Youkoso Jitsuryoku Shijou Shugi no Kyoushitsu e Volumen 9 - Capítulo 4

EL SECRETO DE ICHINOSE, EL SECRETO DE KAMURO 


Era un viernes, cuatro días después de que Kanzaki se pusiera en contacto con Hashimoto. 

Los rumores sobre Ichinose se habían extendido más cada día, y habían llegado al punto en que no sería una exageración decir que todos los estudiantes de la escuela ya habían escuchado hablar de ellos a estas alturas. 

Sin embargo, Ichinose no reportó nada sobre ello a la escuela. 

Emitía una apariencia que le decía a todo el mundo que no le importaban mucho los rumores, y pasaba todos los días como siempre lo había hecho. 

A pesar de ser acosada por rumores desagradables, Ichinose se mantuvo firme. Y como ella esperaba, eventualmente, los estudiantes comenzaron a hablar para apoyarla. Decían cosas como: “Los rumores en realidad son sólo rumores.” “Ella fue totalmente incriminada” y “Todo son mentiras”. 



Todos los chismes tienen fecha de caducidad. 



El plan de difamar a Ichinose había fracasado miserablemente. 

Había logrado superarlo con éxito simplemente permaneciendo en silencio. Eventualmente, todos comenzaron a cambiar su atención a estudiar con seriedad para los próximos exámenes finales. 

Aunque, durante este período, ocurrió otro incidente. Uno que avivó de nuevo la llama de los rumores en toda la escuela. 

Era viernes, después de la escuela. 

De regreso a casa del edificio de la escuela, fui testigo de una gran multitud de personas cuando entré en el vestíbulo del dormitorio. 

Una escena como esta, cuando regresé al dormitorio, es algo que sentí que había experimentado antes. 

— Deja vu, ¿no? 

Coincidentemente, Katsuragi estaba parado en el mismo lugar en el que había estado entonces. La única diferencia es que esta vez Yahiko también estaba a su lado. Como parecía que no había nadie a quien conociera en los alrededores, decidí acercarme a ellos y les llamé. 

— ¿Por qué tanto alboroto? 

— Ah. Parece que una carta ha sido puesta en los buzones de todos. Es similar a ese caso que ocurrió a principios de este año. 


Murmuró Katsuragi, cruzando los brazos, insatisfecho. 

— ¿No recibiste una en el tuyo también, Ayanokouji? 

Yahiko me presionó para que fuera a mirar, así que asentí ligeramente en respuesta. 

— Iré a comprobarlo para asegurarme. 

Me acerqué a mi buzón, giré el dial con la combinación correcta y eché un vistazo al interior. 

Allí, alguien había insertado cuidadosamente un papel, doblado en el mismo estilo cuádruple que el último. 

Si fuera exactamente el mismo tipo de mensaje que la última vez, debería ser un mensaje impreso. Es decir, sería una copia impresa. 

Naturalmente, es imposible diferenciar entre una carta escrita a mano y una copia impresa cuando está doblada así. 

Lentamente abrí el papel. 





『Ichinose Honami es una criminal.』 





Eso estaba escrito en el interior. 

Sin embargo, esta vez el nombre del remitente no estaba incluido como en la carta de la última vez. 

Era sólo una línea. 

La fuente en la que estaba escrita también era estándar, lo que hacía que toda la carta pareciera inusualmente sencilla. Como no parece el tipo de cosa que se imprimiría en un comercio, probablemente se imprimió con una impresora personal. 

La frase me recordó los rumores que se habían calmado. 

Además, la carta daba un paso más allá al llamarla “criminal”. 

Sin embargo, no se mencionaba lo que había hecho para merecer ese título.... 

— Estoy seguro de que Ichinose se sorprenderá con esto. 

— Pero si se presenta de una manera tan sencilla, ¿no causará al remitente todo tipo de problemas? ¿No hay ningún problema al hacer algo tan malintencionado de una manera tan pública? 

Yahiko estaba preguntando a Katsuragi si la carta no era un error del remitente. 

— En efecto, esta situación es muy diferente a la de la última vez. En ese entonces, era sólo una acusación de que Ichinose podría haber estado acumulando ilegalmente puntos privados. Resultó que no había hecho nada malo. La escuela incluso hizo un anuncio sin precedentes al reconocer la legitimidad de su gran cantidad de puntos. Sin embargo, esta vez la carta obviamente está destinada a difamar a Ichinose. Si ella lo comunica a la escuela y pide ayuda, es posible que puedan localizar a la persona que envió las cartas. 

— Entonces el remitente es un idiota. 

— No, no estoy tan seguro. 

— ¿De verdad? 

— Esta persona.... Es imposible que no entiendan algo tan simple. 

— Huh... ¿Es posible que la persona que difunde los rumores...? ¿Que Katsuragi-san sepa quién es? 

