Youkoso Jitsuryoku Shijou Shugi no Kyoushitsu e Volumen 9 - Capítulo 3

SIN INTENCIÓN DE CAMBIAR 



El jueves por la noche, vi a Ichinose mientras volvía a los dormitorios. 

Ichinose suele estar siempre rodeada de estudiantes de ambos sexos. Sin embargo, hoy, asombrosamente, parecía estar sola. Por alguna razón, no podía sentir nada de su ambición habitual en la forma en que se estaba moviendo. Me pregunto si la razón por la que está sola es porque tomó la iniciativa de mantenerse alejada de sus amigos habituales. En este momento, definitivamente es la persona en nuestro año escolar que tiene más atención. 

Involucrar desconsideradamente a otras personas en los rumores puede llevarlas a quedar atrapadas en otro desastre. 

No sería sorprendente que Ichinose pensara algo así. Recordé la conversación de Kanzaki con Hashimoto hace unos días. 

¿Debería intentar llamarla? Pensé en hacerlo, pero... 

Sentí una presencia detrás de mí y decidí no hacerlo. 

Saqué mi teléfono y encendí la cámara. 

Cambiando la cámara de la parte de atrás de mi teléfono a la del frente, miré con indiferencia la situación que estaba sucediendo detrás de mí. 

Había dos estudiantes de primer año que volvían a los dormitorios. 

Uno de ellos era Hashimoto. 

Estaba caminando normalmente, pero dado lo que pasó el otro día, es difícil pensar que se trata de una coincidencia. 

¿Me está siguiendo? 

Sin embargo, mientras estaba en el proceso de confirmarlo, el otro estudiante comenzó a acercarse a mí. 

Se me acercó sin dudarlo un instante. 


Inmediatamente apagué la cámara y puse el teléfono en mi bolsillo. 

— Ah, um, Ayanokouji-kun. ¿Tienes un momento...? 

La persona que me llamó desde atrás era mi compañera de clase, Mei-Yu Wang. 

Debido a que su nombre puede ser difícil de pronunciar, la gente se refiere a ella como “Mii-chan”. Aunque llamarla así en mi mente ya es algo embarazoso. 

— Ahora mismo.... ¿Estás libre por un momento? Tengo algo sobre lo que me gustaría consultarte. 

¿Consultar conmigo? Apenas hemos hablado hasta ahora. 

Se podría decir que esta es prácticamente la primera vez que viene a hablar conmigo cara a cara. 

No parece que haya alguien más aparte de ella.... 

Echando un vistazo, Ichinose continuaba caminando de regreso a los dormitorios sin notarme. 

En este punto, correr para alcanzarla resultaría extraño. 

— Lo siento, estás ocupado ¿verdad? 

— No, sólo estoy regresando a los dormitorios. Debería estar bien. 

En ese momento, Mii-chan parecía un poco más feliz mientras suspiraba aliviada. 

Mientras hablaba con Mii-chan, Hashimoto nos pasó de camino a los dormitorios. 

Sin embargo, no miró en mi dirección ni dijo nada. 

— Entonces, ¿dijiste que querías consultarme sobre algo? 

— Hablar de eso aquí... es algo... 

Miró incansablemente a nuestro alrededor. Parece que hablar mientras caminamos de regreso a los dormitorios no es adecuado para lo que quiere preguntar. 

— ¿Es así? 

Como esperaba, no es posible preguntarle algo como: “Ya que los dormitorios están muy cerca, ¿te gustaría hablar de esto en mi habitación?” 

Además, no puedo sugerir algo como ir a la habitación de Mii-chan. 

— ¿Qué quieres hacer? 

En lugar de tomar la decisión yo mismo, decidí dejar que Mii-chan eligiera adónde ir a partir de ahora. 

Después de pensarlo un poco, Mii-chan sugirió un lugar. 

— ¿Qué tal el café.... si te parece bien? Aunque puede que se haga un poco tarde para volver a casa después. 

Ya que ella misma quiere ir al café, no tengo ninguna razón en particular para negarme. 

Aunque llegue un poco tarde, la diferencia es de 5 a 10 minutos, lo que no es gran cosa. Por sugerencia de Mii-chan, nos dirigimos al café del Centro Comercial Keyaki. Sin embargo, sólo somos dos personas que no se conocen muy bien. Terminamos caminando un poco lejos el uno del otro en lugar de estar lado a lado. 



PARTE 1 

Tan popular como siempre, llegamos al bullicioso café. 

Aunque me falta un poco de sentido común, como un estudiante ordinario de preparatoria, soy capaz de entender algo como esto ahora. 

Esta cafetería es una sucursal de una gran compañía en el exterior de la escuela, particularmente popular entre las chicas del mundo social. Afuera, el precio por taza es muy elevado para estudiantes de preparatoria, por lo que no es algo que puedan permitirse beber muy a menudo. Para un estudiante de preparatoria que no está trabajando por lo menos medio tiempo, sólo podría permitirse venir aquí unas cuantas veces al mes. Sin embargo, debido a que los estudiantes de esta escuela reciben “dinero” correspondiente al número de puntos de clase que tienen, muchos estudiantes pueden permitirse venir aquí siempre y cuando no se encuentren en una situación financiera particularmente difícil. 

Debido a eso, es inevitable que el café florezca todos los días. 

