Etsusa Bridge Volumen 2 - Capitulo 1

CAPÍTULO 1 
LA GATA DE LA MOTOSIERRA 

Miércoles por la mañana, a mediados de julio. En algún lugar del Distrito Este. 

Brrrrrrrrrm. Brrrrrrrrrrm. 

Brrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr. 

Vibraciones descontroladas sacudían las calles de la mañana. 

El sonido de los generadores haciendo girar sus motores oxidados. 

El sonido de la sierra enrojecida por la carnicería de cortar trozos de cerdo congelados. 

El sonido del motor de una motocicleta girando en vacío. 

El sonido de una unidad de aire acondicionado polvorienta que lucha por hacer circular el aire. 

El sonido de una antigua lavadora haciendo ruido y salpicando. 

Todo tipo de vibraciones se enredaban para sacudir el aire de la ciudad. 

Y en esa interminable resonancia de ruido, dormía como un bebé. 

La habitación no era de ninguna manera grande, con las herramientas y la electrónica amontonadas como escombros. La joven estaba tumbada en ropa interior como si llenara los huecos. 

Probablemente aún no tenía veinte años. Su largo flequillo cubría sus ojos cerrados. Y aunque tenía una figura atractiva, había algo muy infantil en su cara dormida. 

Eran más de las 9 de la mañana, pero la luz del sol nunca entraba en la habitación. No era que las ventanas estuvieran cubiertas, sino que la luz del exterior era artificial. 

La parte superior no era un cielo azul, sino un techo de hormigón. La piel lisa y clara de la joven reflejaba la fría luz fluorescente del techo. 

Y justo cuando se agitó, el teléfono que estaba en el suelo empezó a sonar. 

El tono de llamada era una canción de una película slasher de hace décadas sobre un loco que mataba a la gente mientras llevaba piel humana. No quedaba bien para el aspecto de la chica, y si tenía que encajar en el escenario de la película de alguna manera, probablemente funcionaría mejor como la víctima. 

—Mmm... 

Abriendo los ojos a la melodía que llenaba la habitación, la chica se acercó al teléfono que estaba un poco más lejos. Aunque su piel era pálida, su delgado brazo no parecía particularmente frágil. 

Tomando la llamada, contestó con voz somnolienta. 


—¿Yawn... hola? 

<¿Te quedaste dormida otra vez, idiota?> 

—¡¿Eek?! 

La chica se estremeció. 

Su nebulosa conciencia se aclaró instantáneamente mientras se enderezaba con la fuerza de una caja de sorpresas. 

—¡Sr. Zhang! ¿Sí? Espere, ¿eh? ¿Qué es un lummox? 

<¡Shaddap y despierta, Jun Sahara! Tu turno empezó hace años, así que ¿por qué diablos lo primero que oigo es un bostezo? ¿Y bien? ¡Mueve tu trasero! Lávate los dientes, desayuna, ponte algo de ropa y ven aquí de inmediato. 

—¡Ahh, sí! ¡De acuerdo! 

Sus ojos empezaron a girar de nuevo. 

La chica llamada Jun Sahara no esperó a que el hombre continuara. Colgó, y con un bostezo, exhaló algo así como un suspiro. 

—Uhh... 

Lágrimas salían de sus ojos. Probablemente habían venido de su bostezo anterior, pero todavía tenía ganas de llorar. 

—...Espera. Hoy es miércoles. ¿No tengo el día libre? —Se preguntó, y se volvió hacia el calendario que colgaba de su puerta. 

Definitivamente era miércoles, ella tenía los miércoles libres. 

—...Oh... 

Notando la irregularidad en el calendario, se quejó. 

La fecha de hoy estaba marcada en rojo, y en el espacio debajo de la fecha estaba escrito: "¡Ve a trabajar hoy!” 

—¿Cómo pude olvidarlo...? 

Jun se había olvidado por completo de ello y charló con su amiga Misaki por teléfono hasta tarde. Claramente fue su error. Normalmente, habría luchado por desahogar su ira, pero esta vez dobló sus mantas tranquilamente sin parecer particularmente ansiosa. 

Entonces se puso de pie y comenzó a moverse, dirigiéndose a hacer sus cosas. 

Aunque acababa de despertarse, su piel clara ya estaba resplandeciente. Sus ojos aún estaban cubiertos por el flequillo, pero su nariz y su boca insinuaban sus atractivos rasgos. 

Estaba muy tranquila para ser alguien que había sufrido tanto en el pasado. No había movimiento desperdiciado en sus acciones. En unos minutos se había cambiado y estaba abriendo el refrigerador mientras se arreglaba las mangas. Sacó una bolsa de gelatina nutricional de la puerta y la chupó mientras caminaba. 

Aunque rápida, no había nada apresurado en la forma en que se movía. 

Aparte del lío de basura alrededor de sus mantas, la habitación estaba bastante limpia. Jun cruzó la habitación una y otra vez mientras se preparaba para salir, cubriendo cada vez la distancia más corta posible. 

Su pelo corto estaba claramente peinado, pero su flequillo aún cubría sus ojos. Sin embargo, no parecía obstruir su visión, ya que no trató de hacerlo a un lado. 

Después de ponerse un traje de cuero bien cortado, se puso pantalones en vez de falda. Dentro de su chaqueta abierta sólo llevaba una camiseta, lo que permitía vislumbrar sus hermosas curvas. Pero a Jun no le importaban esas cosas; estaba vestida de una manera que le permitía una gran libertad de movimiento. 

Cuando la bolsa de gelatina estaba vacía, la tiró a la basura y murmuró una palabra de agradecimiento, aunque no había nadie que la escuchara. 

Finalmente, lista para partir, agarró algo inusual en la puerta. 

Dos largas bolsas de cuero se inclinaban junto a la puerta. Parecían fundas para bate de béisbol, pero dos tallas más gruesas. 

Había correas en cada extremo de cada funda. Jun colgó ambas sobre sus hombros; parecían pequeños cañones en su espalda. Era estridente contemplarlo, pero a Jun no parecía importarle. Abrió la puerta con llave y salió. 

A primera vista, parecía que estaba en un centro comercial subterráneo. 

De hecho, sólo desde el punto de vista de la distribución, la zona era un centro comercial. Para ser específicos, fue hecho para ser uno. 

Por el aspecto de las personas que viajaban por los pasillos y los que abrían tiendas en sus rincones, el área no parecía estar bajo tierra. A diferencia de un centro comercial normal, era como si un barrio bajo hubiera sido trasplantado a un sótano. 

Pero el techo cubierto de graffiti volteaba la atmósfera de la ciudad de cabeza. Y no sólo por encima de las paredes, el suelo y las persianas de las tiendas que aún no habían abierto estaban llenas hasta el último rincón con graffiti. 

Era diferente de la forma en que los jóvenes de las ciudades dejaban símbolos de pandillas en las paredes. Los graffiti aquí eran principalmente garabatos. 

La mayoría de los garabatos estaban escritos en japonés, y aunque el 80% de la gente que caminaba por la calle era japonesa, la ciudad era completamente diferente de cualquier otra región de Japón. 

—Oh, Sr. Take. Buenos días... 

—Buenos días, Jun. 

Cuando Jun salió, el dueño de la tienda de ramen de al lado se estaba preparando para abrir la tienda. Se veían casi todos los días, quizás era su personalidad -o la cara intimidante del hombre- lo que hizo que Jun se encontrara a menudo acobardada frente a él. 

Jun, el dueño de la tienda de ramen, y todos los que tenían un negocio o una casa en el vecindario estaban allí ilegalmente. 

Si las cosas hubieran ido según lo previsto, esta zona habría sido el mayor centro comercial de Hokuriku. Pero se había convertido en una guarida de residentes ilegales. 

¿Cómo ha podido pasar algo así? 

¿Qué era este lugar? 

Estas podrían ser las preguntas que se hacen todos los que ponen los pies aquí sin hacer su investigación. 

Pero nadie vino a esta ciudad sin las respuestas a esas preguntas. 

Había muchas formas de llegar a la isla. Se puede cruzar el puente desde Sado o Niigata. Naturalmente, las entradas al puente estaban selladas y fuertemente vigiladas por la policía. 

Otra forma era tomar un bote. Había varios transportistas profesionales que realizaban estos trabajos utilizando lanchas a motor o barcos de pesca. La única desventaja es que cuestan una fortuna y que es probable que a los pasajeros se les robe todo lo que poseían en el momento en que llegan a tierra, abandonados en la isla por el transportador. Y como ir a la isla era ilegal, las víctimas ni siquiera podían ir a la policía a pedir ayuda después de eso. 

Incluso antes de eso, la isla había sido abandonada por la nación gobernada por la ley de Japón; alguien que lo había perdido todo en la isla podría ni siquiera ser capaz de volver con vida. 

En otras palabras, los que llegaban a la isla eran personas que no tenían otra opción que escapar de ella, o jóvenes y periodistas que la visitaban por curiosidad. 

O... 

—Mira lo que tenemos aquí. 

—Hola nena. Heh. Seamos honestos. Estás acabada. 

...gente como esta. 

Mientras Jun se dirigía al trabajo por el mismo camino que siempre tomaba, la gente se le acercaba en un tramo desértico del camino. 

Fue en una escalera que conducía a la superficie donde un grupo de jóvenes pareció materializarse a partir de un fondo de graffiti, interponiéndose en su camino. 

—¿…? 

Momentáneamente confundida, Jun abrió los ojos y miró a su alrededor. 

Había seis o siete de ellos. 

Un grupo de jóvenes vestidos de manera que alardeaban de su estupidez se habían hecho cargo de la escalera, y rodeaban a Jun. 

—Mira esto. Apuesto a que se pregunta por qué nos metemos con ella. 

—Bien. Oye, déjame ver tus ojos. Vamos. 

Los jóvenes charlaban sin preocuparse por sus sentimientos. Jun sabía lo que estaban pensando. 

Y como si hubieran visto a través de ella, los hombres continuaron ignorando su personalidad. 

—¿Qué les dije, chicos? Esta chica camina por esta escalera vacía todas las mañanas. 

—No puedo creer que aún existan idiotas como esta. 

—Vamos, tomémosla y vámonos. 

Jun sólo podía inclinar la cabeza ante el flujo de la conversación. 

¿Por qué se meten conmigo, de entre toda la gente? 

Y con intensa curiosidad, abrió la boca. Pero no había ningún indicio de miedo o ira en su tono. 

—Um... ¿disculpen? ¿No... no saben nada de mí? 

Se detuvo vacilante de vez en cuando, pero no se asustó. 

—¿Qué demonios pasa, perra? —Uno de los hombres escupió, agarrando a Jun por el cuello—. Acabamos de decir que sabemos que pasas por aquí todas las mañanas. ¿Sabes lo que va a pasar si no te quedas quieta? 

Oh, lo entiendo. 

Jun aplaudió interiormente comprendiéndolo. 

Esta gente no lleva mucho tiempo en la isla. Me vieron y me eligieron. Si me hubieran estado observando por un tiempo, no me habrían esperado en mi día libre. 

Dándose cuenta de que los hombres no eran más que matones que iban tras su dinero o su cuerpo, Jun suspiró aliviada. 

En otras palabras, no son enemigos del trabajo. 

Trató de poner una mano sobre su pecho, pero uno de los hombres todavía estaba sosteniendo su cuello. 

—Um... 

¿Podrías soltarme? Jun estaba a punto de preguntar, pero en ese instante el matón gruñó. 

—¿Qué? 

—...No-nada. Lo siento. —Se echó atrás sin pensar, intimidada. 

—¿Tienes algún problema, gatita? Te espera un mundo de dolor si intentas defenderte... ¿O sabes qué? Eso podría ser más entretenido. Haz lo que puedas. 

Jun colgó la cabeza disculpándose, y murmuró- 

—...Okay. 

—¿Qué? 

Un segundo después, su mano se deslizó hacia atrás y se metió en una de las cajas cilíndricas que tenía detrás. 

—¡Oye! ¿Qué...? 

El primer instinto del matón fue agarrar su brazo, pero los movimientos de Jun eran totalmente eficientes. Nadie se había dado cuenta de su movimiento hasta que su mano estaba dentro de la funda. 



¿Estaba planeando sacar una pistola paralizante?, se preguntaron los matones. No eran ingenuos, aún ellos sabían que las mujeres de barrios como éste se armaban para protegerse. 

Pero su confianza en que ningún arma podría vencer a su número selló finalmente su destino. 

Los recién llegados a la ciudad sabían muy poco de su nueva guarida. 

El objeto que salió de su espalda fue... 

—¿Qué...? 

...los matones podían sentir su aliento atrapado en sus gargantas... 

Brrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrm. 

El gruñido de una bestia resonó por la escalera de hormigón. 

Al darse cuenta de dónde provenía el sonido, el hombre que sostenía el cuello de Jun la soltó instantáneamente y saltó hacia atrás, pero perdió el equilibrio y cayó de espaldas. 

Los otros matones se congelaron al instante, y uno de ellos tiró el cigarrillo que tenía en la boca. Ni siquiera miró el cigarrillo caído mientras sus labios temblaban al ver el arma de Jun. 

El objeto que sacó brilló con una inquietante forma plateada; emitió un aullido espantoso. 

Giraba. 

Y giraba. 

Y giraba. 

Alrededor de los bordes de una barra de metal, una cadena afilada giraba como un carro de motor lineal. 

Incontables cuchillas giratorias se deslizaban fuera del motor rojo. El arma era tan delgada y afilada como un murciélago. 

Una motosierra modificada. 

—¿Qué...? 

—¿Una moto...sierra...? 

Esta vez, los hombres estaban confundidos. Y la expresión de Jun también cambió. 

Su mirada de disculpa dio un giro de 180 grados, dejando una sonrisa angelical en su rostro. 

Sus ojos seguían ocultos, pero parecía desear paz a todos los que la veían. 

Tal vez la motosierra no era tan pesada como parecía: la levantó con un brazo sin un solo esfuerzo. De hecho, el motor de la motosierra era mucho más pequeño que el diseño estándar, y la hoja larga y delgada casi tenía la forma de una katana. 

Sosteniendo su inusual y peligroso juguete, Jun se presentó con una sonrisa. 

—Encantado de conocerlos a todos. Mi nombre es Jun Sahara, ¡la persona encargada de vigilar al hombre más poderoso del Distrito Este! 

Su torpeza anterior desapareció, dando paso a una animada presentación. Tan pronto como terminó de hablar, su motosierra gruñó aún más fuerte. 

El rugido llenó una vez más el espacio, el ruido rebotando en cada pared y escalera. 

Las hojas giraban sin piedad en el estrecho hueco de la escalera. 

Desde la perspectiva de Jun, todos los hombres estaban dentro del rango de corte. Algunos de ellos tenían cuchillos en sus cinturones, pero estaban tan asustados por la motosierra que ni siquiera se les ocurrió usar el cuchillo. 

Uno de los matones finalmente recobró el sentido y golpeó un tubo de plomo, pero hubo un destello de chispas cuando el tubo se le cayó de la mano. 

Antes de que se diera cuenta, la cadena estaba girando rápidamente bajo su barbilla. Se desmenuzó su barba, cortando el aire con cada corte de pelo. 

El hombre apenas se había dado cuenta de que Jun se movía. Como el viento ella había llevado la sierra sin un solo movimiento desperdiciado. 

El hombre recién afeitado ni siquiera podía gritar. En el momento en que Jun retiró la motosierra, se puso de rodillas y perdió el conocimiento. 



—¡Puta! —Uno de los matones aulló, sacando una hoja de su cinturón. 

Era un cuchillo gigante de 30 centímetros. Si el matón lo usara para algo más que para hacer amenazas, tendría que prepararse para matar. 

Con nueva confianza (quizás debido a la enorme arma), o quizás con la mentalidad de una rata acorralada, el hombre profirió un grito de batalla y se balanceó. 

Pero... 

—Eres lento. ...¡Hup! 

Se balanceó demasiado hacia atrás; en la breve apertura, la motosierra se acercó en silencio. 

Jun le dio la espalda al hombre, y en su mano izquierda estaba el rugiente motor. 

Y el arma que amenazaba la muñeca del hombre era el objeto en la mano izquierda de Jun, una motosierra que aún no había encendido. Nadie se dio cuenta de que había sacado la segunda sierra. 

Había algo casi cómico en la forma en que la chica usaba motosierras gemelas. ¿Quién demonios intentaría algo así? 

Pero la chica ante los matones era bastante real. 

Finalmente, desenvainando sus armas, los hombres miraron con cautela la pesadilla a la que se enfrentaban. 

Cuchillos. Armas paralizantes. Porras modificadas. Una colección completa de armas de matones. 

Aunque ninguno de ellos tenía armas, estaban lo suficientemente armados como para matar a un hombre y a otros. 

Sin embargo, su fuerza combinada parecía pequeña e impotente ante Jun. 

Una motosierra no era una herramienta para hacer daño a la gente. Pero exudaba un aire de peligro más que los cuchillos y las pistolas paralizantes. 

Mientras los matones tragaban al unísono, sólo Jun sonreía -ni una gota de sudor en su cara- y los miraba alegremente. 

—¡Ah! ¡Así que todavía no se van a ir! —Gritó por encima del rugido del motor, intentando ver si sus enemigos seguían decididos a luchar. 

La respuesta vino del líder de los matones, que aún estaba en el suelo. 

—¿Qu-qu-qu-qué demonios, bastardos? ¡Maten a la perra ya! Lloró, casi chillando. Los otros se movieron como si fuera el momento oportuno. 

Jun también se movió. 

Simplemente apretó la palanca negra en forma de gatillo de la motosierra en su mano izquierda. 

La segunda motosierra cobró vida. 

El giro se aceleró en el momento de la ignición. Era como si la motosierra se hubiera personalizado para permitir que su portadora la pusiera en marcha sin ayuda. 

—Eek! 

El matón que sostenía el gran cuchillo trató de retroceder aterrorizado, lo cual era comprensible, ya que la cadena había comenzado a moverse justo al lado de su mano. 

—¡Mierda! ¡Qué demonios, pe... ARGH! 

Los gritos del hombre fueron dominados, y justo cuando retrocedió, se golpeó contra la pared. 

La segunda capa de vibraciones hizo temblar hasta el corazón de los matones. Bajando sus armas, miraron a su enemigo con sudor frío cubriéndoles la espalda. 

La chica que era hasta hace un minuto su presa se había convertido en enemiga, y en el momento en que comenzó su segunda motosierra, se había convertido en depredadora. 

Casi provocativamente, Jun se giró mientras los matones miraban horrorizados. Giró como un trompo y las motosierras bailaron a sólo unos centímetros de los hombres. 

—¡Jaja! 

Ella se rió alegremente. Incluso en medio del eco de las motosierras, su voz llegó a los matones. 

Pero tal vez sólo estaban escuchando cosas. 

Debajo de su flequillo se vislumbraba la euforia y el éxtasis maníaco. 

Parecía como si estuviera en trance, entregando belleza y miedo a los ojos de todos los que la miraban. 

—¡Jaja! Oigan, chicos. Hey, hey, hey, hey, hey, hey. 

En el momento en que desenvainó sus motosierras, Jun se había convertido en otra persona. Como si hubiera surgido una segunda personalidad en el momento en que arrancó la segunda sierra. 

—¿Por qué vinieron a esta isla? 

A pesar de su sonrisa loca, su tono seguía siendo educado. 

Pero eso fue lo que más aterrorizó a los hombres. 

Era como una parca que quería quitarles la vida con una sonrisa. 

—¿Han venido a mover esta isla? 

Sus emociones estallaron por todo lo alto en sintonía con el rugido de sus motosierras. Atraía toda esa energía hacia sí misma y hablaba con una máscara de tranquilidad. Ralentizando los motores, continuó interrogando a los matones con éxtasis. 

—¿Se convertirán en los motores de esta isla? 

Pero no podían oírla, no por los motores, sino porque ya no tenían la capacidad mental para escucharla. 

—¡UAAAAAAAAAAAAAAARGH! 

Uno de los hombres fue llevado a su límite. Corrió hacia delante en un intento de escapar del miedo. 

Con Jun de vuelta a su vista, sacudió su cuchillo. 

—¡Jajajajajaja! ¡No, no, eso no es bueno! 

...pero por alguna razón, ella estaba frente a él. 

En el momento en que se dio cuenta de que la cabeza de ella lo miraba a él, el resto de su cuerpo -primero el pecho y el estómago, luego la cintura- y sus brazos y las motosierras le siguieron. 

Con agilidad felina, Jun puso todo su cuerpo en el balanceo. 

Hubo un grito ensordecedor cuando la cadena golpeó la hoja, y antes de que salieran chispas, el cuchillo del hombre fue tirado a un lado. 

—¿Qué...? 

El hombre no era en absoluto débil, pero no podía dominar el peso de la motosierra, que había sido reforzada por fuerzas centrífugas. Lo único que quedó en su mano fue un impacto agonizante. 

Sin embargo, Jun no se detuvo ahí. 

Su brazo no se ralentizó, de hecho, se balanceó horizontalmente mientras su brazo seguía los movimientos de su cuerpo. 

Clang. 

En el momento en que se balanceó, una pistola paralizante se hizo pedazos al caer al suelo. 

Pero Jun aun así continuó. Con su arma en la mano, hizo un elegante giro diagonal hacia un lado. Era como si el rugido de los motores no impulsara la motosierra, sino su cuerpo. 

Cada vez que giraba, caía un arma tras otra. 

Y para cuando todas las armas fueron enviadas volando, los matones estaban congelados. 

—¿Ya terminó todo el mundo? 

Al ver a los hombres, Jun aflojó el gatillo y apagó el motor poco a poco. 