— No es más que una idea aproximada. 

Aunque Sakayanagi me había avisado con antelación de sus planes, al resto de la escuela, ha negado abiertamente su implicación con estos rumores. Es posible que Hashimoto actuara solo, o que actuara bajo las instrucciones de uno de los alumnos de segundo o tercer año. También existe la posibilidad de que el origen de este rumor sea alguien completamente diferente. 

Sin embargo, en este caso Katsuragi dijo que tenía una idea aproximada de la procedencia. 

Lo que significa que Sakayanagi es claramente la favorita. 

— Ya sea que la escuela tome acción o no. Dependerá de Ichinose, por ser la persona que está en el centro de este incidente. 

La persona responsable de enviar estas cartas está convencida de que Ichinose no reportará nada a la escuela, al igual que con los rumores. Es decir, han determinado que no importa lo que hagan, Ichinose elegirá permanecer en silencio. 

Si Ichinose no actúa contra las cartas o los rumores, la escuela tampoco puede hacerlo. 

En medio de todo esto, Ichinose entró en el vestíbulo. Probablemente fue contactada por uno de sus compañeros de la clase B y regresó rápidamente al dormitorio. 

Una amiga le dio inmediatamente una de las cartas y ella la revisó. 

Katsuragi, yo y otros 10 estudiantes nos paramos en el lugar y vimos Ichinose. 

— … 

Ichinose no dijo una palabra. Sólo miró hacia abajo y a la carta. 

La frase de la carta no toma más de un segundo para que alguien la lea en su mente. 

Por lo que parece, Ichinose pasó docenas de segundos leyendo esa sola línea de texto una y otra vez. 

— ¿...Esto está en los buzones? 

— Sí.... Es terrible, ¿no? Debe de estar en todos los buzones de primer año... 

Una de las chicas de la clase B, Mako Amikura, habló mientras se acercaba y abrazaba a Ichinose. 

— Oye, ya no tienes que aguantar esto. ¿Por qué no hablamos con los profesores? Algo así no debe perdonarse. 

— ¡Así es! Si se la entregamos a los profesores, definitivamente encontrarán al culpable. 

Hasta ahora sólo existían rumores invisibles, pero esta vez era diferente. Ahora había algo que podía servir como evidencia física. Había pruebas claras de que alguien ha estado atacando con malicia a Ichinose. 

— Estoy bien. Algo como esto no es suficiente para afectarme. 

— ¡Tienes que hacerlo! Si no lo haces, los horribles rumores sobre Honami-chan se extenderán por todas partes. 

No es de extrañar que sus compañeros de clase trataran desesperadamente de convencerla de que lo reconsiderara. 

Incluso si nueve de cada diez personas no creen en los rumores, sigue siendo un gran problema si esa única persona que queda lo cree. La impresión de ese estudiante de Ichinose Honami se deteriorará lentamente. 

Ichinose es capaz de decidir permanecer en silencio sin dudarlo, pero las personas que la rodean son diferentes. 

Todos están buscando alguna forma de ayudarla. Después de todo, demostrar su inocencia también permitiría castigar al culpable de todo esto. Sin embargo, hacer eso pondría a Ichinose en una encrucijada. 

— Lo siento chicas, por seguir molestándolas a todas. Pero por favor, no se preocupen por mí. 

Con esas palabras, ella sonrió a las chicas de la clase B. 

Sin duda, estas cartas fueron distribuidas a los buzones durante la noche, cuando todos estaban dormidos. Como muy pocas personas revisan sus buzones por las mañanas, el gran descubrimiento llegó por la tarde después de que todos regresaron de la escuela. 

Lo único que tenía que pasar en ese momento era que alguien encontrara la carta y se lo dijera a Ichinose. 

Durante todo este tiempo, una chica solitaria había observado cuidadosamente las reacciones de los disgustados estudiantes de la clase B. 

Katsuragi la contemplaba con una mirada aguda en sus ojos. 

Era una estudiante de primer año de la clase A, Kamuro Masumi. Una chica que a menudo es vista junto a Sakayanagi, pero que hoy parece estar sola. 

— ¿Pasa algo con Kamuro? 

— No.... No es nada. 

Katsuragi no respondió. Tiró su carta a la basura, llamó al ascensor y entró con Yahiko mientras esperaba en el primer piso. La expresión de Katsuragi se mantuvo severa incluso hasta el último momento, cuando las puertas se cerraron. Al ver el ascensor subir, decidí volver a mi habitación también. 



PARTE 1 


Mi habitación está ubicada en el cuarto piso de los dormitorios, la habitación 401. 

Tan pronto como entré en el ascensor, Kamuro se subió al mismo tiempo. 

— ¿A qué piso? 

A pesar de que le pregunté esto mientras estaba frente a los botones, no me respondió, así que las puertas del ascensor se cerraron en silencio. 

Al poco tiempo de un viaje tranquilo, el ascensor llegó al cuarto piso. 

Me bajé del ascensor. También Kamuro. Es como si me estuviera siguiendo. 

Sólo una mera coincidencia, “se bajó en este piso para encontrarse con un tipo”, una razón como esta no parece muy probable. 

Tan pronto como llegué a la puerta de mi habitación, que estaba justo al lado del ascensor, me giré y pregunté: 

— ¿Hay algo que quieras de mí? 

— Quiero hablar. 

— De ser posible, hubiera preferido que dijeras algo antes. 

— ¿Qué, tienes planes? 

— No. ¿Tienes algún problema con hablar aquí? 

— Soy sensible al frío. Si te parece bien, ¿podrías invitarme a entrar? 

A pesar de que me había preguntado si estaba de acuerdo con ello, su petición terminó pareciendo más bien una amenaza. 

— Está bien... 

Abrí la puerta y entramos en mi habitación. 

La expresión de Kamuro no cambió en absoluto. Miró alrededor por mi habitación con una mirada seria en su cara. 

— Qué habitación tan aburrida. 

— ¿Realmente es lo primero que vas a decir después de meterte a la fuerza? 

— ¿Cuándo te obligué a hacer algo? Me diste permiso legítimamente. 

Dicho esto, Kamuro se sentó en mi cama. 

— La forma en que conseguiste el permiso... No importa. ¿Así que ahora...? 

— Tráeme algo de beber. Hablaremos un buen rato. 

En serio, qué chica tan descarada. 

— Bueno, haré café o té. 

— ¿No tienes chocolate caliente? 

— ... Sí tengo. 

— Entonces, tomaré chocolate caliente. 

Claramente le ofrecí dos opciones, pero ella exigió una tercera. 

— ¿De qué querías hablar? Si hacía demasiado frío en el pasillo, podríamos haber hablado en el vestíbulo. 

Puesto que el calefactor funciona en el vestíbulo, podríamos hablar allí sin problemas. 

Mientras preparaba el chocolate caliente, tomé el control de nuestra conversación. 

— No hay nadie aquí que pueda molestarnos. Hablar en tu habitación es lo mejor. 

— ¿Qué quieres decir? 

Para ser honesto, no estaba interesado y no quería escuchar nada al respecto. 

— ¿Mi presencia te hace sentir incómodo? 

— Sería extraño si no lo hiciera. Una chica con la que no tengo conexiones íntimas, que además viene de la Clase A, que es nuestra rival, ¿de repente quiere venir a mi habitación? 

— Hmm, seguro que no se parece en nada a como reaccionó Yamauchi. 

Ella contestó, mirándome directamente como si me desafiara a hacer algo. 

— ¿Curioso? 

— Para nada. 

— ¿En serio? Entonces no volveré a tocar ese tema. No importa de todos modos. 

Aunque es posible que tenga a alguien escuchando a escondidas por teléfono o que esté ocultando una grabadora, Kamuro está en una posición algo especial. Como Sakayanagi ya sabe de mí, no es necesario que Kamuro venga aquí buscando atraparme desprevenido. 

Si es necesario, Sakayanagi está en una posición en la que puede declararme la guerra cuando quiera. Por el momento, la única razón por la que no lo hace es porque no quiere que sobresalga. 

— Esa carta de antes, sobre Ichinose. ¿Qué te parece? 

— ¿Qué quieres decir? 



— Exactamente lo que dije. ¿Crees que es una criminal? 

— No lo sé. A mí tampoco me interesa. 

— Aunque no te interese, debes tener una opinión al respecto. ¿Crees que Ichinose es una buena persona o una mala persona? 

— No puedes decir que alguien sea una mala persona sólo porque es un criminal. Igual que no se puede decir que alguien es una buena persona sólo porque no sea uno. 

En primer lugar, las definiciones de bueno y malo son ambiguas y subjetivas. Dependiendo de cómo se mire, lo que se considera bueno y malo puede cambiar rápidamente. 

— … 

Kamuro me miró con indiferencia. 

No tenía intención de permitirme mover la conversación en esta dirección. 

En ese momento, no había manera de seguir evitando la esencia de la plática. 

— Creo que las cartas son como los rumores que alguien en algún lugar ha estado difundiendo. 

— Sí. Escuché que alguien en algún lugar ha estado propagando rumores. 

— Es una conjetura, pero creo que algunos de esos rumores son ciertos o al menos se acercan a la verdad. Es por eso que Ichinose no luchó contra los rumores, o en este caso, no luchará contra las cartas. Si lo hace, la verdad que ha estado tratando de mantener oculta será revelada. 

