Poison Genius Consort - Capítulos 307-316

CAPÍTULO 307:



EL BANQUETE DE CUMPLEAÑOS DE LA VIUDA EMPERATRIZ (1)



Mientras Han Yunxi aguardó, Long Feiye todavía no apareció. Incluso mamá Zhao comenzó a tener sus dudas. 

—Estimada Wangfei, ¿podría ser que Su Alteza... no planee asistir?

—Sólo me preocupa que se haya metido en algún problema. 

Han Yunxi todavía tenía un buen conocimiento de la política actual. En términos de sentimiento y lógica, Long Feiye tenía que asistir al banquete de cumpleaños de la viuda emperatriz.

Las razones lógicas venían del hecho de que Long Feiye acababa de tiranizar al Eunuco Xue hace unos días. Si hoy dejaba plantada a la viuda emperatriz, causaría una conmoción aún mayor. A menos que Long Feiye planeara hacer pedazos la reputación del Emperador Tianhui y comenzar un golpe de estado, no tendría una razón para el insulto.

Las razones sentimentales venían del hecho de que la viuda emperatriz era un miembro mayor de la familia. Todos tenían que parecer armoniosos por fuera. Como miembro de la generación joven, y cuya boda fue organizada por la propia viuda emperatriz, Long Feiye no tenía excusa para no asistir al banquete. Simplemente no funcionaría. Además, ahora que la Gran Concubina Yi no iba, Long Feiye aún tenía que mostrar su cara por ella.

—Estimada wangfei se preocupa demasiado. ¿Podría pasarle algo a Su Alteza? Vamos, deberíamos vestirla y terminar su maquillaje rápidamente. Tal vez Su Alteza ya está de regreso —mamá Zhao todavía tenía mucha fe en el amo de su casa.


Sólo quedaba una hora para que el banquete comenzara, así que Han Yunxi realmente necesitaba hacer los preparativos. Pero apenas había llegado a las puertas del Pabellón de las Nubes Tranquilas cuando llegó Long Feiye. Normalmente, prefería vestirse de negro, o de blanco cuando tenía algún tiempo libre en la finca. Esta noche, iba al banquete con túnicas de color violeta. No tenían mucha ornamentación, lo que le hacía parecer algo informal, pero el color realzaba los rasgos refinados y elegantes que servían como un adorno a su aire digno y algo amenazador. Hacía que la gente no pudiera apartar la vista de él.

Cuando Han Yunxi se dio la vuelta y lo vio, subconscientemente quedó aturdida otra vez. En realidad, Han Yunxi no era una chica encandilada por su buena apariencia. Ya había visto el devastador rostro de Gu Qishao varias veces sin sucumbir a sus encantos. Tal vez la apariencia de Long Feiye era del tipo de ineludible calamidad para ella.

Long Feiye se sintió impotente ante su aturdida mirada, pero simplemente entregó un gran paquete a mamá Zhao. Entonces ordenó tranquilamente, 

—Estaré esperando en la puerta. Que esté presentable antes de enviarla fuera.

Cuando terminó, fue a sentarse en el columpio del patio a esperar. De todos modos, Han Yunxi lo miró fijamente. No parece tener ninguna reacción por el beso que le di la última vez. Incluso se preguntaba por qué no la había ido a ver en los últimos días. ¿La estaba evitando a propósito? Pero este tipo había actuado como si nada hubiera pasado entre ellos. Seguía siendo el mismo de antes, frío y sin ganas.

—¿Estimada wangfei? Tenemos que darnos prisa, no hay tiempo que perder —Mamá Zhao le dio un ligero empujón a Han Yunxi antes de que recuperara sus sentidos. 

Sin embargo, una vez que la señora y la sirvienta entraron en las habitaciones y abrieron el paquete gigante de Long Feiye, se dieron cuenta de por qué dijo que esperaría.

Había un juego perfecto de túnicas para el banquete dentro, con accesorios para el cabello, adornos para la cara, zapatos y otras joyas. Las túnicas consistían en el estilo más conservador, que no revelaba nada de piel aparte del cuello. A pesar de esto, tenían un aire digno y majestuoso. Más importante aún, también era violeta para combinar con las de Long Feiye. Había un solo juego de túnicas, pero muchos accesorios para combinar en todo tipo de patrones y estilos. Todas eran valiosas y raras, y verlas desconcertó a Han Yunxi y a mamá Zhao.

¡Ninguna de las cosas que escogieron de su viaje de compras se puede comparar con un solo artículo del paquete de Long Feiye!

Por supuesto, Han Yunxi estaba muy feliz de usarlas, porque Long Feiye se las dio él mismo.

—Estimada wangfei, esta vieja sirvienta ha visto crecer a Su Alteza desde que era joven. ¡Nunca antes había escogido nada para una mujer! —Mamá Zhao suspiró con sentimiento.

Han Yunxi tenía la cara llena de confianza. 

—Seré la primera y la última.

Mamá Zhao se rió en secreto en su corazón. Estaba dispuesta a apostar con su vida que esta chica nunca se atrevería a decir semejantes palabras delante de Su Alteza.

Después de ponerse las túnicas, Han Yunxi seleccionó un adorno colgante de jade de color púrpura rosado y se lo puso en el pelo. Luego añadió un colgante de jade del mismo tono para que colgara de su cintura. El efecto general era sencillo, refrescante y agradable, pero no carecía de una elegancia refinada. Mientras Han Yunxi salía de sus habitaciones, vestida de púrpura, sonrió y dijo las mismas líneas de su primer viaje al palacio. 

—Me he preparado, ¿podría Su Alteza ofrecer su inspección?

Al igual que la última vez, Long Feiye la miró fijamente durante mucho tiempo sin decir una palabra. Pero esta vez, no se dio la vuelta cuando terminó. En su lugar, se acercó a ella y sacó un brazalete de cristal de jade blanco.

Todo el brazalete era translúcido y brillaba con un puro resplandor como el agua clara. No había ni una sola imperfección en todo el brazalete, que tenía un tenue tono púrpura a través del blanco para crear una vista hermosa, casi ilusoria.

—Toma.

Fue la única palabra que pronunció, pero sorprendió tanto a Han Yunxi como a mamá Zhao.

¡Esto está hecho de cristal de jade!

El cristal de jade era una de las piedras más raras del Continente del Reino de las Nubes, considerada incluso más valiosa que el oro, la jadeita o las perlas de noche luminosas. De todos sus tipos, el cristal de jade blanco con un toque de púrpura era la piedra más rara de todas. La más grande encontrada hasta la fecha era del tamaño de una uña del pulgar, y en la actualidad estaba en manos del emperador de Northern Li como su anillo. Las leyendas decían que colocar una piedra de cristal de jade en la boca de los muertos aseguraría que sus cuerpos nunca se pudrieran, como si estuvieran vivos. ¿Dónde encontró Long Feiye un pedazo tan grande de cristal de jade? ¿Suficiente para hacer un brazalete? ¡Y no tenía ni un solo defecto oculto!

Si esto no valía el valor de un país entero, ¡¿entonces qué era?!

¿Podría ser que hubiera estado ocupado los últimos días sólo por este brazalete?

Cuando Long Feiye vio que Han Yunxi todavía estaba aturdida, tomó su mano y la ayudó personalmente a ponerse el brazalete.

¿Un regalo para ella? ¿Su primer regalo?

Han Yunxi asumió que Long Feiye diría algo más, pero simplemente tomó su mano y se fue. Ni siquiera preguntó por el abanico medicinal.

¿Así que esto es todo?

Todo lo que hizo fue decir un simple 'Toma', antes de regalarle un brazalete con el valor de toda una nación. Eso se ajustaba a su personalidad. Pero ella debería al menos mencionar el abanico medicinal, ¿no? Incluso le dijo a mamá Zhao, que iba a venir, que se asegurara de traer el artículo. Han Yunxi todavía no había descubierto cómo resolver el problema de ser enviada a las montañas occidentales, así que su única solución era hablar con la viuda emperatriz usando este tesoro.

Finalmente, Han Yunxi dijo, 

—Traje el abanico medicinal.

Long Feiye respondió fríamente, 

—Sí. Hará calor en el palacio con tanta gente allí esta noche. Te servirá de algo si lo llevas contigo.

¿Llevar la cosa para abanicarse? ¿Así que no planea regalar el abanico medicinal a la viuda emperatriz?

Han Yunxi se mostró intrigada. Le dijo que no se preocupara, pero le gustaría ver cómo se ocuparía del asunto de las montañas occidentales.


-----


Cuando Han Yunxi y Long Feiye entraron en la sala de audiencias del Palacio de Paz y Bienestar de la viuda emperatriz, el banquete ya había comenzado. Todos se habían levantado con el Emperador Tianhui para entonar solemnemente mensajes de felicitación para la viuda emperatriz.

¡Así es, llegaron tarde!

El eunuco en las puertas vio a Long Feiye y Han Yunxi llegando de la mano, y luego miró dentro de la sala, donde todos seguían ofreciendo sus felicitaciones. Por un segundo, no estaba seguro de si debía anunciar su llegada. Pero mamá Zhao simplemente se adelantó y proclamó en voz alta, 

—Su Alteza Duque de Qin y Qin Wangfei llegan...

De alguna manera, sus gritos ahogaron los cánticos del interior, deteniendo a los oradores en seco. Dentro del salón, la viuda emperatriz y el emperador Tianhui estaban sentados en las más altas posiciones de honor, flanqueados a ambos lados por asientos totalmente ocupados. Los miembros del clan imperial, la nobleza, las familias consolidadas y varios funcionarios civiles y militares estaban dispuestos a ambos lados según su posición y rango. Incluso se podría decir que la escena estaba abarrotada. A pesar de esto, el centenar de personas se giraron para mirar hacia las puertas en este momento.

¡Ciertamente eligió un momento oportuno para aparecer, Su Alteza Duque de Qin!

Bajo las miradas de todos los presentes, Long Feiye tomó la mano de Han Yunxi y entró directamente. Incluso los músicos habían dejado de tocar su música, el silencio resultante fue tan profundo que se escucharía una aguja caer al suelo. Ambos, Long Feiye y Han Yunxi estaban vestidos con túnicas violetas, él se veía regio, ella se veía digna. Uno tenía la apariencia de despertar la indignación de los Cielos, y la otra con la suficiente belleza como para destruir ciudades. Mientras se abrían paso por la alfombra roja, ¡parecían una pareja perfecta!

Más de la mitad de las mujeres presentes tenían los ojos rojos y el corazón ahogado mientras miraban a la pareja. Las que no llevaban el púrpura hoy arruinaron profundamente la elección, mientras que las que sí lo llevaban albergaban tontas fantasías de estar al lado de Su Alteza Duque de Qin. Han Yunxi, ah, Han Yunxi. ¿Por qué eres la única persona especial en este mundo? ¿Puedes sostener la mano del Duque de Qin y hasta hacer juego con su ropa? ¿Mientras que yo no puedo ni siquiera ganarme una mirada de él?

Todas las mujeres se concentraron en Han Yunxi, mientras que los hombres estaban más interesados en por qué llegaron tarde. El Emperador Tianhui y Su Alteza Duque de Qin ya estaban en términos tormentosos antes del banquete de cumpleaños. A pesar de esto, Su Alteza Duque de Qin aún se había atrevido a llegar tarde. ¿Qué significaba esto? ¿Qué estaba insinuando? ¿Estaba realmente Su Alteza Duque de Qin aquí para participar en el banquete de cumpleaños de esta noche?

Después de hacer sus reverencias, Long Feiye dijo fríamente: 

—Músicos, sigan tocando.

Todos se dieron cuenta de repente de que aún no habían terminado de entonar sus felicitaciones. No se sabía qué situación esperaba a los músicos después del banquete, pero si no empezaban a tocar ahora, el emperador Tianhui probablemente los masacraría en ese mismo momento. La música comenzó cuando Long Feiye y Han Yunxi se abrieron paso para ponerse a la derecha del Emperador Tianhui. Han Yunxi notó que Long Feiye mantenía la boca cerrada, así que ella hizo lo mismo.

De repente, sintió una fuerte sensación de intención asesina y miró hacia los asientos de los invitados extranjeros, ¡sólo para ver los puñales de Chu Qingge que la miraban mientras estaba sentada entre Duanmu Baiye y Chu Tianyin! Han Yunxi magnánimamente devolvió la mirada con una ligera sonrisa, enfureciendo tanto a Chu Qingge que su cara se puso negra. No pudo evitar morderse los labios y se olvidó por completo de la canción.

Tanto Mu Linger como la viuda emperatriz fueron testigos del intercambio. Han Yunxi miró a continuación a Mu Linger, quien inmediatamente desvió su mirada y pretendió que no había visto nada. Gracias a la interrupción de Han Yunxi y Long Feiye, ¿quién tenía el corazón para seguir cantando alabanzas? Ninguna de las personas estaba realmente concentrada en las palabras mientras sonaba la música. En cambio, muchos de ellos estaban mirando a la pareja recién llegada. Long Feiye se veía tan guapo y frío como siempre, mientras que Han Yunxi parecía indiferente y autocomplaciente. Una vez que la canción terminó, todos regresaron a sus asientos. El Emperador Tianhui inmediatamente contraatacó a Long Feiye.

—Que alguien venga y traiga las seis jarras de Zhen de Vino Floral Borracho. Como Su Alteza Duque de Qin y Qin Wangfei llegaron tarde, ¡cada uno será castigado con tres jarras para compensar a la viuda emperatriz!

¡El emperador Tianhui todavía estaba pensando en lo que había pasado con el Eunuco Xue! Aunque Long Feiye no hubiera cometido ningún error y existiera pacíficamente, todavía encontraría una oportunidad para atacarlo. Valdría la pena reprimir la arrogancia de Long Feiye frente a todos estos hombres del clan imperial, la nobleza, y varios oficiales civiles y militares. La viuda emperatriz se sentó imperturbable en su asiento, su expresión llena de afecto. A pesar de ello, no planeaba detener la orden del emperador Tianhui.

El "Vino Floral Borracho" era conocido por su última palabra, "borracho". Es un vino que fácilmente hace que uno se emborrache. Incluso aquellos con una excelente tolerancia al alcohol perderían en la tercera jarra. Tal vez Long Feiye pueda tomar el vino, pero ¿qué hay de Han Yunxi? Pudo haber apostado con el vino de flor de ciruelo en el Encuentro de Flor de Ciruelo, ¡pero eso no se puede comparar con este vino floral borracho!

El emperador Tianhui lo usaba para causarles dificultades mientras mostraba su fuerza al mismo tiempo. Todos esperaban que Long Feiye se negara, pero él sólo dijo, 

—También beberé la porción de Han Yunxi por ella.

Entonces, tomó una jarra de vino y lanzó su cabeza hacia atrás para bajar su contenido. Jarra tras jarra de alcohol desapareció por su garganta. Han Yunxi sintió que le dolía el corazón al verlo, y deseó de todo corazón poder tomar una jarra y beberla ella misma. Pero muy pronto, Long Feiye reveló que su tolerancia al alcohol superaba las expectativas de cualquiera. ¡No se emborrachó! Tampoco había una sola gota de vino en su ropa cuando terminó.

Estaba muy lúcido mientras hablaba. 

—Muchas gracias al hermano imperial por conceder el vino.

El emperador Tianhui se llenó de indignación al forzar una sonrisa en su cara. Estaba a punto de continuar cuando la viuda emperatriz lo detuvo...





CAPÍTULO 308:

EL BANQUETE DE CUMPLEAÑOS DE LA VIUDA EMPERATRIZ (2)


La viuda emperatriz sabía desde hace tiempo que el emperador Tianhui iba a causar problemas al duque de Qin durante el banquete, y apoyó su elección. Pero el banquete acababa de empezar. Si él seguía así, ¿cómo iba a celebrarlo? ¡Todavía estaba deseando recibir sus regalos! Además, si el emperador Tianhui era tan terco desde el comienzo, le hacía parecer impaciente. Ese era un comportamiento impropio de un soberano.

—Emperador, seis jarras de vino son suficientes. Haga que Su Alteza Duque de Qin descanse un rato. Si la Gran Concubina Yi lo viera, se sentiría angustiada por la visión —La expresión benévola de la viuda emperatriz podría incluso engañar a la gente haciéndoles creer que realmente adoraba a Long Feiye.

El emperador Tianhui se calmó lo suficiente como para darse cuenta de su falta de porte y se rió. 

—Muhou, estás siendo parcial. Erchen nunca dijo que el Duque de Qin tuviera que seguir bebiendo. Castigarlo con seis jarras de vino... ¡Zhen tiene más que eso!

El emperador Tianhui mencionó intencionadamente "más que eso". Si seis jarras de vino no eran suficientes para emborrachar a Long Feiye, tenía muchos otros trucos despiadados guardados para él para más tarde. ¡Podía burlarse de él en su tiempo libre! Esta vez, el emperador Tianhui no estaba aquí para celebrar el cumpleaños de la viuda emperatriz, sino para arriesgarse ante los poderes reunidos de Tianning y el príncipe heredero de Zhou Occidental y aplastar completamente a Long Feiye. Quería que todos supieran que nadie podía permitirse el lujo de provocar el poderío imperial de Tianning. Aunque fuera Long Feiye, tendría que someterse a su gobierno de todos modos. ¡La demostración de fuerza de Long Feiye contra el Eunuco Xue fue sólo un deseo de autoridad de su parte!

Long Feiye permitió a la viuda emperatriz y al emperador Tianhui hacer su papel sin decir una palabra. Muy pronto, su expresión volvió a su habitual frialdad mientras se sentaba. Al ver esto, la viuda emperatriz quiso decir unas palabras más cuando ella misma se detuvo. Obviamente era Long Feiye quien había sido penalizado, pero no se sentía gratificada en absoluto. En su lugar, se sentía como si hubieran pegado sus rostros ardientes contra su trasero helado. La viuda emperatriz echó un vistazo al emperador Tianhui. No importaba qué, el emperador Tianhui tenía que encontrar una forma de vengarse de Long Feiye. ¡Ella no planeaba dejarlo ir! Podía actuar como quisiera por ahora, ¡pero pronto pisotearán su arrogancia!

Aunque Long Feiye no se había emborrachado, Han Yunxi seguía preocupada. Lo observó en secreto por un tiempo hasta que estuvo segura de que estaba bien. No podía evitar preguntarse cuán buena era su tolerancia al alcohol. ¿Se había emborrachado alguna vez en su vida? ¿Cómo era cuando estaba borracho?

Cuando terminó la canción de felicitación, la música solemne cambió a una melodía jubilosa mientras las cantantes y bailarinas salían al salón. Inmediatamente, los alrededores se animaron. Esto marcó el comienzo oficial del banquete de cumpleaños. Naturalmente, el emperador sería el primero en ofrecer su regalo. La viuda emperatriz tenía muchas expectativas sobre el regalo de su hijo. En este momento, estaba sentada con una rara y genuina sonrisa. Al momento siguiente, un eunuco entró con un objeto redondo en sus brazos cubierto por una gran tela roja. ¿Qué podría ser? No parecía algo simple.

