Etsusa Bridge Volumen 1 - Prólogo



LA CIUDAD POR ENCIMA DEL SUELO


—Las palabras de Seiichi Kugi, supervisor del Distrito Oeste. 






Bienvenidos a este nuevo mundo. Estamos muy contentos por su llegada. Después de todo, no importa cuáles sean sus razones, has sido parte de nuestra comunidad desde el momento en que pusiste un pie en esta ciudad. 

No es de mi incumbencia qué rumores has oído sobre la ciudad, y cuánta fe pones en esos rumores. 

Pero me gustaría informarte que la mayoría son acusaciones infundadas. 

¿Estas calles? ¿Peligrosas? No, en absoluto. Comparado con Los Ángeles o partes inestables del Medio Oriente, tus posibilidades de involucrarte en actividades criminales o en un tiroteo son extremadamente bajas. Aunque supongo que es un poco más probable que estar involucrado en lo mismo en Shinjuku o Shibuya. 

A menudo nos comparan con la Ciudad Amurallada de Kowloon, pero eso es un aspecto preocupante desde nuestra perspectiva. Preferimos que no nos traten como a un lugar tan peligroso. Y me pregunto, de la gente de la prensa que difunde esos rumores, ¿Cuántos han estado realmente en la Ciudad Amurallada de Kowloon? Antes de eso, tampoco creo que esa gente haya pisado nunca esta isla. 

¡No se dan cuenta de que sus rumores atraen cada vez a más villanos a la ciudad! O tal vez sí, y están trabajando más duro para avivar esos rumores por esa misma razón. 

En cualquier caso, si planeas echar raíces aquí, te sugiero que te comportes de una manera que no fomente aún más esos rumores. 

¿Hm? Viniste a encontrar la libertad, pero esto no es lo que esperabas, ¿eso dices? 

Jaja.... No te equivoques. El Distrito Oeste sólo tiene una regla. 

“No nos desafíen.” 

Eso es todo. Es liberador, ¿no? 

Bueno, entonces, te deseo una vida cómoda. 



La ciudad bajo tierra 

—Las palabres de Soji Kuzuhara, líder de la policía voluntaria. 



…sí. Nunca te había visto antes. Ah, eres un novato. 

(Silencio) 

¿Qué, algo en mi cara? Me estás asustando. ¿Crees que es extraño que haya un restaurante aquí? Lo entiendo. Supongo que es un pensamiento bastante normal para un recién llegado. 

(Silencio) 

Yua, ¿me das un combo de omelet-soba y un té oolong? 

Deberías pedir algo. Este lugar tiene la mejor comida del Distrito Oeste. Y los mejores precios. Si vas a vivir aquí, al menos tienes que pensar cómo te vas a alimentar. 

¿Qué, quieres saber si compramos y vendemos cosas? ¿Por qué no lo haríamos, con tanta gente en un solo lugar? Si no te gusta eso, simplemente regresa al continente y pon una caja de cartón alrededor tuyo en una estación o en un parque. O vete a trabajar duro y gánate un hogar. 

(Silencio) 

Cállate y come. 

(Silencio) 

Eso fue lo que le dio en el blanco. Yua, se me acabaron las monedas. ¿Puedes darme algo de cambio? 

Si quieres vivir tan bien como los demás, tienes que trabajar. Eso también es igual en esta isla. 

No voy a darte la bienvenida, pero no voy a impedir que vivas aquí. Siempre y cuando no intentes nada estúpido. 

Y si crees que este lugar es una especie de tierra de libertad, déjame darte un consejo. 

Esto sólo es Japón. La libertad no es fácil en ninguna parte. ...no lo olvides. 

------ 




Las Fosas ...

Las palabras de Hayato Inui, matón. 



Bueno, mira esto. Acabas de llegar al peor lugar de la isla. 

Te vi meterte en un lío ahora mismo. Eras una mierda. ¿Cómo esperas arreglártelas después de que te pateen el trasero tan rápido? 

De todos modos, ahora eres un verdadero local. Felicitaciones. Eres un pedazo de basura. En cuanto entras aquí, eres un desempleado de mierda, ¿Lo sabías? 

¿O viniste para un divertido tour turístico? ¿Para conseguir juguetes peligrosos? Entonces no te detendré, pero deberías haberte ido a Tokio o a Osaka. Supongo que seguiste todos los rumores aquí, ¿pero los juguetes realmente peligrosos? Se esconden en lugares donde la gente no puede difundir rumores sobre ellos. 

¿Sabes lo que dicen de acostumbrarse a un lugar y llamarlo hogar? ¡Eso es exactamente! Incluso un infierno como este es nuestro hogar, una vez que te acostumbras. Pero más vale que recuerdes esto: dondequiera que haya gente, hay crimen y violencia. Ya sabes, dicen que la gente de la ciudad está volviendo al campo para alejarse de toda la contaminación. Se aplica también aquí. Cuanto más tiempo te acostumbras a las cosas y te estableces, más mierda ves que no quieres ver. 

Suficiente con el sermón. Bienvenido a nuestro pequeño mundo. Esta es la isla de los sueños. No el de la Bahía de Tokio. Este lugar te hace soñar de verdad. Aunque depende de ti si se convierte en The Never Ending Story (La Historia Interminable) o en A Nightmare on Elm Street (Pesadilla en la Calle del Infierno). 

Si vas a disfrutar de esta isla, necesitarás un 1% de esfuerzo, un 5% de ingenio, un 20% de experiencia y un 99% de suerte. ¿Qué, son más de cien? No me digas, imbécil. 

Sólo significa que siempre estamos viviendo a toda marcha. 

Porque ese es el prerrequisito para disfrutar de este lugar. 






PRÓLOGO: 

IMÁGENES REFLEJADAS 


18 de agosto de 2014. El lado de la isla de Sado del puente Etsusa. 

Bajo el cielo azul infinitamente claro, el disparo resonó en el aire. 

Entonces, su cuerpo se estremeció. 

La carne de su espalda y de su costado se esparció en pedazos. 

—¿Eh? 

El chico que miraba por detrás no podía hacer otra cosa que entonar sin ton ni son. 

Algo caliente salpicó su mejilla. 

Rápidamente lo limpió con su mano. Sus dedos estaban manchados de rojo. 

—¿Sangre...? 

En el momento en que se dio cuenta, la chica se desplomó sobre el pavimento cubierto de suciedad. Parecía temblar, moviéndose furiosamente de vez en cuando. Como si tuviera un ritmo grabado en ella, tembló con locura y se agarró. 

El fluido rojo se esparció sobre el pavimento a su alrededor. 

Y sólo cuando el charco llegó a sus pies, el chico se dio cuenta de lo que estaba pasando. 

…Le dispararon. ¡Alguien le disparó a Kanae! 

Cuando realmente se dio cuenta, sus sentidos comenzaron a regresar, uno por uno. Llenando sus oídos estaban los claros sonidos de los disparos, y un aullido de gritos de enojo. 

Los hombres vestidos de mal gusto se dividían en dos grupos, disparando y gritando al otro como si no hubiera mañana. Corrían en todas direcciones. Algunos se refugiaban y se asomaban por detrás de cosas como barriles de metal. Algunos corrían en paralelo a sus enemigos y a veces tropezaban. Algunos permanecieron firmemente parados en el suelo. Lo único en común era el hecho de que de vez en cuando sus armas rugían con un destello de luz. 

