siempre existía la opción de simplemente cambiar de teléfono. Usar la contraseña para hacerse pasar por el “objetivo” también era una de las cosas en las que pensamos —dijo Ichinose. 

Parece que la estrategia que ideé ya había sido pensada por Ichinose y los demás. 

— Pero verás, hay una debilidad en esa estrategia. Es el hecho de que existe un número de teléfono. Incluso si puedes replicar perfectamente tu historial y aplicaciones, no puedes hacer nada con tu número. Una vez, Hamaguchi-kun y yo intentamos intercambiar tarjetas SIM, sin embargo, estaban bloqueadas en nuestras terminales específicas, así que incluso si las intercambiáramos, no podíamos usarlas. Eso significa que si también intercambiaron sus tarjetas. No hubiera podido llamarte. No importa quién haya cambiado de teléfono con quién, tan pronto como llamo a ese número, puedo averiguar fácilmente quién es el verdadero dueño. Si no pudiera hacerlo no habría salido con el plan de revelar nuestros teléfonos —continuó Ichinose. 



En otras palabras, Ichinose y los otros usaron este tipo de táctica contundente para ver a través de la mentira. El hecho de que Hamaguchi repentinamente comenzara con este tema, naturalmente, era parte de su plan. Así que este es el momento en que la verdad de que Yukimura y yo intercambiamos nuestros teléfonos sale a la luz. 

— Simplemente intercambiar teléfonos y replicar el historial fue perfectamente hasta el momento, pero nunca esperaron que verificáramos el hecho de que las tarjetas SIM están bloqueadas en terminales específicas, ¿o sí? — dice Ichinose. Fuuuu ~ luego exhaló. En ese momento, llegó el anuncio de que el período de discusión de 1 hora termina en cinco minutos. 

Nos ordenaron disolver el grupo en cinco minutos y regresar a nuestras habitaciones. 

— ¡Mierda! —Ese grito de Yukimura vino de su corazón. Fue un grito sincero y honesto sin ningún engaño detrás de él. 

— Lástima, Yukimura. Aunque fue un buen intento —dijeron Machida y los demás mientras sonreían y reían. 

Dijeron eso para que Yukimura, a quien habían descifrado completamente, fuera completamente humillado. 

También me miraron, la persona que deben creer es el orquestador de esta estrategia. Pero incluso con el ansioso Yukimura y la Clase D, y las sorprendidas Clases C y A. Deben tener muchas cosas de las que quieren hablar, pero las reglas ahora nos prohíben seguir discutiendo. 

— En cualquier caso, ya hemos determinado que Ayanokouji-kun es el “objetivo”. Machida-kun, prométeme que buscaremos el primer resultado juntos y sin traicionar a nadie —Ichinose le pregunta a Machida eso. 

— Naturalmente. Confía en mí, vámonos —Machida rápidamente le respondió. 

Habiendo sido llamados por sus amigos, los tres estudiantes de la Clase A fueron los más rápidos en salir de la sala. 

— Los que creen serán salvados, ¿saben? Nunca las traicionaré. Es por eso que también quiero que la Clase C haga lo mismo. Solo tienen que soportarlo durante 30 minutos —dice Ichinose a los estudiantes de la Clase C. 

Manabe y los demás simplemente asienten con la cabeza en respuesta. Yukimura miró el teléfono que tenía en mis manos. 

— Fui un tonto por seguir tu plan. Esto es lo peor —dijo. 

Y luego, uno tras otro, todos salieron de la habitación, dejándonos solos a Ichinose y a mí. 

— Ahora solo tenemos que confiar en todos —dijo. 

— Sí... supongo que sí. 

— Ayanokouji-kun, estás bastante tranquilo. ¿No estás preocupado? —pregunta. 

— No puedo hacer nada más que creer en los demás... voy a volver a mi habitación —le dije. No hay nada más que ganar, incluso si me quedo aquí por más tiempo. 

— Oye, espera un minuto. 

Ichinose me detiene poniendo una mano en mi hombro. 

En ese momento sentí que el espacio entre nosotros pronto se volvería tenso. 

— ¿Quién fue el que propuso este plan de intercambiar teléfonos? —me pregunta. 

— Por supuesto, Horikita —respondí. 

— Ya veo. Entonces dile a Horikita-san que su plan fue un gran éxito. 

— ¿Gran éxito? ¿No quieres decir un gran fracaso? Fue una derrota aplastante y desastrosa. Ichinose lo descubrió todo —le dije. 

— Ahahahaha. ¿No esperabas que nosotros pensáramos en el mismo plan, verdad? —respondió. 

— Lo siento. Por mentirte así, incluso después de haber aceptado una alianza contigo ¿Estás enojada conmigo? —Le pregunté a Ichinose. 

— Por supuesto que no. También comenzamos nuestro plan sin tu conocimiento, así que estamos a mano —me respondió. 

— Ya veo. Estoy seguro de que Horikita también se sentirá aliviada de escuchar eso —le dije. 

Habiendo dicho eso, agarré mi teléfono y me moví para salir de la habitación. 

— Waa, espera, espera. La parte importante no ha terminado todavía —me detuvo nuevamente. 

— ¿La parte importante? 

— Cielos --- Eres malo tratando con la gente, Ayanokouji-kun. De hecho, las tarjetas SIM que nos dan están bloqueadas en sus terminales. Pero hay una forma de liberar ese bloqueo... ¿verdad? Le pregunté a Hoshinomiya- sensei para verificar pero, parece que con suficientes puntos, puedes quitar el bloqueo de la terminal de inmediato. Eso es lo que me dijo —dijo Ichinose. 

Chiri. En ese instante, sentí como si una corriente eléctrica me atravesara la nuca. 

— La respuesta que surge después de que se revela una respuesta falsa. La mayoría de las personas tomará eso como verdad. Después de que Yukimura-kun, quien puso la contraseña para desbloquear el teléfono, fuera declarado como que no es el “objetivo”. La verdad revelada, de que Ayanokouji-kun es el “objetivo” se asentó en su cabeza. Y el hecho de la tarjeta SIM terminó de convencerlos. Nadie sospecharía de nadie más que Ayanokouji-kun ahora. Pero esa es la verdadera trampa. Dije que la estrategia del intercambio es imperfecta, pero eso fue mentira. Porque esa estrategia es extremadamente efectiva. Pero, por supuesto, necesitas hacer una trampa de dos capa para ello. Si esta trampa se presenta, la verdad quedará sepultada para siempre en la oscuridad. Ya no habrá una manera de determinar quién es el verdadero “objetivo” con 100% de certeza —continuó Ichinose. 

Esta Ichinose, ha visto el plan detrás del plan. Se dio cuenta de la verdad que había mantenido oculta incluso de Yukimura. En primer lugar, la premisa es que no soy el “objetivo”. Pero me acerqué a Yukimura bajo la apariencia de ser el “objetivo”. Como prueba, después de todo, había usado el teléfono real del “objetivo” para contactarme con él. Pero el verdadero “objetivo” y propietario de este teléfono es Karuizawa. Ella escondió ese hecho muy bien. El único al que secretamente le dijo eso fue Hirata. Hirata también mantuvo oculta esa verdad tanto a mí como a Yukimura que pertenecíamos a ese mismo grupo al principio. Es por eso que fingió no saber nada cuando hablamos sobre el “objetivo”. Pero después de enterarme del pasado de Karuizawa y Hirata, él me contó sobre la identidad de Karuizawa como el “objetivo”. Y después de que usé a Manabe para intimidar a Karuizawa, utilicé esa situación para intercambiar nuestros teléfonos. 

Repliqué los correos e historial como hice con Yukimura. Luego quité el bloqueo de la tarjeta SIM usando puntos. Este procedimiento no es ilegal y se puede realizar fácilmente en una tienda como un servicio complementario. Esto puede ser un barco, pero como este examen requiere el uso de teléfonos, se preparó un lugar donde los estudiantes pueden reparar o reemplazar sus teléfonos en caso de daños. Es por eso que, mientras usaba el teléfono de Karuizawa, también pude transferir el número. Además, a partir de ese momento, cambié ese teléfono con el de Yukimura. Por supuesto, solo le dije que era “mi” teléfono y Yukimura lo había creído. Si sale a la luz la verdad, seguramente estará molesto e irritado conmigo. 

Si fuera una persona simple, nunca habrían notado que Yukimura y yo habíamos cambiado de teléfono. Si fuera una persona inteligente, habría notado el intercambio y me acusarían de ser el verdadero “objetivo”. Pero nunca habrían llegado a la conclusión de que Karuizawa era el verdadero “objetivo”. Ese fue el plan de intercambio de teléfonos que se me ocurrió. 

— Si la Clase D no tuviera el “objetivo”, ¿qué hubieras hecho? —Ichinose me pregunta. 

— Lo mismo que tú. Intentaría descubrir quién es el “objetivo” entre las clases, intercambiar teléfonos con ellos y hacerme pasar por el verdadero “objetivo” en su lugar —respondí. 

Si el verdadero “objetivo” aparece después de eso y señala el engaño, la búsqueda sería exitosa, y si, por ejemplo, creyeran que Ichinose es el verdadero “objetivo”, el traidor inevitablemente respondería incorrectamente y el examen terminaría. En esta última situación, no se asignarán puntos a la clase B y es posible disminuir la diferencia de puntos entre las clases. 

— Así que está fuera, ¿eh? 

Ichinose comenzó a sacar los teléfonos de sus bolsillos izquierdo y derecho. Uno de ellos pertenecía al “objetivo” de la Clase B de otro grupo, uno de ellos de otro estudiante que no era el “objetivo” de otro grupo. 

— Por cierto, esta es solo mi predicción, pero si voy con el ritmo de la discusión de hoy- —Ichinose rápidamente escribió un mensaje en su teléfono—. La identidad del “objetivo” es Karuizawa Kei-san. ¿Correcto? 

Después de haber escrito eso, ella me muestra su pantalla. Era el correo de “traición” que iba a enviar a la escuela ahora. Pero antes de que pudiera pasar cualquier cosa, mi teléfono y el de Ichinose sonaron al mismo tiempo. 

“El examen para el grupo (Conejo) ahora ha finalizado. Espere el anuncio de los resultados”. 

— Aaah... alguien nos traicionó al final, ¿eh? Es la Clase A o C, uno de ellos —dijo. 

— ¿Por qué sospechaste de Karuizawa? —le pregunte. 

— La misma razón que Yukimura-kun. Porque ella ha estado actuando de forma diferente a la habitual también. Por lo general, no le importa Ayanokouji-kun, pero te ha estado mirando bastante y te ha estado haciendo caras más de lo necesario. Pero esa no era una prueba suficiente de que Karuizawa-san fuera el “objetivo” así que de cualquier manera no habría enviado ese correo —me respondió Ichinose. 

Parece que el plan que había establecido, ha sido completamente descubierto por Ichinose. 

— ¿Por qué no le contaste eso a nadie? De esa forma, la mentira se habría revelado —le pregunté. 

Ichinose solo se rió. Su sonrisa en este momento era profunda y genuina, la más profunda y genuina que había visto en mi vida. 

— Eso es obvio, ¿no? A o C, si alguno de ellos se equivoca, sigue siendo una ventaja para nosotros. Desde el principio, no tenía la intención de pasar el examen con todos a través del resultado 1, ni traicionar a todos a través de resultado 3. En el momento en que el “objetivo” no estaba en la Clase B, siempre tuve la intención de permitir que otra clase nos traicionara a propósito. Creo que el traidor esta vez es de la Clase A —dijo. 

— Machida, ¿eh? 

— No, no. Es Morishige-kun. Es de la facción de Sakayanagi-san. Probablemente no quiera obedecer mansamente a la facción Katsuragi. Probablemente pensó que era mejor traicionar y tomar los puntos, ¿sería eso? —Ichinose me responde. Mientras se ríe extrañamente, me da la espalda—. Ayanokouji-kun, eres inesperadamente increíble, la conversación que acabas de tener conmigo, la ideaste en el acto, ¿no? ", pregunta. 

— Si vas a alabar a alguien, alaba a Horikita. Me dio varias situaciones hipotéticas y yo obedecí sus órdenes —le respondí. 

Parece que voy a tener que volver a evaluar a la persona conocida como Ichinose Honami. Se las arregló para evitar a fondo cualquier riesgo, al mismo tiempo que ideó una estrategia para salir victoriosa. No tengo derecho a quejarme. 

— Me iré entonces. Será malo si terminamos rompiendo las reglas —me dijo. 

Pero mientras decía eso Ichinose, nuestros teléfonos reprodujeron un tono único simultáneamente. Y no solo una o dos veces, sino cuatro veces consecutivas en un corto período de tiempo. 

— ¿Q-Qué significa esto? 

Ichinose parecía estar realmente conmocionada, mientras ambos miramos las pantallas de nuestros teléfonos. 





El barco navegando en el profundo y oscuro mar, parecía algo solitario. 

Pero a medida que se acercaban las 11 p.m., la presencia de personas aumentaba gradualmente. Cuando me di cuenta, el café al que estaba pensando regresar ya mostraba un gran éxito y los asientos se estaban llenando rápidamente uno tras otro. Frente a mí, que había apartado cuatro asientos por adelantado, una chica se acerca. 

— ... lo siento por hacerte esperar —La chica que venía tímidamente era Karuizawa Kei. Algo en su expresión parecía ser diferente de lo habitual. 

— Perdón por llamarte tan tarde —le dije. 

— No, está bien... 

Como no tenía nada en particular que hablar con ella, simplemente me quedé mirando el paisaje coloreado por el silencio. Pero como Karuizawa parecía estar mirándome, me volví para mirarla también. 

— Ahh, umm... me preguntaba si todo salió bien —me preguntó. 

— Está bien. Estoy seguro de que los chicos de la Clase A enviaron el correo a la escuela con mi nombre. 

Puedo decir esto porque como seguro, había una cosa más que tenía además de intercambiar los teléfonos de Karuizawa y Yukimura. Como trabajamos juntos con una meta en mente para asegurar que pudiéramos trabajar juntos de manera sinérgica, no habría preocupaciones en ese frente. 

— ¿Cómo puedes decir eso con seguridad? —pregunta. 

— ¿No es eso porque el papel que me diste significaba algo, Ayanokouji-kun? —La existencia que se arrastraba detrás de mí, nos sorprendió lo suficiente como para hacer que Karuizawa saltara un poco. No se podía evitar, porque esa existencia era el chico con el que Karuizawa había tratado de romper, Hirata. 

— Buen trabajo en el examen, a ambos. ¿Te importa si tomo asiento? —pregunta. 

— Por supuesto. 

Karuizawa se movió incómoda y apartó la mirada de Hirata, pero no mostró ningún signo de rechazarlo abiertamente. Ahora son las 10:55 PM. En 5 minutos más, se enviará un correo a todos los estudiantes. 

— Ya es casi hora. ¿Horikita-san aún no viene? ¿No deberíamos contactarla? 

— Ella es del tipo que siempre llega a tiempo, podemos darnos el lujo de esperar otros cuatro minutos —respondí. 

— Ahh. Parece que está aquí —Al menos en este caso, Horikita ha llegado más rápido de lo que esperaba. 

— Haa ~ Si veo una reunión como esta frente a mis ojos, no puedo evitar suspirar —dijo Horikita. 

— Por fin has llegado. Por cierto, ¿qué hay detrás de ti? —le pregunté. 

— Si le prestas atención, pierdes. Solo piensa en él como un fantasma pegado a mi espalda e ignóralo de esa manera —respondió Horikita. 

— No digas eso, Horikita. Pensé que estarías ansiosa durante el período del examen y me preocupé por ti, es por eso que te llamé. 

No lo había visto recientemente, pero Sudou Ken estaba junto a Horikita casi como si estuviera pegado a ella. 

— Estás en mi camino, piérdete —le dijo Horikita. 

— N-No digas eso. Desafié este examen con mis mejores esfuerzos, ¿sabes? —respondió Sudou. 

— Entonces, ¿confías en que obruviste un buen resultado? —ella pregunta. 

— ... Estaba solo a un paso de eso. Pero parece que alguien más rápido que yo envió el correo primero —dijo Sudou. 

Después de haber escuchado esa excusa poco entusiasta de él, parece que Horikita había dejado de prestarle atención. Horikita toma el último asiento disponible. Sudou entra en pánico y se mueve rápidamente para tomar una silla de una mesa cercana. 

— Todavía estás en el camino —le dice Horikita a Sudou. 

— Está bien, ¿verdad? Voy a escucharte. Además, no me excluyas —le responde. 

A pesar de ser una reunión bastante inusual, parece que Sudou no tiene interés en escuchar nuestro lado de las cosas. 

— Más importante aún, la cadena de correos que recibimos antes... 

— Sí, también sentía curiosidad por eso. 

Hace aproximadamente 2 horas, fue el incidente que ocurrió justo cuando me había separado de Ichinose. Cuatro correos fueron enviados a nuestros teléfonos. El contenido de esos correos nos informó del final del examen para varios grupos. 

El grupo (rata), el grupo (caballo), el grupo (pájaro) y el grupo (jabalí). Todos esos grupos tuvieron su examen terminado por la aparición de un traidor. 

— El grupo (Caballo) es aquel en el que el “objetivo” era Minami-kun, ¿verdad? 

— Sí. En otras palabras, hay una posibilidad de que su identidad haya sido descubierta por alguien. 

— En los otros grupos, ¿hay alguna posibilidad de que uno de nosotros haya enviado el correo? —Horikita ansiosamente pregunta. Si el “objetivo” comete un error, el daño que obtendrán no es para reírse. 

— Estaba indagando sobre eso y pregunté en varios grupos antes. Por lo que respecta a los chicos, dicen que ninguno de ellos es el traidor que envió el correo —le dice Hirata a Horikita. 

Esto es, por supuesto, asumiendo que no nos han dicho una mentira. Pero hasta cierto punto, estoy seguro de que podemos confiar en ellos. 

— ¿Estaba bien Yamauchi? —Pregunté por el hombre que estaba listo para ir al extremo si era necesario. 

— Ahh, umm. Está bien. Yamauchi-kun estaba en el grupo (Pájaro), y parece que intentó enviar un correo de traición. Pero dudó demasiado, y el examen terminó antes de que pudiera enviar el correo —Hirata me responde. 

— No sé quién era o desde dónde, pero traicionarnos antes de que nosotros lo hiciéramos fue una buena jugada. 

Horikita había predicho que si Yamauchi enviaba el correo de traición, se equivocaría completamente. Estoy seguro de que ella también está en lo cierto. Había perdido su oportunidad en el momento en que no envió el correo de inmediato y vaciló después del final del examen. 

— Pero no sabemos de las chicas —señala Horikita. 

— Está bien. Ya he consultado con las chicas. Nadie envió los correos —Karuizawa responde a Horikita sin rodeos ni dudas. Dado que ella gobierna a las chicas de la Clase D, sus habilidades de recopilación de información son casi tan rápidas como Hirata. 

— ...Ya veo. 

Por supuesto, Horikita, que no tiene esa capacidad para recopilar información, no tiene más remedio que aceptar esa respuesta. 

— Al final, este examen. Me pregunto por qué la sesión informativa se hizo con un grupo tan pequeño de personas —Hirata murmura la pregunta de la que no podía entender el significado. 

— Este examen es uno que prueba a “pensar”. En otras palabras, cómo pensamos. No es que cada pregunta tenga una respuesta... o algo así —Horikita responde a Hirata. 

De hecho, podría ser que solo al ver a través de esos acantilados sin sentido, podamos encontrar la respuesta oculta debajo de todas las preguntas. Puede ser natural suponer eso. 

— Más importante que eso, lo que me preocupa es el hecho de que esos cuatro correos llegaron casi simultáneamente. El espacio para la traición es de 30 minutos. Pero aun así, que todas las traiciones sucedan dentro de los primeros 1 y 2 minutos. ¿es normal? —Horikita pregunta. 

— ¿No es solo... una coincidencia? 

Parece que desde la perspectiva de Sudou que acaba de escuchar nuestra conversación, puede parecer una coincidencia. 

— Cuando Kouenji-kun envió el correo de traición, la respuesta de la escuela fue inmediata. Si asumimos que responden tan rápido como una respuesta automática... 

— La posibilidad de que los correos se hayan enviado a la vez es extremadamente alta. En otras palabras, es posible que sea una clase la responsable de todas las traiciones. 

Precisamente. También pensé que no había otra posibilidad pero para que se envíen cuatro correos con ese tiempo. 

— Pudo haber sido que cronometraran sus correos de traición para hacernos saber que fueron ellos quienes lo hicieron. 

— Sí. Tampoco puedo pensar en ninguna otra razón. Y solo hay un hombre que haría algo así... —dijo Horikita. 

Horikita y Hirata intercambian esas palabras. Estoy agradecido de que esto termine sin que tenga que decir nada innecesario. 

Y tiene sentido usar este café que hemos usado muchas veces antes, para encontrarnos esta noche. 

— Como se esperaba, estabas aquí. 

Fue para poder invitar al sexto invitado, este hombre, a este lugar. 

— ¡¡¡Ryuuen...!!! —Al darse cuenta de la presencia de Ryuuen, Sudou se levantó como para intimidarlo, pero Ryuuen no le prestó atención y simplemente agarró a una silla vacía antes de sentarse al lado de Horikita. 

— Pensé en venir y disfrutar los resultados contigo. Gracias por estar aquí en un lugar tan fácil de descubrir —dijo Ryuuen. 

— Sí. Elegí este lugar especialmente para que incluso tú, con tu estupidez, pudieras encontrarlo. Agradéceme —Horikita le respondió. 

— Pero aun así, Suzune. Esta es una reunión bastante grande para ti. ¿Qué pasa con este cambio de actitud? —Ryuuen le pregunta a Horikita. Ryuuen dijo esto mientras nos miraba a nosotros cuatro reunidos en la mesa (ignorando a Sudou por completo). 

— Me molestaba tu insistencia. Los estaba consultando —responde Horikita. 

— ¡No le des problemas a Horikita! —Sudou le ruge a Ryuuen. 

— Sudou-kun, cállate —dijo Horikita. 

— ........ou......... 

Habiendo sido detenido por Horikita, Sudou se hunde obedientemente en su silla. Él es sorprendentemente honesto. 

— Pensé que no tenías amigos que en realidad fueran amigos. Bueno, eso está bien. 

Esto en sí mismo es otro plan defensivo que preparé contra Ryuuen. Al aumentar la cantidad de personas con las que Horikita interactúa, efectivamente creé un escudo. Naturalmente, aumentará la cantidad de personas que tiene que vigilar y se volverá insostenible para él. 

— Los resultados se anunciarán pronto. ¿Obtuviste algún resultado? 

— Más o menos. Te ves bastante relajado —Horikita responde a Ryuuen. 

— Kukuku. No estaría aquí si no fuera así. También parece que las mismas personas de la última vez están aquí. 

— Ah, sí. La última vez, durante el anuncio de los resultados, después de actuar tan arrogantemente, perdiste miserablemente —Sudou se ríe de Ryuuen después de haber recordado algo y le señala con el dedo. Y como para hacer coincidir las acciones de Sudou, Horikita también mira a Ryuuen con una expresión de disgusto. 

— Basta, Suzune. Si haces esto ahora, vas a avergonzarte más tarde, ¿sabes? Ya conozco al “objetivo” de nuestro grupo —dijo Ryuuen. 

Si esas palabras eran verdad o mentira, Horikita no se agitó ni un poco. Quizás es porque tenía confianza en que no perdería ante Ryuuen. 

— Me alegro por eso. Espero los resultados —le dice Horikita a Ryuuen. 

— Ni siquiera tenemos que esperar eso. Puedo decirte quién es el “objetivo” del grupo (Dragón) —responde a Horikita. 

— Lo siento pero suenas como un perdedor en este momento. El examen ya terminó y nadie del grupo (Dragón) se volvió traidor. Solo puede significar una cosa —dijo Horikita. 

Solo significaría que Ryuuen había terminado el examen sin darse cuenta de que Kushida era el “objetivo”. 

Esa sería la verdad innegable. 

— Si llegaras a conocer mi amabilidad, estarás tan agradecida que mojarás tu entrepierna —le dice Ryuuen a Horikita. 

Y usando un lenguaje tan vulgar, Ryuuen se ríe como si estuviera entretenido. 

— ...dime entonces. ¿Quién es el “objetivo” del grupo (Dragón)? —Horikita le pregunta. 

Y como si estuviera esperando que ella dijera eso, Ryuuen levantó su mano mientras se reía. Se asoma entre los huecos de sus dedos como una bestia, como si estuviera preparándose para saltar sobre la garganta de su presa. 

— Kushida Kikyou —Ryuuen dijo ese nombre. 

— ¿Ehh? 

Horikita, que hasta ahora no había reaccionado a ninguna de las palabras de Ryuuen, se congeló con una débil y sorprendida voz. Debió haber sido porque confiaba en que él no descubriría esa identidad, pero ahora estaba abrumada. Hirata del mismo grupo (Dragón) parecía sorprendido también. 

— Lo siento, pero desde el segundo día del examen, ya sabía que Kushida era el “objetivo” del grupo —les dijo Ryuuen. 

— Esto es una broma... ¿verdad? Si es así, podrías haber terminado el examen enviando el correo de traición. Pero el examen no terminó así. Eso significa que te diste cuenta después de que el examen terminó por otros medios, ¿Me equivoco? —Horikita le pregunta. 

— Sentí pena por ti después de verte intentar tan desesperadamente proteger la identidad del “objetivo”, y luego verte tan segura de ti misma, tan relajada y segura de tu victoria que hasta desprecias a los demás. Por eso te guié hasta el final —le dijo Ryuuen a Horikita. 

— ¿Cómo lo descubriste? —Hirata le pregunta a Ryuuen en respuesta a sus palabras en un tono que era una mezcla de curiosidad y miedo. 

Después de que intentaron con todas sus fuerzas proteger la identidad de Kushida, y el hecho de que aparentemente no había traidor. Deben haber tenido curiosidad sobre eso. 

— Desafortunadamente, la respuesta a eso... te involucra a ti, Suzune —le dice Ryuuen a Horikita. 

— ¿Yo? 

Horikita, en este momento, seguramente está reflexionando desesperadamente sobre los eventos del examen en su cabeza, mientras finge estar calmada. Cuándo, dónde y cómo fue descifrada. 

— Me di cuenta por el movimiento de tus ojos, tu respiración, el movimiento de tu boca, tu tono de voz y todo lo demás sobre ti —le dijo Ryuuen a Horikita. 

— Para con las bromas. 

— ¿Broma? ¿Entonces dices que sabes de qué otra forma habría sabido la verdad? —Ryuuen responde rápidamente. 

— Eso es... seguramente escuchaste eso de alguien más ahora. 

— Entiendo tus sentimientos de no querer admitirlo. Que de todos en el grupo, eres la más inútil. Pero no te culpes por eso, Suzune. Acabas de elegir al tipo equivocado con el cual meterse. Y además, el examen fue caótico. En particular, a los que más vigilabas eran los de Clase A. Relájate —le dijo Ryuuen a Horikita. 

— ¿Q-Qué estás diciendo que has hecho? —Horikita le pregunta a Ryuuen. 

— Pronto sabrás la respuesta —responde. 

Aparentemente, los cuatro correos de traición fueron todo trabajo de Ryuuen. Y una vez que llegaron las 11 pm, llegó un correo a todos nuestros teléfonos a la vez. Y sin mirar a Ryuuen, todos miramos hacia abajo para ver los resultados. 



  • (Rata) ---> Debido a la evaluación correcta del traidor. Resultado 3. 
  • (Vaca) ---> Debido a la evaluación incorrecta del traidor. Resultado 4. 
  • (Tigre) ---> Debido a que la identidad del objetivo está protegida. Resultado 2. 
  • (Conejo) ---> Debido a la evaluación incorrecta del traidor. Resultado 4. 
  • (Dragón) ---> Debido a la evaluación correcta de todo el grupo después del final del examen. Resultado 1. 
  • (Serpiente) ---> Debido a que la identidad del objetivo está protegida. Resultado 2. 
  • (Caballo) ---> Debido a la evaluación correcta del traidor. Resultado 3. 
  • (Oveja) ---> Debido a que la identidad del objetivo está protegida. Resultado 2. 
  • (Mono) ---> Debido a la evaluación correcta del traidor. Resultado 3. 
  • (Pájaro) ---> Debido a la evaluación correcta del traidor. Resultado 3. 
  • (Perro) ---> Debido a que la identidad del objetivo está protegida. Resultado 2. 
  • (Jabalí) ---> Debido a la evaluación correcta del traidor. Resultado 3. 



Y en base a esos resultados. Los aumentos y disminuciones en los puntos de clase y los puntos privados en este examen serían los siguientes. En este caso, cl y pr representarían puntos de clase y puntos privados, respectivamente. 



  • Clase A - menos 200 cl más 2 millones de pr 
  • Clase B - Sin cambios en cl Plus 2.5 millones de pr 
  • Clase C - Más 150 cl más 5.5 millones de pr 
  • Clase D - Más 50 cl Más 3 millones de pr 



— La Clase C... es la ganadora —Horikita y los demás parecían sorprendidos por los resultados. 

— ¿No es genial, Suzune? Gracias a tu desgracia, el grupo (Dragón) ha obtenido el resultado inesperado 1. Ahora, todas las clases deberían recibir una gran cantidad de puntos —le dice Ryuuen a Horikita. Ryuuen aplaude y ríe satisfactoriamente—. Si inclinas tu cabeza ante mí y suplicas. Te puedo decir la respuesta —Ryuuen le dice a Horikita. 

— ¿Quién haría algo así? 

Horikita había empezado a decir eso, pero rápida y fuertemente cerró su boca. 

— Hombre. Esa expresión tuya. Es bastante sexy —le dice Ryuuen a Horikita. 

Ryuuen saca su teléfono del bolsillo y lo coloca sobre la mesa frente a nosotros para que todos lo veamos. En la pantalla parece haber una lista que Ryuuen ha logrado reunir. Rata, pájaro, jabalí. En esos grupos se escribieron los nombres de los estudiantes sospechosos de ser los “objetivos” de la Clase A. 

— Descubrí la raíz de este examen y llegué a esto. Luego me centré solo en aquellos de la Clase A. Y esta es la prueba de eso —nos dice Ryuuen. 

En otras palabras, significa que Ryuuen logró superar este examen sin tener como blanco ni a la Clase D ni a la Clase B y solo atacó a la Clase A. Normalmente, hubiera sido imposible realizar una proeza tan inconveniente. 

Pero no se puede negar que Ryuuen, de hecho, lo logró. 

— Y lamento decirte esto. Pero desafortunadamente, mi próximo objetivo eres tú, Suzune. En el próximo examen, me aseguraré de apuntar especialmente a ti. Continuaré hasta que haya desgarrado por completo tu mente y tu corazón en pedazos —Ryuuen le dice a Horikita. 

Sin tener más palabras que responder, Horikita solo siguió mirando los resultados del correo. 

Significa que la Clase C ahora posee una ventaja abrumadora frente a las otras clases, habiendo obtenido una gran cantidad de puntos en este examen. 

Ahora, mirándolo de nuevo, aunque Kouenji parecía haber estado jugando en ese entonces, fue una buena jugada la que hizo al asegurarnos algunos puntos en ese entonces. De lo contrario, habría sido la victoria exclusiva de la Clase C. 

Por supuesto, las acciones de Kouenji terminaron como balas perdidas que volaban hacia los “objetivos” de otras clases. 

— Espero con ansias el segundo semestre. 

Después de pagar la deuda de la prueba en la isla, Ryuuen parecía satisfecho cuando se alejó. Y los estudiantes, a pesar de su victoria, no parecían estar celebrando, sino que parecían agotados. 

— Puedo aceptar que Ryuuen-kun simplemente recopiló información sobre los “objetivos” de la Clase A. Puedo atribuirle que tiene un talento que no tenemos. Pero ¿cómo obtuvo el resultado del grupo (Dragón)? —Hirata preguntó. 

Pero no hay necesidad de pensar particularmente duro sobre esto. 

— No es una tarea tan difícil. Si te lo propones, es bastante simple. 

— ¿Qué quieres decir? 

— Dejando de lado la forma en que Ryuuen descubrió la identidad del “objetivo”, todo lo que tenía que hacer era anunciar “Kushida es el objetivo” antes del final del examen. Por supuesto, nadie creería en las palabras de alguien como Ryuuen, especialmente un grupo de personas dotadas como ese grupo. Pero el período de cierre por sí solo es diferente. Incluso si respondes equivocadamente durante ese tiempo, no habría riesgo. Como tal, incluso alguien jugando a la defensiva como Katsuragi estaría tentado de votar si incluso hay un 1% de posibilidades de que Kushida realmente sea el “objetivo”, el primer resultado sería el más conveniente para todos ellos, después de todo —dije. 

Si él había plantado las semillas antes, es una tarea extremadamente simple. Pero es algo imposible de hacer normalmente. Es una tarea que no se puede lograr a menos que todos confíen en que de hecho es Kushida. ¿Es esto realmente posible? Incluso no puedo imaginar cómo pudo haber sucedido. Esto no pudo haber sido un éxito. ¿Cómo, dejando de lado la Clase D, él guió a todos al resultado 1 mientras ganaba su confianza? A menos que tuviera una “prueba absoluta en la que todos deben creer”... tal vez. 

— Horikita. Solo tal vez, pero... podemos encontrar algunos obstáculos en el futuro —y no solo una o dos veces, dependiendo de las circunstancias, puede involucrar a toda la Clase D. 

— ... ¿obstáculos de Ryuuen-kun? De hecho, se las arregló bien en este examen, eso es cierto. Pero no hay garantía de que pueda repetir esto en el futuro. De hecho, tu grupo realmente ganó, ¿Estoy equivocada? —Horikita me pregunta. 

— Eso es correcto. Podría estar pensando demasiado esto. No te preocupes —le respondí a Horikita. 

En este momento no es más que una premonición. Pero, ¿y si esta premonición se hace realidad? No puedo evitar pensar que este puede ser el primer paso hacia la desesperación. Pero al mismo tiempo, también comencé a sentir que la emoción llamada “excitación” comenzaba a crecer dentro de mí. 







ANTERIOR -- PRINCIPAL -- SIGUIENTE



No hay comentarios.:

Publicar un comentario