Violet Evergarden Ever After - Capítulo 2

 LA NOCHE Y AUTO-MEMORIES DOLL



Todo daba vueltas.

Del pasado al presente y del presente al futuro. Los cuerpos muertos que se descomponían en el suelo se disolverían en la tierra, y de la tierra también nacerían nuevos seres vivos. Dentro de unas horas, las cortinas de estrellas y sombras nocturnas serían cubiertas por cortinas con los colores del amanecer.

La gente también iba de un lado a otro.

Los niños nacían, emitían sus voces, comenzaban a caminar y, una vez que tomaban conciencia de su propio ser, comenzaban sus historias. Un ciclo de descubrir la pasión, de conocer el amor, de dejar de ser niños y, al simpatizar con otras familias, de dar a luz a la descendencia como lo habían hecho sus padres. Un ciclo en el que se aprende sobre el mundo, se difunde la información, se enseñan los conocimientos a los jóvenes sin escatimarlos y se generan más jóvenes. Un ciclo en el que la historia de alguien alentaba a otro, y los alentados concebían sus propias historias.

Todo daba vueltas.

Aquí hay un ciclo. Es la historia de un ciclo insignificante que probablemente puede ocurrir en cualquier parte del mundo.

Un hombre recogió una bestia salvaje de una pequeña isla a la que llegó navegando a la deriva. Era una bestia hermosa, pero se le habían proporcionado habilidades mucho antes de que llegara a sus manos. Habilidades para masacrar a la gente con facilidad y buscar la sumisión.

Su primer encuentro fue terrible. Su subordinado intentó poner sus manos en la bella bestia. Como si fuera algo natural, la bestia mató a sus numerosos subordinados, dejando sólo a una persona. Ese fue él. Concediéndole el desastre y la salvación al mismo tiempo, la bestia buscó sumisión con respecto al hombre.

El hombre huyó por la isla, donde todos menos él habían sido asesinados, pero cedió y aceptó a la bestia. La bestia era útil, pero también una existencia que él no podía manejar. Ya fuera por la mañana, al mediodía o por la noche, su cabeza estaba preocupada por la bestia, su corazón era incapaz de calmarse.

Esencialmente, era un hombre que no quería ser encadenado por nada. Después de todo, tenía un pasado de sumisión forzada por su Casa y por sus padres. Había escapado de sus responsabilidades y de su hogar, saltando al mar. El hombre, que había nacido en una familia que llevaba el nombre de una flor, huyó y consiguió la libertad.

La anhelaba más que nada, una libertad que nadie pudiera robarle. Aunque para ello tuviera que apartar a su hermano menor. Por eso, el hombre hizo lo mismo en el caso de la bestia. El que más le importaba era él mismo. Quería liberarse de ese horror. Lo más probable es que hubiera apartado de sí mismo a un niño necesitado de salvación.

Todo daba vueltas.

--Oh Dios, quiero...

Todo.

 

 

 Una voz que sonaba como campanas resonó.

—Capitán —susurró, como si quisiera hacer cosquillas en los oídos del hombre—. Capitán Dietfried Bougainvillea.

Era de noche. Una hora en la que la gente volvía a sus casas.

—¿Qué le gustaría hacer?

Una luz anaranjada brillaba desde la ventana con vidrieras. Con la puesta de sol reflejada en la elaborada decoración interior, el lugar parecía una obra de arte única.

—¿Podría ser que, debido al impacto de antes, su oído haya...?

Se supone que sí. El lugar en el que se encontraban, tanto la persona que lo llamaba con tanta insistencia como la que la ignoraba a propósito, era una galería de arte a la que hacía poco tiempo que se le había dado un acabado interior y exterior.

—Por supuesto.

—Me siento aliviada. Entonces, me gustaría preguntar si tiene algún plan.

En un lugar en el que no debían estar, los dos que no debían estar juntos estaban arrodillados en el suelo con resignación.

—Capitán.

—………………………..

—Los civiles están en un aprieto.

—…………………………..

—Capitán Dietfried Bougainvillea.

—…………

—¿Qué le gustaría hacer?

—………………

—Me gustaría preguntar si por casualidad tiene un plan.

—…………………

—Los civiles están en un aprieto.

—……………………

—Si puedo ofrecer mi opinión, en primer lugar, podría actuar como un señuelo-

—Cállate, monstruo. No repitas lo mismo una y otra vez. Tampoco respires. Estoy pensando ahora mismo.

Dietfried Bougainvillea, capitán naval de Leidenschaftlich, hijo mayor de los Bougainvillea -una casa de héroes nacionales patrióticos- y el hombre que había recogido a Violet Evergarden en el pasado y la trajo a este país, se estaba tapando los ojos con las manos por tener demasiado en la cabeza. El poco silencio y la oscuridad le habían aliviado, pero el sollozo de alguien, la voz de un hombre reprochándole y el sonido de una persona siendo brutalmente pateada y cayendo al suelo lo arrastraron de vuelta a la realidad.

Tenía un fuerte dolor de cabeza. No tenía ni idea de si se debía a su ansiedad o a su lesión. Se llevó una mano a la nuca y la examinó, pero sólo salió un poco de sangre.

Para expulsar de algún modo ese horrible estado de ánimo de su cuerpo, respiró profundamente. Sintió que se había recuperado un poco, pero la desagradable sensación volvió a aparecer en cuanto abrió los ojos y lanzó una mirada a la mujer que tenía a su lado. Una cantidad de malestar, rechazo y miedo se introdujeron en los vasos emocionales de Dietfried, se incendiaron e hirvieron. Sin embargo, el sentimiento más destacado era otro.

La mujer que le había estado hablando con tanta insistencia hasta hace un momento estaba ahora callada y sin soltar un solo aliento, como él le había dicho. Violet Evergarden.

Dietfried miró fijamente a su antigua sirviente. La mujer, cuyo aspecto se había transfigurado considerablemente en comparación con la primera vez que se conocieron, lucía una belleza fría y radiante, que llamaba aún más la atención en circunstancias tan tensas. Parece una escultura de hielo, pensó Dietfried.

-Aunque antes apestabas como una bestia salvaje...

Ahora sólo olía a flores.

--... resultaste tal como lo había imaginado.

—Eres una sirena.

Silencio.

—Mi hermanito destruyó una estación de tren sólo para mantenerte con vida; eres una sirena hasta la médula. No me gustas, pero mi estabilidad mental está destrozada ahora mismo, y percibo lo dañino e influyente que es tu existencia en eso. No tienes rival cuando se trata de romper cosas y causar problemas.

Dietfried le había dicho una vez a su hermano que la bestia podía convertirse en una sirena. Había querido decir eso incluyendo todo tipo de asuntos. Esta joven llamada Violet es una criatura que Dios creó por error y que no había nacido bajo una buena estrella. Cuando uno estaba a su lado, había muchos problemas.

—Maldita problemática.

Muchos problemas. Aunque ella no lo hubiera deseado, nació así. Bajo una estrella que atraía los desastres.

Gira en círculos.  Todo ello.

Corrió y huyó de ella, y sin embargo acabarían encontrándose, por lo que en ese momento Dietfried empezó a pensar que podría ser una especie de revelación divina. Diciéndole que se enfrentara a la chica que había desechado.

Violet seguía con la mano en su broche. De alguna manera, él supuso que se lo había regalado su hermano menor. Tuvo ganas de chasquear la lengua. Esta chica podría convertirse en la peor esposa de la historia y su hermanito más querido iba a tomar su mano.

-Podemos dejar eso para más adelante; primero hay que superar esta situación.

Decidido a luchar contra esta realidad, Dietfried dirigió entonces su mirada hacia el espectáculo que se extendía ante sus ojos. Mujeres, hombres, ancianos... todos estaban agazapados en el suelo, con armas apuntándoles. Obviamente, lo mismo ocurría con Dietfried y Violet.

Las situaciones inesperadas -situaciones en las que no podían dar un paso en falso aunque estuvieran solos, y mucho menos en presencia de tantos civiles- eran las responsables de ello. Por si fuera poco, Dietfried también tenía que proteger a alguien a pesar de no querer hacerlo. Por supuesto, le gustaría chasquear la lengua ante ello.

Tal vez pensaran que eran pareja, ya que nadie decía nada aunque se mantuvieran cerca uno del otro.

—Oye, ¿de verdad dejaste de respirar?

No parecía estar sufriendo, pero su figura mientras obedecía diligentemente hizo que Dietfried se sintiera incómodo.

—Estaba bromeando; respira.

Los ojos azules de Violet parpadearon con fuerza.

—Sí.

Y entonces, por fin, dejó escapar un suspiro. Dietfried se odió a sí mismo por sentirse remotamente aliviado de que ella hubiera vuelto a respirar sin problemas, fue lo que pensó.

—Oye, tú.

—Sí.

—A partir de ahora, sigue mis órdenes. No actúes por tu cuenta.

—De acuerdo.