Un tiroteo entre dos grupos de matones, como una escena de un programa policial de hace décadas. 

Al ver el desarrollo de la escena, el chico recordó dónde estaban parados. 

No era ni el continente ni la isla. 

Era Japón, pero no. 

No era ni tierra ni mar. 

El puente más largo del mundo, que cruza la isla de Sado y Niigata. 

La isla artificial sin nombre que estaba en medio de ese puente. 



◁ ▶︎ 



Al mismo tiempo, la Torre Arco Iris. En la ciudad de Niigata. 

Sobre una terminal de autobuses en el corazón de Niigata había una colorida torre de observación. La cubierta de observación cubría una sección de la llamativa columna, girando alrededor de ella mientras ascendía y descendía. 

—Hombre, me muero de hambre. 

Dentro de la plataforma de observación, que acababa de recoger a los pasajeros del piso más bajo, un hombre se puso de pie a regañadientes mientras se quejaba sin ganas. 

—Maldita sea. En realidad, tengo hambre. Es tan malo que casi me siento mal. Eso es lo esencial. 

El hombre explicó su condición con gran detalle a la familia que estaba sentada a su lado. 

Su cabello estaba teñido de siete colores, y había innumerables alfileres de seguridad que le atravesaban las orejas. Sus ojos eran de diferentes colores, pero eso era gracias a los lentes de contacto que usaba. 

Ha transcurrido más de una década desde el comienzo del siglo XXI. Pero aunque las modas de los jóvenes cambian constantemente a lo largo de los años, el estilo del hombre no encajaba con ninguno de los que habían existido. Había claramente algo diferente en él. 

La familia de al lado no parecía saber cómo debían responder. El padre no dijo nada, sus palmas estaban cubiertas de sudor. Su hija mayor, una niña de unos diez años, sostenía una bolsa de bocadillos. El más joven era un niño de kindergarten. Ambos miraban fijamente el pelo del hombre, cautivados. 

Ya sea que pudiera o no leer el estado de ánimo, el hombre de Cabeza de Arco Iris no apartó la vista del paisaje. El mundo exterior giraba lentamente. Las montañas de la isla de Sado al otro lado del mar, y los ásperos edificios negros que se extienden desde la base de las montañas entraron en su vista. 

—¡Ah! Allí, allí. Lo veo. Heh. Para ser honesto, sólo vine a ver esa cosa de ahí —Dijo a la familia silenciosa con voz sutilmente afable. 

La estructura al final de su mirada era el monstruoso puente que iba de Sado al continente, y la enorme isla artificial en el centro. Cabeza de Arcoiris apretó su cara contra el cristal, murmurando para sí mismo. 

—Y mira el tamaño de eso. Más grande de lo que me había imaginado. Y también esa loca longitud. Estaba seguro de que podrías nadar hasta Sado —Murmuró para sí mismo, pero de repente se volvió hacia la familia—. ¿No es increíble? No podía decirlo desde el suelo, pero nunca pensé que habría una torre de observación que llegara tan alto. Para ser honesto contigo, dejé de almorzar para subirme a esta cosa. Heh. Pensé que era gratis, pero resultó que había que pagar entrada. 

El padre finalmente sonrió y asintió. No estaba claro a qué estaba asintiendo, pero parecía haber decidido que le convenía responder de alguna manera. 

En ese momento, la niña entregó a Cabeza de Arcoiris su bolsa de bocadillos. Sus padres tragaron, pero el hombre sonrió y sacó una sola pieza de la bolsa. 

—Gracias, pequeña. Te convertirás en una verdadera belleza, te lo garantizo. 

Haciendo una cara que contrastaba con su mirada, se tiró el bocadillo a la boca. 

En ese momento, la cubierta volvió a mirar hacia el lado de Sado. 

Mirando las nubes de lluvia a través del gran puente, Cabeza de Arcoiris se estiró. 



—Hablando de una vista increíble. Y el tiempo es genial, también. Hombre, me estoy entusiasmando. 

Bajo los cielos infinitamente azules, las nubes se multiplicaron lentamente. 



◁ ▶︎ 



Bajo la espesa capa de nubes, la lluvia ataba al chico y a la chica en su lugar. 

El tiroteo había terminado cuando, con un trueno, empezaron a caer gotas de lluvia. El bando perdedor huyó, maldiciendo a la tormenta, y el bando ganador lo persiguió. 

El chico y la chica eran los únicos que quedaban en medio de la lluvia. 

El aguacero dejó un gran charco que se formó a su alrededor. Su sangre goteaba en el agua, pintando el puente de rojo. 

Pero era un lugar demasiado vasto para llamarlo puente. 

Parado sin rumbo en el interminable pavimento conectado a la isla artificial, el chico miró en silencio a la chica. 

Se puso a pensar mientras su cuerpo se congelaba. 

Por qué habían venido a un lugar así. 

Y cómo las cosas habían llegado a esto. 



Hace 24 horas. Faro Himezaki, Isla Sado. 

Sin preocuparse por nada en el mundo, el chico y la chica miraban felices hacia el cielo despejado. 

Una cometa se deslizaba con gracia por el aire, pero la vista no impresionó especialmente al chico. 

Después de todo, era una escena demasiado familiar para un lugareño como él. 

Sonreía porque ella estaba a su lado. 

Sin saberlo, de repente habló. 

—Vamos, vámonos. 

—¿Eh? ¿Ahí? ...No. Mamá me va a regañar, y nos pueden arrestar si nos atrapan. 

Era el final del verano. Una joven pareja estaba afuera, disfrutando de su última pausa de verano de la secundaria. Aunque eran un poco mayores para la descripción, eran un chico y una chica. 

El cielo era de un azul claro. Se sentaron en un banco junto al faro, apoyándose uno contra otro. 

—¿Policías? ¡No es gran cosa! 

—Lloriquear no te llevará a ninguna parte. 

El chico frunció el ceño a su amiga de la infancia. 

Era el último día de las vacaciones de verano cuando la amiga de la infancia de Seiichi Kugi, Kanae Orisaki, hizo una extraña sugerencia. 

—Oye, ¿Quieres intentar ir al puente? 

Seiichi asumió que estaba hablando del Puente Kaifu o del Puente Kurohime en la isla. Pero, ¿era allí donde un par de nativos de la isla como ellos querían ir por un último recuerdo del verano? 

Puso una cara confusa. Kanae continuó sin preocuparse. 

—¡Encontré un pequeño hueco que podemos atravesar hasta el puente Etsusa! 

—¿Qué? 

Recordó el crudo edificio que se desprendía del borde sur de la isla. El puente Etsusa tenía la mayor presencia en la isla, pero no estaba particularmente asociado a la función de un puente. Después de todo, nunca había cruzado el puente, de hecho, ni siquiera se había acercado a él. 

El puente era enorme en anchura, con seis carriles en cada dirección. Incluso tenía tres niveles para diferentes tipos de carreteras: un nivel para la gran carretera, otro para uso público y otro para el turismo. Pero ningún coche había cruzado el puente. Ningún isleño normal se acercaba a la entrada. Lo mismo ocurría con la gente de tierra firme, y en las dos entradas del puente había barricadas pesadas y guardias fijoss en todo momento. 

¿Por qué deberían colarse en ese puente? 

—Sabes qué clase de lugar es, Kanae... 