— Su estrategia es continuar ignorándolo para que los rumores sólo sean una sospecha. 

— Sí. Sin embargo, eso no resuelve el problema. Si la persona que está propagando los rumores conoce la verdad, tarde o temprano surgirán más y más rumores específicos hasta que Ichinose lo admita. Es muy probable que cuando llegue ese momento, ella no sea capaz de pasarlo por alto. 

El agua caliente empezó a hervir, así que la vertí en una taza. 

Luego puse la taza de chocolate caliente sobre la mesa. Kamuro no la cogió. 

— ¿No lo vas a beber? 

— Soy sensible a los líquidos calientes. 

Me pregunto si es verdad. 

— Es justo como pensabas. Ahora mismo, Ichinose está siendo atacada por una estudiante que conoce el secreto que quiere mantener oculto. 

— ¿Por qué sabes algo así? 

— Ya sabes por qué. Después de todo, Sakayanagi lo dijo delante de ti. 

Por supuesto, lo recuerdo. 

Sin embargo, Kamuro no debería tener ninguna razón para decírmelo. 

¿Era ésta también una de las estrategias de Sakayanagi? 

— Dicho esto, Sakayanagi no sabe que estoy hablando contigo sobre esto en este momento. Probablemente se enfadaría si lo supiera. 

— En otras palabras, ¿estás diciendo que traicionaste a Sakayanagi? 

— Esa es una forma de decirlo. 

— Lo siento, no puedo creerlo. 

— Supongo que tiene sentido. Por lo tanto, también te diré el secreto que Ichinose ha estado guardando. Después de todo, mañana o pasado mañana, todos los demás seguramente ya habrán escuchado hablar de ello. 

En cuyo caso, puedes probarme que las cosas que dices son ciertas, ¿eh? 

— Pero antes de contarte eso, necesito contarte algo más. Sobre por qué he dejado que Sakayanagi me manipule como lo ha hecho. 

— ¿Tu historia personal? 

— Sé que no estás interesado, pero me vas a escuchar. 

No importa si estaba interesado o no, planeaba escucharla de todas formas. 

Porque si no lo hacía, nunca se iba a ir. 



PARTE 2 

Fue una semana después de la ceremonia de entrada a la escuela cuando Sakayanagi se puso en contacto conmigo por primera vez. 

De regreso a los dormitorios, me detuve en la tienda. Rápidamente terminé mis asuntos y me fui. 

— Un momento, por favor. 

En el camino entre la tienda y los dormitorios, una de mis compañeras me llamó. 

— ¿Qué es lo que quieres? 

— No ha pasado mucho tiempo desde que empezamos la escuela aquí, así que pensé que me gustaría hablar contigo un rato, Kamuro-san. 

— Recuerdas mi nombre. 

— He memorizado los nombres y rostros de todos mis compañeros. 

Dicho esto, la velocidad de esta chica era muy lenta. 

El bastón para caminar que sujetaba con una mano era una prueba más que suficiente para demostrar que sus piernas estaban mal. 

Recordé su nombre, Arisu Sakayanagi. Era muy llamativa debido a su discapacidad física. Aunque no tenía intención de recordar los nombres de mis compañeros, el de ella se las había arreglado para quedarse conmigo por algún motivo desconocido. 

— ¿Puedo acompañarte en el camino de regreso? 

Normalmente me negaría. Sin embargo, aunque no fue directamente debido a sus piernas enfermas, su estado de ánimo hizo difícil rechazarla. 

— Haz lo que quieras. 

— Muchas gracias. 

Me dio una sonrisa agradable y se apresuró un poco para ajustarse a mi ritmo junto a mí. 

— No voy a ayudarte si te caes por excederte. 

— Estaré bien. Este bastón y yo somos viejos amigos. 

Dicho esto, no se movía muy rápido. 

— Haa.... 

A pesar de que di un suspiro deliberadamente fuerte, Sakayanagi no pareció prestarle atención. 

Su apariencia externa era frágil, pero tenía el corazón de un león. 

— Por cierto, ¿qué estabas haciendo en la tienda de conveniencia? 

— ¿Qué? 

— Por lo que puedo ver, no me parece que hayas comprado nada. 

— ¿Y qué? A veces no puedes encontrar lo que quieres. 

Intenté terminar la conversación allí, pero Sakayanagi me agarró del brazo. 

— Estabas robando en la tienda, ¿no? 

Preguntó Sakayanagi, mirándome directamente a los ojos. 

Sus ojos brillaban. Era como si acabara de encontrar un nuevo e interesante juguete. 

— Aunque supongo que ya has visitado el lugar unas cuantas veces para determinar la posición de las cámaras, ¿fue tu primera vez en esta escuela? ¿O cuántas veces son con esta? 

— ¿Estás segura de que robé algo? 

— Sí. Parece que no me tomas muy en serio, pero tengo confianza. Si no estuviera segura, no te habría preguntado si robaste algo. 

— Bueno. Eso es verdad. 

Sakayanagi se acercó a mí porque fue testigo de cómo robaba en la tienda. 

— Aunque robara algo, ¿qué importa? ¿Vas a contarle a la escuela? 

— Déjame ver. Aunque sería muy sencillo informar de esto a la escuela, por favor escúchame antes de que llegue a ese punto. 

— ¿Eh? 

Sin dejar claro si se había dado cuenta o no de mi confusión, Sakayanagi continuó: 

— Tu ejecución fue magnífica. Lo que más me sorprendió fue cómo mantuviste la compostura. Normalmente, la gente compraría cosas baratas como chicles o caramelos para aliviar su culpa. Sin embargo, parece que nunca has hecho eso. Eso también prueba que robar en las tiendas se ha convertido en algo rutinario para ti. 

Sakayanagi había dado en el blanco. Después de verme en acción una vez, pudo darse cuenta de que lo había hecho durante mucho tiempo. Pero, ¿qué importa eso? 

No tenía intención de dejar que esto continuara por mucho tiempo. 

No importaba lo buena que haya sido mi ejecución, el hecho de que me viera durante la ejecución nunca desaparecería. 

— Haz lo que quieras. 

Busqué en mi mochila y saqué la lata de cerveza que había robado de la tienda. 

Generalmente, a las personas menores de 20 años no se les permite comprarla. 

Sólo se vendía para los profesores y el resto del personal que vive en el campus. 

— Date prisa y llama a la escuela. 

Aunque dije eso, Sakayanagi me preguntó algo totalmente distinto. 

— ¿Bebes a menudo? 

— ¿Hah? ...No. A mí no me interesa el licor. 

— En otras palabras, no usas el robo en las tiendas como una salida para aliviar las cargas de la vida diaria, sino como un medio para saborear una emoción y experimentar la culpa del pecado. 



Procedió a analizar la situación con arbitrariedad. 

— Lo entiendo. Eres capaz de analizar con calma una situación. Así que, ¿qué tal si vamos y me entregas a la escuela de inmediato? 

— ¿Estás segura de que quieres eso? Si la escuela descubre que robaste en una tienda, no podrás evitar la suspensión. 

— ¿Y qué? 

— Aún no ha pasado una semana desde la ceremonia de entrada. Todavía hay muchas cosas, tanto agradables como no tan agradables, por las que esperar después de esto, ¿sí? 

— Si no vas a contactar con la escuela, lo haré yo misma. 

Traté de sacar mi teléfono, pero me detuvo. 

— Has llegado a gustarme, Masumi Kamuro-san. Tienes que convertirte en mi primera amiga. 

Con eso, me instó a que guardara mi teléfono. 

— ¿Qué estás diciendo? 

— Guardaré tu secreto, así que a cambio, por favor, ayúdame con algunas cosas. 

— Eso.... no es lo que yo llamaría un amigo. 

— ¿Es eso cierto? 

— Además, ¿crees que te escucharé de forma obediente? 

— De hecho, incluso si te reportara a la escuela, no sufrirás mucho daño. Pero a pesar de ello, tu estatus como ladrón de tiendas quedaría al descubierto. Si eso ocurriera, ¿no causaría problemas con tu capacidad de robar de nuevo en el futuro? 

— No sólo estás diciendo que me dejarás salirme con la mía esta vez, sino que incluso puedo hacerlo otra vez si lo deseo.... 

— Eres libre de hacer lo que quieras. No me involucraré en eso. En primer lugar, aunque te dijera que lo que haces no es aceptable desde el punto de vista moral, no hará cambiar tu forma de ser. ¿O me equivoco? 

— Eso... Bueno, supongo... 

— Aún así, creo que seguir mis instrucciones será cualquier cosa menos aburrido. Ese lugar en tu corazón que sólo puede satisfacerse robando en las tiendas.... Tal vez pueda encontrar algo más que ocupe su lugar. 

Ese fue mi primer encuentro con Arisu Sakayanagi. 



PARTE 3 

— Ah, qué cansancio. Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que me senté y dije algo así. 

Terminada su historia, Kamuro me miró con la misma expresión seria que tenía al principio. 

— En resumen, soy una habitual ladrona de tiendas. 

— ¿Aún recientemente? 

— Sakayanagi me ha hecho trabajar duro. No he tenido el tiempo libre para robar nada. 

Aunque no era algo que quisiera, no parecía estar insatisfecha. 

Antes de Sakayanagi, probablemente nunca habían confiado en Kamuro. Ella llevaba algo de oscuridad en su corazón. 

Sin embargo, era necesario para Sakayanagi poner a Kamuro en una posición en la que no pudiera seguir cometiendo crímenes. 

Por lo tanto, Sakayanagi se aprovechó astutamente de ella. Si Kamuro continuaba robando en las tiendas, tarde o temprano la descubrirían. 

No importaba si robaba fuera de las instalaciones de la escuela, pero lo hacía dentro del campus. 

Cuando la tienda finalmente se percatara de lo que sucedía con su inventario, no les tomaría mucho tiempo descubrir la verdad. 

Si eso ocurriera, la Clase A sufriría definitivamente una cantidad significativa de daño. 

— Antes del campo de entrenamiento, Sakayanagi dijo que tú e Ichinose escondían el mismo secreto. 

En otras palabras, asumiendo que todo lo que Kamuro acaba de decir sea verdad, Ichinose también tiene una historia de robar en tiendas. 

— Ahí es exactamente a donde quería llegar con esto. 

— En cualquier caso, ¿qué esperas lograr revelándome tu pasado? 

Dependiendo de la situación, no sería imposible investigar sus crímenes del pasado. 

En cuyo caso, Kamuro sufriría en soledad. 

— No me agradan particularmente Sakayanagi o Ichinose. Pero, para ser honesta, el hecho de que Ichinose haya robado también me afectó mucho. Es tan increíblemente popular que debería estar completamente satisfecha con lo que tiene, pero la verdad es que debería ser lo mismo para mí. 

Kamuro se rió autodestruyéndose. 

— Detén a Sakayanagi. Puedes hacerlo, ¿verdad? 

— ¿Así que quieres que ayude a Ichinose? 

— Sí. Así como es la situación ahora, Ichinose definitivamente será aplastada. No hablo de que la aplasten físicamente, me refiero a su corazón. 

— Ya veo. 

Es difícil confirmar si lo que Kamuro ha dicho es verdad, y es igual de difícil para ella probarlo. 

Incluso si la tienda notara una diferencia entre su inventario digital y su inventario físico, sería muy difícil determinar la causa de ello. Después de todo, podría tratarse de un empleado de la tienda que cometió un error de manejo. Aunque comenzó a robar en las tiendas inmediatamente después de la inscripción, no robó el mismo artículo varias veces. Fue una cosa de una sola vez. 

También sería imposible pedirle a la tienda que me muestre el material de vigilancia. 

El único movimiento que podría hacer sería reportar el robo de Kamuro a la tienda y a las autoridades de la escuela. Pero incluso entonces, seguir adelante con eso sería muy desfavorable para mí, independientemente de si su historia es cierta o no. 

Aunque asuma que lo que dijo es verdad, no quiero seguir obedientemente lo que me pide. 

Aunque es probable que no esté satisfecha con Sakayanagi, hay pocos incentivos para que la traicione sólo para pedirle ayuda a alguien desconocido como yo. 

En cuyo caso, ¿cuál es el sentido de todo esto? 

Pensando en ello razonablemente, todo esto fue llevado a cabo de acuerdo con las instrucciones de Sakayanagi. 

Probablemente decidió usar a Ichinose como medio para entrar en una confrontación directa conmigo. 

— Entonces, ¿crees que estoy mintiendo? 

Tras un largo periodo de reflexión, Kamuro rompió el silencio. 

— Para ser honesto, no hay garantía absoluta de que lo que dijiste sea verdad. 

Por supuesto, después de escucharla, quedó claro que es casi seguro que dice la verdad. 

Aún así, no lo admití por la estrecha relación de Kamuro con Sakayanagi. 

— ... Ya veo. En ese caso, ¿debería simplemente demostrártelo? 

— ¿Puedes? 

— Probablemente. 

Mientras decía eso, sacó su carné de estudiante y me lo entregó. 

— Entonces, espera aquí y no cierres la puerta. 

A continuación, Kamuro abandonó la habitación. 

No puede ser, ¿está planeando robar algo ahora mismo para probar que es una ladrona de tiendas? 

Miré distraídamente su carné durante un rato, y después de unos 10 minutos, Kamuro volvió. Sacó algo de su ropa y me lo mostró. 

— Oye, ya está... 

Parece que mi conjetura dio en el blanco. 

— Si bien pensé en tomar un paquete de chicles o algo, agarré una cerveza. De esta manera es más creíble. 

Si se tratara de algo como chicle que cualquiera pudiera comprar, habría sido sencillo para que me engañara con sólo comprarlo antes. Pero es una historia completamente diferente cuando se trata de alcohol. Aunque le pidiera prestada una identificación a otro estudiante, no habría podido comprar esta bebida. Es imposible que los estudiantes compren productos con restricciones de edad. Además de eso, no es realista pensar que haya utilizado a los trabajadores de la escuela o a los maestros del campus. No había duda de que se trataba de mercancía robada. 

¿Lo hizo para ganarse mi confianza? 

— ¿Lo entiendes ahora? 

En ese momento, Kamuro intentó guardar la cerveza, pero extendí mi mano. 

— Por si acaso, déjame asegurarme de que es auténtica. Podría ser falsa. 

— ...Idiota. ¿Podría hacer algo así? 

Kamuro mostró reticencia durante un momento, pero no tardó mucho en entregarla. 

Estaba helada, como si acabara de comprarse en la tienda. 

Lentamente analicé la superficie de la lata. Definitivamente es una auténtica bebida alcohólica. 

— Si es tan importante, puedes conservarla. 

— No es necesario. 

En el remoto caso de que encontraran la lata en mi habitación, las cosas se pondrían difíciles. 

Kamuro me quitó la cerveza de la mano y empezó a tirar la lata al aire. 

— De todos modos, ¿me crees? 

— Me mostraste la realidad. Debo creerte. 

— Me alegra oír eso. 

— Bueno, ¿por qué yo? 

— No hay nadie más en esta escuela con quien pueda contar aparte de ti. Deberías saberlo. 

Tomé la taza de chocolate caliente que había preparado para Kamuro. En ese momento, estaba seguro de que ella no tomaría ni un trago. Ya se había entibiado porque ya habían pasado unos diez minutos. 

— No hay ningún beneficio en esto para mí. 

— Tal vez sí. 

Aparentemente satisfecha con eso, Kamuro se puso en pie. 

— Estaré esperando los resultados finales. 

De esa forma, Kamuro intentó terminar la conversación de forma unilateral y se dispuso a abandonar la habitación. 

— Espera un momento. 

— ...¿Qué? 

— Olvidaste tu identificación. 

Al darse cuenta de que lo había olvidado por completo, agarró su carné de estudiante con la otra mano. Con eso, Kamuro finalmente se marchó. 

Aunque, realmente me presentó algo problemático. 

¿Ignorar la situación actual de Ichinose sigue siendo la decisión correcta? 

— No... ¿Estoy seguro de eso? 

Más bien, puede ser mejor opción aprovechar esta oportunidad. 

Tomé mi identificación de estudiante y mi teléfono y salí de la habitación, me dirigí a la tienda de conveniencia. 

En el camino, recibí una llamada del hermano mayor de Horikita. 

Pensé que finalmente podría relajarme después de que la invitada no deseada se fuera, pero.... 

No obstante, la persona que llamó fue alguien inesperado. Esta no sería una llamada sin sentido. 

— Hay algunas cosas de las que quiero hablarte. 

El mayor de los Horikita habló justo después de que presioné el botón de respuesta. 

— ¿Es urgente? 

— Dependiendo de la situación, puede que ya sea demasiado tarde. Es acerca de mi hermana. 

— ¿...Acerca de tu hermana? 

Esto también es inesperado. 

El mayor de los Horikita no mencionaría nada sobre su hermana menor a menos que las circunstancias fueran extremas. 

— Kikyou Kushida. Ella hizo contacto con Miyabi Nagumo. 

— ¿De verdad? 

Me sorprendió, pero al mismo tiempo, me impresionó la velocidad de la red de información de Horikita. 

— Pensé que estabas rodeado de enemigos. Has hecho muy bien en adquirir este tipo de información. ¿Quién te lo dijo? 

— Esta información vino de Kiriyama. Está claro que mi relación con Nagumo se deterioró en el pasado campo de entrenamiento. Definitivamente va a intentar otra cosa. Tendré que tomar medidas en este momento. 

Vicepresidente Kiriyama, ¿eh? 

Mientras pensaba en silencio, continuó el mayor de los Horikita. 

— No puedes confiar completamente en él, ¿verdad? 

— No conozco a Kiriyama tan bien como tú. 

— Eso está bien. Siempre pecas de precavido. 

Como ex presidente del consejo estudiantil, Horikita siempre se acercaba a los demás con cierta confianza, ya fuera Kiriyama o Nagumo. Hasta que no hubiera sospechas o fuera traicionado, su confianza en ellos estaba grabada en piedra. Nunca podría imitar ese tipo de comportamiento. 

— Entonces, ¿qué pasó? 

— Le pidió ayuda para expulsar a Suzune Horikita. Un movimiento muy atrevido. 

— Me pregunto qué pasó que la impulsó a cambiar de estrategia. 

Como castigo por perder la apuesta con Horikita, Kushida le dio su palabra de que no interferiría en el futuro. 

Dicho esto, es evidente que no tiene intención de mantenerla. 

Al iIgual que intentó usar a Ryuuen para conseguir su objetivo, ahora también intenta usar a Nagumo. Después de ver lo que Nagumo hizo en el campo de entrenamiento, no es una acción sorpresiva por su parte. 

Por supuesto, Kushida también debió darse cuenta. A pesar de que se las arregló para llevar a Horikita a una situación desesperada, sólo consiguió meterse en una ella misma. Sin embargo, la necesidad no conoce ninguna ley. Sentí que ella había llegado a esa conclusión. Para ser honesto, pensé que se había adelantado un poco al ponerse del lado de Ryuuen, pero acercarse a Nagumo no es mala idea para ella. Si se pone del lado de un estudiante de grado superior, no habrá otra persona que conozca su pasado después de que éste se gradúe. 

Sin embargo, eso supone que Nagumo sea una persona de confianza. 

— Después de esto, Nagumo o la gente cercana a él va a tomar medidas contra Suzune. 

— ¿Qué quieres que haga? No me estás pidiendo que proteja a tu hermanita, ¿verdad? 

— Si Suzune abandona la escuela en el futuro, eso será responsabilidad de ella. Sin embargo, Kushida también mencionó tu nombre como una existencia problemática. 

— Entiendo... 

Aunque puede que Nagumo no tenga mucho interés en mí, escuchar mi nombre una y otra vez le dará una pista. 

En otras palabras, si no corto la conexión antes de que sea demasiado tarde, seguiré metiéndome en más problemas. 

— ¿Cuál es la posibilidad de que Nagumo se pusiera en contacto con Hashimoto? 

— ¿Cuál es tu razón para hacer esa pregunta? 

— He notado un ligero cambio en el comportamiento de Hashimoto entre el principio y el final del campo de entrenamiento. No estaba seguro en ese entonces, pero después de encontrarme de nuevo con él recientemente, me di cuenta de que este cambio no es sólo algo que imaginaba, lo que hace que todo parezca aún más sospechoso. Es decir, Hashimoto escuchó algo sobre mí de alguien al final del campo de entrenamiento. 

El número de personas en una posición en la que le dirían a Hashimoto lo que saben de mí es extremadamente limitado. 

— Es como dices. Durante el campamento de entrenamiento, Nagumo le habló de ti a Hashimoto. Dicho esto, es probable que Hashimoto aún no haya llegado a la conclusión de que tú eres el estudiante que manipula a Suzune. 

— Ya veo. 

¿Así que está merodeando para averiguar la verdad? 

— No creo que haya necesidad de preguntar, pero... ¿estás insatisfecho con esto? 

— No. Incluso si ya lo supiera, la situación terminaría así. 

— Supongo. 

El mayor de los Horikita murmuró como respuesta. 

No importa si uno de los seguidores de Sakayanagi desconfía de mí. 

Mientras no haga nada, no descubrirán nada sin importar cuánto tiempo busquen pistas. Aunque piensen en una estrategia, una vez que Sakayanagi dé el visto bueno, el asunto ha terminado. Es mucho más fácil que tratar con Ryuuen o Nagumo. 

Pero Nagumo tiene todas sus bases cubiertas. En este punto es un poco inapropiado esperar a ver qué pasa. 

— Te he dado la información. Depende de ti decidir qué hacer con ella. 

— Lo haré. 

La llamada se desconectó. 

En esta escuela, este tipo de información significa mucho. Todos los días, alguien siempre está elaborando un plan para mejorar a otra persona. En ese sentido, el Horikita mayor es útil como una de mis fuentes de información. Aunque no es tan adaptable como Nagumo y no tiene una red de información tan grande, su credibilidad y precisión son mucho mayores. 

En cualquier caso, las chispas están empezando a volar. Para detener el problema lo antes posible, tendré que ser yo quien dé el primer paso.












13 comentarios:

  1. Muchas gracias por las increibles traducciones

    ResponderBorrar
  2. Gracias por la traduccion, realmente me pregunto que hace Kamuro con esas cervezas si no las bebe, pero creo que ahora nuestro Ayanokouji tiene mayores problemas pensando en que hara o no hara Kushida.
    Como siempre espero el siguiente capitulo.

    ResponderBorrar
  3. Excelente capítulo muchas gracias

    ResponderBorrar
  4. Hay personas que quieren ver arder el mundo(kamuro) v:

    ResponderBorrar
  5. Y, ya hay fecha para el proxkmo cap?

    ResponderBorrar
  6. Y, ya hay fecha para el proxkmo cap?

    ResponderBorrar
  7. fecha para el proximo capitulo :v?

    ResponderBorrar
  8. Una pregunta, por qué ayanokouji le pregunta a Manabu Horikita sobre hashimoto? No es que ayanokouji había seguido a hashimoto cuando se encontró con Nagumo Y Manabu? No entiendo, la única lógica es que a el autor se le haya olvidado ese detelle

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Es que ayano-god no quiere q manaba sepa que los espio :/

      Borrar