Poison Genius Consort - Capítulos 461-468

 CAPÍTULO 461:

ENTRÉGAME A LA ABUELA MUDA

 Han Yunxi y Long Feiye ya habían ido varias veces al Valle del Demonio de la Píldora, y cada visita transcurría con prisas para ir y volver con medicamentos urgentes para salvar a sus pacientes. Pero esta vez era diferente, dentro de su carruaje, Long Feiye estaba tranquilo mientras que Han Yunxi estaba inquieta. Si no fuera por el hecho de que se acababa de recuperar de sus quemaduras, causando que Long Feiye insistiera en el carruaje, simplemente iría a caballo al valle.

Como siempre, Long Feiye se apoyaba perezosamente contra la pared mientras leía un libro. Su actual silencio le recordaba a Han Yunxi sus días en el Mar de la Flor del Ciruelo de Jiangnan. No quería molestarlo, pero aún así no pudo evitar preguntarle,

—Su Alteza, ¿cuántos guardias trajo con usted?

Long Feiye aún se concentraba en su libro mientras respondía:

—Unos pocos.

—Eso no es suficiente, ¿verdad? —Han Yunxi dijo seriamente. ¡Estamos aquí para reclamar daños, no para quedarnos como invitados!

Long Feiye levantó los ojos para ver los suyos.

—¿No es suficiente con traer a tu Señoría?

Sus guardias sólo venían por conveniencia en lugar de para luchar contra Gu Qi Sha. El Demonio de la Píldora ya había perdido dos veces, así que Long Feiye no se preocupó de tomar precauciones adicionales contra el hombre. Gu Qi Sha había mezclado diversas medicinas en el antídoto de mijo de escoba, para tal vez aprovechar la oportunidad de obtener beneficios mientras le mentía sobre las cantidades. Gu Qi Sha no era capaz de manejar mucho más allá de sus planes personales y mezquinos.

Han Yunxi no debería confiar en las palabras de Gu Qi Sha cuando comenzara a discutir con nosotros sobre la cantidad de antídoto que quedaba. Es por eso que Long Feiye no se preocupaba en absoluto por esta reunión. Lo que sea que Han Yunxi quisiera hacer después, sólo la seguiría.

Bien, Han Yunxi podía admitir que estaba complicando todo. Cuando vio la expresión de infelicidad de Long Feiye, bromeó,

—Las artes marciales de Su Alteza y los venenos de Chenqie serán suficientes para derrotar a incontables enemigos en el mundo. Puede llevarme a vagar por el jianghu.

Pero Long Feiye simplemente respondió,

—No hay tiempo —y volvió a su libro.

Han Yunxi de repente no supo qué decir. Claramente había estado bromeando, ¿no se dio cuenta?

En realidad, lo que Long Feiye quiso decir fue que no tenía tiempo para conversaciones ociosas, pero Han Yunxi lo había malinterpretado. De todos modos, ella terminó quedándose callada para que él no se quejara. Había amado los libros desde joven y odiaba que alguien interrumpiera su tiempo de lectura. Han Yunxi había traído su cuota de textos médicos y manuales de envenenamiento, pero no podía molestarse con ellos cuando se sentaba en la misma habitación que él. En realidad, incluso sabiendo que él estaba en casa, le resultaba difícil concentrarse en las cosas. Podía calmarse mucho mejor cuando él estaba fuera, trabajando hasta que aparecía de nuevo.

Sólo había pasado un día hasta ahora. En carruaje, les tomaba al menos dos días para llegar al Valle del Demonio de la Píldora a su mayor velocidad. Han Yunxi sacó la botella de veneno de mijo de escoba y jugó con ella en sus manos. Sin nada más que hacer, hizo que el sistema de desintoxicación recogiera los sedimentos extraños de la botella y los transfiriera a otra botella. Ahora sólo quedaba un antídoto puro en la botella original. Lo que antes estaba lleno en siete u ocho partes, ahora sólo está lleno en cuatro partes. ¡En otras palabras, Gu Qi Sha se había robado cuatro partes del antídoto!

O más bien, eso era lo que indicaban las cifras, pero Han Yunxi no era tan estúpida.

A juzgar por el tamaño de la fruta de la serpiente, si se hubiera usado toda la fruta, habría suficiente para llenar la botella con el antídoto. Actualmente, tenía suficiente para llenar la botella hasta cuatro partes, ¡lo que significaba que Gu Qi Sha debía haber robado seis partes del antídoto de Long Feiye! Han Yunxi no tenía idea de cuán grandes eran el Loto Rojo Panóptico y el Chuan de Oso, así que esto era sólo una estimación de las cantidades reales robadas. Después de hacer algunos cálculos mentales, Han Yunxi colocó el frasco del antídoto y los sedimentos extraños frente a Long Feiye.

—Su Alteza...

—Mm —Long Feiye respondió casualmente.

Han Yunxi se acercó y le dijo cuidadosamente sobre las matemáticas que acababa de hacer. No usó "tal vez" o "casi", sino cifras exactas. Long Feiye no dijo nada al principio, pero pronto levantó la cabeza para mirar a Han Yunxi.

—Su Alteza, usé el tamaño de la Fruta de la Serpiente como un estándar para calcular dos posibilidades. Debemos recuperar cada pizca —dijo Han Yunxi sinceramente.

Long Feiye la miró sin decir una palabra.

Han Yunxi finalmente sintió algo raro en él. Estaba a punto de hablar cuando Long Feiye de repente rodeó su cuello con sus manos y lo atrajo hacia su pecho, manteniéndola presionada contra él.

¡Completamente arbitrario!

Han Yunxi estaba a punto de liberarse cuando Long Feiye dijo fríamente,

—Tu señoría no tiene tiempo. Sigue hablando y te echaré del carruaje.

Han Yunxi finalmente se dio cuenta de las verdaderas implicaciones del "no hay tiempo" que había dicho antes, y se quedó estupefacta. El conductor fuera del carruaje escuchó todo y suspiró con emoción por las últimas palabras del Duque de Qin. Estimada wangfei ciertamente es diferente al resto. Si alguien más hubiera perturbado la lectura de Su Alteza, lo habría echado del carruaje hace mucho tiempo.

Han Yunxi sensatamente cerró la boca. Desde su posición actual en los brazos de Long Feiye, tenía una vista perfecta del libro que él estaba leyendo. Descubrió que era una copia manuscrita de los registros de las tres principales granjas de caballos en Northern Li. Long Feiye pasó una página, y la siguiente comenzó a detallar el agua y las plantas de la granja de caballos Skypool. Sólo el cielo sabe cómo Long Feiye se hizo con esa información clasificada, pero cualquiera que leyera el libro entendería las tres principales granjas de caballos de Northern Li al final. En otras palabras, tendrían una comprensión completa de la línea vital de Northern Li.

La última vez, los espías de Northern Li habían provocado las tierras de Tianning. Aunque Long Feiye parecía indiferente a sus planes, hacía tiempo que había hecho su movimiento contra Northern Li. Han Yunxi sabía que ninguna de estas granjas se le había escapado de las manos. Quería preguntar más sobre las tierras de Northern Li, pero la advertencia de Long Feiye la mantuvo callada.

Pero no pasó mucho tiempo antes de que Long Feiye preguntara,

—¿Terminaste de leer?

Han Yunxi realmente estaba leyendo el libro.

—Terminé.

Long Feiye pasó a la siguiente página y bajó las hojas para poder ver mejor. Mientras leía, dijo,

—Usando la peste de caballos esta vez, nuestros agentes pudieron infiltrarse en la Granja de Caballos Skypool. Ayer mismo nosotros recibimos malas noticias... la propiedad de la granja fue transferida del emperador a Jun Yixie.

La parte importante de la declaración se basaba en las palabras de Long Feiye 'Jun Yixie', pero Han Yunxi estaba prestando más atención a 'nosotros'. Había dicho "nuestros" y "nosotros".

¿Esto cuenta como un paso más hacia adelante?

Se sentía aún más íntimo que su actual abrazo de pareja.

¡Su Alteza, luchar hombro a hombro con usted es la mayor alegría de la vida de Chenqie!

Han Yunxi se llenó de alegría al responder:

—Su Alteza, Jun Yixie es realmente muy fácil de enfrentar.

—¿Qué quieres decir con eso? —Preguntó Long Feiye.

—Use el veneno para combatir el veneno. Su reino más fuerte son los venenos, así que eso también lo convierte en su punto débil. Nadie estaría constantemente en guardia en un campo donde se tiene plena confianza —explicó Han Yunxi con claridad.

Long Feiye aceptó su análisis con un asentimiento.

—¿Y qué hay de ti? ¿Usar veneno para combatir el veneno es el mejor ataque contra ti también?

—¿Planea Su Alteza atacarme? —Han Yunxi sonrió.

—¿Necesito hacerlo? —Replicó Long Feiye.

—¡Claro que no! —Han Yunxi dijo sin pensarlo.

—Mhm, nunca lo he necesitado —dijo suavemente Long Feiye.

Han Yunxi sintió que había algo raro en su frase, pero no pudo decir qué exactamente. Long Feiye simplemente levantó sus labios con una sonrisa y volvió a leer sin ofrecer una explicación. Han Yunxi también abandonó su línea de pensamiento y se unió a él en su libro. Eventualmente, comenzaron a discutir sobre Northern Li de nuevo.

Mientras hablaban, Han Yunxi cambió su posición un par de veces para ponerse más cómoda. Sus movimientos eran tan naturales que Long Feiye ni siquiera lo notó y pronto se acostumbró a ellos. Mientras tanto, el conductor de afuera estaba bastante agitado por los eventos. Su Alteza Duque de Qin, ¿no dijo que la echaría si seguía hablando? ¿Por qué están los dos hablando sin parar ahora?

Mientras el carruaje galopaba, el Valle del Demonio de la Píldora se acercaba cada vez más. Pero a medio día de distancia del destino, alguien se abrió paso a través de la maleza al lado del camino para pararse en medio del mismo... justo en el lugar para bloquear el carruaje de Long Feiye. ¿Era su carruaje algo que cualquiera pudiera bloquear? El conductor miró al infractor y no planeó detenerse, sino que siguió conduciendo el carruaje hacia adelante.

Sin embargo, la persona gritó repentinamente,

—¡Han Yunxi, sal de ahí!

Long Feiye sintió a la persona bloqueando el camino desde adentro, pero Han Yunxi no tenía idea hasta el grito. Levantó las cortinas del carruaje y vio a alguien que no había visto en casi un año... ¡Mu Linger!

El carruaje estaba casi sobre ella cuando Han Yunxi ordenó al conductor que se detuviera. Fue una frenada inmediata, casi tan cerca como para hacer volar a Mu Linger. Aún así, su cara no mostró ningún rastro de miedo ya que la ira cubría sus rasgos.

¿Qué le pasa a esta chica?

Han Yunxi se sentó en el alto y elevado carruaje mientras arqueaba una ceja hacia ella.

—¿Para qué me necesitas?

Mu Linger sacó una espada y la apuntó a su cara.

—Han Yunxi, ¡eres la mujer más hipócrita que he conocido! ¡Apúrate y entrégame a la Abuela Muda! ¡Si no, no seré educada!

Han Yunxi no podía entenderlo.

—¿De qué estás hablando?

—¡Sabes muy bien de lo que estoy hablando, así que deja de fingir! ¡Dame a la Abuela Muda en este instante o prepárate para morir! —Mu Linger se enfureció.

Han Yunxi se desconcertó aún más.

—Ya te lo dije, la Abuela Muda cayó por un acantilado y desapareció. ¿Por qué estás tan frenética después de todo este tiempo?

Mu Linger se rió fríamente.

—Eres una farsa. En ese entonces, sospechabas que nuestro Clan Mu intentaba asesinar a la Abuela Muda, y la arrojó por el acantilado. Incluso me hiciste explicarte cómo eso no podía ser posible. Heheh, cuando pienso en eso ahora, ¡todo suena tan hilarante!

—¿Qué quieres decir? —Han Yunxi todavía no tenía ni idea de lo que estaba pasando.

En ese entonces, Long Feiye todavía tenía a Mu Linger en custodia. Ella fue la que liberó a la chica. Para entonces ya se había enterado de la caída de la Abuela Muda, así que primero usó la información para presionar a Mu Linger para que hablara más sobre Mu Xin. Pero después de darse cuenta de lo mucho que la chica se preocupaba por la anciana, le contó lo del accidente del acantilado, y luego expresó la posibilidad de que el Clan Mu fuera el culpable, ya que eran los más sospechosos.

¿Por qué Mu Linger hace semejantes acusaciones después de todo este tiempo? ¿Y por qué la llamó farsante e hipócrita? Ante la confusión de Han Yunxi, Mu Linger sólo se enfureció más. Dijo severamente,

—Han Yunxi, ¿por qué te haces la tonta cuando obviamente fueron tú y Long Feiye quienes encerraron a la Abuela Muda? ¡Incluso me mentiste! ¿Es esto tan divertido para ti?

Han Yunxi se sobresaltó antes de estallar en risas.

—¡Qué broma! Mu Linger, ¿siquiera sabes lo que estás diciendo?

¿Long Feiye y yo, encerrando a la Abuela Muda? ¿Cómo puede ser posible?



CAPÍTULO 462:

IMPOSIBLE REFUTAR

 Han Yunxi pudo haberse reído, pero el inexpresivo Long Feiye tuvo un cambio diferente en su expresión. Miró ligeramente fuera de la cortina mientras sus ojos parpadeaban con crueldad. Han Yunxi no tenía idea de que Long Feiye estaba viendo toda la escena. Simplemente sacudió la cabeza ante Mu Linger. Incluso después de descubrir que la Abuela Muda había desaparecido al caer por el acantilado, Han Yunxi nunca dejó de buscarla. Ella y Long Feiye se habían estado devanando los sesos para encontrarla y sólo se habían rendido recientemente.

Cuando llegó la hora de la muerte de la Abuela Muda, todavía se sentía arrepentida e intranquila. ¡Pero eso no significaba que Mu Linger pudiera acusarla sin ningún motivo!

