Youkoso Jitsuryoku Shijou Shugi no Kyoushitsu e Volumen 8 - Capítulo 5

COSAS OMNIPRESENTES

El domingo pasó en un abrir y cerrar de ojos y finalmente es lunes, el quinto día del examen. Las cuatro horas de clases de la mañana están dedicadas al ejercicio físico. Tenemos que caminar y correr 18 kilómetros en total a lo largo del recorrido que se va a utilizar para la carrera de relevos de larga distancia y terminar a tiempo para las lecciones de la tarde. El examen de relevos de larga distancia no es tan largo, ya que cada estudiante sólo correrá una distancia de uno o dos kilómetros, pero es un camino sinuoso de montaña. Seguimos caminando unos cinco kilómetros, agotándonos. Hasta hace poco, sólo habíamos sudado un poco, pero la diferencia es asombrosa.

— ¿Hasta dónde llega esta pendiente? ¿No es ridículo? Es demasiado difícil.

Más allá de una señal que nos advertía de jabalíes, Ishizaki continuaba escupiendo estas palabras.

— Hablando de jabalíes, ¿son grandes? Como este tipo de aquí.

Diciendo eso, volvió sus ojos desagradablemente hacia mí.

— Eso fue increíble. Te juzgué mal, Ayanokouji.

Hashimoto, seguido de otras personas, me felicitó. Pero si me preguntas, esto es incómodo.

Me sentí preocupado, pensando que este tema sería usado para jugar conmigo por un tiempo. Albert llegó hasta el punto juntar sus manos aplaudiendo ligeramente. Pero muy pronto, el tiempo de las bromas terminó. El sinuoso camino a la cima, aunque pavimentado para permitir el acceso de los coches, tiene una pendiente extrema. Es hasta el punto en el que el sólo hecho de caminar hacia arriba nos causa tensión en las piernas.

Además, como también nos levantamos temprano para preparar el desayuno, estamos perdiendo más energía que los estudiantes mayores. El descanso del domingo es porque la escuela está siendo considerada.

— ¿Cuánto tiempo va a llevar volver....?

— La velocidad media de una persona es de unos cuatro kilómetros. La distancia total es de dieciocho kilómetros, así que si vamos a caminar todo el tiempo, nos llevará unas cuatro horas y media.

— Tienes que estar bromeando. Si es así, ni siquiera tendremos tiempo de almorzar.

— Entonces eso significa que tenemos que correr, Ishizaki. Cuanto más corramos, menos tiempo nos llevará.


Moriyama de la clase B lo dijo claramente. De hecho, empezamos como parte de nuestro grupo grande, pero la mayoría de los alumnos de segundo y tercer año avanzan a un ritmo más rápido.

— No seas ridículo. Como si pudiera correr 18 kilómetros.

— No se cansen por hablar.......están todos aquí porque están de acuerdo con mi estrategia, ¿verdad?


Mientras jadea pesadamente, Keisei advierte a Ishizaki y a los demás. Los estudiantes que no tienen problemas con su resistencia y las carreras de larga distancia podrían haber empezado a correr desde el principio, pero correr 18 kilómetros ciertamente no es la mejor de las ideas.

La estrategia de Keisei es que caminemos los primeros nueve kilómetros y luego lleguemos al punto de regreso y comencemos a correr. El hecho de que iríamos cuesta abajo si retrocediéramos también es algo que tuvo en cuenta cuando propuso eso.

— Ni siquiera hemos empezado a correr. Como si fuéramos capaces de aguantar hasta el punto de regreso.

— Cállate... sólo cállate y camina.

Keisei, que nunca ha sido bueno en el ejercicio físico, parece que ya ha sufrido algunos daños en las piernas, ya que claramente está perdiendo la calma. No es que nos sea imposible recorrer los 13 kilómetros restantes dentro del tiempo establecido para nosotros. Es la forma natural de actuar para mantener la conversación al mínimo y concentrarse en caminar.

Aun así, gracias a esta lección siento que estoy empezando a ver quiénes son los atletas. No hay duda de que Yahiko y Keisei, ambos sufriendo en este momento, no son adecuados para ello.

Siento que Kouenji, que camina detrás de nosotros, sería de fiar, pero dudo mucho que corra en serio.

— ¿Callarme y que camine? Suenas muy arrogante para alguien que está sin aliento, Yukimura.

Parece que Ishizaki va a seguir adelante. No creo que podamos dejar de hablar pronto.

— Como líder, lo digo pensando en el grupo... por favor, no hables.

— ¿Cómo líder? No me jodas.

Quizás la razón por la que Ishizaki está atacando a Keisei sin fin ahora mismo, es porque está bajo una cantidad excesiva de presión.

Los estudiantes que ya no pudieron dejar pasar esto, Moriyama y Tokitou, dieron a conocer su disgusto a Ishizaki.

— Ya basta, Ishizaki. Yukimura tiene razón esta vez.

Al sentir que la señal detrás de nosotros se distanciaba, miré hacia atrás. Y cuando lo hice, me di cuenta de que Kouenji había abandonado el camino y se había adentrado en el bosque. Los otros estudiantes no parecen haberse dado cuenta, sólo miran hacia adelante y caminan hacia adelante.

Ishizaki no es el único chico problemático que tenemos. Esto seguramente no es un mero desvío. Ya no podía verlo y no hay señales de que vuelva en un futuro cercano.

— No hay forma de evitarlo...

Pensé en perseguir tranquilamente a Kouenji, pero al final pensarán que yo también dejé el camino.

— Kouenji se metió en ese estrecho sendero de ahí atrás. Iré y lo traeré de vuelta.

— ¿Ahh? ¿Qué demonios está haciendo ese chiflado?

Como no hay muchos estudiantes capaces de detener a Ishizaki, parece que se está volviendo cada vez más ruidoso.

— No te distraigas demasiado con eso, Ishizaki. Serás tú quien pierda si no tratas a Kouenji como algo que no está ahí.

La estrategia de Keisei es tratar a Kouenji como una presencia invisible. Aun así, será difícil ignorarlo por completo. Mientras surgían problemas por doquier, Keisei se disculpó.

— ....Lo siento, Kiyotaka. Te dejaré esto a ti.

Podía ver que Keisei ya no tiene la energía para dar marcha atrás e ir a buscar a Kouenji. Le contesté inmediatamente.

— Si es Kouenji, ¿no será un problema para ti? ¿Quieres que te ayude?

Ofreció Hashimoto. Pero educadamente lo rechacé.

— Puede que no podamos traerlo de vuelta, no importa cuántos de nosotros estemos allí. En ese caso, mantener al mayor número posible de personas en la ruta daría una buena impresión a la escuela. Tampoco parece que esté perdido.

— Ya veo. Tal vez sea así. Es mejor que vuelvas en el momento en que sientas que no podrás traerlo contigo.

Asentí al consejo de Hashimoto y decidí seguir a Kouenji.

No pensaba hacer un movimiento de forma activa, pero también está el hecho de que no es precisamente fácil tener la oportunidad de estar a solas con Kouenji. Si voy a tener una charla con él, este es el único lugar donde puedo hacerlo.


PARTE 1

El estrecho camino, lejos de estar pavimentado, no es más que un camino de tierra. A pesar del terrible relieve, aceleré mi ritmo. Si Kouenji también va a pie, creo que puedo alcanzarlo en uno o dos minutos.

Sin embargo, parece que también ha acelerado su ritmo, ya que no hay señales de él.

— Qué problemático...

