Etsusa Bridge Volumen 1 - Capítulo 1









Cinco años después. Invierno.













Capítulo 1: Kuzu 

Sábado por la tarde. El Distrito Oeste, una zona que en su día fue concebida como un centro comercial subterráneo. 



<Ah-ah-ah-ah-Aaahh... Probando... Ejem. ¿Cómo está el tiempo hoy? ¿Claro? ¿Nublado? ¿Agreste? ¿Genial para la piel? ¿Cómo se siente? ¿A quién le importa? ¡Ahora, vamos a animarnos con algunos dramas de radio! Sin embargo, no obtuve el permiso de los productores todopoderosos, así que si envían enjambres de abogados desde el continente, será mejor que todos los que estén escuchando vengan a saludar. Ahora, seamos todos una familia feliz de cómplices. > 

Una voz extraña, modulada mecánicamente, chillaba desde los altavoces instalados en toda la isla artificial. La ciudad tenía sólo una estación de radio-Sōsei Airwaves- y la voz era parte de su programación regular. 

El productor probablemente se imaginó en un principio las ondas azules bajo el cielo azul, pero la gente de la ciudad normalmente las llamaba “Buruburu Airwaves”, derivada de la palabra “azul”. En días más recientes, lo han acortado aún más a “Burururu” o “Buu”. La estación de radio había secuestrado el sistema de megafonía que originalmente estaba destinado a los anuncios públicos. 


Debido a que las ondas de radio desde el continente llegaban a la isla, los lugareños podían disfrutar de la radio y televisión. Incluso algunas pequeñas chozas propiedad de vagabundos y refugios de cartón eran el hogar de televisores y computadoras, y todo el mundo buscaba cualquier forma de entretenimiento que prefiriera. 

Pero el problema con las emisiones en el continente era que no cubrían información limitada a la isla. En última instancia, los lugareños recurrieron a la propia radio pirata de la isla para obtener información detallada sobre el puente y la isla artificial. La televisión y la radio eran las únicas fuentes de entretenimiento para los desesperados. Aquellos aún más desesperados nunca tuvieron tiempo de buscar entretenimiento. 

Pero se busque o no, la radio se difundió a la fuerza por toda la isla. Debido a que las transmisiones habían comenzado antes de que la mayoría de los lugareños se hubieran mudado, y debido a que la estación generalmente hacía las transmisiones en horas de luz del día, no muchos eran hostiles a ella. La mayoría de la gente, de hecho, lo trataba como parte del ambiente. 

—Hombre, Sr. Kuzuhara. ¿Puedes creer que pronto nevará? 

Había un gran sistema de calles bajo tierra. Si las cosas hubieran ido según lo planeado, habrían estado llenas con todo tipo de establecimientos: habría sido uno de los centros comerciales más concurridos de la ciudad. 

Pero como la gente había acudido en masa a las antiguas zonas comerciales de cada distrito, las calles eran ahora algunas de las zonas residenciales más concurridas de la isla. La emisión de radio no era la única fuente de sonido. A su alrededor, podían oír algo como el ruido de motores. Probablemente los generadores personales de los locales. 

—¿Sr. Kuzuhara? ¿Me estás escuchando? 

—...Sí. 

Rodeado de ruido, habló el hombre llamado Kuzuhara. Era alto, con un cuerpo musculoso, y varias cicatrices eran prominentes en su cara. 

Cerca de una docena de hombres lo seguían. El que había hablado primero parecía ser el más joven del grupo. 

En pocas palabras, los hombres formaban parte de la fuerza policial voluntaria del distrito. Pero no eran funcionarios públicos de ningún tipo: servían más como guardias de seguridad privada que cualquier otra cosa. 

La ciudad estaba dividida en múltiples secciones, cada una bajo la dirección de una organización diferente: una rama de un sindicato criminal, un grupo mafioso que había ido a la deriva desde China, o una reunión de inmigrantes. La mayoría de las áreas eran supervisadas por organizaciones criminales, pero ninguna las representaba directamente. Incluso había rumores de que algunas corporaciones estaban patrocinando a algunos de los grupos. 

¿Qué tan ciertos eran los rumores? Ni siquiera Sōji Kuzuhara, el capitán de la policía voluntaria del distrito lo sabía. No sólo la isla era demasiado grande para comprenderla completamente, sino que las organizaciones que controlaban las áreas cambiaban de lugar y cambiaban de manos todos los días. Los cambios más grandes era reportados por Sōsei Airwaves, pero eso sólo era un frío consuelo. 

E incluso si se redibujaran los límites, no afectaría a los residentes. Ligera inflación o deflación en la zona a lo sumo. 

—Vamos a traer más gente aquí cuando empiece a nevar. ¿Vamos a tener que limpiar su desastre este año? ¿Otra vez? 

—Basta de quejas. 

Naturalmente, la nieve también llegó a la isla artificial. Aquellos que vivían en la superficie fueron obligados a bajar durante esa temporada. 

—Incluso tuvimos que palear la nieve el año pasado. Para ser honesto, es un dolor en el culo. 

—Al menos no tenemos tanta como Sado o Niigata. 

—Aw, hombre. Le sorprendería lo poco que está nevando en Sado. No es muy diferente de aquí. Probablemente piensa que Niigata es enterrado cada invierno porque es de Kanto, Sr. Kuzuhara. El año pasado y el anterior -es decir, cuánto se supone que debemos hacer-, ¿están escuchando? 

Kuzuhara no contestó. El joven se quedó callado, desconcertado por el silencio de su líder. 

Hace tres años que Kuzuhara se unió a la policía voluntaria. Originalmente era un oficial de policía en Tokio, pero después de cierto incidente, llegó a la isla como si estuviera escapando. 

Mientras los hombres caminaban en silencio, pronto escucharon gritos de enojo mezclados con la transmisión de radio, junto con ruidos fuertes. 

Finalmente, Kuzuhara dio una orden. Era una orden muy vaga y brusca, pero los hombres que estaban tras él asintieron gravemente al unísono. 

—...Vamos. 

Alrededor de treinta o cuarenta personas estaban causando conmoción en una intersección, y cinco o seis hombres corrían en el centro de ella. 

Mientras se maldecían unos a otros, se oyó el sonido de una botella que se rompía y algo afilado que se clavaba en la carne. Para cuando llegaron Kuzuhara y los demás, los gritos ya habían trascendido el lenguaje comprensible, y la sangre salpicaba en el suelo desnudo y sin baldosas. 

Algunos en la última fila de espectadores se dieron cuenta de su llegada y levantaron la voz. 

—¡Hey! ¡Es Kuzuhara! ¡Está aquí! 

—¡Muévanse, abran paso! 

—Eso fue muy rápido... 

—¡Mátenlo! 

La conmoción se elevó en un instante, y los espectadores se hicieron a un lado escondiéndose. 

Era como si estuvieran dejando paso a un luchador que se dirigía al ring. Pero la escena que se desarrollaba ante Kuzuhara y sus hombres no era la batalla que esperaban, sino una masacre. 

Dos hombres ya yacían en el suelo; cuatro los pisoteaban y maldecían. 

Aún sin darse cuenta de la llegada de la policía voluntaria, los cuatro continuaron pisoteando furiosamente a los dos. 

—Esto ya ni siquiera es una pelea. —El policía más joven suspiró. Sin siquiera pestañear ante esa visión, Kuzuhara se acercó al linchamiento. 

Uno de los cuatro hombres finalmente se dio cuenta de Kuzuhara y golpeó a sus amigos en los hombros con horror. 

Los pisotones llegaron a su fin y un pesado silencio se apoderó de ellos. 

—Qué quieres, imbécil. 

El hombre que parecía ser el líder de los cuatro se volvió, fanfarroneando. Un leve indicio de miedo corría por sus ojos. 

—Baja la voz. 

Con eso, Kuzuhara miró a los hombres caídos. 

Ambos estaban cubiertos de sangre de la cabeza a la cintura, y sus narices habían sido torcidas en direcciones extrañas. 

Hizo un gesto. Los hombres que le esperaban se adelantaron, cogieron a los heridos con la respiración entrecortada, y se fueron. 

—¿Qué carajo creen que están haciendo? 

Uno de los cuatro hombres agarró a Kuzuhara por el hombro y le dio la vuelta. 

—¡¿No vas a hacer nada?! 

Antes de que el hombre pudiera terminar su amenaza, su mundo se puso patas arriba. 

Al girarse, Kuzuhara agarró al matón por el cuello, lo levantó en el aire sin ayuda, y con ese mismo impulso, tiró al hombre al suelo. 

—¡…! 

El hombre pudo haber intentado gritar, pero cayó de espaldas y se quedó sin aliento. 

Los otros tres se pusieron rojos mientras se lanzaban contra Kuzuhara, pero fueron golpeados por otros miembros de la fuerza policial voluntaria. 

Aullidos enojados llenaron la intersección, pero la policía detuvo a los hombres con total calma. 

Aunque había una fuerza policial en las calles, no había sistemas legales. Comunidades como estas tendían a tener sus propias reglas, pero incluso esas eran fugaces y siempre cambiantes en la isla artificial. 

Como resultado, la policía voluntaria sólo podía detener a los infractores y encerrarlos temporalmente en almacenes. Lo que les sucediera después era algo que los de arriba decidían. Algunas personas Kuzuhara las había arrestado muchas veces, y a otras nunca las volvió a ver en las calles. Ya sea que desaparecieran en tierra firme o en el mar, no tenía forma de saberlo ni intención de averiguarlo. 

La situación fue controlada con una velocidad casi tediosa. Kuzuhara, decidiendo terminar personalmente, se acercó al hombre que había tirado. Todo lo que quedaba era contenerlo como a los demás. 

El matón sacó un arma mientras se ponía en pie. 

Gritos silenciosos vinieron de la multitud de espectadores, y los que vieron el arma por primera vez empezaron a correr. Pero, naturalmente, fue la primera fila la que vio el arma primero, y las filas más atrás que no sabían lo que estaba pasando terminaron bloqueando su camino y causando confusión. 

La policía voluntaria también se puso tensa, sorprendidos por el arma. 

Pero en un sentido diferente a los civiles. 

—Ese idiota. 

—No puedo creer que apunte al Sr. Kuzuhara con un arma. 

Los policías susurraron entre ellos, casi sintiendo pena por el hombre. 

—Muere, hijo de puta. 

Con la respiración entrecortada, el hombre apuntó con el arma a Kuzuhara. Estaban parados a sólo un metro de distancia. No podía fallar. 

Sin embargo, Kuzuhara no mostró ninguna reacción. Sin el más mínimo indicio de fruncir el ceño, ignoró el arma y se adelantó. 

—¡Graaaaaah! 

Con un extraño grito de guerra, el matón presionó su dedo en el gatillo. 

Varios disparos sonaron claramente en el subterráneo, y los espectadores gritaron y se dispersaron. Los policías y algunos de los espectadores, sin embargo, se quedaron para observar el resto. 

Las balas alcanzaron a Kuzuhara en el torso. Su gran figura temblaba en cada disparo, pero su mano seguía alcanzando al hombre. 

—Maldita sea... 

Incapaz de enmascarar su miedo, el matón disparó de nuevo. Levantó el arma y se la puso en la cara a Kuzuhara para acabar con él y apretó el gatillo. 

La palma derecha de Kuzuhara cubrió la abertura y atrapó las balas mientras agarraba el arma por el cañón. 

Luego, se giró alrededor de su muñeca y fácilmente cogió el arma con su mano libre. La bala nunca le perforó la palma de la mano, bloqueada por un grueso guante negro. 

—¡¿Qué demonios?! Usando trucos baratos... 

El puño de Kuzuhara, que seguía sujetando las balas, se estrelló contra la cara del matón como si fuera una bala de cañón. 

La parte superior del cuerpo del matón fue arrojada hacia atrás como un resorte cuando se golpeó contra la pared. 

Apenas había empezado a deslizarse cuando el puño izquierdo de Kuzuhara le golpeó en la cara. El matón quedó inconsciente por el dolor. Un segundo después, Kuzuhara empujó la punta de su bota contra su cuello. El matón sintió como si se le fuera a romper la columna vertebral. 

—Sr. Kuzuhara. Va a matar al tipo si sigue adelante. 

Fue solo cuando un subordinado habló detrás de él que Kuzuhara finalmente se detuvo. 

—¿Está bien, señor? Sus guantes pueden ser buenos, pero tengo miedo de que se haya dislocado algo. 

Kuzuhara cerró el puño con la mano derecha, luego lo abrió y cerró varias veces. Los guantes de orden especial que llevaba no permitían que sus dedos tuvieran toda la destreza, pero eran lo suficientemente fuertes como para que el dolor de las balas no permaneciera. 

—Estoy bien. 

Viendo a Kuzuhara sujetar al matón antes de que terminara de hablar, los policías hablaron con asombro. 

—Las fibras a prueba de balas estos días son increíbles. 

—Eso hubiera sido una fractura conminuta si no hubiera sido el Sr. Kuzuhara. 

—¿Están bien sus costillas? 

Se había estremecido en el instante en que fue golpeado, pero ni siquiera había un adormecimiento persistente en este momento. Aunque relativamente delgado, su chaleco antibalas era el modelo más nuevo que sobresalía en la distribución de impactos. Y, sobre todo, el arma de su oponente era de un calibre relativamente pequeño. 

Mientras Kuzuhara terminaba en silencio, el nuevo miembro de las filas se preguntó en voz alta. 

—¿Por qué no usa un arma, Sr. Kuzuhara? Apuesto a que Kugi estaría encantado de conseguirle uno si se lo pidiera. 

Los otros policías se quedaron helados, pero Kuzuhara contestó sin reacción alguna. 

—Sólo hay dos grupos en Japón a los que se les permite tener armas. La policía y el SDF. 

Sin siquiera darse la vuelta, se levantó para irse. 

Burlas y vítores surgieron de los espectadores que habían permanecido a pesar de los disparos. 

Entre ellos, un joven se paró frente a él y- 

—¡Soy tu mayor fan! ¿Puedo estrechar tu mano? 

Kuzuhara se preguntó qué debía hacer, pero se sintió mal por ignorar al hombre. Tomó ligeramente su mano en un apretón de manos. El joven habló sobre el honor que era antes de que se hiciera a un lado. Kuzuhara finalmente se fue. 

Los policías que permanecían en la escena rodearon al novato. Los matones seguían tendidos en el suelo, y los heridos habían sido llevados a una clínica cercana. Muchos médicos con razones personales abrieron tiendas en la isla, por lo que no había escasez de instalaciones médicas. Las clínicas iban desde el equipamiento decente hasta trabajo en el piso. 

Uno de los policías frunció el ceño y regañó silenciosamente al novato. 

—¿Qué clase de pregunta fue esa? 

—¿Hice algo malo? 

Ahora que el novato lo pensó, Kuzuhara nunca llegó tan lejos. Sólo se puso excesivamente violento -como acaba de hacer- cuando el oponente sacó un arma. 

—Pero por qué... 

—Oye, ¿Sabes por qué el Sr. Kuzuhara terminó aquí? 

El novato agitó la cabeza. Los otros suspiraron. 

—Solía ser policía. Lo sabes, ¿Verdad? 

—S-sí. Pero hubo un incidente, ¿no? ¿Y lo despidieron? 

—No. Renunció. ...el Sr. Kuzuhara estuvo en un tiroteo. Como las cosas que ves en la tele. Eso pasa aquí, pero casi nunca en el continente, ¿sabes? ¿Has oído hablar del incidente de Shibuya? No importa si no lo has hecho. Lo importante es que el Sr. Kuzuhara fue parte de ello. Hace cuatro años. No sé si el tipo era un terrorista, pero había un idiota que estaba recogiendo armas en una fábrica abandonada en el campo. La mierda cayó y los idiotas empezaron a disparar antes de que apareciera la policía antidisturbios. 

—Huh... creo que he oído hablar de él. ¿No murió una niña o algo así? 

—Sí. Uno de los disparos del Sr. Kuzuhara contra el culpable rebotó en la pared y golpeó a una niña que se escondía allí para jugar. Al culpable le dispararon y lo arrestaron vivo, pero el pequeño explorador no sobrevivió. 

El novato recordó haber leído sobre el incidente en una revista y recordó el resto de la historia. Sabía que el caso sólo había alcanzado cotas sensacionalistas tras el tiroteo. 

—Hablando de mala suerte. Piensa en ello. Acabas de salir de la escuela de policía, ardiendo con justicia e idealismo, y todo lo que hiciste fue dispararle a un tipo que estaba a punto de dispararle a un niño. Pero, ¿Quién iba a saber que tu única bala perdida terminaría en la cabeza de la niña? 

—El oficial... 

—Era el Sr. Kuzuhara. Sabes lo que pasó después, ¿Verdad? 

El novato se quedó en silencio. Si su memoria estaba bien... 

La muerte fue finalmente clasificada como un accidente, pero el oficial en cuestión y su superior fueron a visitar a la familia de la niña para disculparse. 

Al principio, los padres lo perdonaron; no se podía evitar si fue un accidente. Pero quizás los policías deberían haber estado nerviosos desde el momento en que se dieron cuenta de que los padres sonreían a pesar de la muerte de su hija. En el momento en que el oficial y el superior se inclinaron profundamente, se oyeron disparos en la casa de los suburbios a mediodía. 

Nadie sabía cómo el padre puso sus manos en el arma. 

El superior murió en el acto, y el oficial fue llevado al hospital con heridas graves. Debido a que ambos hombres llevaban trajes, la familia no debe haber sabido qué oficial fue el responsable de la muerte. El superior, que estaba sentado en medio de la sala de estar, terminó recibiendo muchas más balas. 

—El padre se suicidó en el acto, y al final, el Sr. Kuzuhara quedó con vida. Tal vez iba a seguir con el trabajo de policía, incluso si tenía mala reputación, pero.... seguramente entendió la indirecta. Así que técnicamente renunció. 

El silencio llenó la calle. El novato pronto habló con indecisión. 

—Así que el Sr. Kuzuhara no es responsable, ¿Verdad? 

Otro policía se dio la vuelta y contestó, 

—Claro que sí. Fue su culpa por ser codicioso y apuntar al brazo del tipo en vez de a su cabeza o corazón. Por eso el primer disparo rebotó. Eso es lo que me dijo. 

◁ ▶︎ 

Después del trabajo de la mañana, Kuzuhara salió a almorzar. 

Para el mundo exterior, la ciudad era conocida como un nido de vagabundos y malvivientes. Pero en realidad, la población tenía una mezcla variada de todo tipo de carreras y empleos. Desde hospitales, restaurantes, tiendas generales y peluquerías, era como si los vendedores ambulantes de Tailandia o Vietnam se hubieran mezclado dentro de un solo edificio. 

El lugar habitual de Kuzuhara era el Restaurante de Iizuka, un restaurante al lado del cruce principal. A pesar de ser llamado restaurante, su oferta consistía principalmente en comida yakisoba y okonomiyaki, no muy diferente de los pequeños rincones de comida junto a los supermercados. 

Sin embargo, el negocio parecía estar en auge. Incluso las mesas plegables que salían a la calle estaban llenas. 

—Hablando de ocupaciones. 

Justo cuando se le ocurrió buscar otro lugar para almorzar, a su alrededor estallaron vítores agudos. 

—¡Hey, es Kuzu*! (NTI: Kuzu.- palabra japonesa para basura) 

—¡Compra algo, Kuzu! 

Desde atrás fue atacado por una patada voladora. Una ráfaga de golpes y patadas sólidas lo atacaron desde todas direcciones. 

Pero no había poder detrás de ninguno de los golpes. 

—Todavía tan animado como siempre. 

Rodeado de niños, Kuzuhara sonrió por primera vez ese día. Los niños vivían en los alrededores. Había una treintena de ellos sólo en esa calle, y la mayoría eran de la isla artificial. Y, naturalmente, algunos no tenían registros oficiales. 

El grupo de niños que esta vez acosaron a Kuzuhara eran los hijos de la mujer que dirigía el restaurante. 

—Vivito, vivito y coleando. ¡Tienes que estar muriéndote de hambre, Kuzu! Date prisa y compra algo. 

—Intentemos mantener tu boca limpia, ¿eh? 

—¡Ay! ¡Tío, tío! ¡Tío! ¡Ack! 

Cuando Kuzuhara le hizo un Neck Hanging Tree* (como una llave de lucha libre) al mayor de los niños, un cliente dejó la mesa redonda cerca de la parte delantera. Los niños corrieron y comenzaron a golpear la mesa, gritando: 

— ¡Kuzu! ¡Kuzu! ¡Por aquí, rápido! 

Un hombre en la mesa de al lado se volvió para regañarles, pero vio a Kuzuhara y volvió a lo que estaba haciendo. 

—Chicos, no griten aquí adentro. —Advirtió a los niños. Permanecieron en silencio durante un momento, pero rápidamente empezaron a hablar de nuevo tan pronto como se sentó. 

—Tienes que comprar, Kuzu. 

—¿Y por qué tengo que pagar de mi bolsillo para comer aquí? 

—¿A quién le importa? Tienes dinero, ¿verdad? ¡Ayuda algo al negocio! 

—Para ser de aquí, no sabes mucho sobre lo dura que puede ser la vida. 

Mientras sostenía la cabeza con las manos, el niño mayor se recuperó la llave y regresó. 

—Koff.... ¡Maldita sea, Kuzu! ¡Te vi patear algunos culos allá atrás! 

—¿Hm? 

—¡Te vi! Te vi tirar a ese tipo con un arma como esta. —El chico alardeó. Kuzuhara frunció el ceño. 

—Estabas mirando. 

—¿Eh? Oh, sí. ¡Desde antes de que ustedes vinieran! 

—...Eso no es algo que deberías mirar, ¿de acuerdo? Ya sea que te arrastren y vivas o mueras, esa cosa se te enreda en la cabeza. No crecerás bien. 

—Vamos, ni siquiera fue tan peligroso. 

—Te quitará años de tu vida. 

Justo cuando golpeaba la mesa, la dueña se acercó y golpeó a los niños en la cabeza con el dorso de su cuchillo de cocina. Kuzuhara escupió su té. 

—A.yú.da.me. 

—¡¿Qué demonios?! ¿Intentas matarnos, má? 

Tan pronto como los niños se dieron cuenta de lo que les había pegado, retrocedieron horrorizados. 

—¿Matarlos? No me dejaron muchas opciones después de librarse de mi ataque de sartén. 

—¡Maldita sea! ¿Qué clase de madre les clava un cuchillo a sus propios hijos, vieja bruja loca? 

—¡Las guerras suceden porque la gente se vuelve violenta! 

—¡Se supone que las familias deben hablar de las cosas! ¡Voy a huir de casa! 

—¡Me encierro en mi habitación! ¡Vete, mamá! ¡Vete! 

Mientras los niños se quejaban, la madre hizo girar su cuchillo. 

—...Oh, hoh. ¿Dónde aprendieron a hablar así? Si ignoran a su madre una vez más, los golpearé con la punta afilada. 

La mujer miró a sus hijos. Para una madre de seis hijos, era bastante joven y muy popular. Ella y su esposo estaban separados; al parecer, vivía en un barco de pesca cerca de la isla artificial. 

Los niños se dispersaron aterrorizados. Kuzuhara los vio huir y se volvió hacia la mujer. 

—Ahora que lo pienso, no veo a Yua por aquí, señora. 

Yua era una niña que vivía con la mujer y su familia. Debido a que era huérfana, Kuzuhara no sabía mucho de ella, aparte del hecho de que tenía unos doce años. Sus padres aparentemente se habían alejado del continente, pero él no sabía si ella tenía registros oficiales allí. 

Después de que sus padres fueron apuñalados hasta la muerte por una vagabunda que había venido a la isla, Yua se había criado en el restaurante. 

—Está ayudando por aquí como una buena chica. Ah, hablando del diablo. Aquí viene. 

La mujer hizo un gesto a una esquina del restaurante. Una chica estaba corriendo. 

—¡Ah! ¡Es el hermano mayor! ¡Hola! 

Una voz enérgica venía de más allá de las mesas. Pertenecía a una chica con el pelo corto y bien cortado. 

—Hola. 

Kuzuhara estaba en la escena donde los padres de Yua fueron asesinados. Se le dio la custodia temporal de la niña sollozante. Pero al estar soltero, no podía criarla como un padre, por lo que la dejó al cuidado de la mujer que dirigía el restaurante de Iizuka (que, en ese momento, no estaba separada de su marido). 

—Más arañazos —frunció el ceño, escudriñando su cara y sus brazos. 

—¿Eh? ¡Estoy bien! 

—¿Fuiste a hurtadillas a algún lugar otra vez? 

El pasatiempo favorito de Yua era la exploración. Era un pasatiempo muy apropiado para su edad en cierto sentido, pero no había nada más peligroso en la isla artificial. Kuzuhara--y otros adultos--habían intentado detenerla muchas veces. Pero ese hábito era algo que no podía arreglar. En última instancia, se vio obligado a rendirse, en lugar de eso, asustó a los delincuentes locales para que la vigilaran y así evitar que fuera secuestrada o vendida. 

Kuzuhara no tenía ni idea de por qué era tan firme en la exploración, pero en ese momento él estaba casi a gusto con sus expediciones. Pero- 

—¡Sí! Ayer bajé hasta el nivel más bajo. ¡Incluso podía ver el mar! 

Pffft. 

Kuzuhara volvió a escupir su té. 

—¿El nivel inferior? Te refieres a Las Fosas… 

Un gran parte del nivel más bajo de la isla artificial era una sala de máquinas donde se controlaba la altura de la isla. El resto de la zona se suponía que era espacio de estacionamiento y almacenamiento, pero hoy en día, era una parte particularmente peligrosa de la isla. Los negocios que se hacían allí provocaban muecas hasta en los lugareños más experimentados, y había tantos drogadictos que incluso Kuzuhara no iba si podía evitarlo. Para ser más específicos, la gente de allí vendía chicas como Yua sin siquiera pestañear. 

—Sabes cuánta gente está de guardia en las entradas... 

—¡Encontré una ruta lateral! La he estado buscando desde siempre, pero finalmente lao encontré ayer. 

—¡Es un milagro que hayas vuelto sana y salva! ¡Nunca pienses en volver allí! ¿De acuerdo? —Kuzuhara levantó la voz sin pensar. Desanimada, Yua se quedó en silencio. 

Algunos de los clientes se volvieron para ver lo que estaba pasando, pero se dieron la vuelta y fingieron no darse cuenta tan pronto como vieron a Kuzuhara. 

—...Lo siento. 

—Supongo que no puedo evitar que hayas ido y regresado, pero aun así... ¿Podría convencerla de que no lo haga, señora? —Llamó a la dueña, que había vuelto a la cocina. Pero su respuesta vino con un corte final del cuchillo. 

—¿Qué quieres que haga, encadenarla? —Preguntó con naturalidad. 

—Mejor encadenada que muerta. —Murmuró sombríamente. 

De repente, el segundo hijo de la dueña regresó con una sonrisa. 

—¿De qué sirve una vida encadenado? ¡Elijo morir libre! 

—¡Basta! —Rugió Kuzuhara. El chico se fue de nuevo. 

—¿De dónde sacan estas palabras? No es como si pudieran usar Internet adecuadamente. 

Finalmente se calmó, Kuzuhara se volvió hacia Yua. Todavía tenía colgando la cabeza. 

—Lo siento, Yua. Ya no estoy enfadado. Sólo.... no vuelvas allí, ¿De acuerdo? 

—¡Está bien! 

Sólo cuando vio que una sonrisa volvía a su rostro, se dejó mirar el menú. 

—De todos modos, tomaré el omelet-soba y una taza de oolong... 

Justo cuando hacía su pedido, un ruido monstruoso sacudió la calle. 

<Ah-ah-ah-ah-Aaahh... Probando... Ejem. ¿Cómo está el tiempo hoy? ¿Despejado o nublado o áspero? ¿A quién le importa? Estamos bajo tierra; ¿cómo se supone que lo sepamos? ¡Así queeeeeeee... no escuches esto! Por eso estoy escuchando, pero tú también me estás escuchando, ¿Sōji Kuzuhara? ¿Sōji Kuzuhara? Sé que estás ahí, así que sería feliz si salieras, pero si no lo haces, me quedaré aquí sentado y haré ruidos molestos todo el día. Por ejemplo.... ¡Es hora de “masticar el fajo de papel de aluminio”!> 

Un segundo después, el sonido de algo crujiendo, seguido de una breve arcada y un silencioso estornudo. 

<Sniff... Sniff... Eres horrible. ¿Cómo pudiste engañarme así, imbécil, ahora soy el malo aquí, anémona de pepino de mar, estúpido imbécil?> 

La voz modulada pertenecía a la voz más familiar para los lugareños, el principal DJ de Buru Buru Airwaves. 

—¿Quién demonios dice "estúpido imbécil" estos días? 

—El DJ aún no ha aprendido rimas y compás. 

Al unísono, los otros clientes se volvieron hacia la fuente del sonido con sudor frío en sus caras. Pero los altavoces utilizados habitualmente por la emisora de radio estaban emitiendo una radionovela sobre un ángel pipirú-algo-y golpizas. La voz del DJ venía de otro lado. 

<Aww hombre, se acabó nadie sabe dónde se supone que tengo que sacar toda esta frustración, así que decidí decidir por mi propia decisión que todo esto es culpa de ¡Kuzuhara kuzu kuzu kuzu kuzu kuzu kuzu kuzu kuzu kuzu kuzu kuzu kuzu kuzu! Sōji Kuzuhara, ¡¿Me estás escuchando?! Hasta que no atrigas tu trasero aquí, voy a calumniar a los chismes, a hacer que los escándalos hagan que la gente se moje en la cama...> 

Los lugareños, ajustándose lentamente a los despotriques del DJ, perdieron el interés. 

—Eso ya ni siquiera es un DJ. 

—Nunca he visto peor ritmo o estilo. 

Siguieron el rastro de ruido hasta la gran camioneta en medio de la calle. Estaba pintada de azul brillante y tenía una placa negra y ventanas negras. Era una fortaleza conmovedora que servía como estudio y torre de transmisión de Airwaves. 

Kuzuhara trató de ignorar la transmisión, pero pronto se dio cuenta dolorosamente de las miradas de los otros clientes. 

Miró a la cocina; la dueña tenía un cuchillo en una mano y una sonrisa en los labios. La sonrisa no llegaba a sus ojos. 

—Um... yo... 

Mientras Yua dudaba, le dio una suave palmadita en la cabeza y se puso de pie con una brillante sonrisa. 

—Lo siento. Voy a apagar eso, ¿podrías tomar mi pedido un poco más tarde? 

◁ ▶︎ 

Cuando Kuzuhara se acercó a la furgoneta, los altavoces fijados a su techo se quedaron en silencio. Luego hubo un click cuando la puerta se abrió. 

Sin decir una palabra, abrió la puerta corrediza y se encontró con el ocupante de la camioneta con una simple mirada. 

—Muy bien. Entonces, ¿Cómo te gustaría que te maten? 

Dentro de la camioneta había múltiples computadoras, algunos equipos de transmisión, y sofás y una mesa dispuesta como un salón de karaoke. Era difícil reconocerlo como el interior de un vehículo. Las ventanas, completamente opacas desde el exterior, eran tan claras como el aire del interior. 

Una mujer se sentó en el sofá más alejado de donde estaba Kuzuhara. Llevaba una camisa abotonada con rayas blancas y negras. Un par de gafas de sol con monturas azules se sentaban en su cara. Su largo cabello estaba atado en una cola de caballo, y había un pañuelo rojo atado alrededor de su cabeza. La camisa estaba completamente desabrochada, mostrando un bikini azul y la figura sensual de la mujer. 

Ignoró completamente la amenazante entrada de Kuzuhara. 

—Llevo puesto un bikini porque... 

—No me importa. Si no vas a elegir cómo voy a matarte, sal de mi vista. 

La mujer se quedó en silencio por un momento. Entonces la presa estalló mientras aullaba de risa. 

—¡Kyahahahahahahahahahahahahahahaha!¡Heehahahahahahahahaha! Hombre, eso es genial. ¡Es asombroso! ¡Ese es el Kuzuhara que conozco! ¡Ya basta de joder con esa cara seria y muerta! Me desnudé y te provoqué, así que esperaba una gran reacción. Como ruborizarse, por lo menos. ¡Jajajajajajajajajaja! 

Los aullidos de la belleza eran apenas humanos, y mucho menos femeninos. Su verdadera voz tenía un encanto ronco, muy diferente de la voz modulada que normalmente llenaba los altavoces. 

Disparando una fría mirada a la mujer productora y DJ Kelly Yatsufusa de Sōsei Airwaves- Kuzuhara murmuró fríamente. 

—Así que eliges morir. Por mí está bien. 

Tan pronto como Kuzuhara entró en la furgoneta, la puerta se cerró automáticamente tras él. 

—¡Jajajajajaja! Aw, hombre, aw, hombre. ¡¿No crees que estás yendo demasiado lejos?! Hay una señora sentada en una habitación en la que nadie puede mirar adentro, vestida con estos harapos. Vamos, ¿Hice que se te agitara el corazón? ¿Lo hice? 

En un abrir y cerrar de ojos coqueteó exageradamente, pero los ojos entrecerrados de Kuzuhara no se movieron. 

—¿Quién diablos se pone duro con alguien que habla como una delirante estudiante de secundaria? 

—¿Ni siquiera un poquito? Aww, vamos. ¿Ni siquiera tienes una pequeña debilidad por los locos? Fushigi-chan*, ¿Alguien? (NTI Fushigi-chan.- una persona extravagante en los medios japoneses que se comprta de manera diferente a las normas de su grupo social). 

—¿Se te ha ocurrido que llamarte a ti misma una fushigi-chan cancela todo el propósito? Más aún, tu etnia ni siquiera concuerda. 

—Aww. Eres tan aburrido. 

Kelly sacudió la cabeza con incredulidad y se enderezó. 

—De todos modos, no me mates, ¿de acuerdo? Sólo escúchame y volveré a casa. Pero esta es mi casa. ¡Nyahahahahahaha! 

—Una nyahahaha más y te mataré. 

—¡Libertad de prensa! ¡Esto es opresión! 

—Nadie confía en un reportero que deja caer la "libertad de prensa" cada vez que puede. Y hablando de ser libre, ¿no puedes olvidarte de todo el negocio de la radio y apegarte a una organización en algún lugar? 

—Oye, recuerda lo que siempre digo. ¿De qué sirve una vida encadenada? Elijo morir libre. ¡Heehahahahahahaha! 

—Así que tu radio es donde los chicos de la zona lo escucharon. 

Me pone de los nervios de punta. 

Kelly y Kuzuhara se conocieron cuando se convirtió en capitán de la fuerza policial voluntaria del distrito. Había accedido a una entrevista con ella por orden de los peces gordos, pero aun así no tenía un buen conocimiento de su personalidad. 

Al igual que la temperatura y la humedad, su tono y actitud cambiaban diariamente. No era que de la noche a la mañana se volviera humilde o infantil, sino que la forma en que se reía o la forma en que expresaba las cosas fluctuaban constantemente. Cualquiera que hablara con ella caería en una completa confusión. 

—Así que sobré por qué pregunté por ti, Kuzuhara. Escuché eso antes. Solías ser un pez gordo, ¿No? 

—Tienes oídos en todas partes. 

—¡Hyahyahah! ¡Ese es mi trabajo! Así que déjame ser franca, Kuzuhara. ¿Quieres que te entrevisten la semana que viene? 

—¿Qué? 

—Estoy diciendo que eres el invitado de la semana que viene en "Buruburu Airwaves on the Street". Dime sobre la pelea que tuviste hoy, o algo que golpeó, aplastó y se estrelló. ¿Sabes una cosa? Sólo di lo que quieras. 

—No. 

Kelly estaba hablando de uno de los pilares de Buruburu Airwaves, un programa que se transmitía todos los sábados por la noche. Escogía una figura de la ciudad que recientemente había atraído el interés del público y los entrevistaba en persona. En el programa fue la primera vez que conoció a Kuzuhara. 

Siempre que había problemas en el Distrito Oeste, Kuzuhara se involucraba, sobre todo como el héroe que interviene para poner fin a la conmoción. Y cada vez, Kelly se enteraba de sus hazañas. 

Como resultado, Kuzuhara obtuvo el cuestionable honor de ser el lugareño que veía a Kelly con más frecuencia. 

—Ya me has entrevistado. Y no había nada especial el día de hoy. ¿Eso es todo? Si no tienes nada más, me voy. 

—¡Espera, imbécil! ¡Vamos, hoy voy a entrevistar a Kugi! ¡Tu jefe! Será una transición fabulosa. Y la última vez que viniste, yo estaba haciendo el 90% de la conversación. 

La expresión de Kuzuhara cambió. 

Seiichi Kugi era más joven que él, pero era un ejecutivo del grupo que supervisaba el Distrito Oeste. Supuestamente tenía una relación romántica con la hija de una figura central de la organización, y era algo así como el superior directo de Kuzuhara. Pero, en opinión de Kuzuhara, sólo era un hombre con conexiones decentes. Kugi se comportó con una dignidad que contradecía su juventud, tenía una mente calculadora y, sobre todo, era el superior de Kuzuhara como lugareño en la isla artificial. 

—...Kugi, huh. Dejándolo de lado, no tengo nada de qué hablar. 

—¡Te lo dije, está bien! 

Kelly se dio una palmada en la rodilla y se puso de pie. Gesticulando alocadamente, continuó luchando por su siguiente invitado. 

—¡Con tu popularidad, sólo tienes que sentarte ahí y resolver el problema! ¡Todas las luces verdes! ¡Es suficiente para volver locos a los oyentes! ¡Estarán envueltos en un frenesí de excitación! En esta ciudad -sin usar un arma- alguien en tu posición sigue vivo. ¡Oh, Dios mío! Esta ciudad es diferente del continente. Mis oyentes no quieren a un simple japonés, ¡quieren un héroe amistoso del vecindario! ¿Entiendes lo que digo? 

—Sólo tengo suerte, eso es todo. Y en última instancia, esto es Japón. Los maleantes comunes y corrientes y los drogadictos no pueden conseguir armas. 

—Pero alguien te disparó hoy. ¿Verdad? 

—Eso es... 

—Los tipos armados no estaban en ninguna de las grandes organizaciones. Eran pequeños peces gordos que llegaron hace unos meses. No sé si eran fraudes o qué, pero no tienen nada que ver con la yakuza o la mafia. 

—...Realmente tienes oídos en todas partes. Ni siquiera yo sabía tanto. 

—La gente de fuera cree que esta ciudad es una especie de infierno, pero esa no es la verdad en absoluto. La seguridad pública es lo suficientemente decente como para que una mujer indefensa sólo tenga un tercio de posibilidades de ser atacada cuando está sola. Pero hemos tenido muchos casos de armas estos días. Sé que tú también lo sabes. 

En lugar de responder a la pregunta tácita, Kuzuhara escogió otro punto que Kelly planteó. 

—Más bien, un enorme 1 de 3. Y eso sube a 9 de cada 10 una vez que llegas a Las Fosas. 

Lo que me recuerda lo afortunada que fue Yua al salir de allí. Kuzuhara pensó con tristeza, pero Kelly sonrió y agitó la cabeza. 

—Te estás quedando atrás en el tiempo. Las Fosas ya no son tan malas como antes. 

—¿…? 

—¿Qué era ahora, hace cinco años? Incluso Las Fosas tienen algunas reglas como los distritos. Es más seguro. No se compara con esta área, pero, aun así. Significa que incluso los turistas del continente o de Sado pueden salir con vida. 

Esa fue la primera vez que Kuzuhara escuchó algo así. Cuando llegó por primera vez hace tres años, era una regla tácita que debía mantenerse alejado de Las Fosas. Pero ahora que lo pensó, el número de personas que desaparecieron en Las Fosas había disminuido recientemente. 

—Me encantaría invitarlo al programa alguna vez, ya sabes. Aparentemente, hay un jefe incluso ahí abajo. Mantiene a la escoria con una correa, si se puede llamar así. 

—Eso es nuevo para mí. ¿Quién es el jefe? 

Finalmente, interesándose por lo que Kelly tenía que decir, Kuzuhara se volvió. 

—Hayato Inui. Aparentemente es un idiota bocazas que se tiñe el pelo de siete colores. 

—¿Un idiota? 

—Vamos, ¿Quién diablos se pone siete sombras en el pelo? Aunque nunca lo he visto antes, así que no puedo confirmarlo. 

—La tetera está llamando a la tetera negra. De todos modos, ya me voy. Si me vuelves a llamar así, te daré un puñetazo en la cara. 

—¡Es tu culpa por no darme tu número de teléfono! 

—¿Y desperdiciar pila hablando contigo? 

Inmediatamente se giró para irse, pero por alguna razón la cerradura no se movió. 

—Oye, tu puerta... 

Cuando se giró, se le quedó sin aliento en la garganta. 

La cara de Kelly estaba justo delante de la suya. En lugar de sus habituales gafas de sol azules, un par de ojos rojos oscuros lo miraban fijamente. ¿Eran lentes de contacto de color o naturales? Kuzuhara no sabía cómo reaccionar ante la extraña sombra. 

El silencio se apoderó del momento. Kelly puso una sonrisa completamente diferente de sus anteriores, y se acercó. Sus labios se relajaron y se rizaron seductoramente mientras hablaba. 

—Realmente eres un tipo extraño. El “tú” distante que camina por la ciudad, el “tú” amistoso que juega con los niños, el “tú” que desprecia las armas, y el “tú” despectivo que me desprecia. ¿Cuál es el verdadero “tú”? 

—...¿Qué es lo que quieres? ¿No sueles reservar sólo una cara para una persona? 

Normalmente, Kelly se habría reído del comentario. Pero había algo más fuerte en su expresión que combatía el impulso. Casi parecía una extraña. 

—Este lugar no se ha convertido en un pozo negro por completo, pero no es una verdadera ciudad. Para una reunión de punks y vagabundos, ni siquiera puede llegar a ser completamente depravado. Al final, la isla está llena de gente que está desesperada por vivir como lo hicieron en el continente, como si no pudieran seguir adelante. Este lugar no es ni aquí ni allá. Es barato y no tiene nada que ver con la libertad, la corrupción o el orden. Como un pequeño juego de simulación. Pero, ¿Por qué luchas tanto para seguir siendo un "alguien"? Negarse a formar parte de la ciudad, y negarse a perderse. ¿Por qué vives tan desesperadamente? 

Era una pregunta directamente de un anime o de un drama de otra generación. Pero Kuzuhara se asustó por su sombría expresión. 

Pronto, se las arregló para contenerse y escupió con ansiedad. 

—Estás imaginando cosas. Llamarme desesperado es un insulto a gente como la Srta. Iizuka. 

—Está haciendo todo lo posible para vivir, pero no está desesperada. Supongo que es como.... incluso después de que huyeras a esta isla, sigues corriendo. 

—Basta. 

—¿Recuerdas que dije que no sabía cómo era el verdadero "tú"? Me pregunto.... ¿Cómo era antes de ese incidente? 

La mirada desviada de Kuzuhara se dirigió hacia la de Kelly. Y con la mirada más tranquila, contestó. 

—Lo siento. Por favor, detente. 

Kelly miró al suelo por un momento; luego, se echó hacia atrás y se alejó, cayendo en el sofá mientras se ponía sus gafas de sol. 

—Kyahahahaha... oh, hombre, oh, hombre, oh, hombre, oh, hombre, ¡oh, hombre! Eres realmente raro, Kuzuhara. 

Volvía a ser una DJ bocazas. 

—¡Heehahahahahahahaha! Sabes, ¡estaba totalmente lista para ser golpeada ahora mismo! Podrías haberme matado, ¿sabes? Pero, ¿Por qué no te enfadaste? ¿Por qué te disculpaste? Todo fue culpa mía. ¡Fui yo quien desenterró tu pasado, lo insultó y se rió de él! 

Kelly se reía el doble, pero sus manos estaban un poco sudorosas. Probablemente había estado lista para ser golpeada sin sentido. Incluso mientras aullaba, temblaba levemente. 

Esta vez, Kuzuhara fue el que hizo una pregunta perpleja. 

—No te entiendo. ¿Qué demonios fue todo eso? 

—Bueno, sólo quería saber más sobre ti. Quería ver cómo reaccionarías cuando mencionara ese pasado que siempre tratas de ocultar. Vamos, soy parte de la prensa. Siempre queremos una mirada microscópica detallada de cómo piensan los héroes como tú. Y también tengo la política de investigar a mis invitados. 

—Uno de estos días te van a matar de verdad. 

—Te lo dije antes. Elijo morir libre. 

—Ahora suenas como una estudiante de secundaria que ha visto demasiadas películas. 

—Suenas como un chico de secundaria que piensa que es genial actuar maduro. 

—Claro, claro. Supongo que aun así ganaré en términos de edad. 

—¿Eh? Espera, ¿perdí? 

Kuzuhara dio un suspiro de enfado y se volvió. 

Poniendo una cara inusualmente tranquila, Kelly le dijo sólo una cosa a su espalda. 

—Lo siento. Lo digo en serio esta vez. 

—No tienes que disculparte conmigo. 

Sin mirar atrás, abrió la puerta. 

—Estoy dispuesto a aceptar toda la crítica y la culpa por ese incidente. Si te hubiera golpeado antes, habría sido como huir de todo. ...aunque supongo que venir aquí fue huir. 

Saliendo, Kuzuhara se giró justo una vez antes de que se cerrara la puerta automática. 

Quería decirle algo a Kelly mientras ella lo miraba, pero al final se quedó callado. 



Escuchando a su propio estómago refunfuñando, se dirigió al restaurante para hacer su pedido. Varios niños estaban reunidos fuera de la camioneta, pero se dispersaron tan pronto como él salió. Si los niños del restaurante estuvieran entre ellos, lo habrían atestado, pero no parecían estar allí. 

Los niños locales tendían a tener la piel pálida, probablemente gracias al hecho de que pasaban la mayor parte de sus días en el centro comercial subterráneo. Había muchos ordenadores y dispositivos de juego incluso en esta ciudad, y muy pocos subían deliberadamente al nivel superior o al puente. Entonces, Kuzuhara se dio cuenta de que Yua, relativamente, era la más bronceada de los niños locales. Probablemente había visto más luz solar que nadie. 

Al mismo tiempo, fue atrapado por una extraña punzada de emoción. 



Maldita sea. Qué demonios. 

En su mente apareció una piel blanca como la nieve, aún más blanca que la de los niños. 

Cuando se quitó las sombras.... me gustó por un segundo. 

Desafortunadamente, alguien ya había tomado el asiento en el que Kuzuhara se había sentado. 

El sonido de su estómago refunfuñando fue todo lo que pudo oír en el abarrotado restaurante. 

◁ ▶︎ 

El sábado por la noche. El Distrito Este de la isla artificial. 



—¿Adivina qué? Hoy estreché la mano de Kuzuhara Sōji ¿No es increíble? 

Un hombre se jactaba en una tienda de ramen en el Distrito Este, en el lado opuesto de la isla de Kuzuhara. 

La tienda de ramen estaba en una esquina de la calle. La comida era decente, pero el establecimiento era pequeño. El dueño agitaba los fideos desde tan cerca que su aliento llegaba hasta el mostrador, y a veces el caldo caliente salpicaba de la olla y caía sobre los clientes. La razón por la que también se desempeñaba como tienda general era porque el propietario también compraba suministros variados cuando se ponía en contacto con la gente de los traficantes de la isla para conseguir ingredientes para ramen. Para ser franco, la tienda general generaba más dinero que el negocio del ramen, y en ese día sólo sucedió que un joven estaba merodeando en uno de los asientos. 

El dueño estaba preparando en silencio los ingredientes para las ventas de la noche, pero el joven siguió hablando con él a pesar de todo. 

—Lo vi justo delante de mis ojos. ¡Todo el asunto! ¡Lo vi agarrar esas balas en la palma de su mano, así! ¡Luego gira y tira y tuerce y tuerce y tira! 

El joven era indescriptible y tenía el pelo negro. Constantemente calentaba algo con el encendedor turbo en la mano. Había un tazón de ramen frente a él, pero cerca de la mitad de los fideos aún estaban allí. 

— Sōji Kuzuhara! ¡El mismísimo Sr. Kuzuhara! Realmente es especial. Él está....lo tenía que llamar... ¡Sí! Tiene clase. ¡Está en otro nivel! 

—No me importa. 

—Hombre, ¿Por qué no lo entiendes? Por eso no puedo tratar con viejos. ¿Nadie ve la tele? Están haciendo una película de acción ahora mismo. ¿Puedo cambiar de canal? 

Había un televisor de pared en la tienda. Tenía más de diez años, pero reproducía las mismas imágenes que el continente con una calidad cristalina. 

—¿Una de tus favoritas? Entonces debe ser una película de mierda. 

El viejo calvo que era dueño de la tienda refunfuñó en voz alta, pero al joven no pareció importarle. 

—¡Tienes que estar bromeando! ¿Sabe lo que es esta película, Sr. Take? ¡Este es el estreno de Extreme Honor 6! La mejor película de acción del mundo, lo juro por Dios. Fui hasta el continente para ver a este bebé en los cines, las cinco veces. Los tiroteos son tan increíbles que podrían ponerlos en un museo. ¡Tiene el arte escrito por todas partes! Pensé que me iba a mear encima cuando lanzaron cien mil cuchillos Spetsnaz en la secuencia de apertura. ¿Y sabe lo que pasa en el clímax? ¡Armas montadas en satélites cara a cara! ¡Imagina eso! ¡El tipo esquiva muy tranquilamente los láseres! Es una para los libros de historia. Y escuché que todo esto fue un truco en la cámara. ¡Ni una gota de efectos visuales! ¿Puede creerlo? 

—Mentira. 

—Me has pillado. —El hombre se rió, abofeteándose la frente—. Pero no era una mentira total, sólo tenían un poco de efectos visuales... 

—No puedo creer que alguien los siga llamando “efectos visuales”. Incluso mi generación lo llamó CGI. 

—Bueno, brindemos por mi vieja y elegante alma. Eso significa que en realidad soy bastante estilista... 

—Basta de tonterías. Termina tu ramen y vete. ...Además, tengo lo que me pediste. 

El viejo puso una bolsa de papel en la encimera, frente al cliente. 

—Gracias, Sr. Take. Por cierto, me gustan mucho sus bolsas, son muy resistentes. 

Justo cuando los dedos del joven alcanzaron la apertura, Buruburu Airwaves on the Street comenzó a tocar en el altavoz que tenía detrás de él. 



<Se dice que usted llegó a la ciudad hace cinco años, Sr. Kugi...> 

Una voz femenina ronca escapó del altavoz. 

—Me gusta esta chica. Mejor que ese DJ con cerebro de pájaro. 

Sin saber en sus sueños más descabellados que los dos eran la misma persona, el joven comenzó a sacar lo que parecía ser latas de spray de la bolsa de papel. Eran siete en total. 

—Así que Kugi es el invitado de hoy. Es un ejecutivo del Distrito Oeste, ¿verdad? 

<Sí. Llegué ese verano, el último día de agosto.> 

—¿Eh? 

De repente, el joven pareció curioso. 

<No puedo olvidar ese día, aunque quiera. Fue el día en que me convertí en parte de esta ciudad, así como el día en que perdí a mi amiga.> 

<Me dijeron que, justo antes de que pudieras entrar en la isla, hubo algún tipo de conflicto entre pandillas y quedaste atrapado en el fuego cruzado.> 

<Sí. Todavía lo recuerdo claramente. Aunque ella no tuvo nada que ver con el conflicto, fue alcanzada por una bala perdida y asesinada.> 

—Espera. Espera, espera, espera un segundo. 

—¿Qué quieres ahora? ¡Termina ya tu ramen! 

—Vamos, Sr. Take. Sólo dame un segundo. Esta es la parte importante. 