La viuda emperatriz viuda no pudo resistirse a una risa. 

—Emperador, ¿me está presentando un acertijo? ¿Qué es este objeto?

El emperador Tianhui quitó el paño y dijo: 

—Muhou, esto fue encontrado personalmente por erchen para divertirte, ¡que vivas mucho y felizmente con buena salud!

Resultó que el eunuco sostenía nada menos que un pequeño gato persa de místicos ojos azules y pelo tan blanco como la nieve. No era nada raro el animal a los ojos de Han Yunxi, pero se consideraba un animal raro y exótico en el continente del reino de las nubes. El eunuco llevó al gatito, causando que muchos de los presentes se maravillaran y aclamaran la vista. Esta era la oportunidad perfecta para halagar al emperador Tianhui mientras se ponía del lado bueno de la viuda emperatriz. El Príncipe Heredero de Zhou Occidental, Duanmu Baiye, ya había abierto la boca.

—He oído que esta criatura viene del otro lado de los mares. Nadie ha sido capaz de pedir uno excepto el Emperador Tianhui.

El Magistrado Xu del Ministerio de Apelaciones se apresuró a decir: 

—¿No es así? Aparentemente, el emperador de Northern Li una vez ofreció una gran recompensa en oro por una de estas criaturas para regalársela a la emperatriz para animarla. A pesar de esto, nadie pudo proporcionarla.

—¡La conducta filial del emperador es un modelo para todo el pueblo de Tianning! —dijo la gente del Ministerio de Ritos.

—Estimada Viuda Emperatriz, es su fortuna que el emperador sea tan filial. Más que eso, ¡es la gran bendición de nuestro pueblo de Tianning también! —El Marqués Pingnan añadió a la adulación.

… …

Si Han Yunxi hubiera escuchado atentamente estas alabanzas, podría haber empezado a reírse con frialdad. En este momento, estaba preocupada por mantener a Cosita en su manga para que no asomara la cabeza. ¿Qué hacía esta pequeña criatura actuando en un lugar tan público? Aunque no hubo cambios en la expresión de Han Yunxi, su mano siguió metiendo y volviendo a meter a Cosita en su manga. Al final, no tuvo más remedio que extender su mano hacia Long Feiye, exponiendo así su manga a él también. Inmediatamente, Cosita dejó de moverse.

¡Básicamente, Long Feiye es el enemigo natural de Cosita!

Cosita se acurrucó miserablemente en la manga de Han Yunxi. Finalmente había olido a un gato de verdad y quería echar un vistazo, pero ¿por qué su maestra era tan mala? Bien, ¡sólo recordará este lugar y volverá otro día para robar el gato para él solo!

La viuda emperatriz tomó el gato persa, muy entusiasmada con la criatura. Lo colocó en su regazo y acarició suavemente su pelaje mientras repetía una y otra vez, 

—¡Emperador, ha tenido cuidados! ¡Cuidados!

Ella quería algo así desde hace mucho tiempo, pero nunca había sido capaz de encontrar uno. Estaba a punto de rendirse por completo hasta que el emperador le encontró uno.

—¡Excelente, excelente! —El humor de la viuda emperatriz mejoró enormemente. 

Su primer regalo había sido una gran sorpresa, así que ahora estaba anticipando el resto aún más. Aunque podía tener todo lo que quisiera como viuda emperatriz, seguía deleitándose con regalos y sorpresas. Por supuesto, los regalos tenían que ser de su gusto. No era alguien que aceptara todos los regalos, incluso en su propio banquete de cumpleaños.

Entre todas las voces halagadoras, Qinwang Rong se puso de pie. 

—Estimada viuda Emperatriz, chendi [1. chendi (臣弟) - una humilde forma de autodirigirse a un hermano menor equivalente a 'su súbdito' o 'su sirviente'.] desea una gran salud a su cuerpo de fénix. Que su felicidad sea tan ilimitada como los mares del este.

—Qinrang Rong, ¡levántate rápido! —la viuda emperatriz le ayudó personalmente a levantarse. 

Qinwang Rong era un buen hermano del antiguo emperador. Debido a que el estatus de nacimiento del Duque de Qin había sido cuestionado, al final tuvo que escoger el lado del emperador. A pesar de esto, la viuda emperatriz deseaba que él también apoyara al Príncipe Heredero.

Qinwang Rong levantó una caja cubierta de brocado y sonrió. 

—Esta es una expresión de mis deseos para que la estimada viuda Emperatriz esté sana y feliz.

Cuando la viuda emperatriz abrió la caja, encontró una enorme perla de noche luminosa en su interior. Sólo podía cogerla con las dos manos. Todo el mundo estaba aturdido por la visión. Las perlas de noche luminosas no eran muy comunes, mucho menos una de este tamaño.

Completamente satisfecha, la viuda emperatriz sostuvo la perla en sus manos y suspiró con admiración. 

—Tan cálida como el jade, tan brillante como la luna y tan viva como el agua. ¡Esta será la primera de todas las perlas de noche luminosas!

—En efecto, lo es. Por eso se llama Perla de la Luna Nocturna —respondió Qinwang Rong con una sonrisa. 

Al oír esto, la viuda emperatriz se sintió aún más encantada. Había recibido dos regalos raros seguidos. Parece que esta noche estará llena de sorpresas.

De acuerdo con el rango, debería ser el turno del Duque de Qin y Qin Wangfei. Tanto la viuda emperatriz como los invitados esperaban con impaciencia su presentación. El emperador Tianhui y Qinwang Rong ofrecieron grandes regalos. Si el Duque de Qin no tuviera preparado algo igual de raro, ¿no estaría perdiendo la dignidad? Su Alteza Duque de Qin siempre ha sido generoso con el dinero, así que, ¿qué clase de tesoro sacaría esta vez? A juzgar por la actitud anterior del emperador Tianhui, la viuda emperatriz podría no aceptar su regalo aunque fuera un tesoro.

¡Un buen espectáculo estaba a punto de comenzar!

Qinwang Rong ni siquiera se había sentado otra vez cuando todos los ojos se posaron en Long Feiye y Han Yunxi. Han Yunxi podía sentir que su boca comenzaba a temblar. No tenía ni idea de qué clase de regalo había preparado Long Feiye. Originalmente, asumió que usarían el abanico medicinal, pero él le dijo que se abanicara con él. Cuando vio la mirada expectante de la viuda emperatriz, Han Yunxi quiso sacar el abanico y abanicarse un poco, sólo para presumir. Ella estaba debatiendo si debería sacarlo de verdad cuando notó que Long Feiye se había levantado. Apresuradamente, lo siguió.

¿Vamos a dar nuestro regalo ahora?

Pero Long Feiye simplemente sirvió dos copas de vino, dándole una a ella mientras se quedaba con una para él.

¿Esto es todo?

—Que el cuerpo de fénix de la viuda emperatriz goce de buena salud —¡Long Feiye estaba felicitando con vino! Levantó la copa en un brindis, antes de beberla de un solo trago. Luego... luego simplemente se sentó de nuevo. ¡Todo lo que hizo fue ofrecer felicitaciones sin un regalo!

En un instante, la escena se quedó en silencio. Todo el mundo se quedó atónito mientras miraban a la pareja con incredulidad. ¿Cómo pudo Long Feiye hacer semejante cosa?

El emperador Tianhui y la viuda emperatriz viuda se pusieron negros.

Todos esperaban sus regalos, incluyendo la viuda emperatriz. Había preparado sus palabras de rechazo con anticipación, sólo para poder humillar públicamente a Long Feiye. En cambio, él no le dio ningún regalo. Fue incluso tacaño con sus felicitaciones, sólo deseándole buena salud a su cuerpo de fénix antes de desechar todo el asunto... ¡Simplemente la rechazó antes de que ella tuviera la oportunidad de rechazarlo a él!

Ya que Han Yunxi no la había felicitado todavía, ¿estaba esperando para presentar su regalo después de que ella hablara? Ahora Han Yunxi se había convertido en la fuente de esperanza para muchos espectadores. Incluso la mirada ardiente de la viuda emperatriz descansaba en su figura. No podía creer que Long Feiye se atreviera a tener las agallas de hacerla quedar mal en un lugar tan grande y público. Después de todo, ¡hacerla quedar mal era hacer quedar mal al emperador!

¿Qué está pensando Long Feiye? ¿Puede su fuerza ser suficiente para luchar contra el emperador Tianhui? ¿Está listo para desplegar sus alas?

¿No ha tenido suficiente con el Eunuco Xue? ¿Todavía quiere armar un alboroto?

En realidad, Han Yunxi estaba tan desorientada como todos los demás. No sabía las consecuencias de las acciones de Long Feiye, ¡pero disfrutó inmensamente de su comportamiento! ¡Fue fiel a la tradición y completamente magnífico! Realmente no quería dar ningún regalo.

¡El tipo hizo un hermoso trabajo!

Han Yunxi sonrió brillantemente bajo las miradas de todos. Copió a Long Feiye mientras levantaba su copa y prontamente le dio la enhorabuena. 

—¡Que el cuerpo de fénix de la Viuda Emperatriz goce de buena salud!

¿Cómo podría la esposa no seguir a su marido? Tan pronto como terminó, se sentó de nuevo en su asiento. ¡Así de simple, presentaron sus felicitaciones sin un solo regalo! La silenciosa sala se volvió aún más silenciosa. Una mirada siniestra pasó por los ojos de la viuda emperatriz mientras sentía la humillación de que la tomaran por tonta. Aunque nadie se atrevió a reírse de ella aquí, ¡todavía no podía aceptar las descaradas y groseras acciones de Long Feiye! Las manos en sus brazos se habían enroscado completamente en puños. ¿Cómo podía seguir siendo la viuda emperatriz si dejaba esas deudas sin pagar? Por supuesto que no cuestionaría a Long Feiye en este momento, o si no parecería que estaba pidiendo regalos a propósito. Eso sería vergonzoso. Simplemente miró al emperador, diciéndole que estaba bien hacer su jugada.

Pero el emperador Tianhui estaba estrechando sus ojos en Long Feiye. Long Feiye estaba aquí simplemente para demostrar su fuerza. Sin embargo, el hombre se consideraba demasiado importante. Por cortesía, siempre había cedido tres partes ante él, pero si Long Feiye pensaba que sus tres partes eran suficientes para conquistar las otras siete, ¡era demasiado ingenuo!

El emperador Tianhui estaba a punto de darle dolor cuando otra figura célebre e ilustre se puso de pie de repente...





Teaser del capítulo original:


¿Cómo es cuando está borracho?



Han Yunxi: (¿Tal vez... sea menos cubo de hielo?)



Escenario imaginario #1:


Long Feiye: ¡Han Yunxi, tu señoría no perderá tan fácilmente!

Han Yunxi: Hmph, eso dices, ¡pero apuesto a que ganaré esta ronda!

Han Yunxi: (Después de todo, ¡este es un juego de beber moderno! ¡Apuesto a que nunca ha oído hablar de ellos antes!)

Han Yunxi: ¿Listo?

Long Feiye: * asentimientos * 

Han Yunxi: ¡Arriba!

Han Yunxi, Long Feiye: Dos pequeñas abejas vuelan hacia las flores, y vuelan...



Han Yunxi, Long Feiye: ¡Rock! Mwah, mwah~



Escenario imaginario #2:



Long Feiye: Han Yunxi, ¿aún no vienes?

Han Yunxi: ¿Para qué, Su Alteza?

Long Feiye: Abrazos gratis.

Han Yunxi: ¿En serio? ¿Lo dices en serio?

Long Feiye: *abre los brazos*



Han Yunxi: ¡Entonces voy... a entrar! *Lo ataca con abrazos *



(Regreso a la realidad)



Han Yunxi: Heheh... *sonrisas*



Long Feiye: ¿Por qué sonríes?

Han Yunxi: ¿Hm? N...nada~

Han Yunxi: Estos bocadillos se ven muy bien, ¿hmm? *agarra pasteles y muerde*

Long Feiye: Están secos; ten en cuenta y no te atragantes con uno.

Han Yunxi: ¡C-Cierto! * agarra la bebida y bebe *

Long Feiye: *un poco desamparado* Tienes algunas migajas al lado de tu labio.

Han Yunxi: ¿Sí?

Han Yunxi: Hahahah, déjame tomar-



Long Feiye: *golpea la mano* Yo los agarraré.

Han Yunxi: (๑′°︿°๑) *se sonroja*

Long Feiye: (ㅎ u ㅎ) *pequeña sonrisa*

Todas las demás mujeres presentes: 凸(ಠ益ಠ)凸 O̢͇̺͔̯͖͎̳͇͘Ḿ̸̥͉̻̦͠G̲̻H̻̦̞̫̣̟̬͉͜ͅA̶̤͓̘͡N̖̖̰͚̻̦Y҉̞̫͈̘̟͕̖̖͟U̶̖̯̦̥̖N̶̺̤͉̹̠X̙͓̯͟ͅI̭̝̤̺TEVOYAMATAR




El GIF de hoy presenta a Peter Sheng y Crystal Zhang Tianai de Go Princess Go (太子妃升职记).







CAPÍTULO 309:

EL BANQUETE DE CUMPLEAÑOS DE LA VIUDA EMPERATRIZ (3)


Había muchas figuras famosas y decisivas presentes en este gran banquete, pero la persona que acaba de ponerse de pie es un caso único y excepcional. En el país de Tianning, la nobleza nunca se involucraba en la política, mientras que los miembros políticamente activos nunca formaban parte de la nobleza. Sin embargo, esta figura no sólo era un noble célebre, sino un general que ocupaba una posición crítica.

Su nombre es Baili Yuanlong [1. Baili Yuanlong (百里元隆) - Baili es un apellido de dos caracteres, Yuan significa "primero", Long significa "grande, próspero, pujante"], y formaba parte del Clan Baili de Tianning, el mayor clan de la aristocracia de la capital. Se acercaba a los 50 años de edad, pero era un Gran General que comandaba las fuerzas navales de Tianning.

Tianning tenía un total de tres Grandes Generales que controlaban respectivamente la infantería, la caballería y las fuerzas marítimas. El Gran General Mu estaba a cargo de la infantería, que constituía el grueso de la fuerza militar de Tianning. Mientras tanto, Baili Yuanlong dirigía las fuerzas navales más excepcionales. Tanto el Gran General Mu como el Gran General Baili tenían casas en la capital. Mientras tanto, el Gran General de la caballería pasaba la mayor parte del año vigilando las fronteras en el Campo de Batalla de Tres Vías. Esta vez no regresó.

Las fuerzas navales se consideraban las más excepcionales porque el país de Tianning era la única nación del continente del reino de las nubes que tenía una marina. Northern Li y Zhou Occidental no tenían ninguna. Además, la marina de Tianning fue hecha por las propias manos del General Baili para convertirse en una unidad del ejército regular durante su juventud. A diferencia del General Mu, su fama no provenía de sus hazañas, sino de su Marina. Aunque nunca antes habían sido enviados a luchar, todavía recibían la mayor paga y provisión de soldados de la capital cada año. Nadie entre los oficiales civiles y militares se había opuesto a este hecho, porque sabían que la marina había sido apoyada por el difunto emperador como una forma de contrarrestar a Northern Li. Tanto Northern Li como Tianning tenían una línea costera continua en sus fronteras orientales. Si la guerra era necesaria, Tianning definitivamente no perdonaría las fronteras orientales de Northern Li en una batalla.

Por lo tanto, estas fuerzas navales podrían decirse que son el as en la manga del Emperador Tianhui durante una batalla real. Eran el factor decisivo que podía determinar la diferencia entre la victoria y la derrota. Baili Yuanlong siempre había sido discreto. Sólo mostraba su cara una o dos veces en un año, pero ¿por qué se ponía de pie ahora? Todo el mundo estaba desconcertado.

—¿Sucede algo, General Baili? —la viuda emperatriz siempre había sido cortés con el general de la marina muy respetado por el difunto emperador.

—Este general sólo quiere felicitar a estimada viuda emperatriz —respondió Baili Yuanlong.

¿Quiere felicitarla? El cuerpo de la viuda emperatriz se endureció. La quietud de la sala de audiencias creció a alturas indescriptibles. Sus invitados incluso contuvieron inexplicablemente la respiración mientras se ponían tensos.

¿Cuáles son las intenciones de Baili Yuanlong?

Naturalmente, tendría que ofrecer sus felicitaciones, pero aún no era su turno. El Duque de Qin acababa de terminar su brindis cuando se puso de pie. ¿Podría ser que él también...

La multitud temblaba de miedo, sin atreverse a especular sobre la posibilidad. Algunas cosas eran traición, incluso si todo lo que uno hacía fuera pensar en ellas. La cara del emperador Tianhui era fría y severa mientras miraba fijamente a Baili Yuanlong. Long Feiye parecía frío y distante, aparentemente desinteresado en todo el asunto. Al mismo tiempo, parecía captar cada detalle en la palma de su mano. Mientras todos miraban, Baili Yuanlong se sirvió una copa de vino.

¿Simplemente iba a hacer un brindis, como Long Feiye?

Una sensación de inquietud comenzó a extenderse por el corazón de la viuda emperatriz. Preferiría correr y detenerlo ahora, pero no podía. Sólo pudo sentarse rígidamente en su asiento mientras miraba con un corazón nervioso y agitado. Baili Yuanlong levantó su copa conforme avanzaba. Aunque nunca antes había participado en una guerra real, todavía estaba impregnado del aura asesina de un general que podía rivalizar con el general Mu. Era viejo pero vigoroso, sus poderosos pasos lo llevaron frente a la viuda emperatriz. Esa postura sólo hizo que todos se pusieran más nerviosos. La mayoría de ellos se había olvidado de respirar por completo. La viuda emperatriz apretó nerviosamente sus puños, clavando sus largas uñas en la palma de su mano a pesar del dolor.

Baili Yuanlong llegó frente a la viuda emperatriz e hizo una reverencia que no era ni altiva ni humilde. 

—Este general ofrece felicitaciones a estimada viuda emperatriz. ¡Que el cuerpo de fénix de la Viuda Emperatriz goce de buena salud!

La viuda emperatriz todavía tenía una sonrisa en su cara, pero estaba completamente congelada. Parecía tranquila, pero su corazón ya se agitaba con toda la fuerza de los vientos ascendentes y las nubes. No podía adivinar por qué Baili Yuanlong había decidido de repente salirse de los límites. ¿Acaso sería como Long Feiye, y simplemente brindaría por ella sin un regalo? ¿O le daría un regalo después del brindis?

En este momento, ni siquiera importaba cuál sería su regalo, siempre y cuando tuviera uno. Si existiera, su razón para felicitarla sería una protesta silenciosa a las acciones de Long Feiye. Esa sería la muestra más fuerte de su apoyo a la viuda emperatriz y al emperador Tianhui. Si no tenía ningún regalo, entonces... la viuda emperatriz no podía continuar con esa línea de pensamiento. Estaba demasiado alarmada... era la primera vez que sentía tal emoción en su propio banquete de cumpleaños.

