Poison Genius Consort - Capítulo 01-10

Todas las notas en los capítulos son de parte del traductor chino-inglés



CAPÍTULO 1:

SORPRESA, ELLA SE VA A CASAR



Siglo 21, Hospital privado de alto rango de Eastern Sea City, Oficina del Jefe de Departamento.


Pensando que había una gran pila de informes médicos sobre la mesa. La tez del Jefe de Departamento Lin era cenicienta y estaba fuera de sí con furia.

—¡Han Yunxi [1]! El Sr. Li es uno de los directores de Soaring Cloud Conglomerate que posee el 40% de las acciones de nuestro hospital. ¡Tienes que tratar su veneno primero!

Enfrentada a la ira del hombre, Han Yunxi metió ambas manos en los bolsillos de su bata médica, completamente tranquila. 

—Jefe de departamento Lin, lo siento mucho, pero el Sr. Li ha sido afectado por un veneno de serpiente de acción lenta. A menos que sea una situación crítica, no lo dejaré pasar al frente de la fila.

Era una belleza refrescante y pura, con grandes ojos y dos hoyuelos. A pesar de su juventud, su asombroso talento con la acupuntura la había hecho famosa en los círculos de la medicina tradicional china como una experta en desintoxicación poco común. Ya se tratara de un veneno químico o de endotoxinas en el cuerpo, la eliminación de cualquiera de ellas contaba entre sus puntos fuertes.

—¡Tú! ¡Entiende bien, mujer! —El jefe del departamento se indignó lo suficiente como para golpear la mesa y ponerse de pie con ira.

—Jefe de departamento, lo diré de nuevo. El estado del Sr. Li no es urgente. No importa quién sea, ante un médico, todo el mundo es... —Antes de que Han Yunxi pudiera terminar, fue interrumpida.

—Basta, no me hables de igualdad a los ojos de un médico. Sólo hay diferencias entre hombres y mujeres. Han Yunxi, déjame decirte, ¡haz los arreglos para tratar su veneno inmediatamente o de lo contrario puedes dejar la comunidad médica hoy!

¿Una advertencia? Pensó que eso la asustaría, pero su cara estaba más tranquila que nunca. 

—Jefe de departamento Lin, no hay diferencia entre hombres y mujeres para mí tampoco, sólo gente a la que ayudaré o no. No voy a ayudar al Sr. Li, así que por favor, ¡encuentre a alguien mejor cualificado!

Cuando terminó, sonrió educadamente y se giró para irse. Ese cuerpo delgado y delicado era elegante y desenfadado, con una hermosa tranquilidad que revelaba su carácter noble e inflexible. Pero cuando Han Yunxi abrió la puerta, el jefe de departamento Lin explotó de repente con furia.

—Han Yunxi, ¿cómo te atreves a hablarme así? ¡Te digo que te detengas!

Hablando así, lanzó una gruesa pila de informes médicos hacia su cráneo. Conmocionada, Han Yunxi sintió que un chorro de calor le bajaba por la parte de atrás de la cabeza. Un poco aturdida, se giró para mirar hacia atrás, pero antes de que pudiera ver al Jefe de Departamento Lin, su cuerpo entero se derrumbó....



Hace 3.000 años, país Tianning



Han Yunxi se despertó aturdida dentro de un palanquín nupcial, escuchando los jubilosos sonidos de celebración a su alrededor. Alguien tocaba la suona y golpeaba los tambores, y un velo de oscuridad cubría sus ojos.

¿Qué está pasando?

Han Yunxi se quitó la cosa que tenía en la cabeza, la miró y respiró con frialdad. ¿No es esto un velo nupcial? Examinándose de pies a cabeza, descubrió que estaba vestida con una corona de fénix y una capa bordada con borlas, como una novia en camino a casarse... ¡Ridículo!

El palanquín se mecía y se sacudía, causándole un dolor de cabeza a Han Yunxi cuando extraños recuerdos empezaron a fluir en su cerebro. De alguna manera (pero sin duda), ¡había viajado en el tiempo y ahora se iba a casar!

La propietaria original de este cuerpo era la hija de la matriarca de la familia Han en el país de Tianning. El nombre de esta hija también era Han Yunxi. Debido a que su madre usó una vez sus habilidades médicas para salvar a la emperatriz anterior (ahora la viuda emperatriz), ella estaba prometida con el séptimo príncipe (ahora el Duque de Qin, Long Feiye [2]). La obra de su madre fue aclamada a lo largo y ancho como una historia bien conocida, lo que elevó drásticamente el estatus social de la familia Han.

Pero, ¿quién iba a saber que el nacimiento de Han Yunxi mataría a su madre, o que se convertiría en una niña inútil y fea que no tenía ninguna habilidad médica? El matrimonio propuesto con el duque de Qin se retrasó una y otra vez hasta que se convirtió en un tema tabú. Sin embargo, en los últimos días, el duque de Qin ofendió al emperador, quien ordenó que la boda se celebrara antes de que terminara el mes.

Hoy era el día de su boda.

Este duque de Qin, Long Feiye, recibió su título en su juventud. Fue el único príncipe que quedó después de las luchas por el trono imperial, y tenía poco más de 20 años de edad. Sin embargo, dentro de la jerarquía real, era el Tío Imperial, que lo calificaba como la persona más importante en el País de Tianning a excepción del propio emperador.

El duque de Qin vivía en la parte sur de la capital, mientras que la familia Han residía en el norte. El palanquín nupcial tenía que viajar por toda la ciudad para llegar a su destino. Aunque el duque de Qin no apareció, su viaje causó sensación en la ciudad.

Mientras Han Yunxi estaba digiriendo esta información, la alegre música fuera de su palanquín se detuvo abruptamente cuando la vieja nodriza matrimonial [3] gritó, 

—¡Terrible, terrible! ¡Este es un gran problema!

-----

1] Han Yunxi (韩芸汐) -nuestra protagonista. La Han Yunxi del pasado es de una familia de médicos calificados. Han es sólo un apellido. Yun significa "rue" (arrepentimiento), Xi significa "marea durante la noche, marea nocturna".

2] Long Feiye (龙非夜) - el Duque de Qin, anteriormente el séptimo príncipe del emperador anterior. Long es "dragón", fei es "correr en contra de, no ser", ye es "noche".

3] vieja nodriza matrimonial (喜婆) -xipo, una mujer mayor encargada de caminar junto al carruaje de la novia y llevarla a su nuevo hogar, generalmente la casamentera o similar. En este caso, la nodriza probablemente fue contratada por la familia del novio.




CAPÍTULO 2:

VERGÜENZA, VUELVE MAÑANA



¿Es el día de su boda y esta nodriza grita 'terrible' en las calles? Tenía que hacerlo a propósito....

Han Yunxi se preparó para levantar las cortinas de la ventana y ver cuál era el problema, pero se detuvo para reconsiderarlo. Una nueva novia renunciaría a la etiqueta si mostraba su cara al público antes que a su marido. ¿No la ahogarían los antiguos en escupitajos si hiciera algo así? Renunció a la idea para escuchar en silencio. Era obvio que la conmoción había atraído a bastantes espectadores.

—Aiya, es un error, ¡escogimos el camino equivocado! En la bifurcación de atrás deberíamos haber girado a la derecha, ¡pero fuimos a la izquierda! —La nodriza matrimonial parecía al borde de las lágrimas mientras gritaba.

—Y yo que pensaba que algo serio había pasado con todo su alboroto. Este camino también lleva a la residencia del Duque de Qin.

—Sí, sí. nodriza Wang, siempre está tan confundida. ¿Cómo pudo decir palabras tan desafortunadas el día de la boda? ¿No fue usted la que nos llevó por el camino de la izquierda antes?

Mientras los conductores del palanquín hablaban por turnos, la nodriza matrimonial Wang pisoteó y gritó: 

—¡Tengo la cabeza confundida! ¡Malas noticias! Tomar este camino significa viajar dos horas más, lo que significa que la nueva novia se perderá la hora propicia [1].

Cuando estas palabras salieron a la luz, todo el grupo se quedó en silencio.

Las horas propicias eran algo que no sólo los antiguos, sino también la gente contemporánea tomaba en serio. Pasó mucho tiempo antes de que alguien que llevaba el palanquín le preguntara: 

—Entonces... ¿debemos volver atrás y tomar el camino correcto?

—¿Qué estás diciendo? —La nodriza matrimonial dio un golpe violento, su gruesa capa de colorete y polvo terminó rompiéndole el temperamento—. Una nueva novia nunca puede volver atrás [2] o volver sobre los caminos que ya ha recorrido. ¿La estás maldiciendo para que se divorcie y vuelva a su casa?

Al oír esto, el portador del palanquín se quedó sin palabras.

Han Yunxi puso los ojos en blanco dentro del palanquín cubierto. Esta casamentera obviamente quería hacerla llegar tarde a propósito. La casa del duque de Qin no envió a nadie para escoltarla y el novio ni siquiera estaba aquí, sólo la nodriza matrimonial.

Ni siquiera habían cruzado el umbral de la puerta del novio y aquí estaba la mujer con una demostración de fuerza. Perderse la hora propicia significaba que la casa del duque de Qin podía culparla por todas las cosas desafortunadas que sucedieran en su futuro. Han Yunxi deseaba poder bajarse del palanquín y rechazar el matrimonio, deshaciéndose por completo de su marido. Pero, sabía con sus antecedentes que había chacales y lobos en la casa del novio y tigres y leopardos en la suya propia. Como asumió la identidad de esta fea e inútil señorita de la familia Han, no podía darse el lujo de ser imprudente. Sólo podía ir paso a paso. En cualquier caso, fue la viuda emperatriz quien la ofreció como esposa y el emperador quien ordenó el matrimonio. Le gustaría que la residencia del Duque de Qin se atreviera e intentara algo contra ella.

La casamentera discutió un rato con los conductores del palanquín antes de decidir que solamente podían apurarse y seguir adelante. Los cuatro conductores del palanquín corrieron para salvar sus vidas, sacudiendo violentamente a Han Yunxi. Pero aún así perdieron la hora propicia y llegaron una hora tarde.

La residencia del Duque de Qin tenía las puertas muy bien cerradas. Hasta las puertas laterales estaban cerradas, aunque la entrada estaba rodeada por una muchedumbre de residentes de la ciudad que se congregaron durante mucho tiempo para chismorrear y discutir entre ellos.

—Escuché que Han Yunxi es sumamente fea, no me extraña que el Duque de Qin ni siquiera esté dispuesto a mostrar su cara.

—Heheh, incluso las mejores bellezas del mundo quieren casarse con la casa del duque Qin, ¿qué vale Han Yunxi? Apuesto a que aunque entre, se quedará sola en una alcoba vacía por el resto de su vida.

—De todos modos, esa mujer tiene valor para llegar una hora tarde. Yowch, ¡esperé tanto tiempo que me empezó a doler la cara!


-----


Si esta fuera la Han Yunxi del pasado, ¿no lloraría hasta morir al escuchar estas palabras? Desafortunadamente, la actual Han Yunxi no se parecía en nada a esa mujer menguante, pálida y egocéntrica que hacía tiempo que se había dado por vencida. Ignorando las dificultades, sintió el tumor creciendo en su cara mientras miraba fuera de las cortinas. Las puertas principales de la residencia del Duque de Qin estaban desiertas, y no había decoraciones de boda en ninguna parte. Si no fuera por el palanquín nupcial que se encuentra en la entrada, nadie sabría que esta casa iba a obtener una novia hoy.

Una escena tan fría y sin alegría fue un mensaje claro para Han Yunxi de que no era bienvenida, que ni siquiera la querían aquí. La nodriza Wang estaba llamando a la puerta, sus movimientos eran muy ligeros. Pasó un tiempo, pero no hubo reacción de las puertas principales. Una puerta lateral se abrió, y un viejo portero se paró justo dentro de la entrada sin intención de salir.

La nodriza Wang corrió apresuradamente, asumiendo un aire profesional mientras sonreía y reía alegremente. 

—¡La nueva novia está aquí! ¡La nueva novia está aquí!

¿Quién iba a saber que ese viejo sirviente sólo les echaría unas pocas miradas antes de decir con desdén?: 

—La gran concubina imperial tiene órdenes. Ya que se perdieron la hora propicia, ¡vuelvan mañana!

Cuando terminó de hablar, la puerta se cerró de golpe con un ¡pah!



----

[1] horas propicias (吉时) -jishi, horas de suerte en el día en que la buena fortuna sigue a ciertos hechos. También se aplica a días, meses, estaciones, etc.

[2] Una nueva novia nunca puede volver atrás - las mujeres que son llevadas a las familias de sus novios necesitan seguir adelante. Retroceder es igual a ser rechazada para el matrimonio, lo que significa que la familia de la novia puede perder mucha dignidad y arruinar sus perspectivas de futuro.





CAPÍTULO 3:

NO ME VOY, ESTA HERMANA NO ES UNA PUSILÁNIME.


La quietud y el silencio reinaban a su alrededor, aunque de vez en cuando llegaban estallidos de fuertes risas. Esta era seguramente la primera vez que el país de Tianning veía a una nueva novia a la que se le había dicho que volviera mañana, ¡es probable que no volviera a suceder de nuevo en el pasado o en el futuro!

La multitud se estaba riendo. Incluso en el grupo de gente que entregó a la novia, había unos pocos que no podían resistirse a soltar una risita. Era la primera vez que pasaba algo así. Dentro del palanquín nupcial, la serena y tranquila Han Yunxi finalmente entrecerró los ojos. La casa del Duque de Qin había ido demasiado lejos.

La nodriza Wang estaba cabizbaja cuando regresó, suspirando y decepcionada. 

—Aiya, qué mala suerte. He sido nodriza matrimonial durante muchos años, pero nunca había visto algo así. ¡Apresurémonos y vayámonos, rápido, volvamos!

Pero justo cuando los conductores del palanquín levantaron su carruaje, Han Yunxi habló.

—¡Alto!

Eh... ¿quién habló?

La multitud se calmó y miró a su alrededor, pero no pudo encontrar al que hablaba.

—Nodriza Wang, me gustaría molestarla para que pregunte a qué hora deberíamos llegar mañana... 

Cuando Han Yunxi volvió a hablar, su apacible tono estaba lleno de una dignidad que era difícil de contradecir. Aunque su voz no era muy fuerte, la multitud pudo escucharla claramente.

En un segundo, todos los espectadores miraron incrédulos hacia el palanquín nupcial. ¿Eran realmente estas palabras de Han Yunxi? ¿No debería estar llorando en secreto en una situación así? En realidad se atrevió a hablar, ¿y también tan fuerte?

—Nodriza Wang, ¿por qué te demoras? ¿Quieres que esta señorita te responsabilice por traernos por el camino equivocado? —La voz de Han Yunxi repentinamente se volvió severa.

La nodriza Wang no se lo esperaba y se asustó. Fue la gran concubina imperial [1] quien le ordenó que tomara el camino equivocado. Por supuesto, la casa del duque de Qin no investigaría el asunto, pero ella no podría asumir la responsabilidad si la familia Han lo hiciera. Si eso pasara, la gran concubina imperial no la protegería en absoluto.

¿Cómo es que esta sumisa Han Yunxi se volvió tan feroz de repente?

La nodriza Wang no podía ocuparse de demasiados detalles a la vez, pero respondió apresuradamente: 

—¡Sí, sí! Señorita Mayor, por favor espere un momento.

¡Toc, toc, toc! Esta vez golpeó la puerta muy suavemente. Fue el mismo portero de siempre quien les abrió. 

—¿Qué estás haciendo? ¿No entiendes que queremos que vuelvas mañana?

—¡La novia preguntó a qué hora mañana! Por favor, moleste a la gran concubina imperial con nuestra pregunta —suplicó amablemente la nodriza Wang.

El viejo portero quedó asombrado. Esta nueva novia era algo interesante. 

—Está bien, espera un poco.


-----


Dentro de un pabellón en los jardines traseros de la residencia del duque, la Gran Concubina Imperial Yi [2] y algunas esposas de la realeza estaban jugando mahjong. Había dejado totalmente de lado el tema de su nueva nuera. Después de que el actual emperador tomó su trono, las esposas dejadas por el emperador anterior fueron todas ejecutadas o puestas a vigilar su tumba. Sólo las esposas que estaban a las órdenes de la Gran Concubina Yi quedaron intactas. Incluso la viuda emperatriz tenía que ceder un poco ante ella. Hace tres años, sintió que era opresivo vivir en el palacio y se mudó a la casa de su hijo.

Una criada se acercó, bajando la cabeza para hablarle al oído. 

—Señora, la nueva novia pregunta a qué hora debe llegar mañana.

La mano de la Gran Concubina Yi se endureció en medio de su jugada, girando su cabeza. 

—¿Quién dijiste que preguntaba?

—La... la nueva novia —contestó la criada en voz baja.

—¡Qué descaro! —La Gran Concubina Yi estaba desconcertada, pero más absorta en el mahjong que en el asunto en cuestión. Casualmente respondió—: A la hora Yǐ [3], como antes.

¿Y qué si preguntaba por la hora? Mañana, la harían llegar tarde de nuevo.


-----


—A la hora Yǐ —informó la nodriza Wang al palanquín nupcial.

Nadie esperaba que Han Yunxi respondiera con tres gélidas palabras: 

—Quédate y espera —Bastantes personas a su alrededor se dieron cuenta de que había algo raro con esta joven señorita Han.

—¿Qué? —La nodriza Wang levantó la voz abruptamente—. Una nueva novia no puede ser así. No podemos bloquear las puertas de alguien, ¿verdad? ¡Se reirán de nosotros! No, esto no es bueno, ¡no existe dicha lógica! ¿Qué clase de persona viene a la puerta de una familia y espera para casarse?

—Tú eres la que dijo que no podemos volver atrás. ¿Y ahora qué, quieres maldecirme para que me divorcie y vuelva a mi casa? —Preguntó fríamente Han Yunxi.

¿No fueron estas las palabras de la nodriza Wang?

—Los que no pueden esperar pueden irse. Si no pueden cobrar su paga después de regresar a la casa Han, no vengan a buscarme —Han Yunxi les recordó amablemente.

Los ayudantes se miraron unos a otros, sin esperar que la nueva novia fuera tan feroz. Ninguno se atrevió a irse, sino que todos se sentaron en su lugar para esperar junto con ella. Al ver que nadie la apoyaba, La nodriza Wang solamente se sentó junto al palanquín. Tenía el impulso irresistible de levantar las cortinas de la puerta colgante y ver a la nueva novia por sí misma. ¿Era tan fea como decían los rumores? ¿Y tan cobarde y egoísta? No la cambiaron por otra persona, ¿verdad?

Después de un momento de vacilación, la nodriza Wang, nerviosa, extendió una mano....


-----


1] Gran Concubina Imperial (太妃) -taifei, en este caso se refiere a la concubina del emperador anterior y a la madre del Duque de Qin (Long Feiye). Se denominará "Gran Concubina Yi".

2] Yi (宜) Yi significa "adecuado, apropiado, apto", o una versión negativa de "debería, debiera".

3] hora Yǐ (已时) -ishi, la hora china se sitúa entre las 9~11AM.





CAPÍTULO 4: 

ENTONCES QUE SIGA ESPERANDO


Justo cuando la nodriza Wang levantaba una esquina de las cortinas de la puerta, Han Yunxi pisó su mano con el pie, preguntando en un tono oscuro: 

—¿Quieres invitarme a salir antes de que llegue la hora propicia?

—¡N-no! Yo... fue un accidente, ¡un accidente! —La nodriza Wang explicó, sin atreverse a gritar de dolor. 

Solo entonces Han Yunxi la soltó, retirando grácilmente su pie para apoyarse perezosamente en las paredes del palanquín.

La familia Han normalmente la trataba con crueldad, pero no habían defraudado a Han Yunxi para su boda. El interior del palanquín era espacioso y cómodo, perfecto para dormir. No sería tan estúpida como para irse y volver mañana. Si realmente regresaba, no había ninguna promesa de que no se retrasaría y se perdería la hora propicia otra vez.

El Duque de Qin no se atreve a obstruir las órdenes del emperador, pero pueden probar todo tipo de tácticas dilatorias.

Al final, sería ella quien se llevaría la peor parte. Aunque Han Yunxi no quería casarse, sabía que tenía que cruzar las puertas de la residencia del duque de Qin. De lo contrario, cuando el palacio venga a echarle la culpa, será rechazada como chivo expiatorio. El matrimonio de este duque con una esposa oficial era de lo que se hablaba en la ciudad. La noticia de su espera en las puertas definitivamente llegaría hasta el palacio imperial. Cuando empezaran a prestar atención, la familia no tendría más remedio que dejarla entrar mañana.

Reflexionando sobre esto, Han Yunxi cambió a una posición más cómoda antes de sentirse lo suficientemente segura como para dormirse.


-----


En ese momento, la Gran Concubina Yi, que vivía cómoda y disfrutaba de su alta posición, había perdido su habitual tranquilidad. Personalmente corrió hacia las puertas laterales y vio el rojo del palanquín nupcial a través de sus hendiduras. El rostro del que siempre había cuidado tan bien se volvió un poco desagradable.

—Mufei [1], esta mujer Han Yunxi es tan extraña. Todos los rumores dicen que es tímida, pero ¿cómo se volvió tan atrevida hoy? El palacio envió gente a preguntar qué pasaba —Dijo Murong Wanru [2] con voz ansiosa.

Era la hija adoptiva de la Gran Concubina Yi. Dulce de temperamento, virtuosa y dócil, había servido a la Gran Concubina Yi desde su juventud y era más cercana a ella que cualquier hija de carne y hueso. Un solo 'mufei' de sus labios era suficiente para trazar su posición dentro de la casa del Duque de Qin.

—¿Esta mujer fea se atreve a pelear conmigo en mi puerta? —La Gran Concubina Yi entrecerró los ojos con una expresión horrible, pasando un dedo por su cuello para indicar a Murong Wanru que matase a la intrusa.

La cara de Murong Wanru se aterrorizó. 

—¡Mufei! ¡Si la persona muere en nuestra puerta, sería muy mala suerte! ¿Y si el emperador le echa la culpa al hermano mayor?

También había guardias vigilando la casa del duque de Qin. Sería difícil explicar una muerte en su puerta, especialmente con toda la capital mirando los acontecimientos. La Gran Concubina Yi no era estúpida y llegó a esta conclusión después de pensarlo mucho. 

—¡Bueno! ¡Así que ha decidido quedarse aquí desvergonzadamente! Tsk, ¿cómo pudo esta fea mujer conspirar tan minuciosamente?

—Mufei, ¿qué hacemos ahora? Cuando llegue la hora propicia mañana, ¿abriremos o no las puertas? —Preguntó Murong Wanru impotente.

—Hmph, ya que tiene tantas ganas de entrar, ¡la dejaremos entrar! Me gustaría ver cuánto tiempo puede quedarse —La Gran Concubina Yi no llamaría la atención. 

No importa qué tipo de cosas ocurran dentro de la residencia del Duque de Qin, nada de eso saldría a la luz. Murong Wanru solo asintió con la cabeza, pero un destello de autosatisfacción brilló en sus ojos.

Llevaba mucho tiempo esperando que Han Yunxi entrase por las puertas. La Gran Concubina Yi tenía la intención de emparejar a Murong Wanru con el Duque de Qin. Desafortunadamente, su estatus de nacimiento era muy bajo, así que no tenía ninguna posibilidad de ser su esposa, sólo una concubina secundaria. Lo único que temía era que alguien poderoso e influyente se robara la posición de esposa principal.

Esta Han Yunxi con su aspecto destrozado era sólo una herramienta utilizada por el emperador para humillar al Duque de Qin. Tanto él como Mufei solo la odiarían y despreciarían, sin darle la oportunidad de cambiar sus perspectivas. Si la esposa elegida por la viuda emperatriz muriera, entonces la posición quedaría abierta. Este era el final perfecto para Murong Wanru.

Murong Wanru estaba de buen humor mientras sostenía la mano de la Gran Concubina Yi y la acompañaba con mucho cuidado en su regreso.

—Sí, si la viuda emperatriz pudiera emparejarte con Feiye, entonces el deseo de mi vida se cumpliría —le dio una palmadita en la mano a Murong Wanru, lamentándolo mucho.

—Mufei, Wanru solo quiere servir a tu lado por el resto de su vida —declaró Murong Wanru apresuradamente.

—Todavía puedes servirme por el resto de mi vida si eres mi nuera. Cuando no tengas nada más que hacer, ve a visitar al Duque de Qin en su estudio, ¿entendido? —La Gran Concubina Yi sonrió.

La cara de Murong Wanru casi se pone roja cuando bajó la cabeza. Era un espectáculo que cualquiera podía amar, e hizo que la Gran Concubina Yi se sintiera mucho mejor.

—Mufei, el duque debería volver esta noche, ¿verdad? Si no, ¿quién pateará la puerta del palanquín [3] mañana? —Preguntó Murong Wanru de nuevo.

—Es mejor si no hay nadie que la patee. Puede seguir esperando dentro —El tono de la Gran Concubina Yi sonaba como si estuviera hablando del clima.


-----


1] Mufei (母妃) - literalmente "madre concubina", una manera respetuosa de referirse a una suegra que es concubina del emperador.

2] Murong Wanru (慕容宛如) -Murong es un apellido de dos caracteres, Mu puede significar "admirar, anhelar", Rong es "mantener", "tolerar/permitir", "expresión facial". Wan es "sinuoso, tortuoso", Ru es "como, como si", "superar/exceder". Wanru juntos también significa "igual".

3] patear la puerta del palanquín (踢轿门) -tijiaomen, en la antigua China el novio tradicionalmente pateaba la puerta del palanquín de la novia antes de aceptarla adentro. Esto era para asegurarse de que el marido no fuera molestado y de que la esposa no se defendiera en el futuro. Las bodas chinas son cosas ridículamente complicadas, les recomiendo que lean sobre ellas, es divertido~ El progreso de Han Yunxi hasta ahora ha sido muy irregular.




CAPÍTULO 5:

UNA ALARMA FAMILIAR


El cielo había oscurecido, pero Han Yunxi aún estaba profundamente dormida. Dios sabe lo cansado que estaba este cuerpo. A pesar de ello, escuchó un sonido familiar desde lo más profundo de su conciencia, dootdootdoot, dootdootdoot. Por instinto, abrió los ojos. ¿No es este ruido la señal de alarma del nuevo sistema de desintoxicación del Hospital Lingyun?

En un intento por mantenerla como trabajadora, el Hospital Lingyun utilizó grandes cantidades de recursos para investigar y desarrollar un sistema de detección de veneno. Era el equivalente a una dimensión de bolsillo inteligente donde podía almacenar los ingredientes del antídoto y el equipo para sus pacientes.

El sistema fue implantado en los nervios de su cerebro y estaba totalmente controlado por su mente. Han Yunxi nunca pensó que su alma transmigrante también llevaría ese tesoro. Se conmovió. ¡El cielo no se había olvidado de ella!

El "doot" 「嘟」de la alarma sonaba como "du" 「毒」, o veneno. Era un recordatorio para Han Yunxi de que había veneno a su alrededor. Sospechaba que el tumor en su cara fue creado por medios tóxicos. Con la alerta del sistema de desintoxicación, estaba convencida de que ése era el caso.

Cerrando los ojos, intentó usar su mente para abrir el sistema de desintoxicación. No esperaba que fuera tan fácil de usar como antes. Sacó algunas agujas de acupuntura y algunas gasas médicas de la dimensión que contenía mientras revisaba sus suministros. Todavía hay muchas agujas de acupuntura e ingredientes medicinales.

Entonces Han Yunxi echó un vistazo afuera, viendo a todos los demás durmiendo a su alrededor. Por el momento, estaba segura de que no la molestarían y comenzó a tratar el veneno en su cara. Originalmente, quería extraer y analizar un poco de sangre del tumor en su sistema de desintoxicación, hasta que descubriera el veneno con una sola olfateada.

Esta toxina también se conocía como racimos de uva, o estafilococo, un veneno común usado en la antigüedad para desfigurar la cara. Hasta los expertos en venenos con habilidades insignificantes podían disolver el veneno, pero la gran familia médica Han permitió que su hija sufriera sin que nadie la curara. ¡Debe haber sido envenenada a propósito!

La familia Han, ¿no? Recordaría este rencor por la dueña original de este cuerpo.

Había lógica en no dejar que un médico se tratara por sí mismo. Aunque quitar el veneno era fácil, era inconveniente cuando el veneno estaba en su cara. Sólo podía tantear en la oscuridad para extraer la sangre venenosa y limpiar sus restos, eligiendo y aplicando su propia medicina. Finalmente, se pegó un trozo de gasa en la cara y terminó todo en una hora.

Después de limpiar sus cosas, Han Yunxi reemplazó el velo nupcial de su cabeza y gritó: 

—Nodriza Wang, tengo hambre. Tráeme un tazón de fideos.

La nodriza Wang había estado de guardia todo el día. Cuando la residencia del Duque de Qin no envió a nadie a ahuyentarlos, su instinto reconoció a la formidable persona dentro del carruaje y ya no se atrevió a ofender a Han Yunxi. Inmediatamente, corrió a comprar comida.

Un gran tazón de deliciosos y humeantes fideos calientes fue entregado en el palanquín, superando por completo su anterior aroma a medicina. Han Yunxi despidió a nodriza Wang antes de quitarse el velo de novia y se atiborró de fideos frescos y calientes.

Al mismo tiempo, el marido elegido de Han Yunxi, Long Feiye, el Duque de Qin, estaba de pie con las manos pegadas a la espalda sobre un edificio cercano. Se apoyó en un parapeto mientras observaba la escena a lo lejos. Su expresión era imposible de discernir, pero su figura es alta, elegante, y tan sublime como una montaña. Con sus negras túnicas, parecía a la vez misterioso e imponente al emitir un aura de arrogancia dominante. Desde esta altura, se parecía a un respetado dios de la noche, observando con desdén a la gente común de abajo.

—Duque, investigamos a fondo. La mujer dentro del palanquín es Han Yunxi. Nodriza Wang es una de las personas de la gran concubina —informó respetuosamente un chambelán vestido de negro.

—¿Cuál es la situación dentro del palacio imperial? —Su voz era profunda y fría.

—La noticia se ha extendido. Muchos están haciendo apuestas en privado sobre si ella pasará por las puertas mañana —respondió su guardaespaldas personal, Chu Xifeng [1].

Solo entonces se dio la vuelta Long Feiye, su apuesto y frío rostro como si hubiese sido tallado por los Cielos. Esas miradas podían despertar la indignación de hombres y dioses, pero la luz que brillaba en su rostro no hacía nada para iluminar esos ojos oscuros. Eran como pozas heladas con profundidades infinitas, un eterno acertijo.

—Tu señoría [2] también tiene curiosidad por saber si entrará —Dijo fríamente Feiye antes de elevarse y dejar atrás la residencia del Duque de Qin.

Chu Xifeng estaba aturdido. Dioses, ¿había oído mal? Incluso el Duque de Qin podía tener curiosidad, ¿y el objeto de interés era una mujer?

¿Mañana saldrá el sol por el oeste?


-----


1] Chu Xifeng (楚西风) -guardaespaldas del duque de Qin (Long Feiye). Chu puede significar "distinto, claro, dolor, sufrimiento", Xifeng es "viento del oeste".

2] Tu Señoría (本王) -benwang, un pronombre utilizado para referirse a uno mismo en tercera persona.



CAPÍTULO 6:

LLEGÓ LA HORA PROPICIA


Temprano a la mañana siguiente, una gran multitud se congregó alrededor de las puertas de la residencia del Duque de Qin. Han Yunxi no lo sabía, pero por lo menos 30 organizadores de apuestas dentro y fuera del palacio organizaron pozas de apuestas sobre si entraría o no a las puertas del duque. Alrededor de 1.000 personas habían apostado.

La música nupcial ni siquiera había empezado, pero el ruido de la multitud ya había animado las cosas con su gran alboroto de voces. Han Yunxi ni siquiera tuvo que preocuparse por dormir demasiado porque la despertaron. Se fijó en el color del cielo y se dio cuenta de que aún había tiempo suficiente para que se despertara completamente y cuidara su rostro.

Un pequeño tumor maligno no era nada en contra de una especialista en venenos y una noche fue suficiente para destruir cualquier evidencia de su existencia. Han Yunxi arrancó la gasa, limpió la medicina y acarició ligeramente su mejilla. La ubicación original del tumor ahora estaba lisa y brillante, la piel exquisita y fina. Lástima que no había espejo, o podría haber visto cómo lucía.

Al menos, aunque no fuera hermosa, deshacerse del tumor significaba que ya no era una mujer fea, ¿verdad?

Tomó algunas agujas de acupuntura de su dimensión de bolsillo para esconderlas dentro de sus mangas, luego algunos polvos venenosos para defensa personal, antes de limpiar y almacenar temporalmente el desorden dentro de la dimensión. Aunque alguien oliera la medicina, no encontraría rastros de ella.

Se puso el velo nupcial en su cabeza, se sentó directamente en el palanquín, con los ojos cerrados para lograr tranquilidad mental mientras esperaba la hora propicia.

El tiempo pasaba como un arroyo, mientras que la muchedumbre reunida se multiplicaba. Aunque era el segundo día de la boda, las noticias seguían siendo el tema de conversación en la capital. Incluso miembros de la familia Han se disfrazaron para esconderse entre la multitud y ver el resultado.

Finalmente, ¡llegó la hora propicia!

Chirrido....

Al abrirse las puertas de la residencia del Duque de Qin, la ruidosa multitud se quedó en silencio, sin que nadie se atreviera a hacer ruido. La residencia del duque no actuó de forma perversa, sino que generosamente abrió las puertas de la entrada. Sin embargo, el novio no llegó, ni tampoco se envió a nadie para escoltar a la novia dentro. Solo estaba el viejo guardián Liu que salió para quedarse junto a la puerta.

¿Qué... qué significa esto?

Para bien o para mal, el novio tenía que patear la puerta del palanquín antes de que la novia pudiera descender, ¿verdad?

Esta situación convirtió el silencio de la multitud en una mortífera quietud. Casualmente, todos los ojos se volvieron hacia el palanquín nupcial. Sin importar a qué resultado hubieran apostado, todos esperaban nerviosamente lo que sucedería después.

Los miembros disfrazados de la familia Han maldijeron a Han Yunxi en sus corazones. Aunque casarse con la familia del Duque de Qin era como reclamar lazos de parentesco con aquellos que ocupaban una posición social alta, no significaba traer vergüenza y humillación sobre sí mismos.

La nodriza Wang escondió una fría sonrisa bajo sus ojos encogidos, guardando silencio a propósito para que la situación se volviera más incómoda mientras esperaba a que pasara la hora propicia. Pero, ¿quién iba a saber que alguien pateó desde dentro la puerta del palanquín con un 'bang'? Con su corona de fénix, su capa de borlas bordadas y su velo de novia, Han Yunxi descendió con confianza del palanquín cubierto.

No era muy alta, y un largo período de desnutrición la había hecho adelgazar, así que las túnicas nupciales no eran adecuadas para su cuerpo. Pero mantuvo la espalda recta y la cabeza bien alta, de tal forma que le daba fuerza de carácter para que no pudieras apartar la vista.

—Llegó la hora propicia, ¿por qué no hay música nupcial? —preguntó en voz alta.

Cuando esas palabras se escucharon, la multitud finalmente se recuperó y se dio cuenta de lo que había pasado. Cielos, la novia en realidad pateó la puerta y salió del palanquín, ¿cómo es posible que ocurriera esto? ¡Esta no es una costumbre establecida!

—¡Una mujer como tú es tan descarada! ¡Tú misma saliste! Ya que no puedes casarte, estás abriéndote paso por la puerta, ¡qué bajo! —Entre la multitud, alguien gritó de repente.

Ecos de “qué bajo”, “desvergonzada”, e incluso “esa moza” resonaron por las cuatro esquinas para maldecirla. Han Yunxi seguía siendo humana, y una mujer. Sabía que no tenía vergüenza, pero ¿qué otra cosa podía hacer? ¿Quedarme en el palanquín hasta la próxima hora propicia? ¿Podría aguantar tanto tiempo?

El emperador se había enfadado con el duque de Qin y actuó precipitadamente, ordenándole que tomara una esposa. Si las cosas se descontrolaban, ¿qué podía hacerle el emperador a su duque? Al final, toda la culpa sería de ella. Si ella muriera, entonces el contrato matrimonial sería anulado de forma natural. Amarga tristeza revoloteó en su corazón antes de que Han Yunxi calmara sus nervios.

Seguir viviendo es lo más importante.

Mientras le lanzaban improperios, Han Yunxi dijo en voz alta: 

—Esto era algo que el duque de Qin debería hacer. Pero como el duque está demasiado ocupado para venir, yo lo sustituyo. ¿Piensan decir que el Duque de Qin me convirtió en una mujer despreciable?

Tan pronto como pronunció esas palabras, la multitud explotó.

—Han Yunxi, ¡estás confundiendo el bien y el mal! ¡Calumniadora despiadada! ¡El Duque de Qin nunca querría casarse contigo!

—Así es, ¿realmente crees que el duque quiere casarse contigo? ¿No te has mirado al espejo desde que eras niña? ¿No sabes qué clase de cara bestial tienes?

Han Yunxi se detuvo, girándose hacia la fuente de la voz. Aunque su cuerpo era delgado y frágil, su voz estaba llena de poder. 

—La viuda emperatriz aprobó esta boda y el emperador ordenó que se hiciera antes de fin de mes. Todos dicen que el duque de Qin no quiere casarse conmigo, pero ¿cómo podría ir en contra del decreto imperial o fingir que cumple? ¡Quién dijo eso, que salga para mí!

Cuando las palabras terminaron, toda la escena se quedó en silencio. Las personas que acababan de hablar tenían expresiones enfermizas de miedo, parecían tener la lengua atada cuando perdieron la capacidad de hablar. Ninguno de los demás hizo más comentarios. ¿Quién se atrevería a calumniar al Duque de Qin?

Ahora que la multitud cerró la boca, todo estaba en calma. Han Yunxi respiró hondo para calmarse y gritó con orgullo: 

—¡Sigamos con la música nupcial!




CAPÍTULO 7:

¿LA BELLEZA DE QUIÉN PUEDE CAUSAR LA CAÍDA DE UN PAÍS?


Las dos filas de músicos no dudaron un instante, y rápidamente se pusieron en fila para tocar sus instrumentos. Gongs, tambores, flautas verticales y suona resonaron con ilimitada alegría para la celebración. Han Yunxi levantó su mano, y la nodriza Wang corrió rápidamente hacia ella. La novia ya había dejado el palanquín. Con todos mirando, si no la apoyaba, entonces estaría en lo incorrecto.

De este modo, ante la mirada de cientos de personas, Han Yunxi enderezó su espalda y subió paso a paso hacia las puertas del Duque de Qin, con gracia en cada movimiento. Toda la elegancia y brillantez de ese día fue tomada por ella como un honor que nadie más podía tocar.

Esto llevó a muchas personas a olvidar que originalmente era una mujer fea.

¿Quién iba a saber que después de que Han Yunxi se posara en el último escalón y se detuviera, un dardo pasaría revoloteando por su cara, tirando su velo nupcial al suelo?

—¡Ah....hay un asesino! ¡Un asesino! —La nodriza Wang gritó estridentemente, soltando a Han Yunxi para huir. 

Accidentalmente tropezó y se cayó por las escaleras.

Inmediatamente, aparecieron guardias de ambos lados de la residencia del duque, buscando a su alrededor sin encontrar al culpable. Pasó mucho tiempo, pero no sucedió nada más después de que apareció el dardo. La multitud se puso nerviosa. Han Yunxi también estaba asustada, su corazón latiendo con fuerza en su pecho. Podía tratar venenos pero no sabía de artes marciales. En ese momento, ese dardo no le había dado en la cabeza por centímetros, ¡qué aterrador!

Un guardia se encargó de recoger el velo nupcial y examinar el dardo, antes de dar el arma a otra persona para que la cuidara.

—Srta. Han, tome —El jefe de los guardias le devolvió personalmente el velo.

Han Yunxi palmeó su corazón para calmarse antes de girar para aceptarlo. 

—Gracias.

¿Quién iba a saber que tan pronto como se girara, el jefe de los guardias repentinamente le abriría los ojos y gritaría ``Ah'' sorprendido, aterrorizado mientras retrocedía unos pasos?

El tumor venenoso había desaparecido, pero ¿aún era muy fea? La reacción de alarma del jefe de los guardias hirió ligeramente a Han Yunxi.

Pero si ese fuera el caso, entonces simplemente seguiría siendo fea. Siempre dependió de sus manos para ganarse la vida, no de su cara. De espaldas a la multitud, se preparó mentalmente antes de darse la vuelta con confianza, levantando el velo nupcial. 

—Nodriza Wang, todo está bien ahora. Puedes subir.

¿Quién imaginaría que este simple giro haría que toda la multitud se quedara sin aliento? El agudo chillido de la nodriza Wang fue aún más fuerte que el último. 

—Tú... tú... ¿cómo pudiste...?

Han Yunxi no tenía ni idea de que mirar hacia atrás revelase una belleza devastadora bajo los Cielos, dotada de elegancia y brillantez intelectual. Sólo escuchó a alguien en la multitud gritar de repente: 

—¡Demasiado hermosa! ¿Realmente eres Han Yunxi?

¿Hermosa? Antes de que pudiera procesar las palabras, estalló una sensación.

—¿No decían que Han Yunxi era una mujer fea? ¿Qué pasó?

—Los rumores arruinan a una persona, ¡ah! Han Yunxi, eres aún más hermosa que la belleza suprema de Tianning!

—¿Lo sabe su señoría el duque? ¡No puedes creer acusaciones infundadas!


-----


En un instante, todo tipo de voces se manifestaron. Incluso los miembros de la familia Han no podían creerlo y se preguntaban si alguien había sustituido a su Han Yunxi. Pero sólo con la mitad de la cara tapada, se dieron cuenta de que era la auténtica chica. Sólo se podía decir que la belleza inigualable de Han Yunxi había estado oculta durante demasiado tiempo por el tumor venenoso, por lo que su repentina aparición de hoy aturdió a todas las masas.

El caos reinó ante la puerta principal hasta que el ruido llegó a la sala principal. La Gran Concubina Yi y Murong Wanru se sorprendieron al escuchar los informes de los sirvientes. Sintiéndose como si estuvieran en ascuas, las dos querían salir corriendo y verlo por sí mismas. A estas alturas, la abuela Wang había puesto el velo nupcial en la cabeza de Han Yunxi y la había llevado más allá del umbral. Aunque la nueva novia había entrado, la multitud seguía exclamando sobre su belleza. Incluso habían olvidado el asunto de sus apuestas.

Entre la multitud había una hermosa mujer vestida con ropa nueva y brillante, usando todas sus fuerzas para arrastrar al hombre que estaba a su lado.

—¡Hermano mayor, definitivamente hay un problema con la cara de Han Yunxi! Le eché un vistazo a ella antes y era absolutamente horrible. ¡Casi me dieron ganas de vomitar!

Esta mujer no era otra sino la tercera joven señorita Mu Liuyue [1] del General Mu del país Tianning. El hombre a su lado era un joven general con una gran reputación en Tianning llamado Mu Qingwu [2]. Es un joven apuesto, de contornos fuertes, figura firme y profunda. Aunque hoy no llevaba armadura, todavía tenía la poderosa aura de un comandante en jefe, y sus brillantes y penetrantes ojos brillaban con una luz recta. El dardo de antes fue disparado por Mu Liuyue. Era una de las admiradoras del duque de Qin y, como a todas sus admiradoras, le desagradaba especialmente Han Yunxi. Su intención original era humillar a la mujer en público, pero ¿quién diría que terminaría ayudándola?

Irritado por las quejas de su hermana, Mu Qingwu agarró la muñeca de Liuyue y habló con voz severa. 

—¿Es este un lugar para que actúes tan salvajemente? ¡Date prisa y vete a casa!

No estaba interesado en los acontecimientos de aquí, pero el coraje de la nueva novia lo llevó a quedarse a mirar. ¿Quién podría imaginar que todavía había alguien con tantas agallas en esta capital de cobardes de voluntad débil, y una mujer?

Mu Liuyue estaba acostumbrada a los malos modales de su hermano y lo agarró de las manos, actuando como una niña mimada. 

—¡Hermano mayor! Definitivamente hay algo malo con esa mujer.

—¡Aunque tenga problemas, no es asunto tuyo! ¡Vete a casa! —ordenó Mu Qingwu.

—¡No hay un lenguaje común contigo! —Mu Liuyue frunció el ceño, pero fue perezosa para decir algo más. Decidió que necesitaba encontrar más colaboradores e investigar si esta tal Han Yunxi era falsa.


-----


1] Mu Liuyue (杨琉月) -Mu es el apellido que significa "solemne, reverente", liu es un caracter que se encuentra en "琉璃"(liu li), o vidrio de cerámica, y yue es "luna".

2] Mu Qingwu (穆清武) -Qing se refiere a "claro, tranquilo, justo y honesto, puro", mientras que wu significa "militar, marcial, valiente, feroz".




CAPÍTULO 8:

EN LAS CÁMARAS NUPCIALES


La novia cruzó el umbral, pero sin un esposo, ¿cómo podría hacer las tres reverencias tradicionales? La abuela Wang escuchó las órdenes de la Gran Concubina Yi y la envió a las cámaras nupciales.

—¿Es realmente tan hermosa? —Preguntó la Gran Concubina Yi, su cara llena de dudas.

—Gran Concubina Imperial, ¡su sirviente lo vio con sus propios ojos! ¡Es la verdad absoluta! ¡No sé de dónde vinieron esos rumores infundados de llamar a semejante belleza una bruja fea!

—¡Imposible! —La Gran Concubina Yi se sentó recta—. ¡La vi cuando era joven, ¡tenía una gran cicatriz en el lado derecho de la cara!

