Youkoso Jitsuryoku Shijou... Segundo Año Volumen 3 - Capítulo 3

 CAPÍTULO 3:

COMPAÑERA DE VIAJE

 Me desperté a las 6:30 de la mañana siguiente. Por la forma en que los deslumbrantes rayos de sol iluminaban el interior de mi tienda, pude comprobar que era un día soleado sin necesidad de salir al exterior.

Un mundo verde se extendió ante mis ojos cuando salí de mi tienda en medio de un calor sofocante.

—La elección de un lugar alejado de la luz directa del sol fue, después de todo, una decisión acertada.

Aunque había caminado un poco más para encontrar un buen sitio, montar mi tienda en un lugar siempre sombreado fue lo más inteligente. Tras desayunar rápidamente una de mis comidas portátiles y un poco de agua, recogí mi tienda y esperé a las 7:00 de la mañana.

La mayoría de los estudiantes ya deberían estar despiertos en ese momento y esperando el comienzo del examen de este día. Las zonas designadas serían mi máxima prioridad, pero consideraría cambiar de enfoque si una tarea apareciera en algún lugar cercano. Eso sí, dependiendo de los detalles y las recompensas.

Entonces, a las 7 en punto, se envió una notificación a mi reloj. Puse la tableta sobre mi regazo y la encendí antes de actualizar el mapa. Mi ubicación actual es el área D7. Entonces, ¿a dónde viajaría hoy?

La zona resaltada en mi mapa era E8.

El lugar más cercano a donde había elegido acampar para pasar la noche. Dicho de otro modo, esta vez me encontraba en una posición ideal para ir en busca del Bono de Madrugador. Sin perder ni un segundo, me puse inmediatamente en marcha.

Había pasado el primer día sentado y observando la situación, pero a partir de hoy empezaría a acelerar el ritmo gradualmente.

En poco tiempo, pisé el área E8 y recibí una notificación de confirmación en mi reloj. Como todo mi grupo había llegado, se me concedió la recompensa completa de 10 puntos por quedar en primer lugar.

De golpe, conseguí recuperarme del déficit de ayer. Incluso se podría decir que las cosas iban demasiado bien. Ya que tenía tiempo, lo mejor sería que también consiguiera completar alguna tarea, pero...

No había ninguna tarea en los alrededores en la que pudiera inscribirse un grupo individual, y la más cercana estaba en B8. Teniendo en cuenta el tiempo que me llevaría ir y volver, pensé que por ahora debería dejar pasar la oportunidad.

Como no sabía cuándo podría aparecer alguna otra Tarea, me limitaría a vigilar el mapa mientras esperaba mi próximo movimiento.

 


PARTE 1

La zona designada que se anunció a las 9:00 de la mañana era la zona E6. Llegué un poco más tarde que a la última zona, ya que recibí una notificación de recompensa de 5 puntos por haber quedado en segundo lugar. Y a la 1:00 PM, después del descanso de dos horas, la tercera área designada fue el área F7.

Aunque empecé un poco al suroeste, mi racha de éxitos continuó, acumulando 5 puntos adicionales por otro segundo puesto. La mayoría de las tareas que aparecieron por el camino requerían la participación de al menos dos personas. Estaba bastante seguro de que un buen número de estudiantes también acudía a ellas, algo que agradecí como alguien que se movía solo.

Hasta el momento he conseguido 23 puntos, lo que supone un total de 26 si se combinan con los 3 que gané ayer. Si bien esto era sin duda un buen progreso, un grupo de tres tendría al menos 18 puntos siempre y cuando hubiera estado acumulando constantemente Bonos de Llegada. Aunque estaba en una buena racha, la diferencia era casi insignificante.

Si perdía el ritmo aunque fuera ligeramente, empezaría a quedarme atrás de nuevo. Puede que haya conseguido el segundo puesto dos veces, pero dicho de otro modo, eso sólo significaba que me había perdido el primer puesto dos veces. Es muy posible que haya algún oponente desconocido y poderoso que tenga la misma tabla.

Por el momento, decidí volver al área E6 y esperar a que apareciera una tarea en la que pudiera participar. Hasta ahora, las tres áreas designadas hoy habían sido seleccionadas normalmente. En otras palabras, la próxima cuarta y última área del día sería la primera área designada aleatoriamente del examen.

—Ayanokouji-senpai, parece que nos encontramos de nuevo.

Mientras me sentaba para tomar un descanso, Nanase apareció ella sola de nuevo. Hasta ahora fueron seis las áreas designadas. Y a lo largo de esas seis, me había cruzado con Nanase tres veces ya.

—Por casualidad, ¿crees que podríamos compartir la misma Tabla?

—Tal vez.

Como nos habíamos cruzado tan a menudo, no sería tan extraño que nuestras tablas coincidieran.

Aunque a fin de cuentas, no me importaba mucho si teníamos la misma Tabla o no. Lo que me preocupaba era el hecho de que nos cruzáramos tanto. Por si acaso, aunque ella y yo hubiéramos ido al mismo destino, la probabilidad de encontrarnos cara a cara como lo hemos hecho no debería ser tan alta. No sólo nuestras rutas serían diferentes, sino también el tiempo que pasamos viajando y permaneciendo en las diferentes zonas. No había notado nada que me llevara a pensar que ella me había seguido, así que supongo que se podría decir que no había sido más que una coincidencia, pero ¿realmente fue así?

Sin más pruebas, averiguar si realmente compartía Tabla conmigo o no sería imposible. Nanase estaba en un grupo junto con Amasawa y Housen. Esto significaba que, al confiar a sus compañeros de grupo la llegada a las zonas designadas, no sería penalizada por faltar a ellas. Aunque el grupo no podría obtener ninguna bonificación de Madrugador, aún podría acumular puntos de forma constante, de dos en dos.

En teoría, podría averiguar algo prestando atención a las alertas que pudiera recibir en su reloj, pero existía la posibilidad de que ya hubiera silenciado eso. Nuestros dos últimos encuentros no duraron mucho, así que pensé que también se iría inmediatamente esta vez, pero en lugar de eso, se detuvo un momento y me miró.

—Um, Ayanokouji-senpai, hay un favor que me gustaría pedirte.

—¿Un favor?

—Si no es mucha molestia, ¿dejarías que te acompañara un rato?

—¿Acompañarme? ¿Qué quieres decir con eso?

No importaba lo increíblemente probable que fuera que ella y yo tuviéramos la misma Tabla, el examen especial fue establecido de tal manera que hacía esencialmente imposible que los estudiantes de diferentes años escolares colaboraran. Ninguna de las partes ganaba nada con ello.

—A decir verdad, surgió una pequeña cuestión mientras mi grupo hablaba anoche. Tanto Housen-kun como Amasawa-san consideraron que estaríamos mejor si todos actuáramos de forma independiente, así que todo se vino más o menos abajo.

Aunque todos formaban parte del mismo grupo, no había ninguna regla que dijera que tenían que trabajar juntos. Por supuesto, trabajar juntos como una unidad tenía muchas ventajas, pero la acción independiente era otra estrategia viable para los estudiantes que no tenían problemas para trabajar solos.

