Youkoso Jitsuryoku Shijou... Segundo Año Volumen 3 - Capítulo 5

 EL ENEMIGO INVISIBLE

Eran poco antes de las cinco de la mañana, más o menos la hora en que el sol de la mañana empezaba a salir en el cielo. Mientras que la mayoría de los estudiantes estarían aun durmiendo, yo me desperté con un extraño sonido procedente del exterior de mi tienda.

Era un sonido tan sutil, tan indistinto que, por un momento, pensé que podría estar oyendo cosas. Asomé la cabeza fuera de mi tienda para investigar más. Y, aunque era débil, definitivamente podía oírlo. Unos segundos más tarde, Nanase también asomó la cabeza fuera de su tienda, al parecer se había despertado por el sonido, al igual que yo.

—¿Oyes algo?

—Sí... es débil, pero puedo oír un ruido electrónico de algún tipo.

Tal vez debido a su baja proximidad, el sonido era tan suave hasta el punto de que casi se mezclaba con lo que había alrededor. Es posible que se trate de una alarma procedente de una tableta, pero este sonido en particular lleva demasiado tiempo como para que sea así.

—¿Crees que podría ser una alerta de emergencia?

—Desde luego, es posible.

Salí de mi tienda antes de volver a aguzar el oído para analizar el sonido. Sonaba similar a lo que Mashima-sensei había reproducido para nosotros durante su explicación en el crucero. Pero, por lo que pude escuchar, había un ligero eco en él, tal vez porque provenía de lo más profundo del bosque.

—No parece que vaya a parar pronto, ¿verdad?

Ya había pasado más de un minuto desde que noté el sonido por primera vez. Las alertas de advertencia estaban configuradas para sonar dos veces, pero ambas se cortaban después de sólo cinco segundos. La única alerta configurada para sonar continuamente así era la Alerta de Emergencia.

Si no me equivoco, después de cinco minutos

—¿La escuela te localizará a través del GPS de tu reloj y enviará ayuda a tu posición?

Si estaban en una situación en la que no podían permitirse el lujo de desactivar la alerta, entonces podrían estar en una posición bastante precaria.

—¿No podemos ir a buscarlos antes de que llegue la escuela?

—¿Por qué íbamos a hacer eso? Aunque ya no está oscuro, la visibilidad sigue siendo escasa. Y si nos descuidamos, podríamos correr peligro nosotros mismos.

—¿Necesitas una razón para ir a ayudar a alguien?

Me clavó unos ojos demasiado sinceros como para calificarlos de enfadados. Me di cuenta de que, independientemente de lo que yo decidiera hacer, ella no se echaría atrás, incluso si eso significaba ir a ayudar ella sola.

—Si vamos a actuar, será mejor tener más gente en el grupo. Despertemos a Sudou y a los demás.

—Bien.

Decidimos despertar a Sudou, Ike y Hondou, que seguían dormidos en sus tiendas. Después de coaccionar a los tres, todavía medio dormidos, para que salieran de sus tiendas, les explicamos la situación y empezamos a formar un plan.

Nuestro campo de visión sería bastante limitado dentro del oscuro bosque que teníamos delante, y sin una luz de algún tipo, sería difícil encontrar un punto de apoyo adecuado en el accidentado terreno. Por lo tanto, tendríamos que iluminar cuidadosamente el camino que teníamos por delante mientras avanzábamos.

Entre los cinco teníamos un total de tres linternas. Nanase y yo teníamos una cada quien, y también el grupo de Sudou.

No era suficiente, pero tendríamos que conformarnos con lo que teníamos. Aparte de eso, también decidimos llevar una tableta para asegurarnos de no perdernos.

—Bueno, supongo que yo abriré la marcha.

Espoleado por las circunstancias en juego, Ike se ofreció a tomar la delantera. Aunque no parecía muy entusiasmado con ello.

—Lo siento, pero ¿podrías abstenerte por favor?

—¿Eh? ¿Por qué?

—Teniendo en cuenta que todavía está bastante oscuro, no puedo permitir que una persona técnicamente poco confiable tome la delantera. El trabajo debe dejarse a alguien con buenas habilidades de manejo de crisis y el discernimiento para seleccionar una ruta óptima.

Bueno, pero ya sabes... De todos nosotros, creo que tal vez soy el mejor para

—Ayanokouji-senpai, ¿podría pedirte que nos guíes? Estaría dispuesta a seguir tu criterio sin dudarlo.

Nanase interrumpió a Ike, pidiéndome que abriese el camino sin molestarse siquiera en escuchar su justificación. Después de todo, dadas las circunstancias, cada segundo contaba. Inventar algún tipo de excusa para intentar convencerlo no sería más que una pérdida de tiempo.

—Nanase, Ike y yo llevaremos una linterna cada uno. Nanase irá detrás de mí, seguida de Sudou y Hondou. Ike, haré que te pongas en la retaguardia.

Con nuestra formación decidida, inmediatamente comencé a caminar hacia la fuente de la alerta.

—¿No...? Ah, quiero decir, eso no es un problema, pero... ¿Estás seguro de que estarás bien, Ayanokouji?

Sin más, Ike se había quedado de piedra, incapaz de asimilar del todo lo que estaba ocurriendo.

—No te preocupes por eso. Sólo date prisa y síguenos Kanji. Ayanokouji estará bien.

Sudou respondió en mi lugar, agarrando con fuerza a Ike del brazo para que empezara a caminar. Así, los cinco nos pusimos en marcha juntos.

—Hay una posibilidad real de lesionarse moviéndose así, ¿no?

Nanase nos proporcionó un comentario casual mientras avanzábamos por el bosque.

—Cielos, ¿por qué demonios nos movemos tan temprano por la mañana?

Hondou expresó sus quejas mientras se frotaba los ojos adormecidos.

—No es tan extraño. Si la siguiente zona designada estuviera súper lejos o algo así, tendríamos que empezar a movernos así de temprano para intentar acercarnos.

En su mayor parte, la escuela había elegido las áreas designadas teniendo en cuenta el tiempo que tardaría la mayoría de los grupos en llegar. Sin embargo, con la existencia de zonas designadas al azar, había muchos escenarios que podían obligar a los grupos a actuar a primera hora de la mañana o a última de la noche.

Poco a poco, nos acercamos a la fuente de la alerta. Incluso ahora, seguía sonando por todo el bosque. La Alerta de Emergencia se hacía cada vez más fuerte. No, había algo más que eso...

—¡Si hay alguien ahí, que nos responda-!

Sudou gritó en la dirección de la que provenía el sonido, pero nadie respondió. Tampoco parecía haber movimiento en la zona.

—¿Por qué no dicen nada...? ¿Creen que esto puede ser obra de un fantasma?

El sonido tenía un cierto aire siniestro debido al lugar en el que nos encontrábamos, y quizás por ello, Hondou comenzó a temblar.

—Creo que sólo significa que están en una situación en la que ni siquiera pueden pedir ayuda.

—Si ese es el caso, entonces podrían estar en una situación realmente mala.

De cualquier manera, la única manera de saberlo con seguridad era seguir avanzando hacia la fuente del sonido. Contuvimos el impulso de acelerar el paso, eligiendo en su lugar pecar de precavidos e iluminar cuidadosamente el camino mientras seguíamos avanzando hacia las profundidades del bosque.

—Chicos, ¿no creen que el sonido es un poco... peculiar?

Nanase, que iba detrás de mí, señaló lo inusual y fuera de lugar del sonido.

—¿Peculiar? Bueno, ciertamente suena espeluznante. Aunque eso es porque hemos estado atravesando este bosque tan oscuro...

—No, eso no es lo que yo...

—Te refieres a la frecuencia, ¿verdad Nanase?

Miré por encima de mi hombro y le contesté, a lo que ella respondió con un decidido movimiento de cabeza.

—Al principio, pensé que el ruido era simplemente un eco porque venía de lo más profundo del bosque. Pero ahora que estamos más cerca, me he dado cuenta de que no es así. Más bien, estoy bastante segura de que se trata de dos sonidos diferentes.

Una Alerta de Emergencia sólo se activa cuando alguien está en una condición excepcionalmente grave. Por lo tanto, la idea de que se activaran dos al mismo tiempo no era algo que ninguno de nosotros esperara.

Sin embargo, ahora que estábamos tan cerca, estaba claro. El sonido rítmico y claro de dos Alertas de Emergencia sonaba desde lo que parecía ser el mismo lugar y casi al mismo tiempo. Sólo parecía que había un eco debido al hecho de que estaban ligeramente desincronizados.

—Da miedo... ¿Están seguros de que es seguro seguir adelante...?

A medida que el terreno por delante comenzaba a inclinarse gradualmente hacia arriba, Hondou comenzó a expresar aún más preocupaciones. Aunque, dado que nos acercábamos a un lugar donde dos personas habían sido incapacitadas en rápida sucesión, su temor no era irracional.

Pronto, el sonido se hizo tan increíblemente fuerte que parecía que finalmente habíamos llegado a nuestro destino. Nos detuvimos temporalmente y empezamos a peinar la zona con nuestras linternas en busca de la fuente. No mucho después, encontramos la figura de cierto chico desplomado en el suelo.

—¿Ese es... Komiya?

El primero en reconocer la identidad del chico fue Sudou. No estaba equivocado. Efectivamente, era Komiya de la clase 2-B.

—¡O-oye! ¿Qué demonios es esto? ¡Contrólate hombre! ¡Komiya!

Sudou, evidentemente estimulado por los lazos que había forjado como compañero del club de baloncesto, se precipitó hacia el caído Komiya presa del pánico.

—Senpai...

—Sí.

Tal y como habíamos previsto, no era sólo una alerta, sino dos. Una segunda alerta provenía de alguien que yacía a varios metros de donde Komiya se había desplomado. La persona en cuestión era Kinoshita Minori, una compañera de la clase 2-B. Aunque Nanase se mostró momentáneamente desconcertada por la peculiar situación con la que nos habíamos topado, rápidamente corrió al lado de Kinoshita.

Para tratar de entender lo que había sucedido, dejé a Komiya y a Kinoshita con los demás mientras iba a inspeccionar el resto de la zona. Me pesaba el hecho de no poder encontrar ningún rastro del tercer miembro del grupo, Shinohara, ni de ninguna de sus mochilas u otro equipo.

—¡Oye Komiya! ¿Qué pasó con Shinohara?

—Es inútil, no se despierta en absoluto...

Escuché como Sudou e Ike hablaban entre ellos sobre el estado de Komiya. Luego apagaron manualmente las Alertas de Emergencia, devolviendo el bosque a un estado de tranquilo silencio.

—Kinoshita-senpai tampoco recobra la conciencia. Pero, a juzgar por toda la suciedad y arañazos en su camiseta, me temo que...

Cuando las palabras de Nanase se interrumpieron, se giró y miró la empinada ladera del acantilado cercano de varios metros de altura. Tras evaluar el estado de Komiya, Sudou asintió con la cabeza. Les pareció que uno de ellos perdió el equilibrio y cayó por la pendiente, mientras que el otro seguramente fue arrastrado también después de intentar salvarlo.

Me acerqué a la ladera para investigar, y descubrí que había claros indicios de que alguien había caído recientemente por ella. En otras palabras, era seguro asumir que el alguien en cuestión (o los alguien) eran Komiya y Kinoshita.

La visibilidad en esta zona era tan escasa que era muy posible que hubieran perdido el sentido de la orientación. Además, la humedad era alta y el suelo estaba algo húmedo, por lo que era muy probable que resbalaran. Apunté mi luz hacia mis pies. El suelo estaba un poco fangoso en algunos lugares, así que dependiendo de dónde pisara, mis huellas quedarían a la vista.

Al iluminar el camino con mi luz, pude distinguir dos conjuntos distintos de huellas de cuando Sudou y Nanase se habían precipitado hacia donde Komiya y Kinoshita habían terminado después de su caída. Junto a ellas, sin embargo, había débiles rastros de lo que parecía ser un tercer conjunto de huellas difuminadas. Las huellas se acercaban al lugar donde yacían Komiya y Kinoshita, pero volvían bruscamente hacia atrás.

Aunque no estaba exactamente claro si estaban relacionadas, esto significaba que existía la posibilidad de que alguien más hubiera estado aquí recientemente. Se me pasó por la cabeza la idea de que las huellas pudieran pertenecer a Shinohara, pero era difícil imaginar que se fuera sin intentar ayudarles.

Además, aunque hubiera ido a buscar ayuda, se habría apresurado a acercarse a ellos para intentar confirmar su bienestar primero. En vista de ello, comparé el tamaño de las huellas con mis propios zapatos y descubrí que eran más pequeños. Mi talla de zapato es de 26 cm, pero las huellas misteriosas, en cambio, parecían ser entre 1,5 y 2 cm más pequeñas. Aunque no podía descartar por completo la posibilidad de que hubieran sido dejadas por un chico, pero era mucho más probable que hubieran sido hechas por una chica.

De repente, percibí una presencia desconocida al noroeste, mantuve mi luz apuntando al suelo y miré discretamente en su dirección. Sin embargo, el mundo que me rodeaba estaba cubierto por una capa de oscuridad y cubierto de árboles, por lo que no era capaz de ver a nadie allí.

Me pregunté si habría alguna razón para que, fuera quien fuera, se sintiera culpable por no acercarse a nosotros. Al final, opté por ignorar la presencia por el momento y fui a comprobar la zona que rodeaba los pies de Kinoshita.

Supuse que había una pequeña posibilidad de que Kinoshita hubiera caminado por la zona antes de perder el conocimiento. Sin embargo, no encontré ninguna evidencia que sugiriera que había estado caminando en las cercanías.

En cualquier caso, era seguro asumir que las huellas que encontré pertenecían a una tercera persona no identificada. La cara y la ropa de Kinoshita estaban sucias y cubiertas de varios rasguños y arañazos al igual que Komiya, pero no tenía ninguna lesión externa importante que yo pudiera ver.

—Dejando de lado todo lo demás, el problema aquí es qué va a pasar después de que aparezcan los profesores...

Se desconocía el alcance total de sus lesiones, pero estaba claro que no había forma de evitar que fueran revisados por un equipo médico. Si realmente perdieron el conocimiento tras caer por la pendiente, será necesario un examen médico exhaustivo, y su retiro estará prácticamente garantizado. No tendrían tiempo suficiente para despertarse y tratar de disimular lo sucedido con algún tipo de mentira.

Si Shinohara se encontraba en una situación similar en otro lugar, el grupo de Komiya tendría que retirar a las tres personas del examen al mismo tiempo. Y entonces, dado que ninguno de ellos tenía una "Tarjeta Seguro", la expulsión estaría naturalmente justo al doblar la esquina.

—¡Shinohara!

Ike gritó el nombre de Shinohara en las profundidades del bosque poco iluminado. Si ella estaba en la zona, entonces debería haber sido capaz de responderle, o al menos enviar algún tipo de señal.

El hecho de que no lo hiciera significaba que era posible que se hubiera visto envuelta en algún tipo de accidente, al igual que Komiya y Kinoshita. Ike estaba a punto de salir corriendo para intentar encontrarla, pero me apresuré a agarrarlo antes de que pudiera hacerlo.

—Si te adentras en el bosque sin una tableta, sólo conseguirás perderte.

— ¡Eso, ya lo sé, pero de todos modos!

—Entiendo que estés ansioso. Después de todo, es extraño que no responda a pesar de tus gritos.

—S-sí. ¡Por eso tenemos que darnos prisa en encontrarla!

—Sin embargo, si estuviera gravemente herida, lo más probable es que su Alerta de Emergencia se activara como la de Komiya y Kinoshita. ¿Verdad?

Aparte de las dos Alertas de Emergencia de antes, el bosque estaba en absoluto silencio.

—Eso es... eso es... Bueno, no estás equivocado...

—Y ya que Shinohara no parece estar en ningún lugar cercano, podemos asumir que hay una baja probabilidad de que haya sufrido una lesión importante.

—Entonces, ¿dices que podría estar perdida...?

Por supuesto, definitivamente era una posibilidad en este caso.

—¡Uf... guh...!

Mientras todo el mundo estaba desconcertado, incapaz de comprender plenamente la situación en cuestión, Komiya de repente dejó escapar un débil y ahogado gemido.

—¡Komiya! ¿¡Puedes oírme Komiya!?

Sudou lo llamó inmediatamente, y éste pareció responder a ello, agarrándose débilmente al brazo de la chaqueta de Sudou. Al parecer, Komiya había logrado recuperar la conciencia. Una sensación de alivio comenzó a invadirnos, pero cuando Komiya finalmente abrió la boca para hablar, ese alivio se esfumó con la misma rapidez.

—¡Mi pierna... me duele...!

Por lo visto, la pierna derecha de Komiya estaba bien, pero la izquierda era otra cosa. La angustia y la agonía se mostraban en su rostro cada vez que intentaba moverla.

—¡Tu puta pierna hombre...!

A juzgar por la forma en que Sudou temblaba, pude deducir el estado de Komiya sin necesidad de mirar yo mismo. Con el fin de evaluar adecuadamente la situación, Nanase miró de cerca la condición de Kinoshita.

—No es sólo Komiya-senpai, la pierna izquierda de Kinoshita-senpai también está en una terrible condición. En el peor de los casos, puede incluso estar rota.

No sólo se habían caído los dos por la misma pendiente, sino que también se habían lesionado gravemente la pierna izquierda. Podría haber confirmado personalmente el alcance de sus lesiones palpando yo mismo la zona afectada, pero de poco serviría hacerlo en este momento.

—Si tienen contusiones o fracturas óseas serán descalificados, sin hacer preguntas.

El cuarto día del examen ni siquiera había comenzado oficialmente, así que era natural suponer que nadie se había retirado hasta el momento. Por esa misma lógica, era lógico que su descalificación, y la consiguiente expulsión, estuviera prácticamente decidida. Aunque Shinohara estuviera sana y salva, le resultaría difícil acumular un número significativo de puntos sin ayuda. Además, ella misma no se encontraba en ninguna parte. Sea como fuere, tenía que haber algo más de lo que se ve a simple vista...

Es más, todavía había una extraña presencia vigilando desde el noroeste.

Y sin embargo, no hizo ningún movimiento, prefiriendo simplemente mantuvo la distancia. Al principio su presencia era muy tenue, pero a medida que yo seguía haciendo el tonto se iba acentuando. Era como si me estuviera retando a que le prestara atención. En ese momento, Nanase se apartó de repente del lado de Kinoshita y se acercó a mí antes de susurrarme al oído:

—Algo parece un poco raro, ¿no crees?

Sudou y los demás no se habían dado cuenta, pero definitivamente había algo raro en toda esta situación.

—Tienes razón. Puede que se hayan metido en algún tipo de problema.

No sería tan extraño si esto sólo le hubiera ocurrido a una persona, pero el hecho de que ambos estuvieran exactamente en la misma condición era sin duda motivo de preocupación.

—Komiya. ¿Puedes recordar exactamente lo que ocurrió en el momento del accidente?

Si bien podía seguir teorizando por mi cuenta, hacer eso sólo me llevaría hasta cierto punto. Por lo tanto, pensé que sería mejor preguntarle a Komiya directamente. Después de todo, no tendría tiempo de preguntarle una vez que llegaran los miembros de la escuela.

—No lo sé... sucedió de repente. De pronto sentí que algo golpeaba mi pantorrilla y lo siguiente que supe fue que estaba rodando por la pendiente... ¡Agh...!

Su cara se torció de dolor mientras intentaba de nuevo mover la pierna.

—¿Tu pantorrilla fue golpeada por algo?

—¿Quizás? No lo recuerdo muy bien... Lo siento.

Su recuerdo del momento en que se produjo el accidente era vago y borroso, pero no se le podía reprochar eso.

—Kinoshita también se cayó y acabó a tu lado. ¿Sabes algo de lo que le pasó?

—¿Eh...? N-no, no tengo ni idea. ¿Por qué está Kinoshita aquí...? Si no recuerdo mal, cuando pasó nosotros...

A juzgar por la reacción de Komiya, Kinoshita no fue la primera en caer por la pendiente. Así que, como mínimo, podía asumir que Komiya fue quien cayó primero.

—¡Eso es! Satsuki, ¿¡Dónde está Satsuki!? ¿Se cayó ella también!

Soportando el dolor mientras sus recuerdos volvían a inundarle, Komiya gritó el nombre de Shinohara con los dientes apretados. La expresión de Ike se ensombreció cuando escuchó a Komiya llamar a Shinohara por su nombre de pila, pero sabía que no era el momento de enfadarse por algo tan trivial.

—Shinohara está desaparecida. ¿No se estaban moviendo juntos?

Satsuki estaba ¡Agh...!

La pierna izquierda le dolía tanto que le resultaba difícil seguir hablando correctamente.

—No tienes que forzarte.

—N-no, estoy preocupado por Satsuki... Lo siento Sudou, pero ¿puedes ayudarme a sentarme...?

—S-sí. Pero no te excedas.

Con el apoyo de Sudou, Komiya logró incorporarse lentamente.

—¡Komiya, dónde está Shinohara!

Ike gritó una pregunta. Naturalmente, estaba mucho más preocupado por el grupo de Komiya que por el resto. De hecho, su incapacidad para contenerse era tan obvia que Komiya seguro que también tomó nota de ello.

—...No sé... Nosotros... Estábamos tratando de movernos rápidamente...

Komiya continuó con su explicación, con destellos de dolor y angustia que de vez en cuando cruzaban su rostro.

—Entonces, estábamos esperando... a que Satsuki volviera...

—¿Estaban esperando? ¿Qué? ¡No entiendo lo que estás diciendo!

Komiya se esforzaba por dar un contexto adecuado a lo que estaba diciendo, así que sacudió la cabeza un par de veces para intentar concentrar su mente. A continuación, rebuscó lentamente en sus recuerdos mientras trataba de establecer una línea temporal adecuada para nosotros.

—Déjenme empezar por el principio. Teníamos prisa porque ayer nos perdimos las dos últimas zonas designadas. Después de hablarlo anoche, al final decidimos intentar acortar la distancia esta mañana temprano... Todavía estaba bastante oscuro cuando nos pusimos en marcha, así que nos vigilábamos mutuamente mientras viajábamos, pero... en algún momento, Satsuki dijo que necesitaba ir al baño, así que se separó un poco mientras Kinoshita y yo esperábamos a que terminara. Por supuesto, usamos nuestras linternas para no perdernos de vista...

Se había calmado bastante en comparación con la primera vez que se despertó. Aunque estaba cargado de dolor, era evidente lo preocupado que estaba por Shinohara.

Mientras esperábamos a que Satsuki volviera, los dos estuvimos mirando la pendiente de allí y hablando de si podíamos usarla como atajo. Justo cuando pensaba que sería bastante difícil abrirnos paso hacia abajo

—Fue entonces cuando algo te golpeó en la pantorrilla, ¿no?

Habiendo anticipado a dónde iba con esto, Nanase interrumpió, provocando que Komiya asintiera en respuesta.

—Recuerdo que me dolió muchísimo... Pero el dolor no duró mucho porque lo siguiente que supe fue que estaba rodando por la pendiente... Y entonces, cuando volví en mí, Sudou y el resto de ustedes estaban aquí.

Las extremidades humanas no son precisamente invencibles. No es raro que sufran heridas inesperadas en un momento dado. Si Komiya hubiera sido el único implicado en este incidente, entonces sería bastante sencillo concluir que el dolor del impacto le hizo perder el equilibrio y le hizo caer por la pendiente que estaba mirando. Sin embargo, el hecho de que a Kinoshita también le hubiera ocurrido lo mismo hacía pensar que todavía no estaba viendo el panorama completo.

¿Acaso se asustó de repente al ver que Komiya empezaba a desplomarse y acabó cayendo con él cuando intentó ayudarlo...? Sea cual sea la razón, el misterioso par de ojos que nos observaba y el conjunto de huellas no identificadas eran indudablemente motivo de preocupación.

Mientras reflexionaba sobre ello, de repente oí movimiento procedente de la parte superior de la ladera. Todos giramos simultáneamente nuestras linternas en la dirección de la que procedía, pero no se veía a nadie. Podría haber sido sólo un pequeño animal o algo así, dado el débil sonido que se produjo, pero...

—¿Shinohara?

Ike acababa de recuperar la compostura, pero cuando escuchó el sonido, inmediatamente empezó a correr hacia la ladera.

—¡Hey Kanji! ¡Espera! ¡Es peligroso!

Los gritos de su mejor amigo cayeron en oídos sordos, quedando sólo el eco en todo el oscuro bosque.

—¡Senpai, es demasiado peligroso dejar que Ike-senpai se vaya solo!

—Lo sé. Dejaré la tableta contigo. Espera aquí hasta que volvamos.

Tuve la tentación de ir rápidamente a correr tras él, pero Ike tenía la vista puesta en escalar lo que básicamente equivalía a la cara de un acantilado. Un ligero retraso no sería tanto problema.

—¿Pero no tendrás problemas si te pierdes sin la tableta, Senpai?

—Sólo me estorbará para subir la pendiente.

Además, subir la pendiente con la tableta no era el único riesgo en juego. En el improbable caso de que ocurriera algo, lo más arriesgado sería que se me cayera la tableta y la perdiera por completo. Dejándosela a Nanase, tampoco sería imposible que viniera a buscarnos si nos perdiéramos o algo saliera mal. Una vez que Nanase cogió la tableta, fui inmediatamente tras Ike.

Ike subía ansiosamente hacia la fuente del sonido, pero sus movimientos eran peligrosos. Cuando por fin lo alcancé, decidí mostrarle un camino adecuado para subir la pendiente. Estaba claro como el agua que presentaría batalla si intentaba que volviera conmigo.

—¿A-Ayanokouji?

Al principio debió pensar que vine a detenerlo, ya que se sorprendió cuando subí rápidamente junto a él. Como resultado, esta sorpresa le hizo entrar en pánico e intentar lo que pudiera para alcanzarme. Y a su vez, el pánico dio lugar a la negligencia. Dejó de prestar atención a sus pisadas y empezó a resbalar por la pendiente.

—¡Ah, ah...!

Rápidamente me agaché y agarré a Ike por el brazo y lo ayudé a volver a subir.

—¿Vas a calmarte y seguirme o no? Si no puedes entonces te llevaré de vuelta a la fuerza.

—... Entendido. Me calmaré y te seguiré así que... por favor no me lleves de regreso...

Contento con su respuesta, asentí con la cabeza y procedí a dirigir el camino hacia la ladera. Aunque la visibilidad seguía siendo escasa, poco a poco el sol empezaba a iluminar el camino que teníamos por delante.

Nos tomamos nuestro tiempo para subir con seguridad, y una vez que llegamos a la cima, nos encontramos con un punto estrecho del que por lo visto se habían caído Komiya y Kinoshita.

Ike estaba con las manos sobre las rodillas mientras trataba de recuperar el aliento, pero sus ojos escudriñaban frenéticamente los alrededores en busca de Shinohara. Yo también eché un vistazo superficial a la zona, pero no había nadie.

—¡Shinohara!

Gritó el nombre de Shinohara con toda la fuerza que pudo reunir, esperando desesperadamente que su voz llegara de alguna manera hasta ella esta vez.

No había muchos caminos seguros, así que no era imposible imaginar que Shinohara se hubiera caído en algún otro punto de la ladera cuando intentaba bajar. En este punto, en el suelo, descubrí tres mochilas diferentes que parecían pertenecer a Komiya, Kinoshita y Shinohara.

Por lo que pude ver, no había ninguna prueba que sugiriera que alguien había rebuscado en ellas sin permiso. Lo más seguro es que los tres hayan decidido dejar sus mochilas aquí hasta que Shinohara volviera del baño. Podía imaginar la escena de Komiya y Kinoshita de pie aquí hablando sobre si debían o no intentar bajar la pendiente.

—¡Maldita sea, tampoco está aquí!

Ike golpeó el suelo con frustración, consternado por la ausencia de respuesta. Pero entonces, en ese mismo momento...

—...¿Ike? ¿Eres tú?

Shinohara se levantó lentamente de entre una espesura de arbustos en la distancia.

—¿Shinohara? ¡¡¡Shinohara!!!

Cuando por fin nos vio a los dos, se acercó corriendo, tropezando con sus propios pies. Luego se lanzó al pecho de Ike, con el cuerpo temblando y lágrimas cayendo por su cara.

—¿Estuviste aquí todo el tiempo?

—S-sí.

—Entonces, ¿por qué no avisaste antes? ¿Tienes idea de lo preocupado que estaba?

—P-porque...

Habiendo recordado algo difícil de asimilar, Shinohara comenzó a temblar todavía más que antes. Con esto, Ike debió entender que ella no se escondía debido a malas intenciones.

—K-Komiya-kun y Kinoshita-san, ¿dónde están?

—Ambos están gravemente heridos al pie de la ladera, ¿qué demonios les pasó?

Si sus compañeros de grupo simplemente hubieran tropezado y caído por la pendiente, entonces Shinohara se habría puesto frenética tratando de bajar y ayudarlos. Sin embargo, como no lo hizo y optó por esconderse entre los arbustos, algo estaba mal. Se puso pálida al oír que estaban gravemente heridos y, después de un momento, abrió sus temblorosos labios.

—No podía moverme... Tenía miedo, mucho miedo... y... vi...

—¿Viste? ¿Qué viste?

—...Komiya-kun y Kinoshita-san... Alguien... Vi a alguien empujarlos...

Según Shinohara, esto no fue sólo un accidente.

—¿Alguien? ¿Quién demonios fue?

—¡No lo sé! ¡Realmente no lo sé! ... ¿Pero por qué, por qué harían algo así?

Ike apretó los dientes con frustración, viendo como Shinohara se derrumbaba en el suelo y rompía a llorar. Esencialmente, había temido que ese "alguien" la encontrara a ella también, por lo que se escondió, poniendo todo su empeño en borrar todo rastro de su presencia y silenciar el sonido de su alrededor.

Siendo así, no es de extrañar que no tratara de acudir inmediatamente a sus amigos ni respondiera a las llamadas de Ike. Aunque no había pruebas concluyentes de que lo que estaba diciendo era cierto, no pensé que Shinohara fuera el tipo de persona que se inventaría una historia así.

Sin embargo, sería muy complicado que "alguien" se hubiera colado detrás de ellos sin que se dieran cuenta. Además, como delatarían su posición si utilizaban una linterna, el autor debió actuar también con un pobre campo de visión.

—¿Recuerdas haber visto a alguien desde anoche? Si hay alguien detrás de esto, convertiría a cualquier grupo que acampe cerca en sospechoso principal.

Decidí redirigir un poco la conversación y le hice una pregunta a Shinohara.

—Creo que después de las 8:30 de anoche... había, um, estudiantes de primer año... Sí... nos cruzamos con un grupo de estudiantes de primer año que acampaban juntos... Nos los cruzamos por ahí —Señaló hacia el norte mientras decía esto.

—¿Sabes los nombres de esos estudiantes de primer año? Cualquier cosa que sepas será de ayuda.

—Lo siento, todavía no conozco a la mayoría de los de primer año. Todo lo que recuerdo es que había tres chicas y un chico.

Si esto era todo lo que sabía, no podía decir que fuera una información muy útil. Pero si esos estudiantes de primer año atacaron a Komiya y Kinoshita como parte de alguna broma, debería ser bastante fácil atrapar al autor.

—Por ahora, volvamos a bajar y reunámonos con Sudou y los demás. No tardarán en llegar los profesores.

—De acuerdo.

Volver a bajar por donde vinimos sería un poco arriesgado tanto para Shinohara como para Ike, así que optamos por dar un pequeño rodeo.

 


PARTE 1

Habían pasado unos cinco minutos desde que Ayanokouji-senpai salió corriendo por la ladera en busca de Ike-senpai. Dejé con suavidad a Kinoshita-senpai, que había estado sosteniendo en mis brazos, en el suelo junto a Komiya-senpai. Después de lo cual, me levanté de nuevo y me quedé mirando en silencio el profundo bosque que había detrás de mí.

—Oye, ¿qué pasa?

Sudou-senpai habló, sospechando de mis acciones. Me sentí mal por no haberle respondido, pero no tenía tiempo de explicarle nada ahora mismo. Estaba claro que alguien intentaba provocarnos.

Había estado vigilando todo este tiempo, y aunque hacía notar su presencia, decidió no acercarse a nosotros. Aunque su presencia era evidente para mí, no era más que una sutil diferencia en el ambiente que la gente común no podría notar.

Pero, ¿cuánto tiempo llevaban allí? Cierto, fue desde que Ayanokouji-senpai salió corriendo por la ladera. Estaba emitiendo continuamente un aura agresiva y exigente que sólo se acentuaba con el tiempo. No sabía cuáles eran exactamente sus motivos o razones para ello, pero eso era irrelevante.

Después de todo, fuera quien fuera, cualquier información que tuviera seguiría siendo valiosa, dadas las circunstancias actuales. Dejé la tableta en el suelo en silencio y me tomé un momento para estabilizar mi respiración.

La presencia era muy consciente de que me había fijado en ella, pero no se movió ni un milímetro. Puede que tuviera confianza en su velocidad, pero yo también la tenía.

—¡Sudou-senpai! Por favor, ¡cuida de ellos hasta que vuelva!

—¿Eh? ¿Qué?

Lo único de lo que pude estar segura, aquí y ahora, fue de que alguien nos estaba observando. Pateé el suelo y comencé a correr con un movimiento fluido, dirigiéndome hacia la dirección de la presencia.

 



Aunque intentara escapar despavorido, debería ser capaz de acortar la distancia cuando se diera la vuelta para correr. Y entonces, si tropezaba con algo, aunque fuera sólo por un segundo, lo atraparía y lo obligaría a responder a mis preguntas.

La distancia entre nosotros era de diez a veinte metros como máximo. A medida que el sol de la mañana seguía saliendo, el bosque empezaba a iluminarse lentamente. Y aunque el terreno era difícil de atravesar, no tardaría en alcanzarlo. Sin embargo...

—¡Tan rápido!

Conseguí agarrarme al puño de su jersey durante una fracción de segundo, pero sus movimientos eran demasiado ágiles. Aprovechando los árboles que los rodeaban, logró liberarse con habilidad sin mostrar ni un pelo de su identidad. Lo perseguí a toda velocidad, pero a pesar de mis esfuerzos, la distancia entre nosotros no dejaba de aumentar.

—¡Maldita sea!

En términos de velocidad y resistencia, los dos parecíamos estar igualados. Sin embargo, por la forma en que se movía sin esfuerzo por el bosque mientras corría, su conocimiento del terreno era evidentemente muy superior al mío.

¿Cómo podía hacerlo? Aunque mi conocimiento de la zona era sin duda inferior, me esforcé por superarlo.

"¡Por favor, espera! Sólo quiero hablar contigo".

Grité mientras seguíamos adentrándonos en las profundidades del bosque, pero la persona a la que perseguía no mostraba señales de detenerse. Tampoco es que no hubiera oído mis gritos. No, optó por ignorarlos. En ese caso, sólo me quedaba una conclusión: Que la persona a la que perseguía indudablemente tenía algo que ocultar.

—La razón por la que esos dos están tan malheridos es por algo que tú hiciste, ¿no es así?

En ese momento, decidí cambiar de estrategia. Grité una dura acusación, buscando hacerlo vacilar. Que cometiera algún tipo de error. Al fin y al cabo, si conseguía que se equivocara antes que yo, podría recortar la distancia en un instante. Aunque me equivocara en cuanto a su participación en lo sucedido, mientras pudiera hacerle tropezar o caer, nada más importaría.

Sin embargo, en lugar de vacilar, empezó a moverse todavía más rápido que antes. Confiaba plenamente en mi entrenamiento previo y en mi capacidad física, al menos hasta el punto de que no creía que fuera a perder contra nadie en esta escuela.

Sin embargo, la distancia entre nosotros no hacía más que aumentar. De vez en cuando, conseguía recuperar el terreno perdido, pero eso nunca duraba mucho. Estaba claro que sólo estaba jugando conmigo, mostrándome lo superior que era en realidad.

Se burlaba de mí; casi me susurraba al oído las palabras "atrápame si puedes". Pero, aun así, no tenía intención de rendirme hasta el fatídico final. Si no podía ganar en un concurso de velocidad... entonces ganaría en una batalla de resistencia. Durante menos de un segundo, un rayo de luz atravesó el dosel de arriba y logré ver el cabello de mi oponente balanceándose con el viento mientras corría.

—¡¿Qué, tú?!

El color y el estilo distintivo, casi característico, de su pelo se me grabó en el fondo de los ojos. También sabía exactamente dónde lo había visto antes.

—¡Maldita sea...!

Al poco tiempo, mi pie se enganchó en la raíz de un árbol, lo que supuso un final abrupto y poco satisfactorio a la persecución.

—¡Haa, Haaaa...!

Me distraje, sorprendida por una revelación que nunca me imaginé. El cansancio y el agotamiento que acumulé se abalanzaron sobre mí de golpe, y mi respiración no tardó en volverse errática.

—¡Haaa, Haaa...! Haaa, Haaa...!

Para calmar los incesantes latidos de mi corazón, cerré los ojos y me concentré en controlar mi descontrolada respiración. Aunque no pude verlo bien, no me quedó ninguna duda.

—No me digas... ¿Emjujó… a Komiya-senpai y a Kinoshita-senpai...? Pero, ¿por qué...?

Mi mirada siguió vagando durante un rato, como si buscara la espalda de la persona que desapareció en las profundidades del bosque.


 

PARTE 2

Guie a Shinohara y a Ike por un rodeo que duró unos quince minutos en total. Cuando por fin encontramos un camino seguro para bajar la pendiente, nos encontramos por casualidad con Nanase que caminaba sola.

—¿Por qué estás aquí Nanase?

Sudou y los demás debían estar todavía a bastante distancia de aquí.

—Eso Uhm, ya no era capaz de verlos a ti y a Ike-senpai así que decidí venir a buscarlos...

Respondió Nanase, y aunque su respiración era tranquila, su frente estaba cubierta de sudor. Daba la impresión de que tenía bastante prisa por venir a buscarnos, sin embargo, sus ojos miraban hacia otro lado.

—¿Estás buscando algo?

—No, por favor, no te preocupes.

Se negó a dar más detalles, manteniendo la mirada fija en una dirección concreta mientras observaba con expresión rígida. Entonces, como si se hubiera encendido un interruptor, se giró y miró hacia Shinohara e Ike, que venían detrás de mí.

—Me alegro de que hayan conseguido encontrar a Shinohara-senpai sana y salva.

Al ver a Shinohara caminando junto a Ike, dejó escapar un auténtico suspiro de alivio. Yo había estado caminando por delante hasta ahora, así que esperamos hasta que Ike y Shinohara nos alcanzaron.

—Sudou-senpai y los demás están por aquí.

Como la más familiarizada con la ruta de vuelta, Nanase tomó las riendas y dirigió el camino. Mientras tanto, decidí contarle a Nanase lo que Shinohara nos dijo anteriormente.

En particular, le dije que Shinohara vio a alguien empujar a Komiya y Kinoshita por la pendiente, pero que no sabía si el autor era un chico o una chica.

También hablé de cómo contuvo la respiración y se escondió por miedo a ser descubierta. Y luego, compartí un dato más de información potencialmente vital.

—Shinohara y sus amigos se cruzaron anoche con un grupo de primer año.

—¿Primer año, dices?

—Posiblemente acamparon en algún lugar cercano. Pero, sólo dijo que se cruzaron, así que no podemos decir que sean los culpables.

—Eso es cierto. Sin embargo, me pregunto quiénes son los estudiantes de primer año en cuestión. Si lo supiéramos, podríamos indagar en busca de información o al menos encontrar algunas pistas.

Aunque estuvieran en algún lugar cercano, será difícil encontrarlos en este denso bosque. La cosa cambiaría si permanecieran en el mismo lugar durante mucho tiempo, pero lo más probable es que estuvieran en constante movimiento, dirigiéndose a su próximo destino. De hecho, es posible que ahora mismo se dirijan en dirección contraria.

En cualquier caso, me molestaba que los estudiantes de primer año estuvieran involucrados en esto. Después de todo, si uno de ellos fuera el estudiante de la Habitación Blanca, habrían sido capaces de hacer la hazaña sin siquiera pestañear. Nanase permaneció en silencio durante un rato antes de abrir la boca.

—Senpai. Si... realmente había alguien ahí fuera dispuesto a causar una herida tan grave, ¿no es extraño que Komiya-senpai no se diera cuenta de la presencia de alguien?

—Sí. Normalmente, uno sabría si hay alguien allí o no.

Sin duda, Komiya habría dicho algo si recordara haber visto a alguien, incluso si hubiera sido un estudiante del que no supiera el nombre. Sin embargo, su recuerdo del incidente era vago, y por lo visto, puede que no hayan sido atacados de ningún modo.

¿Fue de verdad un simple accidente? O bien, ¿alguien realmente había logrado llevar a cabo este ataque sin ser notado? Suponiendo que estuviera más oscuro cuando ocurrió, lo lógico sería que el autor tuviera algún tipo de luz.

—Si fueras tú, Ayanokouji-senpai, ¿serías capaz de hacerlo sin que ellos dos se dieran cuenta?

—¿Yo? No seas irracional.

Aunque evadí la pregunta, no sería imposible si me lo propongo. En su anterior testimonio, Komiya dijo que todo comenzó cuando algo golpeó repentinamente su pantorrilla.

De la misma manera, yo me acercaría silenciosamente por detrás y le daría una patada en la pantorrilla como golpe principal. Al mismo tiempo, lo lanzaría a la ladera, con la cara deformada por el dolor. Ni siquiera le daría tiempo a mirarme.

—En cuanto a mí... Si atacara a Komiya-senpai y a Kinoshita-senpai... no creo que fuera imposible. Bueno, dependiendo del momento. Aunque, por supuesto, seguiría siendo bastante difícil.

Ella expresó su conclusión. En lugar de afirmar que Shinohara lo había imaginado, Nanase se mostró de acuerdo con la idea de que alguien los había agredido. Pero, aunque hubiera un culpable, su motivo era desconocido.

¿Estaban enviando indirectamente una advertencia? No, los riesgos serían demasiado grandes si ese fuera el caso. O tal vez... quisieron enfatizar que no tenían miedo de asumir riesgos, por muy grandes que fueran.

También era posible que se hubiera producido algún giro imprevisto de los acontecimientos y no tuvieran más remedio que actuar. Pero, tal como están las cosas, ninguna de estas teorías resultó muy convincente. Después de todo, es muy posible que el culpable no sea el estudiante de la Habitación Blanca. Es más, podría no existir un culpable en absoluto.

—No obstante, no está claro por qué fueron atacados.

Inevitablemente, Nanase llegó a la misma conclusión que yo. El motivo del ataque. La parte más desconcertante de toda la situación. Al poco tiempo, nos dirigimos de nuevo hacia Sudou y los demás, pero nada había cambiado desde que nos fuimos.

—Ahora sólo es cuestión de cuándo llegarán los profesores.

Ya había pasado media hora desde que sonó la Alerta de Emergencia por primera vez, pero todavía no había rastro de ellos por ninguna parte. Estábamos en la esquina noreste de la isla, así que les llevaría un tiempo considerable llegar hasta aquí, aunque utilizaran un barco o un helicóptero.

—Uhm~... ¿Pasó algo aquí?

Justo cuando la situación empezaba a estancarse, un grupo de varios estudiantes apareció desde el interior del bosque y nos llamó. Nanase y yo intercambiamos brevemente miradas. Los estudiantes en cuestión eran un grupo de primer año: Mitsui Ayumi de la clase 1-A, Dougami Mitsuko de la clase 1-B, Tsubaki Sakurako de la clase 1-C, y Makita Takashige de la clase 1-D. En total, había tres chicas y un chico, una combinación que coincidía con el testimonio de Shinohara de hace un rato.

Como alguien que también había escuchado el testimonio de Shinohara, Ike los miró a los cuatro con una pizca de recelo en sus ojos.

—Se ha producido un pequeño problema. Estos dos se cayeron por la pendiente y se lesionaron bastante.

Al oír esto, los de primer año intercambiaron miradas por un momento.

—Estábamos acampando cerca cuando escuchamos una alerta y lo que parecía un grito de alguien... Optamos por esperar un poco a que se hiciera más claro antes de venir a comprobar qué es lo que pasó, por si acaso.

El sonido de la alerta había sido increíblemente penetrante, así que era lógico que lo escucharan si estaban en la zona.

—De todos modos, ¿puedo preguntar si los heridos están bien?

Dougami, la chica que actuaba como única portavoz del grupo, se veía bastante alarmada, al igual que Makita y Mitsui.

Tsubaki, en cambio, estaba perfectamente tranquila. A pesar de estar rodeada de alumnos de cursos superiores, dos de los cuales estaban gravemente heridos, no se mostró para nada alterada.

—No parecen estar bien, pero es difícil para cualquiera de nosotros asegurarlo. En este momento, sólo estamos esperando que lleguen los profesores.

Así pasaron otros treinta minutos. Y entonces, alrededor de una hora después de que la Alerta de Emergencia sonara por primera vez, los funcionarios de la escuela finalmente llegaron.

Los primeros en llegar fueron Sakagami-sensei, el profesor de la clase 2-B, y nuestra profesora, Chabashira-sensei. Además, había tres adultos que parecían ser personal médico, para un total de cinco personas.

—Vayamos al grano y escuchemos lo que pasó aquí, ¿de acuerdo?

Sakagami-sensei habló mientras se acercaba a Komiya, que estaba sentado, y a Kinoshita, que seguía inconsciente a su lado. Todos empezaron a reunirse a su alrededor, como si se sintieran atraídos por la posibilidad de comprobar la escena del crimen. Al ver esto, me distancié del grupo y me acerqué a Chabashira-sensei, que miraba en mi dirección.

—A partir de una observación superficial, es difícil que Komiya y Kinoshita continúen con el examen.

—Sí. Su abandono es prácticamente inevitable.

Su expresión era pesada, lo cual era de esperar dado que el grupo de Komiya incluía a un estudiante de su clase.

—¿Fue un simple accidente?

—Bueno... imagino que lo averiguaremos pronto.

Tras comprobar que el tratamiento estaba en marcha, Sakagami-sensei se dirigió al miembro ileso del grupo, Shinohara, y le indicó que se explicara. Sin embargo, Shinohara miró el estado de sus amigos y se echó a llorar de nuevo.

—Llorar no nos va a llevar a ninguna parte, espero que lo sepas.

Sakagami-sensei la reprendió en tono estricto, lo que hizo que Ike se adelantara para protegerla.

—Uhm, ¿está bien si lo explico? Shinohara me contó lo que pasó.

Al parecer, quería explicar la situación a Sakagami-sensei en nombre de Shinohara.

—...Bueno, supongo que está bien. Adelante, habla.

—Shinohara dijo que fueron empujados por la pendiente.

Miré la pendiente en cuestión mientras Ike repetía lo que Shinohara le dijo antes, pero de repente, su explicación parecía difícil de creer.

—¿Empujados? ...Qué inquietante.

—Así que no tendrán que retirarse por eso, ¿verdad? Es cierto, ¿no?

—Si esa es la verdad, entonces sí, por supuesto que no.

—¿Qué quiere decir con 'si esa es la verdad'? La misma Shinohara lo dijo.

—Entonces, supongo que debe tener algún tipo de prueba que lo respalde, ¿no?

Ante la respuesta de Sakagami-sensei, tanto Shinohara como Ike se quedaron momentáneamente sin palabras, sin saber qué decir.

—¡Usted dice eso, pero no estamos en la escuela! No hay cámaras de vigilancia ni nada por el estilo.

—Aunque, si los empujaron, uno de ellos debió ver al menos la cara del culpable.

—¡Eso es!

—Entonces, ¿qué te parece, Shinohara-san? No puedes seguir llorando, así que ¿qué tal si nos das una respuesta?

La única prueba disponible por el momento era el testimonio personal de Shinohara como miembro del mismo grupo. Aunque podría intentar mencionar el misterioso conjunto de huellas que identifiqué antes, el suelo de toda la zona cercana hacía tiempo que fue pisoteado por un número considerable de personas. Aunque las mencionara, no conseguiría nada.

—Estaba oscuro...

—¿Oscuro? ¿Tan oscuro que no pudiste ver la cara del culpable?

En respuesta, Shinohara asintió varias veces, sin embargo Sakagami-sensei simplemente dejó escapar un profundo suspiro.

—Entonces, ¿estaba oscuro hasta el punto de que no podías ver su cara, y sin embargo fuiste capaz de ver cómo los empujaban sin problemas...? Me duele decir esto, pero es una historia terriblemente conveniente la que inventas, ¿no es así?

Con eso, Sakagami-sensei comenzó a presionar a Shinohara para que confesara mientras ella rompía a llorar una vez más. Estaba llorando hasta la incoherencia, así que se limitó a asentir con la cabeza, intentando lo que podía para afirmar que estaba diciendo la verdad.

—¡Shinohara nunca mentiría!

—Eres su compañero de clase. Es natural que digas eso.

—¿Está diciendo que no le cree?

—Si está diciendo la verdad, entonces esto es un asunto bastante serio. Sin embargo, este testimonio por sí solo no es suficiente.

—¡Cómo puede! Entonces, ¿qué va a pasar con Komiya y Kinoshita?

—No importa cómo se desarrollen las cosas, yo diría que su única opción real es la retirada. Como su profesor titular, tampoco puedo decir que me alegre de que se retiren del examen, pero por el aspecto de sus piernas, les será imposible continuar.

No es que Sakagami-sensei estuviera tratando de ser cruel o algo así. Sólo estaba siendo objetivo.

El daño que se había hecho a sus piernas era lo suficientemente grave como para que no se recuperaran en un día o dos.

—Dada la situación actual, no tenemos más remedio que concluir que Shinohara-san está mintiendo para ocultar las lesiones causadas por este accidente.

—¡Me está tomando el pelo! ¿Quién en su sano juicio se creería esa mierda?

Ike contraatacó apasionadamente, aferrándose a los hombros de Shinohara mientras ella lloraba, pero la respuesta que obtuvo fue excesivamente fría.

 


—Pasaré por alto este arrebato tuyo por esta vez. ¿Está claro?

—¡Tsk...!

Al darse cuenta de que estaba hablando demasiado con un profesor, Ike se mordió el labio. Juntos, Shinohara e Ike estuvieron alegando desesperadamente su caso durante un tiempo, y sin embargo, había algo peculiar en la forma en que Sakagami-sensei les respondió.

—Parece que ustedes ya tenían mucho de esto resuelto antes de llegar aquí, Chabashira-sensei.

Le expresé mis pensamientos a Chabashira-sensei mientras estábamos uno al lado del otro, a lo que ella asintió en silencio.

—Confiamos en las señales de GPS de Komiya y Kinoshita para llegar aquí. La alerta de emergencia de Komiya se activó a las 4:56:24, mientras que la de Kinoshita lo hizo siete segundos después. La otra señal que había en la zona cercana en ese intervalo de tiempo era la de Shinohara y sólo la de Shinohara.

Respondió Chabashira-sensei, con los ojos concentrados en una tableta que tenía en la mano. Era tal y como esperaba. Eso significaba que Sakagami-sensei también tenía esa misma información.

Si en la zona se hubiese encontrado una sola señal de GPS dudosa, entonces sí que habría habido lugar para la sospecha. Sin embargo, la información obtenida del GPS iba en contra de la idea de que hubiera un culpable. En cuyo caso, la única conclusión lógica que podían sacar los responsables de la escuela era que Shinohara estaba inventando la existencia de algún desconocido, todo ello con el fin de conseguir una sentencia más leve y proteger a sus compañeros de grupo de su retirada.

—Los primeros en llegar al lugar de los hechos después de que saltaran las alertas fueron un grupo de cinco estudiantes, tú incluido. El siguiente en llegar fue un grupo de cuatro estudiantes de primer año. Nosotros fuimos los últimos en llegar.

Según los registros, nadie más había entrado en contacto con el grupo de Komiya antes que nosotros.

Hasta cierto punto debería ser seguro confiar en esta información. Entonces... ¿es posible que el culpable no fuera un estudiante? Los profesores y el personal del examen no tenían que llevar reloj, así que no tendrían señal de GPS.

No ese no debería ser el caso, ¿verdad? Tenía una hipótesis en marcha, pero todavía había muchos puntos que no terminaban de cuadrar, como el hecho de que a los profesores parecía escapárseles algo.

—Chabashira-sensei. Volverá a la zona de salida con Komiya y Kinoshita después de esto, ¿verdad?

—Sí. Haremos un examen más detallado de sus heridas en el barco.

—Hay algo que me gustaría que investigara mientras está en ello. Discretamente.

Entonces bajé la voz y le susurré algo al oído. Aunque le sorprendió un poco mi petición, asintió con la cabeza. Sin embargo, había un asunto más urgente en este momento. Con la retirada de Komiya y Kinoshita prácticamente garantizada, Shinohara tendría que valerse por sí misma. Para ella, sobrevivir sola durante uno o dos días debe parecer imposible, por no hablar de la próxima semana y media.

—¡No puedo... no puedo seguir así...! ¡No hay manera de que pueda hacer esto sola...!

Ike observó cómo Shinohara caía de rodillas, incapaz de encontrar las palabras adecuadas para consolarla. Simplemente se quedó allí, atrapado en un estado perpetuo de incertidumbre sobre qué hacer a continuación. Tampoco fui el único que se dio cuenta de esto. Komiya, a momentos de ser llevado en una camilla por el personal médico, también lo había hecho.

—Ike... ven aquí enseguida.

—¿Qué pasa?

Komiya llamó repentinamente a Ike, haciéndole un gesto para que se pusiera al alcance de la mano. Y entonces, sin importarle la tensión de su cuerpo herido, se lanzó, rodeó el cuello de Ike con su brazo y lo acercó.

—Muéstrame lo hombre que eres.

Después de esas breves palabras, Komiya volvió a tumbarse, prácticamente desplomándose sobre la camilla. Komiya había planeado confesarse a Shinohara durante este examen. Pero parecía que aún no lo había hecho.

Tal vez, por el contrario, Shinohara le había consultado sobre Ike antes de que tuviera la oportunidad de dar a conocer sus sentimientos. De ser así, Komiya sería consciente de lo mucho que Shinohara se preocupaba por Ike. Con esas breves palabras, le había confiado a Shinohara, la chica que había jurado proteger con sus propias manos, a Ike, su rival en el amor.

—Eso tiene que ser duro...

Comentó Sudou mientras todos veíamos cómo los médicos se llevaban a Komiya. Daba la impresión de que, después de ser testigo de lo que acababa de ocurrir, Sudou se había dado cuenta de lo duro que debía ser para Komiya.

Mis compañeros de clase no eran los únicos que avanzaban en el viaje hacia la edad adulta. Día a día, Komiya también estaba creciendo, al igual que Sudou. Tras un breve periodo de silencio, Nanase se dirigió a Shinohara, proponiéndole una idea para ayudar a superar la dura situación en la que se había metido.

—Es posible aligerar la carga acuartelándose cerca de la zona de salida. Aunque no podrás ganar puntos por llegar a las zonas designadas, debería ser más que suficiente para ayudarte a evitar el retiro.

De hecho, ésta era con toda certeza la mejor estrategia de la que disponía Shinohara. En lo que quedaba de las dos semanas que teníamos en la isla, tendría que depositar sus esperanzas en que otros grupos fueran eliminados.

Por supuesto, si ningún otro grupo se retiraba, entonces Shinohara no tendría forma de escapar a la expulsión. Chabashira-sensei, habiendo escuchado la sugerencia de Nanase, también intervino.

—Shinohara. No quiero que parezca que espero que te expulsen, pero... ¿cuál es tu plan? Será difícil continuar con el examen tú sola.

—Lo sé...

—Entonces, como dijo Nanase, al menos puedes volver al puerto y aguantar hasta el final del examen. Tampoco es que te resulte imposible conseguir las Tareas que aparezcan en la zona cercana.

Su propuesta era sin duda cruel, pero era la mejor opción que podía tomar Shinohara ahora que estaba sola. Si intentaba continuar con el examen sola, lo más probable es que acabara agotándose en algún momento. Y una vez que se quedara sin resistencia y sin provisiones, se vería obligada a retirarse.

Sin embargo, si cambiara su enfoque del examen en su conjunto, podría resistir en el puerto y, potencialmente, incluso obtener ayuda de los grupos que pasaran por allí. De este modo, podría sobrevivir hasta el final.

En definitiva, era una alternativa mucho mejor que la que tenía ante sí: la expulsión. Secándose las lágrimas, Shinohara asintió lentamente con la cabeza. Al ver eso, Chabashira-sensei le dijo una última cosa.

—Espero que, de alguna manera, seas capaz de llegar a la zona de salida por tu cuenta.

—Sí... Entendido.

Como la escuela no podía proporcionar ninguna ayuda, Shinohara tendría que llegar al puerto por sí misma. Después de que los estudiantes de primer año y Sakagami-sensei se fueron, Shinohara fue a recoger su mochila, pero Ike se apresuró a agarrar su muñeca.

—...¿Qué?

—¡No me vengas con eso...! ¿De verdad vas a volver a la zona de salida y esperar allí?

—¿Qué otra opción tengo? Komiya-kun y Kinoshita-san ya no están aquí... Es absolutamente imposible que pueda aprobar este examen especial yo sola.

—Pero, pero como

—De todas formas me van a expulsar, ¡así que déjame en paz!

Apartó el brazo de un tirón, soltándose del agarre de Ike, e inmediatamente se giró para marcharse.

—...

Ike se quedó congelado, con los dientes apretados en silencio. El Ike del pasado no tendría la fuerza necesaria para seguir avanzando, para seguir intentándolo. Pero las palabras de Komiya le dieron el empujón que necesitaba para dar el siguiente paso.

—¡Yo... haré algo al respecto!

Gritó tras Shinohara, observando impotente cómo empezaba a cerrarse del mundo que la rodeaba.

—Basta ya. Es imposible. Absolutamente imposible.

Shinohara se limitó a seguir caminando sin siquiera considerar las protestas de Ike.

—¡No es imposible!

Incapaz de quedarse mirando cómo se marchaba, Ike corrió tras ella y la agarró de la muñeca por segunda vez.

—¡Déjame ir...!

—¡No lo haré! ¿Crees que voy a dejar que te expulsen por algo así?

—¿Por qué no? ¡Esto no tiene nada que ver contigo Ike! Conmigo fuera del camino, habrá menos posibilidades de que tu grupo sea expulsado... ¡Deberías estar contento!

—¿Contento? ¿Qué clase de mierda estás diciendo? ¡No hay manera de que sea feliz!

—¿Eh...?

—¡Quiero decir que perderemos un montón de puntos de la clase si te expulsan! Yo... ya sabes, ¡tengo que evitar que eso ocurra! Por eso te voy a ayudar, para asegurarme.

—Bueno, eso es cierto, pero... ¿Qué harás si tu grupo se hunde hasta el fondo porque me estás ayudando? Por no hablar de que sólo acabará creando problemas a Sudou-kun y Hondou-kun.

—Eso

—Ike, nunca piensas bien las cosas, ¿verdad? Si sigues así, tarde o temprano conseguirás que te expulsen.

Shinohara esbozó una sonrisa algo exasperada y se deshizo ligeramente de la mano de Ike.

—De todos modos, no voy a rendirme hasta el final, así que tú también deberías hacer lo posible, Ike.

Ella rechazó con tacto su oferta antes de darse la vuelta por lo que parecía ser la última vez.

—¡Espera...!

La actitud confiada de Ike hasta entonces desapareció sin dejar rastro. No había nada más que pudiera hacer para evitar que Shinohara se fuera.

—Kanji.

Al ver esto, Sudou llamó a Ike con una sonrisa intrépida en su rostro. Se golpeó el pecho dos veces, animando sin palabras a su amigo a perseverar. Ante esto, Ike intentó dar un paso adelante una vez más, impulsado por el apoyo de su mejor amigo.

—¡Espera...! ¡Espera Shinohara...! Yo, yo sólo... entonces... este...

Intentó desesperadamente exprimir las palabras correctas, pero simplemente no pudo encontrar la fuerza. Estaban ahí, en la punta de la lengua, pero no salían. Necesitaba un último empujón. Esta era la recta final. Pero ni yo, ni Sudou, ni Nanase seríamos capaces de decir las palabras por él. La única persona que podía hacerlo era el mismo Ike.

No tenía más remedio que reprimir el miedo dentro de su corazón y dar el último paso hacia adelante él solo.

—¡Espera, dije que esperaras!

—Dios mío, me asustaste. Ya te escuché, cielos... ¿Todavía hay algo que quieras de mí?

—¡Hay! ¡Hay todo tipo de cosas! ¡Realmente no quiero que te expulsen! ¡Por eso voy a salvarte te guste o no!

Las palabras que eligió... no eran elegantes ni hermosas como una confesión de amor. Pero aun así, encarnaban la forma de hacer las cosas de Ike, ya que estaban repletas de cada gramo de emoción que podía reunir.

—¡Bien! Si así es como Kanji quiere hacerlo, ¡discutiremos los planes de batalla, Ryotaro!

—¡Entendido!

Sudou y Hondou dieron la vuelta y se colocaron detrás de Ike, apoyando plenamente su decisión de ayudar a Shinohara. Le hicieron un gesto a ella, haciéndole señas para que se uniera a ellos.

—¿Eh...? ¿Qué...? ¿Son ustedes estúpidos? Aunque no deberían perder su tiempo con alguien como yo, ustedes...

Sin estar dispuesto a esperar a una Shinohara que tal vez ni siquiera viniera, Ike corrió hacia ella y la agarró de la muñeca por tercera y última vez. Estaba ardiendo con un nivel de determinación que parecía gritar al mundo que no volvería a soltarla. Al ver esto, incluso la habitualmente indiferente Chabashira-sensei esbozó una ligera sonrisa.

Debió ser suficiente para hacerla sentir que Shinohara estaría en buenas manos, ya que luego desapareció en el bosque, dirigiéndose en la misma dirección que Sakagami-sensei y el equipo médico. No obstante, no era momento para el optimismo ciego. Después de todo, salvar a Shinohara desde luego no sería fácil.

—Para garantizar que se salve Shinohara, tendrá que unirse a un grupo con al menos tres plazas para miembros extra del grupo.

Una vez que los cuatro se reunieron, hablé.

Era difícil decir si Sudou y su grupo serían capaces de ganar los derechos de esas tres plazas por su cuenta.

—Lo más realista sería intentar pedir ayuda a gente de la misma clase, ¿no?

—No creo que haya exactamente nada malo en ello, pero por lo que recuerdo de las reglas del examen, es imposible averiguar qué grupos se han ganado el derecho a aumentar su tamaño máximo. También me imagino que será difícil encontrar un grupo dispuesto a acoger a Shinohara-senpai cuando dos miembros de su grupo ya se han retirado. Además, como la pérdida de puntos es un efecto secundario directo del proceso de fusión, toda la idea está plagada de numerosos riesgos. Por eso, en lugar de esforzarse por formar otro grupo, puede ser más realista para ella dar prioridad a la acumulación de puntos. Creo que debería ir sumando puntos en las áreas designadas y utilizar el tiempo que le sobre para realizar las Tareas.

Nanase estaba recomendando que Shinohara renunciara a fusionarse con otro grupo y se centrara en acumular puntos de forma independiente.

—¿Pero no sería mejor asumir que no habrá ninguna tarea que pueda ganar ella sola? Tendría que confiar en la suerte o en una extraña coincidencia en la que no hubiera suficientes participantes o algo así.

—¿Realmente no hay manera de que ella entre en un grupo fácilmente, Ayanokouji?

En medio de su conversación, Sudou se giró de repente hacia mí, buscando si tenía alguna idea.

—No es que sea imposible. Hay una idea que se me ocurre que tiene una alta probabilidad de funcionar.

—¿De verdad? ¿De qué se trata?

Consideré por un momento si debía o no compartirlo con ellos, pero finalmente decidí que no. Si les contaba mi plan ahora, nacería una pizca de esperanza en medio de su desesperación. Pero al mismo tiempo, debilitaría su decisión de salvar a Shinohara, así que era difícil decir que valdría la pena.

Era importante que Ike y los demás mantuvieran una fuerte mentalidad competitiva hasta el final del examen. Por no hablar de que había que hacer varias cosas para llevar a cabo el plan. Comencé a caminar hacia donde se encontraba el equipaje y le indiqué a Nanase que se preparara para salir también.

—¿O-oi, Ayanokouji? ¿Cuál es ese plan tuyo?

—Lo único que puedes hacer en este momento es que Ike tome la delantera en la protección de Shinohara y se concentre en ganar la mayor cantidad de puntos posible. Aparte de eso, deberían intentar participar en las tareas que aumentan el número máximo de personas permitidas en tu grupo si tienen la oportunidad.

—¿Qué vas a hacer?

—Voy a preparar una especie de plan de contingencia por si algo sale mal.

Por esa misma razón, simplemente no tenía tiempo para quedarme aquí y perder el tiempo con Ike y los demás.

—Pero, como dije antes, no hay manera de garantizar nada. Además, si alguno de nuestros otros compañeros cayera también entre los cinco últimos, entonces... podríamos vernos obligados a tomar una decisión difícil sobre a quién salvar.

Quería asegurarme de que supieran con anterioridad que podríamos tener que renunciar a Shinohara en algún momento. Este examen especial era algo que, mientras se mantuviera que cinco grupos serían sometidos a la pena máxima, inevitablemente habría estudiantes que no podrían ser salvados.

—No lo olvides, Ike.

—... No lo haré.

Unas dos horas y media después de que comenzara todo el calvario, finalmente llegamos de vuelta a nuestro campamento con Shinohara como acompañante. El grupo de Kei, que había estado acampando cerca, ya se había marchado a la siguiente zona designada.

Las mochilas que Komiya y Kinoshita dejaron atrás fueron traídas por Sudou e Ike respectivamente.

—Sudou, cuida de Ike y de los demás. De todos, eres el único capaz de tomar las decisiones más sensatas.

—De acuerdo, déjamelo a mí.

Como la siguiente zona designada ya había sido anunciada, recuperé mi tableta de Nanase mientras terminaba con los arreglos finales.

—Se ve que gastaste mucha energía esta mañana...

—Por favor, no te preocupes. Todavía tengo suficiente para seguir tu ritmo.

A partir de hoy, el cuarto día del examen, se revelarían los diez grupos de mayor y menor rango. Además, es el día en el que las tareas que permiten la creación de grupos grandes se añaden al listado. Si apareciera una de estas Tareas, se alcanzaría el máximo de capacidad en un instante y la competencia resultante sería ciertamente feroz.

Sin embargo, antes de todo eso, primero teníamos que confirmar nuestra próxima zona designada. La zona que nos asignaron fue la G3, lo que significaba que teníamos que ir hacia el noroeste desde nuestra ubicación actual.

Ya llevábamos media hora de retraso, así que era muy poco probable que pudiéramos conseguir la bonificación de Madrugador esta vez. A pesar de que tardaríamos al menos una hora en llegar, decidí saciar mi curiosidad y mirar primero la clasificación actual de los grupos.

Aunque me interesaban los grupos que iban al frente, era mucho más importante comprobar los cinco últimos, ya que eran los que corrían el riesgo de ser expulsados. Interesada también, Nanase miró mi tableta por encima de mi hombro.

Los diez últimos grupos se ordenaron en una tabla de mayor a menor puntuación. La información que se mostraba en la tabla era más detallada de lo esperado, ya que no sólo nos decía los miembros y las puntuaciones de cada grupo, sino que incluso tenía un desglose general de cómo habían obtenido sus puntos.

—Este

De los diez últimos grupos, siete estaban compuestos por alumnos de la clase 3-B y la clase 3-D. El grupo que ocupaba el último lugar era un grupo de tres personas de la clase 3-D con un total general de 21 puntos. 5 de los cuales eran de Tareas y 16 de áreas designadas. Sin embargo, este grupo en particular fue el que tenía a alguien que se retiró por enfermedad el primer día del examen, así que había algo de espacio para la simpatía.

De los tres restantes, había un grupo de segundo año y dos de primer año.

El único grupo de segundo año estaba compuesto por tres de mis compañeros de clase: Akito, Haruka y Airi.

—Parece que algunos de tus compañeros están en una posición peligrosa, Senpai.

Actualmente, ocupaban el noveno puesto desde abajo con un total de 28 puntos, lo que era peor de lo que esperaba. Se requería una cierta cantidad de fuerza y fortaleza para viajar continuamente entre las áreas designadas. Dado que tenían a Airi en su grupo, que tendía a luchar cuando se trataba de resistencia, seguramente les sería difícil ganar bonos de llegada. Mientras tanto, había dos grupos de primer año entre los diez últimos, pero ambos estaban compuestos por dos personas cada uno. Teniendo en cuenta que a los de primer año se les permitía formar grupos de cuatro personas desde el principio, tenía sentido que no hubiera muchos de ellos ocupando los últimos puestos.

—Teniendo en cuenta todo esto, es sorprendente. Pensar que tantos estudiantes de tercer año estarían en el fondo...

Aunque sin duda era inesperado, dudaba que su bajo rendimiento se debiera sólo a la incompetencia. Decidí comprobar los primeros puestos más tarde y, en su lugar, me centré en contarle a Nanase cuál sería nuestro plan para avanzar.

—Para empezar, voy a intentar conseguir la bonificación de llegada en G3. Pero, seguramente me saltaré por un tiempo las áreas designadas que vienen después de eso.

—Entonces, ¿hay algún lugar al que quieras ir, aunque signifique perderte las áreas designadas?

—Sí. Si quieres seguir yendo por ellas, entonces tendremos que separarnos en G3.

—No, no, me quedaré contigo. Mientras Amasawa-san o Housen-kun lleguen a tiempo, mi grupo no se perderá el área... Además, esto tiene que ver con el plan que has pensado para salvar a Shinohara-senpai, ¿verdad?

Tras responder con un ligero asentimiento, nos pusimos en marcha. Una vez que llegáramos a G3, nos dirigiríamos a la zona de salida. Si era posible, quería llegar allí en algún momento de mañana.




ANTERIOR -- PRINCIPAL -- SIGUIENTE





No hay comentarios.:

Publicar un comentario