—¡Hey! ¡Espera, detente! ¡Alto! ¡Alto! ¡Por favor! ¡Haremos lo que sea! ¡Sólo déjanos ir! ¡Nos mantendremos alejados de ti, lo juro por Dios! ¡Por favor! —El hombre de espaldas suplicó, sus ojos enloquecidos, pero Jun sonrió. 

—...¿Sólo yo? 

—¿Qué? 

—Entonces, ¿estás diciendo que.... que seguirás corriendo como loco en el Distrito Este? 

En el momento en que sus ojos se entrecerraron, los motores rugieron de nuevo. 

BRRRRRRRRRRRRRRM. 

—¡Argh! ¡Espera! ¡No! 

—¡Jajaja! Puedes pedirme que espere todo lo que quieras, pero... 

Gritando sobre el ruido de sus motosierras, Jun dictó sentencia de muerte con una sonrisa angelical. 

—¡Lo siento! ¡Estos dos están haciendo tanto ruido! ¡No puedo oír lo que intentas decir! ¡Así que no puedo esperar! ¡Jajaja! ¡Lo siento! 

—Lo escuchaste... —El matón señaló con lágrimas en los ojos, pero se ahogó cuando el rugido de los motores se hizo más fuerte. 

—Jajaja. 

Con una sonrisa inocente, Jun empezó a balancearse de un lado a otro. 

—¡Chicos! ¡No encajan en esta isla! ¡Así que los ayudaré a sentir que nunca volverán aquí! ¡Es por su propio bien! 

Jun decidió con consideración dar una lección a los hombres en vez de dejarlos ir. 

Pero su bondad fue dominada por el sonido de sus armas. 

Los matones lucharon por huir, pero el rugido de los motores y el chillido de las cadenas no los dejaron escapar. 

BRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRR... 


Encima de la tierra, en el Distrito Este. Un área originalmente destinada a ser un parque temático. 

El puente Etsusa era el puente sobre el mar más grande del mundo. 

También estaba incompleto, abandonado debido a múltiples circunstancias. 

Si las cosas hubieran ido según lo previsto, ya habría sido el mayor destino turístico de la región de Hokuriku. Pero ningún coche había viajado nunca a lo largo del puente, y en última instancia, el puente era escombros antes de que estuviera completo. 

El puente en sí mismo era relativamente poco llamativo en ese sentido, pero el problema era que la enorme fortaleza marítima estaba en el centro. 

Las técnicas de construcción submarina hicieron grandes avances a principios del siglo XXI, y la isla artificial fue creada con lo mejor de la tecnología japonesa. 

La isla empequeñecía a los Umihotaru en la bahía de Tokio. Los planos del puente Etsusa y de la isla fueron los proyectos arquitectónicos más destacados de la nación en ese momento. 

Pero gracias a las olas de recesión económica, las fallidas políticas exteriores y los accidentes durante la construcción, el puente y la isla fueron abandonados por Japón. Y ahora, la gente que también fue expulsada de la sociedad llegó allí y construyó edificios no autorizados, creando una Ciudad Amurallada de Kowloon para la era moderna. 

La isla artificial se dividía en varios niveles. Estaba la parte superior, con su azarosa mezcla de instalaciones y residencias; la parte inferior, que una vez fue destinada a ser un centro comercial pero que ahora está llena hasta el borde de casas y negocios; y las peligrosos y misteriosamente atractivos Fosas -un área que una vez fue destinada a ser un estacionamiento- que era un basurero incluso en comparación con el resto de la ciudad de los vagabundos. Se decía que las Fosas estaban llenas de matones desesperados y drogadictos, y los rumores decían que allí abundaban cosas que no se podían encontrar en los niveles más altos. 

Las zonas distintas de las Fosas, es decir, los "niveles superiores", se dividieron en varios distritos que incluían tanto los niveles superiores como los inferiores. Cada distrito estaba gobernado por bandas del continente, la mafia china u otras organizaciones ilegales que supervisaban las transacciones que tenían lugar. Estaban a cargo de muchas cosas, desde pequeñas disputas, como la mediación en la cuantía de las tasas de protección que debían pagarse en proporción a los ingresos propios, hasta la supervisión de las relaciones con el continente y todo lo relacionado con el ejercicio de sus privilegios. En otras palabras, había una "clase dominante" para cada uno de los distritos. 

Hasta el final del año anterior, había cuatro distritos, uno para cada dirección cardinal. Pero un asesino solitario eliminó a los líderes de los Distritos Norte y Sur, esencialmente dejando sólo dos: el Este y el Oeste. Y fueron los líderes de esos dos distritos los que supervisaban todo lo que sucedía en la isla. 

Los sindicatos criminales del continente que estaban a cargo de los Distritos Norte y Sur estaban sobre las gargantas de los grupos restantes, pero los grupos que gobernaban el Este y el Oeste no les dieron otro punto de apoyo en la isla de nuevo. 

Este y Oeste cada uno tenían su oficina en la superficie. La mafia china, que gobernaba el Distrito Oeste, se había apoderado de un hotel entero de quince pisos que había sido cerrado justo antes del día de la inauguración. La mafia multinacional del Este se había apoderado de un parque temático incompleto y de su hotel como base de operaciones. 

Dentro del parque temático había una noria inacabada y montañas rusas oxidadas que daban un aire terriblemente desolado a la zona. 

Jun Sahara caminó con confianza más allá de las puertas y se detuvo frente a la oficina del parque donde trabajaba. 

Debido a que la oficina estaba ubicada justo al lado de las puertas, podía entrar directamente sin tener que mirar el parque en ruinas. 

Si el parque temático se hubiera terminado, la oficina también se habría decorado de tal manera que el corazón de un niño hubiera dado un salto, pero ahora no existe tal cosa. Las paredes cubiertas de graffitis estaban sostenidas por una estructura metálica, y láminas de metal galvanizado sobresalían del techo para realizar trabajos de construcción desconocidos. 

Sin embargo, los grafitis en la oficina eran diferentes a los del resto de la isla. Fue mucho más intencional, con aterradoras y hermosas combinaciones de rostros estilizados, dragones, cráneos y letras distorsionadas. 

Desafortunadamente, junto a los grafitis de extraño gusto había garabatos como "El más fuerte en Hokuriku" o "Los Westies mejor cuiden su espalda", frases que ni siquiera las usaban las pandillas de motociclistas delincuentes. 

Las ventanas estaban oscurecidas por gruesas cortinas, lo que hacía imposible mirar. Tampoco era posible escuchar lo que estaba sucediendo en su interior. Era casi como si el mundo más allá de la puerta estuviera congelado en el tiempo. 

Jun dudó un momento ante la puerta, pero finalmente asintió, respiró hondo, y agarró el pomo de la puerta. 

Inclinándose profundamente, abrió lentamente la puerta. 

—Umm... Lo siento, llego tarde... 

Su profunda respiración escapó en un estúpido chillido que parecía revolotear por toda la oficina. 

El entusiasmo anterior de Jun había desaparecido, dejándola tan débil y tímida como una bebé asustada. 

La oficina estaba muy lejos del aire oscuro de afuera. Estaba decorado con cuadros, carteles y un reloj de pared a juego con el interior. Esto, al menos, era un lugar adecuado para hacer negocios, pero el hecho de que la mayoría de los carteles incluyeran películas inusuales ("Double Beretta - Dual guns. Dual planets") y mujeres en trajes de baño reveladores perjudicaba un poco su credibilidad. 