—Me he cruzado contigo un total de tres veces, Senpai. Por lo que he visto en nuestros encuentros, creo que has conseguido llegar a la zona designada más rápido que yo. Eso es, por supuesto, excepto la primera vez. Me temo que, si estoy sola, no tardaré en empezar a quedarme atrás en las zonas designadas.

—¿No crees que es posible que haya sido más rápido que tú estas dos últimas veces?

—Es posible que así sea, pero en cualquier caso, sigo reconociendo que estás un paso por encima de alguien tan inexperta como yo.

Aunque sus palabras me alababan, no parecía que esos fueran sus verdaderos sentimientos en absoluto.

—No creo que sea una idea muy sabia viajar junto a alguien en un año escolar diferente.

—Lo dices por la influencia que tendría en los bonos de Madrugador y la mayor competencia por las Tareas, ¿cierto?

—Habría un conflicto de intereses si nos encontráramos con una Tarea que sólo tuviera espacio para un grupo más.

—Estaría perfectamente de acuerdo con quedarme en un segundo plano en ese sentido, Ayanokouji-senpai. Sólo pondría un pie en la zona designada después de que hayas comprobado que has recibido tus puntos y bonificaciones. De esta manera, no debería ponerte en desventaja. En cuanto a las Tareas, me remitiré a ti en caso de que sólo quede una plaza.

¿Así que no tenía ningún problema en abandonar las valiosas Tareas y los Bonos de Madrugador? No había ninguna forma física de que yo recomendara hacer eso.

—Al final perderías puntos haciendo eso, Nanase.

—Este es mi primer examen de isla deshabitada, y ya has demostrado el alcance de tus habilidades físicas durante tu pelea con Housen-kun. Sería inmensamente útil para mí si pudiera hacer que eligieras una ruta adecuada para nosotros.

Aunque dijo que la ayudaría, no necesitaba esa ayuda realmente, dado que hoy se ha movido sola por la isla sin ningún problema. Realmente no había ninguna razón para que asumiera el riesgo de viajar conmigo.

—Aunque asumamos que voy a elegir la ruta más adecuada, ¿serás capaz de seguir mi ritmo? A veces, el camino que elija puede ser incluso peligroso. ¿Serás capaz de lograrlo?

Ya sabía la respuesta a esta pregunta y, sin embargo, decidí preguntar de todos modos. Después de todo, pensé que su respuesta podría ayudar a revelar la razón de su extraño comportamiento. Sin embargo, su respuesta fue diferente a la que yo esperaba.

—Tengo bastante confianza en mi resistencia. ...No estás inseguro porque pienses que podría retrasarte, es más bien porque no eres capaz de confiar en mí, ¿no es así?

Nanase se alió anteriormente con Housen y Amasawa para intentar forzar mi expulsión. En ese sentido, ciertamente estaba bastante lejos de confiar en ella. Pero incluso si la rechazaba aquí, era libre de seguirme si quería. No tenía muchas opciones en ese sentido.

Aunque, si ella comenzaba a seguirme torpemente desde la distancia, parecería inusual si nos viera alguien más. Tampoco sería imposible dejarla atrás o algo así, pero hacer eso sería un desperdicio de energía. Al fin y al cabo, era inevitable que volviéramos a cruzarnos en algún momento si ambos teníamos la misma Tabla.

Siendo así, sentí que sería menos molesto a la larga si me retiraba y le permitía acompañarme.

—De acuerdo. Si eso es lo que quieres, entonces adelante.

—Muchas gracias.

Después de mostrar una sonrisa de satisfacción, Nanase se inclinó profundamente hacia mí.

—Sólo tenemos que asegurarnos de que tú y yo realmente tenemos la misma Tabla. ¿Estamos en la misma página?

—¡En efecto! La idea de que hayamos compartido casualmente algunas de las mismas áreas designadas son ciertamente factibles, así que investigar más es el primer paso natural. Sin embargo, ¿qué hacemos por ahora? Parece que aún tenemos tiempo hasta que se produzca la siguiente designación.

Sólo era la una y media de la tarde, así que aún nos quedaba más de una hora.

—Cierto... Ah, en ese sentido, acaban de aparecer algunas Tareas.

En mi tableta aparecieron varias tareas nuevas. Miré las tareas de los alrededores y decidí rápidamente a dónde ir. Luego, le mostré la pantalla y señalé la Tarea a la que nos dirigiríamos mientras comenzaba a explicarle nuestros próximos pasos.

—Parece que hay una Tarea de tipo examen justo debajo del área F8. Iremos allí.

—¡También está bastante cerca!

—Sí. Cuando terminemos allí, si la siguiente área designada aparece demasiado lejos de nosotros, creo que desistiremos de intentar llegar allí a tiempo.

Dado que llegar a la siguiente zona podría no ser muy práctico, quería acumular puntos completando tareas.

—Entendido. Por favor, lidera el camino.

En realidad, quería dirigirme a la Tarea "Malabares con fútbol" que aparecía en el área E5, pero la ruta y la distancia la hacían mucho más difícil de alcanzar que el área F8.

En cualquier caso, primero quería averiguar exactamente de qué era capaz Nanase.


PARTE 2

—Deberíamos poder verlo en cualquier momento.

—¡Cierto!

Cruzamos hacia el área F8 con la vista puesta en alcanzar la Tarea, tabletas en mano para confirmar nuestra ubicación mientras avanzábamos.

—Por cierto Senpai, esta Tarea a la que nos enfrentamos es bastante desafiante, ¿no te parece?

—Bueno, es un cuestionario, así que es cierto que puede haber mucho que cubrir.

La Tarea "Quiz" adoptó un formato en el que el género de sus preguntas se elegiría entre varias opciones diferentes. Aunque sería una Tarea fácil de participar porque era enteramente de opción múltiple, sería difícil de ganar si no se tenía una base sólida tanto en artes liberales como en ciencias. La participación se haría en grupo, y podrían participar hasta 12 grupos. En pocas palabras, cuanto mayor sea el tamaño de tu grupo, más mentes tendrás para trabajar y mayor será tu ventaja.

—No obstante, debería tener una oportunidad bastante decente dependiendo del género que elijan.

—Puede que sea así, pero... en realidad querías ir a por la Tarea en el área E5, ¿no es así Senpai?

Había cambiado deliberadamente mi ruta para tratar de complacerla, pero sonaba como si hubiera adivinado mi intención.

—Admito que lo consideré, pero sinceramente estaba al cincuenta por ciento. No es nada de lo que tengas que preocuparte.

—Me alegra oír eso. Sin embargo, estoy aquí simplemente para acompañarte, así que, por favor, no hagas ninguna concesión por mí, ¿sí?

—No hace falta que me lo recuerdes. Además, el cuestionario es mejor cuando se trata de las recompensas.

La tarea "Quiz" daba 8 puntos al primer puesto, 4 puntos al segundo y 2 al tercero. Además, recibías una bonificación en función del número de personas de tu grupo que participaran, lo que te permitía elegir entre una lista de provisiones y recibir comida o agua.

Era una forma ideal de reponer lo que habías consumido en los últimos dos días. Al poco tiempo, el lugar de la Tarea se presentó a la vista, y por su aspecto, ya se había reunido allí un número decente de personas.

—¡Yo! ¡Ayanokouji! ¡Sólo quedan tres lugares! ¡Entra antes de que sea demasiado tarde!

Habiendo notado mi llegada, mi compañero Sudou gritó mientras me hacía señas para que me acercara.

—Parece que tiene razón. Démonos prisa.

Nanase asintió en respuesta, y juntos, corrimos hacia la Tarea y completamos el proceso de registro. No nos dieron más información sobre el género del cuestionario, lo que nos hizo preguntarnos qué tipo de preguntas aparecerían. En este punto, estábamos prácticamente en espera hasta que se presentara un duodécimo grupo o hasta que se cumpliera el plazo de inscripción en unos 30 minutos.

Ike estaba sentado un poco lejos del escritorio de registro, esperando a que comenzara el cuestionario, pero en general parecía un poco fuera de sí. Evidentemente, estaba algo aburrido y desinteresado, y a Hondou parecía costarle mucho entablar una conversación con él, así que se dedicaba a matar el tiempo solo. Podría decirse que la mayor fortaleza del grupo de Sudou era el reforzado trabajo en equipo que se derivaba de su estrecha amistad, pero no estaba claro hasta qué punto eso les estaba funcionando realmente.

—¿Va todo bien por su parte?

Intenté lanzar una pregunta a Sudou, el único que realmente parecía dispuesto a hablar ahora mismo.

—Me está yendo bien en cuanto a puntos. Hoy quedé tercero en una de nuestras áreas designadas, y también primero en dos Tareas hasta ahora.

—No pude participar yo mismo, pero te vi quedar primero en esa Tarea de Medición de Fuerza de Agarre ayer. Con un gran margen, además.

—Diablos, ¿también ibas a participar? Si eso ocurriera, me habrías ganado la partida, así que qué suerte tengo, ¿eh?

Sudou hizo ademán de limpiarse el sudor imaginario de la frente de forma un poco exagerada.

—¿Qué hay de tu grupo? ¿Algún problema por ahí?

—Bueno, creo que se nos está acabando el agua más rápido de lo esperado... Se siente un poco como si hubiera estado corriendo demasiado.

Al parecer, los efectos secundarios de ir a toda marcha estos dos primeros días finalmente lo habían alcanzado.

 —Pero ya sabes, podemos recuperar esas cosas haciendo Tareas, así que yo diría que lo estamos haciendo bien.

Dicho esto, sin embargo, la expresión de Sudou adquirió un matiz más complicado.

—Aunque, bueno, Ike ha estado un poco fuera de sí.

—¿Por qué?

—No sé... Estaba actuando un poco extraño antes del examen, pero lo ha disimulado todo diciendo que no pasa nada.

Lo que pasó con Shinohara al parecer dejó un impacto duradero en el estado mental de Ike. El examen de la isla deshabitada estaba ya muy avanzado, con el segundo día a más de la mitad. Y mientras tanto, la chica de la que Ike estaba encandilado, Shinohara, estaba pasando su tiempo junto a su rival, Komiya. Así que bajo esa luz, tiene sentido que no pueda dejar de preocuparse por ello.

—Entiendo que estés preocupado, pero una tarea es una tarea. Si los tres se unen y dan lo mejor de sí mismos, no debería ser difícil salir victoriosos.

—Oh sí, hablando de eso Ayanokouji, estás tú solo ¿verdad? ¿Estarás bien en el cuestionario?

—Bueno, depende de si eligen o no un género que se me dé bien.

Sin responder, Sudou se dio cuenta de que Nanase estaba a mi lado y dirigió su atención hacia ella.

—Oye, ahora que lo pienso... Eres de primer año, ¿no? ¿Cómo te llamas...?

Sudou había participado en la pelea con Housen hace unos meses, así que era natural que Nanase le resultara familiar.

—Es Nanase, Sudou-senpai.

En lugar de contemplar a la bonita chica que tenía delante, Sudou adoptó una expresión extremadamente seria.

—... Hey Ayanokouji, ven un segundo.

De repente me rodeó el cuello con su brazo y me apartó, alejándose un poco de Nanase.

—Me parece que viniste aquí con ella, pero sabes que es una enemiga ¿no? ¿Qué demonios estás haciendo?

—Sólo me preguntó si podía acompañarme ya que es muy probable que tengamos la misma Tabla.

—¿Qué? Incluso si tienen la misma Tabla, ¿qué sentido tiene hacer eso? Esa chica está trabajando con Housen para sacarte de aquí, ¿verdad? Esta mierda no es segura, amigo.

Se veía que, a su manera, Sudou estaba genuinamente preocupado por mí.

—Puede que tengas razón.

Sin embargo, no era tan ingenuo como para pensar que me acompañaba sin razón.

—No tienes sentido del peligro, ¿verdad? Bueno, entiendo que estés así de tranquilo porque sabes que lo superarás, pero... Si te encuentras con problemas asegúrate de avisarme, ¿está bien?.

Asentí en respuesta al sentimiento de Sudou, y aunque él no estaba del todo satisfecho, parecía lo suficientemente dispuesto a retroceder.

—Si te estaba haciendo pasar un mal rato, iba a hacer que se largara, pero si dices que está bien, entonces supongo que lo dejaré estar.

Justo cuando dijo eso, el último grupo terminó de registrarse y los preparativos para el comienzo del cuestionario se pusieron en marcha.

—Podemos hablar más después. Una Tarea es una Tarea, tal como dijiste, así que hagamos lo mejor posible.

Ante esto, Sudou volvió a acercarse a Ike y Hondou. Cada uno de los 12 grupos participantes sacó entonces su tableta registrada y se preparó para las próximas preguntas. Y cuando por fin llegó el momento, el género del cuestionario apareció en nuestras pantallas.

 

Género del CuestionarioAnime

 

¿Eh? ¿Anime?

Antes de que mi mente tuviera la oportunidad de comprender completamente las palabras que aparecían en mi tableta, comenzó la primera pregunta.

 

Pregunta 1: ¿Cuál de los siguientes es el título correcto del decimotercer episodio del anime de televisión Mobile Samurai Bombdam?

1)Adiós Bombdam 2)『¡Quema! Bombdam 3) Gritando, Bombdam. 4)Las lágrimas de Bombdam

 

—...¿Qué demonios es esto?

Hablé involuntariamente, las palabras prácticamente se escaparon de mi boca. Obviamente tenía algo que ver con el anime dado el género y la pregunta, pero más allá de eso, no tenía la menor idea de cuál era la respuesta correcta.

—¿¡De verdad!? ¡Esto es uber-mega-fácil!

Desde cerca, Hondou gritó emocionado, agarrando con fuerza su tableta mientras seleccionaba la respuesta. ¿Fácil? ¿Esta pregunta era fácil?

Bombdam... Bombdam... ¿Qué demonios significa eso?

El género estaba definitivamente fuera de mi área de experiencia, pero aun así, yo era quien se había metido en esto, así que iba a poner todo mi empeño en lograrlo. Sólo tenía que mantener la calma. Como había cuatro opciones posibles, había un 25% de posibilidades de que respondiera correctamente aunque eligiera al azar.

Si tuviera que intentar adivinar, a diferencia de los títulos 1 a 3, el título 4 era el único que tenía la palabra "Bombdam" al principio. ¿Quizás era una especie de pista? Decidí intentarlo y elegir la cuarta opción. Poco después de hacerlo, se alcanzó el límite de tiempo y apareció la respuesta correcta.

Respuesta correcta: Opción 2 - '¡Arde! Bombdam'

Mi intento de razonamiento fue inútil, mi respuesta, incorrecta. Centré mi atención en la segunda pregunta, sintiendo una leve sensación de mareo mientras me encontraba bajo el abrasador sol del verano.

 

Pregunta 2: ¿Cuál de los siguientes artistas cantó el tema de apertura del anime de televisión Dashu Sea Chicken?

 

Pero la realidad es cruel. Una vez más me enfrenté al hecho de que no sabía nada del género elegido. Naturalmente, la segunda pregunta también se me escapaba por completo. Y esta vez, cada una de las cuatro opciones parecía prácticamente idéntica. Y entonces me di cuenta de que seguir participando no sería más que una pérdida de tiempo. Decidí seleccionar las respuestas al azar, con la esperanza de que, por algún tipo de milagro, consiguiera seleccionar las correctas.

Tras pasar los siguientes diez minutos respondiendo al resto de las preguntas, cerré en silencio mi tableta. De las 20 preguntas del cuestionario, el número que había acertado era de 4, lo que suponía un porcentaje de respuestas correctas del 20% en total. En otras palabras, lo había hecho peor que la media. Como era de esperar, el grupo que se llevó el primer puesto fue el de Sudou, con un asombroso 95% de aciertos. Al fin y al cabo, Ike y Hondou parecían bastante fiables cuando se trataba de este tipo de preguntas. No era sólo la destreza académica y física directa lo que podía resultar útil, sino también conocimientos diversos. Todo esto ayudaba a corroborar lo que Chabashira-sensei nos dijo antes de que empezara el examen.

—Todas esas preguntas eran bastante desafiantes, ¿eh?

Con 5 respuestas correctas, la tasa de precisión de Nanase era casi la misma que la mía. Esencialmente, se podía decir que no sabía casi nada de anime. Y al ver las puntuaciones de los demás, la mayoría de los grupos tuvieron la misma experiencia que nosotros.

—¡Lo conseguimos Kanji!

Como miembro del grupo ganador, Sudou levantó la mano, buscando celebrar compartiendo un choque de manos con sus compañeros.

—Yay...

Ike dio una respuesta desanimada y apenas tocó las manos de sus compañeros. Al ver esto de primera mano, me sentí algo preocupado, sin saber si debía hablar con Sudou sobre lo que le estaba pasando a Ike.

Aunque era la segunda vez que me encontraba con él, no había garantía de que volviéramos a encontrarnos después de esto. Si Ike se enteraba de que Shinohara y Komiya habían empezado a salir o se habían acercado de alguna manera durante el examen, seguramente no se lo tomaría muy bien.

Sin embargo ¿Era Sudou realmente la persona adecuada para intentar apoyar a Ike en estos momentos? Para ello, tenía mis reservas. En un sentido académico, físico e incluso mental, Sudou sin duda había madurado respecto a la persona que solía ser. Pero, si era capaz o no de proporcionar a alguien un delicado apoyo emocional era una historia completamente diferente.

—¿Pasa algo?

Nanase me preguntó con curiosidad. Después de todo, con la Tarea terminada, no había razón para quedarse más tiempo.

—¿Pasa algo con el grupo de Sudou-senpai?

Como llevaba un rato observando de cerca, Nanase fue directo al meollo del asunto.

—Como persona ajena, ¿qué te parece su grupo, Nanase? Bueno, lo pregunto, pero supongo que será difícil que concluyas algo ya que nunca has conocido antes a ninguno de ellos aparte de Sudou.

—Efectivamente. Entonces, ¿podrías quizás ponerme al corriente y hablarme un poco de ellos?

—A la izquierda de Sudou está Ike Kanji, y a su derecha está Hondou Ryotaro. Son de los que hacen tonterías y acaban destacando de mala manera... o, bueno, supongo que sería mejor decir que son de los que se dejan llevar fácilmente. Pero, al mismo tiempo, ambos aportan mucho al ambiente de la clase.

Definitivamente, esto me pareció una simplificación excesiva. Aunque, probablemente tampoco estaba equivocado, pero me lo guardaría para mí.

—No son un grupo estudioso ni mucho menos, así que su grupo deja mucho que desear, pero Sudou tiene mucha fuerza física e Ike tiene las habilidades y la experiencia adecuadas para acampar en una isla deshabitada. Y Hondou... Bueno, Hondou es un tipo animado.

No era un mal grupo de gente con el que estar si el objetivo era simplemente pasar el examen y disfrutar por el camino.

—Ike-senpai y Hondou-senpai, ¿verdad? ¿Aportan mucho al ambiente...? Por lo que puedo ver, ese no parece ser el caso de Ike-senpai; ¿Será que está enfermo?

A pesar de no haberse encontrado nunca cara a cara, Nanase fue capaz de percibir que algo iba mal. Basándose en las vibraciones que él emitía ahora mismo, ella estaba sin duda en lo cierto al decir que no parecía alguien que contribuyera al ambiente en absoluto.

—Es cierto que suele animar las cosas en clase. Aunque ahora mismo parece estar un poco decaído, al menos debería estar bien físicamente.

—Así que eso es lo que le preocupa a Ayanokouji-senpai...

Después de todo lo que se había dicho hasta ahora, Nanase también había obtenido una idea al respecto.

—Bueno, es lo que es. Es molesto, pero no puedo preocuparme siempre por los asuntos de los demás. En el cuestionario, en lugar de quedar entre los tres primeros, quedé al final. Ellos, en cambio, quedaron primeros. Dejando de lado la composición, el grupo que acumula más puntos es el mejor.

En pocas palabras, me estaba adelantando un poco al preocuparme por el grupo de Sudou cuando en estos momentos están por delante de mí en cuanto a puntuación global.

—Esa es la naturaleza de este examen especial, ¿no? Mientras juegues con tus puntos fuertes, seguirás teniendo posibilidades de luchar. En este sentido, se pone en perspectiva el esfuerzo que hizo la escuela en todo esto. Al fin y al cabo, no sólo alquilaron toda la isla, sino que también crearon una competición a gran escala que pone de relieve los diferentes puntos fuertes y débiles de los estudiantes.

Esto puede sonar grosero, pero simplemente no había muchas oportunidades para que los estudiantes como Ike y Hondou tuvieran un papel activo en el aula. El deber de un estudiante consiste principalmente en estudiar y hacer deporte, por lo que se deduce que los que tienen dificultades con ambas cosas terminarán por quedarse en el camino.

Sin embargo, en este examen, otros aspectos también tienen la oportunidad de ser protagonistas. Anteriormente me preocupaba la falta de equilibrio en el grupo de Sudou, pero me pareció que iban a estar bien.

Y por eso, la salud mental de Ike era lo único que se interponía en su camino, lo que era un problema realmente complicado de resolver... Si estuviera en condiciones óptimas, este examen podría haber sido su oportunidad para convertirse en un caballo negro y dar la vuelta a su negativa reputación.

Sea como fuere eché una mirada de reojo a los adultos que se encontraban desmontando el lugar de la Tarea. Si bien esta escuela era obviamente diferente de una preparatoria ordinaria, el enorme costo de un crucero tan grande, todos los diversos equipos, la mano de obra y todo lo demás que se había invertido en un solo examen especial era inimaginable. La isla del año pasado había sido impresionante, pero esta vez la escuela había ido más lejos.

No sólo el presupuesto era completamente diferente, sino también el contenido. El año pasado nos dijeron que trabajáramos juntos como clase, pero esta vez nos dijeron que nos dividiéramos en un montón de grupos pequeños y que fuéramos de aquí para allá por esta inmensa isla donde no hay nadie. Por ello, las pequeñas disputas entre compañeros podían convertirse en algo importante y sin precedentes.

Además, los asuntos relacionados con las lesiones y las enfermedades eran ahora increíblemente cruciales. Mientras que un par de rasguños o una fiebre baja no supondrían demasiado problema, había que tener en cuenta la posibilidad de una fractura ósea, o potencialmente algo incluso peor que eso.

Hasta que el examen de dos semanas haya llegado a su fin de forma segura, los miembros del profesorado de la escuela tampoco tendrán el lujo de relajarse.

—Pongámonos en marcha.

En lugar de quedarnos parados aquí, será mejor que nos dirijamos a la siguiente zona designada o que busquemos otra tarea en la que participar.

—Senpai, ¿puedo decir algo antes de partir?

Justo cuando empecé a caminar, Nanase se puso delante de mí y levantó la vista para encontrarse con la mía.

—Una vez más, sólo para reiterar, por favor, no hagas caso de mi presencia y elige la ruta que realmente creas más idónea. ¿De acuerdo, Ayanokouji-senpai?

Este examen de la isla deshabitada era tal que, incluso si tomabas el 1er lugar de vez en cuando, eso no sería suficiente para asegurarte la victoria. Llegar a la cima en general sería difícil si no acumulabas victorias de forma constante durante toda la larga batalla de dos semanas. Y esto no dice nada del hecho de que los grupos más grandes tienen una ventaja inherente. Si estás solo, eso significa que tienes que trabajar más duro para conseguir más puntos que los demás.

—También diré esto una vez más. No voy a dejar que tu presencia influya en mis decisiones, así que deja de preocuparte por ello.

En este punto, ya había llegado a una decisión sobre mi enfoque de esto. Un enfoque que busca desentrañar las reglas del examen y los procesos de pensamiento de quienes me rodean.

Si dejar que me acompañe fuera a obstaculizar eso, no lo habría permitido en primer lugar.

—Me alivia oírte decir eso. Por favor, cuida de mí de aquí en adelante.

Después de comprobar mi reloj, saqué mi tableta. Ya era la hora de la cuarta designación del Movimiento Básico. Sería la última del día, así como la primera zona designada al azar del examen. Cuando llegó la hora, consulté el mapa y comprobé que me había tocado el área I7.

Si queríamos tomar el camino más corto, tendríamos que cruzar una cordillera. Sin embargo, si decidía priorizar la seguridad y tomar un desvío, tardaría bastante en llegar. Sin embargo, aquí era donde se complicaba la cosa, porque no era una zona a la que tuviéramos que llegar.

—¿Partimos?

—Antes de eso, Nanase, quiero ver tu tableta.

—Ah, es cierto. Todavía no confirmamos si tenemos o no la misma Tabla.

Aunque esperaba que al menos se mostrara algo reticente, Nanase sacó su tableta de la mochila y me mostró el mapa sin ocultar nada. Y efectivamente, su próximo destino estaba marcado como I7, igual que el mío.

—Parece que tengo la misma Tabla que Senpai.

—Supongo que sí.

No podía descartar la posibilidad de que nuestras áreas se superpusieran por casualidad a través de diferentes Tablas, pero teniendo en cuenta todo lo que había sucedido hasta el momento, resultaba bastante razonable concluir que nuestras Tablas eran las mismas.

—Con eso fuera del camino, sigamos adelante. ¿Vamos a pasar por la cordillera?

—No, esta vez no me voy a desviar por la bonificación de llegada. Aparecieron Tareas tanto en G8 como en G9, así que estoy pensando en terminar el día dirigiéndome a esas.

Ambas tareas se centraban en conceptos académicos: la primera se llamaba "Problemas de matemáticas" y la segunda "Problemas de inglés".

Me sentía bastante seguro de que me iría bien en ellas. Eso, siempre y cuando lograra llegar a tiempo para registrarme.

—Entonces, ¿en cuál acamparemos hoy?

—Bueno... La primera zona de mañana se centrará en el área I7. Si nos acercamos demasiado, podríamos empezar accidentalmente en la siguiente área designada. Me gustaría evitar eso si es posible.

Sólo para estar seguro, como que sería más seguro quedarse en el área H9.

—Una vez que hayamos terminado con las Tareas, creo que nos dirigiremos a H9 para acampar.

Tras escuchar mi explicación, Nanase asintió sin rechistar.

—¡Oye Ayanokouji! ¿Acabas de decir que vas a acampar en H9?

Sudou estaba a punto de ponerse en marcha después de terminar con la Tarea cuando me llamó.

—¿Hay algún problema con eso?

—No, es sólo que nuestra próxima área designada resulta ser H9. ¿A dónde vas después de esto?

—Por ahora vamos a G8 y G9 para las tareas de matemáticas e inglés.

—Uf, sí, seguro que vamos a evitar esas.

Murmuró Sudou mientras se rascaba la cabeza, como si estuviera diciendo algo obvio. Aunque estaba un poco más lejos, lo más probable es que el grupo de Sudou se dirigiera a la Tarea que apareció sobre el área E9 en su lugar.

—Si quieres, ¿qué tal si nos reunimos después y acampamos juntos? Debería ser más divertido con amigos. También me gustaría saber qué piensas de nuestras estrategias hasta ahora y ver si tienes alguna sugerencia.

Era una propuesta inesperada, pero no mala. Es más, debería elogiarlo por su actitud progresiva. Por no mencionar que el problema con Ike también me había estado molestando durante un tiempo. Con un encuentro casual como este, Ike no sentiría que tengo motivos ocultos para acercarme a él.

—Será difícil encontrarnos en el bosque, así que ¿qué tal si nos reunimos en la playa de G9?

Ya que sería más fácil encontrarnos en la playa, esa era la mejor opción.

—Eso suena bien. ¿A qué hora deberíamos reunirnos?

—Ya que todos estaremos cerca, ¿qué tal a las 5:30?

En ese caso, seguramente nos encontraremos sin problemas después de que todos hayamos terminado con nuestras tareas.

—De acuerdo. Nos vemos en la playa de G9 a las 5:30.

Hecho esto, Sudou y sus amigos se pusieron en marcha en otra dirección, buscando emprender una Tarea diferente a la nuestra.

Bueno, no sería razonable pedirles que participaran en una Tarea de Inglés o de Matemáticas. Era natural que buscaran afrontar las Tareas que les convenían.

—Resulta que hoy pasaremos la noche con ellos. ¿Tienes algún problema con eso, Nanase?

Estaría pasando la noche con cuatro chicos mayores, así que tendría sentido que estuviera al menos un poco indecisa.

Aunque, supongo que será mejor que tener que pasar la noche acampando sola conmigo.

—Está bien. De hecho, creo que será una buena oportunidad para conocer a todos.

Me alegró ver que se mostraba abierta a la idea.

 

PARTE 3

Más tarde, alrededor de las 5:30 PM, Nanase y yo estábamos esperando juntos en la playa cuando el grupo de Sudou finalmente apareció, viniendo de la dirección de su área designada.

—¿Cómo te fue?

—Ehhh... No muy bien. Después de dividirnos, aparecieron un montón de tareas nuevas, así que terminamos yendo a tres de ellas. Quedamos en tercer lugar en una, pero en las otras dos había tanta gente que ni siquiera pudimos registrarnos.

Sudou chasqueó la lengua en señal de frustración, ligeramente falto de aliento. Nanase y yo tampoco llegamos a nuestras Tareas a tiempo para registrarnos, así que era evidente que había bastantes estudiantes todavía en los alrededores.

—El segundo día acaba de terminar, así que no se esfuercen demasiado.

Aunque habían estado acumulando puntos como locos, no se podía negar que se estaban moviendo demasiado rápido, algo que el propio Sudou ya había admitido. Era digno de elogio que Sudou, rebosante de confianza en su poder y resistencia, fuera capaz de arrastrar a Ike teniendo en cuenta su comportamiento hosco y sin ambiciones, pero lo más seguro es que no fueran capaces de mantener ese ritmo eternamente.

Hondou, en particular, jadeaba como si acabara de atravesar las profundidades del infierno. Era imposible que estuviera bien con algo tan extenuante, pero por el hecho de que no había emitido ni una sola queja, era seguro asumir que simplemente se había resignado, dedicando toda la energía que podía a acompañarlos.

—Lo primero es lo primero, busquemos un lugar para acampar. ¿Qué te parece, Kanji?

Sudou miró a Ike en busca de una sugerencia, provocando que el despistado muchacho señalara hacia el bosque.

—Volvamos a H9 por ahora. Antes pasamos por un claro. Eso debería servir.

Ante la desganada respuesta de Ike, los cinco nos pusimos en marcha.

—Realmente no me da la impresión de que Ike-senpai sea el alma de la fiesta que has hecho ver, Ayanokouji-senpai.

—Tiene mucho en mente.

—¿Mucho...?

—No me siento cómodo hablando de ello cuando no me corresponde hacerlo. Si realmente quieres saberlo, deberías preguntárselo tú misma.

—Tienes razón. Intentaré preguntarle cuando tenga la oportunidad.

Nanase respondió alegremente. Dicho esto, si Ike le respondería honestamente o no era un asunto diferente. Después de seguir a Ike durante unos veinte minutos, llegamos a un claro en el bosque. Era un campamento sólido; tanto que no habría mucho problema aunque tres o cuatro grupos decidieran montar sus tiendas aquí.

—Bien, vamos a montar estas tiendas pronto y a conseguir algo de comida. Me muero de hambre.

Sudou se palmeó la barriga mientras hablaba, comprensiblemente hambriento después de todo lo que se había movido hoy. Ante eso, tanto él como Hondou miraron a Ike con ojos llenos de expectación.

La razón de ello era obvia, dada la caña de pescar que sobresalía de la parte trasera de la mochila de Ike. Sin embargo, Ike se limitó a permanecer de pie sin reparar en sus miradas expectantes, distraído como siempre.

—Oye Kanji. ¿No vas a ir a pescar esta noche?

Sudou lo presionó más directamente esta vez, sus expectativas se dispararon debido a su cercanía con el océano.

—¿Eh? Oh, eh, bueno... ya es un poco tarde y estoy bastante cansado, así que no. Lo siento.

Si hubiera planeado ir a pescar, se habría quedado en la playa cuando nos reunimos todos.

Bueno, eso, o tal vez simplemente no tenía el deseo de esforzarse tanto.

—Bueno, entonces supongo que no se puede evitar.

Aunque Sudou parecía decepcionado, se echó atrás con bastante rapidez, sin querer forzar la situación. Ike sacudió la cabeza de un lado a otro para no volver a quedarse absorto antes de empezar a montar su tienda.

—Parece que su mente está en otra parte.

Incluso Nanase, que no sabía nada de la situación, fue capaz de entenderlo. Así que bajo esa luz, decir que se veía distraído casi era un eufemismo.

 


PARTE 4

Cuando terminamos de cenar, el sol ya se había metido. Eran alrededor de las 20:00 y todos estábamos pasando el tiempo libremente por nuestra cuenta. Sin embargo, esta "libertad" venía con limitaciones, ya que no sería precisamente una opción inteligente dar un paseo por el bosque circundante en la oscuridad. Había mosquitos y más mosquitos, así que nos vimos obligados a quedarnos encerrados en nuestras tiendas.

Por ello, naturalmente, empezamos a conversar a través de la tela de malla de nuestras barreras protectoras. Nanase, Ike y yo teníamos nuestras tiendas montadas en fila. La tienda de Hondou estaba montada justo enfrente de la de Nanase con la de Sudou justo al lado.

—Así que Nanase-chan está en la clase D, ¿eh? Nunca lo hubiera adivinado.

Hondou parecía bastante feliz de estar hablando con una chica, viendo que era el que más preguntas le hacía a Nanase de todos nosotros.

—No, no. Realmente no soy una persona muy capaz... La clase D parece un lugar apropiado para mí.

—¿Eh? De ninguna manera. En todo caso, aquí los incapaces somos nosotros, ¿no es así chicos?

Hondou estalló en carcajadas él solo, divertido por su broma, pero la expresión de Sudou se mantuvo rígida. Estaba tumbado de espaldas, con la mirada fija en el techo de su tienda, sin intentar siquiera participar en la conversación. Y aunque no podía ver lo que hacía Ike, tampoco parecía estar realmente comprometido con la conversación ya que no hacía mucho más que comentar pasivamente de vez en cuando lo que se decía.

—El ambiente se siente alicaído. Kanji, Ken, ¿qué les pasa?

—Nada en realidad. Pero déjame advertirte Ryotaro... Nanase no es de fiar.

—¿Qué? ¿Por qué?

Hondou apretó su cara contra la malla de su tienda y miró fijamente a Sudou, sorprendido por lo que su compañero estaba diciendo sobre una estudiante de primer año tan linda.

—Ninguna razón, en realidad. Solo expongo un hecho.

—¡¿Y qué se supone que significa eso?!

—Está bien Hondou-senpai. Hice algo bastante grosero con Sudou-senpai en el pasado, eso es todo.

—¿Grosero? ¿Así que no es porque trató de tocarte inapropiadamente o algo así?

—¿Crees que haría algo así?

Aunque de alguna manera se le había ocurrido la idea a él mismo, Hondou se dio cuenta inmediatamente del fallo en su lógica después de escuchar la respuesta de Sudou.

—Bueno, es cierto que siempre has sido devoto de Horikita. Pero como que, ¿qué demonios pasó entonces?

—No es algo que debas saber.

Sudou se desplazó para que su espalda estuviera de espaldas a la entrada. Housen Kazuomi de la Clase 1-D había hecho algo realmente imperdonable a la chica que Sudou ama. Y, la que se había confabulado con él no era otra que la propia Nanase. Desde la perspectiva de Sudou, como alguien que conocía todos los detalles, tenía mucho sentido que desconfiara de ella. Si Horikita estuviera aquí, posiblemente habría dicho lo mismo. Hondou no estaba satisfecho del todo, pero como la propia Nanase dijo que estaba bien, no tenía derecho a seguir presionando a Sudou al respecto.

—Bueno, de acuerdo entonces, supongo... Pero Kanji ha estado bastante ausente todo este tiempo.

—O-oh, uh, yo... estoy igual que siempre, ¿sabes?

Ike comenzó a sentir pánico, habiéndose convertido de repente en el tema de la conversación.

—'Igual que siempre', mi trasero. Esta es una buena oportunidad, así que lo diré sin rodeos: algo te pasa desde antes de que empezara el examen.

—Sudou me quitó las palabras de la boca. Has estado realmente desconectado hombre.

Sudou reajustó su postura para mirar hacia nosotros una vez más, claramente interesado en el rumbo de la conversación.

—¿Qué están diciendo? Miren, está todo este examen de isla deshabitada, y como que... quiero decir, estoy muy estresado porque existe la posibilidad de que me expulsen. Eso es todo.

—¿Estrés? Sí, claro. ¿No estabas súper emocionado cuando nos enteramos de este examen?

Ike tenía mucha experiencia en acampar, e incluso desempeñó un papel activo e importante durante el examen de la isla del año pasado. Sus amigos cercanos también lo sabían, así que no había forma de que lo dejaran salir de esto con una excusa como esa.

—Bueno, erm... Eso es uh, pero como que...

Oyendo como Ike luchaba incoherentemente por armar una respuesta, Nanase miró hacia su tienda y habló.

—Aunque nos acabamos de conocer, también me dio la impresión de que estabas bastante falto de espíritu.

—¿Qué opinas Ayanokouji?

Hondou me pidió mi opinión, incitándome a romper mi silencio. Dado el flujo de la conversación hasta el momento, lo más natural sería, ser sincero y darles la razón.

—Lo tengo en mente desde que nos reunimos hoy por la mañana.

—¿Ves? Los cuatro logramos captarlo.

Ike había sido arrinconado, y sólo pudo tartamudear mientras trataba de inventar una excusa sólida.

—Antes, Ayanokouji-senpai me dijo que tú y Hondou-senpai son del tipo de personas que aportan mucho al ambiente de la clase. Pero, hasta ahora, me parece que tu mente está en algún lugar completamente distinto... ¿Hay algo que te preocupe, Ike-senpai?

 

Con toda probabilidad, Ike estaba sorprendido de que las palabras de Nanase hubieran dado en el clavo, aunque no supiera nada de lo que había pasado.

—Uhm, cómo decirlo...

Ike intentó frenéticamente encontrar las palabras adecuadas.

—Vamos, si te molesta algo sólo tienes que decirlo.

—Probablemente no es un gran problema.

A pesar de ser dos de sus amigos más cercanos, ambos pensaban que los problemas de Ike terminarían siendo triviales. Y por eso, sólo querían que dijera lo que pensaba. Sin embargo, su enfoque sólo hizo que Ike se mostrara más reacio a hablar.

—Sólo olvídenlo...

—¿Podrían ustedes dos esperar y darle un momento?

Tras escuchar la abatida respuesta de Ike, Nanase susurró en voz baja a Sudou y Hondou. Por un momento, Sudou pareció indignado y ofendido, molesto porque Nanase había preguntado siquiera, pero una vez que echó un vistazo a la expresión preocupada de Ike, se dio cuenta de que su amigo podría estar pasando por algo peor de lo que él mismo había creído.

—No es necesario que esperemos, Nanase-chan. Al final seguramente no es nada importante.

—No. Puede que sea demasiado pronto para decir eso Ryotaro. Tratemos de esperar.

—¿Eh? A-ah... Bueno, supongo que podemos intentarlo.

Leer el ambiente nunca había sido uno de los puntos fuertes de Sudou. Sin embargo, por su aspecto, poco a poco había ido aprendiendo a prestar atención a su entorno y a notar los sutiles matices de una situación. Quizá fuera otro subproducto de las enseñanzas de Horikita durante el último año.

Los cuatro observamos en silencio a Ike, asegurándonos de que no se sintiera presionado para hablar. Por supuesto, no sería fácil para Ike hablar en una situación como ésta, pero al mismo tiempo, no podría dar media vuelta y huir. Simplemente había que esperar a que se sintiera preparado para ello. Finalmente, tras unos diez minutos de silencio, Ike se decidió y comenzó a sincerarse.

—Para ser sincero... Hay... una chica a la que le he echado el ojo desde hace tiempo.

Sorprendidos, Sudou y Hondou se giraron y se miraron a través de las pantallas de sus tiendas. Hondou se animó entonces, emocionado por la repentina aparición de un tema tan interesante.

—¿¡Qué!? ¡¡¡¿Quién?!!! ¿Quién es?

—Esperemos a que Ike-senpai se sienta preparado para contárnoslo él mismo.

Nanase intervino suavemente, buscando evitar que Hondou acosara a Ike con preguntas. Era difícil imaginar que su actual estado mental hubiera surgido simplemente por estar enamorado de alguien. Para ello, tenía que haber algo más que hubiera ocurrido después para que se pusiera así. Nanase debió entender esto también.

—H-hey pero como que, ¡tienes que lanzarte directamente con este tipo de cosas!

—¿Qué tal si te calmas y esperas a escuchar lo que Ike-senpai tiene que decir? En lugar de preocuparte por quién le gusta, ¿no crees que es más importante averiguar qué relación tiene con el asunto que nos ocupa? ¿O me equivoco?

Las palabras de Nanase fueron tranquilas, pero firmes, haciendo que Hondou frenara en seco.

—S-supongo que tienes razón.

Al ser reprendido por su compañera menor, Hondou pareció darse cuenta de que estaba teniendo poco tacto y se rascó torpemente la nuca.

—La chica que me gusta...

Una vez que Ike comenzó a hablar, definitivamente los dos chicos dejaron volar su imaginación. ¿Estaba en nuestro curso escolar? ¿Una senpai? ¿O era una de las nuevas estudiantes? Y, si estaba en nuestro curso, ¿era una compañera de clase?

Las chicas populares y atractivas como Kushida o Ichinose fueron sin duda las primeras en venir a la mente.

—La chica que me gusta es... uhm... Sh-Shinohara... Shinohara Satsuki.

Cuando finalmente escucharon el nombre, por un momento pareció que Sudou y Hondou eran realmente incapaces de procesarlo. Al fin y al cabo, para ellos, Ike y Shinohara no debían de parecer más que compañeros de clase que se enfrentaban.

Ella tampoco era precisamente la chica más guapa de todas, así que su confusión era perfectamente comprensible, teniendo en cuenta lo mucho que Ike había presumido de sus planes de salir con una chica guapa.

—P-pero Kanji, como que... estás en malos términos con Shinohara ¿verdad? Siempre estás hablando de lo fea que es.

Preguntó Hondou, sin poder evitar señalar lo que parecía ser el problema más evidente de la idea.

—No es que haya sido consciente de ella desde el principio ni nada parecido. Diablos, al principio la odiaba. Pero... no sé por qué, pero en algún momento empecé a preocuparme por ella y, bueno... supongo que no quería admitirlo yo mismo, así que continué fingiendo que no me había enamorado de ella.

No mentía al decir esto. Era una escena natural para los que nos veíamos obligados a escuchar las discusiones diarias de Ike y Shinohara en el aula.

—Quiero decir, si te gusta Shinohara, entonces ¿por qué no vas a confesarte con ella?

Sudou ofreció una sugerencia contundente y algo burda, pero Ike respondió con un tono de desesperación.

 

—Es que no es tan sencillo. Ya no.

—¿Pasó algo, Ike-senpai?

—Shinohara está en un grupo junto con Komiya ahora mismo. A ese chico... es probable que también le guste ella.

En este punto, Hondou y Sudou por fin empezaron a hacerse una idea de lo que estaba pasando.

—Además, bueno... parece que ella también lo ve como alguien especial.

Un chico y una chica conscientes del otro, trabajando juntos en el mismo grupo para superar todo esto. Este examen era una batalla crucial con nuestros futuros en la escuela colgando de la balanza, así que las condiciones eran perfectas para la formación de vínculos estrechos y sentimientos fuertes que no estaban allí antes.

—Yo... me di cuenta de que me estaba enamorando de Shinohara hace poco tiempo... Así que cuando llegó este examen, quería agruparme con ella más que nada. Pero no pude ser malditamente honesto al respecto, así que empezamos a pelear como siempre lo hacemos... Es patético... Todo este tiempo, sólo he estado buscándola...

Ike llevaba un rato distraído; sus ojos habían estado buscando, persiguiendo un atisbo de la sombra de Shinohara.

—Tal vez me hice una idea equivocada en algún momento, pensando que yo le gustaba a pesar de que discutimos tanto... Soy un perdedor. Incluso ahora no tengo ni idea de lo que debería haber hecho diferente.

Siempre hay momentos en los que te preguntas si los sentimientos que tienes son mutuos, como le pasó a Ike. Pero aun así, es imposible que alguien conozca realmente los sentimientos de la otra persona.

Esto es algo que había experimentado de primera mano cuando me confesé a Kei.

—¿No puedes ser sincero con ella, Ike-senpai? No creo que sea necesariamente algo malo.

Nanase compartió sus pensamientos después de escuchar lo que Ike tenía que decir.

—Pero... Shinohara está junto a ese chico Komiya mientras yo estoy aquí en la friendzone.

—No estoy tan segura de eso. Esto es sólo una suposición, pero... ¿no crees que Shinohara-senpai ha estado esperando a que trazaras la línea?

— ¿Trazar la línea...?

—Por lo que me han dicho, eres alguien que siempre es brillante y alegre con todos. Alguien que suele decir lo que piensa. Por supuesto, estoy segura de que Shinohara-senpai también tiene una buena opinión de ti en este sentido. Sin embargo, ¿no crees que le gustaría ser alguien un poco más especial para ti?

A menudo decía sin tapujos lo que pensaba, o dicho de otro modo, a menudo hablaba sin pensar.

—¿No crees que tal vez ella quiere que seas más sincero con tus sentimientos?

Ya era un hecho bien establecido que Ike sentía algo por Shinohara. Y al mismo tiempo, me sentía bastante seguro de que Shinohara también sentía algo por Ike. Sin embargo, Ike discutía constantemente con ella, llegando a veces a burlarse de ella. No la trataba de forma diferente que a sus amigos varones.

Sin embargo, eso solo no era suficiente para ella, como dijo Nanase.

—Yo...

—Ike-senpai, ¿estarías contento si la chica que te gusta nunca te tomara en serio? No hay nada malo en tratar de ocultar tu vergüenza, pero no llegarás a ninguna parte si no le transmites tus sentimientos. ¿No te gustaría que ella también te mirara un poco más en serio?

Podrías obtener una nueva visión si lo miras desde la perspectiva de la otra persona. ¿Cómo te sentirías si la persona especial que siempre está en tu mente hablara constantemente mal de ti, día tras día?

—...Maldita sea.

Ike agachó la cabeza y se sujetó la cara con las manos. Ahora mismo, seguramente está recordando cómo había tratado a Shinohara en el pasado y poniéndose en su lugar, haciendo lo posible por entender cómo la habían hecho sentir sus acciones. O no, dada su reacción, ya lo había entendido.

—Sentirse preocupado por esto no es algo malo, per se, pero actualmente estás en medio de un examen especial en el que está en juego tu futuro aquí. Tampoco serías el único expulsado; tus acciones bien podrían arrastrar a Sudou-senpai y Hondou-senpai junto contigo. Entiendo perfectamente el sentimiento de querer ir a perseguir a Shinohara-senpai, de verdad, pero deberías centrarte en luchar por la supervivencia primero.

Antes de darme cuenta, todos los presentes habían quedado hipnotizados por las palabras de Nanase. Después de todo, ella respondió a los problemas de Ike con mucha más sinceridad que incluso sus mejores amigos, pero esa no era la única razón.

—Si no puedes reunirte... Si nunca puedes reunirte con alguien que te importa... ¡entonces nunca podrás decirle que lo amas de nuevo!

No había necesidad de mirar su expresión. Sólo el sonido de su voz era más que suficiente para dejarlo claro.

—Tú, ¿por qué lloras?

A pesar de su duradera desconfianza hacia Nanase, Sudou habló con pánico.

—Ike-senpai, no tienes tiempo para sentirte atrapado en tus problemas, ¿no estás de acuerdo?

La pregunta de Sudou quedó sin respuesta mientras Nanase le planteaba a Ike una propia, ignorando por completo el hecho de que las lágrimas corrían por su propio rostro.

—...Sí. Primero tengo que pasar este examen sin problemas, ¿verdad?

Las palabras de Nanase, las palabras de una desconocida y menor en edad, llegaron al corazón de Ike más de lo que cualquiera de nosotros podría haber esperado.

—Ken, Ryotaro, lo siento chicos. Yo... los he preocupado mucho estos dos últimos días, ¿verdad?

Ike expresó su remordimiento, a lo que Sudou

—No, no lo has hecho... Eh, bueno, quizá sólo un poco.

No fue capaz de animarse a decir que no hubiera existido ningún problema, pero eso era lo mejor.

—Para ser honesto, todavía estoy ansioso por Shinohara. Pero... eso no importará si no supero el examen primero. Toda mi preocupación, todo el tiempo que he pasado, todo sería en vano si no pasamos.

—¡Ey, Kanji!

Hondou estuvo de acuerdo, gritando para animar el espíritu de todos. A veces los amigos podían ser una molestia, pero en otros casos podían ser realmente insustituibles.

Sentí que esa era mi lección, lo que me llevo de lo que pasó esta noche. Y en cuanto a las lágrimas que Nanase derramó, mi instinto me decía que no fue una mera actuación, ni fue el resultado de que se dejara llevar por el ambiente.




AMTERIOR -- PRINCIPAL -- SIGUIENTE





No hay comentarios.:

Publicar un comentario