Esperó a que Baili Yuanlong anunciara su regalo. Esperó y esperó, pero Baili Yuanlong no dijo ni una palabra más. Simplemente se quedó allí, dejándola en una situación incómoda.

¿Así que realmente no hay un regalo?

La emperatriz viuda no podía creerlo. El emperador Tianhui lo creía aún menos. Tosió ligeramente como recordatorio antes de que la viuda emperatriz se las arreglara para decir, 

—General Baili, puede levantarse.

Entonces, ¿el regalo vendría después de esto?

La atención de todos se centró en el general. Pero él simplemente se enderezó y volvió a su asiento. Sus acciones habían hecho eco exactamente de Long Feiye y Han Yunxi.

¿Eso es todo?

¿Ha terminado?

¿Sólo un brindis, pero sin regalo?

Entonces, Baili Yuanlong había hecho su brindis usando a Su Alteza Duque de Qin como su ejemplo. En otras palabras, Baili Yuanlong no estaba aquí para felicitarla, sino declarando públicamente su postura. ¡Él y sus 10.000 hombres estaban bajo el mando de Long Feiye! ¡Un tercio de las fuerzas militares de Tianning era en realidad la fuerza de Long Feiye!

El tiempo pareció detenerse. La viuda emperatriz parecía aturdida ante Baili Yuanlong. El Emperador Tianhui también fue sorprendido con la guardia baja. Por un momento, ni siquiera pudo aceptar lo que acababa de suceder. Siempre pensó que las tres divisiones militares estaban firmemente bajo su control. Incluso el General Mu y sus vastas tropas de infantería estaban firmemente a su alcance. Nunca pensó que Baili Yuanlong sería uno de los hombres de Long Feiye. La parte más aterradora de un Golpe de Estado era el cambio de lealtad en las fuerzas militares. La pieza de Long Feiye en el tablero de ajedrez esta vez fue un movimiento demasiado drástico... ¡simplemente quitando la leña de debajo de un caldero!

Long Feiye usaba a Baili Yuanlong para decirles a todos los presentes que no sólo tenía las agallas, sino también el poder de enfrentarse al emperador Tianhui como un igual. El emperador Tianhui siempre había cedido tres partes ante él, pero esas tres partes eran suficientes para que Long Feiye conquistara las otras siete por completo.

El banquete de cumpleaños todavía tenía que continuar, ya que acababa de empezar. Pero la fuerza de dos facciones ya había herido las cabezas de los presentes en calidad de testigos. ¿Deberían seguir ofreciendo los regalos que prepararon para la viuda emperatriz?

Si lo hicieran, estarían del lado del Emperador Tianhui; si no lo hicieran, estarían del lado de Su Alteza Duque de Qin. Ahora era el momento de elegir un bando.

¿Quién sería el primero en seguir a Baili Yuanlong?

Algunas personas estaban aterrorizadas, mientras que otras tenían cuidado. Sin embargo, algunos estaban listos para crear más problemas. Pero nadie esperaba que el siguiente en levantarse fuera el Príncipe Heredero Long Tianmo. Debido a sus frecuentes enfermedades, la facción del Príncipe Heredero había perdido su poder e influencia en la corte. Si añadimos eso a su recaída cualquier persona inteligente sabría que el Emperador Tianhui ha estado jugando con la vida del Príncipe Heredero para suprimir a Han Yunxi. A pesar de que era un príncipe heredero, y a pesar de que había regresado a la capital con su vida, la situación era desesperada si no tenía el favor del emperador. Debería tener los mayores motivos para estar resentido, odiar y resignarse a su destino, pero terminó siendo el primero en levantarse y salvar la dignidad de la viuda emperatriz y el emperador.

—Abuela imperial, mira lo que te ha traído el nieto —Long Tianmo cultivó personalmente un enorme hongo lingzhi del tamaño de una palma, su color es tan rojo como la sangre brillante. La vista atrajo inmediatamente los ojos de todos los espectadores.[2. lingzhi (灵芝) - también conocido como hongo mágico o ganoderma brillante, usado en medicina y antiguamente acreditado con poderes milagrosos. También se considera un símbolo de buena suerte.]

Alguien exclamó con admiración: 

—Su Alteza Príncipe Heredero, ¿es éste el artículo genuino?

—¡Impudencia! ¿Este príncipe heredero le regalaría a la abuela imperial una falsificación? —Long Tianmo reprendió.

—Su Alteza Príncipe Heredero, ¿es éste el Lingzhi de sangre mencionado en las leyendas, que se dice que cura todo tipo de enfermedades y dolencias? —preguntó otra persona emocionada.

—¡Exactamente! 

Las graves enfermedades de Tianmo lo habían mantenido confinado en el Palacio Oriental en el pasado. Por eso, había estado buscando este artículo durante años, pero nunca esperó encontrar uno al volver de Ciudad Médica. Cuando asintió con la cabeza para confirmar su autenticidad, toda la sala se levantó alborotada. El Lingzhi de sangre era el principal de todos los ingredientes medicinales. No importaba qué males tuviera el paciente, una sola aparición de este hongo podía curar la causa. Valía más dinero que el gato persa y la perla de noche luminosa que habían aparecido antes, y era elogiado como la medicina número uno del continente del reino de las nubes.

Incluso Han Yunxi y Gu Beiyue, que estaba sentado en una mesa lejana, se maravillaron al ver esto. Algunos ingredientes medicinales sólo existían en uno o dos. Una vez que una persona terminaba de usarlo, ¡desaparecía! Muy bien, incluso Cosita se sentía listo para revolverse en su manga. No tenía ni idea de lo que pasaba fuera, pero no podía evitar pensar que el palacio era un gran lugar. ¡Tenía tantas cosas buenas! ¡Tenía que hacer su viaje aquí algún día!

Long Tianmo logró restaurar el ambiente del banquete de cumpleaños con solo el lingzhi de sangre. Hizo una gran reverencia y dijo respetuosamente, 

—Abuela Imperial, este es un lingzhi de sangre de calidad. El nieto desea que la Abuela Imperial pueda vivir tanto tiempo como las Montañas Zhongnan, ¡y que tenga una felicidad tan ilimitada como los mares del este!

Si fuera posible, Long Tianmo no habría sacado el hongo en absoluto. Originalmente, durante el banquete, buscaba un punto medio, para no parecer demasiado débil ni ofender a su Padre Imperial ni al Tío Imperial Qin. Sin embargo, esta era una oportunidad perfecta para expresar su postura al Padre Imperial. Sin importar si su enemigo era el Padre Imperial o el Tío Imperial Qin, ganarse la estima del Emperador Tianhui era la mejor manera de acumular su fuerza. Sólo entonces tendría la oportunidad de tomar el trono por la fuerza.

Las disputas entre el clan imperial no eran más que una simple prueba de "resistencia".

La voz sonora de Long Tianmo fue como una gran campana que resonó en el salón del banquete. Aunque su influencia palidecía en comparación con Baili Yuanlong, se las arregló para cambiar las cosas a favor del emperador Tianhui. La viuda emperatriz estaba tan conmovida que no podía hablar, mientras que el emperador Tianhui finalmente dirigió una mirada de admiración a Long Tianmo. A pesar de ello, Long Feiye permaneció impasible. Era obvio que no se había tomado el asunto a pecho en absoluto.

Mamá Zhao se acercó sigilosamente y murmuró, 

—Estimada wangfei, ¿se arrepiente ahora? La próxima vez, no le salve la vida. Es un peón marginado, ¡pero aun así no puede diferenciar el bien del mal!

Han Yunxi sonrió. Incluso mamá Zhao podía decir que la "enfermedad crónica de Long Tianmo que vuelve a estallar" era simplemente una artimaña diseñada por el emperador Tianhui a su costa... A pesar de que estaban en lados opuestos, Han Yunxi no encontraba a Long Tianmo desagradable. Por lo menos, era uno de sus pacientes habituales. No importaba qué, nunca se había dado por vencido. En cuanto a salvarlo, bueno. ¡Siempre se vio obligada a hacerlo! No había nada que ella pudiera lamentar con eso.

Una vez que el príncipe heredero hizo su movimiento, alguien tenía que seguirlo. Esa persona fue nada menos que el segundo hijo imperial, Long Tianqing. [3 Long Tianqing (龙天擎) - Long es dragón, tianqing significa "sosteniendo los cielos (astronómico)/cielos (religioso)"] Este segundo hijo imperial era el hijo de la Noble Consorte Xiao, que era la hija de nada menos que Xiao Zhengxin, [4. Xiao Zhengxin (萧正信) - Xiao es un apellido que también significa "desolado, lúgubre", Zhengxin significa "creencia justa"]. Primer Ministro de la Izquierda.[5 Primer Ministro de la Izquierda (左丞相) - en el gobierno imperial chino, el Primer Ministro (también conocido como el Gran Canciller) es el funcionario ejecutivo de mayor rango. A veces el gobierno puede tener dos Primeros Ministros - uno de derecha y otro de izquierda. En ese caso, el Primer Ministro de la Izquierda tiene el rango más alto entre los dos]. A medida que la facción del príncipe heredero disminuía en poder día tras día, la influencia del segundo hijo imperial crecía a su paso. Incluso había rumores de que el Gran General Mu estaba del lado del segundo hijo imperial. Como el príncipe heredero mostró su fuerza, el segundo hijo imperial tampoco estaba dispuesto a ser eclipsado. Pero al pasar por delante de la mesa de Long Feiye y Han Yunxi, les dio un exagerado resoplido de desprecio, lo suficientemente obvio para que cualquiera lo viera.

Niño, es comprensible proteger a la viuda emperatriz y congraciarse con el emperador en estas circunstancias. ¡Pero pisotear al Duque de Qin para ganar el favor del emperador, definitivamente es un gran error!






CAPÍTULO 310:

EL BANQUETE DE CUMPLEAÑOS DE LA VIUDA EMPERATRIZ (4)


El despectivo resoplido de Long Tianqing aturdió a todos los que lo vieron. Nadie pensó que sería tan desenfrenado con su postura. Dejando de lado el regalo que preparó para la viuda emperatriz y para el prestigio del emperador, su valiente resoplido fue un gran estímulo para el emperador Tianhui!

Y una gran provocación para Su Alteza Duque de Qin.

Todos estaban perdidos en sus pensamientos en medio del silencio. ¡En cualquier caso, Han Yunxi tenía que admirar al tipo por tener tantas agallas! Ni siquiera ella se atrevería a mirar con desprecio a Long Feiye. Para hacerlo, primero tendría que ser mejor y más fuerte que él. De otra manera, ¿qué había que usar como ventaja?

Los labios del emperador Tianhui se curvaron en una sonrisa. Parecía bastante satisfecho con las acciones del segundo hijo imperial. La viuda emperatriz también se interesó. Long Tianqing sólo se detuvo para resoplar antes de continuar su camino. Estaba vestido con una túnica azul hielo que le daba un aire guapo e impresionante. Sus pasos eran fuertes y vigorosos con su espíritu entusiasta. No obstante, todos prestaban atención a Long Feiye en lugar de a él. ¿Cómo se siente sobre esto?

Bajo la mirada de todos los presentes, la cara de Long Feiye estaba fría mientras se mantenía firme. Sus oscuras pupilas estaban tan quietas que parecían como un manantial, haciendo imposible que alguien adivinara sus pensamientos. A pesar de esto, la gente todavía miraba fijamente y trataba de entenderlo. Esperaban poder ver sus verdaderos sentimientos en su cara. Mientras tanto, Long Tianqing casi había alcanzado a la emperatriz viuda. Pero de alguna manera, de repente sintió un dolor punzante en el pie. Perdió el equilibrio y cayó abruptamente hacia delante con un golpe, haciendo que el objeto en sus manos también se desparramara.

¡Finalmente, se convirtió en el centro de atención!

El atrevido y enérgico príncipe estaba ahora completamente extendido en el suelo, su cara presionada contra el suelo con sus miembros doblados. Era una visión terriblemente incómoda ante los ojos de unos 100 espectadores. Long Tianqing se puso rápidamente de pie y abrió la caja de regalos que había caído al suelo. Pero la valiosa porcelana del interior se había hecho añicos.

—¿Quién me hizo tropezar? ¡Devuélveme mi regalo! —dijo, totalmente desconcertado. 

Enfadado y furioso, se puso a patalear con la nariz cubierta de polvo del suelo. En todo caso, parecía un payaso. Hubiera sido mejor que se callara, porque sus palabras hicieron reír a Han Yunxi en voz alta. Con eso, todo el salón se puso a reír. ¿Quién más podría haber hecho un movimiento en su contra además de Long Feiye? ¡¿Era Long Tianqing idiota, o sólo estaba fingiendo?! No importaba, alguien que no podía mantener la calma realmente había perdido la dignidad como hijo imperial. En medio de todas las risas, Long Feiye lanzó una mirada a Han Yunxi. Si realmente hubiera hecho un movimiento, ¿habría tropezado Long Tianqing? Todos pensaron que era él, pero en realidad fue culpa de Han Yunxi.

Long Tianqing finalmente se dio cuenta de que había cometido una infracción cuando vio a todo el salón riéndose. ¡Lo mejor que pudo haber hecho fue ponerse de pie y seguir caminando sin abrir su regalo! Esta vez, sólo había preparado un regalo, una extremadamente rara pieza de porcelana de la antigüedad. Ahora que se había hecho pedazos, ¿dónde se suponía que iba a encontrar un reemplazo? ¿Qué se suponía que debía hacer ahora? Podía seguir ofreciendo sus felicitaciones, ¡pero no tenía ningún regalo que dar!

En ese momento, una dulce y gentil voz se elevó en el salón. 

—El Segundo Príncipe Imperial no debe entrar en pánico. Incluso sin un regalo, la viuda emperatriz no lo culpará mientras su corazón sea sincero.

Siguiendo la voz lo llevó a una joven y hermosa mujer de unos 20 años, con una belleza suave y delicada. Su delicada sonrisa se veía especialmente cálida y hermosa. Esta no era otra que la hija menor de Baili Yuanlong, Baili Mingxiang.[1 Baili Mingxiang (百里茗香) - Mingxiang se puede leer como "la fragancia de las hojas de té tierno".] A pesar de ser la hija más joven, ya no era muy joven. Había alcanzado la edad de casarse y tenía innumerables pretendientes, pero se negó a casarse con ninguno de ellos.

Sus palabras no habrían contado mucho en el pasado, pero al decirlas justo después de que el Duque de Qin y Baili Yuanlong no hubieran hecho regalos, ¡simplemente se burlaba de Long Tianqing! Incluso el emperador Tianhui y la viuda emperatriz le lanzaban sus miradas encendidas. Han Yunxi también miró, pero descubrió algo diferente acerca de esta belleza. Tenía inteligencia brillando en sus ojos.

Gentil pero magnánima, era como una aguja escondida en el hilo de seda, una chica despiadada detrás de una apariencia inofensiva. Comparada con las jóvenes de otras familias establecidas, ella era mucho más sobresaliente.

—Baili Mingxiang, no hay lugar aquí para ti... —el segundo hijo imperial estaba a punto de enloquecer cuando el emperador Tianhui le cortó el paso.

—¡Basta! ¡¿Por qué no te retiras todavía?!

—Padre Imperial... —Long Tianqing entró en pánico.

—¡Retírate! —El emperador Tianhui estaba furioso.

Long Tianqing estaba muy desconcertado, pero no tuvo más remedio que retirarse. Y aun así, se detuvo en el camino de regreso para resoplar de nuevo hacia Long Feiye y Han Yunxi. Esta vez, no fue un resoplido desdeñoso, sino uno lleno de ira. Finalmente, Long Feiye cambió su mirada para mirar a Long Tianqing. Una sola mirada fue suficiente para que el príncipe imperial sintiera que las temperaturas habían caído en picada. Originalmente planeaba darlo todo en el banquete de hoy, ya que el Padre Imperial y el Duque de Qin estarían definitivamente en desacuerdo cuando terminara. Naturalmente, quería usar los métodos favoritos de su padre para expresar su postura. Pero a la vista de los ojos del Duque de Qin, empezó a arrepentirse de su elección.

Long Tianqing pareció huir a su asiento. Apenas se había sentado cuando el Primer Ministro de la Izquierda Xiao Zhengxin, se levantó con una copa de vino en la mano. 

—Este viejo funcionario felicita a estimada Viuda Emperatriz en su cumpleaños. ¡Que el cuerpo de fénix de la Viuda Emperatriz goce de buena salud!

Cuando terminó, bebió el vino y se sentó sin sacar un solo regalo. Debido a que había terminado sus acciones tan rápidamente, ninguno de los participantes en el salón de audiencias tuvo tiempo de reaccionar, incluyendo la viuda emperatriz y el emperador Tianhui. Después de todo, ¡este Primer Ministro de la Izquierda era el abuelo materno del segundo hijo imperial! ¿Cómo podía... cómo podía ser uno de los hombres de Su Alteza Duque de Qin?

¡Demasiado inesperado!

Muy pronto, otro importante funcionario se puso de pie. Él también, hizo un brindis sin regalo. Este hombre era Zhao Ziling, [2. Zhao Ziling (赵子陵) - Zhao es un apellido, Zi es un sufijo del sustantivo que a veces significa "hijo", y Ling es "colina/loma, tumba/mausoleo"] el Ministro de Hacienda. ¡Pero todo el mundo lo conocía desde siempre como parte de la facción del segundo hijo imperial! Siguiéndole, varios oficiales de alto rango y ministros de la corte, incluyendo al Gran Preceptor Li Xiuyi,[3] Li Xiuyi (李修一) - Li es un apellido que también significa "ciruela", Xiu significa "cultivar/embellecer/decorar", y Yi significa "uno"]. Mentor Junior[4. Mentor Junior (少傅) - un título que sólo se otorga a los funcionarios más eminentes en base a sus grandes logros y méritos en el gobierno. Parte de la 三孤 sangu, o Tres Solitarios, que fue usada irregularmente a lo largo de la historia china como el nombre oficial para 3 puestos en los niveles más altos del gobierno, los otros dos son Preceptor Junior 少师 shaoshi y Guardián Junior 少保 shaobao]. Lin Botong[5. Lin Botong (林伯桐) - Lin es un apellido que significa "bosque/madera/arbusto", Bo es típicamente una palabra usada para indicar el hijo mayor, Tong es "paulownia", también conocido como el árbol del fénix], Gran Académico[6. Gran Académico (大学士) - un puesto que tiene la tarea de dar clases particulares al heredero aparente al trono, así como de ayudar al emperador con su papeleo, incluyendo la recomendación de medidas imperiales sobre los monumentos y la preparación de edictos. Trabajaban principalmente con la corte interior y eran considerados iguales a los Primeros Ministros/Grandes Cancilleres]. Ouyang Ming[7. Ouyang Ming (欧阳鸣) - Ouyang es un apellido de dos caracteres, Ming significa el llanto de los pájaros o los animales] y así sucesivamente con brindis y sin regalos. El segundo hijo imperial se quedó atónito al ver eso, ¡porque se suponía que todos estos hombres eran parte de su facción!