—Voy a salvar a los civiles. Es mi deber. No se puede evitar, así que también te incluyo en esa tarea... Ni idea de lo que hará mi hermano menor si se enterara de que te he dejado morir. Aunque no fuera a propósito, si ocurriera algo que pudiera matarte en estas circunstancias, realmente no tengo forma de saber lo que haría. Probablemente me odiaría.

—No, Capitán, él...

—Ten un poco de conciencia de ti misma, Monstruo. Mi tonto hermano menor voló una estación de tren para dejarte vivir. Este hecho se convirtió en un tema de burla hacia Gil, no importa el tiempo que pase desde hoy, pero si lo piensas en términos normales, es algo fuera de lo común. Esa es la forma en que lo has cambiado. Maldita bruja...

Ella es la herramienta que encontró y que solía existir por su bien. Una mujer que solía ser un perro sin nombre. Una huérfana a la que había recogido de una isla solitaria, que había traído consigo, a la que había intentado sacar el máximo provecho pero que no pudo, y que luego tiró a la basura.

Un activo. Niña soldado. Muñeca asesina automática. Bruja.

-Aunque no quiera, por ahora, tengo que proteger esta cosa y llevarla a casa.

—Te salvaré, así que sálvame tú también, Bruja.

El destino dio la vuelta, añadiendo un encuentro fortuito como el mejor condimento para un toque final. Al fin y al cabo, en ese mismo momento, Violet Evergarden y Dietfried Bougainvillea estaban siendo atacados por ladrones y les apuntaban con armas.

—Eso es muy desagradable para mí, pero tomaré medidas considerando que tu vida es la máxima prioridad. No para ti. Para mi hermano menor.

Entendiendo que había recibido permiso para hablar una vez que recibió permiso para respirar, Violet dio su propia opinión:

—No —Lo hizo directamente, sin ninguna contención—. "No, ese es mi trabajo, Capitán. El Mayor... Lord Gilbert lo quiere.

Los ojos de Dietfried parpadearon. Esos orbes verdes miraban fijamente a Violet desde antes, lo suficiente como para parecer que la absorberían. Eran joyas verdes de una tonalidad diferente a la de su hermano menor. Aquellas gemas verdes, envueltas en la conmoción, reflejaban la mirada seria de Violet.

—Lo protegeré, pase lo que pase —declaró Violet con determinación, como un caballero—. Obedeceré sus órdenes lo mejor que pueda, pero si juzgo que es peligroso, actuaré con su salvaguarda como máxima prioridad.

—Eh.

—Definitivamente lo protegeré y lo llevaré a salvo con el Mayor. Por favor, no se vaya de mi lado, Capitán.

—Esa es mi línea —dijo Dietfried mientras, sin embargo, quería matar a Violet.

 

 

Para que la conversación entre los dos llegara a este punto, las cosas habían empezado cuando la mañana llegó a Leidenschaftlich. Puede que esto sea retroceder demasiado en el tiempo para una aclaración, pero todo empezó, efectivamente, desde el amanecer.

Ese día, el clima matutino estaba rebosante de luz solar, algo típico de Leidenschaftlich a principios de verano. Las señoras que madrugan forman colas en las panaderías que abren al amanecer y los pajarillos vuelan por los alrededores de las tiendas para recibir migas de pan. A tres tiendas de una de las panaderías populares hay una cafetería, famosa por servir tés florales, cuya chica con un cartel se preparaba para abrirla. Si uno va más adelante, hay un banco, y alrededor de dicho banco, hay una calle principal bordeada de tiendas de gran tamaño.

En la calle principal se había levantado una galería de arte cuya apertura estaba prevista para el día siguiente. Se denomina Artemisia. Tiene el nombre de su propietaria, que es artista.

La galería Artemisia expone las obras de su propietaria, por supuesto, pero también tiene obras de artistas de dentro y fuera de Leidenschaftlich. Hay filas de obras de jóvenes artistas desconocidos por los que también se ha interesado la propietaria, dedicada como estaba al cultivo de nuevos talentos.

La Galería Artemisia, que se convertiría en un lugar donde nacerían nuevas formas de arte de Leidenschaftlich, tenía previsto celebrar hoy una fiesta de preinauguración a la que sólo asistirían los interesados. El personal de la galería había empezado a limpiar su interior y la acera frente a ella desde la mañana.

Alrededor del mediodía, un empleado del restaurante contratado para ese día había acudido, llevando vino, aperitivos y juegos de mesa. En cuanto a los platos, había dos tipos: los que ya se habían preparado y los que se harían tomando prestada la cocina de la residencia de la propietaria, que se había construido en el último piso de la galería. Como la comida no era lo principal, los preparativos eran simplemente suficientes para que los próximos invitados no sintieran hambre.

Al caer la tarde, el interior de Artemisia comenzó a acelerarse con premura. Si alguien estuviera al mando de tal escenario, seguramente estaría afirmando con una batuta: "deprisa", "más rápido", "con elegancia".

Un sobre cerrado con un sello de cera con el escudo del establecimiento. Los clientes llegaban uno tras otro con la invitación a mano. Para una fiesta de preapertura con un número limitado de invitados, había una gran cantidad de gente. Los empleados elegidos de Artemisia estaban en plena actividad.

"Tráeme un abrigo" aquí, "no hay suficientes bebidas" allí, un plato que se rompe en alguna parte. "¿Dónde está la dueña?", "Me han sorprendido los invitados". "No hay nadie que nos dé instrucciones", "Oh, bueno" - así, las cosas descendieron al caos entre bambalinas.

Normalmente, su trabajo consistía en recomendar tranquilamente productos artísticos. Por lo tanto, al principio no pudieron ocultar su desconcierto al atender a tantos visitantes. Sin embargo, si uno miraba a los invitados que se entretenían, ¿cómo estaban? Apreciando las obras de arte, con aspecto de divertirse. Al ver esto, los empleados pudieron entender en el fondo. Que "qué, entonces las cosas son como siempre". Cuando los clientes se familiarizaron por completo con el interior de la galería, los empleados pudieron mostrar sonrisas con un poco de facilidad.

Entre los invitados a Artemisia, se mezclaba un cuerpo extraño completamente ajeno a este mundo.

Era una mujer. Una hermosa, además. Desde un punto de vista valorativo, no habría nada que objetar si ella fuera una de las obras de arte. Llevaba un vestido de una sola pieza con cintas, blanco como la nieve, como una flor en un día de verano. Su pelo dorado, largo y suavemente curvado, le llegaba hasta la cintura. Tal vez venía directamente del trabajo, ya que sostenía en una mano una pesada maleta con ruedas. "Click, click", golpeaban sus botas marrón cacao contra el suelo de mármol cada vez que daba un paso.

Caminaba mientras observaba una a una las obras de arte. Paisajes idílicos, cuadros abstractos que parecían tinta plateada derramada sobre papel blanco, óleos en los que las personas parecían poder moverse en cualquier momento. Obras de vidrio y cerámica que uno tendría mucho miedo incluso de mirar de cerca. Al principio, la exposición era de obras de artistas reconocidos en el país, pero la pequeña sala en su última mitad integraba muestras de artistas que aún no tenían un nombre. La mujer se detuvo ante una de esas obras.

Un cuadro de fantasía caprichosa. ¿Era un mar invernal? Representaba varias cosas cayendo y hundiéndose en aguas oscuras y frías. Un reloj de bolsillo, una pluma, una cama, un cuchillo, una flor blanca y una silla. Todos estaban desgastados y tenían partes dañadas. A primera vista, uno no sabría qué expresaba. Sólo el niño pintado en el centro parecía atravesar al espectador.

Era todavía un adolescente y su aspecto podía considerarse también el de una chica. Después de mirarlo durante un rato, surgía la sensación de que debía ser salvado. Porque el chico tenía una expresión facial que casi parecía que estaba haciendo contacto visual con el espectador mientras se caía. Pero esto no podía hacerse realidad. Se estaba hundiendo en la imagen. Nadie en este lado podía hacer nada. Uno no sabría qué hacer consigo mismo después de mirarla: era ese tipo de imagen.

—Disculpa; yo fui quien pintó esto. ¿Hay algún problema con esta pintura?

De repente, una voz llamó a la mujer desde atrás. Una piedra lanzada a la tranquila atmósfera. Un tono bajo que cortaba la penumbra de la sala.

La gente se dirigía en su mayoría hacia los artistas famosos, así que la mujer había estado sola en ese lugar hasta ahora. El hombre que apareció un poco tarde era coincidentemente el creador de esa pintura fantástica, y se encontró hablando con la mujer que se había detenido frente a su arte. Aquel era un encuentro extremadamente natural para una dupla. Si sus posiciones, circunstancias y todo lo demás fueran diferentes, podría haber nacido algo entre ellos. No tenía que ser un amor romántico, sólo algo, algo más que "lo que los dos tenían originalmente".

—Capitán Dietfried Bougainvillea.