—¡Hipócrita! ¡Yo, Mu Linger, desprecio a las personas que intimidan a las ancianas inocentes! —Mu Linger se enfureció.

Una vez dijo que definitivamente despreciaría a Han Yunxi si lastimaba un pelo de la cabeza de la Abuela Muda.

Han Yunxi también estalló. Saltó del carruaje y dijo,

—Mu Linger, será mejor que me des alguna evidencia y una explicación clara. De lo contrario, ¡ni siquiera pienses en irte hoy!

—¿Pruebas? —Mu Linger dio una risa helada—. Debo haber tenido un agujero en mi cerebro para no sospechar de ti desde el principio. Ustedes mismos son la evidencia, así que, ¿por qué debería darles más?

—¡Deja de mover la boca mientras escupes palabras inútiles! —Han Yunxi respondió.

—¿Qué, quieres que lo deletree? —Mu Linger le respondió con una mueca de desprecio—. Han Yunxi, sólo mi Clan Mu, tú y el Duque de Qin, y Qi gege saben de la existencia de la Abuela Muda.

—¿Y entonces? —Preguntó Han Yunxi.

—Su Alteza Duque de Qin tiene las habilidades para alejarte a ti y a la Abuela Muda del Clan Mu y de todo su equipo de guardias. ¿Crees que mi Clan Mu tendría las habilidades para acorralar a la Abuela Muda hasta que saltara del acantilado? —Preguntó Mu Linger.

—No fue Su Alteza Duque de Qin quien escoltó a la Abuela Muda afuera, sino sus subordinados —dijo Han Yunxi, antes de agregar—, y nunca he culpado ni una sola vez a tu Clan Mu.

Podría haber sospechado de ellos, pero la defensa de Mu Linger para ellos había detenido esa línea de pensamiento. No había molestado al Clan Mu en absoluto después de eso. Mu Yingdong dejó a la abuela muda allí por una razón, así que tenía todas las razones para perseguir a la anciana, pero nunca la forzaría a caer por un acantilado. Además, cuando Mu Yingdong vino a preguntar por Mu Linger, también lo interrogó y se convenció de que él no era el culpable.

—Entonces, ¿estás segura de que mi Clan Mu no lo hizo?

—Estoy segura. ¿Qué quieres decir exactamente? —Han Yunxi no era así de paciente.

Mu Linger mantuvo la calma y preguntó,

—Entonces déjame preguntarte, ¿Qi Gege secuestraría a la Abuela Muda?

Han Yunxi ni siquiera tuvo que pensar.

—Es imposible que sea él.

Gu Qishao podría haberla llevado a ver a la Abuela Muda, ¡pero ella ni siquiera sabría que la anciana existía antes de que él se lo dijera! ¡Gu Qishao también estaba buscando a la abuela muda ahora mismo!

—Muy bien. Entonces déjame preguntarte de nuevo. Si somos los únicos que sabemos que la Abuela Muda existe, y Qi gege y mi Clan Mu no son sospechosos, ¿no te dejaría a ti y a Long Feiye como los más sospechosos? —Preguntó Mu Linger.

—¡Esa es la lógica de gángster! —Exclamó Han Yunxi.

Mu Linger no entendió el término, ni quiso saberlo; hacía tiempo que había perdido los estribos después de que Qi gege le expusiera la situación y encontró que sus palabras sonaban muy lógicas. Ella confiaba en que el Clan Mu y Qi gege estaban libres de sospecha, pero no podía hacer lo mismo con Han Yunxi y Long Feiye. Cuanto más lo consideraba, más probable era que la pareja se hubiera escapado con la Abuela Muda en algún lugar y le mintiera sobre la anciana que se había caído de un acantilado. Lo más probable es que no quisieran que el Clan Mu pidiera que le devolvieran a su persona.

En cuanto a lo que Han Yunxi quería para la Abuela Muda, parecía tener algo que ver con sus orígenes de nacimiento. Qi gege no había sido muy claro en ese punto, pero era demasiado perezosa para averiguar más. ¡Todo lo que quería era que la Abuela Muda volviera y desenmascarar a Han Yunxi!

Levantó la voz y exigió,

—Si no fueron tú y Long Feiye quienes la encerraron, ¿entonces a dónde fue la Abuela Muda? ¿Y quién podría haber intentado secuestrarla? ¡Di algo!

—Yo también quiero saber quién trató de secuestrarla. ¡He buscado durante un año pero no he encontrado ninguna pista! —Han Yunxi casi explota.

¿Cuál era la lógica de los gángsters? Alguien que no podía ver el sentido y recurría a la sofistería para decir cosas ilógicas. ¿Cómo pudo Mu Linger señalarnos a Long Feiye y a mí sólo porque había eliminado al Clan Mu y a Gu Qishao? ¿Cómo se suponía que iban a tener una charla apropiada cuando la chica estaba siendo tan poco razonable?

Podría haber sido mejor si Han Yunxi no decía nada, porque sus palabras sólo hacían reír a Mu Linger hasta que se convertía en una burla.

—Han Yunxi, dijiste que fueron los subordinados los que escoltaron a la Abuela Muda. Entonces puedo preguntar, ¿son los hombres de Su Alteza Duque de Qin nada más que cubos de arroz? ¿Pudieron haber perdido a la Abuela Muda, pero no pudieron encontrar ninguna pista? ¿A quién tratas de engañar?

Han Yunxi tuvo un pequeño sobresalto. Había que decir que estaba perpleja por la misma pregunta. En realidad, si ella estuviera del lado de Mu Linger, ambas podrían encontrar cuestionable el repentino secuestro de la Abuela Muda. En aquel entonces, Gu Qishao se planteó la misma pregunta después de descubrir que la Abuela Muda había desaparecido. Chu Xifeng fue el que acompañó a la mujer hasta la salida. Sus habilidades en las artes marciales eran las mejores entre los subordinados de Long Feiye, pero aún así se las arregló para perder a la anciana por un acantilado. Debería haber encontrado al menos algunas pistas de los secuestradores o al menos evitar que escaparan. ¿Cómo podía no haber encontrado absolutamente nada en más de un año?

Dejando de lado a Mu Linger, hasta la misma Han Yunxi lo encontró imposible. Sin embargo, ni siquiera pensó en sospechar de Long Feiye. Incluso si sospechaba de todos los que sabían de la existencia de la Abuela Muda, nunca dudaría de su marido, porque estaban del "mismo lado". ¡Sospechar de Long Feiye era lo mismo que sospechar de sí misma!

Lo explicó mentalmente con que los bandidos eran demasiado misteriosos, tal vez los que sabían bastante sobre Mu Xin y por extensión, la Abuela Muda. Ella y Long Feiye habían discutido el tema varias veces, pero la falta de pistas hizo que tuvieran que esperar hasta que el otro bando hiciera un movimiento. Por supuesto, Han Yunxi no tenía ningún deseo de explicarle todo esto a Mu Linger. Había dicho suficiente, y la chica no le creería de todos modos.

—No importa si no me crees. Decirte más es inútil, así que quítate de en medio —dijo Han Yunxi fríamente.

—¿Qué, tu conciencia culpable está actuando? No me digas que crees que esos secuestradores eran más poderosos que tú. ¡Usar excusas como 'sus artes marciales eran demasiado fuertes' es demasiado ridículo! —Las palabras de Mu Linger de repente hicieron que el corazón de Han Yunxi se apretara.

No era la primera vez que se encontraba con alguien tan obstinado, pero la actitud audaz y segura de Mu Linger la dejó indefensa para contestar. Bien, ella y Long Feiye parecían sospechar de todo esto, pero no podía hacer nada más allá de saber en su corazón que eran inocentes. Han Yunxi miró por última vez a Mu Linger antes de dirigirse a su carruaje.

Pero Mu Linger de repente dijo severamente,

—¡Entrégame a la Abuela Muda antes de que pienses en irte!

¡Entonces realmente se adelantó con su espada!

Desafortunadamente, no se acercó a Han Yunxi antes de que Xu Donglin apareciera. Él tiró su espada a un lado y la mandó al suelo. Sin resignarse, Mu Linger inmediatamente se puso de pie.

—Han Yunxi, te sientes culpable, ¡¿no es así?!

Han Yunxi la ignoró y volvió a subir al carruaje. Mu Linger dejó de hablar porque ya tenía suficientes problemas para defenderse del nuevo asalto de Xu Donglin. Sus habilidades farmacéuticas podían ser de primera categoría, pero sus artes marciales eran promedio en el mejor de los casos. Ya era una suerte para ella bloquear tres de los movimientos de Xu Donglin.

Después de subir al carruaje, Han Yunxi descubrió que Long Feiye todavía estaba leyendo su libro. Se sentó a un lado y apoyó su cabeza en su mano para pensar, sin decir una palabra. Pero cuando escuchó los sonidos del combate creciendo más fuerte fuera del carruaje, le dijo a Long Feiye,

—Vámonos. No queremos ofender al Clan Mu hasta la muerte, ya que todavía controlan Ciudad Medicina.

Han Yunxi sabía que la absoluta falta de cambio en la expresión de Long Feiye significaba que no se oponía. Simplemente no le gustaba desperdiciar palabras, eso era todo. El mismo Xu Donglin era suficiente para enviar a Mu Linger a su muerte. Aunque Long Feiye albergaba la intención de matar, las palabras de Han Yunxi eran correctas. Si realmente mataban a Mu Linger, terminarían enfrentándose a todo el Clan Mu y Mu Yingdong dejaría de contener su temperamento. En este momento, no querían enfrentarse a una ciudad entera, así que no buscarían problemas innecesarios.

—Tío Fu, ¿por qué no te mueves todavía? —Long Feiye dijo fríamente.

—¡Sí, sí! —el conductor del carruaje, el tío Fu, volvió a poner en marcha los caballos.

Al ver esto, Xu Donglin se apresuró a alcanzarlos, ignorando completamente a Mu Linger. Había sido tirada al suelo hacía mucho tiempo y tenía una herida en su pierna derecha que le hacía imposible perseguirlos. Se puso de pie con dificultad y tiró a un lado su espada mientras maldecía mentalmente su estupidez entre respiraciones jadeantes. Tan pronto como recibió el mensaje de Qi Gege de que Han Yunxi vendría por aquí, corrió a confrontarla. No esperaba que Long Feiye viajara con ella.

¿Cómo podría lidiar con Han Yunxi en estas circunstancias? ¡Sólo era buscar la muerte!

Después de echar humo por un rato, Mu Linger se sentó dócilmente y aplicó la medicina a la herida de su pierna. Luego recuperó su espada para usarla como bastón. No tenía ni idea de dónde había ido Qi gege, pero la encontró para tomar té hace unos días y analizó la desaparición de la Abuela Muda con ella. Luego desapareció esa misma noche antes de que su paloma mensajera le dejara un mensaje esta mañana.

No podía entender en qué estaba tan ocupado Qi Gege estos días, pero esta vez seguía siendo muy feliz. Sólo le dijo que sondeara a Han Yunxi sobre la Abuela Muda en lugar de preguntarle él mismo, lo que demostró que Qi Gege podía entender los métodos hipócritas de Han Yunxi. No era como en el pasado, cuando la mujer lo guiaba por la nariz.

Por supuesto, Mu Linger aún no se había dado cuenta de quién era realmente a la que conducían por la nariz.

Mientras tanto, sólo el propio Gu Qishao sabía lo que estaba haciendo en estos días.

 

-----

 

Ahora en el Valle del Demonio de la Píldora, Gu Qi Sha regaba sus preciosas plantas en el patio. El valle era tan vasto que tenía una enorme cantidad de plantas raras, pero las de aspecto ordinario en su patio personal eran las más raras y famosas del valle. Normalmente era el viejo mayordomo quien las cuidaba, pero él mismo se encargaba del trabajo cuando estaba en casa.

—Maestro, hay una mujer casada afuera con su bebé de meses. Ha contraído una extraña enfermedad y quiere mendigar la médula del tallo de la planta de papel de arroz —dijo nervioso el viejo mayordomo.

Gu Qi Sha simplemente fingió que no había oído mientras regaba sus preciadas plantas.

El viejo administrador dudó antes de añadir,

—Maestro, esa mujer casada es realmente lamentable. Su enfermedad le hace imposible cuidar del niño, así que su bebé ni siquiera la reconoce como su madre... Sí, es realmente una historia triste. ¿Por qué no...?

Gu Qi Sha simplemente lo ignoró, haciendo que el viejo administrador suspirara. Sabía que preguntarle a su maestro sería inútil. Había tanta gente pidiendo medicina fuera que de vez en cuando se le ablandaba el corazón, ¡pero todo eso era inútil! El mayordomo estaba a punto de irse cuando un pequeño paje se apresuró a hacerle una señal frenética. En seguida, el viejo mayordomo supo lo que estaba pasando. Rápidamente volvió sobre sus pasos e informó,

—Maestro, ¡el grupo de Su Alteza Duque de Qin está aquí!

Su Excelencia el Demonio de la Píldora había estado esperando a Su Alteza Duque de Qin y estimada wangfei durante días...


 

CAPÍTULO 463:

UNA WANGFEI ENOJADA

 Ya era tarde en la noche cuando Han Yunxi y Long Feiye llegaron a las puertas de Gu Qi Sha. Ella notó que el número de personas mendigando por medicinas no había disminuido en absoluto, sino que parecía incluso más numeroso que antes. Hombres y mujeres, jóvenes y viejos por igual, se arrodillaban frente a las puertas como si el actuar tan dócil les diera mejores oportunidades de conseguir las cosas que necesitaban. Pero el hecho era que todo dependía del humor de Gu Qi Sha. Tal vez en un buen día, escogería a algunas personas al azar y les regalaría lo que pidieran. De lo contrario, nadie podía conmoverlo a menos que encontraran una manera de captar su interés. ¡Podrían arrodillarse indefinidamente!