—Gran Concubina Imperial, podrá ver a la novia cuando venga a presentar sus respetos mañana. ¿Cómo se atrevería tu sirviente a engañarla? La familia Han es conocida por sus habilidades médicas, así que tal vez finalmente la curaron —dijo la abuela Wang, quien trató de explicar las cosas de esta manera.

La impaciente Gran Concubina Yi hizo un gesto con la mano, otorgando a la Abuela Wang algo de dinero antes de dejarla ir.

—¡Mufei, son grandes noticias! Es mejor si se ve bonita, o si no, perderíamos completamente la dignidad del duque de Qin si la dejáramos entrar hoy, a pesar de que la viuda emperatriz forzó a mi hermano mayor. ¿No es mejor que no nos avergüence? —Murong Wanru canturreó feliz.

La Gran Concubina Yi se tranquilizó un poco por el hecho de que Han Yunxi era hermosa, pero al oír las palabras "viuda emperatriz" se puso de nuevo de mal humor. Contestó fríamente: 

—La viuda emperatriz le impuso a mi hijo a la hija de su salvadora. ¿Qué más podría ser, si no humillación? ¿Y qué si es hermosa?

Murong Wanru no tuvo más remedio que suspirar. 

—Sí, si su madre no hubiera salvado a la emperatriz en ese momento, entonces ahora....

Murong Wanru no tenía que terminar la frase, hasta un idiota sabía que si ese incidente no hubiera ocurrido, incluso el destino del actual emperador podría haber cambiado. La madre de Han Yunxi salvó la vida de la viuda emperatriz en aquel entonces, cambiando la vida de toda una generación.

—Basta de eso, no codicio esa posición. Ya estoy muy satisfecha con Feiye como hijo. Puedes irte ahora —dijo la Gran Concubina Yi frotando su frente al hablar.

—Sí, Wanru ha dicho demasiado —Murong Wanru se retiró dócilmente. 

Tan pronto como salió por la puerta, se dirigió hacia el patio Hibiscus del duque de Qin, pero se detuvo justo al lado de la puerta.

Tenía muy en claro que las habitaciones privadas de Long Feiye se encontraban más allá de la puerta y que él se molestaba porque otras personas entraran casualmente a su espacio. Incluso una hermana adoptiva como ella no era una excepción. Pero Han Yunxi entró abiertamente en ellas bajo el título de su esposa oficial. Después de pensarlo un poco, Murong Wanru apretó los puños. Estaba convencida de que Han Yunxi sería expulsada de la casa tan pronto como Long Feiye regresara.


-----


Han Yunxi no tenía ni idea de los detalles de este patio Hibiscus. Al final, terminó sentada en la cama, esperando la mitad del día por nadie. De hecho, se atrevió a levantar el velo nupcial y se puso de pie para estirarse, antes de decidir quitarse la corona nupcial del fénix. Inmediatamente, pareció como si le hubieran quitado un peso muy grande de la cabeza, haciendo las cosas mucho más cómodas. Lo primero que quería hacer era mirar en un espejo porque no tenía ni idea de cómo se veía como para sobresaltar a toda la gente que estaba afuera. El nefasto culpable que había intentado incriminarla con el sigiloso dardo sólo la puso en el punto de mira. Esa persona debe estar muy triste ahora, ¿verdad? Han Yunxi estaba de buen humor mientras se sentaba casualmente frente a un espejo, sólo para quedar aturdida por su propio reflejo.

Su reflejo era similar en espíritu a su propia cara, pero la forma, el color de la piel y los rasgos eran mucho más atractivos. El aspecto bonito del cuerpo original combinado con el encanto innato de Han Yunxi realmente combinó lo mejor de la belleza por dentro y por fuera para ofrecer una vista impresionante.

Han Yunxi acarició ligeramente su mejilla derecha, donde ni siquiera había rastro de la vieja cicatriz. Era como si nunca hubiera existido. Creyó que esta cara era digna de un duque de Qin. Ese hombre aún no aparece, así que ¿quién sabe cómo se veía?

Se puso de pie y dio vueltas en círculo antes de descubrir que estas habitaciones eran inusualmente grandes. El dormitorio no formaba parte de las habitaciones principales, sino que estaba separado de ellas por una capa de gruesas y pesadas cortinas. Más allá de las cortinas había un espacio aún mayor, con una fuente termal interior a la derecha y un estudio a la izquierda. Frente a ella había un largo y tranquilo pasillo flanqueado por dos filas de pilares que conducían directamente a las puertas delanteras. Sería mejor decir que no se trataba de un dormitorio, sino de un dormitorio equivalente al de un emperador y emperatriz.

—¡Algo excesivamente extravagante! —Han Yunxi fue a dar un paseo, sintiendo que le dolían las piernas cuando regresó.

¿Las familias ricas e influyentes no tenían muchos ayudantes? Esta casa es tan grande, pero no hay señales de nadie alrededor. Ni siquiera pudo encontrar a una persona a la que preguntar, qué extraño.

Han Yunxi se sentó en la cama, preguntándose si el marido volvería a casa esta noche.





CAPÍTULO 9:

HOMBRE MISTERIOSO


Han Yunxi esperó desde la mañana hasta la noche. No era sólo el prometido, no había señales de ningún otro humano aquí. A última hora de la tarde, descansó contra la almohada antes de quedarse dormida. Sin embargo, un repentino ruido de golpeteos desde una de las ventanas la despertó. No había suficiente aceite en la lámpara para que brillase afuera, por lo que Han Yunxi tan solo podía esperar un buen rato con el corazón inquieto. Finalmente, salió cuidadosamente de la alcoba.

—¿Quién es?

Estaba tranquilo y oscuro afuera, y nadie respondió.

—¿Alguien entró? ¿Quién es? —Preguntó de nuevo Han Yunxi, brillando su lámpara de aceite. 

En ese momento, una alerta, dootdootdoot, sonó en su cabeza, advirtiéndole de veneno en las inmediaciones. ¿Qué está pasando?

¿Vino alguien con la intención de envenenarla?

Han Yunxi tembló, girándose inmediatamente para volver al dormitorio. ¿Quién diría que en este momento, una mano se extendería y le agarraría el tobillo?

—Ah... —Antes de que pudiera gritar, alguien la arrastró de regreso.

La lámpara de aceite cayó al suelo cuando ella se derrumbó. Pero no podía preocuparse por esas cosas, estaba demasiado ocupada tratando de apartar la mano. Inesperadamente, su pie entró en contacto con el pecho de un hombre, llenando la habitación con el hedor de la sangre.

—Si quieres vivir, no te muevas —dijo una fría voz masculina, congelando la habitación.

De repente, Han Yunxi se quedó quieta porque el filo helado de una espada descansaba contra su cuerpo. Este tipo parecía estar herido, no sólo eso, sino también envenenado. ¿Es un asesino?

Los alrededores estaban muy silenciosos, lo suficiente como para oír la pesada respiración del hombre. Después de no sentir ninguna reacción de su parte durante un rato, Han Yunxi preguntó tímidamente: 

—Oye, ¿estás aquí para asesinar al Duque de Qin?

El hombre no respondió.

—El Duque de Qin no está aquí. No creo que vuelva hasta dentro de un año. Por qué no me dejas ir y fingiré que nada de esto pasó, ¿de acuerdo? —Han Yunxi intentó preguntar.

Lamentablemente, el hombre todavía no hablaba. En la oscuridad, Han Yunxi lo vio sentarse para apoyarse contra la pared. Estaba vestido todo de negro, así que era difícil distinguir sus rasgos.

—Estás herido. No te sientes así, date prisa y vete. Te prometo que no gritaré para para que alguien te atrape —dijo Han Yunxi nerviosa, poniéndose cuidadosamente en pie para intentar apartar la espada.

¿Quién imaginaría que en cuanto tocara la espada, el hombre la levantaría hasta su cuello y se prepararía para cortarla? Con su vida en juego, Han Yunxi retrocedió y volvió a hablar apresuradamente. 

—Estás envenenado con una herida en el pecho a cuatro pulgadas [1] de tu corazón. Es veneno de serpiente que entró hace una hora, no por una mordedura directa, sino por veneno extraído. Tienes dificultad para respirar y latidos cardíacos lentos debido a que este veneno está diseñado para lesionar el corazón. Los ataques ocurrirán muy rápido, así que para ti, durar una hora ya es tu límite.

Han Yunxi habló de una sola vez, según la conclusión que sacó del sistema de desintoxicación. Aún ahora, la punta de la espada del hombre seguía descansando junto a su garganta, y el lento chorro de sangre en su cuello hizo que su corazón latiera con fuerza. Pero el hecho de que el hombre no hubiera movido su arma demostró que las palabras de Han Yunxi fueron acertadas.

En el silencio que siguió, el aire frío fluyó para llenar la tensa escena. Al tragar su saliva, Han Yunxi reunió el coraje para hablar: 

—Puedo ayudarte a deshacerte del veneno. Si no puedo, no será demasiado tarde para matarme —Después de eso, no se atrevió a hablar de nuevo, temblando de miedo justo donde estaba.

Después de mucho tiempo, el hombre finalmente habló con frialdad, 

—¿Cuánto tiempo?

—Necesito examinar la lesión para comprobar la intensidad de la toxina —dijo Han Yunxi, aferrándose a los hechos.

El hombre no respondió, pero bajó su espada. Su corazón, que había estado en suspenso, finalmente se tranquilizó. Después de asegurarse de que no tenía que preocuparse por su vida, Han Yunxi asumió un aire profesional y se puso de pie. Viendo que el hombre de túnica negra estaba a punto de hacer lo mismo, ella le ordenó inmediatamente: 

—¡Siéntate, no te puedes mover! —Su voz era débil, pero no permitía ningún tipo de rebelión—. Si te mueves, acelerarás tu circulación sanguínea. Si algo más del veneno entra en tu corazón, estaremos en problemas.

En la tenue luz, los ojos del hombre vestido de negro brillaron antes de dejar de moverse obedientemente. ¿Quién diría que la siguiente cosa que Han Yunxi dijo que sería?:

—Quítate la ropa.


-----


1] pulgadas(村)-cun, unidad de medida china aproximada de 1,4 pulgadas o 3.5 cm.




CAPÍTULO 10:

QUÍTATE LA ROPA


¿Quitarle la ropa?

Un peligroso destello brilló en los ojos del hombre. Era obvio que estaba descontento e incluso en la oscuridad, Han Yunxi pudo sentir que la miraba fijamente.

—¿Qué estás mirando? Si no te las quitas, ¿cómo se supone que voy a examinar la herida? Tú eres un hombre y yo una mujer, así que soy yo quien está en desventaja, no tú —Han Yunxi terminó de hablar antes de entrar en acción ella misma. 

El Presidente Lin del Hospital Soaring Cloud tenía las palabras correctas en mente. Ante un médico, no había diferencia entre hombres y mujeres. Como mínimo, Han Yunxi se había acostumbrado a esas cosas. Cuando sus manos se acercaron, el hombre las apartó de un golpe como si detestara la idea de que una mujer lo tocara.

—Lo haré yo mismo —Aún ahora, su tono helado carecía de todo rastro de calidez. 

Aunque el veneno era muy profundo, este hombre aún poseía una buena cantidad de fuerza. Rápidamente se quitó la túnica exterior.

En realidad, Han Yunxi no veía mucho en la oscuridad. Como el cuerpo humano no varia mucho, pudo encontrar sus principales puntos de acupuntura con los ojos cerrados, e insertar dos agujas en los puntos de acupuntura de su corazón para detener el progreso del veneno. Después, tomó muestras de sangre cerca de la lesión. El hombre sintió instantáneamente que las agujas aliviaban algo de la presión alrededor de su pecho y gradualmente relajó su guardia.

—Espera un minuto, iré a buscar una luz. 

Se levantó para entrar en el dormitorio, aprovechando la oportunidad para poner las muestras de sangre en el sistema de desintoxicación de su dimensión de bolsillo para analizarlas. Los resultados fueron un tanto inesperados.

Este veneno era una mezcla de varias toxinas de serpiente. Había diferencias entre el veneno de serpiente de los tiempos modernos y el de los antiguos; por ejemplo, muchas serpientes del pasado se habían extinto en el presente, por lo que no tenía reservas de antiveneno en sus reservas. Incluso los ingredientes necesarios para hacer uno de ellos no estaban presentes.

Después de darse cuenta de su situación actual, Han Yunxi tocó la herida de la espada en su cuello y se sintió inusualmente tranquila. Bien, no había nada que hacer si le faltaba la medicina. Este despreciable asesino, masacrando voluntariamente a los inocentes por puro capricho, ¡no es como si fuera a salvarlo de verdad! Así que recuperó algunos ingredientes que podrían retrasar la aparición del veneno, así como algunas herramientas de su oficio, y regresó con su linterna a cuestas.

Bajo la guía de la luz de una lámpara, Han Yunxi podía ver mejor los rasgos del hombre a medida que se acercaba. Aunque él estaba sentado, podía ver por sus extremidades que este hombre tenía una figura excelente, al menos era muy alto. Poco a poco, la luz se fue acercando. Cuando finalmente iluminó sus rasgos, Han Yunxi quedó estupefacta.

¡Dioses!

Este hombre...

A pesar de ser un asesino, su cara no estaba cubierta. El frío y severo contorno de sus rasgos enmarcaba un rostro que parecía haber sido tallado por los propios dioses. A pesar de que estaba herido, no parecía una persona que hubiera sido forzada a una posición difícil. En cambio, todo su cuerpo emanaba el aire respetable y digno de un monarca, dominante y majestuoso. Cualquiera que estuviera delante de él se sentiría un poco inferior. Aunque la luz reveló su rostro, no iluminó sus ojos. Aquellas profundas y oscuras pupilas parecían capaces de acoger todo y a todos en este mundo. Fueron estos ojos los que miraron fríamente a Han Yunxi como si quisieran succionarla hacia su interior.

Ella lo miró aturdida, su mano temblando tanto que la linterna cayó al suelo. Ya había visto a muchos hombres excepcionales antes, pero tenía que admitir que éste tenía más cualidades.

—¿Por qué sigues perdiendo el tiempo? 

El descontento hombre no se tomó bien la reacción de Han Yunxi. Sólo entonces miró rápidamente hacia otro lado, recobrando la calma una vez más.

—No he comido nada en todo el día, así que mi agarre fue débil.

Así que, al hablar, cogió la linterna y se acercó, negándose a mirar su cara más de cerca. Poniendo la luz a un lado, se arrodilló ante él y extendió su bálsamo, hisopos de algodón, gasa multiusos y plantas medicinales. El hombre miró con perplejidad los delicados hisopos de algodón y la gasa multiusos.

—¿Qué es esto?

Han Yunxi fingió no oír mientras levantaba la cabeza hacia la herida. Tan pronto como puso los ojos en su pecho, no pudo apartarse.

Este hombre tiene un físico excepcional.

Era un pecho sano, con abdominales firmes y piel que brillaba casi como bronce a la luz de la lámpara. Tenía un cierto atractivo salvaje que hacía difícil apartar la vista. ¡Esta fue la prueba de que el dicho de "no hay diferencia entre hombres y mujeres a los ojos de un médico" sólo era verdad en ciertas situaciones! Han Yunxi se olvidó de la lesión al estudiar este cuerpo, las puntas de sus orejas se volvían cada vez más rojas....












No hay comentarios.:

Publicar un comentario