Sin embargo, nada de eso llegó a los ojos de Jun porque estaba colgando la cabeza. Y aunque pudiera verlos, los carteles no le afectarían porque los veía casi todos los días. 

Preguntándose cómo reaccionarían sus compañeros de trabajo ante su tardanza, miró con indecisión... 

...y vio las plantas de los pies de alguien. 

—¿Qué...? 

Algo cortó el aire cuando una enorme figura pasó junto a su cabeza. 

Hubo un impacto. 

Jun ni siquiera podía gritarle por el ruido que le rompía la oreja, congelándose en el acto. 

Trató desesperadamente de calmarse y rápidamente se dio cuenta de lo que había pasado. 

Y... 

—...Eek. 

Con un débil grito, se volvió hacia el hombre que ahora estaba junto a ella. 

El que asestó una espectacular patada en la pared junto a la puerta fue un hombre alto vestido de negro. El grito de Jun no le hacía gracia. 

—No te oigo, Jun. Habla más alto, ¿por qué no lo haces? Y lamento haberte gritado por teléfono. Me pasé de la raya. 

—Si te arrepientes, ¿por qué fue esa patada de...? —Jun señaló nerviosamente. 

La pared de concreto agrietada detrás de ella hacía ruidos desconcertantes. ¿Era ya viejo, o se había agrietado a causa de la patada? La asustó más pensar en ello, así que decidió detenerse allí. 

—Si no fuera a disculparme, te la habría puesto en la cara. 

—Eek... 

—Y si aún estuviera enfadado, te habría golpeado contra la puerta. 

Jun no pudo responder. Ella quería pensar que estaba bromeando, pero Zhang -el hombre de negro- no mostró ningún indicio de humor en su cara. Se acercaron a un rincón de la oficina mientras continuaban su aterradora conversación. 

Había suficientes escritorios en la oficina para que pareciera una sala de conferencias, y quince hombres y mujeres estaban reunidos allí. Cada uno estaba vestido con su propio estilo distintivo, siendo Zhang y Jun los únicos con trajes. Por otra parte, la propia Jun no llevaba un traje completamente normal. 

—Llega tarde, capitán. 

La gente vestida de civil se rió al llegar Jun. 

Este grupo desigual de hombres y mujeres era el Equipo de Guardia de la organización que supervisaba el Distrito Este. 

Eran los escudos y las balas de los ejecutivos, una fuerza de élite que devastaba a sus enemigos. 

Al menos, eso es lo que dicen los carteles de reclutamiento en la pared. 

Y por los sonidos de la conversación del equipo, la siempre nerviosa Jun Sahara era su líder. Las palabras en el cartel apoyaban esa afirmación. 

¿Quieres ser nuestro capitán? ¡Participa en nuestro torneo mensual de piedra, papel y tijera! 

Parecía una broma de mal gusto, pero estos carteles estaban pegados en las paredes del Distrito Este, sobre el suelo, bajo tierra e incluso en las Fosas. Y era absolutamente cierto que este risible grupo era el equipo de guardia personal del Distrito Este. 

Por otra parte, el nombre "Equipo de Guardia" era sólo eso: un nombre. Los miembros también hacían recados para los ejecutivos, hacían trabajos extraños y a veces mantenían un equilibrio de poder contra las organizaciones enemigas. Eran más exactamente los mercenarios personales del Distrito Este. 

A veces, incluso hacían el trabajo sucio como un asesinato. Pero los ejecutivos del Distrito Este eran conocidos por ser moderados, y a Jun nunca se le habían dado tales órdenes. 

—Um... yo... lo siento, chicos. —Dijo, inclinándose una y otra vez. Pero los otros sonrieron. 

—No es como si esto nunca hubiera pasado. No te preocupes, Jun. 

Un hombre con una cresta le hizo un gesto para que levantara la cabeza. Un hombre apoyado contra la pared, un hombre guapo con sombras azules y piel marrón. 

—Aún así. Te llevó un tiempo llegar aquí después de que Zhang llamara. —El hombre español dijo en japonés fluido. El chino respondió, también en perfecto japonés. 

—Tienes razón. ¿Así que te quedaste dormida otra vez, Jun Sahara? 

—N-no... —Jun tartamudeó y se explicó. 

Había estado rodeada de siete matones, y había terminado abriéndose paso con sus dos motosierras, explicó. 

La mayoría de la gente se habría reído, pero ninguno de los miembros del equipo de guardia la rechazó. Para empezar, confiaban en que Jun fuera honesta sobre por qué llegaba tarde. Por otra parte, cosas así pasaban todo el tiempo en la isla artificial. 

—Tch. Debiste haber abierto uno y el resto se habría largado con la cola entre las patas —Zhang suspiró, pero Jun agitó vehementemente la cabeza. 

—¡¿Cómo podría?! ¡Las motosierras no son herramientas para matar gente! 

—Entonces, ¿las estás usando en defensa propia?... Supongo que estoy predicando a la persona equivocada, Sra. Jason. 

Insatisfecha con esta declaración también, Jun levantó la mano vacilante. 

—...Um...eso no es... 

—¿Qué? 

—Eek. 

Jun agachó la cabeza, casi lista para llorar. Fue entonces cuando el español, Carlos, se acercó silenciosamente por detrás de ella. 

Sacó una motosierra de la bolsa de Jun y se la puso en la mano. 

Luego puso su dedo sobre el gatillo y la obligó a arrancar el motor. 

Brrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrm. 

—Por una pelea justa. —Carlos se rió. Los ojos de Jun empezaron a brillar. 

Su actitud pasiva se disipó cuando se encontró con la mirada intimidante de Zhang. 

—¿Cómo pudo, Sr. Zhang? ¡Esa fue una comparación horrible! ¡Jason nunca usó una motosierra en la serie Viernes 13! ¡Es un caballero! 

—¿Estamos hablando del mismo tipo de caballero? 

—¡Es Cara de Cuero de la Masacre de Texas! ¡Él es el que tiene la motosierra! 

Conteniendo a Zhang a punta de motosierra, se enfureció apasionadamente por su trivial error. 

—¡De todos modos! Considero que las motosierras son mi familia. Por favor, no nos compares con un asesino en serie como él. 

—Dice la chica que tiene la melodía del asesino de la motosierra como tono de llamada. —Zhang señaló, pero Jun ni siquiera parpadeó. 

—¡Por favor! Las películas son películas, y yo soy yo. ¿No puede distinguir entre ficción y realidad, Sr. Zhang? 

—Estoy empezando a sentirme un poco molesto. —Zhang murmuró, e inmediatamente levantó sus puños. 

...y, sin dejarse intimidar por el zumbido de la motosierra, la agarró por la barra guía en medio. 

—Ah. 

Para cuando Jun gritó, ya era demasiado tarde. Zhang había retirado la motosierra con fuerza. 

El dedo de Jun dejó el gatillo, y la cadena comenzó a desacelerarse. Y como en el momento justo, el brillo en el ojo de Jun se hizo más tenue. 

—Umm... Lo siento mucho, Sr. Zhang... Yo... Yo... Yo no quería sostener una motosierra en... 

—Maldita sea... —Zhang suspiró mientras Jun volvía a ser tímida. 

Mientras tanto, Carlos, el causante de la conmoción, aullaba de risa. 

Luego cambió de tema. 

—De todos modos, eso fue un poco duro, Sr. Zhang. Mordisqueando a un superior por teléfono. Incluso gritándole. 

—Cállate, Carlos. ¿Y qué pasa con las sombras? 

Carlos extendió sus brazos dramáticamente y agitó la cabeza. 

—Ah, ya veo. Ya veo. Usted no sabe nada, Sr. Zhang. ¿Estas sombras mías? Son el mismo modelo que el que usa la Srta. Kelly de Buruburu Airwaves. 

Buruburu Airwaves era la única estación de radio pirata de la ciudad, oficialmente conocida como Sōsei Airwaves. Una mujer llamada Kelly Yatsufusa dirigía la estación mientras corría sola por la isla en su furgoneta azul celeste. 

—No venden este modelo en la isla, así que tuve que pedirle personalmente al Yamato que lo trajera desde el continente. Puede que trabaje en un lugar como éste, pero aún así quiero verme bien. 

—¿Qué importa eso, imbécil? Un español como tú se ve mejor en la cárcel haciendo capoeira. 

—¿Capoeira? Eso es de Brasil. Creo que te verás mejor que yo en la cárcel, esposado y haciendo kung-fu. 

Jun miraba desde lejos, como argumentaban los hombres. Luego se volvió hacia una mujer subordinada. 

—Um.... ¿está el Sr. Zhang molesto por algo hoy? 

—Sí, un poco. 

Tan inusual como las otras, la mujer llevaba un bikini estilo bondage y un par de jeans. Miró dudosamente a Zhang. 

—Umm... ¿es culpa mía? 

—En realidad Jun, no eres la única que llega tarde hoy —La mujer respondió tranquilamente, sin contestar a la pregunta de Jun—. La mitad del equipo de guardias llega tarde, incluyéndote a ti, la líder. Quiero decir, eso es bastante normal por aquí, pero en realidad nos estamos perdiendo el VIP. 

—Oh... 

Jun miró a su alrededor. 

Si tuvo que renunciar a su día libre y salir a trabajar, debe haber un trabajo especialmente importante hoy que empequeñecía cualquier misión que tuviera antes. 

Normalmente, su trabajo era vigilar al líder de la organización que controlaba el Distrito Este. Y como se suponía que iba a haber una reunión con el Distrito Oeste hoy, era un hecho que estaría en alerta todo el día. 

—¿Eh? 

Jun miró a su alrededor. Una y otra vez. 

La mayor parte del Equipo de Guardias estaba presente, y los pocos ausentes habían sido suspendidos de sus funciones antes porque causaban problemas. 

Pero faltaba alguien muy importante. 

El hombre al que se suponía que el equipo de guardias estaba vigilando. 

—Olvida esta mierda. Jun. Llámalo. — dijo Zhang mientras se acercaba a Jun, rompiendo finalmente su el contacto visual con Carlos. 

Los demás en la habitación se esforzaban mucho por evitar el contacto visual, sin querer despertar al león dormido. 

Jun sacó su teléfono del bolsillo de su pecho y miró hacia arriba. 

—¿No trató de llamarlo, Sr. Zhang? 

—...Mi número está bloqueado. Y no contesta cuando llamamos desde la oficina. —Gruñó, haciendo una mueca. 

Jun suspiró cansada, buscó el número bajo el nombre de "Jefe" y presionó el botón de llamada. 

Es comprensible que no haya instalaciones públicas en la isla artificial. Pero las antenas que se instalaron durante la construcción seguían activas, lo que significaba que los teléfonos eran completamente utilizables. Las antenas eran modelos relativamente nuevos que podían incluso hacer frente al aumento del tráfico, por lo que con el equipo adecuado era posible incluso utilizar Internet o datos en teléfonos móviles. 

Varios tonos más tarde, una voz masculina dormida vino del otro extremo. 

<Yawn... ¿Hola? > 

La idea de haberlo escuchado así dejó a Jun avergonzada. Se suponía que los amigos se parecían entre sí, pero ¿había actuado realmente de la misma manera que su propio empleador? 

—Umm... um... hola. Soy Sahara. 

<¡Ah! ¡Si es la pequeña Jun!> 

La voz pareció despertarse instantáneamente, revelando rápidamente un acento que era muy difícil de colocar. 

La voz del teléfono era increíblemente enérgica. Eso la hizo sonar como de un hombre de unos veinte años. 

—Um... buenos días, señor. 

<Bueno, bueno, bueno. ¿Quién hubiera pensado que me llamaría, Grandeur Ratzfend Zorba Gitarin Santamaría Masamune, al amanecer? La Dama de la Suerte estará conmigo todo el día, ya lo siento. > 

Jun ni siquiera pestañeó ante ese nombre tan largo. 

—...¿Se ha cambiado el nombre otra vez, señor? 

<Sí. Sí. Hasta ayer, era conocido como Sturgeon Lyrefit Nuzo Ferdonaldo Gitarin da Rakchart Sasha Murasame. Pero eso me dio pesadillas por alguna razón, así que pensé en cambiar las cosas. Llámame como quieras.> 

—"Jefe", entonces. Um.... tenemos una reunión con un ejecutivo del Distrito Oeste hoy... 

El Distrito Este estaba dirigido por una mafia financiada por el extranjero. Pero no pertenecía directamente a organizaciones como la mafia siciliana o los sindicatos sudamericanos; esta organización era una inusual que recibía fondos de muchos países diferentes. Incluso los países y pueblos de la oposición invirtieron en este grupo, y se les devolvió el dinero ganado por personas de otro país. Normalmente, eso era impensable, pero había gente excéntrica en todos los países y grupos. Siempre había gente abandonada por la corriente dominante o atada más al beneficio personal que al nacionalismo o la religión. Pero también es cierto que la mayoría de estos grupos no tienen un gran poder. Incluso con la lucrativa fuente de ingresos conocida como el Puente Etsusa, estos grupos no eran lo suficientemente poderosos como para apoderarse de un distrito entero por sí solos. 

Fue entonces cuando estos grupos de todo el mundo llegaron a un acuerdo tácito y se unieron para reclamar la isla, que fue el origen de la mafia multinacional que supervisaba el Distrito Este. 

Los grupos de inversión de los diferentes países (junto con, naturalmente, Jun y los demás) no tenían idea exacta de qué tipo de grupos ni de qué países estaban apoyando al Distrito Este. Sólo querían sacar provecho de sus inversiones, no se preocupaban por los otros que financiaban el distrito. 

El grupo que dirigía el Distrito Este era, esencialmente, como una corporación. No poseía la mística de otros sindicatos del mundo o del Distrito Oeste con su mafia china, pero en la actualidad no hay movimientos particularmente notables contra los inversores del Distrito Este. Incluso si un inversionista en un país fuera destruido, el liderazgo del Distrito Este sobreviviría mientras otros continuaran invirtiendo. 

Y tratar de destruir el Distrito Este en sí mismo era una forma segura de despertar el antagonismo internacional. Aunque los rumores decían que la organización detrás del Distrito Este era bastante pequeña, era imposible saber los detalles. 

El grupo del Distrito Este también presentaba beneficios a otros sindicatos. La principal fuente de ingresos era el lavado de dinero, es decir, "lavar" el dinero sucio y devolverlo al propietario para obtener una ganancia. El sistema también estaba abierto a la utilización de otros sindicatos, atrayendo también a muchos clientes de Japón continental. Desde organizaciones criminales hasta instituciones financieras ilegales, políticos, hombres de negocios y grupos religiosos, todo tipo de personas vinieron a que les lavaran el dinero. 

Aun así, el Distrito Este elegía a sus clientes. Después de todo, trabajar para algo así como una organización terrorista a gran escala convertiría a toda la isla en un enemigo de Japón. 

Era el trabajo de los que supervisaban este distrito crear los beneficios suficientes para las organizaciones secretas de todo el mundo para que la presencia del grupo nunca saliera a la superficie. 

Y el hombre que dirigía el grupo -el hombre que supuestamente negoció en persona con las muchas organizaciones de todo el mundo para que apoyaran la creación de una fundación para la "corporación"- era el hombre que Jun Sahara y los demás llamaban jefe. 

El hombre cambiaba constantemente su nombre. Incluso en el Distrito Este, muy pocos sabían cómo se llamaba en realidad. 

Era lo mismo con el equipo de guardias que protegía su vida. Cada vez que se quejaban de no saber su nombre, él respondía que eran libres de llamarlo como quisieran. 

Su nacionalidad y edad eran desconocidas, pero en todos los demás asuntos el hombre era despreocupado, y era muy apreciado por los demás en su organización. 

Aunque era un hombre sospechoso con muchos secretos, al menos parecía poseer el carisma que se requiere del liderazgo. 

Por eso, entre los miembros del equipo de guardias, a su empleador se le llamaba simplemente "jefe". 

<¡No es bueno! Tuve que ocuparme de muchas cosas anoche. Lo siento por eso.> Dijo después de una breve pausa, quizás porque tenía que mirar un reloj. 

—Por favor, jefe... —Jun suplicó inútilmente. Zhang cogió su teléfono. 

—Hola. Jefe. 

El hombre al otro lado de la línea cambió de marcha al instante. 

<¡Ugh! ...Yawn.... ¿quién si no...? 

—No hagas esa mierda. Imbécil. 

<¿Y quién podría ser usted? Soy el guitarrista viajero, Ando Banderas. Tú, amigo mío, pareces tener el número equivocado.> 

—Cierra el pico. 

Al notar el silencio de su empleador, Zhang continuó. 

—Muy bien, jefe. Esas mierdas del Distrito Oeste van a sentar sus culos en diez minutos. Minutos. Entonces, ¿por qué diablos estás tan calmado? 

Zhang no sólo regañó libremente a Jun -su superior-, sino que también ofreció la misma cortesía a su empleador. 

<¿Diez minutos? Hmm.... entonces tengo quince minutos más para dormir un poco.> 

—Comprueba tus matemáticas, maldita sea. —Contestó Zhang, deteniendo el movimiento de su sien. Su vocabulario ya estaba lejos de la calma. 

<Creo que estaremos bien. Yili esperará otros treinta minutos...> 

—A la mierda, jefe. Trae tu trasero aquí de inmediato, o te golpearé hasta matarte y te escabecharé los intestinos. 

<No sé por qué, pero de repente siento que necesito ir allí inmediatamente. > 

Cinco minutos después, el jefe llegó con una hermosa mujer en cada brazo. 

Tenía piel marrón pero rasgos japoneses. También había algo caucásico en sus ojos. 

El jefe parecía tener entre 20 y 30 años, pero debido a su ambigua etnicidad era difícil saber cuántos años tenía realmente. 

—Gracias de nuevo, señoritas. ¿Más diversión esta noche? —Dijo, despidiendo a las dos mujeres. 

Eran una caucásica y una del sudeste asiático respectivamente, y siempre estaban al lado del jefe. Mientras se iban, sonreían y saludaban incluso a los miembros del Equipo de Guardia. Carlos les devolvió el saludo afectuosamente y Jun miró incómodamente desde un lado. 

A primera vista parecía una tontería, la forma en que el jefe traía a las mujeres a su lugar de trabajo. Pero Jun había notado hace mucho tiempo que, hasta el momento en que el jefe estaba a salvo bajo la vigilancia del Equipo de Guardia, las mujeres sonreían con sus labios y observaban sus alrededores con sus ojos. 

Las mujeres eran probablemente las guardaespaldas del jefe antes de que llegara al equipo de guardia, y también eran sus escudos humanos. El jefe nunca lo había dicho, pero Jun y los otros miembros del equipo de la guardia -incluso Carlos, con su coqueta sacudida- se habían dado cuenta de su papel. 

En otras palabras, si todos lo supieran, no habría necesidad de preguntas o respuestas. 

Cada vez que veía a las mujeres desaparecer con pasos seguros, Jun se acordaba del tipo de lugar que era la isla, y de lo peligroso que era el lugar en el que se había metido. 

Sin embargo, no tenía intención de huir de ese mundo. 

Siendo tan torpe en su vida, no sabía si podía elegir otra forma de vida. 

Jun no podía pensar en un lugar de trabajo donde pudiera mezclarse más que en el Equipo de Guardia. 

Sólo tenía un deseo. 

Para permanecer en la isla. 

Y velar tranquilamente por su futuro. 

Por esa simple razón, ella volvió a entrar en la oscuridad ese día. 



◁ ▶︎ 



Hace diez años. 

Jun Sahara llegó por primera vez a la isla cuando tenía ocho años. 

La isla era sólo un cimiento en ese momento; se estaban planificando todo tipo de edificios e instalaciones subterráneas para su futuro. 

Su padre era el director de construcción del corazón de la isla, una pieza de tecnología de vanguardia, la parte que controlaba la altura de la inmensa isla flotante según las mareas. 

Había perdido a su esposa muy pronto, y crió solo a su hija. Y ese día, debido a que su hija mencionó que quería ver el lugar donde él trabajaba, recibió permiso oficial y la trajo al lugar. 

Desde que era joven, Jun tenía un hábito inusual. Cuando estaba expuesta al sonido de motores, se volvía muy tranquila o muy animada. 

Su padre asumió y decidió: "Debe ser porque tu madre se puso de parto cuando estaba en un camión". Jun llegó a pensar lo mismo. 

Pero, de nuevo, el padre de Jun a menudo trabajaba en lugares llenos del estruendo de máquinas y motores. Quizás, al pasar tanto tiempo en tales ambientes, la joven Jun había sido influenciada de alguna manera. Pero no había forma de saberlo con seguridad en ese momento, y a la propia Jun tampoco le importaba. 

Para la niña que escuchaba los cacofónicos rugidos de una canción de cuna, su padre -el hombre que controlaba esos ruidos- era un sujeto de admiración y alguien con quien podía sentirse en completa paz. 

Después de todo, fue por instrucciones de su padre que innumerables motores cantaron para hacer carreteras y edificios, pieza por pieza, creando un mundo para la niña. 

Le encantaba ver ese proceso, así que había rogado para llegar al sitio ese día. Pero el sonido de los motores a su alrededor la complació tanto que terminó a la deriva en el país de los sueños en el lecho de la camioneta. 

Sólo volvió a la realidad porque el ruido de los motores se detuvo. 

¿Qué pasó? 

Abriendo los ojos con una simple pregunta en mente, se encontró atrapada por el malestar. 

Los sonidos que llenaban la isla -el estruendo de los vehículos y herramientas de construcción, y los ruidos que iban y venían por la isla con toda la facilidad de un hombre en su propia sala de estar- parecían haber desaparecido por completo. 

Lo que reemplazó a los motores fue el sonido de los gritos. 

No eran gritos de peligro, pero la niña podía ver claramente que algo terrible debía haber ocurrido. 

¿Dónde está papá? ¿Por qué se detuvieron los motores? 

La chica siempre había pensado que su padre era el que controlaba todos los motores. Así que en el momento en que los motores se apagaron, algo espantoso se apoderó de ella. 

—Papá... 

Casi llorando, miró alrededor del camión. Pero su padre no estaba en ninguna parte. 

Pero pudo ver que la gente en el lugar miraba en la misma dirección. 

La entrada del vehículo que conducía al subsuelo era una boca abierta en una esquina del área sobre el suelo. Los ojos preocupados de los trabajadores estaban fijos en la abertura, y varios gritaban mientras saltaban dentro. 

—Papá... 

Estaba medio dormida mientras corría hacia la entrada. 

Su padre estaba allí, ella estaba segura. 

El silencio absoluto la asustaba. 

Las brillantes lámparas halógenas, junto con las bombillas que colgaban de puntos del techo, proyectan luces anaranjadas sobre las paredes de hormigón. 

Deslizándose entre los brazos de los trabajadores mientras trataban de contenerla, la niña corrió hacia el centro de los gritos y los murmullos. Y cuando su línea de visión se abrió repentinamente, llegó a un área más grande del subsuelo. 

Ahí vio... 

Un enorme motor que llenaba su línea de visión, vibrando lo suficiente como para poder medir su velocidad sólo con los ojos. 

Más tarde, se le dijo que el "motor" era sólo una parte del mecanismo utilizado para subir y bajar la isla y no un verdadero motor, pero no tenía forma de saberlo, y en ese momento estaba completamente abrumada por su tamaño. 

Al momento siguiente, alguien la empujó a sus brazos. Era un adulto que ella nunca había visto antes, y su traje no encajaba bien con el resto de la tripulación. 

—Es peligroso aquí. Por aquí, ahora... —Dijo, su voz temblando. Ella también habló con voz temblorosa. 

—¿Dónde está... dónde está papá? 

Como en el momento justo, el motor se estremeció. Thud. 

Los ojos de Jun se fijaron en el motor, y el hombre del traje cubrió sus ojos con la palma de su mano. 

—¡No mires! 

Con Jun en brazos, el hombre corrió por encima del suelo. 

Pero lo vio. 

En los brazos del hombre que corría, recordó la imagen grabada en sus ojos. 

El casco de seguridad de su padre, rodando cerca del ruido sordo del motor. 

Y el asqueroso rocío de rojo en el casco. 

Oh, lo entiendo. 

¿Cuándo había empezado a pensar así? 

Papá debe estar moviendo ese gran motor. 

Quizás fue en el momento en que vio el casco, o después de que entendió el hecho de la muerte de su padre. O tal vez fue muy recientemente. 

Papá se convirtió en uno con los motores que tanto amaba. Así que ahora está con el motor grande para siempre. 

Ella sabía que todo era sólo una fantasía. 

Pero se sentía como si, si ella no pensara al menos de esa manera, su corazón sería tragado por ese enorme motor. 

Un año después, regresó a la isla. 

Sin parientes que la cuidaran, fue trasladada de un centro a otro. 

Pero cuando se enteró de que la construcción en la isla había sido detenida, antes de que se diera cuenta, estaba trepando por encima de la valla de "no entrada" y cruzando el largo puente y mirando hacia el claro cielo azul desde el centro de la isla. 

No importaba cuánto tiempo esperara, los motores ya no sonarían. 

La entrada subterránea que conducía al gran motor -su padre- había sido sellada, las barricadas demasiado fuertes para que un niño pudiera atravesarlas solo. 

Bajo el interminable cielo azul, parecía que otros también habían llegado a la isla. Podía verlos caminando por ahí. Pero ella no se acercó a ellos. Porque sabía que, aunque fuera con alguien, el sonido de los motores nunca volvería a la isla. 

Así que empezó a caminar. Para encender los motores ella misma. Para traer de vuelta ese viejo sonido a la isla. 

Papá estaba deseando terminar la isla. Trabajó duro. Trabajó tan duro. Así que el ruido no puede parar. Tengo que empezar de nuevo, tengo que... 

Ella sabía que estaba luchando en vano. Pero la niña continuó moviéndose en busca de una respuesta -cualquier respuesta- que la satisficiera. 

¿Había algún motor que pudiera arrancar ella misma? 

Después de vagar hasta el final del día con las piernas rígidas, finalmente encontró algo. 

Había sido olvidado en un rincón de la obra. 

-...una motosierra con una hoja oxidada. 

Cuidadosa de mantener la cadena alejada de sí misma, la niña luchó durante varios minutos tratando de devolver el giro a la motosierra. 

Empujó y tiró, pero el motor se negó a moverse. Se le ocurrió que la motosierra podría estar sin combustible, y cuando lo comprobó no había ni una gota de combustible en el tanque. 

Pero no se rindió. Una y otra vez la chica intentó apretar botones por todas partes. 

Sus esfuerzos finalmente dieron sus frutos en el momento en que bajó la barra de seguridad y tiró del interruptor. 

Brrrrrrrrrrrrrrrrrrm. 

El dueño anterior no había terminado el combustible, al parecer. Lo poco que se aferraba al carburador se encendió, enviando silenciosos retumbos al aire a su alrededor. 

¡Lo hice! 

Sabía que eso no significaba nada, pero la niña estaba sobre todo contenta de que el sonido de un motor hubiera regresado a la isla. 

Así que se deleitó en el sonido con todo su cuerpo. 

Pero el combustible que quedaba se consumía rápidamente. El rugido del motor se hizo más y más silencioso, a punto de apagarse por completo. 

—Ah... 

Jun se encontró extendiendo la mano. Alguien le agarró la mano. 

—¡Eeek! 

Con un grito intentó quitarse de encima al desconocido, pero una suave voz se le acercó desde arriba. 

—¿Estás bien? No creo que esto sea un juguete para niños. 

Un joven de etnia ambigua le sonrió. 

Tan inocente era su sonrisa que Jun olvidó incluso sus gritos y se calmó. 

La velocidad de la motosierra era la más baja y la cadena vibraba sin destino. El giro se había ralentizado aún más que cuando Jun llegó, probablemente se detendría si alguien presionaba la cadena contra el suelo. 

Pero esa vibración también se volvió más y más débil. 

Y con un último gemido, se detuvo. 

Era como ver a un hombre en su agonía. 

Notando la muerte del motor, el joven soltó la mano de Jun. 

—Hola. Vine cuando oí el motor. Pero mi corazón casi empieza a revolotear ahora mismo, viendo a una niña jugando con una motosierra —Dijo jovialmente. Jun lentamente habló. 

—Um... ¿qué estás haciendo aquí? 

El hombre era claramente sospechoso, pero tal vez era un trabajador de la construcción aquí para empezar las cosas de nuevo. Con esa esperanza, ella lo miró seriamente. 

—¿Yo? Bien.... Veamos... 

Después de pensarlo un momento, el hombre miró la motosierra a sus pies y guiñó el ojo. 

Con la respuesta que la niña más quería escuchar. 

—He venido a reiniciar el motor de esta isla.













No hay comentarios.:

Publicar un comentario