<Así que el incidente ocurrió en el camino de Sado, en el nivel superior.> 

<Sí. A veces me preguntó, si tan sólo hubiéramos pasado por un camino diferente. Pero habríamos quedado atrapados en algo, de una forma u otra. Y las cosas no han cambiado. Han pasado cinco años desde entonces, pero la ciudad sigue en un estado de confusión...> 

—¡Hombre, eso estuvo cerca! Whew! ¡SALVADO! 

El joven hizo una pose de victoria y vitoreó. 

—Espera. Supongo que “salvado” es un poco grosero con la chica que murió. 

—Sólo voy a guardar un momento de silencio, así que, ¿Podría callarse un poco, Sr. Take? 

—¡¿Qué demonios estás haciendo?! 

—Vamos, escucha. Dijo que una bala perdida la golpeó el mismo día que decidí volverme un poco loco, así que tenía miedo de ser yo quien le disparó. Pero fue en un lugar totalmente diferente, así que supongo que no fui yo. 

El hombre cerró los ojos y observó un momento de silencio. Después, recogió los objetos que había estado calentando con el mechero -varios imperdibles alfileres de seguridad- y comenzó a meterlos por los agujeros de sus orejas. 

Luego, buscó las siete latas de tinte en aerosol que había sacado de la bolsa de papel. 

—¡Inui, hijo de puta! ¡No vas a usar esas cosas aquí! 



—Me echó a patadas. Lo hizo en serio. Mierda. 

Contando en voz alta lo que acababa de pasar, Hayato Inui caminó por las calles. 

Las luces en el techo del centro comercial eran demasiado tenues; todo lo que podía ver eran puestos de comida y multitudes. En las calles donde el océano parecía estar a un mundo de distancia, continuó caminando hacia una vista del mar. 

A su casa en el nivel más bajo de la isla, Las Fosas. 



Las escaleras que bajaban estaban destinadas a ser escaleras de emergencia; nada destacaba excepto la más esencial de las luces. Pero una de las paredes estaba cubierta de graffiti, cortesía de los residentes que se mudaron después. 

El vandalismo variaba desde dibujos infantiles con palos hasta piezas artísticas que podrían aparecer en una película. Pero en la oscuridad del hueco de la escalera, parecían igualmente amenazadores. 

<Al vivir aquí, parece como si la isla se hubiera quedado décadas en el pasado de Japón. Está separada de los muchos avances tecnológicos y sistemas sociales del continente, pero no se ha convertido en una barriada completa. Debido a que hay una especie de sociedad aquí, los civiles a veces nos visitan como turistas. Por supuesto, si tienen mala suerte, terminan como yo o como mi amiga. > 

<Usted mencionó antes que esta ciudad no estaba ni aquí ni allá, en todos los sentidos. > 

<Sí. La ciudad no sólo está incompleta, sino que está en todas partes y en ninguna parte a la vez. Desde un punto de vista administrativo, es casi inexistente. Pero eso cambiará una vez que el gobierno japonés se estabilice. Si es posible, me gustaría que el sistema social que nació en esta isla fuera reconocido como una comunidad independiente y autónoma. Sé que esto puede sonar bastante sorprendente. Pero sea como sea, la ciudad se encuentra actualmente en una encrucijada. Convertirse en una miserable colmena como la Ciudad Amurallada de Kowloon y eventualmente ser derribada por el gobierno, o hacer que Japón y el mundo reconozcan nuestro potencial.> 

—Para alguien que llegó el mismo día que yo, es un pez gordo. 

También se instalaron altavoces en las escaleras de emergencia, pero no hicieron ruido; tal vez se habían caído de la reparación. 

Así que mientras Hayato descendía, el sonido de la radio se alejó lentamente hasta que finalmente dejó su conciencia. Incluso las luces fluorescentes habían dejado de funcionar por mucho tiempo, aún sosteniendo la bolsa de papel, se unió a la oscuridad. 

Recordando las últimas palabras que escuchó en la radio, el joven se rió. 

—Eso es todo. Este lugar realmente no es ni aquí ni allá. Así que es hora de decidir sobre un título. Conviértelo en mi tipo de ciudad. Heh heh heh heh... Mwahahahahahahaha... Huh. No hay mucha reverberación en estas escaleras. No tiene sentido reírse... 

Incluso su risa desapareció entre las sombras, dejando tras de sí sólo silencio. 

◁ ▶︎ 

Después de la entrevista, Kelly habló con el invitado antes de que pudiera dejar la camioneta. 

—Um. ¿Sr. Kugi? 

—¿Sí? ¿Qué pasa? 

Incluso fuera del aire, Seiichi fue muy cortés. Kelly se quitó las gafas de sol y se acercó a él. 

Seiichi había cambiado completamente en los últimos cinco años. Ni siquiera sus amigos de Sado lo reconocerían de un vistazo. No sólo había crecido más alto, sino que sus rasgos también se habían vuelto más agudos. Pero su presencia sombría no había cambiado desde sus días de adolescente. 



—¿Puedo preguntarte una cosa? Es una pregunta personal, no tiene nada que ver con la entrevista. 

—Por supuesto. 

Mientras el joven sonreía, Kelly eligió cuidadosamente sus palabras. 

—¿Alguna vez... has pensado en vengarte del puente y de esta isla? 

En el momento en que la pregunta salió de su boca, el interior de la camioneta quedó envuelto en un pesado silencio. 

Los ojos de Seiichi se abrieron un poco. Miró a Kelly y se rió torpemente. 

—Tú.... eres una persona muy curiosa. 

—Lo siento. 

—Está bien. Es que Kanae, la amiga de la infancia de la que te hablé, era igual que tú. Aunque en su caso, eso la llevó a su desafortunada muerte... Por favor, cuídate. 

Con eso, alcanzó la puerta. 

—Umm, sobre mi pregunta. 

Seiichi se quedó inmóvil en el medio del alcance, y con la espalda girada, contestó. 

—No sería lógico despreciar este lugar en sí mismo. Después de todo, mi mundo se detuvo en el puente y en la isla. ¿Lo has entendido? Este lugar es todo lo que tengo ahora. Lo protegeré a toda costa. 

Entonces, abrió la puerta y salió. Muchos hombres de buena constitución se encontraban en el exterior, y detrás de ellos había varios coches de lujo estacionados. 

Había una mujer de pie delante de uno de los coches. Era la actual novia de Seiichi, Yili; mitad china y mitad británica, hija del hombre a cargo del distrito. Ella lo recibió con una sonrisa afectuosa. 

Yili, Seiichi, y los hombres entraron en el coche y se fueron sin decir nada más. 





—Hombre, hablando de estar cargado. ¡Heehahahahaha! ¡Mierda, lo tienen bonito! 

Tan pronto como Seiichi se fue, Kelly volvió a ser la de siempre. 

—¡Ese bastardo de Seiichi es un tipo que da miedo! Pensé que Kuzuhara me iba a pegar, pero los ojos de este tipo parecían como si hubiera podido matarme. ¡Jajajajajajajajajajajaja! 

Después de un aullido de risa, sus rodillas comenzaron a temblar mientras revisaba la lista de contactos de su teléfono. 

—¡Oh, maldita sea! ¿Por qué diablos no tengo a nadie con quien hablar en un momento así? ¿Por qué demonios Kuzuhara no me da ya su maldito número? 

◁ ▶︎ 

Varios días después. 

Una tarde, Kuzuhara fue llamado a la oficina por su superior, Kugi. 

A pesar del nombre, la oficina seguía siendo parte de lo que una vez iba a ser un distrito comercial. 

En términos de escala, la oficina estaba un paso por encima del resto. La organización para la que trabajaba Kuzuhara utilizaba un hotel entero de tamaño mediano que se encontraba en lo alto del centro comercial. 

Originalmente estaba previsto que se abriera con el puente; incluso el interior había sido completamente amueblado. Habían pasado sólo varios días de preparación antes de estar listos para operar. La empresa propietaria del hotel estaba demandando al gobierno, pero supuestamente se esperaba que el juicio se prolongara. 

Debido a que su organización estaba usando el hotel sin permiso, era natural que la compañía hotelera presentara una queja. Al menos, eso era lo que le preocupaba a Kuzuhara. Pero aparentemente, todos esos problemas ya habían sido atendidos. 





Hasta el día anterior, parecía que había nieve en el horizonte; pero hoy, el cielo estaba completamente despejado, e incluso el viento era una brisa suave que casi se sentía cálida. Fue en parte gracias a esto que Kuzuhara decidió tomar el camino largo y caminar por el exterior, a pesar de que la oficina tenía una ruta directa bajo tierra. 

Se sintió un poco bien al ver las cometas volando por el aire mientras caminaba hacia el edificio. Debido a que había todo tipo de estructuras a su alrededor, no podía ver el mar desde donde estaba. A veces Kuzuhara se preguntaba si realmente estaba en el océano. 

Quizás fue en parte gracias a la temporada, pero había poca gente afuera. Aunque el metro tampoco tenía calefacción, era más fácil vivir allí que fuera. Eso lo demostraba el número de personas que murieron congeladas en la superficie, mucho más que en el suelo. 

Mientras caminaba, consciente de lo que le rodeaba, alguien lo llamó. 

—Buenas tardes, Sr. Kuzuhara. 

Un joven con una expresión agradable saludó a Kuzuhara. Era Seiichi Kugi, un ejecutivo de la organización y superior directo de Kuzuhara. 

—Sr. Kugi. Siento llegar tarde. 

Aunque Kuzuhara era mayor que Kugi, le trató con el respeto que mostraría a un superior. Algunos de los otros miembros de la fuerza policial voluntaria se sentían incómodos con eso, pero Kuzuhara estaba acostumbrado desde sus días como oficial de policía. Pero no era un chismoso. El verdadero Kuzuhara nunca hablaba a menos que fuera necesario - la cara que mostraba a gente como Yua o Kelly era la excepción. 

—El clima era tan bueno que sospeché que vendría por aquí. Y llega a tiempo. 

Con una sonrisa, Seiichi entró en el hotel con Kuzuhara atrás. 

El vestíbulo estaba más que a la altura del edificio principal de la cadena hotelera. Una diferencia, sin embargo, era el hecho de que muy pocos dispositivos funcionaban con electricidad. 



La isla artificial tenía sus propias centrales eléctricas en forma de molinos de viento y paneles solares. Debido a que la electricidad del continente había sido cortada por completo, eran la única manera -aunque ilegal- de obtener energía eléctrica en la isla. Debido a que habían sido construidos como suministros de energía de emergencia para la isla artificial, ninguna fuerza exterior podía detener su uso. 

Sin embargo, la energía que generaba no estaba ni cerca de dar servicio a toda la isla. La electricidad sólo se utilizaba cuando era necesario, como en el caso de las luces subterráneas. Así que la mayoría de los locales alteraron el cableado ellos mismos o colaron sus enchufes en los puntos de las zonas de venta al por menor. Aunque a todo el mundo le preocupaba cuándo se cortaría la electricidad, el sistema se mantuvo por poco, en parte gracias al hecho de que los sistemas de calefacción y refrigeración, que consumían la mayor parte de la energía, no se utilizaban en lo más mínimo. 

Seiichi se enterró en un sofá en el vestíbulo y le ofreció a Kuzuhara un asiento. 

—Podemos hablar aquí. No tomará mucho tiempo. 

Kuzuhara también se sentó. El sofá estaba tan rechoncho que se sentía como si se estuviera ahogando; muy lejos de los baratos de la camioneta de Kelly. 

—¿Podría ir al Distrito Sur y escoltar al Sr. Kashimura hasta aquí esta noche? Siéntase libre de llevarse a tres o cuatro de sus hombres. 

—¿Escoltar al Sr. Kashimura? ¿Aquí? 

Kuzuhara se sorprendió. Kashimura era una figura central en la organización que controlaba el Distrito Sur. No sólo eso, sino que la relación entre los distritos occidental y meridional ha empeorado considerablemente en los últimos días. 

Reconociendo la confusión de Kuzuhara, Seiichi continuó explicando. 

—Hemos decidido negociar, por así decirlo. 

Inclinándose hacia delante, Seiichi giró sus dedos y suspiró. 

—Vamos a perder un poco de terreno con ellos, pero nuestro objetivo ahora mismo es evitar conflictos siempre que sea posible. 

Kuzuhara recordó lo que Kugi había dicho en la radio el otro día. 



Trataba de crear un orden social general en la isla artificial y el puente, formado por una multitud de planes. En lugar de distritos separados controlados por organizaciones separadas, un solo grupo gobernaría toda la isla. En otras palabras, la ciudad no reconocida sería reconocida como una comunidad autónoma. 

—El jefe también está de acuerdo con este plan. Es por eso que me gustaría crear una oportunidad para que todo el mundo martillee los detalles. Sólo serán saludos y formalidades hoy, pero me gustaría que nuestra gente saliera y escoltara al Sr. Kashimura. 

—Ya veo. Entendido. —Contestó estoicamente Kuzuhara. Una sonrisa melancólica se elevó en los labios de Seiichi. 

—Si este plan funciona, eliminaré todas las armas y drogas de esta ciudad. Aunque no tengo ni idea de hasta dónde podré hacer cumplir la prohibición. 

Kuzuhara se quedó en silencio. 

—La única razón por la que este lugar todavía tiene una apariencia de sociedad es porque está poblado por gente que ha experimentado alguna forma de orden social autogobernado, ya sea en Japón o en el extranjero. ¿Pero qué tal dentro de diez o veinte años? ¿Qué hay de los niños que nacen y crecen en esta isla? La palabra “orden” no existe para ellos. Por eso depende de nuestra generación construir al menos los cimientos de una sociedad autogobernada. 

Los sentimientos de Kuzuhara al respecto eran complejos. Si bien esperaba con impaciencia ese futuro idealista, dudaba de que alguna vez fuera a suceder. 

Quizás Seiichi leyó su mente; cerrando los ojos, habló como si se lo hubiese dicho a sí mismo. 

—Supongo que estoy haciendo asuntos oficiales personales aquí, pero para ser franco, desprecio las armas. Estoy seguro de que tú sientes lo mismo. No quiero volver a pasar por ese dolor, y no quiero que ese sufrimiento se repita en ninguna parte de esta ciudad. 

Kuzuhara y Seiichi se conocían. Uno había matado a una persona con una bala perdida, y otro había perdido a un ser querido por una bala perdida. Sus posiciones en las narrativas eran diferentes, pero las similitudes en sus pasados significaban que ambos compartían un denominador común. 

Seiichi lentamente abrió los ojos y continuó. Tenía una sonrisa de autodesprecio en sus labios, y una profunda tristeza en sus ojos. 

—Todavía la veo en mis sueños. Kanae se para junto a mi cama y me mira a la cara, preguntándome: “¿Por qué no me ayudaste?” No hay resentimiento ni tristeza en su expresión, sólo agonía. Terrible sufrimiento. 

Con cada palabra su cara se contorsionaba como si tuviera miedo. La inocencia que tenía cinco años antes parecía perdurar. 

—La impotencia es un crimen, Sr. Kuzuhara. Puede que no esté de acuerdo, pero, en cualquier caso, someter a alguien al odio o a la tristeza es un crimen. Al menos, lo fue en mi caso. Por eso busqué poder; traer orden a esta ciudad con ese poder es mi deseo y mi expiación por ella. La gente puede llamarme ingenuo y poco realista, pero no puedo parar ahora. 

Kuzuhara permaneció en silencio. No era ni despreciativo ni comprensivo. Sólo se quedó sin palabras. 

Después de algún tiempo, la expresión de Seiichi finalmente volvió a la normalidad. Había algo calculador y a la vez infantilmente inocente en su cara. 

—Por favor, no se lo diga a Yili. No puedo dejar que se entere de que sigo hablando de Kanae. Es bastante celosa. ¿sabe? 

Sonrió, y luego dio a Kuzuhara su orden. 

—En cualquier caso, necesito que usted y varios hombres vayan a la oficina del muelle sur a las cinco de la tarde de hoy. 

Kuzuhara se puso de pie, se inclinó y abandonó el vestíbulo. Una alegre voz llamó detrás de él. 

—Espero un buen trabajo de usted, Sr. Kuzuhara. 

◁ ▶︎ 

—Realmente no me gusta cómo se siente esto, Sr. Kuzuhara. Le juro que vamos a entrar ahí y lo primero que oiremos será una explosión —Uno de sus subordinados refunfuñó. 

—Basta de quejas. Si eso sucede, olvídalo todo y corre. —Contestó Kuzuhara con calma. 

Cinco miembros de la fuerza policial voluntaria, entre ellos Kuzuhara, caminaban a través de un pasadizo subterráneo en el Distrito Sur. "Underground", en este caso, era todavía más alto que el nivel del mar. Podían ver el vasto océano y la forma distante del continente a través de la ventana al final del pasadizo. 

Al igual que la gente del Distrito Oeste, la gente de aquí robaba electricidad extra de las tomas de corriente o se conformaba con generadores personales. No se parecía en nada a una ciudad de vagabundos, sino a una comunidad en un país lejano. 

Quizás era porque el Distrito Sur recibía más luz solar y estaba más cerca del pasaje sobre el nivel del suelo - la gente aquí estaba más bronceada que en el Distrito Oeste. 

Pero la mayor diferencia era el hecho de que había un sorprendente número de personas bien vestidas, personas que llevaban ropa de moda como la de la televisión. Probablemente eran gente del continente o que venían y cruzaban el puente con regularidad. 

Debido a que el Distrito Sur era el más cercano a la ciudad de Niigata, era el más visitado por los “turistas”. Curiosos miembros de la prensa y jóvenes que hacen sus negocios, en su mayoría. Kuzuhara habría sido más feliz si tales escenas relativamente pacíficas hubieran sido reportadas a los medios de comunicación en lugar de toda la violencia y el tráfico ilegal que se producía todas las noches en la isla -que, por supuesto, estaba adornada y provocadoramente exagerada antes de llegar a las noticias o a las revistas-. 

Como resultado, la isla artificial llegó a tener la imagen de una barriada extranjera, o la Ciudad Amurallada de Kowloon, y finalmente recibieron a más jóvenes que se sintieron atraídos por la imagen. Algunos se sentaban alrededor de la ciudad permanentemente, y otros regresaban a tierra firme para alardear de sus épicas aventuras. Y los menos afortunados perdieron muchas cosas. 

Quizás las cosas eran diferentes en Las Fosas, pero había muy pocos casos de asesinatos en el Distrito Sur. Fue porque Kuzuhara y los demás sabían que aceptaban la misión. 



—Aw, hombre. En serio. Incluso si no nos disparan, podrían tener cuchillos. 

—Ni siquiera Kashimura llegaría tan lejos. 

—¿Quién lo dice? Él y Kugi seguían peleando por este territorio. Y la oficina de Kashimura está muy lejos de las calles. Nadie nos oirá gritar si nos atrapa. 

—...Cierto. No bajes la guardia. 

Kuzuhara y su equipo se dirigieron a las afueras de la ciudad. Se dirigían a la oficina del puerto personal de Kashimura, que era uno de los pocos edificios que se extendía tanto por encima de la tierra como por debajo de ella. Casi no había residencias alrededor, así que sólo se acercaban los que estaban afiliados a él. 

Kashimura fue una vez un ejecutivo de una banda disuelta. Y si la memoria de Kuzuhara no fallaba, era un llamado “matón inteligente”, el tipo que se hizo rápidamente famoso a partir de finales del siglo XX. 

Había muchas posibilidades de que se dirigieran directamente a una trampa. Pero si se echaran atrás ahora, las negociaciones fracasarían y el futuro de la ciudad seguiría siendo incierto. Kuzuhara quería que las negociaciones fueran un éxito, si es posible. 

Aunque no sabía si realmente quería poner orden en la isla, escuchar a Kugi le hizo sentir que esa era la mejor solución. Aunque sabía que la mejor solución era abandonar la isla por completo. 

—¿Qué...? 

Se detuvo. 

No había un alma en B1. 

La puerta al final del pasillo daba a la oficina de Kashimura. Debido a que el pasaje estaba originalmente reservado para el personal autorizado, era más estrecho que otros. Esta era la única forma de entrar en la oficina de Kashimura, y las otras entradas habían sido selladas. Debido a que la banda de Kashimura tenía menos miembros, no tenía guardias patrullando el área. En otras palabras, cualquiera que viniera a verlo a la oficina tenía que pasar por el pasillo. 

Pero Kuzuhara olió algo. Mezclado con la brisa marina salada estaba el aguijón de la sangre. 

—¿De verdad vamos a hacer esto, Sr. Kuzuhara? 

Aunque no podían decir con certeza que el olor provenía de la oficina, Kuzuhara se acercó cuidadosamente a la puerta, aún vigilada. 

Sus pasos se sentían pesados mientras caminaba, pero no podía salir sin saber de dónde –de quien- provenía el olor. De pie en la puerta, se endureció y cogió la manija. 

Click. 

La puerta se abrió desde adentro. 

En el momento en que cogió la manija, ésta se había girado por sí sola y la puerta se había abierto. 

Kuzuhara y los demás inmediatamente retrocedieron y lanzaron miradas amenazadoras al hombre que emergió. 

—¿Eh? ¿Qué? ¡Whoa, de ninguna manera! ¡Sr. Kuzuhara! ¡Eres tú de verdad! —El hombre gritó. 

No era el subordinado de Kashimura, a quien Kuzuhara había visto varias veces en el pasado. 

Sino un hombre con el pelo teñido de arco iris. 

Kuzuhara y los demás se sintieron atraídos por el cabello llamativo del hombre. Entonces, reaccionando al saludo del hombre, Kuzuhara miró su cara. Pero era un extraño. Sin embargo, estaba seguro de que había oído la voz antes. 

—¡Soy yo! Ya sabes, me diste la mano el otro día. 

Finalmente se acordó. Se encontró con el joven el sábado anterior, justo después de derribar a un matón en el Distrito Oeste. En ese momento, el joven tenía el cabello normal, pero ahora tenía alfileres de seguridad en las orejas y su cabello era un trapeador antiestético. Pero la apariencia fuera de estilo le recordó algo a Kuzuhara. 

El líder de Las Fosas que se teñía el pelo de siete colores. 



Kuzuhara no podía estar seguro, pero se encontró susurrando el nombre sin pensar. 

—Inui... 

Y su suposición llevó a una conclusión. 

—Espera, ¿sabes mi nombre? ¡Genial! Esta es una coincidencia increíble. ¡No tienes ni idea de lo genial que es esto! 

El joven saltó al aire como un niño, pero Kuzuhara y los demás permanecieron en guardia. 

Eso se debía a que detrás de la puerta había un hedor a sangre incomparablemente peor que antes, y a que el hombre de pelo arco iris dejó un rastro de huellas ensangrentadas detrás de él. 

—¿Qué estabas haciendo aquí? 

—Sólo un asunto de negocios. De todos modos, ¿me das tu autógrafo? 

Aunque Kuzuhara estaba muy serio, Cabeza de Arco Iris se mantuvo tan despreocupado como siempre. 

—Vigila a este tipo un rato —Ordenó a sus subordinados. 

—¿Eh? Espera, eso no es muy amable de tu parte. ¿Hice algo malo? 

—No importa, quédate donde estás. 

Con eso, Kuzuhara entró en la oficina. 

No vio nada fuera de lo común cuando entró. Mientras seguía el pasillo, poco diferente de los pasadizos exteriores, las huellas de Cabeza de Arco Iris se volvieron cada vez más claras. 

Las luces fluorescentes eran todo lo que iluminaba la estancia. Abrió una puerta en el sótano del edificio. 

—Ugh... 

Kuzuhara no reaccionaba a muchas cosas, pero esta vez no pudo evitar hacer una mueca. 



La habitación apestaba a sangre hasta el punto de que sentía que se estaba ahogando en un gas nocivo. 

En el interior, la habitación estaba dividida en un salón y una oficina. Había un sofá de diseño moderno en el salón y una mesa de cristal. 

Kashimura estaba sentado en el sofá, muerto. Había un agujero rojo oscuro en su frente, y la sangre corría por el sofá de cuero negro hasta el suelo. 

Mucha gente yacía muerta a su alrededor, y la sangre se acumulaba por todas partes. Kuzuhara supo en el momento en que entró que no había supervivientes. Todos los cadáveres estaban llenos de agujeros de bala, como si hubieran estado en el extremo equivocado de una ametralladora. 

Pero había poco daño en las paredes o en los muebles que las rodeaban. Debe haber sido necesario un asesino de talento increíble para disparar sólo a la gente contra un número tan grande de enemigos. 

Cuando lo comprobó, encontró otro cadáver detrás de la puerta. La sangre se extendió hasta la entrada de la habitación. 

Fue a partir de ese charco de sangre que un conjunto de huellas comenzó a salir. 

—Bastardo... 

Testigo de una escena espantosa e incrédula, Kuzuhara se volteó hacia donde estaba y volvió corriendo. 

No bastaría con ponerlo bajo custodia. Tenían que contenerlo completamente, o todo su equipo estaría en peligro. Lamentando su decisión de traer sólo a cuatro personas, Kuzuhara abrió de golpe la puerta que daba al corredor del Distrito Sur. 

Y allí vio… 

—Llega tarde, Sr. Kuzuhara. 

La voz no pertenecía a uno de sus subordinados. 

Cabeza de Arco Iris estaba solo con los brazos extendidos. 

—Hijo de puta... 



La indignación y el terror llegaron a un punto crítico dentro de Kuzuhara cuando vio a los cuatro subordinados que había dejado al mando, todos tirados en el suelo. ¿Cómo es que Hayato Inui los había despachado a todos tan rápido? ¿Estaban aún vivos? 

Sus puños temblaron. Hayato sonrió. 

—Hombre, estos tipos casi me matan del susto. Sólo trataron de empujarme al suelo repentinamente, ¿sabe? Antes de darme cuenta, mi mano se resbaló y fue en defensa propia. 

No había nada diferente en la forma en que hablaba el hombre, pero Kuzuhara sabía que todo era una actuación. Detrás de la sonrisa afable de Hayato había una mirada escrutadora. 

—Heh. No te pongas nervioso. Puede que les haya reventado los hombros, pero están todos inconscientes. 

Kuzuhara se encontró mirando a sus hombres. Todos estaban inconscientes, pero todos parecían estar respirando. Normalmente, este sería el momento en que se abalanzaba sobre su enemigo, pero esta vez, Kuzuhara no podía atacar descuidadamente. 

Sus cuatro subordinados no eran inexpertos: se habían unido a la policía voluntaria por una razón. 

Sin embargo, en menos de tres minutos estaban todos tirados en el suelo, sin siquiera sangrar. ¿Era el hombre de pelo arco iris talentoso en artes marciales? ¿O tenía una pistola paralizante? Por la espeluznante escena dentro de la habitación, tenía más sentido asumir que tenía un arma. 

Kuzuhara se puso furioso y empezó a buscar respuestas. 

—...El desorden en la habitación. ¿Es tu trabajo? 

La expresión del hombre cambió. La sonrisa permaneció pegada en su cara, pero el tinte afable desapareció. Un color sádico y sediento de sangre se elevó a la sonrisa, como si algo hubiese surgido de entre sus ojos. 

Hayato se dio una palmada en la frente y adoptó una pose de sorpresa. 



—Aww, hombre. Esto no es bueno. Así que me atrapaste. ¿Qué se puede hacer? Podría haberlo llamado defensa propia antes, ¿pero ahora me van a arrestar en el acto? ¿Yo, el sospechoso? Estoy en un montón de problemas ahora. No quiero pelear con usted, Sr. Kuzuhara... entonces supongo que debería hacer como un plátano y partirlo. 

Hayato divagó sin rumbo hasta el final. Kuzuhara apretó los puños. 

Pero un segundo después, Hayato hizo algo extraño. 

Abrió la ventana a su lado y saltó sobre el marco. 

—¿Cuál es el récord mundial de buceo? Deben ser al menos 30 metros. 

El corredor en el que se encontraban sobresalía del lado sur de la isla. Debajo de ellos había un profundo, profundo mar. Había vallas alrededor de las ventanas de los pasillos principales, que originalmente estaban destinadas a recibir a los visitantes, pero estos pasillos estaban restringidos al personal autorizado. La ventana era sólo un agujero cuadrado con vista al mar. 

—Veinticuatro metros desde aquí hasta las olas. ¿Sabías eso? ...no batirás ningún récord, pero ¿quieres intentarlo? 

Y un segundo después, Hayato se lanzó fuera sin pensarlo dos veces. 

Debía de estar planeando saltar tan pronto como Kuzuhara se moviera. Pero incluso un aterrizaje en el agua podría ser fatal desde esa altura. Incluso sabiendo eso, Hayato saltó como si estuviera soltando una barra horizontal. 

Incluso tenía una sonrisa relajada en la cara cuando cayó primero por la ventana. 

—Quería charlar un poco más con el Sr. Kuzuhara, pero supongo que no tengo muchas opciones. Ojalá hubiera dicho algo mejor antes de irme. “Me habría salido con la mía si no fuera por ustedes, imbéciles entrometidos”, es todo lo que tengo. 

Hayato había bajado completamente la guardia. No era la primera vez que se escapaba así, y nunca lo habían atrapado antes de saltar. 

Pero había cometido un gran error. 

Aunque lo respetaba, Hayato había subestimado a Sōji Kuzuhara. 

Hubo un fuerte impacto. 

Fue justo cuando el cuerpo de Hayato había escapado por completo por la ventana, abandonó la isla y comenzó a caer libremente al mar. 

Cuando abrió sus miembros, vio el cielo y la ventana desde la que había saltado. 

Y por el rabillo del ojo, vio que la siguiente ventana se rompió. 

Al mismo tiempo, Kuzuhara saltó hacia afuera, sus brazos cubriendo su cara y cuello. 

Los ojos de Hayato se volvieron como platos mientras se abofeteaba. 

—¡No es bueno! 

Cayó con la mano todavía en la frente, pero la sonrisa nunca se apartó de su cara. 

Puedo empezar a nadar en cuanto caiga y estoy acostumbrado a nadar con la ropa puesta. Lo siento, Sr. Kuzuhara, pero no lo logrará. Salté más rápido que... 

En ese momento, sus pensamientos se detuvieron. 

Aunque había saltado más tarde, Kuzuhara se estaba cerrando rápidamente la distancia entre ellos. A pesar de que habían saltado de diferentes lugares, se dirigía directamente a Hayato. En otras palabras, aunque estaba cayendo en diagonal, Kuzuhara estaba cayendo más rápido. La furia en sus ojos se había convertido en hielo. 

Hayato se dio cuenta de lo que había pasado. 

¡Mierda! ¡Él pateó el marco de la ventana! 

En el momento en que su cuerpo abandonó la ventana, Kuzuhara se había empujado a sí mismo desde el marco y aceleró por la fuerza su caída. 

Viendo cómo se acercaba la mano de Kuzuhara, Hayato se quedó boquiabierto, y luego sonrió. 

Con el sudor frío corriendo por su cara, levantó la voz como un niño que veía a un héroe de acción en persona. 

—¡Maldición, eso es increíble! ¡Es por eso que lo respeto, Sr. Kuzuhara! 

La respuesta de Kuzuhara fue simple. 

—No me subestimes. 

Su brazo derecho envolvía el cuello de Hayato como si estuviera haciendo un lariat, arrastrando a ambos a la caída. 

Un segundo después, hubo un ruido ensordecedor y un chorro de agua. 













No hay comentarios.:

Publicar un comentario