Han Yunxi tomó nota de algunas personas en la multitud la última vez que vino, pero descubrió que seguían aquí al menos dos meses después. No habían conseguido lo que querían ni se habían rendido. Incluso era posible que hubiera gente aquí que hubiera estado esperando por medio año o más. A juzgar por la personalidad de Gu Qi Sha, seis meses de arrodillarse tampoco serían suficientes para conmoverlo.

Este Gu Qi Sha, debería simplemente negarse en este momento o echarlos si no va a darles nada. ¿Por qué deja que la gente se arrodille aquí a esperar hasta que su humor se convierta en caridad?

Han Yunxi observó a la multitud por un rato antes de maldecirlo en voz baja.

—¡Abominable!

En ese momento, el viejo mayordomo vino personalmente a abrir las puertas para recibirlos.

—Su Alteza Duque de Qin, estimada wangfei, han esperado demasiado tiempo. Por favor, entren.

Han Yunxi y Long Feiye estaban a punto de entrar cuando de repente escucharon el sonido de cascos detrás de ellos. Después de eso vinieron los gritos lastimeros de un sirviente mientras informaba,

—¡Viejo maestro! Viejo maestro, la señora ha fallecido... anteayer por la noche. La señora ha fallecido...

Un hombre de mediana edad de la multitud se puso de pie y miró a su sirviente en estado de shock, antes de escupir una bocanada de sangre y desmayarse. La gente a su alrededor se esforzó por sostenerlo, alguien le pellizcó el filtrum para devolverle la conciencia mientras el sirviente desmontaba su caballo y se arrastraba sobre él, con la cara cubierta de lágrimas.

—¡Viejo maestro! ¡Viejo maestro, por favor despierte! ¡La finca sigue esperando que vuelva y se ocupe de todo!

—Date prisa y trae agua caliente —Han Yunxi lanzó las palabras antes de dar el paso al hombre.

El viejo mayordomo echó un vistazo a Long Feiye, que lo ignoraba para ver a su wangfei. No tuvo otra opción que aceptar las palabras de estimada wangfei como le fueron dirigidas.

Han Yunxi llamó a la multitud que rodeaba al hombre para que retrocediera y así pudiera tomar aire fresco, luego lo hizo recostar para revisar su respiración y sus latidos antes de tomarle el pulso. Para cuando el viejo mayordomo llegó con el agua, ya había determinado que la situación del hombre no era peligrosa para su vida. Simplemente estaba demasiado agotado y deprimido por haber esperado tanto tiempo como para soportar el repentino shock de las malas noticias, escupiendo así sangre.

De las palabras del sirviente, se podía deducir que este viejo maestro había venido a mendigar una medicina por el bien de su esposa, pero no lo había logrado antes de que la mujer falleciera. Incapaz de soportar el dolor, se desmayó entonces. Sólo el Cielo sabe cómo encontraría la fuerza para enfrentarse a la realidad una vez que despertara de nuevo. Han Yunxi suspiró suavemente. Le dio al sirviente una píldora de emergencia y el agua caliente del mayordomo antes de dejarlos solos.

El viejo mayordomo simplemente se quedó allí con la frente fruncida. Han Yunxi no pudo evitar preguntarle,

—Mayordomo, ¿no ayudará a los que se han desmayado?

—Estimada wangfei, todos los días, la gente arrodillada aquí se ha desmayado por agotamiento o enfermedades o incluso shocks en su sistema como este hombre. El nacimiento, la vejez, la enfermedad y la muerte son parte de nuestras vidas. Si realmente los salváramos, ¿no se convertiría el Valle del Demonio de la Píldora en una clínica para los enfermos? —dijo el viejo mayordomo con impotencia.

—Entonces, ¿qué sentido tiene que el Demonio de la Píldora plantara todas esas plantas medicinales? ¿Para divertirse? —Han Yunxi levantó su voz de repente.

Las cabezas de todos se agitaron ante el sonido. El viejo mayordomo no tuvo las agallas de contestarle a la noble pareja que tenía delante y quiso convencerla, pero resultó que el dueño del valle estaba más impaciente y salió en su lugar.

—Estimada wangfei tiene razón, ¡planté todo esto para mi propia diversión! —dijo la espeluznante voz con una extraña risa.

En lo alto de los muros del valle había una figura con un enorme manto negro que se agitaba con el viento. Parecía un fantasma en la noche.

—¡Ese es Su Excelencia Demonio de la Píldora! ¡Su Excelencia Demonio de la Píldora finalmente se ha mostrado! —alguien gritó entre la multitud antes de que estallaran en un alboroto.

Todos los que estaban de pie cayeron inmediatamente de rodillas y se inclinaron ante el hombre.

—¡Su Excelencia Demonio de la Píldora, por favor sea caritativo! ¡Le ruego que salve a mi madre!

—Su Excelencia Demonio de la Píldora, este viejo ya se ha arrodillado aquí durante tres meses enteros. ¡Estoy dispuesto a dejarle mi vida si salva a mi hijo!

Los lamentos y gritos de la multitud rompieron el silencio pacífico y normal de las montañas iluminadas por la luna. Han Yunxi no tenía palabras que decir a la multitud... ¿qué más podían hacer excepto pedir ayuda? Gu Qi Sha no les prestó atención mientras sus ojos sonrientes pasaban por Long Feiye para asentarse en Han Yunxi.

—Estimada wangfei, es realmente muy divertido plantar plantas medicinales para el puro disfrute. Si está interesada, el Valle del Demonio de la Píldora le dará la bienvenida en cualquier momento.

Long Feiye simplemente lo miró fríamente, secretamente desconcertado. Parece que Gu Qi Sha está bastante emocionado de vernos esta vez. ¿Tan seguro está de cómo robó el antídoto? En primer lugar, ni siquiera se molesta en preguntarnos por qué hemos venido. Naturalmente, su expresión no reveló ningún indicio de sus dudas.

—¿No teme Su Excelencia Demonio de la Píldora incurrir en la ira del Cielo por jugar con la vida de estas personas? —Han Yunxi replicó bruscamente.

El ojo de Gu Qi Sha parpadeó despiadadamente. ¿Ira del Cielo? Había dejado de lado todos sus miedos desde que huyó de Ciudad Médica. ¿Podría todo lo que sufrió allí compararse con una mera ira del Cielo? Por supuesto, sus ojos se llenaron de nada más que de placer cuando miró a Han Yunxi.

—Qin Wangfei, no es muy bueno que me calumnie de esta manera, ¿verdad? Sólo soy un hombre que planta plantas, no alguien que asesina por dinero o bienes. ¡No me malinterprete!

—¡Eres 100 veces peor que cualquier bandido que asesina por dinero! No creas que no sé que tú mismo has traído cientos de plantas raras de otros lugares. Todas son extremadamente raras, y un solo tallo de una es suficiente para salvar múltiples vidas. Las compraste pero nunca las usaste, ¡¿cómo te hace eso diferente de la gente que roba vidas humanas?! —Preguntó Han Yunxi.

Si este tipo no hubiera comprado esas plantas, ya las habrían comprado personas que las necesitaban. Al menos, estarían disponibles en los mercados aunque la gente tuviera que mendigar. Ahora los desesperados no tenían otra opción que arrodillarse aquí y esperar que el Demonio de la Píldora les mostrara misericordia.

—Esta Excelencia no robó ni reclamó ninguna de esas plantas. Las compré para almacenarlas con oro y plata de verdad, así que, ¿dónde me he equivocado? —Gu Qi Sha dijo en un tono de desamparo.

La diversión pasó por sus ojos cuando sintió el cambio de actitud de Han Yunxi. Ella estaba mucho más furiosa que la última vez que habían hablado. Como era de esperar, ¡ella está aquí para vengarse de mí!

—¿Almacenar? ¿Tomas esto como una tienda de curiosidades? ¿O tal vez un depósito de pergaminos y libros raros? —Han Yunxi no podía creerlo—. Gu Qi Sha, alardeas de tu riqueza e identidad para extorsionar y saquear ingredientes de todas partes para añadirlos a tus colecciones, pero haces la vista gorda a la gente que muere a tus puertas. ¿No tienes ningún sentido de tus errores? No te estoy forzando a salvar a la gente, pero ¿no puedes al menos no lastimarlos?

La voz de Han Yunxi era muy fuerte, pero sus palabras fueron suficientes para detener las súplicas de la multitud. ¡Todos ellos estaban expectantes ante la furia que se cocinaba a fuego lento bajo esa delgada forma femenina!

Finalmente, alguien salió de la multitud.

—¡Excelente! ¡Bien dicho! Este viejo ya no quiere mi vida, ni me rebajaré a rogarle nada. ¡No más de acariciar su arrogante ego! —Había venido a rogar por una medicina para él, pero pronto se dio vuelta y dejó el valle después de su proclamación.

Muy pronto, más gente siguió su estela. Algunos maldijeron a Gu Qi Sha o le escupieron, mientras que otros simplemente se fueron en silencio. Al final, una gran parte de la multitud reunida había desaparecido. Gu Qi Sha no podía creer lo que veía. Ya había establecido el Valle del Demonio de la Píldora desde hacía muchos años y sabía que la gente que venía a rogarle por los ingredientes simplemente no tenía otra opción. Elegir arrodillarse aquí significaba que habían llegado al fondo de su desesperación, así que nadie se había ido por su propia voluntad.

¿Ahora mostraban su disgusto ante sus propias puertas?

Gu Qi Sha odiaba lo que estaba pasando. No vendía ninguna de sus plantas porque 1) era sólo un hobby suyo, y 2) disfrutaba viendo a la gente rogándole ayuda. Sus tipos favoritos no eran ni siquiera los que suplicaban por sus seres queridos, sino los pacientes enfermos que suplicaban por su propio bien. Le encantaba ver a esos tipos, persistiendo ante las puertas de la muerte.

Siempre pensó que la muerte era un hecho fortuito.

El viejo mayordomo pensó que su amo se pondría furioso, pero el Demonio de la Píldora simplemente se echó a reír.

—Qin Wangfei, debería ser usted quien robara bienes y dañara vidas, ¿no? Los ha engañado para que se vayan, ¿pero dónde se supone que los encuentre si cambio de opinión y les doy lo que quieren?

—¡Entonces volverán muy pronto! —Han Yunxi estaba segura. No quería desperdiciar más palabras con Gu Qi Sha y su gruesa piel. Incluso se rió cuando ella lo maldijo, algo que le recordaba mucho a Han Yunxi a Gu Qishao. No obstante, dejó de lado el pensamiento de sus similitudes y afirmó fríamente—, ¡No estoy aquí para pedir ingredientes, sino para exigir un pago!

Gu Qi Sha había estado esperando esas palabras durante mucho tiempo. Le echó intencionadamente a Long Feiye una mirada de confusión y dijo,

—Su Alteza Duque de Qin, éste hace tiempo que ha saldado sus deudas con usted, ¿no es así?

Long Feiye no respondió. Se agarró las manos a la espalda y se dirigió directamente al patio. Han Yunxi lo siguió inmediatamente, ignorando por completo la presencia de Gu Qi Sha. Se suponía que él era el anfitrión, pero Gu Qi Sha sintió que había sido olvidado y arrojado a un lado como un muñeco de trapo que ya no era querido. ¡Ver a Han Yunxi siguiendo a Long Feiye tan obedientemente lo puso todavía más incómodo! Hizo una hermosa voltereta hacia atrás y aterrizó en el patio detrás de ellos.

¡Long Feiye, me gustaría ver si Han Yunxi te sigue fuera de este patio más tarde!

Han Yunxi tenía planes para hablar de las cosas con Gu Qi Sha. Normalmente, no se sentaría en el salón de invitados por iniciativa propia, pero tanto ella como Long Feiye eligieron sentarse en la mesa de té sin invitación esta vez. Gu Qi Sha simplemente se deslizó con su capa negra detrás de él. Sólo el Cielo sabe cómo sus flacas piernas flotaban en el suelo, pero se sentó en el asiento de honor y los miró  con una voz fría.

—Long Feiye, este tipo ya te ha dado los dos ingredientes que pediste. Incluso te hice el antídoto gratis, así que, ¿qué más te debo? ¡Habla claro!

Long Feiye bebió tranquilamente su té, su serenidad suficiente para volver loco a Gu Qi Sha. Han Yunxi se dispuso a beber té también, completamente imperturbable. Gu Qi Sha puede fingir todo lo que quiera, me mojaré la garganta y me tomaré un descanso antes de molestarme con él. Era el único que había robado el antídoto, ¡así que debería saber exactamente por qué estaban aquí!

Gu Qi Sha estaba muy ansioso por que empezara el espectáculo, así que se puso en pie rápidamente.

—¡Si ustedes dos están aquí sólo para beber té, no les haré compañía!

Se preparó para dejar la habitación cuando Han Yunxi rió fríamente.

—Gu Qi Sha, deberías reconocer esto, ¿correcto?

Sacó la botella de antídoto de su manga, guardada en la misma botella que Gu Qi Sha había preparado para Long Feiye durante su último viaje al valle.

Gu Qi Sha se regocijó en silencio mientras arqueaba la frente.

—¿Y qué si lo hago?

Han Yunxi abrió la botella y la empujó sobre la mesa.

—¡Mira de cerca!

—Este es el antídoto para el veneno de mijo de escoba, uno que yo mismo hice. ¿Por qué no sabría lo que es? —Gu Qi Sha objetó.

—¡Estaba lleno al menos hasta la mitad con polvos falsos! ¡De hecho tuviste el descaro de robar algunos para ti! —Han Yunxi se enfureció con él.

Gu Qi Sha fingió estar muy sorprendido. Se sobresaltó antes de recobrar el sentido.

—¡Qué broma! ¿Es polvo falso sólo porque tú lo dijiste? ¿Dónde está tu prueba?

—Si esto no es una prueba, ¿entonces qué lo es? —Han Yunxi elegantemente vertió el antídoto entre dos frascos hasta que separó con precisión el polvo falso de la medicina real. Al final, un frasco contenía polvos sueltos mientras que el otro tenía el antídoto real. Ella casualmente arrojó la botella de polvos falsos y dijo—, ¡Gu Qi Sha, aquí está la prueba!