En el momento en que la mujer se dio la vuelta, el espacio resonó con un fuerte chirrido. En realidad no resonó, pero al menos Dietfried escuchó el golpe de sus propios latidos, lo que le puso la piel de gallina en todo el cuerpo. Lo envolvió una extraña sensación, como si la sangre de su interior fluyera al revés. Una de las cosas que había evitado en su vida estaba allí de pie.

—¿Qué estás haciendo, Monstruo?

Violet Evergarden.

Ante los ojos esmeralda que poseía Dietfried, de un tono diferente al de su hermano menor, había una joven Auto-Memories Doll. La razón por la que no la reconoció de espaldas fue quizás porque su cabello dorado estaba descuidado y suelto.

No había tenido oportunidad de verla después de convertirse en adulta desde el incidente de las Cartas Voladoras. Sólo las personas que tenían una gran cantidad de interacción entre sí serían capaces de decir algo así sólo con mirar la espalda de alguien.

—Estaba mirando los cuadros, capitán.

Violet no tenía expresión. Sin embargo, su mano buscó rápidamente su broche de esmeralda y lo apretó.

—¿Tú, cuadros? ¿Puedes entenderlos?

Primero, una risa desdeñosa, y luego un ataque verbal. Tenía que establecer una línea de defensa. Después de todo, esta chica era antes un arma. Una muñeca asesina automática.

—No puedo. Es que... mis ojos y mis piernas se detuvieron.

Ella era la única mujer a la que Dietfried temía. Si se hubiera topado con cualquier otra, sus emociones no estarían tan alteradas.

Dietfried estaba asustado. Esta chica es aterradora.

—Le causé problemas la última vez.

Él sabía las cosas que ella había hecho. Sabía a quién había matado. Y también recordó cómo solía tratarla, diciéndose a sí mismo que estaba bien.

—Estaba visitando al Mayor.

Porque ella es un monstruo.

--Oh Dios, quiero...

Estas palabras vagaban por su cabeza. Eran palabras que había rezado en su infancia a aquel con el que se encontraría en algún momento - probablemente en sus últimos momentos. Pensando ahora en ello, había sido un deseo tonto, inmaduro e impotente, pero en aquel momento lo decía en serio.

Mirar a esta chica le hizo recordar su vergonzoso pasado.

—Debería irme. Capitán, por favor, tómese su tiempo.

—Oye.

Violet decidió retirarse del lugar, poniéndose en acción. Llegó a la conclusión de que sería una solución pacífica para ambas partes y que aseguraría la supervivencia de ambos.

—Oye, espera.

Sin embargo, Dietfried todavía tenía algo que quería decir.

Ante la petición de restricción, los pies de Violet se detuvieron a mitad de camino. Luego miró a Dietfried. "¿Por qué?", preguntaban sus ojos.

La elección de marcharse debía ser su propia forma de mostrar respeto. Teniendo en cuenta la relación actual y la anterior entre ambos, era un juicio acertado. Por eso, ella lo miró con presunción y en silencio.

Incluso ahora, eso perforó a Dietfried. Ese silencioso "por qué" lo perforó.

A pesar de ser quien le pidió que esperara, Dietfried perdió la noción de sus próximas palabras. Tenía muchísimas quejas. Más bien, las quejas eran lo único que salía de su boca. Lo más probable es que nunca le hubiera dedicado ninguna palabra o actitud cariñosa. No, al menos le había dado una palmadita en la cabeza cuando se separaron. ¿Pero qué hay de eso? Eso era todo lo que había hecho. Lo que quizás era la razón.

--¿Qué te pareció ese cuadro?

Una pregunta como ésta era un reto excepcional para él. Si fuera cualquier otra persona, seguramente podría preguntar con la misma facilidad que respirar. También podría presumir de haber sido él quien lo pintó. Sin embargo, sólo con esta mujer era tan difícil.

Un largo silencio se extendió entre los dos. Un silencio realmente largo, muy largo.

El ambiente era casi como si dos bestias se hubieran cruzado en el desierto y estuvieran estimando cuál atacaría primero. Ambas estaban poco desarrolladas y, al no coincidir con su interior, sólo sus apariencias eran realmente completas. Vistos de reojo, eran un hermoso hombre y una hermosa mujer adultos que se miraban, pero el aire que fluía entre ellos era el de un campo de batalla.

Dietfried empezó a sudar. En cuanto a Violet, incluso su respiración era cada vez más débil.

Violet parecía estar pensando en algo. Abrió y cerró la boca, repitiéndolo varias veces. ¿Qué debía hacer en esa situación? ¿Qué era lo mejor? Seguramente era incapaz de decidirse. Esto era algo en lo que no sólo Violet, sino también Dietfried estaba pensando, sin embargo, el grado de seriedad en el comportamiento era sorprendentemente mayor en el lado de Violet.

Normalmente ella no sería así.

Él es la persona con la que incluso Violet Evergarden, que había escrito tantas cartas, no sabía cómo actuar. Es el hombre llamado Dietfried.

Tal vez su pensamiento llegó a una conclusión, Violet dejó su equipaje en el suelo y puso las manos a su espalda.

—Siéntase libre.

Al principio, Dietfried no tenía ni idea de lo que estaba haciendo. Violet parecía estar ofreciendo su cuerpo.

—¿Ja...?

Sin dudarlo, casi como si fuera una herramienta.

—Estoy inmóvil. Siéntete libre de hacerlo.

"Siéntase libre de deleitarse con mi vida", parecía decir. Su yo actual se superponía con la bestia del pasado.

—Para hacer qué, es lo que estoy preguntando...

La boca de Dietfried se sentía pegajosa, lo que le dificultaba articular palabras. Su cabeza había estado ocupada sobre todo en cómo enmendar la metedura de pata que él le había expuesto, por lo que no pudo responder inmediatamente al ataque sorpresa de Violet.

—¿No se acuerda? Solía hacer esto cada vez que tenía que recibir una reprimenda o un castigo.

No pudo. Toda la información que había estado revoloteando en la cabeza de Dietfried hasta ahora desapareció. Se desvaneció.

—Tú, ¿qué...?

La dueña de los ojos azules, que miraban fijamente a Dietfried como si fueran a atravesarlo, siempre hacía cosas inesperadas, lo sacudía.

—No sabía hablar entonces, así que para demostrar que no tenía intención de atacarle, capitán, hacía esto.

Esos ojos.

—No importa lo que diga, seguramente... no hay expiación para mí. Con el tiempo, he llegado a comprender las cosas que... hice. Y el terror que le hice pasar. Sin embargo, estoy agradecida por la amabilidad de ponerme a las órdenes de Lord Gilbert. Deseo pagarle de alguna manera. Si usted dice que no es necesario, por lo menos, haga lo que quiera.

Por lo que sea, cuando esos ojos le preguntaron "por qué"...

—Sea con puños o con reproches, todo lo que desee.

...le dolía el pecho como si lo hubieran apuñalado.

—Siéntase libre de hacerlo.

Si aquel lugar no fuera una tranquila galería de arte, Dietfried le habría gritado furiosamente, sin importarle la vergüenza o su reputación. Consiguió cerrar los puños con la suficiente fuerza como para que le doliera y tragarse su voz airada debido a su alto nivel de autoestima.

—Odio eso de ti...

Esta chica siempre le hacía saber que nunca actuaría como él esperaba.

—...hasta la muerte.

Ante las palabras pronunciadas por el tono tembloroso de Dietfried, Violet dio un paso atrás. Su postura de ofrecerse no cambió, pero sus instintos se pusieron en guardia, preguntándose si no sería asesinada por ese hombre. Al ver eso, Dietfried se mofó de su figura.

"Tú eres la que podría quitarme la vida en cualquier momento", pareció decir.

Dietfried sintió de repente que el calor que había subido por su cabeza se enfriaba. Violet había dado un paso atrás. Eso se convirtió en el detonante para que recuperara la compostura. Porque pudo reconfirmar que, al fin y al cabo, no era más que una niña. Ese aspecto inocente y esa acción tan parecida a la que un niño mostraría a un adulto ejercía una gran influencia sobre la otra persona. Dietfried detestaba eso.

Porque él, que despreciaba las intervenciones de cualquiera, sentía tanta aversión por ello que le daban ganas de vomitar.

Quien estaba acostumbrado a la opresión de los demás, optaba muy fácilmente por hacer daño a la gente. A ella le asustaba interiormente esa tendencia. Sin embargo, aunque asustada, daba prioridad a los demás sobre ella misma. Esa criatura era como una masa de contradicciones.

-Asqueroso. Detente. Muérete. No me mires.

No quería involucrarse con ella. Pero tenía muchas cosas que decir. Sin embargo, a la hora de poder hacerlo bien, incluso si lograba exprimirlas, se convertirían en nada más que un lenguaje abusivo.

Había un gran lago entre los dos y lo único que podían hacer era contemplar la orilla opuesta, incapaces de saber qué profundidad tenía. Su primer encuentro tuvo la culpa de eso. Fue la causa de todo.

Sus subordinados la atacaron y ella los mató a todos. Luego lo persiguió y lo persiguió, convirtiéndolo en su amo. A pesar de que había una jerarquía, Violet era la que tenía el control de su vida.

Uno entendería, después de pasar tiempo con la chica, que esto era una necesidad para ella. Siempre fue así, desde la isla que sólo ellos dos conocían. Siempre que ocurría algo, ella daba prioridad a Dietfried. Después de todo, incluso cuando la entregó a Gilbert, ella no se resistió.

Si algo pudiera cambiarse, ése sería el momento.

Los dos, que nunca se mezclaron, volvieron a encontrarse innumerables veces en una línea paralela. En esas ocasiones, se volvían incapaces de hacer un movimiento debido a que cargaban con la verdad del rechazo y de las cosas que habían hecho, por lo que huían.

-Gilbert.

¿Qué pensaba de eso la persona que los unía, a la que más querían?

—Tú... yo...

-Si pudiera cambiar por el bien de Gilbert...

—¿Capitán...?

-Si pudiera cambiar, aquí y ahora, por tu bien...

¿Le resultaría más fácil respirar?

Justo cuando Dietfried estaba a punto de tomar una amarga decisión...

—¡GYAAAAAAAH-AAAAAAH-AAAAAAAAAAAH!

...Ocurrió un incidente.

 

 

Está claro que no fue un crimen apresurado. El grito de Artemisia, la dueña, resonó, y para cuando Dietfried y Violet salieron corriendo de la tranquila sala donde sólo estaban ellos dos, los ladrones ya estaban apuntando con sus armas sobre todo a mujeres y niños vulnerables, teniéndolos de rodillas. El curso de acción fue demasiado rápido.

Con los ojos muy abiertos, Violet giró hacia atrás su maleta con ruedas y estuvo a punto de lanzársela, pero Dietfried la detuvo.

—¡¿Eres estúpida?! ¡Esos no son todos adultos que puedan correr...!

Entre los rehenes, también había una niña pequeña sujeta bajo los brazos de alguien, con aspecto de no entender la situación.

—Los salvaré lo más rápido posible y tomaré el control del resto.

—Tienen armas; ¡¿qué vas a hacer si le dan a alguien más con un disparo de advertencia?! También están las otras obras de arte... ¡Este no es un escenario para que una bastarda sin tacto como tú se pelee! ¡Quédate quieta por ahora!

—Pero, Capitán...

—¡Quédate quieta!

Mientras los dos trataban de adelantarse el uno al otro, los ladrones se fijaron en ellos.

En la sala principal, quizás para doblegar a la gente por el miedo, los hombres estaban siendo golpeados sin excepción, siendo puestos de rodillas sobre el suelo. Al ver eso, las mujeres lógicamente se sentaron, temblando, y se pusieron a llorar.

Mientras los gritos resonaban como música, uno de los ladrones se dirigió hacia el dúo.

—¿Así que todavía había maleza creciendo aquí? —su mirada sin emoción mientras blandía su arma de fuego.

Dietfried habría conseguido evitarlo. Lo había hecho varias veces hasta ahora. Podía hacerlo tan fácilmente como flotar en el agua. Si conseguía atrapar el arma del hombre con una mano y tirar de ella así, era capaz de imaginarse al oponente cayendo como reacción. Una vez que robara el arma, podría disparar a cada miembro de la banda de ladrones uno por uno en la cabeza. Y entonces, habría un tiroteo. Lo habría hecho si estuviera solo. Sí, si estuviera solo.

--¿Por qué precisamente ahora?

No había nada más humillante que un golpe que uno tenía que resignarse a recibir. Pero él tenía cosas que debía proteger por encima de su propia dignidad. Así, aceptó el ataque sin esquivar. Si iniciaba una refriega en medio de la situación actual, no creía que todas las personas que se habían convertido en rehenes salieran ilesas. Buscaría una oportunidad. Eso era lo que debía hacer. Tomó esa decisión no sólo por su propio bienestar, sino también por el de los demás.

Sin embargo, la muñeca asesina automática tomó una completamente diferente. Cuando sus ojos brillaron de esa manera, se movió literalmente en automático. Se adelantó para ocupar su lugar. En ese instante, el rostro del hermano menor de Dietfried fue lo único que cruzó su mente.

-Gil.

Era casi como si se hubiera preparado para hacerlo. Así de rápido fue su brazo. Abrazó con fuerza a Violet y le dio la espalda al ladrón. Un violento impacto le golpeó desde la cabeza hasta la espalda. Pudo oír cómo Violet respiraba suavemente mientras la sostenía en sus brazos.

Y así fue como llegaron al presente.

 

 

Dietfried no creía que su decisión de contener a Violet fuera un error. Era consciente de que era ella la mujer que luchó sola contra los terroristas dentro de un tren que explotó, pero sería un problema si hacía algo parecido en la Galería Artemisia.

Ahora mismo, se sentía como el dueño de una mascota conteniendo el alboroto de su perro rabioso.

En cuanto al perro rabioso, se quedó callada desde que Dietfried fue golpeado, como si sus funciones hubieran desaparecido. Dietfried rechazó las manos que intentaron prestarle primeros auxilios. Cualquier movimiento en falso y los ladrones podrían volver a golpearle.

Ella, que siempre se encargaba de proteger, acabó siendo protegida. Además, dejó que la otra persona resultara herida. Esto debió de producirle un abatimiento, lo suficiente como para provocar un colapso su funcionamiento. Sin embargo, con el tiempo, se reinició y volvió a animarse para superar esta situación.

—Entiendo que debería abstenerme del uso de la fuerza en una galería de arte. Pero, ¿no deberíamos poner las vidas humanas por encima de las obras de arte?

--¿De quién crees que es la culpa de que me hayan golpeado en la nuca?

Como estaba diciendo lo más obvio con la cara más seria, Dietfried agarró el cuello donde residía su broche, tomándolo, sin pensarlo. El hilo que sujetaba el botón del vestido con lazo dejó escapar un chillido. No era el tipo de acto que un caballero haría a una dama. Pero Dietfried no aflojó la fuerza que puso en su agarre.

—Tú... ¿Todavía necesitas que te discipline? —dijo, con la voz llena de rabia, lo suficientemente cerca como para que sus rostros se tocaran—. Piensas que este es un lugar que apenas puede compararse con cualquier otro... Esto es muy importante para ti, ¿no?

Después de parpadear con un respingo, ella abrió la boca una vez, y luego la cerró.

Una vez que la mano de Dietfried la soltó, agarró el broche como si quisiera protegerlo. Estaba más preocupada por el broche que por el arrugado escote de su vestido. Lo acarició una y otra vez, asegurándose de que no se había dañado.

Finalmente, susurró aturdida:

—Entiendo.

—Como si una idiota pudiera hacerlo —dijo Dietfried con un bufido, aunque la otra era una Auto-Memories Doll con cara de póker. Por mucho que la hiriera, no tendría ningún efecto. Eso era lo que Dietfried pensaba.

—Lo he entendido perfectamente. Evitaré el combate aquí en la medida de lo posible —Por desgracia, su voz sonó un poco débil.

Dietfried miró a Violet por el rabillo del ojo. El broche era realmente importante para ella. Lo sujetaba con ambas manos. No quería que nadie lo tocara, eso era lo que estaba indicando. Los dos hablaban en un tono terriblemente bajo, pero el timbre de ella ahora era tan débil como el grito de un mosquito.

Dietfried dijo con una voz algo más suave:

—Qué bien que lo entiendas. Estoy en deuda con la dueña de esta galería. También elegiré lo mejor que pueda por su bien.

—De acuerdo.

—Por supuesto, las vidas humanas son la prioridad. Pero no vamos a luchar de forma estúpida.

Como una niña, Violet asintió repetidamente.

—Tú sólo has actuado como guardaespaldas, asesinatos y acciones militares, y por eso no lo entiendes. En el mar... En las batallas navales, luchamos para proteger. Nuestra forma de pensar es diferente a la de los que pelean para conquistar.

—Para proteger...

—Si no se pueden contener en el mar, los enemigos van a tierra. La razón por la que Leidenschaftlich se llama una nación militar no es sólo un logro del ejército. Yo... nunca te he enseñado a luchar en el mar, eh... Por ahora, olvida el método de destruir y tomar el control de todo. Aprende de mis métodos.

—Entendido.

Dietfried se sorprendió interiormente ante la obediente respuesta. Más aún, se sorprendió de que él y la "bestia" fueran capaces de tener una comprensión mutua.

Cuando estaba en sus manos, esta hermosa Auto-Memories Doll era una "bestia salvaje" que no sabía hablar, además de una herramienta. Además, una bestia incontrolable.

—Sin embargo, si es así, no olvide que su bienestar es mi máxima prioridad. Lucharé para protegerlo, Capitán. Por favor, no piense en protegerme por causa de Lord Gilbert. Si surge la necesidad, no podré si me utiliza como escudo. Puedo ser reemplazada, pero no hay sustituto para usted.

Si, en ese momento...

—... Esto también está relacionado con la protección de Lord Gilbert.

...en ese lugar...

"Adiós, Monstruo. Este tipo es tu próximo maestro."

...la hubiera educado y guiado en lugar de dejarla ir, ¿habría crecido igual?

—Cállate.

¿Habría pensado así?

—Cállate, Monstruo.

Nunca lo había pensado.

Otra parte de él respondió inmediatamente "no" al cuestionamiento de sí mismo. Seguramente, una Violet Evergarden criada por Dietfried Bougainvillea no habría salido así. Al menos podría haberle enseñado a hablar. Si no, tendrían problemas para comunicarse. Probablemente le habría dado ropa y objetos personales para la vida diaria. Llevarla con él cuando se pasea sería una mala imagen para él.

Sin embargo, cuando se trataba de si le habría dado a esta chica algo que envolviera sus manos con el mayor celo...

--Ya veo; así que es del mismo color que los ojos de Gilbert. Ese broche.

...es innegable que no.

--Ahora que lo pienso, siempre me seguía por detrás porque odiaba estar sola.

Si había algo que podía haber hecho por ella, era al menos llenar un ataúd con flores y dejarlo a su disposición. No tenía intención de que pasara nada, pero podría haber hecho eso. Después de todo, si Violet se hubiera quedado al lado de Dietfried Bougainvillea, seguramente habría muerto antes que él, por su bien.

—Vamos a hacer una actuación.

-Ah, Gilbert.

—¿Una actuación?

--Siempre tardo en darme cuenta de lo grandioso que eres.

—Así es. Tú fuiste la que lo sugirió, así que voy a convertirte en señuelo.

--Has convertido a esa bestia asquerosa en esto.

—Entendido.

--Has sido capaz de cambiarla así.

—Primero, toma esto... Es tarde para esto, pero... ¿tienes alguna pregunta sobre una pelea en conjunto conmigo?

Ante la pregunta de Dietfried, Violet respondió con el cuello ladeado:

—¿Por qué...? No la tengo.

Por alguna razón, su antigua arma sólo mostraba retazos de emoción en momentos como éste. Sólo de forma inocente, sin saber que era despiadado por parte de ella.

—Por favor, úseme adecuadamente, capitán —Ella sonrió.

 

 

¿Por qué los ladrones atacaron la Galería Artemisia?

Había una cierta cantidad de historia que llevó a que esa violencia se desarrollara en medio de la vida cotidiana. En primer lugar, sería preferible empezar por el momento en que se produjo un punto de inflexión en la vida del principal delincuente del robo, pero eso sería retroceder demasiado. Pasemos a una breve explicación.

Este caso fue un delito cometido por un delincuente habitual.

Había varias razones para robar, pero sólo había una ventaja. Ganar una compensación en un corto periodo de tiempo. Los buenos ciudadanos recibían un pago por su trabajo, pero los ladrones no compartían esta mentalidad. La gente recibía recompensas sirviendo a los demás. Para reunir una gran suma, eran necesarios mucho tiempo y esfuerzo. Los ladrones renunciaban a esto. Para alcanzar el éxito, sin importar en qué tierra, como regla general, una persona tenía que estar dotada de habilidades.

Si uno podía dejar de hacerlo después de hacerlo una vez, ¿por qué lo hacía innumerables veces? Había gente por todas partes que pensaba esto de los delincuentes. Era porque, si habían tenido éxito una vez, podían volver a hacerlo. Podían conseguir al instante cosas que tendrían que dedicar mucho tiempo de su vida para ganarlas. Esta fue la llegada de una oportunidad para hacerlo.

Una vez que uno se acostumbraba, identificar las oportunidades era sorprendentemente fácil.

Suponiendo que hubiera alguien que sobresaliera en la predicción de los pensamientos de la gente. La personalidad de la otra persona estaría determinada por los movimientos de sus ojos, la forma en que respiraba, su tono de voz, las relaciones de poder en su entorno, su posición social y otras cosas por el estilo, por lo que uno sería capaz de deducir qué tipo de conducta debería adoptar para obtener la "respuesta correcta". A primera vista parecía magia, pero no era más que el resultado de alguien que vigilaba continuamente a otra persona durante muchos años.

Dado que se trataba de una estrategia contra encuentros individuales, los ladrones necesitaban una capacidad ligeramente superior para captar el entorno. Mientras paseaban por la ciudad, se enteraron casualmente de que se iba a abrir una nueva galería. También se anunció la fecha de apertura. Al parecer, el día anterior habría un evento sólo para los interesados.

Independientemente del establecimiento, afrontar sin problemas la inauguración de una nueva tienda era difícil. Aunque hubiera personas en ella que ya tuvieran experiencia trabajando en una galería, el uso de sus habilidades para controlar una situación así y llevarla a cabo sin problemas era diferente. Los empleados entrarían bastante nerviosos ese día. Si se trataba de un día de celebración sólo para socios, no cabía duda de que el estado original de la seguridad que debía vigilar la galería sería insuficiente.

Y así, los ladrones pensaron: "Si golpeas este lugar, seguramente se derrumbará".

No tenían ningún rencor en particular. Simplemente juzgaron que podían hacerlo, por lo que procedieron con el asalto. La verdad era simplemente que la Galería Artemisia tuvo mala suerte.

¿Cuántas penurias había pasado la propietaria hasta poder abrir la galería, había vivido su vida inclinando la cabeza ante otras personas? ¿Cuántos artistas esperaban ver su obra expuesta en la galería? A veces, los sentimientos de esas personas podían ser pisoteados miserablemente.

No es que mucha gente prestara atención a las malezas al caminar. Eso era todo. Excepto que, esta vez, la Galería Artemisia tuvo suerte con una cosa.

—No es bueno... Hum, perdón... ¡Ella de repente...!

Un capitán de la marina que amaba el arte...

—Ugh...

...Y la mujer que se llamaba la Doncella Guerrera de Leidenschaftlich estaban entre los rehenes.

El hombre que causó el alboroto y suplicó a uno de los ladrones aterrorizado, levantó ambas manos en señal de no resistirse. Era un hombre de pelo largo. Su pelo oscuro, ligeramente curvado, le llegaba hasta más allá de los hombros. Justo a su lado había una mujer que se sujetaba el estómago y temblaba.

—¿Qué?

Unos cuantos hombres armados se reunieron a su alrededor.

—Parece que le duele el estómago.

—¿Sólo un dolor de estómago? Déjenla en paz.

—¿Nos dices que la dejemos ir al baño? Todavía tenemos que vigilar a esta gente. Además, es una mujer. Si alguien la lleva al baño... Bueno, ¿cuántas cosas recibimos?

—Hemos apilado la mayoría de los cuadros en el transporte, pero aún quedan los adornos. Todavía va a llevar un tiempo.

Los ladrones tenían una opción. La opción de dejarla sufrir en silencio o llevarla amablemente al baño. Golpear sólo a los hombres era seguramente una de sus políticas. No dudaban en hacer uso de la violencia cuando era necesario, pero cuando no lo era, lo mejor era tener la menor animosidad posible para acabar con las cosas de forma discreta y llevarse rápidamente el botín. Parecía caballeroso, pero era un pensamiento santurrón.

—¿Qué hacemos? La Cabeza está...

—La Cabeza se metió en el coche primero. Como si pudiéramos preguntarle cosas como esta cada vez que ocurre.

"Cabeza" probablemente se refería al miembro digno de ser su jefe.

Mientras la conversación silenciosa continuaba frente a la mujer atormentada, finalmente se tumbó en el suelo mientras seguía sujetando su estómago. El hombre que apeló a su mal estado la sacudió por los hombros, diciéndole que "aguantara".

Como si hubiera recibido una señal, la mujer levantó el rostro lentamente. Sus ojos azules como piedras preciosas eran visibles a través de los huecos entre su cabello dorado despeinado. Se tapó la boca, quizá intentando no vomitar. Aun así, era fácil darse cuenta de que el aspecto de la mujer era notablemente bueno.

—Va a llevar un tiempo, eh. Además, vamos a necesitar a las mujeres después.

Sus ojos se fijaron en los de un ladrón, como si lo absorbieran. Uno no entendería el poder destructivo que tenía el hecho de que esa mujer los mirara desde sus pies con los ojos húmedos, a menos que lo presenciara él mismo.

—Entonces, supongo que está bien.

Por la vulgar sonrisa del hombre que lo dijo, se podía presumir cuáles eran sus intenciones. Mientras la mujer se tapaba la boca, el atracador le indicó que se levantara, apuntándole con su pistola, y luego la llevó al baño.

Después de eso, la mujer y el atracador no volvieron durante un tiempo. Como no hubo otras personas que se animaran a decir que querían usar el baño, el período de su ausencia pasó de forma natural. Mientras tanto, los objetos expuestos en la galería eran llevados uno tras otro a los coches con portaequipajes que estaban estacionados fuera del establecimiento. Los ladrones iban vestidos como empleados que trabajaban transportando mercancías, por lo que ni siquiera los que paseaban por la calle pensaban que hubiera algo extraño en aquella escena de trabajo.

Una vez que terminaron de reubicar la mayor parte de la mercancía, uno de los coches salió de la galería. El otro, que permanecía estacionado, se destinó para la huida de los que vigilaban. Con las obras de arte reunidas para este día sustraídas en su totalidad, la galería quedó vacía. La propietaria, Artemisia, estuvo reprimiendo sus gritos y derramando lágrimas todo el tiempo.

Al parecer, aquellos ladrones eran unos delincuentes habituales. Habían amenazado a todas las personas con recurrir a la fuerza armada al entrar en el establecimiento, privando a la gente de cualquier resistencia, pero después, mientras todo el mundo se quedara quieto, no hicieron otra cosa que mantener fríamente el control de los rehenes, sin ni siquiera levantar la voz. Si la gente hacía lo que decían, no perderían la vida. Esa esperanza hizo que los rehenes fueran obedientes. Aunque eran ladrones, esta forma de tratar a la gente, sin complicaciones, era como la de los artesanos. No pensaban en los humanos como humanos.

—Disculpe; sólo... quiero prestarle un pañuelo. Eso es todo. Las mangas de su ropa ya están empapadas de lágrimas. ¿No puede consentir sólo esto?

Al oír una voz desde el fondo, Artemisia se volteó. Era de uno de los artistas que invitó para hoy, al que conocía desde hacía tiempo. La sacudió un sentimiento de culpa por haberle hecho algo terrible a él también.

Su primer encuentro se produjo en un determinado centro de diversión, cuando ella se asomó por detrás mientras él pintaba un paisaje. Ella no conocía su ocupación, pero se mantuvieron en contacto e hizo que él le mostrara su arte. Parecía que siempre había dibujado como afición. Le dijo que incluso la mayoría de las personas cercanas a él no sabían que pintaba, y que realmente sólo lo había hecho para él mismo.

El hombre trabajador se abrió paso en su tiempo libre y el trabajo que traía influyó en los sentidos de Artemisia. Al principio, él se mostró dubitativo ante su petición de exponerlo, pero luego sonrió como un niño y le dio su consentimiento, mostrándose feliz.

-Ah, Dios. Por favor, devuélvelo. Por favor, devuelve ese tiempo de disfrute a todos.

Artemisia estaba disgustada y enfadada por el hecho de que le robaran las obras de arte, pero más que nada, sentía que el arrepentimiento hacia todos los que habían estado esperando este día le abriría el pecho.

—Oye, te dijo que usaras esto.

Había prestado un pañuelo a Artemisia a través de uno de los ladrones. Artemisia se secó las lágrimas y consiguió fijar la mirada en él. Entonces le dijo un "gracias" sin dejar escapar la voz.

El hombre sonrió. Pero no era la sonrisa que Artemisia conocía. Era diferente cuando hablaba de arte. Tuvo escalofríos antes de poder pensar. Sus ojos no sonreían.

—...

El hombre le dijo algo a Artemisia. Como sólo movió los labios, Artemisia no pudo saber si fue capaz de entender lo que intentaba transmitir. No pudo, pero lo más probable es que él hubiera dicho:

"Pronto se acabará".

Finalmente, los asaltantes decidieron crear una atmósfera para evacuar el lugar.

—Llevemos a una persona con nosotros hasta que salgamos del puerto. Puede ser una mujer o un niño. ¿Cuál elegimos?

—Que sea una mujer.

—Ese chico está jugando con la mujer que pensábamos usar para eso, ¿no? ¿Qué le pasó?

Asumiendo que finalmente serían liberados, los rehenes comenzaron a inquietarse. Se habían enfrentado a un desastre y les habían robado las obras de arte a las que habían dedicado su vida. Este alegre día se había convertido en desesperación. Pero estaban vivos. Ese era el único lado positivo de hoy. No podrían mantener su racionalidad si no se consolaban con eso. En cualquier caso, querían darse prisa en ser liberados.

Entre ellos, había un hombre que todo el tiempo se limitaba a observar los movimientos de los ladrones en silencio. Era el hombre que estuvo cuidando con cara de preocupación a una mujer que tenía dolor de estómago. Una vez que la mujer fue llevada al baño, se quedó sin expresión, como si hubiera perdido el interés por todo. De vez en cuando, había momentos en los que incluso bostezaba en secreto, como si le hubiera entrado sueño.

—Ve a llamarlo. Podríamos usar a esa mujer como rehén. Es joven, así que puede volver andando si la dejamos en la calle.

Al escuchar estas palabras, el hombre dejó escapar su voz y se rió. Por lo que parece, no tenía intención de reírse, pero acabó haciéndolo. Se llevó una mano a la boca, y luego se encogió de hombros dejando ver a los ladrones.

—Lo siento, no era mi intención burlarme de ti. Pero intentar violar a esa cosa, ¿eh? Por muchas vidas que tengas, no sería suficiente.

—Oye, ¿qué te pasa...? ¿Tienes alguna queja o algo...?

El hombre seguía riendo, como si dijera que las figuras amenazantes de los ladrones eran todavía más cómicas. Con los ojos, la dueña, Artemisia, rogó al hombre que provocaba a los ladrones que se contuviera, pues no podía permitirse perder no sólo las obras de arte que había coleccionado, sino también a un invitado que ella había convocado, pero el hombre cerró un ojo ante eso y respondió:

—Artemisia, está bien.

Nadie en este lugar conocía su estatus social. O su historia.

En el pasado, Dietfried Bougainvillea solía empuñar un arma que podía llegar a ser la mejor del mundo. Ahora estaba lejos de su alcance, pero no era como si su conexión maestro-sirviente se hubiera cortado por completo. La bestia tenía un alto nivel de lealtad, así que, aunque se habían encontrado por casualidad después de mucho tiempo, su corazón lo reconocía. Que era él a quien había seguido en el pasado, alguien que merecía ser asistido por ella. Por lo tanto, la bestia lo asistiría hasta el cansancio.

Sólo un número limitado de personas podía manejar a la bestia. La sensación de que por ahora había vuelto a sus manos era algo extraña.

—Ella corre rápido.

—¿Ja?

—Por eso es el final para ustedes. Perdón.

—Eh, calla a este tipo.

Como Dietfried empezó a hablar de repente, los ladrones naturalmente tuvieron una reacción escéptica.

—Es tan rápida como un ciervo. Y esta es la calle principal de la ciudad, así que hay hoteles cerca.

—Entonces, ¿qué estás diciendo?

—Dejé a mis guardaespaldas para venir aquí hoy. Probablemente estén bebiendo en el bar de su habitación. También hay tipos entre ellos que conocen a esa cosa de la época en que todavía estaba a mi lado. Le dejé mi cinta para el pelo, así que debería ser capaz de convencerlos con eso. Pude predecir que llevarían las cosas que robaron al puerto. Es bastante difícil alejarse de los perseguidores por tierra cuando se hace semejante lío en el centro de esta ciudad. Es más difícil ser rastreado usando la ruta marítima que la terrestre, ¿verdad? Pero la ruta marítima no funciona en mi contra. Parece que un vehículo salió hace un rato, pero se acabó cuando llegaron al puerto. Probablemente salgan ahora, pero si están pensando en llevar a alguien como rehén, será mejor que lo olviden. Muchos de mis subordinados son apasionados. Si los incitas de esa manera, probablemente se emocionarán demasiado. Si eso sucede, ustedes son los que se llevarán la peor parte. No importa cuántos cadáveres caigan, podemos ocuparnos como queramos de las secuelas. Tendremos que aclarar las historias, pero los rehenes de hoy seguramente elegirán cooperar conmigo. Que la gente pisotee la prueba de una vida que has vivido con todas tus fuerzas es doloroso para cualquiera.

El elocuente hombre no se quedaba sin aliento ni siquiera cuando hablaba sin parar en semejante situación. Sin embargo, este aspecto majestuoso de él se reflejaba en los ojos de los demás como algo espantoso y parecido a la locura.

Los ladrones se dieron cuenta bruscamente de que todos los rehenes miraban muy por detrás de ellos. Sentían que había algo detrás de ellos. Era como un fantasma, que escondía hasta su llama de vida, simplemente esperando las órdenes de su señor.

Fuera de las ventanas de la galería, podían oír los sonidos de alguien luchando desde la zona donde estaba estacionado el coche. Simultáneamente, pudieron oír una débil respiración justo detrás de ellos.

La respiración de una mujer que estaba sin aliento por correr se cernía sobre sus oídos.

—Hazlo, Violet —Dietfried levantó el pulgar e hizo un rápido gesto de degollamiento.

Mientras observaba cómo su muñeca dejaba inconscientes a los ladrones con una fuerza tan abrumadora como la de un monstruo que come gente, Dietfried rememoró el pasado.

-Todo da vueltas.

Recordó el momento en que los dos estaban atrapados en aquella isla apartada.

La bestia se asustó cuando llegó la flota de rescate. También lo hizo Dietfried. No podría soportar que asesinaran a más compañeros suyos. Por eso, tomó la mano de la bestia y la guió hacia el mundo exterior. En su percepción, era lo mismo que tomar las riendas.

Ahora ya no había riendas. Tampoco era necesario que él la tomara de la mano al caminar. No había nada entre ellos.

Ni amor, ni pasión, ni apego, ni deseo, ni nada.

—Capitán.

No había nada, pero una cosa era segura.

—Capitán Bougainvillea.

Si él la llamaba, esta Auto-Memories Doll seguramente iría hasta el fin del mundo para salvarlo. Esa era su naturaleza.

—Acabo de regresar. ¿Está ileso?

En ese momento, la bestia se dio cuenta de que había pronunciado su nombre por primera vez. Sus ojos se estrecharon.

—Sí.

Sólo esta compensación fue suficiente para que la bestia sonriera.

 

 

 

Después de pasar un rato, Leidenschaftlich fue arropado por la dulzura de la noche.

Las constelaciones de verano decoraban el cielo negro azabache. Tan soleado como durante el día, el cielo nocturno titilaba tan brillantemente esta tarde que podría llamarse un banquete de estrellas. El día estaba a punto de terminar en Leidenschaftlich. El día estuvo lleno de caos desde la mañana.

Mientras era observado por los curiosos reunidos, el drama de la detención que se desarrolló frente a la Galería Artemisia ya estaba llegando a su fin, sus numerosos procedimientos y trámites pasaron a manos de la policía militar. Al ver que las obras de arte robadas eran entregadas de nuevo a Artemisia, Dietfried se tomó un respiro. Su mirada se desvió fugazmente hacia un lado. Una muñeca de cerámica sucia estaba allí. Allí estaba una mujer lo suficientemente hermosa como para parecerlo, y que brillaba en medio de la noche. Tenía que decirle algo. Como era de esperar, debía hacerlo al menos ahora. Pero no se le ocurría nada.

-- "Lo has hecho bien". "No estuvo tan mal". "Buen trabajo". "Te felicito"... ¿Cuál?

Dentro de su cabeza, las palabras se fraguaban y luego desaparecían. Al igual que los sueños que los niños dormidos alrededor de Leidenschaftlich seguramente estaban viendo ahora mismo. Nacían y luego se desvanecían.

Por fin, intentó abrir la boca:

—¿No tienes frío?

—Es verano, después de todo.

Y terminó hablándole como un hombre que no estaba acostumbrado a invitar a las mujeres a salir.

Violet Evergarden, que había luchado racionalmente y para proteger, seguía al lado de Dietfried. Cabía decir que ella había sido la persona más destacada del día. El que había tenido la idea de la operación de arresto fue Dietfried, pero la que había hecho todo el trabajo para ello fue Violet.

En primer lugar, actuó como una mujer con dolor de estómago y se fue con uno de los ladrones al baño. A continuación, estranguló tranquilamente con sus brazos mecánicos el cuello del hombre que le había puesto la mano en el hombro, haciéndole perder el conocimiento.

Se escapó por la ventana del baño. En lugar de acudir a la policía militar, fue al hotel que Dietfried le indicó y notificó las circunstancias a los soldados de la marina, que estaban disfrutando de cigarrillos y bebidas en una habitación del último piso. Uno de los soldados, que casualmente la conocía, se asustó al principio, pero al ver que le habían confiado la cinta de Dietfried, la expresión de su rostro cambió y se puso en contacto con la policía militar, y luego informó a la seguridad del puerto para que reforzara sus inspecciones.

Sin esperar a que se prepararan, corrió inmediatamente hacia la Galería Artemisia y se infiltró por el mismo lugar. Algunos de los ladrones, que tuvieron la mala suerte de verla, cayeron al suelo de una patada o un puñetazo en el abdomen, y así, al fin volvió. Mientras Violet se colocaba detrás de los ladrones restantes mientras recuperaba el aliento, los rehenes la miraban como si fuera su salvación, pero Dietfried la miraba con desprecio.

Tal y como le habían ordenado, ella salvó a Dietfried sin dañar una sola obra de arte.

—Sobre lo que pasó...

—Probablemente será mejor no decírselo a Lord Gilbert. Se preocuparía.

Al ver que traían la última obra de arte, Violet agarró la maleta con ruedas que estaba a sus pies. Seguramente tenía la intención de volver a casa sola.

Después de obligarla a hacer tanto, algo parecido a la culpa brotaba ahora dentro de Dietfried. Acabó reconociendo que ella también era importante para alguien. Eso fue lo que pensó después de la batalla, cuando vio a Violet acariciando su broche esmeralda como si quisiera confirmar que estaba allí.

Aunque antes era una bestia salvaje a la que nadie lloraría si muriera.

-Ah, eso es una excusa. No será más que una excusa. Si es así, entonces no quiero decirlo.

En aquel entonces, cuando estaba al lado de Dietfried, cada día estaba lleno de locura en todos los sentidos. Solían vagar por los campos de batalla, luchando desde el amanecer hasta el anochecer, acostumbrándose demasiado a la violencia. La guerra terminó entonces, la paz volvió, y él se dio cuenta de que llegaba una época en la que incluso podía hacer arte. Que aquellos tiempos eran anormales y que lo que sentía ahora era lo normal.

—Te llevaré a casa.

—No es necesario. Sus escoltas deben estar esperando, así que por favor, siéntase libre de despedirse, capitán.

—Está bien; sólo esta vez. Te llevaré a casa.

—No es necesario.

—Yo te llevaré. Escucha, esto es una orden.

—No puedo aceptar su orden.

—Pequeña... Estabas actuando como te ordené hace un rato.

—Porque era un estado de emergencia... Además, capitán Dietfried, sería razonable que yo lo llevara a casa, pero lo contrario es ilógico.

—¿De qué estás hablando? Eres una mujer, ¿no?

—Una mujer —Al encontrarse afirmando esto con su propia boca, Dietfried se arrepintió aún más.

La comisura de los labios de Violet tenía un corte y de él salía sangre. Su vestido con cintas estaba empapado de sudor. Incluso los que no sudaban mucho estarían así después de una refriega tan grande durante el verano.

—Voy a llamar a un carruaje. Está bien; espera ahí. Te acompañaré hasta que entres en la casa Evergarden. Y entonces será el adiós. Nunca nos volveremos a ver. No importa en qué se conviertan tú y Gil, nunca nos volveremos a ver.

Lo que le había hecho hoy a esta mujer, que llegó a ser plenamente capaz de aceptar el amor de alguien, no era algo que un hijo de los Bougainvillea debiera hacer jamás a una dama.

Después de que subieran al carruaje, se hizo un momento de silencio.

-¿Está bien que guarde un secreto tan abierto aunque esos dos sean pareja?

Dietfried se encontró accidentalmente preocupado por la vida amorosa de su hermano menor. Después de todo, esta situación podría ser una traición a su hermano más querido. Gilbert perdonó por completo a Dietfried. Por imponerle la sucesión de la jefatura de la Casa. Por no tener ninguna consideración con su familia. Por forzar una bestia salvaje indescriptible sobre él. Lo había perdonado todo.

Pensando en el pasado, la única vez que intentó alejar a Dietfried, diciendo que no lo perdonaría, fue cuando éste le ofreció a Violet. Lo llamó "tráfico de personas". Le dijo a Dietfried que no fuera violento con una niña.

Lo más probable es que esos dos fueran la única excepción desde el principio. Probablemente no hubiera perdón por lo que Dietfried le hizo a Violet hoy. Gilbert perdonaría la mayoría de las cosas. Salvo los asuntos relacionados con la única cosa que era más importante para él. Ser odiado por un ser querido. Esto podía ensombrecer el corazón de cualquiera, sin importar la edad que tuviera.

—Está bien —La voz que interrumpió el silencio fue lanzada hacia él como si quisiera calmarlo. Las palabras sonaron casi como si hubiera percibido la inquietud de Dietfried—. Si, por casualidad... termina llegando la noticia a través de otra persona sobre este caso, definitivamente lo defenderé, capitán Dietfried.

—'Defender', ¿dices?

—A decir verdad, a menudo me involucro en incidentes a gran escala sin que el Mayor lo sepa. Pero vuelvo sin falta. A Leidenschaftlich. Hoy también volveré. Por lo tanto, estamos bien.

—¿Qué haces ahí fuera?

—Estuvimos separados durante mucho tiempo. Por lo tanto, tenemos muchos momentos que el otro no sabe. Tal vez incluso ahora, también. Tengo trabajo que hacer y él también. Tenemos poco tiempo para vernos. Sin embargo, siempre volveré con el Mayor. Él también lo sabe. Incluso cuando estamos separados, esa persona es la única que ocupa mi mente. No sé si se lo transmito bien, pero es así.

Sus afirmaciones eran algo que normalmente le haría estallar en carcajadas, pero Dietfried fue incapaz de hacerlo.

-¿Cuándo te volviste así?

Dietfried odiaba a Violet. Varios factores habían inducido sus emociones hacia eso.

-Ahora puedes corresponder al amor de alguien.

Se veía a sí mismo superpuesto a ella. Su sumisión a los adultos y la forma en que ella misma quería eso le repugnaban. Despreciaba a la bestia salvaje que no anhelaba la libertad. Despreciaba el hecho de que hubiera sido entrenada por alguien para ser así. Despreciaba todo. Para empezar, Dietfried no tenía muchas cosas que le gustaran.

Hasta el número de personas que podían llegar a ser amables tenía un límite.

La verdad era que, aunque quisiera ser amable, ya no era posible. En el pasado rezó a Dios por ello innumerables veces. Sin embargo, incapaz de conseguirlo, existía un hombre llamado Dietfried Bougainvillea.

--Oh, Dios, quiero… suplicó a un cierto Alguien en su mente por primera vez en mucho tiempo. Quizás desde su infancia.

Sin embargo, ese tipo de ser no daba ninguna respuesta a las súplicas. Incluso ahora, no tenía idea de si su plegaria había llegado a Él. Era ciertamente imposible. Su estrella y la de Violet estaban en una posición que no cambiaría radicalmente.

Sin embargo, por alguna razón, hoy tenía el abrumador deseo de pedirle perdón a alguien.

--Quiero volver.

Ni siquiera él sabía a dónde ir.

-Date prisa y termina, este día, hoy y el tiempo que tengo que pasar con ella.

No estaba molesto.

--Oh, Dios, quiero...

Sino era dolorosamente miserable.

—Capitán.

El carruaje circuló entre árboles teñidos por la oscuridad de la noche. Una voz fría resonó entre ellos.

Violet miraba el paisaje exterior. Observaba la luna, que los perseguía, sin importar lo lejos que estuvieran.

La luna era algo que seguiría existiendo para siempre. A diferencia de los cuentos. Independientemente de que Dietfried se preocupara por ello, todo lo relacionado con su historia también llegaría a su fin algún día. La muerte llegará incluso a las cosas que no deseaba que se acabaran nunca. Incluso los sentimientos que tenía ahora terminarían.

—¿Cómo he estado hoy?

—¿Qué?

—¿Mi trabajo ha sido satisfactorio hoy?

Dietfried no podía leer las intenciones detrás de la pregunta de Violet en absoluto. Para empezar, ella era alguien cuyas emociones no podía leer, pero era aún más difícil entender el significado de esa frase.

—¿Qué quieres decir?

Silencio.

—Oye, dilo directamente. No te hagas la remolona conmigo.

—De acuerdo —la fría voz entró en sus oídos una vez más. Esa frialdad se asemejaba a la noche, pero nunca abandonó sus oídos, por muy fácil que fuera captarla.

Violet giró el cuello y lo miró. Lentamente, los ojos azules y verdes se mezclaron entre sí.

—Yo…

Bañada por la luz de la luna, era simple y puramente hermosa, lo suficiente para dejar a Dietfried sin aliento.

—Cuando estaba con usted, Lord Dietfried, mi trabajo nunca fue satisfactorio. Ahora que me hice adulta, ¿he podido finalmente pagar mi deuda... con mi trabajo?

—¿Qué quieres decir con 'deuda'?

Su voz era ronca. De repente sintió como si esa mujer gélida le hubiera quitado el calor a todo su cuerpo. El interior de su boca estaba extremadamente seco.

—Me refiero a todo. Todo empezó cuando me trajo de esa isla. Soy como soy ahora porque me confió al Ma... a Lord Gilbert.

—Si te hubieras quedado conmigo, seguramente no habría pasado nada bueno.

—¿Cómo sería si hubiera seguido sirviéndole?

Estas palabras se convirtieron en una bala y atravesaron el corazón de Dietfried. Sintió como si su respiración fuera a detenerse ante la inesperada pregunta. Las cosas habían sido así desde un pasado lejano. Dietfried volvía a confirmar una y otra vez que era una mujer que podría haberse convertido en un arma letal para él.

—Así que tú también imaginas una hipótesis... de 'qué pasaría si' —su voz exquisitamente fría sonó dentro de la oscuridad. Al preguntarle—: ¿Tú también? —Violet asintió.

Ésa era su línea, pensó Dietfried, pero Violet envió entonces a sus ojos de piedra preciosa una mirada de ensueño. Su existencia podría carecer de realismo para ella.

Violet comenzó a susurrar. Si tan sólo hubiera desobedecido esa orden en aquel entonces. Si tan sólo hubiera corrido hacia él un paso más rápido en ese momento.

—En aquel entonces, si… En aquel entonces, si… En aquel entonces, si...

No podía dejar de pensar que, si ella hubiera dado ese paso extra, él no habría perdido ese ojo esmeralda.

—Además, me pregunto... si hubiera logrado protegerlo en ese entonces...

Tuvo que soltar la mano de su señor más querido y se encomendó a otra persona, como si la hubieran tirado.

—...No habría tenido que pasar ese tiempo lejos del Mayor.

Pensando en el pasado, ella siempre había sido abandonada y luego recogida por alguien. Debería haber estado acostumbrada a ello. Esa era la estrella bajo la que nació.

Ella era originalmente un cuerpo extraño a este mundo y se suponía que había sido eliminada. Su destino también había fluido de esta manera. La razón por la que Violet se rebeló contra su camino dividido, a pesar de haberse sometido dócilmente a él, fue que el otro era especial.

--Yo también la tiré.

Había tirado su casa. Tirado a su hermano pequeño, que lloraba en señal de protesta. Y tirado a esta bestia.

—También me pregunto qué habría pasado si no me hubiera dejado con el Mayor.

Esta mujer.

—Pero todo esto es como un sueño, que cruza mi mente y se desvanece. Después de pasar por innumerables 'si's', yo...

Había arrojado a esta mujer sobre su hermano y la había abandonado. Mirarla le daba asco. También le daba miedo. Y lo más importante, había dejado de ser él mismo. Esto le aterrorizaba.

—Y ahora, me he convertido en una Auto-Memories Doll y estoy pasando la noche con usted.

Esta mujer poseía un elemento que transmutaba a las personas.

—¿Sabes?, algún día estarás sola. Tú eres la que tiene una vida más larga, ¿no?

Violet cerró los ojos ante esas palabras. Si se había imaginado numerosos "si’s", obviamente esto también le vendría a la mente.

—No lo sé.

—Si eso ocurre, ¿qué vas a hacer?

—No lo sé. ¿Pero no le pasa lo mismo que a mí cuando se trata de esto? Lo ama, ¿verdad?

—Yo... soy el más viejo. Me iré antes.

—Nadie sabe eso. Pero... si un día... me quedo sola... si me quedo viviendo sola... mi orden seguirá siendo válida. Probablemente seguiré viviendo.

Si terminaba viviendo sola, esta suposición era la más cruel de las cosas para la bestia. ¿Qué quería conseguir haciéndole decir esto ahora?

Pensando en ello, desde que se conocieron, no había sabido cómo tratarla. ¿Debería haberla protegido? ¿Matarla? ¿Protegerla? ¿Matarla? O quizás...

—Por eso escribo cartas todos los días. Aunque no le lleguen, le escribo cartas al Mayor todos los días.

Silencio.

—Capitán, ¿qué va a hacer?

…Yo, ¿eh? Yo... veamos. Pintar, supongo.

—¿Una pintura del Mayor?

—Eso es.

—¿Puedo ir a verla?

Para Dietfried Bougainvillea, desde el principio esta bestia salvaje era tanto una mujer como un monstruo. Ahora era tan lejana como un sueño.

—Eres la única de mis parientes que sabe que pinto. Haz lo que quieras.

 

 

--Oh Dios, quiero ser una buena persona.




ANTERIOR -- PRINCIPAL -- SIGUIENTE





9 comentarios:

  1. Muchas gracias por tomarse el tiempo de traducir esta novela. <3

    ResponderBorrar
  2. Muchísimas gracias por publicar el segundo capítulo!! Espero el siguiente con ansias!

    ResponderBorrar
  3. Muchísimas gracias por el capítulo, al parecer al final Dietfried reconoció a Violet.

    ResponderBorrar
  4. GRACIAS POR EL CAPÍTULO. Al parecer esto reforzará el ship que hay entre los dos:v

    ResponderBorrar
  5. Wow ya la está aceptando como su cuñada :") <3 hermoso, muchas gracias!!

    ResponderBorrar
  6. Wow ya la está aceptando como su cuñada :") <3 hermoso, muchas gracias!!

    ResponderBorrar
  7. Muchas gracias por el capítulo, esperaremos el siguiente

    ResponderBorrar
  8. Gracias, gracias, gracias, lo esperé bastante. Esto es una adicción, en serio.
    Ahtram.

    ResponderBorrar