—Sí. ¡Eso es exactamente por lo que quiero ir! He oído que hay muchas cosas que no se pueden encontrar en Sado, ni siquiera en Niigata o Tokio. Cosas que no se pueden comprar en Japón, y animales exóticos. E incluso un casino y una red de lucha profesional clandestina. 

—De ninguna manera. La vida no es un manga, lo sabes. El ring de lucha profesional es sólo un rumor. ¿Y en primer lugar, cómo puede haber tiendas de verdad en esa isla? 

—Buena pregunta. ¡Vamos a buscar respuestas! 

Seiichi la había escuchado seguir así durante más de la mitad del día. No tenía intención de ir, y había intentado detenerla. Pero ella ni siquiera había fingido escuchar. 

—¿Cuándo más podríamos tener la oportunidad de ir? Si espero hasta que sea adulta, siento que no podré volver. 

—Y si chicos como nosotros terminan allí, podríamos morir antes de regresar. ¿Recuerdas lo que tu padre siempre dice? ¿sobre cómo nadie en su sano juicio viviría allí? 

—Todo va a salir bien. Echaremos un vistazo. ¡Un vistazo muy rápido! Sólo no tenemos que ser atrapados. E incluso si nos atrapan, no es como si fuéramos a morir en el acto. 

Kanae se levantó enérgicamente del banco, bloqueó la vista de Seiichi, y le cogió por los brazos. 

—Whoa. 

Arrastrado a sus pies, el chico fue conducido corriendo tras ella. 

Incluso después de que Kanae lo soltó, corrió detrás de ella. 

—Espera... espera. 

—¡Mañana! ¡Seguro que vamos a ir! 

Su ritmo era tan rápido que, al final, el chico no pudo alcanzarla. 

—¿Qué hago? 

Hasta ese momento, Seiichi fue arrastrado por sus caprichos. 

Habían entrado en zonas restringidas de las minas, se habían metido en transbordadores y, a veces, habían ido por impulso a Hokkaido. La emoción en su vida diaria era todo gracias a que Kanae arrastraba a Seiichi con sus ideas, pero nunca se enfadó con ella por eso. 

A medida que sus días anormales continuaban, comenzaron a compartir una especie de conexión y una sensación de intoxicación. Como si fueran los protagonistas de una historia. 

Seiichi cayó lentamente en un complejo de héroe mientras seguía las temerarias acciones de Kanae. Y él la había salvado cada vez que ella se encontraba en problemas. Eso nunca cambiaría. Eso era lo que él creía, y por eso una parte de él, quizás, quería estar de acuerdo con su último plan caprichoso. 

Y, hoy temprano. 

—¿De verdad vamos a hacer esto? 

—¡Por supuesto que sí! Hemos llegado hasta aquí, ¿No? 

Estaban en el patio de suministros, a tiro de piedra de la entrada del puente. Aunque el puente y las carreteras estaban en su mayoría terminadas, se había dejado una gran cantidad de materiales y suministros en el sitio. 

Las barricadas se alzaban sobre el sitio de construcción que servía de entrada al puente. Pero había una sola fractura en la cerca en la parte trasera del patio, y fue posible entrar por la brecha. 

Montones de marcos metálicos y todo lo demás convirtieron el patio en un verdadero laberinto. Seiichi ya estaba absorto por la idea de que se había ido a otro mundo. 

—¡Hay un agujero que lleva a al sitio de construcción en este hueco! Una vez que lleguemos allí, tendremos que escabullirnos de la vigilancia del edificio de enfrente. 

—Mira. Huellas... 

Cuando Seiichi miró entre los materiales, vio lo que parecían ser muchos pares de huellas. Tal vez habían sido hechas durante la lluvia de la noche anterior; todavía estaban limpias en la tierra. 

—¡Sí! Debe haber otras personas que entran y salen por aquí. ¿Te sientes mejor ahora? 

No respondió a su pregunta, pero mantuvo los ojos en las huellas. 

¿Cómo puede estar tan tranquila si ni siquiera sabe de quién son esas huellas? 

En ese momento, se dio cuenta de algo aún más aterrador. 

Había claramente menos huellas saliendo que entrando. 

Una vez que entraron, no podrían salir, eso parecían decir esas huellas. Un escalofrío bajó por la columna vertebral de Seiichi. 

—Kanae, vamos a- 

La miró para detenerla, pero ya se había ido. 

Ignorando a Seiichi mientras estaba plantado en su sitio, ella había pasado primero. 

—¡Espera! 



Seiichi caminó tras ella. Pasaron a hurtadillas junto a la autoproclamado puesto de vigilancia y pasaron entre los materiales de la obra para subir al puente. 

La isla artificial estaba a unos diez kilómetros de la isla de Sado. Los rumores decían que podían llegar al Distrito Residencial antes de llegar a la isla. 

El apodo “Distrito Residencial” no era oficial: era simplemente el lugar donde los vagabundos y los delincuentes, o aquellos que no tenían otra opción, se instalaban en el puente sin abrir. 

Las distintivas residencias, hechas de materiales sobrantes de la construcción, eran supuestamente una muestra de la Ciudad Amurallada de Kowloon en Hong Kong. 

Aunque habían pasado años desde la demolición de la Ciudad Amurallada de Kowloon, no había planes para que este puente fuera derribado. Seiichi se preguntaba cómo podría haber surgido un lugar como éste en Japón, donde la seguridad pública era mejor que en Hong Kong en ese momento. Pero nunca pensó demasiado en ello. 

Después de todo, tenía poco interés en el tema, y el puente (con su falta de interacción con el mundo) realmente se sentía como otro país para él. 

Cuando habían caminado durante unas dos horas, comenzaron a sentir a la gente. Tomaron el hueco de la escalera de emergencia al lado del nivel superior. Una gruesa capa de nubes cubría el cielo. Aunque estaban en un puente sobre el mar, había tierra sobre el pavimento. Se pararon allí y abrazaron la extrañeza de sus alrededores, golpeados por la brisa del mar. 

Las emociones de Seiichi llegaron a un punto en el que se sintió como si realmente hubiera sido empujado a otro país. Lo cual no era del todo erróneo, ya que las leyes japonesas no tenían sentido allí. 

Una ansiedad inquietante se unió y se agitó en sus entrañas. Por un lado, estaba aterrorizado por el silencio que le rodeaba. Por otro lado, celebraba este día tan extraordinario. 

Fue entonces cuando las siluetas comenzaron a aparecer en la distancia. 

Varios de los que parecían ser edificios estaban agrupados sobre el fondo de la isla artificial y sus inusuales estructuras. Varios hombres se apoyaban en los edificios y en los lados del puente, mirando con curiosidad al chico y a la chica. 

Sus ropas eran mucho más ásperas de lo que Seiichi había esperado, como las de los vendedores de un país tropical. Para ser específicos, hombres que podrían atender puestos de comida en América del Sur o en el sudeste asiático. 

Uno de los hombres se acercó. Seiichi se quedó inmóvil, pero Kanae no se inmutó. 

Pronto, el hombre se interpuso en su camino. 

—No veo esto todos los días. ¿Eres de Sado? 

—Sí. ¿Eres de aquí? 

—¿Qué quieres aquí? 

El hombre ignoró su pregunta. Llevaba una camiseta sin mangas que revelaba sus brazos y hombros, que se veían bastante sólidos. Las venas en el dorso de sus manos se abultaron. 

Sin dejarse intimidar por ese hombre bulldozer y por su pregunta, Kanae respondió: 

—Somos turistas. Mi novio y yo queríamos hacer algunos recuerdos de las vacaciones de verano. 

La ceja del hombre se movió. Era una mezcla vaga de ira y risa. Preocupado, Seiichi metió la mano en sus bolsillos y fijó la mano en su contenido. En una, una lata de spray de gas pimienta que Kanae le consiguió en Tokio y que le cabe en la palma de la mano. En el otro bolsillo, mantuvo sus dedos sobre los botones de su teléfono para poder llamar en cualquier momento. 

Pero en lugar de atacar o empujar a Kanae, el hombre la señaló con su barbilla. 

Fue una reacción sorprendente. Seiichi y Kanae habían estado preparados para que les arrojaran cosas, o en el peor de los casos, para ver cómo se desenfundaban cuchillos o pistolas. 

Seiichi siguió a Kanae a través de los hombres. "¿Quieres un poco de polvo?" Uno le ofreció. "¿Alguna tienda nueva en Sado?" preguntó otro. "¿Tienes el periódico de hoy?" Preguntó otro hombre más. 

Los dos claramente no eran los primeros visitantes de la isla. Los hombres probablemente tenían la costumbre de saludar a los "turistas". 

Cuando finalmente lograron pasar el grupo de hombres, Kanae le susurró a Seiichi, 

— eso no era lo que esperaba. Estoy un poco decepcionada. 

—Yo no lo soy. 

Mientras Seiichi estaba contento de que no hubiese pasado nada, una parte de él deseaba lo contrario. Pero conteniendo ese pensamiento, levantó la voz para quejarse. 

—No creo que sea una buena idea ser demasiado insistente con esta gente, Kanae. 

—Estará bien. Si algo pasa, me salvarás, ¿Verdad? 

Seiichi no pudo responder. Aunque ella parecía casi manipuladora, él no podía estar en desacuerdo. 

Cierto. Protegeré a Kanae. 

Para ellos, el puente y la isla no eran la realidad. Era un mundo lejos de casa. Y su papel era protegerla. Ese es el escenario que Seiichi ha decidido por sí mismo. 

Para él, proteger a Kanae era su objetivo final y su placer. 

—Sí. 

¿Era el calor del verano? ¿O fue la euforia de escapar del peligro? Seiichi dijo algo que normalmente le daría vergüenza decir. 

—Te protegeré, Kanae. Ahora y siem- 

Antes de que pudiera terminar, escuchó un disparo. 

Y ante sus ojos estaba Kanae, manchada de rojo cuando su espalda saltó hacia él. 



Entonces llegó el tiempo presente. 

El mundo a su alrededor estaba oscurecido por la lluvia torrencial. 

La vista, los sonidos y el aire habían dado un giro de 180 grados. 

Sus espasmos habían cesado, dando paso a la quietud. Seiichi finalmente volvió a sus cabales. Temblando, dio pasos lentos y problemáticos hacia Kanae. 

Tengo que ayudarla, pensó, pero no se atrevía a correr. Unos cuanto metros parecían una longitud distante y pesada. 

Entrando en el charco rojo que ella sangraba, Seiichi sintió la verdad con todo su ser. 

Que esto era la realidad. 





—Maldita sea. La realidad es una amante cruel. —Dijo un hombre barbudo en un pequeño barco pesquero al borde del puerto de Niigata. 

—¿Eh? 

El hombre del puente le preguntó qué pasaba. El hombre barbudo encendió un cigarrillo y refunfuñó. 

—Por fin tengo trabajo por una vez, pero resulta que es un trabajo de un solo hombre en el ferry. Ni siquiera vale la pena pagar. 

—No puedo evitarlo, hombre. Al menos le estás estafando bien, ¿Verdad? 

—Cierto. 

El hombre barbudo se giró con un chasquido en el cuello. Una forma llamativa entró en su vista. 

Una llamativa cabeza con el pelo teñido con los colores del arco iris. 

—¿Es él? 

—Tiene que serlo. Busca el pelo raro, dijo. 

—¿Tan raro? Podría meternos en problemas. 

—Como si fuera así. De todas formas, tiene un billete de ida. 

Mientras hablaban, el joven de pelo llamativo se acercó al barco. 

El barbudo se rascó la cabeza y llamó al joven. 

—Oye, tú, el del pelo. Acaso... 

—Hayato Inui. Ya lo tienes. ¿Qué pasa? 

El joven tenía unos 20 años. Les mostró a los hombres una sonrisa cordial y subió a bordo. 

—Bonito trapeador. 

—Fui a Shinjuku y pedí lo que estuviera de moda. Y me hicieron esto. Les tomé la palabra, pero ahora no estoy seguro de si debí hacerlo. 

—Mira a tu alrededor, hombre. 

—Es la primera vez que vengo a Japón en cinco años. No puedo evitar estar un poco atrasado. 

El barco que transportaba al hombre de pelo arco iris-Hayato Inui-silenciosamente salió del puerto. 

Su destino: la isla artificial en medio del puente. 



El pequeño bote se movió, pareciendo un poco fuera de lugar en la inmensidad del mar. 

Mientras la ciudad de Niigata se distanciaba, el cigarrillo del hombre barbudo se acabó. 

—Nunca pedí vivir así. Si esa mierda no hubiera pasado, tendría tanto dinero como cualquiera, y estaría haciendo un buen trabajo. ¿Me entiendes? —Se quejó. 

—¿Entonces qué demonios pasó? —Preguntó Hayato, hostil pero claramente curioso. 

—Estaba trabajando en ese puente. 

A medida que se acercaban a la isla artificial, la silueta del puente se hacía más nítida. Su arquitectura inteligente estaba confundida por los edificios ilegales que se amontonaban a su alrededor. 

El hombre barbudo miró con nostalgia, contando el pasado. 

—Tenían planes para algo así hace décadas. Construir un puente o un túnel subterráneo entre la isla de Sado y Niigata. Más una idea que un plan, tal vez. Pero eso se fue por el desagüe. El gobierno no vio ningún beneficio en ello. 

El hombre recuerda la historia como si fuera parte de su propia memoria. 

—Pero mira, algunas cosas encajan en el nuevo milenio. 

—¿Sí? 

—Una era la nueva veta de oro que encontraron en Sado. Habían cerrado la última de las minas en el 89, diciendo que estaba seca. Pero luego encontraron una nueva veta un poco más profunda. Eso fue cuando Japón inventó esta nueva técnica: construir una isla en el mar. ¡Una tecnología que revolucionó el concepto de islas artificiales! Deja que te cuente... 

La plática del hombre barbudo continuó durante una hora. Un minuto después de la plática, Hayato se dio cuenta que no tenía nada que ver con él y decidió distanciarse, expresando ociosamente su acuerdo en ocasiones. 

—…y así es como funcionó. Podrían desarrollar estas islas más baratas y rápidas que nunca. La tecnología siempre ha sido cosa de Japón, y el gobierno decidió presumir y aplicarla en todas partes. ... ¿Dónde estaba...? Ah, sí. Otras cosas que encajan. Un par de miembros de la Comisión Nacional de Dieta de Niigata de repente lo hizo a lo grande. Y el gobernador de la prefectura en ese entonces estaba muy entusiasmado con el desarrollo de Niigata, Dios sabe por qué. 

El hombre barbudo era sorprendentemente hablador. La historia del puente siguió. 

—Pero, ¿adivina qué? Fue entonces cuando el puente sobre el mar más largo del mundo estaba a punto de ser terminado en China. Entre Shanghai y Ningbo, creo. ¿Eran 35, 36 kilómetros? De todos modos, Japón decidió batir ese récord. Pero las profundidades eran totalmente diferentes. Aquí es mucho más profundo que en China. Por eso decidieron construir esa enorme isla en el medio. Una isla artificial hecha de la mejor tecnología del mundo. Lo suficientemente fuerte como para resistir las olas del océano y la nieve. 

Las mejillas del hombre se enrojecieron mientras se perdía más y más en el relato. 

—Pero ahí es cuando un montón de cosas encajan bien de nuevo. En la dirección opuesta. 

Había una mirada solitaria en sus ojos mientras el entusiasmo se desvanecía de su tono. 

—Uno, se les acabó el oro. La investigación dijo que era una veta grande, pero una vez que comenzaron a cavar, golpearon la roca casi inmediatamente después. Había muchas razones, pero lo único que puedo decir con seguridad es que no había más oro. 

—¿Comenzaron el puente por ese entonces? 

—¿Empezar? No, ya casi habían terminado. Así que no nos importó una mierda ese asunto y seguimos trabajando en ella. Tenían edificios construidos en la isla, y sólo faltaban unas pocas cosas para que terminaran... y ahí fue cuando ocurrió el atentado terrorista. La construcción se detuvo. Atraparon al terrorista, pero eso fue sólo el principio. El gobierno cambió de manos tres veces durante el año siguiente, y las cosas eran muy inestables por dentro y por fuera, políticamente hablando. Así que no pudieron comenzar la construcción de nuevo. En ese entonces, todos temían que el país estuviera acabado. 

Con una expresión complicada, el hombre barbudo volvió la vista hacia la isla artificial, ahora ante sus ojos. 

Se parecía menos a una isla y más a una fortaleza de kilómetros de largo. 

Aunque supuestamente había tierra en la isla, en el exterior parecía una masa de metal y hormigón. Los edificios se hicieron más altos a medida que se acercaban al centro de la isla, dándole a la estructura el aspecto de un pico de montaña. 

Había varios barcos flotando en la zona, pero por alguna razón no había presencia humana. 

Se habían construido varias turbinas eólicas enormes en el borde de la isla para suministrar electricidad. Giraban elegantemente contra la brisa del océano. 

—El país volvió a ser estable después de eso, ¿pero sabes lo que pienso? Todos los efectos secundarios y toda esa mierda fueron a esa isla de allí. 

El hombre barbudo finalmente se quedó en silencio. 

—Así que ahí es cuando un grupo de inútiles y vagabundos se juntaron para hacer un pedacito de cielo —Dijo Hayato. 

—Correcto. Hubiera estado bien si hubieran podido enviar un ejército o algo para limpiar el lugar, pero nadie tenía ni el tiempo ni la energía de sobra en ese entonces. Pero, de nuevo, mira este triste lugar. ¿Cómo sabríamos lo que está pasando entre bastidores? Pase lo que pase, lo importante aquí es que perdí mi trabajo gracias al desastre. 

—Cierto. ¿Qué hacen con el agua allá arriba? 

—Agua de mar purificada. Y en cuanto a la potencia, ¿Ves esas enormes turbinas de ahí? No cubren toda el área, pero también tienen paneles solares para mantener el lugar en marcha. 

Los aerogeneradores eran casi tan altos como los edificios del centro de la isla. Estaban al menos a 30 metros de la superficie de la isla. 

—Nosotros también usamos la energía de las mareas, pero eso es en parte experimental. La energía eólica es una apuesta más segura. Las turbinas son importadas de Dinamarca, aparentemente. Ahí, escucho que los civiles las ponen en sus propiedades y venden energía a las compañías. De todos modos, no tienes que preocuparte por el poder en la isla. Todo el mundo tiene secadores de pelo, y algunos raros tienen los últimos ordenadores o incluso robots. 

—Me sorprende que sea tan moderno por aquí. 

Cuando su conversación llegó a su fin, el barco se ralentizó. Se acercó al lado de la isla, que era un muro macizo. Había un muelle a nivel del mar, el capitán amarraba el barco allí. 

El hombre barbudo se bajó y volvió a hablar. 

—El lugar asciende y desciende en el tiempo con las mareas. Bastante genial, ¿Eh? 

—Huh. 

Hayato estaba a punto de olvidarlo, cuando se le ocurrió algo. 

—... ¿No está flotando el lugar? ¿Por qué tendrías que ajustarte a las mareas? 

—Si se levantara y cayera con las mareas, tarde o temprano no quedaría ni un puente. La isla está construida para estar siempre a un cierto nivel con el mar. Déjame explicarte... 

—No importa. No lo entendería, aunque me lo dijeras. 

—¿De verdad? 

El hombre barbudo parecía un poco decepcionado. Se agarró a una escalera en un lado de la isla. 

—Qué se yo. La escalera es primitiva. 

—No te quejes, ¿me oyes? Se supone que esta es la puerta trasera. 

Dejando a su amigo en el barco, el barbudo llevó a Hayato a la isla. Decidió hacer algunas preguntas mientras Hayato trepaba tras él. 

—Dijiste que estuviste fuera del país durante cinco años. Entonces, ¿Qué hacías en el extranjero? 

Hubo un momento de silencio, seguido de una respuesta. 

—Haciendo algunas cosas en Sudamérica. Un poco de bandolerismo, un poco de piratería. Ese tipo de mierda. 

El hombre barbudo se quedó inmóvil durante un momento, pero pronto se rió a carcajadas. 

—¡Ah! ¿Bandido? ¡como algo salido de un manga! 

Hayato sonrió a la voz que estaba sobre su cabeza y miró al cielo. 

—Bastante genial, ¿Eh? 

El paisaje en la parte superior de la escalera era, como se esperaba, una mezcla de "en desarrollo" y "ruinas". 

El suelo estaba pavimentado al igual que el puerto en tierra firme, y aparte de los ocasionales montones de tierra, había cosas como suministros de construcción, tuberías de plomo y guantes de trabajo por ahí. Había edificios a lo lejos, pero el mundo amenazante y estéril continuaba hasta que se llegara a ellos. 

Hayato miró a su alrededor y se volvió hacia el hombre barbudo. 

—Sólo una pregunta rápida. 

Por primera vez desde que llegó a la isla, fue él quien interrogó al hombre. 

—¿Quiénes son estos tipos? 

Alrededor de Hayato había una docena de matones. 

Lo rodearon a unos 10 metros de distancia, sonriendo ferozmente. 

Cuando Hayato levantó una ceja, el hombre barbudo rugió de risa y puso una mano sobre su hombro. 

—Sólo haz lo que dicen, y saldrás vivo. 

Le dio a Hayato una tranquilizadora palmada en la espalda. 

Espesas nubes de lluvia comenzaron a cubrir lentamente el sol y el cielo azul claro. 

—Entrega tu mercancía. Y tu billetera. 



◁ ▶︎ 



Con la lluvia golpeándolo, Seiichi simplemente caminó. 

Con el cuerpo de Kanae a sus espaldas, lejos de su ciudad natal, hacia la isla artificial. 

Su cuerpo ya no se movía. No fue la lluvia lo que hizo que su cuerpo se enfriara. 

Llegó demasiado tarde. 

Llegó demasiado tarde para todo, se regañó Seiichi. Cuando él corrió hacia ella, cuando le dispararon, cuando entraron al puente. Tal vez ya era demasiado tarde cuando ella sugirió venir al puente ayer. Tal vez este era su destino. 

Al menos, Seiichi intentó dirigir sus pensamientos en esa dirección. Pero pronto se dio cuenta de que era imposible. 

El tiroteo había comenzado tan repentinamente. Quizás los matones que estaban luchando contra los hombres en la entrada habían apuntado al hombre que habló por primera vez con Kane. Eso fue lo que Seiichi se imaginó. 

Kanae fue alcanzada por una bala perdida. Fue pura coincidencia, y él no era responsable. Al menos, no por esa fracción de segundo. Seiichi era el que había estado caminando detrás de ella mientras decía que la protegería. Seiichi era el que no había intentado llegar antes a su casa. Seiichi fue la que no la detuvo por la fuerza cuando dijo por primera vez que quería venir a este lugar. Era culpable de muchas cosas. 

En este momento, Seiichi pensó en sí mismo. Su novia estaba muerta, y el asunto de su culpabilidad era todo lo que se le ocurría. 

Quizás no quería reconocer lo que había pasado. Pero fue porque ya estaba yendo hacia el centro del puente. 

No puedo volver a casa nunca más. 

Con el cuerpo de su amiga de la infancia sobre su espalda, Seiichi eligió escapar de la realidad. 



Mientras caminaba con desesperación sobre sus hombros, una vasta tierra se extendía sobre el puente. Había llegado a la parte noroeste de la isla artificial. La entrada de la llamada ciudad. 

—¿Eres un novato? 

—¿En ese alboroto ahora mismo? Lástima, chico. 

—De Sado, eh. Tal vez deberías volver. 

—Olvida tus problemas, hombre. ¿Coca Cola? 

—No tires el cuerpo por aquí. 

—Le daré un entierro en el mar si me pagas. No lo parezco, pero solía ser sacerdote. 

—Yo lo haré. Soy un reverendo. 

—Hay que tener cuidado, chico. Los locos de hoy en día disparan a cualquier cosa que se arrastre. 

—Vamos, te daré una jeringa gratis. Es el tipo más nuevo, sin agujas. 



En el momento en que pisó la isla -la ciudad- todo tipo de gente le habló. De vagabundos a punks, e incluso hombres de traje. La mayoría vio el cuerpo de Kanae y le ignoró, pero algunos parecían curiosos sobre el aturdido Seiichi. 

Hubo todo tipo de reacciones, desde simpatía hasta burlas. Pero Seiichi los ignoró a todos. En parte se debió al miedo, pero sobre todo porque sentía que, si hablaba con alguien que no fuera él mismo, sería arrastrado instantáneamente de vuelta a la realidad. 

Sin siquiera mirar a su alrededor, caminó hacia el centro del puente, el centro de la isla artificial. La lluvia cesó por el momento, pero truenos retumbaron sobre el mundo. 

Un destello de luz y un rugido. 

Un rayo cayó sobre el edificio más alto que había delante. La luz y el sonido devolvieron a Seiichi a sus sentidos. 

—¿Qué... hago? 

Su voz se le escapó fácilmente de los labios. La yuxtaposición de sus pensamientos con el cadáver que tenía en la espalda era casi cómica. En lugar de sentir pena y miedo por la muerte de su novia, sentía ansiedad por su forma de actuar. 

¿Qué debo hacer? ¿Qué se supone que debo hacer? ¿Y ahora qué? ¿Y ahora qué? ¿Qué? ¿Qué? ¿Qué? 

Se estremeció. Una sola palabra se repetía en su cabeza sin parar. Un malestar indescriptible borró todo rastro de lógica y razón de su mente. 

Sin saber qué hacer o qué pensar, se mantuvo en su lugar. 

Un ligero estiramiento fue todo lo que se necesitó para que el cuerpo de Kanae cayera al suelo. 

Seiichi se enderezó, como si sus cargas estuviesen completamente levantadas. 

—Disculpa. 

De repente, hubo una voz. 

Finalmente, al darse cuenta de lo que estaba haciendo, Seiichi sintió una punzada de culpa. Se tropezó y se giró. 

—¿Estás... bien? 

La mujer tenía los ojos azules. 

¿Era una mezcla de asiática y caucásica? Sus rasgos le eran extraños, lo que hacía difícil saber su edad exacta. Ella podría haber tenido la misma edad que él, o tal vez un poco más. 

¿Eso es... un coche? 

Detrás de ella había un coche negro. Había una red adecuada de carreteras en la isla, lo suficientemente buena como para rivalizar con la mayoría de las ciudades, pero ¿por qué había un coche en un puente incompleto ocupado por maquinaria de construcción, se preguntó Seiichi? Al mismo tiempo, la mujer se le acercó. 

Miró el cuerpo de Kanae y hablo de nuevo. 

—Veo que fuiste envuelto en una pelea. ...Um.... es peligroso merodear por aquí. Te llevaré a mi casa —Le ofreció en japonés fluido. Seiichi se giró, como si estuviese intentando proteger el cadáver de Kanae. 

—¿Quién es usted? ¿Por qué querría ayudarme? 

La mujer pareció sorprendida, pero tras un momento de pausa, contestó. 

—Porque mi padre está a cargo de este distrito. No te preocupes, es una especie de deber para nosotros. ...y no soy tan cruel como para ignorar a alguien que necesita ayuda. 

El chico que estaba delante del cadáver era un "forastero". La suya era una escena en la que ningún local normal querría involucrarse. Y, sin embargo, la mujer se había desvivido por ofrecerle su mano. 

Seiichi sintió como si su malestar se hubiera disipado. En las calles donde nada parecía humano, era como si finalmente hubiera encontrado a otra persona. 

En su estado, aunque la mujer le ofreciera un contrato sospechoso, lo firmaría sin dudarlo. 

—Gracias... No sé qué hacer, y... 

—¿Eres de Sado? ¿Es tu primera vez aquí? 

Era una pregunta extraña qué hacerle a alguien de pie frente a un cadáver. Cuando Seiichi miró, vio a dos hombres de traje intentando llevar el cuerpo de Kanae al coche. 

—¡Espera! 

Rápidamente hizo que se detuvieran, pero la mujer le tomó el brazo con tranquilidad. 

—Subamos al auto. 

Guiado por la mujer, se acercó al coche. Era un vehículo de lujo, uno que nunca había visto en Sado o Tokio. Pero Seiichi se dirigió hacia él sin comprenderlo, como si de ese pensamiento ni siquiera se diera cuenta. 

Fue entonces cuando la mujer volvió a hablar. 

—Sobre mi pregunta. 

—Sí. 

Aunque su respuesta fue débil, se alegró de conocer finalmente a alguien en quien creía que podía confiar. Incluso si era una mentira que intentaba convencerse de que era real, a Seiichi no le importaba. No le importaba si era secuestrado y sus órganos extraídos, o si fuera asesinado. 

—Por supuesto. Tiene sentido. 

Pero sus suposiciones fueron borradas por sus palabras. La única persona que creía que era "normal" en estas calles, se dio cuenta, era una más "local" de todos los maleantes o vagabundos que se había cruzado. 

La mujer abrió la puerta del coche, y volviéndose hacia el chico que acababa de perder a su novia, sonrió alegremente. 

—¡Bienvenidos a este nuevo mundo! Estamos muy contentos por su llegada. 



◁ ▶︎ 



—Bienvenido al club, novato. Bonito pelo. 

Uno de los hombres se rió. 

Sin girarse, Hayato habló con el hombre barbudo que estaba detrás de él. 

—Ahora lo entiendo. Cierto. 

—Lo siento por eso. Esos tipos... no es dinero lo que buscan, aunque les gusta lo suficiente. Sólo necesitan más manos, ¿Sabes? 

—¿Quieres decir matones? 

El hombre barbudo se encogió de hombros ante la corrección y sonrió irónicamente. 

—No te preocupes. No es que te vayan a asar o algo así. 

—Pero... 

—¡Está bien! ¡No te preocupes! Haz lo que dicen y la próxima vez que llegue un pobre tonto, estarás ahí parado tomando el dinero. 

Hayato miró al cielo y se rió. 

—Tienes que estar bromeando. No soy tan malo como para asaltar a la gente. 

Un segundo después, su mano derecha salió por detrás de su espalda, sosteniendo algo. 

Una pequeña pistola negra con un acabado de cáscara de huevo. 

Los hombres se estremecieron por un segundo, preparándose para defenderse, y luego estallaron en carcajadas, seguidas de maldiciones. 

—¿Qué coño, tío? 

—¡¿Sabes qué?! ¡tenemos una verdadera estrella de cine aquí! 

—¡Tenemos uno vivo, amigos! 

—Sólo mata a ese imbécil. 

Aunque el hombre barbudo no se había dado cuenta de lo que estaba pasando, se acercó a Hayato y lo vio. 

Y se unió a los hombres con amargas risitas. 

—¿Qué demonios crees que estás haciendo? 

El arma en la mano de Hayato estaba paralela al suelo. 

Como un héroe de acción, sostenía el arma de lado en una mano. 

—Heh. Parece más genial, ¿Eh? 

Los hombres agitaron la cabeza con incredulidad, riendo. 

—Viste demasiadas películas, chico. Nunca le darás a nada con esa postura. —Los hombres se rieron. Estaban bastante seguros de que el arma era falsa. Algunos comenzaron a agarrar cuchillos y tubos de plomo. 

—Oye, no seas tan duro con él, ¿me oyes? ¿Sabes lo que me dijo en el camino? Dijo que hizo algo de pillaje y piratería en Sudamérica. 

—¡Cuidado, que no les meta esos palos por el culo! —El hombre barbudo resopló. El irónico gorjeo se convirtió en un histérico rugido de risa. 

—¡Mierda, esto es sabroso! 

—¡Ja! ¡Me estoy meando en los pantalones! ¡Jajajajaja! 

—¡Debe haber dejado su maldito cerebro en Sudamérica! 

Pero la expresión de Hayato no cambió mientras miraba en silencio. 

Mientras la risa se apagaba lentamente, los ojos de los hombres comenzaron a llenarse de sed de sangre. 

El que se había reído primero sacó un arma grande. Era una pistola poco elegante, girando en la palma de su mano. Estaba a unos diez metros de Hayato, una distancia que la mayoría de los aficionados no podían recorrer, pero el hombre se comportó con total confianza. 

Dejó de girar su arma y se rió de Cabeza de Arcoiris. 

—Nos diste un gran susto, ¿Sabes? No crees que merecemos joderte realmente bien... 

—Tu gramática apesta. 

Un disparo. 

—AAAARGH! ¡Agh, AAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHH! ¡GAH! ¡HAAAAH! 

De repente, se abrió un agujero rojo en el muslo del hombre, seguido de un goteo de sangre. El hombre dejó caer su arma en agonía y cayó al suelo. 

Una clara brizna de humo se elevaba de la pistola de Hayato. Varios hombres se buscaron en sus chaquetas y a sus costados. 

Pero antes de que pudieran terminar, aún más disparos sacudieron el aire y sangre salió de los posibles atacantes. 

—¿Qué...? 

El hombre barbudo estaba atónito. 

El arma en la mano de Hayato aún estaba paralela al suelo. Sin embargo, su puntería era perfecta. 

—Espera un segundo. Vamos a calmarnos aquí, ¿Eh? 

Los hombres que sostenían cuchillos y pistolas paralizantes tartamudearon, tambaleándose hacia atrás al principio, pero girando rápidamente para huir. Al final, el único que quedaba en pie era el hombre barbudo, que había perdido su oportunidad. 

—Bienvenido a mi vida. Nadie lo entiende, hombre. 

Bajando el brazo de su arma, Hayato se volvió hacia el hombre barbudo para desahogar su frustración. 

Aunque se alegró de que no le hubieran disparado, el hombre barbudo aspiró ansiosamente. 

—Un público difícil. He trabajado duro para esto, ¿sabes? ¿Sabes cuan malditamente difícil que es disparar a algo con el arma girada así? Desperdicié decenas de miles de disparos trabajando en los pliegues. La mala puntería, el dolor asesino en la muñeca, el arma se rompe.... ¡Me esfuerzo en esta mierda! Pero nadie lo entiende nunca. Nadie. 

El tono de Hayato se oscureció cada vez más; el hombre barbudo no sabía qué decir. Originalmente asumió que Cabeza de Arcoíris debía de estar enfadado porque casi lo habían vendido a un grupo de sinvergüenzas, pero rápidamente se vio que estaba equivocado. 

—No importa lo duro que trabaje, ¿Por qué no vuelan por el maldito patio? Monté una tremenda escena de acción, pero colapsaron como un puñado de cadáveres seniles. ¿Dónde está el espectáculo? Quiero verlos volar diez metros en el aire, ¡maldita sea! ¿Nunca viste “Desperado”'? Voy a perder la calma si no viven a la altura. 

Después de hacer sus absurdas demandas, Hayato agitó la cabeza. Aunque no era más que una broma hasta hace unos segundos, ahora su pelo arco iris se parecía más al color chillón de un animal venenoso. “Este tipo es peligroso”, advirtió el instinto del hombre barbudo. 

Hayato divagó resentido durante un tiempo, antes de finalmente recuperar su sonrisa anterior. 

—Lo que quiero decir es que, si quieren hacer un espectáculo de muerte, yo también quiero que estén listos para hacer un espectáculo de muerte. ¿No lo crees? 

—Eres el único monstruo que quiere hacer un espectáculo de matanzas. 

Dijo el barbudo, evitando en silencio la pregunta. Hayato se dio un golpe en la frente. 

—Exactamente. 

Con eso, empezó a recoger las armas que habían caído cerca de los hombres que se habían derrumbado. 



—Para ser honesto, tu tarifa fue una estafa. Dejé de almorzar para subirme a ese viejo y triste barco. Pero me gusta mi pequeño botín de armas. Excelente servicio al cliente. Y aparte de todas las tonterías técnicas, me gustó tu historia. Así que supongo que dejaré que tu precio baje. 

Girando, Hayato hizo que se fuera con una última palabra para el hombre barbudo. 

Se dirigió hacia el centro de la isla mientras se despedía. 

—Gracias por traerme, hombre. ¿No crees que deberías llevar a esos tipos al hospital o algo así? Los que aún están vivos. 

—¿Qué demonios eran esos? ¿Disparos? —Preguntó el amigo del barco a quien el barbudo había dejado atrás. 

Pero el hombre barbudo lo ignoró y saltó a bordo. 

—¡Enciéndela, ahora! Nos vamos de aquí. 

—¿Qué mierda? 

—¡Maldición! Acabamos de soltar a un perro rabioso. Y tampoco estamos a salvo. Tenemos que salir de aquí. Okinawa, Hokkaido, fuera del país si es necesario. 

Sintiendo algo en la expresión del barbudo, su amigo arrancó el barco sin decir nada más. 

—¡Mierda... mierda! 

¿Quién mierda era ese? No, eso no importa. Si Cabeza de Arcoíris muere en tres minutos o sube de rango, hay una cosa que puedo decir con seguridad. 

—El bastardo va a despertar algo a su alrededor. ¡Sólo lo sé! 

—Aww, hombre. El bastardo barbudo acaba de dejar a sus amigos. 

Con una mirada aburrida, Cabeza de Arcoiris-Hayato Inui miró al cielo. 

Varios edificios se alzaban juntos como montañas en la isla artificial. Las nubes de lluvia que cubren el cielo probablemente no pasarían sobre los picos. El sol empezó a brillar sobre Hayato una vez más. 

—Probablemente sea un aguacero al otro lado de este lugar. 

Mientras observaba las nubes, el sonido de los truenos retumbaba en sus oídos: un rayo debió caer sobre un edificio. 

Escuchando el rugido, Hayato cubrió el brillante sol con una mano. Varias cometas lo rodearon como si fueran una protección. 

El viento dispersó sin piedad a la lluvia alrededor del parche de nubes. 

—Un baño de sol. La boda del zorro, ¿eh? (NT: En Japón La boda del zorro es un término poético para un baño de sol) 

Con un comentario sorprendentemente elegante, Hayato continuó caminando. 

—Buen tiempo. Me gusta una bienvenida dramática. 

Riéndose a sí mismo, lentamente se dirigió a la ciudad. 

—Aunque hubiera preferido una chica sexy para darme la bienvenida. 



◁ ▶︎ 



Y así, ese día, a esa hora, dos personas entraron en la ciudad. 

Dos completos extraños, emergiendo de lados opuestos de la isla. 

Y aunque diferentes en su significado, ambas rodeadas por la muerte de otros. 

Como un par de imágenes en el espejo. 



Varios días después, el nivel más profundo de la isla. Un área que una vez fue destinada a ser un estacionamiento. 

Era un lugar asqueroso. 

Lleno de olores, sonidos y luces que parecían gritar que no había nada bueno que encontrar. 

El área estaba destinada a convertirse en un vasto estacionamiento. No había luz, sólo una bombilla fluorescente intacta que se encendía y apagaba ocasionalmente. 

Había un olor rancio en el aire, y polvo que parecía filtrarse en los ojos. 

Los materiales de construcción se dejaron en pilas sucias, y entre ellas había paneles de cartón con tantas capas que el hormigón estaba casi oscurecido. Parte de la humedad se debe a la putrefacción de los paneles de madera. 

Algunos programas de televisión mostraban acaparadores cuyas casas enteras terminaban como vertedero, este lugar no era muy diferente. 

—No veo a nadie. 

Dijo Seiichi Kugi, de pie ante uno de esos montículos. 

Detrás de él había una chica. Detrás de ella había unos seis hombres de negro. Todos y cada uno de ellos estaban muy bien equipados, probablemente con la habilidad y la fuerza suficientes para suprimir a alguien como Seiichi en cuestión de minutos. 

Aunque sus agudas miradas estaban dirigidas hacia él, a Seiichi no parecía importarle. 

Sus ojos estaban vacíos de vida, sólo respiraba el aire que le rodeaba. 

—Es un basurero. —Comentó. La chica sonrió y asintió ante su honestidad. 

—Lo es. 

—Esta ciudad es asquerosa. He visto casi todos sus rincones, desde aquí hasta el Distrito Oeste. Pero no he visto ni un solo lugar bueno. 

Los hombres que estaban detrás de ellos le enviaron miradas de nuevo. 



Con su sed de sangre bañándole, Seiichi cerró en silencio sus ojos. 

—Me gusta. Es perfecto para el nuevo yo. 

Habían pasado varios días desde la muerte de Kanae. No había emoción en la voz de Seiichi, y entre sus ojos no había más que odio hacia sí mismo. 

—¿Qué quieres con esta ciudad? Si quieres quedarte, si has decidido convertirte en ciudadano, tienes que hacer algo. De lo contrario, terminarás vagando por Las Fosas. 

En vez de reaccionar, Seiichi sólo dijo: 

—Quiero... 




Desde un rincón de los montones de basura, muchos ojos cayeron sobre Seiichi. 

—Esa chica de allí, es la hija del jefe del distrito oeste. Aunque sólo una de muchas. 

El líder de un grupo de matones que se habían asentado en el nivel más bajo de la isla -Las Fosas- se rió a carcajadas. Apestaba. 

—Aquí está tu trabajo, novato. Vigila el lugar. De vez en cuando recibes mierda del Distrito Oeste, así que mejor asegúrate de reportarlo. 

—En realidad, jefe. ¿Quién es ese chico? 

—¿Qué...? ¿La mierda delgada? ¿A quién le importa un carajo? “¡Descubrirlo es tu trabajo!” 

El novato se rascó la cabeza. 

—Bueno, me acabo de dar cuenta de que ese tipo tiene los mismos ojos que yo tenía. Como.... como si el mundo entero fuera un lugar oscuro o algo así. Desesperación: casi sé lo que se siente. Espero que no se vuelva como yo. 

—¿De qué demonios estás hablando? 

—Oh, ¿y el jefe? 

Cuando el novato llegó a cortarle el paso, el jefe estaba furioso. 

¡Voy a matar a este hijo de puta a golpes! 



Con ese pensamiento, levantó las manos para que sus otros secuaces pudieran ver. Tomaron sus armas y rodearon al novato. El novato parecía no darse cuenta. 

Decidido a hacer su jugada tan pronto como el novato tuviera la palabra, el jefe le contestó en voz baja, 

—¿Sí? 

El novato sonrió sarcásticamente. 

—Para ser honesto, jefe, apestas a mierda de caballo. ¿Por qué no te das un baño o algo? Hay mucha agua de mar. 

Al principio, los esbirros se quedaron boquiabiertos. Pero a medida que comenzaron a comprender, sus rostros comenzaron a enrojecer. 

—Y ya que estamos, ¿Por qué no me entregas el área? Es francamente insignificante, pero tomaré lo que pueda. 

Tan pronto como terminó, el jefe aulló- 

—¡Háganlo mierda! 



Treinta minutos después, en lo profundo de las Fosas. El hombre limpió la salpicadura de sangre en un charco de agua salada mientras recordaba al chico que acababa de ver a través de un par de binoculares. 

—Hombre, el chico estaba caído. ¿Y de pie con una chica de la mafia china con esa cara en su taza? ... Espero que no resulte como yo. 

Limpiándose la cara con una toalla, el hombre de pelo arcoiris comenzó a planear su próximo curso de acción. 

—Hombre, el agua de mar es realmente salada. ¿El sistema de filtración estaba en el Distrito Este? Tal vez debería hacer una negociación unilateral o algo así. Debería hacerlo. Sí. 

Con una sonrisa alegre en su rostro, Hayato Inui abrazó una visión optimista de su futuro. 

—Esto va a ser divertido, no, voy a hacer que sea divertido. Primero voy a tener que ocuparme de este hedor de mierda. Descubramos cómo ventilar el lugar...












No hay comentarios.:

Publicar un comentario