¿Cómo puede ser esto?

¡Long Tianqing finalmente sintió remordimiento por actuar tan impulsivamente! Sin el apoyo de estos influyentes oficiales, ¿cómo iba a competir contra el príncipe heredero y otros hijos imperiales? ¡¿Qué usaría para luchar por el trono?!

¡En ese momento, la cara del Emperador Tianhui estaba completamente negra! El poder y las conexiones de estos funcionarios, así como los departamentos que controlaban, eran secciones críticas de su gobierno, especialmente el Primer Ministro de la Izquierda. Esto no fue sólo un golpe fatal para el segundo hijo imperial, ¡sino una fuerza poderosa que lo mantenía bajo control también! ¡Los métodos de Long Feiye se burlaban de él con total humillación! Miró al hombre, que casualmente estaba mirando hacia él. Los dos hermanos se midieron en silencio mientras el salón se quedaba en silencio, demasiado peligroso para hablar.

Aun así, más gente se levantó para hacer sus brindis. El Oficial Jing[8. Jing (靖) - "pacífico, tranquilo, apacible"] de tercer rango[9. Tercer rango (国公) - guogong es su rango oficial, también conocido como el Duque de Estado, que se encuentra en el tercio superior de los nueve rangos oficiales del gobierno imperial chino. Se le mencionó varias veces en capítulos anteriores, concretamente en uno de los carruajes que acompañaba a la Gran Concubina Yi, Han Yunxi y Murong Wanru en el camino a la Caza de la Primavera antes de que fueran emboscados por asesinos], el marqués Pingbei, la familia Rong de la ciudad Luo y la familia Feng de la ciudad Ze, etc., todos se sucedieron uno tras otro para ponerse de pie en sus asientos y ofrecer un brindis sin dar ningún regalo. ¡Todo esto, a pesar de que sus regalos estaban colocados en sus mesas! Ninguno de ellos se atrevería a provocar al clan imperial por sí mismo, ¡pero Long Feiye les había dado el valor! El rostro de la viuda emperatriz se desplazó entre tonos de blanco y verde enfermizo, con un aspecto totalmente espantoso. Vio claramente los regalos que estos invitados habían traído al entrar en el salón, pero ahora no recibía ni uno solo. Ni siquiera escuchó mucho de sus brindis o felicitaciones, así que se quedó absorta en sus pensamientos. Un perfecto banquete de cumpleaños se había convertido en motivo de broma por parte de Long Feiye.

¡Esto era simplemente un golpe de estado!

El emperador Tianhui estaba tan furioso que su pecho se agitaba. A pesar de que había muchos oficiales de alto rango que se levantaron en oposición al Duque de Qin para brindar y presentar sus regalos, a pesar de que él y la viuda emperatriz tenían de su lado a oficiales mucho más influyentes, aun así no podía apaciguar su furia. Después de todo, el poder imperial no toleraba semejante provocación. Esta noche, había contado un total de 27 funcionarios que lo habían provocado directamente. Era una vergüenza para su nombre y un temible contraataque a manos de Long Feiye. Long Feiye usó la realidad para probar que tenía la habilidad y la fuerza para oponerse a su autoridad.

El banquete de cumpleaños seguía en marcha, y la gente seguía presentando sus regalos, pero ya no importaba quién diera qué. El emperador Tianhui miró fijamente a Long Feiye de principio a fin, lamentando profundamente el hecho de no haber matado al hombre cuando era más joven. Después de todo, ya tenía 20 años cuando su hermano pequeño todavía llevaba pañales. Si hubiera tenido la previsión en ese entonces, podría haber detenido al difunto emperador y su decreto especial de amnistía al Duque de Qin.

Sin embargo, Long Feiye estaba tan firme como el Monte Tai a pesar de hacer olas tan grandes. Tenía una expresión tranquila como si fuera un simple observador desde lo alto, viendo fríamente a través de cada persona presente. En ese momento, miraba con interés al Gran General Mu, que acababa de terminar de dar un regalo a la viuda emperatriz. Había dado un regalo muy común que no ofendería a nadie ni le haría ningún favor. Era obvio que eligió un camino intermedio. Han Yunxi se sentó silenciosamente al lado de Long Feiye, finalmente se dio cuenta de cómo había subestimado a este hombre. En realidad, seguramente podría haber salido del arresto domiciliario en ese entonces sin su ayuda. Inclusive, mencionó tontamente la idea de usar el abanico medicinal para cambiar por favores. ¡De verdad, qué estúpida!

Miró fijamente su perfil y descubrió por primera vez que no se cansaba de su apariencia. Incluso mirar el costado de su cara era suficiente para hacer que su corazón palpitara. Finalmente, cuando la nobleza y los oficiales terminaron de dar sus regalos, era hora de que los invitados extranjeros tomaran su turno. Estos invitados habían oído hablar durante mucho tiempo del Duque de Qin de Tianning y su poderosa reputación, pero era la primera vez que veían sus capacidades en persona. De hecho, era justo como los rumores decían. ¡No era alguien a quien provocar!

La línea de visión de Chu Qingge nunca había salido de Long Feiye, su rostro frío escondiendo su corazón en llamas. Siempre supo que este hombre era como un dios, feroz y fuerte. Pero después de presenciar su fuerza, sintió que se sometería a sus pies en ese mismo momento.

—Hermano mayor, tampoco demos regalos —murmuró. 

Su hermano estaba enojado con ella desde que la rescató del restaurante ese día. La había criticado por crear problemas en la capital de Tianning, pero ella sólo se sintió agraviada y dejó de hablar con él. Hoy, finalmente cedió al impulso de hablar.

—Eso no lo decidimos nosotros —dijo suavemente Chu Tianyin. 

Aunque también estaba sorprendido por Long Feiye, su enfoque seguía siendo Han Yunxi. Esa mirada considerada parecía estar buscando algo en su cuerpo.

En ese momento, alguien cerca de su mesa se puso de pie. Era Mu Linger, quien estaba aquí... para representar a toda Ciudad Medicina.






CAPÍTULO 311:

EL BANQUETE DE CUMPLEAÑOS DE LA VIUDA EMPERATRIZ (5)


Técnicamente hablando, Mu Linger no tenía las calificaciones para representar a Ciudad Medicina esta vez. Como desapareció a mitad de camino de Ciudad Médica la última vez, todos esperaban que volviera a aparecer. Nunca apareció en Ciudad Médica e incluso obligó a su gente a buscarla por todas partes. Dejando de lado a los clanes Wang y Xie, había muchas voces de disidencia provenientes de su propio clan Mu.

Para el banquete de cumpleaños de la Viuda Emperatriz de Tianning, los tres principales clanes de Ciudad Médica acordaron dejar que el fuerte Clan Mu los representara de nuevo como delegado de la ciudad. Mu Yingdong había sido tan infeliz después de su pelea con Han Yunxi que no quería verla ni a ella ni a su marido. Originalmente, el plan era que el hijo mayor del Clan Mu, Mu Chaoran [1. Mu Chaoran (沐超然) - Chaoran significa "distante, distante"] fuera el representante, pero Mu Linger insistió en tener la oportunidad de ir, y ni siquiera dejó la capital por ello. Al final, Mu Yingdong llegó a un acuerdo. No era apropiado que una niña pequeña actuara como delegada de Ciudad Medicina en un banquete para toda la nación, pero todo el mundo había oído hablar de sus geniales habilidades farmacéuticas en el continente del Reino de las Nubes. Como mínimo, esa reputación le daría un amplio margen para asistir a la reunión.

Mu Yingdong entregó personalmente el regalo preparado a Mu Linger, diciéndole que lo mantuviera a salvo. También se suponía que debía decir unas palabras extra de felicitación en el banquete. Este regalo había sido acordado por los tres grandes clanes de Ciudad Medicina, una píldora salvavidas que provenía de su propio Bosque Medicinal. A pesar de que se llamaba píldora, no había sido creada a través de la quema y el refinamiento. En cambio, había sido recogida del árbol del que crecía. Un árbol solo producía una píldora cada 30 años. En una emergencia, una píldora como esta podría preservar el corazón y la vitalidad de su usuario, y así conseguir un tiempo valioso para que un médico trate al paciente. Ciudad Medicina preparó un regalo tan grande, en primer lugar para expresar su buena voluntad y darse prestigio. Para el Clan Mu, también era una oportunidad de llegar a un acuerdo amistoso con Tianning. Aunque Mu Yingdong tenía una alianza secreta con Jun Yixie, aún quería tener relaciones amistosas con el emperador Tianhui, al menos en la superficie. Había favorecido al emperador Tianhui incluso más después de que Han Yunxi y Long Feiye le hicieran sufrir pérdidas.

Cuando la viuda emperatriz vio a Mu Linger ponerse de pie, su descontento acumulado y su corazón agitado finalmente dio paso a una chispa de vitalidad. Sabía que Ciudad Medicina estaba en buenos términos con Tianning, y que su regalo sería definitivamente excepcional. Los invitados extranjeros siempre mantenían una postura moderada y le daban regalos como siempre. Nunca interferían con las disputas domésticas de Tianning. Esto era especialmente cierto para un poder complicado como Ciudad Medicina. Un solo delegado no tenía forma de decidir la postura de la ciudad. La viuda emperatriz confiaba en que Mu Linger le daría un gran regalo. Finalmente, sintió una sensación de anticipación.

El emperador Tianhui también recuperó su confianza. ¡No creía que Long Feiye fuera también capaz de atraer a las potencias extranjeras a su lado! Quería que Long Feiye supiera que él era el verdadero maestro de Tianning. ¡Los invitados extranjeros sólo lo reconocerían a él! Algunos de ellos ya habían ofrecido grandes regalos, pero su fuerza no podía compararse con la de Ciudad Medicina. Ahora que su representante se había levantado, planeaba lucirse frente a Long Feiye. Verás, Mu Linger ni siquiera había sido reconocida antes de que el emperador Tianhui abriera la boca.

—¿Esta debe ser la famosa genio farmacéutica del Clan Mu, la señorita Linger?

Cualquier otro representante se mostraría a su favor, pero la expresión de Mu Linger permaneció tranquila. 

—Precisamente.

—¿Por qué no te acompañó el jefe del Clan Mu? —El emperador Tianhui sabía desde hace tiempo que Mu Yingdong no vendría, pero se lo preguntó a propósito para que Long Feiye pudiera oírlo también. Ciudad Medicina tenía un gran poder. ¡No eran un aliado cualquiera!

—Mi padre no se sentía bien, así que estoy aquí para representarlo —dijo Mu Linger, antes de añadir apresuradamente—, Y para representar a Ciudad Medicina.

Chu Qingge se sintió mal por todas estas palabras. Ni siquiera podía sentarse cómodamente, y sus manos se doblaban en puños bajo la mesa. Aun así, no pudo evitar admitir que su estatus no era comparable al de esa maldita chica. ¿El hermano mayor la salvó sin revelarse en el restaurante porque no quería ofender a Ciudad Medicina? Ella le preguntó varias veces, pero sólo recibió miradas al cielo a cambio. Chu Qingge miró a Han Yunxi, preguntándose cuál podría ser su relación con Mu Linger. Han Yunxi y Mu Linger no parecían estar en buenos términos, pero la mujer obviamente había salvado a la chica ese día. Todo lo que vio fue a Han Yunxi observando tranquilamente a Mu Linger, su mirada parpadeante profunda y complicada. A su lado, a Long Feiye no parecía importarle un comino.

—Saluda a tu padre de parte de Zhen para que esté sano —dijo seriamente el emperador Tianhui.

—Muy bien —asintió Mu Linger, antes de dirigirse a la viuda emperatriz. 

La viuda emperatriz era toda sonrisas, mientras que flores brotaban desde hacía tiempo en su corazón. Intentaba adivinar qué clase de regalo preparó Ciudad Medicina para ella. Tendría que ser algún tipo de medicina, pero no podía comprenderlo. En realidad, todos los demás también estaban adivinando. Ciudad Medicina siempre proporcionó regalos excepcionales. Bajo las miradas de todos los presentes, Mu Linger se levantó de su asiento y se adelantó. Cuando pasó por delante de Han Yunxi, la miró a propósito por el rabillo del ojo. Han Yunxi le permitió provocarla sin un solo cambio de expresión.

Mu Linger llegó a la viuda emperatriz y le hizo una reverencia que no era ni altiva ni humilde. 

—¡Mu Linger saluda a la viuda emperatriz de Tianning!

—¡Levántate, levántate! —la viuda emperatriz se vio en apuros para ocultar su entusiasmo, su cara tan agradable como una brisa de primavera.

Mu Linger hizo otra reverencia, una más formal y grandiosa esta vez. 

—Linger representa al Clan Mu y a Ciudad Medicina para felicitar a la viuda emperatriz de Tianning. Que su vida sea tan larga y floreciente como el sol y la luna, tan eternamente joven como el pino y la grulla. Que la felicidad sea su constante compañía y que las bendiciones ilimitadas la encuentren en su vejez. Que sus labios se separen a menudo en sonrisas, y los lazos de su familia permanezcan eternamente intactos.

Dijo sus palabras en voz alta, cada palabra reverberando en el silencioso salón de audiencias. El emperador Tianhui y la viuda emperatriz estaban muy satisfechos con su discurso.

—¡Bien, bien, bien! —La viuda emperatriz sonreía ampliamente mientras miraba al emperador Tianhui, quien asintió con la cabeza para mostrar su aprobación.

—Estimada Viuda Emperatriz alaba equivocadamente —dijo Mu Linger humildemente.

—Mira, incluso está siendo modesta —dijo la viuda emperatriz con una sonrisa—. Date prisa y levántate.

Mu Linger se enderezó, luego... luego se dio vuelta para volver a su asiento antes de sentarse. Y entonces... ¡y entonces eso fue todo!

¡¿No dio un regalo!?

¡¿En qué estaba pensando Ciudad Medicina?!

La sonrisa de la viuda emperatriz se puso completamente tiesa, sus ojos mirando fijamente hacia adelante mientras su expresión se volvía aterradora. Esto sucedió completamente de improviso. Todos los demás intercambiaron miradas en silencio mientras la atmósfera se volvía extraña.

Ciudad Medicina se había inmiscuido en las disputas domésticas de Tianning en un banquete como éste. ¡Habían mostrado el apoyo público a Su Alteza Duque de Qin! Cielos, ¿qué le pasó a Ciudad Medicina? ¿Podría ser que los tres clanes de la ciudad apoyaran a Su Alteza Duque de Qin?

Muy pronto, todo tipo de sospechas y especulaciones de envidia surgieron de la multitud. La respiración de la viuda emperatriz se volvió lenta y difícil mientras enroscaba sus manos en puños. Suprimió la ira de su corazón, pero estaba a punto de estallar.

¡Despreciable! ¡Absolutamente despreciable!

¿Esa maldita chica no planea hacer un regalo? ¿Entonces por qué vino hasta aquí y dijo tantas palabras de felicitación? ¡¿Por qué?!

La cara de la viuda emperatriz se había vuelto blanca de ira, todo su cuerpo rígido. La tez del emperador Tianhui había pasado por un largo ciclo de colores. Sus siempre cambiantes expresiones eran una visión digna de contemplar. ¡Nunca esperó que Ciudad Medicina apoyara públicamente a Long Feiye de esa manera! ¿En qué estaba pensando Mu Yingdong? ¡¿Qué estaban pensando los clanes Wang y Xie?!

Mu Linger permitió que las miradas interrogativas se abrieran paso mientras sorbía tranquilamente su té. Parecía como si nada extraordinario hubiera pasado. Los labios apretados de Han Yunxi se elevaron lentamente en un arco. Dio una ligera palmadita a Long Feiye con su mano. 

—Te dije que esa chica es una lindura.

Long Feiye no respondió, pero le dio a Mu Linger una de sus raras miradas. En realidad, podría haber mostrado al emperador Tianhui y a la viuda emperatriz toda la extensión de su influencia en el extranjero incluso sin Mu Linger. Pero como Mu Linger representó impulsivamente a Ciudad Medicina como si estuviera de su lado, él decidió no explicar.

Mientras Mu Linger bebía su té, dirigió su mirada a Han Yunxi, que la miraba con una sonrisa. Inmediatamente, desvió la mirada y la ignoró con aire altivo. Han Yunxi simplemente dio un bostezo perezoso y volvió a beber su té. Tampoco le prestó más atención a Mu Linger. Seguramente eran las únicas que realmente entendían las complicadas relaciones que hay detrás de todo. De todas formas, todos ya estaban discutiendo el significado de la postura de Ciudad Medicina. El emperador Tianhui estaba finalmente mirando a Long Feiye bajo una nueva luz. Tenía que considerar cómo las acciones de Mu Linger afectarían su posición ante los ojos de sus invitados extranjeros.

¿Podría el banquete de cumpleaños seguir adelante sin contratiempos a este ritmo?

No importaba el caso, todavía tenía que continuar. Esto concernía a la reputación del clan imperial de Tianning. La viuda emperatriz estaba tan furiosa que quería tirar sus cosas a un lado e irse, pero al final seguía siendo una viuda emperatriz. Conteniendo su temperamento, se quedó sentada en su silla. El emperador Tianhui estaba muy incómodo, pero tenía que calmarse para reevaluar los poderes detrás de Long Feiye. Parecía que tendría que renunciar temporalmente a causar dificultades a Long Feiye durante este banquete. Si presionaba demasiado a su hermano imperial, ¡el hombre podría llamar a sus tropas y rebelarse! Tianning parecía pacífico y floreciente bajo su gobierno, pero tenía muchos problemas en casa y en el extranjero. Si Long Feiye realmente se movía, no le beneficiaría en absoluto. Aunque Long Feiye había ganado esta partida de ajedrez, el emperador Tianhui no se resignó. Pero después de sopesar las probabilidades, no tenía otra opción que soportarlo.

—Su Majestad, escuché que los bailarines prepararon un baile de Flor de Durazno en Floración* para muhou. ¿Por qué no hacerlos entrar y animar las cosas? —La noble consorte Yun [2. Yun (韵) - "encanto, ritmo, sonido musical/placer"] aprovechó la oportunidad para resolver la situación. (*Las flores de durazno eran símbolos tradicionales de longevidad, y por lo tanto muy apropiadas para una celebración de cumpleaños.)

La viuda emperatriz se había vuelto loca, y la más favorecida Noble Consorte Xiao, madre del segundo hijo imperial, probablemente se iba a poner de mal humor gracias a la postura de su padre, el Primer Ministro Xiao. Naturalmente, la Noble Consorte Yun tenía que aprovechar la situación para pavimentar un camino para su hijo, el séptimo príncipe imperial.

El emperador Tianhui asintió con la cabeza. 

—Sí.

Un grupo de bailarinas tan hermosas como flores aparecieron a ambos lados del salón con pasos fluctuantes. Sus caras eran tan bonitas como flores de durazno, sus vestidos rosados revoloteando ligeramente a su paso. Su llegada de inmediato capturó la atención de todos los presentes. Aunque todos seguían especulando sobre los recientes acontecimientos, la atmósfera parecía haberse calmado por fin. La viuda emperatriz exhaló silenciosamente cuando una mirada siniestra entró en sus ojos. Si no puedo crearle problemas al Duque de Qin hoy, al menos puedo darle sufrimiento a Han Yunxi. ¡De lo contrario, no podré tragarme mi mal genio!

Mientras disfrutaban del baile y la canción, los otros invitados extranjeros también presentaron sus regalos. No hubo más actos independientes como el de Mu Linger. Duanmu Baiye representó a Zhou Occidental para dar a la viuda emperatriz un gran regalo que finalmente estuvo dentro de las expectativas de todos. Aunque Chu Qingge quería apoyar a Long Feiye, sabía que no había manera de que pudiera convencer a Duanmu Baiye. No pudo evitar darle a Mu Linger una mirada de envidia.

Si pudiera representar a Zhou Occidental, o incluso sólo al Clan Chu de Zhou Occidental, definitivamente estaría del lado de Long Feiye.

Había algunas personas que estaban destinadas a estar atadas por el deber y las obligaciones toda su vida. ¡Había otros que persistían en sus propios caminos sin importar lo que los demás dijeran!

Una vez que los invitados extranjeros terminaron con sus regalos, las cosas se calmaron. Todos disfrutaron en silencio de la hermosa danza de la flor de durazno.[3] Danza de la flor de durazno - Quería encontrar un video de muestra para esto, y creo que la actriz 吕一 (Lü Yi) encaja muy bien en la estética de la gentil, cortés y clásica danza china. Busca los segmentos de la danza de la flor en este video, especialmente el corte de 2:17-2:37. Incluso hay una toma final de una viuda emperatriz reaccionando a la danza ahaha~ ^-^ (https://www.bilibili.com/video/av11040207/). También puedes ver la versión completa de la danza de las flores a partir del 7:15 en este video (https://www.bilibili.com/video/av12014968/) . ¡Sólo reemplaza mentalmente las flores de loto por flores de durazno! uwu] Realmente fue una pieza encantadora, lo suficiente como para que entraran muchos de los miembros de la audiencia. La viuda emperatriz se sentó en su silla, pareciendo que también estaba disfrutando del baile. Pero ella estaba pensando en secreto en formas de lidiar con Han Yunxi.

Han Yunxi no tenía idea de lo que la viuda emperatriz estaba pensando. Ella estaba comiendo los deliciosos bocadillos en su mesa mientras observaba el baile. Había estado tan ocupada últimamente que esta era una rara oportunidad para divertirse.

Pero fue entonces cuando Chu Qingge de repente habló con una sonrisa, 

—Qin Wangfei...






CAPÍTULO 312:

EL BANQUETE DE CUMPLEAÑOS DE LA VIUDA EMPERATRIZ (6)


Todos estaban probando el vino de calidad mientras disfrutaban de la canción y el baile. Grupos de dos y tres personas comenzaron a conversar en el salón. La fuerte voz de Chu Qingge no habría atraído mucha atención, pero llamó la atención de todos tan pronto como dijo "Qin Wangfei". No hubo forma de evitarlo. Han Yunxi era una figura central en todo. Además, la persona a su lado causó tanto alboroto en este banquete que sería difícil encontrar a alguien que no estuviera interesado en su nombre. Una vez más, el animado salón de audiencias se quedó en silencio. El emperador Tianhui y la viuda emperatriz también miraron a Chu Qingge. ¡Esto era exactamente lo que ella quería!

Han Yunxi se encontró algo desconcertada. Sabía que Chu Qingge encontraría la oportunidad de vengarse por lo que pasó en el restaurante, pero nunca esperó que la chica la llamara aquí. No tenía idea de lo que estaba pensando. Este podría ser el banquete de cumpleaños de la viuda emperatriz, pero era realmente un lugar para que los hombres hablaran. ¿Por qué estaba ella, como mujer, haciendo tanto alboroto?

—¿Qué pasa? —preguntó fríamente.

—Los talentos de Qin Wangfei son los mejores de Tianning. Incluso nuestra Princesa Duan fue derrotada por sus manos. Actualmente, todo el continente del Reino de las Nubes dice que los talentos de la princesa Duan no pueden compararse con los de Qin Wangfei —dijo Chu Qingge con una sonrisa.

A su lado, el rostro de Duanmu Baiye se oscureció inmediatamente. ¿Qué está haciendo esta mujer? ¿Por qué está sacando a relucir a Yao Yao ahora de todos los tiempos? ¿No ha perdido Yao Yao suficiente prestigio?

Chu Tianyin frunció las cejas y le dio un fuerte tirón a Chu Qingge, pero ella simplemente lo ignoró para seguir hablando. 

—Dichos talentos incluyen cosas como la poesía, el canto, tocar el qin, la caligrafía y la pintura. Es una lástima que estimada wangfei sólo superara a la princesa Duan en la composición de poesía.

La expresión de Duanmu Baiye se aclaró al oír estas palabras, como una luna saliendo de detrás de las nubes. ¡De repente se dio cuenta de que era una oportunidad excelente para recuperar el nombre de Yao Yao! Después de todo, la belleza de hielo Chu Qingge típicamente desdeñaba competir en artes marciales o ir a reuniones femeninas. Pero sus talentos excedían ampliamente los de Yao Yao. Ella podría ser considerada la verdadera mujer dotada número uno dentro de Zhou Occidental. ¡Sus palabras fueron claramente un desafío para Han Yunxi!

¡Han Yunxi definitivamente perdería contra ella!

Han Yunxi se quedó mirando fríamente a Chu Qingge sin decir una palabra en respuesta. Chu Qingge simplemente la presionó con cada frase. 

—Qingge invita a Qin Wangfei a tocar una pieza para mostrar las habilidades de Qin Wangfei con el qin. ¡Podría considerarse también un regalo para divertir a la estimada Viuda Emperatriz en su cumpleaños!

Una burlona roseta en los labios de Han Yunxi. ¡Era obvio que esta chica quería competir en el qin con ella para buscar venganza por Duanmu Yao! Mira sus hábiles palabras. Con unas pocas frases, incluso ha arrastrado a la viuda emperatriz a su lado. Además, la viuda emperatriz estaba angustiada por el hecho de que no podía vengarse de Han Yunxi. La sugerencia de Chu Qingge le interesó inmediatamente.

Antes de que Han Yunxi pudiera hablar, la viuda emperatriz golpeó la mesa. 

—¡Bien! Una buena idea. He escuchado que el talentoso nombre de Qin Wangfei también se ha extendido por todo el mundo. Hoy, aprovecharé esta oportunidad para verlo por mí misma.

—Estimada Viuda Emperatriz, ¿qué tal si las dos nos turnamos para acompañar esta danza de la Flor de Durazno en Floración? —Chu Qingge sugirió rápidamente.

—¡Perfecto, perfecto! —la viuda emperatriz estaba muy contenta. 

Si hubiera dos actuaciones, podría haber comparaciones, y con eso, juzgar. Naturalmente, ella le daría a Han Yunxi una mala puntuación. Tampoco era fácil actuar en conjunto con un grupo. Una de las habilidades más difíciles del qin era tocar como acompañante en una actuación en vivo. Esto no sólo ponía a prueba las habilidades de qin de la intérprete, sino también su musicalidad y estilo artístico. Un intérprete de qin tenía que alcanzar un determinado alto nivel antes de poder realizar la hazaña. Los intérpretes típicos comienzan a estudiar el instrumento cuando todavía están en la escuela primaria. También necesitan instrucción profesional de los músicos de la corte, o de lo contrario no sabrían qué hacer. Por supuesto que el Clan Chu podía permitirse contratar sus profesores de música, pero en cuanto a la familia de Han Yunxi... jejeje. Tanto Chu Qingge como la viuda emperatriz estaban seguras de que Han Yunxi no sabía tocar el qin.

En verdad, Han Yunxi no tenía ni idea. Olvídense de tocar el acompañamiento, ni siquiera podía leer las notas musicales del pasado.

—Yunxi, ven, ven. Toca una melodía para animarme —dijo la viuda emperatriz, medio en broma, medio en serio. 

No tenía forma de separarse de su reputación y pedir regalos directamente, por lo que no podía hacer nada contra Long Feiye y los otros invitados que no habían dado regalos. Pero no importaba cuán fuerte fuera el Duque de Qin, o cuán rebelde se pusiera Han Yunxi, no había manera de que ninguno de ellos pudiera desobedecer una orden directa en su banquete de cumpleaños.

Han Yunxi dudó durante mucho tiempo antes de responder, 

—Estimada Viuda Emperatriz, ¿qué tal si la señorita Chu va primero?

Tanto Chu Qingge como la emperatriz viuda estaban secretamente encantadas con su respuesta. Si Han Yunxi estaba en tan mal estado ahora, tenía que haber un espectáculo que ver más tarde.

—Estimada Viuda Emperatriz, Qingge tendrá que mostrar su pobre desempeño —dijo Chu Qingge modestamente, aunque no podía esperar para mostrar sus habilidades. 

Ya que Long Feiye estaba aquí esta noche, ella aprovecharía la oportunidad para atraer su atención. Había estado esperando esta oportunidad por siempre. ¡Hoy, le haré saber a Long Feiye que soy mucho mejor que Han Yunxi!

Una preciosa cítara fue llevada al salón de audiencias. Una vez que Chu Qingge tomó su asiento, todos los demás músicos dejaron de tocar. El grupo de bailarinas de túnicas rosas la rodearon por todos lados. Chu Qingge estaba vestida con etéreas túnicas blancas que desprendían un aire frío. El contraste entre sus ropas y las vestimentas rosas de las bailarinas era como un sueño ilusorio. Parecía fresca y refinada entre ellas, como un hada celestial que había descendido de los cielos a una arboleda llena de flores de durazno. Todos los que la vieron estaban intoxicados con la vista. Incluso el emperador Tianhui se interesó por la chica. Como siempre, Long Feiye fue la única excepción. Se sirvió un poco de vino, aparentemente perdido en su propio mundo mientras ignoraba completamente la hermosa escena de la chica y su instrumento.

Cuando Chu Qingge vio que Long Feiye no la miraba, empezó a tocar resentida. Hoy, ¡definitivamente ella iba a atraer su atención! Con una sola nota, las bailarinas cobraron vida. Chu Qingge estaba totalmente absorta en su música. No hizo que las bailarinas acompañaran su melodía, sino que usó su música para acompañar sus movimientos. Era la misma danza de la Flor de Durazno en Floración que antes, pero la música era completamente diferente. Llevaba a sus escuchas de un invierno gélido con su aire desolado y sombrío al calor alegre de la primavera y sus flores en floración. La alegre melodía continuó hasta que la primavera llegó a su fin. Los pétalos de las flores se esparcieron y cayeron, dejando una melodía sentimental, aunque triste en el aire. Juntas, la danza y la música formaron una combinación conmovedora, creando algo muy superior a la partitura original.

Todo el mundo quedó embelesado mientras miraba y escuchaba. Después de que Chu Qingge terminó su última nota, las bailarinas se detuvieron. Lentamente, también recuperaron sus sentidos. La viuda emperatriz aplaudió y exclamó: 

—¡ Muy Bien! ¡Excelente!

Hubo suspiros de admiración y alabanzas de la multitud. Pero Chu Qingge sólo tenía a Long Feiye en sus ojos... el mismo hombre que no le había dedicado una mirada durante toda la canción. ¡Estaba extremadamente decepcionada! De pie, se enfrentó a Han Yunxi y dijo, 

—Estimada wangfei, ahora es tu turno.

Tal vez Long Feiye sólo sabrá lo bien que toqué si hay alguien más con quien compararse.

—Jejeje, no pierdas mi reputación o la de nuestro país Tianning —la viuda emperatriz no podía esperar.

En ese momento, Han Yunxi estaba sentada indolentemente en su asiento, con una mano sosteniendo su barbilla. No tenía ninguna intención de levantarse mientras sonreía.

—La Señorita Chu es realmente formidable. Incluso me perdí en su música en ese momento. Tocaste muy bien.

—Estimada wangfei elogia equivocadamente. Estimada wangfei debe ser un mejor intérprete que Qingge —Chu Qingge actuó modestamente a propósito.

Han Yunxi tenía una expresión llena de preocupación. 

—¿Cómo puede ser eso? Tú y las bailarinas hacen un espléndido trabajo. Eso no es algo que esta Wangfei pueda lograr.

Chu Qingge podía decir que había algo raro en esa elección de palabras, pero no tenía claro el qué.

—Yunxi, date prisa y toca una pieza —instó la viuda emperatriz.

Pero Han Yunxi simplemente se rió. 

—¡Estimada Viuda Emperatriz ciertamente sabe cómo bromear! ¡Yunxi no es ninguna sirvienta! ¿Cómo podría acompañar a estas bailarinas? ¿Qué clase de decoro apropiado es ese?

Al final, estos músicos, cantantes y bailarinas eran todos sirvientes. No importaba si cantaban, bailaban o tocaban canciones, todos estaban allí con el propósito de atender a su amo para que fuera feliz. Han Yunxi era una Qin Wangfei apropiada por derecho. ¿Cómo podía mostrar sus habilidades al mismo nivel que un grupo de bailarinas de la corte?

Por supuesto, dejó a Chu Qingge ir primero, pero nunca aceptó actuar ella misma.

Después de que habló, Han Yunxi elogió abiertamente a Chu Qingge. 

—¡Es una verdadera lástima que la Señorita Chu no se haya convertido en música en su lugar!

Sus palabras fueron como una bofetada salvaje en la cara de Chu Qingge. ¿Cómo pudo Han Yunxi hacer esto? ¡La cosa de la que se enorgullecía era simplemente el trabajo de sirvienta a los ojos de Han Yunxi! ¿Qué hay de Long Feiye? ¿Es eso lo que él piensa también? Chu Qingge estaba furiosa. Sin embargo, cuando vio a Han Yunxi vestida con túnicas violetas sentada junto a Long Feiye, no pudo evitar el temor de ser inferior a ambos.

¡No!

En lugar de responder a Han Yunxi, Chu Qingge se giró para mirar a la viuda emperatriz. Estaba segura de que la viuda emperatriz no dejaría pasar esta oportunidad de derrotar a Han Yunxi. ¡De hecho, la viuda emperatriz odiaba a Han Yunxi aún más que Chu Qingge! ¿Cómo podía simplemente rendirse?

—Yunxi, aceptaste los términos en ese momento. No me hagas infeliz —dijo la viuda emperatriz con una sonrisa, pero había dagas escondidas detrás de su sonrisa.

—Estimada Viuda Emperatriz, Yunxi sólo accedió a dejar que la Señorita Chu tocara primero. ¿Cuándo acepté tocar yo misma? —Han Yunxi intencionalmente actuó como una niña malcriada.

—Ya que tocó su pieza, deberías ser la siguiente —la viuda emperatriz se mantuvo obstinada.

—¡No dije que la seguiría! Ella tocó la primera pieza, así que ¿por qué no hacer que toque la siguiente también? —Han Yunxi dijo eso razonablemente a pesar de ser una bribona todo el tiempo. Ante esto, muchos de los presentes se rieron. Mu Linger fue la que más se rió.

Chu Qingge era del tipo orgullosa. ¿Cómo podía soportar el abuso? Indignadamente exigió, 

—Estimada Viuda Emperatriz, ¿se está retractando Qin Wangfei de sus palabras?

Finalmente, la viuda emperatriz se puso seria mientras su voz se enfriaba. 

—Yunxi, quiero...

Al mismo tiempo que hablaba, Han Yunxi sacó perezosamente un abanico de detrás de su cuerpo. Primero lo giró unas cuantas veces en sus manos, y luego comenzó a abanicarse con calma. Tan pronto como la viuda Emperatriz vio el abanico, se calló.

¡Cielos!

Ese era el abanico medicinal. Había buscado cuidadosamente ese abanico durante décadas. Cada día, deseaba el momento en que cayera en sus manos, así que podía reconocerlo con una mirada. ¡El abanico medicinal era la cura definitiva para el insomnio! Ella había sufrido de insomnio desde que era joven y le resultaba difícil ir a la cama todas las noches. Tenía que dar vueltas durante al menos cuatro horas antes de dormirse, pero cualquier ruido podía despertarla. Cuando eso sucedía, se quedaba con los ojos abiertos hasta que amanecía. Naturalmente, había tomado un sinfín de medicinas, o de lo contrario no habría sobrevivido hasta el día de hoy. Su humor tampoco era muy bueno durante el día. Pero todas las medicinas tenían sus efectos secundarios, así que tenía miedo de tomar tantas pastillas.

El antiguo Jefe Médico Imperial le prescribió un medicamento que podía curarla sin necesidad de ingerirlo a diario ni causar efectos nocivos al cuerpo, el abanico medicinal. Pero no encontró ningún rastro de él hasta hoy. ¡Nunca esperó que el artículo terminara en las manos de Han Yunxi! Sólo alguien que sufriera de insomnio podría entender sus sufrimientos. La viuda emperatriz miró fijamente el objeto en las manos de Han Yunxi. ¿Por qué se molestaría en causar problemas a Han Yunxi ahora? Estaba tan conmovida que simplemente podría llorar de alegría.

Había pocas personas que podían reconocer al Abanico Medicinal a simple vista, y Chu Qingge no era una de ellas. Tampoco era consciente de la condición de la viuda emperatriz. Cuando vio que la mujer no hablaba, rápidamente añadió, 

—Estimada Viuda Emperatriz , ¿las palabras de su Wangfei de Tianning no cuentan para nada?







CAPÍTULO 313:

RESPETABLE, GANAR SIN NECESIDAD DE TOCAR...


Han Yunxi estaba muy satisfecha al ver la mirada de sorpresa de la viuda emperatriz rozando las lágrimas. Originalmente pensó que el abanico medicinal no necesitaría mostrarse, ¡pero terminó siendo útil después de todo! Se enderezó perezosamente para apoyarse en su asiento, y el abanico en sus manos se agitó lánguidamente mientras revelaba atisbos de las plantas medicinales bordadas a cada lado. Los ojos de la viuda emperatriz seguían cada movimiento de Han Yunxi como si temiera haber visto algo equivocado. ¡Como si una sola mirada fallida causara que el abanico medicinal desapareciera por completo!

A la viuda emperatriz le gustaba recibir regalos, pero era simplemente que disfrutaba de la sensación de respeto de sus invitados y de las sorpresas de los regalos inesperados. Comparado con eso, ¡ella tenía una seria necesidad del abanico de Han Yunxi! Chu Qingge seguía de pie en el mismo lugar, esperando que la viuda emperatriz hablara. Pero después de detenerse a mitad de la frase, la mujer la había ignorado por completo. ¡No tenía ni idea de por qué la vieja viuda emperatriz se había quedado en blanco!

Han Yunxi y Long Feiye ya habían causado suficientes problemas en el banquete de cumpleaños, así que la vieja viuda emperatriz debería tratarlos sin piedad. Si no podía superar a Long Feiye, ¿cómo iba a dejar escapar a Han Yunxi? ¿Por qué la viuda emperatriz no aprovechó su oportunidad?

—Estimada Viuda Emperatriz, Qin Wangfei es una matona. ¡Debe ser la jueza y apoyar mi caso! —Las palabras de Chu Qingge se volvieron aún más contundentes.

—Aiya, señorita Chu, todo el mundo estaba mirando. ¿Cómo te he intimidado? ¿Cuándo acepté algo? —El humor imperturbable de Han Yunxi fue suficiente para hacer enojar a la chica hasta la muerte.

Chu Qingge era una mujer con altas aspiraciones. No quería desperdiciar palabras con una matona como Han Yunxi, pero mantuvo su mirada en la viuda emperatriz. Si esto hubiera ocurrido antes, la viuda emperatriz habría forzado a Han Yunxi a presentarse incluso sin el apoyo de Chu Qingge. Pero ahora ella estaba indecisa. Su mente fue absorbida en pensar en formas de conseguir el abanico medicinal de Han Yunxi. Han Yunxi es una mujer abierta a la persuasión, pero no a la coacción. No sería bueno tomar el abanico por la fuerza. ¿Y si hacía infeliz a Han Yunxi y ésta quemaba el abanico? ¿Dónde encontraría otro?

¡Tenía que tomarlo lenta y estratégicamente!

En un momento así, pensó la viuda emperatriz, es mejor no provocar a Han Yunxi. Ya eran tan incompatibles como el fuego y el agua. Si le daba a Han Yunxi otra razón para guardar rencor, incluso los planes estratégicos para conseguir el abanico podrían resultar ineficaces.

Todos en el salón estaban en silencio. Chu Qingge siguió esperando hasta que sintió que estaba cantando su propia melodía en un show de una sola mujer.

¡Di algo, vieja Viuda Emperatriz! Si no hablas, ¿dónde se supone que voy a poner mi orgullo?

Finalmente, Chu Qingge no pudo soportarlo más. ¿Y qué si se suponía que era una orgullosa y altiva reina de hielo? Enojada e impaciente, hizo una gran reverencia a la viuda emperatriz y gritó, 

—¡Viuda Emperatriz de Tianning, todo el mundo está mirando! ¡Por favor, apoye a Qingge!

Finalmente, la viuda emperatriz se giró para mirarla. 

—Señorita Chu, por favor levántese.

Chu Qingge respiró profundamente antes de enderezarse y retomar su arrogante expresión. Mientras la Viuda Emperatriz cooperara con ella, sería inútil sin importar lo que dijera Han Yunxi.

¿Pero quién podría haber adivinado las próximas palabras de la viuda Emperatriz? 

—Es cierto que Qin Wangfei nunca aceptó tocar una canción. Era una broma como mucho, así que la Señorita Chu no debería tomarla en serio.

¿Qué?

Chu Qingge se quedó estupefacta. Sus ojos se pusieron en blanco cuando todo su cuerpo se puso rígido. ¿Escuché algo extraño? ¿Qué dijo la viuda emperatriz?

—¡Estimada Viuda Emperatriz es sabia y brillante! Como lo ve esta Wangfei, las habilidades de la Señorita Chu con el qin son verdaderamente excepcionales. ¿Qué tal si toca otra pieza para acompañarnos y a nuestro vino? —Han Yunxi cubrió su sonrisa con el abanico medicinal mientras hablaba, pareciendo bastante tímida.

¿Acompañarnos y a nuestro vino?

Si Han Yunxi no hubiera comparado su trabajo con el de una sirvienta, este comentario no habría provocado mucha reacción. Pero Han Yunxi había declarado claramente que ella no era una sirvienta, por lo que no buscaría la atención pública de manera tan descarada. Ahora le decía a Chu Qingge que no sólo divirtiera a los invitados, sino que acompañara sus bebidas con su música.

¡¿Quién se cree que soy?! Incluso si su estatus no era tan alto como el de Qin Wangfei, ella era la hija mayor del Clan Chu de Zhou Occidental, ¡la familia más respetada después del clan imperial! Chu Qingge tenía una personalidad altanera. Ahora estaba tan enojada que su cara estaba roja y casi al borde de las lágrimas. Miró con odio a la viuda emperatriz, incapaz de comprender por qué la mujer había dicho esas palabras. La viuda emperatriz también estaba metida en un aprieto. No quería ofender a Han Yunxi, pero tampoco quería herir a Chu Qingge. Ella estaba tratando de encontrar una manera de calmar la disputa para que Chu Qingge pudiera volver a su asiento cuando Han Yunxi habló perezosamente de nuevo.

—Estimada Viuda Emperatriz, haga que la Srta. Chu toque otra pieza, ¿sí? ¡Tocó tan bien que todavía quiero que continúe! —Mientras hablaba, puso a propósito el abanico medicinal en la mesa y lo golpeó unas cuantas veces.

Ese movimiento... ¡La viuda emperatriz se alarmó! ¿Podría ser que Han Yunxi ya supiera que había estado buscando desesperadamente este abanico durante años? ¿Estaba la chica consciente de su insomnio? Pensando en ello, se dio cuenta de que el Duque de Qin estaba bien enterado. En ese caso, no sería extraño que también Han Yunxi lo supiera. ¡Incluso era posible que él mismo le hubiera dado el abanico a Qin Wangfei!

¿Me está amenazando? ¡Maldita chica! La viuda emperatriz maldijo en silencio, pero no pudo resistir la tentación del abanico medicinal. ¡Sufrir noches de insomnio durante más de veinte años era un destino peor que la muerte! Fue suficiente para hacerla renunciar a todo el resentimiento que tenía en el pasado.

Si Han Yunxi realmente me está amenazando, significa que todavía tengo una oportunidad con ese abanico. Mhm, no puedo ser imprudente. ¡Tengo que hacer esto estratégicamente!

—Heheh, yo tampoco he tenido suficiente. Señorita Chu, ¿podría tocarnos otra pieza? —la viuda emperatriz sonrió mientras le hacía el favor a Han Yunxi.

Chu Qingge no podía creer lo que oía. Su visión se desvaneció mientras se desmayaba por la rabia. ¿Quién podría decirle lo que estaba pasando? ¿Había perdido la viuda emperatriz la cabeza? ¡¿O había sido poseída?! ¡La anciana estaba protegiendo a Han Yunxi! La verdad es que había pocos en el salón que pudieran explicarle las cosas a Chu Qingge, porque todos los demás también encontraron la escena increíble. Incluso el Emperador Tianhui no reconoció el Abanico Medicinal y quedó desconcertado. ¿Qué le pasa a su madre imperial?

Aunque el emperador Tianhui quería ayudar a Chu Qingge, eran asuntos de mujeres. Como no había interferido en el comienzo, sería difícil meter las narices ahora. Además, temía que una vez que lo hiciera, Long Feiye comenzaría a entrometerse también. Si el hombre hacía otros movimientos, podría sufrir otra derrota. El emperador Tianhui no temía a Long Feiye antes del banquete de cumpleaños y sólo le daba tres partes. Pero ahora temía a Long Feiye tres partes por turno. Miró fijamente a Long Feiye, que todavía bebía su vino con cara inexpresiva, antes de decidir que las cosas eran demasiado inciertas para hacer un movimiento. Muhou debe tener una razón para actuar de esta manera. Le preguntaré sobre ello más tarde.

—¡Estimada Viuda Emperatriz! —Chu Qingge se sintió muy agraviada.

—¿Qué, la señorita Chu no está dispuesta a tocar otra pieza para mí? —la viuda emperatriz tenía la cara llena de decepción.

Al escuchar esto, Chu Qingge casi escupió sangre. ¡Qué abusadora tan bestial! ¡Totalmente abominable!

A un lado, Duanmu Baiye y Chu Tianyin miraban, este último con las cejas fruncidas. ¡Esta hermanita suya era realmente desafortunada y lamentable! Él le había advertido por mucho tiempo que no devolviera el golpe a Han Yunxi, pero ella simplemente no escuchó. Si padre se entera de esto, tampoco podré protegerla.

La situación ante ellos estaba dolorosamente clara. Aunque no había manera de explicar el comportamiento de la viuda Emperatriz, cualquiera que intentara ayudarla ahora sólo se decepcionaría. Duanmu Baiye planeaba vilipendiar a Han Yunxi con sus palabras, pero ahora estaba recordando a su estrella de la suerte por no haber sido impetuoso. De lo contrario, también se habría quedado atascado en una situación incómoda. No había manera de que Chu Qingge rechazara a la viuda emperatriz, especialmente porque, en primer lugar, ella fue la que provocó el desastre.

Además, ella y su hermano recibieron instrucciones de acompañar al Príncipe Heredero Ye y ofrecerle sus felicitaciones. Su principal motivo para venir fue la alianza entre Duanmu Yao y el Duque de Kang de Northern Li. Para decirlo claramente, estaban aquí para explicarse y disculparse. El asunto de Duanmu Yao no se había solucionado todavía, así que Chu Qingge no podía hacer infeliz a la viuda emperatriz de nuevo en un lugar tan público.

¡No tuvo otra opción que tocar otra pieza!

—Mientras a la viuda emperatriz le guste, Qingge se sentirá honrada —Chu Qingge no tenía idea de cómo terminó de decir esas palabras cuando estaba a punto de asfixiarse por su frustración.

Fue Han Yunxi quien sonrió a continuación y habló. 

—¿Planea la Señorita Chu acompañar a las bailarinas en otro baile, o tocará una pieza en solitario?

Chu Qingge tuvo que inhalar profundamente antes de poder controlar sus sentimientos para evitar explotar en ese momento.

—¡Un solo! —respondió fríamente.

Por supuesto que tenía que ser un solo. Si acompañaba a las bailarinas más tiempo, ¡sería una "sirvienta" actuando para hacer feliz a todo el mundo! Las bailarinas se retiraron cuando Chu Qingge volvió a sentarse detrás de la cítara. Aunque estaba tan hermosa como siempre, con su mirada orgullosa y fría y su aire etéreo, no tenía nada de su anterior confianza o calma. Las mejores habilidades de qin venían de tocar con un corazón pacífico. Cuando el corazón se agitaba, la melodía se volvía caótica e inestable también. Cuanto más tocaba Chu Qingge, más se ponía de mal humor. Cuanto más tocaba, más quería rendirse, pero tenía que sufrir hasta el final. Ni siquiera se atrevía a levantar la cabeza mientras tocaba, temerosa de ver las miradas burlonas dirigidas hacia ella. Sin embargo, no pudo evitar mirar en la dirección de Han Yunxi.

Han Yunxi seguía sentada en su silla en la misma postura, "disfrutando" de su actuación con la mayor diversión. Aunque Chu Qingge había elegido tocar un solo por decisión propia, ver la postura elegante y equilibrada de Han Yunxi y sus ojos perezosos la hizo sentirse aún más como una sirvienta. Era como si simplemente actuara para entretener a la otra mujer. Había comenzado con la intención de desafiar a Han Yunxi a un concurso. Pero terminó tocando dos piezas seguidas, mientras que Han Yunxi simplemente se sentó respetablemente a un lado y ganó sin luchar una sola batalla.

Las quejas, la insatisfacción y el resentimiento se elevaron a la vez en su corazón. La melodía de su cítara se volvió aún más desordenada, lo suficiente como para incitar a la multitud a hacer comentarios en voz baja. Pero Chu Qingge ni siquiera se dio cuenta. A continuación, miró hacia Long Feiye y vio al hombre que la miraba directamente. Ella se alarmó.

Cielos, ¿finalmente me está prestando atención?

El corazón de Chu Qingge se tambaleó antes de que una de sus cuerdas de la cítara se rompiera con un tañido...

¡Sólo entonces Chu Qingge recuperó su cordura y se dio cuenta de lo terrible que había tocado! Miró fijamente la cuerda rota, y luego nuevamente a Long Feiye, viendo algo perdido ante el hombre del que desesperadamente quería llamar la atención. Long Feiye la miraba, pero estaba en su estado más lamentable. Sólo le dio una breve mirada antes de girarse hacia Han Yunxi e inclinarse para susurrarle algo al oído. No estaba claro lo que dijo, pero la posición parecía muy íntima. Han Yunxi se rió suavemente, como si estuviera muy feliz.

Chu Qingge sintió que le dolía el corazón al verlo. ¿Se están riendo de mí?

Debido a que la cuerda de la cítara se rompió, no había manera de que pudiera seguir tocando. Apretó los dientes y finalmente bajó su orgullosa cabeza para inclinarse ante la viuda emperatriz. Luego volvió silenciosamente a su asiento.

Había perdido. Perdió completamente.

Después del alboroto con Chu Qingge, el emperador Tianhui y la viuda emperatriz no tuvieron más remedio que retirar todos los planes y complots que habían planeado para el Duque de Qin esa noche. El banquete de cumpleaños llegó así a su fin sin problemas. Las acciones de Long Feiye en el banquete no podían contarse como un golpe de estado, pero dejó una profunda impresión en todo Tianning. Él y Han Yunxi fueron los primeros en partir en su carruaje una vez que el banquete se terminó. Inesperadamente, Mu Linger fue incluso más veloz que la pareja. Cuando llegaron a la finca del Duque de Qin, ella ya los estaba esperando en las escaleras.








CAPÍTULO 314:

PALABRA DE MONARCA, EL SONIDO DEL QIN ES COMO EL SONIDO DE TU VOZ


Cuando Mu Linger vio a Han Yunxi y a Long Feiye bajarse del carruaje, se dirigió a Han Yunxi. Han Yunxi había visto innumerables mujeres encaprichadas por las miradas de Long Feiye, pero era la primera vez que veía a alguna que actuaba como si no existiera.

—Han Yunxi, ¿dónde está mi Qi Gege? —Mu Linger fue directo al grano. 

Se quedó en la capital todo este tiempo sólo por Qi Gege. Asumió que se vengaría de ella por lo que le pasó a Han Yunxi, pero nunca apareció. Cuando su padre pagó el rescate a la finca del Duque de Qin, ella se quedó en la posada más cercana para que pudiera rondar las puertas de la finca y toparse con su objetivo. Desafortunadamente, se encontró con una decepción cada vez.

—No es como si me hubieras confiado tu Qi Gege. ¿Cómo podría saberlo? —Han Yunxi preguntó con una sonrisa.

Mu Linger se quedó sin palabras antes de preguntar: 

—¿Te ha buscado Qi gege?

Esta chica tonta. ¿Está bien hacer una pregunta como esa delante de Long Feiye? Aunque Gu Qishao la hubiera buscado, ¡nunca lo admitiría aquí! Mu Linger simplemente trató a Long Feiye como el aire y viceversa. Long Feiye tomó la mano de Han Yunxi y siguió caminando hacia adelante. Pero Mu Linger se atrevió a bloquearle el camino.

—¡Heriste a Qi Gege! —Padre la había interrogado sobre los acontecimientos en el patio trasero detrás de la arboleda de bambúes de la finca Mu. 

Así fue como descubrió que Long Feiye había pateado a Qi Gege al lago. En realidad, su padre había estado vigilando encubiertamente todas sus acciones detrás de la arboleda de bambú, pero ella no tenía ni idea. Fue lo suficientemente ingenua como para contarle a su padre todo sobre Gu Qishao, incluyendo cómo le gustaba.

—Lárgate —dijo fríamente Long Feiye. Al final, su intimidante aura asustó a Mu Linger, quien obedientemente se alejó.

Sin embargo, su tono fue duro e inquebrantable. 

—¡Han Yunxi, Qi gege hizo todo porque quería ayudarte! ¡Si algo le pasó, haz lo que creas conveniente! 

Luego se dio vuelta y se alejó con pasos amplios. Había decidido seguir a Han Yunxi hasta que apareciera Qi Gege. Estaba segura de que él vendría a buscar a Han Yunxi.

Incluso sin su recordatorio, Han Yunxi había estado preocupada por Gu Qishao todo el tiempo. Hacía mucho tiempo que no tenía noticias de él. Ni siquiera estaba segura de la gravedad de sus heridas. Además de él, también estaba la abuela muda. Long Feiye le dijo a Chu Xifeng que enviara hombres a buscar, pero aún no había noticias. Era normal perder el rastro de un cuerpo después de que cayera de un acantilado tan alto, pero Han Yunxi todavía persistía en creer que la Abuela Muda sobrevivió hasta que viera un cadáver. Cuando la pareja llegó al Patio Hibiscus, ya era tarde en la noche. Hacía tiempo que había perdido la cuenta de las veces que habían viajado por el camino cubierto del jardín. La luz de la luna brillaba sobre la tranquila noche y su silenciosa gente. Long Feiye la guió mientras caminaba lentamente por los senderos. El tiempo mismo parecía disminuir mientras todo se volvía inexpresablemente hermoso.

—Han Yunxi, ¿sabes tocar el qin? —preguntó de repente.

¿Artes del Qin?

Esa era una llamada demasiado alta para ella. Han Yunxi ni siquiera sabía cómo responder.

—¿No has tenido suficiente de su música en el banquete de cumpleaños? —preguntó con una sonrisa. 

Pero no importaba cuán brillantemente sonreía, él siempre le devolvía su sonrisa con su habitual cara helada. Han Yunxi comenzaba a preguntarse a quién se le ocurrió el dicho "las sonrisas son contagiosas". ¿Es eso cierto?

—Sólo pregunto por capricho —respondió simplemente Long Feiye.

—Si quieres escuchar, puedo tocar por capricho —Han Yunxi seguía sonriendo. 

Se había acostumbrado a su gelidez, y su humor era excepcionalmente bueno esta noche. No sabía cómo componer música o acompañar instrumentos, ni podía leer partituras antiguas. Pero todavía sabía cómo tocar algunas piezas de cítara china de vez en cuando. Si realmente hubiera tocado contra Chu Qingge esta noche, no habría perdido. Pero si había mejores maneras de vencerla, ¡por supuesto que las usaría! No le gustaba tocar frente a tanta gente. ¡Eso era una grave disminución de estatus como Qin Wangfei! Por supuesto, había muchos nobles en el banquete, pero ¿cuántos de ellos realmente tenían el derecho de escucharla tocar el qin?

—Si tu señoría escucha en serio, ¿también tocarás en serio? —Long Feiye preguntó con interés.

Han Yunxi miró y captó un raro indicio de risa en los ojos de Long Feiye, débil e indistinto. Su aparición bajo la tranquila luz de la luna lo hacía aún más fascinante. Ella se perdió desesperadamente en esos ojos. Este tipo también tiene que estar de buen humor. Ni siquiera recuerdo la última vez que sonrió.

—¡Lo haré! —Han Yunxi asintió con la cabeza. 

A diferencia de Chu Qingge, que tocó para una multitud, ella sólo tocaría para él. Long Feiye la llevó, no al Pabellón de las Nubes Tranquilas, sino a su propio dormitorio. Han Yunxi había mirado alrededor de sus misteriosos cuartos la primera noche que llegó a la finca. Sabía que tenía un salón de té de estera de tatami con un raro guzheng en su interior. Pero ella había vivido aquí por casi un año sin escuchar jamás música de estas habitaciones.

Long Feiye personalmente preparó un poco de té, su fragancia era pura y fresca. Han Yunxi se lavó las manos y encendió un poco de incienso, cuyos delicados zarcillos de humo se enroscaron en el techo. Long Feiye se había cambiado hace tiempo a un conjunto de túnicas informales blancas y holgadas que le permitían sentarse tranquilamente en el tatami. Aunque tenía una taza de té en sus manos, su postura indolente hacía que pareciera que estaba sosteniendo vino al tiempo que daba un ligero sorbo. Su apariencia actual parecía menos fría de lo habitual y un poco más descuidada. Mientras se sentaba junto a la ventana, bañado por la luz de la luna, casi parecía una especie de inmortal errante. Una vez más, la desvergonzada Han Yunxi se encontró fascinada por su apariencia. Hacía años que no lo veía tan relajado. No lo entendía. ¿Finalmente se sentía borracho por todo el vino que bebió?

De repente, Long Feiye preguntó sin entusiasmo, 

—Han Yunxi, ¿cuánto tiempo piensas mirar?

Han Yunxi primero se sobresaltó, luego rápidamente retiró su mirada. Una vez más, no supo cómo responder. ¿No siempre me ha dejado mirar cuanto quiero?

Cuando Long Feiye notó como las orejas de Han Yunxi se ponían rojas, sus ojos parpadearon con diversión. Naturalmente, la expresión sólo duró un segundo.

Han Yunxi tocó ligeramente las cuerdas del qin y preguntó, 

—¿Cómo se llama este qin?

—Palabra de monarca —dijo Long Feiye suavemente.

Han Yunxi sólo sintió que era un nombre hermoso. Lo murmuró en voz baja mientras sus dedos tiraban de sus cuerdas. Gradualmente, la melodía creció hasta convertirse en "Amantes de las mariposas" (https://www.youtube.com/watch?v=ZEwLzg9NIaE). [1. Amantes de las mariposas (梁祝) - también llamado Liang Zhu en chino por los nombres de sus dos protagonistas, Liang Shanbo y Zhu Yingtai. Una clásica historia china de dos amantes cruzados por estrellas, puedes leer el resumen aquí: https://en.wikipedia.org/wiki/Butterfly_Lovers]. Las notas del qin eran dulces y agradables, las notas persistían en una melodía quejumbrosa como alguien que cuenta tranquilamente la historia de un amor no correspondido de 1.000 años. Han Yunxi no sabía por qué eligió esta pieza de todas las canciones. Tal vez el nombre del qin, "Palabra de Monarca", tuvo la culpa [2. La Palabra de Monarca (君语) - Junyu. El significado de este nombre puede ser traducido de muchas maneras (incluyendo el Discurso del Rey, una sugerencia del traductor Jimminx!). Jun puede significar "caballero/escuela" (como el protagonista masculino de "Amantes de las mariposas"), o "gobernante, soberano, monarca, señor". Yu es "lenguaje, habla, prosa, lengua, expresión". Han Yunxi pensó primero en "Amantes de las mariposas" porque el nombre del qin puede leerse literalmente como "Palabra de caballero", lo que probablemente le recordó al erudito de "Amantes de las mariposas". En inglés, intentamos hacer la misma conexión lógica usando "Monarch's Word", en la cual "Monarch > Monarch Butterfly > Butterfly Lovers". Los créditos por este divertido juego de palabras van a mi editor Khuja. :D] .

La palabra de un monarca, la palabra de un caballero. El sonido del qin es como el sonido de tu voz.

Escuchar el qin era como escuchar a ese monarca o caballero hablar. ¡Cómo se anhela el sonido!

Long Feiye descansó su cabeza en una mano mientras se sentaba en silencio, sus ojos en Han Yunxi. Aunque parecía estar escuchando atentamente la música, en realidad estaba concentrado en la propia Han Yunxi. Aunque parecía totalmente absorto por la melodía, en realidad estaba totalmente fascinado por ella. Miraba fijamente sus delgadas y hermosas cejas, su nariz aguda, sus tiernos labios rosados y su expresión caprichosa mientras se concentraba en tocar el instrumento. También miraba las aristocráticas túnicas violetas que cubrían elegantemente su cuerpo. Su mirada era como la de un depredador sobre su presa, pero también la de alguien que inspecciona su tesoro más preciado. Cuanto más tiempo miraba, más pesada era su mirada. Sus ojos parecían esconder muchos, muchos secretos desconocidos. No tenía ni idea de que sus sentimientos por ella eran como su mirada en este momento, mezclados con un sinfín de cosas demasiado complicadas, insondables y profundas.

Debido a que Han Yunxi estaba tocando con la cabeza hacia agachada, no se dio cuenta de que Long Feiye la miraba en lugar de escuchar su canción. Cuando la última nota tembló al final, Han Yunxi finalmente levantó su cabeza. Ella también se había perdido en las melancólicas tensiones de "Amantes de las mariposas".

Para entonces, Long Feiye había escondido sus sentimientos en su mirada para retomar su fría expresión habitual.

—¿Cómo se llama esta canción? —preguntó.

—Amantes de las mariposas. Es una canción famosa, pero yo no la escribí —explicó Han Yunxi rápidamente.

—¿Amantes de las mariposas? ¿Cuál es el significado de ese nombre? —Long Feiye tenía curiosidad.

Han Yunxi resumió más o menos la trama y sus protagonistas, Liang Shanbo y Zhu Yingtai, antes de sonreír. 

—Su Alteza, ¿qué haría usted si estuviera en los zapatos de Liang Shanbo?

Pero Long Feiye sólo respondió fríamente, 

—¡Tu señoría no es tan débil! [3. Tu señoría no es tan débil - En la historia, Liang Shanbo (el Protagonista) no pudo casarse con Zhu Yingtai y murió de una enfermedad causada por un corazón roto].

Han Yunxi se quedó momentáneamente sin habla. Está bien, aunque esté de buen humor, no puedo hablar con él sobre este tipo de temas. ¡No encajan con él en absoluto!

Long Feiye terminó muchas tazas de té antes de que finalmente juzgara, 

—Sí, fue una muy buena canción.

Han Yunxi se quedó sin palabras. Empezaba a sospechar que este tipo tenía otros motivos además de pedirle que tocara el qin. Pero esto era a mitad de la noche. Además de escuchar música, ¿qué otro asunto podría tener? Ella se sentó a su lado y bebió té con él. 

—Su Alteza, el asunto de las montañas occidentales...

El emperador Tianhui había dicho que tendría que ir allí tan pronto como el banquete de cumpleaños de la viuda emperatriz terminara. Long Feiye hizo un gran alboroto en el banquete. Logró amenazar al Emperador Tianhui, pero aún no habían resuelto el problema. Han Yunxi mostró el Abanico Medicinal para no tocar en público y dejar una ruta de escape para tentar a la viuda emperatriz.

—Lo entenderás mañana cuando vayas al Patio Médico Imperial —dijo simplemente Long Feiye.

Tan misterioso. Pero ya que había dicho tanto, Han Yunxi no preguntó más. Ella tenía mucha curiosidad. ¿Qué clase de cosas sucederían cuando fuera al Patio Médico Imperial? ¿Alguien allí la detendría de ir a las Montañas Occidentales?

No Gu Beiyue, ¡eso sería imposible!

Ya que Han Yunxi no podía entenderlo, sólo podía esperar a mañana. Ahora que el tema estaba resuelto, ella se quedó en silencio otra vez. En realidad, la mayor parte del tiempo que pasaban juntos lo pasaban en silencio a menos que ella hablara de forma proactiva. También solía estar callada en el pasado, pero ahora hablaba más a menudo. A pesar de esto, no tenía ni idea de qué hablar a continuación.

Él quería escuchar el qin, pero ella ya había terminado de tocar. Así, los dos se hundieron en el silencio de nuevo. La verdad es que ambos se habían acostumbrado, pero el silencio de esta noche era más profundo de lo habitual. La atmósfera también parecía un poco extraña.

Abruptamente, Long Feiye habló. 

—Han Yunxi...

—¿Mm? —respondió Han Yunxi inmediatamente mientras miraba hacia él. Sus ojos se encontraron, pero Long Feiye permaneció mudo por tanto tiempo que tuvo que sondearlo—. Su Alteza, ¿qué pasa?

Long Feiye parecía dudar, pero rápidamente rechazó su indecisión. 

—Nada. Vamos, te llevaré de vuelta.

Por alguna razón, el corazón de Han Yunxi de repente se sintió un poco vacío. Sólo respondió con un único sonido. 

—Sí.

En realidad, el Pabellón de las Nubes Tranquilas no estaba muy lejos de los dormitorios, pero Long Feiye tomó su mano y la acompañó hasta su puerta. Era muy tarde, y su corazón se sintió algo agitado. En el momento en que la dejó ir, ella sintió otra ola de vacío de nuevo. Pero una vez más, él estaba tan tranquilo y lógico como siempre. Le recordó cuidadosamente, 

—Debes ir al Patio Médico Imperial mañana por la mañana. No llegues tarde.

¿Quién esperaría a Han Yunxi en el Patio Médico Imperial mañana?






CAPÍTULO 315:

FUISTE ENVIADA A ENVENENAR


De acuerdo con las reglas, todos los médicos imperiales debían rotar turnos en el Patio Médico Imperial, a menos que solicitaran permiso con anticipación. Los médicos de turno estaban constantemente de guardia, y podían ser convocados en cualquier momento. Pero debido al estatus único de Han Yunxi, el Emperador Tianhui sólo llegó a darle un título. Todavía era libre de hacer lo que quisiera. Han Yunxi no tenía ni idea de cómo la petición de Long Feiye para que fuera al patio mañana tenía relación con el tema de las montañas occidentales. Se levantó temprano al día siguiente y fue directamente al Patio Médico Imperial.

Esta vez, vio a Gu Beiyue allí. El sol salía por el este cuando Gu Beiyue estaba frente a la entrada del dispensario. Toda su silueta estaba bañada por la luz del sol, haciendo que sus blancas túnicas brillaran como el oro con una luz real y sagrada sin nombre. Han Yunxi lo miró con el sol en sus ojos y sólo sintió que estaba mirando a un ángel.

No sabía por qué, pero siempre tenía una sensación de hermosura al mirar a este hombre. Incluso su humor mejoró.

Muy pronto, Gu Beiyue vio a Han Yunxi también y se acercó con pasos rápidos. Hizo una reverencia refinada y cuidada. 

—Este oficial saluda a estimada Wangfei.

—Gu Beiyue, sólo soy un médico de la corte, mientras que tú eres el jefe. Ahora mismo soy tu subordinada, así que debería ser yo quien te salude, ¿no? —Han Yunxi se burló.

Gu Beiyue se asustó tanto con estas palabras que empezó a agitar sus manos. 

—No me atrevo, no me atrevo.

—En términos de habilidades médicas, realmente no puedo compararme contigo —Han Yunxi dijo la verdad. 

De acuerdo con los estándares establecidos por la Academia Médica del Reino de las Nubes, Gu Beiyue contaría como un Doctor Divino de quinto rango. Ella misma estaría en apuros para alcanzar el tercer rango.

—Estimada wangfei, un doctor de venenos también es un doctor —Gu Beiyue fue muy serio. 

De hecho, un doctor en venenos seguía siendo un doctor, pero la comunidad médica del continente de los reinos de las nubes estaba controlada por su academia médica. Sus clasificaciones de médicos no incluían a los especialistas en venenos. En otras palabras, no reconocían a los doctores en venenos en absoluto. Mientras Han Yunxi y Gu Beiyue hablaban, se dirigieron al dispensario. Ella no tenía idea de lo que Long Feiye le había preparado, y aún no lo veía en ningún lado. Así que decidió buscar en el dispensario. La última vez que pasó por allí estaba apurada por el tiempo, así que no tuvo oportunidad de entrar.

Tal vez incluso encontraría algunos buenos ingredientes medicinales para añadir a su almacén. Ya que el emperador Tianhui se atrevió a convertirla en una médico imperial, más vale que esté listo para darle los ingredientes cuando ella quiera.

—Médico imperial Gu, ¿estuviste en el turno de noche anoche? ¿Por qué sigues aquí tan temprano en el día? —Preguntó casualmente Han Yunxi.

Pero Gu Beiyue simplemente se rió. 

—Este oficial ha estado esperando por estimada Wangfei todo el tiempo.

—¿Sabías que iba a venir? —Han Yunxi se sorprendió.

—Después del banquete de ayer, el General Baili le dijo personalmente a este oficial que enviaría a alguien a recoger a estimada wangfei hoy para tratar la enfermedad de la señorita Mingxiang. Quería que preparara su historial médico.

Han Yunxi estaba aún más desconcertada por la explicación de Gu Beiyue. Pero después de reflexionar sobre el tema, rápidamente se dio cuenta de lo que estaba pasando. ¡Long Feiye debe haber arreglado todo!

—¿Qué clase de enfermedad contrajo la señorita Mingxiang? ¿Es muy grave? —Preguntó Han Yunxi.

Gu Beiyue entregó los registros médicos. 

—Ella se contagió hace unos días, pero múltiples médicos imperiales no lograron curarla. Ayer, este funcionario fue a revisar él mismo. Como este oficial lo ve, hay una alta posibilidad de que... esté envenenada.

Han Yunxi abrió los registros médicos y analizó los registros de la enfermedad. Aparentemente, había comenzado la segunda mañana después de que el emperador Tianhui le confiriera un título. Aunque sólo habían pasado unos días, la historia del caso ya había sido revisada por los otros cuatro médicos imperiales. La firma de Gu Beiyue estaba como el quinto. Todo el examen anterior, el uso de medicamentos y los registros estaban minuciosamente documentados. Han Yunxi y Gu Beiyue habían intercambiado apenas unas palabras antes de que los hombres del General Baili vinieran a recoger a Han Yunxi.

—Médico imperial Gu, ¿vienes? —Preguntó Han Yunxi.

Gu Beiyue agitó la cabeza. 

—Este funcionario no será capaz de ayudar aunque vaya. Le pido a estimada Wangfei que vaya sola.

Han Yunxi sólo pudo llevarse los registros médicos antes de irse con los hombres del General Baili. La finca del general Baili y del general Mu se encontraban en los extremos este y oeste de la capital. Al igual que el general Mu, la finca del general Baili tenía dos filas de soldados armados junto a las puertas. Las puertas bermellón eran anchas y altas y emanaban un respetuoso poderío militar con su solemne tamaño. Han Yunxi ni siquiera se había bajado del carruaje antes de ver a una chica tranquila y digna de pie junto a las puertas del frente. La recordó como la que se burló anoche del segundo hijo imperial, la hija menor del General Baili, Baili Mingxiang. También era la única hija que aún no se había casado.

Algunas mujeres emitían un aura magnánima basada en la ropa que llevaban, pero esta mujer dependía de sus antecedentes familiares y de su crianza para lograr el mismo efecto. El aura de una chica bien criada de buena familia provenía de sus propios huesos, haciendo imposible que alguien la ignorara. Denle unos años más y Han Yunxi podrá garantizar que Baili Mingxiang poseerá el mismo aire que la emperatriz y la viuda emperatriz simplemente sentándose con su presencia majestuosa. Ya le gustaba bastante la chica desde su primera impresión.

Y sin embargo, Han Yunxi se asustó tan pronto como se acercó.

Su sistema de desintoxicación descubrió las toxinas en el cuerpo de Baili Mingxiang. Había sido envenenada con múltiples venenos de acción lenta en grandes cantidades, suficientes para alarmar a cualquiera. Han Yunxi sólo había hecho una exploración preliminar como mucho y sabía que estos venenos no le quitarían la vida, ¡pero realmente había demasiados! ¿Qué es lo que estaba pasando?

Una complicada mirada pasó por sus ojos antes de que Han Yunxi activara la capacidad de escaneo profundo del sistema de desintoxicación. Su expresión no cambió mientras analizaba lentamente cada toxina dentro del cuerpo de la chica. Mientras tanto, Baili Mingxiang se había abierto camino tan pronto como Han Yunxi bajó del carruaje para hacer una reverencia. 

—Mingxiang saluda a estimada wangfei, que estimada wangfei tenga 10.000 bendiciones.

Aunque Han Yunxi había llegado como médico imperial, su estatus de wangfei seguía ahí. Otros médicos imperiales podían ser llamados simplemente con "convocar al médico imperial", pero Han Yunxi todavía tendría que ser convocada sólo con "invitar respetuosamente a estimada wangfei".

—¿No estás enferma? ¿Y aún así saliste? Ven, levántate —dijo Han Yunxi.

—Se suponía que iba a ir a su finca, pero realmente no tuve la fuerza para caminar. Por eso estimada Wangfei fue invitada aquí. Le pido a estimada Wangfei que me perdone —Baili Mingxiang fue muy sincera.

Han Yunxi simplemente se rió. 

—¿Pasar por mi finca? ¿Entonces por qué Long Feiye me pidió que fuera al Patio Médico Imperial?

Si se tratara simplemente de curar la enfermedad de Baili Mingxiang, la chica podría simplemente venir a la finca del Duque de Qin o enviar a alguien que trajera a Han Yunxi aquí. No tenían que pasar por el Patio Médico Imperial. Cuando Han Yunxi vio el registro del caso de Gu Beiyue, junto con todas esas firmas, supo que Long Feiye quería dejar un rastro de documentación en el Patio Médico Imperial. Si el Emperador Tianhui empezaba a hacer alguna pregunta, tendrían una amplia evidencia para respaldarla.

Baili Mingxiang fue lo suficientemente inteligente como para captar las palabras de Han Yunxi, y no pudo evitar una pequeña sonrisa mientras murmuraba, 

—Estimada wangfei, por favor entre.

Baili Mingxiang llevó a Han Yunxi a sus habitaciones antes de despedir a todos los sirvientes. Tan pronto como Han Yunxi se sentó, preguntó apresuradamente, 

—Esto es sólo una actuación. ¿Por qué tomaste tantos venenos?

—Estimada wangfei es realmente inteligente. No es de extrañar que a Su Alteza le gustes tanto —se rió Baili Mingxiang.

Cuando el emperador Tianhui convirtió a Han Yunxi en médico imperial esa noche, su principal motivo fue enviarla con la emperatriz loca en las montañas occidentales después de que el banquete de cumpleaños terminara. En la mañana del día siguiente, Baili Mingxiang recibió órdenes de Su Alteza de fingir la enfermedad y dejar un rastro de documentación en el Patio Médico Imperial. No tenía ni idea de lo que Su Alteza planeaba, pero después de que Su Alteza expusiera a su padre en el banquete de anoche, comprendió los secretos que se escondían en su interior. En el banquete de cumpleaños, Su Alteza ya había hecho que el Emperador Tianhui se sintiera amenazado. Naturalmente, el emperador se contendría ahora antes de que los problemas empeoraran. Bajo estas circunstancias, hacer que su padre fingiera ignorancia mientras pedía que Han Yunxi la atendiera sería una buena excusa para mantener a Han Yunxi en la capital, especialmente con su lenta enfermedad como razón.

Cuando el emperador Tianhui se enfrentó a la amenaza del poder de Long Feiye y el estatus de su padre, naturalmente cedió en el caso de las montañas occidentales. Baili Mingxiang no estaba segura de si la demostración de fuerza en el banquete era parte de los planes originales de Su Alteza, o si era para proteger a Han Yunxi. Pero estaba segura de una cosa: ¡Han Yunxi era una mujer importante en el corazón de Su Alteza! A pesar de eso, ella sólo deseaba que Su Alteza tuviera prioridad en el panorama general. Con suerte, no arruinaría años de planificación por el bien de una sola mujer. A ella le había gustado Su Alteza durante años, pero le gustaba más su cabeza fría y su racionalidad insensible.

Han Yunxi miró a Baili Mingxiang y de repente no supo cómo responder. ¿Le gusto? Esa fue la primera vez que escucha tales palabras. ¡Nunca las ha dicho él antes! A veces, ni siquiera sabía cuál era su relación. El incidente de Duanmu Yao había dado lugar a una queja de ella y una explicación de él. Después de eso, habían acordado tácitamente olvidar sus anteriores desacuerdos y continuar en buenos términos. Pero incluso antes de ese malentendido, sólo habían sido marido y mujer de nombre.

Rápidamente, Han Yunxi se libró de esos pensamientos caóticos y le dio a Baili Mingxiang una brillante sonrisa mientras bromeaba, 

—¡Aunque no sea inteligente, Su Alteza aún me querrá!

—No, a Su Alteza no le gustarías si no fueras inteligente —respondió Baili Mingxiang.

Han Yunxi sólo sintió que estas palabras sonaban un poco extrañas, pero estaba demasiado preocupada para seguir con el asunto. Los venenos de Baili Mingxiang eran realmente un enigma. Se sentó y concentró toda su atención en examinar sus venenos. Muy pronto, se dio cuenta de que algo andaba mal. Anteriormente, había encontrado múltiples venenos de acción lenta en el sistema de Baili Mingxiang. Después de analizarlos uno por uno, descubrió que todos los venenos habían sido administrados en diferentes momentos. Para decirlo claramente, esta chica había estado tomando varios venenos desde que tenía siete años. Cada tres meses, añadía una nueva toxina a la mezcla.

Cuanto más profundo excavaba Han Yunxi, más alarmada se sentía. Sus ojos se abrieron de par en par mientras miraba incrédula a Baili Mingxiang. No podía creer que esta chica aún viviera. Aunque esos venenos de acción lenta no la matarían, sus efectos acumulados eran suficientes para destruir el sistema inmunológico de una persona. Al final, la persona moriría por todas las toxinas.

¿Cómo es que esta chica sigue viva?

Han Yunxi tomó el pulso de Baili Mingxiang con un aire dubitativo, sólo para descubrir que era imposible saber su estado de envenenamiento sólo con el pulso. Sorprendida, preguntó, 

—¿Qué está pasando con tu cuerpo?

Baili Mingxiang sonrió gentilmente. 

—En realidad, estimada wangfei, Su Alteza no te envió para curar mis venenos, sino para darme veneno.

—¿Qué quieres decir?

—Estimada wangfei, Su Alteza quiere la Sangre de la Belleza —Baili Mingxiang seguía sonriendo, pero Han Yunxi estaba tan sorprendida que no podía hablar.

¡Sangre de la Belleza!

Han Yunxi había leído sobre ello en el Clásico de los Venenos Antiguos. Un pasaje en su interior había detallado cómo la Sangre de la Belleza era un tipo de sangre tóxica que podía ser usada como ingrediente para fabricar venenos. No existía de forma natural, sino que tenía que ser cultivada de acuerdo a una constitución específica. La Sangre de la Belleza era creada por el sujeto que ingería varios venenos de acción lenta hasta que se acumulaban en el torrente sanguíneo. Una vez que se habían ingerido 300 venenos diferentes, la Sangre de la Belleza estaría completa. Sin embargo, el libro nunca dijo lo que le ocurría a la persona después de que se hacía eso. Cuando Han Yunxi miró de nuevo a la firme y estable Baili Mingxiang con una dulce sonrisa, sintió que le dolía el corazón.

En este momento había más de 80 venenos diferentes en el cuerpo de Baili Mingxiang. ¡Docenas de ellos tenían efectos secundarios que podían estallar en cualquier momento! ¡Ella no moriría, pero su vida sería peor que la muerte! Aún así, todavía podía decir las palabras, "Sangre de la Belleza" con una sonrisa en su cara...






CAPÍTULO 316:

NO PUEDES MORIR, SIGUE VIVIENDO


Han Yunxi miró a Baili Mingxiang con un corazón dolorido mientras consideraba muchos problemas diferentes. A juzgar por el cuerpo de Baili Mingxiang, debe haber empezado a tomar venenos cuando tenía cinco años. Este año, la chica sólo tenía 20 años, lo que significa que Long Feiye debe haber necesitado la Sangre de la Belleza desde hace 15 años. Long Feiye sólo habría tenido ocho años entonces.

¿Estaba cultivando la Sangre de la Belleza? ¿O eran sus parientes del Clan Tang? ¿Para qué la necesitaba?

Hace 13 años, Long Feiye habría tenido 10 años. El anterior emperador también estaría vivo. ¿Cómo pudo Long Feiye haber ganado al General Baili para su lado en ese entonces? O tal vez, También tiene el General Baili lazos con el Clan Tang? ¿Qué tan leal es el Clan Baili a Long Feiye... o tal vez, al Clan Tang... para que su hija sufra desde tan temprana edad?

—Estimada Wangfei, los maestros de venenos a cargo de Su Alteza ya han usado todos los venenos de acción lenta que pueden. De ahora en adelante, tendré que molestar a estimada wangfei para que me ayude a prescribir la medicina para Mingxiang —Las palabras de Baili Mingxiang sacaron a Han Yunxi de sus pensamientos.

—¿Para qué quiere Long Feiye la Sangre de la Belleza? —Han Yunxi siempre pensó que los registros sobre la Sangre de la Belleza en el Clásico de Venenos Antiguos eran una leyenda como mucho. Nunca se dio cuenta de que algo tan aterrador existiera en realidad.

—Eso es un secreto —respondió con calma Baili Mingxiang.

Han Yunxi perdió los estribos. 

—Me has invitado a venir pero no me dices la verdad. ¿Realmente crees que te ayudaré entonces?

—Estimada wangfei, no me estás ayudando, sino a Su Alteza —Baili Mingxiang estaba muy tranquila.

—¿Así que no piensas decirme nada? —Han Yunxi preguntó seriamente.

Baili Mingxiang realmente se rió. 

—Estimada wangfei, yo tampoco conozco este secreto. Si quieres saberlo, tendrás que buscar a Su Alteza tú misma —Baili Mingxiang podía decir que Han Yunxi parecía infeliz. 

Si ella no se explicaba, Han Yunxi definitivamente lo malinterpretaría. No estaba ocultando un "secreto" a la mujer para amenazarla con algo. Realmente no tenía idea de por qué necesitaba cultivar la Sangre de la Belleza.

Lo único que sabía era que su padre la había entregado a una aterradora mujer del Clan Tang cuando aún era una niña. Desde entonces, se vio obligada a consumir venenos con frecuencia. Por supuesto, ella no sabía que eran venenos en ese entonces, sólo que las píldoras eran muy, muy amargas. Estaba muy asustada de esa mujer, demasiado asustada para decir siquiera "no". Cada vez que terminaba de tomar su medicina, lloraba en secreto durante mucho, mucho tiempo. Odió a su padre hasta la muerte.

Cuando tenía siete años, la mujer murió. Baili Mingxiang se había emocionado pensando que nunca más tendría que consumir medicinas. Pero cuando su padre la llevó a casa, trajo consigo un enorme montón de medicinas y la obligó a tomarlas a intervalos regulares. Para entonces, ella ya sabía que eran venenos porque siempre se inflamaban en su cuerpo. A veces tenía tanto dolor que vomitaba o se desmayaba. Siempre pensó que un día, moriría por todo el dolor.

Y no obstante, seguía viva incluso ahora.

Había tenido su cuota de odio y rabia, e incluso intentó huir unas cuantas veces, pero todo fue en vano. Las órdenes de mi padre son órdenes de un general, tan absolutas como una montaña de hierro. Sólo podía someterse porque no tenía motivos para desafiarlo. Cuando tenía 13 años, intentó suicidarse buceando en el estanque de las flores de loto del patio trasero. Por el contrario, un chico tres años mayor que ella la rescató de las aguas. Nunca olvidaría cómo se veía él ese día, vestido de violeta, frío y distante. Su rostro sorprendentemente guapo era suficiente para causar el caos en los Cielos, sus ojos oscuros misteriosos y profundos.

Después de ayudarla a llegar a la orilla, sólo le dijo fríamente, 

—No puedes morir, sigue viviendo.

Luego no dijo nada en absoluto. No importa lo que ella le preguntara, él nunca respondió. Su silencio fue suficiente para calmar a todo el Cielo y la Tierra. Desde ese día, aparecía en el estanque y se sentaba en silencio durante cuatro horas. Parecía que estuviera con la mente en blanco, pero también parecía que estuviera pensando. Ella iba todas las noches también, a veces llegaba mucho antes para esperarlo. Le contó muchas, muchas cosas, sobre todos los males que había sufrido a lo largo de los años, y todo el dolor que tuvo que soportar. Ella ni siquiera sabía si él estaba escuchando, pero él no le dijo una palabra en todo ese mes.

Una vez, ella incluso declaró audazmente, 

—Llévame contigo. Llévame y vuela lejos de este lugar, muy lejos.

No le dedicó ni una sola mirada.

Ella pensó que era suficiente, ya que él no le dijo que dejara de hablar.

Más tarde, de repente dejó de venir. Ella lo esperó todos los días durante tres meses. Un día, su padre la llevó a la finca del Duque de Qin para conseguir su medicina. Sólo entonces se dio cuenta de que el chico que la salvó era el verdadero amo de la finca del General Baili y al que serían leales toda su vida: Long Feiye, el Duque de Qin.

A veces, que alguien te guste sólo toma un segundo. Podía admitir que fue amor a primera vista.

A veces, que alguien te guste toma años y años. Todos estos años, ella lo había amado en silencio. Y su forma de expresar su amor era totalmente singular: hacer lo que él dijo hace siete años. No mueras, sigue viviendo. Ni siquiera padre sabía la verdadera razón para cultivar la Sangre de la Belleza, y mucho menos ella misma. Sólo sabía que tenía una razón para vivir.

Baili Mingxiang le había dado a Han Yunxi un sinfín de sorpresas. No podía entender por qué esta mujer aún estaba dispuesta a sufrir tanto por la Sangre de la Belleza cuando ni siquiera sabía para qué era. Originalmente, Han Yunxi quería preguntar si había alguna relación con la Ilusión de la Mariposa Desconcertante, pero después de pensarlo bien, sospechó que Long Feiye podría no haber divulgado ese secreto tampoco. Al final, no habló o hizo más preguntas. Sería mejor preguntarle al mismo Long Feiye.

—¿No siente tu padre angustia por ti? —Han Yunxi no pudo evitar preguntar.

—Cada persona en la finca del General Baili está dispuesta a trabajar al servicio de Su Alteza, incluso a costa de sus propias vidas —Baili Mingxiang habló seriamente—. Estimada wangfei, Su Alteza dice que la Sangre de la Belleza debe ser cultivada dentro de tres años a más tardar. Por favor, prescribe la medicina como mejor te parezca.

Se necesitaban 300 venenos diferentes para crear la Sangre de la Belleza, pero Baili Mingxiang sólo había tomado 80 de ellos en los últimos 15 años. Si se mantenía con la misma tasa de ingestión de venenos, ¿cuántos años se necesitarían para completar con éxito su sangre? Su Alteza Duque de Qin buscó a Han Yunxi y la envió aquí, probablemente para que le prescribiera venenos de acción lenta mientras aceleraba el proceso.

Han Yunxi frunció el ceño. 

—No quiero lastimar a la gente. Tengo que obtener las respuestas sobre esto primero.

Baili Mingxiang nunca esperó que Han Yunxi dijera semejantes palabras. Se sobresaltó, antes de empezar a sonreír. 

—Estimada Wangfei, no me estás lastimando. Tal vez incluso me estés ayudando.

Si podía liberarse de este tormento en sólo tres años, eso también era un tipo de felicidad. Por supuesto, no estaba segura de si perdería la oportunidad de ver a Su Alteza para siempre después de ser liberada. Aún así, prefería sufrir por un corto período de tiempo en vez de indefinidamente. Un médico de venenos como Han Yunxi entendía este principio incluso mejor que Baili Mingxiang. Han Yunxi lo valoró, antes de registrar silenciosamente todos los venenos de Baili Mingxiang en su sistema de desintoxicación. Sólo registró uno de los venenos en el historial del Patio Médico Imperial, y expresó que la paciente necesitaría un largo período de cuidados antes de recuperar su salud. No dejó ningún veneno con Baili Mingxiang, sino algunos analgésicos.

—Volveré otro día —dijo suavemente.

Baili Mingxiang no dijo mucho, pero sonrió tan gentilmente como siempre. Acompañó personalmente a Han Yunxi a la puerta y dijo, 

—Respetuosamente despidiendo a estimada wangfei.

Han Yunxi estaba a punto de irse cuando no pudo evitar murmurar: 

—Regresa. Si los analgésicos no funcionan, búscame en cualquier momento.

Al enfrentarse a esta situación, su corazón de médico sintió como si estuviera siendo aplastado bajo innumerables rocas. Tenía una forma de eliminar todos los venenos de Baili Mingxiang en un día, pero eso significaría anular todo el sufrimiento que la mujer había soportado durante la última década y más.

Long Feiye, ¡¿qué tan frío es tu corazón?!

Han Yunxi no se había ido por mucho tiempo antes de que la tía Ru apareciera frente a Baili Mingxiang. Permitió que Baili Mingxiang se inclinara mientras miraba severamente la medicina que Han Yunxi había dejado atrás. Después de mucho tiempo, dijo fríamente, 

—Levántate.

—Sí —Baili Mingxiang fue muy reservada.

—¿Por qué no te dio ningún veneno? —Preguntó la tía Ru.

—Estimada wangfei dice que primero quiere averiguar qué está pasando —respondió honestamente Baili Mingxiang.

Una ráfaga de infelicidad pasó por los ojos de la tía Ru. 

—No le digas a Su Alteza que vine.

Baili Mingxiang asintió sin pensarlo dos veces. Pero tan pronto como la tía Ru se fue, hizo que alguien escribiera una misiva a Chu Xifeng. Fue lo suficientemente inteligente para ver que la tía Ru tenía antagonismo contra Han Yunxi. No sabía por qué, pero tenía la responsabilidad de contarle todo a Su Alteza.

Han Yunxi regresó al Patio Médico Imperial y le dio su informe médico a Gu Beiyue para que lo guardara antes de regresar a la finca del Duque de Qin. Tenía prisa por ver a Long Feiye y averiguar lo que estaba pasando con Baili Mingxiang. Sin embargo, alguien la bloqueó en la esquina de la calle.

—Estimada wangfei, ¿tiene éste la fortuna de invitarla a una degustación de té? ¡Es el nuevo keemun de Qimen!

Con la voz familiar, Han Yunxi levantó las cortinas de su carruaje y vio a Gu Qishao vestido con resplandecientes túnicas rojas, parado encantadoramente frente a su carruaje. Tenía en la mano una enorme lata de porcelana de hojas de té, su cara sonreía como todas las flores en floración. Han Yunxi se sorprendió gratamente. Rápidamente se bajó del carruaje y corrió hacia él.

—¡¿Estás bien?!

—¡No te preocupes, no puedo morir! —Gu Qishao estaba muy feliz, su sonrisa se hizo aún más brillante—. Tsk tsk, debes haber estado muy preocupada por mí, ¿verdad? Si ese es el caso, debería haber hecho que Long Feiye me pateara unas cuantas veces más.

Si podía ser tan parlanchín, probablemente estaba bien. La sonrisa de Han Yunxi se tornó forzada cuando dijo, 

—¡Mu Linger te está buscando por todas partes!

En realidad, Gu Qishao había estado siguiendo a Long Feiye y Han Yunxi todo el camino de vuelta a la capital. 

Había mantenido su distancia por miedo a que Long Feiye lo descubriera. Todo el tiempo, estuvo tratando de curar sus heridas en la ciudad. 

Sabía todo acerca de cómo Long Feiye había encarcelado a Mu Linger, luego la dejó ir, y el alboroto en el banquete de cumpleaños de anoche.

—Déjala seguir buscando —dijo Gu Qishao despiadadamente.

Pero Han Yunxi era aún más despiadada que él. 

—¿Quién fue el que dijo que la capturaría y me dijo que dependía de mí si era azotada o despedazada?

—¡Sólo espera aquí! —Gu Qishao le entregó a Han Yunxi las hojas de té y estaba a punto de irse cuando Han Yunxi lo arrastró rápidamente de vuelta.

—Ya está bien, ya hemos saldado nuestras cuentas. No hay necesidad de que nos ayudes.

Si las suposiciones de Han Yunxi eran correctas, Mu Linger la estaba pasando mal ahora. La noticia de lo que pasó en el banquete de cumpleaños se extendería rápidamente a Ciudad Medicina. 

La chica eligió por su propia cuenta negarle un regalo a la viuda emperatriz. Si los tres clanes de Ciudad Medicina se enteraban, incluso su padre Mu Yingdong le daría una paliza.

—Entonces, ¿Estimada Wangfei me hará el honor de acompañarme a tomar un té? —Gu Qishao fingió cortesía.

—¡Vamos, entonces! —Han Yunxi fue directo al grano. Se dio cuenta de que Gu Qishao tAenía asuntos que tratar.

Gu Qishao llevó a Han Yunxi a la sucesora de la Casa de Té Fragancia Celestial en la capital. Sólo entonces Han Yunxi se dio cuenta de que también era dueño de este lugar, considerada la casa de té de más alto nivel de la capital.

Este tipo realmente tiene reservas ocultas de riqueza. ¿Cuántos otros negocios tiene que Long Feiye no conoce?

Los dos se instalaron en una habitación privada de primera clase antes de que Han Yunxi fuera directo al grano. 

—Habla, ¿para qué me buscaste?

Gu Qishao fijó su mirada en ella y le dijo sinceramente: 

—Te he extrañado.









1 comentario:

  1. Gu Qishao, solo puedo amarte <3
    Amo ese personaje y se que terminará mal y lloraré más de unas pocas lagrimas por él.

    ResponderBorrar