Una cosa es que él acelere su ritmo por su propia cuenta, pero es problemático si lo hace en un camino sin pistas como éste.

Mientras buscaba cualquier rastro que Kouenji pudiera haber dejado atrás, aumenté mi ritmo aún más. Y después de otros 100 metros, vi la espalda de Kouenji. Mirando su espalda, recordé cómo una situación similar se desarrolló en la isla deshabitada.

Por supuesto, Airi había estado conmigo entonces y Kouenji terminó dejándonos a un lado.

— Kouenji.

Lo llamé y cerré la distancia entre nosotros como si lo estuviera apresurando.

— Vaya, pero si es Ayanokouji Boy. No creo que esta sea la ruta correcta.

— Después de todo, aún queda la cuestión de la responsabilidad conjunta. ¿Por qué decidiste tomar un desvío como éste?

— He visto un jabalí. Eso me llamó la atención y por eso lo perseguí.

Esa es la razón más inesperada. Decidí no preguntarle qué pretendía hacer con él si lo encontraba.

— Puedes relajarte. Con el tiempo, volveré. Si soy yo, ni siquiera me llevará 30 minutos.

Parece que voy a tener que creer en su palabra.

— Por cierto, ¿todavía tienes algún asunto conmigo?

Dijo Kouenji.

Tal vez se ha dado cuenta de que todavía no he dicho lo que tenía que decir ya que no me he marchado todavía.

— Es sobre el día del examen. Quiero que le eches una mano al grupo.

— Eso es algo que estoy harto de escuchar.

Sin duda Keisei y los demás han estado intentando persuadirle también si que me diera cuenta. Aun así, Kouenji seguramente no cedió ni un centímetro.

— No tienes que conseguir resultados espectaculares. Sólo hazlo normalmente.

— No tienes que decidir eso. Lo hago. Lo sabes, ¿verdad? Entonces, si me disculpas.

Kouenji dijo eso y se fue, pero le cogí del brazo y lo detuve. Como intentó dar un paso adelante sin admitirlo, no tuve más remedio que intensificar mi juego y mantenerme firme.

Esperaba que se resistiera con más fuerza, pero por alguna razón, Kouenji se relajó.

— Fufufufu. Ya veo. Así que así son las cosas, Ayanokouji Boy.

Kouenji, con su brazo aún en mis manos, se rió en silencio.

— ¿Qué quieres decir con “así son las cosas”?

— Hablo de la identidad de la persona que domesticó a Dragon Boy.

— Dragon...... ¿de qué estás hablando?

— Estoy hablando del chico travieso llamado Ryuuen.

— ¿Qué tengo que ver con ese tal Ryuuen?

— Parece que eres muy bueno haciéndote el tonto. No dejas que nada se te escape cuando finges indiferencia.

— No sé cómo llegaste a esa conclusión.

— Ahora mismo, me estás tocando el brazo de esta manera. Lo sé por el calor transmitido por este contacto.

Me imaginaba que estaba lejos de ser normal, pero parece que Kouenji es aún más raro que yo. Así que me está diciendo que el agarre que tengo en su brazo es lo que lo llevó a esa conclusión, ¿eh?

— Lo siento, pero esto es un gran malentendido.

— ¿En serio? Por la forma en que Delincuente-Kun te ha estado mirando, actuando hacia ti y la forma en que su entorno reacciona ante eso, creo que esto es un hecho fuera de toda duda.

Kouenji no tiene pruebas sólidas, pero parece tener una confianza abrumadora en sus observaciones. Más ardides probablemente no ayuden.

— Fufu. Puedes relajarte. No tengo intención de revelar lo que intentas mantener en secreto. Incluso si eres “relativamente talentoso”, sigues siendo una existencia infantil en lo que a mí respecta. Sólo uno entre muchos. En otras palabras, si esto es verdad o mentira, no importará mientras no hable de ello, ¿verdad?

— Quiero aclarar este malentendido, pero ¿qué podría lograr?

— Es desafortunado, pero tendrás que renunciar a eso. Incluso si varios otros responden por ti, diciéndome que Ayanokouji Boy no tuvo nada que ver, esta respuesta no cambiará mientras yo esté seguro de ello.

— Ya veo........entonces, ¿volvemos al tema?

— Supongo que se trata de intentar que trabaje como parte del grupo.

— ¿Aceptarás?

— Ya lo he dicho una y otra vez y me niego.

Su respuesta no cambió. Lo dijo con decisión.

— Actuaré como me plazca. Esa es mi filosofía. Si tomo este examen o no, o cuál será mi calificación. Todo esto dependerá de mi estado de ánimo en ese momento.

— ...Ya veo.

Había considerado varios medios de persuasión, pero intentarlos con torpeza podría ser contraproducente para mí. Tendré que dejar esto al azar. Pero en última instancia, hay una alta posibilidad de que esto pueda llevar a que se sufra la mínima cantidad de daños.

Está claro que Kouenji quiere evitar el castigo conocido como expulsión. Tendré que apostar por eso. Todo lo que pude hacer fue despedirme de Kouenji cuando se fue a cazar el jabalí.

— Parece que nadie puede manipular a ese hombre.

No importa si es el mayor de los Horikita o Nagumo o sus camaradas.

Esa es mi honesta opinión del compañero de clase con el que he pasado aproximadamente un año.



PARTE 2

Dejando a Kouenji en el bosque, volví a la ruta. Sólo he estado fuera menos de 10 minutos, pero seguro que ahora estamos en el último lugar. No vi a ningún estudiante de mi grupo ni delante ni detrás de mí, así que decidí adelantarme y perseguirlos. Después de un rato, vi a Keisei y a los otros caminando. Tokitou se fijó en mí primero y después el resto se volteó para mirarme.

— Para que conste, lo encontré, pero...

— Como pensaba, no funcionó, ¿verdad?

Hashimoto, que predijo que esto pasaría, sonrió amargamente. Los otros estudiantes tampoco me culparon, sino que se quejaron de la ausencia de Kouenji. Mientras insultábamos a Kouenji durante todo el camino, nos las arreglamos para llegar al punto de regreso en el que Chabashira-sensei nos esperaba con los brazos cruzados. No la he visto en unos días, parece que ha ayudado con varias lecciones en forma regular.

— El segundo y el tercer año han regresado. Ahora es su turno.

— ¿Qué hora es, sensei?

— Aproximadamente a las once.

Esto significa que aún nos queda una hora para el descanso de la tarde.

Si este hubiera sido un camino plano y uniforme, no habría sido difícil. Tendríamos mucho tiempo de sobra. Pero este es un camino sinuoso de nueve kilómetros de largo con una pendiente abrupta y empinada. Nos agotaremos bastante.

Si no corremos al ritmo adecuado, esto nos va a quitar un poco de tiempo del almuerzo.

— Voy a seguir adelante. No quiero llegar tarde a mi almuerzo.

— Espera. Ya hemos decidido que tiene que haber un pase de lista antes de que lo hagas. Cada persona dice su clase y nombre.

Se sacó una tabla. Los estudiantes que han llegado con éxito al punto de regreso serán registrados en ella. Una vez hecho esto, Ishizaki abandonó el grupo y corrió.

Parece que esto va a ser cada hombre por su cuenta en lugar de un esfuerzo de grupo. Albert también lo siguió.

— Vamos, Kiyotaka.

— Por favor, continúa. Me gustaría esperar y ver si Kouenji regresa o no.

— Está bien, pero.... sólo tenemos una hora, ¿sabes?

— Estoy seguro de que soy lo suficientemente rápido. Todo saldrá bien.

— Correr distancias cortas y largas son dos cosas diferentes, ¿sabes?... bueno, supongo que no me corresponde a mí decirlo.

Riéndose burlonamente de sí mismo, Keisei empezó a correr torpemente.

— Entonces voy a seguir adelante.

— Claro.

El último que quedaba, Hashimoto, se estiró y también corrió. Chabashira-sensei y yo somos los únicos que quedamos aquí ahora.

— Supongo que no tienes algo que quieras discutir conmigo.

— Sólo estoy esperando a Kouenji. Y además, será problemático si no me voy pronto porque ya soy el último de la fila.

— ¿Problemático, dices?

No es gran cosa. Si un estudiante tan en forma como Ishizaki se adelanta y termina, los estudiantes que parecen retirarse a mitad de camino ni siquiera lo notarán. No estamos siendo cronometrados. Sólo tenemos que terminarlo en el tiempo que se nos ha asignado. No importa si terminamos esto en una hora o en cuatro horas, seguiremos siendo evaluados de la misma manera.

Keisei no es la persona más apta, pero se presiona para no ser una carga. Y luego, unos 20 minutos después, ese hombre regresó.

— Esto parece el punto de regreso.

Tiene hojas y suciedad pegada a su camiseta. Evidencia de que se ha estado moviendo bastante.

— Eres el último, Kouenji. Te quedan 40 minutos.

— Ese parece ser el caso. Debería haberme tomado mi tiempo, pero mi encuentro con el jabalí terminó antes de lo que esperaba.

— ¿Jabalí?

Chabashira-sensei cuestionó esa repentina y absurda palabra, pero Kouenji rápidamente se dio la vuelta y corrió.

— Kouenji. Pase de lista. De lo contrario serás descalificado.

Cuando Chabashira-sensei le llamó, Kouenji se nombró sin mirar atrás.

— Mi nombre es Kouenji Rokusuke. No lo olvide, Maestra.

Una risa majestuosa resuena por las colinas.

— ¿Está de acuerdo con eso, sensei? Sin embargo, no dijo nada sobre su clase.

— Ya que se ha nombrado, pasemos por alto el resto.

— Entonces yo también volveré.

Ya que me fui muy tarde, me pregunto cuánto tiempo ha pasado.

Vi el letrero que nos advertía de los jabalíes de nuevo y alrededor de ese punto, vi las espaldas de dos estudiantes varones. Uno de ellos es Keisei, que está dentro del rango de las expectativas.

En lugar de haberse agotado más allá de sus límites, está caminando mientras se agarra al estudiante a su lado, con su pierna izquierda aparentemente adolorida.

Y el otro es Hashimoto, a quien esperaba que hubiera superado ya a Keisei. Cuando corrí hacia ellos, la situación se hizo evidente.

— ¿Te torciste?

— Ayanokouji, ¿eh? Sí, eso parece. El punto de regreso fue el límite para sus piernas.

Explicó Hashimoto en lugar de Keisei.

Debe ser una carga para él tener que sostener a otra persona, pero no mostró ninguna señal de que le importara. Caminaba despacio mientras lo apoyaba sin ningún disgusto.

— Esto es patético... ¿por qué no puedo hacer algo como esto...?

Parece frustrado, pero ya está pensando de forma diferente al viejo Keisei. Pensé que le resultaba difícil entender los deportes y otros exámenes diversos, ya que creía que lo académico era el objetivo de un estudiante.

Parece que su razón para hacer estiramientos y correr el último es la misma que la mía.

— Yo también ayudaré.

Dos es mejor que uno. Fui al lado opuesto de Hashimoto y apoyé a Keisei.

— ...Por favor, espera. Si haces algo así, los dos llegarán tarde al almuerzo.

— Si te dejamos solo, correrás imprudentemente, ¿no? Te lastimarás las piernas aún más y eso es un problema para el resto de nosotros en este examen. Si podemos reducir la magnitud de tu lesión perdiendo un almuerzo, entonces es un precio barato de pagar, ¿no es así, Ayanokouji?

— Así es, puede ser verdad.

— Pero...

— Es una coincidencia que los dos nos hayamos quedado atrás, así que no te contengas.

Después de decir eso, Hashimoto corrigió algo.

— Mejor dicho, tres. Ese Kouenji también está descendiendo muy rápido. Ese tipo es un monstruo.

— Tengo la imagen de que tiene una fuerza física ilimitada. Sin duda es el número uno en nuestro año escolar.

No es como si le estuviera halagando. Sólo estoy hablando honestamente del potencial de Kouenji.

— Tal vez nuestra Clase A se salvó de Kouenji por su terrible actitud. En lugar de ser útil, este examen me ha dejado claro que es un obstáculo para la clase C.

Sin duda, si Kouenji utiliza su potencial al máximo, sería una amenaza. No puedo decir si es bueno contarlo como arma secreta o no si no podemos hacer uso de él.

Finalmente, trajimos al herido Keisei de vuelta a la escuela al aire libre alrededor de las 12:40. Después de eso, Keisei recibió tratamiento en la enfermería.

Hashimoto y yo esperamos en el pasillo. Después de unos 10 minutos, Keisei regresó.

— ¿Cómo te fue?

Mientras Hashimoto le preguntaba eso, Keisei sonrió amargamente y contestó.

— Es sólo un ligero esguince. No fue gran cosa, gracias a que ustedes dos me ayudaron.

Por lo visto, está compensando un poco su pierna izquierda, pero parece que puede caminar normalmente.

— No queda mucho tiempo para el examen. Hay que tener cuidado de no dejar que empeore.

Hashimoto dijo eso y golpeó ligeramente a Keisei en el hombro.

— Sé que me ayudaste y todo pero...

Después de oír eso, Hashimoto recibió inmediatamente el mensaje.

— No te preocupes por eso. Lo mantendré en secreto. Eso es más conveniente para ti, ¿verdad?

Hashimoto parece haber entendido incluso sin tener que escuchar lo que tenía que decir y por eso Keisei se dio una palmadita en el pecho.



PARTE 3

Como me perdí el almuerzo, estaba más entusiasmado que de costumbre con la cena de hoy. Después de conseguir mi asiento, inmediatamente comencé a comer.

— Kiyopon, ¿está libre el asiento de al lado?

Escuché la voz de Haruka. Cuando me giré para mirar, todos los miembros del Grupo Ayanokouji se habían reunido.

— Por Dios, Kiyopon ha sido difícil de encontrar estos últimos días.

— ...Lo siento. Realmente no sabía qué hacer en una cafetería tan espaciosa.

Como se supone que todos debemos actuar juntos en grupos, debe haber sido difícil reunir a los miembros habituales del Grupo. Como no hay suficientes asientos donde estoy sentado, me cambié a un lugar que podría acomodarnos a los cinco.

— Ha pasado un tiempo, Kiyotaka-kun.

Dijo Airi tímidamente. Ciertamente es inusual que no nos hablemos en absoluto durante una semana. Porque incluso durante las largas vacaciones, nos llamábamos o nos reuníamos.

— Lo más importante, ¿está Miyachi bien? Estás con Ryuuen-kun, ¿verdad?

Haruka interrogó a Akito sobre eso. Tal vez ella también oyó hablar de él en alguna parte.

— Bueno, de alguna manera, supongo. Mantengo la guardia a su alrededor, pero en realidad no parece muy diferente de lo habitual. Incluso está tomando nuestras lecciones muy en serio.

— ¿Incluso durante Zazen y el relevo de larga distancia?

— Sí. Es tan normal que casi da miedo. Al contrario, aguanta mucho mejor que los más torpes. Es sólo que intenté hablar con él unas cuantas veces, pero no me pareció que quisiera convivir con nadie.

— ¿Quizás el shock de perder una pelea lo volvió loco?

— No estoy seguro de eso. No es realmente el tipo de persona que viva en el pasado.

Akito se sujetó, como diciendo que no podía permitirse bajar la guardia.

— Más importante, ¿qué hay de ti? ¿Te llevas bien con las demás?

— ¿Yo? No me pasa nada. No soy muy cercana a nadie y tampoco me peleo con nadie. Airi y yo estamos en el mismo grupo, así que me parece bien.

— Me alegro de que Haruka-chan esté ahí para mí.

Aparentemente las dos están en el mismo grupo. Debe ser muy tranquilizador tener una amiga íntima contigo.

— Parece que nuestro grupo es el mayor problema, Kiyotaka.

— Tal vez sí.

— Ehh, ¿en serio?

Haruka y Airi se miraron como si dijeran que no habían oído ningún rumor en particular.

— Está Kouenji, que no escucha a nadie, e Ishizaki, que ataca a casi todo el mundo. Tampoco podemos controlarlo. Tal vez porque Albert está ahí con él. Realmente son una molestia.

— Así que Kouenji-kun está contigo también... ¿estás bien, Kiyotaka-kun?

— No es exactamente tan dañino.

— En todo caso, Ishizaki es el problema, ¿verdad? ¿Quizás está actuando con fuerza porque Ryuuen-kun fue derrotado? Hasta hace poco, no era más que un lacayo.

En cuanto a Ishizaki, siento que el hecho de que esté en el mismo grupo que yo es la causa principal de ello. Sintiendo ira y frustración sin ninguna salida, puede estar desquitándose con cualquiera que no sea yo.

— En cualquier caso, yo también tengo que trabajar duro como líder...

Keisei, con una bomba atada a él, está intentando desesperadamente unir al grupo de alguna manera.

— Ustedes también lo tienen difícil.

— Siento que somos nosotras las que estamos fuera de lugar.

— ¿No está bien eso? Si a ustedes les va bien, eso también nos tranquiliza. ¿Verdad?

Lo que dice Akito es correcto.

Aunque estoy recibiendo información de Kei, todavía hay partes de la situación de las chicas que no puedo vislumbrar. Si Haruka y Airi están en el mismo grupo, avanzando constantemente sin ningún problema, entonces eso significa que podemos permitirnos centrarnos más en nosotros mismos.



PARTE 4

Por fin es martes, el sexto día de nuestro campamento de entrenamiento. Y así, empecé a escuchar algunas quejas bastante extrañas de los chicos. Que están empezando a extrañar a las chicas. Quejas como esa. De alguna manera, siento que el número de chicos que esperan con ansias la cena ha aumentado.

Estar rodeado de hombres como tú es ciertamente relajante, pero no es exactamente encantador.

— Ahh, mierda. Siento que estoy empezando a perder la cabeza rodeado de chicos.

— Ya estaría muerto si esto fuera una escuela de chicos.

Esta opinión fue expresada por igual por todos los miembros del grupo.

— De todos modos, está empezando a apestar con sólo hombres alrededor.

Es inevitable que con el tiempo, él obtenga la imagen de que somos un grupo muy sudoroso. Pero la verdad es que no hay muchos estudiantes que estén sudando. Estoy agradecido de que no sea verano.

Pero personalmente, me siento bastante a gusto estando con los chicos. Vale la pena repetirlo ya que es importante.

— Ahh, mis caderas...

Mientras estábamos en medio de la limpieza, Keisei chilló y se agachó en ese mismo instante. Todos los días, sin importar las lecciones que se impartan, debemos limpiar y preparar el desayuno.

Los estudiantes que no están en buena forma están llegando a su límite. Keisei, que ha admitido no tener mucha confianza en sus capacidades físicas, se queja del dolor. El área que vamos a limpiar es grande y por lo tanto nuestro grupo, que ya es pequeño, debe trabajar más duro que los demás, ya que incluso perder a un hombre nos haría daño.

— ¿Qué quieres decir con que te duelen las caderas? Hazlo bien.

Ishizaki se acercó a Keisei y le tiró a la fuerza del brazo.

— Yo... yo lo sé. Lo haré bien, así que, por favor, suéltame.

— Entonces hazlo bien.

Ishizaki escupió eso y volvió a su propio trabajo.

Keisei inmediatamente intentó volver a limpiar, pero su cuerpo no se movía correctamente. En particular, estaba claro que no puede mover demasiado bien la pierna que se torció.

— Kuu.

Keisei gimió en voz baja. Parece que está soportando el dolor, pero si se presiona demasiado, tendrá un efecto mañana.

— Tómate un descanso, yo puedo tomar tu lugar.

Como no hay nada que hacer, decidí limpiar el lugar que Keisei limpiaba.

— Lo siento, Kiyotaka.

— Nos ayudamos cuando uno está en problemas.

Y esto debería resolver el problema. Sin embargo...

— Acabas de decir que lo harías tú mismo, ¿no?

Puede que no le gustara que yo le echara una mano, Ishizaki interrumpió de esa manera. Pero sin hacer contacto visual conmigo.

— Puedo manejarlo.

Le contesté. Pero Ishizaki no parece estar satisfecho con esa respuesta. Sigue hablando duramente hacia Keisei mientras me ignora decididamente.

— Tú eres el líder, ¿no? No te quejes de algo como limpiar.

— ... Ya lo sé.

Keisei se siente responsable. Es inevitable que responda así cuando lo presionan.

— No lo entiendes. Ahora mismo estás tratando de imponérselo a alguien más. No me gusta que estés haciendo eso. Di que lo harás tú mismo.

— ... Lo entiendo. Yo lo haré.

— De eso es de lo que estoy hablando. Hagas lo que hagas, no le eches una mano, Ayanokouji.

Ishizaki me habló por primera vez. Y luego se distanció inmediatamente de mí como si estuviera escapando.

— ¿Incluso si eso significa que Keisei se hará daño en el proceso?

— Si se lesiona lo suficiente como para no poder seguir, se acabó.

Por lo visto, Ishizaki no reconocerá ningún intento de ayudar a Keisei aunque sea a expensas del grupo.

Albert se acercó en silencio a Ishizaki y trató de decir algo, pero no parece que esté dispuesto a escuchar.

— Lo siento, Kiyotaka. Parece que tendré que aguantar.

Puede ser porque pensó que el estado de ánimo del grupo empeoraría si no lo hacía. En los últimos días, Ishizaki no ha estado muy contento con la actitud de Keisei.

Quizás no podía dejar pasar el hecho de que Keisei viniese aquí solo para confiar en alguien más. Y Keisei también lo entendió, por lo que se tomó muy en serio la advertencia y decidió hacerlo él mismo.

Sin embargo, presionarse demasiado puede tener consecuencias más adelante.

Incluso si aguanta por hoy, no hay forma de saber qué pasará mañana. El examen incluye evaluaciones físicamente exigentes como Zazen y el relevo de larga distancia.

Cuando llegue ese momento, puede que sufra aún más de lo que está sufriendo ahora. Me gustaría informar a Ishizaki de eso de alguna manera, pero no parece que vaya a ser tan sencillo.

— Oye, Ishizaki. Eso es ir demasiado lejos.

Yahiko, habiendo visto la situación, reprendió a Ishizaki.

— Es su culpa por no poder limpiar bien, ¿no?

— Ya lo sé. Pero en ese caso, ¿qué pasa con él? Ve a advertirle a él también.

Yahiko dijo eso y señaló a Kouenji, que aún no había mostrado ningún signo de que estuviera limpiando desde el primer día.

— No puedo comunicarme con ese tipo en japonés. No tengo tiempo para persuadir a un gorila.

No es que ni siquiera le haya advertido una vez, ya que Ishizaki ya le ha advertido a Kouenji muchas veces. A pesar de todo eso, no muestra señales de hacer algo, así que Ishizaki se rindió.

En ese sentido, la diferencia entre Keisei y Kouenji es que puedes comunicarte con uno de ellos.

— Si tienes un problema con eso, entonces ve y convéncelo tú mismo. Pero será una pérdida de tiempo.

— Está... bien, sólo tengo que intentarlo, ¿verdad?

Yahiko cogió una escoba cercana y caminó hacia Kouenji.

— No tiene sentido. Sólo espera y verás.

Ishizaki se rió con burla. Yahiko empujó la escoba hacia Kouenji e intentó convencerle de que limpiara también. Pero después de unos minutos de hacerlo, huyó mientras parecía completamente exhausto.

Aunque llevamos unos días en el mismo grupo, al final seguimos siendo enemigos. No hay forma de que salga bien. La mayor parte de los estudiantes quieren disolver este grupo lo antes posible. Sin embargo, lo importante aquí es que no todos los grupos son como el nuestro. Aunque sólo sea superficial, también es cierto que hay grupos que están profundizando los lazos entre ellos hasta el punto de que son casi como verdaderos compañeros de clase.

Esto no se limita al primer año, sino que se puede observar el mismo fenómeno en los estudiantes mayores que han estabilizado las relaciones entre sus clases. Es porque todos entienden que colaborar también es por su propio bien.

Estudiantes que son capaces de pensar con anticipación y estudiantes que actúan únicamente por maldad.

A menos que haya una diferencia abrumadora en la habilidad, no es tan difícil predecir el resultado.

— Ahh, no puedo hacer esto. Esto es demasiado estúpido. ¿Por qué tengo que hacer de amigo de los chicos de las otras clases? ¿Verdad, Albert?

Albert no estuvo de acuerdo con eso ni lo negó, pero Ishizaki siguió hablando solo.

— Odio a este grupo desde el fondo de mi corazón. Ese gorila Kouenji y también ese hablador de Yukimura que ni siquiera puede hacer un buen entrenamiento de maratón. Esa tonta clase B y la clase A que no hace nada. Tan malditamente estúpido.

Slam. Ishizaki patea la escoba.

— Eres libre de hablar mal de nosotros todo lo que quieras, pero por favor haz la limpieza.

— Cállate. Kouenji no lo está haciendo, así que, ¿por qué debería hacerlo yo?

— Entonces no tienes derecho a advertir a Yukimura, ¿verdad?

Hashimoto intentó explicarlo, pero Ishizaki ya no está escuchando. Abandonó por completo la limpieza. “Baño” fue todo lo que dijo antes de irse. Incapaz de detenerle, Keisei se mordió los labios, frustrado.

— Keisei, es mejor que dejes de intentar cargar con todo. No puedes cambiar nada en uno o dos días. Puede que te arrepientas más tarde si cometes un error en tu juicio ahora mismo.

Le di ese consejo. No, intenté confirmarlo de nuevo con él.

— Lo entiendo, pero no hay otra manera, ¿verdad? Si confío en alguien más, Ishizaki se distanciará cada vez más del grupo. Pero si no hago nada, la probabilidad de que nuestro grupo quede en último lugar es alta. En ese caso, tengo que hacerlo sin importar si es imprudente o no, ¿no?

Si no hay otra forma, excepto lo que Keisei acaba de decir, entonces la opción de hacerlo imprudentemente sería sin duda la mejor de las opciones disponibles. Si no hay opciones disponibles, entonces uno debe de alguna manera forjar un nuevo camino.

Sin embargo, por el momento no parece que Keisei esté a la altura de la tarea de forjar ese nuevo camino o, en otras palabras, de crear una opción.



PARTE 5

Después de eso, no puedo decir que a mi Grupo le vaya bien, ni siquiera como un cumplido. A pesar de sentirse responsable, Keisei fue incapaz de dar las órdenes correctamente como nuestro líder e Ishizaki dejó de hablar con todos los demás excepto con Albert. Incluso durante la hora de la comida, que es la única oportunidad que tenemos para compaginarnos, nuestro grupo no se reunía.

Supongo que dejaré a los chicos a un lado por ahora.

Porque no hay nada que pueda hacer por este grupo. Porque aunque vaya a dar consejos a Keisei, que está en problemas, y a ese antagonista Ishizaki, no tengo intención de actuar directamente para salvarlos.

Como primer paso para abandonar el escenario, involucrarme a fondo en esto iría en contra de mis intereses. Entonces recordé a Haruka y a Airi y decidí investigar los movimientos de las chicas una vez más.

Sin embargo, no es fácil volver a contactar con Kei. Es muy probable que también tenga asuntos que atender y es posible que surjan sospechas sobre nuestra relación si nos ponemos en contacto repetidamente de esa manera.

Además, la información que quiero obtener no es información sobre las chicas de primer año, sino sobre las de segundo y tercer año. Las verdaderas intenciones de Nagumo, que desafió al mayor de los Horikita a un enfrentamiento. Me gustaría confirmarlo.

En ese caso, el número de personas a las que puedo dirigirme se hace aún más limitado. Por esa razón, intenté hacer contacto con Kiriyama dejando un rastro del que podía obtener una pista, pero Kiriyama sigue formando parte del grupo de Nagumo. Incluso si está resentido con ese hombre, probablemente no me dará ningún consejo esta vez.

Me gustaría atacar desde una dirección diferente, más allá de las expectativas de Nagumo. Y eso me llevó a darme cuenta de la existencia de cierta persona. Hice que Kei investigara a una chica de segundo año.

Esa persona es “Asahina Nazuna”.

Una persona que pertenece a la misma clase que Nagumo Miyabi y que también es cercana a él. He visto a Asahina comer en esta gran cafetería con sus amigos muchas veces.

Y hoy, observé de cerca sus movimientos desde una pequeña distancia. No es parte del consejo estudiantil, pero es considerablemente influyente en su clase y aparentemente es incluso una gran influencia en Nagumo.

Hay varios otros chicos y chicas que están cerca de Nagumo pero hay dos razones por las que elegí a Asahina como mi fuente de información.

La primera razón es que a pesar de su apariencia ruda y sus gestos, ella es muy diligente y nunca olvida una deuda. Y también que no adora a Nagumo.

Y la otra razón es que los dos hemos tenido una reunión “casual”.

El problema con la obtención de información sobre Nagumo es que la totalidad de los estudiantes de segundo año están a su servicio. Si me pongo en contacto torpemente, corro el riesgo de dar información sobre mí.

En cuanto a eso, necesito escoger a alguien con menos posibilidades de filtrar información. Es por eso que nuestro encuentro “casual” se convertirá en un arma poderosa.

Información que sólo yo podía saber. Información que solo Asahina podía entender. Pensé en usar los resultados de esa coincidencia.

Coincidencia. Con eso, me refiero al amuleto. Es algo que se le cayó hace un tiempo y que casualmente se me ocurrió recoger. En ese momento no pensé mucho en ello antes de entregarlo, pero es algo inesperadamente preciado para ella.

La prueba de ello es el hecho de que trajo ese objeto con ella incluso a este campo de entrenamiento. También pude confirmar que lo mantiene cuidadosamente en su cuerpo en todo momento.

Ocasionalmente, una conexión que se forma a través de una coincidencia puede resultar más fuerte que una conexión forjada intencionalmente.

Usando esa coincidencia, al menos debería averiguar si puede o no convertirse en una existencia de la que pueda sacar información sobre Nagumo. También es precisamente porque estamos en pleno campo de entrenamiento que hacer contacto con ella es fácil.

Ahora el único problema que queda es cómo convertir ese encuentro indirecto en un encuentro directo. Si me acerco abiertamente a Asahina, ella o alguien a su alrededor puede informar de ello a Nagumo.

Me gustaría evitar eso. He estado buscando una oportunidad todo el tiempo, pero durante la cena, Asahina casi siempre pasa su tiempo con alguien más. No pude encontrar una apertura para estar a solas con ella.

Y hoy, esa oportunidad de oro surgió.

— Voy al baño.

Justo así, Asahina se detuvo a la mitad de su cena. Aunque parezca extraño para una chica, nadie más la acompañó, así que inmediatamente seguí a Asahina. No sería bueno que le impidiera ir al baño, así que decidí esperar pacientemente a que volviera. Lo más probable es que sólo tenga unos cinco minutos para hablar con ella.

Y lo que es más importante, la propia Asahina puede mostrarse renuente.

No sé qué tanto puedo acercarme a ella en esos cinco minutos. Hay una absoluta necesidad de enfatizar la parte de “coincidencia”. No mucho después de eso, Asahina volvió.

Como siempre, lleva su amuleto en la muñeca izquierda. Fingí que la pasaba de largo.

— ¿Hmm?

Susurré de una forma que hacía que pareciese que podía estar diciéndomelo a mí mismo o llamando a Asahina. Y cuando lo hice, Asahina se detuvo de forma inesperada y se dio la vuelta.

Si no respondo a eso, Asahina probablemente asumirá que solo estaba hablando conmigo mismo y se irá. En este breve espacio de tiempo, tomé medidas.

— Ahh, lo siento. Sólo pensé que había visto ese amuleto hace un tiempo. Por favor, no te preocupes por mí.

Lo dije y me fui. Si ella no reacciona a eso, también estoy preparado para empezar la conversación yo mismo.

— Este amuleto ya no está disponible en la escuela.

Ya que ella me contestó apropiadamente, continuaré sin dudarlo.

— ¿Es eso cierto? Por casualidad, ¿se te cayó este amuleto en algún lugar hace un tiempo?

Si digo eso, Asahina debería entenderlo inmediatamente.

— ¿Podría ser.... tú eres el que recogió mi amuleto?

— No lo sé. Lo recogí en mi camino de regreso durante las vacaciones de invierno, aunque.... ¿cuándo fue exactamente?

No dije exactamente “cuándo” fue detalladamente. Fingí no recordarlo.

— No creo que me equivoque. Ya veo, así que eras tú —Asahina se rió alegremente y se acercó a mí—. Gracias. Después de darme cuenta de que se me cayó en alguna parte, realmente me ha estado preocupando. Desde entonces me he sentido asustada, así que empecé a usarlo siempre así.

Miró tímidamente su muñeca.

— Este amuleto es algo que compré en esta escuela. Así que no es como si tuviera un fuerte apego a él en particular. Es sólo que, ¿cómo debería decirlo, es como mi apoyo mental? Cuando tengo esto en mis manos me siento realmente en paz. Por eso, cuando lo pierdo, siento como un presagio de que van a pasar cosas malas y eso me pone nerviosa. Por eso estaba muy contenta de saber que alguien lo había recogido y entregado.

El propósito de un amuleto, en primer lugar, es hacer exactamente eso.

— Pensar que la persona que lo recogió eres tú.

— ¿Me conoces?

— Llamaste mucho la atención durante el relevo contra Horikita-senpai. Hace un tiempo, Miyabi. No, el Presidente Nagumo también habló contigo, ¿verdad?

— ¿Podría ser que estuvieras allí?

Por supuesto, eso ya lo sabía. Ichinose también estaba allí ese día.

— Bueno, supongo.

Haré que parezca que no he visto a Asahina hasta hoy. Porque si lo estropeo y le digo que ya la he visto desde hace un tiempo, creo que es del tipo que se volverá más cautelosa conmigo.

Ya que recoger el amuleto no es más que una coincidencia, esta reunión también debe ser una coincidencia.

— Estoy bastante seguro de mi velocidad, pero a decir verdad, eso es lo único en lo que soy bueno. Quizás he llamado la atención del Presidente Nagumo debido a algún malentendido.

Lo dije como si eso me preocupase y Asahina asintió repetidamente como si lo entendiese.

— Ese tipo respeta a Horikita-senpai. O mejor dicho, lo ha convertido en un objetivo suyo, así que cuando no lo tomó en serio en ese relevo, debe haberse puesto celoso de ti.

No podía sentir ningún motivo oculto tras las palabras de Asahina.



Para bien o para mal, tiene una personalidad honesta. Decidí dar un paso adelante.

— ¿Cómo puedo quitarme la atención de Nagumo-senpai de encima?

— Entonces, ¿qué tal si lo golpeas? Como bajarle los humos a ese arrogante Miyabi un par de veces. A mí también me gustaría que Miyabi perdiera un poco.

Lo dijo mientras se reía. Por supuesto, es probable que sólo sea una broma sin ninguna intención seria detrás. Sin embargo, me he dado cuenta de ello.

— Ya veo, esa también podría ser una opción.

Cuando contesté así, Asahina inmediatamente pareció estupefacta y me miró. Después de unos segundos, estalló en carcajadas.

— ¡Jajajajajaja! Vamos, sólo estaba bromeando. ¿No te diste cuenta?

Asahina se rió casi hasta las lágrimas y me golpeó en el hombro.

— Si Nagumo cae, ¿te causaría problemas?

Ya que Asahina aún cree que estoy bromeando, decidí tomar un tono más fuerte con ella.

Si Asahina es el tipo de persona que debe informar de esto a Nagumo, entonces de cualquier forma, eso es todo para mí. Aunque ella se lo informe ahora mismo, terminará pensando que soy un insolente de primer año.

— ¿Hablas en serio?

— Estabas bromeando, ¿verdad, senpai?

— Mira, eso no es algo que un estudiante de primer año pueda hacer.

Dijo eso y se disculpó por bromear. Pero seguí con el mismo tono.

— Entre los de segundo año que he visto hasta ahora, Asahina-senpai parece la más sincera.

— .... ¿La más sincera?

— Porque es muy difícil conseguir información de los de segundo año sobre los que “Nagumo Miyabi” gobierna, ¿sabes?

— Estás diciendo algo bastante escandaloso. También soy de segundo año. Miyabi y yo tenemos una “profunda relación”, ¿entiendes?

— No se trata de algo superficial o profundo, sino de cuánto te ha influenciado. Esa es la parte importante.

De cualquier manera, ya que están en la misma clase, no hay manera de que puedan ser enemigos. No importa lo que piense de Nagumo, no querría que su clase estuviera en desventaja.

— Pero creo que son similares.

— Bueno, por favor, piénsalo como una tontería de alguien de primer año —Y con eso incliné la cabeza—. Por favor, discúlpame.

— Ahh, espera un momento. De alguna manera, esto me hace sentir como si yo fuera la villana.

Ella exhala y luego sonríe.

— Entiendo que no estás bromeando. Por eso, como disculpa, déjame pagarte por recoger mi amuleto. Si hay algo que quieras preguntarme, te responderé.

— ¿Estás de acuerdo con eso? Puedo dirigir una flecha hacia Nagumo-senpai, ¿sabes?

— Para ser completamente honesta contigo, no creo que la situación cambie sólo porque hable contigo.

Parece estar segura de que incluso si me da información sobre algunos de los de segundo año, no tendrá una gran influencia. 

En otras palabras, es información que no tendría sentido aunque se conozca. Si así es como ella ve esto, entonces estoy muy agradecido por ello.

— Entre las chicas de segundo año, ¿cuántas son particularmente íntimas con Nagumo-senpai?

— ¿Chicas que tienen intimidad con él? Todas ellas. Porque confían en Miyabi más que en cualquier otro chico, ¿entiendes?

Sé que no es el tipo de enemigo contra el que los métodos ordinarios funcionarán, pero tiene una gama muy amplia.

— ¿Qué hay de la gente más propensa a actuar como peones de Nagumo-senpai?

— ¿Crees que te lo voy a decir?

— Como senpai, no te importaría darle un poco de crédito a los alumnos de primer año, ¿verdad?

— ¿Estás diciendo eso? Eres un descarado.

Lo dijo y se rió. Pero no parecía estar en contra.

— Bueno, no me corresponde a mí decir esto ni nada parecido. El segundo año tiene un fuerte sentido de camaradería. Honestamente, el segundo año nos dividimos en grupos mucho más rápido que el primero y el tercero, ¿no es así? Después de recibir la explicación en el autobús, inmediatamente compartimos información entre las clases bajo el mando de Miyabi.

Técnicamente deberían ser enemigos, pero como sospechaba, parecen estar en un estado de colaboración.

Asahina me dijo los nombres de los representantes de cada clase. Manteniendo el contacto entre los cuatro autobuses, pudieron decidir sobre sus grupos pequeños hasta cierto punto. Parece que las chicas también hicieron algo similar.

— ¿Qué hay de cuando te uniste a los grupos de primer y tercer año? ¿También los eligieron al azar?

La propuesta de Nagumo para los chicos fue un sistema basado en el borrador realizado en el primer año.

— ¿Ehh? Más o menos.

— ¿Más o menos? ¿Eso significa que hay una excepción?

Asahina pareció muy pensativa mientras cruzaba los brazos.

— ... ¿Por qué exactamente?

Podía decir que Asahina ahora alberga dudas. Tal vez no encontró una solución de inmediato, ya que el silencio continuó.

— ¿No me lo vas a decir?

— No, no es eso. Hubo una petición hecha por las chicas de segundo año al formar los grupos grandes. O mejor dicho, hicieron algunos ajustes. Ese grupo pequeño estaba formado por gente con la que Nagumo podía contar.

Si los grupos se forman por orden de Nagumo, existe la posibilidad de que se les haya confiado un papel especial. Es una conclusión que no podrías sacar a menos que conozcas los asuntos internos del segundo año.

Desde la perspectiva del primer y tercer año, sólo parecerá que son amigos que se juntan unos con otros.

— ¿Hay alguna alumna destacada de primer o tercer año de ese grupo grande al que pertenecen esas chicas?

— Aunque me preguntes eso, no sé mucho sobre el primer año. Pero supongo que del tercer año, está Tachibana-senpai, que solía ser la secretaria de Horikita-senpai. Ahh, pero la líder es otra persona. Así que no va a pasar nada extraño, te lo aseguro. En primer lugar, Miyabi ya ha dicho que quiere luchar limpio, ¿no?

— Tienes mucha fe en Nagumo-senpai.

El mayor de los Horikita también parecía tener algo de fe en las palabras de Nagumo. Si tengo que creer las palabras del Horikita mayor y Asahina, entonces toda esta cadena de sospechas sería etiquetada como “falsa”. Que intenta usar la sospecha de que usará algún otro método mientras promete luchar limpio para despistarnos y arruinar nuestra concentración.

— Siempre cumple sus promesas. Por eso no peleará sucio. En primer lugar, aunque el grupo de chicas caiga en algún tipo de trampa, no tendrá ningún efecto en la lucha de Horikita-senpai y Miyabi, ¿verdad?

— Así es. Eso es, sin duda, irrelevante.

Las dudas de Asahina son bastante acertadas. La propuesta de Nagumo era que su grupo y el grupo del Horikita mayor tuvieran una competencia. No tiene nada que ver con las chicas. Por eso, aunque las chicas que son especialmente cercanas a Nagumo estén en el mismo grupo que Tachibana, sigue siendo irrelevante.

Significa fingir que luchamos abiertamente mientras planeamos algo turbio pero que al final resulta ser una lucha abierta.

Eso quiere decir que las palabras significativas que pronunció al hacer contacto con Ishikura-senpai del tercer año también eran falsas. Si estamos hablando de sondear normalmente a alguien, sería algo así como hacer aparecer varias piezas antes de que se caigan y desaparezcan. Una forma bastante interesante de hacerlo.

A diferencia de Sakayanagi o Ryuuen, esta es una estrategia con un estilo propio y único.

— Ahora bien, si hay algo que tengo en particular que decir es que es tu derrota si te preocupas por eso.

— Fuiste de gran ayuda.

Debería dar las gracias a Asahina por escuchar mi petición irrazonable y por contarme sobre sus asuntos internos. Por supuesto, mirándolo desde la perspectiva de Asahina, no cree que lo que hizo aquí se interponga en el camino de Miyabi.

Porque no cree que alguien como yo pueda convertirse en enemigo.

— Bueno, haz lo mejor que puedas y ve a asustar a Miyabi. Te estaré apoyando, sólo un poco.

— Ahh, y también hay una cosa más.

— ¿Hmm?

Combinando esto con la información que obtuve de Kei, la precisión aumenta aún más.

Decidí acelerar un poco más.



PARTE 6

La noche del sexto día llegó con el grupo de mal humor. Si dejamos que este día termine así, es probable que el grupo ni siquiera se forme mañana. Me imagino que esta terrible relación se prolongará.

Y si es así, será difícil obtener una calificación alta en el examen que nos espera dentro de dos días. Aún después de que regresé a la habitación después de bañarme, el ambiente aquí está tan asqueroso como siempre.

Ishizaki está levantando una pared a su alrededor, sin hablar con nadie más. Keisei también se culpa severamente a sí mismo y está atrapado en su propio caparazón, ni siquiera habla. Los estudiantes de la clase B, en un intento de animarnos, continuaron charlando con entusiasmo en repetidas ocasiones, pero ya no son capaces de soportar la atmósfera opresiva que los envuelve, y finalmente se callaron también.

Finalmente, después de confirmar que casi se apagan las luces, Yahiko apagó la luz en nuestra habitación. Para poner fin rápidamente a este día.

— Oye, Ishizaki. ¿Me das un poco de tu tiempo?

En la oscuridad, fue Hashimoto quien rompió ese largo silencio.

— No, no se puede.

Hashimoto le llamó desde lo alto de su litera pero Ishizaki le rechazó. A juzgar por el sonido de las sábanas, supongo que nos ha dado la espalda.

— Si seguimos así, nuestro grupo estará en serios problemas. Podemos tener algunas ventajas porque sólo somos unos pocos, pero a cambio, tenemos varias desventajas cuando se trata del contenido del examen. En el peor de los casos, Yukimura y otra persona pueden ser expulsados.

Si es así, ¿no sería Ishizaki el que sería hundido? es la implicación de esa observación.

— Cállate. No me importa si es la expulsión o lo que sea.

— Maldición...

Parece que aunque Hashimoto le echó una mano, Ishizaki lo rechazó. Hashimoto suspiró como si se rindiese.

— .......Fuu---.

No podía ver la cara de Hashimoto en la oscuridad. ¿Significa esto que nuestro grupo ya no puede volver a un estado funcional? Ya es hora de que nos rindamos.

— Jugué al fútbol en la primaria y secundaria. Era una escuela muy prestigiosa, así que cada año nuestro equipo jugaba en las nacionales. No éramos los mejores, pero jugábamos partidos con regularidad y lo hicimos relativamente bien para nosotros mismos.

Hashimoto dijo esas palabras no a ninguna persona en particular, sino a todos los presentes en la habitación.

— No estás en el club de fútbol, ¿verdad? Tampoco me pareces lesionado.

Yahiko señaló eso en la oscuridad.

— Sí. Sé que no es muy popular hoy en día, pero hubo un tiempo en que solía fumar.

— ¿Así que te echaron cuando se enteraron?

— No. Me aseguré de fumar en secreto. Sólo mi familia lo sabía.

— Aunque fumar no sea bueno, no es una razón para dejar de jugar fútbol.

Las dudas de Yahiko son evidentes. Si no se revela a nadie, entonces no habrá ningún problema.

— Me sentía distanciado. Mientras todos estaban unidos en su objetivo de ganar las nacionales, yo solo observaba eso con frialdad. Sentía que no pertenecía a ese lugar. Y además, es probable que tampoco me gustara mucho el fútbol. Es por eso que podía dejarlo fácilmente y estudiar. En primer lugar, era muy capaz, así que no me resultaba tan difícil seguir con mis estudios.

— ¿Estás alardeando? No puedo escuchar esto.

Ishizaki interrumpió de forma desagradable.

— Para bien o para mal, todo lo que podía hacer era hacerlo bien. Pero a veces me arrepiento. Cuando veo a Hirata y Shibata, practicando duro en el campo, termino pensando que podría haber sido yo. Aunque no me gustaba tanto. ¿No es extraño?

Hashimoto se rió de sí mismo con desprecio.

— ¿Qué hay de ti? ¿Cómo fue tu infancia, Ishizaki?

— ¿Eh? ¿Por qué me lo preguntas?

— Por ninguna razón en particular.

— Hah... no tengo nada que decir.

Se negó a hablar diciendo que no tenía nada de qué platicar. Entonces Keisei abrió la boca para unirse a la conversación que estaba teniendo lugar en la oscuridad.

— Desde que era pequeño, estudiar era todo lo que hacía. Tal vez fui influenciado por mi hermana mayor que aspiraba a ser maestra, siempre actué como el estudiante modelo. Desde la primaria, me daba problemas que eran absurdamente difíciles de resolver. Es una hermana bastante irracional.

— ¿Así es como te volviste tan buena estudiando?

Hashimoto, como si estuviese alargando la conversación, le preguntó a Keisei.

— Sí. Y además, no soy bueno para los deportes. No importaba lo que hiciera, apenas podía soportar la mayor parte del tiempo. Decidí no superar mi debilidad y en cambio mejorar mis fortalezas. Porque pensaba que, con la excepción de los que pretenden convertirse en atletas profesionales, mejorar tus habilidades físicas no tenía ningún sentido. Después de inscribirme en esta escuela, me enfrenté a varias dudas. Nunca dudé de que alguien como yo, que podía estudiar mejor que nadie, fuera el más adecuado para la clase A.

Como si estuviese recordando, Keisei dejó de hablar y pensó durante un rato. La clase a la que se asignó a Keisei era la Clase D. La desesperación que sintió en ese momento debió ser inconmensurable.

— Después de eso, cosas que no podía aceptar sucedieron una tras otra. No podía aceptar el sistema de responsabilidad conjunta de la clase y no podía comprender el estilo de vida que teníamos que vivir en la isla deshabitada... en nuestra clase, Sudou es mi polo opuesto. Aunque se destaca en los deportes, no puede estudiar. Al principio pensé que me habían asignado una carga absurda. Pero en la isla deshabitada y durante el festival deportivo, Sudou fue mucho más útil que yo. Vi esa brillante figura suya a mi lado.

Había cierta frustración en sus palabras.

— Para ser honesto, todavía hay algunas cosas que no puedo aceptar. Pero poco a poco estoy empezando a darme cuenta también. Que si estudiar es lo único que puedes hacer o si los deportes son lo único en lo que eres bueno, eso no sirve. Esto se aplica también a este examen. Si no podemos hacer ambas cosas, no podremos obtener una buena puntuación. ¿Me equivoco, Ishizaki?

Keisei entonces volvió la conversación hacia Ishizaki.

— Entonces, ¿por qué...?

— Al igual que durante el festival deportivo y la isla deshabitada, estoy lleno de sentimientos de humillación. Estoy siendo una carga para el grupo. Me lastimo y termino aumentando la carga de otra persona. Y lo más importante, terminé bajando nuestra moral. No pude mostrar nada a Ishizaki, que a pesar de sus quejas contribuyó al grupo más que la mayoría de las personas.

Ishizaki, que estaba a punto de burlarse de él, se detuvo. No puedes ver nada. Es precisamente porque estamos en la oscuridad, donde no podemos ver la cara de la otra persona, que somos capaces de exponer cosas como esta.

— Lo siento, Ishizaki....que el líder que debería dar el ejemplo esté en una condición como esta.

Intentó reprimirlo, pero pude darme cuenta de que Keisei estaba llorando. Pero nadie es tan grosero como para interrumpir. No es que esté llorando porque quiera, son lágrimas de frustración.

— No jodas, ¿por qué te disculpas...? Quiero decir, yo soy el que te culpó... —Ishizaki se rió desdeñosamente de sí mismo y continuó—. En primer lugar, aceptaste el papel de líder cuando nadie más lo hizo.

Incluso si se lo hubieran impuesto, se habría negado. De hecho, el propio Ishizaki lo rechazó.

Ishizaki se dio cuenta de la buena voluntad de Keisei al aceptarlo.

— No me gusta recibir órdenes de ti, pero sin esas órdenes, el grupo seguramente estaría peor. Tanto a la hora de preparar el desayuno como en los entrenamientos de maratón.

— No hay duda de eso.

Lo dijo Hashimoto mientras se reía.

Estudiantes que sobresalen en lo académico, estudiantes que no sobresalen en lo académico. Estudiantes que sobresalen en deportes y estudiantes que no sobresalen en deportes. Todos los diferentes tipos de estudiantes se reúnen para formar una clase o un grupo.

Hay problemas que se pueden encontrar allí también, así como enemigos y aliados. Yahiko y los otros estudiantes empezaron a charlar entre ellos.

En este día y esta noche, por primera vez, nuestro grupo comenzó a actuar como un grupo de verdad. Eso es lo que sentí.





ANTERIOR -- PRINCIPAL -- SIGUIENTE





No hay comentarios.:

Publicar un comentario