Etsusa Bridge Volumen 1 - Capítulo 2

Capítulo 2: Mar Nocturno

Yua, a Yua Kirino le gusta el sol.

Por lo menos una vez cada día soleado, sube a la superficie y encuentra un lugar solitario para disfrutar de la luz.

Hay tierra en algunas partes de la isla artificial, e incluso hay algunos árboles y pedazos de césped colocados para el placer de los visitantes. Por el hecho de que las obras habían llegado tan lejos, es fácil ver que la isla y el puente estuvieron muy cerca de ser terminados cuando fueron abandonados.

Pero a Yua no le interesaban esas imitaciones fugaces.

Solo al experimentar la mayor "naturaleza" que pudo encontrar en la isla -en otras palabras, el sol- Yua sintió con su propia piel que era parte de un mundo muy, muy vasto.

Como de costumbre, el mar y el cielo y el sol eran el mar y el cielo y el sol.

Aunque la ciudad siempre se movía en un frenesí, el sol siempre se mantenía grande y constante. Así que Yua una vez más recibió su luz.

Pero no le desagradaba la isla. De hecho, le encantaba casi tanto como le gustaba el sol. La ciudad, que cambiaba a un ritmo vertiginoso, estaba habitada por todo tipo de gente. Yua había crecido allí desde que tenía memoria; sabía que la isla artificial estaba creciendo, como una planta. Así que vio crecer la ciudad como si estuviera vigilando un brote.

La primera vez que vio la isla, era simplemente un terreno plano. Todavía recordaba esa imagen, que vio desde un barco mientras sostenía la mano de su madre.


Su padre había estado profundamente involucrado en la construcción de la isla.

Se supone que fue una de las personas que la diseñó. Cada vez que la construcción alcanzaba un hito, llevaba a Yua y a su madre a ver la isla.

Y varios años más tarde -en un momento dado de la historia reciente- terminó mudándose a la isla con sus padres.


Recordó que su madre se veía particularmente triste, pero Yua no entendía por qué.

Viviendo a lo largo de una calle subterránea, el padre de Yua deambulaba por la ciudad todos a diario. A veces, se ausentaba durante días. Recordó cómo ella y su madre estaban atrapadas por el miedo y la soledad en esos días.

Pero cada vez, su padre regresaba con una sonrisa y orgullosamente le mostraba algo así como un mapa en su PDA.

Yua era demasiado joven para entenderlo, pero recordaba claramente que su padre parecía muy feliz.

Aparentemente, el padre de Yua estaba sujetando a su madre con un fuerte abrazo cuando fueron apuñalados hasta la muerte.

Kuzuhara había cogido el PDA caído y se lo había entregado a Yua, diciendo que era un recuerdo.

En ese momento, Yua estaba demasiado agitada y triste para pensar en ello; pero después de que la Sra. Iizuka la acogió, empezó a interesarse por el contenido del PDA.

Dentro había un mapa de la isla artificial. Algunos de los archivos mostraban información bastante pertinente para una lugareña como ella.

Registrados en rojo en los planos originales había todo tipo de pasadizos e instalaciones. En otras palabras, el padre de Yua estaba tratando de crear un mapa de la isla inacabada.

Debido a que el desarrollo de la isla había cesado justo antes de que se abriera, había muchos pasadizos destinados únicamente a la construcción, nuevos edificios y corredores que se ampliaron ilegalmente, y caminos que terminaron bloqueados. Nadie en la isla tenía una comprensión completa de su estructura siempre cambiante. Ni siquiera Kuzuhara, Seiichi o los residentes más antiguos de la isla conocían hasta el último detalle del paisaje de la ciudad.

El padre de Yua había venido precisamente a terminar este mapa incompleto.

Lo que dijo antes de su muerte siempre le dio fuerza.

"Un día, esta isla podría estar abierta a cualquiera. Entonces alguien, cualquiera, tiene que estar al tanto de cada rincón de aquí. La gente se asusta innecesariamente de lo incompleto o lo desconocido. Alguien tiene que arrojar luz sobre esta isla, como un explorador... como el sol. ...Heh heh. Supongo que esto puede ser un poco difícil de entender para ti, Yua."



En efecto, era difícil de entender, pero lo que su padre dijo después llegó fácilmente a Yua.

—Yua, tú también amas esta isla, ¿No es así? Y cuando amas a alguien, quieres saber todo sobre él, ¿Verdad?

Ella amaba mucho la isla, y también a su padre.

Y así, continuó caminando, corriendo, escalando y escabulléndose por la isla, para completar el trabajo de su padre.

Se sentía como si, si ella aprendiera todo lo que había que saber sobre la isla, podría llegar a ser una con ella.

Continuó sabiendo más sobre su amado padre, y sobre el trabajo que estaba realizando.

Cuando se estableció su nuevo propósito, Yua lentamente comenzó a escapar de las cadenas de la pena.

Y hoy, volvió a entrar en la ciudad con un cuaderno en la mano.

Con los ojos más fuertes y brillantes de todos de la chusma en la isla.



◁ ▶︎



El jueves por la noche. En el mar.


—¿Finalmente te despertaste, hijo?

Cuando Kuzuhara abrió los ojos, vio un cielo lleno de estrellas.

Se estaba moviendo. Giró la cabeza y miró a su alrededor. Estaba en la cubierta de un barco. Las olas se estrellaban en todas direcciones, y el agua salpicaba su cara con el balanceo.

—¿Puedes moverte?

Oyó una voz teñida de acento. Cuando se volvió, se dio cuenta de que ya había oído la voz antes.

—Ah... ¿es usted, Sr. Iizuka?

—Sí.

Respirando aliviado por el hecho de que conocía al hombre, Kuzuhara intentó sentarse. Pero cada parte de su cuerpo le dolía, especialmente sus hombros y cuello, como si una serpiente se retorciera dentro de él.

Sabía por qué tenía tanto dolor. Había caído desde una altura impensable y aterrizado en una posición improbable. Recordó que, después de la caída, había arrastrado al inconsciente Hayato y había llegado a un barco pesquero cercano.

—Escuché que te subiste al bote de pesca de otro tipo de la ciudad. Dijo que los llevaría a Ryōzu o a Akamidori, pero tengo la radio y los llevó a todos.

—Ya veo.... ¿Qué le pasó al otro tipo?

Kuzuhara sabía la respuesta a su pregunta, pero tenía que preguntar.

—Se controló y se fue. ¿Uno de tus sospechosos o algo así? No me culpes, hijo. Si te noquearon así tratando de atraparlo, de ninguna manera en los siete infiernos iba a hacer algo.

—Ya veo.... Por favor, no se preocupe. Gracias, Sr. Iizuka.

—No es nada. Además, Cabeza de Arco Iris estaba a punto de agradecértelo. Algo sobre mostrarte gratitud en persona.

A Kuzuhara se le ocurrió una pregunta.

¿Eso significa que va a vengarse de mí? ¿Entonces por qué no me mató mientras estaba inconsciente? Podría haberse encargado fácilmente de mí y del Sr. Iizuka.

En vez de ira, Kuzuhara estaba abrumado por las preguntas. Pero en cualquier caso, ahora no podía capturar a Hayato; tenía que calmarse y esperar la oportunidad adecuada.



Al menos, eso fue lo que pensó para sí mismo -pero Kuzuhara no podía decir si podía mantener esa calma si alguna vez se encontraba con Hayato. Después de todo, tenía muchas preguntas que hacerle al hombre de pelo de arco iris.

¿Quién demonios era él? ¿Era necesario matar a Kashimura y a sus hombres? ¿Fue todo por su cuenta? ¿Por qué? ¿Por qué perdonó a la policía voluntaria? ¿Adónde planeaba ir? ¿De vuelta a Las Fosas? ¿Qué tenía reservado para la ciudad? Era una pregunta tras otra.

Justo cuando las cosas se complicaban, Iizuka se acercó con comida que él mismo había cocinado.

—Al menos come algo. ¿Estás bien con el cangrejo?

Dentro del gran tazón había un cangrejo entero cocido. El sabroso aroma de las algas marinas que cubrían la comida era suficiente para hacer gruñir el estómago de Kuzuhara, aunque acababa de despertarse.

—Gracias, Sr. Iizuka.

El sabor de la sopa de miso le bañó la lengua después de un solo sorbo. Si una pata de cangrejo no se hubiera clavado en su nariz mientras inclinaba el cuenco hacia su boca, Kuzuhara podría haber acabado drenando todo de un sorbo. Finalmente se dio cuenta de lo que estaba haciendo, cogió sus palillos y también cogió los mariscos.

—Delicioso. Esto es realmente bueno.

—Más vale que lo sea, ya que lo hice yo mismo. —Contestó Iizuka con confianza.

Kuzuhara recordó algo entonces, algo que había querido decir durante algún tiempo.

—Quizá debería pensar en volver con su familia, Sr. Iizuka.

Iizuka era el marido de la mujer que dirigía el lugar habitual de Kuzuhara. También fue padre de seis hijos y padre adoptivo de Yua.

—Han estado recibiendo muchos más negocios últimamente, ya sabes. Les vendría bien una mano extra. Y no es como si ustedes dos hubieran tenido una pelea o algo así.

Iizuka se rascó torpemente la cara.

—Bueno, ya ves... Mira, hijo. Sé que te preocupas por nosotros, pero yo no puedo. No. Es sólo que.... mi cabeza no puede resolver esto. O, ¿sabes qué? En realidad, todo es culpa mía. Yo era el egoísta, como se dice ahora... A veces no puedo darles la cara a ellos. La señora y los pequeños.... Es mi culpa por traerlos a todos a la isla, y a veces me asusta mirarlos. Y antes de darme cuenta, seguía saliendo de casa. Sé que está mal, pero es como una enfermedad o algo así. No hay nada qué hacer al respecto.

Tomó un largo sorbo de sopa de miso, y miró al cielo nocturno.

—¿No es gracioso, sin embargo? Huí de mi ciudad natal primero, y ahora estoy huyendo de mi familia. Como un lamentable hijo de puta.

Kuzuhara buscó palabras para consolar al anciano, pero finalmente se rindió. Él mismo había venido a la ciudad huyendo; no se le ocurrió nada que decir.

Después de comer todo menos la cáscara de cangrejo, Kuzuhara cambió de tema.

—¿Le gusta esta ciudad, Sr. Iizuka?

—No sé. Tal vez sigo aquí porque sí. Pero maldita sea, si creo que es un buen lugar. Si esto fuera el paraíso, al menos en un lugar tan bueno como el nuestro, miraría a la señora a los ojos.

—...Supongo.

—Para ser un lugar al que huí con mi familia, en esta isla es muy fácil vivir. Si fuera una pocilga donde la gente muere frente a casa todos los días, empacaría y me iría a algún lugar en el continente. —Iizuka se rió, avergonzado. Kuzuhara recordó lo que dijo Kelly el otro día. La incómoda ciudad, ni totalmente depravada ni totalmente entera.

—Parece que no hay nada completo en esta ciudad.

Iizuka chupó una pata de cangrejo y contestó,

—Pero, ¿sabes una cosa, hijo? La ciudad es un desastre, pero nunca se sabe lo que va a pasar. Sado solía ser un lugar bueno para nada para exiliados. Viví allí un tiempo antes de conocer a la señora, y bueno.... seguro que era diferente de Niigata.

Se volvió hacia las tenues luces que brillaban en el norte. El faro parpadeó rápidamente.

—¿Qué es lo primero que te viene a la mente cuando piensas en Sado? Las minas de oro. En ese entonces, eran todos los criminales y vagabundos que venían en tropel. Manadas enteras de gente de todo el país, con ideas y culturas de cada rincón. Y mira aquí, la isla no es muy diferente.

Kuzuhara se puso a pensar. Iizuka le dio otro tazón de comida.

—Y al final, Sado hizo una cultura propia. En parte porque algunos de los que llegaron eran listos.

Describiendo audazmente los extraordinarios logros del escritor y actor de la era Muromachi, Zeami, y del monje de la era Kamakura, Nichiren, como "inteligentes", Iizuka tomó otro trago de sopa de miso.

—La ciudad no está ni aquí ni allá. Pero si piensas en ello, es porque se acaba de hacer. La mayoría de la gente es de todo Japón. ¿Qué obtienes cuando metes a un grupo de japoneses en un barrio sin ley? Sigue siendo Japón. No puedes deshacerte de tu viejo yo de esa manera. Así que se acostumbraron a seguir la moral. Aunque no lo sepan. Estás en la policía voluntaria porque no podías dejar de ser policía antes, hijo. ¿Estoy en lo cierto?

Kuzuhara permaneció en silencio. Quizás Iizuka tenía razón; o quizás no.

Sin embargo, Kuzuhara respondió, el pescador hablador no se dejó intimidar.

—Por supuesto que sí. Toda la gente de la isla son forasteros. No hay reglas ni nada, la gente sólo sigue la "moral" que tienen en la cabeza. ¿Y qué hay de malo en eso? Los que realmente deciden hacia dónde se dirigirá esta ciudad, son los pequeños aquí, una vez que sean lo suficientemente grandes.

Iizuka se metió un trozo de caparazón de cangrejo en la boca. Varios bocados fuertes puntuaron el aire, y él no escupió nada.

—Ni aquí ni allá significa que no está terminado todavía. Hay todo un mundo de posibilidades ahí fuera, espero que así sea. Esperar a una ciudad que no está en ningún otro lugar que no sea ese puente de allá. Acepta todo lo bueno y lo malo, como harías con cualquier otra ciudad.

Iizuka empezó a masticar de nuevo la concha de cangrejo. En la oscuridad, Kuzuhara miró las luces de la isla artificial.

—...supongo que debe haber pensado mucho en esto, Sr. Iizuka.

—Vigilo la isla desde mi barco todos los días. Pero las luces, ¿ves? Siempre son diferentes. Me paso el tiempo mirando la cosa, ¿y sabes en qué empiezo a pensar? Que siempre termino huyendo porque sigo pensando demasiado.

—A su esposa no le gustaría oír eso.

—Oye, no me eches sal en las heridas.

Kuzuhara decidió empujar por última vez.

—Sr. Iizuka... Por favor, vuelva con ellos. Sé que estoy siendo terco, pero por favor.... por Yua, si no es por nada más.

Inclinó la cabeza.

—Me estás poniendo en un verdadero aprieto, hijo. Pero si algo no me motiva, no creo que tenga energía para volver.

Después de pensarlo un poco, Iizuka juntó las manos.

—¡Lo tengo! Volveré cuando consiga uno grande.

—Por "grande", quiere decir...

Kuzuhara miró expectante. Iizuka gritó.

—¿Qué te parece esto, entonces? Algo tan grande como lo que he transportado hoy, como tú.

La risa del pescador resonó en el cielo estrellado.

◁ ▶︎


Viernes por la tarde. Sobre la superficie, cerca del Distrito Norte.


Una niña estaba sola en la parte sur del Distrito Norte, bajo el cálido sol invernal.

El Distrito Norte era conocido por ser particularmente laberíntico, incluso en la isla artificial.

¡Por eso tengo que explorar hasta el último rincón!

Decidida a hacerlo, Yua se paró frente a las escaleras que conducen al subsuelo y respiró hondo.

Hay múltiples distritos en la isla, incluyendo el Distrito Oeste conectado a Sado y el Distrito Sur conectado a la ciudad de Niigata. Cada área está controlada por una organización diferente. El Distrito Norte está en manos de una empresa vinculada a un sindicato del crimen de Kansai. Debido a que la policía de tierra firme no lo sabía, el sindicato estaba participando en todo tipo de actividades ilegales en la isla. Los rumores decían que importaban drogas o armas del extranjero, usando la isla artificial como punto de intercambio.

Quizás por eso era tan difícil navegar por el Distrito Norte - muy pocas personas normales se acercaban a la zona. Y debido a que el distrito estaba fuertemente involucrado con el bajo mundo criminal, la gente lo veía como el segundo después de Las Fosas en términos de peligro.

Pero a Yua no le importaba. Había sentido peligro muchas veces durante sus exploraciones, pero eso nunca fue suficiente para romper su curiosidad o determinación. ¿Tenía buena intuición o sólo tuvo suerte?

Sobre la superficie, el Distrito Norte era un poco diferente del resto. Varios edificios estaban ordenados en filas, y entre ellos había solitarias calles de dos carriles que se extendían hasta la distancia.

Yua había venido al distrito varias veces en el pasado, pero sólo por caminos ya existentes. A mitad de camino, los caminos eran completamente diferentes de los planos, hasta el punto en que el mapa de su padre estaba dibujado mayormente en rojo. El subsuelo era aún peor: materiales de construcción como barricadas o incluso montones de basura estaban por todas partes y convirtieron el distrito en un laberinto.

Había muy poca gente viviendo en el área. A veces, Yua sólo veía a una persona con un disparo en los ojos. Eso también significaba que las transacciones financieras que tenían lugar en otros distritos eran inexistentes en el Distrito Norte - el área era esencialmente el patio trasero del sindicato criminal.

Sin perder de vista los caminos preexistentes, Yua decidió explorar una entrada diferente.

La entrada estaba en una obra incompleta, justo detrás de un conjunto de escaleras.

—Hmm... ¡Oh! Lo encontré.

El enorme agujero estaba exactamente donde el mapa de su padre decía que estaría.

Debido a que estaba escondido a la sombra de materiales de construcción abandonados, una persona más grande no podría ver el agujero en absoluto.

En la pared metálica oxidada por la lluvia había un respiradero incompleto.

Agarrándose de un mango destinado a la limpieza del respiradero, Yua se deslizó en la oscuridad.

Envuelta en gruesa ropa y equipada con un casco con faro, se adentró en lo desconocido.

Sin darse cuenta del terror que le esperaba.

◁ ▶︎


Viernes por la noche. El Distrito Oeste, el vestíbulo del hotel.


Seiichi estaba soñando.

Todo era nostálgico. Fue hace cinco años.

Sentado a su lado estaba Kanae, convenciéndole de que fuera al puente.

Deberían estar en el faro Himezaki, pero por alguna razón el faro parecía nebuloso.

De hecho, todo menos Kanae estaba fuera de foco.

Las montañas, el mar, la hierba, las casas, las playas, el banco e incluso las cometas en el cielo estaban distorsionadas. Las cometas casi parecían cuervos.

Seiichi se dio cuenta de que estaba soñando. Normalmente, se habría despertado en ese momento. Pero decidió quedarse, tratando desesperadamente de recordar todo antes de venir a la ciudad. Las vistas familiares. El mundo en el que vivía originalmente. La realidad.

—-chi. Seiichi, ¿estás escuchando?

Kanae agitó su hombro. En su sueño, se despertó.

—Oh, lo siento. Sólo me estaba quedando dormido.

Su boca se movió en contra de su voluntad. Aunque sabía que era solo un sueño, la voz de Kanae era muy clara.

No era sólo su voz. Aunque el mundo estaba desenfocado, la cara de Kanae era exactamente igual a la de aquel día.

—¡Vamos, tienes que escuchar! Esto es importante.

—Bien. Lo siento. ¿Podrías repetirlo?

Se lo perdió todo; quería escuchar más de su voz. Quizás ese deseo fue lo que lo mantuvo atado al sueño.

Pero...

—¿Por qué no me protegiste?

—...¿Huh?

Como si estuviera en el momento justo, el mundo nebuloso se enfocó instantáneamente. De lo que él creía que era un cielo azul, el sol desapareció. El bosque y la tierra a su alrededor se volvieron grises opacos.

Antes de que se diera cuenta, estaba de pie en un lugar familiar.

La entrada norte de la isla artificial, bordeada de edificios incompletos. Donde murió Kanae.

Se estremeció y se volteó.

La cara de Kanae estaba retorcida de agonía, nada más. Miró a Seiichi sin una pizca de odio o tristeza.

—Te estoy preguntando...

Su costado se reventó. Un torrente de rojo salpicó por todas partes, cubriendo el puente. Sólo su rostro era blanco, incluso el cielo y la lluvia comenzaron a ponerse de un rojo oscuro.

—-por qué no me protegiste-

Antes de que pudiera terminar, su cabeza estaba consumida como si explotara.

...y se despertó.

En vez de gritar, Seiichi abrió en silencio sus ojos. Como si hubiera querido volver a la realidad. Sus palmas estaban sudorosas, y podía ver que su pulso se había acelerado. Y sin embargo, por alguna razón, no estaba angustiado.

Por qué-

Pero incluso en la realidad, la voz de Kanae sonaba en su cabeza. Su voz -cristalina y clara, incluso en ese sueño nebuloso- continuó estrellándose contra él en oleadas interminables.

¿Por qué no me protegiste? Por qué, por qué, porqué, por qué, por qué, por qué, por qué, por qué, por qué...

—¡AARGH!

Agitó la cabeza violentamente para aclarar la voz. Su conciencia finalmente se enfocó.

Cuando miró a su alrededor, vio a una mujer de pie en un entorno familiar.

Estaba en el vestíbulo del hotel que usaban como oficina, aquí es donde le había dado a Kuzuhara sus órdenes el otro día. Debe haberse quedado dormido mientras descansaba en el sofá.

—¿Estás bien? —Preguntó Yili, preocupada, pero solo asintió—. ¿Estabas pensando en ella otra vez? —Le preguntó a su novio desde detrás del sofá.

Con una mirada comprensiva, Yili envolvió sus brazos alrededor del cuello de Seiichi.

En su gentil abrazo, Seiichi lanzó su mirada vacía al aire.

—Gracias. Estoy.... estoy bien ahora.

—No te esfuerces.

El silencioso flujo del tiempo envolvía su mundo.

En ese silencio, no dijeron nada, ocultándose mutuamente sus pensamientos.

Entonces, sonó el teléfono de Seiichi.

Yili se alejó en silencio y se sentó en el sofá de enfrente.

—Soy yo.

Después de una breve conversación, Seiichi suspiró en voz alta y colgó.

Yili miró con curiosidad.

—El Sr. Kuzuhara parece estar bien. Voy a salir un rato.

Eso fue todo lo que dijo. Había algo aliviado, pero temeroso en su expresión.

Yili también miró al techo con una expresión complicada. Sólo las luces fluorescentes se reflejaban en sus ojos en medio de los ornamentos que se oscurecían.



◁ ▶︎



El viernes por la noche, en el Distrito Este. Subterráneo.


Hablando de un sueño irritante. Hayato Inui pensó para sí mismo en su sueño.

Estaba en una pequeña y vieja habitación. Una película de acción de hace años se proyectaba en la televisión frente a él. Era uno de los DVDs que había traído con él cuando salió de Japón.

Mientras miraba la imagen en la pantalla, recordó dónde estaba.

Era la casa en la que vivía hace diez años con sus padres. Estaban en una pequeña aldea en el bosque cerca de la frontera de un pequeño país de Sudamérica. Apenas tenían electricidad, pero tenían una vida perfectamente cómoda allí. El idioma, la cultura y las leyes eran completamente diferentes a las de Japón, y Hayato tuvo que enfrentarlo a la edad de 15 años; pero eso no le afectó particularmente.

Hayato nunca había tenido muchas relaciones significativas, ni siquiera en Japón. Todo lo que necesitaba era alquilar DVD’s y películas y juegos que descargó de Internet. Cuantas más películas entraban en su vida, más se alejaba de la realidad.

Su sueño tuvo lugar en la etapa de un incidente hace diez años.

La realidad derribó su puerta e invadió su mundo de fantasía.

Pero esa realidad era tan cruel que perdió todo sentido de realismo.

Su sueño estaba en los momentos antes de que el incidente comenzara.

Y, por si fuera poco, la escena de la película era la misma que recordaba de esa época.

Sabía exactamente lo que iba a pasar. Y él sabía que ninguna cantidad de lucha iba a cambiar lo que estaba a punto de ocurrir.

Su mente era tan aguda como podía serlo, pero su cuerpo no escuchaba.

No podía hacer nada. No había nada que pudiera hacer.

En su sueño, Hayato sacudió una excusa tras otra.

No pude hacer nada sobre lo que va a pasar.

En el momento en que llegó a ese punto, los disparos resonaron en su sueño. El sonido de la destrucción, tan diferente a los que escuchó en la TV. Para cuando se dio cuenta de que eran disparos, ya era demasiado tarde.

Escuchó pasos; más de los que deberían estar presente en su casa de un piso.

El violento alboroto se apoderó viciosamente de su corazón.

Pronto, la puerta de Hayato se abrió. Hombres vestidos con lo que parecían uniformes militares sin escudo irrumpieron en su habitación. Levantando toscos rifles automáticos, le gritaron en un idioma que no entendía.

Al final, Hayato no pudo convertirse en un héroe de acción.

La confusión del momento se apoderó de sus pensamientos. El miedo tomó el control antes de que pudiera entender lo que estaba pasando.

Mientras los hombres lo sostenían a punta de pistola, Hayato, de quince años, hizo simplemente esto: tembló mientras repetía desesperadamente la palabra "ayuda", levantando las manos al aire.

Luego, fue sacado de la habitación por los hombres. En el comedor que daba a la puerta principal, vio a sus padres contenidos contra la mesa.

Uno de los hombres sacó una pistola, y...

Hayato se despertó solo.

Tal vez ya estaba acostumbrado; no tenía ni una gota de sudor, ni siquiera después de la pesadilla.

Abrió los ojos porque sabía exactamente lo que pasó después. Y porque sabía que lo que venía después no era nada agradable.

—¿Estás despierto, chico?

La mirada de Hayato se concentró instantáneamente. En el estrecho restaurante había un televisor macizo montado en la pared. En el mostrador que tenía ante él había un tazón de ramen sin terminar, círculos blancos de grasa congelados en la superficie.

—Ah, Sr. Take. Gracias por la comida.

—Mentira. ¡Comenzaste a dormir antes de llegar a la mitad del maldito tazón! ¿Te estás burlando de mí, chico? ¡¿Así que prefieres roncar a comerte mi ramen?!

Los gritos de enojo del viejo llenaron la pequeña tienda de ramen en una esquina de la calle en el Distrito Este. Se estaba haciendo tarde; no había casi nadie alrededor.

—Aunque no ronco mucho. ¿Ronqué? Dame un respiro, Sr. Take. Hoy me he agotado por completo caminando por ahí.

—¿Alguna vez has pensado en mover tu estómago en vez de tu boca?

—Está bien, está bien. Comeré.

Tomando nota de las venas que saltaban en la calva cabeza del anciano, Hayato rápidamente sorbió los fríos fideos. Luego miró a la televisión.

—Me pregunto si terminaron de mostrar películas por cable hoy.

—¿A quién le importa?

—Maldita sea. Quería ver Doble Beretta. El personaje principal es este extraterrestre que lucha contra el ejército americano con sólo un par de Berettas. Todo esto hace que te preguntes qué estaba fumando el productor cuando aprobó esa cosa...

—¡Si has terminado de comer, vete de aquí! —El viejo le cortó el paso, y tomó el tazón vacío detrás del mostrador. —No tienes tiempo para comer ramen aquí.

Hayato se dio cuenta de algo.

—Sr. Take... ¿lo sabía?

—Suficiente para saber que esos matones del Oeste van tras de ti.

Hayato lentamente retiró su expresión.

—Ay, caramba. Entonces, ¿Por qué no les informaste de mí?

—No soy muy aficionado a los peces gordos del Oeste, para ser honesto. Y.... hablando como un veterano de por aquí, hasta yo puedo decir a qué clase de gente no debería poner en mi contra. —Contestó, sonando igual que de costumbre, y empezó a lavar los platos. La tienda de ramen no tenía una hora de cierre fija, pero probablemente no habría más clientes esa noche. El viejo iba a cerrar la tienda en cuanto Hayato se fuera.

—Ya veo. Muchas gracias, Sr. Take. —Dijo Hayato, y sacó de su billetera un viejo y harapiento billete. —¿Realmente parezco tan peligroso?

—¿Es eso una pregunta?

—Uhh, eso dolió. Eso realmente dolió un poco.

El viejo dejó de hacer lo que estaba haciendo y cogió el billete que Hayato estaba sosteniendo.

—Hay muchos malvivientes en estas calles, pero tú eres diferente. Los otros al menos tienen un poco de.... normalidad en ellos. Todavía tienen un lugar para poner sus pies. Pero hay algo en ti que no puedes ver a tu alrededor. De hecho, ni siquiera lo intentas. A veces se oye hablar de ridículos asesinatos con hacha o algo así en el continente, y apuesto a que eres del tipo que hace esas cosas. Me parece que estás negando el mundo. Siempre sonríes así porque lo desprecias todo. Toda esa mierda que vomitas es sólo una artimaña. ¿Estoy en lo cierto?

Sorprendido, Hayato miró al viejo.

—¿Qué demonios ven tus ojos, Inui? No moverías una ceja al matar a decenas de miles, aunque actúes como un cachorro sobreexcitado.

—Es agudo, Sr. Take.

Hayato sonrió y se puso en pie. Y sin siquiera pensar en recibir su cambio, se preparó para irse.

Los preparativos no implicaban otra cosa que agarrar su sombrero de la pared y ponerlo sobre su cabeza; probablemente pensó que era suficiente disfraz.

—Sólo me miro a mí mismo, eso es todo. Que yo estoy en un nivel totalmente distinto al del yo actual. ¿Cómo debería llamarlo...? Cierto. Un héroe. Sí. Eso es todo. Siempre tengo los ojos puestos en el yo que quiero ser. El mundo en el que tengo que estar.

—Ah, ahora estás diciendo tonterías.

—Sé que lo que pasa en las películas no puede pasar en la vida real. Lo sé mejor que nadie en toda esta maldita ciudad. Ni siquiera las películas de guerra que pretenden ser reales se acercan a la realidad. Y las películas de acción están fuera de discusión.

—Como si alguien no lo supiera.

Ignorando al viejo, Hayato cambió de canal. Cambió a una película de Hollywood, que estaba en su clímax.

El protagonista tenía una pistola en cada mano, paralela al suelo. Derribó el misil lanzado por el villano. Luego vino la escena en la que la heroína desactivó una bomba de tiempo un segundo antes de que estuviera lista para explotar.

—Esto no puede pasar en la vida real. Lo sé mejor que nadie. Por eso me encanta el mundo del cine, ¡el mundo de la ficción! ¿Sabe qué es lo que más me gusta de este mundo? ¡Los héroes que ves en la pantalla!

Hayato parecía un niño delirando sobre sus sueños, pero había algo triste en sus ojos.

Finalmente miró al viejo, sus ojos brillando como el hielo.

—No me importa cuántos obstáculos tengan que morir. Haré lo que sea para convertirme en el yo ideal. Para escapar de esta realidad. Haré lo que sea.

Sus ojos mientras salía eran infinitamente malhumorados, agudos y profundos.

Después de haber vislumbrado claramente su mirada, el viejo asintió con la cabeza al evaluar a Hayato y cerró la tienda.

Tan pronto como salió de la tienda, Hayato de repente murmuró para sí mismo.

—Así que es sólo escapamos. Tanto él como yo.

Casi no había gente en la calle. A diferencia del Distrito Sur, donde el entretenimiento era fácil de encontrar, o de Las Fosas, donde la hora del día importaba poco, esto era el equivalente a una zona residencial. Era muy a menudo un lugar tranquilo.

Paseando por la calle desierta, Hayato se sonrojó al recordar lo que acababa de decir al Sr. Take.

—Oh, hombre.... Mierda. ¿Qué demonios se supone que soy, un prisionero? ¿Mantener mis ojos en el "yo ideal"? Enfermo.



Aunque refunfuñaba como un niño descontento, sus ojos miraban a lo lejos.

Hayato intentó volver a Las Fosas, pero las cosas no salieron como estaba previsto.

Seis personas emergieron como sombras de la oscuridad.

No conocía sus caras, pero sus distintivas ropas negras le eran familiares.

"Escuadrón de la Guardia Occidental".

Era un grupo que escoltaba a los ejecutivos de la mafia china del Oeste. Era la primera vez que Hayato los veía de cerca, pero en su cabeza ya sonaban las alarmas. Todo lo que vio fue su forma de andar, pero pudo sentir que eran más débiles que Kuzuhara, pero por encima de la policía voluntaria.

Según los rumores, estos hombres estaban en un nivel completamente diferente al de los malvivientes en la calle, y todos estaban armados. Considerando la época, es poco probable que lleven nunchakus o ballestas. Probablemente están armados con pistolas o cuchillos. Esos rumores se multiplicaron al pasar de una persona a otra, dando al grupo su apodo militarista de "Escuadrón de Guardias".

Cuando Hayato se detuvo y evaluó su situación, el supuesto líder de los hombres habló.

—¿Hayato Inui?

—No.

Hayato intentó alejarse; pero el hombre se interpuso fácilmente en su camino.

—¿Qué sentido tiene preguntar si ya sabes la respuesta...?

—No tenemos intención de matarte aquí. Eso sería una violación del acuerdo que tenemos con el Distrito Este.

—Lo que significa que me van a matar en otro lugar. Cielos.

Con un fuerte suspiro, Hayato volvió a entrar en la tienda cerrada de ramen.

Los hombres intercambiaron miradas curiosas, pero se dieron cuenta de que no había una puerta trasera a la tienda. Se mantuvieron firmes, esperando. Su acuerdo con el Distrito Este les impedía poner una mano encima de los establecimientos del distrito o de sus residentes.

Y de la tienda de ramen que encajaba en esa categoría salieron dos voces muy fuertes.

—¡¿Qué demonios estás haciendo aquí?!

—Vamos, Sr. Take. Hay un montón de matones afuera tratando de atraparme.

—¡Dije que no te delaté! ¡Fuera de aquí! ¡No he hecho nada malo!

—No, no, no, no. Te creo. Pero sólo quería preguntarte algo.

—¿Qué?

Entonces, Hayato levantó aún más la voz, como si desafiara a los hombres a escuchar.

—¿Te causaría muchos problemas si decidiera dejar seis cuerpos frente a tu tienda?

—Haz eso, y serás el cadáver número siete.

Hubo un momento de silencio. Entonces, la puerta se abrió.

—Parece que no causamos suficiente impresión en tu lamentable trasero.

Uno de los hombres frunció el ceño y agarró la manga de Hayato. Los otros cinco estaban muy unidos a su alrededor -Hayato sonrió.

Los hombres estaban al límite, preparados para contrarrestar los disparos. Así que en el momento en que Hayato estrechó rápidamente su mano, sus miradas le siguieron.

En ese momento, gotas de líquido anaranjado cayeron sobre sus rostros.

—¡…!

Hayato había escupido el líquido de su boca, paralizando los ojos de los hombres. En cuanto a los menos afectados, Hayato les escupió el resto en la cara.

Dejando a los hombres sufriendo, Hayato silbó todo el camino mientras corría hacia las escaleras de Las Fosas.



Trató de decir al final: "Gracias al Sr. Take que aún estás vivo", pero su lengua estaba en tal estado que todo lo que pudo decir fue algo que sonaba como "Graaaaaaaawiiiiiii".

Bajando las escaleras, Hayato sacó la lengua y jadeó.

—Whaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Su lengua estaba ardiendo. Hayato rápidamente se arrepintió de sus acciones.

—Mierda. Un poco más de lo que podría masticar con el aceite de chile....

Enfriando desesperadamente la lengua, se relató y analizó lo que debe haber sucedido a sí mismo.

Finalmente llegó a una respuesta. Su cara se retorció en una sonrisa.

—Lo entiendo. Ahora lo entiendo. Así que el Oeste, nah-Kugi se va a poner serio, ¿eso es todo?

Abrazando la oscuridad de Las Fosas, Hayato aulló de risa.

—Je. Je. ¡Jajajajajaja! Hablando de una gran película. Esto es todo. ¡Esto es lo que he estado esperando! ¡Prácticamente por eso vine a esta isla! Je... je, je, je... Esto es genial. ¡Esto es lo que ustedes llaman entretenimiento! Pero no puedo disfrutar de esto yo solo. Mejor ayudo a este tipo Kugi a divertirse tanto como yo. ¡Jejejeje! ¡Me voy a mear de la risa!



◁ ▶︎



Viernes por la noche. El centro comercial del Distrito Oeste.



Había un coche estacionado delante del restaurante.

Kuzuhara y Seiichi se sentaron en una mesa de la esquina; la tienda se estaba vaciando lentamente.



—¿Se encuentra bien, Sr. Kuzuhara? Estaba preocupado por usted. —Dijo Seiichi, estrechando su mano. Kuzuhara parecía avergonzado.

—Siento que hayas tenido que venir hasta aquí.

—No hay nada de qué disculparse. Fue una desafortunada coincidencia, eso es todo. Pero pensar que estaría atrapado en un asunto así...

Seiichi también debe haber oído las noticias. Kuzuhara estaba dispuesto, en el peor de los casos, a ser culpado por la muerte de Kashimura. Pero sorprendentemente, hubo otros testigos allí. Alguien testificó que vieron al hombre de pelo arco iris entrar en la oficina.

—Lo perdí.

—Pero aún está a salvo. Lo que es más que suficiente, considerando el calibre del asesino.

—¿Lo conoces?

Con un suspiro, Seiichi le entregó a Kuzuhara un montón de documentos.

Adjunta a la primera página había una foto de un joven. Su color de pelo era diferente, pero Kuzuhara reconoció inmediatamente a Hayato Inui. Debajo de la fotografía había una lista de sus hazañas.

—Hayato Inui, 25 años. Es un año más joven que usted, Sr. Kuzuhara. Tenía 15 años cuando él y sus padres se mudaron a Sudamérica por negocios, pero la familia se vio envuelta en una guerra civil y sus padres murieron. Sus registros se cortaron allí durante algún tiempo, pero ahora se puede encontrar fácilmente su nombre en Internet en sitios web extranjeros. Dirigió a un grupo de jóvenes de su edad en la guerra de guerrillas, o mejor dicho, en saqueo y piratería. En Sudamérica, es un hombre muy buscado. Aunque no internacionalmente, hasta ahora.

La expresión de Seiichi se oscureció mientras continuaba resumiendo la biografía de Hayato.

—Nadie sabe por qué, pero vino a la isla hace cinco años y se metió en problemas con gente del Distrito Sur.... Por cierto, ese fue el mismo día en que yo llegué aquí. Pero en cualquier caso, desapareció después, y se le considera una de las figuras más poderosas de Las Fosas. Al parecer aparece en otros distritos de vez en cuando, pero nunca ha hecho contacto con nuestra organización.

Kuzuhara frunció el ceño.

—En otras palabras, puso fin a una pelea que comenzó hace cinco años.

—Consideramos la posibilidad, sí. Pero...

Kuzuhara tomó nota de la vacilación de Seiichi.

—¿No?

Tras un momento de pausa, Seiichi se aseguró de que nadie se acercaba y habló.

—El Distrito Norte también. Cinco ejecutivos estaban apostados en el corazón del distrito, pero perdimos contacto con ellos en medio de las negociaciones en curso. Resultó que todos fueron asesinados.

Kuzuhara se mordió el labio, cerrando los ojos.

—Y ese también fue su trabajo.

—Lo más probable. Fue visto bajando las escaleras en el Distrito Norte.

—Y.... ¿también estaba solo entonces?

—Me resisto a admitirlo, pero sí. Escuché que se llevó varias vidas durante la guerra civil. Aunque esos asesinatos no se cuentan oficialmente porque el bando para el que trabajó se ha apoderado del gobierno. El problema fue que se negó a disolver su grupo, incluso después de la guerra. Por eso hay una orden de arresto contra él ahora.

Kuzuhara miró en silencio al espacio. Recordó al hombre que encontró en el Distrito Sur.

Había algo incomparable en el hombre, tan diferente de los malvivientes que Kuzuhara trataba a diario. Detrás de la leve sonrisa había un depredador desconocido, acechando en las sombras.

¿Qué hace alguien así aquí? Y si es tan fuerte, ¿por qué no nos puso la mano encima a mí o al Sr. Iizuka? Kuzuhara se preguntó, pero rápidamente siguió adelante. No tenía sentido detenerse en los motivos de un enemigo. Lo importante era evitar que hiciera más daño. Incluso si las víctimas de Hayato eran criminales, Kuzuhara sentía que aceptar sus acciones sería tan bueno como negar su propia razón de ser.

—Más recientemente, se le ha visto bajando a Las Fosas a través de una escalera en el Distrito Este. El Escuadrón de Guardias ha estado vigilando todos los caminos desde entonces, así que no hay necesidad de preocuparse de que se escape.

—Ya veo.

De repente, la Sra. Iizuka se acercó a Kuzuhara.

—¿Has visto a Yua?

—¿Hm? Tal vez esté explorando de nuevo, Srta. Iizuka.

La mujer frunció el ceño con ansiedad.

—Dijo que hoy volvería de noche. Por lo menos Yua siempre mantiene su palabra sobre la hora.

Kuzuhara se quedó sin decir una palabra. En su cabeza podía ver claramente a Yua caminando por Las Fosas.

—Disculpe.

Tratando de ignorar su dolorido cuerpo, se levantó de su asiento. Seiichi levantó la vista.

—¿Quién es Yua?

Kuzuhara pensó en explicar su historia en detalle, pero decidió no hacerlo y dio la versión truncada.

—Es la hija de la mujer que dirige este restaurante.

—¿Tiene una fotografía de ella, por casualidad?

—Tengo unas cuantas.

La Sra. Iizuka sacó un talismán de su delantal y sacó varias fotografías. Eran de sus seis hijos, su esposo y Yua, lo suficiente para llenar el talismán.

—Aquí mismo.

Seiichi escudriñó las fotos. Luego, sacó su teléfono y tomó una foto de Yua.

—Difundiré la foto a los demás para que puedan ayudar en la búsqueda.

—Sr. Kugi.

Seiichi levantó una mano, cortando a Kuzuhara.

—Se lo dije antes. Quiero proteger a tanta gente como sea posible. ...Esa es mi manera de arrepentirme.

—Pero...

—Al menos déjeme hacer esto. —Contestó Seiichi, poniendo una sonrisa inusualmente amistosa. Se veía casi como un niño, completamente diferente de su yo habitual.

Saliendo del restaurante con Seiichi, Kuzuhara inclinó en silencio su cabeza.

—Por favor. No estoy haciendo esto como su superior. —Dijo Seiichi, y su expresión cambió. —En realidad lo respeto mucho, Sr. Kuzuhara.

—¿Perdón? —Kuzuhara se quedó boquiabierto. No esperaba oír eso de Seiichi.

—Al principio, pensé que poner orden en esta ciudad sería imposible. Pero lo vi cuando se unió a la comunidad hace tres años. Entonces empecé a pensar que, tal vez, el cambio era posible. Empecé a pensar que, con esfuerzo, podría llegar a ser como usted.

Kuzuhara estaba confundido por la confesión de Seiichi. No tenía ni idea de lo que intentaba decir.

Seiichi se rió, avergonzado.

—Sr. Kuzuhara. Es más un héroe para esta ciudad de lo que cree. Por favor, trate de ser más consciente de usted mismo.

—Por supuesto. —Dijo Kuzuhara sin emoción. Aunque eso se debió en parte a que tenía prisa por encontrar a Yua, también se debió a que las palabras de Seiichi no sonaban reales en lo más mínimo.

—Y por supuesto, sería malo que un supervisor del Distrito Oeste no salvara a una joven. —Dijo Seiichi, su cara libre de emoción. Kuzuhara recordó haber oído hablar de su pasado.

Mientras Kuzuhara luchaba por encontrar palabras, Seiichi se subió al coche frente al restaurante, asintió ligeramente hacia él, y lentamente se alejó.

El camino lleno de peatones no era muy eficiente para el coche de lujo negro.

Kuzuhara suspiró mientras veía salir el coche.

—... Como si pudiera ser una especie de héroe.

Se había escapado de la realidad cuando llegó a la isla. Pero por mucho que tratara de negarlo, la isla misma era parte de la realidad. Por eso continuó su ingrato trabajo. No había dónde esconderse; por tanto, tomó la decisión de enfrentar la realidad de frente con todo lo que tenía. Eso fue todo.

Apretando los dientes, Kuzuhara salió corriendo a las calles nocturnas para hacer su trabajo.


◁ ▶︎


Viernes por la noche. En algún lugar de la isla.

Yua corría.

Sin rumbo, a través de las oscuras calles de la noche.

No había nada persiguiéndola.

Sólo tenía miedo del aire extraño que la rodeaba.

Estaba abrumada por un tipo de miedo que nunca había experimentado en su vida.

Era diferente de la tristeza, la ansiedad y la soledad de perder a sus padres. Esto era terror diluido a su forma más pura.

Estoy asustada. Estoy asustada. Estoy asustada.

Nada la envolvía.

Sin embargo, la isla, la ciudad, la gente y el aire que tanto amaba-

-ahora buscaba por todo el mundo como un monstruo grotesco.

Se sentía como si incluso los grafitis de las paredes se estrellaran contra ella.

El aire era pesado. La oscuridad se retorcía como una criatura viviente.

Las luces fluorescentes parpadeantes. Los pasamanos oxidados. La basura esparcida por las calles. Los viejos fumando sus cigarrillos. Los niños con sus paraguas. Los malvivientes habladores locales, partiéndose de risa. Hasta ayer, le encantaba todo.

Pero todo cambió.

Como si el mundo hubiera sido retorcido de un solo golpe.

Yua ni siquiera sabía hacia dónde corría.

Aunque conocía la isla mejor que nadie, tenía tanto miedo que se encontraba tropezando interminablemente por caminos desconocidos. Estaba tan cegada por el terror que no podía decir que eran los mismos caminos que había usado antes.

¿Qué la había llevado a ese estado? Todo había comenzado esa noche.



◁ ▶︎



Viernes por la noche. El Distrito Norte, bajo tierra.



Yua encontró muchos caminos a través de la ventilación en el Distrito Norte.

El respiradero era sorprendentemente grande, y si arreglaban la entrada, incluso un adulto podía arrastrarse a través de él. Después de medio día de exploración, Yua se decidió a profundizar.

Según los planos de su padre, debería haber varios pasillos y habitaciones más en el distrito. Cuando comparó el área con la superficie, pudo darse cuenta de que había un espacio en el que no podía entrar por medios normales.

Su faro atravesaba la oscuridad.

Por alguna razón, no encontró ni un solo insecto en el polvoriento respiradero.

La ruta en el plano estaba bloqueada con escombros. Pero el conducto de ventilación debería llevarla al espacio de más allá.

Ese espacio era una tierra inexplorada para ella y para la mayoría de los lugareños.

Yua podía sentir su corazón lleno de emoción. Incluso su padre probablemente nunca había ido más allá de este punto. Después de todo, el proyecto del PDA no estaba más lejos de allí.

Su corazón latió fuerte, y Yua continuó por el estrecho sendero.

Sus ojos brillaban aún más en la oscuridad, como si sus padres esperasen más allá.

A medida que avanzaba, se dio cuenta de que podía oír voces.

Yua cautelosamente se calmó. Apagó el faro. Una luz tenue brillaba desde más abajo de la ventilación.

"Lo sabía".

Por la dirección y la distancia, era probable que la luz proviniera de un área inexplorada.

Pero sería mentira decir que no tenía miedo.

¿Quién podría estar adelante, en un área en la que la gente no podría entrar por medios normales?

Lentamente avanzando hacia adelante, Yua finalmente llegó a la reja donde la luz estaba brillando.

Miró un gran almacén de algún tipo. El techo era muy alto, la ventilación parecía estar muy alta.

Si se cayera de allí, estaría muerta. Yua sintió como si sus venas se agarrotaran al pensar en ello.

El dueño de la voz se movió al fondo de la habitación.

Tres hombres rodeaban a un hombre. Estaban diciendo algo, pero Yua no podía oír desde la ventilación.

Había muchas cajas de madera apiladas alrededor de los hombres, pero no sabía lo que había dentro.

"¿Qué diantres es este lugar?"

Rindiéndose, Yua pensó en bajar más por la ventilación. Pero entonces-

...las cosas cambiaron rápidamente.

Un terror que duró menos de treinta segundos hizo añicos su mundo, sus sueños y su corazón.

Yua vio al hombre rodeado extender ambos brazos. Pensó que se estaba estirando, pero había algo diferente en la forma en que se movía. Las manos del hombre estaban abajo, con sólo sus brazos y hombros extendidos.

En ese momento, trozos negros le salieron de las mangas.

Cayeron en las manos de cada uno de los hombres, y el hombre las tomó mientras levantaba lentamente sus manos.

—¡Hijo de puta! ¿Qué mierda...?

Por primera vez, podía oírlos claramente.

Un momento después, un ensordecedor estallido golpeó sus tímpanos.

Los hombres que rodeaban al que estaba en el medio cayeron, uno a uno. Aunque Yua no sabía lo que estaba pasando, podía ver claramente que había agujeros rojos que se abrían a través de los hombres tendidos en el suelo.

Piscinas de sangre comenzaron a expandirse de sus cabezas.

—¿Qué diablos...?

—¡Pequeña mierda!

De repente, hubo más gritos. Dos hombres irrumpieron en la habitación y rugieron al hombre solitario. Pero en lugar de acercarse, se cubrieron detrás de las cajas.

Entonces lo vio todo.

Mientras los dos hombres se metían la mano en sus chaquetas, el hombre solitario entró en acción.

Con una agilidad increíble saltó sobre las cajas y caminó hacia los recién llegados que estaban a cubierto.

Para cuando lo vieron venir, ya era demasiado tarde. El hombre apretó el gatillo de ambas armas, apuntándolas a sus víctimas.

Sin pensarlo, Yua apretó un poco más la barandilla metálica.

Una tapa oxidada crujió con fuerza.

—¡Oh, no!

Yua corrió a ponerse a cubierto, pero el hombre de las cajas se dio la vuelta más rápido.

Justo antes de que pudiera esconderse, sus ojos se encontraron.

El hombre vio a una chica aterrorizada.

Yua vio un par de ojos helados rebosantes de locura.

El pánico se apoderó de ella, incluso peor que cuando vio por primera vez los asesinatos. Temiendo que se asfixiara hasta la muerte, Yua se obligó desesperadamente a retroceder.

Un segundo después, una pequeña masa de muerte atravesó el lugar donde había estado su cabeza hacía un momento. Hubo un disparo igual que antes, y un pequeño agujero quedó en el conducto de ventilación en frente de ella.

—¡…!

Con un grito silencioso, Yua se giró y corrió como un perro.

Los disparos continuaron. Podía sentir vibraciones desde donde había estado gateando justo antes.

No sabía si las balas podían perforar el fondo del respiradero, pero no tuvo tiempo de comprobarlo. Golpeando su cabeza por todas partes, Yua se arrastró desesperadamente a través de la oscuridad.

Y para el momento en que finalmente logró salir de la tierra, el mundo había cambiado.

Por primera vez en su vida, Yua había enfrentado su muerte.

Los escombros que la rodeaban, los edificios e incluso las escaleras que conducían a los pasillos, parecían monstruos aterradores dispuestos a devorarla.

Por el rabillo del ojo, vio que algo se movía.

—¡N....no!

Era sólo un anciano que pasaba, pero Yua no pudo detener la avalancha de terror.

—EYAAAAAAAA!

Un anciano levantó la vista sorprendido cuando una niña huyó de su presencia.


◁ ▶︎


Viernes por la noche. Las Fosas.


Ella seguía corriendo.

Corría desesperadamente, sin preocuparse por su rumbo.

Ella no encontraría refugio en ninguna parte, pensó Yua. Y mientras corría, su mente paralizada, las piernas de Yua finalmente comenzaron a temblar. En ese momento, no sabía si estaba cansada o asustada.

Todo lo que podía hacer era seguir adelante. Con el pánico levantándose detrás de ella como una enorme ola, corrió. Y fue sólo cuando ya no pudo correr que se dio cuenta de algo. Que la ola venía de la ciudad misma. Cuando llegó la epifanía, sintió como si su terror se hubiera magnificado.

Y sin siquiera un destino en mente, Yua espoleó sus piernas para forzarse a avanzar.

Adelante. Adelante.

Porque ahora todo lo que podía sentir detrás de ella era oscuridad total.

Mientras seguía adelante, sentía como si el mundo detrás de ella se estuviera derrumbando en la nada.

Adelante. Sólo hacia adelante. Incluso si la oscuridad era lo único que la esperaba.

No sabía dónde ni cómo había salido. En medio de la frenética huida de un cazador desconocido, recordó un atajo que descubrió el otro día. Un atajo a Las Fosas, que nadie más conocía.

Un camino secreto. Nadie más -ni siquiera el hombre que vio en el Distrito Norte- lo sabría. Era una forma de atravesar un hueco lo suficientemente grande para un niño, hasta el hueco de un ascensor sin terminar.

Sin embargo, en su confusión, Yua cometió un error crucial.

Cuando tomó el atajo, terminó saltando directamente a Las Fosas.

El ascensor había sido abandonado en plena construcción. La chica saltó afuera. La gente cercana examinó curiosamente el ascensor.

Corrió y corrió y corrió y corrió. Cada vez más lejos, una pulgada más lejos de ese hombre…

Sólo cuando vio el mar se dio cuenta Yua de que la mejor manera de escapar del hombre era huyendo hacia el continente. Pero era demasiado tarde. Estaba demasiado asustada para volver a subir.

¿No había forma de escapar de la isla? ¿Alguien con quien pueda contar para que le ayude?

Fue sólo entonces cuando Yua finalmente volvió sus ojos hacia la ciudad de Las Fosas. En el pasado, su único interés era la topografía, pero por primera vez, sintió la gente y el aire del nivel más bajo.

Al mismo tiempo, la energía del paraíso de un peatón llegó a sus oídos.

No había lámparas fluorescentes alrededor, pero las luces incandescentes en las paredes y edificios, y las lámparas halógenas en el piso, eran cegadoras. Las lámparas halógenas en particular eran tan brillantes que era más difícil ver con ellas que sin ellas.

Pero gracias a las luces, nada del frío del invierno le llegó.

Viendo que la gente siempre estaba ocupada en Las Fosas, Yua pudo darse cuenta de que la densidad de población era mayor aquí que en el centro comercial del Distrito Oeste. Había todo tipo de puestos y stands alineados, pero Yua no reconoció los productos que allí se exhibían.

Los caminos en sí no eran muy anchos, pero había mucha gente tirada por ahí. Algunos roncaban con la intensidad de motosierras; otros no se movían y desprendían un olor pútrido.

La última vez que visitó Las Fosas, era la mitad del día, pero no había sido ni mucho menos tan enérgico como ahora.

Yua casi olvidó su miedo con el animado aire, pero rápidamente volvió a la realidad.

—Hola.

Alguien la agarró por el hombro y la obligó a dar la vuelta.

Era un hombre de ojos saltones con traje. Su camisa abotonada era un desastre arrugado, y sólo le quedaba una manga. Había múltiples manchas rojas salpicando su brazo expuesto, pero Yua no entendía lo que significaban.

—Hola.

—¡Sí!

El hombre miró fijamente a los alrededores del ombligo de Yua. Se encogió hacia atrás mientras respondía. Pero-

—¡Hey!

—¿Sí?

—¡HEY!

—¡¿Qué pasa?!

—HEEEEEEY! ¡Hey, hey, hey, hey! Hey, hey, hey, hey, hey, hey, hey, heeeeyyyyyyyyyyy...

—¡EEEEK!

Los ojos del hombre giraron torpemente mientras se acercaba. La gente que los rodeaba se ocupaba de sus asuntos, sin preocuparse demasiado. El hombre se acercaba. Aunque no había mucha distancia que cerrar, el hombre se acercó tanto que los botones de su camisa casi le tocaban la nariz.

Yua trató de correr, pero su agarre vicioso permaneció firme en su hombro.

—¡MAMÁ!

Con lágrimas en los ojos, Yua arañó desesperadamente al hombre, pero no mostró ni una pizca de dolor mientras movía hacia atrás el paraguas en su mano libre. Murmuró delirantemente mientras lo hacía girar en el aire.

—¡Ayúdame!

Yua se las arregló para soltar un grito. Varias personas voltearon.

"¿Quién es ese?" "¿Cuál?" "El tipo. La chica es la que se vendió hace un tiempo, ¿verdad?" "No, a ese le faltaba un brazo." "Caramba". "Mételo ya". "Alguien debería ayudarla". "-estaba por ahí hace un momento." "Oh, ¿lo era?" "Que alguien lo agarre". "Hombre". "Productos baratos". "Oye, ¿crees que va a morir?" "¿Quién acaba de tener una sobredosis?" "No tiene sobredosis". "¿No vas a ayudar?" "Demasiado perezoso". " Bien". "Vamos."

Los espectadores parloteaban como si estuvieran viendo un programa, pero nadie se adelantó para ayudar. Pero en el momento en que las lágrimas de desesperación cayeron de los ojos de Yua, la multitud cambió.

—Está aquí.

Algo debe haber pasado detrás del muro de espectadores. Un segundo después, la gente le abrió paso a un solo hombre.

En el momento en que el hombre vio lo que estaba sucediendo, habló solemnemente con Yua. Con la luz halógena, era difícil ver su cara o su ropa, sólo su silueta era visible.

Bajando la cabeza, señaló al hombre vestido de traje.

—...¿Este es tu padre?

Yua miró inexpresivamente. Entonces, tan pronto como se dio cuenta de lo que el hombre estaba diciendo, sacudió desesperadamente la cabeza.

—Entendido.

La figura inmediatamente agarró al hombre vestido de traje por el cuello y lo arrastró hacia sí mismo.

—¡Whoaaaaaargh!

El hombre del traje soltó a Yua y bajó su paraguas a la cabeza de la figura.

—Ouch.

El agarre de la figura sobre el cuello del hombre se mantuvo firme. Pero el hombre vestido de traje no parecía rendirse en lo más mínimo. Incluso los espectadores murmuraban, preguntándose qué haría después.

—...Tch. Después de todo, no puedo hacerlo.

De repente, la figura soltó el cuello del hombre y le clavó el talón en el cuello.

El hombre vestido con traje se levantó levemente en el aire, y luego se arrugó en el suelo hecho un ovillo.

Los espectadores jadeaban en silencio. Yua tragó.

Pronto, la multitud dejó de cantar las alabanzas de la figura y se dispersó en la luz halógena.

Dejó atrás sólo al hombre que había rescatado a Yua.

—Hombre, el Sr. Kuzuhara derribó al malviviente con un solo brazo. ¿Cómo diablos lo hace?

—¡Espera! ¿Conoces al hermano mayor? —Yua lloró. Su salvador se rió.

Los ojos de Yua finalmente se ajustaron a la luz. Entrecerrando los ojos, miró bien la figura y se quedó sin aliento.

—Saltamos por la ventana juntos, si eso cuenta.

El pelo del hombre estaba teñido de siete colores. Y cuando miró a Yua, sus labios se retorcieron con una sonrisa.












No hay comentarios.:

Publicar un comentario