Poison Genius Consort Capítulos 181-190

CAPÍTULO 181:

IDENTIDAD, ASÍ QUE ERA ÉL


¿Se quedaría quieta sólo porque le dijeron que lo hiciera?

A Han Yunxi no le importó nada y siguió adelante. En respuesta, el hombre enmascarado se acercó en un instante, impidiendo que escapara mientras le agarraba el hombro y le bajaba la máscara.

Tan pronto como vio la pequeña cara de Han Yunxi, el hombre enmascarado sonrió.

—Alguien con tan grandes habilidades que puede oler el polvo venenoso desde tan lejos, y aquí tu señor se preguntaba quién era. ¡Así que eras tú!

—¡Déjame ir! —Han Yunxi luchó, agarrando su brazo en el proceso. El hombre enmascarado estaba de excelente humor y le permitió a la mujer luchar como quisiera.

—Ya que incluso Qin Wangfei vino, lo más probable es que el otro... —mientras el hombre enmascarado hablaba, se preparó para girar hacia Long Feiye, ¡pero al instante siguiente tenía el borde helado de una cuchilla presionando contra su cuello!

¡Era Long Feiye!

En realidad, todavía podía estar de pie. ¿Podría ser que no estuviera envenenado? ¿Cómo puede ser...


El hombre enmascarado fue tomado completamente por sorpresa, mientras que Han Yunxi se dio cuenta que Long Feiye no estaba realmente envenenado hacía mucho tiempo. La reacción de Han Yunxi fue rápida como un rayo. Aprovechando la distracción momentánea del hombre enmascarado, le rompió la máscara de colmillos y ágilmente la hizo a un lado. Han Yunxi estaba extremadamente agitada, pero vio que la cara debajo de la máscara pertenecía a un hombre impresionantemente guapo. Los profundos contornos de sus rasgos faciales parecían tallados por los mismos Cielos. Emitía un aire de salvaje arrogancia, un monarca que se consideraba a sí mismo incomparable ante el mundo. En la esquina de la ceja sobre su ojo derecho había un piercing rojo sangre. Estaba cubierta por una parte de su cabello, lo que le dificultaba ver el diseño del tótem [1]. En general, era un hombre misterioso e ingobernable.

Sin hacer nada, su cara era suficiente para hacer temblar de miedo a una persona. El corazón de Han Yunxi ya latía con fuerza, pero se aceleró al ver esta cara.

A pesar de que la espada de Long Feiye descansaba en su hombro, el hombre enmascarado no le prestó ninguna atención. Entrecerró los ojos y miró fríamente a Han Yunxi, que estaba agarrando la máscara con colmillos mientras ella sentía que la intención asesina se elevaba en todas direcciones. Inconscientemente, retrocedió dos pasos.

—¡Han Yunxi, muy bien! —la voz del hombre enmascarado se llenó de tonos amenazantes mientras ignoraba completamente a Long Feiye.

Han Yunxi se mostró temerosa en su corazón, pero detestaba este tipo de amenaza. No queriendo ser superada, le respondió: 

—Ni siquiera pudiste notar que él no estaba envenenado. ¡Mejor que te retires pronto del mundo de las artes venenosas!

El hombre enmascarado apretó sus puños hasta que sus articulaciones crujieron, mientras que Long Feiye giró lentamente alrededor del hombre con su cuchilla presionada en su cuello hasta que estuvieron parados cara a cara. Inesperadamente, antes de que Long Feiye pudiera ver su cara, el hombre enmascarado comenzó a expulsar un humo blanco a su alrededor.

—¡Cuidado con el veneno! —Han Yunxi advirtió. 

Long Feiye evadió instantáneamente para aterrizar a su lado y protegerla. En el mismo instante, el hombre enmascarado se desvaneció, dejando una mancha de sangre negruzca en su espada. Long Feiye lo hirió gravemente, pero al final aun así escapó. Han Yunxi expulsó un largo suspiro. Eso estuvo muy cerca. Si Long Feiye no hubiera pretendido estar envenenado, ella hubiera sido una molestia esta noche sin importar lo rápido que se moviera.

—¿Recuerdas su cara? —Long Feiye preguntó inmediatamente.

Naturalmente podía recordar una cara tan evocadora como esa.

—Hay un piercing en la ceja sobre su ojo derecho, de color rojo sangre. Parecía un tótem —respondió Han Yunxi con prisa. Un piercing tan distintivo tenía que ser raro.

Como era de esperar, sus palabras provocaron una risa fría en Long Feiye. 

—¡Así que era él!

—¿Quién? ¿Una persona de Northern Li? —Han Yunxi estaba súper curiosa.

—El Duque de Kang de Northern Li [2], Jun Yixie [3] —Long Feiye pronunció palabra por palabra. De todas las personas de los tres países, Jun Yixie era el único hombre que tomaría en consideración seriamente.

¡Quién iba a saber que realmente era él!

Jun Yixie era un nombre desconocido para Han Yunxi, pero sabía del Duque de Kang de Northern Li. El Duque de Kang, el Duque de Qin de Tianning, y el Príncipe Heredero Ye de Zhou Occidental eran tres nombres muy conocidos en el continente del Reino de las Nubes. ¡Todos sabían que el Duque de Kang era déspota, el Duque de Qin helado, y el Príncipe Heredero Ye despiadado!

Han Yunxi ya había visto al Príncipe Heredero de Zhou Occidental, Ye Duanmu Baiye, antes. Era el hermano mayor biológico de la princesa Rongle. Aunque no había dejado una buena impresión, este Duque de Kang tenía un aire malvado y tiránico que se grabó profundamente en sus recuerdos. ¡Y eso fue dejando de lado sus habilidades con el veneno!

A diferencia de Long Feiye y el Príncipe Heredero Ye, el Duque de Kang de Northern Li no era un descendiente directo de la línea imperial, sino el hijo adoptivo del emperador de Northern Li. A pesar de eso, su posición era mucho más alta que la de cualquier hijo imperial. ¡Era un hombre que podía levantar la mano y bloquear los Cielos, dar la vuelta a la mano y perturbar las lluvias!

Aunque no lo capturaron, tampoco vinieron en vano. Ahora que conocían la identidad del otro bando, al menos podían protegerse de él. Finalmente, el tema de los agentes secretos envenenadores salió a la luz. Observando la mirada helada de Long Feiye, Han Yunxi pensó, Long Feiye definitivamente no dejará pasar esto tan fácilmente.

Long Feiye limpió las manchas de sangre de su espada y envainó la hoja. Estaba a punto de sacar las agujas que tenía en el dorso de su mano cuando Han Yunxi lo detuvo rápidamente. 

—¡No las toques, déjame hacerlo!

Sacó un pañuelo y lo envolvió cuidadosamente alrededor de las agujas envenenadas antes de arrancarlas lentamente. El polvo venenoso de estas agujas afectaba a la víctima tan pronto como se producía un contacto imprudente. En el proceso de recuperación de las agujas, descubrió la verdad: la manga de Long Feiye escondía una capa protectora que atrapó las agujas en lugar de su piel.

—Eres muy inteligente, fingiendo estar envenenado —Han Yunxi tenía que elogiarlo. 

Si no fuera por el sistema de desintoxicación, tampoco habría sido capaz de decirlo. Reflexionando sobre ello, de repente se echó a reír.

—¿De qué te ríes? —Long Feiye preguntó fríamente.

—El Duque de Kang debe estarse devanándose los sesos tratando de averiguar cómo supe que no estabas envenenado.

Justo cuando Han Yunxi estaba riéndose, Long Feiye habló. 

—Él vendrá de nuevo por ti.

Abruptamente, Han Yunxi dejó de sonreír cuando la imagen de los peligrosos ojos del Duque de Kang se elevó en su mente. Inmediatamente, un escalofrío corrió por su espalda. Como la culpable que le quitó la máscara, ella... realmente estaba en peligro.

Al ver la cara cenicienta de Han Yunxi, Long Feiye se divirtió mucho al preguntar, 

—¿Asustada?

La expresión de Han Yunxi se volvió inmediatamente piadosa y devota. Sus ojos se encendieron cuando miró con pesar a Long Feiye. 

—Con Su Alteza aquí, Chenqie no le teme a nada.

En realidad, estaba fingiendo ser patética. Era un lacayo tratando de ganarse un favor, ¿de acuerdo?

Long Feiye es un hombre que odia a las mujeres que cambian sus emociones y fingen estar indefensas. A pesar de eso, no encontró a Han Yunxi molesta. Las comisuras de su boca se movieron como si quisiera hablar, pero al final no dijo nada. En cambio, evitó su mirada y caminó hacia el estanque envenenado.

Bien, Han Yunxi estaba acostumbrada al tipo que no cedía ante nada. Aflojó sus hombros y lo siguió. En cualquier caso, ella y Long Feiye estaban en el mismo barco. Si la secuestraban de nuevo, tampoco sería bueno para él. Esto podría ser considerado su " respaldo", ¿verdad?



------



El estanque envenenado tenía dimensiones modestas, y el agua misma era muy poco profunda. Pero el estanque estaba lleno de suficientes plantas para hacer que Long Feiye y Han Yunxi fruncieran el ceño, con sus expresiones ansiosas. Este era su mayor problema. Cuando estaban lejos, el sistema de desintoxicación de Han Yunxi ya había disparado fuertes alarmas, probando la alta toxicidad de esta zona de alta densidad de veneno. Pero aún necesitaba hacer una investigación detallada para determinar los detalles de la situación. Aunque no sabía qué tipo de venenos eran, y mucho menos dónde se originaban y cuán potentes eran, el sistema de desintoxicación aún podía descifrar las cosas y analizarlas.

Una vez que lo hizo, Han Yunxi recibió un shock.

—Hay una especie de veneno hipertóxico desconocido dentro del estanque. Estas plantas todavía poseen niveles muy débiles de toxicidad, no son suficientes para envenenar a nadie —dijo suavemente.

Aunque Long Feiye sabía que las habilidades de envenenamiento de Han Yunxi eran formidables, se mostró curioso con sus palabras. 

—¿Cómo lo supiste?

—Huele. Mi nariz es muy sensible a los venenos —sonrió Han Yunxi. Incluso ella sentía que esta excusa era demasiado absurda, pero nadie podía cuestionar sus palabras cuando hablaba de esta manera.

Los ojos de Long Feiye parpadearon con duda, aunque no siguió la pista hasta el final. 

—En otras palabras, ¿el Duque de Kang no tiene ningún nuevo tipo de veneno disponible todavía?

—No debería tener. Estas plantas todavía necesitan un largo período de cultivo.

Han Yunxi se sintió afortunada de descubrir el lugar pronto. El sistema de desintoxicación le había estado advirtiendo sobre el veneno en el estanque, pero estas plantas apenas eran tóxicas y desarrollaban el veneno en sus primeras etapas. Para decirlo específicamente, todas estas plantas eran medicinales no tóxicas que fueron plantadas en el estanque venenoso. El veneno y la medicina estaban en proceso de reaccionar entre sí y gradualmente se convertían en nuevos venenos. Aunque el veneno en el estanque era uniforme en todas partes, cada una de las plantas medicinales tenía una propiedad médica diferente. Como resultado, los venenos que producirían al final también serían completamente diferentes.

Aunque habían descubierto todo esto a tiempo, Han Yunxi todavía temblaba al ver las plantas en el agua. Cada planta era diferente, por lo que si alguna vez crecían hasta la madurez, ¡serían innumerables nuevos venenos!

En medio de su miedo, Han Yunxi arrancó parte de una planta para estudiarla. Era un pensamiento aterrador si estos nuevos venenos caían en las manos de alguien más, ¿pero qué pasaría si caían en las suyas? Entonces sería la otra parte la que viviría aterrorizada. Pensando hasta aquí, los inteligentes y astutos ojos de Han Yunxi lentamente se concentraron.

¡Ella sabía cómo resolver este problema!

Mientras su sistema de desintoxicación tuviera un registro de un veneno, podría fraccionarlo en partes incluso sin usar ingredientes medicinales. Además, podía crear una fórmula del antídoto a partir de los resultados. Si su sistema de desintoxicación no tenía un registro, entonces sería imposible encontrar un tratamiento.

Sin embargo, recordó que su sistema de desintoxicación todavía tenía una característica que estaba en desarrollo. Esa era su capacidad de análisis intelectual. Mientras le diera suficientes toxinas en bruto y sin procesar para ser analizadas, el sistema de desintoxicación podría dividir los materiales por varios atributos y crear nuevos venenos. ¡El estanque y las plantas inmaduras que tenía delante de ella ahora podían ser consideradas como toxinas en bruto y sin procesar!

Mirando la superficie verde esmeralda del estanque, los labios de Han Yunxi dibujaron una sonrisa secreta. ¡Estaba decidida a reclamar estas materias primas! Aunque la cantidad era bastante grande, el espacio ilimitado de su sistema de desintoxicación podía contenerla. Sin embargo, se necesitaría una enorme cantidad de poder cerebral para que lograra la hazaña. Han Yunxi miró en secreto a Long Feiye, sólo para encontrar sus ojos mirándola al mismo tiempo.

—¿Hay alguna manera de destruir el veneno del estanque? —preguntó Long Feiye.

Cuatro palabras surgieron repentinamente en la mente de Han Yunxi: desperdicio de recursos naturales. Ella reflexionó sobre cómo absorber este estanque sin despertar las sospechas de Long Feiye. Y aun así, fue entonces cuando una voz severa se escuchó.

—¡Quién tiene el valor y la audacia de invadir el área restringida del bosque medicinal! ¿Quieres hacerte enemigo de todos en Ciudad Medicina?

Los guardias del área restringida finalmente llegaron. Han Yunxi rápidamente se puso la máscara y sonrió fríamente en su corazón. El Duque de Kang se confabuló con la familia Mu, pero una vez que se fue, naturalmente la familia Mu llamó a los guardias para atrapar a los ladrones. Pronto vio aparecer una oleada de guardias desde los bosques de los alrededores. ¡De las dos personas que lideraban la multitud, una era precisamente el viejo flaco que había acompañado al Duque de Kang antes!

—¡Adelante!

Long Feiye agarró a Han Yunxi y se preparó para marcharse. El estanque venenoso del área restringida era propiedad común de las tres grandes familias de Ciudad Medicina. Era un inconveniente para ellos meter sus manos en los asuntos de las tres familias, mucho más hacerse enemigos de Ciudad Medicina. En este momento, su única opción era escapar. Sin embargo, ¡Long Feiye apenas había saltado al cielo con Han Yunxi cuando flechas volaron hacia ellos por todos lados! Aunque el área restringida estaba fuertemente custodiada, no había necesidad de tantos arqueros. Este fue un movimiento obvio para contrarrestar a un experto de alto nivel como Long Feiye. De otra manera, ¿por qué tantos arqueros se esconderían aquí?

¡Abominable, el Duque de Kang debe haberlos instigado!



-----



1] Tótem (图腾) - tuteng, utilizado en la antigüedad como representación de un clan o sistema de creencias. 

[2] Duque de Kang (康王) - Kang significa "salud, bienestar".

[3] Jun Yixie (君亦邪) - Jun es un apellido que significa "monarca, soberano", Yi es "también", y Xie es "malvado, hereje, desastre". En otras palabras, su nombre puede leerse como "un monarca así como un malvado desastre".



Teaser Original del Capítulo:


Hombre Enmascarado: ¡Mujer, quédate ahí!

Long Feiye: ¡Mujer, haz lo que te digo!

Han Yunxi: Pfft.



Han Yunxi: Yo hago lo que quiero.

Long Feiye: ¡Por eso las cosas siempre se complican innecesariamente cuando estás involucrada!

Han Yunxi: ¡Quizás si me dices en qué andas la mitad del tiempo, podríamos trabajar juntos!

Long Feiye: ¿Por qué? No eres tú la que hace el trabajo.

Han Yunxi: Entonces, ¿por qué me trajiste?

Long Feiye: Tú fuiste la que insistió...

Han Yunxi: Bueno, tú fuiste quien le dijo a Chu Xifeng que...

Hombre Enmascarado: ¿Necesitan una habitación?

Long Feiye, Han Yunxi: ¡NO!

Long Feiye, Han Yunxi: ... ...

Long Feiye: Ella--

Han Yunxi: Él...

Long Feiye, Han Yunxi: --¡Empezó!

Hombre Enmascarado: *Mirada fija* Y me preguntan por qué soy soltero.





CAPÍTULO 182:

EXTRAÑEZA, ALMACENADO EN FORMA SEGURA


¡Schhaff!

Montones de flechas volaron en todas direcciones como la lluvia. Long Feiye sostuvo fuertemente a Han Yunxi en sus brazos mientras su figura destellaba como una sombra para moverse entre las armas. Era difícil escapar inmediatamente, pero también era difícil que flechas tan simples dañaran a Long Feiye. Si esto hubiera ocurrido antes, Han Yunxi se habría asustado, pero después de ver lo formidable que es este tipo, se había permitido relajarse desde hacía mucho tiempo. Cuidadosamente, sacó su cabeza de los abrazos de Long Feiye y miró el estanque envenenado que estaba debajo de ellos. Muy pronto, concentró toda su energía en mantener la concentración.

Cuando estaba en un estado hiper concentrado, podía sacar venenos de su sistema de desintoxicación. Siguiendo ese principio, también podía esconder venenos dentro de él. Sin embargo, la fuerza mental necesaria para dicha tarea consumía mucha más energía que para sacar cosas. Tan pronto como Han Yunxi accedió a una zona de concentración, olvidó todo el peligro que la rodeaba. Mientras que Long Feiye esquivaba y resistía las flechas, ella usó toda su fuerza en el estanque envenenado. Al final, perdió la conciencia de todo lo que sucedía a su alrededor, incluso los sonidos. Su mundo entero se redujo a nada más que el estanque venenoso...

Eventualmente, la lluvia de flechas se redujo. Long Feiye estaba a punto de arriesgarse y escapar cuando alguien gritó alarmado. 

—¡El estanque envenenado se ha ido! ¡Desapareció!

Long Feiye giró su cuerpo de lado para evitar otra flecha mientras miraba hacia abajo. Se sorprendió al ver que la gran masa de plantas medicinales desapareció por completo. No sólo eso, ¡incluso el agua del estanque se había desvanecido en su totalidad!

Este...

Debajo de él, el viejo flaco y todos los demás fueron presas del pánico. Long Feiye también estaba sorprendido, pero sólo dio una mirada superficial antes de escapar. No estaba claro cuánto tiempo los guardias permanecieron aturdidos. En cualquier caso, cuando Long Feiye salió del Bosque Medicinal, todavía estaba incrédulo sobre lo que había visto.

—¿Viste el estanque envenenado? —preguntó mientras liberaba a Han Yunxi. Fue entonces cuando descubrió que se había desmayado en sus brazos.

¿Cuándo se desmayó?

¿Fue porque estaba asustada?

Esta mujer no debería tener tan poca voluntad, ¿verdad?

Desconcertados, los ojos de Long Feiye brillaron con preocupación. Inmediatamente llevó a Han Yunxi con la familia Wang. Inesperadamente, Han Yunxi no despertó después de perder la conciencia. Wang Gong buscó por todas partes a los médicos de Ciudad Medicina, pero nadie pudo averiguar cuál era el problema. No había ninguna enfermedad, dolor o lesión, y su pulso parecía perfectamente normal, aunque un poco fatigado. Aun así, ni siquiera el agotamiento debería ser suficiente para dejarla inconsciente durante tantos días.

En cuanto a la posibilidad de estar envenenada, Long Feiye definitivamente no podía creer que esta mujer se quedara dormida por eso.

En estos días, las tres grandes familias de Ciudad Medicina celebraron varias reuniones secretas para hablar de los eventos en el área restringida del Bosque Medicinal. Esa noche, Long Feiye no vio mal. Las plantas y el agua del estanque venenoso realmente desaparecieron por completo. Cuando Wang Gong hizo un viaje personal para comprobarlo, confirmó los restos vacíos del estanque.

—Duque de Qin, este asunto... es realmente extraño —Wang Gong se alisó la barba mientras suspiraba repetidamente.

Como la familia Mu había coludido con el duque de Kang, tenían que saber que Long Feiye y Han Yunxi habían entrado en la zona restringida. Wang Gong no expuso los tratos del Clan Mu con el Duque de Kang y su uso indebido del estanque venenoso, mientras que el Clan Mu no estaba seguro de su relación con Long Feiye. Sólo podían decir que dos figuras enmascaradas entraron esa noche sin revelar las identidades de los invasores. Las tres grandes familias aumentaron la guardia del Bosque Medicinal. Aunque habían acordado investigar conjuntamente el incidente del estanque envenenado, no tenían ni una sola pista. Sólo el cielo sabe lo que sus investigaciones podrían arrojar.

—Es mejor que se haya ido en lugar de que su señoría piense en ideas para destruirlo. 

El estanque envenenado del área restringida era un tesoro de Ciudad Medicina, pero Long Feiye no mostró ninguna sutileza frente a Wang Gong, quien comprendió profundamente las peligrosas implicaciones. Si el estanque envenenado caía en manos del Duque de Kang, entonces un día el Clan Wang, así como toda Ciudad Medicina, estaría en peligro. Wang Gong asintió con la cabeza para estar de acuerdo con sus palabras.

—Hay algo raro en todo esto. Me temo que tendremos que reforzar a nuestros hombres y vigilar en secreto para evitar otro imprevisto —añadió seriamente Long Feiye.

Wang Gong asintió con la cabeza para mostrar que entendía. El estanque venenoso del área restringida estaba lleno de misterios. Hoy había desaparecido por completo, así que ¿quién sabe si reaparecerá por completo otro día? No podían pasar por alto la posibilidad.

Mientras hablaban, la voz de una sirvienta gritó alegremente desde el interior de una habitación. 

—¡Su Alteza Duque de Qin, Su Alteza Duque de Qin, estimada wangfei se despertó! ¡Está despierta!

Long Feiye se regocijó, levantándose abruptamente para irse. Aunque normalmente estaba tranquilo y sereno, esta vez su agradable sorpresa estaba escrita en su cara. Mientras miraba su apresurada espalda, Wang Gong no podía creer lo que veía. En realidad, ya estaba más allá de las expectativas para un hombre frío como el Duque de Qin llevar a Qin Wangfei en sus viajes.

Dentro de la habitación, Han Yunxi acababa de abrir los ojos. Su cabeza aún estaba aturdida y pesada, sus miembros débiles como si se hubiera desmayado. Sabía que tenía que dormir mucho tiempo para recuperarse, pero no estaba segura de cuánto tiempo había pasado.

¿Dónde está este lugar?

Estaba a punto de preguntarle a la sirvienta de al lado cuando una voz familiar habló. Aunque sonaba fría, había un signo obvio de sorpresa en su tono. 

—Han Yunxi, ¿finalmente estás despierta?

Desafortunadamente, la confundida Han Yunxi no captó su tono. Rápidamente, la hermosa cara de Long Feiye apareció ante sus ojos. Hizo retroceder las comisuras de su boca hasta hacerla sonreír, su cara pálida.

—Su Alteza, así que escapamos.

Long Feiye había dado grandes pasos para llegar aquí, pero ahora que llegó y vio a Han Yunxi en la cama, no estaba seguro de qué hacer a continuación. Sólo respondió con un "sí" antes de sentarse junto a la cama. La sirvienta inmediatamente sirvió agua caliente antes de ofrecérsela respetuosamente a Long Feiye. Él aceptó la copa, pero parecía un poco desorientado después.

—Su Alteza, estimada Wangfei no ha bebido agua durante días. Necesita beber agua tibia antes de comer. Su sirvienta irá a buscar un poco de caldo de mijo de inmediato —dijo la sirvienta antes de salir corriendo.

Ella tiene que beber agua...

Long Feiye no respondió, pero rápidamente ayudó a Han Yunxi a sentarse, así que ella se apoyó en él, antes de llevar el agua a sus labios. Sus movimientos eran desconocidos y sin práctica, como si fuera la primera vez que trataba a un paciente. Aún así, su brazo era firme y lleno de fuerza. La cabeza de Han Yunxi todavía estaba mareada y pesada. Después de dormir durante tantos días, tenía hambre y sed. Tan pronto como vio el agua caliente, ardió de impaciencia por beberla. Sus labios tocaron el líquido y comenzó a engullirlo, pero se atragantó después de sólo unos pocos sorbos. 

—Pfttt....cough, cough...

Su asfixia causó que escupiera un sorbo de agua en la mano de Long Feiye. Viendo esto, Han Yunxi inmediatamente cerró su boca, repentinamente se puso en alerta. A pesar de que su garganta quería toser, suprimió las ganas, su cara se puso muy blanca. Después de todo, el muy respetado Su Alteza Duque de Qin tenía una insana obsesión por la limpieza. ¡Era severamente misofóbico!

Inesperadamente, Long Feiye dejó la copa y apresuradamente hizo que Han Yunxi bajara su cabeza mientras le daba una palmada en la espalda. Se sentía infeliz mientras hablaba. 

—Usa tu fuerza para toser. ¿Qué haces deteniéndola? ¿Intentas matarte?

¿No le importó en absoluto?

Han Yunxi no pudo contenerse y tuvo un fuerte ataque de tos. Pasó mucho tiempo antes de que tosiera el agua atascada en su garganta. Una vez que sus conductos de aire estuvieron despejados, básicamente perdió toda su fuerza y quedó paralizada en los brazos de Long Feiye. Estaba extremadamente débil, mirando tímidamente a Long Feiye como una niña que había hecho algo malo. Estaba a punto de disculparse cuando Long Feiye la dejó descansar contra la cabecera y fue a lavarse las manos.

Las palabras de disculpa llegaron a sus labios antes de que Han Yunxi se las tragara.

No pudo ver la expresión de Long Feiye de frente, pero notó la frialdad en su perfil lateral, y cómo arrugó levemente sus cejas como si estuviera disgustado. Se lavó las manos durante mucho tiempo, concentrado y serio. En realidad, fue lo suficientemente bueno como para no alejarla en ese momento. Pero aun así, Han Yunxi tuvo una inexplicable sensación de decepción al ver a Long Feiye absorto en lavarse las manos.

Después de secarse las manos limpias, Long Feiye las miró para inspeccionarlas, su mirada complicada. De nuevo, vertió una taza de agua fresca y miró a Han Yunxi. 

—¿Bebes un poco más?

Han Yunxi sacudió la cabeza, sin querer beber en este momento.

—Bebe un poco más —dijo Long Feiye, preparándose para darle a beber al mismo tiempo que Han Yunxi extendía la mano para tomar la copa. Los dos se detuvieron antes de que Long Feiye rápidamente le diera la copa a Han Yunxi con un tono suave—. Nadie te la va a robar, así que bebe despacio.

—Oh —respondió Han Yunxi mientras bajaba la cabeza para sorber. Ambos permanecieron en silencio antes de que Han Yunxi siguiera hablando—. En ese momento... te ensucié, lo siento.

Long Feiye dijo 'sí' sin mencionar nada más.

Pero Han Yunxi parecía sentirse molesta sin razón alguna. Incluso ella sintió que esto era extraño. Siempre era clara y directa, natural y desenfrenada, pero ¿por qué siempre se sentía tan limitada ante este hombre? ¿Quizás tenía esperanzas y expectativas que no debería tener?

Fue entonces cuando Long Feiye la interrogó con su fría voz. 

—Estuviste inconsciente durante tres días y tres noches, ¿qué pasó? ¿Te asustaste hasta desmayarte?

El cambio de tema alivió los nervios de Han Yunxi mientras levantaba los ojos para fingir asombro. 

—¿Tres días y tres noches?

—¿Qué pasó? ¿Por qué te desmayaste? —Long Feiye preguntó de nuevo.

—Yo tampoco lo sé. Incluso tenía miedo de levantar la cabeza con todas esas flechas. De alguna manera, comencé a sentirme mal, y luego olvidé lo que pasó después —respondió Han Yunxi.

¿Insinuaba que la había sujetado demasiado fuerte y la había asfixiado hasta desmayarla? Long Feiye miró fijamente a Han Yunxi. 

—¿Eso es todo?

Honestamente, no era fácil mentir ante este tipo. Han Yunxi dudó y vaciló al respecto. 

—En realidad... en realidad, Chenqie empujó a Su Alteza muchas veces mientras me asfixiaba, pero Su Alteza estaba demasiado ocupado esquivando las flechas para darse cuenta. La fuerza del brazo de Su Alteza era demasiado grande para que Chenqie se apartara.

No hubo indirectas, esto lo acusaba directamente de abrazarla demasiado fuerte. Al escuchar esto, la mirada de Long Feiye se volvió menos cruel que antes. Han Yunxi se rió en secreto. ¿Esto cuenta como tomarse libertades con el Duque de Qin? Aunque la golpearan hasta la muerte, no lo admitiría. ¡No tenía las agallas!

Golpeando mientras el hierro estaba caliente, añadió, 

—Su Alteza, ¿estuvo Chenqie realmente inconsciente durante tres días y tres noches? Chenqie no pudo haber contraído alguna extraña enfermedad, ¿verdad? ¿Qué dijeron los médicos?

—Descansa primero, haremos que los médicos vengan a verte después —Long Feiye finalmente retiró su mirada escrutadora.

—Su Alteza, el estanque envenenado de la zona restringida... ¿cómo debemos lidiar con eso? —Han Yunxi lo sondeó.

Long Feiye explicó las extrañas cosas que ocurrieron, junto con los acuerdos de las tres grandes familias.

—¡Algo tan extraño! ¿Cómo puede ser esto? —Han Yunxi dijo de manera inconcebible. 

Estaba visiblemente conmovida, pero una mirada astuta pasó por sus ojos. ¡En este mundo, ella era la única que sabía lo que había pasado!

—Ese estanque era anormal para empezar. Ni siquiera las tres grandes familias saben de dónde vino. Sin embargo, es bueno que se haya ido —dijo simplemente Long Feiye.

Si el estanque y sus plantas no hubieran desaparecido, él tampoco sabría cómo tratar con ellos. Como era un tesoro de Ciudad Medicina, destruirlo no habría sido una tarea fácil. Han Yunxi asintió con la cabeza como un tallo de cebolla. Ni los dioses ni los fantasmas sabían lo que había hecho, así que aunque las tres grandes familias tuvieran habilidades celestiales, no podrían rastrear el estanque venenoso. Además, ¡no había forma de que ese trozo de tierra pudiera volver a generar agua!

Si ese Duque de Kang supiera que sus plantas cuidadosamente cultivadas habían sido robadas por ella desde las raíces y almacenadas, ¿cómo reaccionaría?

Cerró los ojos y fingió descansar mientras realizaba en secreto un viaje mental a la dimensión del sistema de desintoxicación. Allí estaba el estanque venenoso y su colección de plantas, secretamente escondido en su interior. Sólo entonces puso su mente a descansar. Venir a Ciudad Medicina esta vez realmente valió la pena. En este momento, no tenía la energía para iniciar los programas del sistema de desintoxicación para analizar el estanque y las plantas. Sin embargo, había sido almacenado de forma segura y no tenía que apurarse.

Han Yunxi no era consciente de las grandes sorpresas que le esperaban de este estanque y plantas venenosas. Por supuesto, estas son palabras para el futuro.

Después de descansar un día, Long Feiye y Han Yunxi finalmente regresaron a la posada, donde Gu Qishao casi se había dado por vencido en encontrarlos a ambos.



Teaser Original del Capítulo:


Mamá Zhao: La historia es así...

Mamá Zhao: Después de encontrarse con una multitud de bribones en el estanque envenenado, estimada wangfei fue atacada por el enemigo en un intento de sabotear a Su Alteza!

Mamá Zhao: ¡Pero Su Alteza Duque de Qin los venció usando sus habilidades superiores en artes marciales y rescató a estimada Wangfei en el último momento!



Mamá Zhao: Aturdida y conmovida por sus acciones, estimada Wangfei se desmayó en los brazos de su héroe...

Long Feiye: ... ...

Mamá Zhao: ¡Lo sé, yo también me quedé sin palabras cuando lo escuché!

Long Feiye: No creo que haya sido así.

Mamá Zhao: ¿Oh? ¿Deberíamos preguntarle a estimada wangfei, Su Alteza?

Long Feiye: Todavía está inconsciente.

Mamá Zhao: ¿Entonces Su Alteza quiere compartir los detalles con el resto de los lectores?

Long Feiye: Pueden averiguarlo ellos mismos.

Mamá Zhao: *Risas* Su Alteza sigue tan posesivo como siempre...

Long Feiye: ¿Qué es lo que dijiste?

Mamá Zhao: *tose* ¡Protector! ¡Dije que Su Alteza sigue siendo tan protector como siempre...!

Long Feiye: *Resplandor* Escoge tus palabras sabiamente, y puede que protejas tu vida.

Mamá Zhao: ¡Ese es nuestro Duque de Qin! * rayos de orgullo *

Long Feiye: ... ...

Long Feiye: (Eso no es... lo que quise decir...)





CAPÍTULO 183:

LA FARSA FINALMENTE FRACASA


Long Feiye y Han Yunxi desaparecieron durante seis días. Gu Qishao había buscado por toda Ciudad Medicina sin encontrar una sola pista. Justo cuando estaba a punto de perder la fe en la promesa de Long Feiye, éste y Han Yunxi finalmente aparecieron. Los dos entraron en su habitación y estaban a punto de cerrar la puerta cuando Gu Qishao apareció de la nada para apoyar su mano contra el marco, estrechando sus seductores ojos con una fría sonrisa. Un aura helada y maligna emanaba peligrosamente de su cuerpo.

Han Yunxi relajó sus hombros antes de invitarlo magnánimamente a entrar. Gu Qishao no la condenó, sino que mostró una brillante sonrisa. Han Yunxi apretó sus labios con la apariencia de una sonrisa. Luego, Gu Qishao miró hacia Long Feiye mientras sus labios se volvían instantáneamente burlones. 

—Su Alteza Duque de Qin se tomó seis días para reunir información. Confío en que haya descubierto bastantes secretos.

Long Feiye lo ignoró mientras preparaba un poco de té, incluso le sirvió una taza a Han Yunxi como señal de que debería unirse a él. Han Yunxi estaba a punto de moverse cuando Gu Qishao le robó su lugar y descuidadamente tomó la taza de té, bebiendo su contenido de un solo trago. 

—Escuché que la epidemia en la capital de Tianning está más o menos bajo control. Su Alteza Duque de Qin aún no ha cumplido su promesa, así que este caballero está listo para calcular los intereses.

Long Feiye se sentó en su noble asiento, sin decir una palabra y sin dejar de mirar a Gu Qishao. Esta vez, Gu Qishao también se quedó en silencio, la risa de sus ojos se desvaneció gradualmente en algo peligroso. El silencio cayó sobre la habitación mientras la atmósfera se volvía cada vez más anormal. Han Yunxi los miró desde un costado, sin atreverse a hacer ningún sonido.

Long Feiye no era un hombre que no cumpliera sus promesas, pero Han Yunxi estaba desconcertada de por qué no le prestaba atención al otro hombre. Finalmente, Gu Qishao se puso de pie lentamente, su fría sonrisa tenía un toque de intención asesina. Sin embargo, este fue el momento que Chu Xifeng eligió para entrar en la habitación.

—Su Alteza, el artículo que quería ha sido entregado. 

En sus manos había una caja de brocado rectangular. A primera vista, era obvio que contenía algo valioso. Han Yunxi se acercó dubitativamente para sentarse al lado de Long Feiye.

—Ábrela y déjalo inspeccionar la mercancía —dijo suavemente Long Feiye.

¿La mercancía?

¿Era posible que esto fuera...

Han Yunxi estaba asombrada. Gu Qishao entrecerró los ojos, con la cara llena de sospecha mientras miraba fijamente a la caja de brocado. Chu Xifeng la colocó sobre la mesa y abrió lentamente la tapa, revelando un Árbol de Té de Hierbas que se encontraba en su interior. Todavía había rastros de tierra en las raíces, mientras que las ramas tenían hojas verdes jóvenes.

—¡Este... es el Árbol del Té de Hierbas! —Han Yunxi se sorprendió gratamente al darle a Long Feiye una mirada de admiración. 

Gu Qishao había estado esperando tontamente aquí todo el tiempo mientras que Long Feiye había obtenido el artículo que quería. De alguna manera, había ido a la familia Mu sin alertar a nadie.

Finalmente, Long Feiye miró directamente a Gu Qishao y dijo fríamente, 

—Inspecciónalo.

Gu Qishao no expresó su sorpresa, pero el shock en sus ojos era imposible de ocultar. Sin comprobar la mercancía, podía decir de un vistazo que era de verdad. ¡Sin duda alguna! Era sólo... ¿cómo obtuvo Long Feiye semejante artículo? Después de todo, esta cosa no pertenecía a la familia Mu, ¡sino a la familia Xie!

Él mintió y dijo que era del Clan Mu para atrapar al otro hombre. La razón por la que escogió el "Árbol del Té de Hierbas" fue porque pocos sabían de su existencia. ¿Cómo podía saber Long Feiye que era de la familia Xie? Además, se las arregló para robarlo sin que nadie se diera cuenta. En estos días, la familia Xie no había hecho ningún escándalo por haber perdido sus cosas.

Para decirlo de otra manera, ¿Long Feiye sabía de su plan?

—¿Has terminado de inspeccionar? —Long Feiye estaba un poco impaciente.

—Sí, esto es todo. ¡Su Alteza Duque de Qin es muy rápido, muy capaz! —Gu Qishao no fue tacaño con sus elogios.

Pero Long Feiye sólo dijo, 

—Entonces tómalo y vete. No te despediremos.

Un aura helada pasó por los ojos de Gu Qishao ante estas palabras. Sin duda, había perdido. Long Feiye podría despreciarlo, pero era un hombre que podía jugar y permitirse perder. Su sonrisa se volvió aún más brillante cuando hizo una elegante reverencia. 

—Entonces no seré educado. ¡Muchas gracias! —Entonces, tomando la caja, se preparó para salir.

Todo parecía normal en la superficie, pero fue aquí donde Han Yunxi finalmente no pudo soportarlo y estalló en una carcajada. Aunque sólo fue un resoplido de risa, su reacción fue mucho más efectiva como una burla que la cara helada de Long Feiye. El punto clave fue que Gu Qishao descubrió que había perdido la dignidad frente a Han Yunxi. Al final, Gu Qishao fracasó por completo. La sonrisa que podía seguir brillando incluso si el cielo se caía se volvió rígida en su cara. Hasta el momento en que salió por la puerta, su rostro seguía rígido.

¡Long Feiye, esta vez fuiste despiadado!

Viendo a Han Yunxi reír, los labios de Long Feiye se curvaron con una sonrisa satisfecha, aunque después desapareció rápidamente. 

—Chu Xifeng, prepara el carruaje para el viaje de vuelta a la capital —ordenó simplemente.

—¿Tenemos que volver ahora mismo? —Han Yunxi preguntó apresuradamente.

—¿Tienes asuntos que atender? —Long Feiye preguntó.

—¿Podemos volver por la noche? Todavía hay algunos ingredientes medicinales que no he comprado. 

Finalmente pudieron venir a Ciudad Medicina, así que Han Yunxi quería comprar más para reponer sus reservas. Long Feiye no respondió mientras permanecía en silencio.

Viendo esto, Han Yunxi se apresuró a añadir, 

—¿Qué tal si Su Alteza regresa primero? Chenqie puede regresar por su cuenta.

Pero Long Feiye sólo dijo: 

—Te llevaré a un lugar, ven.



-----



Han Yunxi se asustó cuando vio las palabras "Asociación de Materiales Médicos". Nunca pensó que Long Feiye la llevaría a un lugar como este. En el mercado de subastas, ella había oído hablar de este lugar. Todo lo que se vendía eran rarezas de primera clase, pero los que no eran miembros ni siquiera podían entrar. Los gastos aquí no eran más bajos que en el lugar de la subasta.

Han Yunxi sólo quería pasear por algunos mercados menores y conseguir algunas ofertas porque no tenía mucho dinero. En el lugar de la subasta, ya le "debía" a Chu Xifeng, aunque en realidad el dinero era todo de Long Feiye. De 50 a 60 mil en oro no era una suma pequeña, ella lo sabía muy bien.

¿Quién hubiera pensado que una vez que llegaran a la entrada, Long Feiye le daría una tarjeta dorada? 

—Este es el pase de entrada. Todos los intercambios que se hacen aquí dentro se usan con esta tarjeta, así que guárdala. Cuando el sol se ponga, te estaré esperando afuera.

¿Era este el legendario modelo del poderoso CEO?

Si ella no lo tomaba, ¿él lo pondría a la fuerza en sus manos?

Resultó que Long Feiye le puso la tarjeta en sus manos antes de que pudiera negarse. La dejó con una repetición de sus instrucciones. 

—Estaré esperando aquí después de que se ponga el sol, no lo olvides. 

Luego se dio vuelta para irse. Han Yunxi no tenía ningún margen para rechazarlo, ¡aunque de repente se dio cuenta de que se veía apuesto incluso cuando estaba dando la vuelta!

Mirando la tarjeta dorada en sus manos, Han Yunxi no sabía si reír o llorar. Sin embargo, ya que Long Feiye era tan fervientemente generoso, no se contendría. Esta vez podía contar con que perdería sus honorarios médicos. Llevándose la preciosa tarjeta dorada, su figura desapareció rápidamente en la Asociación de Materiales Médicos.

Long Feiye podía dejar de lado cien preocupaciones después de dejar a Han Yunxi en la Asociación. No cualquiera podía entrar, pero tampoco su dueño era una persona común. Mientras Han Yunxi no saliera de la Asociación, sería responsable de garantizar su seguridad. Chu Xifeng asumió que Su Alteza Duque de Qin tenía otros asuntos de los que ocuparse, pero en lugar de ir a cualquier lugar lejano, fue a una casa de té cercana. El tiempo del Duque de Qin era tan valioso como el tiempo mismo. Sus manos estaban llenas de cosas que necesitaban hacerse. ¿Esto contaba como pasar tiempo con una mujer? En cualquier caso, Chu Xifeng no se atrevió a especular.

Long Feiye bebió su té mientras jugaba con una pequeña botella de porcelana azul y blanca en sus manos. Su fría y hermosa cara estaba cubierta por una capa de fría melancolía.

El corazón de Chu Xifeng se estremeció al ver la pequeña botella. Habían pasado años desde que su maestro la había sacado. Dentro de esta botella había un tipo de veneno con un nombre muy llamativo llamado "Ilusión de la mariposa desconcertante". Pero fue precisamente este veneno el que afectó toda la vida de Su Alteza Duque de Qin, aunque él no sabía nada al respecto. Hace un año, encontró algo similar a esta toxina en los venenos de los espías de Northern Li. Aunque todavía había diferencias presentes, era su única pista en el presente. Si no, ¿por qué Su Alteza Duque de Qin seguiría con el tema de los espías de Northern Li por tanto tiempo? Después de todo, cuanto mayor era la amenaza que Northern Li presentaba a Tianning, menos esfuerzo usaría el Emperador Tianhui para contrarrestar al Duque de Qin.

Long Feiye miró la pequeña botella de porcelana, casi aturdido. Mucho tiempo después, echó un vistazo a Chu Xifeng y dijo: 

—¿Sabrá ella... de este veneno?

"Ella" se refería sin duda a Han Yunxi.

Un sorprendido Chu Xifeng se apresuró a responder, 

—¡Su Alteza, por favor reconsidérelo!

Han Yunxi todavía era un rompecabezas hasta el día de hoy. Incluso si realmente era la basura inútil de la familia Han, los orígenes de su madre, Lady Tianxin, aún no estaban claros. Precisamente porque las habilidades de envenenamiento de Han Yunxi superaban a las de todos los demás, algo tan importante no podía dejarse en sus manos. Long Feiye miró a Chu Xifeng pensativamente antes de guardar rápidamente la pequeña botella. No dijo nada más. Chu Xifeng no podía entender sus pensamientos, pero al final decidió no insistir más.

Al atardecer, Long Feiye fue a encontrarse con Han Yunxi en la entrada de la Asociación de Materiales Médicos. Ella era realmente una chica que podía disipar la fortuna familiar, habiendo comprado una pila gigante de ingredientes medicinales para llenar un carro tirado por caballos. Chu Xifeng estaba atónito por la vista, pero Long Feiye ni siquiera pestañeó. Cuando Han Yunxi intentó devolverle la tarjeta dorada, sólo dijo, 

—Quédatela por ahora. Si tu señoría necesita ingredientes medicinales en el futuro, te buscaré.

—No hay problema, muchas gracias a Su Alteza —dijo francamente Han Yunxi. No le gustaba discutir asuntos de dinero con un hombre. 

Por un lado, Chu Xifeng estaba un poco aturdido. Pensó que nunca más tendría que preocuparse de que Su Alteza no gastara sus grandes reservas de dinero.

Esta vez, Han Yunxi había cosechado los mayores beneficios de su viaje a Ciudad Medicina. Long Feiye tampoco vino en vano, así que ambos estaban de buen humor. Después de cenar en un restaurante, finalmente emprendieron el camino de regreso a la capital.

En cuanto a Gu Qishao, hacía tiempo que estaba asediado por miembros de la familia Xie y estaba demasiado ocupado para preocuparse por ellos.

La razón por la que Long Feiye sabía que el retoño del Árbol de Té de Hierbas estaba en manos de la familia Xie se debía a sus propias habilidades. La razón por la que la familia Xie sabía que el retoño del Árbol de Té de Hierbas estaba en manos de Gu Qishao era obviamente porque Long Feiye se lo había dicho. Al final, Gu Qishao sufrió grandes pérdidas, mientras que Han Yunxi obtuvo las mayores ganancias.



------



Llegaron a la capital unos días más tarde, cuando el veneno pestis terminó. Después de una limpieza a fondo, toda la capital estaba mucho más limpia, de modo que incluso el aire parecía puro y fresco. Han Yunxi trajo dos cajas de nidos de gorriones de sangre roja de buena calidad para la Gran Concubina Yi, para gran sorpresa para ésta. Esperaba que Han Yunxi le guardara rencor después del asunto con la Princesa Rongle de la última vez. En vez de eso, Han Yunxi tuvo el corazón para traerle regalos.

La ansiedad en el corazón de la Gran Concubina Yi desapareció repentinamente mientras sostenía la mano de Han Yunxi, preguntando con una sonrisa, 

—Yunxi, tu estómago... debería aprovechar la oportunidad para esforzarse también. Dale a la finca de nuestro Duque de Qin un motivo de celebración algún día.

Han Yunxi puso una falsa sonrisa, sintiendo realmente que la Gran Concubina Yi había cambiado mucho. Aun así, no sabía que las palabras que Long Feiye dijo en el banquete de Año Nuevo, y sus acciones rechazando el decreto imperial después, se habían extendido como noticia en varios círculos. ¡Los rumores decían que él se dedicaba por completo a su Qin Wangfei!

Después de unas pocas palabras superficiales, Han Yunxi se fue apresuradamente. Mientras tanto, Murong Wanru miraba su figura desde un rincón del patio. No se había mostrado en mucho tiempo, ¡pero sus ojos estaban llenos de odio! Hace unos días, el Marqués Pingbei vino a fijar una fecha para la boda. Aunque Mufei había retrasado la fecha, cada día que permanecía soltera era un día más en el que no podía mostrar su cara.

Incluso Mufei estaba ahora de pie al lado de Han Yunxi. Murong Wanru sabía que tenía que encontrar a alguien en quien apoyarse, pero ¿quién podía ayudarla ahora?



Teaser Original del Capítulo:


Gu Qishao: ¡Bastardo, deja de intentar ignorarme!

Long Feiye: ...hurhur.

Gu Qishao: ¡Te atraparé por esto!

*Golpe* FALLA *Golpe* FALLA



*Golpe* SE AGACHA, ESQUIVA

Gu Qishao: ¡Maldita sea, te mataré!

Han Yunxi: Alguien está a la cabeza.

Gu Qishao: Sólo espera, muchacha venenosa. ¡Te serviré su cabeza en una bandeja!

Han Yunxi: Ah, no es necesario. Soy alérgico a los cabezas de hielo.

Long Feiye: *bebe tranquilamente más té* Alguien va de cabeza hacia un mal final.

Gu Qishao: ¡No te hagas el cabeza lista!

Han Yunxi: Creo que es suficiente. Los juegos de palabras se les han subido a la cabeza...

Chu Xifeng: Sí, no puedo perder la cabeza por esto. 

Han Yunxi: *Gira con el ceño fruncido* ¡Mantén tu cabeza abajo!

Han Yunxi: Geh...gah!

Han Yunxi: Todos ustedes me están dando... ¡un dolor de cabeza!





CAPÍTULO 184:

DESGRACIA, LAS DIFICULTADES DE LA FAMILIA HAN


En la mañana de su segundo día, Han Yunxi descubrió que Long Feiye había desaparecido de nuevo. Inesperadamente, Chu Xifeng invitó a Gu Beiyue al Patio Hibiscus, diciendo que eran las instrucciones de Long Feiye. Quería que Gu Beiyue examinara su pulso y viera si se había recuperado completamente.

No sólo Chu Xifeng se sorprendió, sino que hasta la misma Han Yunxi se sintió abrumada por el inesperado favor. Esta era la primera vez que se daba cuenta de que el Iceberg Gigante no tenía un corazón tan frío y distante como su cara.

Después de hacer un examen minucioso, Gu Beiyue todavía no podía explicar por qué estuvo inconsciente por tanto tiempo. Sólo adivinó que había estado demasiado asustada y agotada por el exceso de trabajo. Naturalmente, Han Yunxi sabía perfectamente bien el estado de su propio cuerpo, así que rápidamente cambió el tema al tratamiento de la epidemia por parte de Gu Beiyue.

Con el antídoto disponible, curar a los pacientes y adoptar medidas preventivas funcionó sin problemas. Todo el mundo dentro y fuera de la corte estaba muy feliz excepto el emperador Tianhui, que tenía la cara fría incluso ahora. Los sirvientes que cometían errores menores dentro del palacio eran severamente castigados, manteniendo sus corazones en vilo. Han Yunxi sabía que ella debió ofender profundamente al emperador, pero no le temía a esas cosas y las tomaba como una historia divertida.

—Estimada wangfei, escuché que Gu Qishao es el dueño de la tienda de té Fragancia Celestial... —Gu Beiyue preguntó casualmente.

—La Casa de Té Tierna Fragancia también es suya, aunque fue cerrada.

Cuando Han Yunxi recordó la derrota de Gu Qishao en la posada, lo encontró muy divertido. Ese tipo grosero, se merecía ser castigado por Long Feiye.

—Nunca pensé que tendría el Ajenjo Violeta en sus manos —sondeó Gu Beiyue. 

Han Yunxi no lo pensó demasiado y asumió que Gu Beiyue tenía curiosidad, así que le habló de las habilidades de Gu Qishao en las artes marciales y los venenos.

Una mirada complicada pasó por los ojos de Gu Beiyue, pero él sólo asintió con la cabeza. 

—Es bastante excéntrico.

Han Yunxi no se detuvo en Gu Qishao, sino que felizmente contó sus aventuras en las compras en Ciudad Medicina. Sólo un "inválido crónico" como Gu Beiyue entendería la alegría de conseguir buenos ingredientes. Los dos hablaron hasta el atardecer mientras Chu Xifeng y mamá Zhao miraban desde un lado, ambos sintiéndose incómodos al verlos.

—Guardia Chu, ¿no deberías llevarte a este médico imperial ya? —Mamá Zhao preguntó en voz baja.

—¿Expulsarías a un importante invitado de estimada Wangfei? —Chu Xifeng respondió.

Mamá Zhao naturalmente no tenía las agallas, pero sus palabras y deseos eran sinceros. 

—Guardia Chu, no busques al Médico Imperial Gu para tratar enfermedades la próxima vez.

Cuando el Médico Imperial Gu se fue, Han Yunxi pensó en visitar a la familia Han ese mismo día. Pero cuando fue a descansar, se quedó dormida y durmió hasta el alba. Este tipo de agotamiento se sentía similar a cuando el sistema de desintoxicación usaba su energía para hacer trabajos. Sin embargo, Han Yunxi no había iniciado el sistema de desintoxicación en absoluto. En los días siguientes, incluso se sintió un poco apática, pero su cuerpo estaba bien. Sólo asumió que estaba realmente agotada por sus días en Ciudad Medicina, así que no se lo tomó a pecho. En esos mismos días, no hubo noticias de Long Feiye. Ese tipo parecía haber desaparecido de la faz de la Tierra.

Siempre supo que su paradero era un misterio por ser una persona importante con muchas responsabilidades, pero no se dio cuenta cuándo empezó a preocuparse por sus movimientos. Quería saber en qué estaba ocupado, cuándo volvería y cuándo se iría. ¿No planeaba hacer un viaje después de Año Nuevo? ¿Se fue a otro largo viaje una vez más?

Con el paso del veneno pestis, el emperador Tianhui no buscó ningún problema para la finca del duque de Qin, ni mencionó nada sobre la alianza matrimonial. El Campo de Batalla de los Tres Caminos bastaba para mantenerlo ocupado.



-----



Un mes más tarde, los enviados especiales de Tianning y Zhou Occidental se reunieron en el campo de batalla de los Tres Caminos y celebraron un convenio de cooperación. Después, Zhou Occidental envió de vuelta las tropas que había retirado. Zhou Occidental retiró sus tropas después de que la alianza matrimonial se desvaneciera. Sólo el cielo sabía cuánto había cedido el emperador Tianhui en su convenio. En cualquier caso, los detalles de la cooperación no fueron publicados. El país de Tianning debe haber sufrido una gran pérdida.

Han Yunxi no entendía los asuntos de estado, pero podía decir que el emperador de Zhou Occidental adoraba a la princesa Rongle sólo por el asunto de la propuesta de la alianza matrimonial. Mientras Tianning cediera en otros puntos, los dos países podrían trabajar juntos sin una alianza matrimonial. En otras palabras, el emperador Tianhui no tenía que forzar a Long Feiye a casarse; sólo que a cambio pagó un precio más alto. Todo era cuestión de engaños y artimañas, pero el resultado final era el objetivo final.

A juzgar por esta lógica, ¿para qué necesitaba la altiva y poderosa princesa Rongle actuar tan arrogantemente?

¿Cuántos descendientes del linaje imperial fueron realmente capaces de controlar su destino? Pensando en esto, Han Yunxi todavía sentía que era afortunada. Aunque la familia Han había caído, le habían dado cierta libertad. Desafortunadamente, mientras Han Yunxi contaba sus bendiciones, la familia Han se encontró con un desastre... ¡uno grande!

Cuando la pequeña Chen Xiang se acercó corriendo, Han Yunxi todavía estaba soñando. Chen Xiang ignoró a mamá Zhao que trató de bloquear el camino y se apresuró a entrar, tan ansiosa que empezó a llorar.

—Mi Señora, la Séptima Madame fue capturada por personas de la Prefectura Shuntian [1. (顺天府)] - shuntian fu, inspirada en la histórica Prefectura Shuntian, la oficina (yamen) de un gobierno local donde los ciudadanos podían ir a presentar sus quejas. Shuntian significa "siguiendo la voluntad del Cielo, fu es un término (en este caso) para una oficina del gobierno, pero también puede referirse a una residencia, mansión o finca".] . Dicen que la clínica de nuestra familia Han causó la muerte de dos vidas.

Al escuchar esto, Han Yunxi literalmente salió de su sueño. 

—¿Qué pasó?

—Mi Señora, la gente de la Prefectura Shuntian no fue nada educada. Deprisa, se lo diré por el camino —la pequeña Chen Xiang urgió ansiosamente, temiendo que la Séptima Madame sufriera malestares en la Prefectura de Shuntian.

Lógicamente hablando, la familia Han era la familia de la Wangfei. Se rumoreaba que esta misma wangfei era favorecida por el Duque de Qin, así que si la familia Han realmente hacía una fechoría, una trivial Prefectura Shuntian no se atrevería a actuar tan audazmente. Han Yunxi sintió que algo estaba mal tan pronto como escuchó las palabras de Chen Xiang, así que inmediatamente preparó algunas cosas y se apresuró a ir a la residencia con ella. En el camino, Chen Xiang explicó todo minuciosamente.

Ayer, una Madame Chen llevó a su suegra a la clínica sur de la familia Han en la capital para tratar su enfermedad. El marido de la señora Chen había fallecido hace tiempo, dejándola con su suegra y un pequeño hijo. Su familia estaba deprimida por la suerte y la pobreza y dependían de ella para llegar a fin de mes con un poco de bordado. El director de la clínica sur, el doctor Li, se apiadó de la pareja y examinó personalmente la enfermedad de la suegra antes de recetar un medicamento. Ni siquiera aceptó ningún gasto médico por la acción.

Inesperadamente, anoche la suegra de Madame Chen tomó la medicina y murió poco después.

Esta mañana, Madame Chen arrastró el cuerpo de su suegra a las puertas de la Prefectura Shuntian, llorando y gritando sobre llevar a la familia Han a la corte por matar gente con su medicina. Ella quería que la familia Han hiciera compensaciones. Desde que Han Congan se metió en problemas, las clínicas médicas de la familia Han estaban más o menos cerradas. En el pasado, sus clínicas eran visitadas por los ricos y poderosos. Muchas de esas familias incluso tenían médicos privados de estas clínicas. Ahora que el nombre de la familia Han se arruinó, sus negocios se han marchitado.

La pequeña clínica del sur de la capital era la última que quedaba, una que la Séptima Madame había insistido en mantener. No importaba qué, la familia Han seguía siendo una familia médica. Podrían haber sufrido pérdidas, pero debían tener por lo menos una clínica. Además, la Séptima Madame tenía un corazón bondadoso y dejó esta clínica para ayudar a los pobres y necesitados. Aquellos que estaban tan enfermos como para ir puerta por puerta buscando médicos, que temían a la muerte como para consumir cualquier medicina que se les presentara, eran precisamente los pobres. Era suficiente si podían encontrar tratamiento a bajo precio o gratis. Entonces, ¿cuál de ellos le daría la espalda a la familia Han?

Esto era un acto bondadoso en sí mismo, pero ¿quién esperaba que algo así sucediera?

—¿Estaba esa suegra sufriendo una enfermedad? ¿Cuál fue la causa de muerte? ¿Estamos seguros de que la medicina tuvo la culpa? —Han Yunxi preguntó seriamente.

—Era sólo un resfriado. Mi Señora, hasta yo sé qué medicina usar para un resfriado. ¡No hay forma de que el Doctor Li pudiera cometer un error! Pero esa Madame Chen insistió en que la mujer murió por consumir nuestra medicina. La Prefectura Shutian debería abrir sus cortes ahora. ¡No teníamos ni idea de lo que estaba pasando hasta que enviaron gente para arrestarnos!

La pequeña Chen Xiang había pasado sus días en la finca Han cuidando al pequeño Yi'er todos los días, involucrándose con libros médicos e ingredientes medicinales para aprender un poco sobre la marcha. No había exagerado ni un poco sus palabras. ¿Cómo podría un pequeño resfriado matar a alguien bajo la vigilancia del Director Li?

Cuando Han Yunxi y Chen Xiang llegaron a la Prefectura Shuntian, las puertas estaban bien cerradas, la audiencia se realizaba en el interior. Viendo llegar a Han Yunxi, el gobernador de la prefectura no se atrevió a desairarla, pero estaba a punto de llamar a un receso y presentar sus respetos cuando Han Yunxi entró al tribunal.

Ante esto, el gobernador de la Prefectura se levantó rápidamente de su asiento para arrodillarse. 

—¡Este oficial saluda a estimada Wangfei!

En un instante, todos los hombres Yamen siguieron el ejemplo para arrodillarse y presentar sus respetos. Han Yunxi les miró hasta que vio a la Séptima Madame y a su acusadora, Madame Chen, arrodillarse ante el gran tribunal. La Séptima Madame miró en secreto a Han Yunxi, pero no entendió lo que significaba más allá de sentir que no era nada bueno. Madame Chen estaba vestida toda de blanco [2.vestida toda de blanco - color de luto tradicional en la antigua China.], su pelo llevaba una diadema de luto. No tuvo el coraje de mirar a Han Yunxi mientras su débil cuerpo temblaba en el suelo.

—Todos ustedes pueden levantarse. Esta Wangfei hizo un viaje especial para asistir a la audiencia. Ya que el asunto concierne a la familia Han, así como a dos vidas, definitivamente no es un juego de niños. El gobernador de la Prefectura no tiene que darle ninguna explicación a esta Wangfei, ¡sólo tiene que hacer las cosas de acuerdo a los principios oficiales!

Después de aclarar su posición, Han Yunxi se sentó a un lado. El gobernador de la Prefectura se puso de pie mientras asentía con la cabeza, una mirada complicada pasó por sus ojos. Aun así, mantuvo una sonrisa respetuosa e hizo que alguien preparara té para la invitada.

—Estimada wangfei, descanse. ¡Este funcionario definitivamente manejará las cosas imparcialmente!

—Entonces, ¿hasta dónde ha llegado con el interrogatorio? Díganoslo, gobernador de la Prefectura —dijo Han Yunxi.

Pero el gobernador de la prefectura sólo respondió, 

—Estimada wangfei, tanto el testimonio de los testigos como las pruebas materiales están completos. Puedo casi declarar al criminal culpable.

—¿Declararlos culpables? —Han Yunxi frunció las cejas.

—El Doctor Li accidentalmente tomó un poco de veneno y lo mezcló con la medicina para el resfriado, resultando en que la paciente muriera por el veneno. Aunque fue simplemente un error, fue un asesinato —respondió el gobernador de la Prefectura.

—¿Homicidio? ¿Dónde están las pruebas? —¿Cómo podía Han Yunxi creer algo así?

El gobernador de la Prefectura hizo una señal con sus ojos, y su asistente inmediatamente presentó tres artículos con el mayor respeto. Uno era el informe de la autopsia, otro era el resumen de los ingredientes medicinales presentes en la medicina del Doctor Li, y el último era la prescripción del Doctor Li.

Han Yunxi revisó los artículos. El informe de la autopsia indicaba que la víctima había estado sufriendo un grave resfriado, pero murió de veneno Kuigen [3.Kuigen (葵根) - literalmente "tallo de girasol", pero kui también puede referirse a ciertas plantas herbáceas con grandes flores]. El examen de la medicina fue muy minucioso, revisando cada uno de los tres paquetes de medicinas que madame Chen trajo. Había un total de 11 ingredientes listados, cada uno de ellos usado para tratar resfriados. El único ingrediente extra era el veneno Kuigen.

Lo más condenatorio era el hecho de que la receta del Doctor Li incluía precisamente Kuigen.

Mientras Han Yunxi leía los 11 ingredientes, parecía haber descubierto algo que complicó su mirada. Kuigen tenía veneno, pero era un veneno perspicaz que cumplía el doble de la función de una buena medicina. Pequeñas cantidades de Kuigen, cuando se mezclaban con ingredientes medicinales, podían anular sus propiedades venenosas mientras reforzaban los efectos curativos. Sin embargo, Kuigen no era necesario para tratar un resfriado. No importaba cuán cabeza hueca pudiera ser el Doctor Li, no debía ser descuidado hasta el punto de incluirlo en su receta, ¿verdad?

Aunque estaba desconcertada, Han Yunxi no traicionó sus sentimientos cuando preguntó, 

—¿Dónde está el Doctor Li?

El doctor Li fue quien examinó a la paciente y le prescribió la medicina. Él debería ser el principal culpable, ya que la Séptima Madame sólo es la dueña de la clínica médica. En cualquier caso, deberían haberlo traído aquí primero. Inesperadamente, el gobernador de la Prefectura dijo, 

—Estimada wangfei, el Doctor Li ya está muerto.

¿Qué?

—¿Cómo puede ser esto, cómo murió? —la calma de Han Yunxi reventó con las noticias.

—Mientras estaba bajo custodia, se mordió la lengua y se suicidó —el gobernador de la Prefectura respondió honestamente.


------



Teaser Original del Capítulo:


Gu Qishao: ¡Oye! ¡Qué manera de hablar a mis espaldas!

Gu Beiyue: Ah, no quise ofender...

Gu Qishao: ¡Lástima que este caballero te encuentre ofensivo!

Han Yunxi: ¡Hey! ¡Si estuvieras aquí, igual te lo diríamos a la cara!

Gu Qishao: *Rayos* Muchacha venenosa, siempre me ha gustado esa actitud tan directa tuya...



Han Yunxi: ¡Harrughh!

Han Yunxi: Gu Qishao, ¿no estás llevando tu doble moral demasiado lejos?

Gu Qishao: ¡Yo diría que está lejos de ser suficiente! Muchacha venenosa, ¿cuándo te fugarás conmigo?

Han Yunxi: ¡Ya estoy casada!

Gu Qishao: Pero yo soy tu "felices para siempre".

Han Yunxi: ¡En. Tus. Sueños!

Gu Qishao: También me dijiste eso la última vez. Je, ¿soy un sueño para ti?

Han Yunxi: GU QISH--

Gu Beiyue: * rápido le da a Han Yunxi un tónico * Estimada wangfei, no subamos nuestra presión sanguínea sin razón. Después de todo, la fuente de su ira ni siquiera está en este capítulo.

Han Yunxi: *bufa* Gracias por ser sensato, Médico Imperial Gu.

Gu Qishao: ¡Pero los excéntricos son más divertidos!

Han Yunxi: ¡Ya tengo suficientes excentricidades en mi cabeza sin que también se filtren a mi vida real!





CAPÍTULO 185:

DUDAS, PERO ¿Y QUÉ?


Cuando escuchó que el Doctor Li se mordió la lengua y murió, los ojos de Han Yunxi se volvieron oscuros y sombríos. La Séptima Madame finalmente sintió la necesidad de hablar.

—Estimada wangfei, es imposible que el Doctor Li prescribiera la medicina equivocada. Trabajó en la clínica de la familia Han durante diez años sin cometer ningún error. ¡Definitivamente no cometería este tipo de errores tan graves!

—Séptima Madame, esta prescripción fue escrita de puño y letra por el Doctor Li. Este oficial señaló al Doctor Li con homicidio involuntario en lugar de homicidio, precisamente porque tomé en consideración su alto nivel de conocimientos médicos y sus años de experiencia. ¿Quiere decir la Séptima Madame que este oficial incriminó al doctor Li con pruebas tan concluyentes? —El gobernador de la Prefectura fue muy directo.

La Séptima Madame no tenía forma de refutarlo, sólo sacudió la cabeza. 

—¡Imposible, absolutamente imposible! ¡La muerte del Doctor Li fue demasiado extraña!

—El Doctor Li se mordió la lengua para suicidarse. Según este funcionario, no murió para escapar del castigo, sino porque tenía la conciencia tranquila y quería disculparse por su ofensa —estaba muy seguro el gobernador de la Prefectura.

—¡No, debe haber un malentendido en alguna parte! No es posible —la Séptima Madame no estaba convencida mientras enviaba a Han Yunxi una mirada suplicante.

El nombre de la familia Han ya había sido deshonrado por el asunto del Príncipe Heredero. Ahora hasta una clínica filantrópica había dejado a alguien muerto. ¿Cómo iba a permanecer la familia Han en el mundo de la medicina después de esto? ¿Qué usarían para mantener y mejorar las propiedades de su familia? El Doctor Li podía suicidarse para escapar de las consecuencias, ¡pero no la familia Han!

Han Yunxi entrecerró los ojos mientras examinaba las tres evidencias en sus manos. Su corazón estaba de acuerdo con el razonamiento de la Séptima Madame. El error del Doctor Li era demasiado extraño, su muerte fue demasiado repentina. Sin duda, su muerte sólo podría llevar a la familia Han a la ruina.

En ese momento, Madame Chen finalmente levantó su cabeza para mirar resentida a la Séptima Madame, su voz se ahogó en sollozos. 

—No importa si fue un malentendido o no, ¡la persona murió por tomar su medicina, así que hay que hacer compensaciones! Mi marido ya se ha ido y mi suegra se ha ocupado de mi hijo pequeño. Ahora que se ha ido, ¿cómo se supone que voy a vivir el resto de mis días?

Han Yunxi tenía algunas preocupaciones con esta Madame Chen, así que sus acciones tímidas y nerviosas sólo aumentaron sus sospechas. ¿Pero de dónde sacaría una persona tan pobre y necesitada la osadía de exigir una compensación incriminando a la familia Han? Parecía que el principal problema seguía siendo el Doctor Li. Han Yunxi estaba precisamente considerando los detalles que causaron que la Séptima Madame se preocupara. Aunque el Doctor Li no se suicidara, la culpa del caso seguiría siendo su responsabilidad. A lo sumo, la familia Han pagaría compensaciones y sería absuelta de la culpa, pero tal compensación reconocería el hecho de que alguien murió por visitar la clínica. Era un asunto pequeño si esa clínica no podía hacer más negocios, ¡pero uno grande si su reputación se arruinaba!

—Estimada wangfei, si no hay problemas, este funcionario declarará el veredicto de culpabilidad —dijo cuidadosamente el gobernador de la Prefectura.

¿No hay problemas?

Parecía que no había problemas. La Séptima Madame tampoco tenía nada que replicar, ¡pero Han Yunxi estaba llena de preguntas! Bebió un sorbo de té y se preparó para responder, pero un corredor yamen irrumpió repentinamente con noticias. Los tribunales de justicia querían que la Prefectura Shuntian transfiriera el caso hacia ellos para que pudieran revisarlo en la corte.

En el país de Tianning, los casos ordinarios eran típicamente manejados por la Prefectura Shuntian. Los tribunales de justicia eran equivalentes a los más altos tribunales. Normalmente se ocupaban de casos importantes y de peso, incluidos los de la familia imperial. ¿Estaban demasiado ociosos y decidieron entrometerse en un asunto entre la clínica de la familia Han y un plebeyo? ¿O daban gran importancia a la familia Han?

—¿Por qué los tribunales de justicia quieren revisar el caso sin razón alguna? —Preguntó Han Yunxi mientras arqueaba una ceja. Sin embargo, el corredor Yamen sólo hizo una reverencia, sin atreverse a responder—. ¡Habla con sinceridad! —Han Yunxi dijo fríamente.

—Estimada wangfei, este humilde... este humilde oyó a la gente de los tribunales de justicia decir, que era una orden reciente de la viuda emperatriz, la viuda emperatriz... dijo que la familia Han diagnosticó erróneamente al príncipe heredero por lo que tienen registros de crímenes anteriores. Si su mala praxis mató a alguien esta vez... un castigo severo es necesario... ¡y revocarán el derecho de la familia Han a practicar medicina en el país de Tianning!

Sus palabras hicieron que reinara el silencio en la escena. El rostro de la Séptima Madame se puso blanco mientras evitaba desmayarse. ¿Qué significa la revocación de los derechos para practicar medicina? Esto significa que ningún miembro de la familia Han puede examinar a los pacientes o prescribir medicina nunca más; significa que no tienen nada que ver con el mundo de la medicina; ¡significa que la familia Han no podría levantarse nunca más!

Esta era una humillación que ningún miembro de la familia Han podía soportar. Han Yunxi entrecerró los ojos al enfriarse. ¡Finalmente se dio cuenta de lo que estaba pasando! Durante el último mes, estaba asombrada de que las dos personas a las que ofendió en el palacio no hubieran hecho ningún movimiento. Resultó que la viuda emperatriz se había puesto a trabajar. Como no podía lidiar con Han Yunxi, apuntó con su cuchillo contra la familia Han. ¿Para qué contaba esto?

Ya que la viuda Emperatriz se había movido, ¡esta vez le haría saber a la viuda Emperatriz que su familia no era algo que cualquiera pudiera tocar! Han Yunxi sonrió fríamente mientras hablaba. 

—Ya que estas son las órdenes de la viuda Emperatriz, el gobernador de la Prefectura debe hacer lo que se le dice.

El gobernador Shuntian estaba esperando que Han Yunxi dijera estas precisas palabras. Inmediatamente levantó la sesión y ordenó que los materiales y las personas relacionadas con el caso fueran trasladados inmediatamente a los tribunales de justicia, donde revisarían el caso mañana. Como la Séptima Madame no era la principal culpable, no fue encerrada en la cárcel.

Tan pronto como dejaron los tribunales, la Séptima Madame rápidamente habló con un tono bajo, 

—¡Yunxi, el Doctor Li debe haber sido sobornado!

Han Yunxi asintió. Eso era obvio; además, estaba bastante segura de que la persona detrás era la viuda emperatriz. Pero los tribunales de justicia necesitarían pruebas. Ya que el Doctor Li se suicidó, significaba que había reforzado su corazón para guardar silencio. No sería tan fácil encontrar pruebas de su soborno.

—Séptima Madame, puedes dejar de lado cien preocupaciones. Aunque no podamos atrapar a la persona detrás del Doctor Li, este asunto no afectará a la familia Han —Han Yunxi estaba muy segura.

Escuchando esto, la Séptima Madame se detuvo antes de murmurar, 

—Yunxi, recientemente ha habido noticias de que el Duque de Qin te está favoreciendo. ¿Es eso... cierto? Con su apoyo, no tendré que preocuparme.

Ehh...

Han Yunxi no sabía si reír o llorar. ¿Qué tiene que ver esto con Long Feiye? ¡¿Ella no lo había visto por días, de acuerdo?!

Respirando profundamente, respondió, 

—Séptima Madame, puedo encargarme de esto incluso sin que el Duque de Qin aparezca. ¡Confía en mí! —Entonces, se apartó el pelo para mostrar un par de ojos vivaces y brillantes llenos de perspicacia. Parecía que sabían todo y cualquier cosa, calmando a todos los que les veían.

Sólo entonces la Séptima Madame se dio cuenta de que había malinterpretado los rumores. Pero no pudo evitar preguntar, 

—Yunxi, entonces entre tú y el Duque de Qin...

—No está mal, no está mal. Séptima Madame, vuelve rápido. No hagas que Yi'er se preocupe. 

¡Han Yunxi fingió ignorancia mientras escoltaba rápidamente a la Séptima Madame al carruaje e hizo que el conductor se fuera! Aunque los rumores habían estado circulando por un tiempo, era la primera vez que alguien le preguntaba estas cosas a la cara. Ni siquiera sabía cómo responder. Mientras veía salir el carruaje, Han Yunxi finalmente exhaló con alivio hasta que la pequeña Chen Xiang comenzó a quejarse a sus espaldas.

—Mi Señora, aún no me había subido al carruaje...

Sólo entonces Han Yunxi recordó que todavía estaba la pequeña Chen Xiang. Cuando miró atrás, Chen Xiang habló de nuevo. 

—Mi Señora, ¿qué tan bueno es 'no está mal'?

Inmediatamente, las orejas de Han Yunxi se pusieron rojas. Entrecerró los ojos y se acercó. 

—¡Pequeña, tu boca se está volviendo más y más inteligente! —Chen Xiang se rió y estaba a punto de huir cuando Han Yunxi la agarró—. Ven, ven conmigo a la casa del Doctor Li.

Aunque el cadáver del Doctor Li estaba en los tribunales de justicia, la familia Li ya había construido un soporte para el ataúd con un féretro en la parte superior. Toda la familia estaba vestida de luto y el ambiente era muy pesado. Han Yunxi no asustó a nadie y fue a buscar a la esposa del Doctor Li, Madam Hong.

—Siéntate. No hay nadie más aquí, así que no hay necesidad de ser cortés —Han Yunxi ya había dicho esto, pero Madam Hong aún no se atrevía a sentarse. Se puso de pie respetuosamente a un lado, con la cabeza inclinada y en silencio.

¿Porque tenía miedo de su estatus? ¿O tenía miedo de ser descubierta?

—Después de que algo así sucediera... Lady Li[1.Lady Li (李夫人) - Li furen, otra forma de referirse a Madam Hong, en este caso resaltando el hecho de que era la esposa del Doctor Li.], por favor contenga su pena[2.por favor contenga su pena (节哀) - jieai, frase usada para expresar las condolencias de uno.] y cuídese —dijo Han Yunxi suavemente.

Madam Hong se inclinó en silencio. 

—Gracias a estimada Wangfei por su cuidado.

—Lady Li, ¿crees que el Doctor Li podría haber prescrito la receta equivocada? —Han Yunxi preguntó de repente, yendo directo al grano.

Madam Hong levantó su cabeza, pero la dejó caer de nuevo tan pronto como se encontró con los ojos de Han Yunxi. Ahogada en sollozos, respondió, 

—Ésta tampoco lo cree, pero esa receta... la letra es realmente suya.

A Han Yunxi no le gustaba hablar con gente que se negaba a mirarla. 

—Lady Li, ¿hubo algo inusual en el Doctor Li recientemente? ¿Tuvo algún trato con alguien?

Madame Hong aún mantenía la cabeza baja, negándose a mirar a Han Yunxi. No pensó mucho antes de sacudir la cabeza. 

—Todo estaba bien. ¿Por qué pasó algo así...? —Mientras hablaba, empezó a sollozar. 

Han Yunxi se levantó y se acercó, causando que Madame Hong retrocediera inmediatamente, con la cabeza todavía baja.

—Lady Li, ¿Dirías... que el Doctor Li tuvo dificultades que no quiso discutir? —Han Yunxi preguntó de nuevo.

El cuerpo de Madame Hong tembló visiblemente antes de que se apresurara a explicar. 

—Estimada Wangfei, ¿qué tipo de dificultades tendría? ¡Incluso si las tuviera, no debería lastimar a otros! Es médico, así que quizás su mano se resbaló en un momento. Luego, cuando se dio cuenta de su error, su conciencia culpable lo llevó a... sob sob... —mientras Madam Hong hablaba, empezó a llorar de nuevo, imposibilitando que continuara.

Han Yunxi respiró ligeramente y se retiró. No le causó más problemas a Madame Hong, la consoló con unas pocas palabras antes de irse con Chen Xiang. Tan pronto como se subieron al carruaje, Chen Xiang estalló, 

—Mi Señora, ¿por qué Lady Li es así? ¡Incluso una desconocida como yo pensaba que todo estaba bien antes de que el Doctor Li muriera tan extrañamente! ¿Por qué no lo encuentra extraño en absoluto?

—¿Incluso tú podrías decirlo? —Han Yunxi comentó.

—Lady Li debe saber algo —la expresión de Chen Xiang era seria.

Han Yunxi sólo sonrió sin decir nada. Ni siquiera fue a la clínica sur de la familia Han, sino que fue directamente a la finca Han...



-----



—¿Regresó a la finca Han? Jeje, se estrelló contra un muro, ¿no?

Cuando la viuda emperatriz recibió noticias de los movimientos de Han Yunxi después de salir de la casa Li, se rió con frialdad.

—Estimada viuda emperatriz, aunque investigue a Lady Li, mientras ella no lo cuente, sus sospechas no impedirán que el tribunal emita su veredicto mañana —¡La persona que hablaba no era otra que Murong Wanru de la finca del Duque de Qin! Aunque estaban en el palacio, ambas habían estado observando el caso de homicidio de la clínica médica.

La viuda emperatriz nunca esperó que en lugar de Han Yunxi, la preciosa perla de la Gran Concubina Yi, Murong Wanru encontraría su camino para ofrecer una forma de destruir al Clan Han. Murong Wanru tampoco pensó que llegaría el día en que le diera la espalda a la Gran Concubina Yi para unir fuerzas con la viuda emperatriz. El favoritismo de la Gran Concubina Yi hacia ella era tan elevado como una montaña, pero esta vez la gran concubina imperial la había abandonado. Así que no se arrepentía.

En el pasado, la Gran Concubina Yi había dicho que la iba a casar con el Duque de Qin como su concubina y se quedaría para siempre en la finca. ¿Pero cuál fue el resultado? No sólo perdió su castidad, sino que tuvo que casarse con la casa del Marqués Pingbei. ¡Además de enfadarse, la Gran Concubina Yi no hizo nada para luchar por ella!

Antes, la Gran Concubina Yi también dijo que se ocuparía de Han Yunxi después de que se atreviera a entrar en la propiedad del Duque de Qin. ¿Pero cuál fue el resultado? No sólo el Duque de Qin la miraba con respeto y con un trato especial, sino que incluso la Gran Concubina Yi se había transformado y la trataba bien. ¡Incluso escuchaba sus palabras!

Murong Wanru no podía soportar todo esto. Nunca admitiría que había perdido contra Han Yunxi. Sólo sabía que si seguía poniendo sus esperanzas en la Gran Concubina Yi, no tendría más remedio que casarse obedientemente con otra familia.

¡La única persona que podía cambiar todo era la viuda emperatriz!



-----




Teaser Original del Capítulo:

Han Yunxi: ¿Asesino misterioso? Lo tengo cubierto.

Han Yunxi: Palacio Mental, ¡Activado!



Han Yunxi: ¡Vamos, el juego está en marcha!

Chen Xiang: Estimada wangfei, no entiendo...

Han Yunxi: Elemental, mi querida Chen Xiang.

Chen Xiang: ¿Eh?

Han Yunxi: ¡Estoy SHERLOCKEADA!

Chen Xiang: ¡...por favor deje de hablar en acertijos, estimado wangfei!






CAPÍTULO 186:

ARGUMENTO, SUPERARSE A SÍ MISMA


Al día siguiente, los tribunales de justicia comenzaron puntualmente la audiencia del caso de la clínica de la familia Han. Originalmente era un simple homicidio, pero la orden de la viuda emperatriz lo había llevado a los tribunales de justicia para su revisión con el Oficial Ouyang presidiendo el proceso.

En realidad, la información de la Prefectura Shuntian de ayer era muy detallada. Mientras el Oficial Ouyang terminara el resto del juicio, las cosas estarían listas. Tenía muy claro en su corazón que la viuda emperatriz llevó el caso a los tribunales de justicia como un pretexto. Quería darle a la familia Han un nombre criminal y quitarles sus derechos de ejercer medicina en Tianning.

Todos llegaron temprano, con Han Yunxi sentándose a un lado como siempre para escuchar. Debido a su tranquila presencia, el Oficial Ouyang sintió cierta presión y dijo sus palabras con mucha cautela. Controló su temperamento y pasó por todo el caso de nuevo. Sólo pronunció el juicio después de ver que Han Yunxi no tenía objeciones.

—Las tres pruebas muestran que el Doctor Li cometió un error en su prescripción, resultando en la muerte de la suegra de Madame Chen por veneno. El Doctor Li se suicidó para escapar del castigo por homicidio; por lo tanto, la corte no continuará persiguiendo sus responsabilidades por el delito.

Hablando hasta ahí, el Oficial Ouyang hizo una pausa. La Séptima Madame estaba a punto de llorar por la injusticia, pero anoche Han Yunxi le dijo que no se preocupara, así que se contuvo. En ese momento, Han Yunxi estaba bebiendo té tranquilamente, todavía sentada cómodamente a un lado sin una pizca de ansiedad. La Séptima Madame no podía entender sus motivos, mientras que el Oficial Ouyang sólo se sentía nervioso al verla. La prueba por sí sola era suficiente para hacer el caso irrefutable. Juzgando por sus años de experiencia, sería imposible anular este caso, pero viendo la estabilidad de Han Yunxi, el oficial Ouyang se sentía incómodo.

Un silencio anormal cayó sobre la sala del tribunal. No hubo objeciones por ningún lado, así que el Oficial Ouyang continuó. 

—La familia Han descuidó sus deberes de supervisión y no hizo lo mejor para vigilar a su gente. ¡No pueden escapar a la culpa y pagarán una compensación a Madame Chen de 1000 taels de plata!

De nuevo, el oficial Ouyang se detuvo a mirar a Han Yunxi, sólo para verla calmada y tranquila como si no hubiera escuchado nada. Sólo entonces el oficial Ouyang dejó de lado sus preocupaciones. Pensó que con una evidencia tan concluyente, aunque estimada Wangfei quiera discutir, no tiene razón para hacerlo. Parece que esto es todo.

En cuanto a la revocación del derecho de la familia Han a practicar medicina, fue la decisión de la viuda emperatriz y no tenía nada que ver con los tribunales de justicia. Retirando la mirada, el oficial Ouyang exhaló un aliento y continuó leyendo el informe del tribunal. 

—Para cumplir las órdenes de la estimada viuda emperatriz, el diagnóstico erróneo de la familia Han sobre el príncipe heredero ya era un crimen atroz que alcanzaba los cielos. Ahora, no sólo no se han arrepentido y enmendado sus costumbres, sino que han cometido un error tan grave. Por lo tanto, su clínica sur será sellada y cerrada, todos sus activos médicos confiscados, ¡y sus derechos para practicar medicina en el país de Tianning revocados para siempre!

Sus palabras cayeron sobre una multitud silenciosa. Esto realmente era demasiado...

La Séptima Madame no pudo soportarlo más y gritó de rabia. 

—¡No pueden, es una injusticia! ¡La familia Han ha sido acusada injustamente! El Doctor Li debe haber...

Antes de que pudiera terminar, Han Yunxi finalmente levantó una mano para decirle que se calmara. La Séptima Madame estaba hirviendo de rabia y muy agitada, pero aunque no podía calmarse, se forzó a sí misma a recuperar sus sentidos al ver a Han Yunxi. Ayer, sólo mencionaron la revocación del derecho de la familia Han a practicar medicina, pero hoy añadieron una cláusula para confiscar sus bienes médicos. Las reservas de ingredientes medicinales de la familia Han eran iguales a sus propiedades familiares. ¿La viuda emperatriz endureció su corazón para dejar a la familia Han sin un centavo?

Debería recordar que su antigua vida fue salvada por nada menos que Lady Tianxin.

Si Han Yunxi no hubiera mantenido la calma para escuchar hasta el final, no habría visto la crueldad de la viuda emperatriz de primera mano.

¡Realmente fue demasiado lejos!

Han Yunxi entrecerró los ojos y miró fríamente al Oficial Ouyang, quien estaba tan asustado que inmediatamente comenzó a echarle la culpa. 

—Estimada Wangfei, estas son las intenciones de la viuda emperatriz, no las del tribunal de justicia. Este oficial sólo está representando...

—Oficial Ouyang, ¿no escuchó a la Séptima Madame gritar injusticia? —Han Yunxi lo interrumpió fríamente.

—Este... —El oficial Ouyang se sobresaltó antes de tratar de defenderse—. Estimada Wangfei, usted también conoce bien todo el caso. Las tres evidencias están todas aquí. Si la Séptima Madame quiere reclamar una injusticia, necesita proporcionar pruebas de la misma, ¿no es así?

—¿Pruebas? —Han Yunxi bajó elegantemente la pierna cruzada sobre su muslo para ponerse de pie, con voz helada—. Los tres artículos en las manos de esta wangfei son precisamente la prueba. La suegra de Madame Chen murió en extrañas circunstancias, al igual que el Doctor Li. ¡Alguien tenía malas intenciones al montar un caso contra la familia Han! 

Entonces, ella golpeó el informe de la autopsia, la valoración de los ingredientes medicinales y la receta en el escritorio del oficial Ouyang. El fuerte ruido reverberó por el silencioso salón.

—Este... estimada wangfei, esta... esta evidencia prueba que el Doctor Li escribió la receta equivocada. ¿Cómo podría probar que alguien manipuló el caso? estimada wangfei, no puede decir lo que quiera en un tribunal —el oficial Ouyang realmente no entendía y asumió que Han Yunxi estaba causando problemas intencionalmente.

Pero Han Yunxi sólo preguntó, 

—¿Quién escribió este informe de la autopsia? Llámalos. Además, ¿qué doctor escribió los detalles de los ingredientes medicinales? Llámalos también. Esta wangfei tiene preguntas que hacerles.

Al escuchar esto, el oficial Ouyang finalmente entendió lo que estimaba Wangfei quería hacer. Así que sus sospechas estaban en estas dos piezas de evidencia. Si la evidencia fue falsificada, entonces realmente había un problema con este caso.

Pero, ¿dónde está el problema?

Dejando de lado todo lo demás, la simple existencia de la prescripción del Doctor Li era suficiente para probar la validez del informe de la autopsia y la valoración de los ingredientes. En realidad, incluso sin esas dos piezas de evidencia, la prescripción por sí sola podría culpar al Doctor Li y a la familia Han del crimen.

La parte más extraña de este caso fue el error del Doctor Li y su posterior suicidio. El oficial Ouyang lo tenía claro en su corazón, pero naturalmente no desobedeció las instrucciones de la viuda emperatriz. Después de todo, ahora que el Doctor Li estaba muerto, no podían investigar mucho, no importa lo extraño que fuera. El oficial Ouyang tampoco creía que Han Yunxi pudiera encontrar algún defecto si cuestionaba la autenticidad de la evidencia. Hizo lo que ella le dijo y dio órdenes. 

—Que alguien llame al forense Xia, y al Médico Imperial Lin del Patio Médico Imperial.

El viejo Xia era un forense a tiempo completo en la Prefectura Shuntian, mientras que el Médico Imperial Lin era un médico del Patio Médico Imperial que ocupaba puestos simultáneos en los tribunales de justicia y en la Prefectura Shuntian. Ambos poseían habilidades de primera clase en sus respectivos campos, ganando elogios públicos en sus círculos afines. Tan pronto como escucharon que Han Yunxi cuestionó sus exámenes, los dos se indignaron y se sintieron agraviados.

Después de entrar y presentar sus respetos, el viejo Xia no pudo resistirse a hablar primero. 

—Estimada wangfei, el cuerpo de la suegra de Madame Chen fue inspeccionado sólo por mí. El informe también fue escrito por mí, así que si hay algún problema, señálelo directamente.

A Han Yunxi le gustaba la gente que iba directo al grano. Como el viejo Xia ya había dicho esto, renunció a las sutilezas.

—¿Estás seguro de que la suegra de Madame Chen murió por envenenamiento de Kuigen?

—¡Claro! El informe fue muy explícito en los detalles. Kuigen mezclado en la medicina envenenará a su víctima. Las pruebas realizadas con restos de la medicina dejada en la cavidad oral de la víctima también revelaron rastros de Kuigen —El viejo Xia estaba lleno de confianza y añadió—: Estimada wangfei también conoce las artes del veneno. Si no me cree, puede examinar el cuerpo usted misma.

Han Yunxi asintió y preguntó: 

—¿Cuál fue la hora de la muerte de la víctima?

—Anteayer por la noche en la hora Xu (entre las 7 y las 9 de la noche). Después de tomar la medicina, la muerte fue instantánea —el viejo Xia lo recordó muy claramente.

De nuevo, Han Yunxi asintió con la cabeza. No hizo más preguntas, y miró hacia el Médico Imperial Lin. 

—Médico imperial Lin, ¿Inspeccionaste los tres paquetes de medicinas que Madame Chen trajo?

El médico imperial Lin también estaba muy confiado. 

—Todos ellos. Había un total de 11 ingredientes, todos idénticos a la receta del Doctor Li, incluyendo la adición de Kuigen.

—¿Siguen existiendo esos tres paquetes de medicinas? —Han Yunxi preguntó de nuevo.

El oficial Ouyang ordenó inmediatamente que alguien los trajera. Todos fueron envueltos cuidadosamente en sus paquetes y presentados en un plato. Han Yunxi los examinó, muy satisfecha, y continuó preguntando, 

—Médico Imperial Lin, la prescripción del Doctor Li detalló las cantidades exactas de medicina a ser usadas. ¿Por qué tu evaluación de la medicina no detalla este punto? ¿Pesaste el contenido? ¿Eran las cantidades idénticas?

¿Cantidades?

Nadie había considerado esta pregunta antes. La receta contenía veneno y los ingredientes incluían veneno. Esto ya era una prueba adecuada, así que, ¿qué tenía que ver la cantidad con todo esto?

Además, las medidas en la medicina china eran aproximaciones, como un liang o dos aquí [1.liang (两) - unidad de medida china alrededor de 50 gramos.] y un qian o dos allí [2. qian (钱) - unidad de medida china alrededor de 3-9 (o 4-11) gramos] . Al llenar una receta, las cantidades eran aproximadas, por lo que no había necesidad de medidas exactas. El médico imperial Lin lo encontró inesperado e increíble. Un supuesto miembro del campo de la medicina como Han Yunxi había pensado en una pregunta tan inútil.

—Estimada wangfei, debido a que los ingredientes de la medicina eran idénticos a los de la prescripción del Doctor Li, este funcionario no pesó las cantidades. Ambos contenían el veneno —explicó el médico imperial Lin.

—¿Idénticos? —Han Yunxi se rió fríamente—. Médico imperial Lin, ¿qué quieres decir con que los 'ingredientes eran idénticos'? ¿Contendrían tanto la receta como la medicina las mismas cantidades sólo porque tienen los mismos ingredientes? El trabajo de revisión debe hacerse con cuidado, meticulosamente y profesionalmente. No necesitas el recordatorio de Wangfei para esto, ¿cierto?

En esto, la tez del Médico Imperial Lin cambió abruptamente. ¡Han Yunxi estaba poniendo su profesionalismo y ética de trabajo bajo sospecha! Su temperamento se encendió, aunque no se atrevió a mostrarlo. Suprimiendo su ira, trató de explicarlo seriamente. 

—Estimada Wangfei, este oficial ha practicado la medicina y prescrito recetas durante 20 años sin cometer ningún error. La suegra de Madame Chen murió envenenada, pero eso no tiene nada que ver con la cantidad de medicina. Mientras se pueda probar que la medicina contenía veneno, ¡entonces esa es la evidencia! Kuigen puede ser usado como veneno o como medicina. Si se coloca en otras medicinas, podría no tener propiedades venenosas, ¡pero definitivamente es tóxico cuando se combina con la prescripción del Doctor Li! ¡Esto no tiene nada que ver con las cantidades!

¡Este médico imperial Lin sabe bastante sobre Kuigen!

¡Pero discutir asuntos de veneno en su cara era una sobrevaloración de su propia habilidad!

Después de escuchar esto, Han Yunxi le dio al Médico Imperial Lin una mirada significativa, sacudiendo su convicción y resolución en algo menos confiado. Pero era un sentimiento temporal en el mejor de los casos. El Médico Imperial Lin creía firmemente que no había necesidad de investigar la cantidad de medicina. Pensó que Han Yunxi estaba tratando de refutar los resultados del caso buscando una falla en un huevo - buscando fallas donde no las había - ¡y creando problemas!

Así, el Médico Imperial Lin continuó hablando. 

—¡Así que este oficial cree que no hay necesidad de comprobar las cantidades específicas de la medicina!

Han Yunxi asintió con la cabeza y preguntó con una sonrisa: 

—Médico imperial Lin, sabes también que Kuigen no es sólo una medicina, sino también un veneno. ¿Pero sabes que la cantidad de veneno afectará su tiempo de reacción y los síntomas en la víctima?

Estas palabras hicieron que el médico imperial Lin se quedara callado de inmediato. A su lado, el forense Xia también se sorprendió. Tal vez el resto de la gente no se había dado cuenta todavía, pero estos dos profesionales de repente tuvieron una mala premonición.

Cantidad de veneno... tiempo de reacción del veneno...

El médico imperial Lin... realmente no había considerado la posibilidad. Sólo sabía que la víctima había sido envenenada por Kuigen y había muerto. El cadáver había mostrado evidencia del mismo veneno, así que todo coincidía.

Viendo al Médico Imperial Lin y al Viejo Xia callar, el Oficial Ouyang también estaba inquieto. 

—Estimada wangfei, siempre hay diferencias cuando se trata de despachar las cantidades prescritas. ¿Cómo se pueden calcular las cosas con tanta precisión?

Han Yunxi sonrió fríamente. 

—Kuigen puede ser un veneno perspicaz, ¡pero diferentes cantidades darán como resultado diferentes tiempos de reacción! Justo entonces, el forense Xia dijo que la suegra de la señora Chen murió anteayer por la noche tan pronto como tomó la medicina. Pero la cantidad escrita en la receta, cuando se mezcla con los otros 10 ingredientes, no causará una reacción tóxica aunque ella termine los tres paquetes de medicina a la vez. ¡Esa cantidad de Kuigen tardaría tres días antes de que el veneno mostrara signos de reacción! O bien el Kuigen presente en la medicina excedía el doble de la cantidad indicada en la receta, o bien la suegra de Madame Chen... ¡fue envenenada por otra persona!

El oficial Ouyang se quedó atónito ante las palabras de Han Yunxi mientras la sala de la corte se quedó en silencio...




CAPÍTULO 187:

IRA, INVESTIGACIÓN HASTA EL FINAL


En ese silencio, todos intercambiaron miradas incrédulas. Nadie esperaba este resultado.

Ser envenenado justo después de tomar la medicina contra ser envenenado tres días después de tomar la medicina realmente era una gran diferencia. Y aunque había inconsistencias en las cantidades prescritas, cometer un error como tomar el doble de la cantidad de un ingrediente requerido era demasiado exagerado.

Incluso si el Doctor Li hubiera escrito la receta equivocada, no cometería un error tan grande al llenar la receta. ¿Qué clase de homicidio involuntario sería ese? ¡Sería un asesinato premeditado!

Si los tres paquetes de medicina contenían la misma cantidad de ingredientes que la receta, entonces el Doctor Li no la llenó con las cantidades equivocadas. En ese caso, la muerte de la suegra de Madame Chen no habría sido por tomar la medicina, sino que se aprovecharon de la receta para matarla a propósito.

¿Cuál es la verdad?

¿El Doctor Li mató a alguien intencionalmente, o fue alguien más el culpable? Un simple y sencillo caso se había complicado de repente gracias al análisis de venenos de Han Yunxi. Abruptamente, la Séptima Madame se giró hacia Madame Chen. En un instante, la multitud la siguió para enfocar sus miradas en la misma dirección. La cabeza de Madame Chen cayó muy, muy bajo, su cuerpo temblando. Ella no se atrevió a decir una palabra.

Los ojos del Oficial Ouyang parpadearon con una complicada expresión mientras vacilaba por un largo tiempo. Finalmente, habló. 

—Médico Imperial Lin, ¿la cantidad de Kuigen y los tiempos de reacción al veneno... realmente funcionan así?

Han Yunxi se rió fríamente en su corazón. El oficial Ouyang realmente sabía cómo hacer preguntas. Estaba claro por sus palabras que no le creyó.

El Médico Imperial Lin fue muy discreto. 

—Este oficial no tiene suficiente talento. En verdad, no lo sé.

—Si el oficial Ouyang no lo cree, ¿por qué no hacemos una demostración aquí mismo? —Han Yunxi dijo fríamente. Hoy, ella iba a convencer a todos sinceramente. ¡No importa si eran de la corte o del palacio!

—En cuanto a las regulaciones, una demostración en el juicio es realmente necesaria —el oficial Ouyang se preparó para hablar. Después de todo, tenía que dar una explicación a la viuda emperatriz.

Han Yunxi inmediatamente hizo que alguien reuniera algunas medicinas mientras el Médico Imperial Lin se aseguraba de que los ingredientes medicinales no difirieran de la prescripción. Poco después de eso, la medicina fue puesta a hervir en la sala del tribunal.

—Oficial Ouyang, para ser imparcial, debería encontrar a alguien que pruebe la medicina —dijo Han Yunxi con frialdad.

El corazón del Oficial Ouyang estaba medio congelado por la actitud glacial de Han Yunxi. Hizo que alguien trajera a un preso del corredor de la muerte y le hizo terminar de beber todo el tazón de medicina. Resultó que estaba perfectamente bien incluso después de que el tiempo que tardaba en quemar una vara de incienso había pasado.

—Oficial Ouyang, ¿tiene alguna otra pregunta? —Preguntó Han Yunxi.

Inmediatamente, el oficial Ouyang sacudió la cabeza. ¿Cómo se atrevería a hablar? Esta wangfei podría ser simplemente llamada un fei venenoso. ¡Cualquiera que discutiera con ella sobre venenos buscaba su propia muerte! Mientras el oficial Ouyang permanecía en silencio, todos los presentes en la sala también lo hacían. Ya que las palabras de Han Yunxi se habían confirmado, ¡la verdad del asunto estaba en determinar la "cantidad" de medicina prescrita!

Han Yunxi caminó hacia un lado y personalmente abrió los tres paquetes de medicinas. De cada uno sacó y separó los 11 ingredientes diferentes e hizo diez montones separados.

—Médico Imperial Lin, tendré que molestarte para que evalúes las cantidades aquí mismo. ¿Está bien así? —Han Yunxi seguía siendo muy educada.

Aunque el Médico Imperial Lin estaba familiarizado con Kuigen, su comprensión era muy inferior a la de Han Yunxi. ¡Realmente había pasado por alto el asunto de los tiempos de reacción al veneno! Además, podía mirar cualquier otro ingrediente medicinal y decir su peso con sólo un vistazo, pero Kuigen era diferente. Era extremadamente liviano y un ingrediente que raramente encontraba, así que era muy difícil medir su cantidad a simple vista. Si a eso se añade el hecho de que no había considerado pesarlo en absoluto, el médico imperial Lin se sentía muy inseguro.

En medio de su terror, escuchó las educadas palabras de Han Yunxi y asintió asustado con la cabeza. Temeroso de retrasarse más, hizo que alguien le trajera unas balanzas. El tiempo pasó en silencio mientras el Médico Imperial Lin comenzaba, sus manos temblaban al principio antes de que se dedicara rápidamente a su trabajo. Por un lado, pesó los ingredientes. Por otro lado, tomó notas meticulosas en un papel blanco.

Pero cuando terminó de pesar el primer lote de Kuigen, su mano tembló repentinamente cuando el peso de la balanza cayó con un fuerte golpe. El peso no sólo cayó al suelo, sino también al corazón de todos los presentes. Todos temblaban de miedo al adivinar que había un problema con el peso del Kuigen.

Mientras tanto, la verdad se acercaba cada vez más...

El rostro del Médico Imperial Lin era de color blanco ceniciento. Miró a Han Yunxi antes de recuperar rápidamente el peso y medir la cantidad de nuevo. Las cifras fueron rápidamente registradas en el papel, que Han Yunxi vio con una mirada sin cambiar su expresión. Hizo un gesto para que el Médico Imperial Lin continuara.

Rápidamente, el Médico Imperial Lin revisó los tres paquetes de medicinas, registrando la cantidad de cada ingrediente contenido en ellos. Cuando finalmente bajó el peso de la balanza, sus manos se habían vuelto flácidas y apáticas.

Han Yunxi desplegó las cantidades registradas en el papel blanco y se dirigió hacia el Oficial Ouyang. 

—Oficial Ouyang, la receta está en su escritorio. Tendré que molestarlo para hacer una comparación. ¿Está bien así?

Cuanto más amable actuaba Han Yunxi, más incierto se sentía el Oficial Ouyang en su corazón. Su rostro estaba pálido mientras abría apresuradamente la receta para comprobarlo. Los resultados lo hicieron caer de nuevo en su asiento de juez.

—Oficial Ouyang, ¿cuáles son los resultados? —Han Yunxi preguntó en voz alta.

El oficial Ouyang no se atrevió a responder, pero al final tenía que hacerlo. Tembló de miedo al ponerse de pie. 

—Idéntico. La cantidad de ingredientes son todos idénticos.

¡Si las cantidades son todas idénticas, entonces la cantidad de Kuigen es idéntica también!

Esa cantidad de Kuigen no era suficiente para quitarle la vida a alguien inmediatamente con su veneno. ¡Así que alguien más debe ser el envenenador!

¡Esta es la verdad!

El shock y el asombro estallaron en la multitud. ¡Nadie pensó que esta sería la realidad!

La Séptima Madame fue la primera en recuperarse y miró a Madame Chen mientras maldecía con rabia. 

—¡Debes ser tú! Para reclamar daños y perjuicios por el dinero de la compensación, envenenaste a tu suegra e inculpaste a mi familia Han. ¡Eres tan siniestra y despiadada para ser una mujer casada! Mi familia Han no tomó un centavo por sus honorarios de consulta o medicina, pero pagaste nuestra amabilidad con enemistad. ¿Fue tu corazón comido por los perros?

Madame Chen levantó abruptamente su cabeza y negó todo con prisa. 

—¡No fui yo! ¡No fui yo! ¡Yo no lo hice! ¡Yo no hice nada! ¡No sé nada!

Finalmente, el buen humor de Han Yunxi se evaporó. Su cara estaba fría mientras avanzaba paso a paso hacia Madame Chen. Madame Chen estaba arrodillada mientras Han Yunxi estaba de pie, haciéndola parecer superior y elevada. Si a eso se añade el hecho de que estaba rebosante de rabia, su poderosa aura fue suficiente para casi hacer que la señora Chen se desmayara. Ni siquiera miró a Han Yunxi mientras se arrastraba por el suelo y comenzó a sollozar. 

—¡No fui yo, realmente no fui yo! ¡Yo no hice nada!

—Si no fuiste tú, entonces ¿quién fue? 

Han Yunxi preguntó fríamente. Sospechaba de Madame Chen antes, pero no creía que la mujer tuviera las agallas para incriminar a la familia Han. Además, era realmente sospechoso que la prescripción del Doctor Li tuviera un error. Ya sea que Madame Chen o el doctor Li escondieran a un patrocinador detrás de ellos, ¡la verdad seguía escondiéndose! O más bien, ¡el verdadero culpable de todo el asunto aún no había sido revelado! Han Yunxi sólo sabía que era esa persona en el palacio, ¡pero necesitaba pruebas!

Al escuchar las palabras de Han Yunxi, Madame Chen se asustó aún más. Todo su cuerpo tembló cuando puso su cara en el suelo. Parecía que prefería encontrar una fisura en el suelo para cavar y escapar.

—¡No fui yo, no sé nada! No sé... ¡No lo sé, tampoco quiero el dinero! No quiero que me compensen... ¡sólo déjenme marchar!

… …

En realidad, Han Yunxi supo que había un problema tan pronto como vio la receta de ayer. Había aguantado hasta hoy, ¡así que no tenía intención de dejar a nadie escapar! ¡Aquellos que se atrevieron a golpear a la familia Han de esta manera, realmente la hicieron enojar!

Lentamente, se arrodilló y levantó a la señora Chen, mirándola fijamente a los ojos. 

—Si tú no lo hiciste, entonces ¿quién lo hizo? ¿Quién quería darte dinero? ¡No pienses que alguien te protegerá sólo porque te quedes callada!

Madame Chen estaba muerta de miedo. Ignorando todo lo demás, se liberó de las garras de Han Yunxi y retrocedió muy, muy lejos. Sólo entonces se dio cuenta de que había levantado una mano contra Qin Wangfei. Su cara se puso verde cuando furiosamente sacudió su cabeza con terror. 

—¡Estimada Wangfei, por favor perdóneme! ¡Esta plebeya no sabe, esta plebeya no sabe nada... no sé...!

Han Yunxi entrecerró los ojos al acercarse, un horrible intento asesino emanando de su ser. ¿Cómo podría alguien amenazar a una persona en un tribunal de justicia? Sin embargo, ninguno de los presentes se atrevió a hacer un sonido, temiendo incurrir en su ira. ¡Estimada Wangfei había perdido los estribos!

Han Yunxi se acercó lentamente a Madame Chen, pero antes de que pudiera hablar esta vez, Madame Chen se le adelantó. 

—¡Hablaré! Hablaré, así que no venga aquí. ¡Hablaré!

Sólo entonces Han Yunxi detuvo sus pasos mientras Madame Chen abría inmediatamente la boca.

—¡Fue Lady Li, la esposa del Doctor Li quien lo hizo! Esa noche terminaba de darle a mi suegra su medicina cuando Lady Li llamó a nuestra puerta. Hirvió un poco de su propia medicina para que mi suegra la bebiera, diciendo que trataría la enfermedad de raíz. Pero quién iba a imaginar que justo después de que mi suegra terminara, ella... yo estaba aterrorizada, y lista para llamar a las autoridades en ese momento, pero... pero... —En este punto, Madame Chen comenzó a vacilar, temerosa de continuar.

—¡Sólo habla, dilo! —Han Yunxi se enfureció.

Madame Chen tembló de miedo antes de arreglárselas para continuar. 

—Pero me dio 500 taels de plata y me dijo que no dijera nada. A la mañana siguiente debía ir a la Prefectura Shuntian y exponer mi caso. Dijo que ya lo había arreglado todo, para que en el futuro no sólo obtuviera una compensación de la familia Han, sino que consiguiera otros 500 taels de su parte... Yo... yo, ¡estaba poseída por el calor del momento y me confundí! Estimada Wangfei, yo no maté a mi suegra, ¡fue Lady Li! ¡Ella lo hizo! ¡Sólo déjeme ir! Se lo ruego, estimada Wangfei... ¡perdóneme! —Mientras Madame Chen hablaba, se inclinaba, golpeando su cabeza contra el suelo.

Pero Han Yunxi no tenía ni una pizca de simpatía por una persona avariciosa como ella. Lady Li había dado el veneno, pero ¿por qué? El Doctor Li había trabajado para la familia Han durante muchos años en armonía. La familia Han nunca los había tratado mal. ¿Por qué el Doctor Li cometería un error en su receta, por qué Lady Li añadiría después un cuchillo de su propia fabricación?

Ahora que tenían un sospechoso, lo único que quedaba era preocuparse por si Lady Li hablaría. ¡La verdad se acercaba cada vez más!

—Oficial Ouyang, ¿no debería enviar a alguien a la familia Li inmediatamente? —Preguntó Han Yunxi.

El oficial Ouyang finalmente recuperó el sentido. Aunque sabía que los eventos actuales habían progresado lejos de las expectativas de la viuda emperatriz, no podía ejercer favoritismo como miembro de los tribunales de justicia. Sólo podía enviar a alguien a arrestar a Lady Li inmediatamente. Pero no pasó mucho tiempo antes de que el mensajero regresara no con Lady Li, sino con la noticia de un cadáver.

—Informando a estimada wangfei, Oficial Ouyang. ¡Lady Li se colgó frente a la lápida del Doctor Li! Cuando su subordinado se acercó corriendo, acababan de bajar su cuerpo.

—¿Qué? —Han Yunxi golpeó la mesa y se puso de pie con ira—. ¡¿Muerta?!

—El cuerpo acaba de ser enviado a la morgue —respondió honestamente el chico de los recados.

La cara de Han Yunxi estaba terriblemente pálida. No podía creerlo. ¡Lady Li era su última conexión!

—¡Forense Xia, examine el cuerpo! —dijo con furia Han Yunxi, dando largos pasos hacia el depósito de cadáveres. 

El forense Xia se apresuró a seguirla. A la vista del cuerpo, incluso Han Yunxi podía decir a simple vista que realmente se había colgado para morir. Sus manos se cerraron en puños. Nunca esperó que los cómplices del crimen murieran tan rápido. En realidad, fue demasiado descuidada. ¡Debería haber enviado a algunas personas mucho antes para vigilar a Lady Li!

Lo más probable es que el Doctor Li y Lady Li hayan sido amenazados. El Doctor Li era demasiado amable para poner suficiente veneno en la medicina, así que Lady Li fue personalmente a hacer una visita. Ahora que ambos, marido y mujer, estaban muertos, las pistas se habían roto. Sólo le faltaba el último paso, ¡qué abominable!

Cuando regresó a la corte, Madame Chen ya se había inclinado y golpeado su cabeza hasta quedar inconsciente. Han Yunxi ni siquiera le dedicó una mirada, sino que miró fijamente al Oficial Ouyang, obviamente de mal humor. El oficial Ouyang se sintió incómodo por su mirada, pero se esforzó por hablar. 

—Estimada Wangfei, este caso... por el lado de la familia Li, deberíamos...

—¿Son los tribunales de justicia los que supervisan este caso, o esta Wangfei? ¿Por qué me preguntas a mí? ¡Continúa! —Han Yunxi fue feroz y salvaje, su cara oscura cuando se sentó a un lado.

Continuar...

¿Cómo continuar? El oficial Ouyang estaba a punto de enfrentarse a una tragedia...





CAPÍTULO 188:

¿QUIÉN LO HIZO MEJOR?


El Doctor Li y Lady Li se habían suicidado, sin duda para proteger a la persona que estaba detrás de escena, así como la seguridad y el futuro de su hija. El oficial Ouyang también, pudo adivinar quién tenía el descaro de provocar a la familia Han y a estimada Wangfei. Ahora que el caso había progresado hasta este punto, ¿cómo iban a continuar?

Sólo podía llevar las cosas a su fin.

El oficial Ouyang bajó los ojos, secretamente deprimido. ¿Cómo iba a terminar el caso sin ofender al personaje del palacio, mientras calmaba a este otro ante sus ojos? Aunque el cerebro del oficial Ouyang creciera al doble de su tamaño ahora, no sabría qué hacer.

—¡Oficial Ouyang, continúe! —Han Yunxi rechinó los dientes mientras hablaba palabra por palabra, con su disgusto pintado en su cara.

—¡Sí, sí! —El oficial Ouyang asintió con la cabeza. 

No podía lidiar con tantas cosas, era mejor satisfacer primero a esta todopoderosa ante él antes de explicarle a la otra persona en el palacio personalmente.

El oficial Ouyang cambió inmediatamente la sentencia original para considerar a Lady Li como la verdadera culpable. En vista de su suicidio, no persiguió su crimen por asesinato. En cuanto a Madame Chen, ella ocultó la verdad y se convirtió en cómplice. Aunque pudo escapar de la pena de muerte, no pudo escapar del castigo y fue sentenciada a 10 años de cárcel.

En realidad, el hecho de que el Doctor Li hubiera escrito una prescripción errónea significaba que la familia Han todavía tenía un poco de responsabilidad. Pero al ver la cara de estimada Wangfei, que era aún más fría que la de Su Alteza Duque de Qin, el Oficial Ouyang no se atrevió a seguir con el asunto. Como resultado, la compensación se cambió a que la familia Li se encargara de los asuntos del funeral de la suegra de Madame Chen. Por otra parte, debían criar al hijo de Madame Chen como un niño adoptivo. La Séptima Madame finalmente liberó un suspiro después de que el veredicto de la corte fue leído en voz alta. Estaba emocionada mientras el Oficial Ouyang miraba tímidamente a Han Yunxi. Pensó, la familia Han escapó ilesa, por lo que estimada wangfei debería calmarse ahora.

Pero Han Yunxi sólo preguntó fríamente, 

—¿Eso es todo?

El corazón del oficial Ouyang se estremeció cuando dijo:

—¿Qué más desea?

Todos sabían que la persona detrás de todo era la del palacio. Ya era una gran hazaña absolver a la familia Han de la culpa hasta este punto. ¡Debía renunciar mientras estuviera en el poder! Por supuesto, aunque el Oficial Ouyang pensara así, no se atrevió a decirlo en voz alta.

Se levantó respetuosamente y dijo: 

—Estimada wangfei, añada comentarios adicionales.

Han Yunxi se sentó derecha en un lado, sin expresión en la cara. Aunque el suyo no era el asiento de honor, exudaba la poderosa aura de una reina. Su voz fue fría. 

—Madame Chen pasó la mañana de ayer gritando injusticia frente a las puertas de la Prefectura Shuntian, arruinando el nombre de nuestra clínica sur en la capital. ¿Cómo debería ser compensado esto?

Los labios del oficial Ouyang se movieron al oír las palabras. Había muchos pasos para redimir una falta, pero una vez que se decidiera por uno, ¿esa persona del palacio se levantaría de la mesa en señal de protesta? Después de todo, el temperamento de la vieja dama estallaría ante el hecho de que no habían perseguido a la familia Han hasta la muerte. El oficial Ouyang dudó mientras lo pensaba. Por un lado, estaba Qin Wangfei, por el otro, la viuda emperatriz y tal vez incluso el emperador. Este último era poderoso y contundente, por lo que todavía tenía que tenerlo en cuenta.

Así, el oficial Ouyang abrió su boca con audacia. 

—Estimada Wangfei, usted también ha visto la receta del Doctor Li. Realmente hubo un error. Siendo parte de la clínica sur, el Doctor Li y la familia Han... más o menos tienen alguna responsabilidad. Madame Chen no estaba completamente equivocada en su caso.

Han Yunxi arqueó una ceja mientras parecía asentir con la cabeza. 

—Las palabras del oficial Ouyang son razonables. Esta wangfei se preguntaba por qué Lady Li y el Doctor Li envenenarían a alguien así. El esposo y la esposa actuaron de manera diferente; tal vez esta Wangfei debería hacer un viaje a la casa Li y preguntar a quién han visto recientemente, a dónde han ido, ¡y si algo inusual sucedió! No te apresures a terminar el caso, Oficial Ouyang. Vamos a seguir investigando.

¡Han Yunxi lo estaba amenazando, amenazándolo al complacerlo!

Dejando de lado si encontraría alguna pista en la finca Li, mientras el caso persistiera un día más, era un día más de dolores de cabeza para el oficial Ouyang. Si realmente encontraba algo, ¡entonces él sería el primero en sufrir un desastre! El oficial Ouyang quería llorar, desmayarse y arrojarse a una letrina. Él era el que menos quería alargar el caso. No tenía otra opción que retirarse. Usaría el nombre del tribunal de justicia y ordenaría a la Prefectura Shuntian que pusiera un aviso público que absolviera a la clínica sur de la culpa y restaurara su reputación.

Sin embargo, Han Yunxi planteó un segundo problema. 

—Después de que la clínica Sur fue cerrada, sufrió bastantes pérdidas. Esta Wangfei y la Séptima Madame de la familia Han invirtieron mucho esfuerzo y tiempo en este caso. ¿No deberían los tribunales de justicia pagar reparaciones por eso?

Este...

El oficial Ouyang aspiró una bocanada de aire frío. Había pasado tantos años en los tribunales de justicia, empezando como secretario antes de convertirse en un oficial de los tribunales. ¡Pero era la primera vez que alguien pedía reparación a los tribunales de justicia! Esto era simplemente algo entre la familia Han, la familia Li y Madame Chen. Habían gastado tiempo y esfuerzo en sus propios asuntos, mientras que los tribunales de justicia acababan de presidir el caso. ¿Por qué deberían pagar?

El oficial Ouyang no pudo contener su temperamento cuando preguntó, 

—Estimada wangfei, Madame Chen fue la que organizó el caso contra usted. La asesina fue Lady Li. ¿Dónde se equivocaron los tribunales de justicia?

Han Yunxi sólo se rió fríamente. 

—En la Prefectura Shuntian, este caso podría haberse resuelto en un día. Incluso esa receta tenía pistas sobre el verdadero culpable. Si los tribunales de justicia no se hubieran inmiscuido en un caso tan simple, se habría concluido ayer por la mañana. ¿Por qué tendríamos que prolongarlo hasta hoy? Si no son los tribunales de justicia los que pagan las reparaciones por estas pérdidas, ¿quién debería ser?

En esto, el temperamento del oficial Ouyang se extinguió completamente, para ser reemplazado por una espeluznante sensación de miedo. Finalmente lo entendió. Aunque estimada Wangfei parecía estar actuando en contra de los tribunales de justicia, ¡su verdadero motivo era abofetear a la viuda emperatriz! ¡Estaba haciendo una demostración de fuerza para la viuda emperatriz!

Después de todo, la viuda emperatriz había ordenado a los tribunales de justicia que se hicieran cargo del caso. ¡Los tribunales de justicia conocían a toda la gente de la Prefectura Shuntian! Aunque todos sabían que eran órdenes de la viuda emperatriz, el oficial Ouyang no se atrevió a mencionar su nombre en esta situación. Una vez que lo hiciera, implicaría que no era culpa de los tribunales de justicia, sino de la viuda emperatriz. Después de pensarlo detenidamente, el oficial Ouyang sintió un escalofrío en su espalda. Sólo podía hacer que los tribunales de justicia aceptaran tranquilamente esta derrota.

—Oficial Ouyang, esta Wangfei... no ha dicho nada malo, ¿verdad? —Han Yunxi dijo fríamente.

—¡Así es, así es! ¡Los tribunales de justicia deben hacer reparaciones! —El oficial Ouyang sólo podía aceptar.

—Entonces, ¿cómo planea el oficial Ouyang hacer las reparaciones? —Han Yunxi dijo tranquilamente mientras jugaba con sus exquisitas uñas, dando resoplidos en las puntas—. Una clínica salva la vida de la gente. El tiempo es tan precioso como la vida misma, el tiempo de esta Wangfei también es muy valioso.

Estas palabras hicieron que todos los presentes, incluso la Séptima Madame, la miraran con incredulidad. Si esto era alcanzar un metro después de conseguir un centímetro, Han Yunxi lo admitía. ¡Incluso sintió que no era suficiente! Nada de esto tenía que ver con la clínica sur. Era claramente una conspiración. Debido a ciertas personas y sus rencores personales, tres vidas inocentes se perdieron, dañando a Madame Chen y a su pequeño hijo. Dos familias fueron arruinadas, e incluso la familia Han casi perdió su medio de vida. Ella exigió reparaciones a los tribunales de justicia y usó eso para abofetear a la viuda emperatriz. ¡Eso no era para nada excesivo!

Si los tribunales de justicia no podían pagarle a su satisfacción, no le importaba hacer un escándalo hasta que se convirtiera en la comidilla de la ciudad para que todos los hogares lo supieran. Cuando eso sucediera, le gustaría ver quién temía ser descubierto, quién perdería la reputación primero. ¡Quería que esa persona en el palacio supiera que ella, Han Yunxi, no tenía el corazón blando como cualquier otra persona cuando se proponía hacer las cosas!

El oficial Ouyang bajó la cabeza. Incluso su voz se había vuelto débil. 

—Los métodos de reparación serán decididos por estimada wangfei.

Sin la más mínima duda, Han Yunxi dijo con calma, 

—No mucho. 10,000 taels deberían ser suficientes....por supuesto, esta Wangfei lo quiere todo en oro.

El oficial Ouyang casi se ahoga con el aire. ¡10.000 taels!

¿Cómo podrían los tribunales de justicia sacar tantos fondos públicos de inmediato?

Por supuesto Han Yunxi sabía que era imposible para ellos, ¿pero no tenían a esa anciana respaldándolos? Ella tenía métodos para conseguir el dinero.

—¿El oficial Ouyang piensa que es demasiado? Esta wangfei necesitaba acompañar a Su Alteza Duque de Qin. Si realmente calculara el tiempo perdido en detalle, me temo que tendría alguna dificultad.

¡Acompañar al Duque de Qin!

Escuchando estas palabras, y recordando los recientes rumores de que el Duque de Qin adoraba a su wangfei, el Oficial Ouyang sintió que sus piernas se debilitaban. Era como si su honorable Alteza Duque de Qin estuviera parado justo frente a él. ¿Cómo se atrevería a pensar que era demasiado? Se preparó y aceptó. Han Yunxi realmente era una mujer a la que no se podía traicionar. Aunque el Oficial Ouyang había accedido, ella preguntó también, 

—¿Entonces cuándo planea el Oficial Ouyang pagar la compensación?

—10.000 taels de oro no es una cantidad pequeña. Pido que estimada wangfei sea tolerante y nos dé unos días —dijo el oficial Ouyang con prisa.

—Unos pocos días, ¿exactamente cuántos son? —Han Yunxi insistió en los detalles.

—10 días, 10 días... —El oficial Ouyang sintió que sus nervios estaban a punto de estallar.

No sabía cómo informar a la viuda emperatriz sobre el caso. De todos modos, decidió fingir ignorancia y no saber nada. Todos en los tribunales de justicia sabían que la viuda emperatriz les había dicho que se hicieran cargo del caso. Si no tenían dinero, la viuda emperatriz debería pensar en algo.

Después de certificar las reparaciones y el tiempo de pago, Han Yunxi se sintió mucho mejor. Aunque no había reunido las pruebas para descubrir al maestro entre bastidores, se las arregló para dar un feroz contraataque. Como la viuda emperatriz pudo silenciar a Lady Li tan rápidamente, probablemente estaba prestando atención a los procesos actuales de la corte de justicia. ¡Debe tener una expresión brillante en este momento!

Al pensar en esto, Han Yunxi se sintió mucho más feliz mientras guiaba con estilo a la Séptima Madame. Para entonces, las noticias habían llegado al palacio.

¡Golpea!

Una delicada taza de té cayó de las manos de la viuda emperatriz. Estaba aturdida, sin creer todo lo que escuchaba. Murong Wanru se puso de pie a un lado, con el corazón acelerado mientras se levantaba lentamente. No se atrevía a sentarse más. Todo lo que se escuchaba en el silencio era la pesada respiración de la viuda emperatriz. De repente, barrió todas las cosas de té que había en la mesa.

—¡Inútiles! ¡Son todos unos buenos para nada! Ni siquiera pueden ocuparse de algo así, ¿qué sentido tiene criarlos a todos?

… …

La cara de Murong Wanru estaba terriblemente pálida cuando retrocedió dos pasos, su corazón se estrelló contra su pecho. Después de todo, ella fue la que ideó este plan, y la misma persona que sobornó a Lady Li y al Doctor Li. Amenazó las perspectivas de futuro del hijo mayor de la familia Li para que el Doctor Li creara cargos falsos contra la familia Han. La misma noche, el Doctor Li y Lady Li fueron a la casa de Madame Chen, donde espiaron a la suegra de Madame Chen a través de una ventana mientras ella bebía la medicina. Cuando ella no murió, Lady Li endureció su corazón y fue directamente a llamar con Kuigen para envenenar a la suegra para que muriera. Ella también sobornó a Madame Chen para que se pusiera de su lado.

Cuando el complot fue revelado al día siguiente, el Doctor Li no pudo superarlo en su corazón y eligió el suicidio.

Murong Wanru asumió que todo se resolvería una vez que la suegra de Madame Chen muriera por el veneno. Por el bien de su hijo y de la familia Li, Lady Li no tendría más remedio que soportar su dolor y seguir adelante. ¿Quién iba a saber que Han Yunxi se daría cuenta de la cantidad de medicina en la receta y sus efectos a simple vista? Murong Wanru no había subestimado a Han Yunxi; ¡sólo que nunca pensó en considerar la relación entre las cantidades de Kuigen y los tiempos de reacción del veneno!

Esta vez, Han Yunxi había ganado de nuevo con una victoria incuestionable. Nadie podía refutar las conclusiones de este caso. Si seguían investigando, ¿quién sabe si Han Yunxi sería capaz de rastrearlo hasta ella? Con estos pensamientos y la reacción de la viuda emperatriz en mente, Murong Wanru tembló involuntariamente. ¿No se refería precisamente a ella misma el "buenos para nada" en los labios de la viuda emperatriz?

Justo cuando Murong Wanru se sentía aterrorizada, la viuda emperatriz se calmó de repente y se giró lentamente para mirar hacia ella...






CAPÍTULO 189:

ODIO, TODO ES POR TU CULPA.



Murong Wanru se sobresaltó cuando la viuda emperatriz miró a su alrededor y se arrodilló rápidamente. 

—Estimada viuda emperatriz, Wanru ha perdido su prestigio. Wanru realmente fue demasiado negligente, ¡puede la estimada viuda emperatriz imponer un castigo! 

La viuda emperatriz miró fríamente a Murong Wanru, sus agudos ojos de fénix se llenaron de desagrado. Este asunto no sólo no derribó a la familia Han, sino que le dio a Han Yunxi la oportunidad de contraatacar ferozmente. Los tribunales de justicia tenían que pagar reparaciones por los daños. Una vez que algo tan absurdo se extendiera, la gente no sólo se reiría de los tribunales de justicia, ¡sino también de ella! Si no fuera por la sugerencia de Murong Wanru, ella no habría caído en tan sombrías circunstancias.

¿Por qué la viuda emperatriz no estaría resentida con Murong Wanru?

Murong Wanru no se atrevió a levantar la cabeza. Después de un largo tiempo sin que la viuda emperatriz hablara, su corazón comenzó a agitarse. Su última ruta de escape era al lado de la viuda emperatriz. Ella era la última persona con la que podía contar, así que no importaba qué, no podía perder esta oportunidad. Justo cuando estaba a punto de hablar, los ojos de la viuda emperatriz parpadearon de forma calculada antes de que ella hablara primero. 

—Levántate y habla.

Murong Wanru encontró esto inesperado. La viuda emperatriz había controlado su mal genio y la dejó levantarse así como así. Levantó tímidamente la cabeza, con una expresión lastimera. 

—Estimada viuda emperatriz, Wanru sabe que ha hecho mal. Wanru no puede levantarse.

—Las habilidades de Han Yunxi no son algo que la gente común pueda igualar. Que pierdas con ella, sí... aún se considera normal —dijo suavemente la emperatriz viuda. 

Su suspiro ensalzó a Han Yunxi al mismo tiempo que negaba a Murong Wanru. Murong Wanru no podía creerlo. Han Yunxi acababa de mostrar su impresionante fuerza contra la viuda emperatriz, pero después de recuperarse de su mal genio, esta última aún afirmaba su valor.

¿Para qué cuenta esa mujer? ¿Es realmente tan capaz?

Se negó a reconocer ese hecho, ¡mucho menos a aceptarlo!

Han Yunxi simplemente sabía algunas habilidades de veneno, eso es todo. Simplemente tuvo suerte. Además de venenos, ¿qué más sabía? El asunto con el Kuigen esta vez fue sólo una coincidencia, así que ¿por qué la viuda emperatriz estaba tan segura de sus habilidades?

Murong Wanru se sintió sofocada e insatisfecha mientras hablaba en un tono serio. 

—Estimada viuda emperatriz, por favor, dele a Wanru otra oportunidad. Wanru definitivamente la atrapará.

¿No quería la viuda emperatriz precisamente que Murong Wanru poseyera tal voluntad de lucha? En lugar de enfrentar personalmente a Han Yunxi, ¿por qué no hacer que Murong Wanru le cause problemas? Aunque la niña era la hija adoptiva de la Gran Concubina Yi, todavía era el tesoro en la palma de la mano de ésta. ¡Lo último que la viuda emperatriz quería ver era que Han Yunxi y la Gran Concubina Yi se llevaran bien!

La relación más problemática, delicada y volátil del mundo era la de suegra y nuera. No importaba lo talentosa que fuera Han Yunxi, ¿qué podía hacerle a la Gran Concubina Yi? No importaba lo buena que fuera Han Yunxi, mientras cometiera un error, ¿no le guardaría rencor de todos modos la Gran Concubina Yi?

Para sembrar la discordia entre esta pareja de madre y nuera, Murong Wanru era todavía el punto crítico.

—Una oportunidad... —la viuda emperatriz parecía murmurar para sí misma—. Por supuesto que todavía hay posibilidades, sólo que... —Mientras hablaba, ayudó a Murong Wanru a levantarse y la hizo sentarse a su lado.

Murong Wanru estaba muy nerviosa. 

—Estimada viuda emperatriz, mientras esté bajo el mismo techo que ella, no le haré los días fáciles.

La viuda emperatriz hizo cálculos mentales. El corazón de Murong Wanru naturalmente tenía su propia cuota de problemas. Su principal motivo para buscar refugio con la viuda emperatriz no era otro que su matrimonio. Aunque ya estaba comprometida, ¡no quería casarse! Poco después del Año Nuevo, el Marqués Pingbei fue a la finca del Duque de Qin para solicitar la boda. Si no fuera porque la viuda emperatriz hizo olas entre bastidores para ver la representación en casa del Duque de Qin, ¿tendría la finca del Marqués Pingbei las agallas para pedir el matrimonio tan pronto?

¿Bajo el mismo techo?

La vieja y astuta viuda emperatriz pudo entender el significado de Murong Wanru al instante. Ella tomó suavemente la mano de Murong Wanru y la palmeó. 

—Ayer mismo le dije al marqués Pingbei que no hay prisa para esta boda. Después de todo, su hijo Zhangsun Che todavía no tiene ningún tipo de cargo oficial. Pasa todos sus días descuidada y despreocupadamente, holgazaneando como un zángano. Casarse allí definitivamente te causaría problemas...

Murong Wanru estaba muy conmovida por estas palabras. Nunca esperó que la viuda emperatriz considerara tanto por su bien. Estas eran exactamente las cosas que le preocupaban. En comparación, la Gran Concubina Yi no le había mencionado ninguna de estas cosas.

Dejando de lado el hecho de que Zhangsun Che era un hombre mujeriego, su situación actual dependía de su familia para la comida, la ropa y otros aspectos de la vida. No tenía medios para ganarse la vida; en resumen, ¡era un holgazán! Una esposa dependía de su marido. Una vez que se casaba, su estatus caía aún sin mencionar nada más. Si sus perspectivas eran buenas, un descenso temporal de estatus era un asunto menor, pero el punto clave era que el cuerpo del Marqués Pingbei era todavía muy fuerte y saludable. Si tuviera que esperar hasta que Zhangsun Che ganara el título de marqués, ¿cuántos años serían?

Aunque pudiera pensar las cosas y estuviera dispuesta a casarse, ¿cómo iba a pasar sus días de casada?

La viuda emperatriz tenía una expresión compasiva al mirar a la cabizbaja Murong Wanru. Los labios de la chica se fruncieron patéticamente y parecía estar a punto de llorar, haciendo que cualquiera que la viera sintiera simpatía y afecto. Pero la viuda emperatriz había visto a muchas de su tipo en los harenes imperiales. Aunque a primera vista parecían lamentables, sus corazones eran fríos. Muy pronto, ella cambió el hilo de la conversación y dijo: 

—Sí, es sólo que retrasar la boda no es ninguna solución. Después de todo... tu situación es demasiado singular. El Marqués Pingbei dijo lo correcto. Si la boda no se celebra pronto, sólo el cielo sabe qué clase de chismes se extenderán. Cuando llegue ese momento, ¿no te sentirías aún más perjudicada?

La mano de Murong Wanru se puso rígida ante estas palabras mientras miraba el rostro amable de la viuda emperatriz. Un escalofrío corrió por su espalda. Ella también mostraba una máscara cuando hablaba con otros, pero ¿cómo podía olvidar que esta vieja viuda emperatriz no era nadie simple? No importaba cuán afectuosamente sonriera, ¡no era de fiar! Las palabras contradictorias de la viuda emperatriz fueron pronunciadas tan hermosamente. ¡En verdad, eran un castigo y una advertencia!

Si hubiera solucionado los asuntos con la clínica familiar Han esta vez, la vieja viuda emperatriz naturalmente la ayudaría a retrasar su boda. ¡Pero como todo se había estropeado, la viuda emperatriz estaba decidida a casarla!

Las palmas de las manos de Murong Wanru se enfriaron cuando la viuda emperatriz le tomó la mano tan suavemente como antes, su sonrisa íntima y amable. 

—Wanru, eres un niña inteligente. En los días venideros, ayúdame a manejar bien mis asuntos y naturalmente no maltrataré la finca del Marqués Pingbei. No importa cuán influyente sea la familia de una mujer, ella seguirá teniendo una posición inestable en la familia de su marido sin algunas contribuciones. ¿No lo crees tú también?

La viuda emperatriz finalmente dejó claro su punto de vista, mientras que Murong Wanru sintió que su corazón se disparaba. ¡Finalmente entendía lo que quería decir!

—Vuelve. Regresa y prepárate bien, no te niegues más. El Marqués Pingbei escogió una buena fecha a finales de mes, creo que eso estará bien —la viuda emperatriz finalmente soltó las manos de Murong Wanru mientras hablaba. A estas alturas, ya estaban cubiertas de sudor.

La viuda emperatriz la había tratado con un favor y un poderío impresionante. No tenía forma de escapar...

Y aun así, nunca planeó escapar después de entrar en el Palacio de la Paz y el Bienestar. Es sólo que no se había adaptado.

Durante todo el camino de vuelta a la finca del Duque de Qin, las manos de Murong Wanru estaban muy apretadas. Si no fuera por Han Yunxi en esta ocasión, no se habría excedido y habría terminado con un error garrafal. ¡Ni tampoco habría sido penalizada por la viuda emperatriz! La viuda emperatriz ya dijo su parte. Aunque mufei intentara retrasar las cosas, ella tendría que hablar y aceptar el matrimonio. ¡Le dieron ganas de vomitar!

¡Todo esto fue causado por Han Yunxi!

Desde la reunión de la Flor de Ciruelo, todos sus problemas fueron creados por Han Yunxi. ¡Fue Han Yunxi quien arruinó su futuro!

Cuanto más pensaba, más se enojaba Murong Wanru. Su dócil carita se transformó gradualmente en una salvaje ferocidad. En ese momento, vio a Han Yunxi y a la Gran Concubina Yi caminando por un sendero cercano, hablando y sonriendo. ¡Aquellos que no lo sabían podrían incluso creer que eran madre e hija! Una espantosa enemistad apareció en los ojos de Murong Wanru.

—¡Han Yunxi, aunque esté casada, no creas que puedes tener días tranquilos en la finca del Duque de Qin!

Han Yunxi estaba acompañando a la Gran Concubina Yi y conversando cuando sintió un escalofrío detrás de su cabeza. Inconscientemente, miró hacia atrás, sólo para ver un patio vacío sin nadie a la vista.

—¿Qué pasa? —La Gran Concubina Yi preguntó.

Han Yunxi se alisó el pelo. 

—No mucho.

La Gran Concubina Yi se sentó a un lado, haciendo una señal a Han Yunxi para que se uniera a ella mientras hablaba. 

—Yunxi, la finca del Marqués Pingbei ya fijó una fecha de bodas para finales de mes. Incluso entregaron la fecha a la Viuda Emperatriz para su aprobación. Me temo que el aviso nos llegará en un par de días...

—Wanru ... ¿Lo sabe? —Han Yunxi se apresuró a preguntar. Era imposible decir que no le gustaba la desgracia que sufría la otra.

Los jóvenes miembros de la familia imperial necesitaban preguntarle a la viuda emperatriz antes de elegir el día de la boda. Era una de las reglas no escritas existentes desde hace mucho tiempo. Si a la viuda emperatriz le apetecía, ofrecía un gran regalo a los recién casados; si no, cerraba las puertas con llave y se negaba a verlos. Cuando el Marqués Pingbei vino a acelerar la boda la última vez, supuso que la viuda emperatriz no perdería la oportunidad de disgustar a la Gran Concubina Yi.

La indolente y tranquila Gran Concubina Yi suspiró, muy enfadada. 

—Aún no lo sabe, sí... esa chica tiene un temperamento obstinado, no sé cómo decírselo.

—Mufei, ella necesitará casarse tarde o temprano. Cuanto antes lo haga, menos chismes habrá —Han Yunxi sólo podía consolarla de esta manera.

—Ese Zhangsun Che, aunque es el hijo de la primera esposa de la finca, aún... ni siquiera consiguió un puesto oficial u otro en la dinastía. Todo el día está ocioso con su personalidad afectuosa. Estaba pensando en retrasar la boda hasta un año más tarde y encontrar la manera de darle a Zhangsun Che una asignación o algo similar. ¡De esta manera no maltratará a Wanru!

En realidad, la Gran Concubina Yi había pensado en muchas cosas, pero como Murong Wanru había empezado a odiarla desde el día en que aceptó la boda, se habían distanciado. Su hija adoptiva no tenía ni idea de lo que la Gran Concubina Yi estaba pensando.

Viendo la cara de la Gran Concubina Yi llena de problemas, Han Yunxi pensó que debía adorar a Murong Wanru de todo corazón y la trataba como a su propia hija. De lo contrario, ¿alguien que ponía tanto énfasis en cuidar la reputación revelaría una expresión tan indefensa?

Una lástima que Murong Wanru no pudiera escapar de sus pecados.

Como la Gran Concubina Yi predijo, pasaron unos días antes de que el Marqués Pingbei hiciera que una nodriza matrimonial entregara los detalles del día y la hora de la boda. Como la viuda emperatriz ya había dado su consentimiento, la Gran Concubina Yi no tenía más formas de retrasar lo inevitable. Murong Wanru se encerró en su habitación, actuando de forma difícil y malhumorada al rechazar todas las visitas. Sin embargo, no se negó a casarse, por lo que el matrimonio se fijó después de su renuencia a ceder. La Gran Concubina Yi se ocupó de preparar la dote de Murong Wanru y de encontrar un puesto para Zhangsun Che. Sin embargo, con la viuda emperatriz ejerciendo presión desde arriba, no fue fácil hacer las cosas.

Este día, Han Yunxi se preparaba para salir cuando la Gran Concubina Yi la llamó. 

—Yunxi, haz que el Duque de Qin me encuentre en mis habitaciones cuando regrese. Sólo di que hay algo que necesito discutir con él.

Sin duda, ella estaba planeando entregarle las perspectivas de futuro de Zhangsun Che. Han Yunxi simplemente abrió la boca para estar de acuerdo. No se molestó en explicar que ni siquiera sabía cuándo regresaría el Duque de Qin. Parecía haber estado ocupado durante el último medio mes. En realidad, Han Yunxi también estaba muy ocupada.

El viaje de hoy fue porque las reparaciones del tribunal de justicia ya habían llegado, un total de 10.000 taels de oro. Ella ya había encontrado buenos lugares en el oeste, norte y este de la capital y planeaba usar este dinero para abrir tres clínicas de caridad. Bajo el nombre de la familia Han, tratarían a los pobres y les darían medicinas gratis. No había suficientes manos en la familia Han, así que la decoración de las fachadas de las sucursales, la selección de medicinas, y el empleo de médicos y asistentes, junto con varios tipos de promociones publicitarias, ¡estaban esperando su aportación!

Por supuesto, también estaban la familia Li y el hijo de Madame Chen. Han Yunxi nunca se había considerado a sí misma como una buena persona. De hecho, podía admitir que tenía una vena vengativa y era muy tacaña. Pero aun así, tenía compasión. Tanto Madame Chen como la pareja Li se habían equivocado, pero ambos eran inocentes. Sus familias lo eran aún más. Al final, Han Yunxi sacó algo de dinero como ayuda para la familia Li y ese niño. También dejó un mensaje de que mientras estuvieran dispuestos, podrían venir a ayudar a la clínica de caridad.

… ...



Nota de la autora para sus lectores: El Duque de Qin está muy ocupado, mmm, volverá pronto.





CAPÍTULO 190:

SORPRENDENTEMENTE, ÉL REGRESÓ


Con el dinero, todo funcionó sin problemas.

En pocos días, las clínicas del oeste, norte y este de la familia Han abrieron sus puertas. Así, la familia Han ahora poseía clínicas en las cuatro direcciones de la capital de Tianning. Juntas, eran conocidas como las Clínicas de las Cuatro Direcciones.

La clínica original del sur era un negocio con fines de lucro que velaba por el bienestar público. Después del pago de los tribunales de justicia, se convirtió en un establecimiento puramente gratuito. Mientras fuera una familia pobre, no aceptarían ni un céntimo de dinero para tratamientos y medicinas. Debido a estas reglas, Han Yunxi no necesitaba promover mucho las clínicas. Sólo pasaron unos pocos días antes de que las Clínicas de las Cuatro Direcciones de la familia Han se convirtieran en la historia principal de la capital. En las calles principales y en los pequeños callejones, todos comentaban. Aunque había quienes hablaban mal de ellas, la popularidad de las clínicas aumentó en un instante.

—Estimada wangfei, esas personas son demasiado. ¡Gritan a las puertas que nadie se atreverá a venir aunque sea gratis! —La pequeña Chen Xiang se quejó indignada.

—Déjalos que hablen como quieran —sonrió Han Yunxi, sin importarle nada lo que sucediera. 

Para los que menospreciaban, estaban los que alababan. No importaba lo que dijeran los demás, mientras su nombre saliera a la luz, mientras las Clínicas de las Cuatro Direcciones permanecieran abiertas, nadie en la comunidad médica o en las familias aristocráticas olvidaría a la familia Han.

El pequeño Yi'er era el único sucesor de las habilidades médicas de la familia Han, pero necesitaba tiempo para aprenderlas todas. La actual familia Han no podía retirarse tranquilamente del mundo de la medicina, ¿verdad? Además, ¿no le pareció a la viuda emperatriz que la familia Han era una molestia para la vista? ¡Ella iba a hacer que el nombre de la familia Han se elevara en la capital como el sonido del viento o el agua, sacudiendo su prestigio de los días anteriores!

Después de pensarlo un poco, Han Yunxi dijo, 

—Pequeña Chen Xiang, pon un aviso y di que esta wangfei tratará personalmente a los pacientes de forma gratuita el día 15 de cada mes en la clínica sur.

—¿Usted? —la pequeña Chen Xiang estaba incrédula.

—¿No puedo? ¿Dudas de mis habilidades médicas? —Han Yunxi entrecerró los ojos y preguntó. La medicina y los venenos eran de una familia. 

Ella era experta en lo último, pero aun así entendía lo primero. Después de leer el 《 Canon Médico del Clan Han 》, sus habilidades médicas habían mejorado bastante, así que era pan comido tratar enfermedades comunes.

—¡No, no! Si mi señora quiere aparecer personalmente, ¡mucha gente definitivamente vendrá! —Chen Xiang estaba eufórica, ya imaginaba a decenas de personas haciendo cola frente a la clínica sur el día 15. 

Aquellos que habían despreciado a la familia Han y los habían intimidado ya se habían ido. Esta vez les harían saber que Qin Wangfei era parte de la familia Han y también los representaba.

Han Yunxi sonrió felizmente ante el deleite de la pequeña Chen Xiang. En realidad, el tratamiento personalizado era uno de los pasos más pequeños de su plan. Pensaba, una vez que pusiera en marcha los tratamientos de caridad, iría a buscar a Gu Beiyue y le permitiría hacer visitas regulares a las clínicas de la familia Han. Como el Médico Imperial en Jefe, su aparición tendría resultados muy diferentes. Una vez que viniera, otros médicos imperiales lo seguirían. Aparte de causar sensación en la capital, al menos detendría esas lenguas en movimiento.

Para entonces, la gente que había abandonado a la familia Han por el mal diagnóstico de Han Congan también estaría dispuesta a volver. En resumen, los tratamientos gratuitos de la familia Han no eran sólo proyectos filantrópicos para los pobres, sino para toda la capital. Cuando llegara el momento, ni siquiera la viuda emperatriz ni el emperador podrían interferir. No sólo eso, tendrían que elogiarlos y honrarlos por sus esfuerzos. Más tarde, cuando finalmente agotaran la compensación de los tribunales de justicia, ¡Han Yunxi definitivamente solicitaría ayuda financiera de la corte imperial!

¡Aunque estaba haciendo obras de caridad, no era ni un poco benevolente ni amable!

Si la viuda emperatriz supiera de los planes de Han Yunxi, ¿se enojaría lo suficiente para expulsar el humo de sus siete aperturas? Cuando la noticia de que las Clínicas de las Cuatro Direcciones de la familia Han se convirtieron en el tema de moda de la capital y llegaron al palacio, ¡ella ya estaba golpeando la mesa con furia!

Originalmente planeaba revocar el derecho de la familia Han a practicar medicina, pero ahora esto era simplemente genial. Abrieron tres clínicas más a una escala espectacular. Cualquier otro en la situación de la viuda emperatriz estaría tan malhumorado como para escupir sangre.

—¡Abominable! ¡Esta Han Yunx es abominable hasta el extremo! Usando mi dinero, ayudó a la familia Han a ganar prestigio y ella aparenta ser una buena persona... yo... ¡quiero matarla!

¡Slamslamslam! ¡Slamslamslam!

La viuda emperatriz usó toda su fuerza para golpear la mesa como si se tratara de Han Yunxi. Las sirvientas de la habitación estaban todas arrodilladas en el suelo, ninguna de ellas se atrevió a decir ni pío.

—¿Qué día es hoy? —preguntó fríamente la viuda Emperatriz.

Sólo entonces habló una anciana mamá al lado.

—Para responder a la señora, hoy es el 25. Pasado mañana, la señorita Wanru de la finca del duque de Qin se casará.

Al oír esto, la viuda emperatriz se sintió un poco mejor. Ella aguantaría y esperaría la venganza de Murong Wanru después de la boda. Ya la había forzado a un callejón sin salida, así que creía que Murong Wanru lucharía contra Han Yunxi hasta la muerte...



-----



Después de terminar con los asuntos de las Clínicas de las Cuatro Direcciones de la familia Han, Han Yunxi no tuvo tiempo de descansar. Como Murong Wanru se iba a casar, tenía que saludar y entretener a los invitados como su cuñada junto con la Gran Concubina Yi.

La dote, los vestidos de novia, las joyas, las jóvenes sirvientas y las viejas sirvientas fueron organizadas por la Gran Concubina Yi. Por supuesto, no le importó a Han Yunxi la cantidad de dote que la gran concubina imperial le dio a Murong Wanru. Como la mujer no lo había mencionado, tuvo el tacto de no preguntar. Se ocupó de la ostentación y pompa de la procesión nupcial de Murong Wanru y de los asuntos relacionados con su tradicional visita nupcial a casa con su marido después de la boda. También había una enorme pila de regalos de felicitación de la que ocuparse.

Técnicamente hablando, Su Alteza Duque de Qin debería estar presente ahora. También debería ser responsable de saludar a los invitados y de recibir los regalos. Después de todo, todos habían aprovechado la oportunidad para ver al Duque de Qin y ganarse su favor y afirmar su existencia. Pero Long Feiye aún no se había presentado hasta el día de hoy. Ni siquiera la Gran Concubina Yi pudo encontrarlo. Ella estaba ocupada trabajando mientras que Han Yunxi, como esposa del hermano mayor de la novia, sólo podía asumir el mando personal. Los rumores de que ella era adorada fueron confirmados de nuevo por aquellos que la vieron. Alguien que podía hacerse cargo de las cosas en la finca del Duque de Qin tenía que ser una presencia privilegiada, ¿no?

Finalmente, todo se preparó a fondo. ¡Mañana sería la gran boda de Murong Wanru!



------



A altas horas de la noche, la finca del Duque de Qin estaba aún llena de júbilo. La situación de la familia de la novia no era en absoluto inferior a la del novio. Después de ocuparse de todo, Han Yunxi estaba lo suficientemente cansada como para acostarse. Se estiró perezosamente y se preparó para volver al Patio Hibiscus cuando Murong Wanru la encontró al salir de la puerta. Han Yunxi rara vez la había visto después de los asuntos de la Reunión de la Flor de Ciruelo. ¿No debería la futura novia estar durmiendo a esta hora?

Murong Wanru adelgazó mucho. Llevaba una falda de gasa fina de color amarillo claro que la hacía parecer aún más delgada. Una ráfaga de viento parecía suficiente para derribarla.

—Cuñada, has estado cansada estos dos días. Cuando te casaste aquí, nunca estuve tan ocupada —dijo, reservada y dócil. Como antes, inspiraba un tierno afecto, pero sus palabras eran un poco...

Han Yunxi se rió en su corazón.

Si recuerda bien, la finca del Duque de Qin no encendió ni una sola linterna roja, y mucho menos entregó regalos. Era la diferencia entre el Cielo y la Tierra para las decoraciones alegres de hoy y la gran cantidad de linternas rojas brillantes. Podía admitir que la boda de Murong Wanru tenía la ostentación, la pompa y los estimados invitados para inspirar envidia y anhelo.

Pero, ¿y qué?

Han Yunxi sonrió. 

—¿Qué es todo esto? La cuñada se casó con alguien de alto estatus, mientras que la hermanita se casó con alguien de bajo estatus. Mientras la hermanita sea feliz, vale la pena no importa lo cansada que esté la cuñada.

Una se casa con lo alto, otra con lo bajo, esas palabras se clavaron directamente en el punto neurálgico de Murong Wanru. En una competencia entre lenguas envenenadas, ¡Murong Wanru era todavía inexperta! Su cara se puso blanca, pero rápidamente volvió a sonreír. Tenía algo que valía aún más la pena mostrar. ¡Ella creía que Han Yunxi se enojaría!

—Cuñada, el Duque de Qin regresó. Está con mufei en su habitación ahora mismo discutiendo los asuntos de mañana. Dijo que estaba muy ocupado, ¡pero aun así se las arregló para regresar! —Murong Wanru fue específicamente a buscar a Han Yunxi sólo para esta noticia.

¿Ese tipo regresó? Han Yunxi fue tomada con la guardia baja.

—Cuñada, al Duque de Qin no le gustan los asuntos animados y bulliciosos. Cuando ustedes dos se casaron, él ni siquiera vivía en la finca. Al principio no contaba con que apareciera, ¡pero aun así encontró el tiempo para volver! ¡Soy tan feliz! —Murong Wanru estaba demasiado impaciente por expresar su alegría, y con entusiasmo tomó la mano de Han Yunxi—. Cuñada, ven. Nosotras también vamos.

Han Yunxi se sobresaltó al permitir que Murong Wanru la arrastrara. Tenía que admitir que no tenía ninguna contestación. Murong Wanru no había arrancado la piel de sus viejas cicatrices cuando fue el bastardo de Long Feiye quien la lastimó. ¿Qué estaba haciendo al regresar ahora? Las cosas que un hermano mayor debía hacer, ella las había hecho todas en su lugar. ¿Qué haría él ahora? ¿Asistir con tranquilidad a la ceremonia matrimonial de mañana?

Ni siquiera se había presentado a su propia boda, pero encontró tiempo en su apretada agenda para asistir a la de otra persona. Pensó que lo que no le daba a ella, tampoco se lo daría fácilmente a los demás. Lo que no quería hacer, no lo intentaría por ella. Ni siquiera se molestaría en intentarlo por el bien de otra persona.

Pero la realidad demostró que ella había pensado demasiado acerca de él. ¡Él regresó!

Han Yunxi estuvo en silencio todo el camino hasta el patio de la Gran Concubina Yi. Realmente quería ser testaruda sólo esta vez. ¡Si Long Feiye realmente asistía a la boda mañana, entonces ella no iría! Sin embargo, sus pensamientos cambiaron después de ver a la Gran Concubina Yi. Al final, se dijo a sí misma que no debía ser obstinada y crear problemas deliberadamente. Murong Wanru era la hermana adoptiva de Long Feiye. Crecieron juntos desde su juventud, así que aunque no estuvieran emparentados por sangre, seguían siendo parte de la misma familia. En cuanto a ella, a pesar de los rumores en la capital de que era favorecida, no era nada en el corazón de Long Feiye más allá de alguien que era ocasionalmente útil.

—Cuñada, el Duque de Qin está dentro. No te he mentido, ¿verdad? —Murong Wanru dijo en voz baja, sintiéndose arrogante por la distracción de Han Yunxi.

¿Por qué estás siendo tan conflictiva? Han Yunxi se despreció en su corazón e inmediatamente se recuperó. Sonrió brillantemente cuando se giró hacia Murong Wanru. 

—¡Nunca dije que me hayas mentido!

Sacó silenciosamente su mano de las garras de Murong Wanru y entró en la habitación con una sonrisa. 

—Su Alteza, ¿un hermano mayor como usted ha preparado algún regalo para la hermana pequeña Wanru?

¡Mientras no le importe, ninguna persona o palabra puede hacerle daño!

Sin embargo, Long Feiye sólo levantó una ceja mientras la miraba, su tono era suave. 

—Se me olvidó.

Ehh...

Han Yunxi se sorprendió y quedó atónita. ¿Está realmente Long Feiye aquí para asistir a la ceremonia de bodas?

La Gran Concubina Yi estaba familiarizada con el temperamento de su hijo. Viendo a Murong Wanru entrar, rápidamente hizo una concesión. 

—Está ocupado. Que él venga ya hace feliz a Wanru.

Por supuesto, Murong Wanru había escuchado las palabras en ese momento. Conocía la personalidad del Duque de Qin también y no le importaba. Sonriendo, dijo, 

—Que Su Alteza haya regresado pronto es ya el mejor regalo.

Long Feiye no planeaba venir aquí después de su regreso, pero la Gran Concubina Yi lo vio y lo arrastró. En ese momento, madre e hijo habían estado discutiendo un puesto en el gobierno para Zhangsun Che. Mientras Long Feiye apareciera a título personal, aunque la viuda emperatriz los reprimiera, sería fácil hacer las cosas. Tan pronto como Murong Wanru llegó, la Gran Concubina Yi dejó de hablar. Era demasiado protectora con Murong Wanru y temía que se encontrara en un callejón sin salida y se tomara las cosas demasiado a pecho con el tema de su conversación.

—Feiye, mufei te dejará las cosas que te he dicho. Se está haciendo tarde, así que deberían descansar. Mañana tendrán que estar animados —sonrió la Gran Concubina Yi.

Aunque haya sido un matrimonio en contra de su voluntad, uno debe ser feliz y pasarlo bien. No podían dejar que el palacio se riera de ellos. Ella pensó que mientras Zhangsun Che tenga una posición alta, Wanru no sufrirá una pérdida. Como su castidad se había arruinado, alabaría a Buda si pudieran recuperar tanto.

La hosca Murong Wanru finalmente sintió un poco de consuelo. Se llenó de alegría mientras veía a Long Feiye y estaba a punto de hablar cuando Long Feiye se puso de pie con un tono suave.

—Mufei, erchen y Han Yunxi necesitan hacer un largo viaje y se irán esta noche. Les pido que se ocupen de los asuntos de la finca.

¿Qué, se va a ir?





ANTERIOR -- PRINCIPAL -- SIGUIENTE








2 comentarios:

  1. sencillamente amo esta novela xD me gustaría que la sacaran mas rápido pero eso es pedir mucho con el cariño que le ponen a traducir y explicar todo xD

    ResponderBorrar
  2. ¡Buenísimo!
    Muchas gracias.

    ResponderBorrar