Sin embargo, no estaba tan lleno como para no poder encontrar un lugar para sentarnos. Terminamos tomando un par de asientos uno frente al otro. Mii-chan nunca intentó que nuestras miradas se cruzaran. En vez de eso, se quedó mirando la taza de café que yo había ordenado y que tenía en mis manos. Supongo que ella y Airi son chicas similares. Si accidentalmente la presiono demasiado, puede que le resulte más difícil decir lo que piensa. Decidí no romper el hielo y esperé a que Mii-chan iniciara la conversación. 

Mientras tanto, le dije que me iba a levantar por un segundo a buscar un poco de azúcar del mostrador. 

Allí, tomé sólo un paquete de azúcar. 

Sin dejar que mis ojos se desviaran, confirmé que Hashimoto también había venido al café. 

Es poco probable que de repente quisiera una taza de café. 

Sin duda, Hashimoto me seguía. 

¿Fue enviado por Sakayanagi para vigilarme? No, eso no parece muy probable. Sakayanagi en este momento no quiere divulgar información sobre mi existencia. Además, aunque quisiera vigilarme, habría obligado a Kamuro a hacerlo. Si Sakayanagi tiene una idea de qué tipo de persona es Hashimoto, es comprensible por qué no le parece la elección correcta para algo como esto. 

No debe tener ninguna prisa por contarle a Hashimoto sobre mí y arriesgarse a que él se lo revele a otra persona. 

Si ese es el caso, ¿me está siguiendo basado en su propio juicio? 

Durante el campamento de entrenamiento, no recuerdo haber hecho nada que atrajera su atención. 

Para él, yo debería ser sólo otro miembro del grupo. Ryuuen, Ishizaki, Albert e Ibuki. Consideré la posibilidad de que alguno de ellos le dijera algo, pero ninguno de ellos habría dicho nada. 

Bueno.... No es que vaya a ser capaz de llegar a alguna conclusión pensando en ello ahora. 

Sin embargo, tarde o temprano me parece que se convertirá en un problema con el que tendré que lidiar, de una forma u otra. 

Por ahora, ignoraré a Hashimoto y me centraré en mi conversación con Mii-chan. 

Regresé a mi asiento después de un minuto, e inmediatamente al hacerlo, Mii-chan rompió el silencio. 

— Oye... Uh, es sobre Hirata-kun. 

Sobre Hirata, ¿eh? 

— Esperaba que me dijeras algunas cosas sobre él... 

— Sabes, Hirata y yo no somos muy unidos. 

Le respondí inmediatamente para marcar la línea, pero ella me miró con sorpresa. 

— Pero entonces, ¿por qué Hirata-kun me aconsejó que Ayanokouji-kun era la persona más confiable de la clase? 

— ...Oh, ¿en serio? 

— Sí. Dijo que Ayanokouji-kun era la persona más confiable y sensata de la clase. Habló muy bien de ti. 

Aunque me hace feliz ser elogiado por Hirata de esta manera, si cosas como esta continúan propagándose, siento que se convertirá en algo problemático. Sin embargo, entiendo por qué Hirata le daría mi nombre a Mii-chan. 

Hay muchos estudiantes confiables, pero en el caso particular de la Clase C, se complica un poco. 

Considerando a los otros chicos, no es de extrañar que Hirata me considerara como el siguiente estudiante más confiable. 

Aún así, se trata de Hirata, ¿eh? 

De mi conversación anterior con Haruka, puedo más o menos adivinar de qué se trata. 

— Recientemente, Hirata-kun y Karuizawa-san, uh... terminaron. ¿Ya has oído hablar de ello? 

— Naturalmente. 

¿Qué pasa con eso? Fingí que no entendía adónde quería llegar con esto. 

— Eso, bueno... 

Después de vacilar varias veces con las palabras, finalmente comenzó a hablar sobre el verdadero problema que tenía entre manos. 

— ...¿Sabes si hay alguien que le guste a H-Hirata-kun ahora mismo? 

Parece que esto es lo que quería preguntar. En este caso, ¿cuál es la respuesta correcta? 

Aunque por un momento pensé algo así, llegué inmediatamente a la conclusión de que dar una respuesta genuina sería lo mejor. 

— No lo creo. Mii-chan. 

— ¿¡De verdad!? 

— Por supuesto que no puedo decirlo con absoluta certeza, pero hasta donde yo sé, no hay nadie. Además, Karuizawa acaba de dejarlo. Sería demasiado pronto para que le guste alguien más. 

Mientras hablaba, Mii-chan se fue calmando paulatinamente.



— ¿Está bien si te pregunto una cosa por mera curiosidad? 

— S-sí. 

— ¿Cuándo empezó a gustarte Hirata? 

— ¿¿¡Eeeeeeeh!?? 

¿Le pregunté algo extraño? La cara de Mii-chan se puso de color rojo brillante cuando se puso muy nerviosa. 

— ¿Por qué preguntarías algo así? 

— Oh no, si no quieres responder, tú... 

— -¿Justo después de la ceremonia de entrada? 

— -...no tienes que hacerlo. 

— Soy.... un poco torpe... 

Un solo encuentro con Hirata fue todo lo que necesitó para enamorarse de él. 

Mii-chan habló abiertamente. 

— ...Algo así.... supongo. 

— ¿Es eso cierto? 

Aunque hay varias incógnitas, una cosa es segura. Se sintió atraída por la gentileza de Hirata. 

— Pero... 

Mii-chan se ruborizó mientras hablaba de conocer a Hirata, pero su expresión se nubló de repente cuando fue traída de vuelta a la realidad. 

— Yo... no creo que sea lo suficientemente buena para convertirme en la novia de Hirata-kun... 

— ¿Por qué? 