 

CAPÍTULO 464:

LA DISPUTA POR LAS CANTIDADES

 Por lo que Gu Qi Sha sabía de las habilidades de Han Yunxi, reconocería que era más que un antídoto para el veneno de mijo de escoba con una simple mirada. No tendría que recurrir a los reactivos sólo para saber. Aún así, admiraba silenciosamente sus habilidades para dividir el antídoto de los polvos falsos con tanta facilidad. Ni siquiera él mismo se podía comparar.

Tomó el frasco de antídoto de Han Yunxi y lo pesó en su mano. De acuerdo con sus cálculos, Long Feiye ya había usado dos partes de él.

—Han Yunxi, el simple hecho de llenar la botella con tus propios polvos para engañar a los demás no parece ser el estilo de Qin Wangfei —Gu Qi Sha sonrió con desdén. Sus palabras insinuaban claramente que Han Yunxi estaba inventando las afirmaciones.

Ella había esperado esto durante mucho tiempo, así que había hecho sus propios preparativos. Lentamente se acomodó en su asiento, dijo,

—Gu Qi Sha, la fruta de la serpiente que Su Alteza te dio debe haber pesado alrededor de tres liang y dos qian (~160g), ¿verdad? [1. liang, qian (, ) - 1 liang es aproximadamente igual a 50g, mientras que 1 qian es alrededor de 5g.]

—¿Y qué si es así? —Gu Qi Sha no podía inventar cosas sobre esa pizca de información.

—¿Estás seguro? —Han Yunxi quería una respuesta definitiva.

—¡Si! —Gu Qi Sha lo admitió abiertamente.

—Muy bien. Entonces, según las instrucciones para el antídoto del veneno de mijo de escoba, un fruto de serpiente de tres liang y dos qian, si se usa completamente, es suficiente para llenar una botella y media de antídoto. ¿Puedo preguntar si usaste toda la fruta de la serpiente? —Han Yunxi se puso seria.

Los ojos de Gu Qi Sha parpadearon con admiración, sin esperar que Han Yunxi calculara las cantidades de esta manera. Por supuesto, no se asustó. Al que estaba atrapando era Long Feiye, así que se tomó muchas molestias para apretar la soga. Miró a Long Feiye y vio al hombre bebiendo su té como si estuviera viendo una obra de teatro.

Puedes relajarte mientras esperas. ¡Veamos si puedes mantener la calma más tarde!

—¡No la usé toda! —Gu Qi Sha respondió tranquilamente.

Han Yunxi asintió.

—Entonces, ¿cuánto usaste?

Los ojos de Gu Qi Shao parpadearon astutamente antes de responder:

—Un liang y siete qian (~85g).

Han Yunxi se desconcertó ante su respuesta.

—¿Estás seguro?

¿Por qué Gu Qi Sha dijo un número como ese? Si sólo usó un liang y siete qian de Fruta de la Serpiente, debería haber hecho suficiente antídoto para llenar la botella entera.

Pero sólo le dio a Long Feiye una botella que estaba llena en ocho partes. ¿No es eso lo que hace evidente que engañó a Long Feiye?

—¡Absolutamente seguro! —Gu Qi Sha dijo fríamente.

—Un liang y siete qian de Fruta de la Serpiente es suficiente para hacer una botella llena de antídoto, pero sólo nos diste una que tenía ocho partes. ¿Qué quieres decir con eso? —Han Yunxi siguió adelante.

Instantáneamente, Gu Qi Sha golpeó la mesa y se puso de pie con ira.

—Han Yunxi, si ustedes dos quieren engañar a este viejo, ¡no deberían tratarme como a un idiota! ¡Está claro que entregué un frasco lleno de antídoto! —Sus ojos se dirigieron a Long Feiye mientras exclamaba—, ¡Duque de Qin, habla!

Long Feiye miró hacia atrás y objetó:

—Sólo estaba lleno en ocho partes.

—¡Long Feiye, tú! —Gu Qi Sha se puso furioso.

Long Feiye le ignoró. Era imposible probar nada sin las pruebas. Bajo esas circunstancias, la "confianza" se hizo más importante. Naturalmente, Han Yunxi sólo confiaba en Long Feiye. Su principal punto de discusión no era si la botella había sido originalmente de ocho partes o completamente llena, porque podía calcularlo perfectamente basándose en la cantidad restante de Fruta de la Serpiente.

—Es inútil discutir sobre los detalles. Si dijiste que estaba completamente lleno, entonces estaba completamente lleno —dijo Han Yunxi generosamente.

Gu Qi Sha había previsto desde hace tiempo que Han Yunxi sólo confiaría en Long Feiye cuando las circunstancias no estuvieran claras, así que simplemente esperó a que ella continuara su análisis.

—Gu Qi Sha, así que usaste un liang y siete qian de la fruta de la serpiente para crear un frasco completo de antídoto, ¿estoy en lo cierto? —Han Yunxi reiteró los hechos.

—¡Si! —Gu Qi Sha respondió en voz alta.

—¿Entonces dónde están los cinco qian restantes de polvo de la Fruta de la Serpiente? —Preguntó Han Yunxi.

El manejo de la Fruta de la Serpiente tenía instrucciones muy específicas. Primero había que partirla por la mitad y luego machacar cada mitad en polvo antes de mezclarlas para crear algo con propiedades medicinales. Por ejemplo, Gu Qi Sha una vez tuvo su propia Fruta de la Serpiente, pero después de que Long Feiye arruinara la mayor parte, ya no se podía usar. Si todavía tenía o no el polvo de la Fruta de la Serpiente del que usó para el antídoto era todavía una pregunta en el aire. Miró a Han Yunxi y no respondió.

—¿Dónde está? —Han Yunxi preguntó de nuevo.

—Qin Wangfei, aunque no eres parte de la comunidad médica, deberías conocer nuestras costumbres, ¿correcto? —Gu Qi Sha finalmente preguntó.

A lo que se refería era que cuando una persona no necesitaba los ingredientes sobrantes de la fabricación de la medicina, los restos podían ser reclamados legítimamente por el farmacéutico.

Naturalmente, Han Yunxi ya sabía todo esto, pero ella respondió,

—Debes saber que esta Wangfei es una persona ajena a la comunidad. ¡Por supuesto que no lo entiendo!

—Entonces te lo diré. Este viejo hizo el antídoto, así que las sobras me pertenecen. ¡Nadie me las va a quitar! —Gu Qi Sha dijo en un tono arrogante.

—Y esta Wangfei ya dijo que no entiende esas costumbres. ¿Vas a entregar el polvo o no?

Las palabras de Han Yunxi tomaron el tono de una amenaza mientras Long Feiye se ponía de pie. Parecía un asesino que Han Yunxi había traído consigo, uno que mataría con su orden. Resentido por la vista, Gu Qi Sha se negó a ceder.

Aún así, cuando Long Feiye buscó su espada, rápidamente dijo:

—¡Olvídalo, olvídalo! Este viejo usó toda la fruta de la serpiente, ¡¿de acuerdo?!

—¿Toda? Es suficiente para un frasco y medio de antídoto. Asumiendo que hiciste un frasco lleno de antídoto, aún habría suficiente para llenar la mitad de otro. Entonces, ¿dónde está esa botella medio llena? —Preguntó Han Yunxi.

Gu Qi Sha se quedó en silencio otra vez.

—¿Dónde está? —Han Yunxi presionó—. ¿Qué, tiene que intervenir Su Alteza Duque de Qin si las palabras de esta wangfei no te conmueven?

¡Esto no era intervenir, sino simplemente deshacerse del delincuente!

Un reacio Gu Qi Sha finalmente arrojó un paquete de polvo de serpiente.

—¡Esto es todo lo que queda!

Han Yunxi supo que este tipo no había estado escupiendo una pizca de verdad en ese momento. Afortunadamente, su sistema de desintoxicación era capaz de hacer mediciones muy precisas, o de lo contrario sería estafada por él. Tomó el Polvo de la Serpiente y lo sopesó ligeramente en su mano antes de determinar que era alrededor de 1,5 liang (~75g). Gu Qi Sha dijo que sólo usó un liang y siete qian (~85g) de la Fruta de la Serpiente original, así que los tamaños del Loto Rojo Panóptico y el Oso chuan no podían ser mucho más grandes. De lo contrario, quedaría menos Fruta de la Serpiente. En otras palabras, Gu Qi Sha no pudo haber hecho mucho antídoto con los ingredientes.

La fruta de la serpiente original de tres liang y dos qian (~160g), cuando se usa completamente, podría hacer una botella y media de antídoto. A juzgar por esa proporción, Han Yunxi pudo averiguar cuánto le darían un liang y siete qian. Pero proporciones como esta no eran un callejón sin salida, ya que una receta completa haría que los ingredientes reaccionaran y cambiaran las cantidades. Los cálculos reales para tales cosas eran un proceso complicado y difícil.

Pero gracias al sistema de desintoxicación, Han Yunxi ni siquiera tuvo que estrujarse el cerebro para obtener la respuesta. Simplemente dijo,

—Gu Qi Sha, usaste un liang y siete qian de Fruta de la Serpiente, ¡lo que es sólo suficiente para llenar el frasco con seis partes de antídoto!

¡Seis partes, o el 60%!

Pero, si Gu Qi Sha dijo que le había dado a Long Feiye una botella llena, ¡las cuatro partes restantes no eran más que basura! ¡Gu Qi Sha no ha hecho nada más que abofetear su propia cara hoy!

Al oír esto, los labios de Long Feiye se convirtieron en una sonrisa. Gu Qi Sha había estado mintiendo desde el principio, pero esta mujer podía romper fácilmente sus mentiras. Después de escuchar la conversación, tuvo que admirar su lógica y sus habilidades de cálculo.

Naturalmente, también lo hizo Gu Qi Sha. Pensó que Han Yunxi sería capaz de distinguir los restos falsos mezclados con el antídoto real, pero nunca pensó que también podría llegar a una proporción tan precisa. Planeaba atraerla para que hiciera los cálculos reales aquí mismo, pero Han Yunxi ya había conseguido sus números. Los resultados sólo parecían una bofetada en su cara, pero eso era precisamente lo que quería. Estaba más que emocionado por el estado de las cosas, pero tenía que fingir vergüenza e ira.

—¡Han Yunxi, es suficiente! ¿No es sólo un antídoto que robé? ¡Te lo devolveré!

Entonces, sacó una botella de sus ropas y se la arrojó a Han Yunxi, quien inmediatamente la pesó en su mano. ¡La botella sólo estaba llena en una parte! En ese momento, ella determinó que la botella llena de ocho partes de Long Feiye sólo contenía cuatro partes de un verdadero antídoto. Añadiendo eso a la parte de Gu Qi Sha sólo le dio una botella llena en cinco partes, ¡lo que significaba que faltaba una parte! Golpeó la botella contra la mesa y gritó:

—Gu Qi Sha, ya hemos llegado a esto, pero ¿aún quieres esconder algo para ti?. Aún falta una parte, ¡dámela!

Gu Qi Sha también perdió los estribos.

—¡Este viejo les dio un frasco lleno de antídoto que estaba a la mitad con el verdadero!

—Has estado mintiendo desde el principio, ¿crees que ahora confiaré en tus palabras? ¡Obviamente le diste a Long Feiye una botella que sólo estaba llena en ocho partes! ¡Y aún así insistes en lo contrario! —Han Yunxi respondió.

Gu Qi Sha se puso de pie de repente.

—Han Yunxi, este viejo puede que no esté lleno de nada más que mentiras, pero ahora estoy diciendo la verdad. ¡Puedes ir a preguntarle tú misma a Long Feiye si le di o no una botella llena!

Han Yunxi nunca haría eso porque lo encontró innecesario. Fríamente, preguntó,

—¿Por qué debería esta Wangfei creerte?

En realidad, Gu Qi Sha había preparado todo de antemano, pero ahora se calló deliberadamente y se negó a hablar. Una sonrisa burlona llegó a los labios de Han Yunxi antes de que se sentara a esperar con confianza. Long Feiye también estaba esperando. Las cantidades reales habían salido a la luz, pero ni siquiera las matemáticas podían probar quién tenía cuántas partes entre él y Gu Qi Sha. La falta de pruebas significaba que era difícil para ambas partes probar su punto.

Además, ¿qué tipo de pruebas podrían tener? Nadie más había visto el frasco de antídoto cuando se lo llevó, ni se midió con precisión para determinar su contenido. Ahora era un concurso para ver quién podía ganarse más la fe de Han Yunxi. Long Feiye continuó bebiendo su té sin expresión mientras que Han Yunxi ya había empezado a ajustar cuentas en su cabeza. De repente, Gu Qi Sha levantó la vista y dijo,

—¡Qin Wangfei, tengo pruebas!

Inmediatamente, Long Feiye levantó la vista. Han Yunxi, por otro lado, no podía imaginar dónde Gu Qi Sha podría conseguir pruebas de tal situación. Gu Qi Sha tomó la botella que contenía el antídoto y la olfateó antes de verter todo su contenido.

Han Yunxi le disparó una mirada dudosa.

—¿Qué estás haciendo?

Gu Qi Sha no habló, y rompió la botella en el suelo hasta que se hizo pedazos. Ambos, Long Feiye y Han Yunxi estaban desconcertados por la visión. ¿Qué está haciendo? Gu Qi Sha se encargó de recoger todos los pedazos y los apiló en la mesa.

—Gu Qi Sha, ¿qué clase de prueba es esta? —Han Yunxi no pudo evitar preguntar.

Los rasgos de Gu Qi Sha sonreían antes de dar la vuelta a todas las piezas para que el interior estuviera de cara al cielo. Ante esto, tanto Long Feiye como Han Yunxi notaron un detalle inusual en estos fragmentos...


 

CAPÍTULO 465:

UNA VISIÓN MUY PROVOCADORA

 Mientras Gu Qi Sha volteaba pieza tras pieza para exponer la capa interior, Han Yunxi y Long Feiye se dieron cuenta de que sus superficies habían cambiado para volverse negras.

¿Cómo puede ser esto? ¿Qué clase de sustancia cambiaría el color de la porcelana blanca?

Los recipientes de porcelana esmaltada eran productos muy estables e inertes. Aparte del alto calor, raramente mostraban reacciones y eran lugares para almacenar ácidos o ingredientes medicinales. Incluso una sustancia altamente corrosiva tendría problemas para abrirse camino a través de tales superficies, por lo que la mayoría de los medicamentos se guardaban en este tipo de botellas. El antídoto para el veneno de mijo de escoba era sólo moderadamente ácido en el mejor de los casos, ¡pero no afectaba a la porcelana aunque se guardara en la botella durante años! ¿Fueron las distintas heces medicinales las culpables?

Han Yunxi inmediatamente miró la botella que contenía la colección de medicina extraña mientras que Long Feiye fijó una mirada incómoda a Gu Qi Sha. El mal humor previo de Gu Qi Sha había sido todo un espectáculo. Desde que se enteró de la llegada de Long Feiye y Han Yunxi, no había tenido más que buen humor. Ahora le echó a Long Feiye una mirada significativa mientras se mantenía callado.

Los tres estaban en silencio, cada uno con sus propios pensamientos. Han Yunxi ya había puesto en marcha el sistema de desintoxicación para analizar las diversas heces medicinales que había filtrado del antídoto. Antes, había determinado que estas heces no afectarían al antídoto, así que se había tranquilizado y se había concentrado totalmente en el tema de las cantidades. Sospechaba que ellas eran las culpables de que la porcelana se volviera ahora negra. O bien habían reaccionado con el frasco mismo o con otros agentes en el antídoto original, y por lo tanto la superficie se había vuelto negra.

En el estudio de la medicina occidental, la medicina china o los venenos, los tres aspectos de la medicina tenían conexiones con la química. Fue la reacción de diferentes elementos lo que produjo tales cosas. Pero para entender tales reacciones, uno necesitaría un conocimiento íntimo de los ingredientes utilizados en la mezcla. Gu Qi Sha mezcló demasiados tipos de polvos inútiles para crear sus heces. Han Yunxi no entendía los puntos finos de todos sus elementos, pero podía hacer que el sistema de desintoxicación analizara su efectividad, características y apariencia. Sin embargo, no entendía mucho más.

Bajo estas circunstancias, la única manera de averiguar por qué la porcelana se había vuelto negra era realizar un experimento propio. La presencia del todopoderoso sistema de desintoxicación le ahorraría muchos problemas cuando realizara cualquier prueba.

Gu Qi Sha miró fijamente la expresión concentrada de Han Yunxi mientras la diversión en sus ojos se intensificaba. Con el fin de atrapar a Long Feiye, creó esta mezcla de heces medicinales a propósito. Han Yunxi podría tener habilidades asombrosas, pero probablemente nunca sería capaz de adivinar esta información. Calculó prudentemente que cualquier experimento que la muchacha quisiera probar por su cuenta tomaría de dos a tres días como máximo. Sin embargo, estaba bastante contento de esperar un par de días, o incluso un par de años o más, si podía acompañarla. Cada vez que veía a esta mujer, el tiempo parecía moverse más rápido para que su vida fuera menos tediosa.

Gu Qi Sha personalmente cambió el té por una variedad de mayor clase y silenciosamente sirvió a Long Feiye y Han Yunxi una taza a cada uno mientras sonreía. Han Yunxi estaba demasiado ocupada trabajando con el sistema de desintoxicación para notar algo sobre el té, ¡pero Long Feiye podía decir por la sola fragancia que era el Red South Peak! Le dio a Gu Qi Sha una mirada desconfiada antes de tomar un sorbo en silencio.

—Estimada wangfei, tú también deberías probar un poco —Gu Qi Sha sonrió descaradamente.

 

Pero Han Yunxi de repente dijo fríamente,

—Gu Qi Sha, ¿qué significa esto?

—¿Qué significa? —Gu Qi Sha fingió ignorancia.

Pensó que la muchacha había descubierto algo cuestionable sobre las heces medicinales extrañas. No es sorprendente que la admirara cuando era tan experta.

—Has puesto hierba Ying en esta mezcla de ingredientes medicinales, ¿verdad? —Preguntó Han Yunxi.

Sorprendido, Gu Qi Sha respondió,

—¿Se nota?

—¿Entonces tengo razón? —Han Yunxi lo rebatió.

—¡Sí! —Gu Qi Sha admitió.

Realmente había hierba Ying en la mezcla de ingredientes, pero la cantidad era tan diminuta que no cualquiera podía oler o ver su presencia.

Entonces, ¿cómo se enteró esta muchacha tan rápido? Quizás hizo algunas pruebas por su cuenta antes de venir aquí.

Gu Qi Sha todavía estaba desconcertado cuando Han Yunxi dijo,

—En el antídoto para el veneno de mijo de escoba, el 'olor y sabor' de la fruta de la serpiente se mezcla con las 'aguas bermellón' del loto rojo panóptico para crear algo llamado 'artemisa de la mora', ¿correcto?

Gu Qi Sha entrecerró los ojos.

—¡Sí!

—La artemisa de la mora y la hierba Ying, cuando se almacenan juntas en el mismo recipiente, causarán una reacción inflamatoria que quema la porcelana y la vuelve negra —terminó Han Yunxi antes de beber elegantemente su taza de té.

Gu Qi Sha se había quedado atónito durante mucho tiempo. No podía creer lo que oía, ¡porque todas sus palabras eran correctas! ¿Pero cómo es posible? Aunque ni la hierba Ying, ni la artemisa de la mora, ni el agua bermellón eran ingredientes raros y poco comunes, su reacción mutua contra la porcelana cuando se combinaban era prácticamente inaudita. Había pasado tres días enteros de cuidadosos cálculos y pruebas para llegar a tal conclusión.

Entonces, ¿cómo es que Han Yunxi sabe todo después de mirar la botella por un rato?

Gu Qi Sha miró sus brillantes y límpidos ojos y comenzó a preguntarse si tenía un par de iris de duende. Han Yunxi sabía que la miraban fijamente y entendió que Gu Qi Sha estaba sorprendido, pero mantuvo la calma y siguió disfrutando de su té. Sintió que el sabor le era muy familiar, pero el nombre se le escapó por el momento. En cualquier caso, no parecía algo de la cepa común.

En realidad, ella no tenía la mezcla de varios ingredientes en su sistema de desintoxicación, pero un registro de sus diversas concentraciones fue suficiente para darle una hermosa respuesta. Aún así, no entendía por qué Gu Qi Sha había hecho tal cosa. Una taza de té más tarde, finalmente preguntó:

—Gu Qi Sha, ¿cómo puedes probar que no robaste la última porción de antídoto con sólo una botella de porcelana teñida de negro?

No importaba lo complicado que fuera el proceso, ¡estaba decidida a encontrar la última porción de antídoto que faltaba!

Gu Qi Sha finalmente se recuperó con una risa.

—Muchacha, si conoces su reacción, entonces deberías saber cuánto tiempo le toma a la artemisa de la mora y a la hierba Ying mezclarse en un recipiente sellado antes de que sus reacciones tiñan la porcelana de negro. También deberías saber la cantidad de cada ingrediente necesario para que se produzca una reacción.

Ante esto, la siempre inexpresiva cara de Long Feiye se movió ligeramente. ¡Él lo entendió! Probablemente, Gu Qi Sha había calculado todo mientras empacaba las cosas, desde cuánto antídoto debía robar, cuánto polvo falso debía usar para reemplazarlo, hasta el tamaño de la botella usada para guardarlo todo. Sin duda, sólo un frasco lleno de antídoto podría haber contenido suficientes ingredientes para causar la reacción que tiñó su interior de negro.

Qué Gu Qi Sha. En realidad dejó un contra ataque como este, está completamente más allá de mis expectativas.

¡Aquí, entonces, estaba la evidencia que podría probar que Long Feiye se había llevado una botella llena! A pesar de saber que no había ninguna disputa sobre las cantidades reales, Long Feiye se mantuvo firme como el Monte Tai. Estaba ocupado tratando de averiguar los motivos de Gu Qi Sha. Estaba bien si el demonio de la píldora quería tomar un antídoto para sí mismo, pero ¿por qué dejar tal movimiento para probar que Long Feiye se había ido con la botella llena?

Mientras tanto, Han Yunxi se había quedado en silencio.

—Muchacha, ¿lo sabes o no lo sabes? —Preguntó alegremente Gu Qi Sha.

Han Yunxi realmente no esperaba esto. Si quería la respuesta, todo lo que necesitaba era que el sistema de desintoxicación analizara el tamaño de la botella. Pero no hizo nada, y su corazón se sintió vagamente inquieto.

Gu Qi Sha había hecho su pregunta porque tenía plena confianza en respaldarla.

—Muchacha, parece que no entiendes. ¡Jeheh, entonces hagamos una demostración en vivo una vez! —Su voz se había vuelto completamente alegre a estas alturas.

Rápidamente sacó una botella de la mitad del tamaño de la anterior, y luego tomó tres partes de antídoto y dos partes de polvos varios. A continuación, ralentizó a propósito sus movimientos para verter ambos artículos en la botella mientras sonreía a Han Yunxi. A pesar de esto, con el rabillo del ojo vigiló de cerca a Long Feiye. ¡El buen espectáculo que había estado esperando finalmente llegó! ¡Los grandes planes que había preparado de antemano por fin darían sus frutos!

La verdad salió a la luz cuando los polvos entraron en la botella. Han Yunxi finalmente miró a Long Feiye, sólo para ver que el hombre la miraba a ella. No estaba claro lo que estaba pensando, pero su expresión parecía pesada y conflictiva. Al ver esto, la mirada orgullosa y helada de Long Feiye también se volvió más intensa. Los dos intercambiaron miradas en silencio, sus corazones sólo los conocían ellos mismos.

Cuando vio esto, Gu Qi Sha simplemente se quejó.

—Muchacha, esta botella es la mitad del tamaño de la anterior. Las tres partes de antídoto y las dos partes de heces diversas forman la mitad de la cantidad de la botella original llena. Mira de cerca.

Han Yunxi miró en silencio sin decir una palabra. Gu Qi Sha ya había vertido todos los polvos necesarios en la botella. La levantó felizmente y la agitó ligeramente en las caras de Han Yunxi y Long Feiye antes de verter el polvo y ofrecer la botella a Han Yunxi.

—¡Muchacha, echa un vistazo! —Han Yunxi no tomó la botella, así que Gu Qi Sha sólo se rió—. ¿Qué, no te atreves? ¿Debo hacer que Su Alteza Duque de Qin lo haga?

Ante esto, Han Yunxi aceptó la botella y la rompió contra el suelo. Una vez más, sus fragmentos se esparcieron por el suelo. Algunos de los pedazos tenían sus interiores expuestos mientras que los otros habían aterrizado boca abajo, creando una mezcla de porcelana blanca y negra. Han Yunxi parecía desconfiar de Gu Qi Sha, porque se agachó para recoger los pedazos ella misma tan pronto como pudo. Long Feiye no llegó a tiempo de detenerla antes de que ella se cortara el dedo índice con el segundo fragmento que recogió.

Long Feiye frunció un poco el ceño antes de levantar su dedo herido para chupar ligeramente el corte. Sus ojos estaban abatidos mientras ella se concentraba totalmente en la herida, sus movimientos ligeros y finos. Han Yunxi podía incluso sentir su lengua golpeando ligeramente su piel, una sensación indescriptiblemente hermosa. Por un minuto, se olvidó de dónde estaban y de la realidad demostrada por la porcelana destrozada en el suelo.

¡Su Alteza, probablemente no tiene idea de lo guapo que se ve cuando está concentrado en algo!

A Gu Qi Sha sólo le pareció una visión provocadora. ¡Sus ojos se volvieron fríos, negándose a creer cómo Long Feiye podía estar tan tranquilo incluso ante la verdad! Pero Long Feiye se mantuvo imperturbable. Después de detener la hemorragia en el dedo de Han Yunxi, fue a recoger los fragmentos de porcelana y los puso en la mesa con el interior negro hacia arriba.

Muy pronto, todos los pedazos fueron colocados... ¡y cada uno era negro!

Gu Qi Sha ya había perdido la paciencia. Encontró otra botella de tamaño medio y la llenó ocho partes antes de sacudirla una vez y volver a verter su contenido. Esta vez, él mismo rompió la botella y recogió los pedazos. Ponerlos al revés reveló....


 

CAPÍTULO 466:

EL LADO SERIO DE HAN YUNXI

 ¿Qué revelarán las piezas recién colocadas de Gu Qi Sha? ¿Blanco y negro juntos?

No, esos fragmentos aún tenían el interior blanco... el color original de la botella de porcelana. En otras palabras, ¡no se habían afectado en absoluto!

Los dos juegos de piezas fueron colocados uno al lado del otro en la mesa, el contraste de la prueba férrea en blanco y negro era innegable. En otras palabras, mostraba que sólo una botella llena de antídoto habría sido capaz de producir la reacción que volvió negro el interior de la porcelana. Una botella llena de ocho partes nunca habría dado tales resultados.

La botella que Han Yunxi había traído aquí tenía el interior completamente negro, ¡lo que significaba que Long Feiye debía tener una botella llena de antídoto cuando tomó la botella de Gu Qi Sha!

Tanto Han Yunxi como Long Feiye intercambiaron miradas aprensivas, cada uno con expresiones diferentes. Han Yunxi se veía seria, mientras que Long Feiye.... ¡seguía tan impasible y sin expresión como siempre! Gu Qi Sha admiró la vista de la pareja mientras recordaba su ingenioso contraataque. Naturalmente, no dejaría escapar a Long Feiye.

—Muchacha, sólo hay cinco partes de antídoto en total en este momento, por lo que esta excelencia realizó la demostración con la mitad de la cantidad total para mostrarte la diferencia entre una botella llena y una botella de ocho partes. Sólo una botella llena podría haber producido esta reacción en la porcelana, ni una menos que eso. ¿Estás satisfecha con la prueba? —Gu Qi Sha preguntó pacientemente.

Han Yunxi miró fijamente los fragmentos en silencio. Gu Qi Sha era muy inteligente. No se había apresurado a denunciar a Long Feiye, sino que simplemente se rió fríamente de Han Yunxi.

—Qin Wangfei, podrías ser considerada como una persona enterada en el campo. Por una porción de antídoto, corriste todo el camino para vengarte de esta excelencia. ¡Qué salvaje de tu parte!

Han Yunxi inmediatamente le disparó una mirada, pareciendo un poco enojada.

—¿Qué, todavía quieres discutir después de esta prueba innegable? Es bueno que haya tenido la previsión de dejar algún testigo. ¡De otra manera, no sé cómo seguirías manchando mi nombre! Tsk tsk, ¡este es un mundo peligroso! —Gu Qi Sha suspiró con sentimiento.

Cuando Long Feiye vio a Han Yunxi tan solemne, un rastro de ansiedad finalmente se abrió paso por su cara. Tenía muy claro que debía dar una explicación a las provocadoras declaraciones de Gu Qi Sha, pero ¿qué se suponía que debía decir? La trampa del Demonio de la Píldora era demasiado especializada para que él la atrapara. Aunque él y el jefe del Clan Wang habían estudiado mucho el antídoto contra el veneno de mijo de escoba, no se podía comparar con un genio de la medicina como Gu Qi Sha. No había subestimado en absoluto las habilidades de Gu Qi Sha, pero pasó por alto sus motivos. Parecía que los robos y las payasadas del hombre estaban planeados para atraer a Han Yunxi a su lado.

—Aiya, estimada wangfei, deberías decir algo! ¿Eres tú la que me debe, o soy yo el que te debe? ¿Qué clase de recompensa estás buscando ahora? —El aire exagerado y pomposo de Gu Qi Sha era suficiente para que alguien le diera una paliza.

Long Feiye no podía soportar que alguien se metiera con Han Yunxi de esa manera, así que se preparó para hablar cuando Han Yunxi de repente se enfureció,

—¿Ya terminaste, Gu Qi Sha? Algunas personas tienen dignidad, pero no quieren perderla. ¡Tú, sin embargo, simplemente naciste demasiado desvergonzado para tener alguna dignidad!

Gu Qi Sha se sobresaltó. La muchacha seguía maldiciéndolo con todas las pruebas ante sus ojos. ¿Por qué no está interrogando a Long Feiye? A Long Feiye también lo tomaron desprevenido. Se suponía que estaba nervioso, pero su reacción provocó una leve sonrisa en su lugar. Gu Qi Sha estaba a punto de empezar otra discusión bien fundamentada cuando una indignada Han Yunxi esparció los restos del polvo en su cara.

—Gu Qi Sha, ¡esto es lo que llamamos una prueba innegable! ¿Qué le debo a 'su excelencia'? ¡Haces que suene como si no nos debieras nada! Hablaremos de si el frasco estaba lleno más tarde, ¡pero explícame este polvo falso primero!

Los polvos terminaron en la máscara y en las largas pestañas de Gu Qi Sha. Debería estar enfadado por esto, pero no podía perder los estribos ante la rabia de esta chica. Después de montar este tablero de ajedrez y esperar medio año, no le importó ceder un poco a su favor. Su mano le quitó el polvo de las pestañas, los dedos flacos, huesudos y de color negruzco. Era una visión horrible, pero sus movimientos eran innegablemente elegantes.

A continuación, se quitó lentamente el exceso de polvo de su máscara y dijo:

—Esta excelencia se atreve a ser dominante. ¡Eso es, esta excelencia te engañó! ¿Y qué? —Su tono arrogante hizo que Han Yunxi se sintiera incómoda con sólo escucharlo.

Sonrió fríamente y dijo,

—Lo admites tan fácilmente que aquellos que no lo saben pueden pensar que lo haces por tu propia voluntad.

Previamente, los dos habían estado involucrados en un acalorado debate de cálculos. Ella había gastado mucho esfuerzo para probar que él había usado polvo falso y que ella y Long Feiye no estaban dispuestos a dejarlo pasar. Gu Qi Sha casi se atragantó con su saliva. Muchacha, ¿puedes ser más venenosa con esa lengua?

—¿Qué es lo que quieres? —Preguntó Gu Qi Sha.

—¡Diez veces la compensación por un incidente de engaño! —Han Yunxi había pensado en esto hace mucho tiempo.

Gu Qi Sha fue extremadamente generoso.

—Heheh, incluso puedo pagar 100 veces la compensación por un incidente de engaño. ¡Pero tenemos que tener claro cuánto fue falsificado exactamente! ¡Esta excelencia no aceptará nada más!

Una vez más, el tema volvió a ser el de las "cantidades". La cantidad de Fruta de la Serpiente demostró que sólo podían hacer un antídoto de seis porciones, pero Long Feiye sólo había recibido cuatro porciones en su botella mientras que el resto era sólo polvo falso. Gu Qi Sha había entregado una porción del antídoto, lo que significaba que aún faltaba una porción. Si Gu Qi Sha escondía la última porción para sí mismo, debería compensar a Han Yunxi con dos porciones. Si aceptaba las demandas de Han Yunxi de "diez por uno", entonces el total que le debía sería de 20 porciones, o dos botellas llenas de antídoto.

Pero si la porción final hubiera sido escondida por Long Feiye, entonces Gu Qi Sha sólo necesitaría entregar una porción a Han Yunxi. Con su fórmula "diez por uno", él le debería 10 porciones de antídoto, suficiente para llenar un frasco. El antídoto para el veneno de mijo de escoba era un bien poco común. Sería casi imposible encontrar los tres ingredientes de nuevo para hacer otra porción, así que no era un costo pequeño.

Gu Qi Sha miró a propósito a Long Feiye con una sonrisa.

—Su Alteza Duque de Qin, ¿no es eso lógico?

Han Yunxi también miró a Long Feiye, su cara tenía la misma expresión seria que usó cuando salvaba a sus pacientes. Tal vez incluso parecía más solemne que eso. Esta no fue la primera vez que Long Feiye se encontró incapaz de ver a través de sus ojos, pero definitivamente fue la más rotunda. No podía decir lo que ella estaba pensando en absoluto.

¿Qué significa que me esté mirando así? ¿En qué está pensando ahora?

Long Feiye parecía tranquilo, pero sus dedos clavados en la mesa habían traicionado su humor. ¡Era la primera vez que se sentía incómodo bajo la mirada de esta mujer! En realidad, ahora debería contrarrestar las palabras de Gu Qi Sha, pero no tenía nada que ofrecer. Gu Qi Sha tenía razón... aquí estaba su evidencia irrefutable. Podía admitir que se llevó un frasco lleno de antídoto, pero ¿cómo iba a explicar por qué el frasco regresó ocho partes lleno? La mujer que estaba delante de él no era ninguna idiota. Además, ahora que Mu Linger la había provocado, ¡definitivamente también pensaría en la Abuela Muda!

¡Después de todo, el antídoto sólo se usaba para tratar el veneno de mijo de escoba!

Mientras Long Feiye permanecía en silencio, Han Yunxi lo miraba calladamente con una expresión severa. Una sensación de tensión comenzó a surgir entre la pareja.

—Su Alteza Duque de Qin, debería decir algo, yah —Gu Qi Sha había usado educadamente la versión formal de 'usted,' aparentemente cortés mientras aplicaba más presión—. Su Alteza Duque de Qin, siempre estuvo tan ansioso por obtener el antídoto. Originalmente, le dio a esta excelencia un plazo de un año, pero luego lo redujo a seis meses. ¿Quizá tenía prisa por curar a alguien del veneno de mijo de escoba? No venga a molestarme de nuevo después de salvar a su persona. Esta excelencia tuvo que ayudarle a encontrar los ingredientes, y luego hacer el antídoto para usted. Aunque no ganara mi parte de méritos, hice un trabajo duro, ¿no lo cree?

Las cejas de Han Yunxi gradualmente se arrugaron ante las palabras. Ante su complicada expresión, las cejas de Long Feiye se apretaron también. Su rostro no era más que frío y vacío, ¡pero sólo el cielo sabe cuántas olas surgían en su corazón!

—Aiya, ¡Su Alteza Duque de Qin, una sola palabra servirá! Esta excelencia realmente le dio una botella llena, así que apresúrese y diga algo para que estimada wangfei no lo malinterprete. ¡No puedo permitirme la pérdida en este caso! —Gu Qi Sha fingió lágrimas mientras sus burlas se intensificaban.

Mientras tanto, Long Feiye y Han Yunxi se miraban en silencio. Gu Qi Sha amaba el estado de ánimo actual y rompió en una fría risa.

—Ustedes dos, marido y mujer, deberían dejar de jugar delante de mí. ¡Deberían saber muy bien cuánto antídoto real tienen en sus manos! En cualquier caso, esta excelencia sólo tomó una parte para mí, ¡así que puedo aceptar la compensación de diez veces! ¡Pero me niego a aceptar nada más!

Inesperadamente, sus palabras causaron que las cejas de Han Yunxi se suavizaran antes de que ella enviara una astuta sonrisa a Long Feiye.

¡Se acordó!

¡Mientras miraba fijamente a Long Feiye, había estado tratando de encontrar un punto débil en la sólida evidencia de Gu Qi Sha! Nunca sospechó de Long Feiye, ¿por qué le mentiría sobre algo así? Ella creía firmemente que Gu Qi Sha le había dado una botella llena en ocho partes, así que persistió en buscar formas de contrarrestar al hombre. Cualquier hueco o grieta en su argumento serviría.

¡Ahora por fin se le ocurrió algo!

—Gu Qi Sha, ni esta wangfei ni Su Alteza han aceptado tus asquerosas afirmaciones como prueba. ¿Por qué estás tan impaciente? —Dijo fríamente Han Yunxi.

A Long Feiye le cogieron desprevenido. ¿Qué hace ella con eso?

Gu Qi Sha aspiró un aliento frío. Otros no llorarán hasta que vean sus ataúdes, ¡pero a esta muchacha no le importa ni siquiera con el ataúd ahí!

—Si esto no es una prueba, ¿entonces qué es? Han Yunxi, incluso los tipos más desvergonzados no actúan como tú, ¿verdad? —La voz de Gu Qi Sha tomó un tono frío.

—El cielo sabe si le diste a Su Alteza una botella con el interior negro para empezar... ¡Si tienes las agallas para engañarnos, eso te hace poco fiable! ¿Qué otra cosa no podrías hacer? —Han Yunxi respondió mientras arqueaba la frente.

Long Feiye se rió a carcajadas por las palabras, mientras que Gu Qi Sha escupió sangre.

—¡Han Yunxi, tú! —balbuceó—. ¡Tú, tú, tú!

—¿Yo? ¿Qué hay de mí? ¿Cómo puedes probar que la primera botella que usaste era blanca? ¿Que el interior negro no estaba allí desde el principio? —Han Yunxi presionó.

Gu Qi Sha estaba realmente furioso. Esta mujer... ¿de qué está hecho su cerebro? ¿Por qué es tan inteligente? ¡¿Incluso puede pensar en un punto débil como este?! Había considerado todos los aspectos de este problema pero nunca pensó en este punto.

¡¿Por qué esta apestosa chica no se puso a trabajar como demandante?!

Pero Gu Qi Sha se calmó rápidamente y dijo con confianza,

—¡Tiempo! ¡Han Yunxi, el tiempo puede probarlo todo! Hay un proceso de tiempo en la descomposición de la porcelana por los ingredientes medicinales. Si no me crees, podemos hacer otra prueba con una botella. Definitivamente habrá diferencias en una botella que comenzó negra, ¡frente a una botella que fue ennegrecida con el tiempo! —Gu Qi Sha lo explicó meticulosamente.

Pero Han Yunxi simplemente se rió con desdén.

—Gu Qi Sha, ¡olvídalo! Tú eres el que provee todas las botellas. ¿Quién sabe si ya las has manipulado?

Gu Qi Sha realmente iba a escupir sangre. Me han tratado injustamente, ¡ah!

Las cosas ya han llegado hasta aquí, ¿así que Han Yunxi no sospecha nada de Long Feiye? ¿Por qué insiste en dudar de mí?

—¡Muchacha apestosa, este viejo no puede decir nada a esas afirmaciones! ¡Pero en cualquier caso, este viejo se niega a reconocerlo! ¡Simplemente no lo haré! —Gu Qi Sha resopló.

—¡No te corresponde a ti decidirlo! —Han Yunxi se volvió más agresiva.


 

CAPÍTULO 467:

EXACTAMENTE EL MISMO MOVIMIENTO DIRIGIDO AL CORAZÓN

 La mirada glacial de Han Yunxi escrutó a Gu Qi Sha sin ninguna intención de ceder. En respuesta, los ojos de Gu Qi Sha se entrecerraron peligrosamente para encontrarse con su mirada. Parecía que chispas volaban entre ellos al momento de hacer contacto.

—Han Yunxi, este anciano te respetaba como alguien con principios que acepta las pruebas adecuadas. ¡Nunca esperé que fueras diferente de otras mujeres! ¡Realmente me has decepcionado! —Gu Qi Sha dio un bufido helado.

—¿Cómo se supone que voy a confiar en la evidencia cuando no hay forma de probar su veracidad? —Han Yunxi respondió.

—Así que sabes que tampoco hay forma de probarlo —ridiculizó Gu Qi Sha.

—Ya que no hay ninguna prueba, tengamos un combate. Si ganas, entonces sólo me deberás esa porción de antídoto. ¡Si pierdes, entonces págame el doble!

Han Yunxi parecía indignada en la superficie, pero estaba bastante tranquila por dentro. Estaba convencida de que Gu Qi Sha había robado la última porción del antídoto, así que era el pago y recompensa que buscaba.

A Gu Qi Sha, por otro lado, no le importaba pagarle siempre y cuando descubrieran dónde había ido a parar la última porción del antídoto. Enfrentado a las palabras de Han Yunxi, evitó por poco escupir sangre de nuevo. Gu Qi Sha sabía que no podía derrotar a Long Feiye, pero Han Yunxi había... ¡de repente propuso este combate!

—¡Han Yunxi, sinvergüenza! —Gu Qi Sha la maldijo.

—¡Si no peleas, entonces prueba que tienes una conciencia culpable! —Han Yunxi refutó al instante.

Ahora Gu Qi Sha se sentía mal por todas partes.

—Tú... tú... ¿no quieres saber a dónde fue la última porción de antídoto?

Esta vez, Gu Qi Sha realmente había perdido los estribos. Mientras tanto, Long Feiye había mantenido la calma para observar todas y cada una de las palabras y acciones de Gu Qi Sha.

Si Long Feiye tenía dudas antes, ahora estaba seguro. La insistencia de Gu Qi Sha en la parte que faltaba del antídoto mostraba que tenía otro motivo en mente. Recordó una vez más al hombre de negro que había intentado secuestrar a la abuela muda del Pabellón Oculto. Sus oscuras pupilas estudiaron Gu Qi Sha con una expresión ilegible.

—Yo digo que tú eres el que se guardó la última parte para ti. Deja de usar palabras huecas y dime, ¿vas a pagar una compensación o no? —Preguntó fríamente Han Yunxi.

Gu Qi Sha no dudó.

—¡Nunca! ¡Ni siquiera si muero!

Han Yunxi lo ignoró y le echó un vistazo a Long Feiye. Odiaba desperdiciar palabras aún más que ella y simplemente desenvainó su espada, el brillo rompiendo el frío silencio de la noche.

A pesar de haber perdido dos veces contra Long Feiye, Gu Qi Sha no temía a su espada. Levantó con orgullo su cabeza y miró con calma a la muerte a la cara.

—¡No. Incluso. Si. Muero!

El corazón de Han Yunxi se tambaleó. Había oído cómo Gu Qi Sha había perdido dos veces contra Long Feiye, así que supuso que se asustaría por otro combate. Pero nunca esperó que fuera tan terco e inflexible. A pesar de ello, se mantuvo firme y se rió con frialdad.

—¡Esta wangfei se niega a creer que realmente hay gente que no admite sus errores ni siquiera al borde de la muerte!

 

La actual Han Yunxi era como una agresiva y despiadada reina que ordenaba a Long Feiye que cumpliera sus órdenes. Tan pronto como terminó de hablar, Long Feiye lanzó un ataque mortal hacia Gu Qi Sha. ¡Esperó a que el Demonio de la Píldora le gritara que se detuviera, o le rogara piedad, o incluso admitiera sus errores! Una persona con moral como Gu Qi Sha definitivamente atesoraría su vida por encima de todo. Cuando se enfrentaba a la muerte, su reputación y dignidad no tenían comparación.

Esto era un juego de ajedrez, una negociación, e incluso un acuerdo de negocios. Todos actuaban sus roles en la misma obra, pero sólo ganaría el que persistiera hasta el final. Mientras estos pensamientos pasaban por la mente de Han Yunxi, la espada de Long Feiye se acercó a Gu Qi Sha. Él también esperaba que Gu Qi Sha le gritara que se detuviera. En sus dos batallas anteriores, el Demonio de la Píldora siempre había llegado a un acuerdo. Era el típico ejemplo de un hombre que no se rendía hasta que veía su ataúd delante de él.

Pero esta vez fue diferente. Gu Qi Sha no esquivó ni gritó, sino que se mantuvo recto con los ojos fríos mirando fijamente a Han Yunxi.

¿Todavía no se esquiva?

Desconcertada, Han Yunxi no pudo evitar preguntar,

—¿Te vas a retirar o no?

En lugar de responder, ¡Gu Qi Sha simplemente movió su cuerpo hacia adelante hasta que la espada de Long Feiye atravesó su capa!

Tanto Han Yunxi como Long Feiye quedaron aturdidos. Gu Qi Sha simplemente habló, palabra por palabra como un niño.

—¡Este viejo nunca admitirá algo que nunca ha hecho!

Han Yunxi estaba perpleja.

¿No lo admite? Entonces, ¿a dónde fue la porción final del antídoto? No debería ser Long Feiye, ¿qué haría con una porción como esa?

 

El antídoto para el veneno de mijo de escoba puede ser raro, ¡pero era inútil para algo más allá de curar ese veneno específico! Con este pensamiento, las pupilas resentidas de Mu Linger se elevaron repentinamente en la mente de Han Yunxi, así como las acusaciones de la chica. Han Yunxi se sobresaltó a medida que se quedaba quieta.

Cielos, ¿en qué estoy pensando?

¿Cómo podría sospechar de Long Feiye? ¿Por qué encerraría a la Abuela Muda? No tiene ninguna razón para ocultarme los orígenes de mi nacimiento.

Verificar los orígenes de su nacimiento no sólo les ayudaría a tomar precauciones contra cualquier amenaza potencial, sino que posiblemente la convertiría en una aliada importante para los planes de Long Feiye. La identidad como heredera imperial de Qin Occidental sería un poderoso punto de atracción para los partidarios. Si ella era descendiente de la Secta Venenosa, probablemente también podría controlar y reclamar algunos de sus recursos naturales. Ambas cosas sólo beneficiarían a Long Feiye sin ningún daño.

Si Long Feiye hubiera descubierto algo, definitivamente me lo diría de inmediato.

Aparte de Long Feiye, sólo Gu Qi Sha había entrado en contacto con el antídoto. No había un tercero, así que Gu Qi Sha debía ser el culpable si Long Feiye era inocente. Por eso Han Yunxi terminó eligiendo un bando entre los dos hombres. Ella sólo apoyaría a Long Feiye en este caso.

—¡Sigue fingiendo! ¡Puedes seguir fingiendo! Si tuviste el descaro de engañarnos desde el principio, ¿en qué te basas para...?

Antes de que Han Yunxi pudiera terminar, Gu Qi Sha agarró la espada de Long Feiye y la forzó contra su hombro. Sangre manchó sus ropas mientras goteaba hasta el suelo.

—¡Maestro! —gritó el viejo mayordomo. Quiso detener a Gu Qi Sha, pero fue duramente empujado a un lado.

Gu Qi Sha nunca dejó de mirar a Han Yunxi mientras se enfurecía,

—Este viejo ya ha dicho que no admitiré algo que nunca he hecho, ¡incluso si muero!

Han Yunxi quería mirar a esos ojos con una mirada fija, pero la inquietud de su corazón le hizo apartar la mirada en el último segundo. Siempre había insistido en las cosas en las que creía, pero ¿por qué tenía miedo de ver los ojos de Gu Qi Sha ahora?

¿Mis convicciones están vacilando?

Han Yunxi frunció el ceño y miró a Long Feiye. Aunque su corazón se tambaleó un poco al verlo, nunca había permitido que los cabos sueltos interfirieran en sus asuntos. ¡Su falta de vacilación y su acción decisiva fueron aterradoras hasta el extremo! En lugar de mirar a Han Yunxi, una fría luz pasó por sus ojos antes de que sacara su espada y la volviera a apuntar al corazón de Gu Qi Sha. Este fue el mismo ataque que usó contra el intruso de espalda negra en el Pabellón Oculto.

Si Gu Qi Sha moría, se llevaría todos sus problemas con él. Pero un Gu Qi Sha vivo sin duda descubriría su secreto con el tiempo. Han Yunxi estaba alarmada. Nunca pensó que Long Feiye sería tan despiadado, y su repentina brutalidad la distrajo.

Gu Qi Sha nunca dejó de mirarla, observándola y mirando sin pensar en la espada de Long Feiye. ¡La espada se acercó en una línea despiadada!

¡En el último segundo posible, Gu Qi Sha dio un gran paso atrás y evitó el arma de Long Feiye por un pelo!

¡Sí, lo había esquivado!

La tensión de Han Yunxi finalmente se relajó mientras exhalaba con alivio, regocijándose por la exitosa evasión. Pero rápidamente, se dio cuenta de que algo estaba mal.

¡¿Por qué me estoy regocijando?! ¡¿Por quién estoy tan feliz?!

Gu Qi Sha había evitado el golpe mortal después de insistir en que nunca lo admitiría de cara a la muerte. Su hombro herido estaba ahora rebosante de sangre, pero no le quitaría la vida. ¡Casi había sido engañada de nuevo por sus astutos y hábiles métodos!

Long Feiye sólo sonrió fríamente y fue a limpiar la sangre de su espada. Han Yunxi sólo podía sonreír con desdén.

—Así que este es tu “No lo admitiré incluso si muero”.

Gu Qi Sha los examinó a ambos durante mucho tiempo en silencio, sin que sus pensamientos fueran conocidos.

Long Feiye limpió lentamente su espada antes de apuntar de nuevo al corazón de Gu Qi Sha.

—Tu señoría te lo preguntará por última vez, ¿lo admites o no lo admites?

—¡Lo admito!

La actitud de Gu Qi Sha dio un giro de 180 grados. Levantó una mano y apartó la espada de Long Feiye, y luego se llevó la mano al hombro. Sangre fresca se filtró entre las grietas de sus dedos y tiñó de rojo sus huesudas articulaciones negras, lo que provocó una visión desoladora y aterradora.

Así, todos los rastros de duda que quedaban en el corazón de Han Yunxi se desvanecieron.

—¿Dónde está lo que queda del antídoto? —Preguntó Han Yunxi.

—¡Lo vendí hace años! —Gu Qi Sha dijo fríamente.

Alarmada, Han Yunxi preguntó,

—¿Quién lo compró?

Tendría que ser alguien que necesitara el antídoto para el veneno de mijo de escoba. ¡Quizás esto significaba que la Abuela Muda todavía estaba viva!

Gu Qi Sha miró a Long Feiye antes de dar un resoplido frío.

—No lo sé. El precio que pagó hizo muy feliz a este viejo, ¡así que me importaba un bledo si era un hombre o un curandero!

Los ojos de Long Feiye brillaban con hielo mientras permanecía en silencio. Pero Han Yunxi estaba bastante preocupada en comparación.

—Gu Qi Sha, sólo dime qué clase de persona compró el antídoto. Siempre podemos discutir las reparaciones más tarde, ¿de acuerdo?

—El viejo sólo se inventa cuentos salvajes. ¿Te los creerías? —Gu Qi Sha respondió. Mientras Han Yunxi se sentía sofocada, añadió—, Si este viejo dice que fue el Duque de Qin quien lo compró, ¿me creerías?

Han Yunxi simplemente ignoró la pregunta y declaró,

—Diez veces la compensación, doblada. En otras palabras, ¡dos botellas de antídoto de vuelta!

Gu Qi Sha se sentó y simplemente declaró,

—Este viejo no tiene antídoto para dar. Puedes simplemente pedirle tu pago en plata.

Tsk, pero fue un tipo generoso al traer el dinero delante del Duque de Qin. Han Yunxi sonrió.

—Su Excelencia Demonio de la Píldora, el llamado pago en plata que mencionó debe ser suficiente para llenar dos botellas de antídoto. ¡En otras palabras, tiene que ser la cantidad apropiada de Fruta Serpiente, Chuan de Oso, y Loto Rojo Panóptico!

Los tres artículos no tenían precio al principio, por no hablar de su costo ahora.

—Entonces, ¿qué quieres hacer? —Gu Qi Sha parecía frío, pero en realidad se sentía apático y abatido.

Han Yunxi estaba esperando esas mismas palabras. Se apresuró a decir,

—Devuelve la medicina con otra medicina.

—¿Qué significa eso? —Gu Qi Sha preguntó débilmente, pareciendo aún más desanimado.

—¡Págalo con la medicina y los ingredientes de tu Valle del Demonio de la Píldora! El costo del chuan de oso, el loto rojo panóptico y la fruta de serpiente se ha incrementado hasta 20 veces su valor, debería ser al menos igual... —Sus ojos se pusieron en blanco antes de proclamar—, Deberían al menos igualar la totalidad de tu Valle del Demonio de la Píldora, ¿verdad?

—¡Cough! ¡Cough! —el viejo mayordomo de al lado estalló repentinamente en un ataque de tos, habiéndose atragantado con su propia saliva. ¡Esta estimada wangfei, cuando abre la boca no es un león, sino 20!

El loto rojo panóptico, la fruta de la serpiente y el chuan de oso eran todos productos caros, pero no había forma de que igualaran al Valle del Demonio de la Píldora, ¿verdad?


 

CAPÍTULO 468:

SI ME QUIERES, ENTONCES PUEDES TENERME

 Ninguna de las plantas del Valle del Demonio de la Píldora era una planta medicinal común y corriente. Una extracción casual de cualquier planta al azar daría como resultado un valioso espécimen. Además, Su Excelencia Demonio de la Píldora había elegido específicamente este valle en primer lugar por sus condiciones ideales de clima y suelo. Así, el valor de las tierras aquí valía más que el precio de unos pocos ingredientes. No había nadie más en el mundo que estuviera más seguro de su valor que el mismo Su Excelencia Demonio de la Píldora.

¡Incluso Long Feiye fue intimidado por las demandas de Han Yunxi, por no hablar del viejo mayordomo! Sabía que su mujer había estado planeando moverse contra el Valle del Demonio de la Píldora desde hace tiempo. Ella nunca dejaría pasar tal oportunidad, pero él nunca esperó que se moviera tan rápido. ¡Y tan despiadadamente! ¡Ella simplemente buscaba tragarse el Valle del Demonio de la Píldora de un solo bocado!

Aunque Long Feiye no quería admitirlo, sentía que su mujer no estaba aquí para saldar deudas, sino para robar al dueño.

¡Despiadada y salvaje! ¡Le gustaba!

Gu Qi Sha sólo le dio a Han Yunxi una mirada dudosa.

—Tú... ¿qué dijiste?

—¡Esta wangfei quiere todo tu Valle del Demonio de la Píldora! ¡De lo contrario, esto no tendrá fin!

Bien. Han Yunxi admitió que estaba aquí para saquear. Había querido tomar el Valle del Demonio de la Píldora desde hace mucho tiempo, pero no tenía la excusa adecuada ni la oportunidad. ¡Ahora podía hacer sus reclamos abiertamente!

Un dicho confuciano dijo una vez que robar un libro no cuenta como robo en absoluto... que robar un libro era una ofensa elegante. Como comparación, Han Yunxi sentía que incautar medicinas por la fuerza no era robar en absoluto. ¿A cuánta gente podría salvar si el Valle del Demonio de la Píldora estuviera en sus manos? ¡Aunque la etiquetaran como ladrona, ella lo aceptaría! Y si Gu Qi Sha no estaba de acuerdo, ¡podrían volver a pelearse!

—¿Quieres... el Valle del Demonio de la Píldora? —Gu Qi Sha murmuró para sí mismo.

En el silencio de la habitación, parecía que El Demonio de la Píldora explotaría de rabia en cualquier momento. Tal vez incluso acusaría a Han Yunxi de haberlo presionado demasiado. Pero contra toda expectativa, la tenue luz de las pupilas de Gu Qi Sha se reavivó con un brillo radiante. ¡Miró fijamente a Han Yunxi antes de que repentinamente estallara en una sonrisa!

—¿Quieres el Valle del Demonio de la Píldora? —repitió.

Han Yunxi levantó su barbilla y admitió abiertamente,

—¡Sí!

Parecía como si esto fuera simplemente una cuestión de rutina y se negó a ceder ni un centímetro, aunque todo esto estaba actuando de su parte.

No era la primera vez que venía al Valle del Demonio de la Píldora, así que naturalmente tenía una estimación de cuántas plantas valiosas contenía. Aunque no había viajado a todas las partes del valle, lo que el sistema de desintoxicación le informó ya era abrumador. Cada planta de este valle era un artículo exquisito. Había al menos mil plantas raras y cientos de plantas únicas y sin igual. El valor del Valle del Demonio de la Píldora incluso superaba con creces el precio de su brazalete de cristal de jade, que tenía el valor de toda una nación. No había forma de ponerle precio al lugar. Ella le había dado estos términos por un costo escandaloso, era cierto, y estaba esperando que Gu Qi Sha regateara.

—Han Yunxi, ¿crees que este viejo es tan fácil de intimidar? —Gu Qi Sha parecía frío, pero no había hostilidad en sus ojos.

—Su Excelencia Demonio de la Píldora, usted es el que nos intimidó primero. Es mucho más fácil meterse con nosotros que con usted —respondió Han Yunxi con una sonrisa.

—¿Sabes cuántas plantas valiosas residen en el Valle del Demonio de la Píldora? ¿Cuántas plantas únicas y sin igual? —Gu Qi Sha preguntó a continuación.

Las llamadas plantas raras estaban clasificadas por Ciudad Medicina en una escala del uno al diez. Cuanto más alto sea el valor del puntaje, más valiosa será la planta. Las plantas sin igual significaban que sólo había un único espécimen en existencia; una vez que se agotara, desaparecería.

—¡No lo sé! —Han Yunxi dijo con calma—. ¡No es que quiera el Valle del Demonio de la Píldora de verdad! ¡Si me das los dos frascos de antídoto que me debes, me iré de inmediato!

¡Esto de ahí, cuando las mujeres se comportaron tan descaradamente, era cien veces más espantoso que ellas actuando malcriadas!

¡Long Feiye miró la inocente y resignada expresión de Han Yunxi e inexplicablemente adoptó una sonrisa cariñosa! ¡Le gustaba más cuando esta mujer actuaba malvadamente! Gu Qi Sha había estado mirando a Han Yunxi con nada más que ojos cariñosos; sólo lo ocultó mejor bajo su descontento.

—Está bien si no lo sabes —dijo—, Podemos buscar al Consejo de Ancianos de Ciudad Medicina como testigos públicos mientras la Junta Directiva calcula el valor neto del Loto Rojo Panóptico, la Fruta Serpiente y el Chuan de Oso y cómo se comparan con el Valle del Demonio de la Píldora.

El Consejo de Administración de Ciudad Medicina estaba compuesto por miembros de los tres grandes clanes Wang, Mu y Xie. El Clan Wang estaba de su lado, pero era difícil de decir para los Clanes Mu y Xie. A juzgar por el conflicto entre Ciudad Médica y Gu Qi Sha, estos dos clanes de Ciudad Médica tampoco se pondrían del lado de Gu Qi Sha, pero tampoco favorecerían al bando de Long Feiye y Han Yunxi. Han Yunxi nunca sería tan estúpida como para pedir más problemas.

—Es bastante fácil calcular el valor neto del Valle del Demonio de la Píldora. Pero, ¿qué hay del costo de las pérdidas en que incurrimos como resultado de tu engaño? —Han Yunxi respondió.

Gu Qi Sha sólo suspiró pesadamente, pareciendo un poco indefenso al negarse a responder. Mientras tanto, el viejo mayordomo que estaba a su lado ya se sentía dudoso. Su maestro siempre había sido elocuente con el don de la charla así como con su lengua venenosa, así que ¿por qué estaba tan callado hoy? ¡No encajaba para nada con su personalidad! Con su temperamento, se reiría y se burlaría de Han Yunxi desde hace mucho tiempo. El viejo mayordomo sólo sentía que su amo actuaba de forma extraña, aunque no podía señalar dónde. Mientras tanto, Long Feiye no había cesado su escrutinio de Gu Qi Sha.

—Su Excelencia Demonio de la Píldora, si no habla, supongo que arreglaremos las cosas así —Han Yunxi siguió adelante. No temía tanto que Gu Qi Sha negociara como que no dijera nada.

—¿Qué tal esto? Te ofreceré 20 tipos de ingredientes medicinales. Puedes tomar lo que quieras del Valle del Demonio de la Píldora —Gu Qi Sha finalmente expuso sus términos.

Han Yunxi sacudió la cabeza.

—¡50 tipos, no más que esto! —Gu Qi Sha dijo.

Han Yunxi sacudió su cabeza de nuevo, esta vez con una sonrisa.

—Entonces, ¿qué es lo que quieres? —Gu Qi Sha parecía deprimido.

—¡Todo el Valle del Demonio de la Píldora! —Han Yunxi se negó a ceder.

Gu Qi Sha dio un resoplido de desprecio.

—¡Imposible!

—Entonces, ¿las negociaciones son imposibles? ¿Todavía no reconoces tus deudas? —Han Yunxi suspiró. ¡Sus palabras estaban llenas de amenazas! En ese momento, Gu Qi Sha había probado el sabor de negarse a retroceder.

Miró la espada de Long Feiye antes de ceder,

—Este viejo te concederá lo que quieras cuando lo necesites, ¿qué te parece?

Sin excepción, había concedido cada una de las peticiones de Han Yunxi cuando ella vino aquí en el pasado. Eso debería ser lo que quiso decir con "lo que quieras, cuando lo necesites".

—¡Eso no servirá! —Han Yunxi aún no aceptó. Una vez que uno cedía en una negociación, terminaba haciendo concesiones hasta el final.

Gu Qi Sha resopló.

—Entonces este viejo también le concederá a toda esa gente arrodillada afuera lo que quieran, ¿qué te parece?

Han Yunxi seguía sacudiendo la cabeza.

—Entonces este viejo le concederá a cualquiera lo que quiera cuando venga a llamar a la puerta. ¿Será suficiente? —Gu Qi Sha dijo enfadado.

A su lado, el viejo mayordomo pensó en privado que esto haría que Qin Wangfei cediera. En ese momento, incluso había defendido a la gente que pedía medicinas, así que probablemente ese era su verdadero motivo para querer el Valle del Demonio de la Píldora... para salvarlos.

Pero Han Yunxi seguía sacudiendo la cabeza.

Gu Qi Sha simplemente dejó de hablar para mirarla fijamente mientras finalmente ella habló.

—Aunque no sea todo el Valle del Demonio de la Píldora, la mitad servirá. Puedes encargarte del mantenimiento de las plantas mientras esta wangfei se encarga de venderlas, ¿qué te parece?

¿Venderlas?

La mujer que había estado censurando a Gu Qi Sha por negarse a salvar a los moribundos, ¿quería vender las plantas? Incluso Long Feiye se quedó sin palabras, por no hablar del viejo mayordomo y de Gu Qi Sha. Todos asumieron que ella tenía el corazón de un Bodhisattva y que era del tipo compasivo y justo, perfecta más allá del fracaso. Todos esperaban que regalara la medicina tan pronto como reclamara el Valle del Demonio de la Píldora, ¡pero ahora hablaba de vender!

Gu Qi Sha se interesó.

—Estimada Wangfei, cuando lo dices así, ¿planeas vivir aquí permanentemente?

Gu Qi Sha había pensado lo mismo cuando Han Yunxi declaró por primera vez sus intenciones de obtener el Valle del Demonio de la Píldora, por lo que sus ojos se habían encendido en secreto de nuevo. A pesar de que todo este alboroto no había sido capaz de implicar a Long Feiye, ¡al menos podía sacar algo de todo esto! Le gustaba esta muchacha, así que si se quedaba aquí por mucho tiempo, le daría el liderazgo del valle y cuidaría felizmente las plantas por su bien sin pensarlo dos veces. Todos sus movimientos eran sólo para aparentar y para que Han Yunxi y Long Feiye no sospecharan demasiado.

¿Vivir aquí permanentemente? Han Yunxi nunca había considerado la posibilidad. Long Feiye escuchó las palabras y tomó nota de ellas sin pronunciar una palabra.

—Gu Qi Sha, la propuesta de esta Wangfei son los términos mínimos que aceptaré. Deberías pensarlo —dijo Han Yunxi antes de sentarse a tomar el té.

Descubrió que le gustaba bastante la bebida y terminó bebiendo tres tazas, sintiendo que le era realmente familiar. Pero aún así no pudo identificarlo por su sabor.

Al ver esto, Gu Qi Sha se sentó también y fingió perderse en sus pensamientos. Una mano presionaba sobre su herida mientras que la otra cambiaba las hojas de té por un conjunto fresco y vertía a Han Yunxi la primera taza del brebaje. Han Yunxi simplemente aceptó beberla de nuevo.

Mm, realmente es un buen té. Su aroma es fragante, su color claro, y su sabor puro.

—Estimada wangfei... —Gu Qi Sha se puso sincero.

—¿Hm? —Han Yunxi le miró con indiferencia.

—Sus términos... no sólo desea el Valle del Demonio de la Píldora, sino también a mí.

O más bien, lo que Gu Qi Sha realmente quería decir era, Muchacha, si quieres el Valle del Demonio de la Píldora, puedes tenerlo. ¡Si me quieres a mí, también puedes tenerme! Pero estaba seguro de que Long Feiye le atacaría en cuanto dijera esas palabras, haciendo imposible el trato.

Así que se contuvo y sonrió.

—Quieres las plantas del Valle del Demonio de la Píldora y también que yo las cuide. Eso no es pedir la mitad del valle en absoluto. Es obvio que... jeje, estimada wangfei, si quiere cerrar este trato, ¡debe hacer una muestra de su buena fe!

¡Han Yunxi sabía que había esperanza tan pronto como Gu Qi Sha dijo esas palabras! Fingió considerar la pregunta antes de decir finalmente,

—Dividiré la mitad de los beneficios de la venta de la medicina contigo y te pagaré un salario por el mantenimiento de las plantas. Puedes contar como que manejemos conjuntamente estos ingredientes medicinales. ¡No necesitamos discutir mucho más!

Gu Qi Sha parecía dudar, así que Han Yunxi rápidamente golpeó la mesa y dijo,

—¡La paciencia de esta Wangfei es limitada!

—¡De acuerdo, de acuerdo! ¡Esta excelencia tiene un último requisito: no vender ninguna de las plantas de este patio sin mi permiso! —Gu Qi Sha dijo seriamente.

—¡Está bien!

Han Yunxi estaba dispuesta ya que quería obtener la autoridad principal primero. Otros detalles podrían venir después. Lo único que temía era que Gu Qi Sha se arrepintiera de su decisión. Si se negaba a llegar a un acuerdo, su charla sería en vano. Si lo mataban o lo alejaban, ¡seguirían sufriendo las mayores pérdidas! ¿Cuánto tiempo podría mantenerse el Valle del Demonio de la Píldora sin un Demonio de la Píldora a la cabeza? Incluso las plantas medicinales más abundantes se agotarían un día. Además, las variedades más raras dependían del mismo Gu Qi Sha para criar y nutrir. Es muy probable que los forasteros fracasaran en los mismos intentos.

—Gu Qi Sha, ¡entonces eso es todo! Si te echas atrás...

Gu Qi Sha se rió.

—¿Piensa estimada wangfei que mi humilde persona tiene las habilidades para echarse atrás?

Este hombre. En un momento es "esta excelencia" y al siguiente es "mi humilde persona". Todo ese desprecio y desdén se sintió en los oídos de Han Yunxi. Pero a ella no le importaba. Después de reclamar el liderazgo sobre el Valle del Demonio de la Píldora, tendría muchas oportunidades de lidiar con él. ¡Lo primero que iba a hacer era ocuparse de la multitud arrodillada afuera!

—Mayordomo, envíe a la gente y haga un registro de todas las cosas que quieren esas personas. ¡Luego reúna todos los ingredientes necesarios y véndalos después de poner un precio! —Han Yunxi ordenó.

El viejo mayordomo estaba completamente abatido. No se había recuperado de la realidad del trato antes de recibir la orden de vender las cosas. ¿Realmente el Valle del Demonio de la Píldora iba a cambiar de manos así como así?

El viejo mayordomo envió una mirada vacilante hacia Gu Qi Sha, quien sólo dijo con mal humor,

—¿Qué estás mirando? ¿Quieres que este viejo lo haga él mismo?

 

 

 

ANTERIOR -- PRINCIPAL -- SIGUIENTE

 

 


 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario