Youkoso Jitsuryoku Shijou Shugi no Kyoushitsu e Volumen 7.5 - Historias Cortas

IBIKI HISTORIA CORTA

CONFLICTO MENTAL


El día 23 marcaba el primer día de las vacaciones de invierno. Llegué al cine, ignorando a las parejas festejando porque la Navidad está cerca. Temprano por la mañana, cuando vi a Ryuuen quien tenía la intención de dejar la escuela, planeaba quedarme en mi habitación durante todo el día. Pero hace un rato, después de recibir el correo de ese idiota de Ishizaki, cambié de parecer.

"¡Ryuuen-san cambió de opinión!".

Junto con ese correo, también estaban alardeando de cómo había funcionado su labor de persuasión. Pero ese no es el caso. Ese tipo, Ryuuen, había fortalecido su determinación de dejar la escuela. No era una situación en que la simple persuasión de Ishizaki y de los demás le hiciera cambiar de opinión. En otras palabras... había otros factores además de eso.

Algo que lo haría cambiar de opinión. Es decir, probablemente, algo relacionado con Ayanokouji Kiyotaka de la clase D. Mi intuición me dice eso. Si estoy en mi habitación, es obvio que termino pensando en ello ansiosamente, así que deseaba un momento en el que pudiera concentrarme en otra cosa por completo.

Recordando que había una película que aún no había visto y que estaba casi al final de su período de proyección, hice reservaciones y me dirigí al Centro Comercial Keyaki. Justo antes de comenzar la proyección, dentro de la edificación que estaba envuelta en la oscuridad, al llegar a mi asiento, apoyé casualmente mi brazo en el reposabrazos vacío. Al sentir una sensación de roce con la tela, me giré para echarle un vistazo.

Fue un error.

—Geh.

Terminé encontrándome con la persona número uno con la que no quería encontrarme en este lugar tan inesperado. Era Ayanokouji quien había estado ocupando mis pensamientos. Es el hombre que pone cara de tonto, pero es el que manipula a su clase desde las sombras. No sólo es inteligente, es una existencia surrealista cuyas habilidades de pelea van mucho más allá de las de Ryuuen y Albert.

—Es una coincidencia.

Me dice algo como eso.

Realmente no quiero un encuentro tan fortuito. Sentí náuseas y aparté la mirada. Ahh cielos, ¿por qué tengo que encontrarme con Ayanokouji? Además, también está solo.

Durante las vacaciones de verano, recordé la época en que estuve atrapada con Ayanokouji dentro de un ascensor. Desde entonces, he estado bailando en la palma de su mano, y recordando eso, la frustración brota en mí. Sin saber nada, lo descarté como un estudiante idiota de la clase D. En cierto modo, esta situación es similar a la de ese entonces.

Se siente como si estuviéramos atrapados dentro de una caja sellada. Desesperadamente intentaba despejar la oscuridad, dirigí mi mirada hacia la película que se estaba proyectando. Pero su contenido apenas me vino a la mente. Pensé en levantarme de mi asiento e irme, pero eso haría que pareciera que estoy huyendo de él. Eso no puedo soportarlo. En cuanto termine la película, me iré. Ya tomé esa decisión. Tal como están las cosas, sin que ocurra nada, mi deseo, justo después de esto, se derrumbaría de inmediato.






RYUUEN HISTORIA CORTA

UNA SEÑAL DE BATALLA

Por la noche, la campana de Nochevieja que declara la llegada del Año Nuevo sonó por 108ª vez en la televisión. Aparentemente es para limpiar todos los deseos mundanos y dar la bienvenida al nuevo año con un cuerpo purificado. Es una historia tonta. La gente no perderá sus deseos mundanos por una farsa como esta. Cuanto más se suprime, la avaricia del alma es algo que sólo se agranda. Recibí una llamada de un número sin registrar y desconocido. Con ganas de matar el aburrimiento, sin pensar en nada, presioné silenciosamente el botón para contestar el teléfono.

—Feliz Año Nuevo. ¿Estabas despierto?

Una voz femenina. Naturalmente, una voz con la que estoy familiarizado.

—Pensar que me llamarías tan temprano en el nuevo año, Sakayanagi.

—Si no te importa, ¿me das un poco de tu tiempo en este momento? Me gustaría encontrarnos en persona.

—¿Me estás invitando a salir a una cita en un momento como este? Kuku, no es que no quiera. Entonces, ven directamente a mi habitación.

—Entonces, en 30 minutos, estaré esperando en la máquina expendedora afuera del dormitorio.

Después de ignorar mi invitación, siguió hablando por su cuenta.

—Bien, de todos modos estaba libre.

Después de terminar nuestra breve conversación, arrojé mi teléfono a la cama. No hay necesidad de responderle honestamente, pero esta vez, hay algunas circunstancias. De cualquier manera, entiendo lo que quiere decir, así que después de confirmar que el tiempo prometido ha pasado, me fui de mi habitación.

Luego, lentamente, dejé el vestíbulo del dormitorio e inmediatamente me dirigí a la máquina expendedora. Cuando llegué al lugar indicado, esa mujer me llamó inmediatamente. Como siempre, llevaba su bastón mientras me daba la bienvenida.

—Llegas 10 minutos tarde. Creo que te he dado 30 minutos para que te prepares.

Habló ese hecho con calma, sin alegría ni rabia.

—Kuku. Pero podría haberte ignorado.

—Bueno, esto está bien.

10 minutos fue demasiado indulgente. Debí haberla hecho esperar más tiempo con este clima frío.

—Pero para una cita nocturna, hay muchos espectadores.

Junto a Sakayanagi, estaban las figuras de Kitou, Hashimoto y una Kamuro de aspecto somnoliento.

—Normalmente esto es algo que se hace en pareja.

—Fufu. No tengo el coraje de encontrarme contigo tan tarde por la noche cuando sólo somos nosotros dos.

Al recibir estas palabras de alabanza por las que estoy agradecido, me acerqué a Sakayanagi.

Sin embargo, con sólo acercarse hasta cierto punto, Kitou da un paso adelante. Era una presión silenciosa que me decía que no me acercara más. ¿Está jugando a un caballero protegiendo a la princesa? La cara de Kitou no corresponde a la de un caballero.

—Parece que has sufrido una lesión terrible. Aún ahora, parece que hay algunas cicatrices.

—¿Estás preocupada por mí?

—¿Entonces no vas a negar tus heridas?

—¿Negar? Sería extraño que las niegue con esta cara.

Ha pasado una semana desde que peleé con Ayanokouji en esa azotea. La hinchazón y los moretones han disminuido bastante, pero aún así, no me he recuperado del todo. Es obvio que estas lesiones no son algo que sufriría por una caída por las escaleras. Y no sé de dónde se enteró de esto, pero no es nada sorprendente.

Mirándome a mí o a Ishizaki con la cara hinchada, cualquiera podría darse cuenta inmediatamente.

—Para alguien que se enorgullece de pelear, has perdido la dignidad, Ryuuen.

Hashimoto dice eso mientras se ríe. 

—¿Está bien que vayas por ahí en ese estado?

—Te agradezco tu preocupación, pero no quiero que me lo diga alguien cuyas piernas están lisiadas como tú.

—Fufu. Puede que sea así.

Tal vez mis provocaciones fueron infructuosas.

En cuanto a Sakayanagi, seguramente tiene algo más que quiere escuchar.

—Si lo deseas, puedo contarte todo sobre la magnitud de mis lesiones aquí y ahora.

Los dos preciados guardaespaldas de Sakayanagi, Kitou y Hashimoto, cada uno dirige la mirada hacia mí.

—Aunque tus subordinados no están presentes, eres bastante optimista.

Por subordinados, probablemente se refiere a Ishizaki o Albert y los otros.

—Estén aquí o no, no importa. Si los miras como parte de mis fuerzas, ciertamente no están aquí.

Doy un paso adelante. Kitou también da un paso adelante. Dejando a un lado a Hashimoto, parece que Kitou ha adoptado una postura de combate. En todo caso, se está preparando para moverse inmediatamente.

—Dejemos las cosas peligrosas. Nadie gana nada luchando en un lugar como éste.

Hashimoto, dijo eso uniéndose a nosotros.

—¿Vamos al grano, entonces? La razón por la que te llamé en un momento como éste es porque hay algo que me gustaría preguntarte directamente. Es algo que es difícil de preguntar cuando hay gente alrededor.

A altas horas de la noche, entre el final de un año y el comienzo del siguiente, las reglas en el campus de la escuela son algo diferentes de las reglas del mundo exterior. La tienda de conveniencia que normalmente está abierta las 24 horas también está cerrada, y en este momento no hay tiendas abiertas. No hay nadie que vaya a salir en un momento así. O ya se han ido a la cama o están viendo la bienvenida del año nuevo por televisión. En otras palabras, esta es una situación en la que podemos hablar de lo que queramos.

—Caíste de tu asiento como líder de la clase C. He oído hablar de eso.

—Sabía que intentarías confirmarlo.

—¿Es eso cierto?

—Si lo es, ¿qué harás?

—Lo admitiste rápidamente. A diferencia de tus heridas, no es como si estuviéramos allí en la escena mirando.

Sakayanagi me mira con ojos que buscan la verdad. Hasta que me encontré con Sakayanagi, había llegado a una simple conclusión. No hay forma de que ella sepa lo de Ayanokouji.

Con quién peleé, por quién fui derrotado. Pensé que no mostraría mucho interés en eso.

—¿Pensaste que me daría aires?

—No lo sé. Es posible que así sea.

Sin embargo, sigue siendo sospechoso. Los ojos de Sakayanagi son los de alguien que sabe algo. Tenía esa mirada en sus ojos. Ayanokouji no habló en profundidad sobre ello, ¿pero ya atrajo la atención de Sakayanagi?

Si es así, ¿cuándo? No hay duda de que fue antes del incidente en la azotea conmigo. No, si ese es el caso, entonces Sakayanagi debería tener un gran interés en Ayanokouji desde hace mucho tiempo.

Pero hasta ahora, Sakayanagi no ha dado señales de ello y, de hecho, está intentando investigarlo de esta manera. A partir de esta extraña contradicción, llegué a una sola respuesta.

Significa que hay una posibilidad de que Ayanokouji y ella fueran conocidos desde hace mucho tiempo. Si ese es el caso, entonces lo que Sakayanagi quiere saber ahora mismo no es si he perdido o no.

Es si perdí contra Ayanokouji o no.

Debe ser que quiere saber la verdad al respecto. Es un razonamiento bastante interesante si lo digo yo mismo, o eso creía, pero dejaré ese problema por ahora.

Si un tema tan interesante se presenta delante de mí, mis instintos palpitan.

—Aunque perdieras contra alguien, ¿ocultarías ese hecho, Sakayanagi?

—No lo sé, porque es imposible que yo pierda contra alguien.

Es la respuesta retorcida de Sakayanagi.

—Sin embargo, si perdiera, en ese momento, ¿lo reconocería honestamente o no?

—Kukukuku. Porque al fin y al cabo, eres orgullosa, si no es que otra cosa.

—El orgullo es importante, ¿sabes? Una vida sin orgullo sería aburrida, ¿no?

—Una vida exhibiendo tu orgullo, por el contrario, es una vida sin sentido.

—Oye, ¿no podrías haber confirmado algo así por teléfono?

Kamuro, que había estado en silencio hasta ahora y escuchando la conversación, se unió.

—Lo que pasa con la verdad es que no la sabrás hasta que te encuentres con alguien cara a cara. Sobre todo porque es muy hábil para mentir. Por teléfono, habría sido difícil saberlo.

—Ahh, ya veo. Entonces al menos termina con esto rápido.

Los don nadie que Sakayanagi utiliza también lo tienen difícil. Bajo el helado cielo, el cuerpo de Kamuro temblaba un poco.

—Después de jugar al tirano, al final acabaste derrotado por tu subordinado y perdiste tu asiento como líder.

Sakayanagi finge reflexionar sobre ello.

—Es una historia difícil de creer, ¿no?

—Si es así, ¿qué más podría ser?

—Eso es algo que no sé. Por eso te he llamado.

—Si te encuentras cara a cara conmigo, empezarás a ver la verdad, ¿eh?

—No lo sé.

Siempre está tratando de tantearme. Bueno, si me preguntas, no tengo intención de maniobrar cada vez que se trate de Ayanokouji.

—No tengo intención de hacer nada más en esta escuela.

—Oye, oye. Es una broma, ¿verdad? ¿Lo dices en serio?

El que reaccionó antes que Sakayanagi fue Hashimoto.

—No hay necesidad de dudar así. Debido a su contrato con Katsuragi-kun, cada mes tiene garantizados puntos privados. En última instancia, la vinculación con la Clase A es un camino seguro para él, así que aunque se retire ahora, no será un inconveniente.

—Precisamente. Estaré observando tus pequeñas peleas desde arriba.

—Sin embargo, no hay garantía de que siga saliendo bien. Si se produjera un evento en el que perdieras una gran cantidad de puntos privados, tu ascenso a la Clase A se pondría en duda.

Emite un cortés preámbulo, no, una explicación. El punto es que es una provocación de Sakayanagi diciendo que puede aplastarme en cualquier momento.

—Pero, por favor, tranquilízate. En primer lugar, he decidido que voy a atormentar a la Clase B. Tenerte a ti y a la Clase C como mis oponentes a la hora de jugar tendrá que ser en una ocasión diferente.

—Haz lo que quieras.

Tal y como decía la información de Ayanokouji, parece que el ataque de Sakayanagi a partir de ahora se centrará en la Clase B. No tengo ningún interés en lo que será de la Clase A o de la Clase B, pero como espectador, haré que me entretengan.

—Si no tienes intención de empezar una pelea en este lugar, entonces me iré.

—Fue sólo por un tiempo, pero me divertí bastante. Agradezco tu discursito de perdedor.

Me doy la vuelta. Sin embargo, cuando sentí que debía decirle algo, dejé de caminar.

—Sakayanagi, también debes recordar que no eres una ganadora que tenga la victoria garantizada.

—Si vas a enseñarme la derrota, entonces la recibiré cuando quieras.

No tengo ninguna otra intención de involucrarme en la disputa entre clases. Sin embargo, si ella me desafía como individuo, entonces la aplastaré. Si no necesitara proteger a mis colegas de la clase C, no tendría que devanarme siempre los sesos con las estrategias de Sakayanagi.





KARUIZAWA HISTORIA CORTA

LA CUPIDO KARUIZAWA



Por fin es 25, y ha empezado la cita doble. Yo, para cumplir fielmente la solicitud de Satou-san, para conseguir una muerte de un solo golpe, tomé en mis manos la flecha del amor. Esta flecha es una flecha mágica que hace que cualquiera a quien golpee se enamore. Satou-san a mi lado, en un esfuerzo por llevarse bien con Kiyotaka, se acerca a él con una sensación de distancia similar a la de los novios. Mirando a esos dos, decidí llamarlos como una señora entrometida del vecindario.

—Ustedes dos se ven muy bien, ¿no?

—¿En serio?

—No importa cómo se mire, ustedes parecen una pareja pasando cariñosamente la Navidad, ¿ese tipo de sentimiento?

En primer lugar, tengo que decirle a Kiyotaka que hacen una combinación perfecta. Kiyotaka, que normalmente piensa en cosas que yo ni siquiera podría comprender, en lo que respecta al amor, no parece un profesional.

No tiene ni idea de cómo lo ven los demás.

—Jejeje. ¿No es vergonzoso, Ayanokouji-kun? Dice que parecemos una pareja.

—....Supongo que sí.

Ante las palabras de Satou-san, Kiyotaka responde desinteresadamente. ¿Qué se supone que significa "supongo que sí"? ¿No se supone que debes estar feliz en el fondo? Zuzuzuzu, así dentro de mí, algo oscuro susurra.

Ahh, no es bueno, no es bueno. La Cupido del amor no tiene pensamientos tan oscuros. 

—Pero de todas formas, ¿en serio no están saliendo? Podría ser que la verdad es que ya están saliendo.

Matando mis sentimientos, los presioné para que me dieran una respuesta enérgica que los sacudiera.

—N-N-No. En absoluto. ¡Todavía no tenemos esa clase de relación!

A pesar de que lo negaba desesperadamente, Satou-san también revisó con una mirada de reojo la condición de Kiyotaka. Si él parece feliz, significa que para ella sería material para decidir que tienen una buena química.

Sin embargo, por el contrario, este tonto, no importa lo que le digan, nunca cambia la seriedad de su mirada. No se ríe y tampoco se enoja, eso dificulta la decisión.

—¿En serio? Si esconden algo, será mejor que me lo digan ahora mismo, ¿de acuerdo?

Incluso cuando ataco repetidamente de esta forma, Kiyotaka dio una respuesta que estuvo cerca de ignorarnos por completo.

Me pregunto si fue una mala idea decirlo de una manera indirecta.

—Hablando de eso, Satou-san, aún no tienes novio, ¿verdad?

—N-no.

Ya que ha llegado a esto, traté de expresarlo de manera bastante directa y sin embargo Kiyotaka seguía sin tener una buena reacción a ello. Más bien, ni siquiera parece estar prestando atención a mis palabras. Es casi como si no se diera cuenta de que está en una cita. La cita doble acaba de empezar, tal vez hemos llegado demasiado lejos con el comienzo...

—Vamos a disfrutar de esto por nuestra cuenta, así que no se preocupen por nosotros, ¿de acuerdo?

Por ahora decidí dejar a Satou y a Kiyotaka actuar de forma independiente. Mientras hablaba con Yousuke-kun, escuché a escondidas la conversación de los dos que estaban a su lado. Por cierto, esperé bastante tiempo, pero la conversación entre ellos no comenzó en absoluto. Puede que Satou también se esté poniendo nerviosa, no parece ser capaz de definir un tema de conversación. O puede ser que esté esperando que la conversación se inicie por parte de Kiyotaka y le esté dando tiempo. Si ese es el caso, es probable que sea inútil.

Kiyotaka no parece tener ninguna intención de cambiar de su yo habitual y ausente. ¡Ahh cielos! Significa que no queda nada más que hacer algo al respecto.

Dirigí una mirada desesperada hacia Kiyotaka. Y cuando lo hice, parece que mis sentimientos le llegaron cuando mi mirada se encontró inmediatamente con la suya.

“Estás muy callado. Entonces, ¿eso significa que vas a seguir actuando en silencio?”

“No es como si estuviera actuando o algo así. No estoy acostumbrado a las citas, simplemente no entiendo el estilo de vida de los que tienen temas que discutir.”

Probablemente es ese tipo de cosas.

Sentí que, por nuestra mirada, podía leer esos sentimientos de Kiyotaka.

—Satou-san, ¿no es solo que Ayanokouji-kun no sabe de qué hablar?

La flecha de amor que había soltado. Si golpea, es una flecha mágica que hará que uno se enamore. Esta flecha, de una forma u otra, me aseguraré de golpear a Kiyotaka con ella. 






KARUIZAWA HISTORIA CORTA

EL CORAZÓN QUE SE DIO CUENTA


He tomado una gran decisión. Incluso yo misma lo pienso. Ya no puedo retirar las palabras que he dicho.

—Voy a romper con Yousuke-kun.

Ese fue, para Karuizawa Kei, el mayor extremo, una opción que nunca habría elegido normalmente.

—Estoy segura de que todos en la clase se sorprenderán cuando empiece el tercer trimestre.

Al sentirme así de inquieta, susurré en silencio esas palabras.

—Supongo que es verdad.

Es muy probable que casi inmediatamente, una batalla entre las chicas por Yousuke-kun comience.

—Ese tipo, ¿crees que saldrá con alguien más?

—Aunque me preguntes eso, no conozco a Yousu... no, no es como si conociera a Hirata-kun tan bien. Pero en ciertos aspectos, como Kiyotaka, puede ser genial. Mientras pretenda salir conmigo, no podrá salir con otra chica, y puede que ni siquiera le interese tanto el amor.

Aunque fuera mentira, aún así nos separaremos. Si lo estropeo y permanezco cerca de él como siempre, también me sentiría mal por las otras chicas. Para acostumbrarme, de ahora en adelante, he decidido no llamarlo más 'Yousuke-kun' sino más bien 'Hirata-kun'.

—Aunque vuelvas a llamarlo Hirata, ¿me sigues diciendo así? 

Antes de darme cuenta, inconscientemente había empezado a llamar a Kiyotaka por su nombre de pila. Al volver a llamar así a Hirata-kun, Kiyotaka me lanzó una pregunta obvia como esa.

—Ahh...... Ya veo. ¿Es mejor si lo cambio de nuevo?

—Eso no es lo que quise decir. Eres libre de llamarme como quieras —Después de decir eso, una breve pausa, entonces Kiyotaka continuó—. Esta podría ser una buena oportunidad.

Kiyotaka, al que le seguía llamando por su nombre, no mostró ningún signo de desaprobación. Y entonces, un momento que me pareció el destino, ocurrió de repente.

—Entonces también te llamaré “Kei”.

Entonces también te llamaré “Kei”. Entonces también te llamaré “Kei”. Entonces también te llamaré “Kei”.

Esas palabras resonaron y se repitieron dentro de mi corazón como palabras sagradas.

Hyuruhyuruhyuruhyuru~. Así de fácil, una flecha cayó del cielo. Esa era, la flecha que apuntaba a Kiyotaka desde Satou-san. Se suponía que esa flecha había volado a algún lado después de ser soltada. Y eso,



—¡Tauwa! 



De entre todas las cosas, me perforó el corazón.

—¿....Tauwa?

Kiyotaka escuchó y repitió la misteriosa palabra que salió de mis entrañas.

—¡N-n-n-n-nada! ¿Por qué Kiyotaka también me llama por mi nombre?

—Si uno usa el apellido y el otro usa el nombre, no se sentiría bien.

No, no, no, no. ¡Eso podría ser así, pero! ¡No has avisado antes ni nada!

Mi latido palpitante, no, el latido de mi corazón seguía golpeando y golpeando. El sonido era inmenso, hasta el punto que me pregunté si Kiyotaka terminaría escuchándolo. Y sin preocuparse siquiera por mi pánico, Kiyotaka siguió hablando.

—Por cierto.... para aclarar las cosas. La persona que propuso la cita doble no fuiste tú, sino Satou, ¿verdad?

Como era de esperar, diría yo. Kiyotaka ya estaba al tanto del truco de la doble cita. Suprimiendo desesperadamente mis sentimientos, respondí a la pregunta.

—¿Qué se supone que significa eso?

Por si acaso, intentaré engañarlo.

—Tu actuación fue muy acertada, pero las acciones de Satou fueron extrañas.

—Ahh---.....como pensé ¿te habías dado cuenta? También pensé que Satou-san estaba siendo sospechosa.

Mi corazón se había calmado de alguna manera. Fuu, fuu, fuu. Ahora debería estar bien.

—Así es. También tengo un regalo de Navidad para ti.

—¿Ehh? ¿En serio?

Mientras pensé eso, mi corazón saltó de nuevo y se disparó.

—Mentí.

—¿Quieres que te den una paliza?

Después de la repentina subida vino la caída en picada, y miré a Kiyotaka.

¿Podría ser, que me estén tomando el pelo?

—Más precisamente, es un regalo normal. Creo que puede ser un producto innecesario para ti, pero.

—....Espera, ¿qué pasa con esta bolsa de farmacia? ¿Te estás burlando de mí?

Aunque me dé algo así, no soy ni un poco feliz. Mientras lo pensaba, lo recibí y comprobé el contenido. La bolsa es lo que es, pero la verdad es que el contenido era... Esperaba algo así. Lo que salió de dentro fue:

—¿Medicina para el resfriado y un recibo....?

Estas expectativas fugaces fueron traicionadas simplemente hasta el punto de que fueron casi decepcionantes. Pero, me di cuenta de algo extraño. ¿Por qué me dio esto?

—No te preocupes por el recibo, por favor tíralo a la basura.

Pero al escuchar eso, me hizo sentir más curiosidad de lo necesario. Revisé minuciosamente los detalles del recibo. Y entonces me di cuenta:

—Oye, este recibo tiene las 10:55 de la mañana del día 23 escrito en él....

No es algo que se haya comprado hoy. Normalmente, la medicina para el resfriado es algo que compras sólo cuando la necesitas de inmediato.

—De regreso después de comprarlo, las vi a Satou y a ti juntas en el Centro Comercial Keyaki. Así es como me di cuenta de que la cita doble era una cita que se había establecido desde una etapa relativamente temprana. Pensaba que tu salud se había deteriorado, pero parece que la predicción estaba espectacularmente fuera de lugar.

—Así que......eso significa que la razón por la que no me llamaste preocupado fue...

¿Significa que no estaba siendo frío conmigo, o que se había olvidado de mí?

—Tampoco llevabas puesto un cubrebocas, incluso desde lejos podía ver que estabas sana.

¿Qué significa eso? ¡No escuché nada sobre esto!

—Si estás tan preocupado por mí... en vez de hacer las cosas de una manera tan indirecta como ésta, haz cosas como visitarme o al menos llámame. Podrías haberlo confirmado así.

—En un dormitorio tan visible, no puedo darme el lujo de visitar directamente tu habitación. Contactarte por teléfono sería una forma efectiva de hacerlo, pero también tuve en cuenta que en ese caso te comportarías con dureza. Porque odias mostrar tu debilidad.

¿Qué, qué, qué, qué, qué, qué se supone que significa eso? Sentí la repentina necesidad de ocultar mi rostro, que se estaba poniendo rápidamente rojo.

Ese día, desde ese incidente en la azotea, eso significa que Kiyotaka siempre ha estado preocupado por mí.

¡Aaaaaaaaaaaaaaa, Cielos, aaaaaaaaaaaaaa! Dentro de mi corazón había otra yo que estaba gritando mientras corría por todas partes. Ya no hay ninguna duda. Sólo tengo que admitirlo ahora mismo. En serio, en serio, en serio, me han robado el corazón. La flecha que había atravesado mi corazón. La flecha de amor que ya no podía sacar. ¿Es esto posible? ¿Está bien que me enamore de alguien que me ha estado intimidando? Pero ya es demasiado tarde. El poder de esta flecha es tremendo.

Tengo, tengo hacia Kiyotaka-----en serio, en serio, me he enamorado de él.





KARUIZAWA HISTORIA CORTA

UNA NUEVA EXPERIENCIA



Un mar grande y extenso. El lugar en el que me han dejado es esta isla deshabitada.

—Aaah.... se han ido....

Me quedé mirando el barco de pasajeros que se está haciendo cada vez más pequeño como si fuera un problema de otra persona. Parece que las vacaciones de verano se han convertido en algo increíble.

Para ser honesta, no sé qué debo hacer ahora. Porque no tengo ni idea de cómo voy a escapar de esta isla deshabitada, rodeada de 360 grados de mar. Barcos, aviones y teléfonos. No tengo conmigo nada tan conveniente como eso. Además, debido a mi traje de baño, es probable que mi cuerpo se enfríe una vez que caiga la noche.

Pero no estaba ansiosa ni asustada. Al contrario, pensé en lo grandioso que sería si este momento durara para siempre.

¿Por qué es eso, se preguntarán? Esto se debe a la importancia de la presencia del muchacho sentado a mi lado. Si está conmigo, me salvará sin importar en qué situación me encuentre.

Una nueva experiencia.

Es porque estoy segura de esto que no tengo ansiedad.

—Oye, Kiyotaka. ¿Dónde estamos? Hasta donde alcanza la vista, sólo hay montañas y el mar...... ¿Podría ser que estemos varados en algún lugar absurdo? ¿Como Tasmania?

—Tasmania no es una isla deshabitada, ¿sabes? Además, no hay forma de que sea tan pequeño.

—Ya veo.

—En primer lugar, estamos en Japón. Hay una montaña que se ve a lo lejos, ¿verdad? Ese es el monte Fuji.

—Monte Fuji, ¿quieres decir ESE Monte Fuji?

—Entonces eso significa que podremos escapar de esta isla fácilmente.

—No será así. Porque para escapar por nuestra cuenta, sólo hay un camino y es nadar.

No es una exageración, no tengo fuerzas para nadar lejos. En ese momento, un halcón salió de la isla y voló rápidamente en dirección al monte Fuji.

Con toda probabilidad, llegará a tierra en poco tiempo.

—Debe ser genial tener alas, ¿no? Porque se puede volar así.

Diciendo eso, miré a Kiyotaka.

Ojos que miran directamente hacia el monte Fuji. Así que decidí hacerle una pregunta franca.

—¿Podría ser que....? ¿Eres capaz de nadar hasta allí, Kiyotaka?

—Para ser honesto contigo, hay una alta posibilidad de que si estuviera solo, sería capaz de nadar todo el trayecto hasta tierra. Teniendo en cuenta la probabilidad de supervivencia, sería una buena idea que empezara a nadar ahora mientras el sol aún está en el cielo.

—Como pensé... eres increíble.

Pero, Kiyotaka está aquí ahora mismo y no muestra señales de irse nadando.

—¿Podría ser que es porque estoy aquí?

—Cuando pienso en dejar a Kei sola, ya no es un plan viable. Puede haber animales salvajes en el bosque y una vez que caiga la noche, no tendrás forma de protegerte.

—Lo siento, Kiyotaka. Siempre me interpongo en tu camino.

—Eso no es verdad.

—Me alegra que digas eso. Pero.... quiero que Kiyotaka sobreviva.

—Un plan en el que yo sea el único superviviente no puede considerarse un plan. Sólo será digno de ser considerado un plan de supervivencia si eso significa que tanto Kei como yo podemos sobrevivir.

El interior de mi cuerpo empezó a arder cada vez más.

—¿Por qué te preocupas tanto por mí?

Tenía un poco de miedo de escuchar la respuesta, pero traté de preguntarle eso valientemente.

Y cuando lo hice, Kiyotaka me miró directamente a los ojos y contestó sin dudarlo en absoluto.

—Es porque para mí, eres una compañera querida. Esto es normal.

Mientras mi cuerpo se enfriaba, Kiyotaka me abrazó.

Una nueva experiencia.

Debido a que ambos llevábamos puestos nuestros trajes de baño, nuestros cuerpos estaban en estrecho contacto.

—N-No. ¡No somos esa clase de compañeros...!

Intenté alejarme de él pero Kiyotaka no me dejó ir.

—Entonces tú y yo tenemos que convertirnos en esa clase de compañeros. ¿Estoy equivocado?

—.......Pero...

Poco a poco, mi resistencia se debilita. Si pudiera ser absorbida, entonces me gustaría serlo.

—Kei..........

Y cuando me di cuenta, la cara de Kiyotaka ya estaba justo delante de mis ojos.

—Kiyotaka...........

Los dos nos miramos. La distancia entre nuestros cuerpos y nuestros corazones comenzó a reducirse.

Y luego---guu~. Con crueldad, en mi estado de inanición, mi estómago gruñó.

—¡…!

Un sonido como de ruina que parecía capaz de borrar la atmósfera romántica en un instante.

Pero Kiyotaka tomó con calma esta absurda situación en la que no sería extraño aunque se mostrara disgustado.

—Come esto, Kei.

Lo que me dio, me pregunto de dónde lo habrá sacado.

—¿Esto es.... una berenjena?

—Es nativa de esta isla deshabitada. Ayudará a aliviar el hambre si te comes esto.

—Gracias, gracias. Pero, ¿por qué una berenjena.... berenjena?

Empecé a darme cuenta de algo.

El monte Fuji que podía ver a lo lejos. El halcón que se fue volando antes.

Y la berenjena.

Esto es algo que esperarías el día de Año Nuevo, eso es lo que he escuchado.

Además, cuando pensé en la berenjena, el mundo sufrió un cambio radical. Kiyotaka, que estaba sentado a mi lado, también se vio afectado por ese cambio y pude ver cómo se desvanecía.

—¿Te has dado cuenta? Este es tu Hatsuyume. Que ideal Hatsuyume, felicitaciones Kei.

—Hatsuyume.... Así que, ¿fue un sueño?

El Kiyotaka a mi lado se desvaneció aún más. Qué alivio, estar varada en una isla deshabitada era sólo mi sueño. Pero eso significa que ese momento también fue un sueño.

En otras palabras, esta atmósfera romántica también desaparecerá dentro de poco tiempo.

Ese beso que casi me dan, todo desaparecerá pronto.

Alargué la mano para agarrar a Kiyotaka. Pero ya no estaba a mi lado.

Podía ver a Kiyotaka nadando ferozmente contra la corriente. Salté al cielo y en un instante, la isla deshabitada desapareció.

—Aaaaaah espera. ¡Espera, mi Hatsuyume! ¡Mi primer beso!

Mientras gritaba, ya era demasiado tarde. Mi conciencia fue rápidamente atraída hacia el mundo real.

Al momento siguiente, un techo familiar apareció ante mis ojos. Una mañana no diferente a la habitual, tan tranquila que es casi increíble que haya estado aterrorizada en mis sueños.

Pero, mi corazón latía rápido.

—No, no.... hey, mi yo del sueño, ¿por qué estás tan desesperada por un beso....?

En realidad, siempre me esfuerzo por mantener la calma y no voy a pedir un beso tan fácilmente.

Aunque sea el chico que amo, por eso no seré tan apegada.

Pero a pesar de todo, aunque sea en un sueño, todavía hay cosas con las que puedo fantasear y otras que no. Creo que este es el sueño más loco que he tenido en mi vida.

¿Cómo podía imaginarme que esto sería lo que vería en mi Hatsuyume?

—Hatsuyume, huh........

¿Podría mi Hatsuyume convertirse en un Masayume....? Imposible, ¿verdad?

De cualquier manera, mantengamos este sueño súper bochornoso sólo para mí.



(NTI: Masayume es un "sueño que se hace realidad" comparado con Hatsuyume que es el primer sueño del nuevo año.)













1 comentario:

  1. Normalmente alguien no se enamoraria de alguien que lo manipula pero con Ayanokouji hasta yo me enamoraria

    ResponderBorrar