¿Cómo puedo siquiera preguntar eso? Me sorprende que pueda siquiera hablar. 

— Porque hay demasiadas rivales... Además, nunca me he enamorado antes ni nada por el estilo... 

A pesar de que está rebosante de sentimientos de amor, no parece que tenga el valor de actuar. 

Y aunque no quiero pensar que la falta de experiencia previa en el amor es una desventaja, definitivamente tiene algún efecto. 

— Bueno, Mii-chan... Espera, ¿está bien que te llame Mii-chan? 

— Oh sí, está perfectamente bien. Todo el mundo me llama así. Aunque mis padres son chinos, a ambos les gusta mi apodo japonés, así que me llaman Mii-chan. 

Es decir, ¿no es mitad japonesa o algo así? 

— ¿Acaso estudiaste en el extranjero? 

— Sí. Cuando estaba en mi primer año de secundaria, mi padre vino a Japón por negocios. 

¿Así que se mudó a Japón con el resto de su familia? 

— ¿Has tenido problemas con eso? ¿como la barrera del idioma o algo así? 

— Fue bastante difícil al principio. Me preocupaba más hacer amigos que la diferencia de idiomas. Sin embargo, había mucha gente que era bastante buena en inglés en la secundaria en la que me matriculé, así que pude hacer amigos allí. 

Hablando de eso, creo recordar que Mii-chan es muy buena en inglés. 

Parece que además de comunicarse con otros en inglés, logró dominar perfectamente el japonés durante sus 3 años de secundaria. He oído que los estudiantes chinos tienen que esforzarse en un sistema escolar mucho más riguroso que los estudiantes japoneses. 

Me pregunto si Mii-chan ha sido capaz de integrarse sin problemas en la sociedad japonesa porque ha recibido un alto nivel de educación. 

Más allá de eso, sólo necesita trabajar en sus habilidades de comunicación como Airi. 

— Me pregunto si tengo una oportunidad... 

— Hablando con realismo, ¿acaso no deberías tener una oportunidad decente? 

— ¿De verdad? 

— No miento. Sin embargo... 

— ¿¡Sin embargo!? 

Aunque puede que le cause ansiedad, todavía tengo que explicar la parte difícil de todo esto. 

— Hirata es un buen tipo, ¿no? 

— Por supuesto. 

— Por eso, ¿no crees que tendrá más cuidado la próxima vez que considere salir con alguien? Es de Hirata de quien estamos hablando. Puede que se sienta responsable de ello, como si no hubiera podido hacer feliz a Karuizawa. 

Mii-chan asintió como si una revelación de los cielos acabase de caer sobre ella. 

— Tienes razón. Y además, confesarse tan pronto... No creo que pueda manejarlo. 

— Sé que te preocupa lo que puedan estar haciendo tus potenciales rivales, pero seguramente serás rechazada si te impacientas y te confiesas a él tan pronto. 

Le aconsejé que abordara las cosas lenta y constantemente hasta que tuviera una base sólida con la que trabajar. 

Por supuesto, es realmente el tipo de situación en la que nunca lo sabrás a menos que lo preguntes. 

Sin embargo, no veo que Hirata tenga ninguna prisa por relacionarse con otra chica en este momento. 

Lo más probable es que termine rechazando a la mayoría de las chicas que se le confiesen. 

En ese sentido, aquellas que se mantengan lentamente en el ataque tendrán una mayor oportunidad de victoria. 

— ...Supongo que te he malentendido un poco, Ayanokouji-kun. 

— ¿Malentendido? 

— Sabes, por lo general estás muy callado y no hablas mucho... Como que le das a la gente la impresión de que eres alguien que da mucho miedo. Pero después de encontrarme contigo cara a cara, puedo decir que eres super accesible y que estás escuchando seriamente lo que tengo que decir... 

Parece que me está halagando. 

Sin embargo, en lugar de escuchar seriamente de lo que ha estado hablando, sería más exacto decir que sólo estoy haciendo un análisis inconsciente del contenido de la conversación. Sólo estoy examinando cada pieza de información y decidiendo si le será útil o no más adelante. Si ella siente que la estoy escuchando atentamente, eso es aún más conveniente para mí. 

¿Quiere profundizar más? Siento que ahora tengo la oportunidad de preguntar todo tipo de cosas. 

— ¿Oh? ¿Mii-chan y... Ayanokouji-kun? 

Justo cuando abrí la boca para hacer algunas otras preguntas, apareció Hiyori Shiina de primer año de la clase D. Cerré la boca sin decir nada. 

— Hiyori-chan. ¡Hola! 

Hiyori-chan. Mii-chan. Por su forma tan cercana de referirse entre ellas, parecen ser bastante cercanas. 

— ¿Están los dos, por casualidad, en una cita? 

— ¡N-N-No! ¡En absoluto, Hiyori-chan! 

Mii-chan se levantó aterrorizada y agitó desesperadamente sus brazos delante de ella para negar la pregunta. 

Verla rechazarla de una manera tan abrumadora hirió un poco mi corazón. 

— En ese caso, ¿está bien si me uno? 

— ¡Por supuesto! ... ¿Estás bien con eso? 

— Sí. 

— Muchas gracias. 

Hiyori sonrió alegremente y se sentó en la silla junto a Mii-chan. 

— Ustedes dos son una curiosa combinación. ¿De qué clase de cosas han estado hablando? 

— Oh... Uuuuh... 

Parecía que era difícil para Mii-chan decir que habíamos estado hablando de cómo manejar a la persona que le gusta. 

— Estoy interesado en China, así que la escuché hablar de ello un poco. 

— Sobre China... ¿Ah? 

— Sí. Es uno de los países que me quiero visitar algún día, así que pensé que me gustaría saberlo de alguien que sea de allí. 

Envié una mirada a Mii-chan como si le pidiera confirmación. Ella asintió apresuradamente dos o tres veces en respuesta. 

— China es bonita, ¿no? También me interesa bastante, porque tiene cosas como la Gran Muralla China y todo eso. 

Hiyori juntó sus manos delante de ella y sonrió. 

El interés de Hiyori en el tema realmente fue más allá de mis expectativas. 

— Hablando de China, la muralla es definitivamente un lugar que no se puede olvidar. Aunque, personalmente, me gustaría ir a la Ciudad Antigua de Pingyao. 

— ¿Ciudad Antigua de Pingyao? 

Parece que es la primera vez que Hiyori oye hablar de este lugar. 

Mii-chan, por otro lado, abrió los ojos, sorprendida por el hecho de que yo supiera del lugar. 

— A pesar de que es Patrimonio de la Humanidad, el hecho de que lo sepas... 

— Es sólo algo que he escuchado. 

— Por cierto, ¿ustedes dos son amigos? 

Mii-chan nos preguntó a los dos después de ver que Hiyori y yo hablamos naturalmente entre nosotros. 

— ¡Sí! Somos compañeros lectores. 

— Bueno, no te equivocas. 

— ¿Compañeros lectores...? 

Mii-chan tenía una expresión en la cara que nos decía que no entendía. 

Sin embargo, inmediatamente convirtió esa confusión en algo positivo con su siguiente pregunta. 

— ¿No es genial poder hacer amigos en todas las clases? 

Es probable que no hubiera tenido amigos fuera de su clase hasta que ocurrió el campamento de entrenamiento. 

— Yo también lo creo. La vida escolar puede ser algo más que la hostilidad entre todos. 

La competencia entre estudiantes es una de las bases fundamentales de la Advanced Nurturing High School. 

Aquí, la mayoría de los estudiantes tienen una fuerte tendencia a ver a los estudiantes fuera de su clase como rivales. 

Sin embargo, esta vez, el número de estudiantes que han abierto sus corazones a los de otras clases ha aumentado. 

Hasta cierto punto, el verdadero objetivo de la escuela se ha oscurecido y escondido. 

De lo contrario, no habría reglas como las que encontramos en el campo de entrenamiento. Sin embargo, difícilmente puedo decir con certeza que esto no será la causa de algún impacto negativo en el futuro. Cuando te ves forzado a una confrontación con otros, crear estas amistades semiconstruidas podría terminar causando algunos efectos adversos. 



PARTE 2 

— Gracias por lo de hoy, Ayanokouji-kun. 

— No, soy yo quien debería agradecerte por permitirme escuchar lo que tenías que decir sobre China. 

— Ah. Ya veo. Claro. 

Sin querer le di las gracias en respuesta, lo que hizo que Mii-chan se rascara tímidamente la mejilla con el dedo. 

— Subiré luego de echar un vistazo a mi buzón. 

Me separé de Mii-chan y Hiyori mientras se dirigían al ascensor. 

Yo reviso mi buzón una o dos veces por semana. 

Por supuesto, otros estudiantes también revisan los suyos en una frecuencia similar. 

La mayoría de las cosas que llegan por correo son de la escuela. Sin embargo, hay estudiantes que usan el correo para intercambiar paquetes o que reciben cosas compradas en línea. 

Aunque, no estaba comprobando por una razón ordinaria como esa. 

— Hoy tampoco hay nada, ¿eh? 

Empecé a revisar regularmente mi correo desde que mi padre visitó esta escuela. 

Después de todo, no sería extraño que intentara ponerse en contacto conmigo pronto. 

Como no había nada particularmente especial en mi buzón, me dirigí de nuevo al ascensor, sólo para descubrir que Hiyori había decidido esperarme. 

— ¿Tienes un momento? 

— Claro. 

Nos movimos al sofá del vestíbulo justo enfrente del ascensor. 

— Quería preguntarte algo antes, pero dudé porque estábamos frente a Mii-chan... 

Siendo un poco consciente de lo que la rodeaba, Hiyori hizo un barrido de la zona antes de hablar. 

— Esa cosa que está pasando ahora mismo con Ichinose-san, ¿has oído algo al respecto? 

— ¿Escuchaste algo? Si estás hablando de esos extraños rumores, entonces supongo que conozco los detalles. 

— Sí, esos. ¿Sabes quién los está esparciendo por ahí? 

— No... no lo sé. 

Habría sido fácil nombrar a Sakayanagi o Hashimoto, pero decidí no hacerlo. 

— Honestamente, ya no quiero ver a Ichinose-san torturada de esta manera. Es el tipo de persona que está dispuesta a ser amable con alguien que apenas tiene amigos, como yo. 

Si recuerdo bien las cosas, Hiyori e Ichinose estaban en el mismo grupo durante el campamento de entrenamiento. Supongo que después de comer lo mismo y dormir en la misma habitación, siente un vínculo más fuerte con ella que con otros estudiantes. 

— Ayanokouji-kun. 

Había algún tipo de determinación oculta en los ojos de Hiyori. 

— Cuando llegué aquí por primera vez, no me gustaba este comportamiento que la escuela fomenta, donde lastimamos a otros. Pero ahora, creo que es necesario luchar de vez en cuando para proteger a tus amigos. 

— Eso es cierto. Después de todo, no hay manera de poder salvar a todos. 

— Aunque somos enemigos comunes de Ichinose-san, debe haber algo que podamos hacer para ayudarla. Aún no he podido pensar en cómo, pero... ¿estarías dispuesto a colaborar conmigo? 

— Colaborar, ¿eh? Si ese es el caso, entonces deberías consultar a Horikita. 

Como lo dije, consideré la posibilidad de presentarlas. 

— Horikita-san, ¿verdad? 

Sin embargo, la expresión de Hiyori no se iluminó. 

— Es posible que la clase C también esté dispuesta a ayudar a Ichinose. 

En cuyo caso, es posible que se convierta en una situación en la que las tres clases estén dispuestas a enfrentarse a la clase A. 

Sin embargo, Hiyori aún no mostraba señales de estar contenta con esto. 

— ¿No eres capaz de hacer algo al respecto, Ayanokouji-kun? 

— No tengo ninguna influencia sobre la clase C. 

— ¿Es eso cierto? 

Inclinó la cabeza hacia un lado, dudando. 

— Para las chicas está Horikita, y para los chicos está Hirata. No tendrás más remedio que ir a ver a uno de ellos. 

— Ya veo... 

Los hombros de Hiyori cayeron al cambiar su expresión a una de desilusión. 

— ¿Insatisfecha? 

— No... sólo que nunca he llegado a familiarizarme con Horikita-san o Hirata-kun... Pero si era Ayanokouji-kun, pensé... 

Sus hombros se cayeron aún más a medida que se quedaba en silencio. No era la reacción que esperaba. 

— Lo siento. No puedo hacer lo que no puedo hacer. 

— No... Después de todo, sólo pensaba en lo que me convenía, y hablé sin considerar las cosas para ti. 

Después de decirlo, inclinó la cabeza. 

— Por el momento, ¿quieres que yo inicie la conversación con ellos por ti? 

— ¿En serio? ¿Harías eso por mí? 

A pesar de preguntarme eso, Hiyori cambió de opinión. 

— Lo siento, hagámoslo en otro momento. Si nuestra conversación ayuda a difundir más las cosas, puede que acabemos molestando a Ichinose-san mucho más. 

— Sí. Eso puede ser verdad. 

Esos tipos en guerra contra Ichinose.... Tal como están las cosas ahora, no sé qué movimiento harán a continuación. 

Alentar la situación sin saber nada sería contraproducente. También existe la preocupación de que los rumores de Ichinose estén más cerca de la verdad de lo que parecen. 



PARTE 3 

Después de regresar a mi habitación, recibí un mensaje de texto de Horikita. 

[¿Estás por ahí?] 

Aunque no le respondí, otro mensaje llegó volando. 

[Ya que el mensaje ha sido marcado como leído, continuaré conversando para que sea más conveniente. Ichinose-san vendrá a mi habitación esta noche. ¿Vienes?] 

Qué mensaje tan inesperado. 

Al principio, sólo tenía la intención de leer lo que ella me enviara, pero decidí dar una respuesta adecuada. 

[¿Qué acontecimientos han llevado a la situación actual?] 

[Estamos en una alianza con la clase B. Es natural que ayudemos dada la situación actual. Pero, esta vez no sabemos toda la historia. Por lo tanto, estaba pensando en escucharlo de ella misma]. 

Así que se puso en contacto con Ichinose y le preguntó si podían reunirse en persona. 

Ella hizo un movimiento muy audaz. 

Es fácil negarse. 

Si le pregunto a Horikita más tarde, me dirá lo que le diga Ichinose. 

Sin embargo, eso no significa que Horikita lo averigüe todo. 

Incluso Kanzaki, a pesar de lo cercanos que son, no parece conocer todos los detalles sobre Ichinose. 

En ese caso, ¿preguntarle directamente me acercaría más a la verdad? 

El problema es que si entro por esa puerta, terminaré involucrándome. 

¿Qué debo hacer, me pregunto? 

Después de pensarlo un poco, le envié una respuesta a Horikita. 

[¿A qué hora?] 

[A las siete] 

Un poco tarde. 

Tendré que tener cuidado para que no me vean otros estudiantes. 

[Entendido. Te avisaré cuando esté en camino.] 

Decidí encontrarme con Ichinose junto a Horikita. 



PARTE 4 

Después de eso, me relajé tranquilamente en mi habitación hasta la hora acordada. 

Cuando el reloj marcó las siete menos cinco minutos, me fui, dirigiéndome a la habitación de Horikita. 

Casi al mismo tiempo que bajaba del ascensor, Ichinose llegó en el ascensor a mi lado. 

— ¡Ah! Buenas noches Ayanokouji-kun. 

Levanté ligeramente la mano en respuesta a su saludo. 

— Siento interrumpir. 

— Jajaja. Pero también soy yo la que se entromete aquí, así que está bien. 

Después de decirlo, Ichinose se adelantó cuando íbamos a la habitación de Horikita y tocó el timbre de la puerta. Inmediatamente escuchamos la cerradura de la puerta girando desde el interior. 

— Por favor, adelante. 

El plan era reunirnos a las siete. Por eso, no había nada particularmente sospechoso en que ambos llegáramos al mismo tiempo, así que Horikita nos invitó a la habitación sin decir demasiado. 

Me senté apropiadamente en el suelo. 

He visitado la habitación de Horikita antes, pero parece que no ha cambiado mucho desde entonces. Su habitación es muy similar a la mía, muy monótona y sencilla. 

— Siento haberte pedido que nos reuniéramos en una noche entre semana, Ichinose-san. 

— ¿Pero acaso no estás haciendo esto por consideración hacia mí? No necesitas disculparte. 

La sensación que tuve al reunirme con Ichinose cara a cara fue que es la misma que siempre ha sido. 

— Aunque... Si esto continúa hasta muy tarde, afectará a las cosas mañana, así que espero que no estés buscando charlar por mucho tiempo... Para empezar, ha habido varios rumores preocupantes sobre mí recientemente. 

— Sí. ¿Sabes quién ha esparcido esos rumores? 

Sin andarse con rodeos, Horikita preguntó directamente a Ichinose. 

Tenía curiosidad por saber si Ichinose respondería honestamente a la pregunta. 

— No puedo hablar con certeza, pero si tuviera que adivinar, diría que es Sakayanagi-san. 

Superando mis expectativas, respondió claramente a la pregunta. 

Si no estuviera tan segura, no habría dicho ningún nombre en concreto. Ella no es el tipo de persona que hablaría mal de los demás sin ningún tipo de razón para ello. 

También pude llegar a una conclusión basándome en su respuesta. 

Es decir, al menos, Ichinose ha podido ver que alguien en particular, ha estado difundiendo los rumores sobre ella. 

— Sakayanagi-san... ¿Qué te hace pensar que podría ser ella? 

— Para decirlo de forma simple, supongo que es porque le declaró la guerra a la clase B. ¿Necesito darte alguna otra razón para ello? 

Horikita debería saber que Sakayanagi tiene una personalidad agresiva y guerrera. 

Considerando el hecho de que tomó la iniciativa de intensificar el conflicto en su clase para derrotar a Katsuragi, es fácil imaginar que para derrotar a la clase B, centraría su ataque en Ichinose, su líder. 

— No. Esa razón por sí sola es más que suficiente. 

Debido a que Horikita piensa de la misma manera que yo, no vio ninguna razón para entrometerse más en ese asunto. 

— ¿Así que está propagando estos rumores infundados, obligándote a asumir la responsabilidad por el daño? 

— Uhm... ¿Cómo lo digo...? 

— ¿No vas a negar los rumores? 

— Lo siento, Horikita-san. No puedo decirte nada sobre eso. Horikita-san y Ayanokouji-kun son amigos, pero siguen siendo estudiantes de otra clase y tarde o temprano, estamos destinados a luchar entre nosotros. 

Ichinose parecía dispuesta a responder a cualquier cosa que Horikita le preguntara, pero esta vez terminó negándose a contestar. 

Pero supongo que esa era la decisión natural que había que tomar. 

— No quiero forzarte a decir nada, pero sabes que el silencio puede ser interpretado como si estuvieras diciendo que los rumores son ciertos, ¿verdad? 

— Horikita-san y todos los demás tienen la libertad de decidir después de escuchar los rumores personalmente. Sin embargo, no tengo ninguna intención de dar a esta cuestión una cantidad excesiva de energía. La estrategia de Shakayanagi-san es agitar a la Clase B, creo que la solución correcta para lidiar con ello es simplemente permanecer en silencio. 

Ichinose nos mostró una sonrisa, su conducta tan natural como siempre. 

El acoso que está ocurriendo aquí no era nada especial. Era un tipo típico de intimidación que ocurre en todas partes, y no había una solución perfecta para ello. Puedes negar agresivamente los rumores, o simplemente permanecer en silencio, pero al final, las masas harán un escándalo de todos modos, confiando en la especulación para llenar los huecos como mejor les parezca. Debido a esto, Ichinose tomó la decisión de simplemente no decir nada y esperar a que pasara el tiempo. 

— Pensé reunirme hoy con Horikita-san y decirte esto para que no te involucres descuidadamente. Si sigo guardando silencio, pero la gente que me rodea empieza a llamar más la atención, la situación tardará más en calmarse. Lo más importante es que no hay necesidad de que la Clase C se involucre con Sakayanagi-san para ayudarme. Estaré bien. 

Ichinose asintió con firmeza, su sonrisa no cambió en absoluto. 

— ... Comprendo que tu voluntad es fuerte. Cualquiera que se vea envuelto en rumores tan despreciables, indudablemente sufrirá daños por ellos, sin importar si son ciertos o no. Sin embargo, no sólo piensas en ti misma, sino también en todos los que te rodean. 

— No soy una persona tan noble. 

Un poco avergonzada, Ichinose continuó. 

— Por lo tanto, Horikita-san y el resto de la Clase C pueden seguir haciendo las cosas como de costumbre. Yo me encargaré de limpiar mi propio desastre. 

Después de decir esto, Ichinose se levantó. 

Parece que decidió venir hoy sólo para que Horikita supiera que no debía interferir más. 

— ¿Sabes lo que ha estado pasando con Kanzaki y los otros? 

A pesar de pensar que podría ser innecesario, decidí interferir un poco. 

— ¿Kanzaki-kun? 

— Hace unos días, se enfrentó a Hashimoto de la clase A y le pidió fervientemente que dejara de difundir los rumores. No, puede que haya sido solo una simple petición sincera. 

— Ya veo.... Kanzaki-kun es muy gentil. Le dije que estaba bien. No creí que necesitara decirle algo más. 

— Probablemente no sea sólo Kanzaki-kun. Algunos de tus compañeros de clase seguramente están luchando para encontrar alguna forma de ayudarte, por tu bien. 

Aunque esta debería ser la primera vez que Horikita se entera de la situación con Kanzaki, su especulación debería ser correcta. 

— Entonces tendré que ir a hablar con mis compañeros de clase otra vez. Si no te importa, ¿podríamos parar nuestra conversación aquí? 

— ¿De verdad estás de acuerdo con esto? 

Para estar segura, Horikita le preguntó a Ichinose por última vez. 

— Por supuesto. 

Ichinose respondió sin dudarlo. 

— Gracias por tu preocupación. Y a Ayanokouji-kun también, gracias por venir por mí tan tarde por la noche. 

— No. Yo simplemente me uní. 

Horikita no impidió que se fuera esta vez. 

Ichinose nos deseó buenas noches y se fue de la habitación. 

— Me pregunto si realmente no hay nada que necesitemos hacer. 

— Bueno, es difícil de decir. 

Basado en el comportamiento de Ichinose, no parece que sea diferente de lo normal. 

En lugar de tratar de mantenerse fuerte, es más preciso decir que ella está tratando de no pensar en ello. Esa es la impresión que tuve de ella. 

— ¿Qué crees que debería hacer? 

— ¿Me estás pidiendo mi opinión? 

— Sí. Quiero tu opinión sincera. 

Horikita habló sin dudarlo. 

— En ese caso, no deberías hacer nada. 

— ¿Por qué razón? 

— Si Sakayanagi es la fuente de los rumores, como dice Ichinose, involucrarse en esta situación puede llevarla a fijarse en la clase C. 

— Eso tiene sentido, pero ¿qué pasa si Ichinose-san es derrotada por Sakayanagi-san? ¿No prestará atención a la clase C de todos modos? 

Lo que ella quiere decir es que Sakayanagi terminará enfocándose en la Clase C sin importar si ayudamos a Ichinose o no. Una conclusión inevitable. 

— Es posible que, tarde o temprano, nuestra clase acabe siendo el objetivo. Pero cuando llegue ese momento, se habrá resuelto también el problema de la líder de la Clase B. Eso es algo por lo que hay que estar agradecido de cierta manera. 

— ... Entonces, ¿estás diciendo que no importa lo que le pase a Ichinose-san? Estás siendo bastante insensible. 

— ¿Insensible? ¿No es un buen término para describir cómo actuabas cuando te inscribiste en la escuela? Es diferente cuando se trata de ayudar a un compañero de clase, pero Ichinose es una estudiante de otra clase. Es una oponente contra la que tendremos que luchar y derrotar. Si es derrotada por alguien más, mientras haya una ventaja para nosotros, no tenemos ninguna razón para preocuparnos. 

— Tenemos una relación fructífera con ella. Hasta que Sakayanagi y los otros caigan de la clase A, entrar en conflicto directo con la clase B- 

— ¿No estás siendo demasiado idealista? 

Que nuestra alianza haga que la Clase A caiga de forma conveniente hasta la Clase C, permitiendo que nuestras clases asciendan a las posiciones de Clase A y B antes de que finalmente nos enfrentemos. Una historia tan fantástica no es más que una quimera. 

No sé si tiene que ver con circunstancias externas, pero la propia Ichinose está rechazando a cualquiera que intente ayudar. 

Si esta conversación hubiese ocurrido con la Horikita a principios de este año, probablemente habría dejado de presionar más cuando Ichinose intentó marcharse la primera vez. 

¿Cómo y por qué llegó al punto en que puede pensar algo así? 

Bueno, ha estado intentando mejorar su relación con Kushida para mejor, así que puedo hacer una buena conjetura. 

— Deberías olvidarlo. 

— Eso... tiene sentido... 

Horikita también debería entender que esto es lo correcto. 

Esa es exactamente la razón por la que no puso ninguna objeción. 

Esta vez, hicimos nuestra parte como socios de la alianza mostrando nuestra preocupación por Ichinose y ofreciéndole nuestra ayuda. Eso debería ser suficiente. La clase C puede ponerse al nivel de las otras clases discretamente, siempre y cuando no hagamos nada para sobresalir. Acercarse lentamente mientras los de arriba se destruyen entre ellos es una buena estrategia. 

Sin embargo, en este momento, lo importante es que no ofrezco ninguna ayuda con eso. 

Sólo le dije esto porque me pidió mi opinión. Horikita es quien finalmente decidirá lo que nuestra clase hará a partir de aquí. 

Dicho esto, con toda probabilidad, Horikita decidirá no involucrarse más con la Clase B. 

Después de todo, ella no tiene la habilidad de poder cambiar la situación de Ichinose para mejor hasta que la propia Ichinose decida cambiar de estrategia. 

— Yo también me iré a casa. Un chico solitario no puede estar en el cuarto de una chica tan tarde en la noche. 

Ya casi eran las 8:00 PM. Las cosas se pondrían feas si me ven aquí tan tarde. 

— Sí... 

Horikita, perdida en sus pensamientos, me respondió sin prestarme mucha atención. 

Horikita ha comenzado a cambiar paulatinamente. 

Sin embargo, los cambios siguen siendo demasiado extremos en este momento. Su tendencia a perderse a sí misma y a dejarse influenciar innecesariamente por su entorno es cada vez más frecuente. 

Por el momento, Horikita tendrá que trabajar duro para llevarse bien con los demás. 

Más allá de eso, me pregunto si será capaz de alcanzar su verdadero yo. 

Eso es lo que importa. 

Después de salir de la habitación, pude ver la figura de Ichinose de pie ante el ascensor. 

Mientras me preguntaba si había estado esperando a que yo saliera, me hizo señas con una cara sonriente. 

— ¡Por aquí! 

Me llamó en voz baja y, al acercarme, fui arrastrado con ella al ascensor. 

Ichinose apretó el botón del primer piso y empezamos a descender al vestíbulo. 

— ¿Puedes hacerme compañía un rato? 

— No me importa, pero... ¿adónde vamos? 

— Hmm. Vamos afuera un rato, ¿está bien? 

Bajamos al vestíbulo. Como no había nadie alrededor, nos dirigimos directamente al exterior. El sol ya se había puesto completamente. En la oscuridad, Ichinose y yo caminamos a una de las áreas de descanso de camino a los edificios de la escuela. 

— Entiendo que hace frío afuera, pero... no quiero llamar la atención. 

— Lo sé. ¿Estás bien? 

— Estoy bien. Ah... bueno, ¿cómo puedo decir esto...? Lo siento de verdad. 

Tan pronto como ordenó sus palabras, lo primero que salió de su boca fue una disculpa. 

— ¿Por qué te disculpas? 

— Supongo que es porque he molestado a Horikita-san y Ayanokouji-kun, así como a todos los demás de la Clase C. Estos rumores han causado a todo el mundo tantas preocupaciones innecesarias. De todos modos, por favor, olvídalo. 

— ¿No es esto lo que le dijiste a Kanzaki y a todos los demás también? 

— Esta simplemente es la mejor opción disponible para mí. Esta es la postura que tomaré hasta que los rumores hayan desaparecido. 

Al decir eso, me miró, sus ojos brillando con determinación. Cuando ella lo dice así, puedo ver por qué Kanzaki y los otros estudiantes de la clase B que han estado apoyándola no tienen más remedio que escucharla. 

— En realidad, eso es todo lo que quería decir... Hace frío, ¿no? Volvamos. 

— Está bien. 

Sólo charlamos un rato. Ichinose me instó a que regresara primero para que no llegáramos juntos, así que terminé regresando al dormitorio antes que ella. 



PARTE 5 

La gente que me rodea en mi vida diaria empezó a estar muy ocupada. 

No estaba haciendo nada activamente para interferir con eso, simplemente pasando el tiempo a la deriva y pasivamente con lo que me rodeaba. 

Y aunque es algo difícil, la vida cotidiana que he estado buscando puede parecerse a esto. 

Tuve la premonición de que, de alguna manera, me las arreglaría para llegar a una respuesta a mi pregunta. 

Sin embargo, un evento preocupante ocurrió en esa época. 

Por la noche. El teléfono que dejé junto a mi cama vibró silenciosamente. 

La hora del reloj era justo después de la una de la madrugada. Verifiqué para ver quién me llamaba en un momento tan poco propicio, sólo para descubrir que era un número que no había registrado como contacto. 

Sin embargo, no debería haber ninguna manera de que un número externo llegue a mi teléfono. 

Los teléfonos que la escuela proporciona a los estudiantes sólo pueden marcar a una lista designada de números de teléfono. También están configurados con anticipación para que sólo acepten llamadas de otros teléfonos utilizados por la escuela. Todo esto se basa en una configuración con el propio teléfono que no se puede cambiar. Esto es para evitar cualquier posibilidad de que el estudiante pueda tener contacto accidental con el mundo exterior. 

No es una característica particularmente rara para los teléfonos. Se basa en un sistema de seguridad que se utiliza normalmente cuando a los niños pequeños se les da su propio teléfono. En otras palabras, significa que se trata de una llamada de alguien del campus que nunca antes he registrado como contacto en mi teléfono. 

Era imposible determinar si se trataba de un estudiante o de uno de los profesores. 

— ...¿Hola? 

Siendo cauteloso hasta cierto punto, levanté el teléfono mientras todavía estaba aturdido por haberme despertado. 

Presioné el teléfono hasta mi oreja izquierda. 

No pude oír a nadie hablar por el otro lado. 

El silencio continuó. 

Y aún así, el único sonido que llegaba a mis oídos era el muy débil sonido de una respiración. 

Mientras esperaba que la otra persona hiciera un movimiento, el silencio continuó durante unos 30 segundos. 

— Voy a colgar si no dices nada. 

Emití una advertencia cansándome de estar al teléfono en silencio. 

— Ayanokouji Kiyotaka. 

La contraparte dijo mi nombre completo. 

Era una voz que no recordaba haber escuchado antes. 

Pero basándome en su sonido, no creo que fuese un adulto. 

En ese caso, se deduce a que es un estudiante. 

— ¿Tú eres....? 

Pregunté en respuesta. 

La llamada volvió al silencio. 

Y entonces, la persona que llamó colgó. 

— Incluso si sólo dices mi nombre... 

Sería imposible descartar esto como que alguien accidentalmente llamó al número equivocado. 

— En otras palabras, ¿finalmente has empezado a actuar...? 

Exactamente quién era la otra persona ya no importaba. 

La estrategia de ese hombre. Veo que ha empezado a hacer su jugada contra mí. 

Aunque, la parte extraña de esto es por qué me hizo saber que venía. 

Si su objetivo es obligarme a abandonar la escuela, tendría sentido que lo abordara más bien como un ataque sorpresa. 

Hacerlo así sólo puede significar que tiene la intención de que lo tome como una amenaza. 

Ese hombre... ¿Hay algo fuera de su alcance? 

De cualquier manera, ya comenzó a hacer su jugada.






9 comentarios: