Youkoso Jitsuryoku Shijou Shugi no Kyoushitsu e Volumen 8 - Capítulo 2

LA NATURALEZA HUMANA PUESTA A PRUEBA

Son poco más de las seis de la mañana. Una ligera melodía resonó por la habitación. Viene de los altavoces instalados en ella, así que ni siquiera hay que pensar en ello para saber que es la señal para que nos levantemos de la cama.

La habitación aún está oscura y no puedo ver la luz del sol entrando desde más allá de la delgada cortina.

— Qué demonios.... silencio.

Fueron las primeras palabras de la mañana de Ishizaki.

Hay estudiantes que no se despertaron ni siquiera después de escuchar ese tono, pero en algunos lugares empiezan a ponerse las gafas, a sentarse erguidos y a despertarse lentamente.

— Seguramente vamos a empezar con lo que sea que esté programado para este período hoy, ¿no?

Escuché a Hashimoto susurrar eso desde arriba de mi cama mientras suspiraba.

— Por ahora, todos deberíamos levantarnos. Si uno de nosotros llega tarde, puede que todos recibamos una sanción.

Keisei lo dijo mientras se ponía su camiseta.

Mientras vivamos en la misma habitación, la corresponsabilidad es algo que no podemos evitar.

— Oye, Kouenji no está aquí.

— Buenos días, caballeros. ¿Estaban a punto de salir a buscarme?

Con un poco de sudor en la frente, Kouenji apareció con una agradable sonrisa en la cara. Parece que se despertó antes que nosotros.

— ¿Al baño? No parece ser así.

— Fufu. Es un buen día y por eso he estado haciendo mi entrenamiento matutino.

— ¿Qué entrenamiento? No se sabe lo que nos espera hoy. No puedo aprobar que te canses inútilmente.


Incluso si Keisei le da una advertencia como esa, no es el tipo de hombre que le escucharía. Por el contrario, dio su réplica con una sonrisa.

— Esto no es nada. A pesar de una sesión de entrenamiento, tengo una resistencia incomparable. Además, si no puedes aprobar este consumo de energía, ¿no crees que debiste avisar al grupo ayer?

— Eso es......porque no esperaba que hubiera algún entrenamiento.

— No, no. Cuando se trata de ti, eso no funciona. Recuerdo que compartí habitación contigo en el crucero. Deberías tener al menos un ligero recuerdo del hecho de que soy el tipo de hombre que nunca se salta el entrenamiento, ¿no es así?

No es posible que olvides algo así. Como si dijera eso, Kouenji pronunció esas palabras.

— Deja de actuar tan arrogantemente todo el tiempo, Kouenji.

No es como si estuviera intentando proteger a Keisei o algo así, pero Ishizaki se paró frente a Kouenji. Desde la elección del líder de nuestro grupo hasta ahora, Kouenji ha estado actuando egoístamente. Es comprensible que el grupo se oponga firmemente a ello. Ya debe estar siendo tratado como un elemento negativo. No hay tiempo para eso.

Lo único que me gustaría evitar es llegar tarde el primer día. Habitualmente sería alguien como Hirata quien tomaría esa decisión y guiaría al grupo.

Sin embargo, viendo que nuestro grupo claramente carece de un líder, eso no sucedió.

— Prométeme aquí mismo que colaborarás.

— ¿Qué quieres decir con la promesa de colaborar? ¿Significa eso que sientes lealtad hacia este grupo improvisado? Difícilmente lo veo de esa manera.

— Yo tampoco quiero cooperar.

Ishizaki mira a su alrededor. La razón principal para eso soy yo y nadie más. Sin querer terminó mirándome fijamente.

— Por la clase A. ¿No te satisface esa razón?

Hashimoto, que bajó a mi lado, terminó recibiendo esa mirada.

— Tch. No es sólo la Clase A, son todos ellos.

Juntándonos a todos así, Ishizaki se volvió una vez más a enfrentar a Kouenji.

— Igual que Pelirrojo-kun, parece que vas por mal camino. Es una sensación agradable sólo mirarte, pero se está volviendo insoportable ahora que tengo que interactuar contigo directamente. En vez de preocuparte por mí, ¿no deberías ir al punto de reunión? Antes de que se revele tu incompetencia.

Kouenji puede ser el único que ha captado bien la situación, pero teniendo en cuenta la coyuntura, es como echar leña al fuego.

Al usar palabras provocadoras como esa, está claro que ha avivado la ira de Ishizaki.

— ¡Bien por mí, bastardo!

Gritó Ishizaki. Y entonces Keisei, que se dio cuenta de ello por los comentarios de Kouenji, miró el reloj y sintió pánico.

— No quedan ni cinco minutos para la asamblea. Por favor, deja la discusión para más tarde.

— No es mi problema. ¡Si llegamos tarde, es su culpa!

Parece que un poco de agua ya no será suficiente para apagar las llamas de la ira de Ishizaki.

Por el contrario, parece que está ganando fuerza. Keisei está vigilando la situación hasta cierto punto y también puede hacer comentarios al respecto.

Sin embargo, no está tomando ninguna medida que tenga en cuenta sus sentimientos.

— Eres una persona de mente simple. Es por eso que has caído a la clase D.

Comentarios que sólo están añadiendo combustible al fuego son lanzados esta vez por Yahiko. En cuanto al resto, los estudiantes de la clase B están manteniendo un perfil bajo y esperando a que toda esta situación se calme.

— Qué desafortunado. No sé si podremos lograrlo con este grupo o no.

A mi lado, Hashimoto suspiró y lamentó la situación.

— Bueno, supongo que no se puede evitar.

Lo dijo Hashimoto. Pensé que seguiría haciendo el papel de observador, pero golpeó la cama de madera con el puño cerrado. Todos los demás estudiantes, excepto Kouenji, reaccionaron a ese sonido.

— Vamos a calmarnos. No voy a decir que es algo malo discutir y pelear, pero este no es el lugar ni el momento para ello, ¿verdad? Por supuesto, si los muebles que estamos usando se dañan, también se convertirá en una cuestión de responsabilidad. Si nuestras caras empiezan a hincharse, es posible que también nos pregunten qué pasó. ¿Cierto?

Creando silencio al hacer un sonido sin usar su voz, Hashimoto dijo lo que había que decir. Ishizaki, que había estado gritando que no era su problema, ahora entiende que este no es el lugar para eso.

— Gafas-kun de allí, ¿cómo te llamas?

— Yukimura.

— Así es, es exactamente como Yukimura-kun dijo. No hay tiempo para esto. Por ahora, aleja tu ira y vamos a la asamblea, ¿de acuerdo? Luego, tomaremos nuestro desayuno y si tu enojo aún no se ha calmado para entonces, eres libre de decidir si quieres o no golpearlo. Eso es lo que significa estar en un grupo, ¿verdad?

— ...¿No estás contento, Kouenji? Puedes vivir un poco más de tiempo.

— Sí, me alegro mucho. Porque resulta que soy pacifista.

A pesar de todo, esto es lo que se espera de la Clase A, supongo. No sé cuál es la posición de Hashimoto en la jerarquía de la clase, pero ha resuelto la situación de forma brillante.

El combate ha sido disputado, pero al menos no llegó tan lejos como una explosión. Mientras llevábamos una bomba con la mecha encendida, salimos de la habitación.

Y así, los estudiantes de todos los años escolares, separados en grupos, se reunieron en una sola aula.

Aproximadamente 40 personas. Se podría decir que es casi como si hubiéramos creado una clase. El primer año extiende el saludo matutino al segundo y tercer año.

No mucho tiempo después, un profesor entró en el aula.

— Estoy a cargo de la clase B de tercer año. Me llamo Onodera. Voy a hacer un pase de lista ahora y luego saldrán a limpiar sus áreas designadas. Después de eso, limpiarán el edificio de la escuela. Esto será rutinario todas las mañanas. Si llueve, quedarán exentos de la limpieza exterior, pero como eso significa que pasarán más tiempo limpiando el edificio de la escuela, no es como si el tiempo para esto fuera a disminuir. Y también, en cuanto a las lecciones de hoy en adelante, no serán los profesores de la escuela los que enseñen, sino individuos que enseñan varios temas. No se olviden de darles la bienvenida y actuar con cortesía.

Después de esa breve explicación, nuestro grupo se dirigió a hacer un poco de limpieza.



PARTE 1

El olor a hierba que venía del tatami se extendió ante nosotros y nos hizo cosquillas en la nariz.

Una habitación que, por alguna razón, me parecía nostálgica se extendía ante mis ojos. El lugar al que nos acompañó el maestro es un área espaciosa que parece un dojo.

Al parecer vamos a completar esta tarea junto con algunos estudiantes de los otros grupos.

— A partir de hoy, aquí es donde se practicará Zazen por la mañana y por la noche.

— Esta será la primera vez que haga Zazen en mi vida.

El profesor lo dijo casualmente desde el otro lado, pero al oír esas palabras, el hombre a cargo de esta tarea se acercó a él.

— ¿Pasa algo?

El profesor, sorprendido por la presión desbordante del silencio, preguntó mientras miraba hacia arriba.

— ¿Es ese dialecto algo con lo que naces? ¿O tal vez está relacionado con tu ciudad natal?

— Ese no es el caso...

— Entonces no eres del período Muromachi ni del período Edo, ¿verdad?

— ¿Eh? Por supuesto que ese no es el caso tampoco...

— Ya veo. Entonces no sé por qué hablas así, pero eso es un demérito para ti. Aprovecha esta oportunidad para arreglar ese ridículo dialecto tuyo y madurar.

— ¿Qué?

— ¿Qué pensará alguien si les hablas así en tu primera reunión? ¿O quizás te gustaría que te lo explicara también desde ese ángulo?

No sé por qué el profesor elige hablar así, pero incluso yo puedo decir que es intencional por su parte.

En la sociedad.... o al menos en un ambiente estricto, seguramente no se le permitirá hablar de esa manera.

No tiene nada que ver con normas u obligaciones, sino que se sitúa en el territorio de la “moral” y de los “modales”. Por supuesto, es posible que te niegues a hacerlo alegando que es una idiosincrasia tuya, pero sólo una minoría de gente podría salirse con la suya.

— Muy bien, escuchen. Ser reconocido, ser conocido, demostrar que eres especial y actuar con indiferencia hacia los demás. Hay mucha gente así. No sólo los jóvenes, sino también los ancianos, de vez en cuando hay gente así.

El hombre a cargo aconseja a todo el grupo en un estricto tono de voz.

— No estoy diciendo que descarten su individualidad por completo ante la sociedad y son libres de expresarse. Pero lo que estoy tratando de decir es que una vez que entran en la sociedad, nunca deben olvidar ser considerados con los sentimientos de los demás. Aquí estaremos impartiendo lecciones que tendrán un efecto en ese tipo de mentalidad. Una de esas lecciones es Zazen. Al mantener sus palabras y sus acciones en ustedes, se integrarán en el todo colectivo y serán absorbidos. Sean considerados con los demás y finalmente piensen en ello. Qué clase de persona son, de qué son capaces.

¿Lo entienden? Como diciendo eso, el hombre a cargo dirigió atentamente su mirada hacia el profesor y luego se fue.

— He sentido miedo... no, necesito tener cuidado.

Puede que no sea capaz de deshacerse de su dialecto de inmediato, pero de ahora en adelante, a través de la práctica repetida de Zazen, el profesor puede ser capaz de reflexionar sobre sí mismo. De por qué se ha metido en este dialecto.

Cada uno de los grupos toma sus asientos y recibimos una explicación sencilla en esta misma sala.

En este lugar, conocido como Zazendo, tenemos que cerrar el puño, ya sea el izquierdo o el derecho, y agarrarlo con la otra mano en todo momento, ya sea que estemos caminando o de pie.

Y tendremos que mantenerlo alrededor de la altura de nuestro plexo solar. Es una postura conocida como Shasyu.

Dependiendo de la escuela de la que estamos hablando, es posible que necesites usar una mano específica para hacer el agarre, pero esas escuelas y las demás probablemente no se aplican aquí.

Entonces recibimos una explicación más sobre Zazen. Ese Zazen no es más que una forma de meditación. Practicar Zazen no se trata de vaciar la cabeza sino de formar una imagen.

Que hay algo conocido como los Diez Toros que actúan como un método a través del cual se visualiza la imagen.

Es una serie de diez ilustraciones que representan el camino hacia la iluminación Zen. Como para mí también es la primera vez practicando Zazen, no lo había experimentado antes.

— Después de sentarse con las piernas cruzadas, coloquen las piernas sobre los muslos. Debido a que el resultado del examen también depende de qué tan bien puedan realizar la posición del loto, asegúrense de hacerlo lo mejor que puedan.

— Oww....... ¿lo dice en serio? Pero no puedo levantar una pierna...

— Si no pueden hacerlo desde el principio, entonces pueden optar por la posición de medio loto que realizan con una pierna.

El hombre a cargo lo demostró él mismo para darnos una muestra de eso. Pude cruzar las piernas sin mucha dificultad, así que opté por la posición de loto.

Por lo que puedo ver, no parece que muchos estudiantes sean capaces de lograrlo. En cuanto a Kouenji, que me ha despertado cierta curiosidad, está cruzando las piernas despreocupadamente para el Zazen.

Una pequeña sonrisa en la cara, parece que se ha adelantado y ha entrado en un estado Zen solo.

Como no parece que haya nada en su postura que valga la pena corregir, el hombre a cargo no le dio mucha importancia al hecho de que siguiera adelante.

— Ese tipo puede hacerlo si se lo propone.

A mi lado, habiendo logrado realizar la posición de loto él mismo, Tokitou susurró eso.

— Parece que no le desagradan este tipo de cosas. Por ahora es un alivio.

— No hay duda de eso.

El hombre al mando es un hombre duro, pero si se trata de Kouenji, no sería extraño que se negara a actuar sin una pizca de miedo en él.

Como los estudiantes entendieron en general, comenzó la hora de Zazen. Ya que se dedicó bastante tiempo a la explicación, la primera sesión se limitó a unos cinco minutos.



PARTE 2

La limpieza y el Zazen se hacen por la mañana y como ya son las 7 en punto, es hora de desayunar. Pero en lugar de la gran cafetería que usamos anoche, nos llevaron afuera.

Allí se ha preparado una amplia y espaciosa zona para comer e incluso hay varias cocinas. Varios grupos ya están allí.

— La escuela ofrecerá la comida para hoy, pero a partir de mañana, siempre que el tiempo esté despejado, tendrán que cocinar sus propias comidas con su grupo. En cuanto a la cantidad y a cómo repartirla, tendrán que discutirlo entre ustedes.

— ¿En serio? Nunca antes he cocinado una comida.

Murmuró Ishizaki pero no hay forma de esquivar esto ya que esa es la regla. Los preparativos para el desayuno continuaron mientras recibíamos instrucciones sobre cómo cocinar a partir de mañana.

El menú del desayuno ya ha sido confirmado y aparentemente se distribuirán manuales sobre cómo cocinarlos. Parece que no tendremos que preocuparnos por no saber qué cocinar.

— Geh, ¿esto es todo....?

El menú es sencillo, un desayuno japonés a base de arroz, sopa y platos principales. Pero los estudiantes con gran apetito lo verán como algo insuficiente.

Para que conste, parece que podemos sustituir esta comida por otra cosa, pero en ese caso tendremos que preparar el sustituto nosotros mismos.

— Gracias a Dios por la experiencia de la isla deshabitada. Comparado con eso, lo tomaría cualquier día.

Como si estuviera en paz, Keisei come el desayuno.

— Si vamos a hacerlo justamente, ¿qué tal si cada año escolar lo intentamos?

En medio del desayuno, un chico de tercer año que parecía un líder se volvió hacia Nagumo e hizo su propuesta para las rotaciones del desayuno.

— Así es. No hay objeciones aquí. Me gustaría empezar con el primer año.

— ¿Qué les parece, primer año? ¿Alguna objeción?

No hay forma de que alguien pueda decir que se opone en una situación como ésta.

Suponiendo que los días restantes tengan el tiempo despejado, el número de veces que necesitaremos cocinar el desayuno es de seis.

El orden en que cocinaremos es diferente, pero eso no es motivo de descontento.

Es algo que no se acepta naturalmente como un kouhai, pero en realidad tampoco es algo que se deba callar y aceptar.

— Entendido. Por favor, vayamos con eso.

Nuestro líder, Keisei, lo aceptó.

— Ya que vamos a hacer el desayuno, ¿a qué hora tenemos que levantarnos mañana?

— ...Por si acaso, deberíamos despertarnos dos horas antes.

Ishizaki rechaza enérgicamente la propuesta de Keisei. Despertarse con dos horas de anticipación significa despertarse a las 4 de la mañana y prepararse para salir.

— Aun así, no tenemos más remedio que hacerlo. Será desastroso si no preparamos el desayuno.

— Entonces háganlo ustedes. Yo estaré durmiendo.

Ishizaki normalmente no tenía mucha autoridad bajo Ryuuen pero aquí en este grupo se ha elevado a la cima de la jerarquía. Es interesante que esté haciendo afirmaciones como esta en el momento en que su posición cambió.

Ser célebre como una de las personas que derrocó a Ryuuen también puede ser una causa de ello. No tengo ganas de enfrentarme a Ishizaki, que siguió actuando altivamente a pesar de saber la verdad. Porque también está el hecho de que por casualidad fue colocado en mi grupo, lo que lo dejó bastante perturbado mentalmente. Cada vez que toma una decisión, no sólo lastima a otras personas, sino también a sí mismo.

Ishizaki y Albert no están hechos para ser líderes o estrategas.

Son más aptos para ser los terceros en el mando y para reunir a los otros estudiantes. De hecho, Ryuuen debería haberles dejado en esa posición.

Keisei y Yahiko también son similares en ese aspecto. No son tan temerarios como Ishizaki, pero en realidad no están hechos para una posición en la que tengan que liderar a otros.

Esperaba que la Clase B participara más activamente, pero han estado inusualmente callados hasta ahora y siguen vigilando. Tal vez les falta iniciativa. Más de lo que esperaba. Con la excepción de estudiantes como Kanzaki o Shibata. En cuyo caso, como sospechaba, Hashimoto es el más adecuado para unir a este grupo.

Posee tanto el prestigio de estar en la clase A como la capacidad de evaluar la situación. Además, el hecho de que sea capaz de tomar decisiones teniendo en cuenta a los demás hasta cierto punto puede ser crucial para este grupo. Sin embargo, no creo que esté dispuesto a liderar el grupo por sí mismo.



PARTE 3

El desayuno sencillo de la mañana, no, saludable, ha terminado y las lecciones comenzaron en serio. Los grupos grandes se reunieron en un salón de clases que es un poco más espacioso que los de la Advanced Nurturing High School.

Me pregunto si está hecho para parecerse a un aula universitaria. En particular, no hay ningún orden en nuestros asientos y somos libres de sentarnos donde queramos, al lado de quien queramos.

Inevitablemente, todos terminaron sentados con sus grupos pequeños del mismo año escolar. Podrías sentarte solo en el rincón del aula si quisieras, pero hacerlo atraería la atención de los otros años escolares y, dependiendo de las circunstancias, podrías incluso recibir una advertencia.

Como los grupos pequeños de segundo y tercer año aún no han llegado, nosotros los de primer año tenemos libertad para elegir nuestros asientos.

— En este caso... ¿sería mejor que nos sentáramos adelante?

— No, nos ahorraremos problemas si esperamos antes de sentarnos. ¿No deberíamos esperar a que los de mayor edad tomen asiento primero y luego sentarnos donde esté libre?

Parece que Keisei no quiere correr el riesgo de ocupar egoístamente los asientos traseros y ser regañado por ello después.

— Será mejor que no te vayas y hagas tus propias cosas, Kouenji. No puedes sentarte donde te plazca.

— Mientras los asientos estén libres, creo que puedo sentarme donde me plazca.

A pesar de decir eso, no mostró ninguna señal de tomar asiento en algún lugar de forma egoísta. Así que después de todo no es el tipo de hombre que ignora todas las reglas.

También suele estar tranquilo en nuestras lecciones diarias. Kouenji probablemente tiene sus propias reglas.

— Parece que tienen problemas, primer año.

Al vernos, uno de los de segundo año nos llamó.

— Si tienen problemas, ¿quieren que les eche una mano?

— No, estamos bien....

Keisei se inclinó un poco en respuesta a la presión de uno de nuestros mayores que ofrecía su ayuda.

— ¿Por qué tengo que ser yo el líder?

Saludar a todos y cada uno de los estudiantes de segundo y tercer año es también una de las cosas que un líder debe hacer. Como resultado de ello, parece estar bajo una inmensa presión.

Si lo dejo así.... podría ser sólo cuestión de tiempo.



PARTE 4

Las clases de educación física se imparten por la tarde, o mejor dicho, debería decir que el acondicionamiento físico básico tiene lugar por la tarde.

De acuerdo con la información, el enfoque principal será el adiestramiento para el maratón y también parece que la carrera de relevos de larga distancia está programada para el último día.

Probablemente será una de las cosas probadas. Parece que vamos a estar practicando al aire libre durante unos días y luego en la pista de carreras.

— Hah, haah.

Keisei está jadeando.

Había muchas tareas, desde la mañana hasta el amanecer, que nos agotaban físicamente y por eso está en apuros.

Si hubiera sido algo como estudiar, que es más orientado al conocimiento, entonces puede ser que haya sido capaz de ofrecerle algún consejo, pero cuando se trata de algo como el acondicionamiento físico básico, no hay mucho que pueda hacer sino mirar.

Por otro lado, Ishizaki y Albert no son realmente del tipo delincuente que fuma cigarrillos y son físicamente más fuertes que el estudiante promedio, por lo que son capaces de realizar estas tareas sin muchos problemas.

— ... Sólo he estado analizando cosas desde la mañana.

De alguna manera, siento que me estoy cansando de mi estado actual. Dejando de lado si voy a tomar alguna acción o no, seguramente es porque siento que al menos debería elevar los estándares del grupo para que no terminemos siendo candidatos a la expulsión.

Si terminamos en último lugar y caemos por debajo del límite establecido por la escuela, entonces Keisei será expulsado. La probabilidad de que me hunda con él es muy baja, pero eso no es una garantía.

Porque puede que me guarde rencor por no haber echado una mano a pesar de saber de su lucha.

¿Debo proporcionar el mínimo de respaldo requerido para evitar que reciba una tarjeta roja? ¿O debería tomar cierto grado de acción para hacer que este grupo se eleve?

¿O quizás debería simplemente esperar que este problema se resuelva por sí solo y seguir observando?

Rápidamente descarté la opción de observar dentro de mi cabeza.

La presencia de Kouenji también causará ansiedad en el futuro. Supongo que debería darme prisa y hacer un movimiento. Bajé la velocidad y me uní a Kouenji, que está corriendo indiferente detrás de mí. Incluso cuando me acerqué a él, Kouenji ni siquiera me miró.

Parece que no dará ni un paso fuera de su mundo a menos que le dé un golpe.

— Hola, Kouenji. ¿Te importaría tratarlos un poco más amablemente?

— Por ellos, ¿te refieres al grupo, Ayanokouji Boy?

— Sí. Los otros estudiantes están desconcertados. No todo el mundo es tan increíble como tú.

— Ja. Ja. Ja. Sin duda, soy una existencia singular y única. Sin embargo, ¿no crees que es el colmo de la estupidez que disminuya la velocidad sólo para que las masas puedan seguir el ritmo?

— Bueno... no sé lo que está bien y lo que no...

— ¿Qué estás pensando hacer?

— Creo que sería estupendo que el grupo lograra una puntuación relativamente buena. Me gustaría evitar la expulsión.

— Si lo deseas, no tendrás más remedio que trabajar por ello, ¿verdad?

— Para que conste, estoy hablando contigo ahora porque tengo la intención de trabajar para ello.

Nuestros pies. Podía oír el sonido de ellos pisando el suelo. Kouenji parece haber regresado inmediatamente a su mundo y por eso no respondió.

Como pensaba, es imposible.

Cuando se trata de Kouenji, las amenazas y los llamados a la acción no tienen sentido. Al mirar retrospectivamente nuestra vida escolar hasta ahora, eso está claro.

Aunque todos los estudiantes, o quizás los profesores, traten de persuadirlo, si su respuesta es un “No”, entonces es un “No” definitivo.

Es de ese tipo.



PARTE 5

Quizás sea porque este es el primer día de clase, ya que a pesar de nuestro agotador entrenamiento de maratón, el resto de las clases consistían únicamente en explicaciones sobre esta escuela y sobre lo que sucederá durante el resto de la semana. La mayoría de las lecciones consistían en algo parecido. Sin embargo, ha quedado muy claro que lo que vamos a aprender es “sociabilidad”.

Pero incluso si se les dice de esa manera, los estudiantes de primer año probablemente no lo entenderán. Los estudiantes mayores están actuando con calma. Aparentemente, la brecha de experiencia entre el primer y el segundo año es insuperable.

— Uuu........

Nuestra lección final de la tarde, Zazen, acaba de terminar, pero Keisei se derrumbó allí mismo, incapaz de moverse.

— ¿Estás bien?

El primer día. Llegó a su fin con Zazen.

— Estoy bien, es lo que me gustaría decir, pero mis piernas están entumecidas... por favor, dame un momento.

Parece que esta ha sido una lección inesperadamente dura para Keisei. Durante unos dos minutos, permaneció rígido y quieto mientras esperaba que pasara el adormecimiento de sus piernas. Entre los otros estudiantes, parece que Ishizaki también lo pasó mal con Zazen mientras se inclinaba hacia delante con dolor.

— Mierda, comer y bañarse. Sí, un baño. Échame una mano, Albert.

Albert se acercó en silencio y levantó a Ishizaki por el brazo.

— ¡Geh! ¡Hazlo con más cuidado! Suéltame.

Slam. Ishizaki se derrumbó.

— ¡Gaaaah!

Al ver que esa pequeña interacción se desarrollaba, terminé pensando que me parecía divertido. Sin embargo, los otros estudiantes de nuestro grupo sólo podían ver a Ishizaki y a ellos como parásitos. Keisei también, los ignoró y se movió para irse, así que me atreví a mantenerme firme.

— Son un grupo divertido, ¿no?

Me atreví a decirlo y llamé la atención de Keisei.

— Es mejor dejarlos en paz, Kiyotaka. Sólo están haciendo el tonto. Si no quieres llamar su atención, es mejor no mirarlos.

Eso dijo Keisei, intentando obstruir mi campo de visión.

— Puede que no sea tan malo como Sudou, pero Ishizaki también es el tipo de hombre que golpea primero y hace preguntas después. Podría terminar convirtiéndose en Ryuuen de nuevo, ya sabes.

— Aun así, estamos en el mismo grupo. Estoy seguro de que estarán bien con un cierto grado de contacto, ¿no?

Lo señalé. E Ishizaki, al vernos, nos miró fijamente. Keisei se agachó un momento pero Ishizaki rápidamente arrastró a Albert y dejó el dojo.

— ¿Qué?

— ... Eres sorprendentemente valiente, Kiyotaka.

En realidad, es porque ya sabía todo sobre el verdadero estado de cosas entre Ishizaki y su grupo, pero me gustaría hacerles saber, indirectamente, que no es aconsejable llamar la atención sobre esto aquí. Mientras Keisei sea el líder, controlar a los estudiantes de otras clases será esencial, hasta cierto punto.

— Keisei, puede que tengamos que quitar otra capa aquí en esta escuela al aire libre.

— ¿Una capa? ¿Qué quieres decir?

— Significa que tendremos que ser amigos de Ishizaki y Albert. Al menos hasta cierto punto.

— Eso es absurdo. Admito que estamos en el mismo grupo, pero somos esencialmente enemigos. Pase lo que pase, hacerme amigo de ellos no es algo que pueda hacer. Porque este no es el último examen especial por el que pasaremos.

No hay razón para que nos llevemos bien con ellos. Eso es lo que Keisei está diciendo. Yo también me sentí de la misma manera al principio después de inscribirme aquí. De hecho, esta escuela prospera a través de ese tipo de conflicto. Sin embargo, recientemente he empezado a sentir que puede haber otra manera además de eso.

— He oído que el presidente del consejo estudiantil Nagumo ha logrado unir a las clase.

— Eso es.... sólo su carisma. Es porque es especial. Yo no tengo ese tipo de talento.... no, no creo que sea una hazaña que cualquiera de las otras clases pueda hacer tampoco, ¿verdad? En primer lugar, todavía no sabemos si el método de Nagumo-senpai resistirá hasta la graduación o no. No sé lo que tiene en mente, pero por mucho que se lleven bien, los únicos que se van a reír a última hora son los estudiantes que se gradúen de la clase A al final. Las otras clases acabarán llorando.

Keisei dijo eso y abandonó el dojo.



PARTE 6

Sucedió después de la cena, cuando decidí volver a mi habitación antes que los demás.

Tal vez haya algún tipo de problema en el pasillo, ya que pude ver a varios chicos y chicas amontonados.

— Lo siento, lo siento. ¿Estás bien?

— Sí... no hay necesidad de preocuparse.

Yamauchi, de nuestra clase, extendió la mano disculpándose. La persona que cayó es Sakayanagi Arisu de la clase A de primer año.

Sakayanagi no cogió la mano de Yamauchi, sino que intentó volver a levantarse sola.

No parece que pueda volver a levantarse sola, ya que agarró su bastón.

Luego, apoyada en la pared, se levantó lentamente. Fue sólo un corto período de tiempo entre su caída y el momento en que se puso de pie.

Sin embargo, en una situación como ésta, en la que atraía la atención de su entorno, Sakayanagi debe haber sentido que ha pasado un tiempo extremadamente largo.



Yamauchi retiró torpemente su mano y dejó atrás estas palabras.

— Entonces, umm, ¿me voy?

— Sí. Por favor, no te preocupes por mí.

Sakayanagi sonrió un poco y apartó la vista de Yamauchi.

Tanto los chicos como las chicas sintieron alivio por el hecho de que no se convirtió en un problema antes de dispersarse.

— En serio, Sakayanagi-chan es linda, pero ¿no es muy torpe?

Yamauchi ni siquiera consideró la posibilidad de que fuera su descuido lo que causó la colisión.

— ¿Estás bien?

De alguna manera, como nuestros ojos hicieron contacto, me acerqué a Sakayanagi y la llamé.

— Gracias por tu preocupación, pero no es gran cosa.

— Le daré a Yamauchi un sermón más tarde.

— No es como si lo hubiera hecho a propósito, sólo me caí una vez como mucho.

Sakayanagi se rió un poco de eso, pero sus ojos no se rieron ni un poquito.

— Bueno, entonces, por favor, discúlpame.

Como estaban en diferentes grupos, Kamuro, que suele estar siempre a su lado, no está aquí.

No tengo forma de saber qué tipo de batallas están teniendo lugar en el bando de las chicas y tampoco tengo ningún interés en ello.

Pero Sakayanagi, que se había marchado, se detuvo y miró hacia atrás.

¿Se dio cuenta de que la había estado mirando?

— Acabo de recordar que tengo algo que discutir contigo, Ayanokouji-kun.

Golpeando su bastón una vez, sonrió débilmente.

— La clase B es ciertamente una clase unida. Se podría decir que esto se debe a que Ichinose Honami-san se ha ganado la confianza de sus camaradas dándolo todo hasta ahora. Sin embargo, ¿está bien confiar tanto en ella?, es lo que estoy pensando.

— Esto suena como algo que no tiene nada que ver conmigo.

Pero Sakayanagi continuó sin ni siquiera un indicio de prestar atención a lo que tenía que decir.

— Hace un tiempo, había una especie de rumor sobre ella. Que posee una tremenda cantidad de puntos. Que a pesar de que todavía no ha logrado nada significativo en los exámenes especiales hasta ahora, posee suficientes puntos para justificar una investigación de la escuela. Eso me sorprendió sinceramente. Sin embargo, ¿es normal que uno gane tantos puntos? Con toda probabilidad, ¿no crees que está actuando como la caja fuerte de la clase B?

— No lo sé. Los únicos que lo sabrían con seguridad serían Ichinose, o sus compañeros de clase. ¿Qué sentido puede tener contarme algo así?

— Lo que estoy tratando de decir es.... si está bien o no confiarle todos esos puntos privados a ella. Por ejemplo, si debido a un error que ha cometido, cae en un aprieto en el que es necesaria una suma enorme de puntos y los utiliza para protegerse, o utilizar esos puntos para salvar a algún compañero de clase. Estas son acciones por las que nadie podría culparla con toda probabilidad. Se podría decir que el que ella actúe como su caja fuerte es para ese propósito.

— Probablemente es eso.

— Sin embargo.... si ella usara esa enorme suma de puntos egoístamente para su propio beneficio, entonces la escuela podría hacer un movimiento en base a que es un fraude.

En cualquier caso, esto es algo que es relevante para los estudiantes de la clase B que no sean Ichinose y no para mí.

Si realmente está actuando como su caja fuerte, los únicos que tienen el derecho de quejarse de eso son los estudiantes que depositaron sus puntos con ella.

— Dudo que Ichinose use los puntos privados por su propio bien.

— Sí, eso es cierto. Al menos, por ahora nadie duda de ella.

En otras palabras, a partir de este momento, habrá sospechas sobre ella, es lo que está tratando de decir.

— Estoy deseando que llegue el momento en que volvamos a la escuela después de que termine este examen.

Quizás está satisfecha después de decir lo que tenía que decir, Sakayanagi se fue sin siquiera mirar atrás.



PARTE 7

Queda una hora hasta que se apaguen las luces a las 10. En nuestra habitación compartida, sin mucho que decirnos, pasamos el tiempo en silencio. El detonante para que todos se lleven bien es difícil. Incluso si de repente empiezas a hablar con alguien de otra clase, ellos se preguntarán por qué estás esforzándote y por qué es tan difícil entablar una conversación.

Sería estupendo que alguien tomara la iniciativa de darnos un tema para conversar, pero eso parece imposible.

En ese momento, alguien golpeó ligeramente a la puerta. Parece que tenemos una visita.

— ¿Quién es? En un momento así.

No parece que nadie lo sepa y todos miraron la puerta con curiosidad.

— Podría ser un profesor.

Ishizaki lo dijo con indiferencia. Desde luego, es una posibilidad. Keisei se levantó y empezó a caminar mientras preguntaba quién llamaba a la puerta. La persona del otro lado es realmente alguien inesperado.

— ¿Siguen despiertos?

— Presidente Nagumo, ¿podemos ayudarle en algo?

— Vine a ver cómo se encuentran ya que estamos en el mismo grupo. ¿Puedo pasar?

No hay un solo alumno de primer año lo suficientemente valiente como para decir “no” después de haber escuchado eso. Keisei inmediatamente dio su consentimiento y dio la bienvenida a Nagumo a la habitación. Pero al parecer no vino solo. Lo acompañan el vicepresidente Kiriyama y dos estudiantes de tercer año.

Uno de ellos es un estudiante de la Clase B llamado Tsunoda y el otro, Ishikura, también de la Clase B. Al entrar en la habitación, Nagumo inspeccionó sus alrededores.

— Como era de esperar, prepararon la habitación de la misma manera que tú, senpai.

Nagumo sonrió y se lo dijo a Ishikura.

— Eso parece. ¿Y bien? ¿Cómo planeas profundizar los lazos entre nosotros arrastrándonos hasta la habitación de primer año?

Preguntó a Nagumo pero Keisei, sin haber comprendido bien la situación, preguntó a Nagumo.

— ¿Profundizar los lazos?

— Te lo dije, ¿no? Vine a ver cómo están ya que estamos en el mismo grupo. No tenemos televisiones, ni computadoras, ni teléfonos. Para ser honesto con ustedes, no hay nada remotamente similar al entretenimiento aquí. Pero no es que no tengamos absolutamente nada con lo que divertirnos.

Diciendo eso, Nagumo sacó una pequeña caja del bolsillo de su jersey.

— ¿Cartas?

— ¿Jugar cartas en estos tiempos? Estoy seguro de que eso es lo que estás pensando. Pero este es un elemento básico de los campos de entrenamiento muy parecido a este.

Nagumo se sentó despreocupadamente en un lugar vacío. Y luego quitó la cinta de vinilo de la caja sellada, abriéndola.

— Por favor, tomen asiento también, senpai. Lo siento primer año pero como no hay mucho espacio, por favor vuelvan a sus camas.

Nagumo detuvo a los de primer año que estaban tomando asiento y dijo eso.

— No voy a hacer esto.

Tsunoda declinó y se dio la vuelta.

— Por favor, no digas eso, hagámoslo. Podemos hablar de cosas que no podemos discutir en ningún otro lugar.

Al ser detenido de esa manera, Tsunoda resignadamente tomó asiento. Después de él, Ishikura también se sentó.

— Para animar el juego, creo que deberíamos apostar algo. Estoy buscando buenas ideas.

El primer año, ya de por sí nervioso, ya que se trata de un estudiante mayor, no pudo dar ninguna idea de inmediato. Probablemente se deba a que no saben lo que deben y no deben decirle al presidente del consejo estudiantil.

Nagumo también sabe que naturalmente el primer año se encogería de esta manera.

— Hemos decidido el orden en el que prepararemos el desayuno, ¿verdad? ¿Por qué no volvemos a eso como punto de partida y apostamos? Si siguen perdiendo repetidamente, en el peor de los casos, tendrán que preparar el desayuno hasta el día en que termine este campamento de entrenamiento. Por otro lado, si no pierden en absoluto, no tendrán que hacer el desayuno ni una sola vez. Eso es lo que estoy tratando de decir.

— Oye, Nagumo. ¿No es algo que deberíamos discutir con todo el grupo?

Le reclamó Ishikura.

— Es sólo el orden en el que preparamos el desayuno. Por favor, dame al menos un poco de libertad de acción con esto.

Como es el presidente del consejo estudiantil de esta escuela, expresó sin reservas sus deseos incluso a sus mayores. Por otro lado, no parece que el tercer año pueda actuar demasiado duro cuando se trata de Nagumo. Conociendo el enfrentamiento entre él y Horikita Manabu, probablemente no quieran enturbiar las aguas interviniendo torpemente.

— Entendido. Juguemos a las cartas y decidamos.

— Estamos bien con esto también, ¿verdad?

Keisei, con alguna pequeña reserva, se volvió hacia los de primer año en la habitación y preguntó.

Ishizaki, Hashimoto y los demás asintieron con la cabeza ligeramente estando de acuerdo. Yo también hice lo mismo. Y luego los demás estudiantes asintieron con la cabeza, con un ligero retraso. Con la única excepción de Kouenji.

— Kouenji, ¿te opones a usar las cartas para decidir?

Habría estado bien ignorarle, pero Nagumo habló con valentía a Kouenji. En el gimnasio, por la tarde, su pequeño intercambio puede tener algo que ver con esto.

— No apruebo ni desapruebo. La mayoría de los votos ya parece haberte dado la respuesta.

— No tiene nada que ver con los números. Quiero que me digas lo que piensas.

— Entonces permíteme responderte, presidente del consejo estudiantil. No tengo el más mínimo interés en esta interacción. Aceptar u oponerse. Ni siquiera he pensado en esas cosas. ¿Te satisface esto?

Los comentarios de Kouenji suenan como si fueran a causar problemas de nuevo. Sin embargo, Nagumo dio una agradable risa e inesperadamente respondió a Kouenji.

— ¿Por qué no te unes al consejo estudiantil, Kouenji? Me gustaría darle la bienvenida a alguien tan interesante como tú. Por lo que he escuchado, también eres muy capaz cuando se trata de temas académicos y deportivos.

Todos los presentes en la sala, incluso los de tercer año, estaban conmocionados por esto. No, Kouenji es el único cuya expresión no cambió.

— Es desafortunado. No tengo ningún interés en el consejo estudiantil.

— Supongo que sí. Pero debes saber que eres bienvenido en cualquier momento. Si el consejo estudiantil capta su interés, no dudes en llamarme en cualquier momento.

Parece que desde el principio Nagumo no esperaba que Kouenji aceptase inmediatamente.

— Ahora bien, ¿jugamos a las cartas?

Nagumo apartó la vista de Kouenji y una vez más nos lo propuso.

— ¿Qué vamos a jugar exactamente?

— Veamos, ¿por qué no jugamos a Old Maid? El último que tenga al comodín pierde. Dos de cada año escolar participarán. Seis de nosotros en total para esta competición.

No estoy muy familiarizado con las cartas, pero Old Maid es algo que incluso yo conozco.

— Los estudiantes participantes son libres de intercambiarse. Pero, por favor, no lo hagan cuando estemos en medio del juego.

Nagumo dijo eso y empezó a barajar las cartas. Y una vez que terminó de hacer eso, las entregó a los de tercer año. Para asegurarse de que no haya trampas, también las entregó al primer año.

Keisei, mientras barajaba las cartas, buscó a otro estudiante que estuviera dispuesto a participar. Como nadie se ofreció, Hashimoto levantó la mano y se bajó de la cama.



PARTE 8

Y así de fácil, empezó el juego de Old Maid. Los jugadores son de primer, segundo y tercer año. El hecho de preparar el desayuno implica que te levantes temprano. Ya que cada año escolar está programado para dos turnos cada uno, el poder ganar 5 rondas y perder sólo 1 conduciría a un resultado favorable. En el peor de los casos, ganar 4 rondas y perder 2 sería aceptable.

— Jugar a las cartas en silencio no es divertido, así que hablemos.

Nagumo propuso eso.

Habiendo recibido la baraja que Keisei había barajado, Nagumo empezó a repartir las cartas.

— Yo repartiré las cartas de la primera ronda, pero a partir de la segunda, el perdedor tendrá que barajar y repartir las cartas.

Todos asintieron con la cabeza. Desde el momento en que entró en esta habitación hasta ahora, Nagumo aún no me ha mirado ni una vez. Probablemente significa que a pesar de haber hecho contacto conmigo durante las vacaciones de invierno, Nagumo no piensa mucho en mí.

— Además, los de primer año que no están jugando deben sentirse como en casa. Estar nervioso con tus mayores todo el tiempo tendrá un impacto en ti mañana.

Eso dijo, pero de todas formas, no podemos relajarnos como hasta hace poco. Kouenji solo dormía, sin prestar atención.......

Desde la cama de abajo, decidí observar el juego que se estaba desarrollando.

— Aunque esto sea sólo un juego, no es como si el primer año pudiera permitirse perder, senpai.

— Desafortunadamente, no soy del tipo afortunado. No cuentes conmigo demasiado.

— Estará bien, senpai. Porque creo que todos ustedes son relativamente fuertes. No eres tan malo como para perder la primera y la segunda ronda.

A pesar de que se trata de un juego de cartas en el que no se sabe en qué mano se repartirán, Nagumo sigue rebosando de confianza.

La primera ronda se desarrolló sin contratiempos y en poco tiempo ya estaban a la mitad del juego.

— Hecho.

El estudiante de tercer año, Ishikura, logró deshacerse de todas sus cartas. El Vicepresidente Kiriyama fue el siguiente y luego Nagumo terminó tercero. La victoria del segundo año se decidió al principio, presionando más al primer año.

— Hecho.

Hashimoto se inclinó hacia los de tercer año y sacó dos cartas del mismo valor. Ahora los únicos jugadores que quedan son Keisei y Tsunoda de tercer año.

Sentí que el ambiente era bastante tenso para un juego, pero a pesar de ello, procedieron con calma. Dos cartas en la mano de Keisei y una carta en la mano del de tercer año. En otras palabras, Keisei es el que tiene al comodín. Si el de tercer año termina eligiendo al comodín, entonces eso significaría que Keisei gana. Sin embargo... la carta que Tsunoda escogió después de alguna deliberación resultó ser la carta ganadora.

— Muy bien, esto lo resuelve.

— Perdí.

La primera ronda terminó con la derrota de Keisei y con eso, los alumnos de primer año están ahora cargados con la tarea de hacer el desayuno una vez.

— Vamos a calmarnos. Perder una o dos veces no significa nada.

Hashimoto se lo dijo a Keisei animándolo. Keisei responde asintiendo con la cabeza, pero parecía arrepentido por haber perdido. Puede que esté pensando en la posibilidad de perder otra ronda.

— Te lo dije antes, ¿no? El perdedor tiene que recoger las cartas y repartirlas.

— Lo siento.

Keisei, que olvidó eso, entró en pánico y cogió las cartas. La segunda ronda comenzó poco después. Desde mi posición, pude ver la mano de uno de los de tercer año. Tiene un comodín.

Mantuvo el comodín hasta la mitad del juego, pero después de un tiempo, pasó a otro estudiante.

Y entonces....los dos restantes terminaron siendo Kiriyama y Keisei. Ahora que está comprometido en un mano a mano por segunda vez consecutiva, parece que Keisei no pudo evitarlo y terminó poniéndose nervioso. Para colmo, a juzgar por el número de cartas que quedan, puedo decir que Keisei es el que tiene el comodín. Vacilante, el de segundo año, Kiriyama, tomó lentamente una carta. Keisei hizo todo lo que pudo para mantener una cara de póquer, pero al ver la carta que le estaban quitando, se le cayó la cara. Y en el lapso de unos pocos minutos, el de primer año sufrió derrotas consecutivas.

Yahiko, que había estado evaluando la situación, hizo una señal a Keisei para que cambiase.

— Tal vez sea mejor que te cambies.

Después de que esas palabras vinieron de Nagumo, Keisei obedientemente cambió con Yahiko.

— No soy muy bueno jugando juegos como este. Lo siento, pero te lo dejo a ti.

Keisei, que es responsable de las derrotas consecutivas, observó la batalla del primer año desde atrás. Por supuesto, incluso Yahiko se pondría nervioso cuando se enfrentara a sus mayores. Sin embargo, tal vez tenga algo que ver con que trate a Katsuragi como un anciano, parece bastante tranquilo. Aún así, eso podría no tener mucho efecto en el resultado del juego. No sé cuántos factores de habilidad hay en un juego como éste, pero se necesitará una tremenda cantidad de suerte para no sacar al comodín.

— Empiezo a tener ganas de darle al primer año este.

Dijo Nagumo, quizás sintiendo pena porque había ganado consecutivamente.

— Por cierto, Ishikura-senpai, ¿cómo va el club?

— No tienes ningún interés en el baloncesto, ¿verdad?

— Nada de eso. Por supuesto, mi interés en él no es tan grande como mi interés en el fútbol.

— Este año tuvimos algunos atletas de primer año que se han unido, así que podemos esperar grandes cosas el año que viene. No hemos conseguido mucho este año después de todo. Es patético admitirlo como capitán.

Hay varios de primer año que se han unido al club de baloncesto, pero lo más probable es que se refiera a Sudou cuando habló de los atletas de primer año.

El arduo trabajo de Sudou parece haber llamado la atención incluso de un retirado de tercer año.

— Estoy deseando que llegue ese momento.

— Parece que te concentras sólo en el consejo estudiantil. ¿No tienes ningún sentimiento hacia el fútbol?

— No es como si estuviera tratando de hacerlo como profesional. Además, puedo seguir jugando al fútbol donde quiera. Es sólo que el papel de presidente del consejo estudiantil en esta escuela es muy atractivo para mí.

— Es genial que estés trabajando duro en el consejo estudiantil, pero tengo mis dudas acerca de que busques pelea con Horikita.

— Buscar pelea no es mi intención. Quiero ser reconocido por mi senpai a quien he idolatrado durante mucho tiempo. Esos sentimientos puros son todo lo que tengo.

Ishikura miró a Nagumo, pero inmediatamente se volvió hacia sus cartas.

— Esta vez soy el primero.

Perdiendo sin problemas todas sus cartas, Ishikura terminó siendo el primer vencedor.

— Yo también he terminado.

Inmediatamente después, Yahiko también parece haber puesto sus cartas en orden, ya que felizmente descartó sus dos últimas cartas.

Para que gane el primer año, todo depende ahora de Hashimoto. Sus cartas parecen estar disminuyendo constantemente, pero al final, lo que realmente importa es el comodín y quién lo tiene.

— Muy bien.

Después un estudiante de segundo año que terminó tercero, Hashimoto también terminó.

— Oh, los de Primer Año han ganado por primera vez. Felicitaciones.

— Muchas gracias, Nagumo-senpai.

Los que quedan al final son el presidente del consejo estudiantil, Nagumo, y Tsunoda de tercer año. Sin embargo, Nagumo tiene la ventaja. Hay un 50% de posibilidades de que esto concluya el juego.

— Bueno, entonces, discúlpenme.

Nagumo dijo eso mientras agarraba la carta de la derecha sin dudarlo.

Sin embargo, lo que terminó agarrando fue el comodín.

— Lástima.

El de tercer año, Tsunoda cogió la carta de la derecha igual que Nagumo hizo antes cuando éste extendió las dos cartas de su mano.

— Esto lo resuelve.

Como resultado, el comodín quedó en posesión de Nagumo y los de segundo año terminaron sufriendo una derrota.

— Me han vencido. Entonces, ¿vamos por un cuarto asalto?

Nagumo, sin amargura alguna, se preparó para una cuarta ronda.

— Los de primer año han ganado por primera vez con esto. ¿Qué tal si te hago perder de nuevo? Después de todo, ustedes son nuestros kouhais, así que me gustaría que asumieran nuestros deberes.

Diciendo eso, Nagumo empezó a repartir las cartas.

— Si mal no recuerdo, Sudou es de la clase D, ¿no? ¿Quién es de la clase D?

Mientras se reparten las cartas, Ishikura preguntó eso y miró hacia el primer año.

— Ahh, somos compañeros de clase de Sudou.

Dijo Keisei mientras me miraba. Y luego inmediatamente añadió esto.

— Sólo una cosa, a partir de este mes hemos sido ascendidos a la Clase C.

Uno normalmente no se preocuparía mucho por los asuntos de un año escolar diferente al suyo. Pero cuando Keisei dijo eso, Ishikura quedó impresionado mientras se veía sorprendido.

— Así que han pasado de la clase D a la clase C, ¿eh? Eso es impresionante.

— Por supuesto, no mucho después de matricularse, la clase D de este año se quedó sin puntos de clase.

— Y aun así los ascendieron a la clase C. Bien hecho. ¿Qué tan grande es la distancia entre ustedes y la clase B?

Cuando Ishikura preguntó eso, Keisei dejó de responder.

— Por favor, olvídalo. Este es un grupo compuesto por todas las clases. Es mi culpa por traer un tema tan explosivo a este asunto.

Se disculpó. Sin duda, este no es un tema para sacar a relucir en un lugar como este. Para Ishizaki y los otros de la Clase D que se quedaron atrás, y para la Clase B, este no es un tema divertido de discutir.

Como resultado, el primer año apenas se unió a la conversación y la mayoría giraba en torno a Nagumo y el tercer año. El cuarto asalto. Cuando cuatro de seis personas terminaron, Nagumo pidió que se detuvieran.

— Los jugadores restantes son dos de primer año, ¿eh? No hay necesidad de seguir con esto hasta el final, ¿verdad?

No importa quién gane, eso no cambia el hecho de que el primer año perderá. Yahiko y Hashimoto vuelven a poner las cartas restantes en la baraja. A pesar de que hemos conseguido vencer en una ocasión al segundo año liderado por Nagumo, el primer año ha perdido tres veces. Inicialmente, sólo teníamos que hacer el desayuno dos veces. Pero gracias a este juego de Old Maid, ese número ha aumentado.

Si volvemos a perder, nos veríamos agobiados con más.

— ¿Cambiamos?

Hashimoto pidió un cambio con otro estudiante de primer año y se retiró. Probablemente no hay muchos estudiantes dispuestos a jugar con este sombrío estado de ánimo.

— No quiero perder el tiempo. No importa quién, sólo únanse. Tú, el de ahí.

Había estado observando el juego cuando Nagumo me miró y me hizo una seña. Por supuesto, me gustaría negarme, pero esta no es exactamente una situación en la que pueda permitírmelo.

Independientemente de si me eligió intencionalmente o al azar, debería aceptar.

— Lo siento, Ayanokouji. Cuento contigo.

— Claro.

Tres de los de Primer Año ya han jugado, así que no es muy extraño que me hayan elegido.

Además, esto es sólo por diversión, sólo un juego y se trata de quién gana y quién pierde. Mientras cambiábamos, Yahiko me pidió que repartiera las cartas. Mezclando las cartas, las repartí torpemente.

— Muy bien, entonces, este es el quinto asalto. A mí también me gustaría vencer a los de tercer año. Vamos a dar lo mejor de nosotros en esto, primer año.

Nagumo pronunció fuertes palabras de aliento. Miré las cartas en mi mano y evalué la situación. Cuando lo hice, varias de esas cartas tenían el mismo valor pero también terminé sacando el comodín.

Mientras no haga algo para que esto llegue al segundo o tercer año, no tengo ninguna posibilidad de ganar.

No estoy muy familiarizado con las cartas, pero hay algo que me da curiosidad. En cierto modo, haber sacado el comodín de inmediato puede ser algo bueno. Después de la verificación, el juego comenzó de inmediato. El juego procedía turno a turno, pero no hay señales de que nadie haya cogido el comodín de mí.

Ocasionalmente, un mayor agarraba el comodín pero luego lo soltaba inmediatamente. Sin embargo, en la quinta ronda, el comodín fue finalmente arrancado de mi mano. El mayor que lo sacó me miró durante un instante, pero de inmediato recuperó la calma y continuó con el juego.

Esta vez, Yahiko es el primero en terminar y yo soy el segundo después de él.

— Así que el primer año se nos escapó, ¿eh? Tal vez las mareas han cambiado.

Al final, se redujo a dos de tercer año y se enfrentaron entre sí. O debería decir, todo salió como Nagumo esperaba. Queda una bala. Como estudiante de primer año, me gustaría evitar perder más de lo que ya hemos perdido.

— La próxima ronda es la final.

— Empezaré a repartir.

Cuando Ishikura empezó a repartir las cartas, Kouenji llamó a Nagumo.

— Presidente Nagumo.

— ¿Qué pasa, Kouenji? ¿Finalmente te apetece unirte?

— Siento un poco de curiosidad. Supongo que veré cómo se desarrolla este último juego.

Dijo con arrogancia pero Nagumo no le prestó atención a eso y solo escuchó lo que tenía que decir.

— ¿Cómo se desarrollará?

Nagumo, mientras miraba las cartas que se repartían, miró una vez a los participantes.

— Esto puede ser un juego, pero siguen enfrentándose a estudiantes experimentados. Hay muchas posibilidades de que el primer año pierda.

Él contestó. Y con eso, Kouenji se rió y cerró los ojos como si estuviese satisfecho.

Es muy probable que la mayoría de los presentes no entendieran el significado de la pregunta de Kouenji. Sólo los estudiantes de mayor edad parecen haber comprendido la situación. Me devané los sesos pensando en lo que debería hacer con respecto a esta batalla. Si dependo sólo de la suerte, entonces estoy prácticamente seguro de que perderé. Pero si tomo medidas para evitar ese resultado, podría acabar llamando la atención de Nagumo. Revisé mis cartas.

Una de esas cartas es una carta que definitivamente tendré que perder si quiero ganar. Es el comodín que significa la derrota.

— En cuanto al primer año, me gustaría terminar con tres derrotas. Pero cuatro derrotas también me sirven.

Las palabras de Nagumo no suenan como si las estuviera diciendo al azar. La ronda final comienza en el sentido de las agujas del reloj. Los jugadores descartan dos cartas cada uno.

En aproximadamente 1-2 minutos, el resultado se decidirá.




— Lo siento primer año, pero he terminado.

El primero en terminar es Tsunoda. Kiriyama terminó después de él. El resto de jugadores son los dos de primer año y los mayores, Nagumo e Ishikura. El comodín ha estado en mis manos desde el principio. Al final, decidí dejar de intentar ganar. Simplemente continué jugando el juego en silencio sin hacer mucho.

Yahiko terminó y dio un respiro de alivio. Y poco después de eso, Ishikura también terminó dejándome en un mano a mano contra Nagumo.

— No pareces estar divirtiéndote, Ayanokouji.

— Eso no es verdad. Sólo tengo problemas para expresarme.

— ¿En serio? Te has visto pálido desde el principio. Has estado sujetando el comodín todo este tiempo, ¿no?

Los comentarios de Nagumo no son nada fuera de lo común. Como se trata de un mano a mano, si no está sosteniendo al comodín, obviamente entiende lo que eso implica.

— Ese podría ser el caso.

Conversar con él sería problemático, así que lo dejé pasar.

Porque sé que eso no es lo que Nagumo quiere sonsacarme. En resumen, creo que quiere que le responda como lo hizo Kouenji. Silenciosamente extendí dos cartas hacia él. Una de ellas es el comodín y la otra es la carta ganadora para Nagumo.

Con toda probabilidad, Nagumo tomará la carta ganadora. No, no entiendo la expresión que está haciendo. Nagumo sonrió mientras se acercaba. Y entonces-

— Bien por ti, Ayanokouji. Ahora tienes una salida.

Nagumo eligió el comodín.

— Esto es inusual. Pensé que seguramente serías capaz de elegir la correcta.

Lo dijo Ishikura al lado de Nagumo.

— Un juego de cartas se reduce a la suerte después de todo. Perderé cuando pierda.

Barajando las cartas en sus manos, extendió dos hacia mí.

— Ahora bien, elige.

Desde la perspectiva de un tercero, hay un 50% de posibilidades. Pero eso no se aplica a este juego. Estas cartas vinieron de una caja sellada pero Nagumo fue el primero que barajó estas cartas y en ese momento, debe haber marcado el comodín. Ha usado un truco.

No te darías cuenta a primera vista, pero hay una pequeña marca en el comodín. No te darías cuenta normalmente. He desentrañado este misterio basado en algo parecido a una predicción.

Hasta ahora, en las cinco rondas que ha jugado, Nagumo ha estado acertando en los resultados anteriores. Por supuesto, ya que también hay alumnos de primer año que no saben nada de lo que está mezclado, no hay una verdadera sensación de certeza. Por eso habló ambiguamente y sólo adivinó el resultado en términos de equipos con una alta probabilidad de ganar y equipos con una baja probabilidad de ganar.

Pero los estudiantes mayores que se han dado cuenta......no, a quienes se les ha contado sobre este truco, poseen una ventaja abrumadora. De cualquier manera, esto es asqueroso.

La carta de la derecha, desde mi punto de vista, tiene una marca que indica que es el comodín. No hay duda, ya que se trata de una marca improvisada y apresurada que no se aplicó a las otras cartas. Si cojo la otra carta, me pregunto qué pasará. La respuesta es simple. No va a pasar nada. Sólo significaría que obtuve la mitad ganadora de la oportunidad del 50%.

— Realmente no puedo decir cuál es cuál, así que elegiré una al azar.

Lo dije y me acerqué, pero Nagumo sacó las cartas.

— Por favor, piénsalo un poco antes de elegir.

— No creo que sea posible saberlo con sólo pensarlo.

— De todos modos, insisto.

Me obligó a pensarlo un poco a la mitad.

— Entendido, lo pensaré.

Lo dije mientras miraba las cartas. Por supuesto, ya no pensé más en las cartas. Me quedé en silencio durante unos dos segundos y luego busqué la carta ganadora.

— Me gustan mis oportunidades con la de la derecha. Voy a escoger esa.

Una razón tan buena como cualquier otra.

Esta vez, Nagumo no me detuvo. La última carta ganadora llegó a mis manos.

— Por favor, discúlpenme.

Lo dije al juntar las dos cartas y declarar mi victoria.

— Has perdido, Nagumo.

— Eso parece. Quiero decir, primer lugar, teníamos previsto hacer el desayuno dos veces, así que no me importa.

Dijo eso y luego reunió las cartas esparcidas por todos lados.

— De todas formas, fue bastante divertido. Como pensaba, Ishikura-senpai y yo nos llevamos bien.

— ... Eso me pregunto.

Haciendo a un lado las palabras de cortesía de Nagumo, Ishikura abandonó la habitación.

— No hay problema en empezar el orden en el que cocinamos el desayuno con el primer año, ¿verdad? Por favor, encárguense de ello mañana.

— Entendido. Gracias por esta noche.

Keisei agradeció a Nagumo. Los estudiantes mayores que han terminado de jugar a las cartas se levantaron y salieron de la habitación del primer año.

— No parece que hayamos interactuado mucho con ellos.

Podía entender por qué Ishizaki musitó eso.

En última instancia, sólo se trataba de un juego que aumentaba la carga del primer año un poco.





ANTERIOR -- PRINCIPAL -- SIGUIENTE





3 comentarios: